Últimos temas
» Akō jiken
Hoy a las 22:20 por Sheena

» 15. Rush
Hoy a las 22:04 por Sonder

» ~ You could be loved again
Hoy a las 21:53 por Carrie_B

» You were my lesson I had to learnt
Hoy a las 21:27 por Sheena

» Evento 1: Falling Star.
Hoy a las 21:18 por Mrs. Scotty

» We kinda like the drama
Hoy a las 21:12 por Fenrir

» 14. Blood red fury
Hoy a las 20:22 por Sonder

» 13. She's a silver lining
Hoy a las 19:55 por Sonder

» I Family Meeting [Grupal]
Hoy a las 19:49 por Faceless

» 3. Merciful Fate
Hoy a las 19:29 por Mrs. Scotty

» Friction.
Hoy a las 17:53 por Zero Gravity

» Petición de Grupos
Hoy a las 17:19 por Schadenfreude

» —Learning to walk again.
Hoy a las 17:10 por Schadenfreude

» ~ I still care for you more than I can bear
Hoy a las 15:53 por SapphireDragon

» ~ Accept who you are
Hoy a las 13:54 por SapphireDragon

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

House of the rising sun

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Sáb 5 Mar - 19:17

Recuerdo del primer mensaje :

House of the rising Sun.
Libros | ASOIAF | 1x1

El rancho Durran, a las afueras de Austin, Texas, siempre fue uno de los más importantes del estado. Su ganado, durante generaciones, había ganado ferias locales, y su carne de vacuno adquirida por restaurantes de varios tenedores por todo el país. Sin embargo, la dejadez de su anterior dueño, Argilac, había supuesto el inicio de una fase de declive. El estatismo de la dirección, en un mundo competitivo y cambiante, convirtió al anteriormente glorioso rancho en una especie de Bella Durmiente, esperando el momento de ruina. Ascender en la gloria siempre fue más fácil que caer a lo más bajo, y a medida que los beneficios del rancho descendían, también lo hacía el ánimo de Argilac, así como su voluntad. El orgulloso dueño gastaba el dinero que no tenía en alcohol, se volvió violento y sus arrebatos de furia, si bien esporádicos, se volvieron más frecuentes.

Argella, la hija de Argilac, aguantaba esta situación con estoicismo. Tras la pérdida de su madre, el cuidado de su padre y el rancho era todo lo que tenía. Trataba de hacerle ver las posibilidades de recuperación, de una renovación de la maquinaria y las instalaciones, pero era en vano. Argilac dirigía con puño de hierro y oídos sordos.

En aquel rancho trabajaba un muchacho con poco que perder, más allá de su trabajo. El joven Orys Baratheon nunca había conocido a sus padres, y sabía lo duro que era criarse con nada. Era por ello que aguantaba las humillaciones a las que le sometía Argilac, así como alguna eventual golpiza. Pero Orys, si bien no era orgulloso como su jefe, no era un santo. Tras meses de abusos, físicos y psicológicos, dejó el trabajo en un arrebato de furia, pasando a trabajar para un rancho vecino, bajo la dirección de Aegon, un joven algo mayor que él que parecía haber cogido cierto aprecio por el esfuerzo que Orys había llevado a cabo para su principal rival.

Años después, aquel joven que se había marchado hecho una furia, volvió, con el dinero suficiente para comprar el rancho que había llegado a la bancarrota. La humillación y la pérdida de su patrimonio empujaron a Argilac al suicidio. Argella, ahora huérfana, parecía condenada a la pobreza y a una casa de orfandad, pero un abogado, el señor O'Connell le anunció que una serie de fondos habían sido dispuestos para que viviera los siguientes años con comodidad, además de pagarle unos estudios en cualquier universidad del país. Era fácil asumir que, pese a todos los golpes, pese a las continuas borracheras y a su negligencia como padre en los últimos años, Argilac había sabido disponer de su hija antes de su muerte dejando un fondo de ahorros detrás de él, por lo que Argella aceptó aquello.

Ahora, 6 años han pasado, y Argella vuelve a Austin tras una larga ausencia, sin saber que quien en verdad ha procurado esos fondos, ha sido Orys.
Personajes
Orys Baratheon | Henry Cavill | 26 años | Dornish Sun
Argella Durrandon | Emily Rudd | 21 años | Storm Queen





Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Miér 6 Abr - 17:41

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys

Por supuesto, el empujón de cadera consiguió desplazar a la chica, que no tardó en pronunciar una exclamación de indignación, que, a su vez, rápidamente fue ahogada por una sonrisa. Le habría gustado mucho más de aquello. No es que Argella no hubiese tenido amigos a lo largo de los años, pero la responsabilidad, el destino, la oscuridad a la que te arrastra la venganza, no son compañeras de diversión, lamentablemente.

Si no os hubiese mantenido hidratados, os habríais muerto. Ciertamente, sin mí, no habríais hecho nada.—Decretó, mientras retiraba el arroz y lo empezaba a servir en un bol, a la par que el pollo continuaba haciéndose en el fuego. Tan relajado, Orys parecía una persona distinta, si bien, no tanto, de aquel hombre que la había provocado abiertamente delante de su jefe en plena comida de negocios. Aunque, claramente, tenía un gran fondo, y se lo había demostrado, estando simplemente allí, sin juzgarla por nada de lo que su padre o ella misma habían dicho o hecho, parecía también disfrutar sacándola un poco de sus casillas. Algo que cuando eran niños, no había sucedido.

Argella aceptó la segunda lata, aunque probablemente sería la última que bebiese en toda la noche. No acostumbraba a beber alcohol. Los recuerdos de Argilac, si bien, durante mucho tiempo habían sido difusos, el exceso de la bebida, había sido siempre claro. Y el temor a terminar siguiendo el destino de su padre, había vuelto a Argella casi paranoica en lo referente al alcohol. Pocas veces tomaba más de una copa o dos cervezas, en su defecto.

Bueno, supongo que los roles han cambiado.—Comentó, intentando bromear, aunque algo más seria, al pensar en la verdad de sus palabras. Ahora era ella la que no tenía nada y él el dueño del rancho. Los roles habían cambiado totalmente.—¡Oh, no hace falta!—Sin embargo, su invitado ya había empezado a buscar por toda la cocina. Señaló un cajón con la pala con la que estaba cocinando.—Ahí.

Quizás fuese buena idea el que se quedase sola en su cocina, a lo mejor necesitaba pensar un poco acerca de todo lo que estaba pasando.
Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Miér 6 Abr - 22:09

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


No entendía porqué, pero Argella parecía algo más reflexiva. Y es que era cierto que los roles habían cambiado en aquellos años, y había mucho que pensar de aquel encuentro, y de cómo se encontraban en aquel momento. Pero Orys se encogió de hombros, prefería hacerlo en su casa, en el rancho, y dejar que aquella cena fuera lo que era: una cena. Un momento en el que, de forma tan extraña, se había empezado a sentir cómodo. No quería tratar de buscar explicaciones que le llevasen más allá de donde se encontraba.

Así que siguió la dirección de la pala y empezó a sacar dos platos, dos vasos, cubiertos... Tratando de no pensar en nada más. Cuando salió de la cocina y lo dejó todo en la mesa, no obstante, la duda le alcanzó. Una vez vio la mesa colocada, en aquel momento de pausa y realización, se dio cuenta de lo injusto que había sido al esperar que Argella se preocupase y decidir él mismo dejarlo para más adelante. Al fin y al cabo, había sido él quien había revelado el pasado de su padre. No se merecía no pensar en aquello mientras Argella se arrepentía, o al menos parecía con la cabeza en otro lugar.

Volvió a la cocina, tratando de ser lo más silencioso posible, y no fue hasta que estuvo cerca de Argella que habló, cerciorándose antes de que cuando se girase le mostrase una abierta sonrisa. –La casa es bonita. Pequeña, pero bonita. Me gusta mucho.– dijo, de la forma más inocente que pudo.–¿Necesita que su pinche haga algo más, señora chef?– y dicho aquello hizo una pequeña inclinación, a modo de brevísima reverencia.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Lun 11 Abr - 23:23

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys

Era difícil conciliar dos vidas tan distintas, no pudo evitar reflexionar Argella, en cuanto Orys abandonó la cocina, dispuesto a poner la mesa. Por un lado, Argella había vivido en la decisión de ignorar lo que había hecho su padre y había limitado sus elecciones a una venganza que creía justa. Eso había alejado de ella a muchas personas y le había hecho renunciar a muchos sueños. Por otro lado, la liberación ahora mismo de aquel peso, ya que al parecer, no había nada que mereciese ser vengado, al menos, por el lado de la Durrandon, se daba cuenta de lo vacía que estaba su vida sin aquello. Se había liberado de ese peso, pero con esta liberación, había llegado la culpabilidad y ahora, el sentimiento de vacío. No sabía qué rumbo tenía su vida ahora y, en cierta manera, eso era aterrador.

Además, mil cuestiones volvían a formularse en su mente ahora que el recuerdo del Argilac real había vuelto y, una de ellas, era el origen de aquel dinero que había pagado sus estudios. También se preguntaba qué había sido de la herencia que le había dejado su madre, ¿se la habría gastado antes de que ella pudiese tocarla? Eran ideas contradictorias entre ellas, porque el padre preocupado por el destino de su hija cuando él se suicidase, no casaba con el padre abusivo y egoísta. La cabeza le daba vueltas con tantas cosas que no sabía demasiado bien por dónde empezar.

Sin embargo, los pensamientos se detuvieron de golpe al ser sobresaltada por su invitado, al que ni siquiera había escuchado entrar de nuevo en la cocina. Al volver el rostro, se encontró con una sonrisa que casi la deslumbró por un momento. Parpadeó un par de veces antes de encogerse de hombros.—Yo también soy pequeña, señor titán. La casa es como la dueña.—Luego, tras rodar los ojos, pinchó un trozo de pollo, que ta debería estar terminado, y le tendió el tenedor.—Prueba y dime, pinche. De momento, no necesito más.

Retiró la comida del fuego y poco después la colocó en otra bandeja, distinta a la del arroz. No sabía si debía poner la tele o música o algo, ¿la conversación seguiría así de fluida mientras comían?

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Mar 12 Abr - 10:23

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Orys se inclinó hacia adelante, en primer lugar para quedar a la altura de Argella, y en segundo para coger el trozo de pollo de su tenedor directamente con la boca. La carne estaba deliciosa, y por un momento cerró los ojos, antes de sonreír.–Muy bueno, sin duda se nota que ha sido bien cortado.– y hecho aquello se volvió a incorporar, esperando que sirviera la comida en bandejas. Sin esperar a su indicación, tomó una de las bandejas y se encaminó hacia el salón, donde había dejado la mesa puesta.

Ahora ambos tomarían asiento y la conversación podía acabarse. Orys esperaba que no fuera así, si bien era cierto que por un momento se había relajado, y temía que lo hubieran hecho demasiado. No porque no fueran a ser capaces de retomar una confianza que había quedado sepultada bajo años, o que a lo mejor nunca habían llegado a tener y ahora Orys exageraba en sus recuerdos. Pero sentados en inactividad, a lo mejor deambulaban hacia temas que era mejor evitar, por el momento. Sabía que por la mente de Argella debían estar pasando muchas ideas, al menos en los últimos días. Se preguntaba si era buena idea preguntar por ellas, o dejar que se acumulasen en su mente. Sin duda ya había causado bastantes problemas.

¿Y qué sueles hacer por aquí? Espero que no digas trabajar.– dijo, al poco de haberse sentado, colocándose una servilleta sobre el regazo. No era el tema más apasionante, pero realmente tenía curiosidad. Sospechaba que Argella se había centrado en lo profesional, o en aquel odio que había sentido hacia él.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Jue 14 Abr - 13:31

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys

Boom. Boom. Boom.

El corazón desbocado de la chica tintó de rojo sus mejillas. La repentina cercanía de su acompañante e invitado, sorprendió a Argella, que se encontró sosteniendo el tenedor, mientras Orys comía directamente de este. Un gesto que se le antojó demasiado íntimo. Habría soltado el tenedor, pero tan rápido como sucedió, terminó. Estaba tan sorprendida, que no fue capaz de entender lo que el hombre dijo, antes de coger la bandeja y desaparecer. Parpadeó un par de veces, intentando volver en sí misma. Cuando por fin lo hizo, su réplica llegaba con un claro retraso.—Seguro que ha sido cosa del corte y no de quién lo ha cocinado.

Se apresuró a limpiarse con un trapo, poniendo especial cuidado en la mano que permanecía entablillada. Después, mientras su invitado se acomodaba, se encargó de guardar los útiles de cocina en la pila, recordándose mentalmente a sí misma que debía fregarlos después de cenar. Se frotó las manos sobre la tela de los pantalones que llevaba, repetidas veces, en un gesto algo inquieto y después entró en el salón.

Como era de esperar, tomó asiento frente a Orys y le tendió a él el cucharón para servir, mientras ella misma se colocaba la servilleta y se colocaba un mechón de pelo detrás de la oreja. Dio un trago a su segunda cerveza, antes de encogerse de hombros, en un gesto tan casual, como resignado. Lamentablemente, no tenía nada interesante que contar.

Pues sí. Me limito a trabajar. Bueno... No he tenido muchas aspiraciones, la verdad.—Dio un nuevo trago a su bebida, incómoda con aquel tema. La realidad es que sus últimos años habían sido como un mal videojuego, pasando distintas pantallas para enfrentarse al malo final. Estudiar para ir a la universidad, ir a la universidad para tener recursos, tener recursos para quitarle el rancho a Orys. No había habido mucho más. Un puñado de amigos, alguna pareja, pero cosas demasiado efímeras y, sin duda, poco importantes. Argella era carismática, caía bien a la gente, pero era ella misma la que levantaba un muro entre ella y el resto de la humanidad, demasiado ocupada siempre, en asuntos mucho más importantes... que ahora había perdido. Su vida, ahora mismo, era un barco en plena tormenta, sin ningún capitán al timón. Acabaría a la deriva si seguía mucho así, pero... no sabía qué hacer. No sabía qué quería. Había jugado toda la vida con unas normas y estas habían sido drásticamente alteradas de la noche a la mañana.

¿Y tú?—Devolvió la pregunta. Intentando alejarse de aquellos pensamientos y, de paso, alejar a él de un rincón de su mente, que no deseaba que atisbase a ver.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Sáb 16 Abr - 23:05

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Chasqueó la lengua. Aquella respuesta, pese a que no le sorprendía en absoluto, no le parecía para nada satisfactoria. Por supuesto sabía que el rancho era muy importante para ella, y sólo teniendo en cuenta la declaración de intenciones que Argella le había hecho el primer día que se vieron tras tantos años, y que ahora mismo parecía olvidado, estaba claro que aquella vida, en aquel piso, no era la que Argella quería para ella. Pero, pese a ello, Orys hubiera esperado, de forma casi ilusoria, que hubiera hecho algo más. Centrarse en su trabajo, desde luego, no parecía lo suficientemente interesante.

Bueno, acabas de llegar, tiempo al tiempo.– se encogió de hombros, tratando de quitarle una importancia que él mismo creía sentir, y tras haber servido en el plato de su anfitriona, se sirvió a sí mismo. Lo cierto es que sus aspiraciones eran igual de mundanas, o incluso menores. Al menos Argella había tenido algo que hacer, aunque fuera luchar contra él de forma... bueno, absurda. Orys se limitaba a vivir en su rutina, la del dueño de algo que nunca hubiera esperado tener: el rancho Durran. Habían pasado siete años, y aquello se había convertido en su vida. ¿Qué más? Al fin y al cabo no había estudiado en la universidad, tampoco había estado buscando pareja, y cuando no trabajaba se relajaba en el rancho de la misma manera.

Clavó el tenedor en un trozo de pollo, llevándose arroz con él y aprovechando el tiempo que éste se deshacía en su boca para buscar una respuesta a lo que Argella había preguntado. Desde que se hubieran sentado, parecía que la conversación se había ralentizado. Al fin y al cabo, ella se había centrado en destruirle sin saber mucho más de él, y Orys, aunque había dejado una suma generosa para el futuro de Argella, no podía contar que sabía lo que había hecho en la universidad, a grandes rasgos. Y hablarle del tiempo que dedicaba al rancho no parecía una gran opción.– Pues... ya lo has visto, supongo. Trabajar en el rancho y pasar ratos incómodos en el mercado cada dos semanas esquivando a tu antigua niñera.– dijo, con algo de comida aún en la boca, cubriéndosela con la mano.–Oye, esto está buenísimo. No esperaba que tuvieras tanta mano cocinando.– si bien la comida estaba buena, podría decirse que su exclamación era una ligera exageración.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Lun 25 Abr - 20:13

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys

Sin duda, su acompañante iba a esforzarse por ignorar aquel enorme elefante en mitad de la habitación. La caja de Pandora se había abierto y ahí estaban, los demonios saliendo de esta. El rancho y el rumbo perdido de la vacía vida de Argella eran dos temas que flotaban en el ambiente y que, al elogiar su comida, solo pretendía evitar. Pero estaban ahí. Y la chica no dejaba de sentirlos, pesados sobre sus hombros. Por supuesto, flaquear delante de Orys, no había sido nunca una opción. Al final, su enemigo o no, su orgullo tenía un límite y ponerse a llorar o lamentarse sobre ella misma, no era uno que pensase cruzar.

Esbozó una sonrisa, algo vacía y asintió al cumplido, aunque no habló, se limitó a comer. Ella sabía que no era culpa de su invitado. Ella, simplemente, no podía mantener una cruzada contra aquel que había sido víctima de su padre. ¿Con qué derecho iba a quitarle el rancho o siquiera a intentarlo? Era un justo pago, a fin de cuentas: Argilac había tratado de destrozar su vida. Sin embargo, en aquella trifulca entre ambos hombres, la única vida que había quedado destrozada era la de ella. Que no solo había perdido, años atrás, su hogar, ahora se encontraba con que había perdido esos años, en una venganza sin sentido. Y había perdido el único objetivo que había tenido y perseguido. No su sueño. Su sueño lo había perdido muchísimo antes.

Repentinamente, un nudo se había adueñado de su estómago y no tenía más hambre. Le quedaba todavía algo de comida en el plato y pensó en guardarla en la nevera: se la llevaría al trabajo mañana, pero, tras dejar el tenedor, apartó el plato y su mirada recorrió el mantel, tratando de buscar algún patrón o mancha con la que distraerse. El ambiente se estaba volviendo cada vez más pesado y sabía que debía ser ella quien rompiese con aquello.

No somos amigos, Orys. Quizás, alguna vez lo fuimos, ahora, sin embargo... No es que no haya disfrutado de esto.—Abarcó con una mano el plato de comida, tratando de que entendiese, que se refería a aquella noche por completo.—Pero está claro que las cosas son como son y nada podemos hacer para cambiarlo. Tú... tienes el rancho y yo ya no tengo ningún motivo para quitártelo como venganza. Yo ni siquiera...—Suspiró y su mirada abandonó el mantel, para clavarse en el techo.—No debo trabajar para ti. No... no es sano. Ni para ti, ni para mí. Ambos sabemos que yo...—¿qué? ¿cómo decirlo sin dar lástima?—Tengo que descubrir algún camino nuevo, porque el que he estado siguiendo, se ha terminado y se desvanece bajo mis pies.

Solo cuando terminó de hablar, sus ojos azules, se clavaron en los de él. Podría haber llorado, podría haber enterrado el rostro entre sus manos y haber permanecido así hasta que se marcharse. Pero ella no era así. Estaba hecha de una pasta más dura y aún cuando perdías una batalla... cuando perdías la guerra, debías ser capaz de reconocer tu derrota.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Miér 18 Mayo - 0:12

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Notó su sonrisa, como quien simplemente aceptaba un comentario cortés. Si bien hubiera querido algún tipo de respuesta, no podía culparla. No había sido una gran conversación, y ahora que estaban comiendo, y tendían a tener la boca llena, los silencios eran más frecuentes, y a cada bocado él, y estaba seguro de que ella también, reflexionaba todo lo que había ocurrido no en los últimos días, sino en las últimas horas. Al fin y al cabo habían tratado de reconstruir algo que hacía mucho tiempo que se había roto. Nadie dijo que sería fácil, dudaba que Argella lo pretendiera. Pero que estuvieran allí sentados, aunque fuera en silencio... bueno, era un paso.

Un paso en falso, al parecer.

Cuando Argella volvió a hablar, Orys tuvo que hacer un esfuerzo para no dejar caer el tenedor. Alzó la mirada, y pudo notar cómo su ceño se arrugaba casi de forma inmediata. Tardó unos instantes en serenar su rostro, pero debió apretar los labios para no interrumpir a Argella en su discurso. Parecía decidida, tal vez no habían estado aprovechando el silencio para pensar los dos en lo mismo.

Clavó el tenedor en otro trozo. De los últimos de su plato, lo cual dadas las circunstancias tal vez sería algo bueno. Aprovechó el silencio forzado por su esfuerzo en tragar la comida para meditar bien su respuesta. Al fin y al cabo, sabía bien lo que quería decir, pero no cómo. Hacía muchos años había tomado en su mano el dar ciertas oportunidades a Argella, y se negaba a pensar que se las había quitado. Sabía, al fin y al cabo, que era por su propio error que se encontraban ahora así, y que ella había renunciado a su venganza por información que no había tenido que recordarle. Pero aquello no significaba que todo lo que había mejorado en las últimas horas fuese mentira.

Sobra decir que no estoy de acuerdo.– dijo finalmente, clavando la mirada en los ojos de Argella.–Pero si crees que realmente es lo mejor para ti... lo entenderé. Pero este no es un sitio para hablar de trabajo, o de dimisiones. Estamos cenando como...– se detuvo de pronto, pues iba a decir «amigos», pero ella misma había dicho que no lo eran. Cerró los ojos por un instante para corregirse.–Estoy cenando aquí como invitado. No es el lugar ni el momento. Pero aceptaré tu dimisión, con la condición de que vengas al rancho otro día para presentármela tú misma.– se levantó. Aún quedaba algo de comida en su plato, pero era muy poca, y no parecía que pudiera seguir esa cena.–Tómate unos días para reflexionar. Puede que ya no seamos los mismos, pero no somos enemigos ni mucho menos.– tomó su plato y cubiertos, caminando hacia la cocina para fregarlo todo con rapidez y poder irse cuanto antes. Así no era como iba a terminar el día.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Miér 18 Mayo - 2:52

6. I'm so sorry
Argella Durrandon — 17:00 — Bufete — Con Orys

El ambiente se volvió pesado. El aire parecía cargado con las palabras de Argella, que se encontró agachando la mirada al plato, mientras el silencio les envolvía y Orys terminaba de comer. La noche había sido muy agradable. Muchísimo. No habría esperado disfrutar tanto y menos... Bueno. Menos con una persona a la que odiaba hasta hacía un puñado de días. Y sin embargo, así había sido. Y ella lo había arruinado. Los demonios de la chica no eran algo que pudiese ignorar, tampoco. Y no quería cargar con ellos a su acompañante. Ya lo había hecho, ahora tocaba retirarse. Durante mucho tiempo, había juzgado muy duramente a una persona que solo había sido una víctima. La espiral de rencor y destrucción en la que se encontraba, no tenía porque hacer más daño al resto de personas que la rodeaban.

Cuando habló, alzó la mirada, más por la sorpresa, de escuchar su voz que por valentía. No obstante, mantuvo la mirada fija en él mientras hablaba. Abrió la boca, dispuesta a replicar, pero no tardó en cerrarla. La petición era bastante justa. Y la chica era lo bastante cabezota para afirmar que no cambiaría de opinión, por muchos días que pasase. Y sin embargo... una parte de ella deseaba hacerlo. Pero ese no era el buen camino. Tenía que alejarse de aquella vida que no era suya y que nunca volvería a serlo.

No, no somos enemigos...—Murmuró, a la nada. Porque su invitado se había puesto en pie y se había dedicado a recoger la mesa. No tardó en imitarle y en cuanto llegó a la cocina, carraspeó.—No hace falta... Por favor, déjame a mí.—No se caracterizaba por ser débil de carácter, así que reunió el valor para mirar al dueño del rancho a la cara y esbozar una sonrisa, que poca felicidad contenía.—Me habría gustado ser tu amiga, me gustó serlo. Quizás... Si hubiese... Bueno, si hubiese habido otras circunstancias.

Y era verdad. Allí en esa cocina, habían compartido buenos recuerdos un rato antes. Porque los había, entre toda la oscuridad que envolvía sus vidas... sus pasados. Tenían cosas en común, habían disfrutado hablando. Y sin embargo, había demasiadas cosas que se interponían entre ellos.

Te acompaño a la puerta.—Zanjó, intentando encontrar una forma de terminar con aquella incómoda situación.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Miér 18 Mayo - 3:33

6. I'm so sorry
Orys Baratheon — 17:00 — Bufete — Con Argella


Se echó a un lado, a regañadientes. No tenía que irse de allí con urgencia, salvo por el bien de Argella, quien parecía estar deseando acabar con aquello, por algún motivo que él no comprendía del todo. Mejor dicho, sabía el porqué, pero no esperaba que Argella fuese a dejar que todo aquello pasase simplemente por un malentendido. Podría haberle dolido, de no ser porque sabía que sería cuestión de ayudarla a ver, o darle tiempo.

Sí, quizás entonces...– suspiró, dejando caer el plato en el fregadero y cerrando el agua poco después. Era difícil mantener las esperanzas y no dejar caer los hombros, al fin y al cabo Argella estaba diciéndole, de una forma u otra, que aquella tarde no había significado nada, para bien o para mal. Sin embargo, poco conseguiría insistiendo en el tema, y parte de él agradecería un descanso. Había sido una tarde intensa, pasando de mal a mejor, pero parecía que todo debía acabar peor incluso. No se iba a engañar, obviamente la situación no había sido del todo ideal incluso antes de que Argella dijese que era imposible, pero se negaba a verlo de una forma tan marcada, y Orys podía ser muy testarudo.

Aceptó su ofrecimiento, porque no podía hacer nada más. No en aquel momento. Pero cuando Argella abrió la puerta y él ya había tomado su chaqueta en la mano, se detuvo en el vano de la puerta. –¿Sabes, Argella?– se giró, alzando lentamente la mirada desde el suelo hasta los ojos de la mujer.–No te culpo. Ni por haberme odiado, ni por haber querido venganza, no te culpo. Y tú tampoco deberías.– se mordió el labio apenas un instante, pensando si debía añadir algún gesto a modo de despedida. Pero finalmente se giró, siguiendo su camino.–Buenas noches.– murmuró, antes de apartarse de la puerta y empezar a bajar las escaleras hacia su coche.

Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Miér 18 Mayo - 14:20

7. Let her go
Argella Durrandon — 09:17 — Bufete — Con Orys

Muy a su pesar, Argella reflexionó acerca de la decisión que ella creía tan segura. Los siguientes dos días, encontró mil y un motivos para ir al rancho a presentar su dimisión y un puñado de motivos por lo que no hacerlo. Y sin embargo, se encontró envuelta en la rutina del trabajo y con un documento en blanco, en el cual, parecía incapaz de escribir nada. Y, no obstante, lo hizo. Le requirió mucho esfuerzo, sin lugar a dudas. Pero estaba claro que debía abandonar aquella vida, debía intentar encontrar su sitio, que no era ese. El rancho ahora era de Orys, muy a su pesar, por pleno derecho. Ya no tenía motivos ni energías para continuar aquella cruzada. Y no había nada que la retuviese allí. Tampoco que la atase a ninguna otra parte.

Habían pasado cuatro noches desde la cena, cuando la mujer se decidió a coger su coche y conducir hasta el antiguo rancho Durran. La carta reposaba sobre el asiento del copilo y la música sonaba a un volumen excesivo, como si de esa forma, Argella pudiese acallar cada uno de sus pensamientos. Era temprano, pero había renunciado a dormir tras dar mil vueltas en la cama, había terminado enredándose con las sábanas y solo se había sentido aún más agobiada. Además, la vida en el rancho empezaba pronto, no contaba con encontrar a nadie dormido.

Y por supuesto, no fue así. Los trabajadores ya habían comenzado con sus tareas y, como era costumbre, la saludaron al llegar. Detuvo el coche frente a la puerta principal y respiró hondo. La mano ya no le dolía tanto, aún mantenía el dedo entablillado, pero conducir no había sido excesivamente complicado. Contempló la venda y luego, la carta de nuevo, antes de cogerla y salir del coche. Devolvió el saludo a todos con los que se cruzó, mientras que reunía fuerzas con cada paso que daba. Así era ella, se crecía en la adversidad.

Con decisión, llamó a la puerta y respiró hondo mientras esperaba. Le daría la carta a Orys Baratheon, después iría hasta el bufete y pediría el traslado a otra ciudad, si no se lo concedían, renunciaría a su puesto e intentaría empezar en otro sitio. Era un plan sencillo, podía hacerlo.

Puedo hacerlo.—Se repitió, en voz alta. No quería mirar alrededor, no quería ver todas las cosas que había echado de menos y que había fantaseado con que algún día serían suyas. No. Había tomado una decisión.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Vie 20 Mayo - 20:05

7. Let her go
Orys Baratheon — 09:17 — Rancho Durran — Con Argella


Había vuelto a la dinámica que había emprendido los últimos días, centrándose en el trabajo para tratar de olvidar el último encuentro con Argella. Esta vez las cosas habían salido bien, al menos en principio. Pero no estaba dispuesto a dejar que la cabezonería y el orgullo de Argella la llevasen a renunciar al rancho. Al fin y al cabo, no lo había comprado para humillar a nadie, y era tan parte de su vida como de la de Orys. Prefería, no obstante, no pensar en aquello. Sabía que sólo tendría que mostrarle a lo que estaba renunciando para que se diera cuenta, de la misma forma que sabía que de ninguna manera Argella habría cambiado de opinión en los últimos días. Pero no tenía que organizar nada grandioso, el rancho se vendía, a cualquiera, por si solo.

Pero no era algo en lo que estuviera pensando cuando escuchó los golpes en su puerta. Argella había prometido que se tomaría unos días, aunque Orys no estaba seguro de cuántos. Cuando abrió la puerta tuvo que tomarse un momento para recomponer su expresión y sonreír a la invitada. –Ah, Argella. Buenos días.– sin darle tiempo a entrar, cruzó el umbral para salir.–Estaba a punto de ir a dar un paseo, si me acompañas. Has venido pronto.– no era, del todo, una mentira. Sí estaba a punto de salir de la casa, y por ello había estado más cerca él de la puerta que la ama de llaves, pero aquello no hacía sino dar un punto a favor de lo único que tenía planeado. Sacó el móvil para mandar un mensaje a la ama de llaves haciéndole saber que Argella había llegado, mientras sus pasos le alejaban de la casa principal y hacia los establos.

Además, quiero comprobar si aún recuerdas cómo ensillar a Storm, antes de que decidas nada– brevemente había visto en la mano de Argella un sobre. Por supuesto el contenido podía ser cualquier cosa, pero nadie traía una carta para confirmar que no dimitía. No era nada, no obstante, que no hubiera visto venir. Volvió a fijarse en el rostro de Argella, tratando de vislumbrar cualquier atisbo de nervios, o duda, que pudiera confirmarle que no estaba, simplemente, tratando imponerle él mismo algo que no deseaba.
Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Lun 20 Jun - 18:31

7. Let her go
Argella Durrandon — 09:17 — Bufete — Con Orys

«No, no, no.»

El plan era sencillo: llegaba, le daba la carta a Orys o a su ama de llaves, en su defecto, y se marchaba, antes de que le diese tiempo a dudar de la decisión que tanto le había costado tomar. Era algo sencillo. Secretamente, la chica había esperado no cruzarse con el dueño del rancho que tenía un auténtico don para lograr que la voluntad y los planes de Argella fuesen totalmente vencidos. Pero ahí estaba. Había abierto él mismo la puerta y estaba tendiéndole el sobre, cuando la cortó, sin darla tiempo a saludar o a informar acerca del motivo de su visita que, sobre en mano, por otro lado, era bastante evidente.

Eh, claro. Buenos días.—Respondió, de forma atropellada, sin soltar el sobre. Apenas tuvo tiempo de apartarse para que no la arrollase. Sin duda, debía tener prisa. Había comenzado a andar tras él, sin saber demasiado bien a dónde iba a conducirles aquel paseo cuando la respuesta vino en forma de bomba. Por un momento, se le secó la garganta y no pudo responder. Había contado con sentirse nostálgica, pero aquel gesto era bastante sucio. La sola idea de volver a dar un paso a lomos de Storm lograba que sintiese un hormigueo en las manos y escozor en los ojos. En el momento en el cual se marchase, nunca volvería a ver a su yegua. Y aunque sabía que era algún tipo de trampa. No pudo hacer nada por no caer en esta.—Yo... esto... Claro. Aunque...

Iba a dar una excusa. Cualquier excusa: no me acuerdo de ensillar, aunque ambos sabrían que era mentira; no tengo ropa ni calzado, aunque Orys seguramente encontraría la forma de solucionar aquello también. Podía simplemente agarrar su brazo, detenerlo, dar la carta y marcharse. Pero no quería. De verdad ansiaba con cada fibra de su ser sentir la yegua bajo sus piernas. Notar cómo se tensaba antes de un galope intenso, la sensación del viento golpeando su cara.

Te sigo.—Terminó, finalmente. Siendo incapaz de encontrar, dentro de ella, la fuerza para dar una negativa. No quería mirar alrededor. No quería ver el lugar donde encontró una camada de gatos, ni donde se escondía para molestar a Orys, no quería ver, tampoco, cada lugar donde su padre la había gritado, a ella y a todos los que le rodeaban. No quería ver el que había pensado que algún día sería el hogar de sus hijos.

Caminó detrás del nuevo dueño del rancho Durran, mirando fijamente sus propios pies. Repitiéndose que esa no era la vida que le correspondía. Que estaba contenta con la decisión que había tomado.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Mar 2 Ago - 21:05

7. Let her go
Orys Baratheon — 09:17 — Rancho Durran — Con Argella


Sabía que, con toda probabilidad, Argella debía estar odiándole en esos momentos. «Es por su bien» se decía. Porque sabía que Argella estaba tratando de huir, no de dimitir. Y por todos los motivos equivocados. Y antes de que dijera adiós, pues sabía que una vez lo dijera no habría marcha atrás, aunque fuera por su propia cabezonería, trataría de mostrarle que se equivocaba. Al menos de esa forma, cuando viese lo que se iba a perder, no tendría que decirlo en voz alta. Tal vez aquello lo hiciese más fácil.

Había informado al ama de llaves de todo aquello, y se había encontrado con una pregunta peculiar de su parte. –¿Está seguro de que no está haciendo todo esto por usted mismo?–. Era cierto que siempre le gustaba dar su opinión sobre cualquier asunto, por lo que Orys no le había dado mayor importancia, pero a medida que se acercaban a los establos, podía oír sus palabras resonando en su cabeza. Por supuesto que no lo hacía por él mismo, pero era difícil no ver cómo Argella parecía muy insistente en irse por su propio orgullo. El rancho no era suyo, en realidad, lo conocía como la palma de su mano, pero había otra persona que lo conocía aún mejor, y esa persona se encontraba caminando con la cabeza gacha detrás de él.

Trató de despejarse de todo aquello. Al fin y al cabo se les olvidaría a ambos. Abrió la puerta de los establos, yendo directamente a por su propia montura. Argella sabía dónde se encontraba Storm, y prefería dejarles unos primeros momentos a solas, aunque Orys temía que fuese a convertirlo en una despedida. Tras colocar las bridas de Dracón, tiró de las riendas para caminar hacia donde debía estar Argella, aunque procuró entrar fijándose en otras cosas, intentando así evitar romper cualquier momento que Argella estuviera teniendo con su yegua de una manera muy brusca. –¿Y bien?¿Has podido o necesitas una pequeña lección recordatoria?– rió entre dientes. Estaba seguro de que no necesitaba nada así, y de hecho sería casi insultante decir que precisaba lecciones. Tal vez aquel pequeño reto pudiese poner algo en marcha.
Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Lun 12 Sep - 18:42

7. Let her go
Argella Durrandon — 09:17 — Bufete — Con Orys


Como era de esperar, Orys se adelantó en busca de su propio caballo, dejándole un momento de intimidad con Storm a Argella. El animal resopló al instante, reconociéndola y una vez más, tentativa y temerosa, extendió la mano hacia ella. Como la vez anterior, la cabeza de la yegua acudió al encuentro de su mano, dándole un golpe cariñoso. La mujer se abrazó a su montura, enterrando el rostro en su cuello y dejando que sus dedos recorriesen el pelo de sus crines. Estaba bien cepillada, pero ella lo habría hecho mucho mejor. Storm no era solo un animal, Storm había sido su mejor amiga durante años. Habían crecido juntas, de muchas maneras. Habían aprendido juntas, disciplina, valor, voluntad. Habían aprendido lo que era la velocidad, habían conocido juntas la sensación del viento, golpeándote con tanta fuerza, que sentías que podría derribarte. Juntas habían vivido la libertad, en un tiempo en el cual, vivían encerradas en una jaula.

Como si de un ritual sagrado se tratase, con lentitud y parsimonia, poco a poco, Argella fue colocando la silla. No quería imaginar si alguien más había montado al animal, no quería tampoco imaginar que no lo hubiesen hecho. Ambas ideas le parecían absolutamente desgarradoras. Y una vez más, susurró una disculpa a su más antigua amiga y compañera. Las caricias, los golpecitos y las palabras de sosiego se alternaron, mientras que sus manos, repetían aquellos movimientos que tantas veces habían hecho y que jamás podrían olvidar.

Y cuando estuvo todo listo, sintió que le faltaba el aliento. El miedo, la expectación, la añoranza, el deseo y la culpabilidad, se adueñaron de ella, golpeándola como una ola, arrastrándola por un momento a las profundidades, antes de emerger y llenar sus pulmones con tanto aire... que dolía.

Una respiración profunda. Dos. Una tercera.

Con la fluidez de quien ha crecido montando a caballo, se encontró subiendo a la silla. Las riendas entre sus manos, Storm bajo sus piernas. Un sentimiento de profunda familiaridad y añoranza se apoderó de ella. No iba a llorar. No iba a hacerlo.

Acarició el cuello de su compañera, queriendo trasmitir lo especial de aquel momento. De aquel verdadero reencuentro.

Siempre he sido una alumna rápida.—Replicó, tratando de esconder la emoción en su voz.—No puedo decir lo mismo de ti... Y tú no has perdido práctica, supuestamente. ¿Dónde vamos?

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Dom 25 Sep - 2:50

7. Let her go
Orys Baratheon — 09:17 — Rancho Durran — Con Argella


Por supuesto, Argella se había apresurado a montar, como debía. Estaba seguro de que, si se fijaba lo suficiente, podría ver que aquel momento la había emocionado, aunque no fuera a hacerlo. Por el contrario, la imitó, subiendo él mismo a lomos de Dracón y quedando, de nuevo, algo más alto que Argella.–Perdona, no todos podíamos dedicar tantas horas a los caballos, algunos teníamos que trabajar.– comentó, con un guiño del ojo. Prefirió no dejar tiempo para su respuesta, picando de inmediato las espuelas para salir trotando de los establos. Dracón era un buen caballo, y aunque le quería mucho, estaba claro que no tanto, aunque fuera porque llevaban menos años juntos, como Argella a Storm. Así que cuando hubo salido al aire libre volvió a tirar de las riendas, invitando a Dracón a girar para ver cómo ambas salían también al exterior.

Había pensado en dar un paseo tranquilo. Aunque sé que tendrás ganas de salir corriendo en cualquier dirección, pero si lo haces me lo tendré que tomar como un reto a una carrera.– su mirada se perdió en el camino que iban a recorrer, fuese al paso o al galope. No estaba del todo seguro de aquella estrategia, o de sus resultados. Pero estaba claro que en aquellos días no había visto a Argella tan feliz.

Una sonrisa cálida se adueñó de su rostro al ver a la jinete sobre su montura. –Parece que ella tampoco te ha olvidado.– se mordió el labio para evitar añadir el comentario de más. Estaba claro, para ambos, que eso era una forma de invitarla a quedarse, o más bien de abrirle los ojos ante su tozudez. Sin embargo pensarlo y decirlo abiertamente eran dos cosas muy diferentes. Tragó saliva, antes de dirigir a Dracón hacia el camino que bordeaba la casa e iba hacia los campos. Sí, tal vez era una buena idea simplemente hablar tranquilos. Si Argella le daba una sola razón por la que marcharse que le convenciese, la dejaría marchar.
Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Jue 3 Nov - 1:05

7. Let her go
Argella Durrandon — 09:17 — Bufete — Con Orys


Había algo mágico en aquello. Por un instante, el tiempo parecía haberse detenido, solo para volver atrás... Demasiado atrás. Durante muchos años, había idealizado su vida en el rancho, excluyendo la culpa de su padre, olvidando el hombre que había sido. Las consecuencias habían sido una malsana obsesión por recuperar aquello que creía suyo por derecho y que pertenecía al hombre que ella había creído culpable de sus desgracias. Después, había abierto los ojos a la realidad. Demasiado deprisa, demasiado abiertos. Todo se había vuelto negro. La cruda realidad le había golpeado con la fuerza de una maza. Nada parecía tener sentido ahora, había desperdiciado... su vida.

¿Lo había hecho? Una vez más, Storm tenía un efecto analgésico en ella. La sensación de la yegua bajo sus piernas, cada músculo tensándose al moverse, al galopar. Cada músculo de la propia Argella tenso con ella. El cansancio extenuante, el viento agitando su pelo. Era una sensación, que sin ser consciente de ello, una y otra vez la colmaba. Borrando sus preocupaciones habituales.

La espalda de Orys unos metros por delante, era el único ancla con la realidad. ¿Por qué se lo ponía tan difícil? Es más que nadie debería desear su marcha.

La sonrisa juguetona que había bailado en sus labios fue sustituida por una con un matiz más triste al escuchar su comentario. Una vez más tendría que...—Eso quiere hacerme creer, para que no me enfade.—Añadió, en un tono más ligero.

Él había comenzado aquel teatrillo y pensaba disfrutar de él, no dejaría que los pensamientos angustiosos nublasen su mente ahora. Y la mejor manera se abría ante ella, arrojada por su propio acompañante, no sabía si de forma descarada o en un accidente.

¿Tienes miedo? Siempre fui mejor que tú...—Storm bajo ella resoplaba inquieta. Empática hasta el final, parecía leer las intenciones de su jinete, que no la decepcionó y sin esperar un gesto de salida, la espoleó, entrando en un galope intenso, sin rumbo fijo, sin intención ninguna más que el placer de una carrera.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Dom 20 Nov - 0:26

7. Let her go
Orys Baratheon — 09:17 — Rancho Durran — Con Argella


Por un momento, le pareció que Argella sonreía. No una sonrisa forzada, pues aunque Orys no estaba disimulando mucho las miradas que lanzaba a Argella, atento a los cambios en su expresión, estaba seguro de que la Durrandon tendría otras cosas en las que fijarse. Su atención parecía centrada en su yegua, algo que no le extrañaba en absoluto. Era fácil recordar, en cualquiera de sus días de trabajo en aquel rancho siendo un adolescente, a la hija del dueño trotando por los alrededores. Era fácil distraerse con detalles como aquel cuando el trabajo era duro, o el día excesivamente caluroso. Argilac tampoco había dejado lugar para muchas más distracciones.

No dejó, de todas formas, que aquel recuerdo se le amargase, y tras carraspear, centró de nuevo su atención en el camino frente a ellos. No sabía si aquello estaba teniendo el efecto que él esperaba. Tampoco sabía si sería, aún así, suficiente. En la mente de Orys, ya que no había motivos para su marcha, lo era. Pero si aquellos días había comprobado algo, era que no podía predecir lo que cruzaría la mente de Argella. Así, se aferró a las riendas y a sus vagas esperanzas de que entraría en razón. No había comprado el rancho para alejar a la última de la familia que lo había levantado.

Uy, tiemblo de mie...– empezó a decir, con una expresión de autosuficiencia en el rostro. Sí, ella era mejor que él, porque, como ya había dicho, él había dedicado su tiempo a trabajar, no a cabalgar. No obstante, tuvo que guardarse para sí mismo la respuesta y el tono irónico, pues la figura a su lado pronto desapareció, levantando una nube de polvo en el camino frente a él.–¡Tramposa!– Picó las espuelas de su montura, apresurándose a seguir el ritmo de Storm y Argella. No, probablemente no ganaría, dada la ventaja y la diferencia en habilidad, pero no se dejaría vencer fácilmente.–¿Tan poco confías en ganar que tienes que recurrir a trampas?– gritó, sobre el ruido de los cascos golpeando la tierra del camino.
Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Storm Queen el Miér 2 Ago - 9:36

7. Let her go
Argella Durrandon — 09:17 — Bufete — Con Orys


No fue sino su carcajada la única respuesta que obtuvo su acompañante a la provocación. El viento agitaba su pelo y su cuerpo estaba en completa tensión, como la yegua bajo sus piernas, que más que galopar parecía golpear el suelo con rabia. Argella adoraba montar. Adoraba los caballos. Una y otra vez acudían a su mente vestigios de aquel sueño donde estudiaba veterinaria y entregaba su vida a la cría de los animales. Y pese a todo, aquello la hizo sonreír. Quizás porque eso solo indicaba que aquella joven aún no había muerto del todo, que la vida no había podido con ella.

A su espalda, Orys permanecía lo bastante cerca como para que no se confiase demasiado. Y aún así, le dedicó una mueca burlona por encima del hombro y un guiño rápido. Se sentía pletórica. Como si fuese otra persona. Un paso más cerca de la Argella que debía haber sido y no la que las circunstancias le habían obligado a ser. Y sin embargo, era el equilibrio entre ambas lo que aspiraba a encontrar. Aunque lamentablemente, aquel lugar no parecía ayudar demasiado con aquello.

Unos minutos más tarde, Storm se detenía y ambas compartían la respiración agitada los segundos previos a que le alcanzase el dueño del rancho. Una pequeña sonrisa de satisfacción permanecía en su rostro y nada tenía que ver con la victoria. Cuando sus ojos azules se encontraron con los de su rival, por un momento, recordó perfectamente por qué tantos años atrás había robado su aliento adolescente. Sacudió la cabeza, despejando aquella idea, demasiado extraña.

Un poco lento, me temo.—Dio unas palmaditas en el cuello a su montura antes de recuperar la postura.—Estoy llena de polvo y sudor...—Comentó, echándose a sí misma un rápido vistazo.

Hellcat


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
Spoiler:


Pack  patrocinado por Classic Teddy Oswald
AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Dornish sun el Sáb 16 Sep - 22:33

7. Let her go
Orys Baratheon — 09:17 — Rancho Durran — Con Argella


Por supuesto que perdió. No lo hubiese querido de otra forma, y aunque no había dado todo de sí en aquella carrera, no había hecho falta que se controlase demasiado. Supuso que cabalgar era en cierta manera como montar en bici, o bien no se olvidaba, o Argella había estado practicando en aquellos años en secreto. Porque en el momento en que la carrera había empezado como tal, Argella se había mostrado confiada y pletórica, desde luego muy diferente a la mujer que cinco minutos atrás había estado dudando y resignada a entregar su dimisión.

Y era difícil reconocer la una en la otra. No obstante, Orys veía en la mujer frente a él la que había aspirado a encontrar en todas aquellas reuniones en las que hubiera parecido que jugaba a practicar trucos mentales en ella. Aquellas cosas que ella le había echado en cara, ignorante de cuáles habían sido sus motivaciones. Parecía que, aunque fuera por una última vez, si es que Argella iba realmente a entregar su carta de resignación tras aquello, Orys había logrado su objetivo. Sólo podría contemplarlo brevemente, pero asumió que habría merecido la pena, si bien brevemente.

Cuando Storm se detuvo, Orys no tardó en tirar de las riendas de su propia montura, tosiendo el polvo que se había elevado en su cara con la yegua que había encabezado la carrera. Se irguió sobre su montura, y no tardó en tener que mirar a Argella, con una ceja enarcada.–Si quieres, sabes que hay duchas dentro.– él mismo se encontraba bastante sucio, también de polvo y sudor. Pero podía soportar esa sensación de suciedad el tiempo que hiciera falta. Acarició el cuello de su montura, con un gesto distraído.–Veo que no has perdido el instinto… ¿o has estado practicando en secreto todos estos años?
Hellcat



Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
694

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: House of the rising sun

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.