Últimos temas
» Be careful out there.
Hoy a las 11:50 por SapphireDragon

» This is hell and we can't leave
Hoy a las 7:07 por Party Poison

» I remember everything about you
Hoy a las 1:07 por Magik

» > Song of the seven seas
Hoy a las 0:52 por Sheena

» You were my lesson I had to learnt
Hoy a las 0:34 por Sheena

» What we were | Wyca
Hoy a las 0:28 por Milady

» —The mighty fall.
Hoy a las 0:19 por Neliam

» A place called home
Hoy a las 0:00 por Neliam

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 0:00 por Knocker

» ♠ You know it on the inside.
Ayer a las 23:54 por Nyadeh

» Hurricane
Ayer a las 23:49 por Nyadeh

» — Colors of the wind.
Ayer a las 23:35 por Neliam

» Hunt season
Ayer a las 22:28 por Uko

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 22:19 por Sheena

» Flügel der Freiheit!
Ayer a las 21:46 por Hiroine

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Hold down your horses, almost cowboy

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Fenrir el Jue 28 Abr - 19:50

1x1 | Plot | Histórico/Drama
En plena Guerra Fría, los rusos están maquinando un plan nuevo. Todo lo que se pueda conseguir con tal de tumbar a la potencia norteamericana será aceptable, incluso el usar a científicos cuya cordura es discutible. Nunca se han planteado que sea malo el trabajar en el extremo de la humanidad, con lo que incluso los propios soviéticos ya han calificado como "la peor de las calañas" por su forma de ser, preferencias sexuales y tendencias a no saber cómo socializar. Un escándalo de hombre pero con una mente brillante para las máquinas. Cualquier cosa que no sea humana tiene futuro si está en manos de Mijail.

El problema viene cuando los soviéticos mandan a un hombre para controlar su trabajo y asegurarse de que no se mata antes de terminar por un descuido estúpido, algo que un par de laboratorios en llamas han demostrado ya como defecto fatal. Lo que la inteligencia soviética desconoce es que este agente se trata en realidad de un espía americano que tan solo está esperando el mejor momento para robar los datos y huir al otro lado del telón de acero. Un trabajo que, en el fondo, no debería de ser tan difícil.

Al menos hasta que tu supuesto jefe se enamora de ti. Entonces es cuando la tapadera se vuelve un poco más difícil de mantener porque... ¿qué hacer? ¿Seguirle el juego o arriesgarse a rechazarlo y terminar lejos de ese proyecto? A veces las decisiones más difíciles son de las que más nos arrepentimos con el paso del tiempo.

Richard Grant

49 años

Fenrir
MIJAIL "Misha" NIKOLAEVICH ZAITSEV

Hombre totalmente ido de sus cabales, generalmente siempre tiene algo en la cabeza para un proyecto, ensimismándose y no hablando ni comiendo durante largas horas o incluso días. Muy descuidado con su propio cuerpo, prueba en sí mismo todo lo que crea, se quema accidentalmente trabajando y no se molesta en curarse las heridas siquiera. El dolor no suele perturbarle y la gente tiende a molestarle cuando están encima suya recordándole que debe actuar como un humano.

Socialmente es un inepto, por lo que no es raro que haga preguntas inadecuadas o se pase un poco de la raya con una sinceridad quizás demasiado sincera, arrolladora más bien.
Daniel Gillies

34 años

Lost Chris
Nikolai “Kolya” Sergéevich Ivanov

Kolya es un patriota americano nacido en territorio enemigo. Su vida se rige bajo un estricto sistema de valores. Es un hombre disciplinado, educado y organizado. Tiene mucho temple y es muy difícil sacarle de sus casillas, aunque cuando eso sucede puede llegar a ser peligroso estar cerca de él. Es muy metódico en su trabajo y aunque no tiene una inteligencia especialmente brillante, ha conseguido llegar muy lejos.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Lost Chris el Sáb 30 Abr - 23:52

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
A los ojos de cualquiera era un hombre de clase alta cualquiera saboreando una taza de café recién hecho y leyendo la última edición del día del periódico en una cafetería cualquiera. Sin embargo, aunque sus ojos fingían deambular por la noticia de forma casual y su lenguaje corporal expresara poco interés por la lectura, nada más lejos de la realidad. Hacía semanas que esperaba recibir la confirmación de su nuevo trabajo y eso era lo que estaba leyendo ahora mismo. Había tardado varios meses en dominar ese nuevo sistema cifrado de comunicación pero ahora era capaz de extraer la información de un solo vistazo. Era como si las letras de unas palabras y otras se redistribuyeran de forma mágica ante sus ojos para permitirle recibir tan buenas noticias. Se permitió celebrarlo con una leve sonrisa, casi imperceptible. Apuró la taza de café, brindando mentalmente por su patria. Recogió su sombrero de la mesa y, mirándose en el reflejo de un espejo, se aseguró de su correcta posición sobre su cabeza. Dobló el periódico y lo colocó bajo el brazo. En cuanto salió de la cafetería lo dejó caer disimuladamente por una alcantarilla.

Esa vez la madre Rusia le había asignado un trabajo peculiar. Iba a ser una experiencia totalmente nueva y no sabía qué esperar. No estaba nervioso. No era una misión peligrosa pero nunca se había visto en la tesitura de convivir con un científico de dudosa cordura mental y de la peor calaña. No eran sus palabras sino las de sus superiores. La información era algo confusa y lo único que consiguió que le dijeran fue que era mejor que lo viera por él mismo. El trabajo del científico era de vital importancia para su país.
Jugar entre dos aguas tenía sus ventajas y sus inconvenientes. Por un lado era útil a ambos bandos y se beneficiaba de ambos si hacía bien su trabajo, pero él creía fervientemente en los ideales americanos y cada vez le costaba más mantener su tapadera en su propio país. Las cosas cada vez se ponían más complicadas así que tras este trabajo, si todo iba bien, dejaría todo eso atrás y pediría asilo en los Estados Unidos. Esa idea podía compensar cualquier locura que tuviera que vivir bajo el techo de Mijail Zaitsev.

Hacía varios días que tenía el equipaje preparado. Los soviéticos habían dado el visto bueno para que se instalara allí pero él no quiso hacerlo hasta saber si los americanos estaban realmente interesados en lo que allí pudiera encontrar. Y lo estaban, el mensaje cifrado del periódico se lo había confirmado. El taxista aparcó el coche frente a la casa de Zaitsev y bajó para dejar su equipaje junto a la puerta. Kolya pagó la carrera más una generosa propina y subió la pequeña escalinata. Buscó el timbre con la mirada pero no logró localizarlo. En su lugar había una pequeña campana ennegrecida por el paso del tiempo y la mugre. En una imaginaria lista anotó un “limpiar la campana”. Con cierta expresión de asco hizo tintinear la campana y esperó, cruzando las manos en la espalda. Ahora su expresión era cordial y relajada. Quería ganarse la simpatía del hombre, si es que eso era posible. Era imprescindible ganarse su confianza.

Escuchó pasos al otro lado y al poco la puerta crujió abriéndose. Al momento le invadió un olor a rancio insoportable y el aire viciado del interior le rodeó. Pero estaba entrenado para aguantar torturas, un olor, por muy desagradable que fuera, no iba a cambiar ese aire elegante que le acompañaba.

- Buenas tardes, soy Nikolai Sergéevich Ivanov. – dijo tendiéndole la mano al hombre que apareció tras la puerta.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
452

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Fenrir el Mar 10 Mayo - 20:37

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
¿Cuánto tiempo había pasado desde la última vez que se había duchado? Bastante tiempo, ni siquiera recordaba la última vez que había tocado jabón. ¿Y desde que había comido algo? Posiblemente un par de días, aunque tampoco llevaba la cuenta del tiempo que había pasado encerrado en el laboratorio. Apenas una pequeña habitación dentro de su propia casa, aunque sí la más luminosa de todas las de aquella edificación que, en el fondo, ni siquiera era grande. Dos habitaciones, dos baños, cocina, estudio y un pequeño salón. Eso era todo lo que había en la casa. Eso, claro está, si no se sumaba el caos que llevaba de por sí Misha.

Había restos de ropa y comida por todos lados, pasillos incluidos. Lo único limpio era el laboratorio, pero ni siquiera era una sala bien acondicionada. Toda la estructura del edificio había estado cerrada por lo menos por dos semanas sin abrir ni una maldita puerta. Ese era el tiempo que estimaba desde que su último ayudante había huido despavorido de la masa de incomodidad y negligencia social que implicaba trabajar con él. Y tampoco le importaba, siempre había pensado que el joven que estaba a su servicio en el fondo era un pequeño capitalista con aires de grandeza al que poco le importaba la ciencia, portando aires de pedantería y superioridad que no habían terminado de cuajar en el ambiente rancio de la casa. Mientras que él se tiraba el día encerrado trabajando, ese joven había pasado el día fuera, ligando con la primera moza que cruzaba la calle. Un acto de lo más desagradable, sobre todo cuando regresaba a la casa con alguna.

Pero oh, estaban llamando a la puerta de la casa. ¿Quizás habían traído algo de comida? Esperaba que sí, pues ahora que separaba sus ojos, cargados y agotados, notaba que su estómago rugía con fuerza. Puede que hubiera pasado más tiempo sin comer, pues usualmente hasta el tercer día no comenzaba a pedir de aquella forma el alimento indispensable para seguir existiendo. Tenía la garganta seca, además. Se había descuidado bastante en esta ocasión, aunque tampoco le importaba, había conseguido avanzar bastante en ese tiempo que había pasado encerrado. Habría dormido un total de diez horas mal contadas en ese tiempo, pero había merecido la pena, sin dudas.

Y lo repetiría todas las veces que fueran necesarias para avanzar.

Claro que no sabía que acababan de enviarle a una nueva niñera. O niñero, más bien. En cualquier caso, caminó tranquilamente hacia la puerta de la casa, quedándose a un lado del estrecho pasillo tras entreabrirla. Pasaron cinco minutos desde que consiguió apartar toda la mugre del suelo hasta la puerta y abrirla, lo cual a decir verdad, era un record para él. Generalmente se lo tomaba con más calma. Y es que, cuando se daba cuenta de que algo estaba sucio, sentía la necesidad de limpiarlo. Un poco obsesivo con las cosas, sí. Por suerte, generalmente conseguía ignorar las nimiedades para centrarse en lo importante: la ciencia.

Sus ojos, enrojecidos, se clavaron en los del joven que había en la puerta y lo escanearon. No parecía llevar nada de comida así que su gesto fue pronto degradándose hasta mostrar una ligera decepción por aquello.

¿Y por qué estás aquí, Nikolai Sergéevich Ivanov? —Preguntó con la voz ronca, ignorando la mano que le era tendida a modo de saludo. Qué diablos, no pensaba tocarle.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Lost Chris el Jue 12 Mayo - 20:25

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
Se sorprendió un poco por el aspecto del profesor. En demasiadas ocasiones había podido comprobar que la brillantez de los científicos era inversamente proporcional a su concepto de la higiene. Apartó la mano que había quedado tendida en el aire y cruzó las muñecas tras la espalda. Le extrañó que le preguntara por el motivo de su visita, pensaba que habrían informado al hombre de su llegada. – Soy su nuevo ayudante. ¿A caso no le han informado de mi llegada? – llevó una de sus manos al bolsillo interior de su chaqueta y sacó un sobre. En él podía leerse una especie de carta de presentación. No esperó a darle la opción de ignorarla, como había hecho con su saludo, y dio un paso para introducirla en el bolsillo de la bata de laboratorio mugrienta que llevaba puesta. – Con su permiso… – cogió su maleta y pasó junto a él, de nuevo, sin darle opción a negarse. Estaba seguro de que sabía de su llegada y no pensaba dejarse mangonear a las primeras de cambio. Podía ser un brillante científico pero él era un brillante agente.

Si el olor que había salido de la casa era malo, el interior era mucho peor. Los suelos estaban llenos de… llenos. No supo identificar si eran cosas útiles o simplemente basura acumulada. El aire era denso y olía a rancio.  Y apenas entraba luz por las ventanas. No osó en dejar la maleta en el suelo por si se quedaba pegada, tampoco es que pesara demasiado. – Y bien, ¿Dónde puedo instalarme, profesor Zaitsev? – se quedó mirando al esperpento de hombre y, por su cara, dudó en si había sido demasiado atrevido entrando de ese modo en su casa. Temió que se lanzara sobre él y le arrancara un trozo de piel de un bocado. Tenía aspecto de estar un poco loco y ser capaz de eso y mucho más. – Disculpe mi apremio, tengo entendido que va un poco atrasado con su trabajo. Solo pretendo facilitarle un poco las cosas. – miró a su alrededor al decir eso último. No esperaba que tuviera que dedicarse a limpiar, pero viendo esta pequeña parte de la casa e imaginando como podría estar el resto, supo que le iba a llevar varios días convertir ese sitio en algo habitable. No era su trabajo hacer de ama de casa, pero no estaba dispuesto a vivir entre tanta porquería y morir por pillar cualquier enfermedad. Su sueño estaba a rozar de sus dedos y haría todo lo que fuera necesario y si era necesario limpiar y ordenar, lo haría.
Volvió a mirar al profesor. – ¿Y bien?

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
452

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Fenrir el Jue 26 Mayo - 16:39

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
Las cejas del científico se dispararon hacia arriba cuando escuchó que era su nuevo ayudante, causando que unas arrugas se dibujasen en su frente de forma automática. No, no había recibido información alguna de que fuera a tener un nuevo ayudante. Aunque hasta cierto punto era de esperarse, teniendo en cuenta que los soviéticos nunca le dejaban cinco minutos de respiro sin una niñera. ¡Él podía cuidarse perfectamente solito! No necesitaba a un estúpido que, en el fondo, no sabía lo que hacía en su casa para que le dijera que tenía que comer y ser un humano normal y corriente. Así tan solo le distraían de la auténtica tarea y del conocimiento más allá de esta.

Ya desde el principio, el joven había comenzado cayéndole mal. Esa actitud de superioridad soviética y aquellas palabras... no, no quería un ayudante. Mucho menos uno que era atractivo encima, lo cual distraería aún más a su persona. Tenía que deshacerse de él.

Aunque dejó que pasase al interior de la casa, no había mucho que hacer después de todo, era más corpulento que él y no había comido en un tiempo considerable, pesaba lo equivalente a una pluma. No merecía la pena poner resistencia física. Aquello iba a ser un juego mental de quién resistiría más el tirón. Un juego de desgaste. Estaba seguro de que el menor sería quién se cansaría antes, por lo que cerró la puerta tras de sí y se encogió de hombros brevemente. Escuchó sus palabras con un interés vago, por no decir nulo. Desde luego se iba a deshacer de él, sí señor. Qué problema tenían con enviarle a una mujer, estas solían ser más pesadas con la limpieza, pero no le molestaban tanto si se encerraba. La última había desaparecido a los tres días, ya ni sabía por qué razón.

Las escaleras. El primer cuarto que hay nada más subir. Debe torcer a la derecha y lo tiene. La parte superior debe estar limpia, supongo. Aunque hace tiempo que no voy. Ah y... procure no pisar nada especialmente voluminoso, juraría que antes vi algún ser vivo de naturaleza indefinida. Estamos llegando a las mutaciones del futuro. —Bromeó, más con el interés de asustarlo que de divertirlo. Una leve sonrisa se dibujó en su amarillenta dentadura y luego le señaló las escaleras que había a unos pasos del ayudante nuevo.— En cuanto a mi trabajo... no creo ir tan atrasado como ellos dicen, pero supongo que estás aquí para juzgarlo, ¿no?

Sin esperar una respuesta, pasó de largo para regresar al laboratorio. Estaba agotado, desde luego, pero primero iba a terminar con lo que había empezado. Luego tendría tiempo de dormir.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Lost Chris el Dom 29 Mayo - 14:58

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
Miró hacia arriba cuando el profesor le indicó donde se encontraba su cuarto. Y le creyó cuando dijo en tono gracioso que podía haber alguna criatura viva. Según lo que había visto hasta entonces, arriba podría estar haciendo vida una sociedad entera y el habitante de la planta baja no sería consciente de ello. – No se preocupe, adoro a las mascotas. – si el hombre pensaba que iba a asustarse por cuatro ratas, algunas cucarachas y un par de murciélagos, debería esforzarse más. – En cuanto me instale hablaremos de su trabajo. Estoy ansioso por conocer sus avances. – Dicho lo cual, él y su maleta emprendieron el camino por las escaleras hasta el piso de arriba. Dudó de la estabilidad de los escalones y temió que el suelo se lo tragara de un momento a otro. Pero aun y con los crujidos de la madera, consiguió alcanzar el primer piso sano y salvo. Avanzó hasta el primer cuarto y suspiró antes de coger el pomo y hacerlo girar para abrir. No pudo reprimir su cara de asco. El sitio era una pocilga, como el resto de lo que había visto en la casa. Si bien es cierto que parecía ordenado y no había basura por los rincones, era evidente que hacía tiempo que nadie se tomaba la molestia de quitar el polvo. Dejó la maleta a un lado y se acercó a la ventana. Un poco de luz y aire fresco le venía bien a cualquier habitación. Respiró hondo llenando sus pulmones de aire limpio y se giró apoyándose en el alféizar de la ventana. Recorrió su cuarto con la mirada imaginando como quedaría una vez lo dejara a su gusto. Esperaba no tener que pasar mucho tiempo allí pero merecía la pena el esfuerzo de adecentarlo aunque fuera para unas semanas. Se puso en pie y sacudió el polvo de su pantalón. Se quitó la americana y abrió el armario en busca de una percha donde colgarla. Desbrochó el primer botón de su camisa, así como los botones de los puños, que dobló hasta los codos. Como no había imaginado que la situación higiénica fuera a ser tan catastrófica decidió que luego tomaría las medidas necesarias. Por lo pronto estaba interesado en hablar con el profesor y que le pusiera al corriente de su trabajo.
Cuando volvió al piso de abajo avanzó por el pasillo siguiendo el ruido que escuchaba. Imaginó que sería el profesor ya que en aquella casa no debía vivir nadie más que él, según el informe que había leído.
Le agradó ver que el laboratorio parecía algo más cuidado que el resto de la casa. – Así que es aquí donde hace sus genialidades. – comentó paseándose por la estancia. Se acercó a una pizarra llena de garabatos, números, fórmulas y demás jerga que le era desconocida. – He de confesarle que admiro a los genios como usted. – dijo buscando su mirada antes de volver a girarse hacia la pizarra.- Esa capacidad de darle la vuelta a las cosas. De crear desde la nada. Es fascinante. – se apartó de la pizarra y se acercó al profesor que estaba a lo suyo ignorándole o haciendo que le ignoraba. – ¿Qué está haciendo? – preguntó asomando la cabeza por encima del hombro del profesor. Se fijó en sus dedos huesudos y se preguntó cuanto pesaría ese saco de huesos. ¿Tampoco se acordaba de comer? Ese hombre no necesitaba un ayudante, necesitaba una esposa.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
452

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Fenrir el Sáb 11 Jun - 16:36

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
Se dedicó a observar al hombre mientras subía las escaleras hacia la habitación que le había indicado, esperando a que su figura desapareciera para girarse y comenzar a caminar de vuelta al laboratorio. La poca rabia que había sentido por su llegada se había esfumado prácticamente por completo al comprender que ese tipo en concreto no deseaba nada de él más que terminase su trabajo. Sería una presión extra, aunque quizás era algo que necesitaba para poder cumplir cierto horario semanal en lugar de ir por su cuenta y sencillamente dormir cuando no podía permanecer más tiempo con los ojos abiertos o comer una vez de cada tres días. Aunque, claro, también iba a significar tener a un molesto gorrión piando en su oreja para que trabajase y preguntándole mil cosas.

No le gustaba tener ayudante precisamente por eso.

Nadie era tan inteligente como él, al menos de los que le enviaban. Cuando preguntaban algo y respondía de forma científica, solían mirarle como si estuviera loco. Si luego explicaba para tontos, despreciaban su trabajo y se empeñaban en seguir molestándole con una charla absurda e innecesaria. El ser humano, como criatura hecha para la sociedad, era un tanto pesado para su gusto. Aunque no podía negar que, de vez en cuando, tener una voz amiga era de agradecer.

Lástima que la última voz amiga había sido la de su difunta madre. En paz descansase después del ataque al corazón por un susto accidental de parte de Misha.

En cualquier caso, fijó su atención en el trabajo que tenía delante, rellenando un par de papeles con un par de fórmulas más para cuando el nuevo ayudante regresó. Y esta vez, entró en su laboratorio, comenzando a curiosear todo lo que pillaba. Esperaba que no se le ocurriera borrar nada. No sería el primero que lo hacía, por supuesto. Probablemente tampoco el último cuando lo despidieran. Pero para eso había aún tiempo. Hizo como que ignoraba al hombre, aunque en el fondo no podía concentrarse en su trabajo a sabiendas de que alguien le rondaba. Esa era otra de sus razones para vedar el laboratorio. No era capaz de mantener una conversación y trabajar al mismo tiempo, igual que no podía centrar su atención en lo importante cuando había alguien cerca de él.

Escribiendo los progresos de todo lo que he hecho antes de que llegases. —No comentó que al parecer, según la última fecha del diario de investigación, eso había resultado ser cinco días atrás. Recordaba paso por paso todo lo que había hecho, así que realmente tampoco importaba mucho en qué momento apuntaba las cosas. Lo único que indicaba aquello era que, en cinco días, no había conseguido avanzar todo lo que él pretendía.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Lost Chris el Lun 20 Jun - 21:29

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
Kolya prestó más atención a las anotaciones del profesor en cuanto éste le explicó que estaba trabajando en anotar los progresos conseguidos antes de su llegada. No pudo sino fijarse en la fecha de la última entrada. – Pero esta nota es de hace cinco días. – Cambió de posición para poder mirar al profesor cara a cara. – A nuestros jefes no les va a gustar saber esto. – Y ahí vio la oportunidad de poder empezar a ganarse su simpatía. Relajó el rostro que había tomado un cariz algo severo y se permitió el detalle de sonreír un poco. – Tendremos que trabajar duro para recuperar el tiempo perdido y que no se enteren de ese pequeño retraso. – Respiró hondo y miró a su alrededor. – Bien, lo primero será limpiar un poco todo esto. Y comer. Necesita comer algo nutritivo para coger fuerzas. Parece demasiado cansado y eso no me gusta. Si le parece yo me encargo de la comida y usted aparta todo aquello que necesita que tire a la basura. No querría tirar algo valioso por equivocación, no me lo perdonaría. – Nadie en su sano juicio vería nada de valioso entre la mugre que se acumulaba en los rincones de la casa pero los genios tenían sus manías y no sería el primero en ver tesoros en cosas que él no regalaría ni a un vagabundo. – En cuanto haya comido y hayamos limpiado un poco volveremos al laboratorio y prometo no molestarle lo más mínimo lo que queda de día. Recuerde que estoy aquí para facilitarle el trabajo y ayudarle en todo aquello que necesite. – Ya que estaba en el laboratorio empezó a amontonar vasos y platos sucios que iba encontrando a su paso. En momentos como ese agradecía tener tanta fuerza de voluntad. No muchos aceptarían de buen grado semejante trabajo. Él, sin embargo, estaba dispuesto a hacer lo que fuera para conseguir sus metas. Solo esperaba poderse quedar el tiempo necesario para alcanzarlas. No conocía a este hombre. Había leído mucho sobre él, pero una palabra de más o de menos podía desembocar en que le echara de casa, echando al traste toda la misión. Americanos y soviéticos lo verían como un fracaso estrepitoso.-  ¿Tiene algún plato preferido? – Dijo a punto de salir del laboratorio para ir en busca de la cocina. – Soy muy bien cocinero. – Adornó sus habilidades un poco. Cocinaba bien, si, pero tampoco es que fuera un chef. Digamos que tenía mano con las especias y era bueno improvisando mezclas de productos. Siguió hablando desde el pasillo.– Veré lo que hay en la cocina y saldré un momento a comprar lo que necesite si le parece bien. – La cocina no estaba mal. Sucia, pero amplia. No pudo evitar resoplar y se preguntó cómo era posible que aquel hombre no hubiera pillado ninguna enfermedad todavía. Los años le habrían hecho inmune. Iba a llevarle la vida limpiar todo aquello. Entonces tomó una decisión. Hablaría con su superior para que mandaran una brigada de limpieza. Sería lo mejor y más rápido. Una vez limpio él ya se encargaría de mantenerlo de ese modo. No podía perder tanto tiempo en eso cuando el trabajo del profesor estaba tan atrasado.
Volvió al laboratorio para comentar su idea al profesor. Imaginó que no le pondría ninguna pega pero lo correcto era consultárselo. – He estado pensando que voy a llamar a alguien para nos ayude a limpiar la casa, si le parece bien. No le molestarán, se lo prometo. Y no entraran en el laboratorio. Estaré con ellos todo el tiempo y me aseguraré que hagan el menor ruido posible y terminen cuanto antes. ¿Le parece bien?

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
452

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Fenrir el Dom 10 Jul - 16:21

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
Como no, el entrometido tenía que cuestionar su forma de trabajar. Sí, puede que su última entrada fuera de cinco días atrás, pero había hecho más cosas en ese tiempo. Tan solo no las había anotado... y eran poco importantes, a decir verdad. ¡Pero al menos no había estado de brazos cruzados! Un maldito bloqueo lo podía tener cualquiera, no había derecho a que le hablase así y tratase de solucionar su vida como si... bueno, en cierto sentido eso sí que era su trabajo. Solucionar los problemas menores para que pudiera centrarse en lo importante. Aparte de seguir con vida de una forma más decente que la actual, quizás no matar a nadie con su hedor, ya que estaban puestos en el tema.

Sin embargo, no pudo evitar el pequeño gesto de desagrado cuando el joven mencionó que se llevaría y tiraría lo que no considerase importante. Cierto era que ahí abundaban los desperdicios y las cosas innecesarias para el trabajo, pero cada pequeño grano de polvo tenía un objetivo en el universo. ¿Cuál era el punto de cambiarlos de sitio? Así tan solo retrasaban su encontronazo con el destino que les deparaba. Aunque quizás ese destino era la basura, si lo pensaba uno detenidamente. Quizás su destino era la presencia del joven en aquella casa. Oh, podía vivir con ello. Medianamente.

Está bien. Supongo que tienes razón. —Cedió, echando un vistazo a su alrededor. Con aquel cambio de pensamiento, a decir verdad su casa le parecía la madriguera de algún bicho en lugar de un sitio habitable. Y sintió el repentino impulso de ponerse a limpiar hasta que no quedase absolutamente nada. A veces, empezar de cero era lo mejor. Ayudaba a ver un enfoque completamente diferente y, quizás, le ayudaría a reformular entero su problema, encontrando una solución donde menos se la esperaba. Eso no era una novedad, increíblemente. Con el anterior cuidador puede que hubiera pasado algo semejante si el crío no hubiera sido un inepto con aires de grandeza, ergo, alguien insoportable para el juicio de Misha.— Y cualquier cosa está bien para comer. Me es indiferente lo que hagas. —Añadió en voz baja, moviendo la mano para indicarle que se largase a comprar lo que necesitara. Tan pronto como se quedase solo, se pensaba deshacer de absolutamente todo.

Tan pronto como el joven salió del laboratorio, comenzó a acumular los papeles en una pequeña pila, la cual fue creciendo en cuestión de segundos, a medida que iba añadiendo todas las cosas que había investigado, las fórmulas que habían salido mal y todas las estupideces, junto con el cuaderno de trabajo. Llevó también un par de probetas que andaban abandonadas desde hacía unos meses. Ni siquiera recordaba para qué las había usado la última vez, pero estaban llenas de moho, por lo que ni siquiera merecía la pena el limpiarlas.

Fue entonces cuando regresó el joven. ¿Kolya? Nikolai. Algo así.
Levantó la vista hacia él con cierta curiosidad y luego ladeó la cabeza. No le agradaba el pensar que fueran a invadir su hogar para limpiarlo, pero no iba a negar que necesitaba una mano para acabar con todo aquello. No si quería terminar pronto y ponerse a trabajar.

Con una condición: del laboratorio me encargo solamente yo. Nadie toca nada aquí. Con el resto de la casa, haz lo que quieras.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Lost Chris el Jue 21 Jul - 11:51

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
Parecía que había un rayo de luz al final del túnel. El profesor accedió a la limpieza e incluso terminó aceptando que unos profesionales en ese campo entraran en su casa. Sin duda sería mucho más efectivo que si Kolya tenía que encargarse él solo de convertir aquella pocilga en un lugar habitable. El laboratorio era, por el momento, intocable. Lo comprendía. Tampoco él permitiría que cualquiera pusiera los pies en aquella estancia. Lo que allí se estaba tramando era demasiado valioso para que alguien se hiciera con la información que él tanto ansiaba y la vendiera antes que él. – Por supuesto, profesor. Del laboratorio se encarga usted aunque puede contar con mi ayuda si lo desea, estaré encantado de ayudarle. – Respondió con una sonrisa afable. – Entonces quedamos así. – Dicho lo cual salió del laboratorio cerrando la puerta tras él.

El joven agente era un as de la organización. En poco menos de una hora había usado sus contactos y tenía a tres personas limpiando la casa de arriba abajo. Ni que decir queda que, dada la importancia de su trabajo allí, en cuanto contactó con la central y les convenció de la pronta necesidad de su petición, la respuesta fue inmediata.
Lo más imperioso era la cocina, por lo que fue la primera estancia de la casa que dejaron inmaculada. El mismo Kolya había echado una mano. Siempre había pensado que era absurdo mandar hacer a otros el trabajo que uno mismo era capaz de hacer. Y no, a él no le habían entrenado para limpiar pero sí que le habían entrenado para interpretar papeles y, en aquella casa, su papel era el de ayudante del profesor. Y un buen ayudante haría lo que fuera por el bienestar de aquel. Las mujeres le observaban divertidas cuando le veían con las mangas subidas y estropajo en mano. Poco podrían imaginar que aquel amable joven que les daba una animada conversación para hacer más ameno su trabajo sería capaz de partirles el cuello en un más que breve lapso de tiempo.
En cuanto la cocina estuvo lista, Kolya observó complacido desde la puerta. Dio instrucciones a las mujeres para que siguieran con el resto de la casa y volvió a recordarles qué puerta no debían abrir bajo ningún concepto. En cuanto ellas continuaron con el resto de la casa, él se dispuso a preparar algo de comer.

No demoró mucho tiempo. Más por la urgencia de volver al laboratorio que por otra cosa. Supuso que el profesor no querría salir de allí con la cuadrilla de mujeres todavía danzando por la casa así que colocó el plato sobre una bandeja que haría siglos que nadie usaba. Luego los cubiertos, una copa y una botella de vino cerrada. Para nada quería que el hombre desconfiara de él. Por poco olvidó una servilleta pero se dio cuenta a tiempo. Con todo aquello dispuesto en un perfecto y agradable orden, se encaminó hacia el despacho. Aquella zona del pasillo ya había sido limpiada y podía asegurar, sin lugar a duda, que sería capaz de comer sobre el mismo suelo. Sujetó la bandeja con una mano y llamó con los nudillos antes de abrir la puerta. Comprobó al instante que el profesor había estado ocupado limpiando y ordenando. – Esto ya parece otra cosa. – Dijo entrando y cerrando la puerta tras él. - Sin duda se ha ganado una buena comida. Espero que sea de su agrado. – Depositó la bandeja sobre la mesa que le quedaba más cerca. Antes se deducía que había mesas porque los papeles y cachivaches no iban a flotar en el aire pero no se veía ni un cacho de ellas. – Las mujeres de fuera están haciendo un gran trabajo, calculo que en menos de una hora habrán terminado. ¿Le importa que me siente con usted? – No esperó su aprobación, cogió una silla y se sentó. – Me gustaría saber más de usted, si vamos a pasar un tiempo juntos es justo que nos conozcamos un poco, ¿no cree? Dígame, ¿qué despertó su interés por la ciencia? – Aprovechó para coger la botella de vino y descorcharla para llenarle la copa.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
452

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Fenrir el Dom 28 Ago - 20:53

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
El gesto de desagrado del científico no se hizo de rogar cuando el joven comentó que le ayudaría a limpiar si era lo que deseaba. Por supuesto que no quería que nadie tocase lo que era suyo. Su trabajo, sus reglas. Al menos esperaba poder mantener eso en su casa, o se comenzaría a sentir un tanto molesto con el universo en general por haberle enviado a un crío insolente que no sabía acatar una orden directa de un ¿superior? Podía imaginarse que precisamente era eso para Nikolai. Después de todo, si fuera de un rango inferior al muchacho no le habrían enviado expresamente ahí para cuidarle, le habrían encargado algo más importante que un científico loco con posible inclinación a hacerle la vida un auténtico infierno.

Pero, en cualquier caso, eso poco le importaba al ruso.

Tan pronto como salió de la sala comenzó a recoger los papeles que había y a tirarlos a la basura, llenando varias bolsas sin el más mínimo reparo. Le hubiera gustado quemarlo todo, para que Nikolai no pudiera recuperar ninguna parte del trabajo que quedaría perdido y para el olvido, por mucho que seguramente fuera a mosquearse cuando todos los avances del proyecto acabaran de perderse. Su cerebro era el único elemento que recordaría lo que había escrito en esas líneas, pero él mismo ya se había asegurado de encerrar aquello en una caja en lo más profundo de su mente. No recurriría a sus acciones pasadas, sino que hayaría un nuevo camino por el que desenvolverse para que fuera un éxito.

Al contrario que Kolya, él se tomó la limpieza con mucha más calma, quitando las partes más importantes primero y dejando los detalles para el final, pues estos seguramente sí que podría mantenerlos. O al menos los que le parecieran más llamativos. No todo tenía porqué ser un desastre, o eso decía su madre cuando era un crío. Además, aquellos detalles eran la personalidad de Misha entrando en su propio proyecto, no era algo que pudiera eliminar así por las buenas.

Apenas fue consciente de que habían invadido su casa para limpiar, pues el trabajo era tan eficiente como silencioso. Al menos hasta que el joven que ya tenía todas las pintas de amo de casa entró en su laboratorio con comida. Olía estupendamente, no se lo podía negar. Casi hacía que su estómago sintiera algo más que interés por probar lo que hubiese preparado. Por suerte, al menos algo de modales le quedaban de lo aprendido en su infancia. Uno de los pocos conocimientos que no había desechado para ocupar su cerebro en algo más importante, según decía el científico.

No, claro. Toma asiento. —Comentó con sarcasmo una vez hubo tomado ya la silla sin esperar siquiera a su respuesta. Qué remedio, no es como si tuviera la fuerza física suficiente como para sacarle de ahí a rastras. Parecía que para comer tendría que conservar aquellos modales de mesa. Lamentable.

Levantó una mano, con la ceja ligeramente arqueada, para cubrir la copa que había traído. No quería que le echase vino, aquello era verdaderamente ridículo.— No bebo, eso altera mi capacidad de pensamiento e imposibilita un trabajo de corte profesional. Además, luego no hay quien quiera estar vivo. —Refunfuñó, aún rumiando sobre la pregunta del joven. No tenía muy claro si era genuina su curiosidad o tan solo pretendía ganarse su corazón con comentarios estúpidos propios de alguien que intenta caerte bien por cualquier medio. En cualquier caso, prefirió responder como siempre: de forma parcial y desinteresada.— ¿Acaso tiene que haber alguna razón para que un niño se interese por la ciencia? Pensaba que era innato en el hombre sentir curiosidad hacia las cosas aunque... lo cierto es que en algunos se deja ver lo contrario.


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Lost Chris el Sáb 17 Sep - 10:12

HOLD DOWN YOUR HORSES,
ALMOST COWBOY
Se quedó a medio camino con la botella de vino cuando el excéntrico científico cubrió ésta con la palma de su mano. Le extrañó que no quisiera degustar un poco de aquel delicioso vino pero apartó la botella para dejarla de nuevo sobre la mesa. – No pretendía que se la bebiera entera, pero como guste. – Personalmente él tampoco era muy dado a la bebida pero el vino era algo que podía tolerar bastante bien.
Le observó paciente mientras pensaba en la respuesta a la pregunta que le había hecho. Para ser sincero, a él le importaba bien poco la motivación del hombre para llegar a ser lo que era. Lo único que contaba era el ahora y el trabajo que tenía entre manos y que llevaba demasiado tiempo de retraso. En unos pocos días tenía que pasar su primer informe y no tenía claro que fuera a conseguir mucho a parte de alejar las enfermedades del pobre hombre y traer algo de higiene y comida saludable a su vida.
Al fin dio respuesta a su pregunta que, como imaginaba, carecía de relevancia. Era un genio pero no escondía ninguna historia fascinante en su pasado, una lástima, eso lo hubiera hecho todo más interesante. Tal vez una muerte trágica, sed de venganza, o de libertad. Algo. Pero no, el científico achacó su interés a la propia naturaleza humana en edades tempranas. – ¿Así de simple? Es cierto que los infantes son seres curiosos pero no todos terminamos siendo grandes científicos, tiene que haber algo más. – Se acomodó mejor en su asiento. Crujió un poco y temió que cediera a su peso pero no, parecía lo bastante firme. Apoyó los codos en la mesa. Acción que hasta ahora no se había atrevido a hacer por miedo a quedarse pegado en la mesa. – Pero me alegra que usted fuera uno de esos niños curiosos, pasará a la historia cuando termine este trabajo, no puedo esperar a verlo terminado. – Volvió a sentarse erguido y dio una palmadita en la mesa. – Será mejor que le deje comer tranquilamente. Si necesita algo de mi estaré fuera. – No era su deseo ni su trabajo pasar mucho tiempo fuera del laboratorio pero tampoco era muy entretenido ni fructífero ver a aquel hombre comer, sin más.


(Off: ¿Te parece si avanzamos un poco el tiempo?)
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
452

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hold down your horses, almost cowboy

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.