Últimos temas
» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 14:17 por Knocker

» 36. Invasion
Hoy a las 14:09 por Nightingale

» 35. Innocent
Hoy a las 14:02 por Nightingale

» 34. This place is haunted
Hoy a las 13:56 por Nightingale

» Why don't we find out?
Hoy a las 6:50 por Party Poison

» ~ You could be loved again
Hoy a las 0:52 por SapphireDragon

» Death is equal
Ayer a las 23:43 por Arson

» >> We stand for each other.
Ayer a las 19:55 por MissChief

» Burning Bridges
Ayer a las 18:43 por Shadows Takes All

» ☮ I can't save you unless you save me, too
Ayer a las 17:23 por Red

» Petición de Grupos
Ayer a las 16:26 por Nat Xavier

» Confieso que...
Ayer a las 13:55 por Mrs. Sarcasm

» We are doomed to repeat our history
Ayer a las 3:36 por Magik

» > Song of the seven seas
Ayer a las 0:00 por Sheena

» Petición de acciones Admin
Mar 17 Oct - 19:39 por Carrie_B

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

An untimely encounter.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

An untimely encounter.

Mensaje por CaptainHolmes el Miér 10 Ago - 3:41

An untimely encounter.
Julia y Mike eran una pareja de casados cuyos caminos, por circunstancias de la vida, se dividieron. O lo que es lo mismo, el divorcio no se demoró mucho tiempo en llegar. Ambos contaban con personalidades muy distintas, razón que poco a poco fue rasgando la relación hasta el punto de resquebrajarla por completo. Julia, una abogada de carácter imperioso y que en ocasiones pecaba de altanería, no aguantaba convivir más con Mike, un locutor de radio que pasó de ser centrado y sensato a adquirir una conducta irresponsable e inmadura, digna de un crío de corta edad.

Ya había transcurrido año y medio desde la última vez que se vieron las caras, y Mike continuaba teniendo sentimientos hacia la fémina con la que compartió algunos años de su vida, pero la máscara de orgullo que ocultaba su sinceridad le prohibía dar un paso del que quizás luego se arrepentiría. En cambio Julia se decantó por pensar en si misma, por hacer el intento de apartar a su ex de la mente de una vez por todas, y parecía estar consiguiéndolo ya que no descartaba iniciar una relación con alguien apropiado. Eso sí, sería muy minuciosa a la hora de elegir a alguien en quién confiar sus secretos y sentimientos. No iba a cometer el mismo error dos veces o... eso pretendía.

Conservando algunos amigos en común, había llegado el día en el que el destino jugaría sus bazas como nunca antes. Tanto uno como el otro fueron invitados a una fiesta de aniversario, organizada en la cubierta de un yate de alta gama. Era gigante. ¿Qué probabilidades había de encontrarse? Gracias a la cantidad de gente presente, pocas. Pero, ¡cómo no! por muy escasas que fueran las posibilidades de tropezarse, existían, y ese era el mayor problema.

El medio de transporte en el que viajaban se alejó demasiado de la orilla, y a pesar de que todos fueron conscientes de ello, nadie dijo nada. Algunos ya estaban bajo los efectos del alcohol, y otros solo querían divertirse. Sin embargo, la diversión duró poco en el momento que una repentina tormenta les sorprendió. No había tiempo de regresar, y el fuerte oleaje lo dejaba bastante claro. Simplemente debían mantener la calma y... rezar, rezar por que todo saliera bien. Los gritos del gentío se veían interrumpidos por el choque de las aguas contra las paredes del 'pequeño' barco, las cuales abordaban hasta inundar la cubierta por segundos. El océano sirviéndose de la fiereza que a veces mantenía latente les succionaba hacia el interior, terminando por derrumbar el yate y, por consiguiente, mandando a todos los presentes a paseo. Sin ningún modo de volver, sin gozar de salvavidas alguno; ¿adonde les arrastraría el destino?
Julia Adams
Abogada | Evangeline Lilly | CaptainHolmes
Mike Clayton
Locutor | Josh Holloway | SuperHawk
Plot | Realista | 1x1
© RED FOR SS


Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: An untimely encounter.

Mensaje por SuperHawk el Miér 10 Ago - 15:53

Episode 1.
An untimely encounter.
Mike Clayton
con Julia Adams
a las 10:00:00 AM
en una isla perdida.
Sentía presión entre ceja y ceja, en la nariz, en las sienes y un fuerte dolor de cabeza. Sin embargo, no sabía por qué su espalda estaba recostada sobre una capa blanda de polvo ni cuál era la causa de ese malestar intenso que le impedía abrir todavía los ojos. Respiró profundo, aliviado de tomar aire puro. La tarde anterior, había subido su cuerpo a un barco que, posteriormente, navegó por el mar azul, hacia adentro. Su mejor amigo había tomado la decisión de casarse con la que decía ser la mujer de su vida y Mike podía notar aún los rostros enamorados de la pareja inclinados sobre él cuando le agradecieron su asistencia. Aunque también notó un ápice de incomodidad entre ambos.

El naufrago extendió un brazo con vaguedad y abrió los ojos como platos. Su extremidad había buscado en vano el rastro de alguien, pero lo único que lo acompañaba en la soledad era la inmensa cantidad de arena que se perdía más allá de cualquier límite.

Mierda.

Descubrió qué le estaban ocultando cuando, después de ser mandado a buscar hielo, se encontró cara a cara con su ex mujer. No sería capaz de descifrar qué clase de sentimientos le provocó a Julia, pero él estaba seguro de haber mostrado una expresión entre sorpresa y felicidad encubierta. Había estado con más de una mujer desde que se efectuó legalmente el divorcio, pero nunca habían sido relaciones duraderas a pesar de haber buscado algo sólido que significara verdaderamente alguna cosa para él, pero no era un hombre con suerte.

Se preguntaba entonces por los siguientes sucesos. Una tormenta. Primero no estaba y luego apareció, de repente.

Dio un respingo, igual que si hubiese visto una aparición. Había dado con la clave de lo que significaba todo aquello. Julia cayó por la borda mientras intentaba aferrarse a algo y él se tiró de cabeza tras ella en un acto heroico... ¿Pero entonces dónde estaba? Veía imágenes confusas de él agarrándola por la cintura y sus gargantas sufriendo por el exceso de agua. Probablemente la pérdida de conocimiento favoreció al arrastre por las olas.

No era tan fuerte para perder a su mujer por segunda vez por lo que, tambaleante, se puso de pie para observar la playa. Julia se caracterizaba por tener un humor de perros así que sabía que, en cuanto la encontrara, tendría que correr y gritar hasta que alguien los oyera. Por tanto, sería mejor avisarla de lo ocurrido cuanto antes.

Caminó sin dirección, en un sentido y en otro, con sus pies descalzos pisando el agua. No había rastro de otro cuerpo desmayado por ningún lado. Sin embargo, recogió un trozo de tela roja y sabía a quién pertenecía. Pero lo más llamativo es que parecía haber sido arrancado por manos humanas debido a la cantidad de hilos rotos visibles.

Entonces, después de una breve teoría, le dio la espalda al ponto y observó, de abajo hacia arriba, a la mujer parada frente a él con los brazos cruzados que había cortado parte de su vestimenta para mayor comodidad.

¿Por qué tengo la sensación de que esto ya lo he vivido? —Preguntó con aire cansado.



All's fair in love and cold war.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
53

Localización :
Shondaland.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: An untimely encounter.

Mensaje por CaptainHolmes el Miér 10 Ago - 20:10

Episode 1.
An untimely encounter.
Julia Adams
con Mike Clayton
a las 10:00:00 AM
en una isla perdida.
Pese a que una y otra vez quiso rechazar la invitación mediante excusas concernientes al trabajo, al final tuvo que aceptar a regañadientes. No fueron las imparables insistencias por parte de sus amigos las que le llevó a acudir a la celebración, sino que el subconsciente no cesaba en la tarea de torturarle días tras día desde que le fue entregada la proposición de asistencia. Al fin y al cabo, ¿qué podía pasar? Era una mujer adulta y madura, y creia poder hacerle frente a todos los inconvenientes que se presentaran. Sobre todo a uno en concreto: Mike.

Todavía mantenía la esperanza de no tropezarse con su ex, incluso había llegado a imaginar que ni siquiera se le pasaría por la cabeza reunirse con ellos. ¿Por qué se interesaría alguien como él en una reunión de índole formal? Para cuando la balanza se inclinaba en dirección a la ausencia del rubio, su rostro apareció de la nada frente a ella. Enseguida discernió el semblante jovial que se impuso en la cara del varón pero, en cambio, el suyo propio conservó una expresión cuyo protagonista se trató del evidente ceño fruncido. El desconcierto se hizo patente a través de la arruga impuesta entre sus cejas cosa que, irremediablemente, no tenía la capacidad de ocultar. ¡Maldita sea su suerte! Fingiendo que nada de aquello había pasado, la fémina continuó relacionándose con el resto de los pasajeros, todos ellos de su círculo de amistades más cercano.

Conforme las horas quedaban bajo el peso del pasado, el cielo adoptaba una tonalidad amenazante que, confabulando con la bravura que las aguas destapaba, consiguió inquietar a más de uno. Por muy increíble que pareciese, Julia era una de ellos. Nunca le habían gustado las tormentas, así que una le sorprendiera y para más inri en alta mar, no era precisamente de ayuda. Todo el mundo tenía un punto débil, el que la mujer ocultaba detrás de un muro de orgullo.

No recordaba más.

Sentada en la orilla en medio de la nada, su mirada se perdía en le horizonte en busca de un vestigio que le hiciera rememorar con más detalles el suceso. Había tardado algunas horas en despertar, y también había invertido unos minutos en recuperarse físicamente; quizá se golpeó la cabeza con una de las rocas próximas a la arena, lo que le causaba cierta molestia al pretender apoyarse sobre los pies. No obstante, no se demoró mucho en luchar contra semejante sensación y, al fin, todo su peso recayó sobre las extremidades inferiores.

«¿Y ahora qué?»

Sin enfilar un rumbo en concreto, la de cabellos negros recorrió incontables metros de la playa, sin toparse con señal de vida alguna. En tanto los pasos avanzaban por la superficie arenosa, la fatiga y el agobio se arrojaban sobre ella incitándole a deteriorar parte de su ropa con el único fin de obtener más confort. Los bajos del vestido quedaron separados del resto del tejido, luciendo posteriormente a la altura de los muslos. Lo único en lo que pensaba en ese instante era en lo a gusto que se había quedado al tomar tal decisión. Al menos ahora lograba caminar con más soltura.

Con la impotencia corriéndole por las venas, Julia optó por parar el paseo y encaminó la mirada hacia el interior de la vegetación que la isla englobaba. No tenía ni idea de qué hacer en aquella situación. Su mente ya estaba maquinando futuras acciones a realizar para persistir, solo tenía que ponerse manos a la obra.

La mujer era consciente de que ponerse en lo peor no era la opción viable, mas no podía evitar pensar en que tal vez estaría más tiempo allí del que pudiera aguantar. Negó con la cabeza ante esos pensamientos y soltó todo el aire que acumuló en sus pulmones en forma de suspiro resignado. Acto seguido volvió a desviar la vista al otro lado encontrándose con algo, o mejor dicho alguien, que de nuevo apareció en la escena sin venir a cuento. Eso tenía que ser producto de una pesadilla.

—Dame eso. —Masculló sirviéndose de un tono adusto y, a continuación, le arrebató el trozo de tela con desprecio. Obviamente, desoyó las palabras que pronunció. Ella focalizó el interés en los ojos de Mike a medida que desencajaba su mandíbula inferior y rodaba los ojos a modo de fastidio. No existía otra palabra mejor que definiese la sensación predominante. —Esto es increíble, ¿de verdad tenías que ser tú? ¿No hay más personas en el mundo? —Valiéndose de unas furiosas zancadas, empezó a caminar en dirección contraria mientras refunfuñaba por lo bajo. —Perdida a saber donde con Mike Clayton, un planazo. —En esas alzó la voz, revelando la ironía que empleó en el manifiesto.



Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: An untimely encounter.

Mensaje por SuperHawk el Miér 10 Ago - 21:34

Episode 1.
An untimely encounter.
Mike Clayton
con Julia Adams
a las 10:00:00 AM
en una isla perdida.
Julia se comportaba como si él estuviera encantado con la situación cuando nadie conocía mejor que sí mismo cuán desagradable podría llegar a ser la compañía de la fémina. Dejó que la chica le arrebatara el trozo de tejido de los dedos mientras rodaba los ojos con exasperación. Intentó aprender a trabajar la paciencia en sus primeros meses de casados y realmente esperó respirar pronto en casa los resultados, pero el experimento no salió exactamente bien.

Tampoco es agradable para mí, ¿sabes? —Elevó los brazos e inició una caminata por detrás de la misma. Lo último que necesitaban era, precisamente, que alguno se decidiera a ir por su cuenta y se perdiera. Sin embargo, sabía que no sería fácil convencerla de permanecer juntos por mucho tiempo. Cinco años de conflictos atroces y sin sentidos habían sido más que suficientes para que se dieran cuenta de ello, por lo menos así lo creyó ella.

El matrimonio de ambos no fue perfecto; a decir verdad, eran un completo desastre tanto sentimentalmente como económicamente. Su trabajo como locutor nunca le había dado muchos beneficios, pero le gustaba la sensación del micrófono frente a él, el tacto de los auriculares en sus oídos y poseer la atención de un gran número de oyentes todas las mañanas. Era un programa dirigido principalmente a los hombres y trataba de ayudarles positivamente en sus relaciones, aunque siempre acababa desahogándose amargamente sobre lo difícil que te lo ponían algunas mujeres durante la convivencia. Él hablaba y su mujer, por aquel entonces, escuchaba mientras iba a trabajar. Sí, siempre escuchó. Y aunque nunca lo reoconociera, el divorcio fue la excusa perfecta para poder dejar de hacerlo. Mike lo entendía. La habían cagado tantas veces que simplemente destruyeron lo trabajosamente construido.

¡Puedes quedarte a diez metros de mí, sin hablarme ni mirarme, pero tienes que parar! —Ya habían recorrido buena parte de la playa y se acercaban, cada vez más, a las rocas... ¿Estaba loca? Sí, él ya lo sabía. Pero siempre se había quejado de su comportamiento, más cercano al de un niño que al de un hombre de su edad, y ahora ella era la que estaba pecando de irresponsable. —¡Te juro que no te sacaré si te vuelve a arrastrar la marea! —Estaba tirándose un farol, pero tuvo que cambiar el tono de su voz y fingir que efectivamente no la ayudaría para ver si lograba calmarla de una ver por todas. Mike nunca permitiría que se ahogara sola sin más; principalmente porque todavía tenían una hipoteca en común de la que hacerse cargo. —¡Estoy harto de todo esto! —Se detuvo entonces y se tiró sobre la arena para ver qué decisión tomaba después de todo el numerito. Estaban perdidos, sin agua ni comida, y lo peor para ella era él... No podía ser verdad.



All's fair in love and cold war.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
53

Localización :
Shondaland.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: An untimely encounter.

Mensaje por CaptainHolmes el Sáb 13 Ago - 2:43

Episode 1.
An untimely encounter.
Julia Adams
con Mike Clayton
a las 10:00:00 AM
en una isla perdida.
No tenía claro si contaba con muchas habilidades de supervivencia, pero lo que sí sabía era que de no tenerlas, las aprendería por su cuenta. Por lo menos le serviría de entretenimiento, el suficiente que necesitaba como para ignorar la irritante voz de su ex, que a juzgar por el volumen de ésta, no se encontraba muy lejos. ¡Genial! Le estaba siguiendo. La fémina desoyó por completo las palabras que demandaron el cese de la caminata que estaba llevando a cabo, continúandola e incluso incrementando la velocidad.

A lo largo de bastantes minutos una distancia considerable se impuso entre ellos, motivo por el que consideró tomar un descanso y aplacar la rabieta que le invadió de forma repentina. Ahora podía hacer como si no estuviera, o eso intentaría. La simple sensación de que Mike estuviera en el mismo lugar y a la misma hora que ella -sin importar cuán lejos se hallara- promovía la aparición de una exaltación en sus nervios. Y no precisamente en el buen sentido del término. Tal vez se estaba pasando exhibiendo un comportamiento como tal hacia su persona pero, ¿qué se esperaba? No tenía motivos para hacer lo contrario, o quizá era el rencor que la cegaba haciéndole lucir un tanto inmadura por consecuencia.

Julia cerró los ojos y tomó aire hasta llenar la capacidad de sus pulmones para a continuación liberarlo con lentitud y repetir el proceso en diversas ocasiones. Al fin y al cabo, las clases de yoga tendrían que servir para algo. En circunstancias como aquella se le antojaba complicado canalizar el resentimiento que se le acumulaba en el interior, pero es que el instinto a veces era más fuerte que la propia voluntad.

—¡No seas fantasma! —Su deseo de querer estar siempre a un paso por delante le indujo a desechar la idea de poner en práctica sus ejercicios de relajación. A lo mejor el impacto creó varias lagunas en su mente, pero recordaba a la perfección donde y cuando despertó y, por supuesto, quién hubo alrededor: nadie. A saber donde fue a parar él, pero convencida estaba de que no lo vio por las zonas próximas. —¡Además sé cuidarme yo solita como lo he hecho toda mi vida y como lo voy a seguir haciendo, maldito vago! —La pronunciación de los vocablos concluyentes disparó un torrente de inquina; se lo había estado guardando durante mucho, mucho tiempo. —Sí, quédate ahí tumbado como pasas la mayor parte de tu existencia, que yo me voy en busca provisiones.«A ver si me pierdo y a ti también de vista.» Cualquier humano con dos dedos de frente estaba documentado con respecto a los peligros que una inmensa aglomeración de vegetación solía ocultar. Sin embargo, la fémina hizo acopio de arrojo y se adentró entre la maleza sin siquiera pertrecharse de un arma con el que defenderse en caso de verse en alguna otra situación arriesgada.

Con pies y manos Julia se iba abriendo paso entre la espesura de aquella isla tropical, esquivando todo tipo de insectos que ni sabía de su presencia en el planeta. En una de esas el vestido se enganchó en la rama baja de un árbol, y aprovechó para separar la susodicha del resto de la estructura. Sin haberlo premeditado, consiguió un objeto con el que alcanzaría protegerse o cazar algo. Para cuando proseguía el trayecto con normalidad, un animal similar a un lagarto pero de elevadas proporciones le sorprendió apareciendo de detrás de un arbusto, acto que le arrancó un grito descomunal. El reptil abrió la boca y manifestó indicio de acercarse a ella, así que tomó la decisión de recular poco a poco, rezando por no efectuar un paso en falso. «Mierda.»



Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: An untimely encounter.

Mensaje por SuperHawk el Sáb 13 Ago - 22:39

Episode 1.
An untimely encounter.
Mike Clayton
con Julia Adams
a las 10:00:00 AM
en una isla perdida.
Las declaraciones de la mujer sólo le hicieron confirmar sus sospechas. A pesar de todo el tiempo transcurrido, ella parecía seguir teniendo algo personal contra él. Julia se marchó con una mirada cargada de ira, como lo había hecho en tantas otras disputas. No sabía a qué venía el ataque, qué había hecho mal ahora. Repasó en su mente y nada venía a su memoria. Nunca había sido una persona extremadamente sedentaria o aburrida, por lo que sólo podía entender que le hubiera dejado caer -una vez más- que no servía para nada. Quizás siempre contó con demasiado tiempo libre, algo con lo que ella como abogada solo soñaba, y por tanto podía relajarse en casa mientras esperaba ansioso a que entrara por la puerta. Pero ella, cuando llegaba, le echaba una mirada de desaprobación e iba a refrescarse un poco, pasando totalmente de su cara. Intentó poner remedio a la situación sorprendiéndola más; un día le preparaba su cena favorita, otro día limpiaba hasta dejarlo todo reluciente... Sin embargo con el tiempo abandonó los detalles. Lo había intentando, de mil maneras diferentes, pero entonces no sabía si simplemente estaban pasando por un mal momento o si su mujer se había casado con el hombre equivocado.

La observó perderse entre la maleza, sin moverse del sitio. Sabía que no podía agobiarla con su presencia aunque estuvieran en una isla desierta.

Hundió una mano para recoger un puñado de arena y la tiró después al aire. Era irónico. De Julia siempre le había atraído, desde el principio, su testarudez, y jamás podría haber imaginado que acabaría odiándola tanto. Fue el hombre que aguantó sus ronquidos y le calentó los pies fríos en la cama por mucha grima que le diera. No estaba siendo justa.

Al segundo siguiente, escuchó un grito proveniente de lo más hondo de su garganta. Mike se levantó en un abrir y cerrar de ojos y fue tan deprisa a su rescate que más de una vez se tropezó y si evitó caer fue por pura suerte. Apartando ramas frondosas que le dificultaban la visión, gritaba el nombre de su ex esposa, esperando una respuesta que nunca llegó. Sin embargo, pocos metros más adelante, la espalda de ésta apareció. Gracias al cielo no le había dado tiempo a internarse más profundamente en la selva.

Se agachó, lentamente, y agarró una rama con todas sus fuerzas. Entonces, pasó por al lado de Julia y la partió contra el cráneo del reptil en un impacto que le sacudió todo el brazo. El trozo que quedaba ahora en su mano era puntiagudo, pero sería mejor no precipitarse de nuevo. Lo tiró hacia un lado y, antes de que al animal le diera por hacer cualquier movimiento, deslizó su extremidad por el dorso de la contraria y entrelazó sus dedos.

Corre. —Susurró antes de jalarla y sacarla de allí. No permitiría que su vida acabara así; convirtiéndose en un agradable festín para el animal.



All's fair in love and cold war.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
53

Localización :
Shondaland.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: An untimely encounter.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.