Últimos temas
» ♠ You left me in the dark
Hoy a las 15:01 por Nightingale

» ♠ War of hearts.
Hoy a las 13:34 por Hellcat

» ~We do it for her~
Hoy a las 12:51 por Aversiteespabilas

» Volantis: the first colony of Valyria
Hoy a las 12:45 por Carrie_B

» Trust your heart
Hoy a las 11:34 por Aversiteespabilas

» ♠ Water will quench fire.
Hoy a las 9:23 por Storm Queen

» Wait for it.
Hoy a las 4:53 por Sagittarius

» Sometimes you get the best light from a burning bridge.
Hoy a las 3:49 por Sagittarius

» Quidditch in the game
Hoy a las 2:45 por Sagittarius

» ~ You're my first so many things
Hoy a las 2:29 por Novocaine

» Confieso que...
Hoy a las 0:49 por Nevani

» Pedido de afiliaciones Élite y Hermana
Ayer a las 23:05 por Magik

» Hora de cierre [Zeus] +18
Ayer a las 22:03 por Ladie

» Showtime
Ayer a las 21:52 por Winter Wiccan

» × The Old Gods and the New.
Ayer a las 21:15 por Kerouac

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Paint me the colors of sky and rain

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Novocaine el Mar 5 Abr - 17:47


Paint me the colors of sky and rain
Sobrenatural — 1 x 1 — actualidad

Jurian cayó del cielo hacía más de diez años, y la causa de todos sus males había sido el amor. Tras tener que desprenderse de la persona por la que había entregado su dote debido al miedo de que pudiera descubrir su secreto, el que antes había sido un ángel ahora se había quedado completamente solo pululando por el mundo. A pesar de todo, todas las noches continuaba rezando por la salvación de su alma, posiblemente a la espera de que algún milagro sucediera.

Durante el día, Jurian trabajaba como dependiente en una tienda de comestibles del barrio. Allí conocía a todo el mundo, y todo el mundo lo reconocía de vuelta. Los intrusos eran cosa extraña por aquellos lares, de modo que al hombre no le pudo pasar desapercibido el joven que, de la noche a la mañana, había comenzado a frecuentar su tienda. ¿Un nuevo vecino? Era lo más probable, aunque Jurian tenía una corazonada un poco más inquietante con respecto a él.

NATHAN
Ángel — Sebastian Stan — Fenrir
JURIAN
Ángel caído — Henry Cavill — Novocaine
Hellcat


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Fenrir el Mar 5 Abr - 21:36

1. Blue as your eyes
Nathaniel — Tienda —  16:22h

El mundo humano era fascinante en aquella época. Lleno de tiendas, cosas que hacían ruido y, cuando cruzabas de una acera a otra, emitían un estridente sonido que posiblemente iba dirigido a su persona a modo de saludo. Por lo que el joven ángel siempre saludaba al estresado conductor antes de seguir caminando alegremente sin preocupación alguna por el hecho de poder ser atropellado o algo peor. Lo único que preocupaba a Nathaniel era cuidar del niño humano que se le había asignado por defecto con su nacimiento. Apenas una criaturita de un par de meses que era de lo más adorable. Y siempre que le veía, reía y le señalaba. Uno de los pocos que podían verle en su forma angelical si él no lo deseaba. Tan solo podría hacerlo hasta que su inocencia comenzara a desaparecer.

Pero, cuando se sentía lo suficientemente confiado, sus alas desaparecían y la forma corpórea que adquiría el ángel era una más mundana y sencilla. Hermosa igualmente, pero se podría calificar como dulce o adorable si uno lo prefería. Se hacía así pasar por un humano y el mundo era incluso más divertido que antes. Había descubierto lo que era el dinero, que salían de unas amables máquinas que se lo entregaban sin ningún problema a pesar de no poseer cuenta bancaria, trabajo ni nada por el estilo.

Adoraba el mundo terrenal.

Y, en esa ocasión, había adoptado una forma material cuando la madre del pequeño había entrado en una tienda a comprar cosas. Entró un par de minutos después que ella, mirando los alimentos que había en aquella pequeña tienda. No era especialmente grande, pero parecía acogedora. La clase de lugar que enviaba buenas vibraciones y que no le molestaba que el bebé estuviera dentro. Al contrario que otros lugares que... bueno, prefería evitar en la medida de lo posible.

Su mirada luego se paseó por el local hasta que sus ojos se fijaron en el dependiente. Era un hombre joven, aunque aparentaba ser algo más mayor que la forma humana del ángel. Tenía una mirada profunda y le daba la impresión de que... le conocía. Y el aura a su alrededor, espléndida, pero extraña en un humano normal. Ni que decir tiene que Nathaniel era un pequeño ignorante dentro del mundo angelical.

Cuando unos niños se acercaron a él, como solían hacer aquellos pequeños diablillos atraídos por su carisma o lo que vieran fantástico en él, se agachó y sacó un condón -el cual había confundido por un globo- y lo comenzó a hinchar antes de dárselo felizmente a uno de los críos tras hacer un nudo a un lado.

Hellcat


Última edición por Fenrir el Sáb 9 Abr - 23:03, editado 2 veces


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Novocaine el Jue 7 Abr - 16:58

1. Blue as your eyes
Jurian — Tienda —  16:22h

Jurian se había levantado aquel día a las cuatro de la mañana para poder reponer antes de abrir la tienda. Aquellos no eran sus mejores días, desde luego, pues nunca se había llegado a acostumbrar a todas las horas de sueño que ahora su cuerpo requería. Antes, había podido pasar semanas sin dormir y, ahora, las horas se le hacían eternas mientras pensaba en las terribles ganas que tenía de meterse en su cama y no volver a salir en años.

A pesar de que la vida que tenía no era en absoluto despreciable, siempre se acababa encontrando a sí mismo echando de menos su existencia como un ángel. Sus alas. Su capacidad para poder ir del cielo a la Tierra y viceversa. Todo era muchísimo más sencillo, y muchísimo más deseable, sin duda alguna. Pero su tiempo y sus acciones ya no tenían vuelta atrás, de modo que iba a tener que conformarse con su nueva vida y todo lo que con ella traía.

Dado que estaba de espaldas al mostrador, colocando botes de especias, no se había dado cuenta de la extraña presencia que ahora se paseaba por su tienda. Por la mañana ya habían entrado a comprar todas las personas conocidas, de modo que por la tarde no había esperado demasiada actividad. Posiblemente la de niños al salir del colegio o la de parejas paseando. No mucho más.

Sin embargo, un pequeño alboroto acabó por captar su atención. Eran madres que se acercaban escandalizadas a coger de las manos a sus niños y llevárselos de al lado de un joven que estaba hinchando... ¿Eso era un preservativo? Jurian tuvo que parpadear un par de veces para poder distinguirlo. Al fin y al cabo, no estaba demasiado familiarizado con aquellos artilugios que tan bien se vendían.

Iba a salir de detrás de su mostrador para preguntar qué estaba sucediendo cuando, una mirada más larga y analítica, le reveló que la presencia no era humana. Desde que había perdido sus alas, le era muchísimo más complicado distinguir las auras de las personas y del resto de las criaturas, pero aquella era simplemente llamativa. Luminosa hasta decir basta. Demasiado inocente y casi cegadora, realmente pura. ¿Aquello... Era un ángel? Podría ser que uno menor, pues no daba la impresión de que fuera demasiado mayor.

Sus labios se entreabrieron y se quedó petrificado durante unos segundos, sin saber qué hacer. Era la primera vez que veía otro ángel desde que estaba confinado en aquella existencia extraña.

Finalmente, dio unos pasos a donde se estaba formando el pequeño barullo de madres indignadas y niños confusos. Una vez allí, se interpuso entre el chico y ellos, abriendo un poco los brazos en un gesto que intentaba incitar a la paz y a la tranquilidad. Si estaba en lo cierto, y aquello era un ángel, tampoco había mucho que temer.

Perdonen —. Se disculpó —. Lo siento mucho. Ha sido un fallo dejarlos tan alcance, no volverá a ocurrir —. Sonrió, intentando calmar un poco la tensión —. Por favor, llévense lo que hayan cogido a modo de disculpa. Les reitero que lo siento mucho.

Al final, la sangre no llegó al río y, siendo que ya debían conocerlo, simplemente cogieron a los niños de la mano y se marcharon. No sin lanzar unas pequeñas miradas de reproche al chico que estaba a su espalda. Definitivamente, si era un ángel, era un crío. Tenía que serlo a la fuerza. Mordiéndose el labio inferior, se giró de nuevo hacia él para poder encararle y estudiarlo un poco más de cerca. Ahora, su aura era si cabía incluso más evidente.

¿Qué haces aquí? —. Preguntó sin más.

Hellcat


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Fenrir el Sáb 9 Abr - 23:01

1. Blue as your eyes
Nathaniel — Tienda —  16:22h

No entendía lo que acababa de pasar, pero se imaginaba que no era algo precisamente bueno. Y es que varias madres habían agarrado a sus hijos y le habían alejado de él. Juraría que alguna estaba más que dispuesta a levantarle la mano para soltarle un guantazo. ¿Por darle un globo a un niño? Perplejo, parpadeó lentamente y se incorporó, guardando la cajita con el resto de globos en un bolsillo de su pantalón dispuesto a enfrentar a la señora y preguntarle qué pasaba. Por supuesto, si en esa cultura o lo que fuera, estaba mal el darle un globo a un niño, pediría disculpas. Pero no quería ni pensar en eso, no había hecho nada malo.

Fue entonces cuando la figura del dependiente se interpuso entre ambos, cubriéndole y haciendo que las mujeres se fueran como si de serpientes, cargadas de veneno listo para caer sobre él, fueran. Tembló un poco ante la similitud, internamente agradecido por la llegada de quien parecía ser su nuevo acompañante. Ladeó la cabeza cuando mencionó que había sido un fallo dejarlo al alcance, sin comprender a qué se refería con ello. Los globos que llevaba encima los había comprado en una farmacia -sorprendente el hecho de que los humanos considerasen que era mejor tener globos saludables o algo así- aprovechando que el padre de su protegido quería comprar cosas ahí.

Y, sin embargo, le molestaba saber que aquel pobre hombre que acababa de defenderle estuviera decidido a dejar que se llevasen cosas gratis por su culpa. No quería arruinarle el negocio por algo tan simple como el hecho de haber intentado hacer felices a unos niños. Así que, aunque no dijo nada, comenzó a sacar dinero de todas las cosas que vio a las personas llevarse sin haber pasado por el cajero. Le parecía fatal que lo hicieran, a decir verdad. Pues si el hombre vivía de aquello, no iba a dejarle sin pan por su inexperiencia como ángel de la guarda.

Ahora que lo pensaba, ni la madre ni el niño se habían dado cuenta del revuelo montado y seguían en la tienda, mirando las cosas con tranquilidad. Era un alivio ver que no tendría que ir detrás de ellos, pues ahora la atención del dependiente parecía fija en él. Cosa que no comprendía, él no era nada especial, al menos en los ojos de un mortal.

Levantó la mirada del dinero hacia el hombre que ahora lo miraba y los ojos del ángel se abrieron de sobremanera. Al contrario que Jurian, él no tenía ningún problema para reconocer auras ajenas. Y aquella alma no era la de un humano cualquiera. Tampoco era la de un demonio, pues seguía siendo muy pura, mucho más que la de cualquier mortal. Pero parecía... sucia al mismo tiempo. Sin responder a su pregunta, se acercó más al otro, de forma que su nariz prácticamente estaba rozando la de Jurian.

¿Qué eres? —Preguntó en un tono cargado de curiosidad infantil mientras levantaba sus manos para poder tocarle la cara y estudiarla detenidamente.— No eres un ángel, pero no eres un humano... —Añadió confuso, ladeando un poco la cabeza aunque sin dejar de respirarle en la cara al mayor.

Hellcat


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Novocaine el Dom 10 Abr - 22:28

1. Blue as your eyes
Jurian — Tienda —  16:22h

Jurian dio un pequeño paso hacia atrás cuando el otro se le acercó tanto. Sabía de sobra que no tenía ninguna mala intención, pero aun así le incomodaba un poco el hecho de que un desconocido se le pusiera prácticamente encima. Desde lo que había pasado, el contacto físico no era uno de sus puntos fuertes, de hecho, lo eludía tanto como le era posible. Mejor evitar tentaciones... Porque tenía la impresión de que si había caído una vez en una, podría caer en muchísimas más de ahí en adelante. Y más cuando se ponían nariz con nariz frente a él.

La pregunta del chico consiguió hacerle suspirar aunque, en realidad, ya había estado esperando algo como aquello desde la primera vez que había distinguido su aura. En realidad, no conocía demasiado bien qué aspecto tendría la suya propia pero, en el fondo, era todo un consuelo saber que no se había camuflado con la del resto de los humanos. Al menos algo de especial le quedaba, aunque no fuera más que una remota parte de sí mismo.

Soy... —. Se contuvo durante unos segundos, mirando alrededor para segurarse de que nadie podía escuchar lo que estaba por decir. Sus compradores le tomarían por loco, y no pensaba exponerse al horror de una nueva mudanza solo por el hecho de que le descubrieran o pensaran que estaba mal de la cabeza —. Más bien, era un ángel —. Susurró —. Como tú, supongo. Solo que... Ya no —. A pesar de que veía al contrario demasiado joven, de verdad esperaba que comprendiera lo que sus palabras implicaban. Jamás había expuesto en voz alta lo que había sucedido, y preferiría no tener que hacerlo ahora. Más que nada porque era la experiencia más angustiosa de toda su existencia.

Frunciendo los labios en un gesto pensativo, le hizo un gesto con la cabeza al otro para que lo siguiera hasta una pequeña esquina de la tienda. Allí podían continuar viéndolos hablar, pero al menos era poco probable que los escucharan. Cuando por fin se sintió un poco más resguardado, comenzó con el pequeño interrogatorio que tenía en mente para él.

¿Qué haces aquí? —. En aquel momento, no había caído en la cuenta de que pudiera ser un ángel de la guarda. Tal vez un mensajero o simplemente un ente que había sido puesto en la Tierra para alguna misión. A saber. El caso era que le preocupaba el hecho de que una criatura tan joven anduviera suelta por ahí. No porque él fuera un peligro, sino más bien porque el mundo era un peligro para él. Tendría que haberse quedado en el cielo, con la seguridad que este garantizaba. En la Tierra... Podrían pasarle mil cosas y pocas de ellas eran buenas.

Hellcat


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Fenrir el Lun 11 Abr - 13:49

1. Blue as your eyes
Nathaniel — Tienda —  16:22h

Aguantó el puchero que pugnaba por salir en sus labios cuando vio que el otro se alejaba y no le dejaba seguir tocando como quisiera. No comprendía el problema que había con ello cuando sencillamente quería comprobar mejor qué era el otro. Pero al final acabó por dejarlo ir, pues no iba a obligar a hacer algo que claramente le desagradaba. Quería saber más de esa criatura, sobre todo el por qué trabajaba entre humanos, pero lo más importante era respetar sus propios deseos. Un ángel no se imponía sobre los demás a no ser que fuera esencial. Y, en esa situación, no era nada esencial. Además, Nathaniel ni siquiera era un guerrero, tan solo era un guardián. En su vida había pisado la legión de Miguel, él ni siquiera sabía imponerse.

Se quedó totalmente en silencio cuando le confesó que había sido un ángel, perplejo. No comprendía cómo un ángel podía dejar de serlo. No tenía conocimientos de que a alguno le hubiera pasado aquello jamás. Los ángeles eran las criaturas más puras del universo y era imposible que su aura se ensuciara como la de aquel hombre. Quería preguntarle y saber más, pero la expresión del otro le hizo cerrar la boca. Preguntar sería una falta de tacto tremenda y parecía que le iba a hacer daño. No quería dañar a alguien que, en el fondo, era su hermano. Así pues, guardó silencio, cabeceando un tanto inquieto.

Siguió a Jurian hasta la parte más alejada del resto, donde aparentemente no iban a poder oírles mientras seguía dándole vueltas a aquel asunto. La única opción que se le ocurría para imaginarse a un ángel volviéndose humano era por habérselo suplicado al Padre de todos, pero la expresión afligida del otro le indicaba que eso no había sucedido. Así que... quizás le había enfadado. Quizás había hecho rabiar tantísimo al Señor del cielo que le había expulsado igual que una vez hizo con Adán y Eva. Ante ese pensamiento, los ojos de Nathaniel se abrieron como platos y se removió algo incómodo sobre sus propios pies.

Ahora más que antes, quería preguntarle qué había pasado.

Al final se contuvo y se limitó a señalar con el dedo a la señora con el bebé que estaban mirando felizmente qué comprar, ajenos a todo lo que sucedía a su alrededor. El bebé reía felizmente y de vez en cuando tocaba las palmas a lo que su madre le señalaba, cosa que provocó que una tierna sonrisa se dibujara en los labios del ángel. Los humanos eran verdaderamente fantásticos.

Es mi protegido hasta que alguien más mayor esté libre. Según parece Aniel podrá bajar pronto, pero hasta entonces... ¡es mi trabajo! —Añadió felizmente. En su voz había cierto orgullo, pero no en el mal sentido, sino cargado de éxtasis de que semejante honor hubiera recaído sobre sus manos. Sin embargo, pronto se desinfló y lanzó a Jurian una mirada de cachorro apaleado.— ¿Molesto aquí?

Hellcat


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Novocaine el Dom 24 Abr - 18:48

1. Blue as your eyes
Jurian — Tienda —  16:22h

Tu protegido —. Repitió al instante, mirando de soslayo a la mujer con el crío. Aquel ángel le seguía pareciendo demasiado joven como para estar haciendo ese trabajo, por mucho que no fuera más que una simple sustitución. El mundo terrenal estaba lleno de peligros y tentaciones a las que alguien tan pequeño no debería estar expuesto. En primer lugar porque no los comprendía y podría caer con demasiada facilidad ante ellos. En segundo, porque tampoco tenía ninguna necesidad de desencantarse tan rápido. Aquel crío estaba demasiado verde y era demasiado risueño como andar por ahí suelto, solo era cuestión de tiempo que le sucediera una desgracia.

Con un suspiro, se pinzó el puente de la nariz con la mano derecha y negó con la cabeza. Por muy descabellada y estúpida que le pareciera la situación, tampoco tenía ya ninguna potestad como para quejarse ante nadie. De hecho, dudaba si quiera que tuviera ninguna autoridad como para juzgar lo que se cocía por ahí arriba.

No me molestas —. Respondió finalmente, intentando suavizar un poco su tono por todos los medios. Con una mirada analítica, se dedicó a evaluarle de arriba abajo —. ¿Cuánto tiempo llevas en la Tierra? —. Por el tamaño del otro niño, deducía que era imposible que más de seis meses, pero a saber. En cierto modo, no pudo evitar comparar al crío humano con el ángel. Por mucho que tuviera ya un aspecto semiadulto, la cronología de la vida de un ángel era muy diferente a la de los mortales. Daba igual que físicamente ya se hubiera desarrollando, su mente seguiría funcionando como la de un niño durante muchos años más —. Ten cuidado con todo, ¿entendido? Los coches son peligrosos. No hay que mirar fijamente más de cinco segundos a una persona. Si te gritan, vete. No saludes a quien no conozcas e intenta que nadie se dé cuenta de tu condición de ángel. Ah, y tan pronto como puedas volver a casa, vuelve. Todavía te quedan muchas cosas por aprender.

Aquella ristra de consejos salió natural de sus labios, casi como si fuera un padre que intentaba aleccionar a su hijo. Lo cierto era que dudaba considerablemente que nadie se lo hubiera enseñado antes, sino no habría cometido el acto tan estúpido de haber hinchado unos condones. Normalmente, los ángeles de la guarda solían tener un amplio conocimiento sobre cuestiones terrenales, de modo que no cometían errores tan sumamente garrafales. Tal vez alguno que otro en lo que se acostumbraban a vivir entre humanos, pero no hasta ese extremo tan inquietante.

Ver lo que Nathan había hecho era una clara evidencia de que no tenía la más mínima idea de cómo funcionaba el mundo, y eso inquietaba a Jurian más de lo que le gustaría. No era asunto suyo, desde luego, pero tampoco quería que aquel niño sufriera ninguna desgracia por falta de conocimiento. Si supiera quién había sido el idiota que lo había dejado suelto a su suerte por ahí... Tal vez le dedicaría unas cuantas palabras.

Hellcat


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Fenrir el Lun 2 Mayo - 23:13

1. Blue as your eyes
Nathaniel — Tienda —  16:22h

Nuevamente una sonrisa iluminó el rostro del joven ángel, haciendo que sus ojos brillasen con alegría mientras sus blancos dientes eran acompañados de unos pequeños hoyuelos a los lados. Parecía irradiar luz propia tan solo con aquel gesto cargado de sentimiento. Un sentimiento totalmente puro y visible a los ojos de cualquiera. Felicidad. Simple y llanamente eso. No había segundas intenciones en su gesto, ni siquiera lo hacía por Jurian. Era su forma de expresar que le agradaba el no ser una molestia. Posiblemente se hubiera apagado como una vela si el mayor le hubiera hecho algún comentario negativo. A pesar de que el otro ya no era un ángel, tenía respeto hacia sus mayores y buscaba su aprobación.

Diablos, buscaba aprobación hasta de los humanos.

Cuando le preguntó el tiempo que llevaba allí abajo levantó una mano y subió dos dedos, aún con la brillante sonrisa.— ¡Dos semanas! —Dijo emocionado, dejando caer luego la mano para toquetear lo que había en el mostrador con curiosidad.

Sin embargo, cuando Jurian soltó aquella ristra de cosas que no debía hacer, su gesto se apagó lentamente, consumido por la preocupación que se cernía. Una preocupación más inclinada hacia el bebé que aún reía en brazos de su madre que en sí mismo. Todo aquello que el antiguo ángel aplicaba a él eran daños potenciales para su protegido, por lo que tomaría notas sin dudarlo. Aunque no comprendía por qué no le habían dicho nada de eso antes. ¡Se suponía que debía de bajar al mundo humano sabiendo cómo proteger a su bebé!

Sintiéndose inútil por no haber sabido nada de eso, bajó la vista al suelo, hacia sus propios zapatos que había cogido a imitación de los del padre del niño y apretó los puños lentamente. Se sentía mal después de aquello y, cuando levantó la vista hacia el otro, su gesto era de pura desolación, como si ya no quedase nada bello en aquel mundo por el que mereciese la pena seguir existiendo.

Soy una carga para el niño... —Murmuró en un tono que había dejado bien atrás la emoción previa. Hizo un pequeño puchero y se apoyó un poco en el mostrador, aún intentando encontrar en aquella situación algo que le animase. Tan solo había algo que aún no le terminaba de cuadrar en el discurso del otro ángel.— ¿Qué es un coche? —Añadió, olvidándose por completo de la pena anterior, pues en aquellos momentos lo que ardía en su interior era la curiosidad.

En efecto, la tristeza le había durado unos escasos segundos, pero había sido intensa y no era algo que quisiera repetir. Se acercó un poco más al otro y le abrazó con fuerza antes de apartarse, dejando un pico en los labios del antiguo ángel y volviendo a sonreír. Había visto a humanos hacer aquello y le parecía que era una muestra de agradecimiento. Los padres del bebé al que cuidaba lo hacían constantemente cuando se ayudaban entre ellos. Así que tenía que ser la forma más natural de mostrar gratitud, sin duda.

Ah... no sé tu nombre.

Hellcat


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Novocaine el Vie 3 Jun - 13:51

1. Blue as your eyes
Jurian — Tienda —  16:22h

Cuando Nathan sonrió de aquella manera, a Jurian le dio un vuelco el corazón. No recordaba haber visto nada tan hermoso ni tan puro en mucho, mucho tiempo. Tanto fue así, que tuvo que reprimir sus ganas de alzar la mano derecha y acariciar sus facciones como si fueran las de una preciosa estatua de porcelana. En el fondo, no se creía con ningún derecho de tocar algo tan bello. No después de lo corrompido que creía que estaba. De aquella manera, se quedó quieto en su posición y simplemente se limitó a observarlo con una evidente nostalgia. ¿Habría brillado él mismo alguna vez de aquella forma? Por su propia salud mental, prefería pensar que no.

Dos semanas. Se repitió a sí mismo dentro de su mente. Aquello era simplemente ridículo. Aquella criatura no estaba ni de lejos preparada para ostentar la responsabilidad que tenía, y lo mínimo que podía suceder es que se llevara algún susto, si no algo peor. Por un momento, Jurian tuvo que apretar sus manos hasta formar un puño para liberarse de las ganas que tenía de golpear a quien se le hubiera ocurrido semejante locura. Ese ángel no estaba seguro en el mundo de los mortales, ¿es que por allí arriba comenzaba a escasear la sensatez?

En el poco tiempo que se quedó pensativo, la expresión del pequeño ángel había cambiado fugazmente de alegre a tristona. Tenerle así era como ver una luz apagarse de repente. Y no, no era agradable. Por un momento se preguntó si había sido demasiado duro. En realidad, le había dicho aquello por su propio bien, pero claro, el otro podría haber interpretado que le estaba echando una regañina. Además, cabía añadir que desde que era humano, la sutileza no era precisamente su punto fuerte. Más bien al contrario.

No eres.... —. Comenzó, pero al instante prefirió callarse y tomar la oportunidad que le daba el otro para cambiar de tema —. Un coche es una de esas máquinas con cuatro ruedas que llevan gente dentro y van muy rápido por las calles. Tienes que tener cuidado de que no te atropellen—. Le explicó esta vez con un poco más de paciencia.

Jurian no tuvo ningún problema en abrazarlo, pero jamás se habría esperado lo que vino después. Por instinto, se apartó un poco. Aquello no estaba bien, pero dudaba que el ángel lo supiera.

Jurian —. Respondió al instante —. Y no vuelvas a hacer eso con nadie —. Señaló —. No está mal ni es feo, pero significa cosas muy diferentes a las que tú crees, y podría traerte problemas. Eso solo se hace con... —. Se quedó pensativo un momento. ¿Cómo explicárselo de manera sutil? —. Con la persona con la que más quieres en el universo, ¿vale? Hasta que no la encuentres, no lo hagas con nadie.

Hellcat


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Fenrir el Dom 10 Jul - 18:28

1. Blue as your eyes
Nathaniel — Tienda —  16:22h

Jurian... ¡me gusta! —Dijo, totalmente emocionado de nuevo porque el antiguo ángel había tenido la confianza suficiente con él como para comunicarle su nombre. Aunque sonaba extrañamente humano.— ¿Jurianel? —Preguntó, torciendo la cabeza hacia un lado al intentar divinizar el nombre añadiendo el sufijo típico de los nombres angelicales. No todos lo llevaban, pero era lo más común y se le hacía raro ver un nombre que no lo poseyera. ¡Ni siquiera los grandes arcángeles vivían sin él! A excepción, quizás, de Metatron. Pero esa era otra historia. Además, Metatronel sonaba mal.

Sus labios dibujaron una perfecta "O" ante la bronca del mayor cuando este le explicó que no podía volver a hacer aquello. No comprendía el problema que había en ello, pero también era cierto que la mayoría de las cosas que hacían los humanos escapaban de su comprensión. Era un poco estúpido pensarlo siquiera, pero le resultaba cada vez más difícil comprender qué era lo que se pasaba por las mentes de aquellas criaturas tan hermosas y perfectas en la creación.

Nuevamente, ladeó la cabeza cuando hizo aquel último comentario, tratando de pensar en lo que quería decir. Era absurdo cuando él tan solo amaba a una persona en todo el universo.

Entiendo. Siento las molestias, Jurian. Supongo que entonces... ¿tan solo puedo hacerlo con Padre? —Preguntó, cruzándose de brazos mientras fruncía ligeramente el ceño. Había algo mal ahí, pues no era capaz de imaginarse a sí mismo haciendo semejante cosa con el padre de todos. Su creador y aquel al que amaba por encima de todo. Bueno, ¿quizás al niño que cuidaba? Era un bebé, pero era la criatura más importante de su existencia además de Dios. Quizás se refería a él.

Lo cual le recordaba que...

Levantó la vista y buscó con la mirada a la mujer y al niño a los que había seguido hasta la tienda, entrando en pánico por unos segundos al no verlos. No estaban por ningún lado. Descontrolado, las alas del pequeño ángel se materializaron por unos instantes ante el pánico y golpearon no solo las cosas del mostrador, sino también a Jurian. En plena cara. Lo que causó un nuevo sobresalto en Nathaniel, quien comenzó a moverse nerviosamente mientras trataba de hacer desaparecer las alas. Aún no controlaba demasiado bien eso de tener emociones fuertes como era el miedo o la diversión.

Por fin, cuando consiguió que sus alas se desvanecieran, tomó el rostro del mayor y lo examinó con cuidado, dedicándole una expresión afligida antes de abrazarle con fuerza.

¡Lo siento muchísimo! —Sollozó a pesar de que no había comenzado a llorar. Se sentía increíblemente mal por los daños que había causado en unos segundos. Lo único que lo medio consolaba era haber visto a la madre de su protegido aún en la tienda, ajena a todos mientras seguía decidiendo qué comprar.

Hellcat


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Novocaine el Dom 17 Jul - 0:32

1. Blue as your eyes
Jurian — Tienda —  16:22h

Jurian no añadió ni una sola palabra mientras dejaba que el otro intentara imaginarse su nombre de ángel. Realmente, tampoco estaba tan sumamente equivocado como pensaba. Era evidente que, cuando se quedó sin alas, tuvo que adaptar su nombre a uno que sonara mucho más humano por lo que, finalmente, acabó por quitarle el -el del final y poco más. Bien era cierto que últimamente se había puesto de moda entre los humanos llamar a sus hijos por nombres de ángeles, pero él seguía pensando que no era digno de quedarse con todos aquellos detalles. Al fin y al cabo, había sido expulsado del cielo por algo.

Sus hermanos estarían decepcionados con él, suponía. Después de todo, no se veía a un ángel caer todos los días. A lo mejor los primeros meses habían notado su ausencia aunque, en realidad, sabía que no habrían tardado demasiado en recuperarse. Eran ángeles guardianes. Tenían cosas mucho más importantes que hacer que llorar a un ingenuo. Sin embargo, el tiempo y la distancia no habían hecho que Jurian se olvidara de ellos, lo cual provocaba que no pudiera parar de buscar al responsable de que Nathaniel estuviera allí. Ojalá siguiera teniendo su mente conectada a las de ellos solo para poder echarles la bronca por su terrible negligencia.

Aquel pequeño ángel era tan sumamente inocente... Quería hacer algo por él. Algo por protegerle y por cuidarle. Pero sabía de sobra que no tenía ningún tipo de poder con el que poder llevar a cabo semejante tarea. Solo contaba con su vasto conocimiento sobre el tema, pero la eficacia de sus enseñanzas únicamente recaería sobre la disponibilidad del otro ángel para seguir sus consejos o no. Jurian tampoco tenía demasiado claro hasta qué punto los consejos de un caído podían tener repercusión sobre la vida de nadie.

No —. Respondió tajantemente, aunque luego intentó relajarse—. No es el tipo de amor que le profesas al Padre. El amor al Padre es una clase de amor única y exclusiva para él. Y se basa en el respeto y la admiración. No puedes hacer esas cosas con él... Cuando seas más mayor lo entenderás —. Fue lo único que añadió con respecto al tema. El otro, de todas formas, era demasiado joven para poder interesarse por todo aquello. Todavía le quedaba demasiada vida y demasiadas experiencias por delante.

Quiso decirle algo más, pero no halló la oportunidad cuando el otro comenzó a ponerse nervioso. En un abrir y cerrar de ojos, la mayoría de cosas que antes había sobre el mostrador, acabaron tiradas por el suelo y esparcidas por doquier. Sin embargo, lo peor de todo fue cuando las plumas de sus alas impactaron directamente contra su cara. Fue algo totalmente doloroso, teniendo en cuenta que no había vuelto a entrar en contacto con unas desde que había perdido las suyas propias.

Las de aquel ángel eran suaves e incluso tiernas. Era pequeño, después de todo. Sin embargo, eso no consiguió más que hacerle sentir peor y darse cuenta de que, en realidad, echaba de menos las suyas propias muchísimo más de lo que realmente creía. Era doloroso y terrible. Las quería de vuelta, por mucho que creyera que se había acostumbrado a vivir sin ellas. Eran parte de su ser, y ahora se daba cuenta de lo incompleto que estaba.

Da igual —. Fue lo único que dijo con tono quedo. Ya no se encontraba tan de buen humor como antes, de modo que no fue capaz de responder al abrazo que le había dado el otro. En su lugar, simplemente se quedó quieto y absorto en sus propios pensamientos. Sin que él fuera totalmente consciente de ello, su expresión se había convertido en algo roto y descompuesto.

Hellcat


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Fenrir el Jue 25 Ago - 18:06

1. Blue as your eyes
Nathaniel — Tienda —  16:22h

¿Cuando fuera mayor...? No lo comprendía, pero el joven ángel no dijo nada más, sino que se limitó a mirar a su compañero con curiosidad excesiva, realmente interesado en lo que pudiera enseñarle el otro ángel. Era la primera vez que se encontraba con uno de los suyos en ese sentido, la verdad. Un caído. Sabía que existían, por supuesto; pero en algún momento de su corta existencia los había tomado como sencillos seres de leyendas, para asustar a los jóvenes ángeles y que aprendiesen a no llevar a cabo esas acciones ridículas y humanas como eran los pecados. Cosas que, al final, no eran necesarias para que un ángel del señor fuera feliz.

Levantó la mirada hacia el antiguo ángel al escuchar su nuevo tono después del pequeño destrozo, tratando de buscar en él algo de reacción. Le resultaban extrañas las muestras de cariño no recíprocas, a decir verdad. Pero la expresión del mayor le dijo todo lo que tenía que ver ahí. Había sido un insensible al pensar que estaba bien entrar en aquella tienda sin pedir permiso ni perdón, restregándole por la cara su condición de ser celestial mientras que él lo había perdido todo. No quería ni imaginarse cómo se sentiría él mismo si alguna vez perdiese sus alas; y por eso no pudo más que sentir una punzada de profunda culpabilidad al mirar aquel rostro descompuesto por el dolor, que tan solo le daba más sentimientos profundos de dolor y ganas de protegerlo y abrazarlo hasta que no quedase más.

Jurian yo... de verdad que lo lamento. —Susurró, concentrándose en mantener sus sentimientos a raya para que las alas no volvieran a aparecer e hiriese más al caído.

Tomó su rostro entre sus manos y le acercó de forma que podía juntar su frente con la ajena, dedicando un par de suaves caricias a sus mejillas en un gesto fraternal, muy típico entre otros ángeles cuando querían comunicar sentimientos de afecto y tranquilidad. Y, al final, cerró los ojos y se concentró todo lo posible. Quería hacerle un regalo de compensación, aunque no creía que fuera a ser bienvenido. Tan solo le recordaría más lo que había perdido, por lo que al final se decantó en sencillamente seguir abrazándole y darle calor mientras mantenía sus frentes juntas.

No volveré a molestarte, lo prometo. —Finalizó tras unos minutos, dejando ir al mayor para apartarse y salir de ese lado del mostrador. Se dedicó así a recoger todo lo que había tirado con sumo cuidado y una expresión aún algo culpable. El rostro del pequeño ángel ya no mostraba felicidad o semejante, sencillamente había determinación de hacer la situación lo más fácil posible al otro.

Finalmente, dedicó una última mirada a Jurian e hizo desaparecer su forma material. Ya, a ojos de los humanos, no existía.

Hellcat


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Novocaine el Vie 21 Oct - 22:17

1. Blue as your eyes
Jurian — Tienda —  16:22h

Jurian respiró hondo mientras el otro colocaba las manos en sus mejillas. Que él hubiera perdido sus alas no era culpa suya, de modo que no tenía ningún derecho a ser descortés con él, ni mucho menos a rechazar aquellas muestras de cariño que le estaba profesando. Verse en aquella situación no hacía más que recordarle lo que ya no era. Sin embargo, en el fondo, también había algo de bello en ella. Era doloroso, pero le evocaba bonitos recuerdos de lo que durante siglos había sido su existencia. El sentimiento era agridulce, pero no repulsivo.

Por eso mismo no se movió, si no que simplemente dejó que el otro hiciese lo que tuviera que hacer. Era demasiado tierno y joven como para comprender el dolor por el que estaba pasando, y Jurian no podía culparle por ello. Nathan todavía era un ser inocente y puro, no sería capaz de comprender cosas como la ira, la impotencia o la melancolía. Él solo estaba allí para crecer, para aprender, ser feliz y hacer feliz al niño que estaba protegiendo. El resto de cosas horribles ya las iría aprendiendo con el tiempo, pero ahora lo único que tenía que hacer era disfrutar de la ternura que la inmadurez le daba.

Deja de disculparte —. Dijo con suavidad, en un susurro —. No ha sido culpa tuya. Lamento haberte hecho sentir mal —. Cuando el pequeño se separó de él, Jurian se apoyó durante unos segundos en el mostrador intentando recuperarse. No era el momento ni el lugar para venirse abajo, de modo que prefirió invertir aquellos segundos en una actividad que pudiera distraerle un poco: recoger las cosas que habían caído al suelo.

Por suerte o por desgracia, la ayuda del otro le puso la tarea demasiado sencilla, y al final la había concluido en menos de dos minutos. Quiso girarse hacia el ángel y seguir disculpándose por haberle incomodado, pero el otro ya parecía demasiado dispuesto a irse como para decir nada más. A pesar de que el sentimiento egoísta de querer mantenerlo a su lado estaba ahí, Jurian sabía de sobra que debía dejarle marchar libre y no entorpecer su trabajo. Era un ángel guardián después de todo. Tenía mucho trabajo por delante, y más con un niño humano recién nacido.

Aun así, incluso cuando la figura del otro hubo desaparecido delante de sus ojos, Jurian no pudo evitar pedirle con todo suplicante una última cosa, con la esperanza de que todavía estuviera ahí para oírle.

Vuelve otro día, por favor.

Hellcat


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1375

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Fenrir el Mar 25 Abr - 16:58

2. White as the clouds
Nathaniel — Tienda —  10:45h

Al final había regresado, no comprendía la razón, pero lo había hecho. Las alas del ángel desaparecieron tras su espalda antes de volverse invisibles, su cuerpo apareciendo en medio de la calle sin que sorprendiera a nadie. El pequeño bebé estaba en la escuela, vigilado por varias personas. Tan pronto como despertase, sin embargo, Nathaniel se enteraría y saldría a buscarlo. Sin embargo, la duda y las palabras del ángel caído seguían en su corazón, haciéndole dudar. En un principio había pensado que lo molestaba. Luego este le había indicado que quería que regresase. Ahí poco le había quedado claro, aunque no se había negado. En su lugar, había asentido a pesar de que no podía ser visto antes de marchar con el niño.

Y ahí estaba, frente a la tienda, con una gorra de béisbol sobre la cabeza sin saber qué hacer. Se decantó al final por ajustarse la gorra sobre la cabeza y entrar, tratando de no plantearse aquello en exceso.

Miró a su alrededor una vez lo hizo, repentinamente amedrentado. No, no debería haberlo hecho. Es como si de una tentación se tratase, carecía de sentido dejarse llevar por ella. Era malo, una idea terrible. ¿Por qué siquiera lo había hecho?, pensó con cierto grado de culpabilidad, agachando la cabeza lentamente para girar sobre sí mismo, dispuesto a salir de la tienda. Al menos hasta que sus ojos se cruzaron con los del ángel caído, pues sus piernas optaron por dejar de funcionar en ese momento, dejándolo totalmente quieto en la entrada, prácticamente con medio cuerpo fuera y la preocupación dibujada en su rostro.

Oh... uhm... buenos días. —Saludó en voz baja el ángel, aún sin ser capaz de moverse.

Menos mal que nadie tenía que entrar en esos momentos o sería incluso más humillante, si eso que eso era posible siquiera. Parpadeó lentamente antes de desviar su mirada, por fin su cuerpo decidiendo que era el momento de funcionar y permitiéndole al menos moverse de la puerta de forma que, si bien tenía la espalda contra la pared y podía vigilar el mundo a su alrededor, no molestaba a ningún comprador.

S-siento las molestias.... pensé que, uhm... que querías que te volviera a visitar de verdad.
Hellcat


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paint me the colors of sky and rain

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.