Últimos temas
» Donde hubo fuego, cenizas quedan
Hoy a las 4:37 por Uko

» ¿Quién quiere rolear X? [Ideas]
Hoy a las 2:52 por Schadenfreude

» Etherial's Dreams
Hoy a las 2:50 por jibriel

» First Floor - Group II - Atracciones Ryan
Hoy a las 2:49 por Schadenfreude

» Misión I: La granja.
Hoy a las 2:40 por Schadenfreude

» —ℬut first we'll live
Hoy a las 2:27 por Schadenfreude

» Identifying Marks
Hoy a las 2:10 por Magik

» A place called home
Hoy a las 1:43 por Magik

»  It ain't no life to live like you're on the run
Hoy a las 1:42 por Red Panda

» Darling [Afrodita]
Hoy a las 1:09 por Haydn

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 0:21 por Thyra

» Dont Run Away (Caronte)
Hoy a las 0:20 por Haydn

» ♠ Don't let me go.
Hoy a las 0:07 por Hellcat

» Meant to be?
Hoy a las 0:03 por Harley

» ➹ This is no longer an era of swords and spears
Ayer a las 23:46 por Sheena

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

'Howls at the moon'

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

'Howls at the moon'

Mensaje por Gestalt el Vie 25 Mar - 17:44

Howls at the moon
We live together or die alone
El rastro de Naraku se sentía en toda la región, y los monstruos estaban agitados por ello. Algunos salían de sus escondites, otros se atrevían a viajar a otros lugares menos peligrosos. En todas partes de cada región la presencia de los monstruos era más perceptible y cuando aparecía uno, daba la impresión de que dicho monstruo era más poderoso que antes. Por suerte para los lobos, las Aves del Paraíso, sus siempre  enemigos, no padecían de esta situación, pero los lobos de diferentes regiones habían decidido también migrar a otros territorios, algunos rivalizando entre ellos, otros simplemente creando alianzas. Los líderes de los clanes lobos tenían diferentes formas de pensamientos y unos creían que si mantenían su clan sobre el otro serían más poderosos que el resto, mientras que otros menos ambiciosos daban más valor a mantener la manada, creando alianzas para protegerse a si mismos. Koga era del segundo caso y mientras viajaba con Hakkaku y Ginta hacia una región donde se encontraba la tribu de los lobos del Oeste, percibió al instante el aroma de Inu Yasha que estaban en su camino. Pero su malhumor cambió al percibir ahora el aroma de Kagome... ¡Odiaba que su prometida estuviese con ese perro!

No hizo falta llegar hasta donde ellos, con su fino oído Koga pudo escuchar un "¡Abajo!" de Kagome, y supo así que estaba peleando con el bueno para nada de Inu Yasha. Pensó que siempre la hacia enojar, y eso le hizo sonreír porque eso le daba más ventaja a él de que por fin Kagome se quedará a su lado. Cuando llego hasta ellos supo Koga que Kagome se había enojado con InuYasha y esta vez a causa de Kikyo, la sacerdotisa que había muerto hace años. La habían vuelto a ver e Inu Yasha había vuelto a confesar al monje Miroku que quería quedarse con las dos muchachas, se veía incapaz de decidir por una. Al ver al lobo, Kagome accedió a la insinuación de Koga en irse con él, para sorpresa de todos, y haciéndole una promesa a Shippo en secreto de que aquello era un castigo para Inu Yasha, y que solo sería temporal, no se esperaba que esta vez al pasar tanto tiempo con el joven lobo las cosas cambiarían para ella.


 
Kagome Higurashi // Sacerdotiza

MISSJARLAXLE

Es una chica de personalidad fuerte, decidida y valiente cuando la situación así lo exige a pesar de todos los horrores que tiene que presenciar por cuenta de la aventura en la decide inmiscuirse para encontrar todos los fragmentos de la perla de Shikon. Al principio Kagome no le interesaba en absoluto lo referente a su vida pasada o la tarea encomendada de encontrar los fragmentos de la perla, pero poco a poco a medida que la aventura con Inu Yasha va progresando, se va viendo un cambio radical dentro de la personalidad de Kagome, en especial un aprecio particular con Inu Yasha. Pero este, al verse confundido entre Kikyo (una antigua sacerdotisa que amaba) y Kagome (la reencarnación de Kikyo), Kagome sufre de constantes ataques de celos a su causa.





Koga // Líder de una tribu de lobos

SHOOTING STAR

Es un demonio lobo, líder de una de las tribus de los lobos. Lleva incrustados tres fragmentos de la perla de Shikon, dos en las piernas y uno en el brazo derecho, la cual le da la fuerza suficiente para luchar y tener gran velocidad. La primera vez que se encuentra con Kagome se debe a un secuestro que le hace este para obligarla a conseguir más fragmentos de la perla y así vencer a los enemigos mortales de los lobos, las Aves del Paraíso. Pero alcanzado su cometido Koga se autoproclama el prometido de Kagome y constantemente deja saber su interés por llevarse a Kagome con él. Koga de por si esta comprometido con Ayame, la hija mayor de  los lobos de las montañas del norte, pero Koga no esta interesado en ella e insiste en estar con Kagome, mientras sigue sus deberes como líder de la tribu. Es seguro, valiente y rebelde, posee una carácter adusto y protector, cualidades que muchas veces se ensombrece por su presuntuosa actitud.


 


Última edición por Shooting Star el Lun 28 Mar - 0:44, editado 1 vez
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
162

Localización :
Poraí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Howls at the moon'

Mensaje por MissJarlaxle el Vie 25 Mar - 19:21

HOWLS AT THE MOON
Mañana — Con Koga
Kagome iba andando un poco por detrás de los tres demonios lobo que inesperadamente se habían convertido en sus compañeros de viaje, aunque la joven estuviera segura de que aquello era solamente algo temporal. Había aceptado la propuesta de Koga después de discutir con Inu Yasha casi sin pensarlo y seguramente de forma precipitada, pero aunque fuera así, en aquel momento debía reconocer que no se arrepentía de haberlo hecho. ¿Por qué hacerlo cuando Inu Yasha cada vez le hacía menos caso y cada día se sentía más y más la sombra de Kikyo en la vida del medio demonio? Estaba harta de que el de cabellos plateados saliera corriendo tras la sacerdotisa cada vez que sus caminos se cruzaban mínimamente. Necesitaba una lección y Koga se había presentado en el momento justo. Por supuesto sabía que estaba mal aprovecharse, aunque solo fuera un poco, de ese modo del demonio lobo, sobretodo sabiendo los sentimientos que este sentía por ella. Un leve sentimiento de culpa pinchaba su corazón debido a eso, pero necesitaba alejarse de Inu Yasha un tiempo y su otra opción era volver a su época, algo que no consideraba apropiado pues retrasaría la búsqueda de los fragmentos.

A pesar de ello echaba de menos al resto de sus compañeros de viaje, especialmente a Shippo y Sango, aunque por supuesto también a Miroku y la pequeña gata demonio de la cazadora, Kirara. Había prometido a Shippo que volvería con ellos y que solo viajaría con el lobo una temporada, pero no estaba segura de cómo iba a salir de aquella situación. Decirle a Koga que iba a dejar de viajar con él cuando llegara el momento iba a ser realmente incómodo, estaba segura de ello. Por eso decidió no pensar demasiado en aquello, al menos no de momento, cuando llegaran a ese punto pensaría en algo, pero mientras tanto iba a dedicarse a su tarea de encontrar los fragmentos igual que hacía cuando estaba con el de cabellos plateados.

Koga hablaba, Kagome no estaba segura de sí lo hacía con los otros dos demonios lobo, con ella, o con todos en general, pero no estaba prestando demasiada atención pues todos esos pensamientos ocupaban su mente y la impedían prestar atención a nada más. O al menos no a las palabras del demonio lobo pues en esos momentos hubo algo de lo que si se percató. Como si de un fogonazo se tratara sintió la presencia de un fragmento en aquella zona, no demasiado lejos de ellos. Sus pies cesaron de moverse mientras su rostro se volvió en la dirección en la que había sentido el fragmento, al norte de la posición en la que se encontraban.

¡Koga! Siento un fragmento de la perla en esa dirección. —Alzó un poco la voz para llamar la atención de este, tratando de dejarse oír sobre la voz de los otros. Ahora estaba segura de que habían estado hablando entre ellos.

 


I dont think i can live without you.


Birds of a feather:

Thanks Hellcat!
AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
1076

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Howls at the moon'

Mensaje por Gestalt el Lun 28 Mar - 3:10

HOWLS AT THE MOON
Mañana — Con Kagome
Luego de un intercambio de palabras con sus compañeros, Koga había empezado andar a poca velocidad, más bien a caminar. Y aunque esta acción le había resultado harto para un anciano, prefirió hacer las cosas de esta manera a causa de su nueva compañía, Kagome. El lobo aun no salía de su sorpresa, y a pesar de que le dio mucho gusto saber que por fin Kagome entraba en razón, y de verle la cara a  Inu Yasha por la decisión que había tomado su mujer, admitía para sí que él estaba sorprendido, ¿qué había hecho cambiar de parecer a Kagome?, ¿Por qué se mostró completamente encantada y feliz de irse con él? Koga no era tonto, y aunque él quería a Kagome sinceramente, y cada  palabra que le soltaba  era completamente sincera, él se sentía un tanto inquieto por saber qué fue lo que había pasado al final. Esto tenía a Koga sumido en sus pensamientos. Cruzado de brazos, el lobo meditaba y sacaba nuevas suposiciones, movía la cola de un lado para el otro inquieto y esto lo sabía sus más fieles amigos Hakkaku y Ginta, que lo seguía  a tan solo un par de pasos atrás mientras continuaban con su conversación.

A ellos no se le había pasado inadvertido que Koga comenzará a caminar.

Debe ser por la señorita Kagome—dijo Ginta, pensativo y recordando cómo es que Koga evito que Inu Yasha lo siguiera, pero más bien fue la propia Kagome que le dio ventaja con su conjuro mientras ellos se iban a la velocidad del lobo líder.
¿Será que la señorita Kagome acepto a Koga? —murmuró Hakkaku, estaba contento, ahora que se había apartado Koga, podía ser más abierto con Ginta y su alegría por su jefe. Comenzó a imaginar una boda entre lobos. Pero Ginta le dio un codazo, trayéndole a la realidad.
No lo creo, más bien se le veía muy enojada con Inu Yasha—murmuró Ginta, mirando a los árboles. —Tal vez se está vengando de él.
¡Como se te ocurre decir eso!—Soltó entre murmullos el lobo albino —¡Ella sería incapaz!
¡Lo sé!, ¡pero todo es tan repentino! —murmuró al fin frustrado Ginta —¿Qué estará pensara Koga?
¡No lo se!, ¡A lo mejor esta confundido también y no lo quiere decir! —dijo Hakkaku y recordó su cara al ver como se llevaba a Kagome en sus brazos. —Pero debe estar disfrutándolo, ¡no lo pensó dos veces para secuestrar a la señorita!
¿Secuestrar?, ¡Te recuerdo que la señorita Kagome se vino por su voluntad!
Ah, si, si…—corroboró de nuevo el albino, siempre murmurando, y ambos lobos miraron de reojo hacia atrás, hacia donde estaba Kagome. ¡Sea lo que sea se alegraban por Koga!

El aludido mientras tanto había escuchado toda la conversación con su fino oído. Estuvo a punto de voltear y gritarles a los dos para que se callaran de una vez cuando de repente la voz de Kagome los alarmo a los tres.

¿Kagome? —gritó Koga, y antes de que pudiera preguntar, Koga percibió al instante el olor penetrante de una criatura. Había percibido que el monstruo se acercaba a ellos a gran velocidad, provenía de la dirección que había señalado Kagome. Koga saltó al instante hacia ella  y se posicionó a su frente.  El monstruo en algún momento de su andar aceleró el pasó y en vez de presentarse así mismo, lanzó una enorme lengua viscosa,  como un puño, entre los árboles buscando atacar al primer imprevisto. Koga cargó a Kagome entre sus brazos y en un rápido movimiento saltó hacia una piedra, apartándose del lugar, esquivando ese peligroso golpe que todo se llevaba. Hakkaku y Ginta volaron hacia los matorrales por el impacto, gritando por sus vidas. Varios árboles cayeron al suelo peligrosamente.

¡Muchachos, apártense!—grito Koga, en su siempre tono imperativo. —¡Yo me encargare de él! —el lobo olfateo inevitable  y no le quedó  duda. Aquella bestia extraña de mil ojos y lengua muy larga tenia el olor de Naraku, ¿Por qué todos los monstruos que se habían aparecido últimamente olían a él? Miró a su prometida y frunció el ceño preocupado. —¿Te encuentras bien, Kagome? Tendrás que ocultarte allá atrás. Me encargare de esto en un instante —dijo,con su acostumbrada seguridad. Volvió a mirar a la bestia, recordando que Kagome había hecho mención de los fragmentos de la perla. Se bajó de la piedra donde estaba de un saltó y la llevó detrás de unos arbustos, buscando ocultarla. Se tornó hacia la bestia, que estaba recogiendo su lengua, preparándose para golpear de nuevo. Procuró que la morena estuviese a sus espaldas, bien protegida. Ahora él tenia que encargarse de ella, y esa idea lo terminó sorprender aun más... pero no le desagrado. —¿En dónde y cuantos fragmentos son, Kagome?—musitó, antes de volver a la carga.
 
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
162

Localización :
Poraí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Howls at the moon'

Mensaje por MissJarlaxle el Dom 3 Abr - 22:46

HOWLS AT THE MOON
Mañana — Con Koga
Kagome dio un paso atrás la ver aparecer al demonio. No estaba segura de como describir a aquella cosa que parecía un sapo gigante lleno de ojos y que usaba su lengua para atacar pero definitivamente era un demonio sumamente repulsivo, ¿Por qué los demonios tenían que dar siempre tanto asco? Bueno, siempre no, pues conocía a algunos, entre ellos Koga, que tenían un aspecto bastante normal, pero los demonios con los que solían enfrentarse solían parecer exactamente lo que eran, seres malvados a los que había que parar los pies. Ahogó un grito de sorpresa cuando el monstruo atacó a la par que Koga la cargó en brazos para apartarla de la trayectoria del golpe. Hakkaku y Ginta no tuvieron tanta suerte y la morena no pudo evitar volverse para comprobar si estaban bien. Al parecer no habían sufrido demasiados daños graves, lo que la hizo respirar aliviada antes de volver a centrarse en el demonio que los había atacado, intentado averiguar donde tenía los fragmentos de la perla.

Parece que son dos justo al final de su lengua. —Miró de nuevo para asegurarse antes de asentir con suavidad. Si, definitivamente no parecía tener más fragmentos que esos. Aun así el sitio donde los tenía le hizo casi mostrar una mueca de asco. Había pensado que aquella cosa no podía resultarle más repulsiva pero al parecer se había equivocado. ¿Quién en sus sano juicio podría fragmentos de la esfera en un lugar como ese. Al parecer el demonio que tenían delante. Seguramente eso era lo que le daba tanta fuerza a los ataques de su lengua, pero no dejaba de ser algo completamente asqueroso. ¿Y luego ella iba a tener que guardar esos fragmentos? Pues pensaba lavarlos a conciencia antes.

Se escondió algo más entre los matorrales en los que la había dejado Koga, pero asegurándose de tener buena vista de lo que estaba pasado mientras una de sus manos se aferró a su arco con fuerza. No quería tener que usarlo, pues sabía de sobra lo que había pasado la última vez que había disparado una de sus flechas espirituales contra la perla. No estaba segura de si los fragmentos podían romperse más pero siempre era mejor prevenir. De todos modos tampoco iba a dejar que Koga se pusiera en peligro solo por no querer romper más los fragmentos, si veía que no podía con aquel demonio saldría a ayudarle, aunque por el momento estaba segura de que la balanza se inclinaba hacia el demonio lobo. Después de todo Kagome era totalmente consciente de las habilidades de éste y sabía que no era precisamente débil ni malo peleando.

Aun así notó como un sentimiento de preocupación iba creciendo en su pecho. Uno que normalmente solo sentía por sus compañeros cuando estaban peleando. Nunca había sentido nada así con Koga, pero era normal ¿no? Después de todo ahora estaban viajando juntos, de modo que también era su compañero. Y además había salido a defenderla sin pensárselo dos veces.

Ten cuidado, Koga. —Aquellas palabras salieron de los labios de la morena casi sin pensarlo. Estaba preocupada por él, no podía evitarlo. Y a decir verdad tampoco quería hacerlo. Ella no había visto venir al demonio de modo que de no haber sido por el lobo y su rápida reacción para apartarla seguramente la situación en aquellos momentos sería bien distinta y mucho peor para Kagome.



I dont think i can live without you.


Birds of a feather:

Thanks Hellcat!
AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
1076

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Howls at the moon'

Mensaje por Gestalt el Vie 15 Abr - 16:49

HOWLS AT THE MOON
Mañana — Con Kagome
Justo cuando Koga preguntó sobre la ubicación de los fragmentos, el monstruo había envestido y su lengua fue a impactar en un enorme árbol que estaba a su costado. El árbol se partió y trono con fuerza estridente a medida que se caía. Le sorprendió un poco que la lengua no había dado a ellos directamente, pero el demonio lobo comprendió que si ese demonio tenia la intención de fallar, por lo menos él no, y aprovecharía ese extraño comportamiento del contrario para vencerlo. Él era experto luchando, y ninguna bestia lograba derribarlo, pensó con suficiencia. Koga era bastante confiando, y cuando confirmo que Kagome estaba protegida en los arbustos y alejada del perímetro visual de la bestia, miró hacia donde estaba Hakkaku y Ginta y los vio saludando desde lejos, maltrechos pero con vida, y eso lo calmo porque a pesar de todo ellos eran sus camaradas y él no acostumbraba a que sus compañeros muriera en batallas que él presenciara.

¡Protejan a Kagome!—les gritó y sus dos amigos ya se estaban acercando a su prometida. Le sonrió con cierto encanto a Kagome cuando pidió que se cuidara. Aunque él sabía que Kagome se preocupaba por todos, en cierto modo le gustó que se preocupará por él. —No te preocupes, en un momento estaré de vuelta contigo.

Y con su sonrisa de suficiencia, Koga aceleró el paso y se fue corriendo hacia la bestia, dejando el acostumbrado remolino detrás. El monstruo en forma de sapo y mil ojos volvió a  golpear con su lengua y esta vez fue a dar directo al lobo, y el suelo volvió a retumbar por el impacto. Koga lo esquivo, y se sintió satisfecho al comprobar que el monstruo se centraba en él, que se olvidaba de los otros por el momento. El monstruo busco agarrar fuerza con su lengua mientras la envolvía hacia su boca y vio como Koga en un salto limpio busco enterrar su pierna en medio de su "cabeza", o por lo menos una parte del cuerpo del monstruo. Sus múltiples ojos se dirigieron al lobo y al instante lanzó la lengua hacia donde estaba Koga, el lobo pudo esquivar al vuelo el trayecto de su propio golpe, ya que el instinto del lobo saltó en advertencia y le decía que era peligroso ir directamente hacia la lengua... cayó al suelo en cuclillas y olfateo el aire para luego volver a saltar a su derecha y esquivar la lengua, y volver a correr hacia él. Pensó que Kagome le había dicho que los fragmentos estaban en la lengua y se fijó en ella, hacia la punta. El monstruo la estiraba tanto que daba la impresión de que tardaba más en recogerla mientras más largo estuviera, y en efecto así lo era... otra vez volvió a lanzar la lengua, esta vez a una distancia más lejana, de donde estaba Koga apartado y  vio con claridad como el monstruo volvía a recoger su lengua, como si le pasara la punta... A Koga se le antojó pensar en una piedra, ¿le pesaría tanto como una piedra?

Daba igual, ya sabía por donde atacar. Y de esta manera cuando el monstruo volvió a recoger su lengua, Koga se lanzó hacia el largo de la lengua y con sus garras cortó la carne estirada limpiamente. Esta se partió más fácil de lo que esperaba a pesar de la gruesa carne y el efecto fue instantáneo, el monstruo rugió, y el lugar donde estaba los fragmento refulgieron con fuerza, ahora él mismo podía ver el resplandor. El cuerpo del monstruo se hizo pequeño y la lengua cortada se cortó en miles de cenizas, hasta quedar tan solo una piedra. El cuerpo del monstruo se convirtió en un gran renacuajo negro y Koga lo piso sin piedad. La sangre salpico no solo su pie y sus dedos, sino alrededor de la pierna.

Tsk... tan solo era tamaño —refunfuño, pero reconocía que en definitiva los fragmento podían hacer un notable cambio a las bestias, porque el muy maldito tenia mucha fuerza descomunal. Miró hacia sus compañeros. —¡Oigan!, ¿están bien?, ¡Ya lo he acabado!, ¡Ya pueden salir! —miró hacia donde estaba la roca, y allí en un perfecto resplandor se encontraba los fragmentos. Koga se acercó hacia allá y se quedo mirando los fragmentos incrustados a la superficie de la piedra. Hizo amago de cogerlo y para su sorpresa no pudo sacarlo de la piedra, sus dedos resbalaban de la superficie, ni si quiera sentía el relieve del fragmento. —¿Que demonios...?
 
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
162

Localización :
Poraí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Howls at the moon'

Mensaje por MissJarlaxle el Vie 13 Mayo - 16:45

HOWLS AT THE MOON
Mañana — Con Koga
La muchacha sintió como el corazón se le encogía levemente mientras veía pelear al demonio con el que ahora viajaba. No dudaba de que este sería capaz de derrotar a aquel otro asqueroso demonio que se había presentado frente a ellos, sin embargo la presencia de los fragmentos de la esfera hacían que la joven no pudiera controlar su preocupación. Si bien era cierto que Koga también tenía fragmentos de la esfera que hacían más intenso su poder Kagome había aprendido a nunca menospreciar a un enemigo que los tuviera también.

Se quedó tras los otros dos demonios lobo hasta que Koga por fin derrotó a aquel asqueroso enemigo pero en cuanto esto estuvo derrotado por completo, por supuesto evitó mirar como Koga aplastaba al ahora diminuto demonio, no tardó en salir de detrás de sus dos improvisados guardaespaldas y se acercó a Koga sin que pudiera ocultar la preocupación que se dejaba ver en su rostro desde que había comenzado la pelea. De ella se había apoderado una especia de relajación al ver que no había resultado herido, algo que no alcanzaba a comprender del todo pues a pesar de que el demonio lobo era alguien importante para ella prácticamente desde que se habían conocido no recordaba haber estado tan preocupada por él jamás. No de ese modo. Normalmente solo la seguridad de un medio demonio conseguía tensarla tanto. Un medio demonio que no estaba echando de menos tanto como había pensado que lo haría.

¿Tú estás bien? —Murmuró a la vez que se acercó a Koga y casi sin darse cuenta, estando aun a la espalda de este, colocó su manos sobre uno delos brazos del demonio lobo, clara muestra de lo preocupada que había estado por él, sin siquiera pararse a mirar los fragmentos de la esfera. No. Aquellos valiosos fragmentos no eran lo que más preocupaba en ese instante a la joven sacerdotisa. Por eso no reparó en ellos hasta que hubo recorrido varias veces el cuerpo del moreno con la mirada hasta asegurarse de que no tenía ningún tipo de herida grave. Tras eso se le escapó un leve suspiro de alivio y después una suave sonrisa curvó los labios de la joven sin dejar de mirar a Koga—. Me alegro de que no te haya pasado nada. —Dijo en un tono algo más animado que el que había usado en su anterior pregunta. El peligro había pasado por fin y eso la relajaba bastante.

No apartó la mirada de él hasta que éste hizo aquella pregunta y Kagome notó al instante lo contrariado que él se encontraba solo por su tono de voz. Fue entonces cuando sus ojos bajaron y los dos fragmentos de la esfera aparecieron en el campo de visión de la joven. A primera vista no parecía que hubiera nada raro en ellos, pero claramente Koga estaba teniendo problemas para hacerse con ellos. Al parecer los dedos del demonio pasaban por allí como si no hubiera nada incrustado en la piedra a pesar de que los ojos de ambos claramente veían los fragmentos en aquel lugar. Kagome frunció el ceño y se acercó para poder ver aquello más de cerca, apartando delicadamente la mano del brazo del demonio lobo.

Quizás sea algún tipo de ilusión. —Murmuró de nuevo. Aquello definitivamente no era algo natural pero, ¿por qué tendría que sorprenderse por cosas antinaturales cuando estaba viajando con tres demonios para encontrar los fragmentos de una perla con grandes poderes? No. Definitivamente Kagome no estaba sorprendida por aquello—. O puede que ese demonio les haya hecho algo para que no podamos tocarlos. —Ninguna de las dos opciones le gustaba porque fuera lo que fuera, iba a ser un problema para ellos.


I dont think i can live without you.


Birds of a feather:

Thanks Hellcat!
AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
1076

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Howls at the moon'

Mensaje por Gestalt el Vie 24 Jun - 19:42

HOWLS AT THE MOON
Mañana — Con Kagome
Koga seguía tan centrado y molesto de no poder sacar los fragmentos de la roca, que cuando sintió la mano de Kagome tocar su brazo, dejó de intentarlo y la miró. El rostro de ella se veía francamente preocupado, algo a lo que al demonio lobo simplemente le hizo sentirse sorprendido. No es que Kagome no pudiera preocuparse, ni mucho menos, pero aquel sapo asqueroso no había sido un verdadero rival y había salido mejor parado de lo que otras batallas lo fue.

Estoy bien, ese monstruo no era ni un rival —notó que Kagome no dejaba de examinarlo, y dejó que ella misma lo comprobara. Muchas veces había notado cuando Kagome podía ser testaruda, cuando estaba en compañía de Inu Yasha generalmente solía pelear mucho con él porque ambos eran testarudos. Pero Inu Yasha no se daba cuenta, o no era lo bastante inteligente para saber que Kagome no era cualquier mujer,  que tenia carácter, se imponía, y eso al demonio lobo le encantaba. Sonrió pícaro al ver como Kagome parecía más satisfecha con el resultado, su sonrisa se lo dejaba saber. —¿Ahora me crees? Se veía espantoso, si, pero no era más que apariencia. ¿Tú, como estas?

Hakkaku y Ginta también se acercaron hacia ellos, mirando sorprendido la roca, preguntándose entre ellos dónde había quedado ese monstruo tan gigante.

Se ha convertido en esa piedra. —intervino Koga, ahora entrecruzandose de brazos mientras oía Kagome. —¿Una ilusión? Se ven demasiado reales para que sea una ilusión. —acerco su rostro a la altura del rostro de Kagome, para poder ver bien esos fragmentos. El olor de ella era simplemente delicioso, en un sentido no hambriento, claro. Kagome desprendía un aroma de humana muy particular y se imagino que probablemente se debía a su condición de sacerdotisa. ¿O puede que no? Koga no estaba para entender los misterios del mundo, simplemente sacaba conclusiones por las cosas que veía... impulsos que le había traído en ocasiones varios problemas.

¿Por qué no intentas sacarlo? Tal vez puedas con tus poderes, Kagome. —sugirió Koga, mirandola en la misma posición. — Si sientes que es peligroso, entonces es mejor no hacerlo. Podemos tal vez esperar que alguien más intente sacarlo...—y Koga miró a Ginta.

¿Yo? —se espantó el lobo, dando un saltó atrás.
No, tu no. Tal vez cualquiera que venga...

Pero estamos arriesgandonos a que otro se lo lleve, Koga.—dijo, Hakkaku frotándose el mentón.

Si montamos guardia puede que no, además este parece un  buen lugar para acampar.—musitó el lobo, mirando de nuevo a Kagome. —¿Qué opinas, Kagome?
 




a kiss
It's necessary to make a difference
Cherry Blossom
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
162

Localización :
Poraí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Howls at the moon'

Mensaje por MissJarlaxle el Sáb 23 Jul - 22:50

HOWLS AT THE MOON
Mañana — Con Koga
Seguro que te ha parecido un demonio débil porque tú eres muy fuerte. —Comentó la joven morena sin despegar la mirada de los dos fragmentos de la esfera. Quizás Koga no era el demonio más fuerte que Kagome había conocido en su viaje por aquella época pero definitivamente no era alguien a quien se debiera menospreciar. Nunca se rendía y eso le hacía salir victorioso de situaciones que en principio parecían desfavorables para él y eso Kagome ya lo había visto algunas veces. Y además contaba con los fragmentos de la esfera que le hacían ser aún más poderoso—. Yo estoy bien, Hakaku y Ginta han cuidado bien de mí. —Dijo volviéndose para mirarles a estos y dedicarles una pequeña sonrisa pues conocía bien la personalidad de estos dos y sabía que a ambos les gustaría que se reconociera lo que habían hecho, a pesar de que la propia Kagome sabía que no había sido demasiado.

Quería ayudarte pero me daba miedo alcanzarte a ti con una de mis flechas. —Dijo mirando de nuevo a Koga y hablando en voz algo más baja. No solía gustarle quedarse atrás en las batallas y generalmente nunca lo hacía cuando viajaba con InuYasha y el resto pero con Koga parecía que esa situación iba a ser algo diferente, o al menos esa era la impresión que le daba después de aquella pelea, pero sin embargo no pensaba quedarse atrás y verle luchar todas las veces. De eso nada, iba a demostrar todas las veces que hiciera falta que también sabía arreglárselas sola si hacía falta.

Tienes razón, parecen demasiado reales para ser una ilusión y los he sentido como verdaderos fragmentos de la perla. —Aun los sentía como tal de modo que descartó totalmente la idea de que pudieran ser una ilusión y cuando él le propuso que intentara sacarlos ella dudó un segundo antes de levantar la mano para tratar de recatar los fragmentos de aquella piedra en los que parecían estar incrustados, ya sin hacer mucho caso a la conversación de los demonios que la acompañaban.

Cuando sus dedos tocaron los fragmentos un suave fogonazo de luz rosa salió de ellos y la joven sacerdotisa tuvo que cerrar los ojos en acto reflejo. Cuando volvió a abrirlos sujetaba entre sus dedos los dos fragmentos que antes habían sido imposibles de agarrar por Koga. Algo confusa por lo que  acababa de pasar volvió su mirada de nuevo hacia el demonio lobo—. Bueno, supongo que esto soluciona el problema sobre lo que hace ahora…

¿Qué debía hacer ahora? ¿Se los guardaba ella o se los daba a Koga? Cuando estaba con el grupo normalmente siempre los guardaba ellos todos, pero ahora que viajaba con el líder de la tribu de los lobos no estaba segura de que debía hacer.
 


I dont think i can live without you.


Birds of a feather:

Thanks Hellcat!
AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
1076

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Howls at the moon'

Mensaje por Gestalt el Jue 18 Ago - 16:17

HOWLS AT THE MOON
Atardecer — Con Kagome
Los tres demonios lobos abrieron sus ojos con atención al ver como se iluminaban los fragmentos. Hakkaku y Ginta intercambiaron una mirada, a ellos siempre les parecía curioso los poderes de una sacerdotisa, ¿hasta donde podían llegar? decía cada mirada. Koga por otro lado sonrió con entusiasmo, él sabía que Kagome era la indicada para sacar los fragmentos, se echó para atrás para dejarle espacio, pero también estaba muy alerta por si debía saltar hacia ella en caso de algún problema. Ahora Kagome se había convertido en su protegida, y esa idea cada vez le encantaba al lobo a medida que transcurría más tiempo con ella. Cuando por fin la luz se desvaneció, dejando de herirle la vista, Koga noto que la roca se hacía más pequeña... aunque no era especialmente magnifica, ahora que se encogía parecía una simple roca de carretera, sin mucho interés. ¿Cómo es que había llegado esos fragmentos allí?

¿Esta bien? Veo que pudiste sacarla, ¡sabía que tu podías hacerlo! —soltó el lobo, y luego se rió de manera jovial, era una fuerte risa, de satisfacción. El lobo percibió al instante el dejó de la duda que había pasado en la mirada de Kagome. No supo discernir a que se debía, pero él no le había pedido el fragmento, ni si quiera para verlo.

¿Y bien?, ¿dónde esta la leña?—soltó de repente el lobo, malhumorado, quería romper el pequeño silencio que se había formado. Hakkaku y Ginta se sobresaltaron al oírlo, pues sabían que su jefe se refería  ellos. —No podemos pasar la noche aquí en el frío. Desde aquí puedo oler que hay un río cerca. Iremos acampar allá, ¿que te parece, Kagome?

Koga siempre se muestra mandón cuando la señorita Kagome esta cerca. —murmuró Hakakku, a la vez que Ginta comenzaba a asentir.
¡Y no se les olvide el jabalí!—puntualizó Koga, y ambos lobos se sobresaltaron.
—¡No lo olvidaremos, Koga!, ¡No somos tan despistado!—grito Ginta, alzando su brazo en alto. Mientras se alejaban, los dos lobos comenzaron a hablar sobre quien se llevaría los fragmentos, y lo problemático que debía parecerle a la señorita Kagome decidir sobre a quien dárselo, si a Koga o a Inu Yasha. Koga pudo oírlos desde lejos y fue entonces que pensó en ese asunto, ¿Era eso lo que le estaba preocupando? El lobo se entrecruzo entre brazos y miró a Kagome.

No te preocupes por ellos, llegarán tan rápido que no lo notarás. Vamos, Kagome—se acercó a los matorrales que bordaban el camino, por suerte era de una planta muy flexible y podrían abrirse camino sin demasiado esfuerzo. Koga había percibido con su olfato que rodear el matorraje sería un trabajo que probablemente les tomaría dos hora más innecesarias, por no decir dos horas más de regreso para llegar al río. El atajo era mucho más provechoso. Se giró sobre si mismo y miró a la morena en el momento en que un ave había agitado las alas del susto y abandonó una rama. El cielo se había tornado entre oscuro y naranja, estaban cerca al ocaso. Probablemente si se apresuraban, el lobo creían que podrían verlo.

Kagome, no tienes porque preocuparte.—soltó de repente el lobo, y miró con una sonrisa la expresión de su mujer. Porque si, aun la consideraba así. —Tu eres quien debes llevar el fragmento, no tienes porque entregármelo.

A medida que se adentraban, Koga abría un camino con sus brazos y las piernas, entre patadas y puños. Percibía que el entorno cobraba un cálido aspecto de ensueño, era hogareño... a su parecer. La manera en como los  haces de luz naranja perforaban la copa de los arboles le hacia recordar por algún motivo cuando era más joven. Koga siempre había sido criado al aire libre.

Así que no pongas esa cara, no me gusta verte así. —dijo al fin, con un tono suave, como si tal cosa. Estaba dándole  la espalda a ella, agarrándose una muñeca mientras movía la mano.
 




a kiss
It's necessary to make a difference
Cherry Blossom
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
162

Localización :
Poraí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Howls at the moon'

Mensaje por MissJarlaxle el Miér 1 Mar - 21:11

HOWLS AT THE MOON
Atardecer — Con Koga
La morena simplemente asintió a las palabras del demonio lobo y guardó los dos fragmentos que acababa de conseguir en el pequeño botecito que llevaba colgado del cuello junto con el resto. Ya tenía bastantes sin embargo Kagome sabía que conseguirlos todos aun supondría mucho esfuerzo. La esfera había quedado dividida en muchos pequeños fragmentos, muchos de los cuales estarían en manos de gente poderosa, algunos quizás casi tan peligrosos como Naraku. No, aquello definitivamente no iba a ser una tarea fácil, por eso se alegraba de tener a alguien como el demonio lobo a su lado, aunque eso no significaba que ella fuera a quedarse detrás de él, pensaba luchar igual que lo había estado haciendo.

Seguía a Koga a cierta distancia mientras este iba  poco a poco iba despejando el camino que debían seguir para llegar al rio. Kagome había llegado a la misma conclusión que él, si rodeaban el lugar seguramente tardarían más de la cuenta, otro motivo por el que se alegraba de estar con él. Ella nunca podría despejar el camino de esa forma. Al menos no sin hacerse daño.

Tranquilo, estoy bien. —Murmuró la morena mirándole apenas un momento. Pero lo cierto era que echaba de menos el ruido que generaba su antiguo grupo. Estar a solas con Koga era mucho más tranquilo sin embargo echaba de menos a Shippo y las continuas peleas entre Sango y Miroku. Cosas que ayudaban a la joven a mantener la mente ocupada. Quizás cuando los dos demonios que acompañaban siempre a Koga las cosas no serían tan silenciosas.

Alzó la vista dándose cuenta por fin de que estaba anocheciendo ya. Debía reconocer que aquel día se le había pasado bastante rápido y que quizás se sentía un poco nerviosa en ese momento, cuando iba a tener que pasar la noche con ellos. Aunque sabía que nada malo le pasaría si se encontraba con el demonio lobo el miedo a lo desconocido pareció querer acosarla un poco.

¿Crees que podremos llegar a ver el anochecer en el río? —Preguntó tratando de animarse un poco. Aquello realmente le gustaría pues tanto los amaneceres como los atardeceres le parecían realmente bonitos.
 


I dont think i can live without you.


Birds of a feather:

Thanks Hellcat!
AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
1076

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 'Howls at the moon'

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.