Últimos temas
» ♠ You left me in the dark
Hoy a las 15:01 por Nightingale

» ♠ War of hearts.
Hoy a las 13:34 por Hellcat

» ~We do it for her~
Hoy a las 12:51 por Aversiteespabilas

» Volantis: the first colony of Valyria
Hoy a las 12:45 por Carrie_B

» Trust your heart
Hoy a las 11:34 por Aversiteespabilas

» ♠ Water will quench fire.
Hoy a las 9:23 por Storm Queen

» Wait for it.
Hoy a las 4:53 por Sagittarius

» Sometimes you get the best light from a burning bridge.
Hoy a las 3:49 por Sagittarius

» Quidditch in the game
Hoy a las 2:45 por Sagittarius

» ~ You're my first so many things
Hoy a las 2:29 por Novocaine

» Confieso que...
Hoy a las 0:49 por Nevani

» Pedido de afiliaciones Élite y Hermana
Ayer a las 23:05 por Magik

» Hora de cierre [Zeus] +18
Ayer a las 22:03 por Ladie

» Showtime
Ayer a las 21:52 por Winter Wiccan

» × The Old Gods and the New.
Ayer a las 21:15 por Kerouac

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

× Our roaring twenties

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

× Our roaring twenties

Mensaje por Kerouac el Miér 13 Jul - 17:55

Our Roaring Twenties
1x1 | Histórico | Años 20

Los felices años veinte. La época para lugares como París y Nueva York de la prosperidad económica, el cambio, nuevos modos de vida a menudo relacionados con liberación, la felicidad y la ausencia de las preocupaciones, ajenos a la catástrofe que llegaría en 1929. Aun así, no todo era de color rosa en Estados Unidos, donde nos encontramos. El consumo de alcohol estaba prohibido, lo que no impedía que decenas de ciudadanos participasen en el contrabando y se abriesen speakeasies, locales ilegales donde sí que se podía consumir alcohol y que frecuentaban todo tipo de gente, no sólo ciudadanos “corrientes”.

Así pues, se dan grandes fiestas en todo Long Island, zona que se moderniza a la velocidad de la luaz –si bien es cierto que todos ignoran, a propósito, quiénes son los obreros de tal progreso–. Fiestas en casas privadas, en mansiones, en speakeasies, mientras la verdadera naturaleza humana libre de presiones se deja ver. El día y la noche son mundos completamente distintos.

VINCENT MCHILLEY
30 | RYAN GOSLING | KEROUAC
Mientras que su hermano era y es bueno con los instrumentos, Vincent demostró ser un gran actor. Desde pequeño le gustaba imitar a otras personas, aunque más bien a modo de burla. Cabe mencionar que sentía algo de envidia por su hermano Frederick, sobre todo cuando aprendió a tocar el saxofón con la maestría con que lo tocaba, así que en lugar de invertir el dinero que le dieron sus padres para unos estudios superiores, viajó a Broadway y se apuntó a diversas academias. Creció entre decorados y telones, ascendiendo puestos poco a poco. Era indudable que su capacidad actoral iba en aumento, hasta llegar a obtener únicamente papeles protagonistas en Broadway y en todo Long Island, especialmente en Suffolk, localidad donde actualmente vive.

Pero como la mayoría de seres humanos, tiene un secreto. Ante una amenaza de vida o muerte, decidió colaborar alguna que otra noche con una mafia local, justicieros que creían tener la potestad para asesinar a quienes, según ellos, lo merecían. Se aprovecharon de la posición favorable de Vincent, aunque a cambio de su ayuda y su silencio evitaron que luchase en la Primera Guerra Mundial.

Actualmente equipara ambas vidas. Las noches en las que no tiene función alguna en la que trabajar y en la que algún speakeasy no requiere su presencia, lleva a cabo trabajos para la mafia local, siempre acompañado de su adorado ron.
EUGENIA PHELAN
23 | EMMA STONE | OSWALD
Eugenia nació en el lecho de una familia adinerada y fue enviada a estudiar a un colegio de chicas donde aprendió el valor de las palabras y del conocimiento. Fue entonces cuando y donde decidió que ser escritora era su verdadera meta en su vida, el relatar la verdad que a través de sus gafas podía contemplar.

Sería este deseo de conocimiento lo que le llevaría a Eugenia a entrar en la universidad, siendo la única mujer en su generación, y acabó con su andanza universitaria licenciada en periodismo.

En la actualidad trabaja en el periódico de Suffolk, donde se puede decir que es explotada, sobre todo por uno de sus compañeros, quien la engañó para que escribiese, además de sus propios artículos, los de él. A cambio, le garantizó que hablaría bien de ella al jefe, viendo así Eugenia una posibilidad de ascender.

Cabe mencionar que es miembro de una organización denominada Templanza, gracias a la cual mantiene una guerra cruzada contra el alcohol y las drogas. También desea que la idea del concepto de mujer ideal cambie, y que se deje de considerar como el sexo débil.
Cronología

I. IS THIS HEAVEN?

© by Farah.


Última edición por Kerouac el Miér 13 Jul - 18:04, editado 1 vez




We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Our roaring twenties

Mensaje por Kerouac el Miér 13 Jul - 18:04

IS THIS HEAVEN?
CHAPTER I | 21:30 EN ADELANTE | TEATRO THE PEABODY

No era una inauguración ni un preestreno, pero aun así Vincent dio todo lo que pudo en el escenario. No era egocéntrico, al menos no mucho, pero sabía que era bueno y el público le adoraba. Además, solía ver caras repetidas algunas semanas, como si el cine mudo no les convenciese y fuesen a ver la misma obra de nuevo. Lo que sí había mejorado había sido su forma de hablar; pasó unos meses saliendo a actuar algo bebido y aunque lo hacía igual de bien solía trabarse en algunas palabras. Eso fue tras la marcha de Sara. Ahora volvía a estar en todo su esplendor.

Cuando acabó hizo una pequeña reverencia con el resto del equipo y esperó a que el telón se bajase. Sin duda, la fama le gustaba y era tan adictiva con el whisky. Dio varias palmadas al resto de los actores y actrices en la espalda antes de marchar a su camerino, donde se quitó la ropa de la obra y la colgó cuidadosamente en las perchas. No le gustaba que le ayudasen, como a otros actores y actrices, a vestirse y desvestirse. Se encontraba en ropa interior, con un cigarro entre los labios, cuando escuchó golpes en su puerta. Soltó un quejido mientras rodaba los ojos y se acercaba a abrir, una pequeña franja, suficiente para mirar por ella.

Era una chica pelirroja bastante apetecible. Cerró de golpe, frotándose los ojos y negando con el rostro. No, no era Sara; podía respirar tranquilo.
¡Ya va, ya va! —dijo mientras cogía una bata del atrezzo y se la ponía. Retiró la ceniza sobrante del cigarro antes de volver a abrir, esta vez una franja más grande para poder asomar la cabeza por ella—. ¿Es que acabo de morir y esta es mi entrada al cielo, o qué? —esbozó una sonrisa, con sus ojos navegando por el cuerpo de la chica de arriba abajo. Se quitó el cigarro de los labios y echó el humo hacia un lado, para no incomodarla. Sería mejor ponerse serio, ya habría tiempo para alegrarle los oídos a la pelirroja—. ¿Quién es y cómo ha llegado hasta aquí?
© by Farah.




We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Our roaring twenties

Mensaje por Classic Oswald el Miér 13 Jul - 22:19

IS THIS HEAVEN?
CHAPTER I | 21:30 EN ADELANTE | TEATRO THE PEABODY

Ya era la segunda visita que Skeeter realizaba al Peabody desde que le habían asignado la sección cultural, primero a Allison Wickham y ahora a Vincent McHilley. Sin embargo, el hecho de que ya hubiese la pelirroja pisado aquellos camerinos antes, no hacía que su preocupación desapareciese. Era consciente de la fama que los actores tenían en general para con los periodistas, quien solían ser reservados y bastante toscos, y aunque el trato con Allison había sido excelente, no por ello debía confiarse.

Tras unas indicaciones, logró alcanzar el camerino, o eso pensaba ella, de Vincent McHilley. Tomando una larga inspiración, la joven muchacha dio un par de golpes a la puerta con una sonrisa en el rostro. Pues, amaba su profesión, y una de las lecciones que había recibido, era que si manifestabas optimismo, el entrevistado sería más susceptible a abrirse ante tus preguntas. - Bue...- su voz se vio interrumpida al cerrarse inmediatamente la puerta en sus narices. Parecía que la entrevista sí que iba a ser dura, pero era a lo que se arriesgaba cada día.

Sin embargo, aquellos pensamientos negativos se vieron rápidamente sustituidos al abrirse por segunda vez la entrada al camerino por donde apareció el rostro de su futuro entrevistado. - Es usted muy amable. - se atrevió la periodista a murmurar, descendiendo el rostro algo avergonzada. Y es que para qué negar que no acostumbraba a recibir aquellas palabras, ni siquiera de su madre, quien solía criticar sus rizos, su apariencia desaliñada, y el descuido que la joven hacía de su cutis. Y es que Eugenia se había tratado de la hija fea, y siempre se lo habían recordado.

- Soy Ske... Eugenia Phelam - comentó corrigiéndose al instante. - Reportera de la Gazeta de Suffolk y venía a ver si le podía hacer unas preguntas sobre su espectáculo. - la periodista rebuscó en su bolso tratando de sacar su identificación para mostrársela a Vincent.
© by Farah.





My OTPs:

AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
943

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Our roaring twenties

Mensaje por Kerouac el Miér 13 Jul - 23:19

IS THIS HEAVEN?
CHAPTER I | 21:30 EN ADELANTE | TEATRO THE PEABODY

La observó fijamente, mejor, por así decirlo. Su pelo algo revuelto, su aspecto desordenado –no había más que ver cómo rebuscaba en su bolso–, su falta de maquillaje... era una chica natural y eso le gustaba a Vincent. Suspiró y sujetó su muñeca, negando con el rostro. —La creo, no se preocupe. Pase —se hizo a un lado arrastrando la puerta consigo, y cuando entró volvió a cerrarla, apretándose más la bata. Volvió a hablar tras pegarle una calada al cigarro y echar al mismo suelo la ceniza con pequeños golpes—. Y si quiere algo, cójalo.

Señaló una balda encima del escritorio y del espejo antes de quitar su ropa de la silla y arrastrarla hasta Eugenia, esperando que se sentase. Por supuesto, en esa estantería no tenía el alcohol. Uno nunca sabía cuándo podía llegar alguien de revisión; no quería destrozarse su preciosa cara.
Cuando lo hizo él se apoyó en el escritorio, subiendo ligeramente una pierna para apoyar así el muslo en la madera y estar más cómodo. La observó de nuevo, quitándose el cigarro de los labios para expulsar por la boca el humo.

Bueno, dígame, si no estoy en el cielo con un ángel, ¿qué la trae por la tierra? ¿Qué preguntas quiere que la responda? —una última calada al cigarro antes de aplastarlo contra un cenicero y echar el humo hacia un lado. Sin duda parecía una niña jugando a ser periodista; ¿de veras la Gazeta contrataba a esa gente? Bueno, no sería él quien se quejase. A lo mejor era toda una profesional; él más que nadie sabía que las apariencias engañaban mucho.
© by Farah.




We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Our roaring twenties

Mensaje por Classic Oswald el Miér 13 Jul - 23:43

IS THIS HEAVEN?
CHAPTER I | 21:30 EN ADELANTE | TEATRO THE PEABODY

Poco quedaba ya para que la reportera alcanzase la identificación, cuando el hombre le conunicó que no era preciso. Decidiendo en ese preciso instante que, para la siguiente ocasión que le se le asignarse aquello de entrevistar a alguien, tendría la identificación preparada. Pues, ¡qué poco profesional resultaba aquello de hacer esperar al entrevistado! - Gracias. - emitió descendiendo la mirada en actitud agradecida introduciéndose en el interior del camerino.

El pensamiento de que estaba invadiendo el espacio personal del actor, se instaló en la joven. Quien, aunque en aquellos instantes no había nada que desease más que mantener la mirada fija en el suelo, debido a aquel sentimiento de invasión de la intimidad que en su interior se había generado; esta se forzó a eliminar  dicha sensación, al ser su deber el informar, y por tanto, el de mantener los ojos bien abiertos ante cualquier detalle que desvelase ante ella la verdadera imagen de Vincent McHilley. Una identidad que poner de manifiesto en el periódico a sus lectores. Pues una cosa era el personaje desempeñaba ante los espectadores y la prensa, y otra muy distinta, el verdadero yo de este.

Por lo que no se lo pensó dos veces cuando el actor le invitó a tomar cualquier pertenencia que en aquella balda había. Optando por tomar uno de los guiones de la producción, echándole un ojo a las anotaciones a bolígrafo que en este había. Finalmente, Skeeter desvió la mirada de nuevo hacia Vincent al escuchar cómo se dirigía a ella, deseando que el rubor no hubiese invadido el rostro de la pelirroja. Y es que aunque se tratasen de meros cumplidos, la reportera no acostumbraba en absoluto a escucharlos.

Finalmente, la muchacha agitó el rostro, recordándose cuál era su función allí aquel día. Tomando asiento, Skeeter sacó su libreta y bolígrafo, para prepararse a escribir las respuestas de aquel hombre. - La Gazeta de Suffolk ha comenzado a interesarse por aspectos culturales que esta ciudad posee. Y aunque en el pasado tuve el placer de mantener una amable charla con La Señorita Wickan. Me gustaría, a la Gazeta le gustaría conocer cómo es la vida del actor más solicitado de Suffolk. - una pregunta insulsa y banal para comenzar la entrevista, y romper así el hielo.
© by Farah.





My OTPs:

AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
943

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Our roaring twenties

Mensaje por Kerouac el Dom 17 Jul - 19:45

IS THIS HEAVEN?
CHAPTER I | 21:30 EN ADELANTE | TEATRO THE PEABODY

No se esperaba que cogiese el guión, pero no se quejó; de hecho observó cómo lo ojeaba casi con fascinación, como si estuviese observando a su amante salir de la cama en una mañana soleada tras haber pasado la noche juntos. Parpadeó y salió de su ensimismamiento cuando la pelirroja empezó a hablar y no pudo evitar reír mientras cruzaba los brazos. Negó con el rostro, suavemente.

¿Qué tenía que contarla? ¿Que algunas noches formaba parte de una pequeña mafia local que mataba a gente que estafaba a otra gente? ¿Que no se hablaba con su hermano porque le odiaba y casi envidiaba y que cada vez se hablaba menos con sus padres? ¿Que aunque seguía ligando como siempre sentía algo, por nimio que fuese, por una pelirroja actriz de cine? Tragó saliva y se llenó un vaso con agua –sí, agua– a la que le dio un trago mientras meditaba la respuesta.

Hum... bueno... nací aquí, en Suffolk... y me interesé desde pequeño en el teatro. Mi padre no estaba muy convencido pero cuando vio mi primera función oficial cambió de opinión. Tengo un hermano, también. Toca el saxofón, o la trompeta, algún instrumento de esos... aunque ahora mismo está en Chicago, creo recordar. No nos hablamos —confirmó casi sin darse cuenta, aunque optó por no dar más detalles. Se acomodó contra el escritorio mientras se mordía el labio inferior y siguió hablando—. Y bueno, fuera del teatro soy normal. Salgo, bebo, fumo... no sé, tengo una vida normal, ¿sabes? A diferencia de lo que cree la gente no me limpio el culo con papel higiénico de oro, ni mi casa está impoluta, ni nada de eso.

Observó a la pelirroja mientras arrancaba otro sorbo de agua al vaso y luego se relamió los labios, volviendo a cruzar los brazos sobre el pecho. Observaba cómo escribía, con rapidez, sin entender él mismo lo que escribía. —¿Eso luego lo transcribes tú? —preguntó con un tono que denotaba diversión.
© by Farah.




We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Our roaring twenties

Mensaje por Classic Oswald el Dom 17 Jul - 21:50

IS THIS HEAVEN?
CHAPTER I | 21:30 EN ADELANTE | TEATRO THE PEABODY

Dos artistas en la misma familia que no se dirigían la palabra, eso sí que resultó interesante a la reportera. Interés que se vio alimentado al comprender, por la forma tajante de cortar aquel asunto del actor.

Al final iba a resultar, como estaba afirmando el propio interprete, que no era oro todo lo que relucía en los grandes escenarios. Aquellos lujos, fiestas, glamour... no resultaba tan bonito en la realidad como aparentaba. Sino que en el fondo, su vida resultaba tan, algunos dirían miserable, sin embargo, era real, la palabra que a Skeeter se le antojaba como más acorde.

Tan ensimismada se encontraba tratando de apuntar a taquigrafía todo lo que iba comentando el actor que ni se percató de la pausa. La joven alzó la cabeza para dedicarle una sonrisa amable. - No muchos en la oficina saben de taquigrafía. - comentó la pelirroja a modo de respuesta, afirmativa. Algo que no terminaba del comprender la joven, dado que, si los periodistas desconocían aquel lenguaje de símbolos, ¿cómo eran capaces de escribir fielmente lo dicho por el entrevistado? - Pero está bien, así me fuerza a revisarla. -  y no únicamente para comprobar la ortografía y la gramática, sino también para omitir lo irrelevante y destacar lo importante. - Es mi guión con anotaciones, como el suyo. - comentó recordando todas aquellas palabras manuscritas en las líneas del guión. - Luego todo desaparece para dar paso a la obra, el artículo. - emitió tratando de adaptar su jerga al propio lenguaje teatral segura de que estaba realizando un ridículo espantoso, y sin embargo, ¿acaso importaba?

Pero no, ella no era el objeto de la entrevista, y sí lo era Vincent McHilley. No podía permitirse desviarse, aunque si bien era cierto que una entrevista no era más que un coloquio, y ¿acaso se podía denominar coloquio a una conversación donde no había reciprocidad? La respuesta era no.

- Afirma que lleva una vida normal, y sin embargo, ¿cómo es que su rostro sea conocido por las calles? Vivir la vida con fans y periodistas detrás de usted. ¿O esa es una conducta por la que se ven más afectados los actores de la gran pantalla? - Skeeter frunció el ceño, y es que, su vida consistía en pasar desapercibida ante la mirada de los demás, lograr la noticia en las sombras. Y sin embargo, cuán distaba su profesión de la del caballero que frente a ella se encontraba, cuyo rostro, cuanto más reconocido fuese por el público, más favorecedor resultaba para su carrera.

- ¿Nunca ha pensado dar el salto a la gran pantalla? -
© by Farah.





My OTPs:

AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
943

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Our roaring twenties

Mensaje por Kerouac el Mar 2 Ago - 11:47

IS THIS HEAVEN?
CHAPTER I | 21:30 EN ADELANTE | TEATRO THE PEABODY

Una sonrisa casi infantil se dibujó en sus labios cuando usó aquel lenguaje que sin duda era más propio de su profesión que de la de la pelirroja. Ladeó el rostro mientras se fijaba en cómo anotaba todo, y al notar de nuevo su voz flotar en el ambiente volvió en sí con un par de parpadeos. Luego encogió los hombros y suspiró, como si su vida fuese la vida que todo el mundo llevase.

La vida con admiradores y fanáticos no está tan mal. Quiero decir, ya me he acostumbrado. Antes solían pararme y preguntarme de todo; ahora me saludan, como si me conociesen. Como si el haberme visto interpretando un personaje ficticio les diese derecho a decir que me conocen y saludarme por la calle —movió una mano ligeramente, como si apartase polvo del aire—. Pero no importa. Les devuelvo el saludo y sigo con lo mío. Los periodistas han aprendido a respetar mi privacidad, y sólo me preguntan en citas o... bueno, como usted.

La sonrió y la guiñó un ojo antes de coger una silla y sentarse frente a ella, cansado de estar contra el escritorio. Se cerró el albornoz más, pues al sentarse la zona del pecho se había abombado, y suspiró apoyando la espalda en el respaldo de la silla. —Hice una película, no hace mucho... Pero no es lo mío. Tal vez esto suene egocéntrico, pero la voz es importante en mí y por ahora las cámaras no son capaces de captar el sonido. Es una lástima, algunas películas tienen más presupuesto que las obras de teatro... pero sinceramente, creo que queda mucho como para que el cine sea más importante que el teatro.

Lo dijo convencido, sin imaginarse que sólo años más tarde ocurriría aquello, como una mala profecía. Claro que el teatro seguía llenándose, pero sólo de los realmente aficionados a él y no a los que sólo iban a ver una historia sin más. —¿Quiere un cigarro? —preguntó mientras cogía una cajetilla de éstos del escritorio, junto con un encendedor.
© by Farah.




We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Our roaring twenties

Mensaje por Classic Oswald el Sáb 6 Ago - 4:08

IS THIS HEAVEN?
CHAPTER I | 21:30 EN ADELANTE | TEATRO THE PEABODY

La verdad es que Skeeter no se había podido hacer una idea, hasta ahora, de lo horrible que debía de ser la vida de un actor. Pues a medida que la entrevista se iba desarrollando, mayores se le iban antojado los inconvenientes que aquella profesión conllevaba, en comparación con los puntos a favor de la misma.

Ser detenida en la calle, por meros desconocidos, únicamente para saludar. El mero hecho de pensarlo hacía que un escalofrío recorriese la espalda de la pelirroja. Si ya de por sí la muchacha era del tipo de personas que prefería pasar desapercibida, aunque a lo mejor no ayudaban en sus pretensiones hechos tales como que condujese una motocicleta, o el que fuese una mujer periodista dedicada a secciones más allá que consejos sobre limpieza, o dirigidos al género femenino. No quería imaginar cómo sería su vida si además de las miradas, estas fuesen acompañadas de saludos e interrupciones constantes por la calle.

Eugenia dibujó entonces una sonrisa, descendiendo la mirada, avergonzada a causa de los propios prejuicios que la propia Skeeter había traído a aquella entrevista. Se había dejado influenciar demasiado por los rumores sobre lo intratables que eran los actores, y lo difíciles de entrevistar, pero desde luego, aquello no era en absoluto aplicable con Mr.McHilley.

La muchacha siguió escribiendo las palabras del entrevistado, algo extrañada por sus respuestas. Pues bien era cierto que no muchos eran los actores que a lo largo de su vida como periodista había entrevistado, sin embargo, poco frecuente era el intérprete que realmente dedicase su carrera a la profesión como amor al arte, y no por el deseo de fama, o de riquezas.- Muchas gracias. - accedió a la invitación a un cigarrillo de Vincent.

- Sabe, pocos actores de los que he entrevistado me han hablado del teatro con la pasión con la que usted lo hace. - emitió con cierto sentimiento de complicidad. Pues al fin y al cabo, lo mismo ocurría con el periodismo de los últimos tiempos, en los que la verdadera noticia acababa perdida entre innecesarias cantidades de prensa amarilla resultando difícil distinguir a los periodistas comprometidos con la noticia, de aquellos que simplemente se dedicaban a aquello para ganarse el pan.

- Sin embargo, aún es joven, aunque ha dado vida a muchos personajes sobre las tablas y sospecho que aún nos queda mucha de esa pasión por ver. ¿Cuál sería el personaje, o bueno, la obra que realmente diría, esta es la mía? - Y es que en cierta medida, la curiosidad de Skeeter fue la que propició dicha pregunta, ¿sería acaso más aficionado al teatro griego?, ¿Homero, Aristófanes?, ¿se decantaría acaso por Shakespeare?, ¿o quizás de algún libretista más contemporáneo como Eugene O'Neill?

Con los actores nunca se sabía, pues aunque muchos de ellos era la fama y la gloria por lo que se movían, sin embargo, frente a ella se encontraba un ejemplar en peligro de extinción. El ejemplo de que todavía había en el mundo del espectáculo, personas para las que el propio arte era el impulso que les movía en su carrera.

© by Farah.





My OTPs:

AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
943

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Our roaring twenties

Mensaje por Kerouac el Jue 11 Ago - 20:39

IS THIS HEAVEN?
CHAPTER I | 21:30 EN ADELANTE | TEATRO THE PEABODY

Le fue imposible no reír cuando hizo referencia a la pasión con la que hablaba de su trabajo y acabó por encoger los hombros. Encendió entonces ambos cigarros y le dio una fuerte calada al suyo; si había algo que le relajase casi tanto como el alcohol, era aquello. —Bueno, es lo que me da de comer —comentó con una sonrisa semejante a la que pondría un niño antes de hacer una de sus travesuras—, pero no me daría de comer si no sintiese tanta pasión por él. La verdad es que no me imagino mi vida ahora sin el teatro. Seguramente habría muerto en la guerra, si hubiese ido, quién sabe.

Y es que de no ser por aquella temprana vocación, habría ido a la guerra y sólo Dios sabía qué le había esperado al volver. De no ser alguien conocido no habría recibido esa amenaza que le obligó a unirse a una mafia local y su vida sería mucho menos interesante. No se dio cuenta de que había mencionado que no fue a la guerra, favor que consiguió gracias a esa mafia, pero su subconsciente esperaba que la pelirroja lo pasase por alto.

Bueno, tengo una gran debilidad por las obras clásicas. Al fin y al cabo fue La Ilíada la que me dio la fama que ahora tengo, o mejor dicho, la que empezó a darme fama. Aunque adoro recitar teatro isabelino. Creo que mi obra perfecta sería una mezcla de ambos teatros. Algo como... La Odisea contada por Shakespeare o Marlowe. La verdad es que bueno, espero aún tener muchos años por delante, y espero entonces encontrar mi obra.

Asintió con la cabeza, buscando reforzar así con gestos sus argumentos, antes de arrancarle otra calada al cigarro. Dejó caer la ceniza restante al suelo, sin preocuparse, y luego escudriñó a fondo el rostro de la pelirroja. —Es la primera periodista que me entrevista, ¿sabe? Y le agradezco que muestre tanta profesionalidad. Mucha gente acaba preguntándome qué siento cuando me toca quitarme la ropa en alguna obra, o incluso sobre mi relación con alguna actriz. No sé de dónde sacarán esos rumores —rodó los ojos, aunque en realidad estaba reconociendo el trabajo de Eugenia. Era caer en los tópicos, tópicos con los que había crecido, pero le sorprendía ver a una mujer desenvolverse tan bien en el arte del periodismo. Algunas aficionadas eran poco sutiles con sus preguntas, cuando tenían la oportunidad de preguntarle algo.
© by Farah.




We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Our roaring twenties

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.