Últimos temas
» ♠ You left me in the dark
Hoy a las 15:01 por Nightingale

» ♠ War of hearts.
Hoy a las 13:34 por Hellcat

» ~We do it for her~
Hoy a las 12:51 por Aversiteespabilas

» Volantis: the first colony of Valyria
Hoy a las 12:45 por Carrie_B

» Trust your heart
Hoy a las 11:34 por Aversiteespabilas

» ♠ Water will quench fire.
Hoy a las 9:23 por Storm Queen

» Wait for it.
Hoy a las 4:53 por Sagittarius

» Sometimes you get the best light from a burning bridge.
Hoy a las 3:49 por Sagittarius

» Quidditch in the game
Hoy a las 2:45 por Sagittarius

» ~ You're my first so many things
Hoy a las 2:29 por Novocaine

» Confieso que...
Hoy a las 0:49 por Nevani

» Pedido de afiliaciones Élite y Hermana
Ayer a las 23:05 por Magik

» Hora de cierre [Zeus] +18
Ayer a las 22:03 por Ladie

» Showtime
Ayer a las 21:52 por Winter Wiccan

» × The Old Gods and the New.
Ayer a las 21:15 por Kerouac

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

♠ You're my end and my beginning.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

♠ You're my end and my beginning.

Mensaje por Hellcat el Mar 28 Jun - 23:34


You're my end and my beginning
Ámsterdam los vio crecer. Odiándose, enamorándose, casándose y, finalmente, cayendo contra el duro suelo de la pérdida. No fue un matrimonio concertado pero casi como si lo fuera. Hijos de sus padres, fundadores de un afamado bufete de abogados destinados, algún día, a seguir los pasos de sus orgullosos predecesores que siempre miraron a sus retoños con el brillo de la esperanza en la mirada. No importaba cuántas veces Dom la llamase niñata estirada, no importaba cuántas veces Aniek lo llamase niñato prepotente, ellos tenían esperanzas en algo que nació con el trabajo en equipo. Adultos, maduros y unidos. Se dieron el sí quiero hace ya más de diez años.

El trabajo retrasó lo inevitable, después los problemas de fertilidad de Aniek pero, finalmente hace unos meses, lograron tener el esperado hijo. Una familia completa con el nacimiento de una preciosa niña, una familia deseada que se rompería en pedazos a los pocos meses. Cuatro meses de nanas y biberones, cuatro meses de padres orgullosos hasta que, simplemente, la pequeña dejó de respirar. No fue culpa de nadie, nada se pudo hacer. La explicación de los médicos es que, lamentablemente, a veces esas cosas pasaban pero, ni de lejos, eso sería un consuelo para el corazón de sus padres que ahora se enfrentan a un matrimonio que encuentran vacío, a recuperar sus vidas y tratar de unir los pedazos cada uno a su manera.

No será fácil y el ayer plagado de risas cada vez estará más lejano, más oscuro.
Realista | Mucho drama | 1x1
personajes
Aniek [De Haas] Janssen | 43 Años | Murasaki
Dominicus Janssen | 47 Años | Hellcat
phoenix ⚓





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5819

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ You're my end and my beginning.

Mensaje por Murasaki el Miér 29 Jun - 0:37

Chapter I
Ático | Noche después del funeral | Con Dom
Cuando entró por la puerta de casa, arrastrando el abrigo y el alma, el ático que siempre le había resultado tan acogedor la recibió con un frío saludo. Aniek se adentró lentamente en el salón comedor, sin importarle que a sus espaldas la puerta quedara abierta. Se quitó los tacones negros y los dejó abandonados cerca del recibidor, como dos recuerdos vivos del peor día de su vida. Mientras seguía caminando hacia el ventanal que mostraba las vistas a la bahía de Amsterdam,  bajó la cremallera del vestido de encaje negro y lo abandonó a sus pies, una circunferencia de tela que pareció perder el color en cuanto rozó el suelo.

Aniek pasó por todo aquel proceso casi de forma inconsciente. Atraída por las luces de la Venecia del norte, como una mosca se siente atraída por la miel, había dejado caer capas de piel muerta a sus pasos. Una piel muerta que, sin embargo, no se llevaba consigo la pena, la pérdida, el vacío. Un escalofrío la recorrió mientras contemplaba la ciudad a sus pies y se abrazó a sí misma, sin ser consciente de que el frío la carcomía por dentro.

De repente, escuchó un llanto. Un suave, precioso e increíble llanto que venía de la habitación de su pequeña Veerle. ¡Estaba viva! Aniek se odió por haber creído, un solo momento, que aquella tortura era real, que su pequeña pudiera haber muerto. ¿Cómo podría siquiera imaginar una desgracia como aquella? Como poseída por un demonio, el demonio de la falsa esperanza, Aniek corrió hacia el pasillo que daba a la habitación amarilla, a la habitación con la cuna, los peluches, el pequeño cambiador y su Veerle. Su preciosa y encantadora Veerle.

Abrió la luz desesperada, sin darse cuenta de que el llanto se había apagado en su cabeza casi al instante en el que lo había escuchado, sin darse cuenta que aquella esperanza a la que se aferraba cual náufrago a la balsa estaba hecha de humo. Y que, cuando la abrazara, el humo se perdería en mil volutas.

Una luz suave parpadeó antes de encenderse del todo e iluminó la pequeña habitación del bebé. A su derecha, había un pequeño armario estampado en flores azules y amarillas que combinaba con el papel de la pared, donde durante meses habían acumulado con cariño la ropa que se pondría la pequeña. Una alfombra que ella y Dom habían elegido pensando en todas las veces que Veerle gatearía por ella. Y una cuna, llena de peluches pero vacía de vida. Vacía de su pequeña.

Casi le dolió tanto volver a perderla como hacerlo una primera vez. La había visto partir tantas veces en su cabeza, tantas veces había vivido aquella pesadilla en la que se despertaba y el cuerpo sin vida de su hija no lo hacía… Y sin embargo, Aniek volvió a vivir la pérdida en aquella pequeña habitación que, instantes antes, en la oscuridad, había estado plagada de esperanza.

Cayó de rodillas al suelo y se tapó la cara, incapaz de contener un aullido que pujaba por escapar de su interior, de destrozar las paredes con su dolor, de aniquilar cada pedazo de felicidad que había inundado la habitación. Porque para Aniek, ya no podía existir nada feliz en el mundo, nada alegre. Para Aniek, había caído la noche en su vida y no podía imaginar que, en algún momento, llegara el amanecer







Última edición por Murasaki el Miér 13 Jul - 15:46, editado 1 vez




The North Remembers


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ You're my end and my beginning.

Mensaje por Hellcat el Miér 29 Jun - 1:58

Chapter I
Ático | Noche después del funeral | Con Aniek
El funeral fue asfixiante. Demasiada gente que solo deseaba cumplir con la aflicción de los padres, vacíos lo siento que en realidad no sentían nada. No podían sentirlo porque no tenían ni idea de lo que era ser el hombre más feliz del mundo con su reina y su princesa entre sus brazos y, al día siguiente, perderlo todo. Aniek solo lloraba, llevaba tantas lágrimas derramadas que Dom había perdido la cuenta y no había nada, absolutamente nada, que pudiera hacer para calmarla. Sus palabras de consuelo eran solo, eso, palabras que se perdían en el camino entre su boca y los oídos de su esposa. Habían perdido a Veerle y no era culpa de nadie. Así que la impotencia se había aliado con el dolor para amedrentar cada uno de sus pasos, para aposentar una roca sobre su pecho e impedirle respirar con normalidad.

Escueto Dom optó por terminar pronto con aquella tortura, apartar a su esposa de aquel circo melodramático que no les hacía ningún bien. No pronunció palabra alguna prácticamente en toda la mañana, ni siquiera para ella, solo breves asentimientos de cabeza y la presión de sus dedos contra la mano de Aniek. No la soltó, temía hacerlo y que ella también desapareciese, temía demasiado retenerla a su lado y descubrir el odio en aquellos preciosos ojos azules ahora anegados en lágrimas. Con alguien debía pagarlo, terminaría pagándolo y Dom pensaba estar ahí solo porque no podía dejarla sola, aunque lo hacía.

Lo hizo cuando la invitó a bajarse en la puerta mientras él bajaba el coche al parking, necesitaba unos minutos. Necesitaba dejar de sentirse tan impotente, tan derrumbado. Golpeó el volante una, dos, tres veces. Incontables. Y lloró contra el cuero aferrando sus dedos hasta que los nudillos se tornaron níveos. Por mucho que hubiese odiado la multitud del funeral ahora odiaba aún más enfrentarse a la soledad de su ático, a la falta de llantos y risas de la inocente Veerle.

No le quedó otra que subir arrastrando los pies hasta el ascensor, ignorando el saludo del portero y su nuevo «lo siento». La puerta se abrió con facilidad, demasiada facilidad y se enfrentó al vacío que laceraba su cuerpo y su alma, se enfrentó a los tacones abandonados de su mujer, a las miguitas de pan que había dejado desperdigadas por la casa y, por un segundo, se temió lo peor. Siguió el doloroso llanto de la madre, como si fuese el vestigio de un fantasma acongojado, atrapado entre esta y la otra vida. Condenado por siempre a sucumbir a las lágrimas. Y la halló, en el suelo de aquella habitación que ahora sabía a polvo, a decepción.

Aniek—Murmuró venciendo sus rodillas junto al cuerpo trémulo de su mujer, menuda cuando sus brazos la rodearon echándola contra su pecho. No dijo nada más, no supo que decir. No había nada que decir. Acarició su espalda despacio, meció las hebras doradas de su cabello entre sus dedos y presionó los labios contra su frente. No había nada que pudiese hacer más que abrazarla, más que tratar de sostenerla.








Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5819

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ You're my end and my beginning.

Mensaje por Murasaki el Jue 30 Jun - 10:42

Chapter I
Ático | Noche después del funeral | Con Dom
Aniek podría haberse pasado milenios llorando en aquella habitación, sus rodillas notando la suavidad de la alfombra. Podía recordar perfectamente el momento en el que Dom y ella habían decidido comprarla, sus sonrisas, su felicidad. Sus ilusiones, que ahora yacían rotas como cristales en una casa abandonada. Aniek, anegada en la oscuridad, no quería recordar aquellos instantes de luz. Y sin embargo estos retornaban a ella como el oleaje, incesantes e ineludibles.

No escuchó los pasos de su marido ni su voz hasta que su calor la abrazó por la espalda. Conocía aquellos brazos, aquellas sensaciones que siempre le embargaban cuando Dom la abrazaba y una parte interna de ella se alegró de descubrir que aún podía seguir disfrutando de él. Un pedazo de calidez entre toda aquella tristeza que, sin saberlo, acababan de salvarla de la desesperación a la que su cuerpo y su alma parecían querer entregarse. Se dejó mecer por la melodía de sus caricias y el retumbar de su pecho contra su espalda.

– Era tan pequeña, Dom… – Su susurro, roto, fue casi inaudible. – Tan delicada… ¿Por qué no pude protegerla? Si me hubiera quedado despierta, vigilándola, quizá la hubiera podido salvar. Si la hubiera abrazado toda la noche, quizá no se habría marchado… – Pronto sus palabras se convirtieron en un susurro más parecido a un mantra sin sentido o coherencia.

Aniek recordaba la felicidad que la había embargado cuando la había abrazado por primera  vez. Sus sonrisas, las de Dom, la cara dormida de ella, aún afectada por el parto pero tranquila al fin. Había llorado tantísimo al nacer, con una energía tan vital que Aniek pensó que nada ni nadie podría arrebatársela. Fue amor a primera vista. Rendición total hacia aquel pequeño ser que había nacido de sus entrañas y que les pertenecía enteramente a ellos, a Aniek y a Dom.

Y ahora, se había marchado. Y aunque había ido al funeral, aunque había sujetado su cuerpo frío entre sus brazos en una carrera al hospital que sabía, muy internamente, que no serviría de nada, pese a todo eso, Aniek se negaba a creer que su Veerle se hubiera ido. Aún esperaba verla de alguna manera, su fantasma, su presencia, algo de ella en su habitación.
Cerró los ojos como si la oscuridad pudiera alejarla de sus recuerdos, las lágrimas cayendo incontrolables pese a todo. Se abrazó a la oscuridad, intentando abrazarse también a aquel momento, aislando todo lo demás. Un instante en el que quería vivir en aquella pequeña burbuja donde solo existían ella y Dom y su pena.

– Era tan pequeña…









The North Remembers


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ You're my end and my beginning.

Mensaje por Hellcat el Jue 30 Jun - 14:26

Chapter I
Ático | Noche después del funeral | Con Aniek
Aquello los había hecho pedazos. Dientes incrustados en la herida que se infectaría porque no había nada que pudiesen hacer. Dom solo pensaba en volver a la rutina, en alejarse de aquella habitación que albergaba el fantasma de su hija recientemente fallecida. La escuchaba llorar, la escuchaba reír y veía su estela, cálida y adorable, en su cuna. Las pareces aún olían a colonia para bebe y polvos de talco, se pega a la piel y quemaba los músculos bajo ella. Era horrible.

No es tu culpa, no fue culpa de nadie Aniek—Le recordó besando nuevamente su frente, su sien y sus cabellos. Despacio, trataba de confortar lo inconfortable. Debía ser fuerte, debía mantenerse estoico por ella. Voz suave, calmada y, hasta cierto punto, impersonal. No podía caer también o estarían perdidos, se ahogarían y, por desgracia, solo podía ofrecerle a Aniek un duro muro al que aferrarse, frío pero recio. Tanto como sus brazos rodeando su cuerpo, moviéndose con seguridad, para alzarla del suelo pasando una mano tras sus rodillas y el otro brazo tras su espalda.

Su cuerpo se sentía liviano, irónico, ya que su congoja pesaba toneladas sobre sus hombros. La apretó contra su pecho, queriendo construirle un lugar seguro bajo sus costillas, un lugar donde no tuviese que seguir llorando y sufriendo por la pérdida de su única hija—Necesitas dormir Aniek, y salir de aquí—Ambos necesitaban dejar cerrada aquella puerta por el bien de su cordura, de los desgarros de su alma que pronto tendrían repercusiones en sus cuerpos. Exhaustos y deshechos, vencidos por la adversidad que los había golpeado con la fuerza de un tifón.

Caminó despacio por el pasillo de su hogar ahora más vacío, más lúgubre en cada sombra que se dibujaba contra la pared y los cuadros. La luz estaba encendida y, aún así, Dominucus tenía la sensación de andar entre tinieblas. Las cadenas de la horrible soledad pegada a sus tobillos, rasgando su piel porque simplemente no quería mirar. Aniek lloraba y él trataba de superarlo haciendo oídos sordos, no era lo correcto pero era lo único que creía poder hacer ¿De qué le serviría a su esposa que él también se recrease en el lamento y la pérdida? No quería ser una losa más de hormigón en los finos tobillos de su mujer.

La puerta del dormitorio que compartían se abrió con el empujón de la punta de sus caros zapatos italianos. Madera, sábanas de seda y lujo. Se respiraba, todo insuficiente para colmar la perdida. Todo parecía más gris, menos resplandeciente a sus ojos oscuros. Su verdadera joya yacía inerte bajo una lápida de mármol en el cementerio.

Con cuidado posó a Aniek sobre la cama, dejando sus dedos vagar lentamente por su mejilla recogiendo las lágrimas.








Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5819

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ You're my end and my beginning.

Mensaje por Murasaki el Miér 13 Jul - 15:45

Chapter I
Ático | Noche después del funeral | Con Dom
Aniek se dejó hacer sin rechistar y abrazó a su marido por el cuello, mientras hundía su rostro, totalmente húmedo, en la curva del cuello que tan bien conocía. Su olor la embriagó un instante, trasladándola a tiempos más felices dónde aquella fragancia había significado su todo. Su cuerpo encajaba perfectamente con el de Dom, dos piezas de puzle perfectas. Bordes que se habían limado con el tiempo y el cariño, recuerdos que unían aquellas dos vidas como una larga trenza. Dom había sido su mitad durante tanto tiempo que ya no recordaba haber estado sin él y ahora que ambos habían perdido una parte de su ser, ahora que ambos se asomaban al abismo, Aniek entendió que solo con él se sentía a salvo.

Aniek seguía con los ojos cerrados y se dio cuenta de que de aquella forma, el dolor era más soportable. Casi como si al estar rodeada de su propia oscuridad, no pudiera sentir la que le faltaba, el agujero negro que había crecido en la habitación de la pequeña. Así, a ciegas, Dom la condujo por la casa y cada paso que daba resonaba en su interior como el sonido de un gong, una campana que anunciaba algo que ella ya sabía. El principio de una nueva vida, más vacía, más triste, más árida que la anterior. No dijo nada ante el comentario de Dom, pero ella sabía, ambos lo sabían, que no sería capaz de conciliar el sueño. Las pesadillas la habían acechado la noche anterior y ahora el recuerdo de ese terror la atenazaba a un insomnio perenne. Aún así, una parte de ella deseaba volver a sumergirse en esas pesadillas, pues en ellas aún podía ver a su Veerle.

No se dio cuenta de que habían llegado a su habitación hasta que Dom la dejó sobre la cama. Aniek sintió la suavidad de las sábanas de seda como un insulto. Se acurrucó en posición fetal, buscando con sus dedos la mano de Dom, sin querer separarse aún de él. Como un bebé que se aferra al cordón umbilical, como su Veerle se aferraba a ella. Aniek se siente tan débil como un recién nacido y esta debilidad hace que se deteste a ella misma, pero no puede evitarla.

Cogió su mano y se la llevó a la mejilla, compartiendo su calor. Dom era como una barca en medio del océano, un oasis en medio del desierto. ¿Qué habría hecho ella si hubiera tenido que afrontar aquello sola? El laberinto del futuro al que se enfrentaba resultaba menos amenazante cuando cogía su mano.

– Es mi culpa, Dom. – La voz de Aniek era casi inaudible. –  Sé que no estás de acuerdo, pero si hubiera sido mejor madre esto no habría pasado. – Se levantó poco a poco y afrontó su mirada, los ojos de ella de un azul inundado. –  Quizá por eso fue tan difícil concebir. Quizá estaba predestinado que no puedo ser madre.

Aniek sabe que se está torturando a sí misma, pero no puede evitarlo. No puede evitar hundirse más en esta miseria que la está arrastrando hacia la depresión. Lo único en lo que puede pensar es en sus brazos, vacíos de Veerle. En su casa, silenciosa, donde la ausencia de su bebé suena con una fuerza ensordecedora.










The North Remembers


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ You're my end and my beginning.

Mensaje por Hellcat el Jue 14 Jul - 13:13

Chapter I
Ático | Noche después del funeral | Con Aniek
Caminantes vacíos, vasijas desconchadas que fingían tener algo bajo sus costillas más que pena y desazón. Firme y hermético Dom se había prometido soportar la tormenta por su esposa, cada ola de sal erosiva contra sus huesos se disolvía. Quemaba y dolía, tanto la pérdida como no poder hacer nada para borrar el dolor de los ojos de Aniek. Índigo manchado de dolor y amargas lágrimas, claridad humedecida por una culpa que no se merecía. Nadie podía haber hecho nada, simplemente la mala suerte parecía haberse cebado con sus cuerpos hasta destruirlos. La idea de coches, teatros y fiestas se diluían. Juegos al lado de lo que habían perdido. Dom lo entregaría absolutamente todo por tenerla de vuelta en brazos de Aniek, si pudiera se cambiaría por ella sin dudarlo porque ella podría soportar su pérdida, era fuerte, pero algo le decía que jamás superaría la de su pequeña Veerle. Verla a pedazos lo estaba destrozando.

Se sentó en borde de la cama, cerca de su esposa. Los dedos corriendo allá donde ella quisiera guiarlos, cálidos y comprensivos en un intento de borrar su pesar, de arrancar la culpabilidad de sus huesos e invitarla a dormir sin sueños, a descansar después de un día tan terriblemente agotador para ambos— Sssh Aniek —Pidió deslizando los dedos hasta acariciar su labio inferior. No podía dejar que se hiciera eso, suficiente estaban sufriendo ambos para cargar una culpa que no era suya sobre sus hombros— Eres una buena madre, no ha sido tu culpa ni de nadie —Aseguró aferrando sus manos, con algo de fuerza pero nunca haciéndole daño, a sus mejillas. Obligación implícita de que lo mirase, autoridad en la mirada que murió tras parpados cerrados al unir su frente a la de su esposa— No es tu culpa —Repitió tratando que el mensaje calase de alguna forma, que Aniek no se hundiese en ese pozo sin salida o final.

Presionó los labios contra su frente tras incontables minutos y se levantó solo para quitarse los zapatos y calcetines, liberarse de la chaqueta, corbata, cinturón y gemelos antes de volver a la cama, a su lado. Tan solo la empujó levemente reclamando algo de espacio para sentarse con la espalda contra el cabecero y un brazo acariciando su espalda y los mechones dorados de su cabello— Tienes que dormir, ha sido un día muy largo —Murmuró enredando los labios con la parte superior de su cabeza. Si tan solo pudiese olvidar lo que les había pasado podría disfrutar del aroma delicado de su cabello, flores y perfume mezclados con su piel. Una combinación que solía cosquillear en su nariz, hasta aquella noche que solo dolía recordar.

Su duelo iba a ser duro y demasiado largo, un invierno infinito que no parecía querer volver a dejar florecer absolutamente nada. Desolación hasta donde la mirada alcanzase y más allá. Oscuros días seguidos de noches aún más oscuras y frías.








Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5819

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ You're my end and my beginning.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.