Últimos temas
» Veritatem dies aperit
Hoy a las 4:31 por Incaendium

» Etherial's Dreams
Ayer a las 23:42 por jibriel

» Lost souls in revelry
Ayer a las 23:20 por Nyadeh

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 23:13 por Sheena

» 03. Dangerous woman
Ayer a las 20:49 por Nightingale

» Pizza Potluck
Ayer a las 18:46 por Aversiteespabilas

» ~We do it for her~
Ayer a las 16:44 por Aversiteespabilas

» Trust your heart
Ayer a las 14:20 por Aversiteespabilas

» Death is equal
Ayer a las 14:14 por Nightingale

» ♦ Out of the woods
Ayer a las 14:10 por Nightingale

» Dark arrow
Ayer a las 5:20 por Bastet

» Lethal desires
Ayer a las 3:24 por Uko

» ~ You could be loved again
Ayer a las 1:34 por SapphireDragon

» Dos detectives en apuros
Mar 12 Dic - 23:45 por Sagittarius

» ❃ Kiss Kiss Bang Bang
Mar 12 Dic - 23:19 por Sagittarius

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

In the greatest city in the world!

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

In the greatest city in the world!

Mensaje por Usnavilton el Lun 15 Ago - 17:57


We hold these truths to be self evident that all men (and women) are created equal
1777 - 1x1 - Realista - UsnaviltonxL'Assasymphonie
Las hermanas Schuyler son conocidas en Nueva York por sus escapadas nocturnas para encontrarse con los estudiantes en plena revolución americana. Esa noche, con Peggy en casa debido a un resfriado, Angelica y Eliza se adentran en los barrios de Manhattan donde está ocurriendo la historia.
Elizabeth Schuyler
20 años | Philippa Soo | Usnavilton

Elizabeth, o Eliza, como a ella le gusta que le llamen, es la mediana de las hermanas Schuyler. Alegre, inocente y enamoradiza, es la dama perfecta, aunque de pequeña solía desobedecer mucho a su padre. Al ser la mediana no tiene que preocuparse tanto por mantener el nombre y la fortuna de la familia, por lo que se permite fantasear con los chicos que conocen en sus escapadas a pesar de que aun no ha encontrado al adecuado.
Angelica Schuyler
21 años | Renée Elise Goldsberry | L'Assasymphonie

La mayor de las Schuyler sabe que el único trabajo que tiene en la vida al ser mujer es casarse con un hombre de dinero, por lo que aprovecha todos los momentos de libertad que tiene antes de que le prometan con algún rico desconocido. Muy inteligente, fuerte y algo seria, siempre se rebela contra el papel que le ha adjudicado la sociedad por ser mujer, y es la líder en estas escapadas nocturnas con sus hermanas.
© RED FOR SS




MY FAVORITE PLACE...:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Localización :
Washington Heights, NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por Usnavilton el Lun 15 Ago - 18:43












Elizabeth Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now

Una vez salieron del jardín de su mansión, Eliza se paró a ponerse los zapatos que se había quitado para no hacer ruido. Había sido difícil, pues su padre cada vez ponía más vigilancia para evitar que salieran, pero Angelica y ella lo habían conseguido. Levantándose y sacudiendo la hierba del vestido, se giró hacia la única ventana iluminada de su casa. La luz de la vela que sostenía Peggy, su hermana pequeña, titiló cuando esta se asomó y agitó la mano en señal de despedida. Pobre Peggy, había cogido un resfriado que le mantenía en la cama día sí y día también. Lanzó un beso hacia su hermana pequeña y se giró hacia la mayor con una sonrisa cómplice mientras se acercaban a un árbol rugoso que marcaba el inicio del camino a la ciudad.

-¡Vamos a disfrutar! -Eliza se subió a una roca estrategicamente apoyada en el tronco del árbol y metió la mano en el agujero, sacando una vela y cerillas para pasárselas a Angelica.

Desde que se firmó la declaración de independencia y el rey Jorge III declaró la guerra a las colonias, los soldados británicos patrullaban las calles de Nueva York, intentando mantener el orden. Pero las noches, ah, las noches... Por toda la ciudad había locales en los que los revolucionarios se reunían para planear la revolución o, simplemente, celebrar bailes ilegales. A estos solían acudir las hermanas Schuyler.

A Eliza le encantaba ir a pesar de que su padre Phillip se lo había prohibido ya que "las calles no son seguras para jovencitas como vosotras, díselo, Catherine, ¿a que tengo razón?". Su madre siempre asentía, pero a ella le parecía ver en sus ojos una chispa de complicidad ante sus hijas, ¿o eran imaginaciones suyas?. No importaba, el caso era que habían salido y tenían toda la noche por delante.

El lejano tañir de las campanas de la iglesia le indicó que eran las 10 y media de la noche y a medida que Angelica y ella se iban acercando a la civilización, pues su mansión estaba a medio kilómetro de la ciudad, los árboles iban siendo cada vez más escasos. Eliza cogió la mano de su hermana mayor y la apretó para llamar su atención.

-Menos mal que este sitio está a las afueras, allí no hay peligro.

Solían ir a Manhattan siempre que podían, pero había habido problemas últimamente y los revolucionarios se habían trasladado lejos del centro de Nueva York. La joven se acercó un poco más a su hermana para sentirse segura, pues entraban en una parte del camino que estaba especialmente oscura y a ella le daba bastante miedo.


§



MY FAVORITE PLACE...:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Localización :
Washington Heights, NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por L'Assasymphonie el Lun 15 Ago - 20:12












Angelica Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now
Tras ponerse los zapatos, Angelica pudo, por fin, respirar hondo, para después dedicarle una sonrisa a su hermana. Pese a que su padre parecía empeñado en no dejarlas salir por la noche, ellas se negaban a quedarse en casa mientras la historia se abría paso a menos de un kilómetro de su habitación. Ella quería opinar, quería debatir, quería participar en aquello, y no se iba a quedar en casa sentada cuando el futuro de su país se estaba forjando, por mucho que su padre se lo prohibiera.

Alzó la cabeza para despedirse de Peggy, imitando a Eliza. Normalmente, la pequeña de las hermanas las acompañaba -no sin cierta reticencia- en sus escapadas nocturnas, pero había enfermado y se tenía que quedar en casa. Pese a que le apenaba que Peggy no pudiera acompañarlas, pues no era lo mismo si no estaban al completo, tampoco iban a perderse la acción, especialmente si Peggy había insistido en que no se preocuparan por ella.

Angelica cogió la vela que le tendía su hermana, dedicándole una mirada cómplice antes de prender la llama que las alumbraría en su paseo hasta el centro de Nueva York. No era un viaje largo, y estaban más que acostumbradas a recorrerlo, ya fuera de día, para ir de compras o de paseo, o de noche, para disfrutar del ambiente revolucionario. Sin embargo, la luz de la luna, aunque romántica, no era tan potente como para iluminar el camino.

Cuando los árboles prácticamente habían desaparecido dando paso al cemento, Eliza se acercó y le cogió de la mano, a lo que Angelica recpondió apretándosela, para asegurarle que todo estaba bien. No tenían de qué preocuparse, y no era la primera vez que pasaban por allí a esas horas, pero Angelica era consciente de que su hermana no era tan... fuerte como ella. Angelica dudaba que hubiera alguien más dulce que su hermana en el mundo, y siempre se había sentido con la obligación de protegerla. Por muy seguro que considerase -o quisiera considerar- aquello, entendía que tanto para Eliza como para Peggy no lo pareciera, por lo que no tenía problema en reconfortarlas. Aún así, en breves entrarían en la ciudad, con todo el ajetreo que aquello implicaba, por lo que era cuestión de minutos que las preocupaciones desaparecieran.

Menos soldados, más diversión —  asintió, con una sonrisa traviesa. — ¡Vamos! — la animó, tirando de su mano para ir más rápido y llegar antes, a la par que soltaba una risa de pura felicidad.— ¡La revolución nos espera!



§



By Snicket ♥

Tu Vas Me Détruire:


By Mozart♥
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por Usnavilton el Miér 17 Ago - 16:52













Elizabeth Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now

El tirón de Angelica disipó un poco sus miedos a la vez que le infundía el coraje necesario. Eliza se recogió el vestido con la mano libre y rió con su hermana, andando más rápido para abandonar la oscuridad cuanto antes. Sabía que, cuando llegaran a la ciudad, no habría ninguna señal aparente que indicase el lugar de reunión de los rebeldes, pero ellas habían ido demasiadas veces como para no ver las pistas que dejaban: una ventana más abierta de lo normal, una señal en la pared, un tronco colocado de manera especial...

Antes de abandonar la protección que les brindaba los árboles, la joven tiró de su hermana, cogiendo la vela y apagándola de un soplido. La escondió debajo de un arbusto y con un mudo asentimiento, cogió a Angelica de la mano y ambas se adentraron en la ciudad.

-¿Crees que irá Washington? -el general había servido junto a su padre y ambos eran muy amigos y, a pesar de que nunca las había delatado ya que eso significaría admitir que él también acudía a esas reuniones, siempre podía empezar a hacerlo ahora. -Hoy no tenemos a Peggy para que le distraiga.

Eliza ahogó una risa. Si el general se ponía muy pesado con su seguridad, solían mandar a su hermana pequeña para que le distrajera. Ella también compartía ese sentimiento de preocupación, y ¿qué mejor manera de librarse de los dos que juntándoles para que se preocuparan juntos? Era muy divertido estar bailando con algún soldado y cruzarse con sus caras al dar un giro, la de Washington, reprobatoria, la de Peggy, escandalizada.

-Ojalá hoy conozcamos a alguien interesante. -susurró con voz soñadora. Habían llegado al local, y la muchacha se hizo a un lado, mirado expectante a Angelica. Cada día cambiaba la contraseña o la señal para entrar a estos sitios, y supuso que su hermana sabría como entrar, pues era quien mejor manejaba este tipo de cosas.



§



MY FAVORITE PLACE...:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Localización :
Washington Heights, NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por L'Assasymphonie el Jue 18 Ago - 2:16












Angelica Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now
Es probable, últimamente hay mucho movimiento... — suspiró, antes de sacudir la cabeza. Washington no las delataría y, aunque lo hiciera... su padre no era estúpido, no era como si ignorara que a veces se escapaban por las noches.— Echará de menos la inestimable compañía de Peggy, pero no creo que pase nada — la tranquilizó, con una sonrisa.

Finalmente, llegaron al local. Angelica podía sentir la pasión con la que se debatía tras sus paredes, la emoción, las ideas bullendo... Pensar en todo eso hacía que se le erizara la piel. Estaba orgullosa de poder participar en aquello, aunque fuera mujer o, precisamente, porque era mujer. Angelica confiaba en que, una vez que se independizaran (porque iban a lograrlo tarde o temprano), el hecho de llevar falda en lugar de pantalones dejara de ser un impedimento, un obstáculo. Había leído tanto, o más, que cualquiera de los hombres que se reunían allí, tenía sus mismas ideas y sus mismos valores. El ser mujer era lo menos importante.

¿Alguien que no sea Burr, quieres decir? — bromeó, mientras se dirigía a la puerta.

Burr era un hombre agradable, con una sonrisa bonita... Y nada más. Angelica no sabía qué pensaba (bueno, lo sabía, pero no porque él lo mostrara abiertamente), no entendía cómo podía guardarse sus pensamientos cuando estaba rodeado de ideas y propuestas, de pasión revolucionaria, de ansias de cambiar el mundo... Le incomodaba la actitud pasiva de Burr, por muy correcto, educado y amable que fuera con ellas o, quizás era eso lo que más le incomodaba, aquella... amabilidad que parecía ser más una suerte de ¿cortejo? De una forma u otra, Angelica no pensaba perder el tiempo con alguien incapaz de expresar sus opiniones o debatir.

Detrás de la puerta, una voz preguntó por la contraseña, y Angelica la dio. Sin embargo, en lugar de abrirse la puerta, como esperaba (como debía), la voz le dijo que era incorrecta. Angelica la repitió, alzando más la voz, por si acaso no la habían escuchado... Pero seguían sin abrir. ¿Qué broma era aquella? ¡Era imposible que se hubiera olvidado de la contraseña! Así que... Debían haberla cambiado, por algún motivo, quizás tenían miedo a que los soldados la hubieran descubierto. Y como ellas no habían hablado con nadie que les informara de aquello, no conocían la nueva.

Ahogando un grito de frsutración, se giró para mirar a su hermana. ¡De ninguna manera pensaba quedarse fuera! No habían venido andando hasta la ciudad para nada, eso lo tenía claro. Quizás... Quizás había alguna ventana abierta... Sonaba ridículo, pero no dejarlas entrar, cuando iban a las reuniones de forma habitual, era aún más ridículo.  Probablemente no podrían entrar por ellas pero si encontraban a alguien dentro que las conociera...

¿Qué hacemos? — su idea no era la mejor, era consciente de ello. Había muy pocas -ninguna- posibilidades de que hubiera una ventana abierta, de modo que quizás a Eliza se le ocurría algo.


§



By Snicket ♥

Tu Vas Me Détruire:


By Mozart♥
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por Usnavilton el Jue 18 Ago - 17:47












Elizabeth Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now

-Ah, Aaron Burr. Un hombre encantador, no puedes negarme eso.
-imitó el tono de voz de las amigas de su madre cuando hablaban de futuros maridos para sus hijas y puso una mano en la cadera -Políticamente correcto, con dinero, de buena familia, estudioso... ¡es el yerno ideal!
-con los ojos en blanco, esperó a que su hermana llamara a la puerta.

Frunció el ceño. Algo iba mal. Angelica había tenido que repetir dos veces la contraseña y parecía que no surtía efecto. "¿Qué hacemos?" le preguntó. Eliza se encogió de hombros como respuesta, y se adelantó para hablar con el hombre que se encontraba tras la puerta a pesar de que sabía que era inútil.

-¿Por casualidad no se encontrará George Washington ahí dentro?

La puerta se entreabrió y la mirada que le dirigió el hombre de detrás le hizo pensar que, si tuviera un arma, le dispararía en ese momento. Quien sabía si no la tenía, el dedo en el gatillo, preparado para abrir fuego. La joven se dio cuenta de lo mal que había sonado y recogió las manos en el regazo, nerviosa por lo que pudiera pasar si no aclaraba lo que había dicho.

-Nosotras le conocemos y seguro que él le dice que somos de confianza.  -"O le dice que nos mande a casa.". Un rayo de luna iluminó la cara del hombre por un momento y a Eliza le pareció ver que sus rasgos le resultaban familiares. -Usted nos conoce.  -ella no se sabía su nombre, pero el portero solía estar en las reuniones y habían bailado juntos alguna vez. -Sabe quienes somos, pero nosotras no nos sabemos la contraseña de hoy, ¿no podría dejarnos entrar? ¿solo por esta vez?

-Las reglas son las reglas. Lo siento, chicas. -aunque la mirada del hombre se ablandó, su tono de voz no dejaba lugar a dudas. No podían entrar. Frustrada, pero sin perder las buenas maneras, Eliza inclinó la cabeza y sonrió mientras el portero cerraba la puerta, pero perdió la sonrisa en cuanto sonó el "click" del candado. Elevó las manos al cielo, acercándose a su hermana para susurrar.

-¿Y si nos quedamos escondidas hasta que entre alguien para escuchar la contraseña? Igual conocemos a algún soldado que nos la dice...  -era un plan fallido desde el principio, ambas lo sabían. Siempre llegaban cuando todo el mundo ya estaba ahí, y tampoco conocían a tantos soldados. Suspiró, enrollando un mechón de pelo en su dedo índice, y miró alrededor, sin un plan y empezando a perder las esperanzas -¿Volvemos a probar dentro de un rato? Quizás cambian al portero y es alguien que si nos reconoce y nos deja entrar...


§



MY FAVORITE PLACE...:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Localización :
Washington Heights, NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por L'Assasymphonie el Jue 25 Ago - 14:23












Angelica Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now
Ideal...mente aburrido —  apuntó, poniendo los ojos en blanco. Sin duda, Burr era un gran partido, pero no para ella. Angelica quería retos, y Burr parecía tan... monótomo. Sin duda sería un marido ejemplar, y no podía negar su inteligencia pero... Definitivamente, no quería compartir apellido con aquel hombre.

Eliza se adelantó para hablar con el hombre, y Angelica sintió cómo se le paraba el corazón por un momento. Incluso sabiendo a qué se refería Eliza, aquello sonaba mal. Probablemente el hecho de que la voz que preguntara fuera una femenina salvó a su hermana. De una forma u otra, sabía que el plan de Eliza no era, precisamente, brillante, y que no iban a conseguir nada. Y así fue, aunque el portero las reconociera, no las iba a dejar pasar.

Hmm... — murmuró, pensativa. La verdad es que no tenía muchas esperanzas puestas en aquella noche, pero no quería volver ya a casa, no pensaba rendirse y aceptar que habían dado todo aquel paseo de casa hasta la ciudad para nada. — Quizás hay alguna ventana abierta. O alguna desde la que alguien nos pueda ver y hacer caso. Quizás si damos unos golpecitos alguien se acerca... — O quizás no las escuchaban, o quizás se metían en otro lío aún mayor. Siempre podían esperar a que entrara alguien más, o a que cambiaran e portero, pero ambas opciones parecían tan improbables como imposibles.



§



By Snicket ♥

Tu Vas Me Détruire:


By Mozart♥
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por Usnavilton el Sáb 27 Ago - 20:01












Elizabeth Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now

Eliza se recogió el vestido y se miró los zapatos, a ver si se habían manchado de barro, mientras intentaba pensar en otra alternativa. Estaban bastante limpios porque hacía tiempo que no llovía, aun así tenían un poco de polvo y se apresuró a limpiarlos con las manos. Una idea brillante, pensó con ironía, pues ahora tenía las palmas manchadas de polvo. Se sacudió las manos para librarse del molesto polvo y alzó una ceja ante la descabellada propuesta de su hermana.

-Pero cómo van a dejar una ventana abierta -empezó a decir con un tono de risa -si son militares que cuidan todo detalle y...

Eliza paró a mitad de la frase, pues un recuerdo empezaba a abrirse paso en su mente. Dio un par de pasos atrás y miró el roto cartel que colgaba encima de la puerta. Entrecerró los ojos para poder distinguir mejor lo que ponía y pudo ver una bobina de hilo junto a unas tijeras, casi carcomidas por el tiempo y los insectos.

-¡Angelica! -con la mano apremió a su hermana para que se acercara y señaló el cartel con los ojos brillantes. -¿Sabes dónde estamos? -no esperó respuesta, estaba demasiado orgullosa de su descubrimiento como para esperar -¡Es la modista a la que nos traía mamá de pequeñas! -cada vez que su madre necesitaba un vestido se llevaba a las tres hijas a esa modista para que aprendieran de corte, confección y moda para cuando fueran mayores. La señora se jubiló cuando Eliza tenía 10 años y nadie volvió a coger las riendas del negocio, por lo que el local llevaba abandonado un tiempo.

-¿Recuerdas que pasábamos horas explorando este lugar? En el sótano guardaban las telas. -miró a Angelica y dio un saltito de alegría, recogiéndose el vestido para no pisarlo al volver a poner los pies en la tierra. -¿Te acuerdas de dónde estaba la entrada al sótano?


§



MY FAVORITE PLACE...:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Localización :
Washington Heights, NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por L'Assasymphonie el Jue 8 Sep - 18:32












Angelica Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now
Incluso Eliza sabía que su plan estaba destinado a fracasar incluso antes de llevarlo a cabo. No era que su hermana fuera estúpida, pero se suponía que la más inteligente, la que vivía con los pies en la tierra, era Angelica. Desde que era pequeña había sabido cuál era su destino, y que por ello tenía que ser la más sensata. Porque el futuro de su familia estaba en sus manos.

Lo sé —  suspiró, con un mohín. Sabía que no tenían ninguna posibilidad, y que luchar por entrar era, realmente, luchar por una causa perdida. Pero era demasiado orgullosa como para reconocerlo en voz alta. Sabía que Eliza confiaba en ella y rendirse era como decepcionar a su hermana, algo que siempre le había dado miedo. Quería demasiado a Eliza como para hacer que se sintiera mal por su culpa, aunque no fuera realmente su culpa, y aunque Eliza dijera que no importaba porque... sí que le importaba.

Estaba tan ocupada pensando alguna forma de conseguir entrar que no se dio cuenta de cómo Eliza se detenía en seco ni cómo retrocedía, buscando algo. No fue hasta que Eliza la llamó, tratando de captar su atención, que volvió al mundo real. ¡La modista! Cielos, habían pasado tantos años que ni se acordaba. Angelica podía memorizar fragmentos de libros e incluso libros completos, pero había muchos fragmentos de su vida que no recordaba, no sin que alguien los mencionara antes, probablemente porque no eran útiles. En cambio, Eliza era mucho más... humana, almacenaba recuerdos, no datos. Eliza recordaba a las personas, recordaba los sentimientos... Angelica trataba de olvidarlos, de reprimirlos, porque sabía que no le ayudarían nunca, que podían hacerle daño. Pero Eliza no temía a sus emociones, lo que la hacía tan bondadosa como ingenua, y lo que hacía que Angelica se sintiera con la responsabilidad de proteger a su hermana.

Eliza, ¡eres genial! — exclamó, dándole un beso en la mejilla a su hermana, presa de la felicidad.— Lo sé — ¡Vamos! — exclamó, tirando de su hermana hacia la parte trasera del edificio.  Solo esperaba que no hubieran atrancado la entrada. O la puerta que conectaba el sótano al resto de la casa.

§



By Snicket ♥

Tu Vas Me Détruire:


By Mozart♥
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por Usnavilton el Dom 25 Sep - 17:43












Elizabeth Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now

Agarró la mano de su hermana y se recogió el vestido para no pisarlo, no fuera a ser que se le ensuciase. Estaba todo un poco oscuro y le dio miedo que hubiera algún soldado inglés escondido, o peor, un soldado americano que les confundiese con algún inglés. Eliza miró hacia atrás, no vio a nadie, y miró hacia los lados. Sonaban grillos, así que tuvo por seguro que no había nadie allí... ¿verdad?

-Que suerte hemos tenido.

Le parecía raro tener una de sus manos libres. Siempre que iba con sus hermanas tenía las manos cogidas por ambas. Angelica le daba un apretón firme, transmitiéndole seguridad y confianza, y Peggy solía cubrir la mano de Eliza con sus dos manos, como si tuviera miedo. La joven sonrió ante lo diferentes que eran las tres mientras se imaginaba a Peggy en el papel de Angelica esa noche. Seguro que su hermanita se hubiera ido a casa, o les hubiera recordado que las señoritas decentes no hacen eso. Pobre Peggy, tan inocente y buena. Menos mal que tenían a Angelica, sino, ninguna de ellas se hubiera atrevido  a hacer la mitad de las cosas que habían hecho en su vida.

-Creo que es aquí. -susurró.

Se escuchaba música y voces distorsionadas que parecían venir de ninguna parte, pero ambas sabían que la fiesta tenía lugar en el sótano. Entrecerrando los ojos y mirando al edificio, pudo ver que las ventanas de arriba permanecían cerradas a cal y canto, sin un rayo de luz que saliera de ellas, y a ras de suelo habían crecido muchos arbustos que ocultaban las ventanas del sótano.

-Recemos porque la puerta esté cerca. -con una silenciosa oración, Eliza se volvió hacia donde creía recordar que se encontraba la puerta.

Estaba demasiado oscuro como para ver algo, así que soltó la mano de Angelica y se puso a tantear en la pared. Tarde o temprano encontrarían el pomo de la puerta, si es que todavía seguía ahí.


§



MY FAVORITE PLACE...:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Localización :
Washington Heights, NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por L'Assasymphonie el Sáb 1 Oct - 23:07












Angelica Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now
Angelica asintió a las palabras de su hermana, mientras se acercaban al lugar del que salían las voces. Por suerte, pronto conseguirían entrar y ser parte de aquel murmullo continuo que tanto le gustaba. Debates, ideas, opiniones, ¡la historia misma en la palma de su mano! Estaba más que claro que no se lo iba a perder, no por una estúpida contraseña.

Debería estar... —  empezó a decir, mientras tanteaba la pared en busca del picaporte. Cuando se aburrían porque la modista estaba con otra de las hermanas, las dos restantes (ella y una de las otras, por lo general), se iban a buscar aventuras fuera. Angelica siempre había sido la más alta, así que siempre había sido la encargada de abrir la puerta que daba paso a la "Gruta de las Maravillas" o a la "Cueva de Ali Baba" o lo que su imaginación dictara que sería el sótano aquel día — ¡...aquí! — exclamó, en un susurro, mientras encontraba el mecanismo que les daría acceso a la fiesta.

Sin embargo, cuando intentó accionar el picaporte, descubrió que estaba cerrada. Era de esperar, a decir verdad, podía ser que estuviera abandonada y olvidada, pero estar allí dentro era peligroso, de modo que era lógico que se hubieran asegurado de que ningún soldado inglés pudiera entrar. Por suerte, Angelica no era ningún soldado inglés, era mucho mejor y había leído mucho. Y también había amado siempre las aventuras. Sin dudarlo, le tendió la vela a su hermana mientras se quitaba una de las horquillas que sujetaban sus mechones delanteros en la parte trasera de la cabeza.

Alumbra la cerradura —  le pidió, mientras metía la horquilla en el agujero. Solo tenía que accionar los pistones correctos y... ¡clic! La puerta estaba abierta. Ya se encargarían más tarde de cerrarla los encargados, ellas tenían una opinión que compartir.

§



By Snicket ♥

Tu Vas Me Détruire:


By Mozart♥
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por Usnavilton el Miér 19 Oct - 13:34












Elizabeth Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now

Un rayo de esperanza se abrió paso en su pecho cuando su hermana mayor anunció que había encontrado la cerradura, y a pesar de que en un primer momento parecía que estaba cerrada a cal y canto, Eliza sabía que Angelica encontraría la manera de entrar. Agarró la vela que le tendía y alternó la mirada entre su hermana hurgando con la horquilla y sus espaldas, por si acaso venía alguien.

Eliza entrecerró los ojos, clavando la vista en un árbol que parecía estar moviéndose. ¿Era...? ¡Oh, no, el árbol se estaba moviendo de verdad, solo que no era un árbol, ERA UNA PERSONA! La joven sopló la vela para apagar la luz y empezó a tirar de la manga de su hermana, demasiado aterrorizada como para hablar. Casi al mismo tiempo Angelica abrió la puerta y, sin darle tiempo a nada, Eliza dio un empellón a la madera y otro a su hermana, dejando caer la vela y entrando a trompicones para después cerrarla con mucho cuidado. Se llevó un dedo a los labios y pegó la oreja a la puerta. La madera era vieja y el sonido de las voces y música que venía del sótano ahora era mucho más alto, por lo que no se escuchaba nada tras la puerta.

-Me ha parecido ver una sombra que se movía. -explicó con voz temblorosa a Angelica. -Se me ha caído la vela al entrar tan apresuradamente. -Eliza calló. Sabía que, en un caso como ese, perder la vela era lo mejor que les podía pasar. Mejor eso que perder la vida. Dando las gracias a Dios por que no les había pasado nada, se recompuso como pudo. -Solo ha sido un susto, ¡vamos a divertirnos! -forzó una sonrisa porque aun se acordaba de esa sombra y señaló con la cabeza hacia delante. -Ahora tenemos que ir a oscuras, pero seguro que tú te acuerdas del camino, ¿verdad?



§



MY FAVORITE PLACE...:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Localización :
Washington Heights, NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por L'Assasymphonie el Lun 24 Oct - 16:53












Angelica Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now
Por suerte, para cuando Eliza apagó la vela, Angelica ya había conseguido forzar la cerradura. Sin embargo, el comportamiento de su hermana, el empujón que la hizo entrar en la casa. Eliza se apresuró a cerrar la puerta y a acercarse a ella. No era como si Angelica pudiera ver realmente lo que hacía su hermana, pero imaginó que si actuaba así lo mejor era no hacer ruido hasta que ella dijera algo.

Y así fue. Cuando Eliza dijo que había alguien, Angelica no pudo evitar que se le hiciera un nudo en el estómago. Quería creer que aquello eran imaginaciones de Eliza provocadas por la tensión del momento y por la oscuridad, pero sabía que no era lo más probable. ¿Y si era un soldado? ¿Y si por su culpa los ingleses iban a descubrir el lugar de reunión de los revolucionarios? Cierto, solo habian visto a dos chicas jóvenes abrir una puerta trasera, ¡pero eso no lo hacía menos peligroso! ¿Qué hacían dos mujeres colándose en una casa en medio de la noche?

Finalmente, Eliza le quitó importancia, pero Angelica no podía creer que fuera "solo un susto". Pero... ¿qué podían hacer? Estaban a oscuras y no sabía qué quedaba del desván que habían conocido. Lo sensato sería bloquear la puerta, pero no sabía si habría un mueble con el que hacerlo, y lo más probable era que no. Tampoco podían salir fuera, así que no tenían más opción que entrar y rezar para que no fuera un soldado inglés y al salir del edificio no los fusilaran a todos por su culpa.

—  asintió, tratando de parecer más tranquila de lo que verdaderamente estaba. Tenía que hacerlo, por ElizaVamos — dijo, cogiéndola de la mano para guiarla por el desván hasta el lugar del que provenían las voces.



§



By Snicket ♥

Tu Vas Me Détruire:


By Mozart♥
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por Usnavilton el Sáb 29 Oct - 13:04












Elizabeth Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now

No parecía que Angelica estuviera preocupada así que Eliza se animó en seguida. Si su hermana mayor estaba con ella sabía que no tenía nada que temer. Agarró su mano y dio un apretón, siguiéndola ya que ella no se acordaba del camino.

A medida que descendían las voces se iban haciendo más y más audibles, hasta que casi de improviso apareció un hombre con una vela. Eliza se pegó a su hermana muerta de miedo, pero el soldado, borracho, las ignoró y siguió su camino dando tumbos. La joven ahogó una risa por haberse asustado por algo tan tonto, y ambas siguieron andando hacia el núcleo de la fiesta. Cada vez se encontraban a más gente y más luces, ella incluso saludó brevemente a un par de amigas con las que solía ir a tomar el té alguna vez.

Cada vez que se cruzaban a un soldado la muchacha le miraba con ojos esperanzados, pues creía fervientemente en el amor a primera vista y sabía que su destino era cruzar miradas con su amor verdadero y que saltaran chispas, pero aun no había ocurrido. Daba igual, ella rezaba todas las noches a la Virgen María para que pusiera a ese hombre en su camino, y no estaba preocupada ya que sabía que los milagros tardan un tiempo en realizarse.

Las tenues luces de velas dieron paso abruptamente a una sala completamente iluminada en la que hacía muchísimo calor. Tanta gente y tantas velas no era lo más adecuado para celebrar un baile en un sótano, y Eliza, sin soltar la mano de Angelica, se subió un poco las mangas del vestido como pudo. Paseó la mirada por toda la sala y localizó en seguida al general Washington, pues era uno de los hombres más altos de todos. Siguió mirando a ver si conocía a alguien sin soltar a su hermana, pues sabía que muchos hombres querrían bailar y charlar con ella y no quería perderla todavía.



§



MY FAVORITE PLACE...:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Localización :
Washington Heights, NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por L'Assasymphonie el Dom 6 Nov - 9:41












Angelica Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now
Ver a su hermana animarse casi le hizo olvidar sus temores. Casi. Porque la mente de Angelica nunca dejaba de trabajar, de modo que no iba a dejar de darle vueltas a aquello hasta que salieran de allí todos sanos y salvos. Si es que lo conseguían, claro.

Angelica inspeccionaba a los allí presentes en busca de alguien interesante. Una mente pensante, alguien que no le dijera lo que quería oír, sino lo que necesitaba escuchar. Era fácil estar de acuerdo con Angelica y darle la razón, ya fuera por ideales o por interés en ser de su agrado, pero, por mucho que Angelica adorara llevar la razón, también adoraba debatir, y aquello solo se conseguía con gente que pensara.

Por su parte, Eliza también buscaba a alguien, aunque Angelica dudaba que fuera por el mismo motivo. No era que su hermana no fuera suficientemente inteligente como para aquello, simplemente había otras cosas que llamaban más su atención. Y Angelica la admiraba por ello, por ser capaz de ver amor y felicidad en una situación donde ella solo veía guerras, historia, debates y respuestas ingeniosas.

Angelica vio a lo lejos a Washington y no pudo evitar pensar en Peggy. Si su hermana hubiera estado allí aquella noche, probablemente las cosas habrían sido muy diferentes. Quizás hasta las habría convencido (por primera vez, y sin que sirviera de precedente) de que aquella noche, volver a casa era lo más sabio. Quizás Peggy hubiera logrado que aquel nudo en el estómago que sentía Angelica no estuviera ahí.

¿Algo interesante? — Le preguntó a Eliza, tratando de apartar aquellos pensamientos.



§



By Snicket ♥

Tu Vas Me Détruire:


By Mozart♥
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por Usnavilton el Mar 6 Dic - 18:34












Elizabeth Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now

Volvió la cabeza al escuchar la voz de su hermana. El rostro de Angelica, iluminado por las velas, relucía especialmente esa noche. Eliza sonrió a su hermana y movió los ojos en dirección al general Washington, que parecía haberles avistado ya que estaba clavando su mirada en ellas.

-Creo que ALGUIEN está triste porque esta noche no tendrá compañía.

Miró al amigo de su padre y saludó, obteniendo una inclinación de cabeza en respuesta. Sabía que lo educado sería ir a hablar con él, pero quería saltarse las normas, dejar de ser una dama por un momento y poder ser lo que quisiera ser. Ahora que no estaba Peggy para detenerlas, podían hacer lo que quisieran sin la voz de la conciencia que era su hermana. Se puso recta y situó las manos en las caderas, adoptando la posición que ponía su madre cuando quería que le tomaran en serio, y miró alrededor suyo en busca de algo que hacer.

Una escandalosa risa se escuchó al fondo de la sala y provocó que las conversaciones se acallaran por un momento. Un grupo de jóvenes soldados acababa de hacer acto de presencia y parecía ser que el dueño de aquella risa era un hombre muy fuerte y muy alto, con la tez negra como el carbón. A su lado se encontraba otro hombre también alto, pero más delgado y con cara de no saber muy bien que estaba ocurriendo. Eliza intuyó que el motivo de esa carcajada eran dos hombres más bajitos que se encontraban de espaldas a ella. La joven se giró hacia su hermana con una chispa de diversión en los ojos y le cogió las manos.

-Vamos a bailar. -la pista de baile no estaba muy concurrida en ese momento y podrían moverse con total libertad sin chocarse con nadie. -Y me cuentas alguna cosa interesante de las que sabes tú mientras yo ayudo a que no se note que bailas como un pato mareado.-arrastró a su hermana al centro de la pista de baile con una risa e hizo una reverencia frente a ella. Solo esperaba que ningún conocido de Angelica se les uniera y decidiera bailar con su hermana, pues se quedaría ella sola y no quería separarse tan pronto.


§



MY FAVORITE PLACE...:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Localización :
Washington Heights, NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por L'Assasymphonie el Dom 19 Mar - 15:28












Angelica Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now
Angelica dejó escapar una carcajada cuando su hermana mencionó a Washington, aunque no tardó en saludarle, gesto que el general no tardó en responder con otra inclinación de cabeza. A decir verdad, era toda una suerte que Washington no le hablara a su padre de sus escapadas nocturas, porque era capaz de redoblar la seguridad de la casa Schuyler para evitar que se escaparan. No era como si eso fuera a detener a Angelica, ni a ninguna de sus hermanas (ni siquiera Peggy aceptaría quedarse atrás, pese a sus quejas), pero seria más difícil llegar a las reuniones, y suficientemente complicado era ya como para empeorarlo.

Y todo por ser mujer. Era tan frustrante... Pero estaba convencida de que cuando consiguieran independizarse y crear una nueva nación, las reglas cambiarían. Estaba dispuesta a conseguirlo, a hacer que las mujeres fueran tan importantes como los hombres. Sus ideas gustaban a muchos de los allí presentes, y no le costaba convencer a ninguno de aquello que dfendía. En algún momento, muchos de sus colegas revolucionarios serían importantes en el futuro gobierno de su nación, y las cosas cambiarían. Ella las cambiaría.

Piensa que cuando Peggy se recupere tendrá suficiente frustración acumulada como para compensar su ausencia hoy — susurró, acompañando sus palabras de una suave risa que se vio interrumpida por una risotada proveniente de la otra punta de la habitación.

Angelica les dirigió una mirada, alzando una ceja. Estaba segura de no haberles visto nunca, y no podía evitar sentir curiosidad por ellos, aunque dudaba que estuvieran a su nivel intelectual, a decir verdad. La curiosidad surgía de que eran sodados, sabían qué pasaba más allá de la aparente seguridad de Nueva York, vivían en el campo de batalla, lugar en el que Angelica jamás podría estar. Sin embargo, tampoco se quejaba de ello, no estaba hecha para luchar con armas. Solo necesitaba su mente. Por desgracia, en el mundo de los hombres, la inteligencia rara vez era tan apreciada como le gustaría.

¿Pato mareado? — preguntó, haciéndose la ofendida. — Habla por ti. Puedo contarte cómo se baila de verdad


§



By Snicket ♥

Tu Vas Me Détruire:


By Mozart♥
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por Usnavilton el Mar 11 Abr - 15:09












Elizabeth Schuyler

Look around at how lucky we are to be alive right now

Eliza sacudió la cabeza y agarró a su hermana, dando vueltas por la pista de baile sin prestar atención a las miradas curiosas  que despertaban, evitando cruzar la mirada con Washington cuando pasaron cerca.

-Y un, dos, tres; y un, dos tres.

A medida que movía la cabeza al ritmo de su cántico, por el rabillo del ojo miraba a su alrededor, temiendo que cualquiera se interpusiera entre ellas en ese momento. La conversación de su hermana siempre fascinaba a los hombres allí reunidos y sabía que pronto alguien reclamaría su atención. Siempre pasaba, tarde o temprano, pero el resto de veces tenía a Peggy hasta que alguien se ponía a hablar con ella (y Peggy huía con Washington), pero hoy se quedaría sola. Una idea cruzó su mente y, carraspeando, Eliza intentó imitar la voz de un hombre anciano.

-Querida señorita Schuyler, que alegría coincidir con usted.  -agarró más fuerte la cintura de su hermana. -Está usted radiante esta noche, y disculpe mi atrevimiento, pero es una delicia que haya sacado tiempo para bailar con un pobre viejo como yo.  -se quedó un segundo en silencio, intentando recordar las tediosas conversaciones que tenía con los amigos de su padre en los bailes celebrados en su casa para poder seguir la burla. Las cabezas de la gente se iban girando a mirarlas y Eliza respondió a un par de caras familiares con una sonrisa, cuando de repente...

BUM.

Parecía que su corazón había estallado. Un joven soldado no mucho mayor que ella, estaba hablando con Washington y no parecía advertir nada más en la sala. Eliza lo reconoció como uno de los que habían entrado junto al hombre de la risa escandalosa, pero no le vio ni a él ni a los otros dos. Redirigió sus pasos y los de su hermana para pasar de nuevo al lado del general, lo cual fue una tarea difícil ya que los músicos estaban tocando una canción muy conocida y la pista de baile estaba a rebosar, por lo que acabaron en la otra punta. La joven no apartaba la vista del soldado, intentando cruzar su mirada con él desde donde se encontraba. No pareció surtir efecto, el joven estaba muy ocupado hablando con el general. Supuso que estaría bajo sus órdenes, lo que infundió un poco de esperanza en ella ya que algún día podría acabar cenando en su casa y se conocerían, y se casarían y...

-Eh. -Eliza arrastró a su hermana fuera de la pista de baile y señaló al soldado, susurrando -Ese de ahí es mío.


§



MY FAVORITE PLACE...:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Localización :
Washington Heights, NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the greatest city in the world!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.