Últimos temas
» Be careful out there.
Hoy a las 11:50 por SapphireDragon

» This is hell and we can't leave
Hoy a las 7:07 por Party Poison

» I remember everything about you
Hoy a las 1:07 por Magik

» > Song of the seven seas
Hoy a las 0:52 por Sheena

» You were my lesson I had to learnt
Hoy a las 0:34 por Sheena

» What we were | Wyca
Hoy a las 0:28 por Milady

» —The mighty fall.
Hoy a las 0:19 por Neliam

» A place called home
Hoy a las 0:00 por Neliam

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 0:00 por Knocker

» ♠ You know it on the inside.
Ayer a las 23:54 por Nyadeh

» Hurricane
Ayer a las 23:49 por Nyadeh

» — Colors of the wind.
Ayer a las 23:35 por Neliam

» Hunt season
Ayer a las 22:28 por Uko

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 22:19 por Sheena

» Flügel der Freiheit!
Ayer a las 21:46 por Hiroine

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

→ Libera nos a malo, amen [R-18]

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

→ Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Mar 22 Mar - 19:23

Recuerdo del primer mensaje :

Plot | 1x1 | Fantasía | R-18
Libera nos a malo, amen

Nathan es, al menos en apariencias, lo que a todas luces denominaríamos como chico normal. Ha estudiado la secundaria e incluso ha terminado ya una carrera. Claro que ahí es donde la cosa se ve que no es precisamente normal, pues en pleno siglo XXI, Nathan ha estudiado Teología con la intención de aprender los senderos del Señor. Y es que, desde que su familia murió en un accidente de coche y no fue el único que sobrevivió a semejante catástrofe, Nathan sintió cierta bendición sobre su cabeza. O al menos quiso creer que su hermana y él se habían salvado por una razón. Nunca había sido demasiado creyente hasta que comenzó a suplicar, a los pies de la cama de su hermana menor, para que le salvase la vida y la devolviera a su lado, temeroso de quedarse solo.

Con esa pequeña victoria, había conseguido terminar la carrera en seguida, ávido por conocimientos que le permitieran acercarse al Señor y a su palabra. Y, para cuando hubo terminado de estudiar, ya había una parroquia con sus puertas abiertas para él. En su ciudad había una población importante de creyentes y le ofrecieron el trabajar para el sacerdote principal, cosa que aceptó con sumo gusto.

Había cumplido así su sueño de estar más cerca de Dios. Al menos hasta que una visita cambiaría su vida... a peor.

Al fin y al cabo, la visita de un demonio es de temer.


Cronología

I. Tua peccata me dic
II. Vocem virtutis
III. Filii Evae
Personajes.
Jurian | Henry Cavill | Edad desconocida | Novocaine.
Nathan | Sebastian Stan | 24 años | Fenrir


Última edición por Fenrir el Sáb 7 Mayo - 22:22, editado 4 veces


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 10 Abr - 17:20

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
La había liado, era obvio que había algo que había dañado al hombre cuando este comenzó a andar de nuevo hacia su habtación. Realmente le extrañó que no le soltase de golpe y le hiciera caer al suelo. Si no fuera porque no tenía ninguna experiencia en ese y muchos otros campos semejantes, juraría que le había pasado alguna vez. Se abrazó más fuerte a él, temiendo el momento en el que llegasen a la habitación. El cual, realmente, no tardó en estar presente. Con un pequeño suspiro, comenzó a removerse algo nervioso hasta que quedó tumbado en la cama, con el otro encima mirándole fijamente.

Se quedó quieto cuando la mirada del otro volvió a clavarse sobre la suya y su respiración se cortó por unos instantes, perdido en sus ojos azules. Eran preciosos, y no comprendía cómo no se había dado cuenta antes. Levantó una mano, dispuesto a acariciarle para intentar consolarle, pero al final la dejó caer a un lado sin haber llegado siquiera a rozarle y se limitó a escucharle pacientemente.

Respiró hondo y escuchó, guardando silencio a cada momento. Por supuesto, eso no evitaba que la mente del joven trabajase a mil por hora, sobre todo por la culpabilidad que sentía por sus palabras. Ahora más que antes, estaba claro que había hecho daño a Jurian con sus tontas inseguridades. Se estremeció ante la insinuación de que podría haberle violado sin importarle en absoluto lo más mínimo lo que podía haberle sucedido a él si no le importase más. Era como... si de pronto el hombre con el que había hablado una hora atrás ya no existiera y en su lugar hubiera algo totalmente distinto. Una persona derrotada y apagada a la que quería abrazar con todas sus fuerzas para convencerle de que todo estaba bien. O al menos, lo estaría.

Por supuesto, dolía saber que el parecido físico era tan grande que había llamado la atención de Jurian, pero el hecho de que hubiera comenzado a gustarle por su carácter. Entreabrió la boca unos segundos, dispuesto a responderle cualquier cosa, no le importaba con tal de que dejase a un lado aquella expresión dolida, como si acabase de matar a su perro favorito. Sin embargo, las últimas palabras del mayor le acallaron y le hicieron plantearse aquello. Quizás sí que deberían parar, pues él mismo se sentía inseguro, pero...

La verdad es que... —Comenzó, mirando hacia otro lado sin tener muy claro qué estaba pensando siquiera.— La verdad es que nunca estoy seguro de nada, Jurian. Pero, ahora mismo, por primera vez, siento que... hay algo que quiero y que no me importaría dar lo que fuera por tenerlo. No entiendo porqué me gustas tanto si acabamos de conocernos pero... realmente quiero hacer esto, Jurian. No me importa si hoy o mañana, pero... de verdad quiero hacerlo y que te quedes conmigo. —Levantó los brazos hacia el otro, rodeando su cuello con ellos para acercarle, de forma que sus cuerpos quedaron totalmente pegados de nuevo.— Es un poco absurdo, porque no sé tu apellido, tu edad, ni a qué te dedicas, tan solo sé que has perdido a alguien a quien querías mucho pero... realmente quiero ocupar un lugar en tu corazón.

Con esto, dejó un pequeño beso en su frente y sonrió débilemente, acariciando la mejilla del otro con cariño infinito.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Dom 10 Abr - 17:47

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
A Jurian de verdad le dolía todo aquello. No era culpa de Nathan y lo sabía, pero eso no implicaba que no sintiera un poco de resentimiento hacia todo aquello. Había estado tan cerca de poder tener lo que durante años había estado ansiando, que la sola idea de tener que renunciar a ello otra vez se le antojaba realmente terrible. ¿Es que siempre tenía que salirle el tiro por la culata? Joder, parecía que le hubieran echado una maldición o algo para que nunca pudiera llegar a ser feliz.

Todavía con esos pensamientos en la cabeza, clavó su mirada en la Nathan y simplemente esperó por lo que tuviera que decirle. Poco a poco, se había ido concienciando de que se lo iba a quitar de encima y le iba a pedir que se marchara a ser patético a otro lugar. ¿Qué clase de persona se revolcaba con otra solo porque se parecía a un muerto? Una muy perturbada. Pero claro, tampoco podía culpar al joven de pensar eso porque no sabía toda la verdad acerca de la situación. Ni la iba a saber, a aquel paso. ¿Y si no quería volver a verle nunca más? Había que ser inútil para echar por la borda todas sus esperanzas de recuperar a Nathan en un solo mañana.

Por eso, se sorprendió cuando el otro volvió a acercarle a su cuerpo y comenzó con aquel discurso extraño pero reconfortante, al fin y al cabo. ¿De verdad quería que se quedase con él? ¿De verdad estaba dispuesto a abrirle las puertas de su casa y de su vida a lo que parecía un loco sin precedentes? Ese chico de verdad era inocente... O de verdad estaba tan fundido con Larimon que incluso sentía lo que él hubiera sentido de estar en su lugar.

Puedo resolverte todas esas dudas ahora mismo —. Sonrió muy débilmente, todavía con un gesto un tanto amargo. Su frente seguía pegada a la del pequeño, y sus ojos se entrecerraron al paso de sus dedos por su mejilla —. Me llamo Jurian Lorraine. Tengo veintinueve años. Estudié... Lenguas muertas, pero ahora mismo no me dedico a nada. Durante un tiempo fui profesor de instituto. De latín—. Un solo curso, muy concretamente. Aquella tapadera había sido jodidamente buena pero, como siempre, tuvo que huir —. Y perdí a mi prometido. Hace dos años—. Mas bien décadas —. Tampoco creas que es tan reciente —. Concluyó al fin, esperando que aquellas respuestas pudieran ayudarle a confiar en él un poco más.

Con una nueva sonrisa, esta vez un poco menos triste, se inclinó sobre él y esta vez fue su turno de besar su frente. Fue un gesto tierno, lento y cariñoso. Tal y como él mismo se sentía hacia el joven en aquellos instantes.

Y creo que ya tienes un puesto en mi corazón. A mí también me resulta bastante estúpido decir esto cuando no hace ni un día que nos conocemos pero... —. Se encogió suavemente de hombros —. Es así. A veces en la vida pasan cosas descabelladas que no podemos controlar.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 10 Abr - 18:13

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Prensó los labios al escuchar al otro decirle aquello y asintió lentamente, atento a lo que quisiera contarle de él mismo. Jurian Lorraine. Cerró los ojos, aquel nombre sencillamente... no lo entendía pero le dolía escucharlo. Y su cabeza comenzaba a arder intensamente ante aquello, como si hubieran puesto un fuego ardiendo en ella y hubieran hecho presión por mucho que intentase revolverse.

Sí. Quiero.

Abrió los ojos de golpe, asustado ante aquellas palabras que habían sonado con la voz de Jurian pero que, obviamente, no habían sido pronunciadas en ningún momento. Confuso, se quedó aún abrazado al otro, tratando de prestar atención a lo que decía. Profesor de latín, que había dejado de ejercer. Sintió un golpe de culpa que no comprendió, pues parecía que ese hombre de verdad tenía una vida triste mientras que él... él tenía todo lo que pudiera desear y, aún así, dudaba de él. Le hacía sentirse mal y le rechazaba de una forma cruel que no habría deseado para nadie. Él, que le estaba haciendo daño voluntariamente al otro, no se merecía que le contase aquello.

Sin embargo, cuando le informó de que tenía un lugar en su corazón ya, no pudo más que esbozar una sonrisa cargada de felicidad ante aquello. Le gustaba muchísimo, sobre todo el pensar que podría quedarse por ello junto a Jurian, al menos un poco de tiempo más. Le apretó un poco más contra su cuerpo, autoconvenciéndose de que aquellos gestos eran auténticos y no algo ensayado. Debía de confiar en el juicio del mayor y en que de verdad quería estar con él, que no era un sustituto.

Desde luego pero... me alegra de que una de esas cosas descabelladas hayas sido tú. —Murmuró, acariciando unos segundos más la mejilla de Jurian antes de tirar un poco de él para poder besarle, esta vez igual que lo había hecho en la iglesia, cuando una parte de él dormida había despertado por unos segundos. No tenía muy claro qué le había poseído, pero lo dio todo en aquel beso y, antes de darse cuenta, había cambiado las posiciones, de forma que él estaba sobre Jurian, sentado a horcajadas sobre su cintura. Se sonrojó un poco por aquella pérdida de control que no comprendía, pero decidió que no quería echarse atrás. Quería que aquello sucediera.— Jurian... puedo... ¿puedo quitarte la ropa? —Preguntó con timidez, inclinándose sobre él para besarle de nuevo.

Mientras tanto, sus manos vagabundearon por el torso ajeno, acariciando lentamente todo lo que llegaba a rozar con sus dedos. Aunque el rubor no solo se instaló con más intensidad en sus mejillas, sino que el calor se extendió por su cuello y resto de su cuerpo, dejando al joven ligeramente mareado a la par que avergonzado.

¿Por qué tengo tantas ganas de comerte el culo? Es asqueroso. —Protestó en voz alta, enterrando la cara en la almohada totalmente avergonzado. No podía quitarse de la cabeza una imagen de sí mismo con Jurian a cuatro patas mientras le metía la lengua por... ahí.— Dios pérdoname por estos pensamientos. —Murmuró contra la almohada, de forma que sus palabras quedaron totalmente amortiguadas por esta e incomprensibles.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Dom 10 Abr - 21:57

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Jurian no se esperaba aquel beso tan intenso por parte de Nathan. Lo había hecho más tímido y parado, aunque bueno, todo el mundo en la cama cambiaba un poco. Además, que él llevaba a Larimon mentido dentro, de alguna forma antes o después se tenía que notar. Sin dudarlo, respondió de la misma manera y dejó que lo posicionara bajo de su cuerpo. De aquella forma, tenía muchísima más libertad para mover los brazos y las manos, de modo que no perdió un solo segundo y comenzó a acariciar sus costados y su espalda, hasta bajar por sus caderas y mantener ahí sus dedos quietos durante un rato.

La pregunta del joven no hizo más que provocarle una suave risa. No porque se estuviera riendo de él, no en aquella ocasión, sino más bien porque no se esperaba que se lo preguntaba. Pensaba que, simplemente, y con toda aquella iniciativa que había tomado, lo iba a hacer sin más.

Quítamela —. Ronroneó, metiendo las manos por debajo de la de él. Todavía no iba a dar el paso de intentar quitársela, pero quería sentir su piel contra la yema de sus dedos y disfrutar de ella una vez más. Se dedicaba a dibujar patrones al azar por su piel cuando volvió a quedarse quieto a causa de sus siguientes palabras. ¿De verdad acababa de decir lo que él creía o se estaba volviendo rematadamente loco? No. Lo había dicho, sino no estaría pidiendo a Dios que lo perdonase con la cara metida en la almohada.

Una nueva risa escapó de sus labios, baja e íntima, mientras giraba su rostro para poder mirarle a él. Sin persárselo mucho, comenzó a dejar besos en su sien para ver si provocaba que alzara el rostro de nuevo.

Bueno, si es que lo quieres... No te diría que no. Aunque también podría hacértelo yo a ti —. Rio, sin poderlo evitar —. En realidad, puedes pedirme lo que quieras, y es tuyo —. Jurian se acercó al cuello del joven y comenzó a dejar algunos bocados en él, a la espera de que volviera a mirarle. Mientras tanto, se entretuvo dejando algunas pequeñas marcas que no iban a tardar demasiado en desaparecer—. Estoy aquí para hacer tus fantasías realidad, supongo —. Finalizó con tono juguetón, sabiendo que había algo rondando en la mente de Nathan y que no se atrevía a decirlo en voz alta.

Al mismo tiempo, volvió a poner en marcha sus manos e hizo que moviera durante unos segundos las caderas contra él, para que pudiera sentirle. Ni siquiera habían empezado y ya comenzaba a sentirse un tanto alterado. Era casi como si fuera un maldito adolescente en una de sus primeras veces.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 10 Abr - 22:41

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Levantó un poco la cabeza al notar los besos por su sien, mirando a Jurian totalmente sonrojado. Casi parecía un tomate si no fuera porque una pequeña sonrisa se había dibujado en sus labios. Tímida y algo cohibida, sí, pero una sonrisa que al menos reflejaba que se lo intentaba tomar con humor. No creía que fuera tan malo si el otro le decía que podían hacerlo. Suponía que, entonces, era algo normal para hacer entre la gente en sus relaciones. No tenía muy claro si eso de verdad tenía que estar bien, pero algo en su interior se revolvía y suplicaba porque aquello sucediera.

¿De verdad estarías dispuesto a hacer eso...? Es un poco sucio, ¿no? —Preguntó con inocencia, dejando que siguiera mordiendo y dejando las marcas como quisiera. Había decidido que, todo lo que le diera Jurian, iban a ser marcas de amor. Quizás no amor en el sentido que se tiene de alguien con quien de verdad necesitas estar, pero sí el nacimiento de uno. Aún débil pero que podía llegar tan lejos... tan lejos que Nathan no quería cortarle las alas. Sin embargo, antes de poder decirle nada, dijo las siguientes palabras y el joven frunció ligeramente el ceño.— No solo las mías. Las tuyas... las tuyas también, Jurian. —Protestó en voz baja, pinchándole en la mejilla con el dedo índice sin tener en cuenta que pudiera estar refiriéndose a las cosas que se imaginaba.

Claro que luego se puso a... frotarse contra él y pudo notar perfectamente que aquello le estaba gustando al demonio. Un ligero rubor se instaló en sus mejillas y al final descansó la cabeza en el pecho del otro, planteándose qué hacer. Se sentía indeciso, porque quería intentar mil cosas para su primera vez, pero sabía que eso era imposible.

Podría... podría intentarlo... si me guías. —Ofreció en voz baja, tragando saliva sin tener muy claro por qué se ofrecía de esa forma. Pero tenía la impresión de que el sabor de Jurian iba a ser una de las mejores cosas de su existencia y quería que fuera algo que se quedase guardado en su paladar por los siglos de los siglos. Así pues, se inclinó y le dio un pequeño beso de nuevo antes de tirar de su camisa hacia arriba para que se la quitase.

Quería... no. Necesitaba volver a ver ese cuerpo desnudo. Tocarlo y sentir que estaba recorriendo de nuevo aquella deliciosa piel. ¿De nuevo? Bueno, técnicamente lo había hecho en la ducha, aunque no terminaba de comprender ese pensamiento tampoco le dio más importancia. Presionó sus labios levemente sobre el cuello del otro mientras bajaba una mano a intentar deshacerle el cinturón del pantalón y abrirlo. Aunque era algo torpe por la inexperiencia y acabó necesitando las dos manos para conseguirlo, llevándole aún así algo más tiempo de lo que podría haber tomado si tuviera idea de cómo hacer aquello y no estuviera tan nervioso.

¿Me... me dejas hacerlo? —Preguntó con timidez, levantando la vista hacia el otro con el rubor en sus mejillas algo más leve que antes, pero aún prominente.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Dom 10 Abr - 23:20

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
A Jurian se le formó una cándida sonrisa en los labios y no dudó en incorporarse un poco para que el otro pudiera quitarle la camisa. No tenía ninguna prisa, de modo que sejó que se peleara con la hebilla de su pantalón todo el tiempo que hiciera falta. Además, también podría haber sido un poco insultante que lo tuviera que ayudar a hacer algo tan sencillo, de modo que simplemente se armó de paciencia y se dedicó a acariciar sus caderas y su espalda en la espera.

Él, en cierto modo, también ardía en deseos de volver a desnudar a Nathan. Para qué engañarse, le importaba una mierda que estuviera lleno de cicatrices. El chico continuaba siendo lo más hermoso que había visto en toda su jodida vida.

No es tan asqueroso como piensas —. Trató de tranquilizarle —. De hecho, creo que es bastante normal. Y no está nada mal, si es lo que quieres saber —. Alzó ambas cejas mientras que, una vez librado de la prenda, era él mismo quien tironeaba de la camisa del joven para poder librarse de ella de una vez.

Sus ojos brillaban de una manera extraña, tal vez con una emoción que no había experimentado en muchísimos años. Desde hacía demasiado tiempo, únicamente se embarcaba en aquel tipo de relaciones por necesidad de alimento o por simple diversión, pero no porque de verdad deseara a la persona con la que lo estaba haciendo. Las otras veces, podría haber sido esa persona o cualquier otra pero, en aquella ocasión, el único que de verdad podía hacerlo sentir de aquella manera, era Nathan. Y nadie más. El chico era especial, siempre lo había sido y, por ello, causaba en él un efecto realmente demoledor pero a la vez reparador.

Claro que puedes —. No dudó en darle permiso. Joder, claro que quería aquello. Era como volver atrás en el tiempo, solo que en aquella ocasión los papeles estaban cambiados, por poco más —. Te guiaré en lo que quieras pero... En realidad lo importante es que te dejes llevar, ¿sabes? —. Susurró. Aprovechando que durante unos segundos tenía su atención, fue él mismo quien llevó las manos a su pantalón y lo desabrochó de un solo movimiento, con una sonrisa un tanto pícara en los labios. Aun así, por el momento, no hizo nada por bajárselos.

Luego, lo soltó y lo dejó libre para que hiciera lo que quisiera, siempre con la mirada clavada en él y atenta para no perderse uno solo de sus movimientos. Estaba deseoso de ver qué hacía, por dónde tiraba y deducir cuáles eran sus intenciones.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Lun 11 Abr - 0:16

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Nathan se mordió suavemente el labio inferior, notando el nerviosismo subir desde su bajo estómago. No quería hacerlo mal y que el otro no lo disfrutara. Al contrario, quería que cada segundo que estuvieran juntos, fuera único para Jurian. Y no creía que haciendo aquello fuera a conseguirlo. Después de todo, no tenía ni la más remota idea de lo que estaba haciendo con sus manos, mucho menos iba a saber qué hacer con su lengua.— Dejarse llevar... está bien, eso puedo hacerlo. —Murmuró a pesar de que no estaba del todo convencido. Levantó la vista a Jurian cuando se desabrochó el pantalón pero no hizo ningún otro gesto, ni siquiera la más mínima intención de bajarlo.

Soltó un pequeño gruñido, imaginándose lo que pretendía, y agarró los bordes con sumo cuidado antes de comenzar a bajarlos lentamente, poniendo especial atención en no rozarle con las uñas, no quería arañarle ni hacerle nada de daño. Quería que todo fuera placer y más placer para el otro. Que lo disfrutase y... le quisiera por ser capaz de hacer algo bien en su maldita vida.

Cuando consiguió bajarle los pantalones, los dejó a un lado y se lo quedó mirando largo y tendido. No a los ojos, por supuesto, sino a la ropa interior y el bulto que había en ella. Se imaginaba qué era, no era tampoco el mayor acertijo del mundo. Pero no tenía ni idea de cómo proceder después de esto. Con un gesto más curioso y con carácter de exploración, tocó suavemente el borde de la tela, bajándola para dejar totalmente al desnudo al otro.

Al final, obedeció los deseos de Jurian y se quitó su propia camiseta, tocándose el pecho por unos segundos un tanto inseguro por sus cicatrices, plenamente visibles bajo la luz del día. Se obligó a respirar hondo y a ignorar su inseguridad y bajó de nuevo la vista hacia su entrepierna, sobre la cual se agachó un poco hasta terminar por respirar sobre esta pero sin hacer nada más. Estaba demasiado perdido como para saber qué tenía que hacer. Tocó la punta con un par de dedos, prácticamente hipnotizado por la visión frente a él. Luego los bajó por toda su longitud en lo que apenas era un roce. Y, finalmente, levantó la vista hacia Jurian, perdido.

No sé lo que hacer. —Murmuró avergonzado, descansando la frente sobre una de las pantorrillas del otro, exactamente en el mismo lugar donde comenzó a dejar unos pequeños besos en un vago intento de compensación por su propia inutilidad.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Sáb 16 Abr - 17:30

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Jurian arqueó un poco la espalda ante el roce de los dedos del otro sobre él. Que se hubiera atrevido a llevar a cabo aquel gesto, por pequeño que fuera, ya había sido mucha más de lo que habría podido esperar, de modo que estaba gratamente sorprendido. Desde lo más profundo de su garganta, emergió un leve ronroneo que se prolongó unos segundos.

No te preocupes —. Susurró, llevando su mano a la mejilla del otro para hacer que alzara el rostro un poco. Después de ello, pasó su dedo pulgar por sus labios, contorneándolos lentamente. El demonio se moría de ganas por besarle en aquel momento, pero sabía que no era eso lo que el chico quería, de modo que lo soltó y le dedicó una sonrisa cómplice—. Solo baja tus labios... Ahí —. Le indicó, sin apartarle la mirada de los ojos —. Empieza lentamente si quieres, no tengo prisa. Lo único que tienes que hacer es cerrar los ojos y dejarte llevar, como si me besaras en los labios... Parecido.

Realmente, no sabía demasiado bien cómo explicarle la manera correcta de hacer aquello. Él siempre se dejaba llevar por sus propios impulsos en aquellas situaciones. Pasaba su lengua por donde quería y jugaba con ella dependiendo de cuáles fueran los gustos personales de su acompañante. Poco más. Sin embargo, también sabía de sobra cómo de perdido se había sentido él en sus primeras veces, de modo que tampoco quería incomodar al pequeño. Tendría paciencia.

Pero antes de eso... —. Con la mano que tenía libre, tomó sus dedos e impulsó el otro hacia arriba de nuevo, haciendo que quedara cara a cara con él —. Yo también quiero quitarte la ropa —. Su voz sonó baja. Íntima. Juguetona. Exactamente de la misma forma en la que sentía. Después de ello, empujó con cuidado al otro para que cayera sobre la cama y se colocó encima de él.

Sin perder un segundo, llevó sus manos a donde sus pantalones todavía descansaban desabrochados y comenzó a bajarlos lentamente, a la vez que su ropa interior. Tal vez en otro momento, se habría tomado un poco más de tiempo para jueguecitos, pero en ese instante no sentía que pudiera contener sus deseos de desnudarle durante mucho más rato. Tal vez así... Incluso conseguía que Nathan se sintiera un poco más confiado con todo aquello.

Cuando por fin logró dejarle totalmente desnudo, volvió a acercarse a sus labios y lo besó intensamente. Tras unos segundos, se apartó de encima y se tumbó a su lado, boca abajo, con la mirada un tanto velada.

Si todavía quieres... Así será mucho más sencillo —. Ronroneó, abriendo un poco sus piernas. Había añorado tanto sentir a Narhan de aquella forma...


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 17 Abr - 18:15

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
El ronroneo de Jurian no dejó indiferente al joven, quien notó cómo su entrepierna se endurecía de una forma vergonzosa al igual que la noche anterior. Levantó la vista hacia el hombre cuando este tomó su barbilla, prácticamente hipnotizado por cada gesto. No tenía muy claro qué pasaba, pero cuánto más cerca estaba del cuerpo desnudo ajeno, más ganas tenía de tocarle, lamer, sentir, oler... lo quería todo de él. Era como una droga que causaba más estragos que bien. Además, las palabras no resultaban un consuelo cuando trataban de explicarle cómo hacerlo. Tenía imágenes en la cabeza de lo que quería hacer, paso por paso. Seguramente no sería tan malo seguir las pautas de su imaginación, ¿cierto?

Se mordió suavemente el labio inferior después de que el pulgar lo delinease, tratando de contener una aliviada sonrisa. Al menos el demonio parecía casi tan afectado con él. Lo sorprendente era que se sentía increíblemente bien. Y quería muchísimo más de eso que le comenzaba a gustar demasiado. Apretó ligeramente sus dedos sobre las piernas del otro para abrirlas un poco más en busca de una posición cómoda cuando Jurian tiró de él y le arrastró hacia arriba.

Dejándose llevar, lo miró con curiosidad sin tener mucha idea de lo que pasaba y, de pronto, estaba bajo Jurian. No tenía muy claro hasta dónde iban a llegar con aquello, pero algo le decía que en algún momento de los siguientes segundos lo haría. En efecto, apenas un tiempo después comprendió lo que quería cuando le quitó los pantalones y la ropa interior, dejándolo completamente desnudo y nuevamente sonrojado. Sintió la tentación de cubrirse las vergüenzas con ambas manos, pero eso tenía poco sentido con lo que estaban haciendo. Además, no tuvo mucho tiempo de hacerlo cuando pronto estuvo concentrado en corresponder al beso, tratando de mostrar lo entusiasta que se sentía respecto a lo que sucedía en lugar de su propia inseguridad.

Luego el mayor se quitó de encima y lo dejó algo confuso, al menos hasta que se tumbó a su lado bocabajo y le dijo aquello, consiguiendo que el calor de sus mejillas comenzara a extinguirse. Acarició la espalda ajena por unos segundos, dejando un pequeño beso sobre él antes de incorporarse totalmente para desplazarse hasta el final de la cama, donde le esperaba su nueva tarea.

Se colocó entre sus piernas abiertas y dejándose llevar por el instinto y su propio deseo, pegó su boca contra una de las nalgas, mordisqueándola suavemente antes de separarlas con ambas manos para poder llegar a la parte suculenta del buffet. Lamió la superficie lentamente antes de depositar un pequeño beso y comenzar a mover la lengua con un grado de insistencia mayor alrededor del orificio para luego presionar en busca de poder entrar.

Dejándose llevar por las imágenes en su mente y por lo que estaba comenzando a gustarle de aquello, siguió durante lo que a él le parecieron segundos pero que definitivamente tenían que haber sido mucho más, pues cuando separó la boca del cuerpo de Jurian, tenía la barbilla llena de saliva y toda porción de piel frente a él estaba ensalivada.

¿Te gusta...? —Preguntó en voz baja, un tanto inseguro, mientras recogía la saliva que se había acumulado alrededor del anillo de músculos para luego presionarla hacia el interior con un dedo en un gesto que ni siquiera había planeado.


Última edición por Fenrir el Dom 15 Mayo - 17:15, editado 1 vez


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Mar 19 Abr - 22:33

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Sentir de nuevo la lengua de Nathan saborearle de aquella forma fue como poner de nuevo el pie en un paraíso que ya había dado olvidado. A decir verdad, Jurian había esperado que el otro fuera mucho más patoso en su primera vez, pero le sorprendió gratamente ver que realmente controlaba la situación, aunque ni él mismo lo supiera. Tampoco era de extrañar, teniendo en cuenta la cantidad de veces que había hecho aquello el demonio que llevaba dentro. ¿Tendría aquellos recuerdos en algún recoveco extraño de su memoria, o simplemente era acto reflejo? No lo sabía, pero en el fondo le daba igual. En aquellos instantes, lo único que existía en su mundo era la lengua del chico y la calidez que le hacía sentir.

Las manos del demonio se habían posado sobre la almohada y apretaban la tela ocasionalmente, siempre que alguno de sus movimientos lo hacía sentir especialmente bien. Por lo demás, mantuvo su cuerpo totalmente quieto con el ánimo de no asustarlo, hasta que no pudo más y comenzó a echar las caderas un poco hacia atrás para pegarse más contra sus labios y poder aumentar el contacto entre ellos.

De normal, no se dejaba a sí mismo ir de aquella forma. Le gustaba tener las situaciones aunque fuera mínimamente bajo control... Excepto cuando se trataba de Nathan. Por más que lo intentara, siempre acababa haciéndole perder el control sobre su cuerpo e incluso sobre sus deseos. Lo que él quería, siempre sería lo que quisiera Nathan. Fuera lo que fuera.

Lo haces maravilloso.... —. Respondió simplemente a su pregunta, en un simple suspiro que quedó amortiguado por estar proyectado contra la almohada.

Jurian no pudo contenerse a la hora de incorporarse un poco para poder mirar hacia atrás lo que el otro estaba haciendo. Por un segundo, sus músculos se contrajeron contra el dedo de Nathan por el toque inesperado, aunque al instante quedaron de nuevo tranquilos y a la espera de que el otro continuara con lo que había empezado.

Sigue —. Pidió moridiéndose el labio inferior con los ojos un tanto velados —. No pares —. Quería que el otro lo preparara antes de poder tomar en control de la situación. Tenía la certeza de que iba a hacer que aquel momento fuera el más dulce de la vida del monaguillo, pero tampoco podía lanzarse sobre él sin un poco de preparación. Lo iba a necesitar, y si no era con su ayuda, todo iba a ser un poco más complicado —. Otro, no tengas miedo —. Susurró —. Estoy bien.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Jue 21 Abr - 22:13

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Una pequeña sonrisa se dibujó en los labios del menor, cargada de alivio, al escuchar las palabras de Jurian. Le resultaba increíble que le dijera que lo había hecho bien, pero confiaba en su palabra y deseaba creerle. Quería seguir haciéndolo, también. Por lo que no dudó en acercarse de nuevo. Al menos hasta que el mayor habló de nuevo y... se quedó mirando su dedo, el cual estaba metido hasta los nudillos en el cuerpo ajeno.

Alternó la mirada entre este y Jurian durante unos segundos antes de tragar en seco y asentir, un tanto cohibido.— Pero avísame si... no te gusta o duele... —Pidió con un pequeño susurro antes de sacar el dedo para poder apreciar la contracción instantánea ante la salida.

Por unos segundos, por la mente del joven se pasó la idea de meter la mano entera. No de golpe, por supuesto. Pero sí el llevarse todo el tiempo que fuera necesario hasta que su mano entrase por completo en el hombre. Se le antojaba como una idea erótica y de lo más extraña. Le daba miedo pensar que pudiera hacerle daño con eso, pero tenía la impresión de que... puede que no Jurian, pero él mismo ¿lo disfrutaría? Se mordió el labio inferior con inseguridad ante eso, no podía imaginarse teniendo nada dentro de él que no fuera comida y entrando por su boca. Pero, al mismo tiempo, sí que podía imaginarse a Jurian poseyéndole como nunca nadie lo había hecho con él hasta el momento.

Obligándose a salir de su sopor, volvió a pegar los labios sobre su piel para dejar un par de besos suaves sobre esta. No se molestó en intentar mentalizarse, todo en general era demasiado para poder hacerlo; por lo que se limitó a juntar el índice y el corazón de su mano derecha para luego comenzar a introducirlos lentamente en el cuerpo ajeno. Tuvo todo el cuidado posible con aquellos movimientos y, tan solo cuando llegó a los nudillos, dejó la mano totalmente quieta por unos segundos para levantar la vista hacia el otro.

Sujetó la cintura de Jurian con la otra mano, más por sentirse algo más confiado él mismo y estar en contacto con el cuerpo del mayor que porque necesitase que cambiara su posición. Depositó un par de pequeños besos y sonrió tímidamente, un ligero rubor cubriendo sus mejillas.

Solo entonces se dio cuenta de que, en algún momento de tanto movimiento, se había acabado excitando y, siendo sinceros, el roce con las sábanas le resultaba ligeramente doloroso para su erección desatendida. Se removió unos segundos sobre la cama, cambiando su posición hasta que terminó por levantar a Jurian un poco más con una mano, de forma que, mientras él se sentaba cómodamente, el trasero del otro estaba a la altura de su cara.

Recordando la petición del mayor, comenzó a mover los dedos lentamente en su interior, con un movimiento de vaivén ligeramente inseguro mientras volvía a inclinarse sobre él, comenzando a dejar besos por sus nalgas antes de bajar hasta sus testículos para darles un pequeño lametón. No, no tenía ni la más remota idea de lo que estaba haciendo. Tan solo se imaginaba que aquello podía gustar y que, quizás, compensaría el desastre que estaba haciendo con sus dedos. Porque no sentía que lo estuviera haciendo nada bien cuando los metía y sacaba. Faltaba algo ahí. ¿Un punto? Quizás alcanzar algo.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Vie 22 Abr - 13:36

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
No te preocupes... —. Ronroneó de nuevo con un tono sugerente. Realmente, no le estaba haciendo ningún daño. Había hecho cosas muchísimo peores y más extenuantes que tener que aguantar un solo dedo en su interior. Suponía que para el otro tendría que ser algo terriblemente extraño e incluso un poco inquietante, pero para el demonio... Bueno, no había nada nuevo bajo el sol.

Subió un poco sus caderas con el ánimo de darle un mejor acceso cuando volvió a sentir sus besos. Efectivamente, a los pocos segundos, ya volvía a sentir sus dedos sumergiéndose en él. Al principio pudo sentir como sus músculos oponían una muy ligera resistencia a la intrusión, pero hizo su mejor esfuerzo por relajarse y dejarse llevar de la mejor manera que pudiera.

Parecía ser que, a pesar de su vasta experiencia, su cuerpo había olvidado un poco cómo era tener una presencia extraña en su interior. Desde la última vez en la que había hecho aquello con Nathan, no había vuelto a permitir que nadie le penetrara. Había estado con algunos hombres para alimentarse, sí, pero o bien no habían llegado tan lejos, o bien había sido él quien manejaba la situación. No había querido mancillar el recuerdo de la última vez con el otro demonio, la simple idea de entregarse a nadie que no fuera él le había llegado incluso a resultar repulsiva. Hasta ese mismo momento, claro, en el que sentía que podría hacer cualquier cosa con tal de complacer al joven monaguillo.

Jurian comenzó a suspirar con fuerza cuando sintió que comenzaba a moverse. La verdad es que aquello no era suficiente como para hacer que se volviera loco, pero al menos era un buen principio. Esperaba que, por aquel entonces, el otro ya estuviera perdiendo un poco la terrible vergüenza que había mostrado al principio. Si no era así, ya se la haría perder él mismo.

Ante su lametón, sí que dejó escapar un pequeño gemido. Había dado en un punto débil para él, y ahora sí que quería coger la sartén por el mango y dejarse de paciencia y juegos para entrar en calor. Quería más.

Más profundo —. Susurró —. Solo un poco más. Y mueve tus dedos hacia la derecha, por favor —. Suplicó entre algún que otro suspiro. Solo quería un poco más de estímulo —. Y luego ábrelos para abrirme un poco más a mí —. Sin pensar demasiado en ello, echó un poco hacia atrás sus caderas para hacer que los dedos del otro entrasen más en él—. Puedes meter otro, si quieres —. Sugirió al fin, intentando reprimir una pequeña risa por la ristra de instrucciones evidentes que acaba de dar —. Luego me ocuparé de ti... Supongo que estarás ansioso —. Prometió.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Vie 22 Abr - 23:16

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
El gemido hizo que todo su cuerpo se calentase de golpe, mandando su sangre hacia un lugar algo más bajo que su cerebro. Oh, ahora sí que quería hacer muchas cosas con Jurian con tal de seguir escuchando aquel dulce sonido. Y, por primera vez, dejó a un lado la vergüenza que sentía para tomar con su mano libre los testículos del otro, copándolos con sumo cuidado antes de volver a lamerlos lentamente.

Cuando el cuerpo del mayor hizo presión sobre sus dedos, obedeció las instrucciones paso por paso, primero metiendo todo lo que pudo los dedos, aunque de por sí ya no podía entrar más a no ser que le metiera la mano entera, y luego los movió parcialmente hacia la derecha. Luego comenzó un lento movimiento de vaivén, siempre con esa ligera desviación que había indicado Jurian mientras el joven se mantenía ocupado lamiendo y colmando de besos la zona que había sujetado con su otra mano.

Deja de moverte tanto... te harás daño. —Protestó, ya vagamente preocupado. En el fondo había algo ahí que le molestaba, y comenzaba a pensar que ese algo era que todo lo que estaba haciendo era dejarse guiar por el mayor. Obedecer como un perrito cuando él sentía que... quería hacer mucho más que obedecer. Sí, someterse estaba bien, pero el poder de estar al mando era algo que se le antojaba como deseable. Dejó un pequeño mordisco en la base de la erección ajena, frotando su nariz con sus testículos antes de apartarse.— Lo cierto es que no estoy ansioso. Me conformo con ver que esto te gusta. —Reconoció con cierta timidez tras unos segundos antes de levantar la vista hacia el otro y sonreír.— Eres todo lo que necesito ahora mismo.

La inocencia en sus palabras era más que clara, pues no pretendía darle ningún doble sentido. Sencillamente habían sido unas palabras que habían escapado desde el fondo de su corazón, unas palabras que sentía la necesidad de decir por razones que no terminaba de comprender pero que no le desagradaban del todo. Los sentimientos eran abrumadores, pero sentía que podía dejarlos a un lado por un tiempo. Lo suficiente como para poder contemplar la belleza frente a él. Deslumbrante y perfecta.

Metió un tercer dedo sin avisar, moviéndolos algo más rápido ahora que él mismo se había acostumbrado a la presión alrededor de sus dígitos. Era una calidez agradable, casi sentía lástima al pensar que aquello se tenía que acabar en algún momento, probablemente cercano.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Vie 22 Abr - 23:59

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Jurian no tenía la más mínima idea de dónde había sacado Nathan la osadía como para hacerle aquellas cosas, pero le daba absolutamente igual. En esos instantes únicamente era capaz de concentrarse en el placer de sus dedos abriéndose paso en su interior, y en la calidez de su lengua acariciándole una y otra vez. Por un momento, tuvo la tentación de permitir que siguiera con aquello y acabar tan rápido como había empezado, sin embargo, sabía de sobra que no estaba allí para eso. Habían ido a casa porque el joven quería dar uno de los pasos más importantes de su corta existencia, de modo que el demonio iba a tener que estar a la altura.

Con algo de resignación, se alzó y movió las caderas hacia delante para hacer salir él mismo los dedos ajenos de su cuerpo. Al instante, una sensación de frío y cierta desprotección lo invadió por completo. Iba a tener que encontrar una suplencia rápida al placer que había estado experimentando hasta ese mismo instante, y la única manera era tomar a Nathan y pasar a palabras mayores de una vez por todas.

Aun así, tampoco tenía la más mínima intención de asustar al pequeño, de modo que se giró sin hacer movimientos bruscos y simplemente se quedó tumbado en la cama, mirando desde su posición al otro chico. Una sonrisa juguetona apareció en sus labios cuando tomó la mano ajena que hasta ese momento había estado entre sus propias piernas y tiró de ella hasta hacer que el cuerpo del otro cayera sobre el suyo.

Ha estado fabuloso —. Reconoció. Y era verdad. Nathan había quedado bastante por encima de sus expectativas. Normalmente, los vírgenes tendían a ser un verdadero coñazo hasta que no era uno mismo el que empezaba a tirar del carro. Por un momento, se preguntó cuántos conocimientos debía tener el monaguillo sobre asuntos de cama. Una cosa era que nunca la hubiera compartido con nadie, y otra muy distinta que jamás hubiera curioseado al respecto. Tal vez, su mente era bastante más sucia de lo que cabría esperar. Tendría que indagar sobre aquel tema, posiblemente un poco más adelante —. Pero no me olvido de que tú también tienes tus necesidades.

Una chispa juguetona prendió sus ojos azules mientras que, sin previo aviso, cambió posiciones y dejó a Nathan debajo de su cuerpo. Hacía demasiado que no lo tenía así, de modo que iba a aprovechar prácticamente como si no existiera un mañana.

Lentamente, posó las yemas en el pecho del pequeño y luego comenzó a bajarlas, recreándose largos segundos en su vientre hasta que, al final, acabó por tomar su miembro entre sus dedos con un movimiento rápido. Estaba durísimo, así que asumía que algo había estado haciendo bien hasta ese momento. Esperaba que, en aquella ocasión, no se le corriera tan rápido como la noche anterior.

Sin prisas, comenzó a acariciarle de arriba abajo con intensidad, mientras que tomaba los labios de Nathan entre los suyos con bastante fuerza. La mano que le quedaba libre, se coló por la cara interior del muslo del joven para empezar a tantearle.

Abre las piernas y confía en mí —. Dijo simplemente cuando se separó de su boca, mirándole a los ojos desde aquella corta distancia.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Sáb 23 Abr - 0:24

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Estaba concentrado en su tarea, metido tanto en el asunto que apenas se fijó en que Jurian comenzaba a moverse bajo él. Sencillamente quería seguir con los dedos hundidos en el mayor y quería seguir arrancando aquellos dulces sonidos de sus labios. Quería seguir bebiendo de aquella droga que eral el dulce fruto prohibido de la lujuria. Porque, aunque estaba seguro de que en el fondo de la situación había sentimientos, la parte racional de su mente le intentaba hacer ver que no era más que puro deseo lo que sentía por Jurian. Un deseo recíproco que, cuando la pasión del momento se apagase, desaparecería. Y eso podía significar el perderlo, por lo que pensar en que aquello era mera lujuria quedaba descartado.

Dejó caer las manos sobre el colchón cuando Jurian se separó, mirándolo un tanto confuso. Su primer pensamiento fue que había hecho algo mal, algo que había decepcionado al mayor de forma que este se había decidido a apartarse y quizás largarse. Pesimista, sí, pero no tenía razones para pensar lo contrario. Por mucho que el otro lo felicitase, lo cierto era que no creía estar haciéndolo realmente bien. No creía que tuviera al otro especialmente emocionado con lo que había hecho, a pesar de esforzarse en ello.

Al verle boca arriba, con aquella sonrisa de niño travieso que parecía presentar cuando iba a hacer algo que descolocaba el corazón del joven, hizo que el cuerpo del monaguillo se tensase. Aunque de poco le sirvió, pues de pronto había perdido el equilibrio y caía estrepitosamente sobre el demonio, quien aparentemente había tirado de su mano para tumbarle sobre él. Soltó un grito de protesta en la caída y luego otro cuando ya descansaba su cara en el pecho ajeno, notando el calor subir a sus mejillas de nuevo. Aquella no era la posición en la que esperaba encontrarse después de lo que había hecho.

Repentinamente estaba bajo Jurian y en la mente de Nathan tan solo pudo aparecer la más estúpida de las preguntas:

¿Cómo haces para que nos movamos tanto sin caernos de la cama? —Murmuró incrédulo, porque realmente aquello era impresionante. Sí, el cuerpo de Jurian era fantástico bajo la luz solar, y tenía ganas de hundir la cara en su pecho y no salir nunca más de ahí. Incluso se atrevería a decir que tenía interés en contar cuánto vello tenía hasta la parte del bajo vientre. Pero no, primero tenía que resolver la mayor incógnita del siglo.

Una mano llegó hasta su erección, comenzando a acariciarla de forma que un gemido escapó de entre sus labios sin poderlo evitar. Por suerte para él y para esquivar el seguir pensando en lo mucho que le gustaba aquella mano ahí, el demonio le estaba besando, lo cual provocó que llevase rápidamente las manos a rodearle por el cuello y pegarle un poco más a su cuerpo. Al menos hasta que la otra mano, traviesa, comenzó a tantear terreno y el cuerpo del joven se tensó de nuevo.

Miró intensamente a Jurian cuando este habló y asintió lentamente, respirando hondo para tratar de relajarse al tiempo que abría las piernas, de forma que podía colocar al otro hombre entre ellas. Una quedó colgando en el exterior de la cama, pero no se vio capaz de darle la más mínima importancia a aquello. Estaba un tanto asustado de lo que iba a pasar a continuación, pero también lo deseaba con todas sus fuerzas.

Confío en ti. —Replicó con un hilo de voz, comenzando a acariciar el pelo del mayor con suavidad para distraerse. Al menos conseguía relajarse cuando sus manos viajaban por aquella mata de pelo.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Dom 24 Abr - 17:16

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
La pregunta del joven provocó una instantánea risa por parte del demonio. No había burla en ella, ni mucho menos. Simplemente le parecía curioso que, de entre todas las cosas que podría haber preguntado en aquel momento, se le hubiera ocurrido aquella precisamente. Negó con una leve sacuda de cabeza.

Llámalo magia negra —. Bromeó, alzando ambas cejas. En todo aquel tiempo, no dejó de acariciarle lentamente, buscando calmarle y que relajara su cuerpo para lo que venía después. A veces el joven era tan sumamente inocente e ignorante, que se le hacía adorable. En cierto modo, le recordaba a él mismo en aquella lejana época en la que había sido humano. Jurian era capaz de comprender perfectamente todos los miedos y dudas de los que podría estar siendo víctima el chico. Para empezar, el pobre debía haber asumido que iba a morir virgen, y seguramente veía aquello como aberración. Bueno, le demostraría que se equivocaba.

Ante la última respuesta por parte de Nathan, volvió a agachar la cabeza y le dio un último beso en los labios.

Genial —. Respondió—. Entonces relájate y disfruta —. Sin decir nada más, le dedicó una sonrisa confiada y bajó en un abrir y cerrar de ojos hasta el hueco que había entre sus piernas. Con cuidado, tomó una de ellas y la subió a su propio hombro, para darse un mejor acceso así a su entrada. Estaba tan sumamente cerrado, tan sumamente puro y virgen... Que simplemente era tentador entrar allí, de la manera que fuera.

Sin perder un solo segundo, hundió los labios entre sus nalgas y comenzó a saborear lo que había entre ellas. Al principio simplemente se dedicó a jugar por el exterior y a dejar algún que otro beso alrededor, poco más. Todavía tardaría un poco más en intentar entrar aunque solo fuera con la punta de su lengua. Aún tenía algo de miedo a ir demasiado rápido y que el chiquillo se espantara, por mucho que cada vez lo viera más suelto y dispuesto a hacer lo que fuera.

Con sus dos manos, se dedicaba a aguantar las caderas las otro férreamente. No quería que se moviera y volviera a caerse de la cama o lo que fuera. A saber.

Él mismo fue quien humedeció uno de sus dedos con saliva para comenzar a tantearle. Primero dibujó pequeños círculos por fuera, en una peculiar manera de alertarle de lo que pensaba hacer hasta que, al final, presionó un poco para hacerlo entrar. Solo cuando la yema ya estaba hundida en el cuerpo ajeno, paró y la dejó quieta. Antes de alzar la cabeza hacia él, dejó un par de besos a lo largo de su ingle.

Si te hago daño o quieres que pare, me lo dices —. Susurró suavemente, mirando su rostro desde abajo en un intento de descifrar su expresión. Con cuidado, hundió su dedo un poco más, tan solo unos centímetros.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 24 Abr - 18:27

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
El menor soltó una suave risa ante la respuesta, claramente en broma, del otro. Sintió el impulso prontamente reprimido de volver a besarlo y engancharse como si fuera un mono a él. Quizás en otra ocasión, si llegaban a tener más confianza, al mayor no le importaría que se comportase como un crío mimado con él. Hasta entonces, quizás lo mejor sería intentar ser lo más formal posible. Todo con tal de que Jurian no le odiase. Acarició un poco más su cabello, relajándose por aquellas caricias que le dejaban casi tan en el limbo como los besos que parecían succionarle el alma y las ganas de hacer cualquier cosa que no fuera el demonio frente a él.

Una soñadora sonrisa se quedó dibujada en los labios de Nathan cuando Jurian se despegó tras aquel último beso, una sonrisa que... bueno, bien podría denominarse como patética pero que realmente expresaba más de lo que se atrevía a decir con palabras el joven. Sentía que podría escalar montañas con tal de permanecer junto al otro cinco minutos más. Diablos, sentía como la energía fluía en él y le alentaba a continuar con aquella tarea.

Al menos hasta que el mayor se pasó su pierna por encima del hombro y vio lo que estaba buscando ahí. Una punzada de temor pronto se aferró a su corazón mientras Nathan agarraba las sábanas fuertemente entre ambas manos. No quería ni ver lo que iba a hacer, no porque lo viera asqueroso -él nunca había sentido repulsión alguna ante las parejas homosexuales y conocía cómo funcionaba el tema- sino porque temía hacer algo mal. ¿Y si no le gustaba a Jurian lo que veía en él? ¿Y si no era lo suficientemente estrecho? ¿Y si estaba demasiado suelto? Cualquiera de esas cosas podía pasar, teniendo en cuenta que nunca había tenido a un juez midiéndole la zona. ¿O no?

Se mordió el labio inferior, tratando de mantenerse distraído con su pequeño tic errático ahora que había perdido el cabello de Jurian y lo relajante que le resultaba el masajearlo.

Un pequeño suspiro escapó de entre sus labios al notar que tan solo estaba ahí la boca ajena, tanteando el terreno y haciendo que se sintiera no solo colmado en atenciones sino también querido. Poco a poco se comenzó a fundir contra la boca de Jurian, tan solo removiéndose un poco al notar la barba rasposa del mayor contra sus nalgas y otras zonas incluso más sensibles. Sentía que la piel se le iba a acabar irritando, pero por el momento le hacía cosquillas y tan solo quería huir de ellas. Lamentablemente, las manos del demonio le mantenían fijado en la cama, incapacitando su repliegue.

Hasta llegó a soltar una pequeña risa mientras intentaba menearse y huir de sus labios... cuando llegó el dedo.

Se quedó helado mientras este le alertaba de lo que iba a pasar y provocaba que, de nuevo, el cuerpo de Nathan se tensase. Lo que antes había sido una masa de músculos relajada, se había convertido en una masa de nervios pura y dura. Aterrorizada por lo que fuera a pasar. Y, sin embargo, las palabras de Jurian consiguieron calmarle. El otro no iba a hacer nada si aquello le dolía, así que no tenía por qué temer.

Además, él sabía lo que era el verdadero dolor. El dedo en su interior... en realidad tan solo era una pequeña molestia. Descansó la cabeza en la almohada, cerrando los ojos unos segundos antes de sonreír de nuevo e incorporarse un poco para mirar a Jurian, apoyando el peso sobre sus codos.

Estoy bien. No duele. —Respondió mientras encogía la pierna que había sobre el hombro de Jurian para obligarle a acercar la cara a su cuerpo.— Aunque me gusta más lo otro. Tu barba hace que se sienta raro pero... es divertido. —Murmuró con un tono algo más juguetón, a pesar de que seguía sonando algo inseguro de un posible rechazo.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Dom 24 Abr - 21:07

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Jurian empujó un poco más con su dedo hasta que por fin pudo meterlo pasado el nudillo. Siempre que avanzaba un poco más, lo hacía lentamente y con cuidado. En el fondo, lo último que deseaba era que Nathan se llevara un mal recuerdo de su primera vez. El demonio deseaba que el otro disfrutara hasta el último segundo de todo aquello, que no tuviera tiempo para arrepentirse después de que sucediera y, sobre todo, que ansiara volver a repetirlo una y mil veces. No tenía otro objetivo.

Las palabras del joven le hicieron reír suavemente y provocaron que, al instante, volviera a bajar sus labios hasta una de las nalgas del otro. Sin prisas, comenzó a dejar besos ascendentes hasta que por fin llegó a sus testículos, a los cuales les dedicó una serie de besos suaves y delicados, poniendo siempre cuidado en que su barba le rozara lo máximo posible. Desde luego, aquel chiquillo no iba a dejar de sorprenderle.

¿Divertido? —. Preguntó con un tono juguetón, antes de pasar los labios por toda la longitud de su miembro, sin dejar de mirarle —. Me lo tomaré como que te gusta que te hagan cosquillas —. Al final, dejó escapar una suave risa. En todo el proceso, no había dejado de jugar con su dedo en el interior del chico, buscando abrirle un poco más y relajar todo aquel anillo de músculos que se cerraba entorno a él. Cuando creyó que ya había hecho una buena parte del trabajo, lo sacó y volvió a acercar su boca a aquel lugar.

En aquella ocasión, sí que no dudó en meter la lengua tanto como pudo. Al mismo tiempo, se empeñaba en humedecerle correctamente. No tenía ni puta idea de si el chiquillo tendría lubricante por allí, pero igualmente prefería hacerlo de aquella manera. Siempre le había parecido mucho más personal e íntimo, por no mencionar que requería mucho más esfuerzo que el mero hecho de embadurnarse la mano y ya está. Suponía que utilizar su propia saliva para prepararle era mucho más correcto, siempre y cuando fuera suficiente y no le hiciera daño ni sufriera ningún roce ni tirantez, claro.

Cuando sus propios labios resbalaban a causa de la humedad, volvió a incorporarse un poco y, en aquel nuevo movimiento, acercó dos dedos a su entrada. Sus ojos estaban posados en el joven, buscando cualquier rastro de dolor e incomodidad mientras los metía en su cuerpo, bastante más rápido que antes. Ahora sí que tenía la oportunidad de buscar su punto de placer, aquel que pudiera hacer que el joven se retorciera ante él.

Esperaba que la fisionomía de aquel monaguillo se pareciera a la de su Nathan. Aquello lo haría todo mucho más sencillo. Siguiendo su instinto y sus recuerdos, viró un poco los dedos hacia donde recordaba que se encontraba, sin apartar un solo segundo la mirada de sus rasgos.



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Dom 24 Abr - 22:13

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Se dejó caer de nuevo en la cama cuando Jurian pegó los labios a su cuerpo, provocándole nuevamente aquella sensación rasposa que comenzaba a gustarle demasiado. Oh, y el ligero dolor en su piel cuando pasaba con las ganas de seguir rascándose hasta que la zona quedase totalmente enrojecida y lista para algún ¿azote? Sí, quizás sonaba bien esa idea. Pero no, vaya vergüenza pasaría al pedirle aquello. Ni loco se lo diría al otro. Se estremeció así bajo la hábil boca del otro, agarrando con mayor fuerza las sábanas para evitar que sus manos fueran a parar a la cabeza del mayor y le obligasen a hacer algo que no quería.

Esto es mejor que las cosquillas. —Reconoció con un hilo de voz, ignorando por completo el dedo que se movía en su interior. Podía sentirlo, pero no era lo suficientemente grueso como para ser una molestia mayor y tan solo causaba un ligero ardor que era rápidamente eclipsado por el placer y escozor que le proporcionaba la barba del demonio. Así pues, siguió descansando en la cama, un tanto inseguro de que estuviera haciendo algo útil aparte de ser bonito.

Carraspeó con la lengua en su interior, sintiendo deseos de moverse para pegar más sus caderas al rostro ajeno, de forma que el húmedo músculo entrase más profundo. Ahora entendía por qué Jurian había aceptado de aquella forma que él lo hiciera. Era una de las mejores sensaciones de su vida. Y tan solo podía desear que se hundiera más y más, que le arrancase todos los gemidos posibles de sus labios y luego le siguiera besando con aquella sucia boca que había tocado lugares insospechados.

No tenía muy claro cuánto había dudado aquello, pero había disfrutado cada segundo de la lengua ajena enterrada en él. Y, de pronto, llegó el frío. Un frío rápidamente cubierto por un par de dedos que trabajaron en abrirle y que, lejos de hacerle daño, consiguieron arrancarle un par de gemidos al muchacho. Aunque también hicieron que tratase de cambiar su posición, notando cierto quemazón ante la nueva invasión. No era doloroso, pero sí un tanto molesto. La clase de molestia que uno podía olvidar cuando tocaban esa zona justo como acababa de hacer Jurian.

Lo que le hizo perderse por completo.

Un grito escapó de sus labios mientras todo su cuerpo se estremecía violentamente ante aquello. Por unos segundos, había visto el cielo y un orgasmo cruzando su cuerpo, a pesar de que no había llegado a suceder eso último. El sonrojo se expandió, nuevamente, por sus mejillas y pronto cubrió su rostro con un brazo, avergonzado. Aquel sonido había sido demasiado pero lo que se le pasaba por la cabeza después de aquello no era más que puro deseo.

Jurian... —Gimoteó, repitiendo su nombre varias veces mientras intentaba meter aquellos dedos más profundo en su interior.— Por favor, por favor, Jurian no me dejes así. Haz lo que sea, pero más. Tan solo... más. —Suplicó, dejando caer su pierna desde el hombro del demonio a uno de los lados de este para poder enroscarlas en su cintura.

Sin darse cuenta, continuó con aquella ristra de "por favor" que tan solo tuvieron fin cuando comenzó a sollozar, y levantó sus brazos de forma que podía agarrar las mejillas del demonio para acercarle. Depositó un suave beso en sus labios mientras sus manos se enredaban en el cabello de Jurian. Lentamente, se frotó contra el otro, causando cierta fricción no solo en su erección, sino que hundió más los dedos en su interior, haciéndole gemir de nuevo y volver a suplicar.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Mar 26 Abr - 19:08

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Los sonidos que Nathan provocaba era más que música en los oídos de Jurian. Parecía ser que por fin, después de mucho esfuerzo, había conseguido hacer que se olvidara de tonterías y comenzara a disfrutar de verdad con aquello. Todo una victoria por su parte, si se le permitía el despliegue de ego.

El demonio sonrió de oreja a oreja cuando vinieron las súplicas por parte del chico. Había dado en el punto al primer intento, lo cual indicaba que no había olvidado un solo detalle de cómo hacerlo con él a pesar de que hubieran pasado siglos desde la última vez. Simplemente fabuloso. Ahora que ya sabía cómo buscarlo, pensaba abusar un poco de él. Por la diversión de ambos, claro.

Cuando el chico tiró de él para acercarlo a sus labios, no dudó en devorarlos como si fuera ser la última vez que pudiera probarlos. En el proceso, sintió cómo sus dedos se hundían en el cuerpo ajeno hasta que ya no pudieron hacerlo más. Aquella sensación de estrechez y de calidez, esa forma tan peculiar que tenía de cerrarse entorno a sus yemas... Quería todo aquello y más, pero no en sus dedos precisamente.

No tienes que pedirlo —. Le aseguró tras separarse de su boca con un leve bocado en el labio inferior. Luego, se dedicó a mordisquear su cuello de manera distraída, mientras que su mano continuaba jugando allí abajo. Con todas sus intenciones puestas en ello, giró su palma hasta que el dedo pulgar pudo comenzar a acariciar los testículos del otro a la par que entraba y que salía de él. No era más que un roce leve con su yema, pero suponía que bastaría para hacer que el otro se mantuviera entretenido un poco más.

Pero él mismo también tenía sus necesidades, y necesitaba prepararse antes de pasar a palabras mayores. Por eso, sin separar los labios de la clavícula ajena, cogió su mano derecha y la dirigió hasta su propia entrepierna. Estaba duro a causa de la excitación, pero requería un poco más de atención antes de intentar entrar en él.

Sabiendo que era totalmente inexperto en aquello, cerró sus dedos por encima de los de él y le instó a mover la mano de arriba abajo lentamente, marcando él mismo el ritmo hasta que se lo aprendiera de memoria y pudiera dejarle total libertad de movimiento.

Joder —. Suspiró a causa de la fricción, separándose por primera vez de la zona de su cuello para poder mirarlo al rostro de nuevo. De aquella manera, con los labios entreabiertos y húmedos y los ojos entrecerrados, estaba jodidamente hermoso—. Quiero hacértelo. Ya —. Matizó, dirigiendo de nuevo sus yemas a la zona que sabía que era la especial. Allí jugó un poco en él antes de hacer el movimiento de sacar completamente sus dedos.



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Jue 28 Abr - 17:05

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
Un pequeño quejido escapó de entre sus labios cuando el mayor se apartó para dedicarse a entretener sus labios con otras partes de su cuerpo. Parecía que era bastante cariñoso, quizás hasta pegajoso, pero Nathan no encontraba las ganas de sentirse acongojado por ello. Sencillamente quería más, sobre todo de besar sus labios hasta que no pudiera sentirlo más o dejar al otro tan deshecho como él mismo se sentía. Sobre todo ahora que estaba recibiendo atención desde dos ángulos con una sola mano.

Se estremeció sobre las sábanas, encogiendo las piernas un poco ante aquello. Era una sensación agradable y le mantenía distraído, haciendo que no fuera capaz de centrarse en nada a su alrededor. Ni los labios ni los dedos en su interior conseguían capturar su atención el tiempo suficiente. Al final, cerró los ojos y se dedicó a sentir aquello, dejando que de su boca salieran todos los sonidos que fueran necesarios para expresar lo muchísimo que le estaba gustando aquello. Nunca se había creído una persona especialmente ruidosa, pero desde luego en la cama no sabía cerrar la boca. Sus vecinos iban a acabar por odiarle.

No le importaba tampoco.

Dejó que Jurian guiase su mano hacia donde quisiera, aunque entreabrió los ojos al notar que se cerraba en torno a algo duro y caliente. A pesar de todo lo que estaba pasando y que ya era la segunda vez que veía desnudo a Jurian, se ruborizó ante lo que había comenzado a hacer. Por supuesto, siguió el ritmo que marcaba el demonio para masturbarle, aunque pronto bajó la otra mano para poder acariciarle la parte inferior de su espalda, sintiendo la necesidad de tocar cada parte de su cuerpo.

Las palabras de Jurian lo sacaron de su ensoñación, atrayendo su atención de vuelta a la tierra y forzando el que centrase su vista en él. Al menos hasta que volvió a jugar con él de aquella forma tan deliciosamente cruel y un gemido algo más alto que los anteriores escapó de entre sus labios. Abrazándose más fuerte a él, trató de recuperar la normalidad en su respiración y besó su mejilla suavemente antes de forzar una sonrisa. Estaba asustado ahora que parecía inminente, pero sabía que le iba a gustar.

También te va a doler. Susurró una maliciosa vocecilla que pronto ignoró.

Aún agarrando el monumento fálico del otro, le guió con mucho cuidado entre sus piernas para posicionarle correctamente y luego le soltó, volviendo a abrazar con fuerza al mayor mientras respiraba hondo.

Entonces... hazlo. —Murmuró, abriendo un poco más las piernas como clara invitación.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Lun 2 Mayo - 22:55

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Jurian era perfectamente capaz de distinguir el nerviosismo por parte de Nathan. Lo podía adivinar por sus rasgos, que se habían contraído suavemente mientras lo dirigía hacia su entrada, pero también por la propia tensión que sus músculos habían rezumado apenas unos segundos después. No podía culparle de sentirse así, pero también tenía bastante claro que pensaba conseguir que se relajara de nuevo. Después de todo, aquello no iba a ser agradable para ninguno de los dos si le acababa haciendo daño.

Suavizando su expresión, juntó la frente con la ajena y acarició durante unos breves segundos su nariz con la suya. Después, todavía se distrajo un momento para volver a tomar sus labios entre los propios. Durante unos instantes, simplemente se dedicó a besarle lentamente, buscando con la lengua cada rincón de la boca del otro que todavía le pudiera quedar por saborear. Era simplemente delicioso, besarle como si tuviera todo el tiempo del mundo para dedicarse a ello.

En aquel periodo, no hizo ningún movimiento más por entrar en él. Simplemente se quedó tal y como lo había dejado, sintiendo cómo se presionaba contra él, pero sin llegar a introducirse en aquel hueco prácticamente lo llamaba como un hogar.

El calor que emanaba de su cuerpo lo estaba volviendo loco, y la cosa empeoraba cada vez que hacía cualquier mínimo movimiento que provocara una fricción. Por ello, no pudo seguir durante mucho más tiempo con aquel juego y finalmente avanzó sus caderas hacia el cuerpo ajeno. Los primeros milímetros le supieron a gloria, especialmente porque los recorrió de una forma tortuosamente lenta. El interior de aquel cuerpo todavía se mostraba un tanto resistente ante cualquier tipo intrusión, pero tampoco se rebeló contra ella de forma violenta. Podía avanzar por él sin necesidad de hacer más fuerza de la que debería en aquellas circunstancias.

Aun así, se acabó separando del beso para poder mirar la expresión del chico. Todas sus alertas seguían puestas en cualquier mínimo rechazo por su parte, tanto voluntario como involuntario. Su mano derecha descansaba en la cadera de Nathan para mantenerlo quieto y que no hiciera ningún movimiento que pudiera dañarle. La otra, voló hasta su cabello para acariciarle lentamente mientras seguía avanzando. Esperaba que aquello pudiera distraerle un poco, en caso de que lo estuviera pasando mal.

A pesar de que se moría de ganas por comenzar a moverse y tomar aquello que había deseado desde el principio, se quedó quieto cuando todavía podía avanzar más y besó sus labios fugazmente para llamar su atención.

¿Todo bien? —. Preguntó con suavidad, sin dejar de enredar sus dedos en aquellos rizos rebeldes del joven.



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Mar 3 Mayo - 16:26

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
El hecho de que Jurian tuviera la consideración de esperar un poco y tratar de relajarle conmovió parcialmente su corazón. Se sentía a gusto entre sus brazos, seguro. Puede que le fuera a doler en principio, pero tenía ahora la certeza de que al menos iban a cuidar bien de él. Encogió un poco las piernas sobre la cama, subiéndolas a la altura de las flexionadas del mayor pero sin cerrar las piernas, permitiendo que prácticamente todo su cuerpo cubriera el propio sin oponer resistencia.

Con besos como ese último, realmente la mente de Nathan se perdía en el espacio y el tiempo, consumido por los sentimientos que no terminaba de comprender y el deseo tan puro de continuar con aquello. Como si pudiera alimentarse tan solo con aquellos besos que le quitaban el aliento y el deseo de ser algo más que una masa gelatinosa en la que, poco a poco, se estaba convirtiendo ante el cariño que le dedicaban. Podía sentir la ligera fricción en su entrepierna, pero conseguía ignorarla al estar completamente centrado en aquel beso que le robaba todo, especialmente su corazón, el cual latía acelerado por la excitación y el miedo.

Un pequeño quejido quedó ahogado contra los labios de Jurian cuando este comenzó a presionar lentamente en su interior, avanzando milímetro a milímetro. Una mano le mantenía frenado en la cama con un férreo agarre y le impedían huir lejos de aquel foco de calor que entraba en él lenta pero inexorablemente. Su respiración se cortó unos segundos mientras sus ojos se cerraron, tratando de encontrar la solución en la oscuridad tras ellos. Sin embargo, el calor y ligero escozor, sumados a la incomodidad de aquella invasión de su interior, pronto fueron olvidados cuando notó un nuevo beso que trataba de llamar su atención. La mano en su cabello seguía moviéndose mientras tanto. No sabía en qué momento había comenzado a hacerlo, pero agradecía su presencia que no solo le daba cierto nivel de seguridad sino que le hacía sentirse bien a pesar de todo.

Entreabrió los ojos para fijarlos en los ajenos y sonrió de nuevo, muchísimo más tranquilo. El que estuviera quieto le ayudaba a adecuarse a su tamaño, permitiendo que los músculos de su interior dejasen de apretar para intentar dejar de expulsar a la invasión. Solo cuando bajó la mirada se dio cuenta de que ni siquiera había llegado al final.

Humedeció sus labios unos segundos antes de pasear su mirada por el cuerpo del demonio, finalizando el recorrido en los orbes de este.

Todo bien. —Aseguró en un susurro, apretando las manos con las que se abrazaba a él. Y, antes de que Jurian pudiera hacer nada para evitarlo, enroscó las piernas sobre las caderas del otro y le empujó de forma que terminó de entrar en él de un tirón. El quemazón fue instantáneo, pero el sentimiento de pura gloria cuando aquello sucedió lo compensó con creces. El gemido gutural pronto fue acompañado de una respiración entrecortada y unas pequeñas súplicas para que se moviera. No le importaba que le fuera a doler, quería que aquello siguiera perforando cada parte de su ser.

Ahora que estaba totalmente unido a Jurian, como si fueran uno solo, el mundo sabía a gloria.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Novocaine el Jue 5 Mayo - 18:35

II. Vocem virtutis


APARTAMENTO | 06:30 AM | CON NATHAN
Un jadeo mucho más escandaloso de lo que había previsto se escapó de los labios de Jurian cuando se sintió totalmente dentro de Nathan. El calor que lo rodeaba era intenso, así como el placer que había sentido con aquel simple movimiento. Sin perder un solo segundo más, comenzó a moverse de forma acompasada, realizando el máximo recorrido posible. De aquella manera, salía casi completamente de él para luego volver a hundirse hasta que ya no era posible entrar ni siquiera un poco más.

A pesar de que podría haberse perdido en todas aquellas sensaciones sin pararse a pensar en nada más, al demonio todavía le quedaba suficiente cordura como para desear que el otro disfrutara al máximo de la situación. De aquel modo, volvió a buscar en su interior el mismo lugar que antes había estado tocando con sus dedos, solo que ahora con su miembro. Había hecho aquello varias veces en el pasado, de manera que encontrar la altura exacta era cualquier cosa menos complicado. Tal vez con su mano había sido mucho más preciso, pero tampoco había pérdida, teniendo en cuenta el poco espacio del que disponía.

De aquel modo, se movió tan solo lo suficiente como para encontrar un ángulo cómodo para ambos y comenzó a ir contra él incluso más rápido que antes. Simplemente no podía ni quería contenerse. Cada vez que entraba y salía, tanto su mente como su cuerpo ansiaban un poco más de aquella placentera sensación. Nathan era un pecado para Jurian, y en aquel punto ya no le importaba caer mil veces seguidas en él.

El demonio no reprimía ninguno de los sonidos que salían directamente de su garganta. Algunos eran un poco más discretos, y otros se alzaban bastante más de lo que deberían. Pero había estado ansiando demasiado tiempo aquello como para andarse con tonterías.

Cuando se cansó de estar inclinado sobre el cuerpo de Nathan, irguió su espalda hasta quedar prácticamente de rodillas entre sus piernas. Desde aquella perspectiva, era infinitamente más sencillo quedarse con todos los detalles de su expresión, con todas las formas de sus músculos. Además, también tenía mucha más libertad de movimiento como para ir contra él, de manera que no desaprovechó la oportunidad de entrar con más fuerza y contundencia en el pequeño.

Sus manos se aferraron con fuerza a sus caderas, obligándole a subirlas un poco hasta que quedaran a la nueva altura de las suyas. Luego, una de ellas voló hacia el miembro del menor, el cual descansaba totalmente falto de atención sobre su estómago. Sin dudarlo, lo cogió con su mano derecha y comenzó a masturbarle al mismo ritmo que entraba y salía en él, cada vez un poco más rápido.



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Fenrir el Jue 5 Mayo - 23:00

II. Vocem virtutis


Casa de Nathan | 06:30 AM | CON Jurian
La sensación de ardor regresó con intensidad tan pronto como Jurian comenzó a moverse, aunque entre su propia excitación pronto eso quedó olvidado y tan solo el placer recorría cada ínfima parte de su cuerpo. Tan solo los sonidos que soltaba el demonio eran lo que le mantenía con los pies en la tierra, pues su cuerpo era gelatina pura y dura. No sentía las piernas de tenerlas en la misma posición durante tanto tiempo y, cuando trató de moverlas, se dio cuenta de que apenas tenía fuerza para hacer nada más que estar quieto.

Sobre todo cuando cambió el ángulo. El mismo instante en el que los gemidos de Nathan podrían haberse escuchado por todo el pueblo sin necesidad de micrófono. Jamás en su vida había vivido nada semejante, pero era fantástico y tan solo podía pensar en lo mucho que quería que siguiera y no parase nunca. No le importaba si para ello tenía que estar siempre enterrado en él, pero que no dejase de tocar aquel dulce lugar. Que no dejase de proporcionarle aquel placer que parecía traído desde el seno de los dioses, en lugar de ser algo tan mundano como pecaminoso.

No se dio cuenta de que el otro se incorporaba, tan solo sintió las manos en sus caderas que lo guiaban y mantenían en una posición que, de ser por la fuerza de sus rodillas, no habría aguantado ni medio segundo. Entonces fue cuando sintió que las embestidas se hicieron más rápidas y el cosquilleo de pies a cabeza lo agitó en pequeños espasmos. Estaba en su límite, y lo cierto es que había durado más que la noche anterior con diferencia. Pero era imposible que, con semejante estimulación, durase ni un segundo más.

Y, de hecho, tan pronto como la mano del demonio comenzó a masturbarle, provocó una nueva serie de espasmos que terminó con el orgasmo del joven, quien soltó un último grito antes de hundir la cabeza en la almohada. De pronto se sentía débil a la par que eufórico. Posiblemente lo primero por el cansancio de apenas haber dormido, mientras que lo segundo... realmente no tenía sentido. Pero creía que, en otras circunstancias, le habría suplicado porque siguiera con todo aquello durante horas Por el momento, se contentaría con satisfacer también a Jurian.

Con los brazos temblorosos, alzó las manos y lo agarró por el cuello para acercarle, plantando sus labios sobre la frente del otro tras conseguir incorporarse un poco y, con ello, volver a enterrarse profundo a Jurian en él.— No pares... hasta que termines... —Suplicó en voz baja, acariciando el cabello del otro con suavidad antes de cerrar los ojos y volverse a dejar caer en la cama. A pesar de que podía sentir aún al otro en su interior y que quería que siguiera, sus ojos comenzaron a cerrarse con cierta pesadez, igual que la noche anterior.— Tengo que ir a comprar... comida. —Masculló antes de quedarse totalmente dormido y joderle el polvo al otro sin pretenderlo.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → Libera nos a malo, amen [R-18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.