Últimos temas
» Life is passion (+18)
Hoy a las 8:52 por Harley

» Luz, Fuego, Destrucción
Hoy a las 7:46 por Seishiro

» 29. Gravedad
Hoy a las 7:33 por Seishiro

» Why don't we find out?
Hoy a las 6:56 por Party Poison

» Etherial's Dreams
Hoy a las 2:39 por jibriel

» ❝ Nasty scar.
Hoy a las 1:46 por Epoch

» ─I feel it coming
Hoy a las 1:44 por Momo

» ♠ Never find another.
Hoy a las 1:37 por Hellcat

» Dos detectives en apuros
Hoy a las 1:19 por Veintisiete

» ━ Again he feels the moon rising on the sky,
Hoy a las 0:36 por Veintisiete

» Donde hubo fuego, cenizas quedan
Ayer a las 23:43 por Uko

» ~ You could be loved again
Ayer a las 22:14 por SapphireDragon

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Ayer a las 21:42 por Knocker

» 33. I must stay conscious
Ayer a las 21:35 por Sonder

» 4-Don't be a woman that needs a man...
Ayer a las 20:59 por Hellcat

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

The lust is strong in you

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The lust is strong in you

Mensaje por Fenrir el Miér 27 Jul - 0:42

The lust is strong in you
Plot | Fantasía | 1x1
Valentine
Jonathan Rhys-Meyers | Fenrir
Jurian
Henry Cavill | Novocaine
Muchos pudieron pensar que no había nada peor que tener un rey que se conviritiera en dragón y tuviera crías con poderes semejantes, no supieron cuán equivocados estaban hasta el nacimiento de Valentine, un hombre que no solo caminaba por encima de ellos sino que además follaba como si no hubiera mañana. Insaciable, si se quería usar un adjetivo para describirle. Al menos pensaban que nunca encontrarían a nadie capaz de saciarlo hasta que un viajero llegase al reino, dispuesto a ofrecer no solo sus conocimientos sino también su cuerpo a cambio de alojamiento y, al parecer, un lugar en la corte.

Poco sabían ellos que no sería un humano cualquiera el que se presentaría frente a sus puertas y se abriría de piernas de una forma tan vulgar.

Aunque al rey no podría importarle menos. No cuando tiene una persona que le enseñará cosas que ha aprendido de otras tierras, lugares donde quizás el sexo es más liberal, o sencillamente se practica de forma diferente.

Por una vez, la vida en la corte va a parecer animada de nuevo.
»Master«



Blind Obedience
That is how all Gods are born.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1154

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The lust is strong in you

Mensaje por Novocaine el Miér 27 Jul - 2:10

1. SENT FROM UP ABOVE
VALENTINE
CASTILLO
CENA
Jurian probó un poco más del delicioso vino que tenía delante. El alcohol no tenía la más mínima capacidad de afectarle, pero debía reconocer que el sabor raspándole la garganta siempre le había parecido una sensación de lo más agradable. La había echado de menos, y más teniendo en cuenta que se había pasado par de años viviendo en la más absoluta miseria.

Su último alimento había sido un pobre chico granjero que no había tenido capacidad ni para comprarse una camisa nueva. Olía bastante mal y era un poco tosco, pero a Jurian se le había antojado de lo más adorable. Además, que el pobre había encontrado en él la ocasión idónea para explorar su sexualidad... Hasta que lo descubrieron y lo quemaron en la plaza del pueblo. Sí. Un final un poco triste para un niño tan dulce. Pero bueno, no había nada que pudiera hacerse contra el pensamiento cerrado de los animales salvajes. Aquellos no sabían nada más que de arados y alforjas.

Ahora que era libre de nuevo, no pensaba dormir sobre un lecho de pulgas ni un día más. Su siguiente alimento iba a ser alguien de la alta sociedad, que pudiera darle todos los caprichos y bienes superficiales que se le pudieran venir a la mente. Había tenido alguno de esos en el pasado, y había estado bien. Además, vivir en la corte siempre era divertido. Que si traiciones, que si muertes, que si juegos de camas... Uno no tenía tiempo para aburrirse.

El problema era que su cara era bien conocida en todos los reinos cercanos. Iba a tener que dejar pasar el tiempo hasta que no quedase vivo nadie con capacidad de reconocer su rostro. Tal vez treinta años y podría volver a los palacios y castillos que ya se conocía mejor que los propios reyes. Sin embargo, ahora no podía permitirse el lujo de arriesgarse, de modo que la única opción que le había quedado era huir bien lejos. Viajar no era un problema para él, quien podía permitirse el hecho de no dormir y de no comer en días. Además, que los caminos peligrosos no le daban ningún miedo.

De aquel modo llegó a aquella lejana frontera, empapándose de los rumores acerca de su rey y de su corte. ¿De verdad era un dragón? Lo dudaba, seguro que aquello no eran más que historias de viejas... Aunque tampoco tenía ningún inconveniente en ir a comprobarlo por él mismo. Solo tendría que viajar durante un par de jornadas más, y llegaría a la capital de aquel exótico y curioso reino. Cómo colarse en el castillo tampoco era ningún misterio. Llegaría y diría todo lo que los otros quisieran escuchar. Oro no tenía para dar, pero seguro que algún conocimiento les hacía falta.

Al final, el mismo había acabado por ser la economía. Bueno, no sería la primera vez que se metiese a hurgar en arcas públicas. Ya lo había hecho un par de veces en el pasado. Además, que algo le decía que el actual maestro de la moneda no era demasiado bienvenido en aquel castillo. Solo tendría que aprender un poco de cómo se hacían las cosas allí, y luego ya se libraría de él para quedarse él solito con su puesto. Eso le aseguraría al menos una década ahí.

Con lo que no había contado, era con que el rey fuese tan sumamente apuesto. Normalmente, aquellos solo existían en los cuentos de hadas. Pero no. Sorpresa. El supuesto rey dragón estaba como para comerse la cena directamente encima de él. Ya sabía en quién iba a centrar todos y cada uno de sus esfuerzos. Por suerte, las cortes siempre eran mucho más liberales en temas de camas. A la mierda los señores y las cortesanas. Él quería la moneda más gorda. Y por suerte, no parecía demasiado difícil de conseguir. Para Jurian no era demasiado complicado descifrar el deseo que se reflejaba en sus ojos cada vez que le mirada. Podría poner la mano en el fuego por que sería capaz de ponerle cachondo solo con miradas.

Así que eso fue lo que hizo. Asegurándose de que el rey estaba mirando, pinchó directamente con el cuchillo un trozo de carne y se lo metió en la boca. Primero cogió el trozo delicadamente con los dientes, pero luego lamió toda la hoja de arriba abajo, con cuidado de no cortarse. Todo ello, con una insolente mirada clavada en el monarca, sin ni siquiera fingir el más mínimo pudor.
»Master«



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1426

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The lust is strong in you

Mensaje por Fenrir el Sáb 30 Jul - 23:37

1. SENT FROM UP ABOVE
Jurian
CASTILLO
CENA
El aburrimiento desde que se había despedido de la última fulana había sido soberano, incluso más que él, si se le permitía la broma. Lo cierto es que se sentía solo; con su amigo de la infancia lejos, entrenándose para ser parte de la guarida real, Valentine sentía que el mundo era un poquito más gris y poca diversión había a su alcance. Quizás precisamente eso había sido hecho a posta para que se enajenase de asuntos tan mundanos como era la amistad, pero lo cierto es que la confianza forjada con el hijo de la antigua mano del rey había sido lo único que le había impedido huir, decir adiós a la corona y dar su vida a la naturaleza, tal y como habían hecho otros dragones tiempo atrás.

En su lugar, ahí había estado el día, recibiendo visitas y peticiones de las cuales, tan solo tres habían llamado la atención. La primera había sido una joven hermosa que había cautivado al rey de forma que pronto terminaría como dama de compañía, la segunda había sido su propia esposa pidiendo una audiencia con su padre, un noble lejano que al parecer tenía interés en ir a la corte en busca de algo de dinero. Finalmente, un hombre que había venido de las tierras lejanas del este y que había llamado su atención como ninguno.

Era bello, eso resultaba innegable, pero quizás lo más destacable de él -al menos a sus ojos- habían sido aquellas sonrisas que había dedicado a sus sirvientes y otros miembros de la corte mientras se presentaba. Además de la aparente heterocromía que tan solo había atisbado cuando el demonio había mirado en su dirección y sus ojos habían coincidido por primera vez. Hermoso resultaba un adjetivo que se quedaba corto al describirlo. Y aún así, no se le ocurría otro mejor para él, por lo que Jurian ya había quedado calificado como tal en su mente. Esperaba que sus ojos fueran lo único hetero en él.

Aunque, claro, el rey pronto tuvo su respuesta.

La cena a la que habían invitado al nuevo hombre que parecía más que dispuesto a unirse a la corte se celebró de forma que todos los comensales se repartieron. El nuevo cerca del rey, pero no tan cerca como para que pudieran tener contacto físico. Después de todo, su esposa estaba a un lado, mientras que al otro estaba su primer ministro. Y, a pesar de todo, los ojos del monarca estuvieron toda la cena clavados en Jurian, analizando cada pequeño movimiento hasta que, en algún momento, estos comenzaron a ser para tentarlo.

Resultó totalmente obvio cuando cogió el trozo de carne con el cuchillo e hizo semejante espectáculo con la lengua. Perplejo, arqueó ambas cejas mientras una gran sonrisa se dibujaba en sus labios al imaginarse la de maravillas que podría hacer con ella si le daba algo más grueso que un cuchillo. No dejó de comer por ello, por supuesto. Más bien al contrario, comió con más hambre que nunca, sin apartar jamás los ojos de la insolente mirada que le dirigía el viajero.

Las conversaciones que mantuvo fueron más bien unilaterales, donde todo lo que hacía era responder con ligeros sonidos o monosílabos que ocasionaron que, en algún punto, dejasen de intentar entablar conversación con él. Resultaba increíble que nadie se hubiera fijado en lo que estaba haciendo Jurian, por lo que Valentine concluyó en que le estaban ignorando a posta. Y, tomando una decisión rápida, se levantó de la mesa tras excusarse y, tras besar la frente de su mujer, se retiró.

Una gran erección formaba una figura extraña en sus pantalones. Se tendría que encargar de ella con alguna fulana, o con su propia mano. Al parecer su invitado provocaba más problemas que los solucionaba.
»Master«



Última edición por Fenrir el Mar 3 Oct - 22:27, editado 1 vez


Blind Obedience
That is how all Gods are born.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1154

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The lust is strong in you

Mensaje por Novocaine el Vie 21 Oct - 22:54

1. SENT FROM UP ABOVE
VALENTINE
CASTILLO
CENA
Ser obsceno e indecente eran las dos cosas favoritas de Jurian. Su naturaleza como demonio así le invitaba a ser. Sin embargo, los años de experiencia también le habían dicho que era mucho más sencillo ir al grano con juegos obvios que estancarse en la monotonía de la sutileza. Algunas veces, marear un poco el pato antes de comérselo era hasta divertido, pero aquella ocasión no era ni de lejos una de esas. Después del largo viaje y de las cosas que habían pasado, lo único que quería era alimentarse en una buena cama, con unas buenas sábanas y un cuerpo que incluso a él le cortase la respiración. Y ese era el del rey, no había más.

Por eso puso todos sus mejores esfuerzos en calentarle durante la cena. Por supuesto, sabía de sobra que había gente mirándole por el rabillo del ojo, pero eso le daba exactamente igual. Después de todo, el que estaba casado y tenía una imagen que dar era el rey, no él. Tampoco era como si pudieran lapidarlo por puto, o lo que sea que hicieran en ese reino con la gente promiscua.

Con ojos ávidos, observó al monarca levantarse y no le quitó ojo hasta que no desapareció por la puerta. Levantarse inmediatamente después que él habría sido demasiado escandaloso incluso para él, de modo que decidió quedarse en aquel comedor un rato más. La comida que tenía delante estaba buena, después de todo. Hubiera sido un desperdicio dejársela entera ahí, aunque a él no le hiciera ninguna falta para mantenerse vivo.

Desde luego, lo más divertido de su momento de soledad habían sido las miradas de odio que le lanzaba la reina. Seguramente estaba deseando ahogarlo con su propia almohada esa misma noche, pero le daba exactamente igual. Apostaba lo que fuera a que esa pobre mujer era la más cornuda de todo su reino. Triste, para qué mentir.

Tras coquetear durante un rato con un par de cortesanas, finalmente se excusó de sus compañeros de mesa y se alzó. Se suponía que su alcoba ya tenía que estar preparada para esas horas de la noche, pero no fue allí a donde se dirigió. En su lugar, comenzó a pulular por los pasillos hasta que encontró a un guardia al que poder comer la oreja un rato para que le dijera dónde dormía el rey. No fue demasiado complicado, y mucho menos cuando perdió la paciencia y sacó sus hormonas a relucir.

Posiblemente cualquier persona en su sano juicio hubiese dado media vuelta por miedo a que alguien lo viera hacer eso, pero Jurian no sabía lo que era el miedo. No al menos en aquellas ocasiones. Por eso mismo, no dudó en dar dos fuertes golpes a la ornamentada puerta real para luego apoyarse en el marco exterior como quien no quiere la cosa.
»Master«



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1426

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The lust is strong in you

Mensaje por Fenrir el Miér 4 Oct - 12:12

1. SENT FROM UP ABOVE
Jurian
CASTILLO
CENA
Se estaba sirviendo bien de su mano, en su mente unos ojos claros llenos de vida que le dedicaban lascivos gestos. Puede que aquello fuese sodomía y mil mierdas más, pero al monarca no podía importarle menos. Lo que quería era evidente, y no podía tenerlo. Sería descortés hasta para él, el hacerle aquellas cosas a un invitado. Por mucho que este pareciera interesado en recibir las atenciones de Valentine. Debía de concentrarse y no dejarse ir más de lo necesario, por una vez en su vida. El paso de los años le estaba enseñando -muy cruelmente- que no podía tener todo lo que quería... ni a todos los que quería.

Imaginó unas dulces manos tocando su cuerpo, pasando de su torso desnudo a su entrepierna en lentas mociones. Un dulce masaje que se antojaba cada vez más erótico, con una voz grave que acompañaba el movimiento y le hacía jadear como un animal en celo.

Hundido en la fantasía estuvo hasta que unos bruscos toques en su puerta le hicieron gruñir y fruncir el ceño. Quién se atrevía a molestarle en un momento como aquel. Lo mandaría a la horca si era necesario para que el resto aprendieran a no interrumpirle de nuevo. Además, no tenía ahí criado alguno para que abriese la puerta por él. Tendría que hacerlo personalmente. Ugh.

Salió de la cama sin molestarse en esconder su semi-desnudez y erección más que evidentes, abriendo la puerta con cierta brusquedad. Su boca, entreabierta con la predisposición a regañar a quien llamase. Sin embargo, pronto la cerró. La persona que estaba al otro lado no era precisamente a quien esperaba ver. Pero oye, no se iba a quejar por las vistas. Y quizás por ello no dudó en agarrarlo de la camisa y tirar de él hacia dentro. Sus intenciones eran evidentes, o no se habría molestado en ir a la habitación del rey a esas horas y tras lo sucedido en la cena.

Eres muy descarado. —Tampoco es que él fuese muy sutil.

Poco importó cuando sus labios impactaron los contrarios, mordiéndolos y lamiéndolos en un aire imperativo que indicaba querer mucho más que una simple visita. Las manos que comenzaron a jalar de la ropa ajena dando a entender que esta misma sobraba.
»Master«



Blind Obedience
That is how all Gods are born.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1154

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The lust is strong in you

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.