Últimos temas
» ♫ It's now or never
Hoy a las 8:44 por Storm Queen

» ♫ Pirate's life is the best life
Hoy a las 8:19 por Storm Queen

» Petición cambio de nick
Hoy a las 8:07 por Storm Queen

» The moment when all the smiles died.
Hoy a las 5:38 por Lichtgestalt

» I. Merry Christmas! | TRAMA GRUPAL | BRYMPTON HOUSE
Hoy a las 2:07 por Lichtgestalt

» bloodlines
Hoy a las 1:59 por Nocte

» Dados de la suerte
Hoy a las 1:08 por Dice Master

» Music inflames temperament
Hoy a las 1:02 por Nocte

» Let's Rock, baby! [Tres y Wica] [Tardis+Thyra]
Hoy a las 1:01 por Thyra

» — Colors of the wind.
Hoy a las 0:48 por Neliam

» ¡No apagues la llama!
Hoy a las 0:30 por Neliam

» ❖ Burning Desire.
Hoy a las 0:17 por Nocte

»  ▬ Que sea cierto el jamás.
Ayer a las 23:23 por Efímera

»  ▬ Invisible a los ojos.
Ayer a las 23:22 por Nightingale

» Ice soldiers.
Ayer a las 23:17 por Novocaine

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Last call out for my boy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Last call out for my boy

Mensaje por Fenrir el Mar 26 Abr - 19:38

Last call out for my boy
Man from UNCLE – Películas – 1x1 – CS
Tras lo acontecido entre Jurian y Nathan, el abandono del primero en el infierno y el dolor causado al incubo, ha pasado un tiempo considerable. El mundo no ha dejado de girar, para dolor del incubo, ni tampoco se ha mostrado mínimamente misericordioso con él. El dolor de la pérdida no es algo que el rey de los incubos se pueda permitir, por lo que pronto se ve envuelto en nuevos trabajos que lo mantienen sumido en lo que parece ser un largo letargo. Del cual, al despertar, ha entrado en una nueva era humana. Totalmente diferente a la anterior y, sorpresa, más liberal.

Claro que al parecer Estados Unidos y Rusia se están midiendo el pene a ver quién mola más como país. La tensión de una posible nueva guerra es más de lo que uno podría esperar, sobre todo cuando se encuentra en Berlín, cruzando la frontera de un lado a otro como quien toma un chupito en un bar para luego pasar al siguiente.

No es la clase de lugar en la que Larimon se veía desde el punto de partida, pero no se podrá quejar cuando por su camino se cruce cierto espía ligón de una asociación llamada U.N.C.L.E. Totalmente diferente a su amor perdido, quizás pueda caldear un poco el corazón del demonio. Al menos para evitar que, por despecho, le termine matando de un orgasmo.

Napoleon Solo – Henry Cavill – Novocaine
Napoleon solo es uno de los ladrones más extraños del universo, aunque con un sentido del gusto bastante característico. Ligón por naturaleza y con un carácter que se podría denominar como sassy resulta todo un ligue para una noche. Aunque nadie nunca ha esperado el pasar más de ese tiempo con él, quizás porque para entonces su ego se hace de lo más insoportable.
Agente de la CIA por increíble que parezca, está trabajando ahí como modo de pago por el haber cometido actos delictivos en lugar de ir a la cárcel. Definitivamente la clase de pecador que uno se quiere llevar a la cama.

Larimon (Nathan) – Sebastian Stan - Fenrir
Quizás la mejor forma de describir a este demonio, porque sí, es un demonio, sea con el término “capullo”. Sí, podrá poner cara de cachorro apaleado y aparentar estar verdaderamente apenado por algo, pero generalmente no es más que pura fachada. Al menos eso era así antes de que Jurian hiciera trizas su corazón, esparciendo los restos por el suelo. Desde entonces, quizás ha estado demasiado calmado, con un carácter más apagado y desconfiado con el resto de los humanos.
Cabría esperar de él cualquier cosa a estas alturas, puesto a que ya ni siquiera cuida en que sus parejas sexuales sientan placer durante el coito. Sencillamente se alimenta hasta que lo ha drenado todo y pasa al siguiente.




Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1086

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Novocaine el Vie 17 Jun - 23:42


I. Get out of my path
Napoleon nunca encontraba excesivos problemas para saltar de la parte este a la parte oeste de la ciudad con extrema facilidad. Se suponía que estaba fuertemente vigilada y todo eso, pero la solución a aquellos problemillas era tan simple como saber por dónde había que meterse. Por supuesto que el muro tenía sus zonas vulnerables, y por supuesto también que había gente dispuesta a callarse un par de detalles.

Aquella noche había acabado en la parte este de Berlín, más concretamente en un pequeño antro donde se servía vodka del barato. Durante más de cinco semanas se había estado dedicando a ser la sombra de un teniente soviético muy molesto: lo perseguía a trabajar, vigilaba su casa, se acercaba a su familia, escuchaba conversaciones con amigos, asistía a sus trapicheos con la mafia italiana... Un ser bastante curioso, para ser honesto consigo mismo.

Por supuesto, sus actividades estaban fastidiando mucho a alguien de la zona oeste, de modo que quería quitarlo sutilmente de en medio. Ahí era donde él había entrado para secuestrarlo y llevarlo al otro lado de Berlín. Lo que hicieran con él a partir de ahí, ya no era cosa suya. Su único cometido en aquella agradable noche de sábado era beber mucho y encontrar algo que llevarse a la cama. Generalmente eso era mucho más fácil en la parte oeste, pero después de tanto tiempo en territorio soviético, había acabado cogiéndole algo de gusto a sus costumbres y todo.

Mala idea. Muy mala idea. Ya se había dado cuenta de que por allí el ambiente estaba muy crispado, pero lo último que se esperaba era que empezara una carnicería dentro de un bar. Al principio solo había dos idiotas pegándose en mitad de la sala, pero luego se unieron sus respectivas bandas y al final, sin saber ni siquiera cómo, todo el mundo estaba zurrándose una buena paliza. A lo mejor había ido a colarse en el bebedero menos indicado de todos.

De aquella manera, recurrió a la única idea que parecía sensata en ese momento: huir. Y lo más rápido posible.

Dejando su vaso completamente vacío sobre la mesa, se aventuró dentro de la pequeña turba que parecía no tener ni un poco de decencia y puso rumbo a la puerta. Complicado. Muy complicado. Al final tuvo que hacer un par de llaves a dos capullos que se le acercaron aleatoriamente y repartir unos cuantos puñetazos. Sin embargo, justo cuando estaba a punto de alcanzar la ansiada salida, un cuerpo se interpuso justo en su camino. Le habría atacado pero, en vistas de que el otro no se había lanzado contra él, simplemente se quedó en guardia.

Pienso salir de aquí —. Le avisó, tal vez con más prepotencia de la que debería —. Y ahora—. Sus puños estaban alzados en el aire, predispuestos tanto a parar un golpe como a lanzarlo. Aun así, Napoleon tenía la certeza de que si el otro era bastante listo le dejaría pasar tranquilamente. No quería pecar de sobrado, pero el desconocido era más menudo que él en todos los aspectos y tenía todas las de perder.

Berlín este - 00:52 am - Con Nathan
❄ thanks winter!






pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1351

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Fenrir el Sáb 18 Jun - 12:19


I. Get out of my path
Esa noche salió a dar una vuelta, buscando alguna presa con la que poder alimentarse. Era incapaz de encontrar a un humano que satisficiese sus deseos carnales y su hambre. Como si el calor los evaporase o algo por el estilo, pero no le gustaba en absoluto. Se encontraba en un estado de hambre continuo y, por tanto, cada noche se acostaba con alguien al que terminaba matando de forma accidental pero sin arrepentimiento.

Total, no sentía nada por ellos aparte de indiferencia.

Se encaminó por las calles de Berlín, una de las tierras que le habían visto crecer en sus primeros años como incubo. La guerra había dejado la ciudad para el arrastre, lamentablemente. Había perdido parte de su encanto original. Aunque eso no hacía que sus ganas de pasear por ahí desaparecieran. Todo ese caos y destrucción le producían cierta nostalgia en cuanto a su verdadero hogar. Era demasiado semejante al infierno como para pasarlo por alto. Además, encontraba vagamente entretenido el cruzar la frontera del telón de acero cada vez que se le apetecía.

En esta ocasión, había comenzado a pasear por el este de Berlín, desinteresado en la pobreza que exhibían las calles y la sobriedad de los edificios. No tenía ni punto de comparación con el oeste, a decir verdad. Pero nada evitó que entrase en el primer cuchitril que encontró y tomase asiento en la barra para empezar a beber. Antes de darse cuenta, ya tenía a un lapa sobándole y, para cuando intentó susurrarle que se fueran a un sitio mejor, una pelea había estallado en el bar por un supuesto "desviado". Al parecer no podría alimentarse ahí esa noche, pues no pensaba meterse en medio para salvar a aquel que iba a ser su cena minutos atrás.

En su lugar, se encaminó hacia la puerta. Al menos hasta que divisó una figura extrañamente familiar. Un retortijón se asentó en su estómago mientras sus pies se movieron solos en dirección hacia el hombre que también se encaminaba hacia la puerta. ¿Cómo no lo había visto antes? Aquella aura, aquel cuerpo, eran inconfundibles. Aunque ese peinado y esa ropa no eran las acostumbradas.

Cuando se plantó frente a él, pudo apreciar incluso más diferencias. El pelo engominado ocultaba los rizos que le encantaban. La pose defensiva frente a él, la voz amenazadora y la forma en la que se movía, como un felino acechando. No era exactamente lo que él recordaba.

Jurian... —Musitó, ignorando la advertencia para acercarse un paso más hacia él. El problema era que, claramente, ese hombre no era Jurian. Era alguien que había visto mucho y sufrido más incluso.

Levantó ambos brazos, acariciando con dedo la mejilla afeitada de Solo mientras con la otra mano comenzaba a despeinarle lentamente. Aquel pelo engominado le desagradaba. En aquella cara siempre quedaban mejor los rizos naturales.
Berlín este - 00:52 am - Con Solo
❄ thanks winter!






Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1086

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Novocaine el Vie 24 Jun - 22:15


I. Get out of my path
Napoleon se quedó mirando al otro hombre como si fuera alguna especie de animal extraño. Se habría esperado o bien que se apartara o bien que le plantara cara, pero lo que estaba haciendo era desconcertante y más propio de un demente que de una persona normal. Punto número uno: sabía de sobra que no conocía a aquel chaval porque nunca olvidaba una cara. Punto número dos: incluso aunque lo conociera, su comportamiento no entraba dentro de ningún tipo de normalidad. Claramente, se había equivocado de tío.

Er... —. Intentando no ser demasiado brusco, le dio un pequeño manotazo para que apartara la mano de su pelo. Seguramente se lo habría dejado despeinado y hecho un asco, pero a esas horas de la noche que ya como que le daba igual. A lo mejor iba tan borracho que ni sabía lo que estaba haciendo, debía ser lo más probable —. Lo siento, pero te has equivocado de persona. Y, si no te importa, no voy a permitir que me maten o me rompan una pierna por haberme quedado aquí hablando con un desconocido.

Después de aquellas palabras, las cuales habían estado cargadas de una cierta ironía, le dedicó un pequeño guiño de despedida y se dispuso a adelantarlo por la derecha para pirarse de allí. Sin embargo, cuando estaba a punto de alcanzar la puerta, suspiró pesadamente y se giró de nuevo hacia el pesado. Si hubiese sido cualquiera, seguramente lo habría dejado allí tirado a su suerte. No era nada suyo y, por ende, no tenía ninguna obligación de salvarle el culo. Pero claro, por ahí en medio se encontraba el factor de que el niñato estaba tremendamente bueno, y que además iba suficientemente borracho como para dejarse convencer de un par de cosas.

Al final, se acercó de nuevo a él y lo cogió del brazo para que tirara para fuera con él. Estaba cometiendo una estupidez como una casa y lo sabía, pero se había prometido a sí mismo no pasar aquella noche solo y eso era sagrado. Además, puede que también sintiera un poco de curiosidad por saber quién coño era ese tal Jurian y por qué lo había mirado como si fuera un ángel al confundirles.

Si no quieres que alguien te tire una silla en la cara y te rompa esa boquita, más te valdría salir conmigo —. Le advirtió antes de tironear un poco de él. Ya llevaba demasiado tiempo en medio de aquella estúpida pelea como para arriesgarse mucho más, de manera que quería estar fuera en menos de un minuto. Por el bien de los dos, en realidad.

Berlín este - 00:52 am - Con Nathan
❄ thanks winter!






pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1351

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Fenrir el Jue 14 Jul - 14:11


I. Get out of my path
El parecido, casi como las diferencias, era apabullante. Aquella cabeza, una vez despeinada, era como la de su preciado angelito. Los ojos, incluso con la mota marrón que nunca esperaría volver a ver. Aquellos dientes y, uf, los colmillos. Solo de verle notaba ligeros escalofríos recorriéndole de pies a cabeza, su cuerpo deseoso de revolcarse con el ajeno hasta dejarlo totalmente seco. Poseerlo mil veces y luego dejar que fuera él quien lo poseyera a él, dejarse llevar por la situación en lugar de estar al mando, cosa que ya nunca sucedía.

Dejó caer la mano cuando el otro la apartó de aquella forma tan ruda, aunque no comentó nada, se limitó a observarle con una leve sonrisa aún en los labios y una ceja ligeramente arqueada. La diversión era obvia en su rostro a pesar de que en el interior se sentía dolido por su pajarito, al que no iba a recuperar por mucho que ese hombre se pareciera. Su personalidad era tan diferente a la del otro que resultaba chocante. Además, su cuerpo estaba más cuidado, su postura era diferente, más centrada en atraer la atención sobre su persona que intentar reflectarla. Era totalmente lo opuesto a Jurian en ese aspecto. Además, vestía el traje como si hubiera nacido con él, claramente acostumbrado a la ropa de calidad. Finalmente, el acento al hablar. Sí, no era un alemán malo, pero no era de por ahí. Apostaría el poco dinero que poseía a que era americano.

Por supuesto. Buen viaje. —Se despidió con suavidad, encogiéndose brevemente de hombros a la espera de que se fuera para poder tener una primera plana de su trasero. Apenas pudo apreciarlo unos segundos en los que Solo le adelantó cuando el americano se giró de nuevo y tironeó de él para sacarlo de ahí. Aparentemente había cambiado de opinión en cuanto a largarse, o al menos, en cuanto a largarse solo. Ese pensamiento provocó que la sonrisa se hiciera grande, depredadora por unos instantes antes de retomar el gesto inocente que imaginaba que se esperaba de él.— Oh, por favor... esta boquita no se rompe por tan poca cosa. —Rezongó, caminando junto al hombre tranquilamente.

Si alguien quería partir su precioso rostro, iba a necesitar mucho más que una estúpida silla para hacerlo. Pero, por supuesto, eso nadie lo sabía.

Tan pronto como salieron del local, tomó el brazo de Solo y lo arrastró al callejón lateral, empujándolo contra la pared para poder enterrar el rostro en su cuello, lamiendo lentamente. Olía a colonia cara, y sabía ligeramente a sudor y... ¿pólvora? Oh, bueno, qué más daba. Sus manos comenzaron a vagar por el pecho del hombre con cuidado antes de frenar en seco, esperando al rechazo.

¿Tiene el caballero nombre? —Preguntó en un susurro, sin despegar demasiado los labios de aquel dulce cuello.
Berlín este - 00:52 am - Con Solo
❄ thanks winter!






Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1086

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Novocaine el Dom 17 Jul - 0:31


I. Get out of my path
Cuando el frío de la noche impactó contra el rostro de Solo, comenzó a sentirse mucho más tranquilo. Ahora sí que se sentía a salvo de resultar herido por una tontería. Tal vez, en su juventud, se habría metido de lleno en aquella pelea aunque no fuera con él, únicamente por el gusto de dar unos cuantos puñetazos antes de irse a dormir. Ahora, sin embargo, tenía métodos mucho más eficaces y profesionales para sacar de sus venas toda la adrenalina que llevaba dentro. Después de todo, su trabajo consistía en meterse en peleas las veinticuatro horas del día, siete días a la semana. Con eso ya era suficiente.

Napoleon quiso preguntarle al otro a dónde narices vivía, y posiblemente proponerle acompañarlo a casa luego. Con un poco de suerte, conseguiría engatusarlo durante todo el rato que durara el paseo. No podía ser demasiado complicado, teniendo en cuenta que el otro había parecía haberse quedado prendado de él nada más verle. A lo mejor se parecía a alguien o, simplemente, le había entrado por los ojos y punto. A saber.

Realmente, lo que el otro viera en él no era asunto suyo mientras que acabase cayendo por sus encantos. Era lo único a lo que aspiraba aquella noche, y el resto de detalles le daban exactamente igual. Había ido a aquel bar con la idea clara de llevarse a alguien a la cama, de modo que tenía que aprovechar la única opción que todavía le quedaba en pie. Además, en un estudio un poco más elaborado, se dio cuenta de que el chaval no estaba nada mal. Posiblemente fuera bastante más joven que él, pero eso no era impedimento para Napoleon. De hecho, incluso tenía un componente atractivo difícil de explicar.

Estaba a punto de atacar cuando fue el otro quien justamente tomó la iniciativa. En el primer estirón, ya sabía de sobra cuáles eran sus intenciones. Al fin y al cabo, era un agente entrenado. Podía prever prácticamente todas las situaciones de las que fuera a ser víctima a los pocos instantes. Aquella no fue una excepción, pero aun así, no puso ninguna objeción a ser arrastrado hasta el callejón.

De sus garganta salió al instante un ligero ronroneo. ¿De modo que era de esos? Vaya, vaya. Qué atrevido para ser un chiquillo. A su pregunta, prefirió guardar silencio durante unos instantes. Estar atrapado contra la pared mientras alguien hurgaba en su cuello no estaba nada mal, pero en las primeras veces, prefería ser él quien tuviera el manejo de la situación.

Precisamente por eso, colocó ambas manos en las caderas del joven y lo empujó de manera abrupta para intercambiar posiciones. Ahora era el otro quien tenía la espalda contra la pared, y él quien era libre de hacer lo que quisiera. Desde esa perspectiva, todo se veía mucho mejor y más claro, por lo que una pequeña sonrisa de satisfacción emergió de las comisuras de sus labios.

Todos los caballeros tienen nombre —. En esta ocasión, fue él quien se acercó peligrosamente al cuello del otro. Sin embargo, no permitió que sus labios entrasen en contacto con su piel. En su lugar, simplemente se dedicó a pasar lentamente la punta de su nariz por toda la longitud de la carne hasta llegar detrás de la oreja. Olía bien, al menos. Eso indicaba que estaba limpio y que no iba a tener que preocuparse demasiado por eso —. Solo. Napoleon —. Dijo simplemente, antes de dejar un pequeño y coqueto bocado en su lóbulo. Después se separó un poco para poder mirarle al rostro —. ¿Harías tú lo propio?

Berlín este - 00:52 am - Con Nathan
❄ thanks winter!






pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1351

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Fenrir el Lun 18 Jul - 10:56


I. Get out of my path
El dulce sonido del ronroneo de Solo fue música para sus oídos. No recordaba la última vez que había escuchado a una pareja tan satisfecha por un gesto tan simple, pero era variable solo por cambiar un poco las tornas usuales. Aunque no esperó que el americano fuera precisamente a cambiar las posiciones, de forma que en unos segundos ya tenía la espalda contra la pared y unas manos agarrándole por la cintura, manteniéndole en el lugar en el que el otro parecía quererle. Podía jugar con aquellas reglas, no sería la primera vez. Casi podía leer lo que querían de él: un muchacho dulce, quizás inocente, que dejase que el otro llevase las riendas del encuentro.

No era un imposible, desde luego.

Mmn... —Fue lo único que consiguió vocalizar cuando el espía se acercó de esa forma a su cuello. Le encantaba que tocasen ahí, y la expectación de que Solo hiciese algo lo único que conseguía era aumentar sus deseos de sentir más al norteamericano. Una suave risa acabó por escapar de entre sus labios cuando se presentó, realmente incrédulo por aquel nombre. Por supuesto, él había conocido al Napoleón original, no se había sentido atraído por aquel francés, pero sí que lo había tenido bien cerca y conocía sus medidas. Por ello mismo, levantó una mano y comenzó a mover el meñique lentamente, torciendo sus labios en una ladina sonrisa.— Esperemos entonces que no seas todo Napoleon francés o me sentiré muy insatisfecho. —Comentó con un claro aire de burla, antes de volver a reír entre dientes por su propia estupidez de broma.

Tomando el rostro de Solo tras el mordisco, le guió hasta sus labios, dándole un pequeño beso que se alargó mientras se abría paso al interior de la cavidad con la lengua, luchando por la dominancia que había perdido en el cambio de posiciones. Sus manos se movieron mientras por el pelo del hombre, terminando de despeinarle de forma que sí que parecía Jurian para cuando se separó a tomar aire. Y, tras observarlo unos instantes, lo abrazó por el cuello con fuerza.

Nathan. —Respondió con simpleza a la pregunta que había quedado aparcada por unos minutos.— Y... a no ser que encuentres especialmente excitante tener sexo en un callejón, me gustaría invitarte a que pasaras la noche en mi apartamento. —Finalizó en voz baja, ladeando un poco la cabeza con una fingida inocencia antes de deshacerse del agarre del espía y escurrirse por un lateral, alejándose unos pasos de este para comenzar a caminar.

Su interés por poseer aquel cuerpo era grande, pero aún mayor era el deseo de hacerlo correctamente, en una cama. Con tranquilidad, no le importaba emplear en ello toda la noche si era necesario. Ni siquiera le importaba que aquel hombre no fuera la persona que deseaba, era el perfecto sustituto si tan solo conseguía que cerrase la boca durante el proceso. Claramente el hombre era un listillo, no pintaba mucho como su adorable sacerdote a excepción de su cuerpo. Y eso le valía.

Vamos, Napoleón, me van a salir canas de esperarte.
Berlín este - 00:52 am - Con Solo
❄ thanks winter!






Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1086

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Novocaine el Sáb 10 Dic - 23:47


I. Get out of my path
Napoleon observó sin demasiado afán cómo el otro mencionaba al Napoleon francés. Oh, sí. Aquella broma no se hacía vieja nunca. Ya la había escuchado... ¿En un millón de ocasiones? Aun así, tenía demasiado interés en aquel chiquillo como para ponerle mala cara o darle un estufido. Por eso mismo, mantuvo una perfecta y blanca sonrisa durante todo el proceso, como si aquello que estaba diciendo no fuera con él en absoluto. Además, tenía una total confianza en sí mismo y en lo que tenía dentro de la ropa interior. La palabrería era vana cuando podía refutarse con hechos.

No respondió al instante. De hecho, permitió que lo guiara hasta sus labios para besarle. Por algún motivo, se había esperado aquel tipo de beso. Dulce como la miel pero con el toque ácido que a él tanto le gustaba. El niño quería plantarle un poco de guerra y con aquella lucha por su lengua lo había dejado bastante claro. Ahora solo quedaba atacar. Iban a divertirse mucho juntos, eso lo tenía totalmente asegurado.

Sin soltar las manos de sus caderas, permitió que entrara en su boca. Lo recibió con los brazos abiertos, por supuesto, pero siempre ejerciendo un poco de presión contra él para que no se pensara que le había ganado tan fácilmente. Los dos querían el poder de una manera u otra, y ninguno de ellos iba a renunciar a él tan fácilmente. Aquello se ponía interesante.

A pesar de que se esforzó por no hacerle ningún daño, mordió en un par de ocasiones sus labios. Sin apretar más de la cuenta, únicamente para recordarle que él no era ningún príncipe educado y tierno sacado de un cuento.

Oh, no tienes que preocuparte por eso —. Susurró contra sus labios, rebosante de confianza en sí mismo —. Si ese Napoleon hubiese tenido entre las piernas lo que tengo yo, no habría tenido tiempo de conquistar un solo palmo de tierra. No sufras por ello —. Las palabras fueron coronadas por otra de sus cegadoras sonrisas. De esas, desde luego que tenía para rato.

Por supuesto, el roce de los dedos del otro contra su pelo había provocado que toda la cera que se había puesto antes de salir quedara en el olvido. Ahora unos mechones ligeramente rizados caían sobre su frente casi hasta alcanzarle el ojo. No era demasiado agradable y desde luego no sería el look que él elegiría para ir a ningún lado, pero parecía ser que el niño tenía algún tipo de fijación por despeinarle. En fin, quién era él para cuestionarle sus fetiches.

No encuentro excitante la suciedad, así que estoy encantado se seguirte —. Desde luego, no había esperado a su aprobación para hacer lo que le dio la gana. Con una ceja alzada, observó cómo Nathan se alejaba de él hasta volver a la luz de la calle principal. Parecía ser que era de los que hacía lo que le daba la gana. Excitante, aunque esperaba que no desesperante.

No esperó a su provocación para seguir sus pasos. De hecho, pronto había alcanzado su misma posición. De nuevo con suficiente iluminación, no pudo evitar fijarse en él. Tenía un atractivo difícil de explicar. No sabía decir si era simplemente guapo o es que había algo más detrás de todo aquello. Sensualidad. Tal vez una actitud bastante confiada. No era lo que esperaba de amantes con apariencia tan relativamente joven, pero no tenía la más mínima intención de quejarse.

Por favor, dime que no estamos demasiado lejos. No me gustaría tener que entretenerme en otro callejón para desquitar un poco mis ansias de meterte mano.
Berlín este - 00:52 am - Con Nathan
❄ thanks winter!






pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1351

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Fenrir el Dom 11 Dic - 0:21


I. Get out of my path
Apuntó en su mente que el norteamericano era, además, una persona con actitudes picarescas. Una burla a la raza humana con su ego, aunque no dudaba que si tanto creía ser hermoso, tendría su razón para ello. Bien cierto era que en ocasiones nacían hombres especialmente bien dotados, Nathan se sentía orgulloso de ser capaz de vivir para probarlos a todos. Igual que en ocasiones se topaba con otros... no tan habilidosos en aquellas artes. Fuera cual fuere la situación, todas eran necesarias para él y su supervivencia, poco podía quejarse ahí. Y si bien prefería estrenar a la gente, tampoco estaba mal tener a un experimentado en la cama.

Claramente, Solo era uno de esos.

La seguridad en sus palabras y sus movimientos, era como si pretendiera comerse el mundo con solo existir. No muchos humanos alcanzaban aquella mentalidad a una edad tan temprana, generalmente tan solo los psicópatas o gente con buenos trastornos mentales lo hacía. Ese hombre, sin embargo, se antojaba bastante puesto en sus cabales, relativamente normal. Aunque seguía habiendo algo que no terminaba de encajar en él. No se sentía capaz de poner el dedo en el lugar exacto que hacía errar sus cálculos.

Ni siquiera había esperado a que terminase de hablar para seguirle. Dulce criatura, imaginaba que era casi tan independiente como un demonio para esa clase de situaciones. Pero no estaba en posición de declararse superior a él, lamentablemente. Tendría que reconocer la supremacía del más mayor ahí... aunque bien que podría replantearse el dejar que semejante espécimen le montase. Divertido sería, desde luego.

Oh, por favor. ¿Quién te asegura que te dejaría entretenerte en otro callejón? Tus manos serían bienvenidas, mas ahora mismo también lo son y no veo que hagas intento alguno de tocarme. Si puedes controlarte ahora, puedes esperar un poco más. —Señaló con cierta burla, labios aún curvados en una ladina sonrisa mientras caminaba.

La luz de las farolas, apagada y triste, apenas conseguía iluminar los brillantes orbes del demonio, unos segundos oscurecidos por completo antes de tomar un aspecto absolutamente normal. Chasqueó con la lengua antes de tomar el brazo del norteamericano y pasarlo por encima de su hombro, acudiendo prontamente al calor que el cuerpo humano despedía. Con lo despeinado que lo había dejado, casi podría pasar por borracho con esa pose si no estuviera tan arreglado aún. ¿Quién se vestía así a esas horas de la madrugada?

¿Teme tocarme en público, señor Solo? —Un tenue murmullo fue lo que escapó de sus labios, palabras que hicieron eco en la vacía calle mientras dígitos que ahora permanecían acoplados en la cintura del espía delineaban con lentitud el borde del pantalón, comenzando a sacar la camisa que había sido arremetida ahí.— Me había dado a entender que era un hombre más seguro de sí mismo...

Continuó con aquellas palabras mientras caminaba, pasos cada vez más lentos hasta que terminaron por detenerse en medio de la calle. El contacto desapareció por parte del demonio, que comenzó a hurgar en los bolsillos de su propio pantalón hasta sacar una única llave. Sin apartar el brazo que seguía rodeando sus hombros, caminó en dirección al portal más cercano, abriendo la puerta de la casa sin el más mínimo problema. El pasillo de entrada era más bien pequeño, pero no se podía esperar mucho más de una casa minúscula como aquella, con apenas dos plantas. Y en la baja era obvio, por las tres puertas al final del pasillo, que poco más habría además de la cocina y la sala de estar.

Lamento no tener un hogar tan lujoso como sus ropas, señor.

Cerró la puerta tras de sí con el pie, dejando ir por fin al norteamericano para que se asentase. No creía que fuera a intentar huir después de ver el hogar destartalado que le había tocado, lamentablemente, en aquellos últimos años. Pero, si lo intentaba, era obvio que sería detenido por las feromonas que comenzaba a expulsar el cuerpo del demonio en pos de conseguir copular aquella noche. Innecesarias, seguramente, pero mejor prevenir que curar.
Berlín este - 00:52 am - Con Solo
❄ thanks winter!






Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1086

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Novocaine el Dom 18 Dic - 17:01


I. Get out of my path
Napoleon rodeó los hombros del joven tan pronto como este le instó a que lo hiciera. Normalmente a la gente no le gustaba demasiado que la toquiteasen en público, pero él no se iba a negar si tantas ganas tenía de que lo hiciera. Desde luego, aquel joven era totalmente único y bastante especial. En todos los sentidos. Le había sorprendido dentro del bar y no dejaba de hacerlo ahora que habían salido del mismo. ¿Cuántas sorpresas más aguardarían en su presencia? Esperaba que muchas y todas ellas gratas.

Por supuesto, no dudó en atraerlo a su cuerpo lo máximo que pudo. Nunca era pronto para comenzar con el contacto físico. Cuanto más se acostumbrase a él, más rápido iría todo después. O al menos eso era lo que deseaba. Después de aquel paseíto y de que tuvieran que cortar el rollo en el callejón, no estaba como para muchas más tonterías. Quería meterse en los pantalones del tal Nathan y cuanto más rápido, mejor. Después, no le importaba cuánto tiempo tuviera que estar allí, aunque cuanto más, mejor. Hacía mucho tiempo que no tenía el privilegio de acostarse con alguien hasta el amanecer. El trabajo, que no le había tratado demasiado bien y le había dejado poco tiempo para sus propios negocios.

¿Temer? —. Preguntó con un tono despreocupado cuando habló —. No, realmente no te tengo mucho miedo —. Intentó bromear —. Y no veo a mucha gente observándonos ahora mismo. Puedo bajar un poco las manos si quieres, pero eso nos distraería... Y has sido tú mismo el que ha dicho que no quiere retrasarse. ¿Quién soy yo para retenerte en la fría noche cuando es tan evidente que estás deseando llegar a casa? —. Dramatizó de manera confiada. Él tampoco quería pasar mucho más tiempo a la intemperie, pero siempre era mucho más divertido sugerir que era el otro el que quería probarle con la mayor celeridad posible y no viceversa.

Por suerte, no tuvo que andar mucho más. Únicamente cuando el joven se paró, lo dejó marchar y esperó a que abriera la puerta. Ya desde fuera, aquella casa ya parecía repelerle mucho más que atraerle. Pero qué podía esperar de aquella zona de Berlín, suponía. Ya había tenido suerte de que viviera solo, o al menos esa era la idea que él tenía de todo aquello. Cuando entró, una rápida mueca de desagrado se formó en sus facciones. Por suerte, fue capaz de hacerla con suficiente rapidez como para sonreír cuando el otro se giró hacia él.

Qué puedo decir —. Respondió, acercándose a él para colocar ambas manos en su cintura —. Al menos tengo la suerte de estar a solas contigo. ¿Puedo tocarte ya o mis manos no son todavía bienvenidas? —. Preguntó con un deje vacilón en la voz, mientras se acercaba peligrosamente a sus labios. Obviamente, no iba a esperar a una respuesta para poder besarle de nuevo. Demasiada paciencia había tenido.

Sus labios, raudos ante el efecto de su propia desesperación y de las hormonas del otro, lo besaron sin demasiado cuidado, buscando meter la lengua en su boca para explorarla sin ningún tipo de educación en sus movimientos.
Berlín este - 00:52 am - Con Nathan
❄ thanks winter!






pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1351

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Fenrir el Sáb 22 Abr - 20:19


I. Get out of my path
Pobrecito, pensó al ver la clase de expresión que dibujaba al ver cómo estaba la casa. Por supuesto que no se pasaba inadvertido el desagrado, prácticamente podía escuchar los mecanismos de su cerebro trabajando por encontrarle sentido a la mierda de hogar que tenía el demonio. Aguantó el comentario y las risas, limitándose a agrandar el gesto en sus labios cuando las manos terminaron en su cintura, agarrándole con lo que parecía auténtica necesidad.

Puede tocar todo lo que quiera, señor Solo. —Murmuró, a pesar de que no era necesario. Y eso resultaba evidente cuando el más alto se inclinó sobre él para besarle. Delicioso gesto que parecía querer ser profundizado.

Entreabrió los labios, dejando que entrase a explorar su cavidad. No era quién para negarle aquello que tanto deseaba, ¿cierto? Además de que estaba claramente desesperado por ello. Y le encantaba. Aunque no tenía claro si estaba tan desesperado por conseguirlo por auténtica necesidad o movido por las hormonas. Tampoco importaba, en el fondo, pero había algo en su interior que recelaba. Posiblemente esa misma parte que seguía buscando a Jurian en Napoleon Solo, una persona que sí que había querido de él sin necesidad de esas tonterías.

Bajó las manos con interés, evitando más pensamientos sobre su antigua pareja, tratando de disfrutar el presente. Cerró las manos sobre su trasero, un suave apretón cargado de interés que se acompañó de una lengua jugando con la ajena, húmedo músculo buscando con interés el juego del pillar.

Tiró un poco de su pantalón para atraerle a su cuerpo, incluso cuando ya estaban prácticamente fundiéndose el uno con el otro. Lo guió con lentitud, para que no tropezase ni se apartase, en dirección al sofá que había abajo. Los cálculos, sin embargo, no le salieron excesivamente bien, y tropezó con el reposabrazos de este, cayendo hacia atrás con practicada graciliidad y arrastrando consigo al norteamericano. Mirándolo desde abajo, no pudo sino seguir masajeando sus nalgas, disfrutando de un contacto extrañamente familiar que mandaron estremecimientos por su cuerpo.

Apartó finalmente sus labios de los contrarios para darle unos segundos, que respirase, y lo observó en silencio, humedeciendo los labios con lentitud, incapaz de apartar la mirada del contrario. Se sentía extrañamente hipnotizado por el encanto natural de Solo.

¿Cómo quieres hacerlo, hm? —Una pregunta legítima, por supuesto. No habían concretado lo más importante, y las vibraciones del humano eran... confusas. Tenía la impresión de que podía hacer prácticamente cualquier postura sin que su ego se sintiera machacado. Así que... quizás incluso pudieran hacer todo esa noche. Sin embargo, en un principio bajó una mano dentro de su pantalón, acariciando con cuidado y tanteando el terreno.

Oh, sí. Enterrarse ahí estaría bien.
Berlín este - 00:52 am - Con Solo
❄ thanks winter!






Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1086

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Last call out for my boy

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.