Últimos temas
Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

— Hidden desires

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— Hidden desires

Mensaje por Zoldyck el Sáb 12 Sep - 15:30

hidden desires.
1x1 — Plot realista — Romance — Drama — +18


Kate tiene una vida que no tiene una meta fija, se siente perdida, y cuando es recomendada para evaluar psicológicamente a unos presos en un centro de reinsercción social, aunque duda en un principio, finalmente acepta. Cree que eso puede darle una nueva dirección a su carrera, y aunque se siente algo asustada por lo que se va a encontrar, se arma de valor y va. Varios presos viven en un piso del gobierno, esperando a ser evaluados para poder salir al mundo y reinsertarse en la sociedad; ella será la encargada de visitarlos día a día y tratar sus emociones y deseos. Allí conocerá a uno de los presos, Marshall, con un pasado algo difícil, fue encarcelado por múltiples robos con violencia. De todos, parece ser el menos peligroso y eso hace que sea más fácil de tratar para Kate. Él es un seductor y sabe como ligársela y conquistarla; le gustan esas cosas, ligarse a alguien que sabe que no debería.

Ella se siente sobrecogida por su intensa mirada, por su voz grave y la forma que tiene de tratarla. Sabe que quiere conquistarla e intenta rechazarlo en varias ocasiones, pero al final, consigue acostarse con ella en repetidas ocasiones, a pesar de que ella se siente mal por hacer aquello, sabiendo que pueden inhabilitarla en su profesión. Llevarán esa relación en secreto de los demás presos y de las autoridades, porque podrían despedirla y aún más, pensar que su diagnóstico no es del todo fiel. Finalmente, pocos presos consiguen reinsertarse, pero Marshall es uno de ellos. Su relación seguirá esporádicamente, hasta que él vuelva a delinquir y la arrastre a ella a su mundo. La meterá en una vida de huidas, robos y sexo que transformará a la psicóloga en otra ladrona. La arrastrará a su mundo y le enseñará habilidades. Ella se deja llevar por él, la adrenalina y las nuevas sensaciones. ¿Al final se quedarán juntos en esa vida de delitos? ¿Huirán juntos? ¿O ella reaccionará y lo delatará para salir indemne y volver a su vida?


Kate Bledel.
30 años — Behati Prinsloo — Psicóloga — Blackie
Kate es una psicóloga que estudió para ayudar a los demás, aunque en los últimos meses encuentra su trabajo algo vacío y en su vida está algo perdida. Se siente sola porque hace años que no encuentra a alguien con quien estar, y cuando le ofrecen un trabajo con ex presos, piensa que quizás sea bueno para su carrera. Es algo tímida con los desconocidos, pero después es divertida, comprensiva y suele preocuparse más por los demás, dando todo de si, sin preocuparse por ella misma.
Robert Kyle
40 años — Dominic Cooper — Ladrón — Gecko.
Robert Kyle un hombre de 40 años que sería encarcelado hacía 5 años por lavado de dinero, y estafa. Su condena original constaba de 9 años en prisión sin embargo la buena conducta de Robert y el visto bueno por parte de la psicóloga de la prision le han valido una sentencia de libertad condicional despues de haber purgado mas de media condena en prisión.

Como en la mayoría de los casos similares. Robert ha sido ubicado en un edificio con otros ex prisioneros que purgan la misma condena y son vigilados por un oficial de libertad condicional y debe asistir a terapia cada tres dias con la psicologa de la prisión. Para ventaja de Robert su guardia es un tipo al que solo le importa el dinero y dejará pasar cualquier falta del exconvicto por la suma adecuada.

Robert es un psociopata aunque ningun diagnostico lo ha hecho oficial pues como cualquier persona con esta caracteristica, socialmente es encantador y abierto y aunque pareciera ser que alguien le importa, por dentro es incapaz de establecer empatía con otro ser humano, solo puede verles como objetos a su disposicion por lo cual no dudará en manipularles o mentirles sin sentir un atisbo de culpa o incomodidad.

La meta de Robert es volver a su negocio sin importar por encima de quien deba pasar ni de lo que tenga que hacer.



Última edición por Blackie el Dom 1 Mayo - 18:13, editado 4 veces


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2302

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Hidden desires

Mensaje por Invitado el Vie 22 Abr - 19:36

HIDDEN DESIRES

Robert Kyle | 36 años | Ex convicto | Dominic Cooper



Aun le faltaban algunos años para terminar de pagar la condena pero un hábil movimiento de su abogado mas la buena conducta del preso le habian valido pugnar su condena en libertad condicional.

Con una bolsa de ropa a la espalda, de esas que parecen costales de box que se emplean para transportar ropa,  Robert camina hacia el apartamento marcado con el numero 39. Detras del ahora exconvicto camina un oficial de libertad condicional quien no le aparta la mirada ni un segundo.

-Quiere relajarse oficial? Esta a punto de perforarme la nuca con esa mirada tan penetrante.-

El hombre debia dejar claro que no esta dispuesto a someterse ante aquel obeso y malhumorado oficial.

Llegaron a la puerya del lugar indicado y el oficial sacó una llave que abrio la puerta, despues de abrirla le entrego las llaves al criminal.

-Aqui lo tienes basura, espero que te pudras en este maldito nido de ratas o que rompas tu libertad condicional para que yo mismo sea quien te vuele los cesos.-

El oficial le dedico una muy falsa sonrisa y cerró la puerta con aquel hombre adentro. El complejo era uno de tantos donde los reos mejor adaptados podian terminar de purgar condenas y readaptarse a la sociedad.

Robert tiro la bolsa por un lado y se dejo caer de espaldas sobre la cama del lugar, era un colchon de mala calidad sin embargo era mucho mejor que el de la prision. Despues de unas tres horas de sueño tomó un baño en una regadera de un metro por un metro. Vistió lo primero que encontro: playera y botas negras con unos vaqueros azules, un look muy a juego con su apariencia descuidada.

Bajo a ver a su oficial pues queria aprovechar la noche y pasar a un bar, pues la sentencia le permitia una noche para salir. El oficial le coloco el grillete electronico y le pidió firmar para confirmar que ocupaba su salida de la semana.
Salio del edificio y a unos metros estaba un bar, era por mas sabido que ese bar estaba hecho para los presos sin embargo aun asi habian quienes entraban al lugar por un pock de adrenalina y diversion.

Al entrar miró el lugar, el ambiente no estaba mal y no pensaba en ponerse exigente pues todo era mejor a la prision. Tomo asiento y pidió una cerveza en cuanto se la dieron pudo notar que una joven de muy buen ver estaba a su lado y Robert conocia los rumores sobre las chicas que buscaban experiencias fiertes en aquel tiradero, asi que no dudó y habló a la chica.

-Como es que una persona como tú, termina en un agujero como este? No deberias estar aqui, alguien podria lastimarte. No se que hayas oido pero a diferencia de los zoologicos, estos animales tienen completo acceso a los espectadores y podrian atacar en cualquier momento.-

El hombre agarro la botella y le dio un gran trago para bajarla con fuerza sobre la barra.


LW para SS
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: — Hidden desires

Mensaje por Zoldyck el Lun 2 Mayo - 21:23

HIDDEN DESIRES

Kate Bledel | 30 años | Psicóloga | Behati Prinsloo



Kate estaba en su casa, mirando muchos expedientes que estaban desperdigados por la mesa. De muchos de sus pacientes, muchos a los que había ayudado, otros que aún estaban acudiendo a sesiones. Pero Kate no sentía ya la pasión que sentía antes; esa necesidad de ayudar a los demás que la había impulsado a estudiar aquella carrera había desaparecido en algún momento de su vida. Escuchaba los problemas sin más y daba soluciones, pero no terminaba por empatizar. Ella se basaba en las emociones para comprender a sus pacientes, y eso le faltaba últimamente. Una llamada sobresaltó aquellos pensamientos y al cogerlo, acogió la voz de una amiga abogada, que le ofrecía un trabajo. El psicólogo que había en un piso de ex presidiarios había cogido una baja, y necesitaban a un nuevo psicólogo para determinar si los presos podían reinsertarse o no.

¿Debería de aceptarlo? Kate se tomó su tiempo para responder, aunque finalmente aceptó. Quizás ese cambio fuera bueno para ella y para su carrera, aunque tendría que apretarse la agenda para terminar con las sesiones de los pacientes que aún no habían terminado. O si se veía demasiado agobiada, tener que dejar a esos pacientes en manos de algún otro colega psicólogo. Su compañera le dio una dirección, la del piso de presos, al que debería de acudir unos días más tarde, y acudió allí al anochecer. Quería ver donde iría a trabajar, como sería el ambiente, aunque no esperaba nada bueno de él.

Se vistió no demasiado llamativa, a sabiendas de que, rodeada de presos, eso no podía salir bien. Después de todo, muchos se llevaban años sin ver ni tocar a una mujer. Cuando llegó allí, observó el edificio desde lejos; varias luces encendidas, no demasiado cuidado. Era normal, no iban a meter a unos presos en un piso de lujo, quizás en algún edificio antiguo y desahuciado de estos que los bancos coleccionaban. Kate observó como varios hombres y mujeres con no demasiada buena pinta se metían en un bar, y Kate pensó que quizás allí podría observar a los presos más cerca, ya que parecían reunirse ahí. La rubia fue víctima de unas cuantas miradas cuando avanzó desde la entrada para sentarse en la barra, y pidió un botellín de cerveza.

No conocía a nadie, no iba a hacer amigos sino a observar, pero después de un rato, alguien se le sentó al lado e inició una conversación con ella. Cuando se giró, descubrió a un hombre bastante atractivo, pero no podía determinar aún si era un preso o no. Ella nunca pensaría en liarse con uno, pero sin saber siquiera si sería uno de sus pacientes, era algo loco de pensar. Parecía una táctica demasiado obvia para entrarle a una mujer, pero ella sólo le sonrió y se encogió ligeramente de hombros.

Pueden intentarlo.— Contestó ella. Kate siempre había pertenecido a una familia con dinero que, cuando era pequeña, no sabían donde meterla. Lo que le acarreó múltiples clases extraescolares: violín, piano, karate, defensa personal cuando llegó a la adolescencia. Y Kate siempre fue una de las mejores de su clase. No se había preocupado nunca por si alguien intentaba atacarle o robarle, porque tenía mucha fuerza y reflejos aunque su físico no lo dejara ver.— ¿Y a ti que te ha traido a este agujero?— Preguntó ella, devolviendo la pregunta, dándole un largo trago al botellín de cerveza.


LW para SS


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2302

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Hidden desires

Mensaje por Invitado el Lun 2 Mayo - 22:41

HIDDEN DESIRES

Robert Kyle | 36 años | Ex convicto | Dominic Cooper




En cuanto el chico le miró algo se activó en el cerebro de Robert, no era el hecho de que fuera una chica, habia algo en ella que habia hecho un click en la cabeza del hombre y eso casi nunca terminaba en algo bueno.

Viendo la situaciob en la que estaba, el hombre optó por dar informacion falsa.

-Mi nombre es Robert, y soy encargado de buscar empleados para una cadena desupermercados en su area de embarque y desembarque y este es un buen lugar donde buscar mano de obra barata.-

Aquel hombre terminó su cerveza y solicito una segunda mientras trataba de no mostrarse demasiado interesado en la chica, sin embargo esa actitud ruda le habia interesado, Robert era de gustos sencillos y uno de ellos eran las chicas ruda o al menos las que pretendian serlo.

-Mira, voy a ser directo, no intento ligarte y mucho menos en este agujero, ya he repartido un par de tarjetas en este sitio asi que he terminado, asi que, que te parece si conversamos un rato?-

En cuanto le entregaron su cerveza pidio otra y la que habia llegado la deslizó con suavidad hasta la chica mirandola con esa mirada que reflejaba poder y deseo al tiempo que aprovechaba cualquier momento para mirar discretamente a la chica en búsqueda de algo que pudiera quitarle. Robert era un experimentado carterista y el unico problema seria encontrarle algo de valor, ya despues se las ingeniaria para abrir un espacio para tomarlo.

-Entonces? Me aceptas un trago y una charla o te pondras en esa típica actitud ruda donde finjes que no vienes a un bar en busca de unos tragos y una buena charla?-

El chico le dedico una encantadora sonrisa con una mirada de cierta maldad.

LW para SS
[/quote]
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: — Hidden desires

Mensaje por Zoldyck el Jue 19 Mayo - 15:47

HIDDEN DESIRES

Kate Bledel | 30 años | Psicóloga | Behati Prinsloo

Kate miraba a aquel hombre mientras bebía de aquel botellín. Su carrera como psicóloga y sus estudios sobre signos y actitudes, le permitían ver los tics y fallas que una persona tenía al mentir. Y aunque aquel hombre lo hacía realmente bien, siempre había algo que lo delataba. En aquella situación, prefirió seguir el juego aunque lo hubiera descubierto. A las siguientes palabras de Robert, Kate se echó a reír levemente. Aunque no se basaba en nada psíquico, siempre había pensado que, quien da explicaciones y niega las cosas, quiere decir todo lo contrario. Decirle que no quería ligar con ella, era practicamente afirmárselo. La rubia recibió la cerveza que le sirvieron a él y lo miró mientras terminaba su botellín, dejándolo sobre la barra ya vacío.

Vengo porque me gusta observar a la gente, si te sirve de consuelo.— Ella se encogió ligeramente de hombros. No buscaba hablar con nadie, aunque para observar a aquellas personas si que se tomaba algo para pasar el tiempo. Sólo que ella tampoco le diría quien era de verdad.— Está bien, a ver que tienes que decir.— Le aceptó ella, mirándolo por un momento antes de volver su mirada al nuevo botellín y llevárselo a los labios.

Yo soy Kate.— Se presentó, tendiendo una mano hacia él a modo de presentación.No le parecía un hombre muy sincero, pero había que hacían lo que fuera para poder hablar e intentar llevarse a la cama a una mujer. Mientras sólo fuera hablar, estaría bien. Además, el hombre era atractivo, no es como si perdiera el tiempo.— Soy profesora de instituto, de Historia.— Mintió ella, asintiendo con la cabeza. No sabía en qué trabajaba él, pero desde luego no era el gerente de un supermercado.— ¿De qué va a ir esta charla entonces?— Preguntó, con una leve sonrisa.
LW para SS


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2302

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Hidden desires

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.