Últimos temas
» ~ You're my first so many things
Hoy a las 12:42 am por MissJarlaxle

» Pedido de afiliaciones Élite y Hermana
Hoy a las 12:36 am por Invitado

» 1. Watch your back.
Hoy a las 12:09 am por Dice Master

» Never surrender
Ayer a las 11:57 pm por Magik

» Justice, Vengeance, Fury, Fire and Blood.
Ayer a las 11:38 pm por Little Ball of Psycho

» ♠ You left me in the dark
Ayer a las 11:33 pm por Sonder

» I AM ELIZA
Ayer a las 10:36 pm por Sassdonyx

» ~We do it for her~
Ayer a las 9:45 pm por Sassdonyx

» The moment when all the smiles died.
Ayer a las 9:01 pm por Carrie_B

» — Caged.
Ayer a las 7:07 pm por Schadenfreude

» Girls like girls like boys do
Ayer a las 6:35 pm por Schadenfreude

» ♠ War of hearts.
Ayer a las 1:34 pm por Hellcat

» Volantis: the first colony of Valyria
Ayer a las 12:45 pm por Carrie_B

» Trust your heart
Ayer a las 11:34 am por Aversiteespabilas

» ♠ Water will quench fire.
Ayer a las 9:23 am por Storm Queen

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

But he's my father

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

But he's my father

Mensaje por Fenrir el Mar Mayo 10, 2016 3:56 pm




But he's my father
Amon — Demonio — RDJ — Hellcat
Uriel — Ángel — Chris Evans — Fenrir

Plot — 1x1 — Fantasía/Sobrenatural


La guerra entre el bien y el mal se remonta a aquellos tiempos en los que Lucifer cayó del cielo, perdiendo toda su pureza al ser expulsado del lado de Dios. Molesto con su padre y su prepotencia, creó a los demonios, criaturas malignas controladas por los ángeles caídos que Lucifer había arrastrado consigo al infierno. Seres que vivían de sus pecados, criaturas que iban contra las leyes del creador y que no solo eso, sino que se atrevían a intentar imponer sus propias leyes.

Los ángeles, guardianes de la palabra y los deseos del señor, fueron los encargados de eliminar esta amenaza. Y, a pesar de que hubo tiempos de paz entre ellos, la guerra ha estallado de forma definitiva a comienzos del siglo XX, cuando el reino de los hombres es el campo de batalla y la tensión ha desencadenado incluso una guerra entre ellos. Camuflados entre los mortales, ángeles y demonios encuentran el lugar idóneo para eliminarse mutuamente con la intención de terminar definitivamente con esto..

El problema viene cuando eres un ángel del señor, pero por una vez, no quieres matar al demonio que conociste siglos atrás al considerarlo como tu ¿amigo? Quizás es un término correcto, después de todo, la paz por una vez se había asentado entre tanta guerra. Aunque nunca se sabe cuánto durará.

Cronología
FB 1.- Animal I have become




Última edición por Fenrir el Jue Mayo 26, 2016 10:08 pm, editado 1 vez


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Hellcat el Mar Mayo 10, 2016 7:20 pm

FB | Animal I have become
La sangre salpicó su mejilla pero eso no frenó el movimiento de su brazo. Hombros tensos y los dedos apresando la cabeza de un humano que, literalmente, estaba estampando una y otra vez contra la barra de aquella taberna de mala muerte. Ira desatada corriendo como ponzoña por sus venas, una vez empezaba no podía frenar y, aunque podría haber usado parte de su condición demoniaca para hacer astillas a aquel puñado de beodos, nada descargaba igual su furia que los puños. Piel levantada y sangre en los nudillos, dolor lacerante por cada golpe que no era capaz de procesar del todo. No pararía hasta que nadie quedase en pie, hasta que el aire fresco de la tarde golpease de nuevo contra su rostro y pudiera tratar de respirar en calma. La violencia lo llamaba, lo alimentaba y le círculo vicioso seguía continuamente rodando para él. Sin remordimientos por una raza que consideraba inferior e indigna, egoísta y desagradecida. El error más grande del que un día consideró Padre.

Evidentemente aquel altercado lo había empezado él, aunque no empleando los puños. Se divertía a costa de las hormigas disfrutando del odio que podían profesarse unos a otros, de la ira que un par de palabras bien susurradas podía general y lo rápido que ardía todo si le añadías un poco de vino de barril. Él observaba, sintiéndose demasiado superior como para intervenir hasta que aquel bastardo había impactado su puño –con anillo y todo- contra su mejilla. La barra le había enseñado que era mejor no meterse con Amón, si es que se levantaba de ahí. El demonio no miró atrás cuando la emprendió a puñetazos con el siguiente, y el siguiente. Metido de lleno en el fragor de una pelea de bar. Botellas y sillas volando, incluso algún puñal había sido desenfundado. Oxidado era más útil si lo usabas para cortar. Nadie allí tenía suficientes monedas de oro como para costearse una buena espada, no eran caballeros solo rateros y borrachos reunidos al calor de las llamas y el vino.

Un arrebato, estúpido, del ayer lo empujó a poner en medio del camino de una silla. La madera se hizo astillas contra su espalda y no pudo contener el gruñido casi animal, tampoco el impulso que lo empujó contra el suelo hincando una rodilla sobre la madera—¿Estás bien chico?—Gruñó entre dientes. Debía ser el hijo de la tabernera. Pequeño, demasiado pequeño e inocente. El recuerdo de su pecado siempre estaba latente en el yermo corazón del demonio, esos condenados niños siempre serían su perdición por mucho que detestase en lo que se convertían al cumplir años. Ratas, mentirosos y destructivos.

El muchacho asintió despacio, agazapado en el suelo y temblando de miedo. Probablemente se había quedado atrapado cuando la trifulca se había desatado, lejos de las faldas protectoras de su madre que gritaba desde la barra a todos que parasen de una vez. Un nuevo puño directo a por su mandíbula, esta vez lo paró con una sola mano de acero y sus dedos se cerraron como un cepo. Se había acabado jugar a ser una hormiga más, su fuerza era equiparable a la de cualquier ente celestial –caído o en vuelo- y muy por encima de la de cualquiera de esas cucarachas. Aplastó prensó aún más los dedos, sintiendo los huesos crujir bajo la presión y oyendo los gritos de aquel mal nacido al ponerse en pie. Doblegó su muñeca hacia atrás, forzando los límites de la articulación y le tocó al insecto besar el suelo con las rodillas. Ojos almendrados que ahora destilaban terror, tanto que aquel hombre comenzó a suplicar por su vida. Pero no tenía porque temer, mientras aquel crío siguiese agazapado, ahora contra su espalda como si le fuese la vida en ello, Amón no derramaría su sangre. Por el momento, pues no tenía nada contra la venganza y las muertes en frío.
Taberna — Algún punto de la tarde — con el Emplumado



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5820

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Fenrir el Mar Mayo 10, 2016 11:11 pm

fb | animal i have become
La paz en el cielo había sido una de las cosas más agradables de su existencia, un tiempo donde podía balancear las piernas y ser feliz. Comportarse como el crío que ya no era, pues no había puertas que guardar. Los humanos morían e iban al Paraíso, desde luego, donde podían ver la cara a su padre, pero él no tenía que custodiar las puertas si San Pedro les dejaba entrar. Era un rollo estar vigilando todo el día por si alguien se colaba. Pero en esa ocasión le habían dado "vacaciones" para bajar al plano mortal para tratar de convencer a un demonio de rango elevado para que se uniera a la causa de hacer una tregua eterna, que no hubieran más discrepancias entre ambos bandos.

Vacaciones al fin y al cabo. Al menos hasta que tuviera que matarse con algún demonio, lo cual era... una posibilidad que debía de tener en cuenta. Lo raro sería que el demonio que encontrase no se tirase a su cuello tan pronto como apareciera. Podía ser joven e inexperto, pero no era idiota. Sabía cómo los demonios funcionaban y lo que, por lo general, movían sus intereses y acciones. No esperaba nada bueno por parte de ninguno.

Por lo tanto, cuando bajó todo fue un mundo de lo más rosa y agradable. Claro que estaba en plena época medieval, tiempos oscuros, según dirían en el futuro. Tiempos donde... bueno, todo estaba increíblemente sucio y llovía bastante. No tenía punto de comparación con el Paraíso, pues hasta los colores ahí parecían más apagados a sus ojos y, por unos segundos, Uriel lamentó haber impedido el regreso de Adan y Eva al paraíso. Aquel mundo parecía ser bastante cruel, y los humanos en el fondo no eran tan malos. Al menos desde su positivo punto de vista.

En cualquier caso, tenía que encontrar un demonio. Lo cual no podía ser especialmente difícil. Es decir... donde hubiera un problema gordo debía de haber uno. Solía ser una ley que se cumplía la mayoría de las veces. En raras ocasiones se había topado con una situación diferente a aquella. Aunque también era cierto que no salía mucho del cielo. No tenía razones para ello cuando su trabajo era guardar las puertas.

Con una capa que cubría gran parte de su gigantesco cuerpo -sobre todo para las proporciones usuales de aquellos tiempos- adoptó una forma totalmente humana, de modo que sus alas desaparecieron a la vista de cualquier humano, camufladas por una niebla que alteraba su percepción de la realidad. Pero sí que permitió que vieran su espada, no prendida en llamas, pero sí existente por si a algún loco se le ocurría que era una buena idea intentar atacarle.

Caminó así durante un día entero sin tener demasiado éxito. Y, al caer la noche, decidió dar una pequeña pausa a su búsqueda y dormir, o al menos investigar entre los humanos en alguna posada. Justo en la puerta de la que tenía más cerca, escuchó un alboroto de lo más extraño que hizo que el ángel frunciera el ceño y, sin quitarse la capucha que cubría sus facciones, entró en el local con grandes zancadas para encontrarse de frente con aquel caos que había formado... un demonio. Sus ojos se entrecerraron al divisarlo, justo cuando estampaba a un hombre contra el suelo. Sufrió un repentino ataque de rabia que pronto calmó. El odio hacia los demonios era irracional, no debía dejarse guiar por ello.

Pronto, estuvo plantado frente al demonio, mirándolo con una expresión de acero. No hizo ningún movimiento para detenerle, sin embargo, pues su vista divagó por el niño que había a su espalda. ¿Lo estaba protegiendo? Quedó perplejo durante una milésima de segundo antes de soltar un suspiro. Se agachó frente a él y puso su mano sobre la de Amon con sumo cuidado.

Sueltale. —Ordenó, a pesar de que quedó ligeramente camuflado por el tono suave de su voz.
taberna — algún punto de la tarde — con el demonio


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Hellcat el Miér Mayo 11, 2016 12:30 am

FB | Animal I have become
El demonio giró la cabeza y escupió la sangre que se había acumulado en su boca. Un gesto de lo más pueril que solo daba un matiz de total indiferencia hacia el hombre que tenía arrodillado a sus pies. No tardó en oír el crujido de su muñeca al partirse junto a un nuevo alarido. Sonrió, cruel, mezquino. El sufrimiento de la humanidad eran las trompetas celestiales que ahora preciaba, el sufrimiento eterno de la humanidad jamás equipararía el propio cuando fue arrojado del cielo por proteger almas tan inocentes como la que se aferró a su espalda con aún más fuerza. Llevó su brazo libre a la espalda, tratando de rodear los hombros del pequeño infante. La misma debilidad seguía latente en su oscuro corazón. Eran almas demasiado puras, demasiado inocentes para ser tocadas por la maldad del mundo. Su ingenuidad no tenía parangón, ni siquiera los ángeles estaban tan cerca de su perfección. Su arrogancia y superioridad moral se lo impedía.

Iba a soltarlo y quizás solo noquearlo de un puñetazo cuando la sombra de otro hombre volvió a tensar sus hombros. Como bestia protectora que era se giró lo justo para mantener al crío escondido también del nuevo desconocido dándole la cara. Su rostro descompuesto por la ira, los ojos brillando por esa oscuridad que lo había devorado hacía tanto tiempo que apenas lo recordaba. Dos a uno no sería gran cosa, o no lo hubiese sido de no ser porque era un ángel. Lo supo en cuanto sus manos entraron en contacto y casi podría decir que quemaba. Buscó su mirada bajo aquella capucha, asqueado, y soltó a su presa de un fuerte empujón.—Sácalo de aquí—Gruñó entre dientes elevando al chiquillo con facilidad y prácticamente echándolo contra su pecho. Él debía estar protegiendo a las pobres almas, a los inocentes. Era su trabajo no el del demonio, así que resultaba ser una buena coartada.

Invidentemente no iba a seguir los consejos del angelito y su pie embotado terminó impactando contra las costillas del imbécil que aún retozaba en el suelo demasiado bebido para ponerse en pie o demasiado dañado. Tras la primera patada vino la segunda y una tercera. Alguna de ellas impactó contra su nariz y su cara se convirtió en un mosaico de tonos morados, hinchazones y sangre en abundancia. Poco o nada tenía que ver su rabia con la silla que había partido contra su espalda, sino con su intención de hacer daño a un niño inocente. Lo odiaba, al igual que odiaba a Dios por lo que hizo, y a los ángeles que se lo consintieron, odiaba su castigo y odiaba lo que los humanos –adultos- habían hecho de él. Querían un monstruo, describieron un monstruo y le dieron vida. Una vida que proseguía a lo largo de los siglos cobrándose vidas en dosis de violencia y sangre.
Taberna — Algún punto de la tarde — con el Emplumado



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5820

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Fenrir el Miér Mayo 11, 2016 5:23 pm

fb | animal i have become
Electricidad fue lo que recorrió su cuerpo de pies a cabeza por el contacto visual con el demonio. No era uno de rango bajo, más bien al contrario. Y, a juzgar por su expresión y lo que sus ojos gritaban, estaba dispuesto a todo con tal de desfogarse con aquel mortal. No comprendía lo que estaba sucediendo, si era sincero. Aún si no lo era, realmente no tenía mucho futuro el pararse y tratar de encontrar lógica a aquello. Era una pérdida de tiempo el intentar detenerlo con palabras, decidió, pues aquella expresión claramente no era la de alguien dispuesto a atender a razones. Más bien al contrario. Sin embargo, no tuvo mucho tiempo para intentar nada, pues de pronto tenía a un pequeño cuerpo encima que le privó de la visión del demonio. ¿Acababa de tirarle a un niño encima? Eso no era normal, desde luego.

Lo cogió con un brazo y sumo cuidado, protegiendo el cuerpo del menor mientras con el otro brazo desenvainaba la espada sin planteárselo demasiado. Si no era por las buenas, sería por las malas; pero no iba a dejar que matase a nadie en aquel lugar. No si él estaba delante. El niño era una criatura preciada, pero al igual que él, cualquier vida humana debía ser tratada como una preciada reliquia. Por ello, por mucho que hubiese protegido al niño -cosa que aún no comprendía-, el demonio sería eliminado si con ello podía salvar a aquel pueblo de su rabia. Sobre todo ahora que veía cómo se estaba ensañando con el hombre a sus pies.

Cubriendo al niño con mayor cuidado, colocó el filo de su afilada espada contra el cuello del demonio. Esta brillaba de un tono anaranjado, con unas pequeñas llamas bailando en la hoja que debieron de emitir el calor suficiente como para atraer su atención. Lo suficientemente cerca del cuerpo del desconocido como para que notase su presencia y advertencia, pero no tanto como para quemarle.

Detente. Recibirá su castigo en un futuro si así es dictado por Dios, pero aún tiene tiempo de redimirse de lo que haya hecho. No he venido aquí a luchar, ya sea contra un demonio o contra un humano, pero si estás tan interesado en golpear algo, podemos salir y resolverlo los dos. —Ofreció en un tono firme. Sí, Uriel era un ángel bastante inocente, pero tenía la seguridad de estar haciendo lo correcto al salvar a aquel hombre, por lo que no tenía ningún reparo en ofrecerse como saco de harina si era necesario.

Todo por las criaturas amadas de su padre. Las criaturas que él mismo consideraba como hermosas.
taberna — algún punto de la tarde — con el demonio


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Hellcat el Miér Mayo 11, 2016 8:34 pm

FB | Animal I have become
Era demasiado pedir que un angelito hiciese caso a la primera, incluso cuando estaba haciendo algo bien –aunque a medias- tenían que poner su granito de arena, siempre por encima. Ardiente metal contra su garganta, el incontrolable arrebato que lo empujó contra el metal. Un camino de sangre y, finalmente, sus ojos lograron abandonar a su presa para fijarse en el ángel. Esta vez tomó conciencia de la espada, de la pelea que se iba diluyendo y de los ojos asustados del crío en brazos de aquel ángel. Gruñó y se retiró un paso alzando las manos, magulladas por la pelea, en señal de rendición. No era su propósito en su larga eternidad agachar la cabeza ante los ángeles, simplemente no iba a desenvainar su propia espada mientas el alma inocente de aquel crío estuviera lo suficiente cerca como para consumirlo en un accidental arrebato.

Músculos tensos, un ligero temblor en los dedos fruto del control que estaba intentando recuperar. Lo disfrutaba, en cierta medida, pero también sería siempre su eterno castigo. Falto de control, como una bestia enjaulada que esperaba a la mínima para escapar y gruñir. Así se había herido el cuello, no había frenado a tiempo. Temerario, inconscientes. Cualquiera habría visto el peligro, pero él no había podido. Habría ido a peor si no se hubiese desahogado ya con aquel humano.—La redención de los insectos que divertido—Cada palabra era pronunciada con más asco, más rencor. Él había tenido mucho tiempo para redimirse, y al principio lo había intentado pero ningún caído volvía a ascender. Algo que todos sabían y, con el tiempo, la rabia fue en aumento de la mano de la desazón y la esperanza fue asesinada.

Deja de sacrificarte por ellos, no te lo van a agradecer—Masculló guiñándole un ojo al niño que no parecía del todo convencido de estar a salvo. Normal, los últimos retazos de aquella pelea aún azotaban las esquinas de la taberna pero, ahora, la voz llorosa y angustiada de su madre era mucho más clara. Cuerpos por el suelo, mesas rotas, sillas hechas pedazo y quejidos de dolor desde cada una de las esquinas.—Es más me vitorearían si te diese una paliza—Probablemente porque no eran capaz de reconocer su perfección, su esencia divina como Amón lo hacía.

Precisamente esa parte celestial calmaba al demonio, lo asentaba de nuevo en sus ataduras. No mancharía de sangre las blancas plumas de un ángel por una serie de criaturas indignas. Seguía sin entender por qué Dios obligaba a sus creaciones más perfectas a agachar la cabeza frente la humanidad, a someterse a ellos cuando, claramente, estaban muy por encima.
Taberna — Algún punto de la tarde — con el Emplumado



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5820

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Fenrir el Jue Mayo 12, 2016 6:41 pm

fb | animal i have become
Parecía que sus palabras habían servido de algo, pues el demonio dejó de golpear al hombre a pesar de que el muy estúpido se cortó con el filo de la espada por presionar demasiado. En el fondo era algo que esperaba, pues las impulsivas criaturas que eran los demonios solían hacer tonterías semejantes o incluso peores. El caso era que este en concreto, al menos, era capaz de controlarse aunque fuera medianamente. Aún había algo de cordura en él, lo cual era sorprendente pero que Uriel encontraba interesante. Tenía que ser de un rango realmente elevado como para poder superponerse al instinto básico de destrucción que tenían todas aquellas criaturas diabólicas.

La redención es importante para todos. —Replicó en un tono serio, a pesar de que desconocía lo que estaba pasando por la mente de Amón. Sabía perfectamente qué era lo que debían de hacer aquellos hombres para seguir el camino de la rectitud. Él mismo creía en la salvación de cualquier tipo de alma, incluso la de un demonio. No creía que fuera a encontrarse con ninguno nunca, pero realmente pensaba que frente a los ojos de su padre, cualquiera podía ser perdonado. Después de todo, la salvación llegaba tarde o temprano; tan solo había que ganársela.

Fue consciente al fin del llanto de la madre y, afianzando al niño entre sus brazos tras guardar la espada de vuelta en el cinto, giró sobre sus talones y caminó hacia esta, dejando a la pequeña criatura entre sus brazos. Observó con una tierna sonrisa en los labios cómo abrazaba al crío y lo acunaba para aliviar su temor antes de indicarles con un pequeño gesto de mano que se fueran de ahí. Estarían a salvo fuera de aquel lugar, al menos por lo que quedaba de día.

No me he ofrecido a ser objeto de burlas ni tampoco lo he hecho pensando que vayan a agradecerme nada. Los seres humanos son complejos, pero no por ello menos perfectos en su medida. El hecho de que caigan en el pecado con facilidad no es sino una piedra en el camino que debe aprender a sortearse. —Repuso tras unos segundos, girándose para encarar al demonio a pesar de que este seguía sin poder ver su rostro, aun protegido bajo la capa sobre sus hombros.— Tampoco es mi deseo pelear, aunque estoy dispuesto a devolver todo golpe que reciba. Sin embargo, mi presencia aquí tiene otros motivos. ¿Estarías dispuesto a escucharlos sin enzarzarte en otro combate?
taberna — algún punto de la tarde — con el demonio


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Hellcat el Dom Mayo 15, 2016 7:14 pm

FB | Animal I have become
El marqués respondió con un bufido a medias entre el sarcasmo y la molestia. El temor a Dios corría como el agua de la lluvia entre las calles, cargaba de miedo los corazones de los más pobres y llenaba el pecho de orgullo de lo más ricos. La Iglesia tenía una posición envidiable siempre susurrando en oídos de reyes y reinas, la mano negra tras el poder. Corruptos y pretenciosos en su mayoría, sus dedos siempre llenos de brillantes y pesados anillos olvidando aquellos votos de humildad y, frecuentemente, también la castidad. Pero, por supuesto, eran redimidos y queridos por el que un día fue también su Padre. Si alguna vez lo había entendido hacía siglos que se le había olvidado, desdibujada la comprensión en el dolor de la pérdida. Aquel arrebato de maldad que puso al ángel en contra de todo lo que creía, de todo lo que quería. Sus hermanos le dieron la espalda, nadie se preocupó en cerrar sus cicatrices al caer y, aquel emplumado, tenía el valor de hablarle de redención. No sabía nada, cegado por la luz del cielo. Una claridad que lo volvía estúpido e ingenuo.

Observó al ángel moverse entre el campo de heridos y objetos rotos para devolver a aquel niño al seno que lo corrompería. Nada se podía hacer para evitar que creciesen y terminasen envenenados, codiciosos, mentirosos y siempre inclinados a pecar. Sus llantos eran la canción de cuna que Lucifer oía cada noche antes de dormir, las quejas de los condenados ardiendo eternamente en el Infierno. Sufrían por sus pecados, era un pacto: Los buenos iban con Dios, los malos no obtenían ni un ligero pensamiento por su parte. Era justo, en cierta medida, y la prueba de que ni siquiera Dios lo perdonaba todo, aunque aún debería perdonar menos.

Eso llevan siglos intentando aprender y aún se les escapa, te ofrecerías como carnaza para salvar a cualquiera de ellos sin pensarlo ¿verdad?—Su mirada se desvió unos segundos al hombre inconsciente en el suelo, abrazado a sí mismo al tratar de huir de la paliza del demonio. Él no merecía el perdón y, por supuesto, no se merecía que alguien ofreciese su pecho en sacrificio por su sangre. No es que Amon tuviese una opinión muy habitual en los demonios, al fin y al cabo el no había perdido sus alas por alguno de los pecados habituales. Aunque sí había descendido al averno por la ira.

Paseó la mirada, seguida de sus propios pasos, en busca de alguna jarra que hubiese sobrevivido con algo de vino o cerveza. Sin escrúpulos la vació de golpe y tiró la jarra de latón al suelo por encima de su hombro. Los nudillos ensangrentados enviaban pequeñas corrientes de dolor a lo largo de todo su brazo y comenzaba a costarle ver por el ojo derecho donde había recibido el botellazo y la sangre goteaba de su ceja. Desde luego no tenía el mejor aspecto del mundo, tampoco le importaba. Las heridas se cerrarían en un rato, ninguna cicatriz mancillaba su piel excepto dos largas cicatrices que surcaban su musculada espalda—Primero deberías enseñar la cara ¿Tu padre no te ha dicho que eso es de mala educación—Y era evidente la burla hacia Dios—Después si tus ojitos tiernos me encandilan lo suficientes, quizás, deje que me des el tostón un rato—No iba a pelear. Y la mayoría de sus músculos reclamaban algo de reposo así que, en realidad, no le quedaba otro remedio que estarse quietecito.
Taberna — Algún punto de la tarde — con el Emplumado



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5820

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Fenrir el Lun Mayo 16, 2016 5:47 pm

fb | animal i have become
Apretó la mandíbula unos segundos. El comentario despreocupado del demonio era humillante y desagradable. Esa actitud de superioridad no solo frente a los humanos sino frente al propio ángel le hacía sentirse incómodo y ligeramente enfadado. pero no era la primera vez que vivía una situación semejante, así que Uriel tampoco le prestó demasiada importancia. Lo que sí le molestó fue la mención de su padre en vano, más bien un insulto condescendiente aparte de decir que estaba mal educado. Absurdo en el fondo, pues las reglas de decoro en el fondo habían sido inventadas por y para los humanos. Y, sin embargo, se dispuso a cumplir con los designios de la criatura frente a él.

Como desees. —Murmuró mientras alzaba ambos brazos para agarrar el borde de la capucha y echarla hacia atrás. Reveló así su cabello dorado, cortado de tal forma que se despedía de forma descontrolada en direcciones varias y daba cierta sensación de aura alrededor de su cabeza. Mostró igualmente su blanca piel en contraste con las ropas oscuras que portaba y unos ojos azules brillantes que pronto se clavaron con fijeza en Amon.

Hecho esto, metió una mano bajo su cama y sacó una pequeña pluma capa de esta, una pluma que había guardado después de verla caída en el suelo. Se debía de haber desprendido de sus alas en la bajada y le sería útil en aquella situación. Se acercó de esta forma al demonio, colocándose de nuevo frente a él y, ahora que estaban ambos incorporados, la diferencia de altura era palpable. Claramente podía mirarle desde arriba sin ningún problema, aunque eso no significaba que lo hiciera con alarde de superioridad. Sencillamente el otro era más bajo.

Colocó la pluma sobre su rostro y esta emitió un brillo blanquecino antes de disolverse, haciendo que las heridas se cerrasen con una rapidez mayor a la del demonio y permitiendo que Uriel pudiera pasar con cuidado su capa sobre la sangre alrededor del orbe castaño para limpiarla. Por muy enemigo que pudiera ser en otra ocasión, su interés distaba bastante de iniciar una pelea y, fundido con su inocencia usual, no creía que fuera algo malo "desaprovechar" una pluma en curarlo.

¿Podemos hablar ya?
taberna — algún punto de la tarde — con el demonio


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Hellcat el Lun Mayo 16, 2016 9:13 pm

FB | Animal I have become
Música para los oídos de cualquier demonios oír a un ángel tan servicial, sobre todo con uno de ellos. Sonrió de medio lado, regodeándose en la pequeña victoria de hacerle cumplir sus peticiones por inocentes y triviales que fuesen. Reconocer al arcángel bajo aquella capa no fue complicado. El espeso cabello rubio como hilos de oro y los profundos ojos azules, trozos de cielo brillante a ambos lados de su nariz. Era hermoso, incluso atractivo en cierta medida. Amon no podría negar lo evidente, era perfecto y mirarlo, con la osadía de sus ojos, casi un pecado en sí mismo. A los ojos del demonio casi brillaba con luz propia. Una perfección que odiaba y amaba al mismo tiempo, algo inhumano que nada tenía que ver con los ángulos de su mandíbula. Etéreo y de ensueño, la ansiada arcilla bajo sus violentos dedos.

Se relamió el labio inferior sintiendo el sabor a óxido de la sangre seca y hundió los ojos oscuros en los del arcángel, devolviéndole aquella mirada casi tierna con la ferocidad propia de un demonio, el desafío tatuado en sus negras pupilas—Uriel…—Murmuró paladeando el nombre con cierto gozo. No era un enviado más, no era un simple angelito con ínfulas de superioridad. Era Uriel, uno de los grandes. Debía ser algo importante para que Uriel hubiese posado sus pies entre los mortales. Gruñó echando unos segundos la cabeza hacia atrás al verlo acercarse, desconfianza era un defecto habitual en los de su calaña. Incluso desconfiaba de una criatura tan pura como podía ser su inesperada visita. Sabía que no le haría daño, no mientras se mostrase tranquilo y desarmado, y aún así sus orbes castaños oscilaron peligrosamente entre el rostro del ángel y su mano.

El brillo de aquella suave pluma cegando ambos ojos y el hormigueo sobre la piel cerrándose rápidamente. Se le hizo un nudo en el estómago, una mezcla entre el alivio de su herida y el asco que le producía las buenas intenciones del ángel, su luz irradiando su piel de oscuridad. Cerró los ojos, como un animal herido que a regañadientes se deja vendar la pata porque no le queda otro, el gruñido siempre vibrando de forma baja en sus cuerdas vocales. Largos segundos hasta que se enfrentó de nuevo al azul intenso y, en un rápido movimiento, atrapó la muñeca del arcángel con dedos de acero que no pretendían hacerle daño. Solo apartarlo. Demasiadas cordialidad para aquella semi tregua esporádica—Ya vale—Su voz a medio camino entre una simple petición y una orden.

¿Qué narices es tan importante?—espetó deslizando los dedos por el dorso y el interior de su mano antes de soltarlo. No se le ocurría qué podría llevar a Uriel hasta él, qué podría ser tan importante para estar exponiéndose de esa forma tan descuidada. Si Amon fuese más rencoroso habría sacado ya su espada y habría tratado de darle muerte. Un ángel menos.
Taberna — Algún punto de la tarde — con el Emplumado



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5820

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Fenrir el Mar Mayo 17, 2016 11:19 pm

fb | animal i have become
Ignoró el sonido del pseudo-gruñido del demonio, continuando con la limpieza de lo que antes había sido una herida y, a esas alturas, tan solo era sangre acumulada. Al menos hasta que la mano del demonio le agarró e impidió mayor movimiento. Podría haberse zafado del agarre que producía un extraño y desagradable cosquilleo por su cuerpo junto con el deseo de huir, pero permaneció quieto. Su deber ahí no era el de hacer estallar la guerra, sino todo lo contrario. Un combate absurdo tan solo por tocar un poco a un demonio sería más bien contraproducente. No, cumpliría con las palabras de su padre y demostraría que no todo era tan malo. Podían mejorar las cosas cuando se creía firmemente en ello. Incluso cuando sus hermanos no confiaban en ello ya.

Finalizar con toda guerra posible de una vez por todas. —Respondió sin rodeos, mirando fijamente al hombre. No se molestó en pestañear o apartar la mirada, pues sus ojos eran, al fin y al cabo, una puerta abierta a su alma y sentimientos. Claramente ahí no vería ninguna mentira sino el más puro deseo de llegar a un verdadero acuerdo.— Esta estúpida masacre que lleva siglos en marcha no conducirá a ningún lado excepto a nuestra propia destrucción junto con la de los humanos. Padre no desea eso y nada sería peor que la desaparición de las preciosas criaturas que pueblan el plano terrenal. —Dijo en un tono infinitamente más suave.

Dejó caer la mano a un lado cuando esta fue finalmente liberada y se colocó de nuevo la capucha. Era consciente de que les estaban mirando fijamente los pocos que quedaban en pie, totalmente boquiabiertos. Una situación incómoda, por decir poco. No le gustaba ser un foco de atención. Él no era un mensajero, ni tampoco era un guerrero de las huestes de Miguel. Tan solo estaba ahí porque su padre le había pedido ayuda y él, con mucho gusto, había aceptado a cumplir un nuevo favor para él. Siempre desinteresado, siempre pensando en el bien ajeno.

Me gustaría poder llegar a un acuerdo con Luzbel para terminar con esto. Si lo que necesita es un sacrificio para que su conciencia quede tranquila, que así sea. Pero no es necesario seguir con semejante destrucción. —Y, a pesar de que su rostro ya no era visible para muchos, la posición de Amon podía permitirle ver el gesto de sufrimiento que se formó en las facciones del ángel.

Puede que por lo general fueran pétreas criaturas, y sin embargo, en aquella ocasión Uriel estaba mostrando un rostro de lo más humano, cargado de emociones. La misma emoción que había visto en el rostro de Adán y Eva cuando fueron expulsados. La misma emoción que veía en sus hermanos cuando luchaban y, muchos de ellos, no regresaban.
taberna — algún punto de la tarde — con el demonio


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Hellcat el Mar Mayo 24, 2016 10:21 pm

FB | Animal I have become
Los ángeles siempre venían en son de paz, excluyendo la ferocidad de Rafael o Miguel, el resto solían ser siempre los últimos en meterse en una pelea, solo cuando los demonios empujaban los límites sacaban la ferocidad de entre sus plumas y se entregaban a la violencia con elegancia. Habitualmente la amenaza a un mortal solía sacarlos de su cuadriculado mundo de paz y armonía, Uriel no había sido menos si bien Amon no lo calificarían precisamente de inofensivo. Noble para no atacar por la espalda quizás, pero de pulso tembloroso jamás.

El demonio no había intercambiado golpes directamente con el arcángel, casi nunca lo hacía prefiriendo fundirse con la oscuridad y desentenderse. Una parte de él guardaba cierta nobleza hacia los que habían sido sus hermanos, también rencor porque ninguno se había preocupado de él tras su caída. Cada ángel caído era un ángel perdido, Amon lo sabía bien. Triste pero cierto. Eran las normas del cielo, las normas de Dios y incumplirlas significaría terminar como el propio Amon. Los culpaba, por supuesto, por no hacer lo correcto, pero prefería no usar la fuerza contra ellos. Demasiado perfectos, demasiado sometidos por la tenaz mano de Dios.

Amon se permitió parpadear sorprendió y, pocos segundos después, romper su garganta en una carcajada áspera y ronca. Los ángeles y sus ganas de hacer las paces, a pesar de su altura y corpulencia Amon puedo ver su alma inocente y tierna, demasiado para un mundo que se corrompía a cada segundo.—Es el mejor chiste que he oído, y seguro que ni estás borracho—Se burló el demonio pasándose una mano por la nuca. Echó un vistazo a los tremendos destrozos y chasqueó la lengua, el sufrimiento ajeno ya no afligía su corazón. Había perdido esa virtud, o castigo según se viese.

Eres aún demasiado ciego Uriel, no tienes ni idea de lo que tu Padre quiere. Aunque sí, ellos son más importantes que tu y que yo a pesar de sus terribles defectos—El desdén y el asco impregnando sus palabras. Nunca era amable cuando se trataba de hablar de la obra de Dios o de sus queridos favoritos. Una vez más el demonio rodó los ojos, no siendo ciego al gesto y la molestia del arcángel. Apoyó una mano en su hombro, aferrando los dedos por encima de la piel como ganchos de acero y lo condujo fuera—Vamos antes de que te sonrojes—Volvió a burlarse soltándolo únicamente cuando estuvieron bajo el cielo nocturno. El aire frío acariciando las heridas abiertas de sus nudillos, calmando el hormigueo ardiente.

Para empezar no soy un mensajero Uriel—Pero le haría llegar el mensaje a Lucifer de igual manera, aunque fuese entre risas—Y si vas a hacer una gilipollez como sacrificarte por ellos piénsalo dos veces, mejor déjame arrancarte las alas de la espalda primero—Amenazó mirándolo a los ojos con la fiereza propia de la ira que lo corroía por dentro. Amon era corrupto, no tenía piedad y sus dedos estaban cubiertos de sangre pero, si podía evitarlo, no dejaría que ningún ángel se sacrificase por aquellos desagradecidos. Igual que él lo había hecho y de nada había servido.
Taberna — Algún punto de la tarde — con el Emplumado



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5820

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Fenrir el Jue Mayo 26, 2016 10:48 pm

fb | animal i have become
La carcajada del demonio, por supuesto, le incomodó de sobremanera. Pero Uriel guardó silencio y lo dejó estar por el momento, mirándolo atentamente por si se le ocurría intentar alguna locura. Sintió deseos de irse, no podía negar aquello tampoco. Tan solo deseaba regresar a su hogar en las nubes, lejos de la corrupción y el dolor que era el mundo humano, por muy hermosas que le parecieran las criaturas. El mundo estaba lleno de demonios y estos le ponían la piel de gallina. Uriel era un ángel guerrero, pero tan solo hasta cierto punto. Aún no había encontrado una razón verdadera para ser el arcángel despiadado que los humanos decían que era, aunque su carácter, poco a poco, había comenzado a cambiar desde la aparición del primer hombre.

No era un chiste... —Susurró con cierta inocencia, frunciendo ligeramente el ceño sin saber cómo explicar aquello sin que se lo tomara a guasa. Sin embargo, guardó silencio de nuevo al ver que tenía intenciones de seguir hablando y, sus siguientes palabras lo descolocaron. Parecía realmente dolido por el amor de Padre hacia los humanos, lo cual era... bueno, comprensible, supuso. Al fin y al cabo, prácticamente había dado la espalda a los ángeles, pero tan solo porque estos no precisaban de él tanto como los humanos, mortales y débiles.

Imperfectos pero bellos al mismo tiempo.

No compartía su opinión, pero no por ello impidió que siguiera hablando ni apartó la mano del demonio cuando hizo contacto con su ropa. Aunque no pudo evitar tensarse violentamente ante aquello. Si era una amenaza, no tendría más remedio que luchar, por mucho que desease lo contrario. Por suerte, Amon tan solo lo arrastró fuera de la taberna. Una vez dejaron atrás el local, el arcángel cubrió su cabeza de nuevo con la capucha, bajando la vista al suelo unos instantes mientras rumiaba aquellas finales palabras. Eran crueles, pero estaba seguro de que eran totalmente ciertas para el demonio y que no había nada que desease más que aquello.

Pero una vez fuiste un ángel, la naturaleza de un ángel es ser un mensajero. —Replicó sin el más mínimo tacto. Conocía la condición de ángel caído de Amón, aunque desconocía cuál de sus hermanos perdidos era exactamente. En el fondo, no le importaba, dolía igual saber que había perdido a un semejante en favor de un bando que no aportaba nada bueno a la creación.— Pero no tengo la necesidad de pensar algo que ya está decidido. Si tu deseo es arrancarme las alas y, a cambio de ello vas a llevar el mensaje, gustoso te dejaré que te las lleves.

Bajó la mirada al suelo unos instantes antes de quitarse la capa lentamente. No podía hacer aparecer sus alas ahí en medio con la ropa puesta, la rompería y luego pasaría frío, un frío que notaría especialmente si caía al perder sus alas por aquella misión. No le gustaba la idea, claro que no. Pero lo haría si con ello conseguía la paz. Era un pequeño mal por un bien mayor. Él no era tan importante.
taberna — algún punto de la tarde — con el demonio


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Hellcat el Vie Jul 01, 2016 1:43 pm

FB | Animal I have become
La ingenuidad de Uriel era azúcar en el paladar, el más exquisito de los vinos que se tornó cenizas en la garganta. El chiste dejó de tener gracia, y la tenacidad del arcángel solo provocó un hondo gruñido que resonó en el pecho del demonio. Había sido un ángel tiempo atrás, pero esa vida ahora se le antojaba lejana. Una vida anterior que recorría su mente como un sueño imperfecto, algo que jamás alcanzaría ni quería. La ceguera de creerse superior moralmente, de solo ver por los ojos de su Padre sin discernir realmente qué estaba bien o mal. Su bondad no era siempre tan extensa y su venganza podía ser cruel, tan mezquino como los mismos demonios. De forma indirecta Dios había creado a los humanos con ambiciones y deseos oscuros, había creado al primer demonio. Les gustase o no seguían siendo parte de su infinita creación, en lo bueno o en lo malo Luzbel había sido imaginado por el Padre, incluso sus errores habían sido concebidos por él. La soberbia que anidaba en su corazón no había surgido de la nada, al igual que la ira bajo las uñas de Amon.

Ya no lo soy—El tinte oscuro en su voz, el peligro en su mirada y la tensión en sus hombros. Crispó los puños hasta que los nudillos fueron cordilleras nevadas. Un temblor iracundo en cada palabra pronunciada. Recordar su caída no era algo que le agradase, que se lo tirasen a la cara menos. Habría preferido intercambiar golpes a aquel doloroso recuerdo que prendió en llamas las cicatrices de su espalda, ardían y laceraban su piel como si hubiesen estado dormidas hasta ese momento y, ahora, tenían hambre. Querían devorar la carne y el recuerdo con dientes de acero.—Y tú, en tu precioso mundo de nubes blancas no tienes ni puta idea—Masculló a continuación. Su mínima paciencia se esfumó.

Atrapó al arcángel con dedos de hierro empujándolo contra la pared, temblando de pies a cabeza en un intento de controlar la rabia más amarga. Convulsiones aceleradas de un corazón demasiado pequeño para contener tantas emociones, tanta ira. El castaño almendrado de sus ojos terminaron ser negro ónice—Ingenuo y estúpido. Deberías valorar más lo que aún tienes Uriel—Escupió cada palabra, hundió sus dedos aún más en los brazos del arcángel. Él que lo había perdido todo al caer, que había sucumbido a la oscuridad no podía permitir que otro de ellos se sacrificase de esa forma, vendiese sus alas al mejor postor por un ideal corrupto y estúpido.

La humanidad no valía ni una sola de sus plumas, sinceramente ni el propio Amon valía ni una sola de sus plumas—Llevaré tu mensaje y tu dejarás de ofrecerte por los insectos, o te juro que caer será el menor de tus problemas—Amenazó tratando de controlar su respiración, tratando de soltarlo. Algo que no consiguió.
Taberna — Algún punto de la tarde — con el Emplumado



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5820

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Fenrir el Vie Sep 30, 2016 6:18 pm

fb | animal i have become
Podía sentir la rabia que despedía Amón y comprendió al fin, por qué los humanos veían dioses en los demonios. Aquella actitud, con una presencia que sobrecogía el ambiente, atoraba su respiración y le hacía removerse con incomodidad. Él, un arcángel del señor, se encontró asustado ante el hecho de ser estampado contra la pared de aquella forma primal, como si fuera un simple muñeco que fácilmente podía moverse. Un férreo agarre lo mantuvo en el sitio, haciendo que la perpleja mirada del ángel iluminase el azul de sus orbes, los cuales parecían contener el mismo cielo. Un pequeño mundo dentro de un alma tan pura que fácilmente sería destruida. Amon tan solo tenía que agarrar sus plumas y  comenzar a arrancar, de forma lenta y dolorosa, seguro. Pero hacer caer a un ángel era demasiado sencillo en algunas ocasiones.

El momento nunca llegó. Ingenuo de él, de verdad había pensado que sus alas podían tener algún valor en aquella retorcida mente. Ahora se daba cuenta de que había subestimado dicho valor. La ira de Amon no solo había salido disparada al nombrar su antigua condición como uno de sus hermanos, sino por el simple hecho de haberse ofrecido, como si fuera ganado. El cristianismo, que predicaba la imagen de Dios como pastor con sus ovejas, nunca le había parecido algo tan irónico. Ellos, ángeles y humanos, eran el ganado de Dios, dispuestos a sacrificarse por él sin importar el precio. Los demonios habían sido, quizás, listos al quitarse de en medio en aquel juego.

Tú no eres quién para ordenarme qué hacer, Amon. Si tu deseo es castigarme el día que caiga, Dios no lo quiera, sea pues. Mas ese momento no ha llegado, y agradecería que me soltases; tu ira carece de sentido en este lugar. —La mano de Uriel se colocó sobre la ajena en un contacto suave, increíblemente dulce. Era extraño que un ángel tocase voluntariamente a un demonio, pero ahí estaba él, tratando de relajarle no solo con el calor de su cuerpo, sino con la pureza de su alma, desprendida ahora como cortas olas que, de forma intermitente, llegaban al moreno.

Cuando fue liberado por fin, desplegó sus alas en su máximo esplendor y las batió lentamente, comenzando a flotar. Primero unos centímetros del suelo y luego unos metros, de forma que tuvo que bajar la mirada hacia el demonio para poder seguir hablando con él. Ahora que había conseguido alejarse de él, se le antojaba una imagen tan bella como destructiva la que presentaba su enemigo mortal.

Tendrás mi eterna gratitud si así lo transmites. Nos veremos pronto.

Con aquellas últimas palabras, suaves y calmadas a pesar de la situación, Uriel comenzó a moverse a una velocidad que el ojo humano no sería capaz de captar. Lejos de donde estaba el demonio y lejos del lugar donde su corazón había latido algo más rápido de lo normal en un sentimiento que no identificaba.

¿Qué acababa de suceder?
taberna — algún punto de la tarde — con el demonio


Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: But he's my father

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.