Últimos temas
» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 14:17 por Knocker

» 36. Invasion
Hoy a las 14:09 por Nightingale

» 35. Innocent
Hoy a las 14:02 por Nightingale

» 34. This place is haunted
Hoy a las 13:56 por Nightingale

» Why don't we find out?
Hoy a las 6:50 por Party Poison

» ~ You could be loved again
Hoy a las 0:52 por SapphireDragon

» Death is equal
Ayer a las 23:43 por Arson

» >> We stand for each other.
Ayer a las 19:55 por MissChief

» Burning Bridges
Ayer a las 18:43 por Shadows Takes All

» ☮ I can't save you unless you save me, too
Ayer a las 17:23 por Red

» Petición de Grupos
Ayer a las 16:26 por Nat Xavier

» Confieso que...
Ayer a las 13:55 por Mrs. Sarcasm

» We are doomed to repeat our history
Ayer a las 3:36 por Magik

» > Song of the seven seas
Ayer a las 0:00 por Sheena

» Petición de acciones Admin
Mar 17 Oct - 19:39 por Carrie_B

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Like a gun loves bullets

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Jue 18 Feb - 19:39

Recuerdo del primer mensaje :

Like a gun loves bullets
Realista — Drama — Angst — +18
Noviembre de 1997.

Grand Island, Nebraska.


Siempre hay un renglón en cada crónica, tan torcido como deshonesto. Uno sobre el que escribir con caligrafía inteligible aquello que esperas jamás llegue a cambiar.

Tal vez nadie te dijera que no deberías tratar de borrarlo.
Que existen cosas indelebles.

Fingir es el primer código de un agente de la Central de Inteligencia. Fingir, simular, tergiversar. Que el gobierno solo te preocupa el día que hay elecciones, que no empleas tu tiempo desempeñando ese cargo en ocasiones tan ingrato, que vives despreocupado. Que estás casado. ¿Sencillo, verdad? No lo sería tanto, si ya lo hubieras estado. Casado. Con la misma persona con la que te ves forzado a trabajar, años después y continuar fingiendo, que nada se rompió entonces.

Norman Markham
42 — CIA — David Duchovny — Nyadeh
Amelia morgan
37 — CIA — Gillian Anderson — Hellcat
Cronología


Última edición por Nyadeh el Vie 31 Mar - 2:01, editado 5 veces





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Vie 17 Jun - 0:23


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Amy



Tropezó con la mirada de Amy. A doscientos kilómetros por hora en una autovía sin desvíos, a través del desierto de Sonora, desprovisto de cinturón de seguridad. Un poco más risueña, un poco más del pasado, un poco más suya. A pesar de haber sido él quien la apremió a distanciarse de su vida, esa que habían erigido juntos. Jamás había sido —ni sería— capaz de pensar en ella como alguien no ligado a él; compañera, amante, esposa, ex-mujer.

Solía ser Amy la que se esforzaba por ambos, no importaba lo competente que fuera Norman, ni tampoco que ella lo supiera. Solía, salvo que en aquella ocasión la rigidez en los hombros y los bostezos reprimidos no eran más que un artificio para desertar y poder guarecerse al refugio de su nueva residencia, donde no tuviera que pugnar por discernir cuán sinceras eran sus caricias. De modo que fue él, con ojos cerrados y aprisionando su muñeca entre los dedos liberados, incapacitado para resistir un solo roce más de sus uñas sobra la tela, quien la atrajo aún más hacia su torso.

Advertía la fragancia de un perfume conocido y tuvo que morderse las mejillas para no preguntarle dónde, dónde había rociado su piel y besarla ahí, sobre todos aquellos lugares esenciales. Y se resignó a rozar su cabello con los labios. —No tardaremos en volver a casa. —Garantía que pareció acomodarse a sus intereses, no a los de sus vecinos, quienes todavía disputaban su compañía.

***

No se había permitido retirar su mano de la propia en la totalidad del trayecto. Su americana, demasiado holgada para la espalda de Amy caía sobre los hombros femeninos, por complacer su sugerencia. Y porque había observado cómo temblaba a causa de la frialdad nocturna.

El pub era reducido, aunque podría contener a la mitad de la urbanización. Un biombo separaba las mesas donde aún se escuchaba el bullicio de los comensales de una cena tardía, de la barra, más espaciosa y apenas saturada. La joven tras el mostrador no aparentaba tener más de veinte años, tal vez ni siquiera edad legal para ingerir alcohol, pero no era problema de Allan Hyde. Algunas botellas, la mayor parte casi llenas hasta el cuello, reposaban en baldas de madera. Conservaba una máquina de vinilos en un rincón, que posiblemente no cumpliera su función.

Es... diferente. Me gusta. —No había tenido que simular aquello, agradecía escapar momentáneamente de la aparatosidad que invadía aquella comunidad de vecinos.

Acarició el cuello de Amy con ambas manos, palmas aventureras que reptaron hasta envolver sus mejillas y se inclinó sobre ella, su boca sondeando los labios encarnados que se abrieron por desconcierto. Exhaló todo el deseo dentro de ella, pausado, a pinceladas de su lengua en las comisuras delicadas, robándole los suspiros antes de que abandonaran su garganta. —Voy a por un par de copas. —Roce del aliento convulso junto a su oído.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Vie 17 Jun - 12:38


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Norman



Perderse en el calor de sus brazos, en la comodidad de su cuerpo que aún se amoldaba al propio como molde a su pieza. Todo había quedado grabado bajo la piel clamorosa de más contacto, más que la unión efímera que habían tenido en la ducha. Un error que pesaba sobre la conciencia de la pelirroja, una puerta que debería haber dejado cerrada por el bien de su cordura. Lo echaba de menos, con cada roce casual que cada vez parecía más natural lo añoraba más. El latido frenético contra el borde de aquel vestido de ensueño lo confirmaba, delator de la verdad oculta tras los labios mentirosos. Pretendía decir se acabó cuando sus ojos gritaban: Déjame volver.

La facilidad para comportarse como una pareja la tenían. Adhesión del pasado conjunto, no había ni una sola grieta en su actuación que no resultaba del todo tal farsa. A lo sumo eran delatoras las pequeñas arrugas de expresión, sorpresa y lamento que aparecían despacio, hirientes y obvias. Una parte de ella no quería volver a casa, quería disfrutar un poco más de ser Teresa y bañarse en las atenciones cariñosas de Allan. Una trampa para ratones donde él era el queso y, a pesar de que ella sabía que el cepo iba a matarla, no podía evitar correr a mordisquear su premio. Aquello terminaría mal, falta. Destrozados por sus propias balas.

El primer pensamiento al salir fue para el frío cuarteando su piel, los labios trémulos tratando de esconder el temblor de sus dientes. No tardó en volver a ceñirse al costado de Norman con una leve sonrisa de agradecimiento, incontrolable necesidad de seguir el molde de su figura como si necesitase más que agua para seguir andando. La droga de la nostalgia y el recuerdo devorando la razón, cautelosa, que la invitaba a tratar de mantener las distancias más allá de lo estrictamente necesario.

Acogedor y típico, de ambiente cargado y charlas resueltas. Sus anfitriones desaparecieron en el apogeo de los saludos y las amistades, ellos más cautelosos prefirieron la soledad de una mesa alta dispuesta cual parapeto de observación. Amy podía tener una gran visión de toda la sala desde aquella posición pero no de Norman robándole el aliento y el latido de su corazón. Le dolió. Tan cerca y tan lejos, el reflejo de su mirada en los ojos grises y la picazón en los labios tras la ausencia de un beso. Rogarle por un beso, rogarle por más caricias sinceras y no impetuosas como las de la ducha. Quería su amor y no su rabia.

Recorrió el dorso de sus manos con la yema de los dedos—No era necesario—Le recordó herida hasta la médula de su espina dorsal. Sin embargo asintió, despacio, y lo dejó marchar porque necesitaba clamorosamente algo de aire no viciado por su colonia, su loción del afeitado y el calor de su piel.

Esperó, de pie, los ojos en cada vecino haciendo una clasificación precisa y los brazos apoyados contra la mesa. Una mano recorrió su espalda, desde la piel desnuda de sus hombros hasta el borde de la decencia tentando en ir más allá. Por supuesto, Amy solo pudo pensar que era Norman, y ladeó el rostro poniendo los ojos en blanco— No te…—Alto, rubio y ojos café. No podría ser más distinto a su ex marido—… aproveches—Concluyó apartando con cuidado aquella mano de su cuerpo, se le ocurrían al menos siete formas de partirle cada uno de los huesos del brazo. Lástima que Teresa no supiese—Nueva y sola… ¿Eres mi regalo de Navidad anticipado?—No supo que anudó más su estómago si el alcohol de sus palabras, la mirada pérfida corriendo por el borde de su escote o el horripilante intento de ligar.

Enarcó una ceja, asombrada en un extremo que fuera natural para Teresa—Uhm, mira marido ha ido a la barra a pedir—Esconderse tras la promesa de un marido posesivo no era precisamente su ideal de protección, no necesitaba a Norman para librarse de un baboso pero Teresa sí. Comenzaba a odiar a Teresa.





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Vie 17 Jun - 15:22


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Amy



No sabía qué estaba haciendo. No sabía quién era él, ni quién era ella. Ni diferenciaba lo que deseaba, de lo que constituía un deber. La figura a representar se había liberado a su cautiverio y no era capaz de declarar si sería Allan, si tuviera oportunidad de existir, quien se comportase así con Teresa o era él quien no podía permanecer distanciado de Amy, describiendo una órbita constante a su alrededor, como un cuerpo celeste.

Habían cambiado. Él, ella y aquello que todavía crepitaba entre ambos cuando se rozaban. Insuficiente para encubrir y sepultar el pasado, colmado de remembranzas que detonaban en la lengua, a cada exiguo sorbo de ella.

Con un par de billetes de diez dólares sobre el mostrador, se encargó de costear las copas de ambos. El dinero no pertenecía a ninguno de los dos, procedía de la cuenta que la Agencia les había facilitado antes de comenzar la misión encomendada, proveyendo de todo cuanto necesitaran. Quizá la rutina de Amy ya no era la misma, quizá había dejado de beber lo de siempre, como una sola palabra que encarnara a la etiqueta de una marca, pero ya no podía regresar y solicitar su opinión, como un hombre que no conociera a su mujer. No lo hacía.

La cautela se ocupó de hacerle eludir saludos cordiales alrededor y atravesar la estancia hacia ella, ante la panorámica que se desarrollaba frente a él. La agente no necesitaba ni el favor ni la defensa de nadie y era a eso a lo que temía, a que un tenue ademán y una mirada azorada se transformase en una conducta poco propia de alguien que no hubiera sido adiestrado para preservar la seguridad de su nación. Seguro, no sería ella quien terminase con más de un hueso fracturado, pero no podían arriesgarse.

Oprimió sus dedos con la mano que no sostenía las copas, antes de depositarlas sobre la mesa. No hagas nada, advertencia en la opresión de sus yemas. —Creo que no nos han presentado. Somos los nuevos vecinos. —No simuló una sonrisa, sí una inflexión cortés en la voz. Lo último que precisaban era convertirse en el eje de interés a causa de un altercado. Sin embargo, la mirada manifestada del hombre al contemplar a Amy, le provocó repulsión, espasmos en el hígado y el páncreas. Con toda probabilidad y tras voltear para garantizar que permanecería en silencio, supuso que a ella también—. Allan Hyde. Mi esposa, Teresa.

Norman le tendió una mano que quedó en el aire, suspendida bajo una mueca provocadora. —Vecinos, entonces... puedo enseñarte la urbanización, esta misma noche. Demasiado ruido aquí dentro.

Resultaba incuestionable a quien se dirigía.

No, no puede. —Le empujó sutilmente hacia atrás, imposibilitando que se aproximase a ella a la par que guiaba a Amy, a su espalda, en dirección a la salida antes de que la situación se agravase.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Vie 17 Jun - 17:23


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Norman



Amy no supo que detestaba más si el descaro o no poder defenderse por sí misma. Siempre había sido una mujer independiente, no fue algo que tuviese que adoptar para entrar en la agencia, ya era una chica dura mucho antes. Jamás había entrado en su vocabulario la necesidad de que otros la protegiesen, en parte porque era incapaz de confiar en las personas hasta ese punto. Protección, necesidad. Todos podían desvanecerse al final y sería ella sola quien se mantuviese de pie, dependía de ella. Una única persona había sostenido sus manos en los peores momentos, una única persona la había visto llorar y había besado sus cabellos mientras tanto: Norman. Y también se había desvanecido. Solo aceptaba a medias su parte de culpa, en las noches más solitarias y oscuras quizás. Si algo había aprendido es que ni siquiera el amor te aseguraba tener a alguien siempre. Convivir consigo misma es lo que encontraba al final del día y, ahora, tenía que esperar a que Norman apareciese con las copas para salvarla cual damisela en apuros de las manos excesivamente largas de aquel tipo con exceso de alcohol por encima.

Los dedos pegajosos se aferraron en la curvatura de su codo y cualquiera que conociese el brillo peligroso de los ojos de la pelirroja sabría apreciar que tras el leve tirón venía un codazo directo a los dientes, suerte que se encontró con la mano de Norman sosteniendo su ímpetu. Curiosamente, y a pesar de la impotencia que mascaba su estómago, se sintió más relajada, protegida. Un sentimiento que hacía mucho tiempo que no conocía, la seguridad de tener una persona a tu lado. Se odió por sentirse bien a su lado, por querer sostener sus manos y rogarle que se fuesen de allí. No lo hizo, por supuesto. Dejó que Norman usase la mano izquierda que a ella le faltaba para lidiar con el problema. Hasta le permitió aquel estúpido gesto de prácticamente ocultarla tras su espalda, lo hacía de hecho siendo tan menuda como era.

Tan solo por encima del hombro de su ex marido vio a aquel hombre trastrabillar con sus propios pies con aquel leve empujón, el alcohol hacía realmente estragos en el equilibrio, reponerse y lanzar un puñetazo directamente al ojo de Norman. Por puro instinto Amy atrapó una de las copas y, de no haber recuperado el raciocinio, habría terminado impactándola contra el cráneo de aquel impresentable. En su lugar la dejó resbalar entre sus dedos dejando escapar un grito de pánico. Tres segundos por detrás del golpe, no había sido su respuesta natural pero no había quedado tampoco descuadrada del marco para todos aquellos desconocidos—Le hablaba a la señorita—Protestó el imbécil de turno como si fuera todo un héroe. Amy se llevó una mano a los labios fingiendo absoluta preocupación.

Dios, Teresa eres realmente estúpida e inútil pensó la agente.





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Vie 17 Jun - 18:55


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Amy



La guió primero a ella, reparando en el temblor de la piel bajo sus dedos que no era ocasionada por la baja temperatura nocturna, ni el sobresalto por aquel desvío de las circunstancias. Podía no reconocerla, no reconocer a la mujer con la cual se había casado tras la compostura de agente dedicada, pero sabía cómo se comportaba su cuerpo, en más de un millar de maneras; no deseaba que el enojo de sus impulsos se adueñase de ella y terminase por hacerlos desplomarse a ambos. Trabajaban juntos en eso. Tan solo lamentaba no haber logrado obtener algo beneficioso en su primera noche.

Amy corrió mejor fortuna que él mismo. Con toda seguridad, por ser una diana considerablemente mayor y por tanto, más sencillo atinar. Premio para el temerario. La piel se le dilató bajo nudillos ajenos y escuchó el crujir de su propio hueso, aquello dolería más cuando se despertara al amanecer. No podría regresar a su vivienda a por el revólver de cañón corto que conservaba en el fondo del armario, que los dos conservaban, siguiendo el reglamento. Ni podía mostrar sus credenciales frente a las miradas alarmadas de los vecinos y forzarle a arrodillarse con las muñecas a la espalda, mientras le reclamaba a ella las esposas. De modo que, lo único que se le ocurrió como residente desarmado, fue devolver ese golpe y arrastrar a Amy fuera del pub. Los niveles de testosterona le amparaban.

No me pagan lo suficiente. —Se burló, solo por quebrar el detestable silencio. Lo habían pasado peor, los dos. Aquello era una riña de patio de recreo, comparado a lo que habían tenido que enfrentarse y por lo que habían tenido que combatir. Aunque la sonrisa le arrancó un guiño de pesar al tensar de sus músculos.

¿Todo bien? —Agitó su mano, levemente dolorida y giró el cuerpo de su compañera frente a sus ojos, obteniendo una valoración apresurada de su estado. Por suerte, la señorita sabía cuidar de sí misma, pero eso no le negaba a él razón por la que preocuparse, nunca había dejado de hacerlo. Acarició el dorso de sus manos y no sintió más que humedad pegajosa, notoriamente aliviado—. Lo siento. Todo esto. —No la disputa, ni haberse entrometido como sabía que aborrecía. Tocarla y besarla como si todavía fuera suya. Podía ser un cretino, a veces, pero no invidente, sabía que eso le afectaba y, con franqueza, también le afectaba a él—. Tampoco es fácil para mí.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Vie 17 Jun - 19:32


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Norman



La respuesta de Norman no se hizo esperar, Amy sabía que no se haría esperar y que podría haber sido mucho más letal que eso. Estaban entrenados para ellos, vivían de ello. Si fuera tan sencillo tirarlos al fango no serían agentes de la CIA. Debían mantener un perfil bajo, no podían destacar en atletismo precisamente o en mortalidad. Amy podía sobresalir en juventud o belleza, podría sobresalir –si supiese- en hacer tartas pero no en reducir a un hombre con una sola mano y, aunque Norman tenía algo más de carta blanca, tampoco podía hacer más de lo que debería saber. Testosterona y simples puñetazos, lo normal.

La pelea, si es que podía llamarse así ya que el hombre cayó de bruces de un solo golpe, levantó el revuelo de sus vecinos. Serían la pólvora corriendo de casa en casa, el chiste de sobre mesa hasta que otra reunión social aportase nuevas anécdotas fuesen divertidas o no. Amy salió de aquel pub enredada en los brazos de Norman, sin molestarse lo más mínimo en mirar atrás. Los ojos fijos en la curvatura de su mandíbula y la única gota de sangre que se precipitó desde su ceja. No estaba preocupada, ambos podían con mucho más que una estúpida reyerta de bar con un borracho, pero la cercanía, los roces de la noche habían desnudado el corazón de la agente. Goteante, demandante en la palma de sus manos. Manos que se aferraron a su espalda enterrando la nariz contra su cuello con ojos cerrados.

No puedo, no puedo se repitió rozando su piel con los labios descompuestos. Las manos agarrotadas contra la tela de su camisa incapaz de moverse, incapaz de soltarlo. No quería que la protegiese, no lo necesitaba, pero quería que la cuidase, que la mimase como habría hecho antaño. Quería que toda aquella noche fuese real y no el engaño de una misión. No quería ser una explicación sobre un informe oficial, no quería ser Teresa más tiempo solo Amy.

No soy yo la que ha encajado un puñetazo—Se mofó amortiguando las palabras contra su cuello. Alzó la vista y una mano, temblorosa quiso pensar por el frío, y pasó los dedos por el contorno de su ojo negando varias veces con la cabeza. Sintió un nudo en la garganta y el frío helando la humedad de sus ojos, por suerte—Vámonos a casa antes de que te pongas en evidencia con simples civiles—Lo soltó. No le quedaba otra, no debió abrazarlo para empezar. Con la chaqueta aún entre sus manos se guareció en ella y comenzó a andar, no de su mano. Ni siquiera a su lado. Por delante de él, rápida en un intento desaparecer y no tener que enfrentarlo. Enfrentarse al mundo.





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Vie 17 Jun - 21:22


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Amy



El estupor le impulsó a tambalearse hacia atrás, vacilar como si de un rinoceronte acometiendo se tratase y no de la menuda fémina afianzada a su espalda. No tenía sobrada firmeza para lograr empujarle, pero lo había encontrado con el puente levadizo en descenso y ni un solo caballero defendiendo las almenas de su alcázar, más entregado en disculparse ante ella que en ocuparse de la herida abierta. Creía debérselo, porque lo cierto era que no tenía derecho a obrar como si ella permaneciera ahí, a su alcance siempre que lo deseara, después de haber solicitado su divorcio. Sí había tenido derecho a eso, a separarse de su lado. —¿Amy? —Un murmullo que nadie escucharía, excepto ella. No podía pretender buscar respuestas si continuaba con esa farsa. No era Teresa, quien le rodeaba con los brazos e inspiraba junto a su cuello, era Amy. Y no comprendía qué le inquietaba. Su salud no, eso seguro, había sido un golpe que luciría un par de semanas pero había permanecido ingresado en un hospital por lesiones peores. Gajes del oficio.

La risa estalló en el torso, reverberando en su garganta y fue irrealizable no sostener sus caderas con las palmas abiertas, apoyando la figura aún más en su cuerpo. —Creo que ha sido su puño, el que ha encajado en mi ojo. —Su respiración complacida alcanzaba la cabellera de Amy, que se agitaba en consecuencia. Restregó los nudillos sobre la piel dañada, arrastrando la sangre con ellos, al menos se había ganado una excusa más creíble para la inflamación de los mismos y no la defensa de haber cedido a la exasperación tras haber sucumbido al sexo de nuevo con su ex mujer.

Lo que demoró en mirar al interior del pub, que volvía a contener la agitación jovial de los convecinos, ella se adelantó a sus pasos y caminaba tratando de rehuirle. No hacía falta tener un coeficiente de ciento ochenta para reparar en ello. —Eh... —La alcanzó, rozándole con los dedos en un hombro desabrigado. No logró frenarla pero al menos sí situarse a su lado, hasta que se detuvieron frente a la puerta de su vivienda. Con las llaves ya en la mano, entreabrió y permitió que ella pasara antes. Todavía en silencio, todavía obstinada en cualquier justificación que creyera tener para ni siquiera mantenerle la mirada—. No me digas que preferías haberte quedado. O haber hecho esa ruta que te prometía el vecino del pub. —Tenue y diminuta chispa en la voz, pero la pesada losa se deslizó de igual modo sobre él.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Vie 17 Jun - 22:44


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Norman



Había huido de la gravedad que la arrastraba de nuevo a los brazos de Norman. Todo aquel día había sido demasiado largo, demasiado intenso y las compuertas de sus emociones se estaban viniendo abajo. Miles de manos queriendo salir, queriendo ser libres. No sabía si reír o llorar. Su reencuentro, la ducha, las caricias durante la cena, el beso, cada vez que se habían dado la mano. Era simplemente demasiado y Norman había ido dando rienda suelta a sus emociones, había sido él quien había iniciado el sexo en la ducha, había sido él quien después lo había pagado contra la pared e incluso había salido a correr. Había jugado con ella, había dejado caer todas sus indirectas y directas contra su pecho. Había encajado cada bala y no podía más. Le pesaba el corazón, le desgarraba las costillas y la piel queriendo huir del maltrato.

Deslizó el hombro fuera de su tacto y pasó primera sin mirar atrás. Perderse en una copiosa ducha de agua caliente y después entre las sábanas era una buena idea, si no contaba con que debían compartir habitación porque la supuesta habitación de invitados estaba ocupada por todo el sistema de vigilancia—Nada me apetecía más que jugar a las casitas con un borracho fingiendo ser una inútil libertina—Gruñó deshaciéndose de los pendientes así como de los tacones, estaba harta de aquellos zapatos. Estaba harta de todo a decir verdad.—Siéntate en algún sitio, voy a buscar el botiquín—Sin dirigirle una sola mirada tomó los tacones del suelo y subió las escaleras hacia su habitación.

Antes de volver a bajar se desprendió del vestido, cambiándolo por un pijama de satén rojo. La mirada esquiva de la pelirroja estuvo más inmersa en la verde cruz del botiquín que en el herido. Meticulosamente abrió la caja al alcance de ambos y fue sacando algo de algodón y la pequeña botella de alcohol—No deberías haberte metido en una pelea—Murmuró impregnando el algodón abundantemente en alcohol. Probablemente le escocería y a Amy le pareció bien. Tanto como escocía la herida abierta de su pecho, tanto como dolía su piel allá donde dejaba el rastro de una caricia—Podrías haber comprometido nuestra misión—Añadió alzando al fin la mirada. Una breve conexión que prefirió evitar.

Los ojos eran el reflejo del alma y no sería Amy quien dejase a Norman pasar a su alma nunca más, no quería dejarle ver la sombra que había hecho de ella, el miedo tras la dilatación azul celeste y el dolor en las pupilas oscuras. Ella era fuerte, podía soportar aquello aunque le costase romperse en un centenar de pedazos.





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Sáb 18 Jun - 1:21


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Amy



Lo único que no necesitaban al finalizar esa primera jornada, la última alhaja de una deslucida tiara, la estrella de Oriente sobre un inestable abeto engalanado por Navidad, era su súbito combate con los celos. No poseía argumento legítimo al que afianzarse, salvo uno, que sí jugaba a estar casada con él. Uno mísero, banal, que no poder arrojarle a su conveniencia porque entre aquellas paredes ella ya no era cónyuge de nadie y Norman no debía obrar como si aspirase a ello.

Pero lo estaba. Celoso y no del hombre que había tendido la mano para rozar a Amy y había terminado por acariciarle a él, con algo más de ímpetu, de fuerza, y posiblemente de animosidad. Que había resultado en una zona de su cráneo a la que tenía en alta estima, ahora lesionada. Solía recordar mejor lo que veía, que todo lo demás. —Siendo meticuloso, ya estás jugando a las casitas y fingiendo ser una inútil. Aunque creo que yo estoy bastante sobrio.

Quizá estuviera celoso de un pasado en el cual hubiera seguido esos talones descalzos hacia el dormitorio y se hubiese recreado con la cremallera de ese vestido liviano, hasta irritarla lo suficiente para que consintiera curvar su espalda hacia delante e implorar o exigir que la desnudara. Todo dependía de la noche.

No tienes por qué... —Se acomodó en el sofá, moldeando el acolchado a su cuerpo y permitió que sus párpados cedieran pese al aguijonazo de dolor que le supuso ese gesto. Se deshizo de la corbata, abandonándola en una esquina de la habitación y subió los puños de su camisa hasta el codo.

Mantuvo los ojos cerrados escuchando a Amy pasear de un lado a otro, sus ligeros pasos sobre el alicatado y la fricción de la seda contra la piel de sus rodillas. Fue necesario reprimir un gemido al tomarse la libertad su creatividad de fantasear con la prenda de lencería que pudiera vestir y osó dirigirle una mirada al sentirla hundirse a su lado. Su inventiva era mejor. —No debería. Pero si no era yo, serías tú y eso sí que hubiera sido complicado de explicar. Una sencilla ama de casa reduciendo a un hombre que le saca una cabeza. —Una sacudida ocasionada por el roce del algodón en su piel agrietada y la quemazón del alcohol.

Además, nunca tuve ocasión de destrozarle la mandíbula a Thompson así que puede que buscara resarcirme. Se acostó contigo cuando todavía estábamos casados. O tú con él. Lo que sea. —Comprimió la mandíbula y, entre dientes, apartó la muñeca de Amy para sostener él mismo la gasa sobre su ceja. Sabía lo que se avecinaba, lo habían vivido en más de una ocasión, ella no respondía a su provocación y se distanciaba dedicándole esa mirada que lo tildaba de necio ignorante. Y a él le escocía la garganta de querer gritarle por qué, le cosquilleaban las palmas del deseo de inmovilizar contra él hasta arrancarle una explicación que creía merecer. Y le escocía, aún más, no hacer nunca nada.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Sáb 18 Jun - 2:17


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Norman



Hundió las rodillas a su lado, ganando en altura al herido y se recreó, con malicia que jamás admitiría, en cada toque del alcohol contra su piel, en cada salto involuntario de su cuerpo por el dolor. Bien, se lo merecía. No pudo pensar en otra cosa. Controversia en sus acciones, en sus emociones. El placer de verlo sufrir con la necesidad de ser ella misma quien sanase aquellas heridas, quien se hiciera cargo de él a pesar de que el telón ya había caído. No tenía que fingir ser su mujer, pero quizás nunca dejaría de serlo. Atrapada en la cruel jaula del amor, tan bonito como dañino. Hiel en el corazón de ambos, lo sabía. Metralla de una bomba corriendo por sus venas. Arañando, abrasando.

Ni veinticuatro horas en aquella misión y Amy ya comenzaba a ser consciente de que no podrían con aquello, sus emociones los superaban y debilitaban. No eran aptos. Jamás debieron aceptar, era ridículo creer que podrían llegar a la colaboración cuando tan pronto querían consumirse el uno al otro como hacerse pedazos a manos desnudas. Una completa locura, un resultado demente era lo único que cabría esperar. Mancha de café en el impoluto historial de la agente Morgan por no haberse negado a tiempo.

Podrías haber intentado ser más civilizado—Le recriminó dándole un toque con el algodón húmedo en la punta de la nariz. Trataba de relajarse, conciliar el huracán que revolvía sus entrañas. No pudo, fue imposible. La tormenta estalló en todo su apogeo y Amy quedó expuesta por completo. Sus labios, aún pintados, se quedaron abiertos sin encontrar palabras. Había sido tan súbito el recordatorio de aquella fantasía que había terminado de hacer pedazos su matrimonio. Tan sencillo negarlo, tan doloroso tener que defenderse de un crimen que él debería saber que jamás cometería.

Palabras que no encontraron la salida en el laberinto de sus costillas. Se levantó cual alta era, poco a decir verdad, y le dedicó la misma mirada vacía de siempre, lejana y fría—Si quieres resarcirte por algo es a mí a quien deberías moler bajo tus nudillos—Voz queda y segura. El dolor bien oculto tras sus dientes. No había permitido que nadie se metiese en su matrimonio, jamás lo habría engañado, y tampoco permitiría que nadie se metiese en su divorcio. Si Norman quería odiar a alguien que fuese a ella, ya lo hacía, o como mucho al reflejo que el espejo le mostrase cada mañana. No había más culpables de su dolor, más mártires de su terquedad.

Dormiré en la cama, puedes quedarte el sofá esta noche—Declaró a años luz de aquella habitación, de aquel amor de antaño. Era como Plutón. Parte de aquello pero inalcanzable ni una brizna de calor, ni una brizna de compañía. Solo en la teoría seguía allí abajo, de pie ante él. Carcasa vacía, aliento del todo perdido en aquella batalla. No podía enfrentarse a Norman cuando estaba desnuda, nada le quedaba ya para evitar los golpes.





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Sáb 18 Jun - 14:02


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Amy



La lengua se le enmarañó en todo territorio reconocido de la boca, rastreando las palabras y el apremio que había olvidado, extraviado en el arenal devastado de su paladar. Más y más gravilla a cada inspiración resbalando sin esfuerzo por su laringe. Tal vez lamentara haberle golpeado con esa argumentación, como siempre que lo hacía. Tal vez no debiera permitir que se liberase de aquella contienda, simular que no había sido aludida y que nunca tendrían que discutir por ello, lo cual se había convertido ya en un escenario habitual. Amy podía ser distante, pero no lo había sido con él y saber que era capaz de lograr helarle el aliento, lo estremecía. —Sabes que no te tocaría. —Había aprendido a detestarse más a sí mismo de lo que la detestaba a ella. Era casi imposible, porque en ocasiones aún le sonreía, apacible en las oficinas de Virginia y él se veía obligado a aparentar que no había trabajado con ella, que no conocía el esplendor de la piel —desnuda y sudada— que escondía bajo el traje. Porque la alternativa contraria era parar ese condenado ascensor y apresar sus manos y no vas a salir de aquí hasta que no aclaremos esto tú y yo.

De acuerdo, pasaría la noche allí, si era lo que demandaba. Le concedería una distancia de una planta entre los dos. Pero antes, obtendría su veredicto, nada iba a atormentarlo más que la fantasía y la desconfianza, y lo que ambas podían hacer, si se combinaban. —Amy, vamos... —La palma de su mano en el aire porque no se aventuraba a rozarle a la altura de las caderas y era esa perversa necesidad de acercarla sin permitirle entrar, lo que combaba sus dedos, de pronto zarpas ávidas de desgarrar la tela que la separaba de él porque todo lo demás, la mirada y lo que ocultaba detrás, lo había perdido hacía demasiado—. Necesito saberlo. Necesito saber si lo hiciste o no, porque me ha estado volviendo loco todos estos años. Y la incertidumbre es peor.

No era lo único que lo desesperaba de ella, pero no era el momento de evidenciar que ella escogió primero, y no a él. Y a causa de qué debería entonces escoger no hacerle daño, por encima de no hacerse daño a sí mismo. Lo mordaz, era que los hería a ambos. —Porque no creo que vaya a dejar de quererte. Y porque, a veces, desearía volver a lo que éramos pero no sé cómo hacerlo. Ni sé cómo estar contigo sin que duela. Sin la necesidad de alejarte pero no poder dejarte marchar. —Suerte que tenía la mirada concentrada en las medias lunas que sus uñas habían estampado en la piel de los brazos, que no se había cruzado con sus ojos que posiblemente le hubieran detenido antes.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Sáb 18 Jun - 18:12


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Norman



Lo creía, lo sabía. Pero habría preferido que así fuese. Los golpes físicos curaban mejor que lo que acarreaba con ella. Menos intensos, más sencillos de olvidar—Ojala lo hicieras—Soportaría cientos de golpes por ganarse su perdón. Si era lo que necesitaba para volver a confiar en ella, para dejarla dormir entre sus brazos. Desahogo de un alma torturada contra su piel, el descanso final encarnado en la violencia. Paz, tras la sangre. Calma tras la tempestad.

Cualquier cosa sería mejor que hablar. Amy siempre evitando las conversaciones, evitando las palabras que tanto daño podían hacerle. Sabía disparar, pero no sabía explicar qué sentía al apretar el gatillo. Era difícil, pero nadie era perfecto. Ojala las cosas fuesen más fáciles, pero no lo eran. La verdad saltaba a la vista, picaba con aguijones de acero cada mota de piel cubierta o descubierta. Si una vez fueron una pareja, ya no lo eran y quizás no volverían a serlo. Lo necesitaba, lo añoraba y a la vez lo repelía por el miedo del golpe final.

Le gustaría revelarle cuánto le dolía que se hubiese dejado llevar por los rumores, le gustaría gritarle cuánto daño le hacía que dudase de ella hasta ese punto. No había dejado de quererle, pero él ya no lo veía. Mentiras y celos sepultando las risas, sepultando el amor. Amy no se sentía capaz de luchar contra eso, no quería implicarse en un juicio moral porque saldría perdiendo, no por adulterio, pero sí por otros delitos. Selló los labios, crispó los puños y sintió los ojos arder tras un leve parpadeo, quería llorar.

Si tienes que preguntarte si lo hice no es más que un fantasma lo que amasAlguien que no soy yo, porque jamás te habría engañado quizás eso habría aclarado más su postura, quizás seguir hablando habría calmado las dudas y los miedos de Norman. No dijo nada, ni una caricia ni un suspiro. Se apartó temiendo quemarse, le dio la espalda de azul vibrante y se encaminó a las escaleras sola. Lo quería a su lado, quería recuperar el camino hasta sus manos pero no era capaz de encontrarlo. Había demasiados escombros que sortear, demasiadas espinas en el rosal.

Norman…—Se detuvo en el primer escalón, mirada perdida en el infinito del suelo. Traición a su orgullo en sus palabras, pero su corazón necesitaba hablar—Si eres capaz de responderte tus dudas, sube y duerme conmigo—Casi sonaba a un ruego, lo era. Cada peldaño que ascendió despacio fue un por favor. Un segundo que eran diez en los que esperaba que Norman confiase en ella, creyese en todo lo que conocía de la mujer que amaba y la alcanzase antes de hundirse en la frialdad de las sábanas.

Por favor Norman, por favor. Confía en mi.





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Dom 19 Jun - 17:12


3. You made a slow disaster out of me
en casa | noche | con Amy



Tal vez ambos fueran fantasmas. Recuerdos de sí mismos, vestigios de una relación en la cual se comprometieron más de lo que debieran porque nada era perpetuo, interminable en el tiempo. Habían subsistido lo apropiado para ascender a los Andes y arrojarse a la nada desde allí, a ciegas, con manos ligadas y el declive había herido y había helado, pero la caída había sido peor. No podía confiar en ella, tampoco podía no quererla. Lo había intentado. Remodelar su vida, tomar conciencia de que se habían separado, que Amy no volvería. Prometerle de nuevo a alguien que sí, que no había nada que deseara más. Estar solo. Solo y algo nostálgico, y su voz en el contestador y el latido bajo las costillas abiertamente avivado.

Ardía cuando le miraba así, le inmovilizaba cuando le daba la espalda. No sabía qué dañaba menos pero no todo debería poder hacerlo. Contemplar cómo se alejaba de sus dedos y escuchar cómo hacía eco en su piel, suave y un poco dulcificada y dispuesta a consentir que buscara el epicentro del universo en esa curva entre su cuello y la clavícula, región de carne que siempre padecía bajo el antojo de sus dientes.

«Amy». Tan solo la detuvo en su pensamiento, a gritos contra las paredes del cerebro, del cual no obtuvo mandato su boca. Quería seguirla pero no sabía si podía ofrecerle lo que ella imploraba. Otro hombre, si lo había habido, no era más que otra carga en la cima de dinamita que ambos habían creado; consentir que alguien te acompañara en la debilidad del sueño, en circunstancias de riesgo, adquiría un nivel de confianza fuera de la periferia de su comodidad.

Cada mísero crujido o susurro que procedía de arriba resonaba estridente en sus oídos y creyó no poder tolerar la opresión en los pulmones. Hasta que cruzó la estancia y le dio la bienvenida a la frialdad de la noche. No supo cuánto tiempo malgastó en el porche, vueltas y vueltas de las agujas del reloj de su muñeca, impasible pese a la gélida corriente que empalidecía frente a las reflexiones sobre lo que anhelaba, lo que temía y lo que debía hacer.

Amy dormía cuando alcanzó el cuarto de matrimonio. Estudió su silueta y el movimiento de su pecho bajo las sábanas a cada botón de su camisa que se rindió bajo los dedos, la ropa se encontraba aún organizada en las cajas que se dispersaban por todo recodo y no quería desvelarla de modo que se tendió a su lado al desvestirse. Se volvió hacia él al rozarle los mechones que obstaculizaban la travesía hasta su hombro y no fue capaz de evitar desviar las yemas por la piel desnuda de su cuello; exhaló más vehemente, como si lo sintiera aún adormecida y Norman supo, sencillamente supo que aquello no iba a ser beneficioso para ninguno de los dos. Tarde para rectificar, se acomodó sobre el somier procurando no tocarla y se concentró en el rumor de la respiración junto a él, tratando de acostumbrarse a la familiaridad del pasado.



Última edición por Nyadeh el Dom 19 Jun - 22:15, editado 1 vez





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Dom 19 Jun - 19:24

FB | Norman, it's me.


Quemaba como cientos de agujas clavándose en sus pulmones, la laringe y las costillas. El tirón de los brazos atados a la espalda, la soga desgastando la piel pálida. Por mucho que se agitase aquella mano mantenía su cabeza bajo la superficie helada. Astillas alrededor de los ojos y en las mejillas, pero no cedería. Ni una sola palabra saldría de sus labios amoratados por el frío. Sonrisa cínica se derramaba con cada gota de agua y aspiración que al fin podía calmar el dolor de su pecho, un bofetón y el sonido de disparos. Amy supo que estaba a salvo, que venían a por ella pero el tiempo corrió en su contra. Sujeta por la nuca no esperó la hoja de aquel cuchillo alojándose entre sus costillas dos veces. Su respiración colapsó y tosió sangre, se retorció en el suelo en busca del oxígeno que no podía abrirse paso entre el líquido carmesí. Juraría haber oído la voz de Norman, o quizás fue su último pensamiento antes de caer en la inconsciencia.

Soñó sin imágenes. Se elevó y descendió sin comprender, sin poder definir si estaba despierta o dormir, muerta o viva. Fue extraño, un segundo o diez años tampoco podría discernir entre tiempo o espacio. Pero supo que estaba a salvo. Quizás por el pitido lento de la máquina conectada a su corazón o porque reconoció la colonia de Norman, cerca. Ojos aún cerrados pero sus labios atentaron con curvarse en una sonrisa ligera, se removió despacio sintiendo un agudo dolor en el costado izquierdo y emitió un gemido leve. Gato apaleado sobre la cama de un blanco inquebrantable, solo vestida con el anti estético camisón de hospital y tapada hasta el pecho— Ni se te ocurra llorar Norman o pediré a seguridad que te saquen de aquí—Musitó tratando de despegar las pestañas para mirarlo. Preocupación pintada en todas sus facciones.

Forzó un poco más la curva de sus labios para transmitirle tranquilidad y volvió a cerrar los ojos, se encontraba pesada. Como si un camión hubiese pasado por encima de su cuerpo, no había articulación que no sintiese agarrotada y, sobre todo, le quemaba la nariz a causa del oxígeno que no dudo en quitarse con manos torpes pero eficientes—¿Me has traído bombones y un osito de peluche?—Preguntó tratando de sonar más confiada, más fuerte pero no lo estaba. Se sentía débil, pero en casa. A salvo. Ya tendría tiempo para preguntarle qué había pasado, si habían cogido a ese cabrón porque quería tener una seria “conversación” con él.

De momento solo quería estar tumbada, burlarse de Norman y sentir que seguía teniendo una vida. Era la primera vez que estaba tan cerca de perderla, la primera vez que se enfrentaba a la idea de no poder volver a ver a Norman y, aunque le hubiese gustado esconderlo, alteró los delatores pitidos de la estúpida máquina.



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE






Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Dom 19 Jun - 23:55

FB | Norman, it's me.


Se había convertido en un ritual, la solemnidad de un solo devoto en dedos crispados y pupilas intranquilas. Tocarla. Malgastaba horas en acariciarla; la frente, las mejillas, la amplitud del codo y la longitud de su brazo, los nudillos y la distancia entre ellos, solo por confirmar que estaba allí y vivía, y que no se encontraba tan cerca de los peldaños en descenso al averno si ella aún respiraba. Sabía que debía descansar, sabía que la propia Amy reprobaría la rojez de los ojos exhaustos y el rostro sin afeitar, los puños de la camisa a la altura del codo, pero no podía. Y el insuficiente tiempo en el que su cuerpo se rendía, terminaba por sostener su mano desfallecida entre las suyas. Quería estar consciente cuando despertara.

Enredó los dedos en las hebras de su cabello dos, tres, cuatro veces, la mirada extraviada en los confines de esa habitación esterilizada hasta que un quejido tenue le forzó a aterrizar entre paredes blancas y aroma antiséptico, parpadeando desorientado. ¿Amy? Sus labios moldearon aquel nombre al que no lograron otorgar aliento las cuerdas vocales porque ella trataba de hablar y lo único que deseaba era escucharla. Tuvo que inclinarse, una sonrisa incipiente en las comisuras y su advertencia no fue necesaria porque más que un sollozo, se permitió una risa ahogada que sonó al rechinar de una bisagra no lubricada. El lastre que había acarreado sobre el torso perdió magnitud y ahí, entonces, casi resuelto a aceptar el infierno, se le abrió la puerta al cielo.

Tómatelo con calma, agente. Casi tengo que donarte uno de mis pulmones.

Su voz era solo un susurro y se le ocurrió que quizá hubiera aminorado su energía, a la par que la de ella. Le dejó inhalar y exhalar, tomando conciencia de su despertar y consentir ser vencida por el excesivo esfuerzo de mantener los ojos abiertos. Quería besarla en la boca abierta, solo para que se callara y abandonara esa actitud jocosa inclusive en una cama de hospital. Se conformó con palpar el dorso de una mano con el pulgar, en trazos dispares. —Alguien te envió bombones pero no te molestes en buscarlos, ya no quedan. Ni siquiera los de cereza.

Mudó la mirada de la máquina a la figura de Amy, retornando a su murmullo para confesarse. —Han sido unos días un poco largos. —Sabía que debía advertir a un enfermero de los que frecuentaba el pasillo del cambio en su estado, pero aspiraba a tener unos minutos más de ella. Solo ella—. ¿Cómo te sientes?



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE





Última edición por Nyadeh el Lun 20 Jun - 13:31, editado 2 veces





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Lun 20 Jun - 2:09

FB | Norman, it's me.


Sus dedos se enredaron en los de Norman con el miedo de perderlo. Jamás lo pronunciaría en voz alta, no ante la posibilidad de ser interrumpida por otros oídos, pero había pasado miedo. Miedo a la muerte, miedo a no soportarlo, a romperse en pedazos. El dolor del costado solo le recordaba, con ardor, cada uno de los golpes y de las veces que se había visto privada de oxígeno. No había sido sencillo, probablemente tampoco sería sencillo olvidarlo –si es que lo olvidaba- y aferrarse a Norman era lo único que ahora le parecía seguro, real. La solidez de su armadura solo tenía brechas que se abrían a la brisa del hombre que, a juzgar por su aspecto, llevaba varios días sin retirarse del calor de su cama.

Impulsiva, queriendo acercarse al calor de su cuerpo, trató de incorporarse un poco más pero en seguida un gemido agudo cruzó sus labios. Dolor irradiando por todo su pecho, el epicentro bajo su seno izquierdo y la mano contra el costado. Apretó los ojos y su mano, un mal movimiento. Arrastró la frente contra la almohada, recuperándose de aquella herida que tardaría en abandonarla por completo. Probablemente la cicatriz jamás lo haría—Estoy bien—Exhalación de labios mentirosos. Calma en los ojos que volvieron a abrirse para contemplar su semblante desaliñado.

Cuando pueda levantarme de esta cama me pagarás haberte comido mis bombones—Voz más firme de nuevo, pero pegajosa contra el paladar. Los calmantes haciendo su trabajo, lenta en cada pensamiento y acción. Fatídicos reflejos que la ponían nerviosa, la exponían a la debilidad que tanto solía rehuir. Suerte que solo estaba Norman para verla.

Se tumbó de lado y recogió las piernas dejando un hueco perfecto para que pudiese sentarse sobre el colchón. Más cerca, lo quería más cerca—¿Cuántos?—Quiso saber. Lo último que recordaba era el suelo de hormigón bajo su cuerpo y el frío de su ropa ciñéndose a su piel. Calculaba que como poco ya no estaba en Ucrania, sino en Estados Unidos de nuevo pero es lo máximo que su cerebro se atrevía a procesar—Me duele todo, pero la idea que entre por esa puerta un enfermero de metro ochenta y sonrisa encantadora me mantiene despierta—Amy era incapaz de mostrar completa debilidad. Se burlaba de él, se burlaba de su propia condición porque la alternativa era reclamar sus brazos y llorar entre ellos aterrorizada. Había estado a punto de morir, no era algo que se pudiese tragar fácilmente.

Supongo que tendré que conformarme contigo—Añadió uniendo su otra mano a la primera. Oprimió sus dedos contra su piel, ansiosa por el contacto. Las ventanas del alma demostrando cuanto lo necesitaba, cuanto quería su única compañía en aquella habitación—¿Estuviste allí? Oí tu voz—Confesó más dulce de lo que pretendía, más romántica de lo que habría deseado.



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE






Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Lun 20 Jun - 20:14

FB | Norman, it's me.


Había tenido tiempo de pensar en ellos, entre aclaraciones a médicos, enfermeros y el personal de seguridad del hospital. No, no soy familia. No, no soy su marido. Solo trabajamos juntos. Y desgastaba el ocaso entre sus piernas y el amanecer de roces húmedos en la ducha y besos de aroma a café. Combinación de sonrisas y de caricias que no sabía cómo catalogar. En qué letra, en qué expediente, en qué casillero. La quiero. Parecía no ser suficiente, pese a la implicación que ello ocasionaba. Y era incoherente, objeto de broma que pensara que debía salir con vida solo porque él la quería, porque necesitaba saber si aquello era una carretera sin salida o había un destino al final de ella.

Amy... —Recriminación apropiada, al contemplar en su semblante los pliegues fruncidos propios del dolor que, igual que un latigazo, asestó su menudo cuerpo y la contrajo sobre sí misma. La opresión de sus dedos lo confirmó, negándose a liberar su mano, pese a que ella pareciera desear aferrarse más incluso magullada—. ¿No puedes relajarte y quedarte tumbada? No vas a correr los cien metros lisos. —Le acarició la frente con los labios antes de acomodarse a su lado, en el reducido espacio que había despejado, ambas rodillas rozándole. Situó la mano que no padecía la prisión de sus dedos sobre ellas.

Por eso los Wizards van perdiendo este año. Estamos educando a una generación que prefiere sedar enfermos a ser una estrella del baloncesto. ¿Qué hicimos mal? —Sentía la presión mitigarse a medida que hablaba con ella y advertía su sonrisa y el plácido azul de sus irises, sabiendo que la rigidez a la que había sometido a sus músculos, dolería a la mañana siguiente. No podía importarle menos.

Simuló reparar en algo cautivador al otro lado de la puerta entreabierta y empujó con sutileza sus piernas. —¿Tienes un bolígrafo por ahí? Creo que acabo de ver a una estudiante a la que podría interesarle tener mi número de teléfono. —Descendió la mirada hasta sus dedos enlazados, pasando por la camisa desabotonada y la corbata colgando del cuello—. Aunque, pensándolo mejor, puede que no fuera a causarle buena impresión.

Amy se suavizaba con la madrugada, aún aletargada entre las sábanas y la oscuridad ahí fuera, en el único instante en el que no podía tocarla, todo tez rosácea y labios inflamados. El mismo resplandor de la mañana ahora en las aristas de sus ojos y la culpa lo devoró súbitamente porque hubiera deseado estar. Prometerle que iba a cuidar de ella cuando aún hubiese sido capaz de escucharlo. —Estaba en una misión. La noticia se extendió rápido, decían que habías perdido mucha sangre, que no sabían si ibas a salir de esta. —Guió el dorso de su mano hacia su boca, esa vez—. Lo siento. Debería haber estado contigo.



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE








AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Lun 20 Jun - 23:30

FB | Norman, it's me.


Recriminación en su voz que, de alguna forma, agradó a la pelirroja. El deseo infantil de sentir que estaba ahí, que seguían siendo los mismos de siempre porque cuando Amy no encontraba límites ahí estaba Norman. Un muro inquebrantable, una balsa a la que aferrarse que la ataba al suelo y la mantenía segura, cuerda. Su punto de rotación cada mañana que se despertaba en su cama y, cuando no, también. Lo añoraba cuando no estaba y trataba de fusionarse con su piel, con su aliento, cuando estaba. Cursi pero cierto, una segunda vida cargada de emociones que muy pocos creerían para la implacable agente Morgan.

Poco a poco sus párpados eran capaces de mantenerse durante más tiempo abiertos y sentía la lengua menos perezosa, las cuerdas más listas para vibrar en su laringe. Cansada pero dispuesta a seguir un día más, los fantasmas de la muerte alejándose de su cama a pasos agigantados. Su día no estaba allí, lo había superado como todo lo demás en la vida. Su madre siempre había sugerido que ese estúpido trabajo la mataría, había estado cerca de cumplir su promesa velada. Aspiró la colonia desgastada y a Norman, en su ímpetu habría reclamado el aliento contra sus labios pero era pronto para intentar moverse de nuevo. Un leve gruñido, refunfuñaba como una niña mientras aferraba sus dedos a su muñeca dando un leve tirón.

Le gustaba destacar por méritos, le gustaba ser respetada e intimidar. De igual manera le gustaba ser la única a ojos de Norman, egoísta pero cierto.—Asalta cunas—Se burló negando un par de veces contra la almohada. Aquella sonrisa tímida y tranquila era incapaz de abandonar las arrugas de sus mejillas, tan solo cuando la bruma de la tortura volvió a llenar todos los recodos de su memoria se disipó así como la chispa de sus ojos. Espesura azulada, miedo en la contracción de sus pupilas—Vamos Norman, no necesito un perro guardián—Aseguró solo por apartar aquel peso de sus hombros.

Había bajado la guardia y había pagado su temeridad, cuando se unían a la CIA sabían que esas cosas podían pasar. Los entrenaban para ello—Estás ahora, mojándome las sábanas con gimoteos y eso me vale. Es nuestro trabajo, no te culpes hacemos lo que debemos.—Añadió de nuevo apretando los dedos contra su muñeca. Alzó la otra mano indicándole con un dedo que se acercase, que se agachase. No iba a moverse, no podía moverse pero aún así podía recibir un beso. Blancanieves, de lo más exigente, tumbada en su cama a la espera de su príncipe no tan caballeroso como el del cuento.



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE






Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Mar 21 Jun - 1:16

FB | Norman, it's me.


Podría haber confesado que había mantenido relaciones con jóvenes estudiantes y sí, había sido responsabilidad suya y claro que sabía donde se había metido. Acababa de traspasar la treintena y había sido testigo presencial de tres bodas y un bautizo, padrino de su hermano pequeño y el amotinado en todas las despedidas. Llegaba a su apartamento cada noche sin nadie a quien echar de menos excepto la minicadena y su humilde biblioteca y trataba de convencerse de que tenía todo el tiempo aún a su alcance.

Había sido antes de Amy, antes de que ella comenzara a frecuentar su dormitorio y le recordase que tenía una vida en la cual se involucraba más y más, con cada hoja que arrancaba del calendario, por medio de ese acuerdo tácito que ninguno de los dos había redactado.

Sonrió, una seña de los labios que significaba: si tú supieras. Pero hacía meses que lo único que su boca acariciaba, era esa piel en la que la luna se bañaba.

Y sonrió porque le aliviaba saber que ella no le recriminaba no haber estado allí, sin embargo él lo deseaba así, estar a su lado porque si era el último aliento al menos prefería gastarlo en asegurarle que la quería. —No pienses que voy a besarte. Sabes pastosa por las mañanas. —Lo hizo de todos modos. Levemente en los arañazos de su cuello maltratado antes de apresar sus labios cálidos, escasos segundos al reparar en las mejillas encendidas. Demasiado.

Creía que tú tenías el monopolio de empapar mis sábanas. Por suerte para ellas, no vas a poder hacer esfuerzos en varios días. No tanta suerte para mí. —Fingió un lamento resignado. Esperaba que Amy no protestara porque ya hubiera tomado la decisión de llevarla a casa cuando le dieran el alta en el hospital, necesitaba a alguien junto a ella mientras recobraba el ánimo y la energía—. A lo mejor mi trabajo no merece tanto la pena si no te tengo a ti cuando acaba. Además, no puedes morirte aún. Apostamos veinte dólares a que conseguiría que te casaras conmigo. Y una botella de tequila. Y una caja de preservativos. —Su voz fue aminorando en sorna para cobrar seriedad.

Pasó una mano por su frente, inquieto. —Estás desprendiendo demasiado calor, son los calmantes. ¿Necesitas algo? Debería llamar a alguien.



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE








AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Mar 21 Jun - 2:01

FB | Norman, it's me.


Y le costó un rodillazo. A ambos. Norman contra la espalda, Amy volvió a moverse aunque de forma leve. Sin fuerzas y sin mover sus costados. Demasiado diestra en movimientos individuales de sus músculos y articulaciones. Entrenada para ello, no tanto para los besos y muestras de afecto. Cerró los ojos y sonrió contra sus labios, relajada con la familiaridad de algo que conocía demasiado bien. Acostumbrarse a sus labios había sido tan sencillo como respirar, igual que a sus manos en la curvatura de su cintura a dormir o el movimiento de su pecho contra su espalda desnuda al respirar.

Pitidos ligeramente acelerados.

Odiaba el delator sonido de su corazón. El repicar acelerado, alegre de tenerlo cerca de nuevo. Jamás había sido de las que decían te quiero, no recordaba haberlo hecho nunca de hecho, pero en contra de su voluntad las líneas verdes del monitor parecían escribirlo en los picos de su trayectoria—Separar las rodillas tumbada no me supone ningún esfuerzo—Replicó audaz. Provocación en la comisura de sus labios, ardor en sus mejillas que, probablemente, no era solo por la insinuación. Esos comentarios ni siquiera sonrosaban ya su piel, acostumbrada a jugar en los límites de la decencia. Mucho más desde que cedió al encanto torpe de Norman. No sabía cuándo o dónde, pero había caído sin remedio alguno entre sus brazos. Alojada bajo sus costillas, lo sabía. Claro que lo sabía. Él sí lo había murmurado contra su oído, entre los mechones de pelo pegados a su cuello por el sudor de la fricción de sus cuerpos.

Parpadeó buscando las palabras, buscando las emociones o más bien abriéndose paso entre ellas—Estoy aquí—Aseguró. Los dedos entrelazados, unidos por más que palabras. Había muchas cosas que nunca decía y otras que sus ojos siempre gritaban. Le quería, era un hecho estúpido. Una trampa en la que nunca creyó que caería. Iba a seguir estando. Su condición pasajera en su apartamento se había vuelto cada vez más habitual, viajera perenne en el hueco de su cama—Nos hemos gastado más de 20 pavos en ambas cosas—Trató de reír y terminó tosiendo, protestando de dolor y apretando los ojos. Estaba a salvo pero no estaba bien.

Estoy bien, estoy bien—Aseguró cabezota. Hasta trató de apartar la mano de su frente con la poca fuerza de la que disponía—Agua, tengo la garganta seca—Lo único que necesitaba más allá de su presencia—No llames a nadie, solo… dame agua y quédate conmigo—Casual, una orden que prometía emociones que no confesaría en voz alta. Nada podían hacer por ella, excepto ponerle más calmantes quizás, ya estaba suficiente adormecida. Si había soportado los golpes y el agua helada podría con un poco de fiebre. Cualquier intromisión significaría apartarlo de su lado y no quería, infantil y posesiva quería aprovecharse un poco más de la dulzura de Norman. De la intimidad y el cariño entre líneas. Lo había echado de menos, había sido su último pensamiento antes de apagar la luz.



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE






Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Miér 22 Jun - 22:51

FB | Norman, it's me.


No era un pasatiempo casual, ni uno de aquellos instantes de conversaciones serenas, con un poco de picardía en el final de cada palabra. Había estado más cerca de la muerte de lo que debería y decididamente de lo que merecía. Y podía que Amy se hubiera especializado en aparentar esa clase de aplomo estoico que rozaba la apatía pero él la conocía mejor. A qué sabía antes y después de una ducha. Qué marca de dentífrico, qué clase de café. Las dioptrías de sus lentes. Que le gustaba el chocolate solo a la menta, los conciertos de piano y la fragancia de su aftershave. Que le complacía tener el control pero le volvía loca cuando le ataba las manos a la espalda.

Sin embargo, aceptaba esa fachada de entereza y la alentaba con sonrisas y el incesante parloteo afectuoso de su boca porque sabía que no querría que nadie advirtiera que podía quebrarse tras ella.

¿Estás segura? Puedo ir a buscar a la estudiante de ahí fuera. Estoy convencido de que ella sabría qué hacer. Con los dos. —Un guiño de ojos ante su semblante irascible y el ademán de su mano, postura autoritaria inclusive ingresada en un hospital de urgencia y era una suerte que la mayor parte del tiempo, lo considerase un hecho cómico.

Llenó un vaso de plástico para ella y la ayudó a empaparse los labios sin necesidad de incorporarse, aún intranquilo a causa de su estado. —¿Tanto me has echado de menos, agente? —Bromista, pero satisfecho de que deseara tenerlo a su lado. Él sí lo había hecho. Extrañarla. Y sus dedos acariciando esa comarca de la piel de sus caderas por debajo de la ropa, simulando que cualquier libro que pudiese tener entre manos era más atrayente que ella. Y la exhalación satisfecha y ligeramente intoxicada en la zona posterior de su garganta cuando tenía un orgasmo.

Lo había meditado, reflexionado sobre lo que implicaba y sobre el completo abanico de posibles réplicas de los labios de Amy, incluso una Amy más adormilada que lúcida. Y quería. Quería eso para ellos. Las yemas de su mano derecha vagaron inquietas por la longitud de su antebrazo, desde la articulación del codo hasta las muñecas. —A lo mejor quiero mis veinte dólares. Y la botella de tequila. El limón y la sal pueden ser un regalo de boda. —Pretendió examinar el bolsillo de su americana en busca de un objeto inexistente para ofrecerle unos segundos antes de enfocar la mirada en sus ojos—. He debido olvidarme el anillo en casa.



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE








AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Jue 23 Jun - 1:34

FB | Norman, it's me.


Las ganas de reír burbujeaban bajo sus costillas, oprimiendo el pulmón seccionado por la hoja de aquel cuchillo. No podía reír, pero lo hacían sus ojos por sus labios—¿Una estudiante?—La pelirroja enarcó una ceja carga de escepticismo—Le queda aún mucho para saber qué hacer conmigo, o contigo—Se burló cómplice de un abanico sexual que pocas parejas tenían. No había demasiadas cosas que frenasen a Amy, dura armadura por fuera y chocolate fundido por dentro. Pasional, a veces demasiado, enardecida por la falta de límites de Norman. Por supuesto que había estado con otros hombres antes que él, pero ninguno era como Norman. Habían superado la hoguera para ser volcán y, aunque probablemente en otro tiempo no se habría negado a la idea de un tercero, ahora dudaba mucho que fuese capaz de compartir a Norman. No era celosa, confiaba en él, pero sí posesiva.

Acercó los labios al plástico. Agua fría contra sus labios demasiado sedientos, cortados y resecos por los días de hospitalización. Probablemente el entumecimiento de todo su cuerpo también se debía a pasar demasiado tiempo tumbada, querría levantarse pero dolía y detestaba el sentimiento de impotencia que se había dueño de sus músculos paralizándolos a la cama.

Emitió un bufido y ladeó la cabeza, mirada perdida en aquella estúpida máquina que comenzaba a odiar. Por supuesto que le había echado de menos. Siempre. Pero no era algo que fuese a mencionarle, no tan abiertamente como él solía hacerlo. Amelia no era así, no era tan sincera y honesta con sus emociones, ni con él.

El aleteo de una mariposa en sus pestañas. La sorpresa en la curva de sus cejas y en el fondo de sus ojos. Abiertos los labios sin palabras, sin respuestas. Alguna vez, cuando era joven y su madre aún intentaba imponerle una vida, había pensado en casarse. Idea horrible desde el primer momento, aún peor desde que Carla lo hizo. Un marido esperando cada noche en el sofá con una cerveza y dos niños gritando por toda la casa. No, esa no era una vida para la agente Morgan.

¿Me estás pidiendo que me case contigo?—La pregunta llegó lenta y pausada, muchos segundos por detrás de su indirecta. Pitidos azorados en el monitor, picos estridentes que rompían la inexpresividad de sus facciones. Se quitó la estúpida pinza del dedo que mantenía sus pulsaciones en altavoz y tragó saliva. Su mirada nunca fue tan clara y sus ideas más opacas. Le quería, era un hecho que ya no podía negar. No podía dejarlo escapar. Necesitaba sus brazos al dormir, necesitaba sus besos al despertar, necesitaba sus intromisiones en la ducha, necesitaba las risas contagiosas y las lágrimas enjuagadas contra su camiseta. Le necesitaba. Ella que jamás necesitaba a nadie, ella que se había encerrado bajo la consigna de no confiar en nadie.

Ni sueñes que usaré tu apellido, pienso seguir siendo la agente Morgan— No fue un “sí quiero” tampoco fue un no. Fue un seguiré contigo tomes la decisión que tomes, seguiré contigo hasta que la muerte nos separe.



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE






Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Mar 28 Jun - 1:22

FB | Norman, it's me.


Trató de desnudarla desde el fondo de sus retinas, no desprenderle de las sábanas que la envolvían perezosas como a una mariposa antes de nacer ni el camisón arrugado del hospital, sino bajo la piel. Forzarla a retroceder hasta que no hubiera modo alguno de desvanecerse, hasta que solo estuviese él y tuviera que sostener su mirada y manifestar qué quería. Si se inclinaba por continuar así, sin un sello en su relación o deseaba algo más. Si lo quería, más allá de las noches de edredones en vela y las madrugadas apacibles y luminosas y un poco traviesas. Temió parpadear y perderse tan solo uno de los ademanes, de las expresiones que traspasaban su semblante habitualmente de piedra y mineral.

Te estoy preguntando si te gustaría casarte. Y si trasladarías tus cosas a mi apartamento porque, con toda franqueza, yo no estoy dispuesto a hacer un viaje más y cruzar toda la ciudad para buscarte en el tuyo solo porque necesito dormir a tu lado cuando no te he visto en todo el día. Y porque... —Tropezó con su mano y cercó la muñeca menuda con la longitud de sus dedos—. Porque si alguna vez no regresaras, me gustaría al menos tener la oportunidad de hacerte saber que no lo soportaría, antes de que te marchases. —Todo saliva y dientes, dedos de concertista a lo largo y ancho de las cuerdas de su figura y yemas ásperas de oprimir un gatillo. Vuelve, a susurros en el núcleo de la tierra, magma crepitante entre sus piernas.

Midió el compás de sus latidos en el pentagrama de su propio torso, siempre sosegado, siempre plácido cuando se encontraba con ella. Los sentimientos se le escapaban antes, del filo de sus ojos traslúcidos y las comisuras de su sonrisa perpetua. Antes de que el pulso le denunciara. —O podemos olvidarnos de todo esto. Antes de que te provoque un infarto.

Tuvo la decencia de no reír, pero su mirada lo hizo por su boca. Aún cuando seguía aguardando por su respuesta. No había sido el modo más convencional de confesarse pero sabía que Amy lo agradecería, nunca había sido la mejor compañera de las exhibiciones demasiado aparatosas.

¿Qué tiene de malo mi apellido? Es irlandés. Eso no significa que tengas que aficionarte a la cerveza negra o aprender a tocar la gaita. —Intentó parecer ofendido, sin éxito alguno. Él había crecido allí y hacía años que no visitaba Irlanda. Y no resultaba sencillo simular estar resentido cuando sus palabras se hallaban tan cerca de la aprobación.

¿Entonces...? —Insistió, de nuevo contra sus labios aunque en aquella ocasión, ella no lo hubiera demandado.  



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE








AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Hellcat el Mar 28 Jun - 2:31

FB | Norman, it's me.


Se había forjado de piedra y acero, hielo y diamante por epidermis. Coraza acerada que se partía, se derretía en la lumbre de aquella hoguera que Norman había encendido. Los arietes astillando los grandes portones, no había torreón que no hubiese caído ya a pedazos. A pedazos, a retales la princesa fue encontrada en su torreón anhelante de aquella vida que se había prohibido, ilusionada como una chiquilla en el día de Navidad. Cursi como ella sola en cada batir de pestañas, cada fruncir de los labios esperando un beso de amor verdadero. Había una pequeña, muy pequeña, parte de Amy que era esa princesa indómita pero ilusa, sentimental y tierna que deseaba tirarse en sus brazos, dormir en su pecho.

No quiero necesitarte porque no puedo tenerte dijo una vez Clint Eastwood en su película favorita, esa que ni bajo tortura confesaría a nadie que había visto cientos de veces. Miles de veces llorando por el final desgarrador, aferrándose a un cojín con la misma fuerza que Francesca a la manecilla de la puerta del coche. Era su semáforo en rojo. Lo supo. Podía quedarse dentro del coche o podía bajar bajo la lluvia y arriesgarse a subir en el coche con Robert Kincaid. Quería a Norman, lo necesitaba y, al parecer, podía tenerlo.

Idiota—Soltó su mano golpeando su brazo con el dorso de sus dedos. La sonrisa explotó contra sus labios, sacudió sus costillas y provocó un hondo dolor que no la detuvo. Apoyándose en la cama se incorporó colocando una mano para frenarlo, que la dejase podía soportarlo. Una expresión dolorida, los ojos sellados pero para cuando los abrió estaba sentada y la diferencia entre sus estaturas se había reducido. Se acercó o lo acercó, no podía asegurarlo. Solo supo que su respiración se mezcló con la del otro agente, su frente colisionó suavemente con la contraria y sus ojos de un azul encendido atravesaron su alma.

Siempre he pensado que tus raíces te daban un toque exótico—Murmuró. Roce inusitado, aliento robado en cada palabra. No sabía cómo decirlo pero quería decirlo. Quería rendirse, dejar de pelear con la fatigable cascada. Dejarse llevar, podía sentir junto a Norman. Confiaba en él, confiaba en que no le haría daño y no la dejaría. Podía entregarle su corazón desnudo y sabía que lo cuidaría mejor que ella misma, más consciente y delicado de lo que la propia Amy podría serlo. Ofrecía demasiado por muy poco y ella era egoísta—Tendré que aceptar por tal de no oír más discursos emocionales—Ácida hasta en aquel momento. Rehusaba a lo habitual, rehusaba a la debilidad que no era tal.

Oprimió sus labios contra los del supuesto irlandés, más lenta y candente. Ojos sellados así como el pacto de un futuro definitivamente juntos. Desgracia de unos pulmones demasiado débiles todavía para prolongar la tortura de su lengua. Jadeó, varias veces, sin apartarse. Una mano rodeando su nuca y la otra contando los latidos contra su palma.



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE






Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6053

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Nyadeh el Jue 25 Ago - 18:01

FB | Norman, it's me.


Nunca había considerado ceder a ese trámite, a aguardar por nadie al pie de un altar frente a un cúmulo de asistentes de los que conocieras ni a una cuarta parte. Sentimental quizá, no tradicional. Creía un poco menos en el matrimonio, de lo que podía creer en el amor. Entonces había llegado Amy, y ni siquiera era la necesidad de ligarse a ella sino de obtener más. Más que ocasionales noches en su apartamento y echarla de menos cuando no se encontraba a su lado. Y podría rebatir que no aguardaba por su respuesta, anhelante y algo codicioso, pero no se le iluminaban así las pupilas, si no era con ella.

Eres una romántica. —Una carcajada suavizada estalló en la garganta, templado ahora que sabía que no se había precipitado, preso del impulso irreflexivo que había originado contemplarla en esa cama, en ese hospital. Aturdida, casi cadavérica, más cerca de la agonía de lo que mereciera hallarse con todo el tiempo de este universo por delante—. ¿Así van a dar comienzo tus votos? Modérate o harás llorar a alguien.

Sabía a poco, el disfrutar de sus labios aunque agostados bajo el empuje de su lengua, un instante antes de escuchar sus quejidos tan solo en el respirar dificultoso de los pulmones. Envolvió su muñeca entre los dedos y la alejó con ligereza, inquieto a causa de su estado. Su boca buscó la mandíbula y las mejillas, espirando contra su piel. —Te quiero.

Dejó en sus manos el vaso de agua, a pesar de que ella no lo hubiera solicitado, solo porque creía que había perdido un poco más de color en el último minuto y aún persistía en la terquedad de no informar a un enfermero. —Entonces, ¿vas a venir conmigo cuando te den el alta? Dos semanas sola y además convaleciente y tenemos que enterrarte por inanición, pelirroja.   



Hace 7 años | Hospital
GENEVIEVE








AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1421

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Like a gun loves bullets

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.