Últimos temas
» Be careful out there.
Hoy a las 11:50 am por SapphireDragon

» This is hell and we can't leave
Hoy a las 7:07 am por Party Poison

» I remember everything about you
Hoy a las 1:07 am por Magik

» > Song of the seven seas
Hoy a las 12:52 am por Sheena

» You were my lesson I had to learnt
Hoy a las 12:34 am por Sheena

» What we were | Wyca
Hoy a las 12:28 am por Milady

» —The mighty fall.
Hoy a las 12:19 am por Neliam

» A place called home
Hoy a las 12:00 am por Neliam

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 12:00 am por Knocker

» ♠ You know it on the inside.
Ayer a las 11:54 pm por Nyadeh

» Hurricane
Ayer a las 11:49 pm por Nyadeh

» — Colors of the wind.
Ayer a las 11:35 pm por Neliam

» Hunt season
Ayer a las 10:28 pm por Uko

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 10:19 pm por Sheena

» Flügel der Freiheit!
Ayer a las 9:46 pm por Hiroine

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

– Scotland

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

– Scotland

Mensaje por Aquiver el Jue Jun 02, 2016 4:13 am

Zero
Indefinida | G.O | Medusa

Inteligencia artificial:
Programa de computación o robot diseñado para realizar determinadas operaciones que se consideran propias de la inteligencia humana

Cuando Eden conoció al que seria su guardián, frunció los labios con extrañeza propia de una adolescente caprichosa. Era extraño para ella que fuera alguien tan joven o mejor dicho, que fuera un modelo tan joven. Se encogió de hombros y aceptó lo inaceptable, después de todo, nada podía pasar.

No obstante, en constante cambio hormonal, con distintos frentes de aceleración por el crecimiento, empezó a comportarse un tanto extraña con Zero, hasta que, pasó lo indebido  y como chica inmadura que era, no fue la primera vez.

Pero, por algo esta prohibido y es que, en algún momento las cosas se salen de control, entregando nada más que problemas, al guardián y a su protegida.

1x1 | Plot | Futurista
Eden
18 | A.J | Aquiver




Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: – Scotland

Mensaje por Invitado el Vie Jun 10, 2016 6:11 am

Mi nombre es Mythya. Y dirijo una pequeña organización que se dedica a localizar y salvar a robots como tú. Que fueron creados para fines egoístas y asquerosos. Quizás solo seas un chip de computadora, pero quienes te crearon fueron lo suficientemente inteligentes para darte la capacidad de razonar. Sé que puedes entender que esta será una oportunidad que no se te será dada dos veces.

¿Vas a venir conmigo?

Y había ido con ella. Como un idiota, a decir verdad, hasta Zero era capaz de darse cuenta de que la supuesta organización no era más que una familia de ricachones que necesitaban guardaespaldas, y no encontraban nada mejor que robots de barrios bajos, desesperados por cambiar de vida. Programado para cambiar según los gustos de su compradora, Zero nunca había conocido algo como la estabilidad. Para él no existía mundo ni existencia en los momentos de soledad; era un espejo. Reflejaba lo que las mujeres deseaban, nada más. Y cuando esa mujer se le apareció, con el entrecejo levemente fruncido pero una sonrisa complacida en los labios, supo lo que ella quería. Alguien que fuera capaz de matar por ella.

Y en eso se convirtió. Cargo un arma y la utilizo contra los menos afortunados, los que pensaron que amenazar a los miembros de aquella familia era un acto inteligente: movidos por la codicia o la envidia. Zero había matado sin pensárselo dos veces, lo primero que le habían hecho al llegar a aquella mansión fue desactivar su código de seguridad, ese que le impedía producirle cualquier daño a un ser humano. Parte de las leyes creadas para mantener a los robots a raya, pero que en el bajo mundo, ya habían sido dejadas atrás.

Y sin embargo, él aún estaba programado para obedecer.

A Mythya, a la mujer de penetrantes ojos y ahora… a su hija. La joven que le había observado con la misma mueca que su madre al momento de presentarlos, mientras los ojos calmos del peliblanco la observaban fijamente. Con ambas manos metidas en los bolsillos de aquel traje que tenía que vestir, el robot inspeccionaba hasta el más mínimo detalle de aquel rostro. Y no debería pensarlo, pero allí estaba: ¿cómo complacerla?

Ya había pasado un tiempo desde que se le había encargado la tarea de cuidarla, pero todo lo que había hecho se podía resumir en viajes en limosina, estar de vez en cuando dentro de su habitación y mantenerla observada en todo momento. Él no decía nada a menos que se le hablara, porque se conocía muy bien. Zero era lo que las mujeres querían, y decía cosas para seducir, se mostraba para hacer caer en sus garras a las incautas y hacer que gastaran dinero en él. Durante su estadía en aquella mansión le habían prohibido hacer cualquier cosa que delatar su anterior condición como gigoló, pero a veces no podía evitarlo.

Dio tres cortos golpes a la puerta y espero un total de 10 segundos antes de girar la perilla y entrar. —Eden. —llamó, al encontrar el cuarto a oscuras y una masa abultada sobre la cama. Corrió las sabanas solo para dejar expuesto el rostro de su señora, antes de volver a hablar. —La cena está lista.
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: – Scotland

Mensaje por Aquiver el Jue Jun 16, 2016 10:49 pm


Necesitaba dormir, aislarse de ese mundo de mierda que era su familia. Alejarse en general del mundo de mierda que era todo lo que la rodeaba. Odiaba contar con robots, odiaba aún más tenerlos de sirvientes y en general, no le agradaba que le sirvieran, aunque trataba de evitarlo en pos de no pelear con la señora que era su madre. Por lo que ahora, cuando trataba de dormir, de obviar la resaca que tenía encima, no podía parar de pensar, por lo que empleó el método que le enseñaron desde pequeña:

Inspira por cuatro segundos, mantén la respiración por siete y expulsa en ocho segundos. Con hacerlo tres veces ya estaba dormida, soñando quién sabe que cosa mientras su delgado cuerpo se movía levemente, dejando a la muchacha con el rostro hacía arriba. No pasaron más de diez minutos hasta que un golpe en la puerta se sintió, luego, unos pasos tranquilos y por último el jodido sol en sus orbes. Abrió los ojos, enojada, para observar a Zero cerca de ella, con el perfil imperturbable.

—No me interesa, solo vete —se dio la vuelta para quedar de lado y así taparse el rostro, cosa de que no entrara luz—No quiero cenar, puedes no sé, deshacerte de la comida o cualquier tontería. Necesito dormir, tengo una resaca horrenda —comentó, escueta.

—Vete, no quiero que me veas dormir —suspiró, porque si no se iba pronto, no iba a poder dormir.



Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: – Scotland

Mensaje por Invitado el Mar Jun 28, 2016 12:22 am

La señora estaba dejando en claro su posición, y él no podía obligarla a hacer nada. Pero tampoco podía cumplir con sus demandas, porque acabarían echándole a la basura como un tostador que ya no funciona. No la toques, no la mires de más. Tu única relación con mi hija es la de un perro guardián con su protegido, ¿me entiendes? Le había dicho la madre de la muchacha el día que lo asignaron como su guardián. Zero no había hecho más que asentir escuetamente, porque sabía perfectamente a qué se debían tantas advertencias.

Sin embargo, de alguna manera la joven humana tenía que bajar a cenar. Cualquier palabra demasiado fuerte sería la razón de su despido, por lo que Zero usualmente ni siquiera abría la boca. Vagabundeaba por los barrios bajos cuando no tenía donde más ir o se acostaba con mujeres de la alta sociedad, cuando simplemente alguna de ellas era capaz de darse cuenta de lo que era y lo utilizaba a su favor. A fin de cuentas, no estaba hecho para rechazar una oferta de dinero a cambio de sexo. No tenía ninguna razón para ello.

Solo eres una maquina, ¿a ti qué mas te da?

Déjame llevarte abajo. —pidió el robot, haciendo oídos sordos. No se te permite tocarla. Volvió a recordarle una voz en su cabeza, pero eso no fue suficiente para detener sus actos, no luego de que el código de seguridad había sido desactivo. La levanto en volandas y dio un par de pasos lejos de la cama, antes de dejarla caer tranquilamente en el suelo. Con su cuerpo bloqueo el camino devuelta al colchón, observándola con esa dureza e inexpresividad característica de los robots. —Tienes que comer, tu madre te está esperando. —y la señora no podía soportar la impuntualidad. El robot tenía un reloj interno que marcaba el correr de los minutos. —Cámbiate. —dijo por ultima vez, clavándose la mirada aguamarin. —O deja que lo haga yo.

Ahí, con esa simple oración, Zero supo que de saberse lo eliminarían. Pero no pudo evitarlo, se relamió los labios y se echo hacía atrás, observando a la menor, esperando por su decisión.
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: – Scotland

Mensaje por Aquiver el Dom Jul 17, 2016 11:45 am


Eso le molestaba de los robots, cuando tenían una tarea no se alejaban hasta cumplirla. Eden le gruñó a Zero porque no la dejaba dormir, porque ella solo quería dormir y quedar lejos de la mujer de ojos fríos que se hacía llamar madre. Sin embargo, Eden solo se encogió de hombros para seguir durmiendo, hasta que sintió como Zero la levantaba y reparó en otro detalle, la había tocado.

Le miró con enojo—No me interesa si esta el mismo primer ministro, solo déjame dormir, Zero —hizo un leve puchero, mas cuando escuchó la proposición de él, la muchacha dio una sonrisa coqueta, muy muy coqueta. Las piernas desnudas que se dejaban ver debajo de esa camisa, se cruzaron. Ella se apretó a si misma y sintió como suavemente se humedecía, Zero le llamaba la atención.

—Adelante, vísteme —susurró, acercándose a él de a poco, tomando una de sus manos y llevándola con cuidado al inicio de su pierna, invitando con la mirada mientras ella acariciaba su mandíbula.

Sus ojos verdemar le miraron mucho tiempo, le sostuvo la mirada, sabiendo que siempre había estado prohibido, pero eso le llamaba la atención y no tenía nada más que hacer que entregarse a sus impulsos algo dormidos, algo extrañados. Entregarse a lo que no debía, pero que de cualquier forma lo hacía.




Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: – Scotland

Mensaje por Invitado el Vie Jul 22, 2016 12:47 pm

Si hubiera sido humano, probablemente la sorpresa lo habría atacado como una puñalada. Pero al tratarse solamente de un robot, los ojos claros de Zero observaron la mano que se encontraba guiando la suya hasta la entrepierna de la joven, y luego se levantaron para clavarse en su rostro. Se acercó un paso, hasta dejar sus rostros a solo centímetros de distancia. Se hizo ligeramente hacía adelante y con una mano subió la camisa por su espalda. —No hay tiempo. —susurro, antes de sacarla por la cabeza y observarla con atención. Él había pensado que estaría con ropa interior debajo, así que sus ojos se quedaron prendados de su piel expuesta por más tiempo del necesario. Luego, volvieron a sus orbes. No podía hacerlo, no con la señora abajo, no. No.

Apunto con un movimiento de cabeza el baño, preguntándole silenciosamente si prefería utilizarlo antes de bajar, pero solo fueron necesarias dos miradas prolongadas para captar el mensaje. Se acerco a uno de los cajones y luego lo abrió, buscando prendas. —Siéntate en la cama. no eres un maniquí, habría agregado, si no se hubiera tratado de Eden. En momentos como aquellos, Zero casi podía ponerse en los zapatos de los hombres reales. Había algo dentro de él que se removía, aunque solo fuera su reacción “natural”, a estar con una mujer en esas condiciones. Mantener su mente apartada de lo que no fuera estrictamente profesional era la mejor manera de escapar de todo eso. Aun cuando él había sido el que se había metido en aquel callejón al seguir las palabras de la rubia y desvestirla.

Se arrodillo frente a ella, la expresión del robot no cambiaba, pero no se movía. Tenía su ropa interior en sus manos y una parte de él se decía que no debería estar haciendo eso. Que cuando se hizo para adelante debió solo tocar levemente a la chica, y luego dejado ir, buscado cualquier otra manera de llevarla abajo.

Tic toc. Tic toc.

Le coloco las prendas con dedos terriblemente fríos, pero acabando por acariciar la piel de sus muslos al dejarla ir. La camiseta, pantalones en los que tuvo que empujar levemente al llegar a cierta zona para hacerlos entrar, sin despegar su mirada de los ojos de la menor. Abotono lo que hacía falta y luego se alejó. Mierda.

Después de tanto tiempo en los barrios bajos, más de un actuar de los que le rodeaban se había vuelto parte de él, era su modus operandi, uno que evolucionaba de acuerdo al comportamiento de los que analizaba. Y nunca había tenido muy buenos ejemplos a la mano.

¿Eso es lo que quieres? —pregunto en vez de salir por la puerta. Tenía que salir por la puerta. La observo fijamente y giro la perilla. Entonces una fría media sonrisa apareció en el rostro de Zero, porque ella no le conocía, no sabía quién era, lo que había hecho antes de caer en sus manos.

La puerta se desplazó en silencio, dejando un enorme espacio abierto para que Eden bajara a comer con su madre. —No puedo dártelo. No yo.

Usa a otro. A uno que yo no tenga que matar. Se metió las manos en los bolsillos mientras se apoyaba en la pared, siguiendo a la rubia en todos sus movimientos, esperando por verla, finalmente, bajar.
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: – Scotland

Mensaje por Aquiver el Sáb Jul 23, 2016 5:35 am



Le observó impávida, con una diversión marcada en sus ojos verdemar, con aquella actitud brillando en sus rasgos delicados, evaluando suavemente la respuesta de Zero, la respuesta que no la dejó indiferente, más no le prestó la suficiente atención como para rebatirle nada, es más, dejó que la vistiera, que tocara su cuerpo con pequeños manoseos que solo se replicaban en su centro, por lo que Eden simplemente le observaba, imperturbable, eterna y etérea.

—Sí puedes dármelo —fue lo único que se digno a mencionar, porque las otras preguntas y afirmaciones del robot ni siquiera se dio el tiempo de responderlas, solo lo veía moverse, con esa cabellera, lo veía tocarla con los dedos fríos que le valían temblores por desigualdad de temperaturas, Eden sabía que cada reacción que ella tenía, Zero la iba a sentir, por lo que simplemente decidió mirarlo hasta que tuvo que bajar.

Emprendió el camino hacía el comedor, observando el perfil frío de su madre, ella le observó un segundo antes de tomar asiento saludando con suavidad. Sus comidas solían ser silencio y algún que otro comentario perdido sobre lo que pasó en el día, por lo que no le sorprendió que cuando llamaron a su madre esta se hubiera tenido que ausentar. Eden mantuvo esa expresión indiferente, encogiéndose de hombros mientras la miraba irse, con el sonido de los tacones resonando por toda la estancia.

La rubia miró su plato donde descansaba la comida y apenas sintió el auto, se puso de pie, subiendo las escaleras a saltos no sin antes deshacerse de su camiseta y pantalón, quedando en ropa interior, elegida por Zero.

—Zero —mencionó suavemente, encontrando al robot cerca de su habitación, Eden se acercó a él y enlazó sus brazos alrededor de él, entregando besos rápidos en el cuello contrario para luego susurrar en el oído de él:

—Ahora tienes tiempo —mencionó, mordiendo el lóbulo derecho del robot, mientras volvía a guiar la mano de él al mismo lugar anterior y ella misma lo tocaba suavemente en su entrepierna.



Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: – Scotland

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2016 8:04 am

Él se había quedado observando a las mujeres comer en la distancia, con las manos dentro de los bolsillos, escuchando y almacenando toda la información que soltaban durante su encuentro, aunque la verdad fuera que la mente artificial del robot no estuviera en aquellos movimientos que empleaban al comer, sino en lo que había sucedido en la habitación. No estaba programado para negarse a la clase de peticiones que Eden le había hecho, y sin embargo lo hizo. Más como una salida desesperada que como una realidad, demasiado consciente de sus diferencias psicológicas y sociales. Aunque, quizás, muy en el fondo tampoco tuviera demasiadas esperanzas de conservar el trabajo. Era más sencillo cometer el crimen y escapar que esperar a permanecer 20 años más con aquella familia demasiado rica para su propia seguridad.

Como él, otros robots también servían. Vestían como sirvientas o mayordomos, acompañaban a la madre de Eden a cualquier lugar con los mismos trajes que él vestía. Zero ya había notado que no parecían haber muchos seres humanos rodeándoles, con los cuales no compartieran lazos sanguíneos. Y así era en todas partes, no le sorprendía que hubiera tanta pobreza, teniendo en cuenta que las maquinas habían reemplazado a la mano de obra hace mucho tiempo. Ahora la única forma de ganarse un buen sueldo era encontrando algo que no pudiera hacer un robot o creando a los propios robots. Se despegó de la pared al captar como la señora planeaba marchándose, subiendo las escaleras tan solo para evitar recibir una mirada de Eden. Se quedó cerca de su cuarto, pensando que probablemente volvería a dormir, pero no fue así. Escucho sus pasos por el pasillo y le clavó la tranquila mirada.

Quizás con demasiada intensidad, porque cuando le rodeo con los brazos Zero continuó inmóvil, mirándo directamente esos orbes juveniles. Sus dedos se aventuraron por su cintura, apegándola a él.  Sintió el calor que desprendía su entrepierna al tocarla con su otra mano, consciente de que todo en cuanto a la fémina desprendía deseo. Tenía solo segundos para pensar, de la forma más propia e impersonal que podía encontrar. —Lo tengo. —afirmo el peliblanco, mirando sus labios. —Tú también lo tienes. —y entonces sus dedos agarraron posesivamente su sexo. —El suficiente para buscar a alguien más. —pero sus acciones no concordaban con sus palabras, porque su dedo medio paso entre sus paredes vaginales y luego se adentró en ella. La pegó contra la pared y la miro impasible mientras la masturbaba. —Déjame en paz, Eden. —le susurro, en aquella intimidad en la que estaban inmersos ante la falta de las miradas ajenas.

Hasta que captó murmullos proveniente del final del pasillo y maldijo su suerte. —Entra en la habitación.
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: – Scotland

Mensaje por Aquiver el Sáb Ago 20, 2016 5:21 am




Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: – Scotland

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.