Últimos temas
Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

♠ I'd rather feel pain than nothing at all.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

♠ I'd rather feel pain than nothing at all.

Mensaje por Hellcat el Dom 3 Jul - 13:49


I'd rather feel pain than nothing at all.
Esta es la historia de cómo una chica puede perder su vida incluso mientras continúa respirando. Laurel no murió tras su ataque, pero tampoco sobrevivió. Superar un trauma no siempre es sencillo, no lo fue y su salida más rápida fueron las drogas. Solo el principio del fin. El dinero se terminó, los amigos se esfumaron y tan solo le quedó seguir perdiéndose en aquel pozo sin fondo, oscuro, frío y de lo más desolado.

La falta de dinero la llevó a pasar de mano en mano por un puñado de billetes, llamativa no tardó en caer en las manos de Johanna. Tan férrea y despiadada como cualquiera de los hombres vestidos con zapatos italianos que movían los hilos de los bajos fondos. Una más, una depredadora social cuya alma corrupta no vio reparo en seguir explotando a la chica. Sin idea de su pasado, sin importarle demasiado.

Días que se volvieron meses de rutinas y muslos desgastados, billetes y heroína. Todo está a punto de cambiar cuando, su agresor, vuelva a las calles. El miedo, la necesidad de protección empujaran a Laurel aún más a los brazos de Johanna que, quizás y solo quizás, no se tome demasiado bien que nadie toque sus posesiones. Los billetes en la mano están bien, pero ninguna puta llorosa vende demasiado. Una sonrisa vende, y la seguridad de sus chicas es primordial para no entrar en el radar de los de antivicio.
Realista | Mafia | Drogas | Prostitución | Violencia | +18
personajes
Laurel Wells | 25 Años | Prostituta & Drogadicta | Fenrir
Johanna Kurtz | 38 Años | Mafiosa & Proxeneta | Hellcat
phoenix ⚓





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ I'd rather feel pain than nothing at all.

Mensaje por Fenrir el Dom 3 Jul - 16:10


1. I have messed up
215x100px
Estaba asustada, a decir verdad. No podía evitar sentir temor ante la noche en momentos como ese.

Desde lo sucedido antes de comenzar con la prostitución, las drogas y el resto de mierdas, Laurel había sido una muchacha alegre, activa y cariñosa. Luego todo se había estropeado sin remedio y ahí estaba, esperando a una muerte segura en algún momento de su vida, ya fuera por sobredosis o porque algún John no estuviera satisfecho con sus servicios. Eso sí, lo último que esperaba que la matase era el hombre que, en un momento de su vida, había abusado de ella, no solo de su cuerpo, sino también de su mente. La razón por la que el mundo no parecía merecer la pena a no ser que estuviera tan colocada como para no poder caminar siquiera.

Esa noche no había sido una excepción. No tenía muy claro cuántos hombres habían pasado entre sus piernas, pero sí que sabía que uno lo había hecho sin usar preservativo y la había golpeado en el momento en el que le había recordado que debía de ponérselo. Él había sido el primero de la noche, por lo que luego habían caído unos cuantos más. En algún punto, uno de ellos le había pasado cocaína. Era, por tanto, un habitual que conocía hasta qué cantidad la colocaba de forma que, hiciera lo que hiciera, no se quejaría.

Quizás por eso andaba tambaleándose por las calles de vuelta al prostíbulo.

Había tocado noche fuera, es decir, atendiendo en las calles. No era lo mejor en invierno, pero cuando tocaba turnarse, no se podía negar. No si querías seguir teniendo el favor de Johanna, al menos. Y, en su caso... bueno, no es que le quitara el sueño, pero sabía que siempre podría contar con la proxeneta cuando algún John la liara, como había sucedido al imbécil que no había usado preservativo. Pero solo podría contar con ella si la seguía teniendo contenta como hasta el momento.

Agotada tanto física como mentalmente, abrió la puerta trasera del edificio con cierto esfuerzo, tratando de enfocar la mirada. Fue un tanto difícil con lo dilatadas que estaban sus pupilas y lo increíblemente molesta que le resultaba la luz del flexo en el techo. Por lo que, caminando con la cabeza gacha, se dirigió hacia el despacho de la que era su jefa mientras sacaba de sus ajustados shorts los billetes que había sacado esa noche. Ya hasta había aprendido a no guardarse ni uno para ella misma hasta que no recibiera su paga. Casi se podría decir que era de las veteranas en el negocio, a pesar de su juventud.

Ignorando el cansancio y el temblor de sus manos, que agarraban débilemente los billetes, llamó un par de veces a la puerta antes de asomarse al interior, esbozando una coqueta sonrisa, como acostumbraba.

Buenas noches.
con Johanna, en el prostíbulo, madrugada
phoenix ⚓



Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ I'd rather feel pain than nothing at all.

Mensaje por Hellcat el Lun 4 Jul - 6:23


1. I have messed up
215x100px
Ya sabes qué hacer, y que no vuelva—Advirtió al teléfono. Una voz masculina respondió con una sutil carcajada y la línea quedó libre de nuevo. Habían empezado bien la noche, una de sus chicas golpeada solo esperaba que los desperfectos no fueran demasiado obvios. Nadie quería tirarse a una chica con un ojo morado, no daba buena imagen. Por norma general Johanna prefería a sus chicas en la comodidad de las paredes del burdel. Un gorila en cada puerta, música, habitaciones más privadas y limpias que un sucio callejón, alcohol y un férreo control. Por desgracia nada en la ciudad era tan sencillo, si no salías de tu zona de confort terminaban ahogándose en un vaso de agua bien fría. Los competidores de la rubia siempre acechaban como hienas en las esquinas esperando el momento para hincar el diente a alguno de sus clientes, a parte de su territorio.

Hombres, y su incapacidad para admitir que una mujer les había ganado la mano. Johanna no confiaba en ellos y, probablemente, su matrimonio había tenido mucho que ver con ello aunque no todo había sido malo. Erik la había enseñado los negocios, la había enseñado a ser dura, a desconfiar y a golpear. Lástima que hubiese fallecido en un extraño accidente de coche dejándole todo el dinero y los negocios a su mujer. Una pena, sí.

Sentada en su despacho impoluto la rubia se dedicaba a contar los billetes del par de chicas que ya habían vuelto, por lo general ni siquiera les exigía estar toda la noche en las frías calles. Lo suficiente para alcanzar el límite de recaudación y podían volver para tomarse el resto de la noche libre. Descansar, incluso les ofrecía gratuitamente tomarse alguna copa en la barra. Comparado con lo que podían encontrarse Johanna se consideraba una buena jefa, al menos más permisiva y protectora que la mayoría. Jamás había pegado o amenazado a una de sus chicas, no le hacía falta. La rubia solía contar con su lealtad, probablemente por algún tipo de pacto no escrito de mujer a mujer. No las intimidaba, bueno quizás un poco, más bien se comportaba como una madre algo estricta con todas ellas.

Adelante—Musitó  enrollando los billetes verdes con una goma elástica para guardarlos en el primer cajón de su escritorio, bajo llave. La melena pelirroja seguida de la dilatación más que exagerada de sus pupilas la hicieron fruncir el ceño—Laurel, he oído que has tenido un altercado esta noche ¿todo bien?—Inmediatamente repasó su rostro, desde la barbilla al nacimiento de aquella cascada de bucles pelirrojos. Laurel era preciosa, llamativa por si sola y no le agradaría tener que darle un par de noches libres por un moratón. Sin esperar a su respuesta se levantó de su sillón y abrió un pequeño armarito en la esquina del despacho. Cuando se giró hacia ella, tras servir dos dedos de bourbon en un vaso, llevaba en la mano una pequeña pastilla que le tendió así como el bourbon. No podía permitir que sus chicas se quedasen embarazadas, era malo para el negocio.
con Johanna, en el prostíbulo, madrugada
phoenix ⚓




Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ I'd rather feel pain than nothing at all.

Mensaje por Fenrir el Dom 10 Jul - 12:29


1. I have messed up
215x100px
Tan solo fue un idiota, jefa. Tampoco ha sido nada del otro mundo. Quiero decir... no es nada que el hielo no cure en un par de días. Se puede cubrir con maquillaje. —Dijo con desparpajo, cerrando la puerta tras de sí una vez entró en el despacho.

En las ocasiones como aquella en las que Johanna se ponía seria, Laurel pensaba que el mundo era un poco más oscuro, pero también se sentía mucho más protegida. Después de todo, sabía que no le haría nada. No a propósito, al menos. Mientras le fuera útil, aún tenía la opción de vivir un día más... si es que las drogas no se la llevaban por delante antes. Y era consciente de que su problema con la adicción era malo, tan solo no encontraba la motivación para dejarlas a un lado cuando su vida era ridícula. Lo único bueno solía venir acompañada del subidón que proporcionaban las drogas, cada vez en mayor dósis y con menor frecuencia por su tolerancia creciente.

Tomó el vaso y la pastilla con ambas manos tras acercarse al escritorio y dejar el dinero encima de la mesa antes de que se le olvidase y a la rubia se le ocurriera el castigarla con cualquier brutalidad. Se tomó la pastilla, tragándola sin ayuda del líquido el cual, por el momento, colocó sobre el golpe en su rostro para que lo refrescase un poco.

Podía estar drogada y agotada, pero aún tenía cierta cordura para mantener a raya el dolor. A pesar de que el contacto con el cristal le hizo estremecerse y sentir una punzada dura, no lo apartó, sino que hizo un poco de presión y dejó que la fría superficie le hiciera sentir mejor. El hielo sería idóneo, pero tampoco quería abusar de la bondad de su jefa, por lo que guardó silencio de nuevo y levantó la vista hacia ella, torciendo una sonrisa cansada.

Gracias. Y siento las molestias. —Sus palabras resultaron ser poco más que un susurro desganado.

Estaba demasiado cansada como para poder hacer mucho más por lo que, al menos hasta que Johanna la mandase al interior de una de las habitaciones del burdel o le indicase que se fuera a su casa, iba a estar sentada lo más cómodamente posible. Agarró uno de las sillas frente al escritorio de la mujer y tomó asiento, descansando la cabeza ahí con absoluto descaro mientras cerraba los ojos. Aquello era gloria en comparación con el frío que hacía fuera y la poca ropa que llevaba. Podría dormir ahí sin el más mínimo reparo.

Claro que eso no era muy profesional.
Aunque, siendo una prostituta, en general nada de lo que hacía se consideraba como tal.

No me va a dar vacaciones obligadas, ¿verdad? —Preguntó a sabiendas de que Johanna generalmente no hacía esas cosas a no ser que fuera un problema extremo. Y no creía que su situación hubiera llegado a ese grado. Por el momento al menos.

Bajó el vaso hacia sus labios y, de un trago, apuró el contenido. El dulce ardor que vino acompañado le hizo soltar un gutural sonido de placer sin remedio, acompañado de una suave risa sin razón de ser. Probablemente por las drogas, porque no tenía razón para estar tan feliz.
con Johanna, en el prostíbulo, madrugada
phoenix ⚓



Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ I'd rather feel pain than nothing at all.

Mensaje por Hellcat el Dom 10 Jul - 20:59


1. I have messed up
215x100px
No podía negar que la diligencia de la pelirroja le gustaba. Le encantaba, esa dedicación aún cuando su vida valía un puñado de billetes arrugados contra la palma de su mano. Lamentable, pero no lo suficiente para que la alemana se apiadase y le ofreciera otro tipo de vida. Al fin y al cabo ella debía pagar sus facturas, financiar sus caprichos. Había llegado hasta donde estaba, camino difícil para una mujer, por tener mano dura. Demostrar a tantos hombres que podía ser mejor que ellos, que podía postrarlos bajo el yugo de sus tacones no era sencillo. Hacía falta mucho más que unos preciosos ojos  verdes y unas facciones tan dulces para derribar sus férreas murallas. Distanciada del mundo, distanciada de sus emociones y de la ética que la mayor parte de la sociedad, mentirosa, movía como su mayor estandarte.

Ni una sola palabra salió de sus labios carnosos, solo la observó. La dilatación de sus pupilas y el temblor de sus rodillas. Alzó una ceja, preocupada que no enfadada, no del todo. Se acercó a la joven, esta vez apoyando su cuerpo en el escritorio, cerca de donde se había echado mostrando el cansancio de varios hombres entre sus piernas. No siempre era divertido, pero si agotador—Mírame—Pidió con voz firme y baja. El índice y el pulgar enredándose en su mentón, instándola a alzar la mirada sin presionar demasiado. Pasó los dedos de la mano libre, delicada caricia, por la zona magullada con mucho cuidado, repasando el contorno de su mandíbula y la inflamación del pómulo allí donde el vaso frío había reposado pocos segundos antes de terminar en su angosta garganta.

Pupilas dilatadas, demasiado. Cetrino desdibujado por el negro, brillo opacado por las drogas—Laurel no me sirves si apenas puedes diferenciar si te han pagado o no—Mencionó dejando solo el pulgar bajo su mentón, empujando. Obligándola a alzar la cabeza un poco más. Índice impávido recorriendo su labio inferior con la yema, el nácar perfectamente pintado dejando un leve arañazo al final—No, pero tampoco te vas a quedar aquí esta noche—No era tan benevolente como para no sacar partido de ella, pero tampoco tan cruel para dejarla en esa condición allí. Demasiado hundida, demasiado confundida. Inflexión del acero, lo sabía. Debilidad camuflada, piedad inusitada en su petición— Te vienes conmigo—Una sentencia que podría ser castigo o bendición. No la primera vez, probablemente no la última.

Muchas habían gozado de su altruismo, de sus sábanas de seda pero no todas había repetido como Laurel. Había algo en ella. Algo melancólico bajo el subidón de la cocaína que no conocía, ni quería por el momento, pero la invitaba a relajarse, a ceder. Era un peligro, lo sabía.
con Johanna, en el prostíbulo, madrugada
phoenix ⚓




Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ I'd rather feel pain than nothing at all.

Mensaje por Fenrir el Mar 26 Jul - 13:51


1. I have messed up
215x100px
Johanna tuvo bastante suerte de que Laurel no dejase caer el vaso de forma imprevista. El cansancio que se introducía en los huesos de la joven y la hacía ser totalmente inútil no iba a solucionar su situación en lo más mínimo, aunque al menos sí que le hacía ser una buena presa a los ojos de cualquiera. Resistirse no era algo en lo que estuviera metida Laurel, al fin y al cabo solía disfrutar de su trabajo; pero en aquella situación ni siquiera estaba en condiciones de dar su consentimiento para nada. Muchos denominarían a los hombres que habían pasado entre sus piernas esa noche violadores, al menos tan pronto como había estado colocada, además del hombre que la había golpeado, claro estaba. En su trabajo, por otro lado, seguían siendo clientes.

Levantó la vista hacia la rubia cuando esta tomó su rostro, dedicándole una mirada perdida, sin ser capaz de enfocarla en los ojos ajenos. Era como ver a través de ella, pues su mirada paseaba de un lado a otro hasta que se fijaron en la pared al fondo y de ahí no se movieron de nuevo. Mucho mejor que mirar a su jefa a la cara y reconocer que estaba tan chutada en cosas que no conocía el nombre que podría morirse ahí en medio sin solución. Dudaba que fueran a llamar a una ambulancia para ella, por lo que tampoco tenía mucho sentido el avisar.

Aún sonriente, no pudo más que torcer la cabeza en un gesto que, bajo cualquier otra circunstancia se hubiera podido antojar como coqueto.— Sé que me han pegado... otra cosa es que me duela. Recuerdo todo lo que he hecho esta noche. —Eso era una mentirijilla inocente. Lo cierto es que, en algún momento, su mente había viajado a otro universo y no tenía muy claro qué había hecho. Pero no había llegado a ser siquiera media hora, por lo que el cliente no había terminado con ella, no pasaba nada si la otra nunca se enteraba. A pesar de que notó el ligero dolor en su labio inferior, su expresión no cambió en lo más mínimo excepto para relamerse e intentar aliviarlo aunque fuera de forma parcial.— Cuide bien de mi entonces, jefa.

Así. Sin más.

No iba a poner resistencia si se la quería llevar con ella, no era tan estúpida. Recordaba la última vez que había estado en al cama de Johanna. Ambas lo habían disfrutado bastante, aunque al final Laurel se hubiera marchado por la mañana, antes de que su jefa se hubiera despertado siquiera. Tan solo había conseguido aguantar dos horas en aquella cama que se le había antojado como una nube antes de huir. No le gustaba. Muchos ansiaban la comodidad de estar una noche en el apartamento de su jefa, lo sabía. Sin embargo, Laurel tan solo añoraba las sábanas que había tenido en su niñez, la calidez de un hogar hecho a su medida. Un hogar que no poseía.

Por lo que la impersonalidad de la casa de Johanna era tan solo una meta para pasar una buena noche más. Al contrario de lo que pudiera pensar su jefa, la fina línea sobre la que estaba caminando era perfecta para mantener el equilibrio y seguir adelante. Al menos por el momento, pues nunca sabría cuándo se precipitaría a su perdición. Quizás esa noche, quizás en un mes o en cinco años. Solo el tiempo lo diría.

¿Nos vamos ya o espero en algún lado? —Preguntó con un suave ronroneo, soltando el vaso sobre el escritorio. Oh, qué hermoso era el mundo cuando no había nada que te causase dolor y la nostalgia quedase camuflada con un subidón ridículo.
con Johanna, en el prostíbulo, madrugada
phoenix ⚓



Then I realised
That I've always been the monster here.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ I'd rather feel pain than nothing at all.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.