Últimos temas
» A place called home
Hoy a las 1:53 por Magik

» ~ You're my first so many things
Hoy a las 0:42 por MissJarlaxle

» Pedido de afiliaciones Élite y Hermana
Hoy a las 0:36 por Invitado

» 1. Watch your back.
Hoy a las 0:09 por Dice Master

» Never surrender
Ayer a las 23:57 por Magik

» Justice, Vengeance, Fury, Fire and Blood.
Ayer a las 23:38 por Little Ball of Psycho

» ♠ You left me in the dark
Ayer a las 23:33 por Sonder

» I AM ELIZA
Ayer a las 22:36 por Sassdonyx

» ~We do it for her~
Ayer a las 21:45 por Sassdonyx

» The moment when all the smiles died.
Ayer a las 21:01 por Carrie_B

» — Caged.
Ayer a las 19:07 por Schadenfreude

» Girls like girls like boys do
Ayer a las 18:35 por Schadenfreude

» ♠ War of hearts.
Ayer a las 13:34 por Hellcat

» Volantis: the first colony of Valyria
Ayer a las 12:45 por Carrie_B

» Trust your heart
Ayer a las 11:34 por Aversiteespabilas

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

→ Libera nos a malo, amen [R-18]

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

→ Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Mar 22 Mar - 19:23

Recuerdo del primer mensaje :

Plot | 1x1 | Fantasía | R-18
Libera nos a malo, amen

Nathan es, al menos en apariencias, lo que a todas luces denominaríamos como chico normal. Ha estudiado la secundaria e incluso ha terminado ya una carrera. Claro que ahí es donde la cosa se ve que no es precisamente normal, pues en pleno siglo XXI, Nathan ha estudiado Teología con la intención de aprender los senderos del Señor. Y es que, desde que su familia murió en un accidente de coche y no fue el único que sobrevivió a semejante catástrofe, Nathan sintió cierta bendición sobre su cabeza. O al menos quiso creer que su hermana y él se habían salvado por una razón. Nunca había sido demasiado creyente hasta que comenzó a suplicar, a los pies de la cama de su hermana menor, para que le salvase la vida y la devolviera a su lado, temeroso de quedarse solo.

Con esa pequeña victoria, había conseguido terminar la carrera en seguida, ávido por conocimientos que le permitieran acercarse al Señor y a su palabra. Y, para cuando hubo terminado de estudiar, ya había una parroquia con sus puertas abiertas para él. En su ciudad había una población importante de creyentes y le ofrecieron el trabajar para el sacerdote principal, cosa que aceptó con sumo gusto.

Había cumplido así su sueño de estar más cerca de Dios. Al menos hasta que una visita cambiaría su vida... a peor.

Al fin y al cabo, la visita de un demonio es de temer.


Cronología

I. Tua peccata me dic
II. Vocem virtutis
III. Filii Evae
Personajes.
Jurian | Henry Cavill | Edad desconocida | Novocaine.
Nathan | Sebastian Stan | 24 años | Fenrir


Última edición por Fenrir el Sáb 7 Mayo - 22:22, editado 4 veces


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Lun 28 Mar - 17:28

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
La invitación del chico, hizo sonreír levemente a Jurian. En realidad, sabía que si no quería que volviera a pasar algo como lo de la noche anterior, tendría que marcharse de aquella casa y buscarse una pensión o algo por el estilo. Sin embargo, fue completamente incapaz de negarle aquella invitación. Habían sido demasiado años sin y, además, debía reconocer que sentía una terrible curiosidad por desentrañar los secretos de aquella extraña reencarnación. La persona que tenía delante, al fin y al cabo, era pero a la vez no era el Nathan que él conocía; y eso era, cuando menos, perturbador y curioso a partes iguales

Al final, acabó asintiendo suavemente con la cabeza.

Claro, gracias —. Aceptó. En realidad, sabía que al final acabaría encontrando alguna forma de colarse en la cama de Nathan sin espantarle demasiado. Él, al fin y al cabo, también recordaba vagamente haberlo intentado separar de su lado al principio y, luego, dejar que hiciera cuanto quisiera con él. A la inversa, tendría que ser parecido, ¿no? Aun así, no quiso tentar demasiado a la suerte y, por el momento, se conformó simplemente con lo que él le ofrecía sin rechistar.

No pasa nada —. Dijo ante el comentario del vampiro, cogiendo la taza que parecía haber preparado para él —. Supongo que estaba oscuro y que de noche nada es lo que parece, no me lo tomé demasiado mal —. Intentó bromear, sentándose justo enfrente de donde el otro se encontraba. Al menos, no parecía tener demasiadas intenciones de huirle después de lo que le había hecho la noche anterior. Algo era algo—. La verdad es que... No lo sé. Paré aquí anoche por casualidad.

Hizo una pequeña pausa. Al principio se sintió tentado de contarle lo que había pasado pero luego, decidió que era demasiado rocambolesco como para tranquilizar al chico. Cambio de planes. En su lugar, se le ocurrió una mentira un poco más... Convincente.

Estaba haciendo peregrinaje por la zona —. Comenzó —. Yo solo, ya sabes. Necesitaba aclarar mis ideas y pensé que recorrerme medio país a pie podría ayudarme, pero al final lo que sucedió es que  me perdí, no llegué a mi albergue por la noche y... Creo que acabé dando vueltas en círculo por la carretera hasta que llegué aquí. Lo único que estaba abierto, era la iglesia, o al menos eso parecía —. Se encogió de hombros aunque luego, alzó la mirada rápidamente —. Anoche debí dejarme la bolsa con mis cosas allí —. Por primera vez, había reparado en la pequeña maleta que se había podido traer consigo desde la India.



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Lun 28 Mar - 18:03

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Anoche me asustaste bastante... —Reconoció en voz baja, bebiéndose la leche caliente de un golpe antes de soltar un nuevo bostezo. No le gustaba dormir menos de cinco horas, era lo equivalente a torturar su cuerpo de las peores formas posibles. En las siguientes horas iba a pasarlo realmente mal y lo sabía.

Trató de espabilarse para la explicación del demonio, sin embargo, no pudo más que prestar una vaga atención en la que se trataba de imaginar a Jurian caminando por Europa. Una boba sonrisa se dibujó en sus labios, desde luego eso explicaba las pintas de sin techo que tenía en aquellos instantes. Y, aún así, el hombre desarrapado era hermoso a los ojos del joven. Quizás por el favor que le había hecho la noche anterior. Ese favor en el que no quería pensar más. Comenzó a dar vueltas a la taza entre sus dedos, mirando largamente al hombre y perdiéndose en sus facciones. Era lo que se podría considerar como "visualmente perfecto". Y le alegraba muchísimo los ojos, gracias a Dios que había traído ante él una criatura de semejante belleza.

Aunque esta le hacía tener unos pensamientos de lo más impuros e inesperados.

Oh, no me había fijado en que traías algo contigo anoche... —Comentó, perplejo ante ese último comentario. Miró el reloj que había en la cocina y negó lentamente con la cabeza, tratando de hacer cálculos para aquello.— Te da tiempo a ducharte, porque... bueno, no hueles especialmente bien. —Trató de decir de forma suave, aunque más bien no tenía ningún tacto.— Luego puedo acercarte a la iglesia si quieres. Puedes hablar con el sacerdote para pedir indicaciones, seguramente él sepa cómo puedes seguir tu camino.

Cerró la boca, rechinando los dientes sin darse cuenta. No quería que se fuera, pero si ese hombre necesitaba seguir con su camino espiritual, él no era nadie para negárselo. Por lo tanto, le dedicó una de sus mejores sonrisas falsas y se levantó a fregar su taza rápidamente.

Puedo dejarte ropa si la necesitas, es posible que tenga algo lo suficientemente grande para ti. Y... uhm... bueno, eso, puedes quedarte el tiempo que necesites aquí. —A pesar de que lo hacía en parte por egoísmo y en parte porque era lo correcto, no podía evitar tener la sensación de que tan solo se dejaba llevar por sus pecados y el deseo de posar sus labios sobre los de Jurian.

Un deseo que provocó un nuevo sonrojo y que el joven hundiera los hombros, incómodo. Quizás debería haberle pedido que se fuera para evitar la tentación.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Lun 28 Mar - 19:56

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Las palabras del chico sobre la ducha, provocaron que Jurian alzara ambas cejas. Realmente, no se había sentido demasiado ofendido por la aclaración, él mismo sabía que llevaba demasiado tiempo sin lavarse. Más bien, le había provocado cierta gracia que el otro fuera tan sumamente claro sobre ese tema. Al principio, lo había hecho algo tímido y huidizo, y no tan directo para hablar sobre determinados temas. Más bien, sobre ningún tema, en realidad.

Está bien —. Sonrió finalmente, alzando las palmas de las manos —. Me daré una buena ducha si te sientes más cómodo así —. Sin más, se levantó y cogió la taza entre sus manos para acercarse también a fregarla. Por el camino, se acabó de un solo trago lo que quedaba—. ¿Luego me dirás dónde está el baño? Aunque no tengo ropa limpia.

A pesar de que había fingido una cierta inocencia en la voz, se había acercado un poco más de lo que debería a Nathan, apoyando una de sus manos en el fregadero para poder mirarlo directamente de cara. Bueno, no había dicho ninguna mentira. Además, había sido el propio Nathan quien se había dado cuenta de que no tenía más pertenencias a parte de las que llevaba encima.

Tampoco quisiera molestarte más de lo necesario aunque, después del susto que me he llevado... —. Chasqueó la lengua. Aquello, por el contrario, sí que era mentira. A pesar de que no quería entrar al trapo con demasiada fuerza al joven, había tomado la resolución de no marcharse de allí costara lo que costara. ¿Cómo? Pues era bastante evidente que iba a tener que convencer al joven de que dejarle vivir con él no era tan mala idea. Aun así, todavía tenía grabado a fuego en su mente el momento en el que le había suplicado que no se marchara... De verdad esperaba que aquello jugara una baza a su favor.

Ven, deja que te ayude —. Dijo cambiando radicalmente de tema. Sin esperar su aprobación, se acercó más a él hasta pegar su hombro con el suyo. Después, metió sus manos bajo el chorro de agua y le cogió gentilmente el estropajo de las manos, no sin aprovechar la ocasión para acariciar sus dedos de forma casual, que casi parecía un accidente más que algo realmente meditado. Aquella vez sí, quería saber hasta dónde estaba dispuesto a llegar Nathan con él.



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Lun 28 Mar - 22:47

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Fijó toda su atención en la tarea de encargarse de su taza, fregándola con ahínco mientras se planteaba qué hacer. Al menos hasta que los ojos brillantes del demonio le miraron directamente a la cara y sintió cómo su corazón daba un pequeño vuelco. Era extraño que le provocase sentimientos así. Aunque en parte comprendía que su cerebro intentase distraerle de lo que no mucho tiempo atrás le había aterrado y, en parte, seguía haciendo.

Claro, aunque el piso no tiene pérdida precisamente. Y ropa... no te preocupes por ello. Si no te queda bien, siempre podemos comprar nueva. No estoy hecho de oro pero tampoco soy pobre, podemos conseguirte algo. —Añadió, asintiendo antes de volver a bajar la vista a las tazas. La suya ya estaba terminada, solo quedaba secarla por lo que estuvo a punto de coger la de Jurian para ponerse al lío con esa también.

El contacto en aquel instante fue equivalente a una descarga eléctrica que lo recorrió de arriba abajo. Se quedó totalmente quieto por lo que parecía ser una caricia no premeditada y tomó aire de forma rápida, casi apurada. No quería que se pensase nada raro de él, pero era cierto que no acostumbraba a tocar a nadie. Y, diablos, que le colgasen si no le había parecido por un segundo que cogerle de la mano no sería tan malo.

Se mordió el labio inferior con cierta inseguridad antes de separarse de Jurian para coger un trapo y regresar a su lado, solo que mantuvo una prudente separación entra ambos de un par de centímetros mientras comenzaba a secar su taza. Cuando terminó, cogió la de Jurian, tratando de no prestar demasiada importancia a si sus manos se tocaban o no de nuevo -aunque rezando internamente porque lo hicieran-. Soltó un pequeño suspiro aliviado cuando concluyó con aquella "misión" y esbozó una sonrisa al mayor, haciéndole un pequeño gesto con la mano para que le acompañase.

Lo guió hasta su habitación, donde metió prácticamente medio cuerpo en el profundo armario y se puso a sacar ropa. Toda la que veía grande la fue dejando sobre la cama y luego sacó una simple camiseta, sudadera y pantalones vaqueros para sí mismo.

Coge lo que veas mejor... imagino que algo te quedará medianamente bien. No eres mucho más grande que yo. —Asintió, sacando de un cajón de la mesita de noche dos pares de ropa interior y tendiéndole uno a Jurian igualmente. Ahí ya sí que no tenía ni idea de si le quedaría bien o no, pero esperaba que no lo rechazase o se riera de él.— El baño es el siguiente cuarto a este, no tiene pérdida. Tan solo... uhm.... bueno, me ducharé cuando termines tú. Intenta no gastar toda el agua caliente, por favor.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Mar 29 Mar - 23:01

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Lo siguió con bastante curiosidad hacia la habitación. Lo cierto era que, desde hacía un buen rato, estaba maquinando cómo conseguir que el otro se metiera a la ducha con él. Saltaba a la vista que era un importante mojigato, pero a lo mejor, conseguía encontrar alguna forma útil de convencerle. No podía ser tan complicado, y si la noche anterior ya le había permitido dormir con él después de lo que había pasado... Bueno, asumía que al menos alguna oportunidad había de tener.

Además, que había echado demasiado de menos a Nathan como para ser extremadamente paciente con aquel chico. Una cosa era poner cuidado en no espantarlo, y otra muy diferente contenerse todos y cada uno de los deseos que afloraban en su mente cada que posaba sus ojos en él. Se moría de ganas por besarle de nuevo, por tocarle, por saborear aquella conocida pero a la vez renovada piel. No se lo quería follar. No al menos al principio. El demonio se reiría de él si estuviera escuchando aquellos pensamientos, pero el caso era que quería hacerle el amor. Como en aquellas dulces y lejanas primeras veces.

¿Hay poco agua caliente? —. Preguntó, fingiendo algo de inocencia. No podía entrarle a saco porque saldría corriendo de su lado, probablemente, de modo que la técnica tenía que ser otra—. En ese caso, dúchate tú primero. No quisiera que te congelaras por mi culpa en tu propia casa —. Comentó en un tono divertido, con un cierto brillo juguetón en la mirada. Realmente, a él le importaba una mierda ducharse con agua fría, pero si conseguía que el otro se sintiera aunque solo fuera un poco culpable... Tal vez podría tener éxito. Algo le decía que el monaguillo no era capaz de ver sufrir ni a una puta mosca.

Te esperaré por aquí, no te preocupes —. Intentó bromear —. Después de todo, me tienes que llevar de vuelta a la iglesia para recuperar mi bolsa.

Después de aquello, se acercó a la cama donde él había dejado la ropa y buscó lo que suponía que se acercaba más a su talla. Con un brillo de agradecimiento, alzó sus ojos hacia el chico.



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Miér 30 Mar - 16:11

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Permaneció un par de segundos en silencio, tratando de comprobar si lo que decía era una ironía y quería ducharse primero o lo había dicho de verdad. Al final negó lentamente con la cabeza y se cruzó de brazos, tratando de pensar una solución para aquel problema. No quería decirle que estaba bien y se ducharía primero porque no creía que de verdad fuera aquello lo que el otro quería. Aunque algo le decía que tampoco quería ducharse después de él. Sino más bien...

El pensamiento le hizo sonrojarse, avergonzado por aquello. No, no era posible que Jurian quisiera eso con él, sencillamente estaba proyectando sus deseos sobre el otro. Era obvio que nada iba a salir de ahí. Sintiendo cierto enfado consigo mismo, sobrepuesto a la vergüenza, dedicó una dura mirada al otro y asintió lentamente, cediendo con cierta reticencia a pesar de todo.

Está bien entonces, me ducharé yo primero. —Asintió, echándose la ropa por encima del brazo y saliendo de la habitación. Aunque, apenas un par de segundos después estaba de vuelta, asomándose avergonzado a la habitación y aún algo enfadado por siquiera atreverse a volver a plantearse aquello.— Aunque... si quieres... también puedes... entrar. Hay... espacio. Podemos darnos la espalda y ya está... —Dijo con cierto esfuerzo, rojo como si de un tomate se tratase.

Tras aquello, huyó hacia el cuarto de baño y dejó la ropa con cuidado a un lado, sintiendo la repentina urgencia de cerrar la puerta del cuarto de baño y echar el pequeño pestillo que había en la esquina superior. Sin embargo, se contuvo y comenzó a desvestirse, echando toda la ropa sucia en una cesta para luego abrir el grifo y poner la mano bajo el agua que caía a la espera de que se calentase para entrar.

Eres tan patético, Nathan. Estúpido, estúpido... —Se riñó entre dientes, dándose un pequeño golpe en la frente con la palma de la mano. Si la tierra se lo tragase, todo sería mucho más fácil para él.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Jue 31 Mar - 18:09

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
La proposición del joven estuvo a punto de provocar que estallara en carcajadas, pero se contuvo por el bien de ambos. Así que, después de todo, había tenido éxito en sus planes. Lo cierto era que le sorprendía un poco aunque, obviamente, no tenía la más mínima intención ni de quejarse ni de dejar escapar aquella oportunidad de oro. Al demonio no le pasó desapercibida la forma en la que el otro huyó prácticamente de él aunque, en realidad, ya se dedicaría a calmarlo un poco más tarde.

Con pasos lentos para poder darle algo de tiempo, se acercó hasta el baño y abrió la puerta para colarse dentro. Para aquel entonces, el chico ya estaba esperando a que saliera el agua caliente.

No me digas que se ha acabado el gua caliente incluso antes de empezar —. Comentó en tono divertido únicamente para hacerle saber que estaba allí. Después se dedicó a desvestirse en completo silencio y dejó cuidadosamente la ropa sucia en el mismo montón en la que el joven había dejado la suya. Después, no dudó en dar un paso adelante y colarse en la ducha con él.

No le sorprendió demasiado ver que se encontraba de espaldas, como bien la había dicho, pero él no pensaba apartar sus ojos de él tan fácilmente. Bajo aquella luz tan clara, las cicatrices que se había dedicado a acariciar hasta caer dormido la noche anterior, eran mucho más visibles. No eran necesariamente feas. De hecho, recordaba que su Nathan también había tenido unas cuantas. Simplemente, despertaban una enorme curiosidad en él y, debía reconocer, que tenía demasiadas ganas de saber cómo narices se había hecho todo aquello siendo tan joven.

Tras unos segundos observándole, alargó la mano hasta donde estaba la botella de jabón y se colocó un poco del mismo en la palma de la mano. Luego, frotó ambas hasta que se hizo una blanca espuma y las acercó a su espalda, comenzando a enjabonarla con suavidad y, de nuevo, sin hacer ningún movimiento brusco que pudiera sobresaltarlo.

¿Puedo preguntarte qué sucedió? —. Dijo en voz baja, esparciendo en ese momento la espuma por sus hombros. Sin darse cuenta de ello, su mano izquierda se deslizó hasta el brazo izquierdo del otro, donde había mayor concentración de viejas heridas —. Aunque puedes no responderme, si hablar de ello te hace sentir incómodo.

Con su mano derecha, bajó un poco hasta la mitad de su espalda, siguiendo lentamente el recorrido de su columna vertebral.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Vie 1 Abr - 11:11

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Se metió en la ducha tan pronto como escuchó la voz del otro, ignorando el rubor excesivo que acaloraba sus mejillas por un comentario tan simple como el de Jurian. Realmente era un imbécil por haber pensado que sería buena idea dejarle meterse con él en el baño. Ahora tan solo podía pensar en las manos del mayor tocándole mientras le susurraba cosas obscenas al oído. Porque sí, Nathan podría ser inocente en algunos aspectos pero no era un santo y sabía perfectamente qué clase de cosas le ponían cachondo. Las películas de la televisión se lo habían dejado claro prontamente.

Por supuesto, dio la espalda a Jurian cuando este se metió en la ducha y Nathan quedó un tanto alejado del chorro de agua. Se echó jabón en las manos antes de comenzar a frotarse lentamente, produciendo una espuma blanca que lo primero que tocó fue su cabello, haciéndole un gracioso gorro esponjoso que prácticamente engullía sus rizos y sus orejas. Más blanco que negro, sentía que podía pasar por un dálmata en aquellos instantes. Aunque, claro, los pensamientos estúpidos de recién levantado desaparecieron tan pronto como Jurian habló y comenzó a enjabonarle la espalda.

Dudó qué hacer por unos segundos, pues su tentación primera era la de girarse y encararle para decirle que aquello estaba mal. Sin embargo, otra parte de él le gritaba que disfrutase de esos gestos cariñosos que, probablemente, no volvería a vivir en el resto de su existencia si al final tiraba por la idea del celibato tal y como le había recomendado el sacerdote de su parroquia. Además, nunca más vería alguien sus cicatrices; aún podía escuchar a su hermana diciéndole que no eran algo de lo que avergonzarse, sino sentirse orgulloso por haber sobrevivido tan solo con ellas. Como una medalla de su esfuerzo por permanecer amarrado a la vida. Y ella misma se aplicaba el cuento.

Tragó en seco cuando le preguntó cómo se las había hecho y negó lentamente con la cabeza mientras comenzaba a enjabonarse el resto del cuerpo. No se movió al final, dejando que siguiera masajeándole como quisiera. No todos los días iba a tener la oportunidad de limpiarse así la espalda, desde luego.

No me hace sentir incómodo, realmente. Fue un accidente de coche. Mis padres murieron en el acto y mi hermana estuvo en el hospital en coma durante un tiempo y yo... bueno, tan solo salí algo chamuscado y herido. Los médicos decían que era un milagro que no hubiera muerto pero... nunca dolió tanto como ellos decían que debió haber hecho. —Murmuró, pasándose una mano por el estómago para limpiarlo cuidadosamente antes de girarse para encarar al mayor muy serio.— Supongo que de verdad tenía un objetivo importante en la vida si sigo aquí ahora y eso estoy intentando encontrar. Creo ir por el camino correcto y, sin embargo, siento aún que hay algo que falta... pero no sé lo que es. —Suspiró, bajando la mirada unos segundos. Aunque cuando se dio cuenta de dónde estaban descansando sus ojos, la levantó rápidamente, apurado.— ¿Encontraste tú respuestas a tus problemas peregrinando?


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Vie 1 Abr - 19:44

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Jurian escuchó atentamente la historia del joven mientras pasaba una y otra vez las manos por su espalda, en un gesto distraído. En realidad, en aquella ocasión, había centrado sus cinco sentidos en todo lo que el pequeño pudiera decirle, realmente interesado en la historia de aquellas cicatrices. Para ser sincero, se había esperado algo así, aunque saberlo no hizo que se sintiera menos peor al escuchar lo de sus padres y su hermana. Suponía que el chico de verdad debía haber sufrido al perder a sus padres a tan temprana edad y ver cómo su hermana se quedaba en coma. Solo así se explicaba que hubiera tomado la decisión que había tomado con respecto a su vida. Al fin y al cabo, ser monaguillo no era nada propio de los jóvenes del siglo XXI.

Aunque más allá de la trágica historia, Jurian se concentró también en las respuestas que aquello podía darle con respecto a Larimon. Tal vez, y no era nada descabellado pensarlo, su alma se había unido a un cuerpo que ya estaba muerto. El demonio sabía de sobra que aquello no era algo demasiado habitual, pero tampoco insólito. Al fin y al cabo, el espíritu del íncubo tenía que haber ido a algún lugar de la Tierra, teniendo en cuenta que no podría haber vuelto al Infierno y tampoco se hallaba ya en el lago de las almas.

La pregunta era: si aquel de verdad era Larimon... ¿Qué narices había pasado con sus recuerdos? ¿Se había quedado desmemoriado como él mismo cuando pasó a ser un demonio? ¿La conciencia del crío había sido más fuerte que la suya en el momento de la posesión? ¿O simplemente, ahí no estaba su señor y amante, y simplemente se estaba volviendo loco por las ganas de tenerle? Todas las piezas cuadraban pero, a pesar de todo, tampoco tenía ni idea de cómo demostrar que dentro de aquel inocente cuerpo, pudiera estar el señor de los íncubos.

Lo siento mucho —. Dijo con sinceridad cuando el otro se giró. Con un gesto casi tierno, lo cogió por la cintura y lo condujo hasta bajo del agua —. Anda, cierra los ojos y deja que te aclare un poco el jabón —. Le pidió en voz baja, mientras intentaba esclarecer con el líquido todo el jabón que había por el pelo, los hombros y la espalda del joven —. Todos tenemos un propósito en esta vida, tal vez solo eres demasiado joven como para verlo todavía... No deberías precipitarte demasiado... —. Le aconsejó, aunque suponía que las palabras de un desconocido tampoco causarían demasiado efecto en sus decisiones.

Luego, bajó las manos por su vientre y luego se agachó para esclarecer también sus piernas, acariciándolo a la vez que se deshacía de todo rastro de espuma. Aun así, fue cauto y no hizo ningún movimiento que pudiera indicar actividad sexual. No era el momento, ahora que se había ganado un poco la confianza del crío.

Cuando acabó, de volvió a poner en pie de cara a él y se mordió el labio antes de responder a su pregunta.

Yo también perdí a alguien —. Comenzó —. Aunque creo que nunca me hice demasiado a la idea de que se hubiera marchado... Era complicado en vida, en realidad. Así que tampoco sé por qué me ha afectado tanto en muerte. Supongo que solo te das cuenta del valor de las cosas cuando ya las has perdido—. Se encogió de hombros y suspiró con suavidad —. Así que, a tu pregunta, el peregrinaje al menos me ha servido para saber dejar las cosas ir, supongo.

Aquella era la mentira más descarada que había dicho en mucho tiempo, pero claramente, tampoco le podía decir que ahora sabía que tenía la oportunidad de recuperar a un muerto. Más que nada, porque lo habría tomado por un maldito loco y, después de lo de la noche anterior, tampoco estaba como para dar muchos pasos en falso.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Vie 1 Abr - 22:28

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Su vello se erizó al notar la mano en su cintura que le acercaba al chorro de agua y, consecuentemente, al otro hombre. Sin embargo, esta vez no se ruborizó. Comenzaba a entender que lo de la noche anterior no iba a volver a suceder y, aunque no se permitiera admitir que estaba decepcionado al comprobar que no parecía resultarle atractivo, se sentía más tranquilo ahora que no lo iban a empotrar próximamente sin aviso previo. Porque comenzaba a dudar que fuera a quejarse mucho si Jurian -y solo si lo hacía él- lo empotraba contra la pared. Lo que pasase luego ya no le llamaba tanto la atención. Por el momento.

Está bien, fue hace tiempo ya. —Murmuró, mirando al otro hasta que le indicó que cerrase los ojos, cosa que hizo al instante. Con una fe ciega, dejó su cuerpo totalmente a merced del que aún era un desconocido y dejó que le aclarase el pelo, aunque no se esperaba que fuera a seguir haciéndolo con el resto de su cuerpo. Tan pronto como las manos del hombre estuvieron en sus piernas, Nathan abrió los ojos y clavó sus helados írises en él.— No es precipitarse, sencillamente no me gusta estar sin... rumbo. No me gusta que controlen algo que puedo hacer yo solo. —Reconoció en voz baja, nunca le había gustado demasiado legar a otros la sensación de poder y superioridad.

Ladeó ligeramente la cabeza, apartándose los cabellos que entraban en sus ojos por el flequillo que usualmente se levantaba con un claro deseo anti-gravitatorial. Levantó una mano, acariciando suavemente el hombro del mayor en un gesto que pretendía ser reconfortante por aquellas palabras que, en el fondo, le habían dejado con un extraño sabor de boca. Una historia que le resultaba vagamente familiar. ¿Quizás de algún cuento o serie? Desde luego, era muy típico que se te muriera alguien importante y tuvieras que aclararte. Pero, en este caso, tenía la impresión de que era algo personal y, lo peor, que le incumbía.

Bueno... no creo que haya que dejar las cosas ir siempre. Quiero decir, sí, podrá estar muerto pero... según muchas culturas la reencarnación existe; en otras, está el cielo. Tan solo es cuestión de tiempo coincidir en alguna, ¿no? —Preguntó tranquilo, esbozando una ligera sonrisa antes de echarse jabón en las manos y subirlas a la cabeza del otro, comenzando a limpiarla tranquilamente, masajeando su cuero cabelludo con lentitud pero firmeza y un marcado ritmo con sus dedos.— Deberías empezar a enjabonarte ya, no sé cuánto tiempo más va a durar el agua caliente. —Advirtió en voz baja, poniéndose de puntillas para intentar llegar mejor a su cabeza. Al final, terminó riendo un poco, dedicándose a ponerle mechones de pelo hacia arriba con el jabón.— Me gusta tu pelo, es muy suave, Jurian. Y tus rizos cuando se seque seguro que son preciosos. —Añadió como si nada, porque no sentía que tuviera que avergonzarse por un par de halagos a su cabello.

Finalmente, bajó las manos a la mejilla del otro y sonrió abiertamente antes de apartarse y salir de la ducha. Él ya había terminado así que no tenía ninguna razón para seguir ahí dentro. Agarró una toalla y comenzó a secarse tranquilamente. Al menos hasta que recordó que el otro no tenía ninguna y se acercó a un pequeño armario junto al váter, de donde sacó un albornoz y lo dejó a un lado para cuando el mayor terminase.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Sáb 2 Abr - 22:19

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Reencarnación —. Repitió, sin poderlo evitar. Las palabras del joven casi habían logrado arrancarle una risa amarga, sin embargo, había conseguido acallarla en el último momento. Suponía que, después de todo, no le sentaría demasiado bien que se riera de él en su cara. Pero es que, simplemente, era tan ridícula la situación... Justamente la persona de la cual sospechaba que podría ser el recipiente humano de Larimon, le decía que tenía que seguir luchando por él. Que no tenía que dejarlo ir a pesar de saber que estaba muerto. Era como si el demonio se hubiera despertado durante unos segundos en su interior y se hubiera empeñado en jugar con sus sentimientos tal y como, aparentemente, tantísimo le gustaba hacer.

Sin embargo, a pesar de todo, no podía pensar tan sumamente mal de Nathan. El chico era demasiado inocente para aquello y, lo peor de todo, era totalmente ajeno a la batalla que en ese mismo instante se estaba librando en su interior. Si el pequeño tan solo supiera una ínfima parte de lo que realmente estaba sucediendo... Seguramente lo echaría de su casa. Al fin y al cabo, era un monaguillo, ¿cómo coño iba a decirle, si es que llegaba a tener la oportunidad, que era altamente posible que su cuerpo no fuera más que el envoltorio de un demonio en estado de letargo? Parecía que el destino se había ensañado con su persona, y que cada día se inventaba cosas más estrambóticas para reírse de él. Simplemente, se sentía patético.

Y por si hubiera podido quedarle alguna duda de que allí dentro estaba Larimon, el otro comenzó a lavarle el cabello. Tal vez se estaba volviendo loco, pero el caso era que ni siquiera le importaba. Había esperanza, y eso era todo lo que verdaderamente merecía su atención. Por ello, simplemente se dejó llevar por los cálidos sentimientos que aquel gesto despertaba en él. Nathan, su Nathan, había adorado tanto su pelo... Realmente, jamás había sabido por qué, pero parecía ser que el otro tenía un verdadero fetiche con él.

Todavía con todas aquellas ideas en la cabeza, dejó que el otro jugara con su pelo a placer.

Bueno, no es nada realmente especial, ¿sabes? Tampoco es que me pueda hacer trenzas con él —. Bromeó, dedicándole una leve sonrisa cuando le puso las manos en las mejillas. Le habría encantado poder besarle en aquellos instantes, dedicarle un poco del inmenso cariño que comenzaba a profesarle por el simple hecho de ser una sombra de su pasado. Sin embargo, el otro no le dio tiempo a pensar tan siquiera en ello y salió de la ducha, dejándolo ahí totalmente solo.

Con un suspiro, se aclaró el jabón que todavía le quedaba por el cuerpo y cerró la corriente antes de que se pusiera fría. Después, salió de la ducha para encontrarse justo frente a él el albornoz. Sin rechistar, lo cogió y se envolvió en él, sintiendo cómo las suaves hebras del mismo lo libraban un poco del frío que había provocado el contraste de las temperaturas.

Gracias —. Dijo mientras alzaba los ojos hacía él y se acercaba a la ropa que el otro también le había prestado. Sin importarle demasiado nada, se frotó un poco el albornoz para acabar de secarse y luego se lo quitó, quedando de nuevo totalmente desnudo antes de comenzar a vestirse.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 3 Abr - 15:33

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
No hay de qué. En cuanto al asunto de tu pelo, bueno, puede que no te lo trences ni nada, pero eso no lo hace feo. Hay belleza en el pelo corto igual que la hay en el largo. —Repuso, ladeando un poco la cabeza mientras se frotaba el cuerpo rápidamente, tratando con ello no solo de secarse, sino también proporcionarse calor con la fricción que contrastase con el frío que hacía fuera de la ducha.

Se giró a mirar al otro para hacer un comentario relajado cuando lo vio. Totalmente desnudo. Y su boca se secó durante menos de dos segundos, pues en seguida comenzó a babear, metafóricamente hablando, por el cuerpo frente a él. Sí, vale que acababan de salir de una ducha compartida, pero ahí dentro no se había parado a apreciar aquello en su máximo esplendor y, ciertamente, todo en el cuerpo de Jurian le gritaba pecado

Ni que decir tiene que con ese último pensamiento se atragantó con su propia saliva al intentar tragar y respirar al mismo tiempo, movimiento poco inteligente que le costó un sonrojo y unas pequeñas lágrimas mientras tosía por su vida. Cuando consiguió calmarse, se limpió la comisura de los labios con la toalla y el resto de la cara, intentando ignorar el hecho de que notaba su cara arder y que su lacrimal seguía trabajando como loco, empeñado en derramar más lágrimas.

Agarró su ropa tras dejar la toalla colgando para que se secase y se vistió rápidamente, girándose por fin hacia Jurian con un pequeño gesto avergonzado.— Estoy bien, siento el espectáculo. —Murmuró, sin saber qué más hacer. Por lo que se alejó de el mayor y se encaró al espejo, comenzando a peinarse de forma que los desordenados cabellos quedasen hacia un lado y no le dificultasen la visión.— ¿Estás ya preparado para que vayamos a por tu bolsa? —Preguntó en un tono algo más animado, dispuesto a olvidar aquella humillación y enfrentarse al futuro con las energías que le proporcionaba el saber que vivía un nuevo día.

Y que, aparentemente, tenía un nuevo amigo.

Porque Jurian podría considerarse su amigo ahora, ¿no? Es decir, le estaba dejando su casa y se habían duchado juntos. Si no lo haces con tu amigo, entonces no lo hacías con nadie. O algo así.

Realmente la iglesia está aquí al lado, no vamos a tener que ir muy lejos pero tendrías que abrigarte. Definitivamente tienes que abrigarte que aquí hace mucho frío. ¿No tienes un abrigo más grueso? Porque me extraña que anoche no estuvieras congelado. Aunque, claro, tenías fiebre, lo más probable es que tuvieras calor más que frío. Uh... me alegra ver que estás bien... pero creo que deberíamos ir a ver a un médico, por si acaso. No sería muy bonito que te murieras de pronto en mi casa... o en cualquier sitio, la verdad. —Divagó nerviosamente, dedicando una mirada de reojo al demonio antes de salir del baño y comenzar a recoger sus cosas.

Primero se hizo con las llaves, que la noche anterior habían caído debajo de la mesa del salón con todo lo que había sucedido. Luego recogió su cartera y, en ella, metió la lista de la compra. Ahora que tenía otra boca que alimentar en su casa, no creía que fuera a tener suficiente para lo que quedaba de semana. Así que tendría que comprar algo en el supermercado que había en el pequeño pueblo. Esperaba que estuviera abierto, porque si no, tendría que coger el autobús a la ciudad y no le gustaba el salir cuando hacía tantísimo frío y la carretera se volvía un lugar incluso más peligroso.

Con un accidente de coche en su vida había tenido más que suficiente.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Lun 4 Abr - 0:09

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Jurian se alarmó considerablemente cuando el otro chico comenzó a toser. Pero no era tonto. Sabía exactamente qué era lo que había sucedido. Por suerte, estaba de espaldas y pudo poner los ojos en blanco durante unos instantes. En realidad, el gesto no le había fastidiado ni parecido desagradable. Más bien, había tenido que contener las ganas de reírse un poco de él lo cual, claramente, habría supuesto un error garrafal. Jurian sabía más que de sobra que el chico era nervioso y escurridizo, pero lo que no se habría podido llegar a imaginar era que también fuera tan sumamente patoso a la hora de ocultar sus emociones. Al menos, podía regodearse en el hecho de que el motivo por el que se había puesto tan sumamente nervioso, era su cuerpo.

Por eso, se vistió rápidamente con las ropas prestadas y luego se giró de nuevo hacia él. Por el momento, obviaría aquella pequeña anécdota, pero no pensaba olvidarla en ningún momento pues era, de hecho, un dato demasiado revelador: verlo desnudo le afectaba y, pondría la mano en el fuego, por que era para bien. ¿Tal vez le deseaba? Podría ser. Tendría que investigarlo en otro momento que fuera un poco más propicio.

Claro —. Comentó con una sonrisa que intentó ser cálida —. Estoy deseando recuperar mi bolsa... Tenía cosas bastante importantes ahí dentro —. Comentó, asintiendo un par de veces con la cabeza. Bueno, eso no era ninguna mentira. Esperaba que, de verdad, a ningún idiota se le hubiera ocurrido meter la mano en maleta ajena y le hubiera robado algo... Porque tendría un serio problema, y más si era el objeto más importante que se hallaba escondido entre aquellos bolsillos. Lo cierto era que, en muchas ocasiones, se había planteado que tal vez debería haber llevado el anillo encima. En un dedo, colgado al cuello o como fuera. Sin embargo, también era verdad que aquello podría haber indicado matrimonio o compromiso, lo cual habría mermado sus posibilidades de obtener comida.

La reflexión del chico acerca de lo que había sucedido la noche anterior, provocó que Jurian lo mirara de reojo con expresión entretenida. En realidad, no había ninguna posibilidad de que se pudiera constipar por el mero hecho de exponerse un poco al frío, pero claro, tampoco podía explicarle eso tan campantemente al joven. Al final, simplemente negó con la cabeza.

No te preocupes —. Comenzó —. Si la iglesia no está lejos de aquí, puedo ir así. Dentro de la bolsa tengo varias prendas de abrigo, de modo que a partir de ahí, ya no habrá ningún problema —. Acabó aquella frase con una media sonrisa, la cual estaba destinada a hacer que se relajara.

En realidad, debía reconocer que le encantaba sentir cómo el chico se preocupaba por él. Seguramente, más que por ser él mismo, lo haría simplemente porque sentía que, de algún modo, estaba a su cargo. Sin embargo, la sensación no dejaba de ser la más reconfortante que había sentido en muchos años.

No creo que necesite un médico —. Rechazó de forma sutil. No quería que el chico se sintiera mal por aquello pero, muy claramente, no quería ponerse en manos de ningún inepto para que le dijera lo que ya sabía: que estaba completamente sano —. Supongo que la fiebre de anoche no era más que por el cansancio, pero no estoy enfermo ni siento que vaya a caerlo pronto. No te preocupes por eso.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Jue 7 Abr - 16:42

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Por unos segundos, Nathan le puso mala cara al demonio. No quería que enfermase de nuevo, pero si tanto insistía en no querer ir al médico... quizás era porque no tenía dinero y no quería hacérselo gastar a él. Quizás ese hombre era increíblemente bondadoso. Desde luego uno podría llegar a la conclusión de que las primeras impresiones no lo eran todo. Sin embargo, acabó por asentir, dejando ese tema a un lado por el momento. Abrió la puerta del apartamento tras colocarse el abrigo y se encogió un poco por el golpe de frío. En comparación con su casa, el exterior era de lo más desagradable.

Así pues, encogiéndose un poco mientras caminaba y enterrando la cara bajo el abrigo, esperó fuera a Jurian para luego cerrar con llave. Las guardó en un bolsillo y le hizo un gesto al otro para que le siguiera, frotándose las manos distraídamente para intentar mantenerlas calientes.

¿De dónde eres? —Preguntó con curiosidad, en parte movido por esta, en parte porque sencillamente no le agradaba el silencio que tenía la calle de por sí. Apenas eran las siete de la mañana, así que era lógico que no hubiera nadie a esas alturas por las calles. Diablos, ni siquiera él debería estar despierto, pues había bastante riesgo de que en los siguientes días se quedasen cada uno estancados en las casas por un tiempo por la nieve.

Y, precisamente por eso, iba a necesitar comprar más comida, si quería no terminar por llevar a cabo una lucha de supervivencia -que perdería, con seguridad- frente al otro.

Al llegar a la iglesia, abrió la puerta y se asomó al interior. Todo estaba exactamente igual que el día anterior, lo cual no terminaba de extrañarle. Nadie iba a esas horas de la mañana por ahí. Él tan solo solía hacerlo para limpiar antes de que se abriera oficialmente, pero algo le decía que ese día no iba a suceder. Se giró hacia Jurian y sonrió abiertamente, haciéndole un gesto para que pasase antes de guiarle hasta donde había estado tumbado la noche anterior.— Mira, tu mochila. Totalmente intacta. —Señaló, ladeando la cabeza unos segundos antes de estremecerse cuando el viento cerró de un violento golpe la pequeña puerta de la parroquia.

Mmm... tengo que ir a comprar algo de comida ahora. Ya sabes, por si nieva mucho en los próximos días. ¿Quieres quedarte aquí, o el apartamento...? No me importa realmente dejarte la llave si quieres mantenerte caliente y eso en mi casa. Uhm... y luego hay que preparar el sofá. —Caviló en voz baja, mirando de reojo al otro. Realmente no tenía ganas de salir fuera, al frío del invierno. Pero estar ahí le hacía sentirse incómodo, quizás por lo sucedido la noche anterior.

O quizás porque, una parte de él, deseaba que volviera a suceder. Y eso estaba realmente mal.

Se frotó de nuevo las manos, tratando de esconder la preocupación que sentía sin demasiado éxito. No podía dejar de pensar en lo suaves que le habían parecido los labios de Jurian la noche anterior y en el extraño deseo que tenía de abrazarle y no dejarle ir. Más que sexual -aunque eso también- sentía que necesitaba tenerlo cerca. Resistiendo la tentación de tirarse sobre el otro, se abrazó a sí mismo y comenzó a frotarse, intentando que pareciera que sencillamente tenía frío, en lugar de que se contenía por no tocarle.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Sáb 9 Abr - 0:36

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Del norte de Europa —. Respondió vagamente, sin añadir mucho más. No era del todo mentira, pero tampoco del todo verdad, de modo que tampoco quería entrar en demasiados detalles. Por algún motivo, le sabía terriblemente mal tener que mentir a aquel chico, más que nada porque sabía de sobra que se iba a tragar cualquier cosa que le contase mientras fuera medianamente creíble. Si Nathan se viera así... Posiblemente no se agradaría demasiado, pero lo cierto era que a Jurian sí que le gustaba a cada segundo un poco más aquella inocente criatura. Le recordaba a su yo humano, en cierto modo, aunque a lo mejor un poco más huidizo.

Cuando entraron en la iglesia, Jurian sintió un gran alivio al ver su mochila donde había quedado tirada la noche anterior. No daba la más mínima muestra de haber sido tocada, de modo que suponía que no debía preocuparse por nada. Aun así, más tarde comprobaría si su anillo seguía ahí dentro, tan pronto como el otro se distrajera un poco y no pudiera fisgonear ni hacer preguntas incómodas.

Se colgó la bolsa a los hombros, con una evidente mueca de alivio, y luego le dirigió una mirada agradecida al joven mientras escuchaba sus palabras. No le apetecía una mierda tener que ir a comprar nada a ningún lado con aquel tiempo tan terrible, pero tampoco consideraba que fuera ético dejar que el chaval se fuera solo por ahí. Además, que ahora que ya tenía la mente un poco más clara, podría volver a conseguir dinero de donde fuera y pagarle el favor.

No te preocupes, voy contigo a donde quieras y luego te ayudo a preparar la cama —. En vistas de que estaba temblando, dio un par de pasos hacia él y colocó ambas manos a los dos lados de su cuerpo para poder frotarle un poco —. También puedo pagar a medias lo que haga falta, no es necesario que me mantengas por el morro —. Bromeó, antes de acercarlo definitivamente a su cuerpo para abrazarle y seguir con los frotes en su espalda. Intentaba no ser demasiado brusco, aunque de verdad tenía miedo que el chico acabara cogiendo un resfriado por estar parado ahí en medio—. ¿Estás bien? —. Preguntó, aunque conocía más o menos la respuesta —. Llevo ropa aquí dentro, tal vez te convendría ponerte algo más debajo de la chaqueta, parece que no vas suficientemente abrigado y podrías coger frío.

Tras decir aquello, lo soltó un poco por si acaso se sentía incómodo con aquel abrazo. En realidad, él lo habría mandado a la mierda todo y se lo habría vuelto a llevar a casa en ese mismo momento, pero en el fondo comprendía que quisiera reponer víveres antes de que el tiempo se pusiera verdaderamente jodido. Tal vez, si pasaba mucho frío por ahí fuera, luego quisiera que lo hiciera entrar en calor y todo. Tampoco era tan terrible la situación, al fin y al cabo.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Sáb 9 Abr - 23:26

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Asintió lentamente cuando el otro le dijo que le acompañaría, internamente agradecido de que no le hubiera pedido las llaves de su casa, pues realmente no creía que fuera a sentirse muy seguro sabiendo que ese hombre podía jugársela, ya fuera robándole cualquier cosa o dejándole encerrado fuera. Aunque no se esperaba que además intentase ayudarle a "calentarse" frotándole los brazos. Sobresaltado, levantó la cabeza como si fuera un cohete hacia el otro, aunque le lanzó una mirada agradecida. Realmente no necesitaba que hiciera eso por él, pero la fricción con las manos de Jurian en su cuerpo era deliciosa. Y le hacía preguntarse cómo sería si lo hicieran sin ropa.

¡Detente! ¡Está MAL! Se reprochó en internamente.

Iba a negarse que le pagase nada, pues realmente no tenía la necesidad de que lo hiciera. Los precios en aquel pueblecillo no eran demasiado altos, sobre todo porque prácticamente eran una gran familia. Sin embargo, los brazos del hombre lo estaban rodeando, dándole un calor que, en realidad, era totalmente innecesario. Pero al mismo tiempo, un calor que caldeó su corazón de forma que comenzó a latir de forma intensa contra su pecho. Y, por unos segundos, Nathan temió que pudiera sentirlo a través de su ropa.

A pesar de todo, en lugar de apartarse lo que hizo fue rodear su cintura tímidamente con sus manos, acercando a Jurian a su cuerpo de forma que el calor era algo estable al no correr ni siquiera una pizca de aire entre ambos cuerpos. Descansó su frente en el hombro ajeno y respiró hondo, tratando de organizar sus ideas. No podía besarle, porque eso estaba mal, pero era lo que más deseaba en esos momentos. Por mucho que su mente le repitiera que era un error, había algo en aquella persona que le hacía ser irresistible. Era su perdición.

Apretando un poco más los dedos sobre el suave tejido de la ropa e ignorando los pensamientos pesimistas y aterrorizados en su mente, levantó la cabeza y acortó las distancias con el rostro de Jurian para quedar respirando contra sus labios. Frunció ligeramente el ceño en un gesto de concentración, más que nada por la inseguridad que sentía sobre lo que hacer o no hacer. Lentamente, se acercó un poco más, haciendo que sus labios se rozasen con los otros antes de que el calor subiera a sus mejillas y la desesperación llenase su corazón.

¿Y si Jurian no quería aquello? ¿Y si le iban a castigar por aquello? Algo en su interior se revolvía, tratando de evitar que ¿se tropezase con la misma piedra de nuevo? En parte, era la sensación que le causaba, pero no tenía ningún sentido, pues era la primera vez que besaba a nadie. No había peligro en hacer aquello a excepción de... Dios. Había jurado celibato y lo estaba incumpliendo.

Casi sin darse cuenta, movió la cabeza de forma que, en lugar de terminar por besar a Jurian, le dio un violento cabezazo y se apartó, sobándose la frente mientras las lágrimas se agolpaban en sus ojos. No comprendía lo que le pasaba, pero no le gustaba en absoluto. Le daba demasiado miedo.

Lo siento... lo siento... —Sollozó, repitiendo la misma palabra una y otra vez mientras, poco a poco, se iba encogiendo sobre sí mismo hasta quedar sentado en el suelo, con los brazos rodeando sus piernas y el rostro enterrado entre ellas.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Dom 10 Abr - 0:15

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Jurian no se habría esperado que el chico se abrazase a él de aquella manera pero, a decir verdad, tampoco pensaba hacer nada por apartarle. Cualquier mínimo contacto que pudieran compartir, cualquier pequeño acercamiento, eran para él como un regalo caído del cielo. O del infierno, más bien. El caso era que había necesitado aquello muchísimo más de lo que él mismo podría haber esperado.

Cada vez que tenía a Nathan cerca de aquella manera, era como si por fin hallase una extraña paz que ni siquiera era capaz de recordar. Todo se sentía bien, incluso se volvía un poco más simple. El demonio sabía de sobra que la situación que tenía ante sí no era sencilla pero, al menos, sí que era un poco más llevadera si se aferraba a la esperanza de recuperar a su Nathan. Porque era lo único que deseaba en aquel momento. ¿El cómo? No lo tenía demasiado claro, pero sabía que algo se le ocurriría. Mientras tanto, disfrutaría de la presencia de aquel joven que, con sus actos y sin ni siquiera saberlo, era capaz de derretir toda la escarcha de su alma.

Aquel abrazo supo a gloria en su interior. Como si por fin hubiera encontrado la única pieza que faltaba en su puzzle. Y la ilusión de poder besarle, de sentir de nuevo sus labios como lo había hecho la noche anterior... Había sido simplemente irresistible. Pensaba que lo tenía tan cerca, que por fin iba a disfrutarle de nuevo, que ni siquiera se vio venir el cabezazo que vino después. Para ese entonces, Jurian ya había tenido los ojos cerrados y había dado por hecho que sus labios iban a encontrarse. Por ello, se quedó unos segundos un tanto contrariado hasta que por fin pudo asumir la situación.

Lo cierto era que el cambio en el estado de ánimo de Nathan fue tan brusco, que todavía tardó un poco en poder pensar una solución clara. Al principio, había tenido miedo de que quisiera que se alejara pero, en vistas de que no le pedía tal cosa, decidió que lo que necesitaba era justamente lo contrario. Que se quedase con él e intentase infundirle un poco de confianza con todo aquello. En el fondo, nadie mejor que él podría comprender el miedo del joven en aquellos instantes, ni tampoco sus inseguridades. Él mismo las había sentido muchos siglos atrás, cuando las posiciones eran totalmente contrarias.

Eh —. Susurró mientras se arrodillaba justo enfrente de él. Parecía tan sumamente frágil en aquellos instantes, tan asustado... Si pudiera volver al pasado y cambiarlo, probablemente intentaría causarle una mejor primera impresión. Una que no hiciera que le temiera de aquella forma, a él y a los sentimientos que pudiera desarrollar hacia su persona—. No pasa nada. Está bien —. Trató de tranquilizarle, pasando una mano por su cabello una y otra vez, con suavidad, en una caricia que, si el Nathan que él conocía seguía a ahí dentro, sabía que le encantaba.

Tras aquello, llevó ambas manos a sus mejillas y le hizo levantar suavemente el rostro para que pudiera mirarle. El gesto en sus ojos fue cándido cuando los clavó en él, y una pequeña sonrisa se había formado en sus labios. Con los pulgares, comenzó a acariciar su piel lentamente, hasta que al fin se decidió y fue él mismo quien se inclinó sobre los labios de Nathan. En aquella ocasión, el encuentro no fue voraz como el de la noche anterior, sino que simplemente posó su boca sobre la suya durante unos breves segundos, con un gesto dulce que únicamente había guardado para él.

No está mal —. Dijo al separarse, todavía con su frente pegada sobre la ajena —. No tienes que tener miedo de las muestras de cariño, ¿sabes? —. Con una nueva sonrisa, acercó su nariz a la de él y jugueteó con ella durante unos segundos, acariciando la una sobre la otra.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 10 Abr - 11:37

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
En algún momento entre tanta disculpa había comenzado a mecerse a sí mismo, tratando de consolarse y encontrar alguna forma de que el llanto desesperado parase. Pero, en realidad, Nathan tan solo se sentía más y más desesperado. Tan desesperado como perdido en aquel sitio. Lo que estaba haciendo estaba mal, por supuesto. Al menos eso lo tenía muy claro, pero era como si no pudiera evitarlo. Su cuerpo y su mente se sentían atraídos de forma irremediable hacia Jurian. Como si fuera algo lógico. Como si fuera una parte más de su propia alma que debía de estar cerca para que todo estuviera bien. Nunca había sentido que le faltase algo, pero tenía la impresión de que, si le perdía, entonces algo se iría con él.

Una mano, cariñosa, comenzó a acariciarle el pelo lentamente. Y esta pronto fue acompañada por la dulce voz del mayor, quien parecía intentar relajarle. Bueno, no iba por mal camino de esa forma. Siempre había tenido cierta debilidad porque le tocasen el pelo para mantenerle calmado. Un gato, eso era lo que decía su hermana de él cuando le tocaban el pelo. Que se volvía increíblemente cariñoso y necesitado de más caricias cuando aquello comenzaba. En cierto sentido, era verdad, pues no quería que las manos de Jurian dejasen de tocarle jamás.

Al menos hasta que le alzaron la cabeza y se vio obligado a mirar fijamente al demonio, con los ojos enrojecidos por el llanto y aún algunas lágrimas que rodaban por sus mejillas con el miedo acumulado por los últimos minutos.

Pero ellos dicen que está mal... —Debatió débilmente, levantando las manos para llevarlas a las del otro, que ahora le acariciaban las mejillas con los pulgares. Pero no pudo hacer más, pues de pronto los labios ajenos estaban sobre los propios y el mundo se paró a su alrededor. A pesar de que el beso fue casto y corto, para Nathan fue como poner ambos pies en el Paraíso. Morir y volver a la vida en menos de un segundo en el que a su corazón se le escapó un latido.

Parpadeó lentamente cuando se separó, como sacado de un trance. Aunque no podía evitar seguir mirando fijamente los labios de Jurian. Quería que volviera a besarle. Ahora que había tomado la fruta prohibida, dar otro mordisco era lo que menos debía de preocuparle. Caer ya había caído, el resto tan solo era disfrutar hasta que se golpease brutalmente contra el suelo. Tragó en seco cuando el mayor siguió hablando mientras sus narices se frotaban, no parecía dolido ni un poco por el cabezazo que le había dado antes. Y hasta para Nathan, este había quedado olvidado, con el dolor de su frente sepultado en la cornucopia de sensaciones y sentimientos nuevos.

N-no tengo miedo... a las muestras de cariño. —Negó en voz baja, sin apartar la vista de los labios ajenos, pues era incapaz de pensar en otra cosa que en ellos por mucho que intentase aclarar sus ideas y expresarse correctamente.— Tengo miedo de... de ti. Pero no porque seas malo... eres un buen hombre, Jurian. Tengo miedo de querer que sigas con lo de anoche, pero haciéndolo bien. Y eso está mal, eso no es cariño. Es lujuria. Está mal. —Repitió, apretando un poco las manos del demonio sin conseguir aclararse en lo que necesitaba.

Lentamente, soltó sus manos y pegó su espalda a la hilera de bancos que había tras él, esbozando una amarga sonrisa que no terminaba de comprender ni él mismo.

Quiero tantísimas cosas y son pensamientos tan impuros que me aterra... ellos no estarían contentos. —Murmuró, aunque no tenía ni idea de a quién se estaba refiriendo con ellos.— Está muy mal si te pido seguir lo de anoche, ¿verdad?


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Dom 10 Abr - 13:17

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Las palabras del joven lo sumergieron durante un instante en un extraño trance del que le costó salir. No se esperaba que el otro fuera tan atrevido como para hablar de eso tan pronto, aunque Jurian en el fondo agradecía que lo hubiera hecho. Lo cierto era que, después de lo que había pasado la noche anterior, sabía que reprimirse en sus deseos de hacerle suyo iba a ser complicado. Había estado dispuesto a hacerlo, sí, pero prefería que las cosas fueran tal y como estaban yendo en ese momento: rápido. Tal vez no era lo más justo para el pobre Nathan, pero ya encontraría alguna forma de remediarlo o de compensarle.

Antes de comenzar a hablar, suspiró y se acercó de nuevo a donde él se encontraba apoyado. Verle así le dolía, porque sabía que las dudas que lo estaban asaltando debían estar consumiéndolo por dentro. El deseo contra una obligación autoimpuesta. No era algo sencillo de resolver. Para él, en su momento, tampoco lo había sido. Pero tenía las cartas a su favor, de modo que tenía que hacer que la balanza de sus pensamientos también le fuera favorable.

La pregunta no es si está bien o mal —. Comenzó, mirándole fijamente a los ojos—. La pregunta es cuánto lo deseas. A qué estarías dispuesto a renunciar por hacerlo. ¿Sabes? Tener pensamientos impuros está dentro de la naturaleza de todas las personas, no pienses que hay gente que los bloquea de su mente y se olvida de ellos para siempre. El instinto quiere lo que quiere, y pensar que mereces un castigo por cumplir tus deseos, jamás va a hacer que seas feliz —. Se mordió el labio inferior y tomó las manos del chico entre las suyas.

» Me gustas —. Continuó —. Te lo dije ayer y te lo repito hoy. Eres posiblemente la persona más especial que he conocido nunca, y me gustaría estar a tu lado—. Con una suave sonrisa, volvió a acercarse a él y se posicionó a apenas unos centímetros de distancia de sus ojos—. Hacerlo contigo todas las veces que pudiera —. Susurró, en un tono más íntimo—. Nadie tiene que estar contento con tus pensamientos ni con tus deseos salvo tú mismo. No dependes de nadie y no tienes por qué dar explicaciones. Si tan importante es para ti... No tendría ni siquiera por qué enterarse nadie de nada. Es tu intimidad, es tu vida y es lo que tú quieres. No le incumbe a nadie salvo a ti... Y a mí, si me dejas.

En aquel instante, volvió a sentir deseos de besarle, y lo hizo. Tal vez un poco más intenso que antes, pero sin que pudiera parecer demasiado lujurioso. No por el momento. En aquella ocasión, se distrajo un poco más que antes, y colocó una de sus manos en la mejilla del otro mientras esperaba a que le diera paso a su boca, sin forzarle como había hecho la noche anterior.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 10 Abr - 13:46

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Su cuerpo se tensó unos segundos al ver el movimiento de Jurian, quien se acercaba a su cuerpo a pesar de que él mismo acababa de alejarse. Como si no comprendiera que aquello fuera un error, que querer y desear a otro hombre estaba mal. Como si no entendiera el dolor que le causaba en el pecho estar así con él, como si aquello fuera algo normal. Como si esos besos que compartían fueran algo más que simple lujuria. Porque, ahora que lo pensaba, Nathan no deseaba que fuera solo lujuria. Deseaba ser más, mucho más para el mayor. Quería que le abrazase por las noches y le mantuviera bien, feliz. Quería sentirse amado, pero no con el calor fraternal que le daba su hermana, sino uno mucho más intenso: el calor de un amor auténtico.

Se humedeció los labios unos segundos, mirando atentamente a Jurian mientras este comenzaba con aquel discurso. Como hipnotizado, atendió sus palabras como si fueran las del párroco. A ese hombre se le daba bien convencer a los demás de sus ideas, parecía tener un don de gentes bastante poco común. Iba a ser su perdición, desde luego.

No podía evitar pensar que tenía razón en todo lo que dijo al principio. Él quería ser feliz, pero seguramente no podría serlo si no dejaba ir muchos de esos pensamientos cargados de amargura que sentía. Apretó suavemente las manos del otro cuando este las tomó, desviando la mirada avergonzado. No veía cómo podía decir que le gustaba cuando no había nada bello en él. Desde sus cicatrices a su propia personalidad huidiza, no había nada que pudiera ser apetecible para nadie. Aunque no dijo nada, suponiendo que el ser consciente de sus terribles no iban a hacer feliz al hombre. Sencillamente siguió escuchando, y ruborizándose al extremo ante la implicación sexual del otro.

¿Tantas ganas tenía de acostarse con él que lo haría mil veces si fuera necesario? Era una prometedora cifra que, en lo más profundo de su mente, hacía que algo babease al extremo y comenzara a frotarse las manos, preparando mil ideas.

Pronto, la imagen mental de tener a Jurian atado en la cama se le vino a la cabeza, haciendo que el rubor fuera incluso más violento. Era una imagen terrible a la par que... algo que necesitaba ver. Quería tocarlo estando así, indefenso ante él. Un hombre que lo último que parecía era el estar indefenso frente al mundo, un hombre que se presentase así ante él con absoluta confianza y deseo. Era... era algo que deseaba y que sabía que le haría feliz a la par que terriblemente culpable.

Pero Jurian... —Protestó en voz baja, intentando encontrar algo que echase por tierra todo el montaje de palabras del otro. Sin embargo pronto fue callado por unos labios presionando suavemente sobre los propios.

Soltando el aire por la nariz, comprendió que esta vez no quería quedarse en el mero beso casto, sino ir mucho más allá. Por instinto, entreabrió la boca y mordisqueó el labio inferior del otro, antes de hundirle el colmillo con fiereza, haciéndole sangrar sin pensarlo mucho. Por unos segundos, sus ojos brillaron como habían hecho años atrás, juguetones y cargados de la confianza usual en Larimon antes de apagarse de nuevo. Pasó un pulgar por la sangre, limpiándola con sumo cuidado.

Lo siento. Llévame a casa, por favor. —Pidió en un susurro, presionando nuevamente sus labios a los de Jurian antes de abrazarle por el cuello y acurrucarse contra él sin ninguna intención de moverse más. Quería seguir sintiendo ese calor durante el resto de su vida.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Dom 10 Abr - 15:26

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Sh... —. Susurró suavemente cuando el otro se separó de su beso. Aquel sí que le había sabido  cielo, y también había conseguido despertar en su estómago emociones que hacía demasiado tiempo creía dormidas—. Vamos —. Sin embargo, todavía no se levantó ni se separó de él, sino que dejó que se abrazara a su cuello mientras él mismo rodeaba la cintura ajena con sus brazos. No quería despresderse todavía de él, joder, pero tenía que hacerlo si querían llegar a la casa del joven a acabar lo que fuera que acabasen de empezar.

Antes de soltarle, se dedicó a acariciar su cabello lentamente y a repartir algún que otro beso por su frente. Quería tratar de tranquilizarlo, aunque eso se le antojaba un tanto imposible dada la situación en la que se hallaban. Si por él fuera... Habría acabado allí mismo. Hacía demasiado tiempo que los lugares sagrados le importaban más bien poco. Sin embargo, no era tan estúpido para forzar al otro a continuar allí cuando sabía de sobra que ya se sentía suficientemente cohibido.

Con un suspiro, lo separó un poco de su cuerpo y volvió a besar sus labios fugazmente. Luego se levantó y tiró con cuidado de las manos del otro para ayudarle a que se alzara también. Cuanto antes salieran de allí, antes llegarían por fin a la maldita casa que ahora se arrepentía de haber abandonado aquella mañana. Bueno, al menos había recuperado su mochila.

Tranquilo, no tengas miedo —. Dijo mientras se echaba a un hombro la bolsa y pasaba el brazo libre por su cintura para comenzar a caminar hacia la puerta. De aquella manera, intentó pegarlo de nuevo a su cuerpo para que se tranquilizara un poco y dejara de pensar en lo que fuera que lo torturaba tanto. Dentro de poco, sería él mismo quien se asegurase de que no tenía tiempo para pensamientos agoreros.

Cuando por fin accedieron a la calle, se sintió un poco más liberado aunque, sabiendo que tal vez verles así podría afectar a la reputación de Nathan, se separó un poco y simplemente dejó su mano derecha en la mitad de su espalda.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 10 Abr - 15:42

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Dejando que la sencilla presencia de Jurian le consolase, Nathan se acomodó de nuevo junto al otro y descansó un poco en él, relajando las emociones que sentía en aquel instante. Por una vez, iba a hacer caso a sus deseos en lugar de a lo que creía correcto, estaba decidido. Quería llegar hasta el final con Jurian porque... bueno, aunque no pudiera parecerlo, Nathan no era tonto, mucho menos ciego. El hombre era hermoso, seguramente tuviera a mucha gente tras él, hombres y mujeres por igual. No creía que fuera a quedarse con él para siempre. Lo más probable era que, tras quedarse satisfecho con lo que hicieran, se fuera y le dejara solo.

Así que, hasta entonces, iba a disfrutarlo. Al menos eso sería capaz de perdonárselo a sí mismo.

Y, a pesar de esos pensamientos, no podía evitar el desear que las manos del mayor se quedasen para siempre en su cabeza, repartiendo un cariño que realmente no se merecía  pero que ansiaba con fuerza. Demasiada fuerza. Por eso mismo, cuando le separaron del cuerpo ajeno, no pudo aguantarse un pequeño quejido por la molestia que suponía volver a poner aire frío entre ambos. Aunque al menos le había besado de nuevo. No iba a dejar que se apartara ni un segundo cuando llegasen al apartamento. Como si tenía que pegarle sus labios a los propios con pegamento.

Dejó que le ayudase a levantarse y se apoyó un poco en Jurian, notando un repentino cansancio que no tenía ninguna lógica y lugar si no se contaba con que había dormido tres horas escasas y que las emociones le dejaban absolutamente agotado. Sintió la tentación de decirle que no tenía miedo, pero esa sería quizás su peor mentira. Estaba aterrorizado, no solo porque le iba a dar su primera vez a un completo extraño, sino porque, además, estaba deseando que la tomase. Repetidas veces si era necesario. Que no tuviera nunca fin.

Cuando Jurian le apartó una vez estuvieron fuera, no se quejó. Imaginaba que el mayor lo haría por sí mismo. Después de todo, con la cantidad de gente con la que podía acostarse, él no era su mejor opción. Bajó un poco la cabeza y sacó las llaves de su casa, caminando hasta el final de la calle sin parar ni un segundo. No quería seguir pensando que las palabras del mayor eran una mentira y que iba a ser abandonado tan pronto como fuera usado. Quería concentrarse en disfrutar de cada segundo que pasasen juntos hasta que ya no hubiera ninguno más.

Porque sabía que, luego, estaría roto.

Roto por un hombre que ni siquiera conocía. Tan solo sabía que sus ojos reflejaban una sabiduría impropia de alguien tan joven aparentemente, y que realmente quería que le empotrase contra la pared.

Abrió la puerta del apartamento y se metió dentro, soltando un suspiro aliviado cuando el calor del hogar lo recibió. Al menos era algo que iba a ser estable en su vida. O eso esperaba él.

Habitación... supongo. —Murmuró, girándose hacia Jurian a la espera de aprobación.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Dom 10 Abr - 16:05

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Jurian sentía a Nathan un tanto ausente y distante mientras caminaban hacia su casa. ¿Se estaría replanteando lo que le acababa de pedir? Podría ser. Después de todo, aquello había parecido más fruto de un impulso físico que de una reflexión bien meditada. Tal vez, cuando se viera de nuevo a solas con él en su casa, volverían a entrarle el miedo y las dudas y le pediría que parase. No era lo que Jurian deseaba, ni mucho menos, pero suponía que en el fondo podría llegar a comprenderle si aquello pasaba. Ye tendría más oportunidades en el futuro, esperaba.

Una extraña sensación se adueñó de su estómago cuando vio cómo metía las llaves en la cerradura y la puerta se cerraba tras ellos. Ya estaba. Se encontraban allí, a solas, ellos dos, como él había deseado con tanta fuerza mientras todavía permanecían en la iglesia. Con algo de miedo, esperó alguna reacción por parte del joven, fuera la que fuese. Sus palabras, consiguieron arrancarle una cálida sonrisa. De modo que no se arrepentía de lo que le había demandado. Genial. Era todo cuanto necesitaba oír para volver a pegarse a su cuerpo y, aquella vez, no volver a soltarlo hasta que no hubiera acabado con aquello que su cuerpo y su alma deseaban con tanta fuerza. Era suyo. Al fin.

Jurian cortó la escasa distancia que había entre ellos y juntó su frente con la del joven mientras que sus manos, expertas en lo que estaban haciendo, desabrochaban la abrigada chaqueta del chico lentamente. Luego, hizo que la prenda se deslizara por sus hombros hasta que al fin logró liberarle totalmente de ella.

A donde tú quieras —. Susurró, dejando que la tela cayera al suelo para que sus manos quedaran libres. Solo así, pudo colocarlas en su cintura y hacer que diera un paso hacia delante para pegar del todo su cuerpo al propio. Entre ellos, era imposible que corriera un solo soplo de aire, y eso era todo en cuanto Jurian podía pensar en aquellos instantes. En el cuerpo de Nathan sobre el suyo. En el calor que irradiaba su piel incluso por detrás de la ropa. En su aliento fresco sobre su boca. Todo estaba como tenía que estar, tal y como él lo había soñado durante todos sus años de ausencia. Sin perder un solo segundo más, volvió a besarle, aquella vez todavía con un poco más de intensidad.

Sus manos, bajaron hasta el trasero del otro para urgirle a que se subiera de nuevo a su cintura, exactamente de la misma manera en la que la noche anterior lo había llevado hasta la habitación. Le había gustado demasiado sentirlo así, tan pegado a él y en cierto modo dependiente de los pasos que él mismo daba. En aquella ocasión, no pensaba reprimir ni uno solo de los deseos que pudiera tener hacia el chico. Él había pedido aquello, y ahora estaba hecho.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 10 Abr - 16:25

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Cuando Jurian se pegó a su cuerpo, entrecerró los ojos unos segundos, bajando la mirada hacia las manos que le desabrochaban la chaqueta, quitándosela en un habilidoso gesto que parecía más que ensayado y repetido. Sonrió un poco cuando le dijo que fueran a donde él quisiera, al menos era amable. Todo un caballero. Dejó las dudas a un lado por el momento, disfrutando el intenso beso que le estaba dando el otro mientras él mismo trataba de pegarse al otro aún más, lo cual era ya imposible a no ser que se fundiera con su piel.

Se sentía querido como nunca antes lo había hecho, a pesar de que una vocecita rencorosa le susurraba cosas en su cabeza que no quería oír. Abrazó al mayor por el cuello, sobresaltado cuando las manos llegaron hasta su trasero. Aunque más que intenciones de sobarlo, parecían intentar que se levantase. Captando la idea, pegó un pequeño salto, de forma que enganchó pronto sus piernas sobre las caderas del otro mientras se mantenía abrazado a él. Ahora se sentía un poco koala, pero koala querido.

Enterró una mano en su cabello, acariciando lentamente los rizos sin poder contenerse. Eran casi perfectos y le gustaban de verdad, aunque no comprendía muy bien de dónde salía su propia obsesión. Pronto, notó el movimiento de Jurian, quien ya caminaba rumbo a la habitación mientras le cargaba en brazos. Se sentía increíblemente seguro ahí, con el pecho pegado al ajeno, a pesar de que su cuello quedaba totalmente expuesto y a la altura de los labios del otro, de forma que prácticamente le estaba dando cancha a que mordiese y marcase como quisiera. Lo cual, siendo sinceros, no le importaba en lo más mínimo.

Respiró contra el cabello del otro, dejando un pequeño beso en ellos mientras su mente hacía un rápido repaso de la situación. Él mismo acababa de comenzar a cavar su propia tumba, pero no podía evitar sentir... que algo aparte de eso estaba mal. Algo en las palabras y acciones de Jurian. Tenía la impresión de que, exactamente, no iban dirigidas a él. Y sintió la necesidad de preguntar por ello. Al fin y al cabo, la curiosidad mató al gato... y Nathan era un gato bastante convincente.

Jurian... —Llamó en un susurro mientras iban de camino a la habitación, descansando la barbilla sobre la cabeza ajena y mirando hacia la pared que, cada vez más, se alejaba mientras ellos avanzaban por el pasillo.— ¿A cuántas personas le has dicho exactamente lo mismo que a mi? Sé que... puedo no tener mucha experiencia en este campo, pero también sé cuando me mienten y cuándo soy un sustituto de alguien. —Continuó, aguantándose las palabras de "sé que parezco tonto y puedes pensar que lo soy", más por su propio orgullo herido que por otra cosa.— ¿Cuántos han creído ese "me gustas"? ¿Tanto echas de menos a esa persona con la que me confundiste que te acuestas con el primero que se le parezca un poco?

No había maldad en su voz, tan solo el reflejo de la sangrante herida causada por su propia inseguridad y miedo. Tan solo era un pequeño reflejo del veneno que comenzaba a filtrarse en su corazón. Sabía cuál era el problema para él: se estaba enamorando de Jurian. Era absurdo, lo sabía, pero aquel completo desconocido tenía algo que le hacía ser deseado por él. Tenía algo que Nathan necesitaba como si fuera aire. Algo que nunca podría obtener porque no era suyo: el corazón de Jurian, que ya tenía dueño.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Dom 10 Abr - 16:52

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Jurian ya podía sentir la dulzura del momento cernirse sobre él. Se hallaba de camino a la habitación con Nathan entre sus brazos, y lo único en lo que podía pensar en ese instante era en desnudarle lentamente y ahogar en él toda la desesperación que había sentido durante todos los años en los que lo había dado por perdido. Por todos los cielos, aquello casi podría haber sido un sueño. Los dedos del menor hundiéndose en su cabello, sus labios a punto de caramelo para besar su cuello cuantas veces deseara. Su pecho respirando contra el suyo en una cercanía que incluso le permitía sentir los latidos de su corazón. Definitivamente, no había paraíso mejor que aquel para el demonio.

Pero como siempre que parecía estar disfrutando de algo, siempre tenía que suceder alguna cosa que hiciera que el azúcar de su boca se volviera agria. En aquella ocasión, fue la pregunta del joven, que consiguió dejarlo totalmente frío por unos segundos. Aun así, no se detuvo y continuó hasta la habitación. Hablar de aquello en el pasillo y con él en brazos, no parecía desde luego la mejor opción. No tenía ni puñetera idea de cómo se iba a librar de aquello, pero era bastante evidente que iba a tener que urdir una buena para evitar decirle: eh, es que veras, soy un demonio y tú estás poseído por el alma de mi prometido. Sí, se que suena como una puta mierda, pero hay más. Mi prometido era el maldito íncubo mayor. Bienvenido al infierno. Disfrute de su estancia aquí.

Con cuidado, dejó al chico sobre el colchón y se aseguró de que estuviera cómodo sobre la almohada. Él se quedó entre sus piernas, pero sin hacer nada más. Sus brazos a ambos lados del joven para no dejar caer todo el peso de su cuerpo sobre él. Se mordió el labio inferior y tomó una larga bocanada de aire, desviando la vista durante unos segundos para luego volver a clavarla en él. Parecía que iba a tener que contarle al menos una mínima parte de la verdad para que sonara un poco convincente.

Nathan, eres el primero al que le digo estas cosas —. Comenzó, tratando de imprimir un poco de seguridad en sus palabras —. Puedes creerme o puedes no hacerlo, lo entendería, pero tampoco es que el mundo esté lleno de clones como para que yo vaya acostándome con todos ellos, ¿sabes? —. Trató de no sonar alterado. Más bien, simplemente, trataba de explicárselo lo mejor que podía —. Si te sirve de consuelo, solo te pareces físicamente. Tu personalidad creo que es justamente la opuesta a la suya —. Rio amargamente. Era la primera vez que hablaba con alguien de su Nathan en muchos, muchos años —. En realidad no tienes nada que ver con él. Pero aun así me gustas, y te lo digo totalmente en serio. Si solo quisiera acostarme contigo, y no quisiera nada más que eso, lo habría hecho sin necesidad de nada más —. Se refería muy claramente a la noche anterior en la que, al final, no había pasado absolutamente nada entre ellos dos.

» Puede que lo primero que captara mi atención sobre ti fuera el parecido físico. Vale, no te lo puedo negar. Probablemente, si no hubiera sido por eso, esta misma mañana me habría ido a seguir con mi camino y no te habría incordiado más. Pero no me ha hecho falta más que la conversación del desayuno para darme cuenta que, a parte de la cara, no tenéis nada en común. Tienes una personalidad totalmente única, a la que desde luego no estoy acostumbrado. Pero me atrae, y no hay más. Lo primero que me haya llamado la atención de ti no implica que sea lo único que me guste. Solo me ha dado el primer empujón, nada más —. Acabó suspirando, con un cierto aire de derrota —. Si no te sientes seguro de esto y piensas que solo eres un recambio de usar y tirar... Prefiero que paremos antes de que los dos nos hagamos daño.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.