Últimos temas
» Why don't we find out?
Hoy a las 7:45 por Party Poison

» Cambios de botón, url, etc
Hoy a las 2:30 por Invitado

» ➹ This is no longer an era of swords and spears
Hoy a las 1:43 por Sheena

» Death is equal
Hoy a las 1:17 por Arson

» Akō jiken
Hoy a las 1:03 por Sheena

» Concurso de relatos Halloween.
Ayer a las 21:58 por Hellcat

» Confieso que...
Ayer a las 21:15 por Epoch

» 38. Fire from the tongues of liars
Ayer a las 20:38 por Sonder

» Sugerencia para Halloween.
Ayer a las 20:35 por Mrs. Sarcasm

» Son of the Sea
Ayer a las 20:32 por Mrs. Sarcasm

» 37. Suspect
Ayer a las 20:04 por Nightingale

» Pedido de afiliaciones Normales
Ayer a las 19:16 por Invitado

» I AM ELIZA
Ayer a las 19:08 por Hermosodehuerta

» La Sexta Era
Ayer a las 19:01 por Ladie

» 36. Invasion
Ayer a las 17:58 por Nightingale

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Tender is the mouth that has kissed the world's end

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Vie 29 Ene - 17:12

Recuerdo del primer mensaje :

Tender is the mouth that has kissed the world's end
Época victoriana- 1x1 - Realista/romance - 27xMrHolmes
Derbyshire arde durante el verano inglés: grandes propiedades abren sus puertas para dar lugar a fiestas, una mayor que la otra, a uniones arregladas previamente por los nobles de dicho condado, jóvenes paseando al aire libre y ejercitándose con diversos deportes aprobados por la Reina Victoria. Padres ambiciosos de casar hijas con nobles de alta alcurnia, madres ambiciosas de crear las mejores fiestas de todo el condado y buscar aparecer en los diarios de cotilleos importantes, mueven a Derbyshire en una locura estival. Elizabeth es una víctima de ello, que deja de serlo al conocer a Christopher, el conde de Derbyshire.
Elizabeth Thomas
18 años | Lady de Derbyshire | Veintisiete
Elizabeth es la joven hija de un vizconde inglés, en el condado de Derbyshire. Considerada por su familia como un mero objeto que negociar para conseguir un matrimonio que les de dividendos políticos, económicos y sociales, Elizabeth ha crecido pensando eso de sí misma, además de ser educada en el mayor puritanismo, incluyendo lo que se espera de ella en un matrimonio. Sin libertad en expresión, Elizabeth se ha encontrado en una infancia y adolescencia envuelta en una burbuja por demás sobreprotectora. Pero su vida cambiará cuando se case con el Conde Fleming, de Derbyshire.
Christopher Fleming
39 años | Conde de Derbyshire | MrHolmes
Christopher Fleming es el Conde de Derbyshire, extremadamente rico. Se ha alejado de la política y la sociedad solo para ocuparse de sus posesiones. Es un hombre pensante. Un hombre que siempre ha dejado su vida para ocuparse de sus libros. Ha sido criado como un libre pensador. Siempre ha sobreestimado la sabiduría por sobre las demás emociones humanas. Es un hombre estricto, exigente, a quien no le gusta en absoluto salirse de sus habituales costumbres y espera lo mismo de los demás.
© RED FOR SS


Última edición por Veintisiete el Sáb 30 Ene - 14:31, editado 1 vez
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Dom 31 Jul - 3:36

Tender is the mouth...


Christopher sonrió apenas puso un pie fuera de la cama. El día de su boda había llegado.

Como era su costumbre, se había levantado al  alba para poder desayunar correctamente y hacer su rutina de ejercicios, se baño y se  coloco parte de la ropa que luciría en su boda. Dejó sus asuntos en orden, para que su hermano Thomas pudiera ocuparse mientras él disfrutaba las mieles del matrimonio en París. Toda la casa se preparaba para el gran evento.
Ya preparado y vestido íntegramente para convertirse en un hombre casado, estaba parado en su correspondiente lugar sin dejar de sentir la ansiedad de ver a Elizabeth del brazo de su padre, caminando hacia el altar hacia él en la pequeña capilla de Subdury Hall, donde el párroco ya estaba listo.

Su hermano quien estaba a su lado, sobrio y vestido con un smoking íntegramente negro, intentaba llamar la atención de la prima de Elizabeth, quien parecía no notar su presencia.

Christopher era un manojo de nervios. No se notaba porque su actitud de hombre sereno y controlado ante las más diversas situaciones de la vida siempre se imponía. Como conde y hombre noble no podía darse el lujo de ser como su hermano, pero el profundo deseo de estar con su mujer le había provocado muchas noches de desvelos. Recuerdos de las veces que la había acariciado en la oscuridad, de sentir su piel suave y delicada en sus dedos.

Al fin luego de algunos minutos, la vio entrar y para su vista, no era más que un ángel. Una aparición perfecta y hermosa que venía sonriendo de felicidad por unirse a él. Y deseo besarla, lenta y profundamente apareció, y se sintió un sacrílego, un pecador porque al besarla estaría pecando contra la criatura más pura del mundo. El conde sonrió y tomó la mano de su prometida, a punto de ser esposa y la beso  suavemente, con devoción.

-Estamos reunidos aquí….-el párroco siguió hablando, diciendo las mismas palabras de rutina, en un tono monótono. Leyendo de su libro y alzando sus manos, pero Christopher ya no veía nada, en el mundo solo existía el y la joven mujer a su lado. Se las arregló para poder dar el “acepto” que al final, lo hizo un hombre casado. Le siguió las argollas, donde el puso el anillos de bodas de su madre en el pequeño dedo de Elizabeth. -Los declaro, Marido y Mujer...-La ceremonia terminó con un beso suave en la boca de la que ahora era su esposa delante del mundo.

Se acercó a ella y sonriendo, primero volvió a besar su mano, para ir directamente a sus labios. Los encontró suaves, tiernos. Como la primera vez que la había besado en el risco, como la vez en la biblioteca donde estuvo a punto de hacerla su mujer. La indecencia de sus pensamientos lo sorprendieron, deseaba sentirla debajo de su cuerpo, deseaba escuchar su dulce voz gimiendo su nombre una y mil veces. Antes de separarse murmuró- Estás radiante, amor mío...

En contra de la tradición, no puso la mano de su esposa en su brazo, si no que de forma posesiva, la tomó de la cintura, mientras los dos se encargaban de saludar a los parientes y amigos que eran testigos de su felicidad.

La tradición contaba que el novio debía secuestrar a la novia en la boda y así lo hizo, arrastró a Elizabeth por una puerta y un pasillo hasta llegar a una pared que daba justamente al salón donde la fiesta se daría lugar. Sin decir palabra la acercó a su cuerpo con un brazo y la beso con desesperada pasión. Cuando al fin se separaron rompió el contacto con mucha suavidad, como si quisiera estirar el contacto por más tiempo, le sonrió con felicidad en los ojos.- Al fin mía…te amo, esposa. –Un dedo acarició la nariz de su esposa y se rio.


Con Elizabeth- Sudbury Hall  -Mañana
© RED FOR SS


Última edición por Mr Holmes el Lun 1 Ago - 1:30, editado 1 vez
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Dom 31 Jul - 17:55

Tender is the mouth...

Las palabras pronunciadas por el clérigo les sonaban tan lejanas, pues solamente tenía ojos para el hombre con el que estaba contrayendo matrimonio. Sentía que tardaban una eternidad en declararlos como marido y mujer, pero una vez que lo hicieron, su corazón parecía estallar de alegría y correspondió a aquel beso, tratando de imprimir todo el amor que sentía por él.

Lo siguiente que había sucedido lo tenía muy borroso, porque aún no caía de la nube en la que se encontraba. Su golpe a la realidad fue producto de un beso y palabras suaves de su ahora esposo, y la sola palabra la hizo sonreír cual niña frente a una mesa de dulces. Se le escapó una serie de risitas de incredulidad y alegría, con su espalda apoyada en la pared iluminada con demasiados candelabros. Se humedeció los labios, con la mirada brillante y realmente embargada de la emoción, pues todo lo que había soñado se estaba cumpliendo.

Sin responder a las palabras de Christopher, se alzó de puntillas para besarlo de forma ardorosa, aprovechando esos breves minutos a solas. Su cuerpo ya se había encendido, deseoso de liberarse de las capas de telas y encontrarse con el cuerpo masculino, en una danza íntima en el lecho matrimonial. —Dios, no puedo esperar a que llegue la noche...—gimió, rompiendo el beso y obligándose a regular su respiración errática.—¿De veras que estamos casados?—preguntó, con una sonrisa de oreja a oreja, mirándolo con adoración. Tenía ganas de saltar y bailar de forma enloquecida, de perder los modales decorosos de educación, pues aquello era el sabor de la libertad más que merecida y todo se lo debía al hombre que estaba frente suyo.

Él le había dado la libertad de poder ser una humana con sus defectos y virtudes, poder elegir qué hacer y que no. Más que deberle, estaba agradecida porque la hubiese elegido, la hubiese esperado a que cambiara sus sentimientos superficiales por quien era ahora su cuñado. Su esposo había sido infinitamente paciente, la había consentido con todo lo que pudiera mimarla y la había amado sin reservas. Elizabeth se lanzó a abrazarlo, conteniendo el torrente de lágrimas que se agolpaba en sus ojos. Lo amaba tanto que dolía.—Te amo.—murmuró contra su pecho.

Un carraspeo discreto la sacó de su nube marital y observó entre los brazos de su esposo, el rostro sonriente y pícaro de su prima.—Pido disculpas por la interrupción de un momento más que adorable, pero el público desea ver a la nueva condesa de Derbyshire.—les recordó amablemente y señaló la puerta que daba al salón de fiestas, ya que ellos estaban escondidos en un pasillo discreto. Catherine hizo una reverencia y se retiró, dejándolos solos nuevamente.

Elizabeth reaccionó, buscando un espejo en el pasillo para asegurarse que estaba impecable. Se acomodó el escote de su vestido, se alisó la falda y observó a través del espejo el rostro de su esposo, arrancándole sonrojos en sus mejillas ya de por sí rosadas por el maquillaje.—¿Qué?—murmuró, dándose vuelta para mirarlo y tomar el brazo masculino extendido.

Con Christopher | Sudbury Hall | Mañana
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Miér 3 Ago - 4:43

Tender is the mouth...


-Sí, de verdad…-El conde rió y agregó -Paciencia  Amor mío. Ya pronto estaremos solos. Tú y yo. –No era fácil decir esas palabras cuando en su cabeza lo único que hacía era visualizar a su flamante y virgen esposa, desnuda y arqueándose contra él mientras el deseo y el placer arrancaban gritos desesperados a las gargantas de ambos. No, él era el conde de Derbyshire y debía ser las tradiciones  como era esperado. Y ahora Christopher estaba de pie frente a ella,  deseándola como nunca antes había deseado a una mujer. La desesperación de tocarla, de hacerla suya creció hasta que temió que pudiera desbordarse y lamentar una escandalosa visión de su anatomía, quizá, comprensible en un hombre recién casado y enamorado de su mujer, pero de ningún modo correcto en un hombre de tal rango y seriedad.

Por suerte o por desgracia, la prima de su esposa entro a la estancia avisándoles que era hora de presentar a la nueva condesa a los asistentes, hacer los bailes necesarios y comer un pedazo de tarta de bodas.

Mientras se arreglaba inexistentes marcas en sus impecable traje, miraba con profundo amor a  su mujer que lo interpelo al verlo, con una sonrisa. –Nada, pensaba que voy a vivir mi vida contigo y que soy el hombre más afortunado del mundo. –Y lo era. Realmente lo era. Ya no podía pedir más. Y no importaba si Elizabeth jamás le daba un heredero, solo quería tenerla a su lado, envejecer y morir viendo su hermoso rostro.

Era quiza el único anhelo que tenía: dar su último aliento viendo sus hermosos ojos cafés.

Apenas entraron al salón principal de Sudbury hall, la muchedumbre rompió en un aplauso. –Señoras y señores, les presento a la nueva Condesa de Derbyshire. Lady Elizabeth Fleming. – Todos los que estaban a su alrededor, se acercaron a la pareja para darles su bendiciones.  Cuando terminó, el conde estaba harto de saludar y dar la mano, por suerte para todos, debía bailar el primer vals con su esposa, así que la dirigió al centro de la pista para moverse con la suave música de la orquestra.

Nunca había bailado con Elizabeth y creyó haber descubierto una nueva razón para estar casado con esa pequeña mujercita que lo seguía en aquellos torpes pasos.

Lo siguiente luego de largos veinte minutos de aquella danza, era separarse y empezar a hablar con los invitados como si la noche de bodas no existiera. Tuvo que hablar con duques, con condes, con marqueses, médicos, abogados.  Amigos de su hermano, amigos propios, esposas y amigas de su hermana. Gente que no sabía porque estaban ahí en primer lugar. A veces lo hacía con Elizabeth, a veces solo, pero estaba poniéndose de muy mal humor.

Luego de dos eternas horas de mover la lengua y agradecer la presencia se sentó en la mesa de los novios y se tomo una copa de Champagne. Vio a su hermano tratar de bailar con su prima e iba a levantarse para detenerlo pero estaba tan cansado que no valía el esfuerzo.

Suspiro profundamente y vio a su adorable esposa ser toda sonrisas forzadas frente a dos desconocidos, que seguro eran de parte de Lord Thomas. Solo algunas horas de casado y ya conocía las miradas y los gestos de su mujer, sonrió un tanto divertido esperando que ella viniera a él y poder estar juntos unos momentos, antes de cortar la tarta y al fin poder retirarse al lugar donde tenía planeado que sería la noche de bodas.


Con Elizabeth- Sudbury Hall  -Mañana
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Miér 3 Ago - 5:36

Tender is the mouth...
Su esposo, y que bien sonaba decir esas palabras, le respondió su pregunta, haciendo que el corazón de Elizabeth latiera con fuerza, enamorándola más de lo que cabía. Ella también se sentía la mujer más afortunada del mundo al estar casada con el hombre más maravilloso del universo. Con una sonrisa que iluminaba cualquier habitación, tomó el brazo del conde para la presentación oficial de su nuevo título.

La fiesta estaba en todo su esplendor y los invitados, la mayoría eran por parte de su padre, quien quería presumir de tener una hija como la condesa de Derbyshire, acaparaban toda la atención de los recientes cónyuges. Elizabeth sorteaba las conversaciones de la mejor forma, pero lo que realmente deseaba era estar a solas con su esposo, en una habitación. Valoraba muchísimo la intimidad para con su marido y el hecho de que a él le gustara compartir esos momentos, le hacía sentirse querida y respetada. Tras unos bailes variados, en el que se incluyó un vals de los novios, momento en el que Elizabeth había disfrutado bailar en brazos de su amado, siguió más conversaciones. De reojo observaba como Catherine huía de Thomas y negó con la cabeza, pensando cuan tonta había sido al enamorarse superficialmente del menor de los Fleming. Pues evidentemente su esposo era un hombre maduro y con la cabeza bien puesta.

Y hablando de su marido, él se encontraba sentado y bebiendo una copa de champagne con expresión cansada. Se disculpó con los invitados y se acercó a la mesa donde se encontraba el conde. —Dime cuánto quieres desaparecer de aquí.—susurró, besándole discretamente la mejilla.—Yo me muero por salir de aquí y sacarme este vestido infernal.—comentó con inocencia, pues realmente se estaba muriendo dentro de ese corset excesivamente ajustado. Si había tenido unos breves episodios de falta de aire y si no se desmayó fue gracias a los constantes rescates de Catherine y su botellita de amoníaco.

Elizabeth quería relajarse en ese momento, pero no podía bajo la observación de miles de invitados. Ser condesa tenía su lado negativo y aquello le causó un ligero malestar que supo disimular bien. Extendió la mano a su esposo para acelerar un poco su participación en la fiesta. Dirigió sus pasos hacia la mesa donde se encontraba un gran pastel de bodas, el cual debían cortar y comer.—Cuanto más rápido hagamos esto, más rápido nos iremos.—susurró, ya ansiosa. Y ninguno de los dos se demoró en hacer esa parte de la tradición, pues era evidente que querían estar a solas. El pastel fue cortado por un sable, propiedad del conde y los invitados celebraron con breves aplausos y silbidos. Elizabeth apenas probó bocado y aprovechó la distracción de sus invitados para desaparecer con su esposo del salón de fiestas.

Atravesó los pasillos que les alejaba del salón entre risitas y se detuvo solo cuando estuvieron en el ala este de la gran residencia. Se lanzó sin dudarlo a besar a su marido, rodeándole el cuello con los brazos, realmente feliz por todo. Le besó hasta quedarse sin aliento y cuando se separaron, le miró con todo el amor del mundo.—Gracias por ser paciente y esperar a que cambiara mis sentimientos.—murmuró, apoyando su frente en el pecho del conde, el cual sentía subir y bajar.—Te amo tanto que se me hace difícil explicarlo con palabras, solo con acciones.—añadió, volviéndolo a besar.

—Y ahora, quítame de este vestido, si te atreves a atraparme.—desafió como una pequeña niña adolescente que era, y echó a correr por los pasillos del ala este que se dirigían a la habitación matrimonial, entre risas juveniles.


Con Christopher | Sudbury Hall | Media tarde
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Jue 4 Ago - 0:20

Tender is the mouth...


Atravesó los pasillos de mano de su esposa, luego de haber cortado el pastel, la abrazo mientras ella le agradeció que hubiera sido tan paciente con ella y como no serlo, en algunos momentos, estaría en una cama con ella, haciéndole el amor y tendría la promesa de pasar su vida entera con la madre de sus hijos. El lo sabia, lo sabia apenas la había visto. El hábito de tener razón.

Y antes de  que ella se largara a correr, él la sujetó por la cintura, la levantó en brazos y salió sin ser detectado de la mansión.

Todos los demás estaban en la otra ala de la casa. No tuvo que caminar mucho, hasta que llegó a la cabaña del lago.
La cabaña del lago era una edificación preparada para la caza que estaba cerca del mismo lago donde conoció a Elizabeth, parecía apropiado que la hiciera suya en el mismo lugar donde se había enamorado de ella.

De una patada, abrió la puerta y cruzó el umbral de la cabaña, solo para dejar a su novia en el suelo. Se quitó la chaqueta y e acerco a su esposa para empezar un dulce beso, con sus labios mordía los ajenos y sonreía- Sé que querías que te correteara, pero ya no podía esperar más a estar a solas contigo. –La besó de nuevo, mas profundamente incluyendo un sensual baile de lenguas, que le permitió conocer el total de la boca de su esposa.

Necesitaba llegar a su piel, tocarla, ahora con todo el derecho de ser su único y legítimo dueño.
Corto el beso lentamente y le acarició la mejilla- Ven…-tomo su mano y la llevó a un cuarto. Era lujoso y espacioso, la cama estaba hecha prolijamente y estaba cubierta con pieles. Abrazó por la cintura a su esposa –Creí que sería adecuado pasar nuestra noche de bodas cerca del lugar donde nos conocimos. –beso sus labios y murmuró en su oído- Hacerte mi mujer en donde me enamore de ti. –Suspiro y le beso la frente, mientras desprendía el cuello de la camisa- Se que quieres sacarte el vestido. Iré a buscar champagne y algo de comer, mientras lo haces. –Antes de irse, la beso con encendida pasión, con deseo y la miro realmente enamorado a los ojos. –te amo, esposa. –La soltó, mientras cruzaba la puerta de la habitación hacia la cocina.

Con Elizabeth- Sudbury Hall  -Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Jue 4 Ago - 3:23

Tender is the mouth...
Aparentemente, con el vestido cargado que tenía no pudo correr a gusto por los pasillos, ya que su marido la detuvo del brazo y la llevó hasta los terrenos cubiertos del atardecer veraniego. Con la intriga pintada en su rostro, se dejó llevar, preguntándose qué era lo que planeaba Christopher. Su respuesta llegó con un edificio tamaño miniatura de la gran residencia de Sudbury Hall, asentada al borde del lago. Sus labios formaron una perfecta O, maravillándose con esa belleza de sitio. Y solo por eso le perdonó que no la persiguiera.

—Es perfecto.—musitó, embargada por la emoción, observando la más preciosa habitación, donde iniciaría su vida matrimonial. Correspondió los besos de su esposo con ganas, pues por fin estaban solos y si nadie que les interrumpiera. Llevaba semanas deseando estar con él a solas y se le estaba cumpliendo en ese momento.

No obstante, el conde anunció que iba a buscar champagne, mientras la dejaba a ella sacarse el vestido. Elizabeth se quedó consternada, mirando la espalda masculina desaparecer de la habitación. ¿Cómo demonios se iba a sacar el condenado vestido si requirió de ayuda para ponérselo? Se quedó quieta por unos segundos, hasta que buscó un espejo para ver cómo iba a desvestirse. Y observó que la parte fácil era quitarse los guantes, y los zapatos; quitándolos con rapidez, antes de poner ambas manos en su cintura diminuta gracias al infernal corset.

—Tú puedes, Ellie.—intentó animarse, antes de poner una expresión de niña decidida y llevó sus manos hacia su espalda para desabrochar los minúsculos botones de carey. Con resoplidos constantes y respiración agitada, peleó duramente para quitarlos de sus enganches. Por inercia, empezó a caminar erráticamente, intentando deshacer los botones, cambiando de posición las manos y brazos. Comenzaba a resentir el malestar muscular y de un momento a otro, se echó en la cama, buscando otra forma de deshacer aquello.

El peinado de novia comenzó a desarmarse durante la pelea de Elizabeth y los botones. Finos mechones caían en su frente y la joven condesa resoplaba para quitárselos de en medio, sin mucho éxito. Agotada del esfuerzo, decidió que mejor cortar los botones con algún cuchillo para sobres. Revisó el escritorio antiguo que estaba en la habitación, encontrando uno dorado con mango de carey.—¡Ja, ya te tengo!—exclamó para sí misma, con el arma puntiaguda entre sus dos manos y frente a su nariz. Sacando la lengua, en clara expresión de concentración, clavó el arma contra los botones, rompiéndolos por fin y consiguiendo abrir el vestido.

Con un jadeo de extenuación, se quitó la primera capa del vestido, para quedarse con el resto de las capas. La crinolina de acero le pesaba por completo. Vivía en una puta tortura enjaulada. Se miró nuevamente en el espejo, medio transpirada, el peinado deshecho y una expresión determinada. Desanudar las cintas de la crinolina era fácil, salir de ella por sí misma, era una odisea. No sabía si salir por abajo o por arriba, ninguna de las opciones eran buenas, así que optó por echarse de costado y casi rebota contra la cama. Resoplando un mechón de su frente, se arrastró hasta la cama, pataleando para que se aflojara la jaula del mal y finalmente lo consiguió. Rodó sobre el colchón hasta quedar boca arriba, con los brazos extendidos y jadeando por el esfuerzo.

Ahora le quedaba quitarse el corset, el cual estaba anudado por atrás, los pantalones de algodón largos hasta las rodillas y la fina camiseta bajo el corset, más las medias largas hasta el muslo. De solo pensar en lo que le faltaba quitarse, la dejaba agotada. El dormitorio parecía la escena de una batalla, con los botones de carey desperdigados por ahí, la crinolina dada vuelta en un rincón, el vestido medio destrozado allá, los zapatos y los guantes tirados así nomás.

La novia se encontraba a medio desfallecer por el esfuerzo de desnudarse sola, y le dolían los brazos. Ya no le quedaba ni medio aliento, para cuando oyó los pasos masculinos. No se movió de la cama, quedando en la misma pose de brazos abiertos y las piernas casi cayendo al suelo.




Con Christopher | Sudbury Hall | Media tarde
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Dom 7 Ago - 0:41

Tender is the mouth...


Es raro cuando tu vida parece ir por un rumbo que nunca esperaste demasiado. Christopher siempre había pensado que se iba a quedar solo, se haría anciano y se recluiría con sus libros para morir también solo. Su hermano, heredaría la propiedad y le daría herederos también…Aunque Thomas estaba lejos de tomar una esposa seriamente. Hoy estaba en la noche de su boda, preparando dos copas para empezar la vida matrimonial con una hermosa mujer que lo esperaba en el cuarto principal y al día siguiente, irían a París y quizá  Alemania y Austria  por un mes. Era extraordinario pensar como la vida podía llevarte por los caminos más inesperados incluso sin desearlo.  

Elizabeth era su esposa ahora y si era sincero no podía esperar para disfrutar de tenerla en sus brazos.
Se desprendió algunos botones de la camisa cuando salió a la cocina y preparo una bandeja con champaña y algo para comer, emprendiendo el camino de vuelta al cuarto donde estaba su esposa. Era raro pensar que tenía una esposa.

Al entrar al cuarto lo que vio no fue lo esperado. Parado en el umbral de la puerta con las piernas semi abiertas y una expresión de asombro y perplejidad apareció en su rostro, mientras recorría la habitación con la mirada y una ceja levantada

Era un vórtice de telas y encajes destrozados, botones desperdigados por el piso de la habitación y su esposa, su joven y hermosa esposa, acostada sobre la cama agotada y agitada por el esfuerzo de ganarle la guerra a su propio vestido. Debió haber sabido que debía ayudarla a desvestirse, pero creo que la joven quería un poco de privacidad para ponerse el ajuar de la boda, ajuar que estaba a un costado de la habitación, sobre una silla, sin tocar.

Dejó la bandeja a un costado y levantó algunos de los botones que estaban tirados en el suelo del cuarto. Acomodo la crinolina en un lugar alejado de la batalla y miro a su joven mujer acostada sobre la cama, casi desfalleciente, sonrió y se sentó en el colchón. –Lo siento, no debí dejarte sola con la crinolina. –se rió por lo bajo- pensé que querías ponerte el ajuar tu sola. –Subió una mano por los muslos de su esposa, bajando las medias. Sus manos deslizaban las medias dejando las piernas desnudas.

Sin hablar y concentrado en su tarea, con gentileza instó a su mujer a ponerse de espaldas y desatar los hilos de corsé, tanto por delante como por detrás, hasta liberarla por completo de aquella tortura, dejándola en una delicada camiseta blanca y los calzones. Fue ahí cuando se levantó y se quitó la camisa y los pantalones, sin antes quitarse los zapatos y volver con su mujer. El deseo estaba desquiciándolo y sintió el tirón en su entrepierna pulsando por  liberarse. Rodeo a Elizabeth con sus rodillas y acaricio sus pechos suavemente sobre la semitransparente camiseta blanca.  Su manos llegaron a su pequeña cintura y quitaron el calzón de su esposa dejándola parcialmente desnuda y descubriendo sus partes más íntimas. –Mi amor, eres hermosa…-dijo subyugado y obnubilado por la visión.

Con la mano acaricio y beso con sus labios el cuerpo de la joven mujer con devoción y amor.


Con Elizabeth- Sudbury Hall  -Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Mar 9 Ago - 19:29

Tender is the mouth...

La voz de su marido le erizó la piel, a pesar de sentirse exhausta por la lucha de desnudarse por sí misma. Percibió como se hundía el colchón cerca suyo y atisbó a observar a su esposo, hablándole de esa forma suave. —¿Ajuar?—murmuró, escapándosele un gemido involuntario al sentir las manos masculinas deslizarse en sus piernas para quitarle las medias. Sintió el contraste del frío de la habitación con el calor que exudaba su piel.—Solo deseaba desnudarme, para ti.—confesó, mordiéndose el labio inferior, con el gemido atragantado en su garganta.

Dócilmente se dejó dar vuelta en la cama, para que su esposo le quitara el corset y de sus labios se sentía el alivio de poder respirar adecuadamente. Volvió a ponerse frente a él, y sintió como se le secaba la boca al verlo quitarse las prendas masculinas, transluciendo un torso delgado pero en forma. Sus mejillas se sonrojaron furiosamente al notar el bulto que presionaba la ropa interior de él. Su respiración ya funcionaba de forma acelerada, por la expectación al verlo colocarse encima suyo, tocándola por encima de la camiseta. El simple toque en sus pechos provocó que sus pezones se endurecieran a la velocidad de la luz, causándole un dolor placentero. Los nervios se asomaron en cuando él la desprendió de la prenda que cubría sus partes más íntimas.

Todo lo que había esperado, fantaseado en las últimas semanas, le estaban sucediendo en aquel momento, y se sintió presa de la excitación mezclado con el nerviosismo de una virgen. Los dedos de su esposo acariciaban cada centímetro de su piel, al igual que sus labios, arrancándole más de un gemido. Solo atinó a enredar sus dedos en la cabellera dorada de Christopher. —Tú eres el hermoso.—jadeó, cuando percibió los dedos en sus muslos internos, causándole una corriente a lo largo de su espalda, haciéndola arquear ligeramente.—Mi amor...—gimió, notando como su piel vibraba bajo el contacto masculino.—Te amo tanto.—musitó, costándole abrir los ojos.

Intentó devolver lo que él hacía por ella, robándole un beso lánguido y deslizando sus dedos a lo largo de la espalda masculina, de forma perezosa. Era diferente que en la biblioteca, pues ahí se había cegado por la lujuria influenciada en parte por el libro erótico y por la situación. Aquí, solo deseaba ser amada de forma lenta, porque tenían todo el tiempo del mundo para amarse mutuamente. Era suya y eso le causaba una alegría infinita en su corazón.

—Ámame.—pidió casi en un susurro.—Quiero ser tuya en todos los sentidos.—añadió, notando la presión del bulto masculino contra su muslo, secándole más la boca.



Con Christopher | Sudbury Hall | Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Mar 9 Ago - 23:59

Tender is the mouth...


Mientras su esposa lo acariciaba en la espalda, el se dedicaba a besarle el cuello y masajear suavemente aquellos perfectos senos que entraban en la palma de su manos. Sus pezones estaban deliciosamente erectos y al pedido de su esposa, se movió con una sonrisa pícara para halagarlos como debía ser.

Deslizó suavemente hacia arriba la camiseta de su esposa para verlos un momento, luego tomó con sus dientes el pequeño botón marrón y lo lamió lentamente con su lengua, jugando con el, mientras con el pulgar de la otra mano estimulaba al otro seno, cuando se cansaba de uno iba al otro con suaves besos, olisqueando la suave piel debajo de él.

Sus dedos recorrían aquel terso y perfumado cuerpo sin prisa, pero sin pausa, en su ombligo, en el vientre, en la cadera, en las perfectas nalgas de su flamante esposa, lugares que ya había conocido, pero añoraba volver a acariciar.

Elizabeth no tenía idea de cuánto él la deseaba, no tenía idea de las veces que tuvo que bañarse porque había estado pensando en ella y en cómo se vería la noche de su boda. En sus más febriles sueños, fantaseaba que le arrancaba la ropa y la tomaba como un bárbaro en la cama más cercana. El deseo y aquel animal instinto de posesividad se había manifestado en él en estas pocas semanas antes de la boda, demostrándole que era de carne y hueso como todos los hombres del mundo y no un ser pensante como siempre se había empeñado en creer.

Estaba muriendo por estar dentro de ella, pero debía ser fuerte. Debía saber ser paciente y prepararla para que su intrusión no fuera tan dolorosa, se movió entonces entre las piernas de su mujer, aguantando el dolor que su propia excitación estaba dándole.

Con sus manos separó las delicadas piernas y beso el bajo vientre y la entrepierna femenina. Deslizó el dedo índice sobre ella y movió la yema del dedo desde arriba hacia abajo delineando con sutileza, presionando ligeramente. Se hizo paso con su cabeza y comenzó a usar su lengua en la zona, en aquel lugar donde sabía que su esposa sería más sensible.

El jugueteo constante le dio la pauta que estaba humedecida y casi lista. Se irguió de repente y se quitó la ropa interior dejando ver su miembro erecto, contra su vientre.

Se recostó sobre ella y comenzó a besarla en el cuello y acariciarla sutilmente en un seno. -¿Estas lista, amor mío?...-La miro con ternura a los ojos, besaba sus labios con débiles y pequeños besos. – ¿Quieres saber a lo que sabes? –La observó sonriente y un tanto divertido- Sabes a melocotones, mi amor…-murmuró en sus labios y luego en su oído –Es como comer melocotones, carne suave en mi boca y en mi lengua, delicada y dulce en mi garganta. –Su miembro rozó sutil la entrepierna de su esposa y jadeo sin dejar un solo momento de acariciarla y besarla.


Con Elizabeth- Sudbury Hall  -Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Jue 11 Ago - 20:07

Tender is the mouth...

Elizabeth jamás se había imaginado las miles de sensaciones que recorrerían su cuerpo, en el momento en que su esposo se dedicaba a mimarle los senos con la boca y las manos. Sintió un tirón en su bajo vientre a raíz de esas caricias que le resultaron de lo más eróticas y no quería que se acabasen. Se concentró en lo que Christopher le hacía, besando cada porción de su cuerpo, aumentándole la respiración y erizando su piel, notando como le dolían los pezones por la excitación que estaba sufriendo en ese momento.

Era un placer muy tortuoso, y sus gemidos se incrementaron, con su cuerpo buscando más de esas caricias. Se le escapó un grito de sorpresa en el momento en que su esposo la tocó en su parte más íntima, primero con un dedo y luego con la boca. Comenzó a sollozar, invadida por aquel placer desconocido. Se sentía demasiado delicioso para ser real, su cuerpo vibraba bajo los toques masculinos y se acrecentó su necesidad de tener a su esposo dentro suyo, unirse a él de aquella forma. Percibió como algo pringoso se deslizaba en su entrepierna, notando la humedad y se sorprendió al ver que su propio cuerpo era capaz de producir aquello.

Notó como su esposo se alejaba y abrió los ojos, ligeramente desconcertada, para luego sonrojarse furiosamente al ver el miembro erecto de su esposo y una sensación de pánico se le instaló en el pecho.—E-eso no va a e-entrar.—gimió, con las mejillas ardiendo y sintió el peso del cuerpo masculino sobre el suyo, excitándola. Era piel contra piel, y por mucho pánico que sintiera, esa situación la enardecía, lo hacía desear más. Se le escapó una risa que sonó más a quejido cuando Christopher le dijo que ella sabía a melocotones.

Los nervios se anidaron en su pecho, pero Elizabeth se obligó mentalmente a relajarse, entregarse a su marido, y realmente ayudaba mucho que él depositara besos suaves aquí y allá. Sintió como el miembro de él rozaba su intimidad y contuvo la respiración.—Por favor...—murmuró, recordando cuánto deseaba tenerlo dentro suyo. Se abrazó a su espalda, hundiendo su rostro en la curvatura entre el cuello y hombro de él, depositando besos, absorbiendo el aroma masculino. Lo amaba con una devoción dolorosa y en ese momento se daba cuenta que no quería estar en ningún sitio si no era con él.—Te amo, Christopher.—musitó con una voz aniñada.



Con Christopher | Sudbury Hall | Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Lun 15 Ago - 0:14

Tender is the mouth...


Ella tenía miedo y era lo lógico. Chris miro a su esposa con una sonrisa que esperaba fuera tranquilizadora. Ella le estaba pidiendo por favor y el no dejó un solo momento de halagarle con besos y con caricias. Se preguntó entonces si la joven había sido instruida por alguien en esos menesteres o debía ser él quien en su limitada experiencia debía aleccionarla para lograr un coito exitoso.

Ella al verlo le había dicho que su miembro no iba a poder entrar entonces el conde se vio en la necesidad entre besos de explicar que iba a pasar. –Intentaré ser lo más delicado posible, mi amor…dolerá un poco pero pasará pronto. –dio un último beso en su cuello y con una mano puso su miembro en la entrada de su esposa, para empezar a presionar despacio, haciéndose lugar en aquella estrecha cavidad.

Jadeo en un suave gruñido, hasta que encontró la fina pared que lo detenía. Y deseo que hubiera otra forma de poder hacer esto, pero terminó por dar un pequeño empujón para hacerse paso y al fin entrar por completo. Al fin estaba unido a ella en cuerpo y alma, al fin ella era suya, su mujer con todas las letras. Se detuvo inmediatamente sabiendo que era necesario y que su maravillosa mujer debía acomodarse, mientras se apoyó en sus brazos, para no aplastarla con su peso.

Escucho los sollozos de su esposa adolorida y se dedicó en llenarla de besos y palabras reconfortantes. Repitiendo muchas veces que eso iba a terminar y que dejaría de dolerle. –Tranquila, alma mía…-le dijo en un murmullo y le acomodo el cabello con mucha ternura, aun dentro de ella y esperando para que ella se sintiera un poco mas cómoda con su intrusión. Imaginaba que luego al acabar, tendrían una conversación de lo que fue y como iba seguir, pero no quería pensar, solo quería hundirse en la mujer que amaba y que lo amaba y hacerla suya. -¿Puedo seguir?...- la miro a los ojos y lentamente levantó una pierna femenina para dejarla en su cadera.

Con Elizabeth- Sudbury Hall  -Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Mar 16 Ago - 19:04

Tender is the mouth...

El aviso de su esposo no le resultó demasiado tranquilizador, pero confiaba en él y en su palabra, manteniendo relajado su cuerpo. Tuvo un ligero respingo al notar la punta del miembro erecto presionar contra su intimidad, y experimentó una especie de morbo extraño al sentir como él se introducía cada vez más dentro suyo. Era una intrusión incómoda, pero que de alguna manera muy rara le causaba placer. Quizás era porque se estaba haciendo su mujer.

—¡AY!—gritó cuando su esposo empujó con fuerza algo de su interior, lastimándola. Sabía de corazón que no era adrede, pero había sido inesperado. El dolor no remitió, haciéndola sollozar, experimentando un desconocido ardor en su interior, y sus músculos vaginales tensos, queriendo rechazar al intruso. No obstante, las palabras y caricias que su esposo le prodigaba, manteniéndose quieto para que ella se acostumbrase a él, estaba ayudando bastante con el objetivo.

La petición de su marido, dicha en esos tonos bajos y graves de su voz la derritió. Asintió brevemente, abriendo los ojos y mirándolo acomodar su pierna en su cadera, notando como si su intimidad se abriera más hacia él.—Sigue.—susurró, estirando una mano para acariciar la mejilla de Christopher. Elizabeth era consciente de que se había casado con alguien que se preocupaba en cuidarla en todos los sentidos, y aquello le hizo latir más el corazón.—Confío en ti, mi amor.—añadió, dándole su voto de confianza y procuró estar relajada, ignorar la molestia en su interior. Simplemente porque ahora era suya.


Con Christopher | Sudbury Hall | Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Dom 21 Ago - 2:58

Tender is the mouth...


Cuando su joven esposa le dio el permiso de seguir, el Conde empezó con suaves movimientos de su pelvis a moverse lentamente, con profundidad. Jadeaba con la boca abierta, pero sin dejar de mirar a Elizabeth a los ojos, sin dejar de cortar aquel sutil contacto visual tan importante entre dos esponsales. Christopher quería que su mujer disfrutará los mas posible de su primera vez, por eso de vez en cuando besaba los labios ajenos, apasionadamente sin perder el ritmo, regulando su peso sobre el cuerpo frágil de la joven mujer, pero siempre tratando de que ella lo mirara a los ojos.

Inicialmente pensó que tendría todo controlado, que sus movimientos iba a ser lentos para que su mujer no tuviera molestias, pero pronto se dio cuenta que la excitación estaba ganando nuevamente sobre su amaestrada conducta. Apenas aumentó los movimientos de su pelvis, soltó un jadeo que casi parecía un gruñido ronco. Christopher ya no se reconocía como el hombre pensante que siempre creyó que era y temió por un momento perderse en aquel momento, perder cualquier atisbo de realidad mientras estaba uniéndose a la mujer que mas amaba en el mundo. Se detuvo para verla, porque sabia que pasaria, en algunos breves instantes cuando ya no podria parar. Vio a Elizabeth, tan perfecta, tan suave y delicada. tan pequeña bajo su cuerpo y le beso los labios- Te amo, mi pequeña Elizabeth- bajó su rostro a su cuello y le murmuró -Al fin eres mia...toda mia...-Y volvió a moverse.

Y se movió mas, su cadera se movía rápidamente contra la cadera femenina, constante .Su cuerpo entonces y como lo había previsto, se fundió con el de ella y su mente se perdió en el placer, en la excitación. Sus dedos acariciaban donde ya habían acariciado antes, su boca besaba en el cuello y el hombro de su esposa, soltando jadeos y gruñidos que iban rítmicamente con las embestidas y los crujidos de la cama.

Con Elizabeth- Sudbury Hall  -Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Lun 22 Ago - 20:44

Tender is the mouth...

Elizabeth se sentía fascinada por los ojos de su esposo, pues eran de color azul que se tornaban a negro por el deseo primitivo de hacerla suya. Claro que seguía resultándole incómoda la penetración, pero el hecho de mantener aquel contacto visual la distrajo, junto a los besos que él depositaba en ella. Eventualmente, el ritmo que marcaba su esposo fue aumentando y sintió la fuerza masculina dominar ambos cuerpos, obligándola a aferrarse a la espalda de Christopher, notando una fina capa de sudor.

No pudo mantener el contacto visual, arqueando el cuello hacia atrás y hundiendo la cabeza en el colchón, con los ojos cerrados. Los jadeos de su esposo le provocaban mucha excitación, pues era el claro mensaje de que la deseaba, de que ella le provocaba ese deseo de poseerla salvajemente. Sus quejidos de dolor se fueron transformando en gemidos de placer, y de forma instintiva rodeó con sus piernas la cadera de su esposo, notando la diferencia de profundidad en aquella posición. Se le escapó un jadeo bastante audible, cayendo bajo el dominio de su esposo.

Se daba cuenta que deseaba más de él, como si aquella unión no fuera suficiente y a raíz de eso, apretó el agarre de las piernas, clavando los talones de sus pies en el trasero de su esposo, apremiándolo a hacerla delirar de placer. Su cuerpo experimentaba unos cosquilleos extraños en cada rincón. Lo sentía en su espinal dorsal, en la punta de los dedos de sus pies, en el gruñido atrapado de su garganta. Sentía esa enfermedad placentera, como si quisiera perder el control.

—Christopher...—gimió, más bien sollozó en un estado de descontrol mental.—Más fuerte, cariño.—pidió, sin importarle si le llegaba a doler la fuerza de su esposo. Lo necesitaba dentro suyo hasta el fondo.

Con Christopher | Sudbury Hall | Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Vie 26 Ago - 5:14

Tender is the mouth...


Sabía que los dolores de la joven estaban cediendo al placer de estar unidos. El cuerpo de su esposa al fin estaba dándole paso. Sintió los pequeños talones de ella contra sus nalgas y la lujuria en el rostro femenino, el cual beso en la penumbra del cuarto.

Dejo de apoyarse en los brazos, el cuerpo duro y pesado cayó sobre el delicado y frágil. Le abrió las piernas lo más que pudo, la cabeza oscilando hacia arriba y hacia abajo en la almohada debido a como arremetía contra ella. Dios, en un momento sintió que estaba abusando de ella. Con exquisito cuidado, le acarició los hombros. El ritmo se volvió apremiante, la distancia de sus embestidas se hicieron más cortas, la velocidad se incrementó. Su cuerpo entero se puso rígido dentro de su alcance de movimiento, ondulando atrás y adelante, sin forma de detenerse ahora.

Exhaló con fuerza por la boca soplando sobre su hombro y el sudor que bañaba su piel mojó la de ella. Buscó sus muñecas y las puso por sobre la cabeza de la joven, dominandola, entrelazando sus dedos con los ajenos. Unidos en todo sentido. Hombre y mujer, marido y mujer.

Luego dejó de respirar completamente. Cuando tiró la cabeza hacia atrás y rugió, las venas se le abultaron a los lados del cuello. Profundamente en su interior, sintió agitarse su erección, el caliente líquido disparado dentro de ella en espasmos que sacudían su cuerpo entero. Y aunque había acabado en ella, quería tomarla nuevamente, una y otra vez, hasta que al fin el sueño y el cansancio los vencieran. Jadeo agitado, pero no se levantó enseguida, solo se dedico a besar el cuello de su esposa plácidamente con una sonrisa en los labios. –Dios mío. Te amo, Elizabeth Fleming.

Al fin, con la respiración más calma, se movió a un costado de la cama y se llevó a su mujer con él para abrazarla, acariciando su vientre con sus dedos.  


Con Elizabeth- Sudbury Hall  -Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Sáb 27 Ago - 3:01

Tender is the mouth...

Los jadeos inundaban sus oídos, sus manos se vieron entrelazadas encima de su cabeza, el sudor masculino se le impregnó en su piel y el rostro lujurioso de su esposo le pareció excitante. Pero lo más erótico de todo, fue ver como Christopher llegaba al orgasmo, llenándola de su semilla. Lo sintió caerse encima suyo, aplastándola y solo atinó a rodear la espalda transpirada con sus brazos, sonriendo ante la declaración de amor.

Se dejó acomodar a su lado, disfrutando esas caricias en su vientre.—Me gusta mucho como suena Elizabeth Fleming.—murmuró, ladeando la cabeza para mirarlo mejor. Se irguió levemente para besarle la mejilla repetidas veces, imprimiendo la mayor suavidad al depositar los besos.—Siento que estoy viviendo un sueño...—dijo, con un suspiro adolescente y buscó su mano para entrelazarla con la suya, besando cada dedo de Christopher. Acababa de convertirse en la mujer de Christopher Fleming en todos los sentidos y sentía mucho orgullo de serlo, porque el conde era un hombre que la cuidaba mucho, que la protegía y la hacia sentirse realmente amada, más de lo que podía imaginar.

—¿E-es normal que haya disfrutado esto?—inquirió, con voz tímida, mirándolo a los ojos. Su educación puritana le indicaba que disfrutar el sexo era ser una prostituta, y realmente necesitaba la aprobación de su esposo, satisfacerlo en todas sus necesidades, que no se arrepintiera de haberse casado con ella. Realmente amaba a Christopher y la sola idea de perderlo por cualquier razón la llenaba de congoja.

Con Christopher | Sudbury Hall | Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Mar 30 Ago - 19:52

Tender is the mouth...


Sonrió cuando su esposa, lo premió con besos en la mejilla. Su cuerpo no quería desprenderse del calor de la dulce jovencita que estaba en su cama. Se acomodo con ella entre las sábanas y el deseo de estar nuevamente dentro de ella volvió con fuerza nuevamente. Christopher jamás había tenido esa sensación y era raro tenerla. Se sentía como una novedad, una maravillosa novedad. Las caricias no hacían más que aumentar el deseo y la vio besando sus dedos y el movimiento lo hizo sonreír. –me gusta como suena. –Dijo abrazándola más contra él. Sintiendo su corazón contra el suyo. Ahora era su esposa y les esperaban muchas noches de de esta manera, juntos, hablando de tonterías.

¿Era normal que hubiera disfrutado aquello? No sabía mucho de la anatomía femenina sobre eso, pero con su lógica recuperada, un poco de ella apareció para explicar por qué. O lo que él pensaba que podía ser –No lo sé. Según tenía entendido, las mujeres sufren mucho en su primera vez, físicamente hablando. –Beso su frente y acomodo un cabello de su cabeza –Intente ser suave para que mi intrusión no te doliera, invariablemente sabía que te iba a lastimar. –Sonrió mirándola- de todos modos me alegra mucho que hayas disfrutado nuestra noche de bodas. –Le beso los labios- tenía miedo de hacerte daño, pero lo peor ya pasó. –Afuera empezó a llover la noche se hacía más íntima.

-Espero que no llueva mañana que tenemos que salir a Paris. –se levantó de la cama, alejándose de su esposa por algunos minutos solo para ir a buscar el champagne y las frutas para comer en la cama. –Y ahora, nuestro primer brindis como marido y mujer. –se sentó en la cama y le sirvió una de las copas a su esposa. -¿Por qué brindamos?



Con Elizabeth- Sudbury Hall  -Noche
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Jue 1 Sep - 19:30

Tender is the mouth...

—Por un matrimonio exitoso y lleno de amor infinito por el otro.—brindó con una tímida sonrisa, antes de beber del champagne. El ruido de la lluvia la aletargó con la combinación de un día largo, el alcohol consumido y la reciente desfloración. Con un bostezo que no pudo disimular, se entregó a los brazos de su marido para poder por fin dormir junto a él, por el resto de su vida.

Dos días después, mediodía.

Tras el viaje largo, causado por el barro de la lluvia nocturna, finalmente llegaron a París, al anochecer. Elizabeth se sentía sumamente extenuada, y se dejó guiar de forma autómata hacia la suite de luna de miel. No recordaba mucho lo sucedido, solamente que le costaba sostenerse en pie, y que una vez quedaron a solas, medio se había desmayado en la amplia cama. Con el sueño encima suyo, podía recordar breves retazos de Christopher desnudándola suavemente para quitarle las capas y capas de su vestido de viaje, antes de cubrirla con un camisón, arropándola de forma amorosa en la cama. Luego de eso, Elizabeth entró en un sueño profundo, completamente exhausta.

Los rayos del sol del mediodía parisino le acariciaron el rostro, despertándola suavemente de su letargo. La condesa se sentía renovada por el descanso, y se estiró como si fuera un gato, ladeando hacia el otro lado de la cama, encontrándolo vacío. Frunció ligeramente el ceño, levantándose de la cama y antes de ir a buscar a su esposo, se metió en el baño para adecentarse y hacer sus necesidades. Se lavó el rostro, despejando todo rastro de sueño y se perfumó ligeramente el cabello suelto, además de las partes erógenas de su cuerpo. Se colocó un batín y salió con los pies descalzos, recorriendo cada ambiente de la suite privada. Encontró a Christopher leyendo el diario en la terraza privada y sonrió, mordiéndose el labio inferior.

Era su esposa, por fin. Y estaban solos en París, con todo el tiempo del mundo para amarse hasta la eternidad. Se acercó sigilosamente para recostarse encima suyo.—Gracias por dejarme dormir hasta el mediodía.—susurró, acomodando su cabeza en el pecho masculino.—¿Has desayunado?—preguntó, ya ocupando su papel de esposa abnegada y preocupada por las necesidades de su esposo.

Con Christopher | París | Mediodía
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Miér 7 Sep - 4:31

Tender is the mouth...


Las copas solo se rozaron y con ese brindis, sellaron su felicidad con una promesa. Christopher quedo despierto un poco mas, acariciando a su esposa, que estaba en sus brazos descansando tranquila de las tribulaciones del dia. Se acomodó en las cobijas y se durmió abrazando contra él a su pequeño tesoro. Su mujer.

Apenas llegaron se hizo cargo de todos los trámites para pasar la luna de miel en París. En un mes debían volver a Inglaterra y empezar a cumplir sus deberes como condes de Derbyshire. Desnudó a su esposa lentamente para luego hacerlo con él mismo. Estaba agotado por el viaje tambien, pero su esposa venía acumulando de la boda y los días anteriores, estaba presionada socialmente y no acostumbrada a ese tipo de vida, así que la dejó dormir para recuperar las horas de sueño.

Al otro dia, se levanto temprano como siempre y como no podia salir a trotar como solía ser su costumbre, nado un poco en la pileta del hotel y mas renovado se puso a desayunar. Su esposa seguía durmiendo y le pareció cruel no dejarla descansar hasta que despertara naturalmente.

Lleno la mañana con trámites y algunos negocios que superviso y luego pidió el almuerzo para que lo dejaran en la terraza de la suite.

Ni se percató que su esposa se había despertado con las luces del mediodía. -Buen dia, mi amor...-Auguro con una sonrisa, dejando el periódico, mientras ella se inclinaba sobre su cuerpo, y él pasó un brazo alrededor de su pequeña cintura, mientras ella apoyaba su cabeza sobre su pecho. Por un momento la vio gravida con su hijo y sonrió esperanzado, levantó su barbilla antes de contestar cualquier cosa y la besó lenta y profundamente. Se deleitó de nuevo con la saliva de su esposa y las ganas de tomarla como la noche de la boda afloraron nuevamente. Esta vez, ya no tendría que ser tan cuidadoso, esta vez podria hundirse en ella como lo había deseado desde el episodio de la biblioteca.

-Si, a las seis de la mañana. En algunos minutos viene el almuerzo, pero puedo pedirte una taza de té, si no tienes apetito. -le tocó el vientre nuevamente en tiernas caricias. -¿Has descansado bien? Ayer estabas exhausta, vida mia...-La miro con un brillo de adoración en los ojos.

Con Elizabeth- Paris -Mediodia
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Vie 9 Sep - 2:49

Tender is the mouth...

Le sorprendió que su esposo desayunara tan temprano, pues a esa hora era común seguir durmiendo, al menos en su caso. Pero supuso que debía amoldarse a la rutina del conde, aunque no estaba del todo segura de querer madrugar tan temprano como él. Su razonamiento se evaporó al sentir las caricias en su vientre y suspiró largamente, de placer. Estar en esa situación íntima y privada era una delicia, pues tanto tiempo había deseado aquello y por fin lo tenía.

—Creo que haré las dos cosas: almorzar y beber una taza de té.—admitió, golosa. Correspondió el beso con ganas y sonrió de forma pícara.—Y luego, mi plan es disfrutar de mi esposo todo el día, preferiblemente en una cama.—añadió, mientras se dedicaba a depositar besos en el rostro de Christopher con ternura y devoción.

La terraza en la que se encontraban era muy privada, protegida de ojos ajenos, lo cual le permitía a Elizabeth atreverse un poco más con su esposo. Lentamente cambió el objetivo, para comenzar a besarle la mandíbula, bajando por el cuello y mordiendo ligeramente la nuez de Adán, hasta llegar al borde de la camisa. Desabrochó cada botón, apartando la camisa del torso de su esposo, prosiguiendo la cadena de besos, esta vez por su clavícula, bajando por el centro de su abdomen marcado. Se detuvo frente a la cinturilla del pantalón y volvió hacia el rostro de su marido, para jugar con su oreja, mientras se atrevía con sus manos a acariciarle el miembro.

—Quiero que me hagas el amor aquí mismo.—demandó con un susurro contra su oreja, incitándolo. Tenía hambre de su esposo, de volver a unirse de esa forma sexual.

Con Christopher | París | Mediodía
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Dom 11 Sep - 4:29

Tender is the mouth...


-¿Todo el día? -El conde rió por la ocurrencia de su joven esposa. Pero era un excelente plan. Estaba pensando en llevarla al teatro y luego a cenar a un buen restaurant frecuentado por la aristocracia francesa, pero podría hacer eso en las noches siguientes en donde deberían empezar a mostrarse como un matrimonio. Debía presentarla a las esposas de sus socios y a la nobleza en general. Todo el mundo estaba esperando saber quién era la hermosa y joven condesa de derbyshire. -Pues tenía un plan diferente para esta noche. -Dijo mientras dejaba que su esposa lo besara, correspondiendo cuando estos caen en su boca. ´-pero, tu sabes que no puedo negarte nada, mi amor...-

Elizabeth empezó a besarlo en el pecho haciéndolo jadear, él por su parte solo acariciaba la espalda de su esposa sintiendo solo la tela del camisón. Su erección se hizo patente cuando sintió las caricias en su miembro. Mientras hacía lo propio con sus muslos -Elizabeth...- apenas empezó a decir cuando olvido que estaba por decirle. La beso por lo lados que tenía más accesibles, atrayéndola mas él.

La vorágine de estar con una mujer menor en edad lo tenía excitado y un tanto deleitado. Era uno de los pocos hombres en el mundo que tenía una esposa joven que voluntariamente deseaba estar a su lado, porque lo amaba. No por obligación o por honor. Solo por amor. La noche de bodas solo le confirmó el hecho que Elizabeth era la mujer de su vida y que si hubiera nacido antes, quizá ahora tendrían varios años de matrimonio y algunos hijos.

Su esposa le demandó que le hiciera el amor y dejo de tocarla. Con la voz ronca de tanto deseo, ordenó.- Desnúdate. -Christopher estaba conteniéndose, pero sabía que la iba a tomar como tantas veces había imaginado en su cabeza. Dios...la deseaba de una forma demencial. Jadeo y trago saliva por la excitación.

Con Elizabeth- Paris -Mediodia
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Lun 12 Sep - 3:14

Tender is the mouth...

—Todo el día...—ronroneó, sin dejar de depositarle los besos en su rostro.—Pienso derribar todos tus planes y hacerte mío cada noche de esta luna de miel.—dijo, con tono posesivo, acomodándose sobre su cuerpo y mirándolo con deseo mal disimulado. El despertar sexual que había nacido tras comprometerse con él, le quemaba desde el centro de su sexo, expandiéndose a cada centímetro de su cuerpo, sabiendo que la única forma de apagar ese fuego era saciándose con Christopher en la cama o cualquier otro sitio.

Era un alivio que su esposo no la considerase una indecorosa, aceptando ese juego entre ambos, potenciando así más la intimidad en el matrimonio. A pesar de que Christopher la doblaba en edad, seguía siendo todo un hombre viril, provocando en Elizabeth esas ansias de ser suya a toda hora, sin ninguna represión por ambas partes.

La forma en que él gemía su nombre aumentó su excitación, ya que en boca de él era como si el nombre más común fuera el más delicioso del universo. Podía sentir como su sexo se humedecía, y la voz ronca del conde solo la provocaba más. Al llegar la orden, los ojos de Elizabeth se pusieron casi negros de la excitación, obedeciendo al instante. Lentamente se fue quitando el batín, deslizándolo desde sus hombros hasta el suelo para luego proceder a subir la falda de su camisón, revelando las piernas desnudas, su propio sexo que brillaba ligeramente por la humedad, su fino vientre, sus pequeños pechos hasta sacárselo por encima de la cabeza.

Estaba desnuda tal como Dios la había traído al mundo, bajo el sol parisino. Sus pezones estaban endurecidos, de un color rosa intenso y su cabellera rozaba su espalda desnuda. Elizabeth miró a su esposo largamente, mordiéndose el labio inferior, deseosa de tenerlo dentro suyo. Podía sentir el dolor de su sexo al no ser complacida todavía.

—¿Le gusta lo que ve, mi conde?—susurró, buscando provocar a su esposo.

Con Christopher | París | Mediodía
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Miér 14 Sep - 21:02

Tender is the mouth...


El conde se quedó mirando a su esposa con deseo. La recorrió con la mirada oscurecida de lujuria, sus pequeños pechos, su vientre, su sexo, aquellas piernas que le gustaba sentir alrededor de sus caderas. La piel de su esposa era como un trozo de seda y le gustaba acariciarlo sin ninguna razón. –No puedo decidir qué voy a acariciar primero. –Dijo con un ronquido apagado. Se irguió sobre sus largas extremidades y su entrepierna se dejó ver por entre los pliegues de la tela de su pantalón. Su respiración se había errática, podía sentir su miembro molestando entre sus piernas y su corazón bombeando rápido y furioso.

La miro desde su altura y con sus dedos recorrió sus hombros. Su cuello, sus mejillas y sus labios que tantas veces había ya besado. Una palmada en una de sus perfectas nalgas, terminó en un suave pellizco mientras besaba su boca pero sin tocarla realmente. La besaba ardientemente explorando cada rincón, mientras una de sus manos estimulaba sin piedad los pequeños pezones rosas, mientras que los dedos de la otra presionaba ligeramente ahí donde terminaba la larga y delicada espalda de su mujer, mientras caminaba con ella hasta la pared.

Esa iba a ser la primera vez para el también, porque nunca había tomando una mujer de esa forma. No recordaba la primera vez pero estaba seguro que no había sido así. Lo que sí recordaba era que había sido mecánico y acartonado.

El mismo tuvo que terminar con el beso, porque necesitaba estar en el centro de su esposa. Ordenó en un murmullo en los delicados labios con otro ronquido, que pareció un jadeo. -Date la vuelta e inclínate contra la pared. –Luego seguirán en la cama. Mientras su esposa cumplía su orden, no dejaba de acariciar la curva de su cintura, aquel trasero respingado reservado para sus manos. ¿eso había sido posesión? Bueno, si, había descubierto que se había vuelto posesivo con Elizabeth, emoción que jamás había considerado como propia. Su esposa había hecho un bollo con sus reacciones habituales  y el conde estaba seguro que nunca volvería a ser el hombre que había sido. No, nunca más.

Con Elizabeth- París -Mediodia
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Veintisiete el Sáb 17 Sep - 22:02

Tender is the mouth...

La satisfacción de saber que su esposo no se decidía por donde empezar a acariciarla la inundó en su pecho, siendo así una de las pruebas más tangibles de que ella era capaz de provocarle esas cosas a su amado esposo. Estaba determinada a imprimir pasión en su matrimonio, pues prefería ese tipo de matrimonio antes que el de uno acartonado en la que los esposos apenas se hablaban.

Elizabeth ronroneó suavemente cuando su marido se irguió en su altura, con el bulto empujando la bragueta del pantalón y se le secó la boca de anticipación. Su piel se erizó al sentir los dedos suaves y largos de Christopher acariciar sus hombros antes de proceder a bajar hasta su trasero, donde la pellizcó ligeramente luego de la palmada previa. Podía sentir como su propio centro de mujer comenzaba a derretirse ante las formas en que su esposo la hacía suya, con ese juego previo de ponerla a punto. Correspondió aquel beso ávido de él, dejándose guiar hacia atrás hasta percibir la pared contra su espalda. Su marido la estaba torturando con sus pezones, endureciéndolos más, además de acariciar su intimidad a través del trasero.

La orden que sonaba como un gruñido gutural le ennegreció los ojos, pues nunca habían hecho aquello y Elizabeth recordó aquella postura del kamasutra que antaño había leído en la biblioteca. Con la boca seca, se giró suavemente para apoyar sus manos contra la pared e inclinarse de forma que su trasero llamara la atención a su esposo. Podía sentir las caricias indecentes en su cintura y trasero, escapándosele un gemido.

—Christopher...—gimió, deseosa de que la poseyeran. Ya estaba lo suficiente húmeda, además de que sus pezones le dolían por la excitación que quemaba desde su centro.

Con Christopher | París | Mediodía
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1075

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Mr Holmes el Vie 23 Sep - 4:24

Tender is the mouth...


La observó con morboso ardor. Su cuerpo era perfecto, delgado y delicado. Con sus dedos acarició lentamente la piel sedosa de sus perfectos muslos. Su espalda larga, sin mácula empezaba en un largo cuello de cisne y terminaba en un trasero redondo y pequeño. Corrió su cabello negro de lugar y recorrió con besos aquella blanca nuca, mientras con sus manos, encapsuló esos pequeños senos apretandolos suavemente para luego acariciar el torso, las costillas, el ombligo, el vientre plano, la entrepierna de su esposa. La otra mano buscaba el cierre de la bragueta de su pantalón, mientras sus dedos largos y delgados se metían entre las piernas femeninas.

Elizabeth...-murmuró en su oído, mordiendo el lóbulo de su oreja. Cuando puso liberar su miembro con una mano, para entrar inmediatamente en su esposa, que ya estaba inclinada para él de forma que no tuvo que hacer demasiado, tomo su caderas para penetrarla en suaves embestidas. Su cadera se movía con una débil cadencia, ondulaba hacia atrás y hacia adelante, presionando su dedo en aquel lugar donde sus nalgas se encontraban. Jadeo al compás mientras sus movimientos se iban profundizando, acelerando.

Su palma se imprimo en las nalgas por una suave palmada, mientras empezó a acelerar sus movimientos, haciendo que su esposa tambien se moviera contra la pared. Tomo su cabello y lo tiró ligeramente dominando por completo, tratando de no ser bruto o demasiado vehemente con el delicado cuerpo ajeno. Luego de un rato, la abrazo contra el, sosteniendola de su senos y su pequeña y apetecible cintura.


Con Elizabeth- París -Mediodia
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tender is the mouth that has kissed the world's end

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.