Últimos temas
» Part Of Your World | (PRIV) +18
Hoy a las 0:24 por Quisso

» ~We do it for her~
Hoy a las 0:18 por Sassdonyx

» You were my lesson I had to learnt
Ayer a las 23:52 por SapphireDragon

» ›› The crimson stray dog & the white moon princess
Ayer a las 23:47 por Sheena

» It had to be you
Ayer a las 23:31 por Snow

» ~ Distance is no excuse if we feel the same
Ayer a las 23:14 por SapphireDragon

» I AM ELIZA
Ayer a las 22:31 por Hermosodehuerta

» Quidditch in the game
Ayer a las 22:11 por Hermosodehuerta

» The Fox and the Mercenary
Ayer a las 21:31 por Little Ball of Psycho

» Forbidden
Ayer a las 20:34 por Quisso

»  Ten years of Labyrinth
Ayer a las 19:36 por Shadows Takes All

» You and me...here
Ayer a las 19:22 por Winter Wiccan

» ~ Accept who you are
Ayer a las 18:54 por SapphireDragon

» ~ Holding hands for the rest of the eternity
Ayer a las 18:27 por SapphireDragon

» ~ Destined to fall
Ayer a las 17:55 por SapphireDragon

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

—The chase has just begun

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

—The chase has just begun

Mensaje por Strawberry el Miér 25 Mayo - 12:10

Plot | Sobrenatural | 1x1
Resumen

Los cambios a veces son repentinos e inesperados, como aquél que la incentivó a una de las hermanas Wiltshire a abandonar su hogar, su amada Inglaterra. Respirar el mismo aire que respiraba su familia se había vuelto insoportable. Había hecho tanto por la familia y por ella misma; cumplió con todas sus expectativas, pero cuando llegó el día en el que decidieron por su vida, se cansó. ¿Cómo pudieron atreverse a hacer algo así? ¿Casarla sin su consentimiento? Lo habría comprendido si lo hacían un siglo atrás, pero no durante el nuevo milenio. ¿Cuán anticuados podían ser?

Tenía ya un nuevo prometido… Alguien en quien desconfiaba completamente. Desde que lo vio a él y a su padre hablando con el propio, tuvo un extraño y horrible presentimiento que le puso los pelos de punta. ¿Cómo podía ser que otro vampiro le causara semejante reacción? Ese joven que parecía simular cortesía, caballerosidad y amabilidad. No… Definitivamente había algo más. Lo sentía.

Por eso, no pudo soportarlo más. No le importaba ya lo que pudieran pensar. Tenía que huir. Y así lo hizo. Tuvo que agradecerle a sus hermanos mayores por su ayuda. Eran los únicos que parecían comprenderla. ¿Dónde se instaló entonces? En una antigua casona, propiedad de su familia, que se ubicada en un pueblo suizo. Allí viviría y se dedicaría a los estudios y a su profesión. Lo que no sabía era que allí encontraría muchas sorpresas. Estaba atrapada. El destino le jugaba en contra y no estaba sola. Una sombra se cernía sobre su futuro. ¿Podría escapar y detener los engranajes del enorme reloj?
Personajes
Sarah Wiltshire | Vampiresa | Abogada | 127 años | Elizabeta Héderváry | Strawberry
Jericho Holloway | Vampiro | Guardia personal | 140 años | Saitou Yakumo | BlueBlaze


Última edición por Strawberry el Lun 3 Oct - 7:01, editado 2 veces


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por Strawberry el Lun 30 Mayo - 10:07





1. There’s no place to hide
Sarah | Parque | Noche | Con Jericho
¿Cuánto tiempo había transcurrido desde su arribo a ese pueblo? ¿Una, dos semanas? El tiempo no tenía relevancia alguna en ese momento porque al fin podía saborear la independencia. Estaba en un país extraño y, a pesar de que pudiera ser un hecho poco grato al principio, tenía plena libertad de hacer lo que quisiera con su vida sin que nadie la juzgara por ello o pretendiera que mostrara otro proceder. No había nadie más a quién debiera complacer y, aunque así fuera, no merecía la pena. ¿Por qué? Porque estaba cansada de que pretendieran controlar su vida.

Era una buena persona, sana, una hija predilecta y un ejemplo de hermana mayor; lo había sido siempre. ¿Y qué ganó con ello? Nada. Simplemente se rieron en su cara cuando decidieron por ella. Aún así, no se arrepentía de ser la guía de su pequeña hermana. Quería que ella pudiese elegir por sí misma lo que la hiciera feliz. Esa era la enseñanza que podía dejarle desde la distancia. Sólo le restaba esperar que nada saliera mal y que su padre desistiera de esa loca idea que tuvo. Confiaba en que su ausencia le haría entrar en razón, más teniendo en consideración que ese fue el único acto de rebeldía que manifestó durante toda su vida.

Allí en Suiza se sentía aliviada, como si le hubiesen sacado una pesada mochila de los hombros. Nunca imaginó que el nuevo sendero que se había abierto ante sus ojos estaría plagado de sombras que le borrarían la sonrisa inocente de su rostro y la harían caer de su nube.

Estaba tan ensimismada en su mundo de fantasía que no veía realmente lo que sucedía a su alrededor. Podían llamarla egoísta, pero actuó sin pensar. No consideró la idea de que su hermana pudiese correr la misma mala suerte que ella o que pretendieran traerla de regreso. Había tantas posibilidades, tantas sorpresas desagradables con las que podía encontrarse, pero no pensó en ninguna de ellas. Ni siquiera después de lo sucedido se detuvo a analizar las consecuencias de sus actos. No quería, porque sabía que si le daba lugar a su raciocinio, terminaría por dudar de sí misma y de su accionar.

Tan sólo quería disfrutar de las pequeñas cosas. Caminar por el pueblo acompañada de su mascota, como lo hacía en ese momento, o pasar tiempo con su nana. Lo único que extrañaba de su antigua vida era su hermana. Le hacía mucha falta, pero algún día podría volver a verla.

Pasear por el parque, cuando estaba a punto de caer la noche, se había convertido en una de sus actividades preferidas. Era un sitio hermoso que seguramente se vería mucho más colorido durante el día. Otras criaturas tenían la suerte de disfrutar de las sombras que otorgaban los enormes árboles, y ella, bueno, podía deleitarse con la cálida luz los faroles antiguos que iluminaban el camino empedrado y que le otorgaban cierto misticismo al ambiente. No podía quejarse cuando todo tenía su encanto.

Se sentó en un banco de madera y buscó en su bolso la novela que había guardado. No obstante, en el preciso momento en el que la abrió con el fin de retomar su lectura, el sonido de su celular la alertó. Tomó el aparato y contestó.

Hola... ¿Quién habla? —cuestionó, dándole el tiempo de responder a su interlocutor—. ¿Qué? —su voz tembló. No fue por quién la llamó en sí, sino por el mensaje que le dejó antes de que, en un arrebato de nervios y furia, arrojara el aparato lejos de ella. No se preocupó por lo que pudo sucederle al teléfono, sólo escuchó un sonido sordo y creyó que fue la clara señal de que se había destrozado contra el suelo. Después de todo, lo había arrojado con todas sus fuerzas y, siendo vampiresa, tenía mucha.

Se hundió en el banco y ocultó el rostro entre las manos. ¿Qué iba a hacer ahora? ¿Tan poco le había durado su paz?




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por BlueBlaze el Mar 31 Mayo - 17:30

Estar en aquel lugar alejado de todo cuanto conocía le había hecho detenerse a pensar en qué estaba haciendo, ¿Por qué tenía que irse tan lejos para buscar a una chica fugada? No es que se quejara de su trabajo como guardia personal, solo debía asegurarse de salvaguardar a la persona para la que trabajaba pero esto era diferente, viajar para tratar de convencer por las buenas a la mujer de que regresara o, en última instancia, llevarla a la fuerza. No le gustaba demasiado ese cambio, lo aceptaba y por supuesto había ido a cumplir con su cometido pero en el fondo le disgustaba, como si se hubiera convertido en una especie de “chico de los recados”, ya solo faltaba que le pidiera el café a cada rato…

Suspiró con fuerza, lo mejor era no seguir pensando en ello, al fin y al cabo ya había aceptado y no tenía sentido alguno seguirse torturando mentalmente por ello, cuanto antes cumpliera su tarea antes podría regresar y dar por terminado el asunto, no había nada mejor para animarse a completar un objetivo que pensar en la recompensa que recibiría, en su caso, regresar a la rutina habitual. Hacía poco que había llegado pero ya se había puesto manos a la obra para conocer un poco mejor a su objetivo y así lograr convencerla, si no sabía de quién se trataba o qué era lo que quería realmente sería más fácil que confiase en él y decidiera volver a casa pero si le descubría tendría que cambiar de táctica y eso ya le agradaba menos. Se lo tomó con calma para estudiar bien a la chica, distancia más que suficiente para que no advirtiera su presencia o se percatara de que la seguía, una tarea ardua sin duda pero que le facilitaría mucho el trabajo.

La paciencia era una virtud y él gozaba de dicha virtud, prefería las cosas bien hechas aunque llevasen su tiempo a hacer una chapuza rápida, pero ya iba tocando aparecer en escena, antes de que le descubriera espiando y perdiera cualquier oportunidad pacífica de resolver el conflicto en el que se encontraba. Esa noche sería su debut, mas necesitaba una buena entrada en escena, una espectacular entrada que le pusiera en una posición de ventaja evitando errores que le pudieran hacer ver como un comediante barato que simplemente entra al plató haciendo un chiste malo. Observaba a la espera del momento ideal, quizá no fuese la mejor de las ideas pero se le ocurrió una estupenda al ver que la chica arrojaba su teléfono móvil. Dudaba mucho que la mujer no notase su naturaleza, en cuanto se acercara un poco seguro que olía que se trataba de todo menos humano, por lo que no pretendía ocultarlo en absoluto. Se posicionó a propósito frente al aparato volador y dejó que éste le golpease directamente, una persona corriente de seguro habría muerto ante tal impacto pero para ellos sería fácil sobrevivirlo, siendo ambos vampiros “libres” esperaba poder ganarse su confianza de a poco.

Una vez recibido el golpe se dejó caer al suelo, emitiendo un quejido lo suficientemente alto como para que pudiera escucharlo siguiendo al ruido del aparato al chocar contra él pero no lo bastante fuerte como para que todo el parque decidiera ir a mirar que pasaba, aunque tampoco había mucha presencia en la nocturnidad. Ya había hecho su entrada, sólo podía esperar para comprobar si realmente había surtido el efecto deseado o si por el contrario debía buscar otra forma más apropiada para dejarse ver. No se quedó en el suelo lógicamente, tampoco quería hacer demasiado drama, se incorporó ligeramente para quedar sentado, como si le costara un poco ponerse en pie por la sorpresa y el golpe, la escena debía quedar lo más creíble posible para no ser descubierto a la primera, cuanto más natural pareciera mejor.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por Strawberry el Miér 1 Jun - 6:55





1. There’s no place to hide
Sarah | Parque | Noche | Con Jericho
Si lo que le habían informado era cierto, tendría un nuevo dolor de cabeza; su paz se acabaría y tendría que lidiar con futuras discusiones. ¿Por qué no comprendían su posición y sus propios deseos? Era como si no quisieran verla feliz; simplemente era una muñeca a la que podían adornar y manejar a su antojo. ¿Para qué pretendían comprometerla con alguien sin su consentimiento? ¿Por poder? ¿Dinero? Ya tenían suficiente de ambos como para necesitar más. ¿Qué podría haber detrás de esas extrañas maniobras? Demás estaba decir que nada le cuadraba.

Esa llamada la había sumergido una vez más en pensamientos que no quería considerar. Había disfrutado de las últimas dos semanas posteriores a su llegada como si fuesen las más perfectas vacaciones. No tenía ojos que la vigilaran ni a nadie que tratara de convencerla de hacer algo que no quería. No había nada más que pudiera pedir. No obstante, ese mensaje dio vuelta la situación. La estaban acorralando y no lo permitiría. Era el momento de ser un poco egoísta y seguir su propio camino. ¿Lo entenderían algún día?

Tantos eran los interrogantes que taladraban su cabeza, mientras escondía su rostro entre sus manos. Como siguiera así, pronto algo más comenzaría a taladrarle la cabeza y nada tenía que ver con ideas, preguntas o recuerdos. Pocos segundos habían transcurrido desde que había aventado el celular y ya su cerebro la bombardeaba con imágenes hasta que algo llamó poderosamente su atención y la obligó a ponerse en pie por la sorpresa. ¿Qué había sido? Primero un ruido seco del aparato que chocaba contra algo y luego un quejido, y otro golpe. En ese momento palideció. ¿Era lo que ella pensaba?

No muy lejos de donde se encontraba, pudo divisar una figura que yacía recostada en el suelo y que, con el pasar de los minutos, hizo un torpe esfuerzo por reincorporarse. Sin pensarlo dos veces, se precipitó hasta ese sitio. Ni siquiera volteó a ver si su lupino compañero la seguía, porque sabía que lo haría. Estaba mucho más preocupada por lo que acababa de presenciar. Había sido la causa de ese terrible accidente. ¿Cómo pudo suceder? Por ese parque circulaba un escaso número de personas, y ese hombre se cruzó oportunamente en el camino de su móvil volador. La suerte no los acompañaba a ninguno de los dos.

¡Oh, Dios! ¿Se encuentra bien? —cuestionó, arrodillándose al lado del hombre cuando vio el arma "homicida". Si hubiese sido un mundano, no habría sobrevivido al impacto y terminaría hecho picadillo como el desafortunado celular. Aún así, se sentía culpable por lo sucedido, y no era para menos—. Le ha hecho daño, ¿verdad? Lo siento mucho. Creí que no había nadie —se disculpó torpemente por los nervios. Aunque fuese un sobrenatural, eso no la convertía en una inocente. La víctima era él—. ¿Puede levantarse? ¿Quiere que lo ayude? —se ofreció mientras sus ojos buscaban la posible fuente de dolor. Si no podía levantarse, el objeto tuvo que haber impactado en sus piernas o en otro sitio más sensible.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por BlueBlaze el Miér 1 Jun - 15:10

Se tomó su tiempo para meterse en el papel, incorporarse con cuidado por la sorpresa del golpe y desorientado por lo sucedido, apoyaba una mano en su cabeza mientras con la otra se apoyaba en el suelo, así es, había puesto la cabeza delante de la trayectoria del aparato “asesino”. Era la mejor opción de que se viera todo más creíble, el golpe en la cabeza aun siendo esperado le dejaría un poco aturdido, la verdad es que había sido un buen golpe, de haber sido humano le habría licuado el cráneo. Estaba pendiente de los resultados de su papel mientras continuaba representándolo, había logrado su objetivo de llamar la atención de la mujer hasta donde se encontraba él y que se preocupase por el golpe, ahora solo le quedaba asegurarse de que era capaz de continuar con el paripé sin que se diera cuenta de que todo era un cuento chino y que trabajaba para el que había sido escogido como su prometido.

La miró sin separar la mano del lugar de impacto, tratando de parecer lo más entero posible pese al dolor, lo que haría cualquier persona en esa situación para no preocupar a alguien, negó suavemente con la cabeza antes de dirigirse a ésta con calma. -No se preocupe es… estoy bien solo un poco mareado…- Respondió observando su alrededor en busca del objeto que le había golpeado, simulando curiosidad por saber qué fue el aparato culpable de su “desafortunado” accidente. -En parte es culpa mía, iba andando distraído y no lo he visto venir…- Quitó parte de la culpa a la chica, tampoco quería hundirla en la culpabilidad, no era bueno para su trabajo de ganarse su confianza y aun si lo fuera tampoco veía necesario torturarla por algo que además había sido intencionado, eso era cuanto menos, injusto. Separando finalmente la mano de su cabeza para dejar a la vista el golpe, no muy grave gracias a su condición aunque no por ello menos doloroso e hizo uso de ambas manos para levantarse al fin y quedar de pie, sin moverse del sitio para asegurarse primero de que podía estar en pie sin marearse y caer de nuevo al suelo.

Podía tratarse todo de un papel, de una farsa pero el golpe fue totalmente real, así que bien podía estar mal de verdad cosa que le beneficiaría dándole más credibilidad a su “obra”. -Gracias por ofrecerse a ayudar, pero creo que no es necesario… puedo andar bien. ¿Qué le ha sucedido para lanzar su teléfono de esa manera? No quiero parecer entrometido pero tengo cierta curiosidad por la razón de mi accidente…- Se acercó a una farola cercana para apoyarse en ella, recuperar un poco el aliento y la compostura, además aprovechó con la mano libre para sacudirse un poco la ropa, un traje negro elegante, sin chaqueta ni corbata, algo informal. Debía tener mucho cuidado con las palabras que utilizaba y las preguntas que hacía, conservar la tapadera era su actual prioridad para lograr acercarse a ella lo suficiente como para ser capaz de convencerla de que regresara a casa y retomase su matrimonio concertado… tenía que guardarse su opinión al respecto, solo era un empleado.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por Strawberry el Jue 2 Jun - 4:06





1. There’s no place to hide
Sarah | Parque | Noche | Con Jericho
En tan solo un instante se había olvidado prácticamente de todo. La llamada que recibió, las ideas que revolotearon por su mente y la mascota que se había sentado a su lado, y que observaba la situación con curiosidad: todo eso se había esfumado. Su única preocupación era asegurarse de que ese hombre estuviera bien. Había sido lo bastante torpe e imprudente como para cometer semejante desliz y causarle problemas a alguien más. Debía aprender a controlar su temperamento, por más que esa fuese la primera vez que vivía una situación similar. Cuando pareció que, por un momento, podía volver a soñar, todo se convirtió en una terrible pesadilla, empezando por ese llamado. Ese había sido el origen de esos eventos desafortunados.

Escuchó sus palabras con atención y forzó una mueca. ¿Realmente estaba bien? Estaba segura de que el golpe propinado por el celular no fue el único que recibió, porque lo había encontrado en el suelo. Eso podía explicar la razón por la que no se había puesto en pie aún.

¿Lo habría visto siendo tan diminuto? No se trata de una pelota —mencionó con una sonrisa. Distraído o no, ella no debería haber arrojado el aparato. Era peligroso para cualquiera y, de haber sido un ser malintencionado, se habría metido en serios problemas. En verdad había tenido suerte de que la víctima fuese ese hombre.

Habiendo notado el golpe en su cabeza y el esfuerzo que hizo para ponerse en pie, se quedó analizándolo desde su posición antes de finalmente imitar su acción. Sabía que los hombres tendían a minimizar su pesar sólo para parecer fuertes, por lo que era de esperarse que confiara plenamente en sus palabras. Recogió el teléfono maltrecho del suelo. Una especie de telaraña, ilustrada por los quiebres del cristal, decoraban la enorme pantalla que había quedado completamente negra. No había nada que salvar, ni siquiera encendía, pero era mejor así. No podrían contactarla para arruinar su paz. Más tarde se encargaría del asunto si es que la amenaza se cumplía.

¿Por qué no se sienta? Necesita un pequeño respiro para reponerse del golpe —comentó cuando fijó sus orbes jade en el hombre parado frente a ella. ¿Por qué le hablaba como si fuese una criatura débil? Había notado que era un sobrenatural como ella en el preciso momento en el que lo vio. Era extraño, sí, pero las palabras salieron de su boca antes de que lograr retenerlas. Además, tenía el presentimiento de que su insistencia de nada serviría. El hombre, tarde o temprano, se recuperaría y no quedaría vestigios del accidente en su piel.

Lo siguió con la mirada cuando él se posicionó a un lado de la farola. El brillo de la misma resaltaba la ropa que llevaba. Ropa elegante y de aspecto profesional y hasta zapatos lustrados; detalles que le hacían cuestionar su procedencia.

Si es así, no insistiré —las comisuras de su boca se curvaron a los lados; sonrisa que se vio tensa cuando hizo la pregunta—. Y no es nada importante. Una discusión insignificante —respondió antes de bajar la mirada por unos segundos a su mascota que refregaba su cabeza contra la pierna. Debía agradecer ese acto puesto que la ayudó a relajarse—. A veces puedo ser un tanto temperamental e impulsiva —levantó una vez más la vista—. Espero que sepa disculparme. Si existe alguna forma de compensarlo, no dude en decirlo. Es lo menos que puedo hacer después de lo sucedido.

Él podía decir que estaba bien, pero los valores inculcados le exigían reparar cualquier error que hubiese cometido. Era simple cortesía.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por BlueBlaze el Vie 3 Jun - 18:04

No iba a reconocerlo abiertamente pero el golpe le había dolido, que sí, que se trataba de un ser sobrenatural y que eso no era nada, pronto ni marcas quedarían para demostrar que realmente hubo tal accidente pero fue bastante más duro de lo que esperaba en un principio, al menos cumplió su propósito de llegar hasta la chica sin levantar sospechas, no podía quejarse. Escuchó sus palabras con cautela, no sabía si estaba bromeando o lo decía en serio pero por su sonrisa quiso pensar que era la primera opción, era una buena manera de comenzar una conversación que le llevase a ganarse la confianza de la mujer con el tiempo, empezando por su amistad. -Tampoco era tan pequeño, de haber estado mirando hacia delante seguro lo hubiera visto pero iba con la mirada fija en el suelo. Andar por la calle sin mirar es como pedir un accidente a gritos.- No sería la primera vez que va andando y se encuentra con alguien que se choca contra una farola o un poste por no mirar por donde iba, algunos incluso cruzando la carretera sin mirar y salvándose de milagro de ser atropellados… otros muchos no tuvieron tanta suerte, en definitiva era una historia creíble, que había sucedido en múltiples ocasiones.

Normalmente y en caso de que se hubiera tratado de un accidente real, habría rechazado la propuesta de sentarse y se habría marchado negando hasta el final que necesitase cualquier tipo de ayuda, estaba un poco mareado por el golpe pero podía andar perfectamente y con eso para él era más que suficiente. -Bueno… de acuerdo, me sentaré un poco… tampoco es que tenga mucha prisa por llegar a ninguna parte.- Comentó para darle un poco más de realismo al asunto, indicando que en aquel momento no tenía ni trabajo ni ningún recado que atender. No muy lejos de su posición había uno de esos típicos bancos que había en la gran mayoría de parques, se acercó con calma al ya mencionado banco apoyándose en éste antes de tomar asiento y una vez sentado dejó escapar un fuerte suspiro. Luego de ello, devolvió la mirada a la chica para sonreirle como una forma de decirle “¿Ves? Ya estoy bien” que se tranquilizara un poco de lo sucedido y no se culpase más por ello.

-No es necesario que dé más detalles, sé que no es asunto mío. Si insiste le tomaré la palabra, pero de verdad que no es necesario que haga nada por mi, al menos no ha salido corriendo al ver que me había dado, que ya es algo.- No iba a ceder sin más y lo sabía pero tampoco quería aceptar tan fácilmente, tenía que demostrar un poco de ese “orgullo masculino” tan común en la sociedad actual, aunque de haberse tratado de un accidente real no habría aceptado ayuda ni de una mujer ni de un hombre ni de nadie, ya no por el orgullo sino por independencia y supervivencia, ser capaz de valerse por sí mismo incluso en los momentos más complicados, porque si, en ese momento y lugar había alguien para ayudarle, pero no siempre habría alguien cerca dispuesto o preparado para hacerlo. -¿Cómo se llama?- Preguntó con cierta curiosidad, real por cierto, esperando a que la chica también tomara asiento para hablar si es que le apetecía, no le parecía bien que ella se quedara de pie todo el rato.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por Strawberry el Lun 6 Jun - 5:44





1. There’s no place to hide
Sarah | Parque | Noche | Con Jericho
El aparato no era del todo pequeño. Como todos los smartphones existentes en el mercado, tenía una pantalla considerable, pero era delgado y, aunque no era pesado, con la fuerza con la que lo había lanzado y la velocidad que tomó en pleno vuelo, era de extrañarse que se convirtiera en un proyectil peligroso. El hombre había manifestado que no lo había notado por estar distraído, y eso le hizo cuestionarse si realmente hubiese sido capaz de esquivarlo. Ella no podría, a menos que hubiese analizado las acciones de quien pretendía arrojar el dichoso objeto. Una pelota, como bien lo había expresado, siendo más grande, habría sido más fácil de ver incluso por el rabillo del ojo.

Supongo que será una lección que me servirá a mí también —admitió tras analizar su propia situación. Era una persona que solía perderse en sus propios pensamientos. No sería de extrañarse que sufriera un accidente similar. Aunque, en ese momento, siendo ella la culpable del mismo, sentía como la culpabilidad punzaba su vientre cada tanto. Aún así, intentó ignorarla, porque no había pasado a mayores y, por lo que podía apreciarse, ese hombre no le guardaba rencor. Había tenido suerte, por eso debía aprender de ese error y evitar que sus ataques impulsivos se repitieran—. Tendremos que ir con cuidado en el futuro. Y yo debo calmar mis impulsos.

Cuando lo vio sentarse, sonrió triunfal. Se sentía orgullosa de su pequeña hazaña y más tranquila al fin. El hecho de que fuera tan complaciente la sorprendió. No era algo que esperaba de un hombre y mucho menos de un extraño. Quizás sus hermanos o algún amigo estaría dispuesto a cumplir con su pequeño capricho, pero no él, un sobrenatural del que nada sabía. No fue difícil adivinar su naturaleza. ¿Cómo podría haberse puesto en pie si no lo fuera? Cualquier criatura débil habría caído inconsciente hasta nuevo aviso. En cierta forma, fue un alivio.

¿Salir corriendo? —repitió con una ceja enarcada—. No podría hacer algo así. Mucho menos después de casi arrancarle la cabeza con el aparato —dramatizó con una sonrisa—. Al menos no corrió la suerte del móvil —el mismo estaba ya dentro de su bolso, descompuesto, ¿qué podía esperarse con lo delicados que eran? Pero no se preocuparía por eso. Se sentía más tranquila porque no podrían fastidiarla por un tiempo—. ¿Usted sería capaz de algo así? —su pregunta tuvo un tinte retórico puesto que estaba casi segura de que él, haciendo honor a la caballerosidad que le había mostrado hasta ese momento, habría asistido al damnificado de la misma forma que ella lo hizo—. Siento no haberme presentado antes. Soy Sarah Wiltshire. ¿Y usted es? —respondió cuando él le preguntó su nombre. Con todo lo que había sucedido, no había tenido la oportunidad de presentarse correctamente. Era la primera vez que conocía a alguien de esa forma tan particular—. Entonces, se podría decir que estaba disfrutando de un descanso luego de un largo día de trabajo hasta que el celular volador lo noqueó, ¿verdad? —comentó agregando dramatismo, con una sonrisa divertida. Ya era tarde para andar culpándose. No pretendía darle otro golpe. Se acercó a la banca y tomó asiento. Ella también necesitaba un descanso o, al menos, sus pies. No quería que sus tacones terminaran por lastimarlos y que no le quedara otra opción más que volver descalza a su hogar; ese era el precio que debía pagar por su gusto por el buen vestir.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por BlueBlaze el Vie 10 Jun - 19:12

Prefería dejar el tema del teléfono volador por ahora, o quizá incluso para siempre, ya no tenía sentido continuar con el tema pues ella se había disculpado, el aparato ya estaba roto y de poco servía lamentarse por él. Quizá podría haberlo esquivado de haber estado atento (y de haber querido hacerlo, por supuesto) o quizá le hubiera impactado de todas formas al intentar evadirlo, ¿Qué más daba ya? Era una diferencia de opinión que no tenía relevancia alguna realmente y para su “trabajo” tampoco la tenía, solo se arriesgaba a crear una discusión en la que podrían acabar enfrentados por dicha diferencia de opinión, así que ¿Para qué molestarse? -Bueno, no importa ya, lo pasado pasado está y no ha habido que lamentar nada más que un susto y un teléfono roto, por lo demás no merece la pena continuar con ello.- Comentó dando el tema por zanjado, aunque ya había quedado un poco apartado le parecía mejor dejarlo claro para evitar posibles menciones en el futuro de un tema que podría haber quedado inconcluso, así quedaba más como una anécdota graciosa que recordar y no como algo que se había quedado en el aire.

-Bien, hagamos una cosa, yo estaré más pendiente de por donde camino y tu tendrás más cuidado a la hora de lanzar cosas, ¿Te parece?- Dijo con una sonrisa y con cierto tono cómico, al fin y al cabo él había cedido a la hora de sentarse en el ya mencionado banco, aunque debía reconocer que se encontraba un poco mejor ahora que se había sentado a descansar un poco, se le iba pasando el dolor de cabeza. Escuchó a la mujer atentamente, quizá para ella fuese bastante raro que hubiera gente capaz de hacer algo así pero lo cierto es que había más de la que podía parecer en un principio, te sorprendería la cantidad de gente que esconde la cabeza en cualquier parte luego de haberle tirado una piedra o cualquier otra cosa. -Yo no podría dormir tranquilo luego de hacer una cosa como esa, pero si que hay bastante gente capaz de ello. De los que te atropellan y se dan a la fuga por ejemplo.- Quizá no fuese una frase muy inspiradora pero era la verdad, había gente buena y gente mala por el mundo, era un hecho al igual que la noche seguía al día y viceversa.

Observó por algunos segundos en silencio a la chica antes de comenzar a reír, cubriéndose con la antepalma de la mano derecha la boca, tras algunos segundos en los que pudo recuperar la compostura finalmente, señaló a la mascota que acompañaba a la chica y respondió. -Lo cierto es que me refería a la mascota, pero ya que lo mencionas yo también debería haberme presentado. Mi nombre es Jericho Holloway, encantado de conocerla a pesar del modo… impactante en que nos hemos encontrado.- Aún riendo hizo una pequeña reverencia que se habría notado más de haber estado de pie pero se notó lo suficiente, tampoco era necesario que se dejara la espalda siempre que hiciera una. -Bueno, estaba dando un pequeño paseo nocturno para despejarme a decir verdad, un dia de esos de los que sólo puedes pensar ¿Por qué me levanté de la cama?- Tenía que inventarse una razón por la que estar en el parque despistado y recibir un teléfonazo en la cabeza por ello, una historia para poder acercarse a ella poco a poco y no simplemente decirle qué estaba haciendo de verdad ahí en ese momento.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por Strawberry el Sáb 11 Jun - 22:32





1. There’s no place to hide
Sarah | Parque | Noche | Con Jericho
Él había manifestado sus deseos de dejar de lado la cuestión del accidente, hecho que comprendía a la perfección. No insistiría con el tema puesto que, a esas alturas, carecía de algún sentido ahondar en el asunto. ¿Para qué hacerlo? Él parecía encontrarse mejor, no era alguien débil y tampoco le había reprochado su accionar. De haber sido alguien más, la historia podría ser distinta. Así que, sin decir palabra alguna, asintió en respuesta a la petición del hombre. Aún así, lo vio como el bocadillo perfecto para hacer algún chiste. ¿Qué más daba? No podía evitarlo. Y las conversaciones meramente serias y protocolares la aburrían. Ya había tenido demasiado de eso en su hogar y, en ese nuevo país, no quería retomar las viejas costumbres, salvo que fuese necesario.

Lo tendré, exceptuando algunas ocasiones —la sonrisa se le ensanchó al escucharlo hablar. Eso era lo que prefería, una conversación más distendida. De esa forma, le sería más sencillo olvidarse del pequeño hecho que había cometido y relajarse—. No comprendo cómo alguien podría ser capaz de algo semejante. Sé que sucede y que es común, pero me resulta sumamente indignante —y en ese momento, luego de suspirar, cayó en la cuenta de que ella podría ser capaz de algo similar. Quizás no dañaría a alguien hasta ese punto, pero su naturaleza le exigía realizar ciertas acciones que dejarían a alguien débil desamparado. No era extraño que un vampiro, poco después de consumir su alimento, abandonara a la desprevenida víctima para buscar un sitio donde ocultarse para evitar que los atrapen y los maten en el proceso.

Al escuchar la risa del moreno, se quedó perpleja. ¿Había dicho algo que le resultó gracioso? ¿Su nombre quizás? No comprendía el origen de esa sorpresiva risa. Lo único que podía asegurar era que, a pesar de esa fachada seria, parecía tener sentido del humor. Lo miró con una ceja en alto, hasta que él le señaló a su mascota de lupina apariencia, quien miraba a uno y a otro y ladeaba la cabeza como si no entendiera lo que sucedía. Al menos no era la única confundida.

¡Oh! —llegó a pronunciar antes de que las mejillas tomaran una pizca de color. No recordaba que le hubiese mencionado antes a su mascota, pero no tenía sentido darle vueltas al asunto, por más que ella quisiese asegurarse de no ser la que cometió el error—. Él es Sköll —contestó, en tanto se daba unos suaves golpecitos en el regazo para llamar la atención del animal. En respuesta a su acción, él se irguió y apoyó sus patas en las piernas de la dama, reclinándose hacia ella y pegando el rostro peludo a la mejilla pálida. Ella lo miró por unos segundos antes de acariciarle la cabeza—. El placer es todo nuestro —sonrió—. Impactante —repitió—. No hay mejor adjetivo para describirlo —por mucho que intentó resistir, terminó contagiándose de la risa—. Me imagino que ha sido un día pesado para usted. Se lo ve algo cansado —llegó a pensar que esa podría ser la razón por la que no vio el celular—. Quizás porque el celular lo llamó —volvió a reír. Aunque más que llamarlo, se había pegado a la cabeza de él como si fuesen dos imanes que se atraían—. Seguramente cuando llegue a casa, dormirá por varios días. Le hará bien —concluyó, solidarizándose con él—. Dicen que un golpe de aire fresco ayuda a despejarse y descansar después —siguió con su juego de palabras. No podía evitarlo. Hasta acertó cuando dijo antes que el celular lo había noqueado. Si bien no cayó rendido a los pies de Morfeo en el momento del golpe, más tarde lo haría. ¿Y si sucedía en ese preciso momento? No, lo veía poco probable. ¿A dónde lo llevaría sino? Debía dejar las ideas locas de lado y sus tontas preocupaciones.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por BlueBlaze el Lun 27 Jun - 20:47

Quizás hablar sobre las personas que eran capaces de huir tras un accidente dejando a la víctima desamparada y sin ayuda no era la mejor de las opciones de conversación, tanto si quería ganarse su confianza como si no. No pudo evitar mostrar una sonrisa al escuchar las palabras de la contraria, no estaba seguro de haber entendido a qué se refería con aquello pero le pareció entender algo que le causó mucha gracia, y si no soltaba lo que estaba pensando en aquel momento iba a explotar. -Bueno, salvo que darle en toda la cabeza a alguien sea tu objetivo, en cuyo caso apunta bien.- Obviamente estaba de broma, aunque siempre había algún momento en la vida en que alguien te sacaba tanto de quicio o que simplemente era tan odioso que te daban ganas que tirarle lo primero que tuvieras a mano. La chica respondió al tema de las personas que eran capaces de huir y todo eso, pero él no quería seguir con todo ese tema, así que para no dejarla hablando sola optó por decirle directamente lo que pensaba hacer con respecto al susodicho tema. -Sabemos que hay gente muy cruel y gente incapaz de cosas así, sé que evadir el tema no hace que el tema desaparezca pero no me apetece mucho seguir hablando sobre gente capaz de matar simplemente por no reconocer que tuvo un accidente o un error. ¿Te parece si cambiamos de tema?- Si, incluso para ser un vampiro tenía cierta moral con respecto a algunas cosas, alimentarse al fin y al cabo es supervivencia, si no se le puede culpar a una persona a matar a una vaca para comer no se le puede culpar a un vampiro por hacer lo mismo ¿No? Desde su punto de vista, no lo disfrutaba, lo necesitaba y respetaba a su víctima dentro de lo que cabía.

Una cosa era la supervivencia, pero el asesinato gratuito sin ningún tipo de razón era una bajeza y un crimen tanto si era una persona como si era un animal lo que se mataba. Volviendo a la comedia provocada por un malentendido, en el que se había interesado por el nombre de su mascota simplemente porque llevaba un rato observando a dicha mascota con curiosidad y por tener una excusa con la que continuar la conversación. La chica seguramente se sentiría avergonzada por el error mientras el pobre animal no se enteraba de nada, al cual le extendió una mano esperando que se acercara para poder acariciarlo un poco, le gustaban los animales, ¿Se notaba mucho? -Impactante, una llamada inesperada… hay muchas opciones a decir verdad.- Volvió a reír también, se lo estaba pasando hasta bien con todo eso de acercarse a ella, ¿Por qué no podía divertirse haciendo su trabajo? porque si se divirtiera todos los días no sería un trabajo, sería una fiesta en la que además cobraba. -Ganas no me faltan, si por mi fuera me pasaría una semana entera sin salir de la cama pero no creo que sea posible.- Porque seguía teniendo trabajo que hacer, trabajo que tenía que ver directamente con la chica con la que estaba hablando en ese mismo momento, pero por supuesto, eso no podía decírselo a ella sin más.

-Siendo objetivo, el golpe de aire me ha sentado bastante bien, me ha servido para olvidarme por completo de todo lo que me estaba rondando la cabeza en aquel momento. Quizá haya sido un aire un tanto brusco y doloroso pero al fin y al cabo ha sido todo un alivio.- Algo de sueño sí que tenía, no es que fuese a quedarse inconsciente ahí de repente, estaba bastante mejor ahora que había tomado un poco el aire después del topetazo, podía soportar un rato despierto perfectamente, bastante rato a decir verdad, no le era muy difícil aguantar el sueño. Siendo sincero, tampoco le importaba quedarse despierto si la conversación merecía la pena y por el momento se lo estaba pasando bastante bien, incluso le daba cierta lástima que la chica fuese el objetivo de su misión porque estaba seguro que se llevaría muy bien con ella y que no le importaría quedarse con ella hablando un rato más...


off:
Aquí la respuesta al fin, lamento muchísimo la demora de verdad, en la semana pasada pasé más tiempo dentro del hospital que fuera, y eso que aún no se dignan a darle fecha para la operación pero al menos ya le han hecho todas las pruebas……
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por Strawberry el Vie 1 Jul - 11:17





1. There’s no place to hide
Sarah | Parque | Noche | Con Jericho
Endemoniado fue el comentario del hombre que le resultó casi imposible contener la risa. Quizás se debiera al nerviosismo, debido a que, en situaciones como la vivida, no era de extrañarse que fuese un poco más susceptible a los comentarios e incluso a la presencia del desconocido. Le pareció increíble que ese hombre, de aspecto frío y serio, haya mostrado una faceta como aquella; lo que demostraba que las apariencias podían engañar. Podría haber esperado cualquier cosa, hasta una amenaza de demanda, pero no algo así. Después de todo, no sólo apuntó bien, sino que le dio de lleno y con todas sus fuerzas. Lo bueno era que no le había arrancado la cabeza en el proceso.

Muchas gracias por el cumplido —contestó a la broma con una sonrisa divertida—. Me servirá para acabar con algún malhechor, o como forma de saludo —y hasta una forma para conocer a alguien, porque así lo habían hecho ellos dos. El método más impensado para iniciar una conversación había sido lo que ayudó a romper el hielo. Aunque la realidad era que, si no lo hubiese golpeado, habría ignorado la existencia del hombre que tenía a su lado.

En referencia a lo siguiente que mencionó, asintió con la cabeza. Comprendía a la perfección que prefiriera hablar de otro tema. Pero ¿de qué? Hablar sobre la vida privada de cada uno no era algo que ella fuese a sacar de la galera así como así. No preguntaría sobre cuestiones que no fueran de su incumbencia ni aunque quisiese continuar con la charla porque él era un desconocido y, como tal, dudaba que volvieran a cruzarse de nuevo. ¿O sí? Quizás en el futuro sucedería, pero lo dudaba. Era una ciudad grande, y él podía estar de paso.

Me parece bien —comentó, acompañando el gesto afirmativo de su cabeza—. Podría ser sobre... —se quedó pensativa mientras acariciaba la cabeza peluda que tenía pegada contra su mejilla. En ese momento, una idea brilló en su cabeza y sonrió. Si no quería hablar de temas tan serios podría ser sobre algo por lo que hubiese mostrado cierto interés, y ese algo fue el mismo Sköll—. ¿Tiene mascotas? —cuestionó sin dudarlo. Era evidente que le había llamado la atención. Ni siquiera hizo falta que él extendiera la mano para tocarlo, como para que ella notara que le agradaban los animales.

Sköll que, hasta ese momento, se había mantenido bien pegado a su dueña, estiró el cuello con el objetivo de olisquearle la mano al extraño. Pero no se había contentado sólo con eso, no, tenía que acercarse más, así que, terminó por trepar las piernas de su dueña. Sí, se había sentado sobre las piernas de la dama. Esa bestia peluda de tan grandes proporciones sobre el cuerpo menudo de la fémina. Ella protestó por lo bajo y contuvo un estornudo. Esa pelambre en un clima tan fresco era molesta para su nariz. El pelo volaba por doquier y se pegaba en cualquier superficie que se interpusiera en el camino.

Quieto, Sköll —le advirtió y, en respuesta, recibió un gemido de protesta cuando ella lo abrazó para detenerlo. De no haberlo hecho, el animal terminaría abalanzándose sobre el hombre, y esa no era una buena forma de romper el hielo, mucho menos si lo llenaba de pelos como lo estaba haciendo con ella. Una cosa era que lo oliera y se dejara acariciar, otra muy distinta era lo que el animal pretendía hacer. Lo conocía muy bien—. Quizás en el futuro reciba llamadas similares a ésta —comentó entre risas. Algo gracioso para hacer chistes, pero no tanto para su cabeza—. Me imagino que sí, pero podría usar la excusa del golpe para fingir una lesión. No, espere, creo que es una muy mala idea —si su instinto estaba en lo cierto, el no era un mortal y eso lo dotaba de habilidades como aquella que lo mantuvo en pie hasta ese momento, a pesar del tremendo golpe. Pero aunque él no lo fuera, su jefe podría serlo y no conocer la verdadera naturaleza del hombre—. O tal vez sí. Si tiene suerte, podría dormir por un largo tiempo o despejarse como ahora —comentó sonriente, aunque esa misma sonrisa se tornó burlona luego—. Le recomiendo mantenerse alejado de los dispositivos electrónicos. Nunca se sabe cuándo podrían explotarle en la cara —definitivamente, no podía evitarlo. El incidente era la excusa perfecta para hacer bromas—. Es una pena que no haya servido para borrar por completo esas preocupaciones. ¿Quiere que pruebe arrojar el celular con más fuerza? Quizás funcione ésta vez —se divertía como hacía tiempo no lo hacía. Y ¿quién diría que ese encuentro sorpresivo le haría olvidar el sabor amargo que le dejó el mensaje telefónico? Debía agradecerle por eso, pero, de hacerlo, revelaría cuestiones personales que debía mantener en secreto.

Sköll seguía luchando por saciar su curiosidad. A pesar de los esfuerzos de la joven por retenerlo, él se las arregló para estirarse y cumplir con su capricho. Con las patas delanteras apoyadas en el banco, en el espacio libre que había quedado entre ambos vampiros, se estiró lo más que pudo. No sólo se atrevió a golpear con el hocico la mano del hombre para que lo acariciara, sino que había acercado su nariz al rostro del mismo y hasta su cabello. Ese travieso animal, adoraba sentir el perfume del shampoo.

Sköll, ¡quédate quieto! —chilló, mientras tiraba del cuerpo del can para apartarlo—. Lo siento —se disculpó frenética. La frustración y el nerviosismo que disparó en ella la acción de su mascota habían tenido su rostro de carmín.




Off:
No te preocupes. Es entendible. Lo importante es tu madre. Así que, tómate el tiempo que necesites x3


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por BlueBlaze el Mar 5 Jul - 22:41

No había lugar para la duda, estaba claro que estaba actuando bien pues la chica no paraba de reír con los comentarios que hacía, y los que ella daba en respuesta eran también muy divertidos, lo que hacía todo mucho más agradable y ameno. Casi le estaba empezando a entrar la culpa por mentirle, no, casi no, le estaba empezando a subir la culpa a la cabeza, la culpa de engañarle con una falsa amistad para luego llevarla ante una persona que, obviamente, no quería ver y que se acabasen casando por obligación. Era su trabajo, no tenía muchas opciones salvo que decidiera salir corriendo de la misma forma que había hecho ella pero claro, si la habían localizado a ella y lo habían enviado para traerla de vuelta, ¿Qué posibilidades tenía de escapar él? Le encontrarían tarde o temprano y en su caso no tendrían razón alguna por la cual capturarlo con vida, sin duda sería una cacería a muerte y aunque la chica le caía bien y tenía su propia opinión al respecto de los hechos actuales, no creía que fuese razón lo suficientemente de peso como para poner su propia vida en bandeja. Lo que si se estaba llegando a plantear muy seriamente era el dimitir tras ese trabajo, terminar y retirarse con la esperanza de tener una vida mas normal y limpiar su conciencia no haciendo más trabajos como ese y con suerte ayudar a otros, quizá como guardia nocturno… sonaba tan tópico… -Es una buena idea, si te intentan atracar se lo lanzas a la cara gritando “¡Aquí tienes el botín!” Seguro se le quitan las ganas de volver a robar.- Ese ya era el último comentario sobre el tema, ambos habían estado de acuerdo en cambiar el curso de la conversación a otro más agradable y menos doloroso, literalmente.

Prestaba atención a la mascota de la mujer mientras ella hablaba y pensaba en algún tema sobre el que poder hablar, puesto que se quedó por algunos segundos en silencio hasta que le preguntó si él tenía alguna mascota, un tema perfecto del que poder hablar con tranquilidad y que no implicaba golpes de máquinas voladoras. -Pues lo cierto es que si, tengo una gata negra.- Respondió estirando un poco la mano para poder acariciar al animal, sin mostrar molestia en ningún momento porque se le acercase mucho o quisiera subirse a él, lo cierto es que no le importaba lo más mínimo si lo hacía siempre que no fuese a hacerle daño o algo así, le gustaban mucho los animales y se le notaba. -Si hubiera un médico por aquí que lo hubiera visto le podría haber pedido que me hiciera una baja o algo parecido, pero me da que para mañana ya estará bien y no colará la excusa de la lesión sin un informe médico o algo similar.- Aunque pensándolo bien, de haber un médico por la zona y haber visto el golpe lo más probable es que le hubiera dado por muerto y luego se habría asustado de sobremanera al ver cómo éste se levantaba con apenas un corte en la cabeza producido por el golpe. -¿Pero es que quedan restos suficientes del aparato como para volverlo a lanzar? Con el golpe de antes lo raro es que siga de una pieza- Devolvió la broma una vez más, ¿Y por qué no? Ella parecía estarse divirtiendo mucho y él estaba pasándoselo en grande, sin duda mucho mejor de lo que habría esperado en un principio, no había nada de malo.

Al parecer, Sköll logró zafarse finalmente del aprisionamiento por parte de su dueña y poder acercarse más a él para pedirle que le acariciase con el hocico y también comenzar a olisquearle el cabello. -No te preocupes, no me molesta, no puede ser peor que mi gata intentando dormir sobre mi cara mientras yo duermo.- Dijo riendo, aunque no iba en broma, realmente se lo había hecho más de una vez y se había despertado con ella tumbada sobre su cara, asfixiándole además, si no fuera porque la adoraba y ella a él, pensaría que estaba intentando asesinarle pero entonces tendría que renunciar a todo el lujo que tanto le gustaba… un poquito “exquisita” le había salido el animal…


Off:
Bueno, éste será mi último post pre-vacaciones ya que mañana por fin tengo mi semana y voy a estar fuera por 7 días (hasta el día 13), aunque lo de vacaciones depende mucho  de que mi madre no empeore y me llame... en cuyo caso será una bonita semana de hospital.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por Strawberry el Lun 18 Jul - 20:13





1. There’s no place to hide
Sarah | Parque | Noche | Con Jericho
Pese a que había hecho muchas bromas respecto al anterior incidente —o accidente— y que podía hacer más juegos de palabras, bromas y comentarios sobre eso, no dijo más nada. Él había expresado que quería cambiar de tema de conversación, y ella aceptó sin chistar esa petición. ¿Podría ser que le aburría el tema o le traía dolorosos recuerdos sobre el golpe? Sin importar cuál fuera la razón, cumpliría con su palabra. Por eso, sin hacer ningún tipo de acotación sobre el último chiste del hombre, respondió con su risa.

Era lo único que le restaba por hacer. Pero si le sacaban el tema del accidente, ¿de qué hablarían entonces? De no ser por aquello, nunca se habrían conocido. Si en algún momento llegó a pensar que se iría después de asegurarse que estaba bien, se equivocaba completamente. Después de ese episodio, ambos iniciaron una conversación; una muy entretenida a decir verdad. No obstante, siendo él un completo desconocido, y ella una mujer reservada, no sabía de qué podían hablar.

Era frustrante. Podía ser una persona de mucha labia porque siempre trataba de sacarle provecho al mínimo comentario y debatir de un tema en concreto, como lo había demostrado con anterioridad, pero en ese momento, luego de aceptar el pedido del hombre, se dio cuenta de que no había mucho qué decir, no porque no lo deseara, sino porque no quería hacer mención de algo que pudiese incomodarlo, tal y como había sucedido con los chistes sobre el accidente. Aún así existía una situación mucho más incómoda que esa: el silencio. A veces podía ser reconfortante, pero no en esa situación, cuando se encontraba con un hombre del que nada sabía.

En momentos como ese, su cabeza empezaba a maquinar de formas impensables. Tenía una gran imaginación y era alguien que se peocupaba por pequeñeces y que le gustaba causar una buena impresión. Incluso antes de que se le ocurriera la brillante idea de hablar sobre mascotas —debía agradecerle a Sköll por eso—, empezaba a sentir el ambiente opresor del silencio que los había envuelto. Odiaba cuando eso sucedía. La hacía sentir incómoda y nerviosa. Incluso no podía evitar preguntarse por qué estaban allí cuando no había nada que pudiesen compartir más que un tema del que él no quería hablar.

¿Un gata? —repitió, abriendo los ojos por la sorpresa—. Le queda —comentó con una sonrisa. En parte, lo había dicho por el cabello, pero había algo en él que le recordaba a un gato. ¿Las nueve vidas tal vez? Sería mejor que dejase de imaginar tonterías, o su risa y sus expresiones de diversión la delatarían—. Debería haber dejado que lo llevara al doctor. Quizás podría haber fingido y obtendría ese permiso. Se ve que es demasiado devoto de su trabajo —y no creía que era un rasgo malo, de hecho, a ella también le resultaría difícil no cumplir con sus responsabilidades—. Sólo estalló la pantalla. El resto sigue intacto, sino podría reemplazarlo con una piedra —sonrió con picardía y un pequeño destello de malicia—. Quizás, si lo golpeo del otro lado quede asimétrico —ladeó la cabeza para contemplar el rostro masculino y apreciar la pequeña "obra de arte" que había hecho. Y en el proceso descubrió su peculiar color de ojos. Tan bonitos y peculiares. ¿Por qué no los había visto antes?

Cuando su mascota terminó por soltarse de su agarre y lo vio sobre el hombre, el rostro de la dama palideció más de la cuenta. A él podían gustarle los animales, pero Sköll era un perro y de un gran tamaño. No podía compararse a la pequeña minina que él tenía. Un animal torpe que no medía su fuerza, representaba un problema para cualquiera. Ella estaba acostumbrada, pero no podía controlarlo siempre, y eso mismo se pudo apreciar en ese instante.

Eso sí es peculiar, aunque no creo que le agrade que Sköll intente lo mismo. Le resultaría más difícil sacárselo de encima —respondió, entre risas, contagiada por la de él—. Nunca había escuchado que un animal intentase algo similar. ¿Será que le agrada tanto su rostro que se queda dormida mientras lo ve o querrá deshacerse de usted? —cuestionó con un tono juguetón en su voz. Veía como el can olisqueaba el rostro, cabello y hasta las ropas del hombre mientras movía la tupida cola. Ya, prácticamente, se había acomodado sobre el hombre que le ofrecía las caricias. Él parecía agradarle, y eso la relajó, más teniendo en cuenta lo protector que era ese animal con los extraños que se le acercaban—. Sköll... ¿Quieres que me ponga celosa? —cuestionó, acariciando el lomo del animal. Él simplemente volteó para verla unos segundos; había posado ambas patas sobre los hombros del moreno. ¿Cuán despreocupados y atrevidos podían ser los animales?




Off:
Mil disculpas por la demora. Estas últimas semanas fueron ajetreadas D': Espero que tu madre esté mejor y no te preocupes por la demora x3


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por BlueBlaze el Vie 5 Ago - 14:58

Pensándolo con más detenimiento, el tema del accidente había sido lo que les había reunido y les había dado de qué hablar, una forma un tanto curiosa de conocerse sin duda pero efectiva que era lo realmente importante, quizá haberlo aparcado no fue la mejor decisión. Estaba seguro de que no tardaría en salir de nuevo el tema y si no lo sacaba ella lo sacaría él mismo, entre una broma y otra la cosa se hacía fácil y entretenida, una buena combinación pues cualquier trabajo que se haga divertido siempre se hace con más ánimo y mejor. Sin embargo el tema de las mascotas tampoco iba tan mal con la cosa, el tener una gata un tanto consentida y con un extraño instinto homicida había servido para esquivar el tan irritante silencio que se forma siempre entre conversaciones y más cuando se trata de personas que apenas se conocen. No pudo evitar mirarle de reojo con curiosidad y una ligera sonrisa ante su comentario, ¿Le pegaba tener una gata como mascota? A lo mejor le había visto cara de felino, o era un chiste por lo de haber sobrevivido a un ataque que normalmente habría matado a cualquiera que se hubiera cruzado en su camino, en cualquier caso le había hecho cierta gracia. -¿Es que tengo cara de gato? Bueno, ya se que los gatos son animales galantes pero no creo que sea para tanto.- Bromeó nuevamente, en ésta ocasión refiriéndose a su comentario sobre que le pegaba el animal, y ella también sonreía por lo que estaba seguro de que le gustaría la broma.

-Yo no diría tanto como "Devoto" pero si que para poder.... escaquearse un día del trabajo no te vale simplemente con no querer ir, hay que tener una razón o al menos una excusa que sea válida, ¿No es así?- Hablaba en serio, o mejor dicho todo lo serio que podía hablar entre tanta broma y comentario jocoso, en esos momentos pareciera que todo lo que decía carecía de seriedad mas esta vez hablaba de verdad. Pero no iba del todo desencaminada la chica, lo cierto es que se le hacía bastante complicado faltar a su trabajo o a cualquier otro asunto que tuviera pendiente, quizá era por ello que no había podido negarse a hacer un trabajo que en realidad no le parecía correcto, se sentía mal por ello pero era su trabajo ¿No? Lo único que podía hacer a esas alturas era dimitir al completar la "misión" y regresar, ya había aceptado, había ido hasta aquel lugar y había comenzado el acercamiento al objetivo, le parecía un poco tarde para echarse atrás por más que quisiera. -Pues menudo aparato más resistente, ¿Dónde lo compró? Estoy empezando a plantearme el comprar uno igual, que nunca se sabe para qué puede servir además de para hacer y recibir llamadas.- ¿Sólo se había estropeado la pantalla con semejante golpe? Esperaba que hubiera quedado completamente inutilizado, inservible salvo quizá como pisapapeles caro, pero si después de eso aún podía funcionar debía tener uno igual definitivamente.

Sköll se liberó por completo del agarre de la chica para echarse sobre él, evidentemente estaba muy a gusto con las caricias que le estaba haciendo y no parecía molesto por el olor a gata que sin duda debía desprender, por un momento incluso esperó que le atacase debido al olor pero no parecía que eso fuese a suceder. -No creo que intente nada parecido, aunque por un momento pensé que le molestaría el olor de mi gata pero de verdad no te preocupes, no me molesta y se ve que es bastante cariñoso.- Sonreía haciéndole aún cariñitos al animal, se estaba dejando llevar un poco pero con los animales siempre había sido igual, le costaba resistirse a jugar con ellos y demás. -¿Cómo lo ve si se tumba encima? De todas formas no creo que quiera acabar conmigo, dudo que alguien fuese capaz de soportar sus exigencias como lo hago yo... creo que la consiento demasiado.- Comentó con cierta duda, aunque no había mucho que dudar pues estaba casi seguro al cien por cien que la estaba mimando más de la cuenta pero a esas alturas ya no podía hacer mucho, si ya estaba tan acostumbrada a ese tipo de vida costaría mucho quitarle la costumbre.


off:
Ni te voy a contar todo lo que ha pasado en estas semanas porque no me lo creo ni yo, ha sido una locura total con una desgracia tras otra todos los días... ha sido un mes horrible pero PARECE (no quiero llamar al mal tiempo) que la cosa está mejorando. Lamento la demora pero de veras que ha sido un caos.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por Strawberry el Dom 21 Ago - 18:01





1. There’s no place to hide
Sarah | Parque | Noche | Con Jericho
El último comentario del hombre hizo que su risa la hiciera estallar. Pensar que él se veía con cara de gato había sido su límite. Definitivamente debía detener su activa imaginación: un imposible. ¿Cuándo había logrado controlarla? Y si lo pensaba con más detenimiento, ese no era el momento para luchar contra ella, puesto que era la excusa perfecta para inventar más chistes. Al menos podrían desviar el tema a uno que a él le resultara más ameno, y ella podría relajarse un poco más.

¿Cara de gato? Se ha visto al espejo entonces —limpió con delicadeza los excedentes de humedad presentes bajo los lagrimales—. Eso explica por qué su gata lo quiere tanto —era incluso gracioso pensar que la minina estaba interesada en él—. ¿Los gatos son galantes o será que habla de usted? Creía que esos animalitos eran independientes hasta el punto de ser huraños, en ciertas ocasiones, caprichosos y mimosos, también. Aunque todos los animales lo son. ¿Tantas similitudes comparte con los felinos? —una sonrisa de diversión se pudo apreciar en su rostro, la misma que mostraba cuando estaba entretenida con las bromas. Si bien ella había sido la que hizo el comentario, lo que pasaba por su mente en ese momento nada tenía que ver con las palabras del hombre, pero no iba a desaprovecharlas.

Veo que es de aquellos que aún si no pudiera caminar, buscaría la forma de ir. Y no es algo malo, a decir verdad —admitió sin dudarlo. Muy por el contrario, esa actitud mostraba cuán responsable era. Con o sin excusa, si debía juzgarlo por las apariencias y las palabras pronunciadas, era más que claro que él, por muy mal que estuviera, no se tomaría el día. Y si lo analizaba detenidamente, tampoco tenía sentido que lo hiciera. Él no era un mortal; el accidente, o mejor dicho su rápida recuperación, lo puso en evidencia. Siendo así, sólo necesitaría de esa noche para sanar y ya parecía haberlo hecho—. Tenía una carcasa que protegió el marco y debía haber hecho lo mismo con la pantalla, pero no se habrá salvado de golpearse con alguna piedra. Creo que usted sirvió de “colchón” —mencionó con una sonrisa. La realidad es que le hubiese gustado hacerlo añicos, no contra una persona, claro estaba.

Él no odia a los gatos, al menos, no a los pocos que conoce. Y el problema con él es que, como verá, es muy bruto, ¿o debería decir "torpe" por no ser capaz de medir su fuerza? —contempló al animal que ya se había acomodado sobre el regazo del hombre. Le daba gracia porque lo hacía parecer más pequeño de lo que era, al menos en actitud. Se comportaba como un cachorro caprichoso que buscaba afecto y, que el moreno se lo diera, fue la excusa perfecta para rebelarse contra su dueña—. Me imagino que al día siguiente termina lleno de pelos. Es tan amable que quiere compartirlos con usted y darle calor en el rostro —aún le daba risa imaginarse a la minina recostada plácidamente en el rostro de él—. ¿Así lo cree? No es extraño consentirlos. Incluso yo lo hago con éste niño, por eso ahora usted se volvió su nueva cama —quizás debería ser más estricta y no permitirle desobedecerla. Aunque el hombre no se inmutara por las acciones del caprichoso animal, debía hacer valer su autoridad para que no causara problemas en el futuro—. Aún me sorprende que tenga una gata asesina. Creo que si alguna vez sale en las noticias que apareció un hombre asfixiado, sabré por qué fue —podía ser cualquiera, pero ella se refería, indirectamente a él, una clara broma. No era como si realmente esperara ver una noticia tan trágica—. Yo debo agradecer que Sköll duerme en el suelo y no intenta usar mi rostro de almohada, aunque yo lo use a él de manta a veces —pasó la mano por el lomo del animal.




Off:
No te preocupes x3 Y mil disculpas te pido también por tardar tanto. La uni y los exámenes me vuelven loca D’: Pero espero que todo se haya solucionado por allí x3


Última edición por Strawberry el Lun 26 Sep - 0:15, editado 1 vez


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por BlueBlaze el Mar 20 Sep - 12:41

El efecto que causó su pequeña broma sobre la cara de gato había sido bastante mayor del que hubiera imaginado aun exagerando, él mismo se había reído claro pero nunca es tan gracioso cuando eres tú quien cuenta la broma o el chiste, siempre es mejor escucharlo sin esperarlo. Continuó con la línea de la broma insinuando que su gata le quería debido a su similitud con un felino, como si estuviera enamorada de él o algo por el estilo, si no la conociera bien hasta podría llegar a creérselo por su comportamiento en ocasiones. -Pues entonces debo de ser un gato muy atractivo, para que se fije en mi con lo exigente que es…- Bromeó nuevamente, aunque no dejaba de ser un poquito cierto que era muy exigente con todo y para encontrar pareja felina también, miraba a otros gatos como si fuera de la nobleza siempre altiva y con cierto desprecio, como que no estaban a su altura. De todas formas ese tipo de bromas solían ser las mejores y las más graciosas, aquellas que escondían algo de verdad y que al escucharlo te reías pensando “anda si es verdad”, y de hecho en eso se basaban la mayoría de los cómicos que hacían monólogos. -Todas no pero ahora que lo dice si, galante, independiente, huraño a veces, aunque no diría que caprichoso puede que si un poquito mimoso… ¿Habré sido un gato en otra vida?- Dijo haciendo como si realmente se lo estuviera planteando, mirando hacia arriba algo pensativo mas aún conservando la sonrisa divertida que delataba que no estaba hablando del todo en serio, una cosa era bromear y otra que se llegase a creer que en realidad estaba pensando en ello como una posibilidad.

Pasando a un tema un poquito más serio habló sobre su muestra de responsabilidad al no querer abandonar el trabajo sin más a pesar del golpetazo que se había llevado, de hecho algo de verdad había en todo ello, no era de faltar al trabajo sin una razón de peso y para faltar prefería dejarlo directamente si no le gustaba. -Si no pudiera caminar iría en silla de ruedas, ya que luego me digan que me vuelva a casa o no es cosa suya pero yo al menos cumplo mi parte.- Afirmó muy seguro de sí mismo, consideraba que era lo que debía hacer y no solo él sino cualquiera que tuviera un trabajo que hacer, luego ya dependía del tipo de jefe que le tocase a cada uno pero si él fuera el jefe en cuestión casi seguro le diría que se fuera a casa hasta que estuviera mejor. -Debe ser una carcasa bastante buena para haber soportado ese golpe, pero si funciona aún mejor, no tendré que sentirme mal por haber jugado al fútbol con el teléfono móvil de una chica a la que no conozco.- Aun cuando había sido ella quien lo había tirado con todas sus fuerzas y probablemente se habría destrozado contra algún árbol o contra el suelo, siendo a propósito que se puso delante del teléfono volador no dejaba de sentarle un poco mal que se rompiera por su cabeza, claro que eso no lo sabía ella.

-No importa de verdad, mientras no me destroce el traje tampoco importa mucho, no creo que sea peor que el teléfono en la frente.- Se refería a la mascota de la chica mientras aprovechaba la excusa para bromear sobre el móvil una vez más, y total el animal ya estaba acomodado sobre él, no iba a molestarle ni a tratarlo mal sin ninguna razón, nunca lo haría ni con él ni con ningún animal que se le cruzara. Le acariciaba con cuidado la cabeza y tras las orejas mientras continuaba escuchando a la mujer para responder a lo que decía, riendo por los comentarios de ésta que evidentemente tenían esa misma intención, que rieran. -Claro que deja pelos por donde va pero lo cierto es que no deja tanto como otros animales que he visto, es bastante poco el pelo que suelta, no se si tendrá nada que ver con los champús caros que utiliza y que si le cambio se mosquea… No es nada raro consentirlos un poco pero es que mi gata parece que haya salido de la nobleza o de una mansión, y eso que la encontré en un contenedor.- Y no era ninguna broma, para haberla encontrado en un contenedor de basura con un mes, enferma y tiritando, se había convertido en una gatita consentida que solo quería las mejores marcas y notaba si le dabas el cambiazo. -Normalmente me despierto en cuanto se sube y se tumba, espero que no llegue a ver tal noticia nunca, pero si llega a suceder no deje que la lleven a una perrera cutre.- Bromeó de nuevo para relajar un poco el ambiente de lo que había dicho antes que quizá fue un poco más serio de lo que había querido, no le apetecía mucho tampoco estar hablando de cosas tristes, aunque si le gustaba recordar la forma en que se habían conocido él y su gata, podía ser un poco triste pero también una historia muy bonita.


off:
Entre una cosa y otra me demoré más de lo que me gustaría, espero que el post sea lo bastante bueno para compensar la espera.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por Strawberry el Mar 27 Sep - 3:08





1. There’s no place to hide
Sarah | Parque | Noche | Con Jericho
Le daba gracia que hablara de esa forma de sí mismo. Aunque fuese todo parte de una broma, nunca llegó a imaginarse que el hombre de aspecto serio que tenía ante sus ojos se comportaría de esa forma. No podía decir que pecaba de narcisista, porque realmente no lo conocía, pero estaba hablando muy bien de él si se ponía a pensarlo. Incluso cuando hizo el primer comentario que hizo al respecto. No podía contradecirlo tampoco porque sí había sido todo un caballero a pesar de lo sucedido. Eso le hizo sonreír.

Quizás sea porque la consiente demasiado. Y si existe ese riesgo, siendo que es tan encantador que hasta su gata parece haber caído rendida a sus pies, quizás se olvide de esa fantasía cuando encuentre a alguien más —siguió con el juego—. O podría considerar la idea de usar orejas de gato. No se le verían para nada mal —volvió a reír. No obstante, por muy atractivo que pudiera ser ese hombre, el llevar orejas de juguete lo harían ver gracioso, si consideraba la posible expresión de vergüenza y molestia que adornaría su rostro en ese momento. Sí, definitivamente debía detener a su imaginación—. En otras palabras, dice ser el hombre perfecto, salvo por lo huraño quizás, pero eso lo compensará su aspecto mimoso —hacía que contaba con los dedos—. Puede que sí, eso explicaría por qué la minina no se le despega de su rostro. Quizás sea tan celosa que no quiere que alguien más lo vea —aún más gracioso sería si esa criaturita tomaba cierto odio hacia las personas con las que él se relacionaba. Aunque no era algo extraño; los animales solían ser protectores de sus dueños y sumamente posesivos.

Hm... Supongo que es entendible lo que dice —ni ella misma podía faltar a sus responsabilidades. No le agradaba, pero si lo analizaba con detenimiento, en ese momento, su pequeño acto de rebeldía implicaba huir de sus deberes. Cuando pensaba en eso, una pequeña punzada se clavaba en su pecho. Durante tanto tiempo había sido la hija perfecta, el ejemplo a seguir para su hermana, hasta que sintió que se ahogaba; la estaban matando por dentro al no permitirle expresar y hacer lo que ella deseaba. Todo lo había hecho con pasión y deseo, pero no podía perdonarles lo último. Habían pisoteado su alma sin piedad. ¿Con qué fin? Uno egoísta seguramente. Sólo esperaba que su máscara no hubiera caído al recordar aquello—. No se preocupe. Lo que importa está en la memoria externa y eso no se daña. Si no se hubiese unido al partido de fútbol, habría hecho un gol. Creo que es un buen arquero —admitió con una sonrisa amplia. Claro que se refería a que lo habría destrozado contra el suelo o un poste. Un escenario ideal—. Aún me sorprende que siga en pie. Creo que su cabeza es mucho más resistente y ese es un alivio —analizó el rostro masculino—. Comienzo a pensar que es de piedra o de hojalata. No será un androide, ¿verdad? —sabía que no lo era, porque esas máquinas no existían, pero sí podía afirmar que no era un mundano.

Llegado el caso, me haré cargo del traje roto. Aunque... Más que roto... Definitivamente terminará bañado en pelos —oprimió los labios, un poco contrariada—. Supongo que al hielo se le sumará la tintorería —luego sonrió—. Creo que hoy tuvo una doble cuota de pelos. Y siendo que despierta todos los días con pelos en el rostro... Sí, definitivamente parece un minino —el brillo de diversión volvió a aparecer en su rostro—. Eso explicaría muchas cuestiones. Luego del golpe, aún le quedan varias vidas —se quedó en silencio un instante para escuchar las palabras del hombre. Definitivamente la consentía demasiado, pero no podía decir que era algo malo—. Su gatita debe ser un encanto. ¿La tiene hace mucho? —cuestionó sonriente—. Quizás en otra vida fue una mujer o una gata noble que se bañaba en leche. Cleopatra… —se rió—. Así le pondría si encontrara una gatita así. Creo que le quedaría bien —se mostró pensativa por unos segundos—. Siendo que es tan consentida, me inclino por mi teoría —sería aún más gracioso ver a la bola de pelos en acción—. Descuide. La cuidaré bien, al menos hasta que vuelva a revivir. Tendría que ver cómo recuperar las vidas perdidas porque veo que con lo osado que es... —meneó la cabeza no queriendo terminar. Todo seguía siendo parte del juego, por eso no consideró necesario tener que aclarar—. Su gatita tuvo mucha suerte de encontrar a alguien que la cuide y la mime como lo hace. Es muy afortunada y, veo que tiene un gran corazón —podía estar prejuzgándolo pero, a su modo de ver, aquellos que amaban tanto a los animales no podían ser malas personas.




Off:
No te preocupes. No hay problema en cuanto a la demora. Tómate el tiempo que necesites x3


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —The chase has just begun

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.