Últimos temas
» ♠ You left me in the dark
Hoy a las 15:01 por Nightingale

» ♠ War of hearts.
Hoy a las 13:34 por Hellcat

» ~We do it for her~
Hoy a las 12:51 por Aversiteespabilas

» Volantis: the first colony of Valyria
Hoy a las 12:45 por Carrie_B

» Trust your heart
Hoy a las 11:34 por Aversiteespabilas

» ♠ Water will quench fire.
Hoy a las 9:23 por Storm Queen

» Wait for it.
Hoy a las 4:53 por Sagittarius

» Sometimes you get the best light from a burning bridge.
Hoy a las 3:49 por Sagittarius

» Quidditch in the game
Hoy a las 2:45 por Sagittarius

» ~ You're my first so many things
Hoy a las 2:29 por Novocaine

» Confieso que...
Hoy a las 0:49 por Nevani

» Pedido de afiliaciones Élite y Hermana
Ayer a las 23:05 por Magik

» Hora de cierre [Zeus] +18
Ayer a las 22:03 por Ladie

» Showtime
Ayer a las 21:52 por Winter Wiccan

» × The Old Gods and the New.
Ayer a las 21:15 por Kerouac

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

▬ One last dance

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

▬ One last dance

Mensaje por Aniki el Dom 13 Mar - 2:05

one last dance
1x1 — drama, apocalipsis.

No logró ser medianoche y un mar de sirenas inundaron los sueños de millones de habitantes en distintas áreas del globo. No se sabe con exactitud el nivel de daños totales que dejó el impacto de los fenómenos climáticos, pero asegurar que las olas más grandes de la historia e intensos terremotos han destruido casi todo cimiento construido por el humano, no es exageración.

Los pasajeros del vuelo hacia París, no obstante, no se imaginan la situación en medio del vaivén suave de las azafatas ofreciendo mantas y un café. La historia es distinta para el piloto quien, presa del pánico, se debate entre entregarle información al resto de subordinados o caer en la desesperación. Quizá no haya dónde aterrizar, quizá estos son los últimos minutos en que cierta paz reine en el rostro de todos los que esperan maravillarse con una Ciudad de la Luz que ya no ofrecerá lindas postales. Esto incluye a un par de publicistas que no esperan amargarle la travesía al otro con su presencia.

La tensión puede respirarse cuando una de las empaquetadas señoritas llama al encargado del viaje y éste no responde. El colega a su izquierda acaba de recibir el mensaje y tampoco parece reaccionar. Cuando la insistencia de ella pareciera incomodarla, el último se levanta y con poco tacto atina a decir:

Estamos jodidos.
   

   
Samantha 'Sam' Cross.
33 — rosamund pike — veintisiete.
Sam es de armas tomar en cualquier aspecto de su vida. Criada por un empresario despiadado, inculcó a su hija a no ser nunca débil, ni ante los hombres. Incursionó en la carrera de publicidad, ya que encajaba bastante con lo que buscaba del mundo, construyendo una fama de mujer despiadada en los negocios de contratos jugosos. Pero todo despiadado tiene una debilidad, y en el caso de Sam, es su archienemigo número uno, un publicista que le sigue a la par en la competencia. Lo odia desde que le robó un contrato de varios millones de dólares en publicidad, poniendo en riesgo su puesto laboral. Desde ese día, está determinada a arruinarlo profesionalmente. Pero todo cambia cuando sucede el apocalipsis y para sobrevivir lo que queda del mundo, debe aliarse con su mayor enemigo. ¿Será capaz de aguantarlo por su supervivencia, o lo matará con sus propias manos?
elijah "eli" hawk.
39 — gerard butler — foster.
Una sonrisa más palabreo ensayado cinco minutos antes de una primera impresión, pueden lograr el cielo si usas el tono adecuado. O, claro, si eres Eli Hawk. Autoproclamado filántropo, justiciero de la causa que más venda y devoto a la cultura de masas, el publicista se ha ganado tanto fanáticos como contrincantes a lo largo de su carrera.

Pero ninguno como esa bruja. Ella es el sueño de todo hombre hasta que abre su bonita boca para matar las pasiones. Difícil, terca como ella sola y sin un ápice de compasión, la señorita Cross ha sido un detalle interesante para los nuevos desafíos del rubro.

Elijah nunca ha gustado de llevarse los problemas a casa. Y toparse con su falda en los cierres de contratos no le estaba haciendo bien a su salud. Por lo que, el hecho de que todo se fuera al carajo para la humanidad, quizá signifique un respiro para él.

Sin embargo, la vida adora poner a prueba a un hombre que no se toma nada en serio. Apocalipsis o no, él está encadenado a ella desde que intentó llevarla a la cama con una mirada y recibió un frío rechazo. Habrá que ver si con el caos reinante ella cede un poco en su carácter, ¿no?

   


rather be dead than cool

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
890

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ One last dance

Mensaje por Veintisiete el Dom 13 Mar - 22:42

El informe especificaba una serie de directrices que ella debía seguir en las reuniones concertadas con los CEOs de Louis Vuitton y Cartier. Eran dos contratos más que jugosos en millones de dólares, que su agencia de publicidad necesitaba con ansiedad y ella era la mejor para concretar apretones de mano y firmas monetarias. Revisó ese informe un par de veces más y luego cerró su Macbook, guardándola en el estuche correspondiente.

Se acomodó en su amplio asiento, en primera clase, del vuelo de Air France. Unas de las tantas ventajas de ser una publicista respetada, eran los viajes en primera clase y alojamientos en hoteles de lujo. Y no era algo que pensaba desdeñar o permitir que se le escapara de las manos. Vivía para y por ese trabajo, obteniendo aquellos beneficios más que jugosos. El dinero sí que compraba la felicidad, esas tonterías sensibles de que no era así, era una mentira con patas gordas.

La azafata pasó a su lado, preguntándole si deseaba algo y Sam pidió un vaso de agua con gas, además de una almohada extra. De hecho, ese viaje en avión se suponía que debía ser tranquilo y relajante, pero no era así. Para su mala suerte, del otro lado del avión se encontraba su archienemigo número uno: Elijah Hawk. Ambos trabajaban en agencias que eran competidoras entre sí y siempre era una guerra entre ellos, respecto a conseguir los contratos más calientes y jugosos del planeta. Pero la animadversión que sentía por ese publicista a quien consideraba un misógino estúpido, la sacaba de sus casillas. Era su maldita kriptonita, algo que le desagradaba mucho, pues eso implicaba que era débil y para Sam Cross, la debilidad era algo que no existía, tal como le había enseñado su padre.

Pero claro, ¿qué iba a hacer, sino? Obviamente ese idiota iba a por los mismos contratos que ella, y tan solo había empezado el juego de a ver quien era mejor. Y estaba determinada a ganarle, algo que siempre la satisfacía y le subía el ego. La cuestión ahí era que no iba a poder dormir tranquila en el avión, como había esperado en un inicio. Pues siempre que Elijah estaba alrededor, ella se ponía muy tensa y alerta como un perro guardián, ya que no se fiaba ni un ápice de esa persona. Se estaba esforzando en ignorar su existencia, y el regreso de la azafata ayudó a distraerse. El agua con gas la hizo sentirse mejor, y se mentalizó para la mañana ajetreada que tendría en París, incluyendo la imagen mental de los contratos firmados con apretones de mano. Atraer esa serie de pensamientos buenos, ayudaba a que su mente se enfocara en lo que importaba más.

Desde su ventanilla se podía ver un cielo bellamente estrellado y sonrió, pensando en París, una de esas ciudades que ella volvería una y otra vez sin dudarlo. No podía esperar a ver las luces parisinas, y se relajó, cerrando los ojos.

bastardo, avión, noche previa.


Última edición por Veintisiete el Jue 28 Abr - 3:45, editado 1 vez
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1037

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ One last dance

Mensaje por Aniki el Dom 17 Abr - 4:16

La azafata intentó disimular penosamente su risa. Era la tercera vez que uno de los pasajeros de primera clase le hacía una broma por estar terriblemente aburrido. Elijah sumaba otro trabajo fuera de casa en que había olvidado llevar un buen libro o, para fines prácticos, buena música con la que conciliar el sueño. ¡Que el resto de los tripulantes se abstuviera de las consecuencias! Para el publicista una película, entretenerse contando los frutos secos de los snacks o revisar documentos del trabajo en plena transición a mucho más trabajo, no eran opciones atractivas para hacer más ameno su vuelo.

Los pasatiempos con los que contaba Air France —a pesar de que tuviera un francés fluido gracias al colegio de su época moza —, bastante dejaban que desear. La música incluida en el paquete tampoco le asistía en conciliar un descanso. No todas las bandas de metal podían mandarle a las tierras de Morfeo, a pesar de la creencia común sobre sus particulares manías.

Por descarte quedaba, entonces, divertirse con la gente que estaba a su alrededor. Y parecía que la mayoría estaba tan encantada como molesta a partes iguales. No era fácil distinguirlo. Algunos hombres de negocios y señoras entradas en años miraban con reproche, pero Hawk igual podía notar cómo una sonrisa de resignación se dibujaba en su rostro cuando manipulaba sus palabras un poco.

Era un experimento. Y como toda prueba que le hiciera exhibir su carácter, la atención era atraída hacia él como moscas a los mejores dulces. ¿Lo ridículo? Todos sabían que en exceso era un problema, pero nadie se molestaba en tomarlo en cuenta hasta que era demasiado tarde.

Mientras la bruja tuviera su cejo fruncido y no pudiera soportar compartir el mismo espacio común que él, su objetivo estaría cumplidísimo. Porque era claro, su fin nunca fue entretener a los demás, sino que hacerle imposible la travesía a ella. No tuvo que pretender sorpresa al verla en la cabina o en la cola para abordar la aeronave. Sabía desde mucho antes que iba tras el mismo contrato que le habían encomendado a él luego de las fiestas de final de año.

También sabía que ella estaba en jaque por su culpa. Y no podía disfrutar más de la situación. Daba igual que fuera mujer, un dolor en el culo o que le hiciera las cosas un poco más peliagudas que de costumbre. Ella y su andar engañosamente frágil eran un desafío constante y por eso Elijah había resuelto que debía joderla.

En el trabajo, sentimentalmente y hasta por si acaso. Era con mala intención, lo admitía. Sin embargo, el trasfondo se explicaba por la curiosidad que le causaba el imaginarla vulnerable, con miedo, real. Como toda persona al fin y al cabo. Esa fachada mecánica que traía encima todo el tiempo le irritaba.

Y parecía que iba por buen camino.

Querida, ¿por qué no le llevas una copa de champán a la rubia que está allá con cara de no haber dormido hace días? Puedes decirle que es un regalo atrasado de San Valentín.

La ataviada joven sonrió y se perdió detrás del final del pasillo. Lo que no se imaginó es que encontraría al piloto en estado de shock, insistiéndole en que continuara con normalidad su servicio. Nerviosa, siguió las órdenes, pero un poco de turbulencia hizo lo suyo y permitió que la copa se derramara sobre Cross.

Su enemigo no pudo sino, pensar que fue lo más relevante de la noche.
bruja | avión | noche previa.


Última edición por Foster el Sáb 30 Abr - 3:47, editado 2 veces


rather be dead than cool

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
890

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ One last dance

Mensaje por Veintisiete el Jue 28 Abr - 3:44

Sam estaba relajada, con los ojos cerrados, saboreando en su mente las calles parisinas donde se encontraban las mejores casas de moda de origen francés. Definitivamente iba a hacer arder su American Express negra en cada uno de esas maisons. Pero aquello fue interrumpido por una cascada líquida derramándose en su blusa Valentino color crema.

—¿¡Pero qué demonios?!—espetó con furia, mirándose la blusa arruinada y luego a la azafata que se deshacía en disculpas, con expresión de ponerse a llorar.—No jodas con que no sabes servir en momentos de turbulencias.—gruñó, sacando pañuelos de papel para absorber el champagne de su blusa y se levantó de su asiento, tomando su bolso para ir al baño y arreglar el desastre causado por la inepta de la azafata.

Ignoró las excesivas disculpas de la azafata y mientras se dirigía al baño de primera clase, visualizó al maldito cabrón sonriéndose con altanería. Entrecerró los ojos, acercándose a su asiento y se inclinó hacia su oreja, bajando varios tonos de su voz, imprimiendo mucha frialdad.—Ríete todo lo que quieras, porque mañana llorarás hasta la última lágrima cuando te gane en los contratos de publicidad.—dijo, como si fuera una firme promesa de que cumpliría con ese objetivo, embolsándose varios millones de dólares de comisión por su estupenda labor de pescar peces gordos.

Luego se retiró tan campante hacia el baño, y cerró la puerta para verse en el espejo. La blusa estaba arruinada, y solo una tintorería como la del hotel podía salvar ese desastre. Con un suspiro de odio, apoyó el bolso sobre la encimera del lavabo y abrió, buscando una camiseta blanca sencilla. Fue desabotonando la blusa, mientras insultaba mentalmente a la azafata y a Elijah. En el momento en que se quitaba la blusa, la puerta se abrió y Sam pegó un grito del susto.—¡Está ocupado!—protestó, intentando cubrirse y cerrar la puerta al mismo tiempo.

bastardo, avión, noche previa.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1037

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ One last dance

Mensaje por Aniki el Sáb 28 Mayo - 7:33

La turbulencia se manifestó con tanta violencia, que no fue capaz de disfrutar de las facciones enfurecidas de su contrincante. Sin contar que la bruja se había escondido en el baño para que él no pudiera reírse a placer. Al menos la mejor broma de la noche había llegado hasta su asiento. Siempre había tenido un desprecio especial por la gente que soñaba despierta o tenía expectativas tan grandes que su ambición resultaba poco aterrizada.

Cross era una fuente ideal para que ejercitara su rechazo por la especie humana. Pero también un gran aporte para mejorar su humor sin hacer mayores esfuerzos. Elijah meditaba sobre el caracho que tendría la rubia al regresar al sector de primera clase. ¿Le escupiría más insultos? ¿Agarraría onda ninguneando a la azafata? ¿Pediría explicaciones a los superiores? Seguramente terminaría fingiendo que nada había ocurrido, que —una vez más —, ella mantenía el control porque nada era más importante que cuidar la compostura.

Pobre. Todavía no terminaba de conocerle. Ni a él ni a su creatividad para sacar de quicio a las mujeres. Sobre todo a las temperamentales y con pinta de no haber experimentado relajo en su puta vida. El publicista sonrió, relamiéndose con la expectación de irritarla una vez más. Sin embargo, había algo distinto en el ambiente.

Un silencio interrumpido por una acalorada conversación a lo lejos. Las manos temblorosas de la azafata de exuberante delantera...los rostros inquietos de los pasajeros.

Y el súbito movimiento.

La cabina se remeció con tanta fuerza que las personas de pie cayeron por los pasillos y encima de otras. Se rogó a todos abrochar sus cinturones y el piloto comenzó una transmisión que se interceptó sin explicación. Elijah atinó a asistir a la encargada que abrió la puerta del lavabo donde se encontraba su conocida.

Creo que tendremos que adelantar nuestra noche picante —, aseveró Hawk con una seriedad impropia en él. —Algo no anda bien con el avión, Cross.

Apenas dejó que las palabras salieran apresuradas de su boca, cuando ya regresaba al tumulto de gritos y azafatas intentando mantener la calma. Quizá haber invocado algo de acción para su entretenimiento había sido el peor error de la jornada.

¡Bienvenidos a París, su último y final destino!
bruja | avión | noche previa.


rather be dead than cool

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
890

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ One last dance

Mensaje por Veintisiete el Miér 1 Jun - 20:43

Pero por supuesto que el que había abierto la puerta no podía ser ni más ni menos que Elijah. Sam estaba dispuesta a putearlo hasta en francés, cuando escuchó lo que le dijo y una turbulencia, con gritos ahogados de trasfondo, le dio a entender que mejor no replicar y volver a su asiento. Se puso la camiseta a toda prisa, recogió su bolso y salió del baño.

Llegar hasta su asiento fue una odisea, pues el avión se sacudía con una virulencia jamás vista y sintió auténtico pánico. Incluso, su rostro perdió color, en lo que intentaba acercarse a su asiento. Con dificultad, consiguió sentarse y abrocharse el cinturón, antes de que una nueva sacudida apareciera, casi desestabilizando el avión. Las máscaras de oxígeno cayeron y Sam se preguntó si era demasiado tarde volverse religiosa.

De un momento a otro, el avión empezó a caer en picada, aumentando los gritos de los pasajeros y Sam apretó sus manos contra los apoyabrazos, rezando por no morirse. Intentó hacer una plegaria con los ojos cerrados pero no sabía ni qué decir. Seguramente acabaría en el infierno por su estilo de vida. Pensó en su padre, quien estaba a salvo en su penthouse de la quinta avenida, seguramente aterrorizando a sus empleados. El avión volvió a sacudirse y por los parlantes, el capitán anunciaba que harían un aterrizaje forzoso. Sam se rió por puro nerviosismo, a la vez que pensaba que era irónico que fuera a morirse en el mismo lugar que su archienemigo. La vida tenía sus peculiaridades.

El avión aterrizó con tanta fuerza, patinando contra la tierra y partiéndose por la mitad. Sam sintió el impacto a sus espaldas y se cubrió entre gritos, muerta del miedo y contando los segundos para su propia muerte. La parte delantera del avión giraba demasiado para su gusto, haciendo que las cosas volaran en su interior, incluyendo personas. Y de repente, todo había terminado de girar, los gritos se habían acallado, causando una calma bastante aterradora. Parpadeó varias veces, antes de erguirse y quitarse el cinturón, para observar la grotesca escena. Miró en derredor, completamente confundida.

—¿Hola?—preguntó de forma bastante estúpida.

bastardo, avión, noche previa.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1037

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ One last dance

Mensaje por Aniki el Vie 29 Jul - 6:41

La última imagen que Elijah retuvo en su mente antes de que la aeronave colisionara y la presión atmosférica dentro de la cabina se llevara al carajo a tripulantes, objetos y gritos entrecortados en la álgida noche, fue la de la azafata presa del horror intentando alcanzarle con su pequeña mano.

La interacción que había comenzado como un coqueteo y burlas, acabó con la desesperación de sobrevivir, de rogarle a un completo desconocido que no la dejara despedazarse a miles de metros de altura. Que no la dejara convertirse en un montón de pedazos de carne repartidos en el océano o donde Dios quisiera que fueran a aventurarse.

Aunque el publicista apenas había abrochado su cinturón antes de que la vorágine se desatara, estiró su suerte para socorrer a la chica. Un instinto imprevisto y bastante distante a su real carácter, dirán quienes le conocen. Sin embargo, la estupidez quiso que pusiera todo de su parte para rozar sus dedos.

Hazaña que terminó con un objeto impactando con tal potencia en su nuca, que el rostro se volteó bruscamente y quedó a merced de la gravedad y los garrafales movimientos del avión.

El impacto letal, tras oscilaciones de inmensurable vigor, arribó con un sonido seco y sin que el transporte se arrastrara. El aterrizaje no dejó sobrevivientes, asegurarían los medios —si para esas alturas aún existieran —al presenciar el estropajo de metal, miembros destartalados y tierra. Una realidad que invadió uno de sus ojos al abrirlo con pesadumbre. El otro, para su fortuna, estaba bañado en sangre, sin importar que ahora estuviera de cabeza.

El silencio era absoluto. Poco importaba el ruido de la chatarra quemándose, los cuerpos cediendo hacia el piso y los aparatos acomodándose a una nueva posición, al parecer, en mitad de las afueras de los suburbios. Hawk tosió, sintiendo que vomitaría los pulmones en cualquier minuto. La correa que lo había mantenido con "vida" ahora se hallaba entre lo que presumía eran costillas rotas. Un pedazo de fierro, asimismo, se había incrustado en su hombro.

Estaba hecho una mierda. Pero ni toda la agonía física que ahora sentía se comparaba a ese saludo. —Así que ni a golpes podría matarte —, declaró, escupiendo una mezcla de saliva y sangre. —¿Verdad que eres el mejor amuleto para los viajes, Cross? —Culpó de forma directa, un poco para desquitarse por el dolor que le mareaba.

Al apreciar la cómoda bienvenida que le darían los restos del accidente cuando se soltara la faja que lo sostenía en su asiento, Elijah no pudo evitar reír con patetismo. —Ahí vamos —, inspiró todo el aire posible —...Si al caer no estás, sabré que el cielo existe y de alguna forma me compré la entrada.

Click. El siempre elegante y atractivo negociador cayó como saco de papas y toda gloria se quedó allí mismo: en el suelo. Creía haber pagado todos sus pecados de un sólo golpe... La puta que te parió, Samantha —, pero necesitaría mucho más para redimirse. —No podía terminar sin que estuvieras aquí, ¿cierto? —comentó, aunque un dejo risueño invadió su rostro.

Lo que ambos desconocían es que la pobre azafata, de seguro tuvo un final más sereno que lo que les esperaba.
bruja | avión | noche previa.


rather be dead than cool

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
890

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ One last dance

Mensaje por Veintisiete el Vie 29 Jul - 20:41

La respuesta a su saludo llegó a través de la no tan dulce voz del maldito de Hawk. Fantástico, tenía que haber sobrevivido el bastardo hijo de puta en ese accidente de avión. La suerte en lotería para ella, evidentemente no se había dado. Con un breve suspiro, se apartó de los escombros de su sector y avanzó hacia donde estaba Hawk. Lo encontró patéticamente tirado en el suelo, sin dejar de hablar.

—Yo también te quiero.—replicó de forma burlona. Inspiró el aire viciado a gasolina y muerte, revolviéndole el estómago; no obstante, se agachó para echar una mano a su enemigo, para sacarlo de ahí.—Quieras o no, estás atrapado conmigo, así que deja de ser una niñata y vamos a sacarte de este sitio.—ordenó, deslizando un brazo bajo el hombro no herido de Hawk y haciendo fuerza para levantarlo. Pero era como intentar levantar dos bolsas de papas llenas de piedras.—Deberías dejar de comer dulces y ponerte a dieta...—comentó, resoplando.

Habían cables rotos de la cabina del avión que echaban chispas, poniendo nerviosa a Sam. Con el aroma a gasolina derramada y las chispas de esos cables, era mejor salir por patas de aquel sitio. Todavía no había podido sacar a Hawk de allí y refunfuñó.—Podrías colaborar un poquito, ¿eh?—se quejó, volviendo a hacer el esfuerzo en sacarlo.—A menos que quieras ser rostizado cual pollo aquí, en eso no tengo problemas de dejarte y largarme de aquí.—añadió con sarcasmo.

El aroma de la carne quemada le revolvía el estómago, y procuraba no ver los cuerpos inertes de los otros pasajeros, para no traumarse más de lo que ya estaba. Estaba siendo parte de una tragedia aérea y no se sentía nada valiente, tan solo quería encogerse en posición fetal en una cama y llorar hasta desahogarse. Pero todavía no era el momento, si quería sacar vivo al idiota de Hawk. Estaba siendo demasiado buena para lo que era usual entre ellos, pero la humanidad actuaba siempre de formas extrañas. Como en este caso.

bastardo, avión, noche previa.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1037

Localización :
Everywhere

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ One last dance

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.