Últimos temas
» The North Remembers
Hoy a las 12:46 por Red

» Dark arrow
Hoy a las 8:10 por Bastet

» Confieso que...
Hoy a las 5:23 por Bastet

» Why don't we find out?
Hoy a las 3:29 por Party Poison

» I knew you. I know you
Hoy a las 2:27 por SapphireDragon

» ─I feel it coming
Hoy a las 2:19 por Momo

» ~ Silver was a rarer metal than gold
Hoy a las 2:14 por SapphireDragon

» Save me from the Dark (+18)
Hoy a las 1:51 por SapphireDragon

» ➤ A drop in the ocean
Hoy a las 1:42 por SapphireDragon

» Seeing yu smile, make me feel so happily, too.
Hoy a las 1:14 por SapphireDragon

» The Courage To Say I Love You
Hoy a las 1:00 por SapphireDragon

» ¡No apagues la llama!
Hoy a las 0:38 por SapphireDragon

» Pigs must be killed
Hoy a las 0:26 por Songbird

» ~ We could be heroes
Hoy a las 0:10 por SapphireDragon

» Plastic Love
Ayer a las 21:19 por Seishiro

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

Stuck in the drift with you

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Lun 16 Mayo - 19:23

Stuck in the rift with you
CS | 1x1 | Otros | Anime
Haikyuu!! | Pacific Rim AU

Oikawa se había entrenado toda su vida para pilotar un Jaeger, y sabía que era el mejor. Era un estratega y un combatiente sin igual, y a pesar de todo, veía desde el hangar cómo las enormes máquinas de guerra salían a combatir a los terroríficos Kaijus, sin él. Era incapaz de compartir el Enlace con ninguno de los candidatos que le habían presentado sus superiores, haciendo inestable la conexión.

Había empezado a perder toda esperanza, hasta que Iwaizumi se presentó a las pruebas.

Oikawa Tooru
24 | Asuma Kosuke | trashqueen
Iwaizumi Hajime
24 | Hirata Yuuya | Trash Princess

© by Farah.


Última edición por trashqueen el Vie 7 Oct - 15:06, editado 1 vez


TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Jue 4 Ago - 21:05

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de entrenamiento ৩ 22:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
Iwaizumi se despidió de sus compañeros cuando terminó de cenar y se dirigió con resignación a la sala de entrenamiento. Como parte de la rutina de la base, tenían determinadas tareas repartidas por turnos entre los cadetes, y esa noche le tocaba a él limpiar y ordenar la sala para que estuviera lista para el día siguiente.

Tras pasar primero por el armario de limpieza a coger los utensilios, llegó a dicha sala con la esperanza de que no le llevara mucho tiempo, porque el entrenamiento de ese día había sido intenso y no veía el momento de llegar a su habitación a descansar.

Sin embargo, no se la encontró vacía, sino que las luces estaban encendidas y había alguien en el centro del tatami practicando. Desde la puerta, pudo reconocer fácilmente de quien se trataba.

Oikawa Tooru. Todo el mundo en la base sabía quién era o como mínimo había oído hablar de él. El mejor recluta de su promoción, de inteligencia brillante y gran habilidad física, la primera opción siempre para promocionar a piloto cada vez que llegaba un Jaeger nuevo desde antes de que llegara Iwaizumi hace unos meses a la base, después de que su pueblo fuese arrasado por el ataque un kaiju. A pesar de todo, seguía sin haber encontrado a nadie compatible con él para pilotar, algo que mucha gente consideraba un misterio. Iwaizumi lo achacaba a su personalidad ególatra y a sus aires de superioridad, que aunque eran lo único que conocía de él por lo poco que habían coincidido, le parecían suficientes para que pudieran causarle ese tipo de problemas.

Iwaizumi se dispuso a pensar en cuál era la mejor forma de echarle para poder él hacer su trabajo, pero algo en la soltura y elegancia de sus movimientos o en la expresión de absoluta concentración del otro joven le hicieron detenerse para admirarle en su entrenamiento. Realmente, todos los halagos dirigidos a Oikawa eran merecidos. Iwaizumi se consideraba hábil, pero de ninguna forma estaba a su nivel. Más que ejercicios de combate, parecía más una danza por lo bien que enlazaba cada movimiento y lo preciso y veloz que era su juego de pies. Por un momento, Iwaizumi deseó poder combatir con él, sólo por el hecho de poder medir sus fuerzas y aprender lo que pudiera durante el intento.

De pronto Iwaizumi salió de su trance al ver como una de las piernas de Oikawa le fallaba y este tuvo que interrumpir su secuencia de movimientos para evitar caerse. Iwaizumi se sintió culpable por haber estado observando en silencio sin que el otro lo supiese y decidió dar a conocer su presencia antes de que fuese Oikawa el que se diese cuenta solo. Quería saber también si estaba bien después de eso, aunque no sabía como se lo tomaría si preguntaba.

-Eh, no deberías estar aquí. Los entrenamientos acabaron hace horas. Vas a acabar haciéndote daño y yo tengo que cumplir mi turno. –Dijo mientras se acercaba con los brazos cruzados hacia el borde del tatami. No pudo evitar el tono molesto que cargaba sus palabras. El mejor recluta de la base y aquí estaba, sin tener cuidado. A saber cuántas horas echaba el sólo en esta sala, porque seguro que esta noche no era la primera.




Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Vie 7 Oct - 13:14

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de entrenamiento ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
Oikawa marchaba con furia a través de la base, empujando con el hombro a todo aquel que no se apartase de su camino lo suficientemente rápido. Estaba que echaba humo, y a pesar de decirse a sí mismo que la rabia no iba a solucionar nada, no podía evitar apretar los dientes y los puños al recordar su reunión con el Comandante. El muy incompetente había vuelto a rechazar su solicitud, la maldita rata insulsa. Ambos, y toda la base, sabían que era el recluta más preparado, y aún así le seguían juntando con los inútiles cadetes, imberbes e infantiles que le miraban con una mezcla de terror y admiración. ¿Cómo esperaba su superior que encontrase un copiloto digno entre semejante rebaño de ineptos? Llevaba casi dos años y medio atrapado entre las paredes de acero de la base sin hacer ningún tipo de avance. No aguantaba más. Quería salir ahí, pilotar su propio Jaeger, y conseguir la gloria y la venganza que tanto tiempo llevaba soñando. Se lo merecía, consciente de que era el mejor piloto de la base. Todas sus simulaciones eran perfectas, y nadie podía vencerle en combate.

Pero no. El Comandante le negaba entrenar con profesionales, se negaba a emparejarle con pilotos veteranos, porque al parecer, Oikawa era demasiado inestable. No era capaz de mantener un drift sano con un copiloto, y una puta mierda. Si el resto no podía soportar el peso que él llevaba al enlace, no era culpa suya, no era como si pudiese borrar su pasado. Todos sus compañeros de entrenamiento se perdían en las visiones de su niñez y su adolescendia, incapaces de salir del bucle, mientras él observaba cómo extraños que ni siquiera estaban a su altura escudriñaban su pasado. Él no tenía más problemas con las visiones que el drift le presentaba que la rabia y la impotencia que le embargaban cuando no le permitían actuar. Y aquel día se sentía especialmente furioso.

Así que, airado, se saltó la cena y se fue directo a una de las salas de entrenamiento que, por supuesto, estaba vacía. Liberó todas sus frustraciones, que no eran pocas, en el ring. Estaba cansado, harto y exasperado de su situación. No entendía cómo no le usaban, cómo no aprovechaban el talento que era consciente que poseía para luchar contra una amenaza que no hacía más que crecer mientras le tenían haciendo recados y pudriéndose entre cuatro paredes.

Perdió la noción del tiempo, saboreando el dolor y la quemazón en los músculos y el sudor que le empapaba las sienes y la camiseta, que le ayudaban a despejar la mente y a relajarse. Sabía a ciencia cierta que cuanto más enfadado estuviera, peor acabaría siendo el drift, puesto que su propio subconsciente acabaría por atacar a cualquier intruso. Debía agotarse para estar vacío de toda la rabia contenida al día siguiente, para las pruebas que su superior había preparado para él con los cadetes. Sabía que era sólo una demostración, y no albergaba fe ninguna, pero aún así se negaba a dar un mal espectáculo. Debía impresionar a los insulsos críos.

Así pasaron horas, hasta que notaba que le pesaban las piernas y los brazos, y una de sus rodillas giraba peligrosamente hacia donde no debía. Paró al instante, evitando apoyar mal y lesionarse de la forma más tonta. Su cuerpo le pedía a gritos parar, descansar.

Entonces oyó la voz a sus espaldas, y se giró tan rápido que casi podía imaginar su cuello haciendo crack. Frente a él estaba de pie un cadete, con la fregona apoyada en la pared y los brazos cruzados sobre el pecho. Su mirada y su lenguaje corporal eran prepotentes y suficientes, y Oikawa entrecerró los ojos, con el ceño fruncido, ante cada palabra que salía de su boca. Pero... ¿qué se creía? ¿Con quién pensaba que estaba hablando? Hacerme daño, sube al ring y te voy a enseñar lo que es dolor.

Con el ánimo totalmente descompuesto de nuevo, notaba cómo se le crispaban los nervios de nuevo, lo que cabreaba aún más, puesto que había logrado calmarse por completo. Se acercó, con zancadas fuertes y firmes, casi marchando con furia hacia el otro, hasta quedarse de pie frente a él, alzándose en toda su altura, mirándole desde arriba.

-Creo que no sabes con quién estás hablando.- dijo, con tono totalmente calmado y plano, taladrándole con la mirada.- Si no vas a demostrarme que eres digno de dirigirte a mí, apártate de mi camino y no molestes.

Le empujó con fuerza, dirigiéndole una última mirada ponzoñosa, saliendo del tatami y saliendo airado de la sala, susurrando con rabia "Inútil.".

Por culpa de aquel indeseable, se iría a la cama cabreado, y sabría que no estaría al 100% al día siguiente. Esperaba no volver a cruzárselo nunca más, por el bien de ambos.




TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Mar 25 Oct - 19:06

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de entrenamiento ৩ 22:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
Aquella noche fue la vez que más limpia dejó Iwaizumi lla sala de entrenamiento. El tatami y el suelo resplandecían de la fuerza con la que había pasado la fregona, imaginándose que era la cabeza de Oikawa con sus mechones castaños, en vez de las fibras de algodón, la que era arrastrada por el suelo.

Estaba cabreado, muy cabreado. Que si sabía con quién estaba hablando, había dicho. Pues claro que lo sabía, con un gilipollas. Hasta le había empujado el muy imbécil. De no haberle pillado por sorpresa, le habría devuelto el golpe con creces antes de que se marchase. Ahora comprendía por qué el grandioso Oikawa Tooru no tenía copiloto todavía. ¿Cómo iba a compartir un jaeger pudiendo llenar la cabina de control él solo con su ego? Aunque por encima de todo, lo que más le había molestado había sido que no le consideraba digno ni de hablarle. Iwaizumi no era un pretencioso, pero tenía su orgullo, y no iba a dejarse rebajar por un imbécil.

Al día siguiente de despertó antes de que sonara el despertador, aún rezumando energía por la rabia, que no le había desaparecido tras una noche de sueño ligero. Se aseó, se vistió con el uniforme de recluta y fue al comedor a tomarse un desayuno rápido. Apenas intercambió palabra con sus compañeros cuando le preguntaron si le ocurría algo y en cuanto terminó se dirigió a la sala donde iban a tener lugar las pruebas.

Aún no había nadie, por lo que se dirigió a los estantes a coger una de las varas y se retiró a una de las esquinas de la sala a realizar ejercicios de calentamiento, agradeciendo el silencio para poder concentrarse. Eran unas pruebas importantes. El elegido dejaría de ser un simple recluta y promocionaría a piloto, que era el objetivo de todos los que estaban ahí. A pesar de eso, Iwaizumi no podía quitarse de la cabeza la mirada de superioridad de Oikawa ni sus palabras. En un rato volverían a coincidir en la misma habitación y tendrían que pelear sí o sí. Los puños de Iwaizumi se cerraron con más fuerza en torno a la madera, deseando que llegara ese momento para poner al otro en su sitio.

A medida que se acercaba la hora, la sala se fue llenando, no sólo de reclutas, sino también de simples espectadores que deseaban ver si surgían dos nuevos pilotos aquel día. La tensión en el aire iba aumentando junto con el murmullo de conversaciones a medida que iba aumentando el número de personas, hasta que entraron los examinadores, seguidos por Oikawa y se hizo el silencio en la habitación.

Los superiores dieron una breve explicación para los más nuevos mientras el candidato a piloto se dirigía a un extremo del tatami. Iwaizumi le siguió con la mirada, estudiándole. Aunque para él fuera la primera vez que le convocaban para unas pruebas, estaba claro que Oikawa conocía la rutina muy bien. Su rostro era indescifrable, aunque el aire de superioridad le seguía a donde fuera.

Llamaron a la primera recluta de la lista, una joven algo más mayor que Iwaizumi, y comenzó el primer combate. En menos de un minuto, el joven había recibido tres toques de la implacable vara de Oikawa y fue descartado. Lo mismo pasó con el segundo, incluso duró menos tiempo. No era por falta de entrenamiento, porque Iwaizumi había pasado las últimas semanas entrenando con ellos, ni por falta de ganas porque el esfuerzo en sus rostros era visible tras la derrota. Simplemente no tenían ninguna oportunidad. El tercer recluta de la lista era un chico aún adolescente que había llegado a la base hacía poco. Saltaba a la vista que no estaba al nivel de preparación física, pero como la compatibilidad entre pilotos no consistía sólo eso, estaba convocado, y porque también debía empezar a correr prisa el encontrar una pareja que funcionase. Como era previsible, el combate duró tan poco como los demás, tres toques y fuera.

Y quizás fue porque aún le duraba el enfado de la noche anterior, o por la impotencia de sus compañeros, por la mirada de completo desprecio y hastío que lanzó Oikawa en ese momento, pero Iwaizumi se encontró dando un paso al frente y subiéndose al tatami.

-Iwaizumi Hajime. -anunció con determinación a los examinadores, saltándose por completo el orden de la lista.

Sin apartar los ojos de Oikawa, se acercó a él y se colocó en posición para el combate, dispuesto a derribarle frente a las miradas de todos aquellos que les estaban viendo. Si era digno, ¿no? Iba a demostrárselo ahora mismo.




Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Miér 26 Oct - 11:30

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de entrenamiento ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
Oikawa fulminaba a su reflejo con la mirada, mirándolo con rabia, como si fuese culpa suya que tuviese un aspecto tan desastrado. Estaba claro que el resto de mortales no se fijarían en ese mechón de pelo que no conseguía poner en su sitio, igual que sabía que nadie distinguiría las enormes bolsas que tenía bajo los ojos. Pero él sabía que estaban ahí, lo veía con total claridad. Y todo por no haber podido dormir de un tirón, por culpa de un inútil, que estaba claro que tenía que ser nuevo si no sabía que no debían molestarle cuando estaba entrenando. Tendría que haberle preguntado su nombre para presentar una queja formal, o al menos decirle a las cocineras que el pobre cadete estaba malito de la tripita y necesitaba comer papilla de avena durante un mes, tres veces al día. Podría incluso ser tan caritativo como para llevarle el plato personalmente, y escupirle dentro.

Hizo ejercicios de respiración mientras terminaba de vestirse. Sabía que tenía mal temperamento, pero no por ello era menos profesional. No iba a aparecer a las pruebas de mal humor, así que hizo su rutina de relajación mientras esperaba a que llamaran a su puerta para comunicarle que todo estaba listo. Caminó detrás de su superior y los examinadores, mirando al frente con aburrimiento y desidia. No iba a discutir otra vez con el Comandante sobre la inutilidad de aquellas pruebas, no iba a malgastar fuerzas en vano. No es que fuese a necesitar las fuerzas aquella mañana, pero aún así.

La sala estaba abarrotada, pero completamente en silencio. Podía ver cómo todos contenían la respiración mientras se posicionaba en un extremo del ring. Ineptos. Realmente esperaba que aquella vez no fuese una total y absoluta pérdida de tiempo, pero la convicción de que la esperanza era vana le hastiaba. El Comandante le miraba fijamente, así que, para probar su punto, en cuanto subió el primer candidato, no se contuvo ni un ápice, y lo tumbó sin darle la oportunidad para reaccionar. Y así con el segundo, y el tercer. Miró a su superior con aburrimiento, esperando que, después de aquella sesión, supiese que lo único que iba a conseguir enfrentándole a cadetes era la completa humillación de estos. Oikawa puso los ojos en blanco, disgustado, cuando no recibió ningún tipo de reacción de su jefe.

Entonces, hubo una pequeña conmoción en la sala, la gente hablando entre sí, mientras el siguiente cadete subía al tatami y anunciaba su nombre. Por la reacción de los árbitros estaba claro que se había saltado el orden. Oikawa le sonrió con desdén. Si tenía tantas ganas de ir a la enfermería tan pronto por la mañana, ¿quién era él para negarse? Al menos ya sabía en el plato de quién tenía que escupir.

-Iwaizumi. -Saboreó el nombre, pronunciando cada sílaba como si le quemase en la boca, con acritud.- Espero que esta obsesión que estás desarrollando hacia mi persona no vaya a más. -Giró la vara entre las manos, retorciéndola mientras imagina que era el cuello del otro.- Si querías un autógrafo podrías habérmelo pedido.

Con la sonrisa arrogante aún plastificada en la cara, se lanzó contra el cadete con fuerza y precisión. Cuando Iwaizumi bloqueó su primer golpe, se sorprendió, y al instante se le ensanchó la sonrisa. Le iba a machacar. Se iba a tragar la barra e iba a estar escupiendo astillas una semana. Empezó una sucesión de golpes, cada uno con más rabia que el anterior, que eran recibidos con estoicidad y una fuerza que no había esperado. Los dos muchachos comenzaron a girar el uno alrededor del otro, casi como si danzasen al ritmo de los golpes que se sucedían, interminables.

Oikawa estaba tan concentrado, tan en trance, que pasó por alto la sonrisa complaciente de su Comandante.



TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Miér 26 Oct - 21:44

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de entrenamiento ৩ 22:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
Iwaizumi le aguantó la mirada a Oikawa, imperturbable. Podía ver sus intenciones de intimidarle, en sus ojos y en sus movimientos, pero estaba demasiado cabreado como para que le afectaran lo más mínimo. Cuantas más palabras salían de su boca, más ganas tenía de derribarle para que se callara.

-No te preocupes, Oikawa. Pretendo acabar contigo rápidamente. -Respondió al desafío, casi entre dientes. Sus nudillos estaban casi blancos de la fuerza con la que estaba agarrando su vara. Separó los pies para colocarse en posición, erguido, y lanzó al otro un gesto con la barbilla, invitándole a empezar.

Dejó que sus reflejos actuaran por él cuando Oikawa se lanzó al combate y hasta él mismo se sorprendió cuando las dos varas de madera chocaron, deteniendo así el primer ataque. Sin pararse a pensar, continuó confiando en los automatismos de su cuerpo y volvió a lograr detener las siguientes estocadas. No tardó en darse cuenta de que el estilo de su contrincante seguía un determinado patrón y comenzó a aguantar los golpes con más confianza, llegando incluso a atacar cuando veía la oportunidad. Oikawa podría tener más destreza y experiencia, pero no podía superar a Iwaizumi en fuerza, algo que pensaba aprovechar todo lo que pudiera.

No era consciente de las voces a su alrededor, ni de las miradas de sus superiores, ni del tiempo. Lo único que ocupaba su mente era su objetivo de alcanzar a Oikawa y el hecho de que, aunque asestara golpes con fuerza, su contrincante siempre encontraba la manera de no perder el equilibrio y continuar. Podía concederle ese mérito, pero tampoco hacía más que aumentar sus ganas y con ello la fuerza que imprimía a la vara.

Sus movimientos fueron aumentando de velocidad hasta que el estridente sonido de un silbato quebró la burbuja en la que se habían metido y ambos se detuvieron. Iwaizumi se sintió de pronto abrumado por el escándalo que había en la sala. A su alrededor la gente aplaudía y les señalaba y, antes de que tuviera tiempo de comprender por qué, su superior se había acercado hasta donde se habían desplazado en el tatami durante la pelea.

-Enhorabuena a ambos. Ha sido un espectáculo digno de ver. Puede que el futuro os depare grandes cosas, pero de momento os quiero mañana a los a las ocho en punto de la mañana en la sala de simulación para la prueba de drift. Tenéis lo que queda de día para trasladar vuestras cosas a la nueva habitación que os han asignado, la 143B y descansar. Sed puntuales, pilotos. -Tras darles a ambos una palmada en la espalda de felicitación, se dirigió a la salida, detrás del resto de reclutas que estaban abandonando la sala también.

Iwaizumi en ese momento estaba en shock. Piloto. Le había llamado piloto. Él sólo quería bajarle los humos a Oikawa y hacerle callar, y no sólo no lo había conseguido, sino que ahora iban a ser copilotos. Iba a tener que verle todos los días. Joder, ¡hasta iban a dormir en la misma habitación! Se pasó la mano por el rostro, como para comprobar que todo era real y no una pesadilla. No podía estar pasando esto.

-Tiene que ser una broma... -musitó en voz queda, la sala vacía ya. Se giró despacio hacia Oikawa, al que aún no había mirado todavía desde la noticia. -Tú y yo no podemos ser copilotos. Te detesto. -Se cruzó de brazos y dirigió la mirada al suelo con el ceño profundamente fruncido, pensativo. Tenía que haber algún error en algún sitio, pero cuanto más pensaba en el enfrentamiento que acababan de tener, más comprendía, para su horror, lo que habían visto los ojos de los demás, aunque fuese una visión completamente equivocada y que no tenía nada que ver con sus intereses.




Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Jue 27 Oct - 0:41

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de entrenamiento ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
En el momento en el que sonó el silbato, Oikawa dio un paso atrás, automáticamente. Estaba tan acostumbrado a la rutina y el procedimiento que se detuvo al instante, adoptando la postura militar, con la espalda erguida, sin siquiera pensarlo. Hasta que pasó un segundo, y luego dos, y el Comandante se acercaba a él sonriente. A él no, a ellos. Se hinchó como un globo, apenas conteniendo las emociones que le embargaban en ese momento. Lo había hecho, había superado la primera fase de selección. Hacía un año que no conseguía llegar a esa etapa de la elección de pilotos, y casi no se lo creía, no se lo habría esperado aquella mañana, en absoluto. Estaba realmente eufórico, y el esfuerzo que hizo para no sonreír de oreja a oreja le dejó ligeramente sonrojado y con los ojos brillantes.

Estaba claro que no todo el mérito era suyo. Él no necesitaba entrenamiento ninguno, llevaba demasiado tiempo practicando, así que era admirable, en realidad, que aquel ser insignificante que le miraba con el ceño fruncido hubiese sido capaz de seguirle el ritmo, y devolverle muchos de los golpes. Tenía una fuerza increíble. Tuvo que contener una carcajada cuando se dio cuenta de que el que, con suerte, sería su copiloto daba lo mejor de sí mismo cuanto más cabreado estaba. La furia que había visto en él durante la pelea le había hecho letalmente eficaz. Y si rabia era lo que le hacía, en principio, su compañero ideal, Oikawa iba a ser su peor pesadilla. Si el tal Iwaizumi -qué nombre tan largo y tan feo, como todo él- era su billete de ida a pilotar un jaeger, por todos los dioses que se iba a montar en ese avión, con o sin su consentimiento.

El recluta saludó a su superior al recibir las órdenes, esperando a que se fuese vaciando la sala para girarse a su nuevo camarada. Oh. Así que no estaba contento con el cambio. ¿Aquella ameba deseaba quedarse de cadete toda su vida? ¿No era consciente de lo que conllevaba pilotar un jaeger? Los pilotos estaban en arriba del todo en la cadena alimenticia, y si algo deseaba Oikawa con todas sus fuerzas era estar en la cima y demostrar a todo el mundo que era invencible. A todos. Trató de dejar de lado el desdén que sentía, si no estaba contento con la situación, mejor, así trabajaría mejor.

-Oh, venga, esto era lo que querías desde un principio. ¿No deseabas que te prestase atención? -Sonrió, en un gesto lleno de prepotencia y desprecio.- Ya la tienes. Ahora bien, -Se irguió en toda su estatura, acercándose al otro, tanto que si hubiesen estado a la misma altura sus narices se habrían rozado. Entrecerró los ojos.- tú, -Le clavó un dedo, con fuerza, en el pecho.- esto no ha terminado. Me has demostrado, ¿qué? ¿Que sabes coger un palo y estar de pie con él? ¿Quieres un aplauso? Si realmente quieres demostrar que eres digno de que mí, pasa la prueba de mañana. -Casi acariciando la oreja de Iwaizumi con los labios, susurró.- Nadie hasta ahora lo ha conseguido, porque sois todos unos enclenques y endebles trozos de mierda.

Se apartó, sonriendo, ahora sí, de forma que el gesto casi le partía la cara en dos. Estaba un paso más cerca de conseguir lo que más deseaba en el mundo y, oh, se iba a divertir por el camino.




TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Jue 27 Oct - 2:22

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de entrenamiento ৩ 22:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
Lo más triste de toda la situación es que Iwaizumi de verdad quería ser piloto. Había llegado a la base después del ataque a su pueblo con ese único propósito. Quería luchar contra los kaiju, ser él mismo el que los destrozara con sus puños, y evitar que causar más desastres como el que le habían hecho abandonar su hogar. Y ahora lo había conseguido, ¿pero a qué precio? Su copiloto era un gilipollas al que iba a tener que aguantar veinticuatro horas al día y con el que iba a tener que establecer conexión mental. Le daba asco sólo el pensar que podía encontrar en la cabeza del otro. ¿El Comandante le dejaría renunciar y buscar otro compañero si le explicaba cien razones por las que debían expulsar a Oikawa del programa y tirarle al mar?

El simple sonido de su excesivamente melosa y repugnante voz le daba ganas de arrancarse los oídos, pero por educación, porque él si era una persona que sabía vivir en sociedad y que tenía principios, alzó lentamente la cabeza para devolverle la mirada. No sabía qué despreciaba más, si su voz o su sonrisa prepotente. Podría partirle la boca de un puñetazo para que dejara de echar mierda por la boca, total, los dientes eran prescindibles para pilotar.

Cuando Oikawa invadió su espacio personal, se puso completamente rígido y cerró las manos con fuerza siguiendo el hilo de sus pensamientos, una en torno a la vara que aún sostenía y la otra formando un puño. Cómo odiaba tener que levantar la cabeza para mirarle a los ojos por la diferencia de altura, colaborando a hacerle creer que estaba por encima. Apretó la mandíbula con fuerza al sentir el leve pero insultante golpe en el pecho y se obligó a mantenerse quieto como una estatua porque sabía que si se movía lo más mínimo sería para arrancarle el dedo con el que había osado tocarle. Y casi, casi lo consiguió. Tenía la sangre hirviendo y los nudillos blancos en el momento que Oikawa redujo aún más el espacio entre ambos, aguantando estoicamente, pero en el momento en el que las palabras "trozos de mierda", suavemente susurradas, llegaron a su oído, todo su autocontrol desapareció.

Durante unos segundos, sólo podía ver rojo. Su brazo derecho, el que sostenía la vara, cobró movimiento y apuntó con fuerza a las piernas de Oikawa, por debajo de la rodilla, obligándole a levantar los pies y a caer de espaldas contra el suelo. En el instante siguiente, tenía la vara presionando contra el pecho del castaño para impedirle levantarse y le miró desde arriba, con la respiración agitada, tratando de trasmitir toda su furia con sus ojos.

-Ca.lla.te. -respondió entre dientes, entrecortadamente, por lo alterado que estaba. -Aquí el único trozo de mierda que hay eres tú, porque es lo único que sabes echar por la boca. -Aumentó ligeramente la presión sobre el pecho de Oikawa, un toque de atención. -Deja de hablar como si supieras lo más mínimo sobre mí. Me necesitas mañana, así que no agotes mi paciencia. Y te lo advierto, me queda muy poca.

Tras un último amago de presionar con más fuerza, finalmente retiró la vara y la soltó, retumbando eco cuando esta cayó al suelo. Sus ojos estaban clavados en el otro joven. No pensaba perderse ver como tenía que levantarse del suelo, le satisfacía enormemente que estuviera tan abajo. No se arrepentía de sus palabras, incluso podría haber dicho más de la creciente lista de insultos que se le ocurrían cada vez que veía el rostro de Oikawa. Ni si quiera arrepentía de lo último, no descartaba todavía renunciar y tratar de negociar con el Comandante. Se daría de plazo hasta la prueba del día siguiente, porque a lo mejor se confirmaban sus sospechas y resultaban no ser compatibles realmente.




Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Jue 27 Oct - 10:52

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de entrenamiento ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
El aire le abandonó los pulmones al caer al suelo, y mientras recuperaba el aliento, observaba cómo el otro se abalanzaba sobre él. Realmente era una fuerza de la naturaleza y, a pesar de que a él le parecía aún incomprensible, realmente la rabia que rezumaba de él le hacía imparable. Quiso contener la risa, pero cuando Iwaizumi le presionó aún más contra el suelo con la vara, casi escupiéndole las palabras, no pudo más y empezó a reírse a carcajadas. Había dado tan en el clavo con el pobre idiota que casi podía ver los hilos de titiritero que le unían a él. Era lo más gracioso que había visto desde que había llegado a la base.

Es decir, Oikawa poseía un indudable talento para leer a los demás, y sabía cómo manejarles para que cumpliesen todos y cada uno de sus deseos. La mayoría de cadetes sólo necesitaban una mirada dura e intimidante para apartarse de su camino como los borregos que eran. Pero no, Iwaizumi no. Realmente debía ser masoca, o adorarle más de lo que ninguno de los dos creía posible, porque se sentía atraído hacia Oikawa como un mosquito a la luz.

Así que allí estaba, retorciéndose en el suelo, falto de aliento por la risa y la opresión en el pecho. Cuando el otro le liberó, se secó las lágrimas que habían empezado a formarse en la comisura de sus ojos, incorporándose lentamente. Mirándole desde abajo, de no resultarle toda la situación retorcidamente cómica, el cadete le habría resultado imponente. Sería algo más pequeño que él, y de apariencia más tosca, pero posiblemente tendría un tercio más de masa muscular. Era obvio, viéndole desde aquella perspectiva. Oikawa sería alto, esbelto y con una técnica impecable, pero Iwaizumi representaba la fuerza bruta contenida. Oikawa sólo tenía que sacársela, y si lo quería por las malas, ¿quién era él para negárselo?

Se levantó lentamente, dándole la satisfacción, y se estiró, levantando los brazos sobre la cabeza y dejando que todas sus articulaciones crujiesen. Seguía dándole vueltas en la cabeza a sus palabras. No sería capaz... ¿verdad? No. Por supuesto que no. Si respondía tan bien a la bravuconería del recluta era porque era orgulloso. No iba a echarse atrás en un desafío si podía demostrar que Oikawa se equivocaba. Y de veras que Oikawa deseaba equivocarse aquella vez. Transmitía tanta fuerza y tanta intensidad a través del vínculo mental que acababa echando de la conexión a todos sus anteriores compañeros, o dejándoles encerrados en un bucle de su propio subconsciente. No podía evitarlo, de veras que no, y tenía una pequeña, nimia y minúscula esperanza de que si Iwaizumi resistía cada uno de los embistes verbales que le lanzaba, quizás...

Se sacudió la ropa, teatralmente, mirándole de nuevo.

-Oh, no, no te atreverías. -Enarcó una ceja.- O sí, igual te da miedo lo que puedas encontrarte mañana. Total, yo estoy convencido de que no puedes soportar el enlace, como todo el resto de mequetrefes. -Cruzó los brazos detrás de la cabeza mientras se dirigía con parsimonia a la salida.- ¿No te has parado a pensar por qué sigo aquí, por qué me siguen presentando candidatos para promocionar a piloto en lugar de echarme por incompatibilidad? -Le miró de reojo, inclinando la cabeza y alargando la pausa para más dramatismo.- Porque soy el mejor. Porque cualquier jaeger que yo pilote sería invencible, y mi equipo sería imparable. Me necesitan.

Sonrió angelicalmente, agitando las pestañas, encantador.

-A ti no.



TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Jue 27 Oct - 14:34

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación ৩ 22:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
Por un momento llegó a pensar que Oikawa tenía algún problema mental, además de la verborrea y la gilipollez que ya había demostrado. Estaba en el suelo, desarmado. Iwaizumi podría haberle hecho lo que le hubiese dado la gana en ese instante y el muy imbécil estaba riéndose. Riéndose a carcajadas. No comprendía cuál era la gracia, aunque daba por hecho que se estaba riendo de él, y se habría cabreado más de no haber estado ya en su límite.

Dio un paso hacia atrás, poniendo un poco de distancia entre ambos y le observó con el más profundo desprecio mientras se estiraba. Lo estaba haciendo para resaltar el hecho de que le superaba en altura, Iwaizumi estaba seguro de ello. Se cruzó de brazos y se mordió la lengua cuando Oikawa volvió a hablar. Derribarle no había sido escarmiento suficiente.

Cada palabra era como un puñal, con el filo cubierto de veneno, y que Oikawa lanzaba con la más perfecta puntería y precisión. Iwaizumi más tarde se molestaría consigo mismo por lo fácil que había caído en las trampas del otro cadete, cómo había sabido exactamente qué botones tocar, pero no le importaba en ese momento. Eso último era el colmo de lo que pensaba aguantar y en dos zancadas estaba de nuevo a la altura del otro. Quería, no, necesitaba borrarle esa asquerosa sonrisa prepotente de la cara. Le agarró bruscamente de la camiseta para frenarle, acercando su rostro al suyo, y su brazo libre se cerró en un puño, listo para caer con toda su fuerza contenida.

La frente de Oikawa estaba casi rozando la suya mientras Iwaizumi respiraba agitadamente. Sería tan fácil, tan sumamente fácil partirle la cara y no podría impedírselo. Estaban tan cerca que podía verse en los ojos del otro, grandes y marrones, y eso fue lo único que hizo que bajara el puño, temblando. Estaba por encima de esto, o eso quería creer.

-Esta es la última vez. No vuelvas a hablar así de mi. -escupió entre dientes. La mandíbula le dolía de lo que la estaba apretando y los ojos los tenía firmemente clavados en los de Oikawa. Quería que viese cómo de verdad le estaba hablando.

Cuando creyó que había transmitido su mensaje con la suficiente claridad, le soltó, con la misma rudeza con la que le había cogido y se dio la vuelta, aún con la respiración acelerada. Salió de la habitación con paso firme y rápido, sin dirigir la vista atrás. Temía llegar a hacer algo de lo que se pudiese llegar a arrepentir si continuaba en el mismo espacio que ese capullo.

El resto del día lo pasó tratando de mantenerse ocupado con cualquier tarea que aparecía delante suyo. Aunque fuese algo de lo que a él como cadete no le tocaba encargarse, ofrecía su ayuda con tal de tener algo que hacer para que su mente no siguiera dándole vueltas a las palabras de Oikawa. Cada conocido con el que se encontraba le felicitaba con entusiasmo por su posible promoción a piloto, pero Iwaizumi no era capaz más que de responder secamente y cambiar de tema rápidamente. Él no estaba nada contento con los acontecimientos.

Cuando no pudo posponerlo más, se dirigió a su habitación y comenzó a recoger sus cosas. A pesar de que trató de hacerlo lo más lento posible, en menos de media hora lo tenía todo guardado y listo para transportar. No tenía muchas pertenencias, sólo lo poco que había conseguido llevarse de su casa antes de tener que evacuar. Con un gruñido, cogió la mochila con ropa que tenía sobre la cama y la caja con sus objetos materiales y salió de la habitación, cerrando la puerta tras de sí. No la iba a echar de menos, pero tampoco tenía ganas de irse a la nueva, con lo que ello conllevaba.

Por suerte, cuando llegó a la 143B no había nadie todavía. Suspirando aliviado, entró, examinando la estancia. Era clara la diferencia de calidad respecto a la otra. Era mucho más espaciosa e incluía una especie de salón con una pequeña cocina en una esquina además del dormitorio y el baño. Dejó su mochila sobre la cama que estaba más cerca de la ventana y se sentó a probar el colchón. No pudo evitar sonreír, no era la mejor cama del mundo, pero era blanda y no rechinaban los muelles, lo que la convertía en una maravilla en comparación con la que había estado utilizando estos últimos meses. Ser piloto tenía sus ventajas.

Continuó estudiando el baño, que también se ganó su aprobación porque la ducha era mucho más grande y sobre todo, no iba a tener que compartirla con más reclutas salvo con su compañero de habitación, y después pasó al salón. Se encotraba abriendo y cerrando los pequeños armarios, para ver qué había y con qué utensilios y electrodomésticos contaban, cuando oyó el giro del picaporte de la puerta y sintió como su cabreo volvía a encenderse sólo con la idea de quién estaba a punto de entrar. Qué poco le había durado la paz. Gruñó para sí y se obligó a continuar con lo que estaba haciendo, con la idea de ignorar completamente a Oikawa en la medida que le fuese posible, por su propia salud mental.




Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Jue 27 Oct - 19:16

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación 143B ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
Supo el momento exacto en el que se había pasado. Si bien hasta ahora había sido un intercambio mutuo de provocaciones, insultos y el sutil y absurdo coqueteo de Oikawa, simplemente porque adoraba la atención, había dejado de ser recíproco en el instante en el que Oikawa se volvió cruel. Existía una fina línea entre el Iwaizumi furioso que daba lo mejor de sí mismo sólo para demostrarle que estaba equivocado con respecto a él, y el Iwaizumi irascible, cerrado en sí mismo, al que había dejado de importarle lo más mínimo lo que pensara de él. Oikawa había pisoteado aquella línea hasta emborronarla, y luego había cavado su propia tumba al otro lado.

Dejó que el empujara, sin oponer resistencia, porque, sinceramente, se lo merecía. Le observó marchar a zancadas, mientras él volvió a sentarse en el ring. Quizás debería cambiar la estrategia. Pero, ¿qué hacer cuando se enfadaba de verdad? No tenía ni idea. Supuso que el primer paso sería darle espacio, al fin y al cabo sabía que su presencia podía ser abrumadora pasado un tiempo. Quizá por eso pasaba tanto tiempo solo. Le daba vueltas a todo aquello en la cabeza mientras estiraba, ejercitando minuciosa y cuidadosamente cada músculo. Esperaba que el cerebro de garrapata estuviese haciendo sus estiramientos como era debido, después de la pelea que habían tenido. No iba a tolerar que estropease la prueba del día siguiente porque tenía un tirón.

Mientras hacía sus ejercicios, trató de no emocionarse al pensar en poder finalmente pilotar su propio jaeger. Intentó no pensar en absoluto, pero era algo que se hacía imposible. Estaba inquieto, intranquilo, y no podía soportar que al final acabase dependiendo de otra persona que no fuese él.

Al acabar, se dirigió despacio, casi paseando, a su cuarto. Notaba las miradas de toda la base, pero por suerte ninguno se le acercó para felicitarle. Oikawa no era particularmente supersticioso, pero si alguien le gafaba la conexión con Iwai- estaba empezando a hartarse de tener de pronunciar tantísimas sílabas, se le llenaba la boca, como si estuviera comiendo polvorones. Si le llamaba por su nombre de pila temía que le partiese la nariz de un puñetazo, a pesar de que Hajime era un nombre bastante bonito. Tendría que buscar un mote.

Hizo una lista mental, mientras se daba una larga y merecida ducha, de posibles opciones. Salió canturreando, y se dedicó a secarse el pelo y echarse crema con esmero, aún dándole vueltas. Se llevaría a sí mismo a veces al límite físicamente, ya fuese entrenando o con horarios de sueño imposibles, pero le gustaba pensar en su propio cuerpo como un templo. Se dedicó a acicalarse con mimo, y después a recoger su cuarto y sus pertenencias. No quiso pensar en todas las veces que había hecho la misma maleta para luego tener que volver a hacerla de nuevo al día siguiente y volver a las mismas cuatro paredes.

Cuando terminó, suspiró, tirándose en la cama. Miró el reloj. Ya le había dado el suficiente espacio, ¿no? Estaba aburrido de hacer tiempo, y no es como si tuviese tareas que hacer, estando exento de ellas. Cogiendo sus dos maletas y una bolsa de deporte bastante grande, salió por fin, dirigiéndose a la habitación 143B. Estaba en la misma zona del edificio que su habitación actual, sólo que una planta por encima.

Entró despacio, metiendo primero la cabeza para asegurar el perímetro. Oía ruidos en la habitación, pero al no estrellarle ningún objeto en la cara supuso que era seguro pasar. El cadete le daba la espalda, afanándose en comprobar los cajones. Sonrió para sí al verle ponerse de puntillas para ver las baldas más elevadas, pero no dijo nada. Se dirigió en silencio a las camas, y vio que ya había ocupado la que estaba bajo la ventana. Se fijó en que había sólo una maleta de pequeño tamaño, y tras mirar a su alrededor, no vio más. Igual había dejado la mitad de sus pertenencias en su anterior cuarto, esperando volver allí al día siguiente, o quizás su vida era tan triste que cabía en un espacio tan pequeño.

Sonrió, pícaro, orgulloso de su propio chiste, y se giró para compartirlo con él, pero seguía dándole la espalda. Se sentó en la cama, haciendo un puchero. Cuando el otro pasó a registrar los cajones de la cocina, frunció el ceño. Cuando le vio abrir por tercera vez la nevera, puso los ojos en blanco. Vale, le estaba ignorando. Oikawa no había nada que odiase más que el que no le prestasen atención.

Puso su expresión más complaciente, abriendo los ojos inocentemente, añadiendo un ligero aleteo de pestañas, y una pequeña y dulce sonrisa, y con su voz más melodiosa y acaramelada:

-Iwa-chaaan~ ¿Qué rebuscas tanto? ¿Vas a hacernos la cena?



TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Jue 27 Oct - 23:16

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación ৩ 22:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
No hizo siquiera el amago de girarse cuando Oikawa entró en la habitación, aunque no pudo evitar tensarse. Estaba preparado para recibir cualquier insulto que se le ocurriera lanzarle, no iba a perder el control. Le entraría por un oído y le saldría por el otro. Sería capaz, podía hacerlo. Sin embargo, para su sorpresa, no le llegó ni el más mínimo reproche. Lo único que escuchó fueron pasos a su espalda en dirección al dormitorio, dejando una extraña fragancia floral en su recorrido. De reojo, pudo ver a Oikawa estudiando las camas, pero rápidamente volvió la mirada antes de que el otro le descubriera.

No sabía con que más entretenerse y el silencio de Oikawa le ponía aún más nervioso. ¿Estaría tramando algo? Tampoco estaba haciendo ningún ruido sospechoso. No quería quedarse de pie sin hacer nada, por lo que repitió su examen para tener algo que hacer. Había comida en la nevera, la vajilla era escasa pero suficiente, tenían un microondas relativamente nuevo, Oikawa seguía sin decir nada... Que tampoco es que quisiera escuchar sus gilipolleces, así estaba mejor, mucho mejor, pero era extraño y le dejaba intranquilo.

Para tratar de no calentarse él solo dándole vueltas, decidió que lo mejor era ocuparse en algo de verdad, como hacerse la cena por ejemplo. Volvió a abrir la nevera y escogió unas verduras para hervirlas junto con arroz que había visto en otro armario. Había puesto ya el arroz e iba a ponerse a partir las verduras, olvidándose momentáneamente de lo demás cuando su fugaz paz se vio interrumpida por su compañero de habitación, que había decidido hacerse notar por fin.

-¡No me llames así! Y si quieres cenar, ve al vertedero, ahí encontrarás algo a tu nivel. -Espetó sin pensarlo. Mierda. Eso no era ignorarle como el pretendía, pero es que la voz tan melosa y el mote habían sido demasiado. Descargó su frustración con las verduras, triturándolas rápidamente, y las puso a hervir en otra olla.

Como sólo tenía que esperar, se dio la vuelta un momento y allí se encontró con Oikawa, que había decidido acercarse. Se cruzó de brazos y le devolvió la mirada con gesto hosco y el ceño fruncido.

-¿Qué quieres? -Preguntó casi gruñendo. -Si vas a decir cualquier gilipollez de las tuyas, ahórratelo. No, mejor, ahórrate cualquier cosa que vayas a decir. No me interesa.




Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Vie 28 Oct - 0:41

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación 143B ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
Oikawa se mordió el labio para ocultar una sonrisa. Ya no estaba enfadado. Si volvía a entrarle al trapo de aquella manera tan impaciente significaba que le había perdonado, o que lo había dejado correr, al menos. Almacenó ese pedazo de información, porque se imaginaba que acabaría enfadándole en repetidas ocasiones en el futuro. Si es que acabamos como compañeros, se apresuró a añadir en su mente.

También apuntó en su libreta mental del mal la forma en la que reaccionaba ante el mote. Se preguntaba si querría discutir las distintas variedades que había pensado aquella tarde con él, igual alguna le gustaba. Sinceramente, Iwa-chan era la más adorable, y contrastaba a las mil maravillas con su ceño fruncido y sus brazos cruzados sobre el pecho hinchado. Quizá en otro momento.

Se apoyó contra el marco de la puerta, en lo que parecía un gesto casual, pero no era otra cosa que total y absolutamente deliberado. Seguramente no habría nada que Oikawa hiciera que no fuese con premeditación y alevosía. Miraba de reojo la comida, observándole maniobrar por la cocina. Hizo un ligero puchero a modo de respuesta, aún algo reacio a seguirle el juego y volver a decir algo que no debía. Optó por acabar mirándose los zapatos.

-Mmm... -empezó, mirándole a través de las pestañas, sin levantar aún del todo la cabeza.- Deberías cenar muy ligero, y no desayunar nada mañana. El vínculo puede ser... confuso, la primera vez. Luego te acostumbras, pero...

Se encogió de hombros, sonriendo. Estaba a punto de dejarlo ahí, de darse la vuelta e irse a dormir, pero sabía que si se mordía la lengua, acabaría envenenándose.

-Pero bueno, como no te interesa y piensas renunciar al ascenso porque te aterra la idea de no estar a mi altura y que tu obsesión por mí se desarrolle aún más, tampoco me hagas mucho caso.



TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Vie 28 Oct - 1:56

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación ৩ 22:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
Había algo desconcertante en la forma en la que respondió a su insulto. En vez de responder con otro de los suyos, simplemente guardó silencio y agachó la mirada. No pensaba que Oikawa Tooru fuera capaz de dirigir la vista al suelo, creía que sus aires de superioridad le impedían mirar a nada o nadie que estuviera por debajo su ombligo, porque era lo único que se miraba. ¿Iba a hacer caso de lo último que le había dicho aquella mañana?

Desconcertado, se dio media vuelta para remover el arroz y las verduras y apagar los fogones, con el ceño aún más fruncido. Ya no sólo porque parecía que le estuviera aconsejando y no sabía si debía confiar en él o no, sino porque era verdad que él no tenía ninguna expreciencia con el enlace. Lo más parecido había sido el examen mental que le habían hecho al entrar al programa para estudiar sus variables y compatibilidad mental, pero se lo habían hecho individualmente, sin conectar con nadie, y suponía que eso haría las cosas muy distintas. Realmente no sabia que esperar de la prueba del día siguiente.

Comenzó a servirse la cena en un plato que sacó de otro armario, planteándose si dejarle por educación al otro algo, pero lo descartó rápidamente en cuanto empezó a escuchar mierdas. No, no había cambiado nada. Puso los ojos en blanco, malhumorado, y tomó asiento en uno de los taburetes de la pequeña isla que completaba la escueta cocina.

-Lo único que me aterra es acabar oliendo a podrido por tener que pasar tanto tiempo con un pedazo de basura humana como tú. -Respondió secamente y se llevó un poco de comida a la boca para obligarse a parar y no seguir por ese camino. Sabía que no llevaba a un buen final. -Eso es lo que me hace replantearme el ascenso, nada más.

Siguió comiendo un poco más, pero a los pocos segundos en silencio, se encontró removiendo los granos de arroz por el plato, pensativo. Quería preguntarle, aunque su orgullo le dijese lo contrario.

-¿Cómo es el drift? -preguntó tras aclararse incómodamente la garganta y miró de reojo a Oikawa. Lo había dicho en voz baja, casi murmurando, pero esperaba que le hubiese oído.



Última edición por Trash Princess el Vie 28 Oct - 11:48, editado 1 vez



Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Vie 28 Oct - 10:34

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación 143B ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
Asintió a su provocación, con una expresión de lo más sarcástica en su rostro, como si no le creyese lo más mínimo. No hizo ademán de sentarse con él, estaba demasiado inquieto. Además, no pensaba probar bocado. No porque temiese que se le revolviese el estómago durante la conexión, ya se había acostumbrado, si no porque estaba tan nervioso que temía rechazar cualquier cosa que se llevase a la boca. Su siguiente pregunta le pilló un poco por sorpresa, sorprendido de que le hablase con un tono de voz que no estuviese lleno de resentimiento. Era la primera vez. Estuvo a punto de hacerle repetir la pregunta, o quizá de exigirle que añadiese un por favor al final, pero lo descartó.

Se quedó pensativo un momento, sin saber muy bien cómo responder. Tenía en mente todos y cada uno de sus anteriores enlaces. Lo había intentado un total de cinco veces, y cada una había ido peor que la anterior. Cuando su compañero empezaba a darse cuenta de que no tenía ningún tipo de control sobre la conexión, o sobre sí mismo, empezaba a entrar en pánico. La primera vez, el miedo que invadió a Oikawa, el terror que le invadía a través del vínculo, que le transmitía su copiloto, le forzó a rechazarle por completo, y le expulsó a la fuerza del drift. Había sido horrible. El resto de veces había intentado minimizar los daños y absorber todo lo que podía, quería intentar no controlarlo todo, impedir a su mente ser tan invasiva. Había conseguido todo lo contrario. Había acabado por encerrar a los demás en su propio subconsciente, sin ser capaz de hacer nada. Sabía perfectamente que estar encerrado en un bucle de su memoria con su padre podría ser espantoso. Cada vez que lo intentaba de nuevo, tenía unas consecuencias más desastrosas que la anterior, así que su superior había dejado de proponerle candidatos, por la salud mental de los cadetes y la suya propia.

Acabó por encogerse de hombros, fingiendo seguridad y total indiferencia.

-En principio, un enlace sano y estable debería ser una de las experiencias más purificadoras y liberadoras que uno puede llegar a sentir, aunque cada persona lo experimenta de manera distinta. -soltó una carcajada queda, sin humor.- Pero esto es algo que me han contado los pilotos, nunca he compartido un drift estable con nadie, así que...

Quiso tragar el nudo que se le estaba formando en la garganta.

-Pase lo que pase mañana, no lo hago a propósito, no lo puedo evitar.

Tuvo el impulso de darse la vuelta, de salir corriendo, pero estaba clavado aún en el sitio, mirando las vetas del granito de la isla como si fuesen lo más interesante que había visto nunca.



TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Vie 28 Oct - 12:19

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación ৩ 22:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
Iwaizumi entrecerró los ojos en dirección a su plato. Había definitivamente algo distinto en la forma en la que Oikawa no le estaba devolviendo los insultos como antes. ¿Qué pasaba? ¿Es que ahora ya ni si quiera era "digno" de eso o qué? Era Iwaizume el que pretendía ignorarle, no al revés.

Se aguantó su malhumor a favor de escuchar la explicación, que consideraba importante. Observó expectante a que Oikawa respondiera, percatándose de la momentánea expresión sombría que cruzó su rostro antes de hablar. Extraño.

Iwaizumi había escuchado cosas maravillosas sobre el drift también. Sobre lo especial que era el vínculo, como de poderoso te podía hacer sentir esa unión, el no sentirte nunca solo porque tu compañero estaba siempre ahí... Pero también había oído cosas horribles, cómo lo que le ocurría a un piloto si perdía a su compañero estando vinculados, o lo peligroso que podía ser el revivir tus memorias y las de la otra persona. Ciertamente, le imponía respeto, pero pensaba que con la persona adecuada debía merecer la pena.

Apartó la vista, incómodo, al mismo punto en la encimera que estaba observando Oikawa, mientras un pesado silencio caía sobre ambos. ¿Qué se suponía que significaba eso? Ya sabía que Oikawa había tenido intentos fallidos con otros cadetes, era un tema muy comentado, pero es verdad que nadie conocía la verdadera razón y ni lo que ocurría que acababa rompiendo la conexión. No sabía qué esperar del día siguiente, pero se enfrentaría a ello, como hacía con todo.

-Está bien. No me asusta. -respondió en voz queda tras una larga pausa. Pensó en añadir algo más, pero tampoco se le ocurría el qué, así que carraspeó tratando de dejar correr la tensión del momento y se puso en pie para lavar su plato, ya vacío.

Lo fregó rápidamente y lo dejó a secar, en silencio, y cuando terminó, al ver que Oikawa seguía ahí, se dirigió a él de nuevo.

-Voy a irme a dormir ya. Estoy cansado. Nos vemos mañana, supongo. -Se rascó la nuca, aún notando la tensión en el aire, y sin esperar respuesta se marchó al dormitorio.

Apartó su bolsa de la cama y sacó su pantalón de pijama, ya colocaría el resto al día siguiente, si al final se quedaba ahí. Se quitó la camiseta y sólo con la parte de abajo, solía dormir así, se metió en su cama, dando la espalda a la puerta. En realidad no tenia sueño, pero no sabía qué más hacer y tenía mucho en lo que pensar. Pasó bastante tiempo hasta que por fin sus ojos se cerraron y consiguió dormirse.




Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Vie 28 Oct - 15:52

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación 143B ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
Trató por todos los medios de no mirarle a la cara mientras aún seguía en la cocina, y se esforzó por mantener la expresión imperturbable. Pero en cuanto salió de la habitación no puedo evitar apoyar la frente contra el marco de la puerta. Estaba sonrojado hasta las orejas, sin intentar siquiera contener la sonrisa. Simplemente había sido tan... No sabía ponerle nombre, estoico, varonil quizás. No dejaba de pensar en que, tal y como Iwaizumi afirmaba, iba a soportar la fuerza del drift, iba a aguantar cualquier cosa que él le lanzase.

Le asustaba un poco estar dando nada por sentado, después de todos sus anteriores fracasos, pero ninguno de sus anteriores compañeros habían sido como él. Realmente no había conocido a nadie como Iwaizumi en su vida, a quien no le importase lo más mínimo quién era, ni lo que había hecho en el pasado. El corazón le latía con fuerza pensando en el día siguiente, y sabría que no podría dormir si no hacía nada al respecto.

Descartó volver a la sala de entrenamiento, porque sabía que entonces estaría toda la noche allí, perdiendo la noción del tiempo. Así que se conformó con hacer su rutina de relajación a través del yoga en el salón. Tenía que calmarse y dejar de repetir una y otra vez en su cabeza sus palabras. Está bien. No me asusta. Dios, cómo deseaba que fuera verdad.

Cuando estaba lo suficientemente agotado, se acercó a sus maletas a buscar el pijama. Consistía en una camisa vieja con un kaiju dibujado en el centro y unos pantalones de deporte. Se fijó en que Iwa-chan no había tocado prácticamente su equipaje. Miró con el ceño fruncido y un puchero al suyo propio, y se decidió a sacar al menos la ropa que se arrugaría sin remedio si la dejaba sin colgar. Colocó una docena de prendas en las perchas del armario, en silencio, y dejó el resto dentro de las maletas abiertas en el suelo, a los pies de su cama. No quería gafarse, pero igual si lo creía con suficiente fuerza...

Se tumbó boca arriba en la cama, tardando en dormirse.

Se despertó poco antes del alba y, como siempre, estaba agotado. No había dormido demasiado bien, de lo nervioso que estaba, y la mañana no ofrecía ninguna mejora. Iwa-chan seguía durmiendo, y estaba despatarrado en la cama, con la sábana enrollada entre las piernas y el pecho descubierto. Quizá le observase un segundo más de lo que era socialmente aceptable, y en cuanto en su cabeza se formó la palabra cute, se dio la vuelta, como si hubiese visto un fantasma. Se metió en la ducha pensando en qué parte de aquel neandertal era cute. Ninguna, absolutamente ninguna. Giró el grifo por completo hacia el lado del agua fría.



TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Sáb 29 Oct - 16:37

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación ৩ 07:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
Iwaizumi se despertó cuando sonó la alarma que tenía y la apagó de golpe con un gruñido. Madrugar era quizás la parte del día que peor llevaba, sobre todo si había pasado gran parte de la noche dándole vueltas al día anterior y había acabado durmiendo bastante menos de lo que debería.

Dirigió perezosamente la mirada a la otra cama, vacía. Oikawa debía de haberse despertado ya, lo que explicaba el ruido de la ducha. También podía oír otro sonido procedente de la ducha que sonaba sospechosamente parecido como una canción, pero prefirió ignorarlo. No quería saber qué era.

Tras concederse unos segundos más de indulgencia, finalmente se levantó de la cama y fue a la cocina. Dudó durante unos intanstes, pero al final hizo caso al consejo de Oikawa y sólo preparó café. Mejor no montar una escena si de verdad el drift podía alterar tanto el cuerpo. No quería reconocerlo, pero el pequeño nudo que sentía en el estómago era señal clara de que sí estaba nervioso. Iba a hacer algo que no había hecho nunca y había tantas cosas que podían salir bien, pero otras tantas que podían salir mal... Quería quitárselo ya de encima cuanto antes. Pasara lo que pasase no sería peor que esta incertidumbre.

Estaba terminando el café, tamborileando los dedos de forma impaciente sobre la encimera, cuando por fin salió Oikawa. Ojos despiertos, pelo castaño aún húmedo y pulcramente vestido ya. Sí, Iwaizumi podía entender porqué tenía tantos admiradores entre la base. Lástima que todo aquello bueno que tenía, además de su habilidad, no pasase de lo superficial.

-Te ha costado. -dijo a forma de saludo, con tono gruñón, aunque no realmente molesto. Dejó su taza vacía en el fregadero y pasó a su lado en dirección al baño. No había tirado el café que quedaba en la cafetera para no desperdiciarlo, por supuesto, pero tampoco se lo iba a ofrecer directamente. Que lo viese el solo si quería.

Se desvistió rápidamente y en cuanto estuvo debajo del chorro de agua comenzó a frotarse con el jabón efusivamente. No estaba realmente seguro de por qué estaba evitando al otro joven. No es que le importase lo que pensara de él, era un idiota, pero el estar nervioso siempre le hacía volverse más arisco, y también influía la extraña vulnerabilidad que había mostrado Oikawa la noche anterior y que no sabía como interpretar. Joder, cuánto deseaba ya que pasara la mañana.

Terminó de ducharse en poco tiempo y, una vez vestido, volvió a la habitación principal para reunirse con el susodicho. Debían ir saliendo ya si no querían cabrear al Comandante.

-Ya estoy. ¿Has terminado? No quiero llegar tarde.




Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Sáb 29 Oct - 19:57

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación 143B ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
Lo que se encontró al salir del baño estaba convencido de que era completamente ilegal. Nadie tenía el derecho a tener ese aspecto recién levantado, bajo ninguna circunstancia. Oikawa luchaba contra su pelo, que parecía tener vida propia, todas las mañanas. Pero claro, si él llevase el pelo tan corto, echando por la borda cualquier intento de tener un aspecto presentable, también podría no peinarse jamás. Le dieron escalofríos al imaginarse a sí mismo siendo tan basic. Enarcó una ceja, apartando con un giro de cabeza los mechones que le caían estratégicamente sobre la frente.

-Ni con todas las horas del mundo llegarías nunca a estar a mi nivel, no te fustigues a ti mismo tampoco intentándolo.

Obvió deliberadamente la desnudez parcial que se le presentaba, porque no eran horas de la mañana para empezar a babear. Necesitaba un café con urgencia. Mientras el otro se daba una ducha excesivamente rápida, Oikawa se acercó a la cafetera, sonriendo al ver que aún quedaba para una taza. Sacó leche de la nevera y azúcar de uno de los armarios, y se preparó su bomba de glucosa de todas las mañanas. Una pena que no hubiese encontrado caramelo, también. Cuando terminó, lavó las dos tazas y las guardó en su estante.

No tuvo que esperar demasiado, Iwaizumi saliendo del baño poco después, ceño fruncido en su sitio. Estaba seguro de que lo practicaba delante del espejo. Oikawa puso los ojos en blanco dramáticamente, exasperado.

-Estoy bastante seguro de que el que está esperando soy yo. Mueve el culo, princesa.

Salió de la habitación con paso firme, ignorando el nerviosismo que sentía. Sabía de memoria dónde estaba el simulador, así que no esperó a que ningún asistente les acompañara. Estaba en uno de los pisos inferiores de la base, y cuando llegó ante las grandes puertas de acero, entró sin llamar. No llegaban tarde, pero aún así ya estaban todos los operarios preparados, y su Comandante les estaba esperando. Tragando saliva, Oikawa le saludó con gesto militar. Su superior le sonrió, dándole una palmada en la espalda. Parecía confiado aquella vez, pero Oikawa pensó con acritud que él también estaría tranquilo si no estuviese a punto de destrozar por dentro a otra persona.

-Colocaos en vuestros puesto, vamos a empezar.

El recluta dejó que los asistentes le colocasen parte de la armadura. No iban a pilotar, era sólo una prueba, así que sólo necesitarían la parte superior, que conectaría su columna al enlace, y el casco. Se dividía entre el entusiasmo y el pánico. Había pasado casi un año desde su último drift, y estaba nervioso. Muy nervioso. Antes de que le cubriesen la cabeza, se giró hacia su compañero, sonriendo con suficiencia, ocultando lo rápido que le latía el corazón.

-No te olvides de respirar.

Siguiendo su propio consejo, relajó los hombros y acompasó lentamente su respiración. Estoy listo, estoy listo, estoy listo, se repetía mentalmente, como una letanía. Y de repente, estaban conectados.

En una décima de segundo, todo su pasado pasó por delante de sus ojos. La mayoría de las imágenes estaban protagonizadas por su padre, mientras que él mismo quedaba relegado a una esquina.  Su padre se dedicaba al tráfico de partes de kaijus, y de otro millar de objetos y servicios ilegales. Traficaba con la muerte, y hacía dinero de las desgracias ajenas. Oikawa siempre le había despreciado, porque era un hombre cruel, violento y sin ningún tipo de compasión ni conciencia. De niño le habían fascinado las partes extraterrestres que su padre recogía, pero cuando vio de primera mano el terror de un ataque, la fascinación se convirtió en repulsión y rabia. En cuanto su padre quiso introducirle poco a poco en el negocio familiar, a los 12 años, y él se negó rotundamente, empezaron las palizas. Le obligaba a ir con él a los intercambios y las recogidas. Cada mirada desdeñosa que se le escapa, le aseguraba una paliza.

Cuando cumplió los 16 se escapó de casa, con una mano delante y otra detrás, y se alistó en el ejército. Se aseguró a base de un entrenamiento espartano que nadie, jamás, volviese a ponerle una mano encima. Su objetivo era la perfección, y no se iba a contentar con menos. Había aspirado al programa de pilotos en cuanto supo de su existencia, y cuando consiguió el traslado no cabía en sí de emoción. Pero a partir de ahí no había sido una decepción detrás de otra. Veía a los cadetes promocionar, mientras él se quedaba estancado, aguantando los rumores y las miradas de los demás: era un fracaso.

Practicó y practicó, aprendiendo mil y una formas de relajación mental y muscular, tratando de controlar su propio subconsciente, sin resultado aparte. Seguía siendo demasiado invasivo en el enlace, y ya no sabía que hacer para solucionarlo. Esperó con todas sus fuerzas no hacerle daño a Iwaizumi.

Iwa-chan, pensó, buscándole en su mente.



Última edición por trashqueen el Dom 30 Oct - 2:30, editado 1 vez


TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Sáb 29 Oct - 22:52

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de Simulación ৩ 08:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
-Princesa, dice el que ha llenado el estante de la ducha con una decena de botes de potingues. -Gruñó de vuelta mientras seguía a Oikawa fuera de la habitación y se dirigieron a la sala de simulación, sin cesar los piques en lo que duró el recorrido, ganándose por ello a veces miradas de la gente con la que se cruzaban.

El Comandante y el resto de trabajadores que les esperaban los recibieron con entusiasmo y no desperdiciaron ni un sólo minuto, poniéndose en marcha en seguida. Les trajeron una especie de trajes y cascos con mucho componente mecánico y les ayudaron a ponérselo a la vez que les explicaban rápidamente como funcionaba y lo que tenían que hacer. Iwaizumi sólo podía oír sus propios latidos de lo fuerte que latía el corazón en ese momento y sólo pudo captar las cosas más generales de la explicación mientras se dejaba poner el traje. De reojo, podía ver a Oikawa a su lado recibiendo el mismo tratamiento, con una postura y expresión estoicas. Parecía tranquilo y concentrado a pesar de lo que estaban a punto de hacer. Respiró hondo y trató de imitarle. No iba a dejar que los nervios pudieran con él y le impidieran estar a la altura.

Se dejó guiar hasta la plataforma y se colocó como le indicaron. Mientras terminaban de enchufarle unos cables y le tendían el casco, oyó a Oikawa con la cara decorada con una enorme sonrisa de prepotencia.

-Voy a patearte el trasero cuando esto acabe. -Replicó con gesto hosco y se puso el casco. De pronto tenía la misma determinación que cuando había subido al tatami a plantarle cara a Oikawa. Independientemente de lo que fuese a pasar, no pensaba dejarle creer que estaba por encima.

Asintió al Comandante, que les observaba a través del cristal de la cabina de control, y cerró los ojos. De pronto, todo comenzó.

Su vida comenzó a pasar rápidamente ante sus ojos. Se vio a sí mismo de pequeño corriendo persiguiendo un escarabajo, cenando con sus padres, la fiesta de su décimo cumpleaños, el primer día de instituto, una tarde con sus amigos, su graduación... Todo imágenes más o menos felices, hasta que todo se cubrió de lluvia y relámpagos, las olas del mar llegaban hasta las casas y un enorme kaiju se aproximaba al pueblo desde la playa. Había sido un ataque imprevisto y se trataba del primer categoría 4 que había aparecido en Japón. Los Jaeger no habían conseguido detenerle y la criatura había llegado a tierra, pisoteando y destrozando todo lo que encontraba a su paso. Iwaizumi y sus padres tuvieron el tiempo justo para coger lo exclusivamente necesario y salir huyendo. Muchos de sus vecinos, amigos y conocidos no tuvieron esa suerte. Iwaizumi sentía de nuevo el pánico y la frustración de ese momento, pero por suerte el escenario acabo cambiando y desapareciendo, y llegaron imágenes de su nueva casa en otro pueblo más seguro, su traslado a la base... En ese momento todo se fue difuminando, vio negro por un instante y de pronto se encontraba en un sitio completamente distinto.

Era un niño, estaba en una habitación oscura únicamente iluminada con fluorescentes del techo. En una enorme mesa metálica había masas de aspecto carnoso y de colores extraños. Órganos de kaiju. No quería estar ahí. Un hombre de rostro frío le observaba y le agarraba, gritando. Él quería complacerle, tener su aprobación, pero era incapaz de hacer lo que le pedía. Y entonces le llegó el primer golpe, seguido de varios más. La escena se repetía varias veces, cambiando ligeramente las circunstancias. Iwaizumi sentía el dolor y la tristeza a pesar de que sabía que esos recuerdos no eran suyos. Quería salir de allí pero había una fuerza que se lo impedía, su mente estaba siendo presionada, obligándole a quedarse recluida en un rincón, mientras las escenas se repetían.

Iwa-chan

Ese idiota... Si estaba ahí era por su culpa, pero agradeció que lo hubiese dicho porque así sabía ya hacia donde tenía que empujar. Concentró sus fuerzas en esa dirección y por fin las imágenes volvieron a avanzar, a velocidad vertiginosa. La huida, el ejercito, la base, el programa de pilotos, los intentos fallidos, la desesperación, la culpa... De pronto se vio a sí mismo, rodeado de un aura de desprecio al principio y luego interés y ¿esperanza? Antes de poder percibir más, había desparecido como todas las anteriores y se estaba acercando una pequeña y extraña luz.

Shittykawa, déjame pasar.

Le sentía muy cerca.

La luz acabó envolviéndolo todo y con ello una increible sensación invadió cada fibra de su ser. Se sentía imparable, más fuerte de lo que se había sentido nunca y podía volver a verlo todo de nuevo. Seguía en la sala de simulación y frente a ellos, el Comandante les sonreía desde la cabina. Le devolvió la sonrisa, amplia y orgullosa, y en ese momento fue consciente del hecho de que no estaba solo. Oikawa y él lo habían conseguido, sus dos mentes estaban fusionadas en una y lo único que emanaba de la unión era fuerza y seguridad. Lo habían conseguido.

No te emociones demasiado, pensó sin dejar de sonreír, sabiendo que el otro lo escucharía, aunque él tampoco era capaz de contener el entusiasmo.





Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Dom 30 Oct - 2:26

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación 143B ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
Lo estoy intentando, yo-

Trataba de impedir que su mente le dejase encerrado ahí, pero ya no sabía qué hacer. Hasta que le sintió. Iwaizumi destruía todas sus barreras a su paso, devolviéndole a su rincón, dentro de su cabeza, haciendo sitio para los dos. Y de repente, ya no estaba solo. Donde antes sólo estaba él, y todo su dolor y culpabilidad, ahora estaban los dos. Y nunca había sentido nada igual. Había tenido siempre tanto miedo a ser siempre incompatible, que no se esperaba en absoluto lo que sería un drift estable en realidad. Sentía como si conociese al otro de toda la vida, como si todas las vivencias amargas que habían pasado, las hubiesen vivido juntos, y cada momento era sólo una piedra en el camino que les llevaría a ese instante.

Oikawa no quería desconectarse nunca. Iwa-chan le transmitía tantísima fuerza, una fortaleza tal, que tenía ganas de salir ahora mismo y comerse el mundo. Se giró hacia su copilo, SU COPILOTO, y le sonrió, la primera sonrisa real que le dedicaba desde que le había conocido, y trató de transmitirle a través del vínculo, sin palabras, su más sincera y genuina gratitud. Era muy probable que en ese momento fuese más feliz de lo que había sido en toda su vida, lo cual no era muy difícil, y ambos lo sabían. Y era todo gracias a él.

El que tiene que contener la emoción eres tú, estás atrapado aquí conmigo para siempre. Y era cierto. No iba a dejar que renunciase por nada del mundo, no después de sentir lo que sentía, de una compatibilidad tan brutal que le había dejado sin aliento de la misma forma en la que lo había hecho al tirarle al suelo el día anterior.

Se giró hacia su Comandante, al otro lado del cristal, y prácticamente le gritó:

-¡Estamos listos! ¿Cuándo podemos ver nuestro Jaeger? ¡¿Cuándo salimos?!

El hombre negó con la cabeza, en un gesto de exasperación, pero la sonrisa no había abandonado su rostro del todo.

-Tenéis mucho entrenamiento que hacer antes,

-¡¿Máaaas?! ¡Estoy harto de entrenar!

-... e igualmente no hay ninguna máquina terminada. ¿Por qué no le enseñas alguna de tus rutinas a tu copiloto, y probáis la compatibilidad?

A pesar de la decepción de no tener una salida en un futuro inmediato, Oikawa se hinchó inmediatamente al oír la palabra 'copiloto'. Podría convertirse con facilidad en una de sus palabras favoritas a partir de aquel momento. Se colocó en posición marcial, moviendo las manos y los pies a una postura estratégica. Le dirigió una mirada divertida a Iwa-chan, y le guiñó un ojo.

Vamos a bailar.

Realizó uno detrás de otro una serie de movimientos de karate, maravillándose cuando conseguía que Iwaizumi repitiese todos y cada uno de ellos, aunque de manera algo más torpe, pero sincronizándose con él a la perfección. Oikawa no sabía si reír o llorar.

Pareces un elefante en una cacharrería, pensó, con el único propósito de molestarle, aunque fuese totalmente cierto.

Siguió con las repeticiones, una y otra vez, como estaba acostumbrado a hacer a solas, hasta que ambos estuvieron ligeramente sin aliento. Aún así, Oikawa estaba absolutamente maravillado. El enlace era perfecto, sin fisuras, y podían comunicarse y acompasarse sin siquiera tener que pensarlo conscientemente. Casi había perdido la esperanza de que pudiese ocurrir jamás.



TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Mar 1 Nov - 3:04

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de Simulación ৩ 08:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
Iwaizumi le devolvió la sonrisa a Oikawa, amplia y sincera, sin poder evitarlo por la felicidad que transmitía el otro.

¿Y se supone que tengo que sentirme afortunado por eso?

Aunque la verdad es que sí que se sentía así. Poca gente llegaba hasta donde estaban ellos ahora mismo, y no creía que todos aquellos que lo conseguían sintiesen un enlace así. Se rió ligeramente por lo bajo ante la insistencia de Oikawa hacia el comandante, pero tampoco podía estar más de acuerdo. Si estando aquí en la sala de simulación se sentía así, ¿cómo sería estando dentro de un poderoso jaeger? SU Jaeger. Quería saberlo ya. Tenía la absoluta certeza de que serían imparables. Compartió la decepción de Oikawa ante la negativa de su superior, pero lo de probar movimientos le parecía interesante, merecía la pena probrarlo.

En el instante en el que los pies de Oikawa de movieron, los suyos hicieron el mismo movimiento, adoptando una postura exacta a la suya. Era algo automático, tan sencillo como respirar. Giró la cabeza hacia él, invitándole con una sonrisa a que le diese lo que tuviese, que él le seguiría.

Espero que bailar se te dé mejor que cantar.


Iwaizumi no estaba en absoluto familiarizado con las secuencias de movimientos que estaba realizando Oikawa, pero gracias al enlace era como si hubiese nacido sabiéndolas. Cualquier intención de movimiento de Oikawa, le llegaba a él en el mismo instante, por muy complejo que fuese, igual que cualquier emoción o pensamiento. Eran uno, había sido un completo éxito, y podía verlo en las caras de sus observadores.

Aún quiero patearte el trasero después de esto, Shittykawa.

Continuaron realizando secuencias, turnándose entre los dos en quién enviaba la acción al otro y no ocurrió ningún fallo. Satisfecho, el Comandante los detuvo al cabo de un rato, alegando que había sido suficiente por un primer intento y que no debían agotarse, ya que el enlace suponía mucho esfuerzo para el cuerpo. Iwaizumi no quería desconectarse y perder la plenitud que sentía. Sabía que Oikawa sentía lo mismo y por eso no se avergonzó de ello después de todo lo que había dudado y protestado.

-No quiero protestas. Vuestros cuerpos deben de estar al límite porque no tenéis nada de práctica. El enlace completo no se puede mantener indefinidamente, aunque sí acabareis estableciendo una conexión mental a medida que profundiceis y fortalezcais vuestro drift. Por favor, procedan con la desconexión.

La mención de próximas veces fueron lo único que convencieron a Iwaizumi de separar las mentes. Mientras desconectaban los cables, fue sintiendo como la intensidad iba disminuyendo y cada vez sentía la mente de Oikawa más diferenciada de la suya, y más distante, como si se estuvieran yendo a dormir. Tras enviar una última caricia mental, desapareció de su espacio completamente.

Parpadeó varias veces cuando le quitaron el casco, ligeramente confuso. Los técnicos estaban recogiendo el material y terminando de quitarles los trajes mientras el Comandante se dirigía a ellos.

-El cansancio repentino y la confusión son normales, incluso los destellos y vértigos. El enlace siempre exige mucho al cuerpo, sobre todo si es la primera vez. Os recomiendo descansar y empezar mañana con los entrenamientos, os vendrá bien. Ya contactaremos con vosotros cuando os necesitemos. Bien hecho pilotos.

-Gracias, señor. -respondió, a la vez que le estrechaba la mano, aún acostumbrándose de nuevo a la realidad.

Cuando se hubo marchado, se giró hacia Oikawa, que seguía también ahí sin apenas haberse movido del sitio. Había tanto que quería decirle y tanto que quería saber... Pero en ese momento, después de haber estado tan profundamente conectados, sentía que sobraban las palabras. Le tendió la mano y cuando se la estrechó, al parecerle insuficiente, extendió el otro brazo para rodearlo en torno a los hombros de Oikawa, en un abrazo. Sí, seguía pensando que era un capullo integral. Sí, seguía pensando que era posiblemente la persona más molesta del planeta cuando se lo proponía. Sí, seguía odiando tener que mirar para arriba cuando estaba con él para mirarle a la cara. Pero había estado en su mente, había visto todo, lo había sentido y ahora era su copiloto. Iwaizumi no quería cambiar lo que habían descubierto que tenían por nada del mundo. Iba a tener que aguantar mucho, pero merecería la pena. Viniese lo que viniese, lo harían juntos.





Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Mar 1 Nov - 14:58

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación 143B ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime



Oikawa se quedó mirándole mientras le estrechaba la mano, maravillándose aún de la sonrisa que tenían ambos tatuada en la cara. Quién lo habría dicho. Habría llegado a jurar que el otro no era capaz de ninguna otra expresión que no implicase un ceño fruncido, y allí estaba, con los ojos brillantes y un gesto totalmente relajado. Lo que más le sorprendió, sin embargo, fue el abrazo.

Quiso reírse cuando le empujó desde los hombros hacia abajo, pero sólo consiguió suspirar. Le rodeó con los brazos a la altura de la cintura, casi automáticamente, y se aferró a la tela de su uniforme. Prácticamente se derritió en el abrazo, apoyando la frente en el hombro de Iwa-chan, dándose cuenta por primera vez de lo agotado que estaba. Apenas había dormido, y el drift se había llevado todas sus energías. En las ocasiones anteriores, la conexión le drenaba las ganas de vivir, y acababa encerrándose en su cuarto durante días, sin salir de la cama. Aquella vez era completamente diferente. Estaba cansado, sí, pero un tipo de agotamiento distinto. Sentía que se le habían licuado los huesos, pero era un sentimiento que no dudaría en repetir. Se sentía pleno.

-Iwa-chaaan... Estoy cansado. Tengo sueño. Y tengo hambre. -hizo un puchero, aunque el otro no pudiese verlo, y restregó la cara en su hombro.- ¿Y si me llevas en brazos? Mañana te dejo intentar patearme el culo si quieres, venga.






TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Trash Princess el Mar 1 Nov - 18:05

1 - An Inmense Level Of Trust
Sala de Simulación ৩ 08:00
Iwaizumi Hajime con Oikawa Tooru
Iwaizumi se quedó momentáneamente sorprendido por la forma en la que Oikawa le devolvió el abrazo. Su intención había sido que fuese amistoso, como para formalizar que habían hecho las paces y que ahora eran un equipo, no ser absorbido entre los brazos de un koala gigante y quejica. A pesar de todo, sus labios dibujaron una pequeña sonrisa y no le apartó. ¿Quién diría que el egocéntrico y prepotente Oikawa Tooru podría ser cariñoso? Tras el drift, realmente no le sorprendía demasiado. Ahora comprendía muchas cosas del otro joven y por qué actuaba cómo hacía y le veía con otros ojos.

Giró un poco la cabeza para poder verle el rostro al otro, lo poco que no estaba enterrado en su hombro. Iwaizumi estaba cansado también, pero no tenía esas ojeras tan marcadas bajo los ojos. Y él sí había cenado la noche anterior al menos, al contrario que Oikawa. Si es que era idiota, en qué momento le había parecido buena idea ir con el estómago vacío.

-¿No va a haber quien te aguante si no lo hago, no? -Resopló, mientras se separaba de él y se dio media vuelta, invitándole a subirse a su espalda para llevarle a caballito. -Sólo hoy porque eres tonto y no cenaste, no te acostumbres. -añadió gruñendo.

Esperó a que se subiera y después maniobró un poco hasta lograr encontrar la posición más cómoda para poder caminar. Malditas piernas tan largas que tenía, así era casi imposible. Cuando estaba seguro de que Oikawa no le estaba asfixiando y de que le tenía bien sujeto, comenzó a andar en dirección a su habitación.

-Intentar, dices. Mañana se te va a caer el pelo. -Volvió a gruñir, pretendiendo dejar absolutamente claro que esto era algo aislado y porque Oikawa era idiota, no porque en ningún momento le hubiese parecido enternecedor el puchero que había hecho.

Ignoró las miradas de la gente con la que se cruzaron durante el camino, consciente de que debían estar llando la atención. En fin, todo por no aguantar más esa vocecilla melosa. Cuando por fin llegaron a su puerta, tuvo que maniobrar para conseguir abrir la cerradura y regañar a Oikawa por no estarse quieto, pero finalmente entraron y soltó sin muchos preámbulos su carga sobre el sofá, dejándose caer él también en el otro lado. Ahora sí que sentía el cansancio.

-Fin del trayecto. -Suspiró, acomodándose en los cojines y descalzándose.





Made of candy:

By Oswald:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por trashqueen el Mar 1 Nov - 19:09

1 - An Inmense Level Of Trust
Habitación 143B ৩ 22:00
Oikawa Tooru con Iwaizumi Hajime
Oikawa no podía creerse que hubiese colado. Tal vez hubiese descubierto un nuevo punto débil de Iwaizumi: no sólo no se echaba atrás de un desafío, y le gustaba en el fondo que le picasen, si no que era totalmente susceptible a sus pucheros. Es decir, Oikawa era plenamente consciente de que resultaba atractivo a los demás, pero no esperaba que lo que atrajese de él a su copiloto fuese la vulnerabilidad. No era muy partidario de mostrar inseguridad a nadie, pero si iba a conseguir que se saliese con la suya... ¿por qué no?

Se subió a su espalda con entusiasmo, rodeándole el cuello con los brazos y estirando las piernas. Se maravilló de la facilidad con la que le cargó, casi sin mostrar signos de que le costase levantar más de 70kg a pulso. Disfrutó de cada paso que dieron, haciéndole de rabiar, moviéndose de un lado a otro y comentando que su corte de pelo era igual de feo por detrás que por delante.

Se dejó tirar al sofá con un suave 'uuff', y se quedó espatarrado sobre los cojines un momento, mientras su compañero se ponía cómodo a su lado. Estaba muy a gusto, y a pesar de todo, no habría podido escoger compañía mejor para aquel momento. Se quitó los zapatos sin cuidado, haciéndolos volar por encima de su cabeza, escuchando cómo aterrizaban en el suelo detrás de él. Empujándole la pantorrilla con los pies antes de levantarse, se puso en pie ceremoniosamente, terminando en una reverencia.

-Deja, pues, que se encargue un servidor de los refrigerios. No has probado nada más rico en tu vida.

Desapareció en la cocina, tarareando una canción de la que no se sabía muy bien la letra, y empezó a sacar frutas de la despensa. Las empezó a trocear dentro de la batidora, añadió unas ingentes cantidades de azúcar, y algo de leche a la mezcla, y la encendió, mientras seguía canturreando. Cuando estuvo contento con la consistencia, los vertió en unos vasos enormes, donde metió pajitas. Como toque final, decidió cortar unas rodajas de fresas que no había usado, y ponerlas en el borde de los vasos, a modo de decoración. Puso una bola pequeña de helado sobre los dos batidos, ¡y estaban listos! Era su postre favorito cuando estaba tan cansado que se quería morir, lo que significaba que lo tomaba bastante a menudo, y que tenía perfeccionada la técnica.

Los llevó al salón, presentándolos con una sonrisa de oreja a oreja.

-Están hechos con amor y trocitos de cielo.

Le tendió el suyo, la sonrisa volviéndose descarada, y volvió a sentarse en el sofá, acurrucándose en una esquina, metiendo los pies debajo del muslo de Iwaizumi porque los tenía fríos. Se llevó la pajita a los labios, sorbiendo, y cerró los ojos, extasiado. Cada vez los hacía más ricos.



TRASHQUEEN
They can't scare me, if I scare them first


大王:

Pack actual por Oswald




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stuck in the drift with you

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.