Últimos temas
» ♫ This isn't my idea of fun
Hoy a las 1:01 por Hellcat

» Pasado, Presente y Futuro [Borrador]
Hoy a las 0:07 por Aversiteespabilas

» 04. A pinch of sugar
Ayer a las 23:22 por Sonder

» 03. Please
Ayer a las 23:19 por Sonder

» ♠ Say it louder.
Ayer a las 23:15 por Nyadeh

» 05. Been there, done that, messed around
Ayer a las 23:11 por Sonder

» 02. I can fly
Ayer a las 22:59 por Sonder

» 04. We could be inmortals
Ayer a las 22:53 por Sonder

» 01. Genius
Ayer a las 22:29 por Sonder

» 1. Say something.
Ayer a las 22:16 por Hellcat

» ─I feel it coming
Ayer a las 20:26 por Seishiro

» ~ You could be loved again
Ayer a las 18:24 por Carrie_B

» ♠ Too much or too little.
Ayer a las 17:51 por Hellcat

» ♫ The most human of us all
Ayer a las 17:31 por Hellcat

» 1-She is beauty shes grace she will punch you in the face
Ayer a las 17:18 por Hellcat

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

All the light we cannot see

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Dom 8 Nov - 16:23

Recuerdo del primer mensaje :

All the light we cannot see
1x1 — Variado, Países.

La historia del mundo está contada por gente que la vive, por aquellos que reicben la información y también por los investigadores. Sin embargo, ninguno de ellos son conscientes de que hay una fuente de información “eterna”. Los países, al fin y al cabo, están de principio y a fin, hasta que la gente lo disuelve y queda tan solo para el olvido. Estos países pueden adoptar formas humanas para llevar a cabo cualquier acción que como seres incorpóreos les sería imposible.

Ellos sufren, disfrutan, odian y aman igual que los humanos. Sumado a esto, está la gran carga que supone sufrir de la misma forma que la economía del país, el odio de la gente y una suma de cosas que pocos humanos serían capaces de soportar. Y, quizás lo peor de esto es que no pueden hacer nada para remediarlo. No tienen voz ni voto, pues tan solo son representaciones del pueblo, el espíritu que los une, aunque discrepen en decisiones.


Estados Unidos (USA)
400 años aprox — Chris Evans — BatmanWithClaws
Rusia.
Más de mil años — Alexander Skarsgard — Hydra Nightmare



Última edición por Fenrir el Lun 25 Ene - 23:37, editado 4 veces


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Mar 29 Dic - 12:05


Rusia | Hotel| Con Estados Unidos
Sigo pensando que pobre de él. Ahora porque tendrá que aguantarte a menudo en lugar de echarte de menos. —Repuso con una pequeña sonrisa, acariciando el pelo del otro antes de apartarle la cabeza con cierta brusquedad. No le gustaba ser amable con el norteamericano, más que nada porque le resultaba difícil dar cariño sin desear recibirlo a cambio. Y sabía que el otro no se lo iba a dar, así que estaría repartiendo en balde. Como siempre, en realidad.— A la gente no les gusta que le pidan dinero, ¿qué esperabas? ¿Aceptación y pago inmediato? No entra dentro de lo que es la naturaleza humana, América. No puedes pedirles que vayan contra esta misma, sería tan absurdo como pedirte que no seas egocéntrico por una vez en tu vida.

Cierta maldad había en su voz cuando dijo aquello, aunque era más por el tema de poder picarle un poco con aquel comentario que porque de verdad encontrase que debiera cambiar. Cada nación tenía sus defectos y sus puntos buenos, él no era nadie para pedir que estos cambiasen cuando los demás le veían siempre plagado de lo primero. Que si era muy frío, que si no le importaban los demás. Mentiras, en realidad, pues él quería a las otras naciones, el problema radicaba en su incapacidad para demostrarlo. El dolor de la pérdida le había golpeado demasiadas veces como para desear que lo hiciera de nuevo. Las traiciones dolían cada vez más a medida que envejecía.

No tengo el más mínimo deseo de que haya una cumbre en Rusia. —Replicó, frunciendo ligeramente el ceño. Putin no querría que eso sucediera, igualmente. Por mucho que el otro lo propusiera, el hecho de que sucediera era prácticamente imposible, por lo que no merecía la pena ni siquiera intentar seguir con aquella conversación.— Aunque no te echaré si decides venir por tu cuenta a modo de turista. —Aquello escapó de entre sus labios antes de darse cuenta de que se estaba condenando inútilmente solo para que no se enfadase con el universo por negarle las cosas. Era porque no quería que tuviera una rabieta en su habitación, se justificó a sí mismo. Aunque en el fondo sabía perfectamente que esa no era la verdad.


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por BatmanWithClaws el Vie 1 Ene - 17:53


América | Hotel | Con Rusia
Con gesto indignado, acabó clavando sus ojos de nuevo en las orbes azules de Rusia, chasqueando la lengua. ¡¡No era tan pesado como el otro decía!! Pero acabó tomándoselo como una broma y bufó un poco, pues le había acariciando el pelo y le apartó luego la cabeza con algo de brusquedad. Estaba siendo jodidamente irritante, pero le había acariciado. ¿Eso qué quería decir? ¡Rusia era demasiado complicado para él! Los nórdicos siempre se lo parecían—. Yo les dí dinero cuando lo necesitaban. Quería que hicieran lo mismo que había hecho yo, así de simple. No creo que fuera para tanto. —La puya hizo que alzara una de sus cejas. Lo había dicho a mal y lo sabía perfectamente.

Cerró la boca durante unos instantes, aunque acabó esbozando una sonrisa ciertamente pícara segundos después—. Oh, como tú no puedes evitar intentar alejarme cuando sabes que me voy a pegar más. —Entonces se subió encima de él y le achuchó con toda la fuerza de sus musculados brazos. Sabía que cosas como aquella le molestaban bastante al nórdico, así que antes de que le echara de la cama a patadas, aprovechó para dejarle algunos besos en el pecho. Esto no duró más de un minuto, aunque acabó con un lametón en el cuello. Se protegió sus partes íntimas de las patadas por si acaso mientras lo miraba con cara de inocente.

Y lo que le sorprendió seguidamente fue la propuesta que le había hecho. Alzó ambas cejas esta vez conforme clavaba su mirada en la de él. Lo había dicho en serio. Esbozó una sonrisa bastante amplia. ¡Aquello era muchísimo mejor que la cumbre que él había pedido!—. ¡Eso me dará la oportunidad de visitar Rusia! ¡Acepto! Pero te comprometes a llevarme a lugares emblemáticos. O lugares poco conocidos que te gusten. —Antes de que pudiera decir nada, puso carita de pena. Sabía que no funcionaba con el otro, pero por intentarlo...—. ¡A cambio de eso puedes pedirme lo que sea! Algo que esté en mi mano, por supuesto.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
802

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Dom 3 Ene - 12:34


Rusia | Hotel| Con Estados Unidos
Esa nunca había sido su intención. El hecho de que se subiera encima suya y le abrazase de esa manera... no supo muy bien cómo debía sentirse ante aquel gesto. Era extraño que hicieran semejante cosa con él, pues esos gestos en su tierra eran para familiares, gente cercana a ti. América no era cercano a él en lo más mínimo. Habían tenido sus encuentros sexuales, pero el contacto físico con él, por regla general, se limitaba a eso. No esperaba precisamente un abrazo por su parte. Pero no le apartó, dejó que hiciera lo que quisiese, suponiendo que lo que buscaba era ponerle de los nervios. No le daría ese gusto. Tan solo cuando se apartó se permitió el lujo de relajar los músculos lentamente y pasarse una mano por el cuello para limpiarse de ahí la saliva, frotando luego la mano mojada sobre las sábanas. No abrió la boca, no había necesidad de decir lo mucho que le incomodaba lo que acababa de pasar, el norteamericano era perfectamente consciente de ello.

Se lo quedó mirando con curiosidad cuando se animó tantísimo por aquel comentario y dejó los ojos en blanco. No pensaba llevarle a visitar lugares extraños, suficiente tendría con que estuviera rondando por ahí.— Me temo que eso será imposible a no ser que quieras coger un transiberiano. Y, la verdad, dudo que te dejase volver una vez encontrase un gulag bonito para ti. —Bromeó vagamente, negando con la cabeza un poco antes de encogerse de hombros. Estuvo tentado a tirarle el mando de la televisión cuando le dijo aquello, pero no pudo evitar sentir una gran tentación cuando le dijo que haría lo que él le pidiera. Oh, eso definitivamente le daba cancha para jugar. Se mordió el labio inferior, tratando de reprimir una sonrisa. Ni que decir tiene que no tuvo demasiado éxito.— ¿Pedirte lo que sea? Wow... me sorprendes, América. Nunca creí que tendrías un pensamiento tan... apetecible para mi. No sé qué podría pedirte a cambio de algo tan complejo. —Murmuró, haciendo como que se lo pensaba antes de soltar una ligera risa.— ¿Qué tal si mi petición es que me ames, América? ¿Podrías hacer eso? Seguro que no, después de todo, eso no está dentro de las cosas que puedes hacer, ¿verdad? —Comentó en voz baja, prácticamente sonaba como un reto para el norteamericano.

Rió de nuevo, negando lentamente con la cabeza. No, no tenía nada que pedirle al otro. No había nada que quisiera de él, siendo sinceros. Ni siquiera creía que pudiera pedir ahí una amistad.


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por BatmanWithClaws el Miér 6 Ene - 17:48


América | Hotel | Con Rusia
Sabía que el otro se había sentido incómodo hacia su abrazo, pero algún día iba a tener que acostumbrarse a que la gente le diera muestras de cariño. ¡Siempre era tan frío! Era como si lo llevara en la sangre o algo. Por eso mismo, Estados Unidos hubiera preferido aliarse en otros tiempos con potencias como España, pero claro, desde la pérdida de los territorios que habían conformado el Imperio Español, era una potencia de segundo orden, básicamente. Y nada se le podía hacer. No prosperaba demasiado, al contrario que Rusia.

América tuvo que fijar su mirada de nuevo en la del nórdico para no perderse en aquella conversación tan singular que estaban manteniendo. Singular porque era la primera vez que Rusia le invitaba a acercarse por allí. Si lo hubiera hecho en otro momento de la historia, le hubieran llenado de balas y lo sabía perfectamente. Ahora, no sabía si Putin iba a dejar que la reunión tomara lugar o no. Quizás para que no hubiera tensiones con Obama, sí... Además, su presidente ya tenía demasiadas tensiones con Corea del Norte. ¡Últimamente estaban muy tontos por allí! De hecho, ni siquiera había aparecido a la cumbre y eso le había puesto un poquito de los nervios—. ¿Qué es un gulag? Suena apetecible. ¿Es algún tipo de hamburguesa? ¿O es alguna verdura originaria de Rusia? Aunque con el frío que hace, no creo que vuestros campos funcionen bien, ¿no? —Todo eso lo había dicho en unos segundos; América era realmente curioso y no tenía ni idea de lo que pasaba en los demás países del mundo. Era una consecuencia más del ego tan grande que tenía.

La reacción de Rusia le pareció extraña, ya que no se había dado cuenta del sentido que podían haber tenido sus palabras. Se encogió de hombros una sola vez al escuchar lo que le había dicho. ¿Le estaba retando? ¡Nunca huía ante un reto!— ¿Por qué no iba a poder amarte? Solo tendría que conocerte un poco más. Y para eso, tendrías que abrirte un poquito. Y oh, dejar de estar incómodo en mi presencia, claro. Un amor no correspondido duele y no quiero que nadie me rompa el corazón. —No pillaba ni las ironías ni las bromas y aquello era bastante evidente. Le miró a los ojos con seriedad, esperando una respuesta a aquello último que le había dicho—. Y tengo la capacidad de amar, si es eso lo que implicabas. ¿No ves que ya me amo a mí mismo? ¿Podrías decir tú lo mismo?
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
802

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Mar 12 Ene - 21:05


Rusia | Hotel| Con Estados Unidos
Dejó los ojos en blanco sin poder creerse lo que sus oídos estaban recibiendo. ¿Desde cuándo alguien no sabía lo que era un gulag? Todo el mundo parecía haber decidido que la fama que tenían aquellas “prisiones” era terrible y mala, como el comunismo. Juraría hasta haber escuchado palabras semejantes salir del norteamericano. Aunque, como era el ombligo del mundo –o al menos eso creía el menor- seguramente no hubiera prestado tampoco demasiada atención a lo que decía, repitiendo como una cotorra lo que sus jefes decían.— Es un campo de trabajo. En Siberia. Una especie de prisión, realmente, aunque no tiene barrotes ni nada porque… no es como si fueras a poder salir de ahí en invierno. —Respondió sin más, encogiéndose brevemente de hombros. Nunca le habían gustado los gulags, pues eran una forma de reprimir a su población y hacerles temer, pero tampoco era lo peor. Al menos seguían vivos. Y, aún así, no podía evitar hacer siempre una comparación mental con los campos de concentración nazis. A veces pensaba que sus jefes no habían sido mucho mejores, pero esa clase de cosas no podía decirlas en voz alta.— No son sitios donde uno quiera estar, América. Por lo general, es mejor evitarlo. —Finalizó con sequedad, apartándose un poco del menor al notar una punzada de culpabilidad.

Por supuesto que no iba a enviar a la otra nación a un lugar semejante. Eso provocaría muchas cosas y, entre ellas, su posible desaparición del mapa terrestre. Eso, y el odio de todas las naciones del mundo; si es que había aún alguna que no lo hiciera.

Sacudió lentamente la cabeza ante sus egocéntricas palabras, al menos ahí no parecía que fuera a cambiar bajo ningún concepto.— Tienes razón. Siempre te amarás a ti mismo por encima de todo. —Repuso con tranquilidad, evitando pensar en las pocas personas a las que él mismo había amado. Todos humanos. Todos un dolor enorme cuando desaparecían. Las vidas efímeras de los humanos eran un verdadero suspiro para él. De pronto cerraba los ojos y los perdía, como si nunca hubieran existido.— También me amo a mi mismo, por supuesto, aunque no creo que lo haga del mismo modo en el que lo haces tú. —Y tampoco se veía capaz de amar a otra nación.

Demasiados problemas. Demasiadas probabilidades de que algo saliera mal. Siempre salías herido cuando amabas a alguien, independientemente de si era correspondido o no ese amor.


Última edición por Fenrir el Lun 25 Ene - 23:16, editado 1 vez


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por BatmanWithClaws el Sáb 16 Ene - 21:06


América | Hotel | Con Rusia
¿Así que eso era un gulag? Pero... ¡él pensaba que era comida! Parpadeó durante unos segundos antes de mirarlo horrorizado. ¿Pero por qué existían sitios así? Entonces, recordó las conversaciones que había tenido con Obama sobre Guantánamo. Sí, iba a ser mejor que cerrara la boca en aquel tema. Era una idea inteligente encerrar a personas ahí antes del invierno. Sabía que en Rusia debía hacer bastante frío. Era inteligente, pero también bastante cruel. Se estremeció levemente imaginándose estar allí. No es como si él pudiera morir a menos que destruyeran su país, ¿no? Pero... dejó escapar un suspiro sin contenerse tampoco—. Espero que nunca hayas estado en uno de esos. —Y lo decía sinceramente. Era un sitio horrible, según había podido deducir la casi infantil mente del estadounidense.

Se encogió de hombros después ante el nuevo tema. Con ese, se sentía bastante más cómodo. ¡El amor era verdadero! O eso era una creencia bastante arraigada en la población norteamericana. La idea de one true love podía ser considerada algo bastante estúpido, pero a América le gustaba que pensaran así: eso les daba la oportunidad de ser felices, algo que por ejemplo, gente como Rusia no tenían. Ladeó la cabeza al ver que cerraba los ojos, acomodándose en la cama—. Es extraño el amor. Llega cuando menos te lo espera y simplemente, no puedes evitarlo. —Fue la conclusión que sacó América del tema. 

Entonces fue cuando apoyó la cabeza encima de la almohada y cerró los ojos. Se abrazó a sí mismo, ya que tenía algo de frío. No sabía la razón, pero se sentía bastante cómodo, teniendo a Rusia a un lado. Jamás había dormido con alguien en la misma cama a menos que tuviera sexo con ellos. De hecho, jamás se había sentido genuinamente atraído hacia una persona para repetir más de un par de veces. En realidad, sí que hubo una excepción, pero era duro hablar de ella. No estaba seguro de si había llegado a enamorarse o no, pero aquella chica aún aparecía en sus sueños alguna vez. Y murió, pero fue con su vida hecha, teniendo hijos, siendo feliz. Él había tenido que dejarla ir cuando no pudo darle lo que ella pedía. Sin darse cuenta, acabó cayendo en los brazos de Morfeo.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
802

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Lun 25 Ene - 23:36


Cap 2. | Rusia | En su casa | Solo
Había pasado una buena semana. Tranquilo y sin que nadie le dijera que estaba haciendo cosas bien o mal. Era todo perfecto. Ni siquiera su jefe se había pasado a visitarle, sino que le habían dejado vivir como si fuera un fantasma. Nunca le había gustado tanto ser un completo desconocido para el universo. El hecho de que todo fuera tan lento le gustaba, era como ver una película y pudiera irlo parando para contemplar cada mínimo aspecto de ella. Ser un simple espectador en lugar de un participante. La tranquilidad que confería no estar en medio del torbellino de gente, ni ser centro de atención... ser sencillamente él, sin que nadie le molestase. Pero tampoco había nadie para animarle cuando estaba mal. No todo podía ser bueno, al final.

Aún así, disfrutaba del silencio en la casa, de sentarse en un sillón con un libro junto a la chimenea, como si fuera un señor mayor que ya ha dado todo de sí en la vida. Quizás no distaba demasiado de la realidad en el fondo. Al fin y al cabo, muchas veces sentía como si su cuerpo no quisiera dar más de lo que ya había hecho en los últimos siglos. En cualquier caso, había muchas naciones más antiguas que él que seguían ahí. No iba a ser menos, tenía mucho de fachada que mostrar aún.

Aunque nadie le iba a quitar su preciada tarde junto a la chimenea, leyendo felizmente su último libro adquirido. Era curioso cómo la literatura evolucionaba según los tiempos, pero no le molestaba en los más mínimos aquellos cambios. Es más, los disfrutaba. No eran más que un reflejo de la sociedad y al menos ahora no mostraban cosas especialmente malas, no podía ir todo tan mal como decían. Pasó un par de páginas antes de levantar la vista, juraría que algo se había movido en la ventana. Pero eso era absurdo, nadie sería lo suficientemente tonto como para salir en semejante tormenta de nieve.

Rusia. En invierno.

Solo alguien muy masoca saldría con esas condiciones meteorológicas hacia ninguna parte, donde estaba la casa de la nación. Y lo de casa era por ser modestos, pues en realidad se trataba de una gigantesca mansión que una vez había estado llena de vida, allá en los tiempos de la Unión Soviética. Ahora solo estaba habitada por él. Había gente que la limpiaba y cocinaba para él, por supuesto, pero generalmente estaba solo. Todo muy cliché.

Y entonces sonó el timbre de la casa. Dejó el libro a un lado, mirando con incredulidad la puerta. Luego se apresuró a la entrada para abrir. Si de verdad había alguien ahí y no era algún animal increíblemente inteligente, no podía dejar que muriera fuera. Ni que decir tiene que se arrepintió de haberla abierto nada más ver de quién se trataba.

... ¿América?


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por BatmanWithClaws el Vie 12 Feb - 21:05


Cap 2 | América | Casa de Rusia | Con Rusia
No sabía qué le había dado, pero estaba cansado de las elecciones. ¡Al menos Donald Trump había escapado mal! Era solo el principio y seguramente, solo le iban a necesitar una vez uno de los candidatos fuera elegido de una maldita vez. ¡Qué poco le gustaba la política! Además, no quería dejar ir a Obama. ¡Le había caído tan bien! Había sido un buen presidente, sin ninguna duda. O al menos, eso es lo que pensaba él. No había estado muy al tanto nunca de lo que había pasado en su propio país. Le gustaba más bien la política internacional, pues eso hacía que tuviera que hablar con las demás potencias, a las que echaba bastante de menos cuando no las visitaba, la verdad.

En aquel contexto, le pasó por la cabeza aquella oferta que Rusia le había hecho. Eran los meses de invierno, y aunque no le hacía demasiado gracia eso de que le diera una patada de culo en un gulag de esos, América no pensó demasiado antes de hacer la maleta, ponerse muchas capas de abrigo y meterse en un avión camino a Europa. Acabó desembarcando en Londres, donde cogió otro avión que le llevó a Rusia. No había demasiados, al estar tan lejos, pero bueno, daba un poco igual. Los viajes en primera clase nunca le habían molestado demasiado.

Al llegar al país, lo encontró todo blanco. Pagó un taxi hasta la casa de la otra potencia, aunque sabía que le iba a cobrar bastante. Evidentemente, se lo cargó al gobierno de los Estados Unidos. ¡Para algo iba a intentar limar asperezas! O al menos, esa era la excusa que había puesto cuando dio la noticia de que se iba a pasar a Rusia unos días.

Llamó al timbre de la mansión una vez había pagado al taxista, temblando un poco del frío. ¡Esperaba que Rusia tuviera calefacción! Rechinando un poco los dientes, empezó a dar saltitos mientras esperaba que apareciera el otro tras la puerta. Y cuando lo hizo, le dedicó una gran sonrisa.

Se adentró en el interior de la casa del más alto, con las maletas que había traído, alejándose un poco de la puerta para dejarlas allí—. ¡Sorpresa! —Fue todo lo que exclamó América antes de quitarse el gorro que llevaba en la cabeza, pasándose una mano por sus cabellos—. Me invitaste y ¡aquí estoy!
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
802

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Dom 14 Feb - 16:46


Cap 2. | Rusia | En su casa | con USA
Se quedó mirando con desconfianza al moreno cuando entró en su casa, aún tratando de comprender lo que sus ojos veían. Un hombre estúpido y suicida que había hecho una de las peores cosas para la salud de una nación por... ¿una invitación que apenas había ido en serio? Así parecía ser la cosa. Aunque Estados Unidos siempre había sido muy especial a la hora de entender lo que los demás le decían. Parecía tener su propia opinión sobre el universo. Una concepción un tanto idílica de este, si eran sinceros. Carraspeó un poco, cerrando la puerta para luego echar la llave. Esperaba que nadie más se atreviera a intentar ir o se quedaría con la puerta cerrada en sus narices.

No recuerdo que esa invitación se aplicase a una visita sin aviso previo en pleno invierno. —Comentó con cierta aspereza, agarrando al otro para llevarle hasta donde él mismo había estado descansando unos segundos atrás. Lo puso frente a la chimenea y cogió un par de mantas, colocándoselas por encima a la otra nación antes de soltar un largo suspiro. Al menos parecía que nada había cambiado y seguía tan hiperactivo y feliz como siempre. Ni siquiera el mal tiempo afectaba a su humor. Lo observó unos segundos, quitándole la nieve de el pelo y de la ropa antes de señalarle la maleta, pensativo.— Deberías cambiarte de ropa antes de que termines empapado. Yo voy a preparar alguna bebida caliente. Procura no morirte en mi salón.

Sin más, salió de ahí, caminando hacia la cocina sin encender ninguna luz del pasillo. Para él no era necesario ir encendiendo las luces de una casa que conocía al dedillo a pesar de que la luz no era algo muy presente en esos instantes. Aunque sí que prendió el interruptor cuando llegó a la cocina, no pensaba ponerse a cocinar a oscuras. Se acercó a un estante para sacar un par de tazas, tocando la cafetera distraídamente antes de cambiar de opinión. Cogió el Cola Cao marca blanca que tenía y preparó una taza a cada uno, echando tal cantidad de cacao que sería más chocolate que otra cosa.

Tras verter la leche y remover ambas tazas para que se diluyesen los polvos, las llevó al microondas, dando dos minutos para que se calentara. Dedicó ese tiempo a recoger lo poco que había ensuciado en aquel rato y se sentó a esperar a que terminase. No iba a ofrecerle a la otra nación nada de comer, pues no se lo merecía. Pero al menos se iba a asegurar de que no enfermase por semejante estupidez.


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por BatmanWithClaws el Lun 15 Feb - 18:40


Cap 2 | América | Casa de Rusia | Con Rusia
Evidentemente, se había esperado que Rusia le dijera alguno de sus comentarios en un primer momento, pero le quitó importancia con un gesto de la mano, riendo alegremente. Definitivamente, eran como el día y la noche. Dejó que llevara hasta quedar frente a la chimenea y de reojo, observó cómo le colocaba encima un par de mantas. Aquello era un gesto extrañamente amable para la otra nación, pero quizás era porque estaba en su propia casa. Jamás se había imaginado que pudiera entrar allí; siempre había sido bastante reservado, excepto con quienes habían formado parte de su familia. Se volteó para mirarle irse hacia algún lado, ladeando la cabeza hacia un lado.

Durante los primeros instantes, se había quedado quieto, disfrutando del calor que le daba el fuego de la chimenea, pero luego, empezó a quitarse la ropa a toda prisa, hasta quedarse totalmente desnudo. Sin ningún pudor, aunque de todas formas Rusia no estaba allí, fue hacia su maleta y se puso unos ropajes cómodos, que pocas veces usaba. Pero América no podía hacer como en casa y quedarse desnudo, ya que no quería ponerse enfermo. Era un pijama que le había tejido Irlanda, y le tenía bastante cariño, cuando América apoyó que se hiciera independiente de Inglaterra, aunque a este no le había hecho demasiada gracia.

Un pitido llamó su atención y tras ponerse los calcetines, fue corriendo a buscar la fuente del sonido. Llegó a la cocina unas zancadas después, aunque chocándose varias veces ante la falta de luz. Encontró a Rusia sentado y dentro del microondas calentito. Extrañado, pero a la vez, sintiéndose halagado, se acercó a Rusia y se lanzó sobre él, aunque sabía que le iba a molestar bastante. Le dejó un beso en la cara y después le restregó la barba durante unos segundos solo por diversión. Se separó riéndose levemente, entre dientes después de soltar una pequeña carcajada—. ¡Y yo que pensaba que tenías un palo metido por el culo todo el tiempo! ¡Puedes ser amable y todo! ¡Muchas gracias, Rusia! —Evidentemente, lo que para él era un cumplido, podía resultar realmente irritante para el otro.

Sin saber si sacar los vasos del microondas o no, se quedó quieto, apoyado en el marco de la puerta y con una sonrisa en sus labios. La verdad es que tenía tanto frío que pensaba que se le iban a congelar hasta sus partes, pero iba a aguantar allí hasta que el otro fuera de nuevo al salón. Iba a hacer que Rusia hablara sobre él mismo, sin lugar a dudas. Por algo se había hecho tantos kilómetros en avión y estaba pasando por unas circunstancias tan adversas. Al menos, ¡había tenido excusa para dejarse barba!
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
802

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Dom 21 Feb - 15:36


Cap 2. | Rusia | En su casa | con USA
Se había hundido en sus pensamientos, era consciente de ello. Más que nada porque de pronto escuchó el estropicio en el pasillo y, repentinamente, una cabeza asomaba por la cocina. Como no, no podía estarse quieto ni cinco minutos. Parecía que la paz no era algo que la otra nación fuera capaz de permitirle, ni siquiera en su propia casa. En el fondo no le molestaba tanto como decía, pero debía mantener una capa de dureza o se pensaría que tenía permitido hacer eso siempre que quisiera. Claro que eso no podía ser lo peor, porque se trataba de América y esa nación siempre hacía algo que lo sacaba de sus casillas. Tenía esa habilidad especial. Superpoder, diría el otro si le preguntaban, porque era un crío insoportable.

Pero el caso es que le abrazó de golpe, ganándose que el cuerpo de la otra nación se tensara de pies a cabeza, aguantándose el estremecimiento y la lucha por huir de aquel agarre tan gratuito e indeseado. Él no solía pedir abrazos, pero desde luego, cuando quería uno se notaba. Y ese no lo había pedido. Diablos es que ni siquiera era mínimamente bien recibido, ya era decir mucho que no le apartase de golpe. Espera, no. ¿Qué era aquello? ¿Por qué le había dado un beso y luego se le restregaba como si fuera un perro?

El ceño de Rusia se frunció hasta el máximo posible, claramente confuso ante aquello. Sabía que la otra nación tenía complejo perruno, pero nunca creyó que fuera tan extremo aquello. Con un suspiro, negó con la cabeza y lo apartó rápidamente antes de que se le ocurriera repetir o algo parecido. Encima no podía callarse la boca y tenía que decir toda aquella sarta de tonterías. Luego se preguntaban por qué sentía ganas de pegar a la nación norteamericana.

Por qué sería.

Vete a chupar un polo. —Masculló, levantándose de la silla cuando el microondas indicó que ya había terminado de calentar las bebidas. Pulsando un botón, hizo que la puerta del aparato se abriera para poder sacar ambas tazas. Las depositó en la encimera y removió el contenido rápidamente antes de señalarle al otro su taza para que se acercase a cogerla. No pensaba entregársela en mano, pues estaba seguro de que, con lo perro excitado que era, acabaría derramando el contenido por todos lados.

Casi podía imaginarse al moreno con orejas y cola. Era lo único bueno que había sacado de él desde que había puesto un pie en su casa.


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por BatmanWithClaws el Dom 21 Feb - 22:17


Cap 2 | América | Casa de Rusia | Con Rusia
En realidad, América estaba haciendo todo aquello por una buena razón: quería que Rusia se abriera un poco más a las personas que ponían interés en conocerle. Era verdad que le encantaba molestarle y cosas así, pero no podía negar que en realidad, la otra nación le caía bien, en el fondo. Daba igual que tuvieran problemas de vez en cuando. Rusia tenía un pequeño lugar en su corazoncito. Minúsculo, pero ahí estaba. Y por eso mismo, no le quería ver sufrir, al menos, no demasiado. Sabía que en cada cumbre miraba a los países que habían formado parte de su familia con anhelo. Y aunque América no fuera uno de ellos, pues estaba allí para animarle. Y además, se había prometido a sí mismo no decir cosas demasiado hirientes, como recordarle lo que Ucrania hizo en el Festival de Eurovisión, o así creía recordar que se llamaba, en el año 2007, con su canción “Lashia Tumbai”, que sonaba bastante a “Russia Goodbye”. Eran datillos que se había estudiado hace mucho para poder meterse con él, pero que se le habían quedado en el tintero. Y ahora, no los iba a usar.

Sabía que el otro tampoco lo iba a apreciar demasiado, pero en el fondo, le daba igual. Con pequeñas acciones como esas, se convencía de que era una buena persona. Era un consuelo de tontos, pero él tampoco es que fuera extremadamente inteligente.

Divertido, escuchó lo que le dijo, asociando al segundo el “polo” con otra cosa—. Espero que no esté frío. O tendré que calentarlo. Grrr. —Gruñó como si fuera un perrillo antes de echarse a reír con bastante fuerza, sin saber la asociación que ya había hecho la mente de Rusia y que eso serviría para afianzarla aún más. América se había puesto un reto: que Rusia sonriera. No lo iba a conseguir rápidamente, pero al menos, iba a tener que intentarlo. Una vez lo consiguiera, ya estaría tranquilo para siempre.

Fue a coger la taza de chocolate caliente y le dio un sorbo, aunque se quemó la lengua al momento—. Auch, auch, auch. —Murmuraba mientras intentaba mirarse la lengua durante los primeros segundos, aunque al ver que se mareaba un poco, simplemente soltó la taza en la encimera, ladeando la cabeza para mirar a Rusia, arrugando un poco la nariz—. Pero hombre, quítate el palo del culo. Estamos entre colegas... más o menos. —No acompañó lo dicho con un puñetazo amistoso en un hombro o se veía con Rusia tirándole por la ventana. Ahora, era él el invitado y se iba a tener que controlar.  
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
802

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Vie 26 Feb - 12:05


Cap 2. | Rusia | En su casa | con USA
Levantó la mirada de su "chocolate" caliente cuando escuchó aquel gruñido y entonces sí que pudo ver con claridad la cola y las orejas en la otra nación. Era verdaderamente ridículo, a la par que un espectáculo que merecía la pena ver hacia delante, hacia atrás y en todas las posibles formas. A pesar de la insinuación sexual tan explícita que le había colado, a Rusia poco le importaba que lo hiciera. Nunca le diría que no a una mamada tan gratuita. Así que no tenía ningún problema si Estados Unidos intentaba bajarle el pantalón exclusivamente para eso. Aunque, claro, eso no era algo que pensara decírselo a la cara o en voz alta.

Por lo que guardó silencio y siguió removiendo la bebida para que se enfriase un poco. Cosa que no tardaría en hacer si seguían ahí en la cocina. Así pues, apagó la luz y encendió la del pasillo, se negaba a que el otro volviera a estamparse con todos los muebles de la maldita casa cuando en sus manos tenía una taza llena de líquido caliente que podía estropear la mayoría de los muebles de madera en la casa.

Estados Unidos, deja de hacer el idiota y deja de llamarme tu colega. Te has auto invitado en mi casa en invierno y ni siquiera tengo una habitación preparada donde puedas quedarte. Así que más te vale dejar de hacer el tonto y de meterte con lo que tenga o deje de tener en el culo. Porque cuando menos te lo esperes, te vas a llevar una patada. —Refunfuñó, volviendo a sentarse junto a la chimenea.

Cuando vio aparecer al moreno le señaló el interruptor de la luz y esperó a que lo hubiera apagado para señalarle igualmente uno de las butacas que había junto a la chimenea. No pretendía dejarle fuera del calor que esta despedía cuando se estaba precisamente bien. Ahora tenía tiempo para plantearse qué hacer con el norteamericano. Porque tenía que conseguirle una cama para dormir. Y se negaba a que fuera en la suya.


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por BatmanWithClaws el Dom 6 Mar - 18:24


Cap 2 | América | Casa de Rusia | Con Rusia
América ladeó la cabeza hacia la derecha al ver que el otro no le contestaba y que simplemente apagaba la luz de la cocina y encendía la del pasillo. Se quedó a oscuras durante un par de segundos, aunque no dijo ni una sola palabra: iba a hacerle sonreír costara lo que costara. Incluso aunque fuera tremendamente difícil. Chasqueó la lengua con aire divertido antes de volver a darle un sorbo al chocolate, aunque evidentemente, volvió a quemarse la lengua: América no aprendía de sus errores.

Bufando un poco, salió al pasillo, correteando detrás del más altos y ahora sí que estaba escuchando la respuesta que le había dado. ¡Pero qué borde era! ¡Pero qué frío era! Eso no iba a cambiar nunca, pero... Frunció levemente el ceño, apagando la luz del pasillo, ya que ahora, tenían que ahorrar, que se lo había dicho Obama. Antes no se preocupaban demasiado por las energías renovables, pero desde que habían entrado a formar parte en el Protocolo de Kioto. Sacudió levemente la cabeza, dándole otro sorbo a la bebida.

Ahora, estaba algo más fría, por lo que no se había quemado tanto—. Siempre me puedes ofrecer el sofá, ¿no? Además, ¡he venido en invierno para animarte un poco! Siempre estás solo. Y taciturno. Y callado. —Enumeró infantilmente la otra nación antes de sentarse en el suelo, frente a la chimenea. Tomó un trago del chocolate de nuevo antes de alzar la cabeza para mirarle—. Y no sonríes. —Y eso era algo que extrañamente le molestaba. Y no sabía la razón. No sonreía con nada. ¡Ni siquiera con él! ¡Que era graciosísimo! No podía entenderle.

Sacudió la cabeza para mostrar que estaba disconforme—. Incluso aunque no nos llevemos bien, no quiero verte mal. —Susurró más bien para sí, porque aunque siempre fuera algo cabrón, en el fondo, tenía un buen corazón, aunque alguno que otro no pensara lo mismo. Era algo chulito, prepotente, pero en el fondo, se preocupaba por todos los que consideraba que fueran sus aliados. Y Rusia no era su enemigo. Al menos, no tras la Guerra Fría, ¿no?
 
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
802

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Dom 20 Mar - 14:12


Cap 2. | Rusia | En su casa | con USA
Negó lentamente cuando el menor se sentó en el suelo, prefiriendo ignorar ese pequeño gesto que en el fondo era inocente pero que tan solo le hacía estar más cerca de Rusia, consiguiendo que se sintiera algo incómodo. Fijó la vista en las llamas, sin tener muy claro de lo que pretendía decirle a aquel jovenzuelo. Aparte de que estaba equivocado de todas a todas, no se le ocurría ninguna razón decente por la que pudiera echarlo de su casa. Así que, aunque taciturno, comenzó a planear en qué habitación meterlo. Porque en el sofá tampoco se iba a quedar. Aunque luego comentó algo sobre sonrisas y el ruso no pudo más que bufar, incrédulo.

Si tuviera razones para sonreír lo haría, América. El caso es que no las tengo. —Replicó sin el más mínimo tono de amargura en la voz, sencillamente era un dato. No tenía ninguna razón para sonreír porque nadie se las daba en las reuniones de naciones. Tan solo sonreía cuando estaba con su pueblo, gente a la que amaba con todo su corazón. Y a la que protegería con todo lo que tenía sin dudarlo ni un instante.— Así que te agradecería que dejaras de intentarlo, seguramente solo conseguirás empeorarlo. No quiero que te lleves una decepción por eso y me echen las culpas si luego te sientes mal.

Bebió de su taza, parándose unos segundos a pensar en ello antes de negar de nuevo con la cabeza. Aquello era sencillamente lo peor que podía haberle pasado. Pero, en el fondo, apreciaba la preocupación de la otra nación y aquel intento de hacerle sentir mejor. Era desde luego algo destacable en aquel carácter insoportable, por regla general. Por lo que estiró un brazo y le puso la mano en la cabeza, revolviéndole el pelo en un gesto casi cariñoso antes de retirar la mano como si el pelo del otro quemase.

Supongo que, en el fondo, no eras tan malo como yo pensaba. —Comentó en voz baja sin apartar la vista del fuego, tratando de pensar en una forma de hacer que aquello no le enterneciera. No había ninguna, a su parecer, por lo que terminó rindiéndose a lo obvio y se limitó a esconder una pequeña sonrisa tras la taza de chocolate. No pretendía darle semejante gusto tan solo el primer día que estaba en su casa.


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por BatmanWithClaws el Vie 13 Mayo - 21:54


Cap 2 | América | Casa de Rusia | Con Rusia
Rusia estaba más deprimido de lo que América creía. Frunció el ceño al escuchar la voz del ruso, replicándole, de forma casi impersonal. ¡Por eso tenía que hacerle sonreír! Puede que fuera algo cabrón con él, que lo reconocía, pero en el fondo, le caía bastante bien. Y si algo diferencia a América de los demás era el sentido de justicia tan... extraño que tenía. Siempre quería tener la razón y él pensaba que todo el mundo tenía derecho a sonreír, incluido Rusia. Así que iba a conseguirlo costara lo que costara. Incluso ¡aunque se tuviera que aprender un chiste intelectual! Seguro que esos hacían que el otro sonriera al menos. ¡No estaba pidiendo ni una risa! Se llevó al taza a los labios, dándole un buen sorbo mientras intentaba formar un plan en su cabeza. El problema era que no se le venía nada. Al menos, así de repente no, por lo que comenzó a frustrarse un poco.

Alzó el mentón después de tragar, relamiéndose los labios—. Todo el mundo tiene un motivo para sonreír, incluso si ese motivo es pensar en tiempos pasados. Aunque claro, no es algo que yo entienda porque no soy tan viejo como tú. —Hizo un inciso, frunciendo un poco el ceño mientras pensaba en algo: ¿y si lograba que se reconciliara con su familia? Aunque claro, eso iba a ser imposible, sobre todo, después de todo lo que había pasado. ¡Incluso peleaban en ese Festival de la Canción raro que tenían los europeos! Después se quejaban de que los americanos preguntaran eso de ¿gay o europeo? ¡Si es que estaba cantado! Aunque claro, quizás estaba pensando demasiado sobre ello. Siempre solía darle vueltas a lo que pensaba. ¡Por eso acostumbraba a no hacerlo demasiado! ¡Se era más feliz siendo ignorante!

Sorprendido notó cómo le revolvía el cabello y antes de que pudiera apartarse, el otro ya había quitado la mano. América se peinó bien con una mano, rodando los ojos—. Ni que tuviera piojos... —Murmuró para sí mismo en cierto tono indignado. ¡A América le encantaba que le tocasen! Pero esa indignación pasó pronto a la incredulidad de nuevo al escuchar lo que había comentado en voz baja el otro. Definitivamente, Rusia no era tan duro como aparentaba. Clavando también la mirada en el fuego, se acercó un poco más al sillón del ruso, apoyando la cabeza casi al lado de sus piernas—. Menos mal que no te huelen los pies. —Comentó alegremente. Incluso aunque no lo pretendiera, siempre se cargaba el ambiente.
 
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
802

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Dom 3 Jul - 13:23


Cap 2. | Rusia | En su casa | con USA
No necesitaba encontrar una razón para que la situación no le enterneciera, decidió, América era capaz él solo de cargarse el momento con un simple comentario como aquel. ¿A quién se le ocurría soltar un comentario sobre hedor de pies? Sí, él no lo tenía, pero desde luego no era lo que uno esperaría de alguien que se había sentado ahí voluntariamente. No le había atado al suelo ni obligado a hacer aquello, así que era un poco estúpido por su parte aquel comentario. Igual que podía apartarse en el momento que lo desease.

Dejó los ojos en blanco unos segundos antes de sacudir la cabeza lentamente y luego mirar largo y tendido al otro, pasándole de nuevo una mano por el pelo antes de cerrar los dedos a modo de puño, tirando de los pocos mechones enredados entre sus dígitos. Era curioso ver lo fácil que resultaba dañar a alguien, a posta o no. En este caso, un pequeño castigo por un comentario tan estúpido.

Menos mal que no eres tan estúpido como haces pensar al resto. —Replicó en un susurro, dejando caer la mano a un lado, aunque manteniéndola aún cerca del cuerpo ajeno. No tenía mucho más que añadir en ese aspecto, por lo que sencillamente se dedicó a observarlo, permitiendo que sus ojos viajasen por todo el contorno ajeno antes de acomodarse en el sillón en el que había tomado asiento y soltar un pequeño gruñido de desagrado. No podía creerse que tuviera pensamientos amables dirigidos al que, apenas unos años atrás, había sido su enemigo mortal.

En cierto sentido, la persona por la que lo había perdido todo.

Una súbita idea se dibujó en su mente: ¿qué tal usar a América para no sentirse tan abandonado? Ya que el joven parecía dispuesto a intentar hacerle feliz, no creía que tuviera problema en prestar su cuerpo a la causa. Una idea estúpida y sin base sobre la que poder sostenerse, pero tentadora. Qué podía decir, tenía ojos y sabía lo increíblemente bien que estaba el norteamericano.

Inclinándose hacia delante, dejó su taza en el suelo y levantó ambos brazos para tomar entre sus manos el rostro ajeno, mirándolo fijamente con una expresión seria antes de soltarle una colleja. Por unos instantes, de verdad había deseado que esos labios, tiernos según recordaba, estuvieran en otro lugar, tocando zonas que desde hacía unos años estaban más bien abandonadas.

No. No se lo llevaría a la cama de nuevo.


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por BatmanWithClaws el Lun 11 Jul - 16:13


Cap 2 | América | Casa de Rusia | Con Rusia
El comentario no había tenido ninguna repercusión verbal, como hubiera esperado América, aunque solo estuviera tratando de hacerle un cumplido a Rusia, sino que la tuvo física, Sentando en sus pies y con la mirada clavada en el fuego, el más joven sintió cómo la mano del mayor volvía a acariciar su pelo. ¡Parecía que estaba obsesionado! Ya sabía que lo tenía sedoso y bien cuidado. De hecho, se sentía bastante orgulloso de él, como de todo lo que era suyo, por supuesto.

Entonces es cuando vino el tirón, tan inesperado que de los labios del rubio escaparon unos gemidos de dolor antes de girar la cabeza rápidamente para fulminarle con la mirada—. ¿Por qué has hecho eso? ¡Era innecesario! —Se rascó la parte de la cabeza en la que le había tirado del pelo, sin saber ahora si el susurro había sido en serio o si lo había dicho de forma irónica. ¡Siempre se confundía con aquellas cosas y el otro parecía hacerlo queriendo! A veces, no entendía a Rusia. Siempre intentando parecer tan duro cuando en el fondo, era un cachito de pan. Al menos, eso le parecía al menor.

En realidad, pudo haberse alejado del otro, pero sabía que no lo iba a hacer de nuevo; Rusia no era de los que se repetían en las agresiones, así que de nuevo, simplemente se relajó. Sus ojos volvieron a clavarse en el fuego y entonces, se preguntó por qué estaba allí de verdad: había puesto muchas excusas, pero la verdad es que le gustaba pasar tiempo con Rusia. Siempre le decían las cosas como eran y nunca era como esos lameculos que querían que hiciera tratos con ellos. ¡Solo deseaba que le dejaran en paz siempre! Y Rusia, al ser tan independiente... Quizás fuera aquello, sí.

Lo que no esperaba es que el otro dejara la taza en el suelo y tomara su rostro. Pensaba que iba a besarle y los recuerdos asaltaron su mente; recordó aquella vez que se había acostado con el ruso. Y se estaba inclinando cuando le sorprendió con una colleja. Aquello fue algo que molestó a América de verdad. ¿Para qué le hacía ilusiones el muy maldito? Frunció el ceño antes de dejarse caer de nuevo, llevando su taza a los labios y dándole otro sorbo, dejándose de nuevo un bigotillo de chocolate.

Dejó escapar un suspiro antes de intentar lamérselo con la lengua, mirando de reojo al ruso—. ¿Por qué nunca te abres a los demás? —La pregunta, teñida de curiosidad infantil, era algo que siempre se había preguntado el menor. A lo mejor tenía suerte y se la respondía.
 


Hear me roar
And if you die, I will literally go out of my freaking mind
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
802

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por Fenrir el Miér 9 Ago - 22:42


Cap 2. | Rusia | En su casa | con USA
Mentir y decir que la esperanza brillando en aquellos ojos no le había asustado sería estúpido. Aterrado estaba de lo que había visto en los cerúleos orbes, tan atractivos y llenos de vida como aquella noche, cada vez más lejana. Por mucho que trataba de olvidarlo, parecía reflejarse en cada pequeño movimiento del menor. ¿Sería así con todos? Nunca se había fijado, de hecho dudaba que tuviera muchos amantes, pero si se comportaba así...

Puede que llegase a sentir ciertos celos.

Viendo el peligro en aquellas emociones foráneas, prefirió recostarse en el sillón, mirando las llamas crepitar sin acordarse siquiera de su propia taza, aún descansando en el suelo de madera. Sus labios permanecieron prensados en una fina línea, expresión neutral ante la pregunta personal que era lanzada en su dirección. A veces costaba discernir entre la broma y la pregunta real. En esa ocasión, lamentablemente, aquel brillante ser estaba esperando con aparente expectación a que le dijera algo.

No supo qué, pero algo le movió a responder:

Nadie es capaz de ofrecerme nada por lo que merezca la pena hacerlo. —Qué le llevaría a hablar con tanta franqueza que hasta su voz tembló de forma parcial unos segundos. La última vez que se había abierto a alguien, había sido a su propia familia, la cual le había abandonado. Todos le habían dejado atrás para irse al lado de aquel mocoso insoportable al que no podía llegar a odiar.

En cierto sentido, entendía porqué le preferían a él mismo. Donde Rusia era una piedra, el chico estaba cargado de energía y ánimos que repartía a tutiplén, sin importar quién los recibiera. Como si todos fueran dignos. Como si todos fueran importantes. ¿Cómo lo hacía?

Cerró los ojos, escondiendo el rostro bajo una gran mano. Disimuló el gesto fingiendo que se frotaba los ojos, estar cansado era una buena excusa para echarlo de casa. El problema era que, con aquella tormenta en el exterior, mandaba a la otra nación a una muerte segura. Lo peor era que eso le importaba, provocando punzadas desagradables en su pecho. Así que no, no lo echaría, por desgracia para su cordura.


Fenrisúlfr
Then is fulfilled Hlín's second sorrow, when Óðinn goes to fight with the Wolf. Then shall Frigg's sweet friend fall.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1191

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All the light we cannot see

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.