Últimos temas
» Dark arrow
Hoy a las 4:19 por Seishiro

» There's a fucking pony head in my bed! [Buzón]
Hoy a las 2:01 por Magik

» Don´t let me down
Hoy a las 1:53 por Magik

» VI. In light of the seven
Hoy a las 1:27 por Willow

» Death is equal
Ayer a las 22:29 por Nightingale

» Hide and seek
Ayer a las 20:41 por SapphireDragon

» The ghost of Christmas present
Ayer a las 20:35 por Fenrir

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 15:57 por SapphireDragon

» ─Play With Fire
Ayer a las 7:17 por Seishiro

» Why don't we find out?
Ayer a las 3:50 por Nébula

» You were my lesson I had to learnt
Ayer a las 1:17 por SapphireDragon

» Oh somewhere deep inside of these bones...
Ayer a las 1:13 por Shadows Takes All

» Reality just killed magic.
Sáb 18 Nov - 23:28 por Winter Wiccan

» Set fire to the rain
Sáb 18 Nov - 19:27 por Young Sheldon

» ~ Beauty, courage & nobility
Sáb 18 Nov - 17:33 por FireFly

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

House of the rising sun

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Sáb 5 Mar - 19:17

Recuerdo del primer mensaje :

House of the rising Sun.
Libros | ASOIAF | 1x1

El rancho Durran, a las afueras de Austin, Texas, siempre fue uno de los más importantes del estado. Su ganado, durante generaciones, había ganado ferias locales, y su carne de vacuno adquirida por restaurantes de varios tenedores por todo el país. Sin embargo, la dejadez de su anterior dueño, Argilac, había supuesto el inicio de una fase de declive. El estatismo de la dirección, en un mundo competitivo y cambiante, convirtió al anteriormente glorioso rancho en una especie de Bella Durmiente, esperando el momento de ruina. Ascender en la gloria siempre fue más fácil que caer a lo más bajo, y a medida que los beneficios del rancho descendían, también lo hacía el ánimo de Argilac, así como su voluntad. El orgulloso dueño gastaba el dinero que no tenía en alcohol, se volvió violento y sus arrebatos de furia, si bien esporádicos, se volvieron más frecuentes.

Argella, la hija de Argilac, aguantaba esta situación con estoicismo. Tras la pérdida de su madre, el cuidado de su padre y el rancho era todo lo que tenía. Trataba de hacerle ver las posibilidades de recuperación, de una renovación de la maquinaria y las instalaciones, pero era en vano. Argilac dirigía con puño de hierro y oídos sordos.

En aquel rancho trabajaba un muchacho con poco que perder, más allá de su trabajo. El joven Orys Baratheon nunca había conocido a sus padres, y sabía lo duro que era criarse con nada. Era por ello que aguantaba las humillaciones a las que le sometía Argilac, así como alguna eventual golpiza. Pero Orys, si bien no era orgulloso como su jefe, no era un santo. Tras meses de abusos, físicos y psicológicos, dejó el trabajo en un arrebato de furia, pasando a trabajar para un rancho vecino, bajo la dirección de Aegon, un joven algo mayor que él que parecía haber cogido cierto aprecio por el esfuerzo que Orys había llevado a cabo para su principal rival.

Años después, aquel joven que se había marchado hecho una furia, volvió, con el dinero suficiente para comprar el rancho que había llegado a la bancarrota. La humillación y la pérdida de su patrimonio empujaron a Argilac al suicidio. Argella, ahora huérfana, parecía condenada a la pobreza y a una casa de orfandad, pero un abogado, el señor O'Connell le anunció que una serie de fondos habían sido dispuestos para que viviera los siguientes años con comodidad, además de pagarle unos estudios en cualquier universidad del país. Era fácil asumir que, pese a todos los golpes, pese a las continuas borracheras y a su negligencia como padre en los últimos años, Argilac había sabido disponer de su hija antes de su muerte dejando un fondo de ahorros detrás de él, por lo que Argella aceptó aquello.

Ahora, 6 años han pasado, y Argella vuelve a Austin tras una larga ausencia, sin saber que quien en verdad ha procurado esos fondos, ha sido Orys.
Personajes
Orys Baratheon | Henry Cavill | 26 años | Dornish Sun
Argella Durrandon | Emily Rudd | 21 años | Storm Queen





Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Sáb 19 Mar - 23:14

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


¿Así? ¿Cómo? Supuso que no podía devolver la pregunta de forma tan abrupta, si bien parte de él quería hacerlo, reaccionar con naturalidad, tratar que la conversación fuese menos reflexiva, como si a cada palabra tuvieran que medir lo que decían, y lo que no. Tras unos instantes, Orys se encogió de hombros.–No tengo nada de lo que culparte, Argella.– dijo, simplemente. Podría haber añadido que sólo culpaba a Argilac, pues era cierto, a él por lo que hizo, y a sí mismo por dejarle volver a la vida con su pequeña confesión. Pero decidió mejor no mencionar de nuevo al padre, pues sentía que en aquel momento tal vez ella se estuviese culpando incluso por el hecho de compartir sangre con él. Y aquello no quería permitirlo.

Caminaba un par de pasos separado de Argella, balanceando el cuerpo a un lado y a otro, como si le costase pensar cada paso. Lo cierto es que tal vez había presionado al invitarla a tomar un café, y aquello era algo que ninguno de los dos necesitaba. Ni siquiera estaba seguro de si él lo necesitaba, aunque en el momento de decirlo le había parecido una buena idea, hablar por más de 5 minutos. Quería pensar que, aunque ambos se sintiesen mal, tal vez podían salir adelante y olvidarlo, de una forma u otra.

Y consolar a Argella, si es que podía hacerlo, era lo mínimo que podía hacer.

Hay una cafetería cerca, no sé si... sólo estuve una vez. Pero basta con que podamos sentarnos.– el sitio en cuestión estaba bastante cerca, así que Orys, por primera vez en lo que llevaban caminando, volvió a andar con normalidad, con un rumbo ya marcado. No se detuvo hasta que llegaron a la puerta, en la esquina de aquella misma manzana.–Sé que es raro... Pero creo que los dos debemos tener sueño acumulado desde hace un par de días.– ante aquello trató de sonreír, aunque el resultado fue apretar los labios en una especie de mueca que parecía curvarse ligeramente hacia arriba, una sonrisa forzada que apenas llegaba a ello. Aprovechó para abrir la puerta y hacer un gesto a Argella para que entrase.–Por favor.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Dom 20 Mar - 0:56

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


Sus pasos siguieron a los del hombre y sus ojos se fijaron en su espalda, aunque su mente, sin duda, estaba mucho más lejos. Lo extraño de la situación parecía residir en tantos puntos distintos, que enumerarlos, habría sido imposible. El peso que residía sobre sus hombros, no era menos pesado, sin embargo, se sentía un poco más capaz de lidiar con este. En verdad, parecía que Orys Baratheon no albergaba ningún tipo de rencor hacia ella y eso, dejaba a la mujer lidiando solo con las culpas que ella misma se atribuía. No eran pocas, pero siempre serían menos.

La cafetería no estaba demasiado lejos. El camino en silencio, fue, en cierta manera, relajante. No tenía que pensar qué decir o cómo decirlo, no tenía que estar evadiendo su mirada o esforzándose en volverse invisible o pequeña, cuando se sentía culpable. Cuando le sostuvo la puerta e intento sonreír, le devolvió el gesto, alzando la mirada un instante y dejando que una media sonrisa tirase de sus labios. Luego, se deslizó en el interior tras susurrar un rápido: Gracias.

La cafetería no estaba demasiado transitada, así que Argella se acercó directamente al mostrador, donde una chica de su edad, parecía estar distraída. O al menos lo estaba, hasta que sus ojos se posaron sobre el hombre que había entrado justo después de ella. Involuntariamente, los ojos de Argella volaron hacia Orys, antes de centrarse de nuevo en la chica. Carraspeó, tratando de llamar su atención. Le resultaba un poco molesto haber sido ignorada de forma tan evidente.

Yo quiero un café con leche y hielo.—Su mirada volvió a volar hacia el hombre que estaba detrás de ella.—¿Y tú?—Luego buscó con la mirada, un lugar donde pudiesen sentarse y encontró una mesa vacía algo más apartada del resto. No es que tuviesen la necesidad imperiosa de intimidad, no obstante, probablemente, ambos se sentirían más cómodos.

Así que, mientras la chica preparaba sus bebidas, cuando por fin consiguió despegar los ojos de Orys, Argella le señaló la mesa con un gesto discreto.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Dom 20 Mar - 15:25

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Tenía que tranquilizarse. Al fin y al cabo, ya habían dado sus disculpas. Si bien seguía pensando que Argella no debería haberse disculpado, insistir en aquello no serviría. Era su turno de tratar de convencerla de que no había hecho nada mal, y que no le guardaba rencor alguno. Que era su padre quien había hecho un daño que tenía que haberse quedado enterrado con él. Orys pensaba que, tras tantos años, sería capaz de hablar de lo que le hizo con naturalidad, y lo había mencionado ante gente que le había conocido aquellos días. Pero admitirlo en voz alta, revelarlo a alguien, no a cualquiera sino a Argella, era algo que no había preparado.

Tal vez algún día podría hablar de ello con tranquilidad.

El ambiente de la cafetería parecía bastante tranquilo. No había ruido que fuera a impedir que hablasen, para bien o para mal. Tampoco había oídos indiscretos, si bien no estaba seguro de que a nadie le fuera a importar la conversación entre dos personas que debían parecer dos desastres andantes. Miraba a su alrededor, sin fijarse demasiado, y no fue sino la voz de Argella lo que le hizo centrarse de nuevo.

Ah. Café con leche, gracias.– dijo a la chica, dedicándole una breve sonrisa de cortesía. Pero pronto desvió su mirada hacia el gesto que Argella le hacía. Con las bebidas ya en una bandeja se giró hacia la mesa que había señalado. Estaba algo apartada, y cuando se dejó caer sobre la silla, Orys no pudo sino agradecer la agudeza de Argella a la hora de elegir.

Pero entonces se hizo el silencio. ¿Qué podía decirle?

Antes no tomabas café– murmuró, con un tono que podía sonar casi casual. Antes se refería a antes de todo aquello, cuando Argella era casi una niña. Como si pudiera obviar qué era lo que había ocurrido entre «antes» y donde se encontraban ahora– Supongo que largas sesiones de estudio te hacen cambiar. – Él no había ido a la universidad. Pero era lo que se decía, al fin y al cabo. Levantó su taza para taparse el rostro y ocupar sus labios en algo que no fuera forzar una conversación sobre temas insulsos.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Dom 20 Mar - 18:43

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


Observó con una ligerísima satisfacción, la decepción de la mujer, cuando su acompañante, no la miró más que para pedir el café. Sin escarmentar, se apresuró a preparar ambos cafés y a tenderle la bandeja a Orys con una deslumbrante sonrisa, que una vez más, fue ignorada, mientras se encaminaban a la mesa elegida. En el primer gesto de humor en varios días, Argella se permitió dedicarle a la dependienta un encogimiento de hombros, nada sutil, ni empático. Y luego caminó hasta tomar asiento y coger el vaso de plástico en el que le habían servido su café.

No respondió al comentario de inmediato. Rápidamente se hizo con dos sobres de azúcar y vació uno y medio en el café, que empezó a remover con la pajita, antes de alzar la mirada, de nuevo encarando a su acompañante.—Sigo prefiriendo el sabor dulce, eso sí.—Agitó el sobre medio vacío y se lo ofreció, mientras sus ojos recorrían la cafetería, intentando establecer algún tipo de conversación que no fuese incómoda.—Antes no llamabas la atención de las dependientas de los cafés.—Arqueó una ceja y una ligerísima sonrisa apareció momentáneamente en sus labios, antes de volver a fijar la vista en su café y dar un pequeño sorbo.—Supongo que el duro trabajo en el rancho habrá influido...

 Dio un nuevo sorbo a su café y se dedicó a juguetear con la pajita, sin saber muy bien cómo continuar la conversación. Parecía demasiado natural, demasiado normal. Una pareja de antiguos conocidos, disfrutando de un café y una agradable conversación. El problema de aquella escena, era conseguir lo segundo. Dio un nuevo sorbo y alzó la mirada, dispuesta a conseguir que la conversación fuese fluida, y si no agradable, al menos no desagradable.

Ummm. ¿Sueles venir... mucho a la ciudad?—Nerviosamente removió los hielos con la pajita. Sin saber muy bien cómo encauzar la conversación.

Su mirada oscilaba entre el café y su acompañante, pasando más tiempo fija en su bebida y el movimiento de hielos, que en los ojos del dueño del rancho Durran. En realidad, la idea le parecía aún peor de lo que le había parecido en un principio. Aunque parte de ella seguía fantaseando con que una vez superada la incomodidad inicial, conseguirían mantener una relación más normal.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Dom 20 Mar - 20:54

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


El café estaba aún algo caliente, por lo que tan pronto lo llevó a sus labios, lo volvió a dejar sobre la mesa. Sólo esperaba que aquello pudiera fluir, con el tiempo necesario, por supuesto. Los recuerdos aún estaban demasiado al rojo para ambos. Peor aún, Orys no recordaba la última vez que había tomado un café con miras a una conversación casual y prolongada con otra persona. Por lo que, a lo tenso de la situación, se añadía su falta de práctica. Apretó los labios en una sonrisa a su comentario, tomando el sobre que le tendía casi por no rechazarlo. Solía tomar el café sin azúcar, pero no le importaba echarle un poco y, de paso, evitar que aquello fuese un poco más tenso.

Sin embargo, para cuando hubo volcado el azúcar en su taza, alzó la mirada, con una ceja arqueada. ¿Qué? Su mirada voló hacia la dependienta, que pareció dirigirle una sonrisa. Orys, por vergüenza ante lo que no esperaba, alzó la mano con poca convicción. Tras aquel breve saludo, clavó la mirada en Argella, no obstante.– ¿Qué? Seguro que sólo está tratando de ser amable.– y, aunque no estaba convencido de eso, trató de decirlo con la mayor seguridad en su voz, tratando de restarle cualquier importancia que hubiera podido tener. Aunque estaba seguro de que Argella lo había dicho únicamente para crear conversación, o tal vez molestarle.

Tamborileó los dedos en su taza, mirando a un lado o a otro. La verdad era que, si había sido su intención para crear conversación, lo agradecía. No quería que se instalase de nuevo un silencio entre ambos, uno que pudiera ser doblemente incómodo.

No... La verdad es que no. Prefiero el aire libre y, bueno, el rancho está lejos.– comentó, casi como si dudase. Tal vez debería añadir algo, algo que hiciera la conversación un mínimo interesante, para que pudiera continuar sin ir a trompicones.–No suelo salir de fiesta tampoco, salvo alguna vez que me convencen. Pero... no sé, el rancho tiene todo lo que quiero y necesito.– volvió a apretar los labios, mirando su taza. Algo dentro de él decía que no, eso tampoco era una buena conclusión a su frase.–¿Qué te está pareciendo vivir en Austin? Supongo que todo un cambio...– No. Tampoco estaba seguro de que eso fuera mejor.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Lun 21 Mar - 1:06

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


No tardó en alzar la mirada, entre escéptica y sorprendida. Pensaba que se trataba de falsa modestia, pero al ver la reacción de su acompañante, comprobó que realmente parecía desconcertado ante su afirmación. Argella alzó ambas cejas, a caballo entre la incredulidad y una ligera diversión. Tuvo que apretar los labios para no sonreír.—Oh, sí, por supuesto. Aunque conmigo no ha sido tan amable, te lo aseguro.

Volvió a dar un sorbo a su bebida, un poco más relajada al comprobar que podían tratar temas relativamente normales. Sin abandonar la pajita, alzó la mirada hacia Orys, escuchándole con atención. Agradeció tener la pajita en la boca, porque ocultó su mueca, sin ninguna dificultad, cuando habló del rancho. Sabía que no iba con mala intención, solo era un juego equivocado de palabras. No por eso dolía menos, no obstante. Se encogió de hombros, tratando de quitarle importancia.—Me han dicho que hay buenos lugares para salir...

Luego volvió su atención a los hielos, como si fuesen algo fascinante. Por suerte o por desgracia, Argella había conocido distintos hogares. O al menos, intentos de ellos. Hasta el suicidio de Argilac, su casa había sido el rancho. Posteriormente, se había librado de orfanatos o familias de acogida, había vivido en un prestigioso internado hasta los dieciocho. Allí tenía una habitación, para ella sola, hasta en vacaciones de verano. Cuando empezó la universidad, se había mudado a Nueva York, a un piso barato, lo que podía permitirse compartir con su sueldo de trabajo a medio tiempo. Ahora, Austin, tenía ciertos parecidos, aunque en esencia, se parecía a su tiempo en la universidad. Un poco mejor, eso sí.

Bueno... La ciudad es distinta, sin duda. Pero en esencia... es un poco parecido.—Se encogió de hombros antes de dar un sorbo a su café.—No he salido mucho, tampoco. Un par de noches a cenar y alguna copa. ¿Hay buen ambiente de fiesta?—Comentó, finalmente, intentando mantener una conversación más ligera.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Lun 21 Mar - 23:33

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Orys se encogió de hombros, tratando de quitar importancia al incidente de la camarera. Había vuelto a alzar la mirada, discretamente, para cerciorarse, pues aún no se lo creía. O al menos no se creía que la chica hubiera sido tan evidente como para que Argella se diera cuenta y él no.

Pero más allá de eso, su atención estaba puesta en aquella mesa y en Argella. Parecía que, desde luego, no había sido el más acertado con sus palabras. Pues aunque sabía que ella estaría distraída o incómoda, había esperado que, en plena conversación, pudieran sentirse más... normales. Sin embargo no era así, y aunque Orys se había inclinado hacia adelante en su asiento, tomando algún sorbo de su taza de vez en cuando, tenía que reprimir las ganas de recostarse en el asiento y suspirar antes de frotarse la cara. Se limitó a maldecirse interiormente, en lugar de por lo bajo.

Bueno... creo que no soy el más indicado. Quiero decir, estoy seguro de que los hay, alguna vez he ido a alguno. Pero no suelo salir demasiado de fiesta.– aprovechó el gesto de dar un sorbo al café para pensar en añadir algo más que no fuera un desastre, y por otro lado algo que hiciera esa conversación algo más interesante, en lugar de un guión sacado de una especie de incómoda primera cita. Se habían conocido durante años, seguro que de algo más podrían tratar de hablar.–Sólo cuando me obligan, nunca he tenido alicientes para ir.– miró a Argella, mientras sostenía la taza entre ambas manos, dispuesto a repetir el gesto de beber si tenía que pensar en lugar de hablar.–Así que supongo que estamos los dos igual de perdidos en eso. Incluso podríamos probar a descubrir alguno– ¿Por qué había dicho aquello? Fue el momento de repetir el gesto. Al menos en una discoteca no tendrían que hablar de forma forzada, si el ruido de sus voces era cubierto por la música.–¿No hay nadie en tu oficina que suela salir?– tal vez, de esa forma, quitase importancia a la especie de ¿invitación? que había dado.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Mar 22 Mar - 0:48

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


El café continuaba descendiendo, a medida que la conversación avanzaba, quizás a trompicones, pero eso era avanzar, a fin de cuentas. Argella se encontraba a sí misma jugueteando con la pajita, mirando alrededor, o a veces, cuando se sentía más valiente, mirando al propio Orys a los ojos. Sin embargo, si su intención era no prestar atención a su acompañante, esta fue brutalmente truncada, cuando el siguiente comentario salió de su boca.

La pajita se detuvo, su espalda se quedó rígida y su cuello se alzó, buscando directamente el rostro del hombre. ¿Le acababa de proponer salir juntos de fiesta? ¿Quería que saliesen a tomar una copa? ¿Como viejos amigos? ¿Como jefe y empleada? Sus labios se entreabrieron por la sorpresa y la forma que tuvo de disimularlo, fue introduciendo de nuevo la pajita en la boca y dando un pequeño sorbo. Tampoco podía negarse, después de lo amable que había sido con ella.

Oh, bueno... Podría ser divertido. Sí. Podría estar bien.—No estaba segura de si pretendía convencerse a sí misma o al dueño del rancho. Probablemente, se tratase de lo primero. Argella tuvo que dar un nuevo sorbo, evitando de esta manera, decir nada más durante unos instantes.—Oh, bueno, tengo un compañero... Que me ha invitado un par de veces a tomar algo. Hemos cenado juntos alguna vez.—Comentó, disfrutando del tema seguro una vez más. Lyonel era un hombre encantador y muy atento, de eso no cabía duda.—Fue él quien me llevó al hospital para esto.—Y no tardó en alzar la mano izquierda, mostrando, de nuevo sus dedos entablillados.—Ummm. Quizás él también podría venir cuando... salgamos.

 Había parecido una pregunta, formulada de una forma absurdamente torpe. De nuevo, se metió la pajita en la boca. La conversación no era tan violenta, pero sin duda, era muchísimo más vergonzosa.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Jue 24 Mar - 1:18

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Argella no parecía tampoco convencida en exceso de la proposición que acababa de hacerle, y no la culpaba. Al fin y al cabo, el propio Orys se preguntaba porqué lo había dicho. Si bien quería que la situación entre ambos fuese más normal, eso no significaba que quería irse de copas con Argella, como si no pasase nada. Menos aún cuando ni él mismo estaba acostumbrado a salir de fiesta. Pero lo dicho estaba dicho, y definitivamente retirarlo de la mesa sería incluso peor. No entendía qué ocurría, al fin y al cabo no era como si él tuviese 15 años y estuviese delante de la chica que le gustaba pidiéndole una cita. No, eso era peor. Quería, no obstante, culpar de aquello a la falta de sueño de los últimos días, y a su cansancio general, más que a su inhabilidad para conseguir que entre los dos hubiera un comportamiento más habitual, una vez pronunciadas las disculpas.

Por suerte, la mención del compañero le dio algo sobre lo que comentar. Dejó la taza de café ya casi vacía a un lado de la mesa, e incluso se inclinó ligeramente hacia adelante.–Oh, claro, claro, que venga. ¿Cómo se llama?– no sabía si tenía verdadera curiosidad por el nombre de aquel individuo, pero parecía un buen tema de conversación. O un tema. –Si te ha llevado al hospital para eso, creo que le debo al menos una copa. De no haber sido yo tan tozudo...– y más tozudo y persistente debía haber sido, pero aquello se lo guardó. En su lugar, se permitió un resuello divertido, dedicando una pequeña sonrisa a Argella.

No tenía ni idea de quién sería este compañero, aunque, ahora que pensaba en lo que Argella había dicho, que habían cenado un par de veces juntos y habían ido a tomar algo, suponía que no sería el señor Penrose o algún otro abogado cuarentón, casado y con hijos, ¿verdad? A decir verdad... sonaba casi como que Argella podía tener algo con él. Por supuesto, no se lo iba a contar, no tenían ese tipo de confianza. Bueno, suponía que era bueno que tuviese a alguien en su vida que no le diera disgustos.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Jue 24 Mar - 2:03

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


El nuevo sorbo a su café le informó de que ya llevaban bastante rato allí: estaba helado. El hielo se había derretido bastante, aguando el café. Sin embargo, el sabor dulce y menos fuerte debido al agua, le resultó agradable y dio un nuevo trago. La conversación parecía mucho más ligera y normal ahora, Argella casi había olvidado la fuerte punzada de culpabilidad que atravesaba su pecho eventualmente y el café, no hacía desaparecer el cansancio abrumador, pero, al menos, ya no corría el riesgo de quedarse dormida encima de la mesa.

Observó sus dedos entablillados y un amago de sonrisa tiró de sus labios, antes de volver a alzar la mirada hacia Orys y encogerse levemente de hombros.—Se llama Lyonel, Lyonel Dondarrion, es... ummm, el abogado que me asesoraba... asesora con los asuntos del rancho Durran.—De nuevo jugueteó con la pajita, en un gesto distraído.—No te preocupes, esto—Alzó la mano entablillada.— fue solo mi culpa, así que no le debes nada a nadie.

La verdad es que en esos momentos Argella se sentía como si cargase con la culpa del mundo. Tenía la sensación de haber fracasado en todo lo que había hecho y se había propuesto. Un pequeño suspiro escapó de sus labios y lo enmascaró dando otro sorbo al café que estaba peligrosamente cerca de terminar. Había pensado que años atrás vivía en la oscuridad, pero en esos dos últimos días, había alcanzado un límite que parecía imposible. Y sin embargo, pese a todo, ahí estaba, realmente disfrutando de aquel café, al final.

Por algún motivo, la presencia del hombre al que ella había atormentado y que era el origen de su culpabilidad e insomnio, era extrañamente reconfortante. ¿Cómo era posible?

¡Oh! ¿Qué hora es? No sé si voy a llegar a tiempo al autobús...—Empezó a rebuscar en su bolso, en busca del móvil. Debería comprarse un reloj...

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Vie 25 Mar - 8:47

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Tras aquellas declaraciones sobre el tal Lyonel, Orys no pudo más que completar terminándose el café. Al menos Argella tendría a alguien que le apoyase tras el desastre que le había causado. Y, a decir verdad, no estaba del todo seguro sobre si debía seguir preguntando acerca de él. Al fin y al cabo le conocería cuando fuesen a salir, de aquella forma tan extraña. Orys se maldijo de nuevo para sí: a lo mejor tendría que haber mantenido la boca cerrada y no forzar las cosas, al fin y al cabo Argella podía animarse de aquello con el tal Lyonel, no necesitaba encuentros forzados e incómodos con quien ahora era su cliente.

Tal vez tendría que haberse limitado a la disculpa y dejarlo pasar.

La exclamación de Argella le provocó, al menos, una pequeña reacción. Incorporándose del asiento, al que parecía haberse acomodado demasiado, se miró el reloj como acto reflejo, antes de realmente repasar lo que había dicho ella. Por supuesto, no podría conducir con la mano así, ni siquiera se le había pasado por la cabeza hasta que había mencionado el autobús.–Oh, no me sé los horarios, pero si quieres te acerco a casa... a tu casa, claro.– se frotó la cara un momento. El café había ayudado, pero evidentemente aún guardaba algo de sueño.–No sé dónde vives, pero no puede ser más lejos que el rancho.– se adelantó, pues sabía que, bien por incomodidad o por educación, Argella iba a rechazar el ofrecimiento. Y Orys no estaba dispuesto a aceptar un no por respuesta.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Vie 25 Mar - 19:34

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


Tendría que haberse callado. Era absurdamente consciente de lo poco adecuado que había sido mencionar el autobús, sin embargo, las palabras habían salido de su boca y antes de que tuviese cualquier opción de retractase, Orys ya se había ofrecido. Por un momento, le había parecido extraño que dijese: a casa. Aunque se había apresurado a matizar, lo cual solo había hecho el comentario más extraño, que a su casa, la sensación no había desaparecido. Tras balbucear unas cuantas excusas, terminó obligándose a formar una sonrisa agradecida, aunque tensa.

Gracias. Ummm. Siento las molestias.

Una vez más Orys Baratheon hacía gala de unos excelentes modales, que solo dejaban entrever un gran corazón. Tras un leve suspiro resignado, Argella apuró lo que le quedaba de café y se dispuso a recoger sus cosas, lanzando alguna mirada de reojo a su acompañante. Cuando estuvo lista, esperó a que él también lo estuviese, antes de caminar hacia la puerta. Sin poder evitar el observar, con perversa diversión, a la dependienta, que se despedía de forma casi desesperada de su acompañante, batiendo mucho las pestañas.

Una vez en la calle, el aire fresco que anunciaba la tarde entrada, golpeó el rostro de Argella, lo que ayudó a que se despajase un poco. Le había empezado a doler la mano, lo cual anunciaba que debía volver a tomarse un analgésico. Sin embargo, no emitió ni una sola queja y tampoco hizo ningún gesto. Tenía el presentimiento de Orys conduciría hasta una farmacia si lo hacía, y él mismo compraría algo para el dolor.

La idea se le antojó, extrañamente divertida, una pequeña sonrisa, real, apareció en sus labios. Se volvió hacia el que iba a ser su chófer.—¿Vamos a tu coche? De nuevo, muchas gracias por... bueno, por todo.—Quería agradecerle por llevarla a casa, pero le había parecido demasiado poco.

Mientras caminaban, Argella se sintió extraña. Orys había sufrido cosas horribles, pero parecía estar cargado de luz y de esperanza, sin embargo, ella solo había tenido culpabilidad, odio, desesperación. Era como si una densa oscuridad la envolviese por completo. Pero en aquel momento, él caballeroso, incapaz de recriminar nada a la mujer que le había acusado de cosas horribles, de las cuales, no solo no era culpable, sino que había sido una víctima, e incluso sintiéndose culpable por haberla herido... La chica no podía evitar preguntarse si él la estaba tocando con esa luz que emanaba de él. Si de alguna forma, su perdón, su bondad, disipaba un poco todo aquello que la rodeaba.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Sáb 26 Mar - 1:02

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Antes de salir de la cafetería, miró de nuevo de soslayo a la camarera, de la que se despidió con un leve alzamiento de la mano. No había añadido nada más, pues sabía que el hecho de que Argella hubiera aceptado ya era suficiente. A decir verdad, ni tan siquiera esperaba que fuese a aceptar sin su debida insistencia, pero aquello le ayudaba a pensar que, tal vez, sí pudiesen relacionarse entre ambos de una forma normal. Obviamente no sería lo mismo que antes, pero claro estaba que él tampoco era un adolescente, ni ella una niña. Tal vez aquello hubiese servido para algo.

Orys se maldecía por pensar de aquella forma. Al fin y al cabo, si ahora estaban hablando como estaban hablando, incluso con sus pausas y sus trompicones, era porque en el camino, y por error, había destrozado el recuerdo que ella tenía de su padre. No debía olvidarlo, si quería ser sincero con ella. Y pese a que prefiriese tener a Argella como amiga en lugar de como una mujer deseosa de venganza que no le viera más que como un enemigo, y de aquello no había duda alguna, no podía soportar haberlo hecho de aquella forma.

Tal vez no se merecía que la conversación fuese natural.

Por supuesto, ya sabes dónde está.– sonrió, señalando el coche, que por supuesto no se había movido del punto en el que él había estado esperando, justo frente a la oficina. No. Definitivamente no se merecía esa comodidad. Tenía que ser educado, pero no quería disfrutar, si le había quitado el buen recuerdo que tenía de la infancia. No obstante, se esforzó en no mostrarlo en su cara, y su sonrisa no desapareció sino lentamente, a medida que se acercaban al coche.

Orys se apresuró para abrir la puerta del copiloto, esperando a que Argella se sentase, inclinando la cabeza cuando pasó y sonriendo, pero no diciendo nada. Desde luego aquel encuentro estaba siendo un cúmulo de emociones que no podía explicar del todo, ni aunque quisiese. Arrastró los pies hasta el asiento del piloto y no fue hasta que arrancó el coche que se dio cuenta de lo más importante.–Ah, por cierto... tendrás que guiarme, o darme la dirección.– la miró, antes de centrarse en mirar por los espejos y a la calle, sacando el coche de su plaza.–Puedes poner música si quieres.– le hizo un gesto con la cabeza a la radio, donde tenía además un cable conectado que permitía usar el teléfono para poner música.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Sáb 26 Mar - 1:31

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


Por supuesto, Orys le había abierto la puerta del coche. Argella tan solo le dedicó un asentimiento agradecido antes de subirse y ponerse el cinturón. Cuando él se subió fue repentinamente consciente de que estaban solos en un espacio muy pequeño y, por algún motivo, sintió una repentina punzada de pavor. Fue apenas un instante, pero se tensó en el asiento y se apresuró a sacar su móvil y meter su dirección, para que fuese el GPS quien le guiase hasta su apartamento.

Luego, encendió la radio y cambió de emisora varias veces, hasta que escuchó en una The River, de Bruce Springsteen. En cuanto la voz del hombro inundó el coche, cerró los ojos y se apoyó contra la ventanilla. El cristal estaba frío y era bastante relajante. Se encontró tarareando algunas partes, casi llegando a cantar el estribillo. Cuando la canción terminó, abrió los ojos. Estos se fijaron en el perfil de su acompañante, que parecía concentrado en la carretera. Una nueva canción comenzaba y aunque esta le era familiar, no conocía la letra.

¿Quieres que ponga la música de tu móvil?—Jugueteó con el cable, tratando de que un silencio incómodo no se adueñase del coche. Por algún motivo, ahora él parecía sumido en el silencio, cuando un rato antes, parecía más que dispuesto a conversar. Quizás debería haber rechazado su oferta de acercarla en coche. Sin duda, su presencia no debía ser algo agradable.—¿Qué te gusta escuchar?

Tamborileó los dedos de la mano derecha sobre la guantera y tarareó suavemente el estribillo de la canción. Su vista se fijó en los edificios que dejaban atrás. El anochecer despertaba las luces de la ciudad, sin embargo, el tráfico y la confluencia de gente, se iba reduciendo. A fin de cuentas, no era fin de semana. Una vez más, su vista se fijó en el piloto. Tras unos instantes de silencio, abrió la boca.

Ummm. ¿Seguro que no estoy siendo una molestia?

Aunque había querido mantener su mirada, no fue capaz. Y de nuevo, ver la ciudad pasar, se convirtió en un entretenimiento apasionante.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Sáb 26 Mar - 3:03

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Dejó que Argella manejase la música, mientras él se centraba en obedecer al GPS. No sabía exactamente qué decir para que el silencio fuese llenado con algo que no fuese la música o la voz mecánica del navegador. Por otro lado, tal vez no fuera necesario decir nada. Podían simplemente dejarlo como había estado hasta entonces. Al menos habían suavizado el impacto inicial, parecían poder intercambiar palabras sin que ello supusiera un problema. O al menos no uno muy grave.

Oh, no te preocupes.– la voz de Argella le hizo abrir los ojos tal vez en exceso, sorprendido por lo largo que debía haber sido aquel silencio.–Puedes poner la del tuyo si prefieres. Me gusta la canción que has puesto antes. Bueno, Springsteen en general. Así que eso, pon lo que quieras, confío en tu criterio.– le dedicó una pequeña sonrisa y miró de soslayo el navegador. No quedaba tampoco tanto de recorrido, de todas formas. ¿Estaba siendo incómodo para ella? Tal vez. Al fin y al cabo, no era su coche, entendía que podía ser algo extraño.

Y de nuevo se hizo el silencio. Al menos brevemente. Porque de nuevo lo rompió Argella. Y entonces supo que no debía haber dudado. Efectivamente, aquello estaba siendo incómodo para ella. Apretó las manos en el volante y se tensó, pero no miró a Argella más allá de un segundo, ahora necesitaba tener la atención en la carretera, y parecía difícil dirigir su atención a nada más. Casi le dio una risa nerviosa, aunque se quedó entre sus labios apretados.–¿Qué? No digas tonterías– al menos tras decir algo, aunque fuera en un tono exageradamente incrédulo, tan exagerado que, tal vez, estuviese realmente forzándolo.–Quiero decir... no eres una molestia. No digo que digas tonterías.– Podría añadir más cosas, como que lo sentía, o que sólo quería que las cosas fueran normales entre ambos, aunque para decir "normales" tenía que remontarse al menos diez años. Tal vez nunca hubiesen tenido un "normal" y ahora estaba tratando de forzarlo. Tragó saliva.–Además, yo insistí en... bueno, en todo esto. En contratarte, en que trabajases en este caso, en acosarte a la salida de tu trabajo, en ir a por un café... Estoy seguro de que la molestia soy yo.– las palabras salían bastante aceleradas, porque una vez había empezado a desvelarlas, era difícil controlar las cosas por las que se sentía culpable. No lo decía como un reproche, y cualquiera diría que lo decía casi de broma, de no ser por el silencio tenso que había invadido el coche momentos antes.

Al menos ya estaban cerca de su casa.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Sáb 26 Mar - 13:30

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


Volvió a coger su móvil y lo conectó al coche. Con gestos casi automáticos, buscó su lista de reproducción favorita, que incluía distintas canciones, la mayoría, anteriores a los noventa y luego se volvió a dejar caer en el sillón del coche. Esta vez sí se permitió canturrear los estribillos, en bajito, más para ella misma, pero lo hizo. El ambiente en el vehículo se le antojaba ligeramente tenso. Argella intentaba no estar a la defensiva, el sentirse agradecida hacia Orys, mezclado con la culpabilidad, resultaba una mezcla emocional bastante agotadora. Sin embargo, él estaba haciendo muchos esfuerzos, después de lo impertinente y cruel que había sido, después incluso de todo lo que había hecho su padre, así que al menos le debía aquello.

La mirada que había tenido fija en la ciudad fue reclamada por su acompañante, que ahora parecía bastante tenso mientras sujetaba el volante. La joven maldijo para ella misma, al comprobar que había metido la pata en su último comentario. Sin embargo, quizás por lo tenso del momento o porque llevaba varias noches sin dormir, el titubeo de Orys se le antojó hasta gracioso y, por un momento, tuvo que contenerse para no dejar escapar una risita. No obstante, se negó a interrumpir la incipiente verborrea, aunque frunció el ceño. Si hubiese sido otra persona u otra situación, Argella se habría atrevido a extender la mano y apoyarla en su hombro, en un gesto tranquilizador. Es más, extendió la mano, pero se detuvo, considerando que a lo mejor solo empeoraba la situación, una vez más.

Bueno, no... no creo que hicieses nada de eso con mala intención. Al menos, ya no.—Dejó caer la mano sobre su propia pierna y se miró los dedos entablillados, algo fascinante, al parecer.—No creo que seas una molestia, de verdad. Te estoy... muy agradecida, en serio. De verdad.

Los edificios empezaron a ser bastante familiares y, en pocos segundos, se encontraron en su portal. Con rapidez, Argella desconectó su móvil y lo guardó en su bolso. Luego, con la mano derecha a punto de abrir la puerta, un impulso le hizo girarse hacia el piloto. Abrió la boca un par de veces, sin saber muy bien cómo decir lo que quería decir. Finalmente, con la mirada alternando entre su portal, visible desde la ventanilla, y su acompañante, se atrevió a hablar.

¿Quieres subir? Ummm.—Carraspeó, ligeramente avergonzada por sus palabras. Que repentinamente, le parecían total y absolutamente fuera de lugar.—Yo... no creo de verdad que seas una molestia y... me gustaría invitarte a cenar como... bueno, agradecimiento, al menos, a que me hayas traído a casa. Si quieres, claro.

Esto era ridículo, ella no tenía dieciocho años y no estaba invitando a un chico a casa porque sus padres no estaban en ella. Simplemente estaba siendo amable y educada. ¿Dónde estaba la confianza de días atrás cuando prácticamente le había rugido? Esperaba que volviese, aunque fuese poco a poco.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Sáb 26 Mar - 21:29

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Dejó que las palabras de Argella le provocasen una pequeña sonrisa, asomando por la comisura de sus labios. Lo cierto era que quería creerlo. Sabía que ella no le estaba mintiendo de forma consciente, pero aún así no podía evitar pensar que habían acabado en aquella situación enteramente por su culpa. Por su insistencia y un momento de flaqueza.

Cuando detuvo el coche, no dijo nada. No quería romper el silencio, que pareciese que quería echarla, o seguir la conversación de la misma manera forzada. Por lo que apartó una mano del volante y se puso a juguetear con el llavero que pendía del contacto. Su mirada, no obstante, deambulaba en una dirección clara. Por fin podía apartar la mirada del camino, y clavarla en Argella, al menos unos segundos. Quería comprobar si, ciertamente, se encontraba bien como hacía querer ver en sus palabras.

Parecía seguir algo nerviosa.

O eso pensaba Orys, pues no esperaba la invitación que hizo. Su ceño se frunció levemente, y aunque abrió los labios, no salió palabra alguna. No diría que estaba sobrecogido, tal vez. Pero, desde luego, había sido pillado de improviso. La cautela le invitaba a seguir el razonamiento frío y lógico que había seguido hasta ese momento. Darle a Argella el espacio que sin duda debía estar deseando y que necesitaba. Pero tampoco quería rendirse. Al fin y al cabo, la conversación había tenido momentos agradables y ligeros, y, si decía que no entonces, tal vez tendrían que volver a la casilla de salida.

Oh, por supuesto. Me encantaría.– dijo, finalmente. No había balbuceado esta vez, sino que su voz había salido tranquila, casi demasiado tranquila. Como si aquello fuera el final de una velada normal.–Al menos esta vez he sido invitado a ser una molestia.– sonrió una última vez antes de abrir la puerta y salir del vehículo, caminando después hacia el portal de Argella.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Dom 27 Mar - 23:07

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


El silencio había sido un largo y frío infierno. Mientras su acompañante parecía debatirse entre aceptar o no su invitación, Argella se preguntaba si debía salir del coche, a ver si, con suerte, se la tragaba la tierra. No sabía por qué se le había ocurrido preguntarle aquello. Todo el tiempo que estaba tardando en contestar, sin duda era tiempo empleado en buscar una forma educada de rechazar su invitación.

Así que cuando escuchó la respuesta afirmativa, seguida de la broma, el rostro de la chica fue marcado por la sorpresa, antes de apresurarse a bajar del coche y caminar, casi trotar, hasta el portal. Mentalmente, repasaba la lista de cosas que había en su nevera, así como cuán desordenada había dejado la casa esa mañana, antes de salir. Sin embargo, aquello le pasó factura, gastando cinco minutos de las vidas de ambos, en intentar abrir el portal.

El bloque de apartamentos no era especialmente lujoso ni grande. Había un pequeño ascensor, al cual se encaminó. Gracias a cualquier deidad conocida, no tuvieron que esperar demasiado y una vez en el ascensor, Argella se atrevió a lanzar una rápida mirada a Orys y esbozar una sonrisa claramente nerviosa.—No sé si la casa está muy ordenada...—Admitió, antes de volver a fijar la vista en sus llaves. No era una mujer especialmente desordenada, pero tampoco era una obsesa del orden, así que si esa mañana había salido con prisa, a lo mejor la taza del café seguía en el fregadero, por ejemplo.

Tampoco pensaba decirle que no sabía qué podían hacer de cena. Tendrían que asaltar su nevera y su congelador. Pero bueno, había ido a la compra hacía poco, algo habría.

Cuando salieron del ascensor, la llave estaba preparada y, esta vez, solo necesitó un intento para mostrar el interior del modesto piso que había alquilado. Se trataba de un loft que, al estar en la última planta, tenía el detalle de la forma del tejado. La pared era de ladrillo, así que Argella lo había decorado de forma bastante rústica. Los muebles eran cómodos y sencillos, de colores cálidos; la cocina era estilo americano y solo una isla con encimera, separaba esta del salón; al otro lado de este, un baño con bañera, lo cual la chica había agradecido enormemente. La habitación, no obstante, se encontraba en una saliente superior, la que conducían unas escaleras de madera.

Un suspiro escapó de sus labios cuando comprobó que, excepto por la taza del desayuno, que recogería en cuanto su invitado se sentase, y el pijama tirado sobre la cama, que jamás vería, la casa estaba bastante presentable. Se apresuró a hacer un gesto con la mano entablillada hacia la zona del salón, donde estaba una cadena de música y una televisión.

Por favor, siéntate mientras saco algo de beber y miro qué podemos cenar.—No había terminado de decir eso, cuando se estaba quitando el abrigo y el bolso y colgándolo en un perchero que había puesto junto a la puerta, para no caer en la tentación de dejar las cosas tiradas sobre el sofá.—¿Qué quieres beber?

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Lun 28 Mar - 0:35

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Piso de Argella — Con Argella


Esperó con paciencia a que Argella abriese. Al fin y al cabo no tenía prisa, y por otro lado aquello le permitía pensar sobre lo que estaba ocurriendo. La invitación, por supuesto, no era esperada, y a medida que pasaba tiempo desde que la hubiera aceptado, se hacía más extraña. Porque tal vez lo hubiese hecho por compromiso, esperando una negativa de su parte. O tal vez, no era más que una oportunidad más para hablar de forma natural, y la invitación había sido genuina.

En cualquier caso, Orys pensó mejor no tratar de intervenir para abrir la puerta por ella. Al fin y al cabo, estaban yendo a su casa, y no era su lugar para entrometerse. Se sostuvo una muñeca con la otra mano para evitar hacer ningún gesto que delatase sus nervios o sus impulsos, ocultando ambas manos detrás de su espalda. Cuando entraron en el ascensor, se mordió el labio para no soltar el comentario típico acerca del tiempo, aunque fuera para hacer una broma en la que tratase de liberar tensión. Por el contrario, se fijó en Argella, que parecía estar algo nerviosa. «Tal vez tendría que haber dicho no»

No te preocupes, estoy seguro de que está perfecta. Además, sólo faltaría que me quejase.– y de nuevo apretó su mano en torno a su muñeca para impedir el gesto de tratar de abrir la puerta para ella. Tenía que aprender, al fin y al cabo, a ser un invitado, y a no tratar a Argella como si necesitase cuidado constante, como la niña que había conocido.

El piso era más o menos lo que se esperaba, aunque con mejor gusto. Al fin y al cabo sabía que el empleo de Argella, si bien era bueno, no dejaba de tener sus limitaciones económicas. Y, tal y como esperaba, la casa estaba perfectamente limpia. Cosa que tampoco le importaba demasiado. Tras quitarse la chaqueta y plegarla en el mismo lugar que Argella dejaba su abrigo, se dispuso a seguir a la mujer, desoyendo sus palabras. Su mirada paseó por el piso, aunque era fácil recorrerlo rápidamente.

Si tienes cerveza...– Y, una vez terminó de examinar el piso con la mirada, su atención se centró en Argella y en el significado de sus palabras. Tras fijarse, nuevamente, en la mano entablillada, entró en la cocina, siguiendo a Argella y colocándose detrás de ella.– No pretenderás cocinar tú sola.– el tono no fue de pregunta, sino todo lo contrario. De hecho, había salido algo cortante, y Orys intentó suavizarlo–¿Verdad?– señaló la mano de Argella y curvó los labios en una sonrisa suave.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Lun 28 Mar - 1:34

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


Aprovechó los instantes que su invitado dedicó a observar la casa para deslizarse dentro de la cocina, aunque esta no tuviese una puerta, estrictamente hablando. No tardó en abrir la nevera y comprobar que aún quedaba cerveza. Sacó dos latas de cerveza y las puso sobre la encimera antes de dedicar una rápida mirada al resto de la nevera. Una exclamación victoriosa abandonó sus labios al encontrar las pechugas de pollo que había guardado dos días antes. Tenía curry, cebolla, nata y arroz, así que era una buena opción.

No tuvo tiempo de pensar en su mano entablillada, cuando la voz de Orys en su espalda, logró que se sobresaltase y se llevase una mano al pecho, en un movimiento casi instintivo. Dejó escapar un pequeño suspiro y luego, sin poder evitarlo, una sonrisa incrédula acompañó a su ceja enarcada, en un gesto interrogante.—No me digas que sabes cocinar... Eso sí que no me lo creo.—No quería parecer tan divertida, pero no podía evitarlo. Era difícil imaginar a cualquiera de los Orys que había conocido, cocinando. Desde el chiquillo desgarbado, hasta el hombre enorme y formado que había ante ella.

Sin embargo, terminó de colocar el resto de ingredientes en la encimera. Sacó un par de cuchillos y abrió las dos latas de cerveza, ante la mirada de aquel hombre. Luego se volvió a girar hacia él y colocó los brazos en jarras, casi reflexionando sobre cómo podrían organizarse.

Mientras tu picas la cebolla y partes el pollo, yo hago el arroz, ¿vale?—Le tendió la lata abierta con su mano derecha, antes de coger la suya propia y dejarla cerca del fuego, donde se encargó de poner una cacerola.—Te gusta el pollo al curry, ¿no?—Le lanzó una rápida mirada y una sonrisa divertida se volvió a formar en su rostro, ante la perspectiva de verle cocinando.—Jamás te habría imaginado cocinando... Cuando éramos pequeños parecías demasiado... torpe. Y ahora, simplemente, pareces demasiado grande para cocinar.—Y sin darse cuenta, una pequeña risita escapó de sus labios. ¿Dónde estaban los malos recuerdos? ¿La angustia? ¿Ese nudo en el pecho que esa mañana la había estado atormentando? Dio un nuevo trago a su cerveza.—Aunque algunas cosas no cambian...—Añadió, antes de comenzar con sus tareas.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Lun 28 Mar - 14:02

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Enarcó una ceja ante las dudas de Argella, y tras coger la lata de la encimera y dar un sorbo a la cerveza, su ceja seguía enarcada. Vale que no era un cocinitas, pero al menos tenía dos manos hábiles, que era más de lo que podía decir de ella. Cogió el cuchillo que le tendía Argella y, de paso buscó la tabla sobre la que cortar lo que le iba diciendo Argella. Porque sabía también que para cortar se usaba una tabla.

Sí, me gusta.– dejó la cerveza sobre la encimera, así como la tabla y el cuchillo, y se giró hacia Argella.–¿Grande?– aquello le provocó una carcajada, ¿qué tenía que ver el tamaño con la cocina? Al fin y al cabo, había entrado perfectamente.–Sé cocinar... un poco. Y te aseguro que sé manejar utensilios con mis grandes y torpes manos– alzó ambas manos, agitándolas en un movimiento rápido, las típicas manos de jazz.–Y al menos tengo dos manos que puedo usar.– y dicho eso se volvió a girar, mirando a Argella poco más que de soslayo, aunque la verdad, se sentía bastante cómodo. Por un momento se había olvidado de que estaba como invitado en una casa ajena, e incluso de que toda aquella tarde había sido extraña. Por un momento, simplemente estaba allí.

Empezó a picar las cebollas que Argella había sacado. Y, si bien Orys no era un inepto en la cocina, le costó unos instantes recordar lo que hacía la cebolla. Así que, la siguiente vez que alzó la mirada de la tabla, tenía los ojos enrojecidos y cargados de lagrimas. Empezó a reírse, por lo bajo, por lo ridículo de la situación.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Lun 28 Mar - 21:52

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


Con todo el descaro del mundo, Argella hizo unos gestos claros de burla, cuando su invitado trató de argumentar sobre sus habilidades culinarias. Acababa de echar un chorro de aceite a la cacerola y se disponía a dar una vuelta al arroz, antes de empezarlo a hervir. Sin embargo, pese a lo ocupado de sus tareas, tuvo tiempo para volverse hacia él y lanzar una mirada de clara evaluación. Sus ojos recorrieron desde sus anchos hombros hasta sus enormes manos, que ya sostenían un cuchillo y se dedicaban a picar la cebolla. Negó con la cabeza.

Es imposible que siendo tan enorme te puedas mover con facilidad en la cocina.—Con la mano entablillada hizo un gesto, señalándole por completo.—¡Mírate!—No tardó en rodar los ojos, en un gesto casi exagerado.—No necesito dos manos, soy bastante habilidosa solo con una...

Luego volvió a centrar su atención en el arroz que había dejado al fuego. Tras darle un par de vueltas, procedió a echar el agua e inmediatamente después, a cronometrar el tiempo, para que este no se pasase. Una vez terminado con aquello, ya que la habían privado de la tarea de picar, se apoyó contra la encimera y observó cómo seguía picando la primera cebolla. Cuando alzó la mirada, tenía los ojos lacrimosos. Por un momento, la angustia se adueñó del corazón de la chica. Fue solo un momento, el instante que tardó en aparecer aquella sonrisa. Pero en ese pequeño suspiro, Argella se preguntó, si aquel era el rostro que había visto su padre antes de golpear: un rostro inocente, unos ojos brillantes y llenos de lágrimas. Sacudió la cabeza. Quería apartar aquel pensamiento, mandarlo muy lejos. Escuchó su risa, en bajito, casi lejana, pero, por algún motivo, se sintió reconfortada. Y cuando sus ojos se encontraron, se vio capaz de bromear.

Vaya, señor chef, no sabía que mis palabras le habían dolido tanto como para hacerle llorar.—Se acercó a él, primero por la espalda. Sin embargo, mirar por encima de su hombro, resultaba una tarea imposible, así que se vio obligada a asomar la cabeza, solo para negar con esta.—Eres muy lento, don manos grandes y habilidosas. Me hace recordar cuando tenía que ayudarte con tus tareas para que terminases antes...

Mentira. Es más, cuando Argella aparecía, Orys tardaba el doble en hacer su trabajo. Ella lo sabía. Con la adolescencia encima, se dedicaba a llamar su atención, tratar de sacar cualquier tema y, claramente, terminaba convirtiéndose en un molesto estorbo. Sin embargo, estaba más que dispuesta a picarle con aquello.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Mar 29 Mar - 0:27

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Sacudió la cabeza, levemente. No estaba llorando, ni tenía los ojos rojos, y si lo parecía debía ser un efecto de la luz. O eso prefería pensar. No estaba acostumbrado a cocinar, aunque eso no se lo diría a Argella, ya que al fin y al cabo no era tan torpe como ella parecía insistir. –Me haces sonar como si fuera un troll de las cavernas que se ha colado en tu cocina.– dijo en tono de sorna.–Que vale que tu piso es enano, pero no creo que debamos empezar a exagerar.– volvió a sacudir la cabeza, con la esperanza de que, al abrir de nuevo los ojos, no se encontrasen tan llorosos.

Siguió picando la cebolla, le estaba costando, ahora que los pedazos eran más pequeños, pero no estaba dispuesto a parar y darle la razón a Argella. Cuando terminó, echó la cebolla a un lado y cogió el pollo, que parecía más fácil de trocear. Al menos no le hacía llorar. Alzó la mirada hacia Argella, de nuevo, esta vez con una mirada más normal.

¿Ayudarme? Si no podías levantar ni una bala de paja.– entonces sí que se rió, de una forma más relajada, dejando que se sintiera natural. Estaba cansado, pero se le había olvidado. Estaba arrepentido, pero ya no le importaba. Y esta vez no lo olvidó por un momento. Así que tras darle un pequeño codazo a Argella, negó con la cabeza.–No que te hiciera falta, la princesita siempre se salía con la suya, incluso cuando llevábamos trabajando horas.– y era cierto. Lo mucho que odiasen o no los trabajadores a Argilac, perdía importancia cuando se trataba de Argella. Más pequeña, dulce, e inocente, y en definitiva todo lo que su padre no era, conseguía ganarse los corazones, y los ánimos, de todos los del rancho. Era mucho más fácil mantener una moral algo alta cuando se encontraba ella alrededor, aunque, por supuesto, no siempre podía estarlo. Y cuando no lo estaba... tal vez era mejor no pensar en eso.

Ya está, tan difícil no era. ¿Y ahora, señorita chef?– se inclinó hacia adelante, como si hiciera una reverencia, aunque debido a la diferencia de alturas, cuando hubo terminado el arco de su espalda, se encontraba a la altura de los ojos de Argella. Se detuvo un momento en la posición, lo justo para clavar su mirada en ella. Cuando se incorporó, aún seguía sonriendo, y Orys temía que era el rasgo más largo con aquel gesto perenne en su cara en mucho tiempo.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Sáb 2 Abr - 23:44

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys


Muy a su pesar, Argella contuvo una sonrisa, ante la comparativa elegida por Orys. Lo cierto es que el hombre era bastante grande, al menos, muchísimo más que ella. Y no era solo porque la sacase unos buenos veinte centímetros, como mínimo, también influía el hecho de que su espalda era como dos veces ella. Es decir, aquel hombre, en general, era un hombre de constitución bastante atlética, probablemente, por las horas que habría invertido trabajando en el rancho y no precisamente detrás del escritorio entre papeles. Así que, de nuevo, la chica, se limitó a sacar la lengua. Sin ninguna duda, era demasiado grande para una cocina tan pequeña.

Qué mentiroso, sin mí no avanzabais nada... Yo era la que hacía todo el trabajo.—Siguió picando. Bien era cierto que no podía hacer nada. Argella era buena en el trato con caballos, nada más. Cualquier cosa que replicase fuerza o algo de resistencia, resultaba ser un lastre. Cuando era adolescente, solía ir y dar saltitos alrededor de Orys, tratando de convencerlo de que diese un paseo con ella. Si pese a la molesta presencia de la niña, conseguía terminar con sus tareas, la acompañaba. Lo cual solía suponer un incremento drástico de las fantasías adolescentes de Argella. Solo de recordar su estupidez, quería morirse de vergüenza.—De acuerdo, no era la más fuerte del rancho... Pero yo era una experta en llevar botellas de agua cuando hacía calor.

Cuando Orys hizo la reverencia, ella mantuvo su mirada, con una ceja arqueada, en un gesto tan escéptico como burlón. Pretendía burlarse de ella, sin embargo, no estaba dispuesta. No sabía en qué momento había empezado a sentirse tan relajada. Quizás, fuera de la dinámica que habían tenido, cargada de culpa, rencor, miedo y dolor, siendo solo Orys y Argella, podían llegar, al menos, a entenderse y llevarse bien.

Se hizo con el pollo y la cebolla y mientras se dedicaba a rebozar el pollo en curry y a freír la cebolla, volvió a mirarle de reojo.—Te puedes burlar, pero te vas a chupar los dedos.—Dio un trago a su cerveza, de nuevo. Y comprobó que estaba casi vacía.—¿Me sacas otra?—Y señaló la nevera con la cabeza. De nuevo, parecía extraño lo natural que era aquello.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1458

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Dom 3 Abr - 0:59

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Sin contenerse demasiado, y porque se sentía mucho más cómodo de lo que había estado hasta ese momento, Orys le dio un pequeño empujón a Argella con la cadera, antes de apartarse para que cogiera lo que acababa de cortar. Por fin, ya que ahora tenía las manos libres, tomó un trago de su lata de cerveza y apoyó la espalda contra la encimera. Sí, era extraño, pero sólo cuando se paraba a pensarlo, y en aquel momento estaba demasiado tranquilo como para detenerse a pensar nada.

Menos mal, nos mantenías a todos hidratados.– dijo en tono irónico, alzando su cerveza y agitándola de un lado a otro. No es que normalmente fuese rígido al expresarse, pero era cierto que lo había sido últimamente delante de Argella, aunque sólo fuera por el continuo estudio de lo que hacía el uno o el otro para echarlo en cara o buscar algo de culpa.–El motor que levantaba el rancho, claramente.– y si dejó de reírse fue únicamente porque, de nuevo, se llevó la lata a los labios.

Y, tras cruzarse de brazos, miró de soslayo a Argella, prestando atención a lo que hacía. No cocinaba más allá de los platos básicos, al fin y al cabo, así que a lo mejor era hora de aprender algo que, según ella, era más complejo. Aunque no lo veía para tanto, todo fuera dicho. Cortar y echar polvos y nata.

Claro.– cogió su lata vacía para tirarla al cubo de basura y se apresuró a buscar otras dos latas en la nevera. Él no se había terminado aún la suya, pero poco le faltaba, y no quería quedarse muy por detrás de ella, todo fuera dicho.–Así que ahora aquí estamos, años después, y tú eres la que trabaja y yo el que te trae para que bebas.– comentó mientras sacaba ambas latas y le tendía una, volviendo a su posición previa, apoyado contra la encimera junto a Argella. Sí, aquello era del todo extraño. Y ahora que se daba cuenta, a lo mejor debía dar un paso atrás, uno pequeño.–Bueno, trabajar... ¿voy poniendo la mesa?– pero antes de hacer la pregunta ya se había puesto a revolver por los armarios, buscando los platos y cubiertos.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
706

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.