Últimos temas
» 04. We could be inmortals
Hoy a las 1:59 pm por Nightingale

»  01—. Where the waters meet
Hoy a las 1:10 pm por Zero Gravity

» ♠ I just want to take your innocence.
Hoy a las 1:08 pm por Storm Queen

» Lost souls in revelry
Hoy a las 12:52 pm por Nightingale

» ♠ You gave me a reason to try.
Hoy a las 12:50 pm por Storm Queen

» ♫ The most human of us all
Hoy a las 12:17 pm por Storm Queen

» 1-She is beauty shes grace she will punch you in the face
Hoy a las 11:58 am por Storm Queen

» 2-Sleeping beauty
Hoy a las 11:45 am por Storm Queen

» Can’t Finish What You Started.
Hoy a las 8:06 am por Inmortal Blue

» Trust your heart
Hoy a las 7:49 am por Sassdonyx

» Veritatem dies aperit
Hoy a las 4:31 am por Incaendium

» Etherial's Dreams
Ayer a las 11:42 pm por jibriel

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 11:13 pm por Sheena

» 03. Dangerous woman
Ayer a las 8:49 pm por Nightingale

» Pizza Potluck
Ayer a las 6:46 pm por Aversiteespabilas

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

Maybe i'm scare

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Maybe i'm scare

Mensaje por Make a Wish el Miér Mar 09, 2016 12:32 am

Recuerdo del primer mensaje :

Maybe i'm scare
Los años los han unido y el mismo tiempo les avisara si debe seguir siendo de esa manera. Las acciones siempre nos definen, definen también a quienes nos rodean. Puede que un beso mejore las cosas… O las destroce por completo. ¿Por qué alguien como él sería capaz de dar ese paso y luego huir del mismo? ¿Qué paso con la valentía? ¿Qué paso con la decisión de mirar hacia delante nada más? Puede que el temor, el miedo a encontrarse con el rechazo inminente nos haga actuar a consecuencia de ello. Una verdadera pena es no quedarse a ver como todo suele acomodarse, por una sola vez, en los lugares precisos.

Así es, ese beso había sido esperado pero alguien cuya debilidad es otra persona no podría siquiera entender el porqué de ello. Le conocía, no tanto como su hermano pero lo hacía. Sabía que no era su tipo, ni siquiera tenía conocimiento sobre que tuviese gustos sobre los… Hombres. Pero entre todos ellos le ha besado a él… Quizás por primera vez, quizás no. El punto ahora es neutral, puesto que aquella fuga sin aviso le abrió los ojos al menor, quien ahora no solamente piensa que aquel mejor amigo de alguien más es un imbécil, sino que no planea dirigirle la palabra a la única debilidad que ha mostrado con el paso de los años; Scott.

Timothy, un estudiante de leyes… El mejor de hecho, se encuentra en un dilema, puesto a que solo existe una persona que le ha hecho tartamudear al hablar, nadie más ha llegado a ponerle nervioso al punto de que sus dedos suden. Por otro lado está Scott, un ya casi graduado estudiante de psicología… ¿Extraño no es así? Una vez que ambos salgan de la universidad de Oxford podrían llegar a trabajar juntos… ¿Destino? Vete al diablo con eso.
Scott Townsend
25 años | Estudiante de psicología | Brock Hurm
Timothy Weiss
21 años | Estudiante de Leyes | Daniel Deberov
Plot | Realista | Make a Wish and Hatshepsut
© RED FOR SS


Última edición por Make a Wish el Dom Mayo 08, 2016 12:02 am, editado 3 veces


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
346

Localización :
Wonderland

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Maybe i'm scare

Mensaje por Hatshepsut el Jue Mayo 26, 2016 2:36 pm

II
Scott Townsend
19 años - Universitario - Hatshepsut
Paciencia. Scott sabía que aquello era lo que más necesitaría en los próximos minutos. Mucha paciencia, toneladas de paciencia. Timothy había sido una persona temperamental desde siempre -de hecho, Scott estaba casi seguro de que aprendió a gritar antes que a hablar-, pero los años parecían acentuar esa faceta suya. Tenía su efecto positivo, claro, pues el joven Weiss era sincero y directo gracias a su temperamento... pero no era un gran favor si estaba cabreado contigo. Podía reventarte los tímpanos si sufrías una exposición prolongada a sus gritos.

¡Porque si salgo no me dejarás volver a entrar! –respondió Scott, alzando también la voz. Cuando se percató de ello, inspiró profundamente y exhaló todo el oxígeno que había en sus pulmones. No había ido allí a gritar, se recordó, sino a entablar una conversación racional. Debía mantener la calma–. Y quiero hablar contigo –añadió, aunque esta vez pareció susurrar.

Resultaba evidente que las palabras de Timmy estaban formuladas para hacer daño, como si fueran un veneno que se clavaba en la piel y penetraba hasta lo más hondo. Scott intentó convencerse a si mismo de que el otro no lo decía en serio, que hablaba así porque estaba enfadado y que en el fondo no sentía toda la mierda que le estaba soltando. Sin embargo, eso no impidió que se sintiera herido. En cualquier caso, procuró mantenerse impasible y no dejar que su rostro transmitiera lo mucho que le habían molestado las palabras de Timothy. Lo último que quería era que aquél enano se percatara de que lo había jodido de verdad, porque entonces no habría manera de tranquilizarlo.

Deja de gritar –pidió Scott. Al principio dejó que Timmy lo arrastrara hasta la puerta (debía reconocer que estaba más fuerte que hacía un par de años), pero luego se detuvo en seco y se quedó plantado frente a la puerta, nada dispuesto a que el otro lo echara de la habitación. Por mucho que hubiera crecido Timothy, él continuaba siendo el más fuerte de los dos, especialmente después de haber ganado varios quilos de masa muscular gracias al gimnasio de su facultad. Así pues, el pequeño Weiss tendría poco o nada que hacer con él en lo que la fuerza física se refería–. Mira, Timothy, entiendo que estés cabreado –le dijo, y le sujetó la muñeca del brazo con el que lo había agarrado para echarlo del cuarto–. Entiendo que no quieras que seamos amigos, que no quieras que vuelva a acercarme a ti, e incluso entiendo que te estés muriendo de ganas de romperme la cara –Scott suspiró una vez más, pues la verdad era que en el fondo había albergado la esperanza de que Timothy no hubiera terminado odiándolo, tal como temió hacía dos años–. Pero déjame hablar un momento, aunque sean dos minutos.

Scott apretó los labios y observó a Timothy, clavando la mirada en sus ojos. Sabía que tenía poco derecho a exigir nada dada su posición, y que si el otro continuaba insistiendo en que se fuera de allí tendría que hacerlo. Eso si no venía Taylor antes, ya que sería un milagro que su compañero de universidad no hubiera escuchado los gritos.

No hace falta que me insultes, ¿vale? Bastante lo he hecho yo durante los últimos meses –confesó Scott. En aquél momento, el universitario no podía saber que lo que enfurecía a Timothy era que se hubiera marchado sin comentar nada del beso. Él pensaba que, de hecho, había sido el beso en si lo que hacía que el otro lo odiara. Pensaba que Timmy jamás le perdonaría el haberle besado, que había sido como aprovecharse de él, como haber traicionado su confianza–. Sé que soy un bastardo por lo que te hice, pero quiero que sepas que me arrepiento. Me he arrepentido cada maldito día desde que salí de esta casa hace dos años. Eras solo un crío, no tenía ningún derecho a... a hacer lo que hice. Pensé que si no decía nada terminarías olvidándolo... –Scott apartó la mirada de Timothy, y sus ojos terminaron posándose sobre la cama en la que lo besó hacía ya tanto tiempo.

The stolen kiss
© RED FOR SS



I have two rules: First I'm never wrong. Second, If I' wrong... back to the first rule.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
390

Localización :
Hamunaptra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe i'm scare

Mensaje por Make a Wish el Vie Mayo 27, 2016 1:02 am

Timothy W.
Scott Townsend
Timothy siempre había sido así de… ¿Malhumorado? Pues sí, siempre. — ¿Qué comes que adivinas? — Sus palabras no podían mostrar algo diferente a la molestia. El que el mayor se encontrase en su habitación simplemente amplificaba todo el asunto del malhumor. Debía calmarse, eso era seguro, después de todo no quería que toda la casa se enterase de que estaba discutiendo con un invitado más… Con Scott en realidad, puesto que gracias a su hermano se había dado cuenta que él no era el único que notaba algo extraño entre ellos dos. Lo supo desde el momento que este llego para avisarle de que estaría presente en la cena. No fue tan obvio en ese momento, pero luego de gritar un poco y enfocar su malhumor en un punto específico, su mente simplemente ato los cabos sueltos.

¿Hablar? Después de dos años, después de esperar tanto tiempo para escuchar siquiera una simple palabra de la boca del contrario, si quiera un puto mensaje de texto… ¿Él quería hablar? Ni al carajo. Se guardaría todas esas palabras para quien quisiera escucharlas, y aunque Timothy tenía curiosidad, iba a quedarse con ella. No quería escuchar su voz pidiendo perdón o intentando explicar algo que intentaba olvidar, sin éxito pero aun así quería dejar todo eso en el pasado y ser capaz de ver hacia delante… Y la única forma que el menor tenía en la cabeza que podía funcionar era alejar por completo todo, incluyéndole. No hubo beso, no existió Scott Townsend en su vida, simplemente era un desconocido invitado el que se encontraba parado en su puerta.

— No quiero escuchar nada de lo que tengas que decir… Tuviste dos años para hablar y preferiste quedarte callado. Dos años, dos minutos… Ya no tienes tiempo suficiente para explicarme el porqué de nada — Se podía notar en la garganta del pequeño como la seriedad brotaba. Antes, para hacerle frente a quien fuese, se sentiría un pequeño temblor en sus cuerdas vocales y sus palabras no tendrían esa seguridad que mostraba ahora. Gracias a Dios que había dejado ese niño tonto detrás y ahora estaba ese chico que no tenía interés en ser débil… Su musculatura no era abundante pero si su temperamento. Solo eso le bastaba para defenderse.

¿Se arrepentía de haberlo besado? Jodido imbécil, si antes no tenía ganas de romperle los dientes a patadas, luego de esa pequeña frase si las tenía. Una cosa era intentar pedir perdón y otra lamentar el haber hecho aquello, besarle y demás. No iba a perdonarle aunque se disculpase, después de todo, acababa de meter la pata nuevamente solo que un poco más al fondo que antes — ¿Te arrepientes? Pff… Yo no. Puede que esperase un poco más de valor de ti, pero ahora puedo ser quien me venga en gana… Por ese beso supe que soy gay y estoy orgulloso de serlo. Ahora ve con Tyler, no tenemos nada más de que hablar. — Intento cerrar la puerta en la cara del mayor, a ver si de esa manera le dejaba en paz.

Universitario | 17 años | Make a Wish
© RED FOR SS


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
346

Localización :
Wonderland

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe i'm scare

Mensaje por Hatshepsut el Jue Jul 21, 2016 5:44 pm

II
Scott Townsend
19 años - Universitario - Hatshepsut
Scott permaneció de cara a la puerta durante un instante, observando las oscuras vetas que se dibujaban en un vano intento de calmar el desorden que tenía en la cabeza. Al parecer, Timothy no estaba precisamente dispuesto a mantener la calma para que pudieran hablar como dos personas civilizadas. No podía culparlo, pero sí lamentarlo. Scott llegó a albergar la pequeña esperanza de que, por primera vez, todo fuera más fácil de lo que parecía. Pero no, con cada segundo que pasaba en la habitación, el ambiente parecía tornarse incluso más tenso. Podía notar el odio que emanaba desde Timothy, casi como si fueran pequeños rayos que iban a estrellarse contra su fornida espalda. Era muy probable que saliera herido de aquella estancia -no en sentido físico, sino más bien emocional-, pero aquello no lo amedrantó. Ya había huido de aquél encuentro durante demasiado tiempo.

Detrás de él, Timothy se vestía apresuradamente. Scott podía escuchar el siseo que emitía la ropa al deslizarse por su cuerpo, así como el tintineo de los botones del pantalón. Durante un par de segundos, el mayor sintió la tentación de girar la cabeza y echar un vistazo sobre su hombro, como siempre pasa cuando sabes que hay algo que no debes mirar. La curiosidad, quizá, o eso quiso pensar. En cualquier caso, se mantuvo de cara a la puerta, sin moverse ni un poco, pues sabía que cualquiera de sus actos podría ser interpretado como una ofensa para Timothy. Era evidente que lo estaba odiando en aquél momento, así que no contaba con que dejara de actuar a la defensiva. Su expresión corporal, su mueca de enfado y su tono de voz daban buena muestra de ello.

Cuando el hermano de Tyler se acercó para volver a indicarle que saliera de la habitación, Scott se percató de que hacía años que no tenía al joven Weiss tan cerca. Desde aquella distancia se apreciaba mucho mejor lo mucho que había crecido, e incluso la forma más afilada que habían adoptado sus rasgos faciales. Se lo habría comentado si no fuera porque estaba demasiado ocupado soportando sus gritos.

Timothy, espera un segundo... –pidió cuando el otro lo agarró para echarlo fuera. Scott era lo suficientemente fuerte para resistirse; si hubiera querido podría haberse quedado plantado en el sitio, pero el caso es que no quería parecer demasiado intrusivo. Así, accedió a salir al pasillo si mostrar resistencia, pero se quedó cerca de la entrada, a penas a un paso de distancia de Timothy–. Dame solo un momento, tengo que explicarte...  

“Perdiste el derecho a llamarte mi amigo”. Vale, aquello le escoció. Scott hizo una mueca de desagrado, pero había acudido allí siendo plenamente consciente de lo que le esperaba. Podía soportar aquella ácida lluvia de desagradables palabras, e incluso los peores insultos que Timothy tuviera en su repertorio. Aún con todo, allí estaban: uno frente al otro, uno a cada lado de una puerta que, sin duda alguna, podía ser la encarnación metafórica de lo separados que estaban. Había un muro entre ambos, uno construido con el duro rencor de Timothy, y quizá demasiado alto para ser escalado. Scott, sin embargo, contaba con una gran determinación. Decidió que, si el joven Weiss no tenía ganas de hablar con él en aquél momento, podía darle el margen de tiempo que necesitara. Quizá estaba tan nervioso porque aquél había sido su primer encuentro en mucho tiempo, quizá se tranquilizara al cabo de unas horas... o unos días.

Yo... –Scott titubeó por primera vez en mucho tiempo. Una parte de él sabía que lo mejor que podía hacer era dar media vuelta y marcharse hasta que las cosas se tranquilizaran, pero otra aún parecía empeñarse en insistir. Necesitaba insistir hasta que Timothy le diera la oportunidad de explicarse–. Lo entiendo –dijo al fin, y bajó la mirada hacia el suelo del pasillo al que había sido desterrado–. Entiendo que estés cabreado... incluso entiendo que estés odiándome ahora mismo –el deportista liberó un pequeño suspiro de derrota y se encogió de hombros–. La verdad es que yo también me he considerado un cobarde durante todo este tiempo –confesó. Si no podía hablar con Timothy detenidamente, por lo menos le diría aquello antes de marcharse–. ¿Tan malo es tener miedo a hacerle daño a los demás? Te aseguro que con lo que hice aquél día, con todo lo que hice después... –Scott volvió a levantar la cabeza para mirar a Timothy. Curvó ligeramente los labios y, arriesgándose, levantó una mano para tocarle la cara. Fue solo un segundo, un efímero roce que no pretendió ser más que una caricia fantasma. Deslizó el pulgar por uno de los pómulos del otro y luego se apartó otra vez–. No fue para hacerte daño. Eso es lo último que podría pretender.

Tras pronunciar aquellas últimas palabras, y temiendo recibir una nuevo ataque de gritos que pudieran escucharse en la planta baja, Scott se dio media vuelta y comenzó a caminar por el pasillo, alejándose. Sin que fuera consciente de ello, su cerebro inició una cuenta atrás, esperando que Timothy lo llamara para pedirle que volviera. Pero era una tontería, una fantasía que solo existía en su cabeza. Lo único que le esperaba era una cena en la que debería actuar como una persona normal aún cuando tenía un extraño dolor atenazándole el pecho. Un dolor del que, quizá, no había sido plenamente consciente hasta el momento.

The stolen kiss
© RED FOR SS



I have two rules: First I'm never wrong. Second, If I' wrong... back to the first rule.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
390

Localización :
Hamunaptra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe i'm scare

Mensaje por Make a Wish el Miér Ago 03, 2016 3:34 am

Timothy W.
Scott Townsend
¿Por qué, por una vez dentro de tanto tiempo, el mayor no se retiraba cuando le decían? No era tan difícil acatar una orden, y este sin duda las seguía al pie de la letra si se tratase de su entrenador. Lo había visto entrenar, por lo que sabía que no era realmente un desobediente… Solo lo hacía porque se trataba de él, de quien nunca había aceptado una orden o un pedido. El contrario nunca había sido capaz de obedecer a Timothy, sin importar la razón o lo que fuese, el castaño siempre hacia lo que le daba la gana estando cerca de él — No, no voy a esperar. Solo sal — Una nueva orden fue dada por el menor, quien aún mantenía ese rostro de malhumor.

Y con solo esperar por la salía ajena, con solo darle un par de segundos este empezó a soltar las palabras que debía haber dicho hace tantos años, hace tanto tiempo. ¿Por qué pensaba que ahora, después de tanto tiempo, tendrían algún efecto en él? ¿Por qué pensaría él que, dichas ahora, estas serian aceptadas? — Tsk — Claramente, aquello no salía con una buena intención. El chico, sin importar que entre todas esas palabras hubiesen tantas disculpas que se aburriese de escucharlos, no iba a aceptar ninguna de ellas.  Nada de lo que saliese de la boca ajena causaría que el menor cámbiese su estado de ánimo, nada de lo que el ajeno comentase le haría bajar el enojo que sentía y sin duda alguna, no había nada en aquellas palabras que el menor pudiese tomar como válida excusa para huir de la misma manera que lo había hecho el contrario. Nada, nada de lo que estaba saliendo de su boca era aceptable.

Lo vio irse, con ese paso lento y seguramente con la esperanza de ser perdonado por su camino hacia el piso de abajo, donde todos se encontraban y donde seguramente su hermano le reprendería por ignorar las visitas y demás para ir a buscarlo a él. Si, podía ser un detalle un tanto “lindo” para el menor pero eso no impedía que, durante tantos años, el ajeno no fuese capaz de siquiera enviar un saludo con su hermano o un mensaje. ¡Existían los teléfonos! ¡Podía enviar un Email si no se sentía con ganas de llamarle! Pero no, ni señales de humo había usado para comunicarse con él menor. Era eso, más que el hecho de que se hubiese ido aquel día, lo que había acabado con el buen humor del pequeño. No se le podía tomar como alguien rencoroso pero, cuando alguien tan cercano para él le hería de tal manera ¿Qué más se podía esperar? Nadie perdona con tanta facilidad, por más que se intente, luego de aquella profunda herida no sería capaz de sanarla ni siquiera con el doble de años que había estado lejos.

— Scott… — Empezó el menor, se veía más calmado en ese momento, pesé a que cuando el ajeno le tocó repudio el tacto con una mueca y no le golpeo la mano por educación más que nada. Si, aquello era una llamada para este pero no del tipo que seguramente esperaba el mayor — Hazme un favor… ¿Quieres? — Continuo, elevando la mirada mientras cerraba la puerta lentamente — Solo vete… No quiero que estés en mi casa — Le fulmino con la mirada antes de cerrar la puerta, no con demasiada fuerza pero la suficiente para llamar la atención del contrario, quien sin duda acababa de presenciar una separación entre ambos, la construcción de un muro que solo crecería a partir de ese momento.

Universitario | 17 años | Make a Wish
© RED FOR SS


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
346

Localización :
Wonderland

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe i'm scare

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.