Últimos temas
» Why don't we find out?
Hoy a las 7:45 por Party Poison

» Cambios de botón, url, etc
Hoy a las 2:30 por Invitado

» ➹ This is no longer an era of swords and spears
Hoy a las 1:43 por Sheena

» Death is equal
Hoy a las 1:17 por Arson

» Akō jiken
Hoy a las 1:03 por Sheena

» Concurso de relatos Halloween.
Ayer a las 21:58 por Hellcat

» Confieso que...
Ayer a las 21:15 por Epoch

» 38. Fire from the tongues of liars
Ayer a las 20:38 por Sonder

» Sugerencia para Halloween.
Ayer a las 20:35 por Mrs. Sarcasm

» Son of the Sea
Ayer a las 20:32 por Mrs. Sarcasm

» 37. Suspect
Ayer a las 20:04 por Nightingale

» Pedido de afiliaciones Normales
Ayer a las 19:16 por Invitado

» I AM ELIZA
Ayer a las 19:08 por Hermosodehuerta

» La Sexta Era
Ayer a las 19:01 por Ladie

» 36. Invasion
Ayer a las 17:58 por Nightingale

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

— Love in Battle.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— Love in Battle.

Mensaje por Snow el Lun 15 Feb - 18:04

Love Battle.
1x1 — realista época pasada — II Guerra Mundial..

La vida de Gwenaëlle siempre estuvo ceñida a la rutina, estudió solo hasta los diez años que fue cuando sus padres la sacaron de la escuela para que trabajase con su madre limpiando en una gran casa, mientras su hermano mayor Pierre, siguió estudiando, a escondidas le pasaba libros para que siguiera leyendo y aprendiendo por su cuenta. Todo eso se acabo cuando finalmente la Segunda Guerra Mundial estalló, su hermano tuvo que marchar al frente quedándose sola con su padre pues su madre había fallecido de pulmonía unos años antes.

Los años pasaron con cortas cartas de su hermano solo para hacerles saber que estaba bien. Salvo por una vez que recibieron una carta bastante extraña y Gwen entendió que significaba: De pequeños bromeaban con código secreto y Pierre lo había utilizado de nuevo, sus letras eran pidiéndole que ayudase a su amigo Marcus, un pintor polaco a quien recientemente le condenaron a un campo de concentración por octavillas en contra del régimen, su hermano le ayudó a escapar y ahora necesitaba un refugio para pasar desapercibido por eso viaja a aquel pueblecito que estaba cerca de París y donde no sospecharían de él.

Gwenaëlle no puede decir que no y acepta ayudar al exiliado escondiéndole en una casa abandonada a las afueras del pueblo, pues a pesar de vivir en relativa paz nunca se sintió segura de esconderlo en su casa y poner en peligro la vida de todos. Marcus acepta sin reprochar su nuevo hogar y la compañía de la francesa, quien le visita cada día con la comida y prensa que puede comprar para él. Poco a poco, se va forjando una amistad entre ambos, a pesar de la edad, y de la cultura parecen encajar bien, tanto que ninguno de los dos quiere que termine el periodo de exilio que están viviendo ambos de alguna maneraa.

Marcus Jakov
30 años —Michael Fassbender — Mr.Holmes
Había escapado. Había escapado a duras penas de las garras de aquel nazi que había sido su compañero en el colegio. Marcus era artista, fue artista desde que nació. Nacido el en el seno de una familia humilde judía, fue el sexto de siete. Su padre era sastre y su madre, costurera. Según, su hermano mayor, su deseo de forjar una carrera artística era ya apreciable desde su niñez, cuando Marcus dibujaba sobre las paredes con trozos de carbón. El aprendiz fue tomando el gusto al oficio: al finalizar el día, cargando un cartón más grande que él, acudía a cursos gratuitos de dibujo. Sus hermanos fueron muriendo por enfermedades y pobreza, quedando solo él y dos hermanos más con su padre. Trabajaba ayudando a su padre en la sastrería y ganar un dinero más como aprendiz al taller de los hermanos Lévy con el fin de que aprendiera sobre el arte de la pintura en porcelana. Hasta que estallo la guerra y él se vio solo, porque sus padres y sus hermanos fueron asesinados por los nazis. Es un hombre honesto y humilde que sabe vivir con lo que tiene a mano. Vive día a día y aprendió a amar la vida cuando gracias a la providencia pudo huir de la guerra por ser un recio defensor de las libertades individuales. Marcus Jakov fue tildado de comunista, pero solo desea la libertad, no ser parte de ninguna afiliación política.
Gwen Descoteaux
26 años —  Alicia Vikander — Snow.
Gwenaëlle es la hija menor de la familia Descoteaux. Afincada en un pequeño pueblo francés cuando su padre le sacó del colegio nada más haber aprendido a leer y escribir lo justo, pasa a formar parte de la plantilla del servicio de una adinerada familia. Con su sueldo y el de su hermano mayor, Pierre pueden sobrevivir sin muchos lujos, pero al menos con techo donde refugiarse cuando cae la noche. Su vida bastante rutinaria que le llega a incluso a ella cambia cuando Pierre le escribe desde el fuerte pidiendo que esconda a un amigo suyo polaco, Gwen al principio tiene sus dudas pues no quiere poner en peligro la vida de nadie pero al final accede a ayuda a Marcus.

Su vida cambia en un giro completo desde la llegada del artista, ahora con él viviendo en una casita abandonada a las afueras del pueblo siente que es responsabilidad suya alimentarle y que, como su hermano le escribió, no se volviera loco con la espera de ser libre de nuevo. Sus días ahora son diferente, después de terminar el servicio y antes de llegar a casa se pasa por la casa que nadie repara pues al estar casi pegada al bosque es como si estuviera camuflada entre el follaje y fría. Pasa allí unas horas hablando sobre lo que ha escuchado sobre el avance de los aliados y sobre todo, viéndole pintar, es algo que casi le hipnotiza y siempre que puede consigue algún carboncillo y papel para que pueda mantener la mente ocupada.

Todos dicen que la francesa a cambiado y nadie sabe porque, ella simple encoge sus hombros y sigue con su aburrida vida esperando que su nuevo amigo nunca tenga que abandonarla.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2265

Localización :
Dorne

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Mr Holmes el Lun 15 Feb - 23:30

Love Battle
MARCUS JAKOV — Francia — Por la Mañana

Los ojos de Marcus observaban el paisaje de la mañana. El sol no brillaba demasiado en esa parte abandonada por el mundo, pero él no se quejaba, de hecho él jamás se había quejado.  
De noche los sueños no los abandonaban, se veía desesperado, se veía detenido, con la opresión más dolorosa en el pecho, sintiendo la desesperación de saber que si no hacía lo que le ordenaban le disparan en la cabeza como un perro rabioso. Se negaba a aceptar eso, se negaba a aceptar bajar su cabeza ante ese régimen populacho, socialista y demagógico que obligaba a aceptar algo que ni de lejos era cierto. El no era un ser inferior, el era un ser humano con todos los derechos inalienables, con carácter y personalidad y si debía morir por defender aquello, recibiría el balazo con los brazos abiertos. Pero eso era su mente, su cuerpo se aferraba a la sobrevivencia y le pedía seguir recibiendo oxígeno un día más.

Cuando se levantó de la cama, dejando atrás los temores de la noche, se alimentó con lo que la joven Gwen le traía para comer. Parecía que hacía siglos que no tomaba una taza de café y extrañaba como un loco aquella negra bebida que en tiempos de paz acompañaba a su musa en su arte. Tomo té y un trozo de pan que arrancó de la hogaza con los dientes, caminando hacia la puerta y viendo como el sol se elevaba solemne en el cielo.

Había pintado poco después de asentarse en la casa donde estaba. Las musas se condensaban  desesperadas por un poco de atención de su parte, pero él no tenía ganas, solo a veces cuando era necesario hacerlo, dibujaba las paredes de su pobre cabaña y la prensa que la joven le traía diariamente y que mantenía ordenadamente en un cajón de una viejo mueble que tenía cerca de la cama, de lejos, unos pájaros se quejaron de la luz matutina y volaron cerca del único humano, quiza podrian conseguir algunas migas...

Con GWEN DESCOTEAUX
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Snow el Miér 17 Feb - 18:23

Love Battle
Gwen Descoteux— Francia — Por la Mañana

Gwen bebió a toda prisa lo poco que quedaba de té en su taza y beso a su padre en la frente a modo de despedida. Se colgó una cesta de mimbre e uno de sus brazos y sintió el peso de ella, pues dentro llevaba algunas cosas básicas que había conseguido para su protegido. Mintió a su padre diciendo que la señora del hogar quería una limpieza más a fondo y por eso tenía que salir casi al alba, si no fuera por esa mentira piadosa no podría visitar a Marcus ni por la mañana ni por la tarde cuando salía de su turno doméstico. Una vez fuera de su casa emprendió camino hacía el bosque, a las afueras del poblado donde el exiliado se escondía en una pequeña cabaña, tenían suerte, pues al ser invierno, incluso hasta los cazadores no se atrevían a pisar ese suelo debido a lo helado que estaba, así que el pelirrojo por unos meses, estaba a salvo.

Camino deprisa esquivando las ramas del suelo y cualquier charco de nieve que pudiera haber en el fango para no mancharse el bajo del vestido hasta que dio con el hogar. Y le vio ahí de pie, como si no le importara el frío o que pudiera estar a plena luz del día y alguien le viera, la castaña sin embargo decidió sonreír para quitar esos pensamientos de su cabeza y avanzó a su lado saludándole con una de sus manos heladas antes de llegar a su encuentro — Marcus. Buenos días, te he traído algo así que será mejor que vayamos dentro ¿no tienes frío? — Habló despacio, a pesar de saber que Marcus hablaba el francés siempre pensó que era más complicado entenderlo y no le importaba ir con lentitud, a pesar de que nunca se había quejado de nada, quería que se sintiera lo más a gusto posible allí retenido.

Mira — Dejo la cesta en una mesa de madera polvorienta y la abrió para sacar un trozo de bizcocho — Es de limón y casero. A mi señora le sobro mucho y nos dio algo a nosotros, pensé que te gustaría algo dulce — Desenvolvió el dulce de una servilleta de tela y lo dejo en la mesa, sacó una pequeña botella de leche y una pequeña cajetilla de cerillas — Los conseguí de contrabando, espero que... te gusten — Se acercó al hombre y abrió un lado de la cajetilla, salieron unos trozos de carbón negro sin formas que a la vista de nadie no significaría nada, pero pensó que a Marcus le serviría como lápices — Sé que no es mucho pero...— Mordió su labio inferior, odiaba tener que llevarle esas migajas, pero no podía hacer otra cosa, ya se quitaba de su comida y no iba a hacerlo de la de su padre, ya no ahorraba nada porque todo lo gastaba en cosas básicas como si él fuera uno más de la familia, su padre le decía que compraba demasiada comida pero ella solía convencerlo de que nunca sabía si ellos estallarían en guerra.
Con Marcus.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2265

Localización :
Dorne

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Mr Holmes el Sáb 20 Feb - 19:02

Love Battle
MARCUS JAKOV — Francia — Por la Mañana

Creyó que no había oído cuando Gwen llego a su cabaña. Estaba perdido en sus pensamientos, en los horrores de haber estado en un campo de concentración alemán. Los gritos, los llantos de los niños, la verdad más perturbadora de todas las verdades, el horror, la sangre nauseabunda. Creyó que iba a morir, creyó que nunca más iba a ver la salida del sol. Estar ahí, minaba tu voluntad, extirpaba la dolorosa realidad de saber que vivirías si los alemanes lo decidían y sus ojos se llenaron de lágrimas que no iban a ser derramadas. Eran de Ira, irrefrenable ira que veló sus orbes celestes, sintió un espíritu beligerante encenderse dentro de sí mismo, la protesta silenciosa de los débiles. Debió haber gritado más fuerte.

Cuando oyó la clara voz femenina, se estremeció y se limpió la nariz con la manga de la camisa sucia, rotosa. Miro sus manos llagadas, secas, con restos de pinturas en las uñas, delgadas.

Levantó la vista en silencio, respiraba de forma estable, caminando tras ella, asintiendo lentamente a su pregunta. La cabaña era fría, pero él estaba conforme con las mantas que la jovencita le había traído. Se la quedó mirando fijamente mientras ella sacaba de su canasta aquel dulce de limón. Las pestañas que acariciaban su mejilla, sus labios que se movían al son de las palabras en francés, sus dedos finos, pequeños y delicados. En otros tiempos podría haberla convertido en cuadro. Retratarla, inmortalizarla a través de los tiempos. Ella se disculpaba por traer esos pocos elementos que eran tesoros para él. Levantó el brazo y alcanzó el rostro juvenil y lo acarició con la punta de sus dedos, como si temiera mancharla y negó, con una muy débil sonrisa –Es suficiente para mi, Gwen. –Tomó los carboncillos y los movió sintiendo el tintineo con la madera. –Haces demasiado por mí. Y te arriesgas mucho –ubico una mano en su corazón y dio algunos golpecitos débiles –Por eso, te estoy agradecido. – El aroma del bizcocho de limón, llegó a sus narices y probó un pequeño bocado, estaba poco acostumbrado a los dulce y su sabor lo hizo cerrar los ojos, por algunos segundos, tanto como si fuera la misma ambrosia. Le mostró el pedazo restante. –Gracias. –dijo con un suave guiño, sin abandonar la sonrisa.

Luego de algunos minutos de silencio, Marcus miro por la ventana. Vio un pajarillo que volaba su árbol vecino, un tornillo temprano qué seguro había olvidado algo en su nido. Suspiro. –Creo que podría sacar algo de dinero vendiendo algún cuadro. Una naturaleza muerta…Algo que pudieras intercambiar. –Dijo sin salir de la ventana, viendo los remolinos que el viento hacía con las hojarasca en esa tierra infértil.

Con GWEN DESCOTEAUX
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Snow el Sáb 20 Feb - 21:33

Love Battle
Gwen Descoteux— Francia — Por la Mañana

Guardó silencio cuando el hombre tomó entre sus dedos su propio rostro, por alguna extraña razón no sintió miedo y no apartó su mirada de la cristalina de él, descubriendo la tristeza en ellos — Mientes muy bien — Bromeó con una tímida sonrisa en sus labios, si pudiera le llevaría a vivir con ellos, pero no podía arriesgar la vida de sus familiares — Estas helado, deberías ponerte una manta sobre los hombros, intentaré buscarte algo de Pierre para que te abrigues — Pocas cosas quedaban de su hermano en la casa, las habían vendido o ella misma las usaba para dormir más abrigada en las noches frías, era descabellado pero quizás podría dormir con él para guardar el calor de ambos cuerpos, pero eso si que era arriesgado, caminar por el bosque de noche y volver de madrugada, arriesgándose de que la guardia le pillase — El sábado hace una pequeña cena, pueda que incluso consiga un poco de cordero y café — El té era más agua con un puñado de hierbas que sobraban de la comida, no es que fuera lo mejor, pero al menos calentaba el cuerpo.

Refugió sus manos en los guantes de tela que ya apenas tenía las puntas cosidas, por eso se frotó lasa manos para ver si entraba en calor, pero en fue en vano. Observó el pequeño guiño y esbozo una pequeña sonrisa, era extraño ver un atisbo de diversión en su rostro y Gwen se sentía culpable por no poder animarle de otra manera que con otros trozos de carbón — Es buena idea, intentaré traerte algo de papel — Algunas octavillas no tenían escritos por detrás y podría servirles para los bocetos, un lienzo era casi imposible de encontrar incluso en el mercado negro. Tragó saliva y pensó que cuando todo acabase le llevaría al Louvre para que viera las obras que tenían en su interior — Es buena idea, pero te aviso que ahora nadie se dedica a comprar artes — Suspiró acercándose al pelirrojo por la espalda, como si no quisiera interrumpirle en su momento de paz, algunas veces pensaba que le molestaba cuando le hacía una visita, pero era ella luego la que se sentía culpable por no visitarle y dedicarle unos minutos, pues era lo único que podía hacer.

Sería mejor que... pintases algo más alegre, no sé. La gente ya es demasiada triste como para observar estos paisajes — Parecía que incluso el sol no brillaba como antes. Ellos no estaban en guerra, no, pero era como si lo estuvieran, la pobreza estaban en las calles del pueblo francés y la cosa no mejoraba — Podrías dibujar tu tierra, me gustaría verla aunque tiene que ser más bonita en persona. Quiero decir... ¿Qué te gustaría dibujar? — Preguntó con curiosidad, no sabía por donde se encaminaba su arte, apenas había conocido su amistad con su hermano y era un completo desconocido para ella. Pero le daba igual, Pierre le había pedido que cuidase de él y eso haría, no quería fallar a su palabra y Marcus parecía una víctima más igual que ellos de aquella guerra sin sentido, la cual estaba deseando que se acabase.
Con Marcus.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2265

Localización :
Dorne

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Mr Holmes el Miér 24 Feb - 1:49

Love Battle
MARCUS JAKOV — Francia — Por la Mañana


-Es cierto, soy un mal mentiroso. –Sonrió levemente. Le enternecía toda la preocupación que la joven sentía por él. Para él, que ella viniera a verlo era suficiente. El frío, el hambre y todo los demás parecía no tenía importancia cuando podía al menos hablar unas horas con alguien vivo y hacerlo sentir que no perdía la cordura de estar en ese paraje triste y seco, carente de colores y animales. Él había nacido en las afueras de Polonia en un simple campo donde su padres, luchaban por poner un trozo de comida en la boca de sus hijos y las diversiones de los chicos eran pocas, una de las cuales sería por siempre la favorita de Marcus incluso ahora que era adulto: correr por el campo y admirar los atardeceres que podían pasar de un anaranjado rojizo, hasta un violáceo anaranjado, según las nubes que hubiera ese día. –Tengo frio, pero estoy bien. A la noche prendo la estufa que encontramos aquí y se mantiene todo el día. –Dijo mientras tomaba en sus manos los pequeños carboncillos–Es mejor que se los quede tu padre o tú. –Dijo dándose vuelta para buscar un trozo de la prensa que tenía guardados en un cajón y ponerse a hacer algunos trazos. –Aunque no me negaré a ese trozo de cordero o el café que puedas traer. –Él entendía que para ella podría ser hasta peligroso, por eso, jamás trataba de incomodarla, pero si ella prometía y el gustaba, ¿por qué no aceptar?

-Imagine que nadie compraba arte hoy día.- Dijo haciendo una pausa mirando unos minutos detenidamente a la joven para luego ponerse a dibujar nuevamente –pero algún retrato o algún paisaje como tú dices trae dinero que pensaba darte para que compraras café. Así podríamos dividirlo. –Marcus era bastante afecto a pintar retratos, pero en sus momentos más oscuros se le daba por pintar cosas que a la mirada ajena, no tenían sentido alguno y que eran solo desvaríos de una mente cansada, para él eran obras de arte.

-Intentaré seguir tu consejo, pero no tengo inspiración para algo bello. Estuve pensando en hacer retratos, pero solo para ganar algo de dinero, así puedo pagarte todo lo que haces por mí. –Acabo de hacer algunos garabatos, solo para mostrarle a la joven un retrato de ella. –Me gustaría pintarte. –dijo sin mirarla y le  extendió el retrato hecho en papel de prensa.


Con GWEN DESCOTEAUX
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Snow el Lun 29 Feb - 22:30

Love Battle
Gwen Descoteux— Francia — Por la Mañana

La chica observo al pintor recorrer la estancia, aprovecho para cerrar los dos tablones que servían de contraventanas, toda precaución era poca, si que estaban en mitad de la nada pero ella no confiaba en nadie, ni en ella misma  — Tenemos de sobra hasta que Pierre vuelva  — Suspiró, hacía días que no sabía nada de él y eso era extraño, le preocupaba que le hubiera pasado algo y no estuvieran al tanto  — Descuida, a la señora le sobra tanta comida que podía alimentar a todo el pueblo  — Resopló rodando sus ojos en blanco, odiaba ver tanto derroche en una casa para una sola persona, era egoísta y contra más dinero peor  — Cuando esto termine podría llevarte al museo de París, mi padre me llevo de pequeña y es impresionante el talento que puede reunir  — Esbozó una pequeña sonrisa, añoraba esos días en los que viajaban a la capital para pasar el día junto con su hermano hasta el atardecer, ahora lo mucho que hacían era sentarse al jardín a tomar una taza de té demasiado aguada.

Ladeó su cabeza y ocupo una silla cerca del hombre  — Apenas hay dinero para comprar comida, la gente se pega por conseguir una tarjeta de racionamiento  — Negó con su cabeza, era triste pero tenía grabada esas imágenes en su cabeza, tenía pesadillas todas las noches con lo vivía cada día  — Pero no sé, quizás podría enseñarlas en el barrio rico, pero ¿a nombre de quién? Dar el tuyo podría ser peligroso y nadie se creería que serían mías, no sé pintar  — Miró sus manos hipnotizada, eran enormes y los trozos de carbón se perdían entre sus dedos huesudos y pecosos  — Oh, hace tanto tiempo que no pruebo el café  — Se quejo cerrando los ojos como si así pudiera aspirar el aroma característico del grano. Donde trabajaba solo servían té, era de buena calidad pero le cansaba que todo le supiera a hierbas sacadas del campo  — No hace falta que pagues nada, eres mi invitado... más o menos  — Hizo una pequeña mueca, siempre pensaba en sacarlo de noche para que durmiera una noche en una cama bien hecha, pero su padre, a petición de su hermano, no sabía nada sobre el tema y no sabría como explicarle la presencia de Marcus bajo su techo, era un hombre bueno y reservado que no diría nada, pero contra menos gente supiera de la existencia del polaco en tierras francesas, mejor.

¿A mi?  — La rubia tomo el trozo de prensa, eran unos rayones a simple vista pero se reconoció enseguida, le miró sorprendida ¿Cómo podían perseguirle por hacer algo tan hermoso? Clavo su mirada en los ojos verdosos sin saber muy bien que decir  — Marcus... ¿por qué a mi? No podría venderlo  — Como si fuera algo de oro lo acaricio con cuidado para no borrar las líneas trazada. Nunca antes nadie había hecho algo así por ella, sus regalos de cumpleaños solían ser pequeños trozos de chocolate que tenía que compartir con su hermano, aquel dibujo era solo para ella..
Con Marcus.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2265

Localización :
Dorne

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Mr Holmes el Lun 7 Mar - 7:00

Love Battle
MARCUS JAKOV — Francia — Por la Mañana

¿Y si no volvía?

¿Y si Pierre se quedaba debajo de las balas? Detuvo la sensación de infelicidad que lo embargaba, aquel detestable peso en el corazón de un artista que lo hace más susceptible al mundo y a sus cambios. El artista ve como a través de un caleidoscopio que gira en fantásticos colores, pero ultimadamente el solo veía negro. Completamente oscuro y negro, como aquellos carboncillos en su dedos. Vio a la joven cerrar aquella ventana que lo dejaba afuera del mundo exterior, aprovecho un poco de madera que había traído del árbol seco cercano y lo puso en la cocina económica.

-No es para venderlo. –afirmó con voz suave. –Solo…-la miro a los ojos- Creo que serias una hermosa modelo. Y una inspiración para muchos de nosotros. –se sentó depresivo en el pequeño jergón que tenía como cama y suspiro pensando que estaba siendo injusto con la hermosa joven que lo alimentaba y lo ayudaba a sobrevivir en esta absurda guerra. Sabía que la joven tenía razón, no había forma de vender aquellas obras sin levantar sospechas. La observó dedicadamente y su belleza pálida y delicada lo hizo sonreír.  –Tienes razón. –Afirmó apesadumbrado- Imagine que algo así me dirías. Estoy pensando en vender arte cuando la gente no tiene nada de comer para llevarse a la boca.  –Y hasta su propia mente entró en conflicto, pero dejó de oírla, para escuchar a la joven que estaba en el centro de su única habitación. Se levantó de la cama como aquel que se olvida de hacer algo antes de acomodarse y empezó a buscar en los cajones de la destartalada casa, con lentitud. Acaricio las mejillas ajenas y sonrió más animado. –Me encantaría ir al Louvre contigo. Y luego podremos ir a tomar un helado. – Dijo deseando que los nazis no fueran a descubrirlo solo para poder cumplir esa promesa.

Al rato de estar buscando, encontró dos de monedas de oro y las puso en la mesa deslucida que estaba frente a ellos. Esas monedas eran de su padre y se las había dejado como legado, pero la desesperación pudo más–Es todo lo que tengo, posa para mí. Vestida o desnuda…No importa. –Suspiró con suavidad- Necesito pintar esa expresión en tu rostro y si me llega a pasar alguna cosa, es mi regalo para ti. Para que me recuerdes. –levantó la barbilla de la joven y miro sus labios carnosos y rosados, para luego verle a los ojos. Esos preciosos ojos que lo miraban con timidez e inocencia. –Gwen, por favor…-suplico murmurando, casi sonaba como un suave sollozo.

Con GWEN DESCOTEAUX
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Snow el Lun 7 Mar - 23:36

Love Battle
Gwen Descoteux— Francia — Por la Mañana

La chica parpadeó un par de veces desviando su mirada hacia la ventana cerrada, antes ningún chico le había hablado de esa forma, su hermano como era de esperar, pero eso le hacía sentir diferente ¿Cuántos pintores estarían dispuestos a pintarla? ¿O solo es que Marcus intentaba convencerla? No veía a Marcus como un hombre que usara la palabrería para camelar a las mujeres — No digas tonterías, Marcus... no soy tan hermosa, solo tienes que mirarme — Se señaló con ambas manos, el cabello lo traía sucio y por eso estaba recogido en un moño, el vestido tenía algunos rotos y su piel era demasiado pálida, tan pálida que apenas se diferenciaría del lienzo, sus pómulos estaban marcados los huesos y sentía como en los ojos había perdido ese brillo antes de que empezara esa guerra — Lo haremos cuando Pierre vuelva, eso significará que la guerra ha acabado y serás un hombre libre, podrás salir de aquí entonces — Sonrió esperanzada. Por una parte, deseaba que Marcus fuera libre, que pudiera volver a su hogar y recuperar su vida. Pero otra pensaba de forma egoísta: quería que se quedase con ella, le gustaba la compañía que le brindaba el pelirrojo, era inteligente y si la rubia podría permitírselo se pasaría todo el día ahí con él hablando de cualquier tema.

Le miró con curiosidad mientras rebuscaba en los cajones, habían mirado mil veces dentro de ellos y solo encontraron polvo y algún que otro insecto muerto en su interior. Abrió los ojos sorprendida cuando vio aquellas dos monedas de oro y escuchó al hombre ¿desnuda? ¿estaba loco? Como instinto subió una mano a su cuello y abrocho el último botón de su vieja camisa, no podía hacerlo ¿Cómo iba a desnudarse delante de él? Nunca lo había hecho, sentía vergüenza de ella misma y desnudarse sería como que el pintor viera todos sus miedos expuestos solo para él, le tentaba la idea como no, pero su mente puritana se negaba. Cerró los ojos cuando sintió la mano fuerte del hombre acariciar su barbilla ¿La acariciaría así si se lo podía por todo su cuerpo? La muchacha dio un respingo hacía atrás apartando su mano con suavidad y abriendo los ojos ¿Por qué demonios tenía pensamientos tan tentativos? — Yo... no crea que pueda Marcus — Murmuró tomando las dos monedas y dejándolas en la mano del dueño, no iba a aceptar su dinero por algo que ella también deseaba hacer — Nunca me he desnudado delante de nadie — Cuando decía nadie, era nunca. Trago saliva de forma nerviosa y recogió sus cosas de espaldas al pintor, sus manos temblaban por los pensamientos impuros que pasaban por su cabeza en ese instante.

Tengo que irme, volveré más tarde — Se despidió con una sonrisa nerviosa antes de salir por la puerta, tenía que ir a trabajar aunque deseaba entrar en la pequeña cabaña desnudándose para el pintor. Se abrazó la pequeña toquilla de lana que llevaba sobre sus hombros y echó a andar. Y no volvería por la tarde, Marcus tenía comida de sobra y enfrentarse de nuevo al deseo del pintor era algo que no podría hacerlo con el tema tan candente. La noche se le hizo larga, demasiada sin poder pegar ojo, se echó al cuerpo un té aguado y como ese día entraba a la hora del té, quería hablar con más tranquilidad y pedirle disculpas por el desplante que había hecho al polaco.

Y quizás, le diría que si a sus peticiones.
Con Marcus.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2265

Localización :
Dorne

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Mr Holmes el Vie 11 Mar - 0:56

Love Battle
MARCUS JAKOV — Francia — Por la Mañana

Había tenido esas dos monedas de que su padre le había dado guardadas dentro de unos bolsillos internos en su chaqueta por un tiempo, hasta que encontró un cajón más acorde que llevarlas encima. No había querido usarlas porque era el único recuerdo que tenía de su vida anterior, la vida de felicidad al lado de su padre y de su hermano. Ni sabía porque había hecho eso, quizá por agradecimiento, quizá por salir de aquella existencia aburrida y anodina a la que estaba destinado desde que se escapó de los nazis.

La joven le devolvió aquellas monedas y él la miro fijamente. Es parte del artista mantener la fe en sí mismo mientras el mundo incrédulo le ataca con su total escepticismo; debe erguirse frente a la humanidad y ser él su único discípulo, pero Marcus parecía estar vencido por las circunstancias, agotado ya de tanto escapar, harto de respirar una vida de hambre, sudor y sangre. Lo único que parecía darle vida era la calidad presencia de aquella joven que lo alimentaba y se preocupaba por su bienestar, su belleza, su sonrisa. Deseaba acariciarla, besarla con sus labios en la frente, la nariz, la boca… con sus manos recorrerla por completo y adorarle con su mirada, como un simple mortal adoraría a una diosa olímpica.

-¿Por qué no? - preguntó inclinando su cabeza. No era por la belleza exterior que quería pintarla, quería pintar su alma, quería extraer de su mano, el alma delicada de la joven y pintarla a través de sus ojos. –No es necesario que te desnudes… - repitió. Pero si imprescindible, pensó –Porque no es exactamente tu exterior lo que deseo plasmar…- Y se guardó las monedas que seguramente usaría para comer en lo próximos días en aquel chaleco raído que llevaba puesto. Quizá si pedía mucho...Quizá debería contentarse con aquel helado prometido, con esa libertad ansiada, visitar el museo tomada de su brazo y solo eso…nada más.

Aunque estaba seguro de no irse de ahí, ese ya era su hogar.  Él no estaba acostumbrado a los cuidados de una mujer, a esa voz familiar, a ese suave sonido que hacen las enaguas, a esta presencia amada que hace menos lento el transcurrir de las horas. Ella no quería cuidarlo a él y ¿él que podría darle? Una cabaña pobre, una existencia miserable, una vida simple. No mucho más. Y ella se merecía todo.

Asintió cuando ella le avisó que debía irse, Marcus simplemente sonrió. La sonrisa era débil, como una mueca. Observó cada uno de los movimientos que ella dio, entre nerviosa y apurada, alejándose de él que sintió algo de remordimiento por haberle propuesto algo así –Regresa... –Imploró. Mientras ella se alejaba, salió afuera para ver los últimos pasos de la joven y se sintió compelido a ir detrás de ella para implorarle que regrese, para pedirle que no fuera a trabajar y se quedara con él, pero nada de eso sucedió, solo en su cabeza…en su imaginación encendida y febril. –Regresa…-repitió, murmurando, pero no hubo respuesta alguna, solo el viento, alguna hojas y quizá algún pájaro que estaba por viajar a costas más cálidas.  


Con GWEN DESCOTEAUX
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Snow el Dom 13 Mar - 19:30

Love Battle
Gwen Descoteux— Francia — Por la Mañana

Camina con paso lento a pesar de las ganas que tenía por llegar a la pequeña cabaña donde se escondía el pintor. Esa misma noche, sin poder pegar ojo y en su pequeña cama, se desnudo y se tumbo sobre las sábanas desgastadas, de una mesita de madera tomo un trozo de espejo roto y estiró el brazo hacia arriba, pudo ver un cuerpo sin vida, apenas sin brillo y el tacto áspero provocado por el frío y la desnutrición, subió el trozo del espejo hasta su rostro y pellizco sus mejilla, nunca había usado el maquillaje que pintaba de un color carmesí las mejillas y los labios de su señora. No sabía que veía Marcus en ella, no era tal belleza como decía el pintor. Paro en seco un segundo para tomar aire, su corazón latía con fuerza desde que se marchó el día anterior de la cabaña y para colmo no tuvo un buen día en su trabajo pues la proposición ¿indecente? del pintor le tuvo distraía todo el día. Reanudo la marcha cuando vio el tejado de la cabaña, debía enfrentarse a sus miedos o eso siempre decía su hermano, de quien esa semana no había recibido carta y eso le mataba a ella por dentro.

Cuando estuvo frente a la puerta toco dos veces como era costumbre y paso al interior, encontrándose al pintor sin la parte de arriba de su ropa y aún en el camastro, estaba despierto pues lo primero que hizo fue en fijarse en aquella mirada verde vibrante que tenía y pensó que el mar debía de ser de un color parecido a ellos — Te he traído un poco de sopa de guisantes — No es que fuera una delicia pero al menos entraría en calor como ellos la noche pasada. Había nevado de forma copiosa y en esa cabaña se notaba aún más. sacó un trozo de leña pequeño de su zurrón y lo echo a la pequeña estufa, la ventaja de vivir al ras del mundo es que nadie veía el humo salir del instrumento. Prendió una cerilla la cual lanzó al interior y espero hasta ver el fuego aparecer en sus ojos para cerrar la puertecilla — Siento como me fui ayer de aquí. No estado con ningún hombre que me pidiera desnudarme antes que tú — Murmuró sin darse la vuelta, sentía vergüenza al admitirlo porque vamos, él era un adonis. A pesar de su delgadez, de la barba poblada que llevaba y que tanto le gusta a ella, más su extraño color de cabello... lo tenía todo para encontrar a una mujer que cumpliera todos sus deseos — Podrías tener a cualquier ser humano para pintar ¿y me elijes a mi? — Preguntó dándose la vuelta, tenía el ceño fruncido ante la confusión. Ella no se consideraba ninguna musa.

Acepto con una condición. Desnuda pero de espaldas, lo he visto en algunos cuadros — Respiró hondo para luego soltarlo en una bocanada, igual cuando viera su cuerpo se daría por vencido y la dejaría marchar tranquila. Nunca más hablarían del tema y todo seguiría como antes de su proposición — ¿Qué necesitarías? — Preguntó intentando aparentar estar más tranquila, a pesar de que temblaba, pero no sabía si de frío o de nervios ¿Qué haría si quería empezar ahora? — No entro hasta la cinco de la tarde pero... podrías hacerme otro boceto. Como el de ayerY tocarme pensó hundiendo su labio al interior de su boca para acariciarlo con su lengua y es que Marcus había despertado en ella algo que antes nunca había probado y era el deseo de ser tocada.
Con Marcus.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2265

Localización :
Dorne

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Mr Holmes el Miér 23 Mar - 3:55

Love Battle
MARCUS JAKOV — Francia — Por la Mañana

Todo el día pasaba así para él, esperando. Era como una larga y tediosa espera que no parecía concluir más. Lo poco que tenía, lo usaba para dibujar algunos garabatos. A veces el semblante de Gwen quien estaba en su mente todo el tiempo. Los ojos inocentes de la joven francesa que lo cuidaba, una doncella natural e inocente como la breve y pobre vida que había llevado en ese lugar abandonado por Dios.
Había jurado y prejurado mil veces que buscaría una manera de pagarle, de buscar un trabajo honesto para comprarle un vestido y pintarle el bello rostro con un rubor suave, unos labios rosas  y quizá…invitar un helado. Casi ni había dormido mirando el techo de aquella cabaña.
Y podía oír el lamento de los árboles que pasaban por el techo de adobe que milagrosamente había soportado fríos y vientos. Marcus se sentía miserable, miserable en ese atisbo de vida que estaba obligado a vivir, durmió poco. No dormía mucho en general, pero peor era volver a sus recuerdos de las torturas y la vida en el campo de concentración.

La oyó entrar y  levantó la vista para observarla  mientras él estaba sentado en el camastro solo vestido con una camisa blanca, raída, pero limpia, siempre limpia. Los ojos celestes recorrieron la figura menuda y femenina, la dulce inocencia de su alma. Sus dedos jugueteaban con las monedas de su padre, como si en ese gesto, lo tuviera cerca o su espíritu, le hablara.

Marcus no creía en fantasmas, de hecho, se consideraba ateo y comunista. Palabras prohibidas en aquel momento de la historia. Solo se podía hablar de fantasmas y de Hitler, aunque sea para maldecir a todos sus parientes. –Gracias por la sopa- Dijo con una semi sonrisa. Y se levanto para ver el botín que la joven le había traído. A veces solo comía por no desperdiciar, pero sin ningún apetito.

La dejó hacer sin mirarla, como entregado…el espíritu benigno de la joven prendió a la estufa que se había apagado hace tiempo. –Podría, pero no me importan las demás. La demás es…lo grotesco, lo diario, lo mediocre. Tú no eres mediocre. –le dijo a la joven directamente cuando ella le dijo que podría tener a cualquiera desnudándose para él, pero aquella condición, lo hizo negar suavemente –No, de frente. Quiero pintarte de frente, que me mires. Quiero ver tu rostro cuando lo haga y mirarte a los ojos cuando este recorriéndote con mi pincel. –Le faltó decir que sería en la tela, pero estaba implícito. –Necesito un poco de tela y los colores primarios. –Se acercó a ella lentamente, cara a cara, para tomarle la barbilla- No debes hacer esto si te causa pena, Gwen….no quiero que te desnudes para mi hombría...No voy a deshonrarte de esa manera-Miro sus labios y deseo poner sus propio labios en ellos. –No puedo pintarte de espaldas. Es como…la Gioconda ciega. –suspiro alejándose de ella, solo para buscar un poco de agua y ponerla a hervir en la cocina.

Con GWEN DESCOTEAUX


Última edición por Mr Holmes el Lun 28 Mar - 4:30, editado 1 vez
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Snow el Miér 23 Mar - 21:45

Love Battle
Gwen Descoteux— Francia — Por la Mañana

Rodeó su cintura con ambos brazos. Había hablado con tanta firmeza que casi pudo sentir las cerdas de su piel pasar por su piel, haciendo que esta misma se erizase por un contacto fantasma, pensó que Marcus la tenía idealizada ¿desde cuando no estaba con una mujer? Y no solo pintándola ¿tendría esposa? Tragó saliva, no su hermano nunca le mencionó tal familiar y hubiera huido con él, al menos ella así lo habría hecho. Levantó su mirada cuando este tomó su barbilla, estaba tan cerca que podía notar ciertas pecas sobre su nariz, o como tan claros eran sus ojos, era atractivo sin duda, le dejó hablar mientras ella le miraba ensimismada, tenía una voz aguda pero suave, suspiró cuando sus manos rugosa le dejaron de tocar — No hago esto por pena — Respondió mirando la espalda del hombre, estaba más delgado desde que lo vio la primera vez, pero era normal, todos tenían más hueso que carne en esos tiempos de guerras — No quiero decepcionarte — Murmuró caminando por la pequeña vivienda, pensó que quizás lo vería como una tontería, el físico no era importante pero quería que él la viese bien, no despertar su hombría tal y como le había dicho, pero si que pensase en ella como mujer y no una amiga.

Puede que mi hermano tenga aún los materiales si no quizás tenga que buscarlo y eso llevará un tiempo — La pintura era un capricho para muchos, en el mercado negro la encontraría claro pero ¿a qué precio? No tenía mucho dinero ahorrado pero tampoco que su cuadro fuera un chasco por su culpa, siempre intentaba complacerlo pero aquello sería difícil si su hermano se había desprendido de tales materiales de cuando solo quiso ser pintor para alardear ante las mujeres — No me compares con la Giocconda por favor — Soltó una suave carcajada, aquel cuadro era hermoso y la mujer misteriosa tenía un encanto natural del cual ella carecía, no era como aquellas chicas adineradas que eran enseñadas para ser señoritas sensibles, educadas pero sensuales, muchas veces su padre le comparaba con un chico en vez de una chica. Se acercó a él y se quedo a su espalda, tentada en apoyarse en sus músculos — Prométeme que no se lo enseñaras a nadie. Que quedará entre nosotros —  Murmuró mirando su nuca. Se moriría si él llegase a exponer después de la guerra ¿Verse en una galería de arte? Era una locura, sin duda a su padre no le gustaría y casi le sería imposible encontrar marido después de haber posado desnuda, ya que eso no era cosa de damas. Pero ella no se sentía como tal.

Se alejó de su lado y desabrochó el primer botón de su blusa, no hacía calor pero la estufa aún no prendía del todo, tendría que traerle más leña si tenía que estar desnuda en esa habitación fría — ¿Has pintado antes a mujeres desnudas? — Preguntó con curiosidad, apenas hablaban de su vida pasada, Gwen suponía que sería doloroso recordar tiempos mejores después de la endemoniada octavilla lanzada en su nombre — ¿Querrías verme ahora? — Sugirió desabrochando otro botón de la blusa ¿qué demonios estaba haciendo? Menos mal que estaba lejos del pelirrojo, por suerte para ella y no podía sentir la rapidez con la que latía su corazón o como sus mejillas habían subido de temperatura. Quizás estaba deseando que dijese que no a su pregunta ¿o si?
Con Marcus.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2265

Localización :
Dorne

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Mr Holmes el Lun 28 Mar - 6:42

Love Battle
MARCUS JAKOV — Francia — Por la tarde

-No me decepcionaras. –Negó suavemente mientras ponía esa agua sobre el calentador. Y estaba diciendo la verdad, ella nunca lo decepcionaría de ninguna forma. Nunca había idealizado a ninguna mujer… De hecho nunca idealizaba a nadie, excepto alguna vez a su madre luego de que estuviera enterrada tanto tiempo que no recordaba su rostro o sus manos cuando le contaba algún cuento o lo acariciaba mientras terminaba una prenda remendada.  –Tú eres lo que eres, Gwen y yo quiero pintar eso. Tu cuerpo desnudo, libre de cualquier atadura carnal en conjunción con tu alma. –Suspiro y se dio media vuelta para mirar a la joven con una semi sonrisa. –No pienses esas cosas.- le pidió acariciando débilmente su mejilla con ternura. Hacía mucho tiempo que no estaba con una mujer, probablemente más de lo que recordaba

-Si puedes encontrar la pintura, está bien. Yo me haré cargo del lienzo y me servirá para estar ocupado. Solo deberé pedirte que me traigas unos clavos, si puedes encontrarlos. –Marcus sabía hacerse su sus propios lienzos y había aprendido por necesidad. Cuando estudiaba en el colegio de arte era mucho más pobre que cualquiera de los chicos que estudiaban entonces su profesor, le enseño a hacerse sus marcos. Es así que Marcus empezó a hacerse lo mejores lienzos de la clase y los chicos le pedían que también hicieran algunos para ellos. Cobraba algunos centavos, pero siempre era una ayuda para la casa. – ¿Por qué no quieres que te compare con la Gioconda? –Marcus sonrió un poco más abiertamente mostrando sus dientes blancos y perfectos. –No estaba comparándolas en belleza, estaba intentando explicarte de que significaría para mí pintarte solo de espaldas. –Gesticulo- La mona lisa es conocida por sus sonrisa, pero al ver su ojos…su sonrisa desaparece y es ahí cuando el verdadero ser de la modelo se descubre. –Escuchó el ruido del agua hirviendo y saco el recipiente del agua, solo para prometer sin mirarla –te lo prometo. No saldrá de este espacio y quedará para ti cuando quieras verlo, solo para ti –Por su parte, había fantaseado con la idea de emigrar al terminar la guerra, dejar Francia y viajar al continente Americano. Pero faltaba mucho para eso.

No se dio vuelta hasta la última pregunta y se quedó paralizado, mientras veía a la joven desprenderse los botones de la blusa. Había pintado alguna mujeres desnudas, la primera había sido con la primera mujer de su vida, pero no todas de ellas habían sido amantes, algunas habían sido prostitutas, pero tampoco se había acostado con ellas, asintió a la pregunta para detener su mano antes de que llegara al tercer botón. –Sí, quiero verte…-concedió. –Pero antes quiero saber por qué quieres hacer esto…–se acerco mas a ella, hasta que estuvo cara a cara, mirándola a los ojos fijamente. Miro sus labios nuevamente y se relamió de forma instintiva. –Gwen…Mi pequeña Mona lisa. –Acarició su frente, su nariz y sus labios con ternura. Estaban secos pero aún eran perfectos.

Con GWEN DESCOTEAUX
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
195

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Love in Battle.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.