Últimos temas
» Part Of Your World | (PRIV) +18
Hoy a las 0:24 por Quisso

» ~We do it for her~
Hoy a las 0:18 por Sassdonyx

» You were my lesson I had to learnt
Ayer a las 23:52 por SapphireDragon

» ›› The crimson stray dog & the white moon princess
Ayer a las 23:47 por Sheena

» It had to be you
Ayer a las 23:31 por Snow

» ~ Distance is no excuse if we feel the same
Ayer a las 23:14 por SapphireDragon

» I AM ELIZA
Ayer a las 22:31 por Hermosodehuerta

» Quidditch in the game
Ayer a las 22:11 por Hermosodehuerta

» The Fox and the Mercenary
Ayer a las 21:31 por Little Ball of Psycho

» Forbidden
Ayer a las 20:34 por Quisso

»  Ten years of Labyrinth
Ayer a las 19:36 por Shadows Takes All

» You and me...here
Ayer a las 19:22 por Winter Wiccan

» ~ Accept who you are
Ayer a las 18:54 por SapphireDragon

» ~ Holding hands for the rest of the eternity
Ayer a las 18:27 por SapphireDragon

» ~ Destined to fall
Ayer a las 17:55 por SapphireDragon

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

► Blissful ignorance

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

► Blissful ignorance

Mensaje por Yconia el Lun 7 Sep - 23:07

Blissful ignorance
1x1 — Épocas pasadas

Un reino en auge y justo requiere de un líder de mismo o superior calibre. En tiempos de paz, la dificultad de regir pasa a ser un juego de niños, mas el caso no es el presente. La historia se encuentra repleta de actos bárbaros que, en sus tiempos, fueron denominados como la justicia imperecedera. Nos encontramos en un sitio donde la destrucción de hogares, masacres de pueblos y demás atrocidades se encuentran justificadas bajo el nombre de Ley. Porque para lograr la ecuanimidad se debe acabar con los pequeños motes de infección que amenazan con destruir lo que con tanto esfuerzo se irguió.

El ser regente de un lugar así no es tarea fácil y, como tal, la instrucción debe ser especialmente otorgada. No es, así mismo, una cuestión sencilla para quien es concedido con tal honor, no obstante uno debe ver por el bien mayor. El deseo de proteger lo que se cree propio se encuentra en el pilar más alto, quien sea o lo que sea que caiga en el camino por resguardar tal tesoro se observa como una circunstancia necesaria.

" There is no crueler tyranny than that which is perpetuated
under the shield of law and in the name of justice. "

Charles de Montesquieu


Marcus Phyrrus
58 — Charles Dance — Lucrezia
Marcus es un hombre que ha visto más del mundo que muchos otros señores de posición privilegiada y que se ha cultivado en un montón de disciplinas para acrecentar su conocimiento general. Se distinguió por ser un excelente esgrimista además de conocer las leyes como el que más. Solía ser justador pero a raíz de un accidente en que cayó del caballo la pierna le quedó severamente lastimada. Puede caminar y se mueve relativamente bien pero de vez en cuando sufre terribles dolores e incluso parálisis momentáneas. Por ese acontecimiento decidió optar por una ocupación distinta y se ha dedicado a instruir a los futuros gobernantes en sus deberes. Está casado con una dama que le ha dado varios hijos y aunque se preocupa por todos ellos no manifiesta interés alguno por su esposa.
Hugo Basil Lief Charmant
23 — Finn Jones — Yconia
Futuro regente, Hugo aún se encuentra alejado del rostro del terror cernido sobre su pueblo. Sin necesidad de tomar a mano propia la tan aclamada justicia de su reino, se ha dedicado a vivir a base de festejos y alguno que otro exceso. Mas Hugo oculta temores profundos y confesiones bochornosas que le provocan yacer en el lecho con el rostro enterrado entre almohadones. Dado en matrimonio desde temprana edad, conoce su destino mejor que nadie, sin embargo aún no ha encontrado la necesidad de pensar más allá acerca de ello. Mas el tiempo apremia y la reciente enfermedad de su padre le ha obligado a caminar hasta el precipicio del liderato.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
512

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Knowledge is power.

Mensaje por Lichtgestalt el Mar 8 Sep - 8:15

A primera hora de la mañana, Phyrrus atravesó las diversas estancias de aquella fortaleza como si alguna catástrofe se hubiera desatado en los dominios del regente en turno pero en efecto, así era. Los pobladores eran fáciles de controlar cuando las cosas les favorecían, pero en tiempos como aquellos en los cuales la cosecha no les era benéfica. La sequía asolaba los grandes cultivos y por consecuencia, la gente se mostraba descontenta e incluso preocupada por el hecho de quedarse sin alimento. Aunado a ello, la reciente enfermedad del regente de aquellos dominios forzaba al heredero a actuar como lo que sería dentro de poco si su padre no mejoraba en salud. —¡Despertadle! No me importa si durmió ya muy tarde o si trasnochó cumpliendo con sus deberes. La gente pide que alguien salga a dar respuesta y no es a mí a quien desean escuchar. — Apuró a que uno de los criados, particularmente el que se encargaba de los asuntos de Hugo fuera a despertarlo, aunque Marcus le seguía detrás. Una punzada le recorrió la pierna y el escozor de la vieja herida no se hizo esperar; maldijo internamente que el dolor se presentara en un momento tan inoportuno pero poco podía hacer.

Con leves golpes en la pesada madera de la puerta, el sirviente quiso anunciar su presencia pero el instructor no tenía tiempo para ello; apartó al muchacho para ser él quien entrara a los aposentos de su joven alumno, aunque una vez dentro estaba obligado a conducirse con el mayor de los respetos y siempre ateniéndose a un estricto protocolo. — Lamento tener que ser yo quien os despierte a esta hora, mi lord. — Bastó una severa mirada al mozo para que este se apresurara a retirarle las mantas al joven señor con el objetivo de hacerle sentir frío e incluso obligarlo a despertar si es que no lo hacía por voluntad propia. Phyrrus sonrió para sus adentros al ver a Hugo abrir los ojos en un intento de apartar la pereza de su cuerpo. Cierto que es temprano pero esto no puede esperar, se repetía aquel hombre en un intento por autoconvencerse con respecto a que invadir esa habitación de tan repentina manera era lo correcto, máxime cuando una turba enardecida exigía respuesta a sus demandas y de no mostrar empatía o ser comprensivos con un pueblo al que buscaban mantener en paz, nada bueno podrían esperar.

—Alistaos pronto. Hoy vais a sentaros en el lugar en que vuestro padre se sentaba y atenderéis sus asuntos. Os puedo garantizar que no hay mayor prueba que ello. Ejerceréis la justicia conforme a vuestro criterio pero procurad ser igualitario. — Explicó, en tanto el muchacho que había llamado a la puerta con anterioridad le acercaba las ropas a su superior y le ayudaba a vestirse para que pudiera salir a cumplir con sus deberes. Le acercó también una jarra con agua y un recipiente pensado para que al menos pudiera limpiarse la cara. — Vuestro padre se ha sentido mal, me temo. Por eso debéis suplirlo y es vital que esto salga bien ¿Comprendéis? Estas tierras no necesitan más problemas de los que ya tienen. Bastante es ya con que se diga que vuestro noble progenitor es solo la cara del poder pero que no ejerce como tal. — Phyrrus se acercó a tomar la espada que pertenecía a su joven aprendiz para entregarla como correspondía; completo el ajuar y ceñida el arma en torno a la cintura, ya podían acudir al salón principal, el salón dispuesto para las audiencias al pueblo llano o los edictos públicos.

Antes de que Hugo entrara, Marcus se adelantó para poner pie en aquella estancia, correspondiéndole a él presentar al heredero. —¡Mostrad el debido respeto! ¡Estáis ante vuestro futuro señor! El lord Basilief Charmant os recibirá ahora y podéis exponer vuestras demandas, pero bajad el ánimo de pelea. Si precisáis de discutir lo haréis conforme a derecho. Si un arma es alzada para perjudicar a cualquiera, se tomarán las represalias que se consideren convenientes. — Vociferó, en tanto se apartaba para dar paso al joven señor. Comparado con todos los ahí presentes, Hugo destacaba por su juventud, pues la mayoría de los congregados eran viejos labriegos y mozos que se veían desesperados por hallar en él una solución. Phyrrus, que mantenía la cabeza baja como el resto de personas en señal de respeto, solo podía desear el mejor de los desenlaces. Cuando Basilief ocupó el lugar correspondiente, Phyrrus dio su visto bueno ante la multitud y solo entonces, uno de los hombres se acercó para postrar la rodilla frente al señor al cual servía.—Con vuestra venia me permito comunicaros, mi lord, que hemos perdido la cosecha de trigo. El pan escasea y las familias precisan comer. Si seguimos perdiendo cultivos pronto no habrá más para llevar a la mesa. — En su tono de voz era evidente la preocupación, incluso la tristeza de aquel hombre que volvía depositario de sus esperanzas a Charmant.
Con Hugo B. Lief Charmant| 09:00 am| Sala principal.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
979

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ► Blissful ignorance

Mensaje por Yconia el Lun 14 Sep - 1:55

La presión inminente en su cabeza se presentó tan pronto tuvo consciencia de la realidad, obligado a hacerlo por el ruido producido. Gritar, pudo haberlo hecho, sin embargo sospechó que tendría peores consecuencias en su doliente entereza.

La voz de su instructor en turno se hizo presente. Pudo haber entornado los ojos de haber sido capaz, mas el sólo movimiento lateral de los músculos le provocaba el dolor más penetrante posible, por lo que se limitó a gruñir, enterrando el rostro entre almohadones. Se quejó al sentir el aire frío lamer sus extremidades desnudas. Giró entonces el rostro y abrió los ojos, sintiéndolos arder tras la entrada de los venenosos rayos solares.

Sentó su cuerpo en la orilla de la cama, enterrando su rostro entre la palma de su diestra. Había tenido una noche mala, demasiado. No aprendía. Había logrado colar un par de mozos a sus habitaciones y había bebido más de la cuenta, incluso hasta perder el conocimiento. Agradecido estaba de que no se hubiese encontrado en cueros o con la extraña aparición de los muchachos aún entre sus sábanas.

Aquella noticia le llegó como un balde de agua fría al rostro. Quiso decir algo, mas la premura con la que comenzaron a desvestirle para colocarle sus atuendos le sacó de pensamientos. Observó al criado, con la mirada perdida. ¿Atendería al pueblo? ¿Él? ¿Sintiéndose así?

Largó un profundo suspiro antes de hundir las manos en el platón con agua. Limpió su rostro para luego secarlo. Una sirvienta se encargaba de arreglar el cabello del rubio, subida en un taburete debido a la diferencia de alturas.

Las palabras de su maestro no hacían más que aturdirlo aún más. El nerviosismo entraba y salía, obligando a su corazón a bombear con premura y luego a detenerse, al menos en apariencia. Se sentía desfallecer.

No, Phyrrus —comenzó, teatral, batiendo su diestra hacia un lado, provocando que sus sirvientes detuviesen toda acción—. No me siento capaz de hacerlo. Sé que mi padre se ha sentido mal, sin embargo —remojó sus labios—, no. No puedo hacerlo.

Pero sus deseos fueron ignorados por completo, muy en contra de su propia satisfacción e indignación. Siguieron con aquella preparación, asiendo su arma contra el cinturón.

No pudo evitar dirigir una mirada llena de desdén a aquel hombre mayor. Desde que se había aparecido las cosas habían tomado un giro poco favorable para el muchacho. Bien sabía que era el futuro regente, sin embargo hasta ese momento no había tenido la necesidad de llevar a cabo la justicia por mano propia.

Aguardó el tiempo necesario antes de adelantarse hacia su correspondiente sitio. Con mirada altiva y una seriedad que procuraba enmascarar su actual sentir, postró su cuerpo en el asiento real. Señaló a Phyrrus con un sólo movimiento de cabeza antes de escuchar las quejas de su pueblo.

La mayor preocupación para aquel muchacho no se encontraba en si aquellos hombres y mujeres tendrían la capacidad de alimentar a sus familias, sino en su propia actuación y, contradictorio como sonase, en cómo Phyrrus le mirase después de eso. A pesar de todo, buscaba su aprobación ya que reconocía en él a un hombre sabio, mucho más que su propio padre.

Observó al hombre postrado frente a él. Recorrió a los demás con la mirada y detrás de aquellos rostros pudo notar la preocupación y la poca fe, lo sabía, la confianza en él y las decisiones que pudiese tomar era cercana a ser nula.

Elevó entonces la mirada, llegando a una rápida conclusión acerca de cómo resolver aquello. Hugo era conocido por sus maneras poco convencionales de tomar las cosas y, como siempre, lo atribuían a su madre, una mujer que era poco respetada dada su procedencia. Mas Hugo era el único hijo, el único posible regente y perpetuador de la familia real.

Disculpad —inició—. He sido informado de los problemas que el pueblo ha sufrido en los últimos meses. —Hizo una pausa con tal de asegurarse de que le prestaban la atención debida—. Nos encontramos ante un mal generalizado —continuó—. ¿Quién de vosotros, padres, madres, hijos os encontráis aquí con la misma situación? —Los murmullos acallados se hicieron presentes—. Dad un paso al frente, sin temor, os suplico.

La cantidad de personas que salieron de sus lugares y se colocaron, incómodamente, frente a los otros, fue descomunal. Hugo asintió. Giró su mirada, deslizándola hacia encontrarse con el rostro de Phyrrus, en busca de algún tipo de aprobación. Su pecho era oprimido por la idea de aquella gran responsabilidad que se encontraba sobre sus hombros. Si bien poco interés tenía en el desenlace de aquellos problemas, le molestaban las cosas suficientes como para intentar hacer algo para cambiar el descontento general de aquel pueblo.

Son tiempos difíciles —comentó—. Y por eso mismo destinaremos pequeños bultos a vuestras familias, con semillas que han sido guardadas para momentos como este.

La multitud giró a mirarse entre ellos, aún dubitativos ante aquella resolución. El problema era la pérdida de cosechas, no la producción de semillas, por lo que aquello terminó por crear peor expectativa entre ellos, sin embargo nadie resolvió a comentarlo, después de todo, aquel era el príncipe y era imposible intentar ir en su contra.

Hugo sabía que podía funcionar, de alguna manera tendría que hacerlo, pero, ¿cómo? Vertió su atención de nuevo hacia Phyrrus, rogando por un poco de asistencia. ¿Qué debía hacer?
Con Marcus Phyrrus | 09:00 am| Sala principal.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
512

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ► Blissful ignorance

Mensaje por Lichtgestalt el Mar 15 Sep - 1:00

El instructor se mantenía en férrea postura y con el rostro carente de algún tipo de emoción. Los rumores de que Phyrrus podía actuar como una tumba si se lo proponía eran ciertos y en aquel momento quedaba demostrado que cuando se trataba de velar por el bienestar del reino ni sus dolores tan intensos en la pierna o sus preocupaciones por el desempeño del joven. Marcus estaba interesado con respecto al resultado de esas audiencias porque de ello dependía la impresión que el futuro regente diera a sus súbditos. Un señor débil no sería capaz de infundir respeto alguno y las revueltas no se harían esperar. Eso era precisamente lo que buscaba evitar, pues con la enfermedad del actual regente ya se habían presentado los primeros casos de sublevaciones al sur del reino. Atender las demandas de la población con la más precaria situación era de vital importancia y por eso esperaba que Hugo se tomara las cosas en serio para no tener que comunicar al padre que el hijo estaba demasiado inmaduro todavía como para asumir el rol que le correspondía a pesar de su edad. Phyrrus era consciente de que no podía ni debía añadir mayores disgustos.

Mientras escuchaba a los pobladores hablar y expresar lo profundo de su problemática, dirigió una mirada de asentimiento al joven para que continuara con el rol establecido, para que se tomara en serio su papel de gobernante. Marcus podría salir en su defensa si las soluciones que daba no resultaban del agrado de los pobladores pero de momento dejaría que él lo hiciera solo para que aprendiera en base a los errores cometidos; si era lo suficientemente listo, vería el aprendizaje en aquellas situaciones donde anteriormente se hubiera equivocado. Phyrrus confiaba en Hugo y a pesar de que la inexperiencia podía jugarle en contra, estaba seguro de que podía sortearlo. Pero nada más lejos de la realidad. El mayor abrió los ojos como platos al escuchar la solución que proponía su pupilo, igual de incrédulo que el resto de las personas que se hallaban en la sala. Esa no era la solución que la gente buscaba obtener de su gobernante y Phyrrus podía notar la tensión de labriegos hambrientos y desesperados en esa estancia, los cuales no se marcharían de ahí hasta ver resueltas sus demandas. Antes de que los ánimos se caldearan, se acercó al oído del muchacho para hablar con él.

—Tened en cuenta que debéis pensar como si formarais parte del pueblo, mi lord ¿Qué os gustaría que os dijeran si os estáis quedando sin tierras de cultivo o sin agua para las mismas? El terreno está bien, lo que falta es un… sistema más eficiente para hacer llegar el agua desde el río o desde los estanques. Tal vez vuestros pobladores quieran que vayáis a recorrer las zonas afectadas, así que ¿Por qué no lo sugerís? Puede que eso les haga sentir que sus problemas han sido escuchados. — Marcus se retiró luego de aquella sugerencia a ocupar el lugar que le correspondía. Darle las pautas acerca de cómo proceder era parte de su deber pero no le diría más porque él quería que Hugo aprendiera en base a la experiencia, a sus propias vivencias, cuál era la manera correcta de dirigir a un pueblo. Ni con armas ni con solo palabras se llegaba a mantener a confianza de los súbditos y era preciso ejecutar acciones en pos de los más desafortunados, siempre intentando conservar el ideal de justicia. Salvo en contadas excepciones y de índole más violenta, entonces la fuerza sí era bastante necesaria.
Con Hugo B. Lief Charmant| 09:00 am| Sala principal.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
979

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ► Blissful ignorance

Mensaje por Yconia el Lun 21 Sep - 16:57

Su situación era delicada. Aún cuando la sala se mantenía en silencio, se podía apreciar la tensión en el ambiente. Incluso la gente comenzaba a perder las esperanzas acerca del nuevo regente. Si bien su anterior rey no era conocido por ser el más dadivoso ni el que llegaba a dar resolución a todos los problemas existentes, sabían que al menos podrían contar con la experiencia del mismo. Sin embargo, la falta de apego por sus tierras era un problema fuerte y, al parecer, había sido heredado a consecuencia por su hijo, quien aún con su impecable apariencia, no tenía ni un pelo de saber de lo que hablaba.

Hugo mantuvo la compostura. De manera genuina no tenía idea de lo que había dicho mal. ¿A qué se debía aquel descontento generalizado? No lo comprendía. Fue entonces que Phyrrus se acercó, susurrándole al oído, buscando auxiliarle de alguna manera. Al escuchar aquella pregunta no pudo evitar arrugar ligeramente el entrecejo. ¡Ese era el problema! Él no era un campesino, no tenía idea qué era lo que necesitaba. Si bien había recibido estudios sobre eso, eran cosas que solía memorizar sin más y luego olvidar. Sin embargo aquello le dio una buena idea, una que usaría para los día que estuviesen por venir, uno que le involucrase más allá que un simple paseo por los campos. Tendría que esperar, no obstante, a que su padre se recuperase, de otra forma sería imposible lograr tal cometido.

Una vez Phyrrus se hubo retirado de su lado, Hugo irguió aún más su cuerpo, adquiriendo de vuelta aquella confianza que al parecer había perdido.

No temáis —dijo, observando a sus súbditos, quienes volvían a posar la atención sobre él—. Las aguas para riego de vuestros cultivos serán debidamente proporcionadas. —En los rostros de sus seguidores se pudo apreciar claramente el fulgor de la esperanza—. No obstante —interrumpió cualquier agradecimiento que pudiese empezar a ser expedido de labios prietos—, es preciso que visite los campos junto a mi más leal grupo de consejeros, de esta manera llegaremos a una resolución rápida para todas vuestras inquietudes.

[...]

Se dejó caer en la poltrona que se encontraba en sus aposentos. Llevó la diestra hacia su rostro y lo cubrió, cerrando los ojos. El dolor en su cabeza era insoportable, palpitaba, desgarrando su conciencia.

Phyrrus —murmuró, llamando a su instructor—. Me has salvado —habló con mayor familiaridad—. ¿Cómo voy a hacer esto? No me siento preparado. —Alzó entonces el rostro con tal de buscar la mirada ajena, aquella que lograba calmar sus preocupaciones—. ¿Me crees capaz de lograrlo? Dímelo, Phyrrus. Si tú lo dices, es porque es cierto.
Con Marcus Phyrrus | 09:00 am| Sala principal.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
512

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ► Blissful ignorance

Mensaje por Lichtgestalt el Jue 24 Sep - 4:15

Paulatinamente la confianza de los pobladores en su posible nuevo señor y regente se fue restaurando a medida que las palabras del joven iban haciendo mella en el ánimo general. Aunque originalmente Phyrrus había dado las pautas necesarias para que Hugo continuara con la audiencia y no sufriera la ira de la gente, se sintió orgulloso por ver cómo el muchacho acomodaba las cosas de tal manera que quedaba como un gobernante preocupado por sus súbditos y por el destino de sus familias a pesar de que minutos atrás pudo haber sido tomado por un muchacho inexperto y superficial. Phyrrus no admitiría jamás el nerviosismo del que momentáneamente fue presa antes de comprobar que la solución otorgada por su pupilo era del agrado de todos, por lo que libraba con éxito la prueba de fuego que se le impuso para probar que era capaz de solucionar un problema tan grave como lo era una sequía. Los agradecimientos de los campesinos no se hicieron esperar junto con los halagos y las palabras buenas para con el muchacho hasta que la multitud fue retirándose tan ordenadamente como había llegado.

[ ...]

Cuando fue capaz de abandonar el trance en que se sumió debido a los profundos pensamientos que le entretenían, se centró en prestar atención al joven que así lo demandaba. A pesar de su juventud, Basilief tenía el aspecto de un viejo cansado y afectado por el paso de los años, algo que él atribuyó al estrés de la situación en sí y no a que Hugo hubiera envejecido repentinamente. — Bueno, comprenderéis que mi trabajo es estar ahí para instruiros y en muy contadas ocasiones, para salvaros si la situación lo amerita. — Como alguien orgulloso de un logro más, Phyrrus enderezó la postura y alzó el pecho, sumamente complacido con las acciones establecidas. Claro que estaba contento por cumplir cabalmente con sus obligaciones porque para eso lo habían contratado y la experiencia no era en vano. Por fortuna para él, contaba con la ventaja de tener a un alumno que era materia dispuesta, más fácil en el trato y dócil cuando así lo requería. — Pero no me colguéis todo el mérito, mi lord. Yo solo os he dado una sugerencia y vos habéis dado una solución, que a fin de cuentas eso es lo que vuestro pueblo espera de su futuro gobernante. — Sin embargo evitó mencionar que también esperaban alguien que no anduviera en juergas ni sufriera de resacas en el día de las audiencias.

— Creo que tenéis potencial, sí. Y podéis hacerlo mejor, por supuesto. Es el enriquecimiento personal a nivel de experiencia lo que busco inculcaros y si no aprendéis de lo de hoy ¿Cuándo lo haréis en futuras intervenciones? — Ladeó la cabeza en dirección hacia él para brindarle su atención. — Tenéis astucia y sois sagaz, habéis resuelto un problema con el que vuestro padre lleva lidiando por años en cuestión de minutos. La inteligencia y la capacidad están ahí, pero si no cultiváis vuestros talentos terminaréis siendo un gobernante inútil. — Escogió las palabras de tal modo que no se notara la indirecta dirigida al padre de su alumno para evitarse problemas, aunque ¿Quién podría negar que aquello era verdad? Por eso Marcus intentaba que el joven Basilief fuera lo más distinto posible a su progenitor para que el reino no tuviera que pasar penurias gracias al poco talento para gobernar del regente en turno. — También quiero comentaros un par de cosas para que tengáis en cuenta la próxima vez. Vos decidiréis si aplicas o no mi consejo pero de algo os habrá de servir escucharme. — Caminó hasta la puerta para abrirla levemente, asegurándose de que nadie fuera a interrumpirlos en esa charla educativa. Cuando comprobó que no había persona alguna deambulando por los pasillos, se ocupó de cerrar nuevamente.

—Si queréis llegar a viejo y más aún a regir estas tierras, tened cuidado con los mozuelos a los que invitáis a vuestros aposentos ¿O creéis que no me doy cuenta de lo que sucede entre estas paredes? La próxima ocasión en que decidáis traer a alguien para… “retozar”, me aseguraré de castigaros con la severidad que amerite vuestra falta y creed cuando os diga que no va a gustaros una reprimenda de mi parte. — Marcus odiaba meterse en asuntos tan privados como aquellos pero a falta de un padre competente era menester que el mentor educara al futuro lord en el arte de guardar las formas. —Y no es que me moleste que metáis a alguien al dormitorio, pero tenéis que ser discreto. Vuestros devaneos son el chisme de lavanderas y doncellas del castillo que no tienen mejores cosas que hacer. — Mientras hablaba, Phyrrus procuraba mantener el contacto visual, modulando el tono de su voz para ser tan severo como se lo proponía. Hugo debía entender ya fuera por las buenas o por las malas y a Marcus no le temblaría la mano a la hora de inculcarle disciplina.
Con Hugo B. Lief Charmant| 09:00 am| Sala principal.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
979

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ► Blissful ignorance

Mensaje por Yconia el Dom 27 Sep - 19:10

Deber. Trabajo. Obligación.

Palabras que retozaban entre cada conversación que llegase a tener con Phyrrus —y, de hecho, con cualquier persona existente. Entendía bien que era razón de orgullo el poder decir que se hacía lo que se debía y que se cumplían las tareas a la perfección, sin embargo le hacía parecer una simple pieza dentro del rompecabezas de su reino.

Aún a sabiendas que Phyrrus probablemente no era del todo honesto, el que le asegurase que podría lograrlo le daba el empuje necesario para siquiera creerlo. Existían muchas razones detrás de sus inseguridades y no podía evitar pensar que probablemente no lograría a hacer que su pueblo prosperase.

No necesitaba más adulaciones, de eso estaba seguro. Aún cuando los pobladores habían terminado alegrándose por la conclusión, el sentido de la victoria jamás llegó a él. Si bien sintió la confianza que las palabras de su fiel consejero le proporcionaron, la derrota propia se encontraba ahí. De no ser por Phyrrus, hubiese fallado, su figura como futuro líder entintada al igual que la de su padre.

Largó un suspiro antes de que el hombre se tornase misterioso. Hugo le observó ir y venir con aquel deje secreto; la curiosidad invadió su cuerpo, provocándole enderezar el mismo en su asiento, siguiendo con la mirada a su instructor.

Ante la mención de aquello que creía un secreto no pudo evitar aquel calor subir hacia su rostro, provocando el sentir del palpitar de su corazón en los tímpanos. Llevó su diestra hacia el rostro en un intento de apaciguar tal vergüenza. Si bien nadie se atrevería a decir nada sobre el regente en su propia cara, el que prefiriese resolver sus asuntos personales con varones no podía ser bien visto. Fácilmente lo podría descartar como un previo ensayo a su próximo matrimonio, pero una vez se encontrase unido ante Dios con su mujer no tendría excusa alguna para su segura falta de excitación.

Tal vez lo que mayor bochorno le causaba era el hecho de que Phyrrus se hubiese enterado. Existía cierta admiración, cierto sentimiento que provocaba que cualquier mal hecho a ojos de su instructor se tornase en una falta aún mayor. Y, sin embargo, el que le hablase de disciplina como si de un padre se tratase no hizo más que provocar cierto enfado en él. El que se preocupase por el qué dirían los sirvientes, cuando era altamente penado el hablar sobre asuntos personales de su regente, hundió aún más aquel sentimiento.

Phyrrus —inició, alejando la mano que cubría su propio rostro—. No sé si os olvidáis, pero estáis hablando con el futuro regente de estas tierras —dijo, recobrando la compostura y la seriedad de antes—. No permitiré que nadie, ni siquiera vos, os atreváis a desafiarme.

Tal y como un crío inmaduro y mal educado, Hugo jugó sus cartas. Mantuvo la mirada en alto, observando a Phyrrus, retándole él mismo a seguir con aquel juego de poder. Porque bien sabía que su padre le había dejado al cuidado de aquel hombre, sin embargo ya se encontraba en edad para heredar el trono de ser necesario.

No planeo seguir los pasos de mi padre —siguió—. No obstante, quien sea que se atreva a soltar una palabra de lo que ocurre aquí dentro, no volverá a ver la luz del día —amenazó al aire.

El fuego resplandecía en aquella mirada. Existían pocas cosas que Hugo se sentía capaz de defender a capa y espada, una de ellas era aquel secreto sobre su gran preferencia hacia el físico masculino, además de unas cuantas cosas más que prefería mantener aún bien guardadas, incluso para aquel hombre colocado frente a él.

Así que elegid si me auxiliaréis con aquellos rumores o me daréis la espalda.

En sus ojos fue patente el temor de sentir el rechazo de aquel hombre frente a él. Podía no aceptarlo abiertamente, incluso su padre podría no apoyarle, pero si Phyrrus no se encontraba con él, sentía que el mundo se le vendría abajo.
Con Marcus Phyrrus | 09:00 am| Sala principal.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
512

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ► Blissful ignorance

Mensaje por Lichtgestalt el Mar 29 Sep - 3:31

La reacción de Hugo era algo similar a lo que Phyrrus había esperado de él pero no por ello iba a dejarse intimidar. Es decir ¿Quién podía? Tal vez otros trabajadores que en verdad tuvieran miedo de perder el empleo al cual se dedicaban pero no él; siendo un hombre tan mayor no se iba a dejar amedrentar por las amenazas de un muchacho al cual trataba de instruir en sus futuros deberes y aleccionarlo para su inevitable matrimonio con una dama cuya dote fuera considerable, también era parte de las funciones del maestro. — Realmente resulta curioso, mi lord. Vos me decís que estoy hablando con el futuro regente de estas tierras, pero no veo más que a un niño haciendo berrinches y pataletas porque le he descubierto un gran secreto. — Sonrió para sus adentros a pesar de que le hubiera gustado demostrar cuánta gracia le causaban sus palabras. En el fondo Hugo continuaba siendo un niño que trataba a toda costa de proteger un prestigio que todavía no se forjaba. Si quería destacar o volverse respetable para todos, un secreto así le impediría cualquier cosa.

— No creo que matarme sea tan buena opción. Vuestro secreto no solo lo conozco yo sino las doncellas y medio personal de servicio ¿Cómo explicaréis las muertes de todos ellos? — Una muerte era fácil de explicar sobre todo cuando se trataba de un hombre entrado en años y cuya reputación de ser duro le había ganado algunos problemas con personas que no se tomaban a bien el carácter tan distante de Phyrrus, pero nada más allá de eso. Si tenía enemigos no los conocía y nadie hasta entonces — con excepción de Hugo — se había pronunciado en contra de manera tan abierta. Por un momento Marcus sintió deseos de sacar la fusta con que espoleaba al caballo para darle un buen correctivo al muchacho pero desistió de ello. Marcar de por vida al heredero desde luego que no era una buena referencia con la que acudir a buscar otro trabajo si este le despedía y él no estaba dispuesto a tener una mancha así en su intachable reputación aunque ganas por castigar al niño mimado no le faltaban. Como siempre, Phyrrus terminó por asentir mientras fingía que comprendía sus amenazas aunque eso no quería decir que aceptaba todas las frases sin sentido de alguien que no estaba consciente de sus propias palabras.

— Tened cuidado con lo que digáis de ahora en más, mi lord. Una larga lengua bien puede seros de mucha ayuda cuando así lo amerite la situación o por el contrario os condenaréis si no medís vuestras palabras. — Ya bien podría decir el crío un “gracias” pero de nada. — Me preocupa este secreto vuestro pero no por las razones que pensáis, ya que no soy en lo absoluto alguien que guste de los chismes, pero debéis pensar en que pronto tendréis que casaros y si vuestra esposa o la familia de ella estuvieran al tanto de dicho rumor, sería la perdición. — Y una deshonra para la ilustre familia a la cual representaría como cabeza. Fuera como fuera, ahí tenían una cuestión que debía resolverse a la brevedad posible. — Descansad ahora porque mañana tenemos un largo día por delante. No creáis que olvidaré lo que habéis dicho, os lo tendré en cuenta para la clase que sigue. — Dicho esto hizo una breve reverencia para así despedirse del Lord, abandonando los aposentos del muchacho a grandes zancadas sin poder disimular el enojo que lo consumía.
Con Hugo B. Lief Charmant| 09:00 am| Sala principal.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
979

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

II. Odd Necessities

Mensaje por Yconia el Miér 9 Mar - 2:45

Su postura amenazaba con romperse en mil pedazos mientras luchaba contra bostezos que se apoderaban de su faz cada dos o tres minutos. Era demasiado temprano —al menos más de lo que su cuerpo se encontraba acostumbrado. El haber incluso despertado tiempo antes le estaba pasando factura. Debido al terrible horario que tenía no había podido conciliar sueño sino hasta entrada la noche; también incluidos los altibajos de emociones que por diversas situaciones se habían agolpado en su débil estómago. Ahora intentaba entender lo que sus arquitectos decían. Él, como buen líder, tan sólo asentía y permitía que Phyrrus arreglase sus problemas.

Phyrrus. Él era un asunto aparte. No se habían dirigido la palabra —aparte de lo necesario por protocolo— desde la tarde anterior y ahora el príncipe se sentía como un niño regañado. Era tarea imposible el evitar que sus ojos se dirigieran al hombre con esperanza de que éste le regalase una sola mirada, incluso un asentimiento quedo, pero nada llegó. Y lo extrañaba. Nunca había sucedido algo así. Sabía que había hablado de más pero, mierda, ¿acaso Phyrrus no sabía ya cómo funcionaba la mente de Hugo? Incluso él mismo estaba dispuesto a disculparle por haberle llamado un crío y demás, ¿acaso Phyrrus no era capaz de perdonar un simple desliz?

Phyrrus —interrumpió al fin.

Todos voltearon a mirar a Hugo, guardando silencio. Basil se aclaró la garganta antes de, con un movimiento majestuoso, señalar el exterior de la tienda de campaña que habían instalado de manera provisional.

Acompañadme —ordenó, sin necesitar dar explicación alguna.

Sin más salió de aquel lugar y esperó unos pasos más allá, sin mirar atrás. No debía hacerlo aún con la tentación. Phyrrus debía seguirle, era protocolario, aún así temía conocer su expresión.

Caminemos —soltó una vez escuchó los pasos de su instructor alcanzarle.

Buscó alejarse un poco de la gente, mientras tanto mantuvo un silencio pesado, en el cual pretendía no permitir el rompimiento de éste, aunque no sabía si Phyrrus entendería. Aquel hombre tenía la facilidad de hacerle ver como todo menos un futuro rey.

Phyrrus —comenzó a sabiendas que se encontraban lo suficientemente lejos como para tener oídos curiosos—. ¿He hecho algo que os haya hecho molestar?

Y aún no se atrevió a mirarle a la cara. Si tenía que saberlo prefería hacerlo como un cobarde. Siguió caminando a paso lento.

Con Marcus Phyrrus | 07:15 am | Campos.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
512

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ► Blissful ignorance

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.