Últimos temas
Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

01. Just For You

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

01. Just For You

Mensaje por Liv Fredriksson el Jue 18 Feb - 8:28

Las manos le temblaban, siendo incapaz de sostener la taza de café sin derramarlo encima de ella misma. Al menos si le llegaban a preguntar podría decir que era debido al frío, no por los nervios que la atacaban de forma cruel. Nora le había llamado en medio de la noche, estaba alterada y le pedía verse en el café donde ahora ella la esperaba. Suspiró tratando de tranquilizarse. Sí su amiga estaba mal, no podría ayudarle si no podía ni controlar su pulso. –Nora, Nora, Nora. Acabarás conmigo…− Esa mujer siempre era su perdición, incluso desde la universidad. Solo hacía falta que la castaña le sonriera para que Sarah quedase rendida a sus pies de la misma forma en la que cae un castillo de naipes. Así que ahora no sería la excepción. Recordó sus años mozos, los momentos vividos y ni así lograba saber en qué momento fue que terminó enamorada, loca de amor por ella.

Habían pasado varios años y no la lograba olvidar; la seguía queriendo, incluso más que cuando estaban estudiando. Volvió a concentrarse en el ahora, donde solo eran dos simples amigas, no una pareja, y mucho menos, almas gemelas. Bajó la vista, las manos ya le temblaban. Dio un generoso trago y justo la vio caminar por la calle hasta la cafetería donde quedaron de verse. La última vez que se habían encontrado había sido hace dos o tres meses, la había visto tan radiante, tan feliz. Feliz sin ella. Se bofeteó mentalmente, no debía divagar.

Abrazó con cariño a su amiga, sonriéndole de forma afectuosa. Teniéndola enfrente de ella, volvió a perderse, esta vez producto de “algo” extraño que veía la castaña. Su belleza se veía marchita, sus ojos estaban opacos, sin rastro de aquel brillo enamorado que había visto tiempo atrás. –Tiempo sin verte−. La mesera se les acercó, dejando un menú para cada una. Por un momento desvió la vista al inmenso árbol que tenían enfrente. ¿Debería preguntarle directamente el motivo de aquella inusual llamada a deshoras o debería esperar? Optó por lo segundo, así no habría interrupciones, pues sospechaba que hablarían de algo de suma importancia.

Las órdenes llegaron, entre ellos una nueva taza de café para la morena. De esa forma se desharían de la mesera hasta que tuvieran que retirar las cosas. Tomó aire, reteniéndolo unos segundos antes de dejarlo salir en forma de un sonoro y pesado suspiro. –Ya que dejamos las formalidades de lado…− Aprovechó el pequeño silencio para estrechar las manos ajenas con las propias. −¿Qué tienes? Me has llamado en la madrugada para vernos, no es propio en ti−. Acarició afectuosamente con los pulgares el dorso de ambas manos. −¿Qué sucede? Puedes confiar en mí. Somos amigas−. Le habría gustado estrecharla entre sus manos y colmarla de besos hasta que todos los fantasmas que Nora cargaba, se esfumasen para siempre.


When the night falls...
La próxima vez que tengas el deseo de ayudar a alguien, mejor considera aplastarlo. Podría salvarte de algún problema más adelante.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01. Just For You

Mensaje por Allen von Seckendorff el Jue 26 Mayo - 3:24

Nora no pensaba con claridad cuando llamó a esas horas a Sarah, necesitaba de alguien que sabía no la dejaría sola en un momento en que tanto la necesitaba. ¿Cómo era posible que en unas horas todo saliera tan mal? Aquella vida planeada, destrozada. La cama estaba vacía, y la morena estaba sentada en una silla frente al tocador mirando el sitio donde su esposo debería estar durmiendo. Nuevamente había ido a pasar la noche a otro lado, como venía haciendo desde que le diera aquella noticia. Sabía, sin embargo, que no dormía solo, pues en las mañanas cuando pasaba a arreglarse para el trabajo olía a perfume.

Se fue a lavar el rostro al baño, echándose agua varias veces antes de volver a la habitación para vestirse y así salir de la casa. Condujo alrededor de veinte minutos hasta el punto donde quedó de verse con Sarah y estacionó cerca del sitio. Mientras se acercaba pudo ver a través de una de las ventanas a su amiga, mordiéndose suavemente el labio a causa de los nervios. ¿Qué podría decirle? Se sentía patética, peor. ¿Cómo decirle a su amiga que el hombre con el que se casó, ese del que hacía solo tres meses podía hablar solo con amor y devoción, abusaba de ella? Su rostro, sus brazos, y sus piernas no mostraban aquello, pero era una realidad del hogar. Completamente muda, sin un saludo preparado, se acercó hasta la morena y le sonrió ligeramente en respuesta a su comentario. Y vaya que había pasado tiempo. Deseó que ese abrazo nunca hubiera terminado, quedarse en los brazos ajenos el resto de la noche, morir en ellos.

Pidió solamente un café, pues no solía cenar y mucho menos a esa hora. Suspiró en reflejo a Sarah, y esbozó apenas una pequeña sonrisa al darse cuenta de ello. Se la quedó mirando cuando esta habló, apretando las manos de la otra cuando tomó las suyas. Las miró distraída, acariciando la piel de la mujer frente a ella, jugando con sus dedos. No tenía el coraje para decirle lo que estaba viviendo, el miedo que sentía cada que su esposo llegaba a casa, o la llamaba para saber lo que hacía.

-Es… complicado, Sarah…- Murmuró, pues sabía perfectamente que su amiga estaría esperando una respuesta. La conocía bien, sabía que esa no era ella y que para estar así debía haber ocurrido algo severo. Algo realmente importante -No sé cómo decírtelo- No sabía, ni se atrevía. Miedo, vergüenza, angustia. Mil sensaciones se arremolinaban en su pecho. Se sentía atrapada.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
84

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.