Últimos temas
» Be careful out there.
Hoy a las 11:50 por SapphireDragon

» This is hell and we can't leave
Hoy a las 7:07 por Party Poison

» I remember everything about you
Hoy a las 1:07 por Magik

» > Song of the seven seas
Hoy a las 0:52 por Sheena

» You were my lesson I had to learnt
Hoy a las 0:34 por Sheena

» What we were | Wyca
Hoy a las 0:28 por Milady

» —The mighty fall.
Hoy a las 0:19 por Neliam

» A place called home
Hoy a las 0:00 por Neliam

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 0:00 por Knocker

» ♠ You know it on the inside.
Ayer a las 23:54 por Nyadeh

» Hurricane
Ayer a las 23:49 por Nyadeh

» — Colors of the wind.
Ayer a las 23:35 por Neliam

» Hunt season
Ayer a las 22:28 por Uko

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 22:19 por Sheena

» Flügel der Freiheit!
Ayer a las 21:46 por Hiroine

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

The charming prince

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The charming prince

Mensaje por Mint el Mar 17 Mayo - 4:57

THE CHARMING PRINCE
En www.kissingfrogs.com nos enorgullecemos en garantizarle a nuestras usuarias que encontraremos a su príncipe azul y se los enviaremos a la puerta de su casa. ¡Así es! Tenemos varios jóvenes de la realeza que esperan ansiosos por llenar tu vida de soltera. Es muy fácil. Sólo llena nuestro cuestionario en línea y de acuerdo a tus respuestas te daremos la mejor opción que haga match con tu corazón, ¿qué mejor que eso? ¡Ni siquiera las hadas madrinas eran tan eficientes!

Disclaimer: Una vez que el príncipe llega a su destino, será imposible regresarlo. No hay devoluciones de dinero y la empresa Kissing Frogs no se hará responsable por ninguno de ellos. El uso y trato de los príncipes recae únicamente en la persona que llenó el perfil en línea.

   
Personajes


   

   
Romek Dargis III  (25 años) | Príncipe de Diena - 4to heredero al trono | Harvey Newton Haydon | Seuss
Información:
Romek es el cuarto y último hijo de los actuales reyes de Diena, una región al norte de Lituania, conocida sobre todo por sus bellos trabajos en madera, como esculturas y relojes cucús. También mondadientes de muy buena calidad. Siendo el menor de 4 varones, sabía que no tenía muchas posibilidades de acceder al trono, pero no por ello recibió menos atenciones. Fue criado como un miembro más de la realeza y está acostumbrado a los lujos, a que le presten atención y a que hagan todo por él. Sin embargo, hace unos 3 años, la mala administración de su hermano mayor Andrius, llevó a la familia real a la quiebra. Tuvieron que vender propiedades y hasta obras de arte. Actualmente, lo único que queda de la fortuna real es el castillo que ha pertenecido a su familia por generaciones. Romek no le queda de otra más que intentar algo de suerte en otro país, subastándose en una página de citas. ¿Qué tan difícil puede ser sopotar a una chica solterona?

   

   
Alaïa Bergström (23 años) | Artista | RANGO | Sara Sampaio | Perséfone
Información:
Alaïa fue el regalo que le concedieron a una pareja que había intentado durante años, sin conseguirlo, tener un hijo. Desde pequeña fue colmada de todo cuanto pudieron darles sus padres que, aunque no tenían excesivo dinero, se desvivían porque su hija supiera lo mucho que la querían. Siempre tuvo el interés por el arte, heredado de su madre, y a medida que fue creciendo fue demostrando el talento que tenía. Actualmente trabaja en una galería de arte de la ciudad de Londres, exponiendo sus trabajos y, además, dando apoyo y consejos a los artistas novatos que acuden a conocerla. No es una pintora reconocida a fama mundial pero los trabajos que tiene le dan para pagar el alquiler y tener una vida relativamente cómoda. Nunca ha tenido novio ni se ha enamorado, algo que hace que sus amigas siempre protesten. Lo que desconoce es que estas la han inscrito en una página donde se subastan príncipes.
AU — romance — comedia —| 1x1
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
140

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The charming prince

Mensaje por Valkyria el Jue 19 Mayo - 19:45

Is this a joke?
Una de las ventajas de ser tu propio jefe, más o menos, es que puedes tomarte días libres cuando te apetezca. Aún con todo, Alaïa no se caracterizaba por saltarse sus jornadas de laborales así como así. La excusa de aquel día había sido que necesitaba tener algo de tiempo para ella sola donde poder pintar nuevas obras. Para su desgracia, llevaba demasiado tiempo de sequía inspiracional y por mucho que buscara en sus lugares usuales, no encontraba nada que la hiciera pintar buenos cuadros. Todo eran grandes desastres y eso la molestaba de sobremanera. Estaba incluso pensando en tomarse un par de meses sabáticos para viajar por diversos países en busca de inspiración.

Todas sus amigas no dejaban de decirle que lo que necesitaba era un buen revolcón con un algún guapo desconocido pero Alaïa siempre se negaba en rotundo. No iba con ella actuar así y tampoco tenía la imperiosa necesidad de entablar ninguna relación. Daban las seis de la tarde cuando se dio por vencida sobre poder pintar algo decente. Llevaba toda la tarde frente a un lienzo en blanco, pincel en mano, y no había conseguido absolutamente nada. Tiró el pincel sobre la paleta, desanimada, y caminó hacia la cocina en busca de algo de comer con su gata siguiendo sus pasos. Picoteó de una bolsa de patatas mientras ojeaba una revista, acariciando de forma distraída la cabeza del animal ronroneante. Estaba leyendo la sección de corazón cuando el ruido del timbre la hizo dar un respingo, provocando que la gata maullara de forma descontenta.

Alaïa frunció el ceño, confusa, pues no esperaba a nadie y se encaminó hacia la puerta vestida únicamente con una camiseta ancha que le llegaba a medio muslo. No solía llevar demasiada ropa encima cuando estaba por casa, una mala costumbre que había heredado de su madre junto con el hecho de llevar siempre alguna mancha de pintura en la piel. En aquel momento llevaba un pegote de pintura azul claro en la mejilla. Tras abrir la puerta se encontró con la figura de un hombre, no más mayor que ella, y la joven se le quedó mirando aún con la confusión pintada en su rostro. — ¿Puedo ayudarle?
En casa, con un extraño, por la tarde.





you live for the fight
when it's all that you've got
she had fire in her soul. it was easy to see how the devil himself could be pulled out of me. there were drums in the air as she started to dance. every soul in the room keeping time with their hands
Spoiler:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
493

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The charming prince

Mensaje por Mint el Sáb 21 Mayo - 0:26

Is this a joke?
Así que esto era Londres. Bastante gris, aburrido y ruidoso, a su parecer. Pero ya qué. Tendría que ser. Y el edificio a donde le habían dejado y que al parecer, era la residencia de la chica en cuestión era aún peor. Pero si eso era del tamaño de la casa donde se quedaban algunos empleados del castillo, ¿se suponía que ahora viviera ahí? Y a todo esto, ¿quién en su sano juicio optaría por mudarse a vivir en un sitio semejante? Y por lo visto el barrio en donde se encontraba no era una mala zona, o eso le había explicado el chofer que lo había traído hasta aquí. Ni hablar. Romek suspiró y se dispuso a subir con la única maleta que le habían dicho que trajera - y había tenido que hacerlo él mismo, ya que el chofer se negó a cargarla -.

Al detenerse frente a la puerta, miró a su alrededor, mirando sin nada de emoción el estrecho pasillo. ¿Es que así vivía la gente ahora? ¿Como sardinas? Negando con la cabeza, tocó el timbre y aguardó. A su parecer, demasiado tiempo, pero le habían dicho que tocar por segunda vez sería considerado rudo. Y cuando finalmente abrió la tal Alaïa Bergström, puso la mejor de sus sonrisas, tratando de ignorar el hecho que estaba vestida de forma tan inadecuada. - Señorita Bergström, no hay viento que me impulse, ni mañana que me anime, porque todo se trata de usted y su hermosa presencia. La suerte divina me ha traído hasta su puerta el día de hoy y mi mayor placer es complacerla. - Dicho esto, como le habían ordenado que hiciera, hizo una reverencia a modo de presentación y acto seguido, le tendió el sobre con el nombre de ella en letras doradas, donde explicaba la orden de compra, los detalles de su real persona y las letras en pequeño.

Cansado de esperar, no aguardó hasta que ella terminara de leer todo y entró, con todo y maleta, mirando a su alrededor como un animal curioso. - Pero vaya, si esto es del tamaño de un armario. - Todo estaba mal. Además, ¿qué era ese bicho panzón y peludo? ¿Un gato? Ugh, peor todavía. Debían ser los animales más inútiles en la faz del planeta. - Entonces ¿esto es todo? ¿No hay más? Y ¿a qué hora vienen las doncellas? Este lugar necesita urgentemente una limpieza. Pobres plebeyos. Acostumbrados a vivir en la inmundicia y la más lastimera de las situaciones. ¿Tendría comida, a caso?

En su nueva casa, con una plebeya, por la tarde.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
140

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The charming prince

Mensaje por Valkyria el Mar 31 Mayo - 23:47

Is this a joke?
Aún confusa por la repentina presencia de aquel extraño, Alaïa permaneció parada en la puerta mientras estiraba un poco la pierna a un lado para evitar que su gata se escapara. Tenía fijación por el perro de la señora Morris aunque este hubiera tratado de comérsela en más de una ocasión. Ciertamente había esperado que el chico le dijera que vendía alguna cosa o que se había perdido, algo normal. De ahí que el rostro de la joven adoptara una expresión pasmada al escucharle decir todas aquellas palabras. ¿Es que acaso estaba drogado o se había golpeado la cabeza contra algo y se había quedado tonto? ¿Quién de este siglo hablaba de aquella forma salvo los ligones cutres de las discotecas?

Perdona, ¿qué? — seguramente su expresión debería ser objeto de risa pero estaba completamente pasmada. ¿De dónde había salido aquel chalado y que quería de ella? Estaba más preocupada por intentar adivinar quién era que por el hecho de que supiera su nombre. Cogió el sobre con cierta desconfianza, aunque el hecho de leer su nombre despertó su curiosidad, y cuando el chico entró en su apartamento con toda la tranquilidad del mundo, maleta incluida, se enfadó. — ¡Eh! No te he dado permiso para entrar. — se quejó mientras le observaba con el ceño fruncido y el sobre aún en la mano. El mero hecho de que aquel desconocido se pusiera a criticar su apartamento de buenas a primera hizo que Alaïa se cabreara aún más. — Nadie ha pedido tu opinión. ¡Ni siquiera tenías que haber entrado! — protestó. A ver si con suerte la gata le arañaba y le hacía salir por patas de allí. — ¿Doncellas? ¿Quién te has creído? ¿Un príncipe? — repuso de forma irónica, sin saber que precisamente aquel chico se comportaba como eso mismo.

Harta de no entender nada decidió leer aquella condenada carta, esperando que le aclarara todo el asunto. Tras un par de minutos en los que sus ojos se fueron abriendo más a medida que iba leyendo, Alaïa meneó rápidamente la cabeza mientras doblaba la carta y cerraba la puerta. No quería que sus vecinos se enteraran de aquel pequeño problema. — Tiene que tratarse de un error, yo no he comprado nada. Bueno, a nadie. — ni siquiera creía haberse emborrachado tanto como para pujar por un príncipe en una web para solteras. ¡Era absurdo! — Mira, será mejor que te vayas. Vamos a hacer que esto no ha pasado porque seguramente se trate de una broma. — señaló la puerta, intentando que aquel repentino problema desapareciera como por arte de magia. Si ya le costaba pagar el alquiler lo último que necesitaba era tener otro invitado viviendo allí y encima de gratis.
En casa, con un extraño, por la tarde.





you live for the fight
when it's all that you've got
she had fire in her soul. it was easy to see how the devil himself could be pulled out of me. there were drums in the air as she started to dance. every soul in the room keeping time with their hands
Spoiler:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
493

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The charming prince

Mensaje por Mint el Jue 16 Jun - 22:07

Is this a joke?
Romek ignoró sus primeros comentarios. ¿Sería que todas las londinenses eran así de chillonas? Eso sólo iba a empeorar la situación y la convivencia sería más difícil todavía. Mucho más de lo que se había imaginado, dejando de lado el tamaño de ese sitio. Ante la pregunta sobre si se creía un príncipe, se limitó a levantar una ceja y señalarle la carta que le había dado. Invitándole a leerla. Parecía estar completamente ajena al proceso que ella misma había realizado.

- No puedo irme. No tengo a donde ir. - Miró a su alrededor de nuevo y localizó un sillón que a primera vista no se veía sucio, así que se sentó con la parsimonia y modales aristocráticos que usaba de toda la vida. - A decir verdad, dudo que alguno de los príncipes o descendientes reales de esa página de internet, tengan a dónde ir. De otro modo no estaríamos ahí en primer lugar. - Era extraño y hasta cierto punto, doloroso tener que admitirlo en voz alta, pero así eran las cosas y no podía cambiar la realidad actual de su familia, ni las malas administraciones de su hermano.

- Si no has sido tú quien ha realizado la compra, tal vez alguien más. Algún... conocido tuyo. Es decir, seguramente hay quienes les apena verte solterona, viviendo con un gato en... - Hizo un aspaviendo con la mano, restándole aún más dignidad al departamento. - Este lugar. ¿Tu madre tal vez? ¿Tías, abuelas? La lista podría seguir y seguir. Después de todo, de donde yo vengo, ya estarías algo vieja para casarte y mucho menos formar una familia. - Se rió un poco, la sola idea le causaba gracia. - Quien quiera que haya sido, entiendo su decisión por completo.

En su nueva casa, con una plebeya, por la tarde.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
140

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The charming prince

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.