Últimos temas
» Veritatem dies aperit
Hoy a las 4:31 por Incaendium

» Etherial's Dreams
Ayer a las 23:42 por jibriel

» Lost souls in revelry
Ayer a las 23:20 por Nyadeh

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 23:13 por Sheena

» 03. Dangerous woman
Ayer a las 20:49 por Nightingale

» Pizza Potluck
Ayer a las 18:46 por Aversiteespabilas

» ~We do it for her~
Ayer a las 16:44 por Aversiteespabilas

» Trust your heart
Ayer a las 14:20 por Aversiteespabilas

» Death is equal
Ayer a las 14:14 por Nightingale

» ♦ Out of the woods
Ayer a las 14:10 por Nightingale

» Dark arrow
Ayer a las 5:20 por Bastet

» Lethal desires
Ayer a las 3:24 por Uko

» ~ You could be loved again
Ayer a las 1:34 por SapphireDragon

» Dos detectives en apuros
Mar 12 Dic - 23:45 por Sagittarius

» ❃ Kiss Kiss Bang Bang
Mar 12 Dic - 23:19 por Sagittarius

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

» Howls at the moon

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

» Howls at the moon

Mensaje por Zoldyck el Sáb 30 Jul - 15:02

Howls at the moon
Dianne 'Dia' Murphy, 23.
Aarika Wolf, Amidamaru
Después de unos años difíciles, una estudiante frustrada ha decidido mudarse a un pequeño pueblecito de Estados Unidos. Forks ha recibido gratamente a la joven Dia, que después de tener que dejar la carrera estando a punto de terminarla, ha querido cambiar de aires y alejarse de todo el pasado. Con sus ahorros ha alquilado una casa en una zona residencial y ha encontrado trabajo en un conocido bar-restaurante local. La vida es tranquila y el trabajo le da suficiente para vivir. Eso era lo que pensaba, que su vida sería más tranquila y relajada allí. Pero, ¿cómo iba a pensar que cosas como los licántropos o los vampiros existían?

Dia siempre fue una niña soñadora y amante de ese mundo sobrenatural, pero la realidad aplastó sus ilusiones hacía mucho y se volvió más realista. Pero la verdad la golpeó al conocer a la joven Kiara, una novata en la licantropía con la que tiene una extraña conexión que no entiende. Para Dia, ella es sólo una chica normal por la que se siente extrañamente atraída, pero cuando descubra la verdad sobre lo que es, sobre ese mundo, cuando se vea involucrada en todo éste, ¿qué pasará? ¿Será capaz ella de superarlo o la imprimación no será suficiente?
Kiara Y. Raied, 19.
Liz Gillies, Nymphadora.




 


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2292

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Nymphadora el Miér 3 Ago - 5:02

C: 1- At first sight
Kiara
Con Dianne. Sabado 9:00 AM
La lluvia caía con piedad sobre la ciudad de Forks, permitiendo que los ciudadanos del pequeño pueblo estadounidense llevasen a cabo su vida como de forma cotidiana y sin mayores cambios. Habiendo amanecido tan solo unos minutos atrás, las calles del lugar se encontraban aún desiertas, lo cual era un gran alivio para la jóven licántropa cuya cabeza parecía a punto de estallar. ¿Quién demonios había diseñado la genética de los licántropos? Podía convertirse en un jodido lobo gigante, pero un par de copas y música alta durante una noche y su cabeza parecía querer desprenderse de su cuerpo para huir del dolor.

Kiara se encontraba recorriendo las calles de la pequeña ciudad de Washington en su motocicleta con la intención de llegar a su casa y dormir una temporada y media tras una larga jornada en el bar donde bailaba dos noches por medio como show principal bajo un seudónimo y un antifaz que ocultaba su rostro. Había sido una noche agitada por llamarlo de alguna manera suave, ya que hubieron algunas visitas de gran hedor a quienes tuvo el displacer de atender personalmente. A decir verdad, Kiara no tenía un gran código de ética respecto a los chupa-sangre. Habían algunos con los cuales se llevaba bastante bien cuando pasaban a visitarla y le apetecía tirarse a alguien, aunque eran una mezcla rara de especies pero ¿quién era ella para juzgarles? Mientras no apestaran tanto y no la hicieran temblar incontrolablemente, estaba todo más que perfecto.

Al llegar a su casa, dejándose caer en el sofá, la morena soltó un suspiro de alivio y placer entremezclados. Al fin podría dormir, o eso creyó hasta que oyó la voz de Bon Jovi saliendo del parlante de su teléfono móvil. Con un gemido lastimero echó un vistazo al reloj, cuyas manecillas apuntaban tan solo las 8:30  de la mañana. Había logrado descansar tan solo una hora y media.

—Kia? — oyó del otro lado de la línea y volvió a gemir, de forma aún más sonora al reconocer la voz de su jefe. — Te necesito en el bar, hoy debías entrenar a la chica nueva en la parte de cafetería. — Los ojos de la licantropa se abrieron de par en par.
— ¿Qué? Pero —
se quejó, sonando como una adolescente a la que su madre le negaba salir en la noche— Jackson, me prometiste que si bailaba en la noche no tendría que atender más el café en la mañana….
— Lo sé cariño, pero Lyla se enfermó y te necesito. Calma, nadie sabe de igual forma…

Tras unos momentos de ruego por parte de su jefe, aceptó finalmente el cubrir por unos días a su compañera. Luego de treinta minutos, un rápido baño y un cambio de ropa, las puertas del bar-restaurante-café principal de Forks se abrieron para dar paso a la joven licántropa, quien ingresó al recinto con resignación. Kiara se dirigió a la barra, quitándose la chaqueta de cuero y entregandola a Jackson, quien la intercambió por un medio delantal negro que colgaba desde su cintura hasta la mitad de sus muslos y tenía un pequeño bolsillo de canguro.

— ¿Dónde está la niña?—preguntó con desgana, escaneando la barra con la mirada.—¿A qué hora piensa llegar en su primer día de trabajo?—Y fue entonces cuando la vida de Kiara y su mundo cambió por completo.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
168

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Zoldyck el Miér 3 Ago - 19:21

C: 1- At first sight
Dianne
Con Kiara. Sabado 9:00 AM
Dianne no estaba acostumbrada a tanta lluvia ni a tanta humedad. Los días soleados en Forks eran muy escasos, y ella amaba el sol. La lluvia hacia que su cuerpo fuera más lento y más perezoso de lo normal, pero aquel día se obligó a levantarse temprano, ducharse y comer algo, recogiendo de paso también algo de la pequeña casa que había alquilado en las lindes del bosque. Dianne no temía a la oscuridad o a los osos, así que una casa alejada era perfecta. No le gustaba que cotillearan sobre ella y en un pueblo tan pequeño, todo el mundo debía conocerse. Ella no quería entrar en ese círculo vicioso. Además, tenía que ir con tiempo al pueblo, puesto que tras buscar mucho, por fin había encontrado un trabajo donde la habían contratado a pesar de que no tenía experiencia.

Ella prometió hacer lo que le pidieran, estar muy atenta y aprender rápido. Su jefe, Jackson, le dijo que una chica estaría allí para enseñarle todo lo que tenía que saber, a eso de las nueve de la mañana. Entre que tenía que madrugar y entre que era sábado, Dianne no podía estar más perezosa, pero según se movía, se iba despertando. Cogió el coche y condujo por las carreteras hasta entrar a la ciudad, pero tuvo un problema con un pinchazo casi al entrar en Forks, y auqnue el pueblo era pequeño, tuvo que andar de una punta a otra. Desde donde se le había quedado el coche y había podido aparcarlo, hasta la cafetería donde empezaba a trabajar.

Cuando traspasó la puerta y cerró el paraguas, su cabello azabache aún estaba algo mojado debido a la ducha y a que el paraguas no la cubría del todo, así que también se quitó la chaqueta algo mojada según avanzaba hasta la barra. Allí encontró a Jackson y a otra chica, aún de espaldas.— Lo siento, una de las ruedas se ha pinchado y he tenido que venir corriendo desde la otra punta del pueblo.— Dijo Dianne con voz ahogada debido a que apenas tenía respiración. Si a eso le sumabas que no conocía del todo las calles, había tardado un pelín en encontrar la cafetería, y eso que era una de las más visitadas y populares allí. Dianne se echó el cabello hacia atrás y miró  a la chica que estaba a su lado.

Cuando sus ojos se posaron sobre los ajenos, su sangre se heló. Sus ojos claros parecían atraerla de una manera magnética. Como si fueran  imanes de polos opuestos, que no pudieran separarse nunca. Sintió su cuerpo desfallecer, y se apoyó en la barra y su trasero acabó medio sentado en un taburete. Sentía como si su mundo se derrumbara y se volviera a formar de nuevo, con ella como centro y base. Sintió su corazón latir demasiado rápido, sintiéndose estúpida por lo que estaba sintiendo con tan sólo ver a una persona. No la conocía de nada, y si era cierto que Dianne se solía sentir atraída por los demás, ya fueran hombres o mujeres, pero no de aquella manera.

De fondo, escuchaba la voz de Jackson, decirle que ella le enseñaría todo aquel día.— Yo soy Dianne, encantada.— Fue capaz de decir, en la voz más alta que pudo, sin poder desviar su mirada de la contraria, tendiendo una mano hacia delante, a modo de presentación, ya que ni siquiera conocía su nombre. ¿Había sentido toda la demás gente como se tambaleaba la tierra o había sido sólo ella? Dianne no sabía en que mundo se acababa de meter, y ni siquiera sin quererlo.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2292

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Nymphadora el Jue 4 Ago - 6:16

C: 1- At first sight
Kiara
Con Dianne. Sabado 9:00 AM
Cuando Kiara volteó, viéndola parada a sus espaldas, sintió su mundo cambiar por completo. La gravedad ya no era aquello que sostenía sus pies a la tierra y todo en su mente parecía orbitar en torno a la morena parada frente a ella, cuyos ojos no parecían despegarse de su cuerpo. Los verdes ojos de Kiara se iluminaron por completo, aparentando un tono esmeralda cristalino, sin poder apartarse de los ajenos ni siquiera para escanear su cuerpo como si estos fueran un magneto que le atraía. La sangre que corría parecía haber comenzado a hervir cuando oyó su voz y cada latido causaba un fuerte ardor en las palmas de sus manos.

MÌA, gruñó una voz proveniente de la parte trasera de su conciencia. ¿Qué? ¿De qué hablas?, se preguntó extrañada por el comportamiento de su contraparte. Su loba interior estaba agitada, desesperada por salir y formar algún tipo de contacto con la humana. Intentando evitar que su cuerpo comience a sacudirse en espasmos por la fuerza con la que su loba estaba empujando para salir, Kiara tomó la mano de la muchacha dándole un delicado apretón. Al instante en que su piel entró en contacto con la ajena, una fuerte corriente eléctrica se extendió por su cuerpo haciéndola estremecer al tiempo que la loba se calmaba en su interior, regocijándose. Sin quitar los ojos de los ajenos, la muchacha inspiró lentamente por los orificios de la nariz y su cuerpo estalló en llamas sin la presencia de su loba. .

—El placer es todo mío, Dia. — Su voz sonaba suave, como un ronroneo y su jefe parecía sorprenderse de oírle tan calmada, casi tanto como ella por su propia forma de actuar. ¿Qué está sucediendo?, exigió a su loba, obteniendo solo un sentimiento de posesión en respuesta. Kiara no lograba entender absolutamente nada, pero lo único que parecía importar en ese instante era la muchacha frente a ella. Notando su comportamiento, parpadeo ligeramente. ¿Estaría sintiéndose ella de la misma forma? ¿Qué demonios le estaba pasando a la loba?

Una sonrisa ligeramente traviesa se abrió paso sobre sus labios al tiempo que soltaba su mano suavemente, como acariciando distraídamente el dorso con los dedos. —Mi nombre es Kiara, hoy pasarás el día a mi lado… — Se forzó a despegar su mirada de la fémina y dirigirla a Jackson para otorgarle un asentimiento seco antes de llevarse las manos a las caderas. Comportate, pensó mientras indicaba a Dianne que la siguiera tras la barra. Con más paciencia de la que jamás había creído poseer y el deseo constante de su cercanía, Kiara explicó a la muchacha como funcionaban las máquinas principales de la cafetería y los precios de todo antes de pausar, negando.

— Espero no haberte abrumado.Hagamos algo… Hoy hay poca gente, ¿qué te parece si tomas los pedidos a los oficiales y luego los hacemos juntas? —
le ofreció con una sonrisa suave y señalando con la cabeza a los comisarios del pueblo sentados en la esquina superior del café, junto al ventanal, mientras le tendía un anotador y su correspondiente pluma.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
168

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Zoldyck el Jue 4 Ago - 20:28

C: 1- At first sight
Dianne
Con Kiara. Sabado 9:00 AM
Dianne se sentía demasiado extraña, y todo había ocurrido al girar la cabeza y encontrarse con la mirada de esa chica que desconocía por completo. Dia desconocía todo lo que tuviera que ver con aquel mundo sobrenatural, además, nunca hubiera esperado que ella misma fuera objeto de imprimación de algún licántropo. Pero no creía en nada de eso, así que aquello simplemente era jodidamente raro para ella, pero muy agradable por otra parte. Cuando la chica tomó su mano para presentarse, su mirada se volvió más intensa sobre la contraria, sintiendo la calidez de su mano sobre la propia, una descarga eléctrica que recorrió su mano y después pasó por todo su cuerpo, haciéndola estremecer y sentir como su vello se ponía de punta.

Nunca había sentido algo así. La voz de aquella chica le hizo sonreír levemente, era como una melodía en sus oídos y le gustaba escucharla por primera vez, como algo especial que vuelves a escuchar después de muchos años. Para Dia no pasaron desapercibidas las caricias sobre su mano cuando el apretón se deshizo, pero ni siquiera le importó. Kiara. Ese era su nombre entonces. Resonó en su cabeza por unos momentos, y cuando su mirada se deshizo de la de Dianne, sintió como si volviera a respirar después de mucho tiempo de no hacerlo. Se sintió más extraña aún, pero lo achacó a la carrera que se había dado y al cansancio que había acumulado.

Después de aquella extraña forma de conocerse, Kiara estuvo explicándole como funcionaba todo y Dianne intentaba memorizarlo todo, sobretodo el uso de las máquinas, para no equivocarse. No era del todo mala en eso, así que estaba bastante atenta. Por eso, cuando Kiara negó y le habló de nuevo, ella pareció despertar de su ensoñación y prestó atención a la aterciopelada voz. — Oh no, está bien. Gracias por enseñarme todo.— Le agradeció ella, con una pequeña sonrisa.— Después de todo no sé si te he molestado al tener que venir o tenías otros planes.— Comentó poniendo cierto gesto de culpabilidad, por si realmente la hubiera molestado.

Escuchó su idea de como trabajar juntas y asintió, aceptándolo. Se afianzó el mandil en la cintura y acudió a la mesa de los oficiales de policía con su mejor sonrisa y su libreta en mano, apuntando rápidamente todo lo que pedían. Después volvió hacia donde se encontraba Kiara y le sonrió, al menos la anotación había salido bien e incluso los hombres le habían dado la bienvenida al pueblo y al trabajo.— ¿Empezamos? Muchos han pedido trozos de diferentes tartas y café o zumo. No creo que sea difícil.— Y junto a la chica, comenzó a prepararlo todo. Se colocó delante de la máquina de café y de zumos, y según lo que recordaba, parecía hacerlo bien. Dianne aprendía rápido, aunque sentía cierta mirada sobre ella que le ponía algo nerviosa, aunque también le gustaba.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2292

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Nymphadora el Dom 7 Ago - 1:12

C: 1- At first sight
Kiara
Con Dianne. Sabado 9:00 AM
Una vez que Dia se había alejado en dirección a los comisarios, dejando a Kiara con la sombra de una sonrisa casi oculta, la joven loba no pudo evitar fruncir el ceño. No entendía lo que le estaba sucediendo y aquello la estaba poniendo bastante nerviosa. No solo el hecho de que su loba estaba, a falta de una mejor forma de ponerlo, ansiosa sino que también estaba el tema de la corriente eléctrica que había sentido cuando sus manos se tocaron. Quizás sería alguna cosa de licántropos, pero Dianne parecía afectada tanto como ella.

Kiara pasó una mano por su cabello, peinandolo ligeramente tras sus orejas, mientras controlaba con la mirada las acciones de su compañera para asesorarle ante cualquier necesidad. La verdad es que Forks era un pueblito bastante regular y tranquilo, las mismas personas todos los días, los mismos clientes y pedidos se repetían a lo largo de la semana como si las personas no tuvieran otra cosa para hacer, lo cual probablemente era el caso de muchos. A veces el ambiente se ponía algo caldeado cuando los chicos de la escuela principal cercanos a egresar se encontraban muy aburridos y comenzaban a cometer estupideces en el café como si fuese algo chistoso, pero nada mucho más grave que alguna pelea o burla idiota a las camareras. Al notar distraídamente la sonrisa de su compañera la correspondió con la intención de infundir ánimos antes de apartarse para ver como manejaba las máquinas. Tras haber separado toda la parte de comida de la orden, se acercó por su espalda señalándole uno de los picos de las tolvas. — Esa explota, por lo que ten cuidado al- — No pudo terminar la frase que dicho aparato estalló sobre la taza, salpicando todo a su alrededor con café caliente. Al estar atenta y cerca en el momento, Kiara apartó a la humana con rapidez inusual para sacarla del rango de alcance del café y quedando bañada en este. Kiara sintió el ardor sobre su piel, mas este no era abrasador por la alta temperatura de su piel. Si bien le estaba quemando sin duda alguna la garganta y los brazos, era mucho mayor la perplejidad que la inundaba. Se había movido por puro instinto, no había tenido un segundo siquiera para procesarlo antes de cambiar de lugar a Dianne, tan solo la necesidad pulsante de protegerla.

— ¿Te quemaste? — Le preguntó la loba, preocupada y olvidando sus propias heridas por un instante mientras recorría el cuerpo ajeno de la fémina. Notando lo extraño de la situación, sonrió de forma ladina. —No te preocupes, me ha pasado miles de veces.— Comentó con amabilidad mientras tomaba un trapo y limpiaba el café de su cuerpo, el cual dejó unas zonas rojizas por unos instantes debido a las quemaduras antes de comenzar a limpiar la zona de la cafetera mientras pensaba. Estaba dandole vueltas al asunto cuando una luz se prendió en su cabeza,la idea haciendo que le fallen las rodilla. Dianne era su impronta. Su… Impronta.

Los ojos de Kiara se iluminaron, agradecida por la disipación de la neblina en su mente, y una cálida sonrisa idiota se impuso en sus labios a medida que su nerviosismo aumentaba. ¿Una mujer? ¿Desde cuando le gustaban las mujeres?

— Acerca de lo de más temprano... Me parece que lo que tenía que hacer no era tan interesante...— Dejó caer, reposando un momento contra el mostrador antes de hacer un gesto de dolor por las quemaduras.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
168

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Zoldyck el Mar 9 Ago - 0:34

C: 1- At first sight
Dianne
Con Kiara. Sabado 9:00 AM
Dianne se compenetraba bastante bien con Kiara a la hora de hacer las comandas, y en poco tuvieron los trozos de tarta apartados, dispuestas por hacer los zumos y los cafés que habían ordenado. La sonrisa de Kiara la hacía sonreír de vuelta, pero también la ponía algo nerviosa, sentía su mirada sobre ella, observándola. Y eso le gustaba, maldita sea. Siempre había sido de ese tipo de mujeres que le gustaban llamar la atención y ser el centro de las miradas, y quería llamar especialmente la suya. Cuando sintió la presencia de la chica a su espalda, dio un pequeño respingo por la sorpresa y por sentirla tan cerca. Pero su advertencia no llegó a tiempo, y la pequeña válvula de la cafetera explotó, tirándoles encima café ardiendo.

La primera reacción de Dianne fue alzar sus brazos para cubrirse el rostro, pero apenas le dio tiempo de realizar esa acción, cuando se vio apartada del lugar. Kiara se había puesto delante de ella, recibiendo todo el líquido ardiendo, apartándola de una manera algo fuerte y rápida. Nunca había visto a alguien tan rápido como ella, e incluso sintió como su espalda chocaba con la barra, pero no se quejó. Estaba demasiado perpleja con las acciones de la chica. Cuando todo pasó, y ella se giró para preguntarle si se había quemado, Dianne sentía como si le faltara la saliva en la boca, impidiéndole tragar bien.

¿Cómo que si me he quemado? ¿Pero te has visto?— Le preguntó ella, preocupada. No tenía porque haber recibido aquello por ella. Eran sus errores, no tenía porque pagar por ello. Dianne cogió un pequeño trapo y lo mojó en agua fría, demasiado helada diría, estrujándolo después. Así limpiaría el café y enfriaría las heridas. La morena lo dobló y evitó que Kiara hiciera otra cosa, tomando su brazo y pasando el trapo frío por las heridas.— No tenías porque hacer eso.— Después, pasó el trapo por el cuello de la chica, por su garganta, y no pudo evitar mirarla, centrando su mirada a la contraria. Maldita sea, aquello era demasiado fuerte para ella.

Lo que rompió aquella conexión fue la voz de Jackson, que las instaba a seguir trabajando y Dianne dejó que Kiara tomara la toalla, y preparó de nuevo el café, sirviendo posteriormente todo el pedido. Dianne pasó un rato tomando comandas no muy complicadas, y cuando todos parecían servidos y tranquilos, Dianne se apoyó en la barra, al lado de Kiara y suspiró, recogiéndose el cabello a la espalda para que no le molestara en la cara. La morena se dio cuenta de la sonrisa cálida que ponía la chica y le hizo sonreír también.

¿Qué te hace sonreír de esa manera? Te acabas de quemar entera.— Bromeó ella, sonriéndole también. Le agradó saber que no tenía nada importante que hacer y que aquella especie de clase había interrumpido. Cuando se apoyó en la barra, pudo notar el gesto de dolor al apoyarse sobre las quemaduras y le hizo un gesto para que la esperara.

Se metió en los vestidores y en los almacenes, donde también había un baño y un botiquín que ella misma le había enseñado posteriormente. Rebuscó en él y encontró una crema para las quemaduras. Después volvió al lado de su compañera y tomó su mano de nuevo, huntándole esa crema en las zonas rojizas del brazo.— Dejame curarte al menos en compensación.— Le comentó ella, con una leve sonrisa.— Gracias por salvarme Kiara.— Le agradeció, esta vez si con palabras. No se atrevió a mirarla directamente porque temía quedarse tocada de nuevo en sus ojos, no entendía nada de aquello. ¿Era eso una especie de amor a primera vista?






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2292

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Nymphadora el Miér 10 Ago - 21:49

C: 1- At first sight
Kiara
Con Dianne. Sabado 9:00 AM
La sensación del paño frío contra las quemaduras se sintió casi tan placentera como el hecho de que la muchacha estaba preocupada por su bienestar. Por supuesto, era una preocupación ligera por el hecho de haber sido bañada en café hirviendo, pero aún así le fue sumamente placentero al punto en que olvidó dónde se encontraba centrándose solo en el dulce aroma que portaba su fémina acompañante. Oyendo sus réplicas y quejas ante su preocupación, Kiara negó con la cabeza a punto de responder cuando sintió el frío paño acariciar su cuello. Instintivamente ladeó el rostro, otorgándole mejor acceso, mientras cruzaba su mirada con la ajena. La intensa mirada de Dia la cautivó al instante, provocando que su loba interna ronronee mientras ella se mordía ligeramente el labio inferior hasta que el momento fue roto por la voz de Jackson.

—No es nada. .Además,podrías haber sido tú y luego quien aguanta a Jackson?—
Le bromeó, encogiéndose de hombros y restándole importancia se apoyó en la barra.. Su impronta desapareció de su vista haciéndole una seña, más Kiara apenas lo notó al estar tan perdida en sus propios pensamientos. Claro, había oído historias acerca de tal suceso en la vida de un licántropo, pero la realidad era que había conocido pocos como ella y todos decían que la impronta era “la persona que mejor transmite el gen” a la siguiente generación. La idea le parecía sumamente estúpida, en especial cuando ella no podía quedar embarazada. Es decir, con todo lo de las transformaciones  había perdido la posibilidad de tener hijos y definitivamente no estaba en sus planes morder o arañar a nadie.

No fue sino hasta que la vio parada frente a ella que Kiara notó las intenciones de Dianne y, sin encontrar una razón suficientemente buena para evitarlo, tendió sus brazos a ella para permitirle curarla. Un fuerte sonrojo invadió su rostro al oír sus palabras combinadas con la sensación de electricidad que le transmitía su toque.

— Cuando quieras, Dianne...  — Le contestó, ligeramente idiotizada por su toque. Sin pensar antes de actuar, levantó su mentón suavemente con los dedos de la mano libre, sonriendo suavemente a la muchacha. Sus ojos capturaron los ajenos al instante, perdiéndose en ellos nuevamente. Sintió a su loba interna ronronear y tuvo que ejercer un gran control sobre su cuerpo para no hacerlo ella también. La voz de Jackson, declarando que ambas podían irse ya, rompió nuevamente el momento y Kiara bajó las manos con rapidez tomando conciencia de sus acciones al tiempo que desviaba la mirada avergonzada notando la hora en el reloj principal. Madre mía, ¡como se nos ha ido el tiempo!, pensó.

Alejándose tan solo unos pasos de la morena, desató su delantal dándole la espalda. Dando una honda respiración en un intento de acallar a su loba y su acelerado corazón, se volteó. Al ver a Dia, sus palabras resonaron en el fondo de su cabeza y una sonrisa tímida surgió en su rostro. Quizás, aceptaría un aventón de su parte. — Espero no haberte dado un día muy duro hoy… La verdad es que me divertí bastante — admitió con una pequeña risa, avanzando hacia la salida lentamente.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
168

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Zoldyck el Sáb 13 Ago - 14:53

C: 1- At first sight
Dianne
Con Kiara. Sabado 9:00 AM
Dianne sonrió levemente ante la broma que su compañera hacia, pero incluso así negó ligeramente con la cabeza. No tendría que haberse puesto en medio; había sido su error, ella no tenía que pagar por ello. Y la morena se sentía culpable, a pesar de que ella no lo había pedido, sino que había sido totalmente la iniciativa de Kiara de meterse por medio. Por eso, al menos, quería ponerle algún remedio a esa piel enrojecida que se le había quedado a la chica. Así que rebuscó por una pomada para las quemaduras y volvió junto a ella.

Ella pareció sorprendida de que acudiera a ella con aquello, pero finalmente extendió sus brazos y Dianne se echó algo de crema en los dedos y lo extendió sobre la piel ajena, sintiendo de nuevo aquellas pequeñas descargar eléctricas y aquella calidez que Kiara le había transmitido desde la primera vez que la mirara a los ojos en aquella mañana. — Sólo Dia está bien.— Le dijo ella, cuando pronunció su nombre completo. No es que no le gustara su nombre, simplemente es que le resultaba algo más cercano y personal, y eso era lo que sentía que necesitaba con aquella mujer.

Maldita sea, no sabía que estaba pasando consigo misma. Sus miradas volvieron a encontrarse y ella se quedó enredada en sus ojos, según extendía la crema por sus brazos y alzaba sus dedos para poner un poco sobre su cuello. El tacto era agradable y por un momento, quiso ser tocada también, lo que la hizo sonrojarse levemente, por sus propios pensamientos para con una extraña. ¿Qué le ocurría? Ella no solía avergonzarse por ese tipo de cosas, solía ser más lanzada e impulsiva. La voz de Jackson las despertó a ambos de ese ensueño entre ambas, y se sintió avergonzada de nuevo. ¿Las habría estado mirando alguien en esa especie de conexión que tenían? Esperaba que no. Al parecer, el tiempo había volado rápido y ya habían terminado aquel turno. Kiara se separó de ella, quitándose el delantal dispuesta a marcharse y Dianne se quitó también el suyo y limpió sus manos con un trapo, quitándose los restos de crema. Las palabras de Kiara, mientras se dirigía hacia la puerta, le resultaron demasiado rápidas. No quería que se fuera.

¡Espera!— Dianne cogió su bolso y su abrigo, aún algo mojado por la lluvia de la mañana, y acudió hasta ella. — ¿Quieres tomar algo?— La morena le sonrió levemente, pero se sintió algo avergonzada por aquello. No solía pasarle, pero con ella, parecía cambiar todo. Después de todo, ¿y si no la veía más? Algo le decía que no podría soportarlo, y el pueblo era pequeño, pero buscar a una persona de forma desesperada no daría muy buena imagen de una persona recién transferida allí.— No sé si compartimos turno o lo que sea y.. bueno, no sé si volveré a verte.— Le dijo ella, colocando su cabello mejor y mirándola de nuevo con esa mirada que las enlazaba a las dos. Quería tomar algo con ella, hablar de ellas, conocerla un poco más. Lo que fuera estaba bien.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2292

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Nymphadora el Dom 21 Ago - 21:52

C: 1- At first sight
Kiara
Con Dianne. Sabado 15:00 PM
El hecho de estar avanzando hacia la salida, sola, estaba entristeciendo a la loba  ante el pronóstico de no pasar más tiempo con aquella joven tan interesante y aparentemente crucial en su nueva vida por lo que ya estaba repasando la llegada de la humana al lugar en búsqueda de alguna excusa para llevarla al menos a su hogar con el fin de pasar algún tiempo más a su lado. La loba podía sentir su cuerpo tirar en dirección a Dianne, como si estuviese atada a ella con una soga que le permitía alejarse pero con un molesto escozor en el pecho que crecía a medida que lo hacía la distancia. En la mayoría de las situaciones, a Kiara le molestaría el hecho de sentirse obligada a estar cerca de alguien pero en esta era un sentimiento completamente diferente e incomparable. No es que nadie ni nada le obligase a mantenerse cerca de la muchacha, sino que ella realmente así lo deseaba. Dianne le intrigaba, quería conocer sus secretos y aprender sus gestos así como sus rutinas cotidianas, sus gustos y la forma en que le gustaba despertar en las mañanas. Por sobre todo, Kiara quería dejarse conocer. El caer en cuenta de ello sorprendió a la licántropa, quien desde adquirida su condición se había vuelto en una persona sumamente privada y cerrada.

Por esta razón, Kiara no pudo evitar sonreír de oreja a oreja al oír el grito de Dianne. Deteniendo sus pasos y volteó con una sonrisa, a pesar del esfuerzo por bajar su entusiasmo para no abrumar a su impronta. — ¿Te gustaría volver a verme, Dia? —  Un fuerte sonrojo se apoderó de sus mejillas ante sus palabras y la insinuación  que había interpretado, pero a su vez la contestación de la loba escapó de sus labios con cierto anhelo que había intentado ocultar con un tono bromista y una pequeña risa.

— Sería genial. Si te digo la verdad, dormí solo un par de horas por lo que un café me vendrá de maravilla. — Admitió alegremente mientras caminaba hacia una de las mesas más alejadas de la puerta, cuya ubicación les proporcionaba cierta privacidad puesto que era un área junto a la tarima que tendía a llenarse por la noches pero durante el día nadie parecía notarla. Era como si fuese una sección completamente separada del bar/café. Una sonrisa divertida adornó sus labios ante la idea en su mente. — ¿Te parece si le quitamos lo tedioso a las preguntas y lo hacemos a la modalidad de “20 preguntas” ? — Sugirió encogiéndose de hombros, realmente no quería que la muchacha se aburra y le daría la oportunidad de conocerla un poco mientras desayunaba.
Quitándose la chaqueta de cuero y colgandola en el respaldo de la silla, tomó asiento mientras se pasaba una mano por el cabello aún húmedo.

— Eres nueva en Forks, no es así? ¿Qué te trajo a este pequeño pueblo a la deriva de Dios? — Bromeó Kiara ligeramente, con una sonrisa ladina adornando sus labios, y se reclinó contra el respaldo de la silla al tiempo que se cruzaba de piernas realizando su primera pregunta. La loba deseaba conocerla y qué mejor forma de iniciar dicha conversación con aquellos motivos que la llevaron al pueblo. Sin poder evitarlo, meditó qué le diría si Dianne deseaba realizar la misma pregunta y cierto nerviosismo se apoderó de ella, anulando su apetito a pesar de que estaban ya en horario de almuerzo.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
168

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Zoldyck el Sáb 27 Ago - 0:25

C: 1- At first sight
Dianne
Con Kiara. Sabado 9:00 AM
No supo muy bien qué fue lo que la impulsó a traspasar aquella barra de forma tan apresurada, con el corazón en la boca y angustiada porque esa espalda tan poco conocida se alejaba de ella. Como si nunca más pudiera volver a verla si no se movía. Se sintió algo estúpida por estar tan impaciente, pero a Kiara no pareció importarle, ya que se paró en sus pasos y se giró hacia ella. La pregunta que le hizo, provocó un leve sonrojó en las mejillas de la morena y no fue capaz de decir absolutamente nada. Únicamente asintió un poco mientras la miraba, esperando que aquello no le resultara algo ridículo por su parte.

¿Qué pensaría la joven de ella? Como si estuviera tirándole los trastos desde demasiadas direcciones, y además, sin mucha sutileza. Pero Dianne sonrió levemente cuando la otra mujer aceptó su oferta. La morena acompañó los pasos de Kiara, sentándose al otro lado de la mesa cuando ella escogió una de éstas. No se había referido especificamente a tomar algo allí, pero no le importaba donde fuera si podía hablar un poco más de ella y, de alguna forma, quedarse con algo que las mantuviera en contacto.

El lugar que ella había escogido parecía alejado de toda la cafetería, como si aquello fuera un espacio privado donde nadie podía fijarse en ellas. Dianne esperó a que la camarera que las sustituía pasara cerca y pidió un par de cafés, también con un pequeño trozo de tarta para ella y lo que quisiera su compañera. Cuando la chica se fue, Dia escuchó la pregunta de la castaña y sonrió levemente, asintiendo después.

Es una manera original y poco ortodoxa de empezar, me gusta.— Le concedió ella, esperando a que Kiara empezara a hacerle preguntas, puesto que ella no sabía demasiado bien por qué empezar exactamente. Al parecer, se notaba bastante que era novata en aquel pequeño pueblo, sino lo conocería lo suficiente como para no llegar tarde o perderse. Dia asintió levemente y con una sonrisa ante su pregunta.— Quería cambiar un poco de vida.— Le contestó ella, y agradeció a la camarera que le traía las cosas y las dejaba sobre la mesa.

Estudiaba una carrera de medicina, pero tuve que dejarla por temas de dinero, así que, quería probar otras cosas.— Dia se encogió ligeramente de hombros mientras tomaba su café y lo mezclaba con mucho azúcar, dándole un sorbo después. Había hecho un largo viaje desde Virginia, a un pueblo elegido al azar, y ahora intentaba acostumbrarse a todo aquello y ver si aquel era su lugar. — ¿Y tú? ¿Naciste aquí o eres una prófuga como yo?— Le preguntó con una sonrisa en su rostro, esperando por saber algo más de ella.  






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2292

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Nymphadora el Sáb 3 Sep - 23:41

C: 1- At first sight
Kiara
Con Dianne. Sabado 15:00 PM
Los ojos de Kiara parecían brillar como las mismísimas estrellas ante cada sonrisa de la fémina que la acompañaba, deleitada por su presencia y el calor que su cuerpo emanaba desde el otro lado de la mesa. Los ojos de la loba no se alejaron de los labios de la humana cuando la camarera se acercó, pidiendo lo mismo con un asentimiento. La muchacha no dejaba de llamarle la atención y Kiara no terminaba de entender el porqué. Si, evidentemente Dianne era una belleza y estaría ciega de querer negarlo pero no era el comportamiento que la licántropa solía adoptar cuando alguna persona le interesaba. Nunca le había interesado una mujer en su maldita vida y resulta que, cuando no podía tener una relación decente con nadie, su impronta era justamente de su mismo sexo y parecía más que afectada por el lazo surgido. Kiara no solo estaba fascinada por la forma en que se sentía atraída a la fémina, sino más aún por lo agradable que era aquel sentimiento. Siempre que se había encontrado con la historia de que algún licántropo había encontrado “su media naranja”, le había parecido una bazofia por la falta de libertad que la atracción implicaba. Sin embargo, con Dianne no lo veía de tal forma en lo absoluto.  No se sentía obligada a estar a su lado, a protegerla o conocerla, sino que el deseo surgía desde el centro de su cuerpo.

Su tren de pensamiento fue interrumpido por la respuesta de Dia al llegar la camarera con el pedido, a lo que Kiara esbozó una pequeña sonrisa ladina, alentandole a continuar. Con toda su atención centrada en las palabras de su compañera, endulzó el café y bebió un sorbo mientras asentía de forma comprensiva. — Debió ser una decisión difícil, imagino que te gustaba mucho la carrera… — No pudo evitar sonreír orgullosa al ver que su impronta tenía el mismo hábito que ella al endulzar la bebida.

Cuando la pregunta fue redirigida a ella, su sonrisa amainó notablemente mientras bajaba su mirada. — Bueno… — Dudó la loba, revolviendo lentamente el café con la pequeña cuchara que le habían entregado, sin estar segura de como contestar aquella pregunta. Sin duda alguna iba a dejar fuera de aquella conversación su pequeño problema peludo, no por falta de confianza sino por miedo de asustarle. Joder, había conocido a su impronta hacía tan solo unas horas atrás y no iba a perderle por ello. No aún. Necesitaba disfrutar de ella al menos un poco. — No es justo que devuelvas la pregunta, belleza. — le acusó divertida, forzando una sonrisa en su rostro. — Sigue siendo tu turno, pero te responderé igual. Podríamos decir que soy una prófuga, también. — Se permitió un pequeño amago de sonrisa, sopesando sus palabras mientras tomaba un sorbo de café.

— En realidad nací aquí, pero me crié con mi tío en Londres. Hace un par de años tuve un… accidente, si, un accidente que puso mi vida patas para arriba y me vi forzada a volver. Fue una temporada bastante complicada. No era bien recibida en mi entonces casa y tampoco tenia otro lado a donde ir. — Kiara intentó pasar el breve relato con la mayor calma posible, alterandolo ligeramente sin llegar a cambiar la historia, mas su mano libre no dejaba de juguetear con la servilleta delatando su nerviosismo respecto al tema. Por un momento, su cuerpo recordó el dolor de la primera transformación y se estremeció. — Digamos que huí y en Forks encontré mi refugio desde entonces. Llevo dos años trabajando para Jason. Llegué hecha un desastre, a decir verdad, y un amigo en una situación similar me consiguió el trabajo.

Todo aquello era más de lo que le había comentado nunca a nadie, pero se obligó a restarle importancia con un encogimiento de hombros. Si se le permitía a su mente divagar lo suficiente, probablemente acabaría temblando en el suelo ya sea por una transformación o por un ataque de pánico, por lo que intentó concentrarse nuevamente en la muchacha antes de darle un bocado a al pastel.

Se le hizo agua la boca y sonrió, pinchando un trozo y acercandole ligeramente el tenedor a los labios, lo suficiente como para que su acompañante se estire y lo pruebe. — Prueba, está deliciosa, — Exclamó, aprovechando para cambiar el tema.









#Mil disculpas por la demora, tuve una semana complicada en la U.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
168

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: » Howls at the moon

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.