Últimos temas
» ♠ Don't let me go.
Hoy a las 1:42 por Novocaine

» ~ You could be loved again
Hoy a las 1:01 por SapphireDragon

» 36. Invasion
Hoy a las 0:45 por Sonder

» First Floor - Group I - Point Prometheus
Hoy a las 0:36 por Dice Master

» 37. Suspect
Hoy a las 0:27 por Sonder

» First Floor - Group II - Atracciones Ryan
Hoy a las 0:26 por Dice Master

» —Evento: Trama Halloween. Highway to hell.
Hoy a las 0:24 por Skipping Stone

» Why don't we find out?
Ayer a las 23:57 por Party Poison

» 38. Fire from the tongues of liars
Ayer a las 23:36 por Sonder

» ~ Accept who you are
Ayer a las 23:16 por Sheena

» 4. The scar I can't reverse.
Ayer a las 17:55 por Hellcat

» ❆ Frozen Heart
Ayer a las 17:55 por Red

» 2. Keep calm, it's shopping day!
Ayer a las 17:54 por Red

» ~ Just spending time with you
Ayer a las 17:40 por Sheena

» Misión I: La granja.
Ayer a las 17:34 por Hellcat

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

My ghost, where'd you go?

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

My ghost, where'd you go?

Mensaje por Altaïr el Lun 5 Sep - 0:20


MY GHOST, WHERE'D YOU GO?

daniel reed

stephen amell
28
miss hook

claire hallman

amber heard
26
altaïr
Daniel y Claire se conocieron de niños, siendo ambos huérfanos residentes de un orfanato. Tuvieron una muy buena relación en el tiempo que pasaron allí juntos, a pesar de ser tan pequeños. Él llegó a los ocho años, después de que sus padres murieran en un tiroteo. Ella llegó con seis, habiéndola abandonado sus pades. No costó demasiado que adoptaran a Claire, pero Daniel tuvo que salir por su propio pie en cuanto tuvo edad para hacerlo.

Por su parte, ella tuvo suerte, una familia con dinero que le daba todo lo que quería y más. Años después de salir ambos del orfanato, la directora de éste falleció. ''Gracias'' a eso se reencontraron, pero no podía ser tan fácil. ¿Conseguirán volver a entablar una relación después de tantos años, pasando completamente de las prohibiciones del padre de Claire?
1×1 • Plot • Realista




Última edición por Altaïr el Dom 9 Oct - 21:56, editado 1 vez



<3:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
230

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My ghost, where'd you go?

Mensaje por Miss Hook el Lun 12 Sep - 22:46

Begin Again

Cementerio | Con Claire

Cuando su teléfono móvil sonó aquella mañana, interrumpiendo lo que sin duda estaba siendo un buen despertar, alargó la mano en dirección a la pequeña mesilla donde la noche anterior lo había dejado descansar y, sin tan si quiera molestarse en contemplar el desconocido número que relucía en la pantalla se lo pegó a la oreja. La morena situada frente a él había decidido incomodar la conversación que el muchacho estaba manteniendo, deslizando con lujuria, sus labios por el cuello del rubio. Pero, pocos segundos fue lo que tardó la sonrisa que por las comisuras de la boca de Daniel asomaba, en transformarse en una mueca de horror. Ignorando la queja emitida por la muchacha ante el empujón que el contrario le había proporcionado antes de acomodarse en el borde de la cama, prestó especial atención al mensaje que la voz al otro lado de la línea le estaba exponiendo.

Aquella inesperada llamada trajo consigo recuerdos de esos pasados años donde, a pesar de la temprana edad que poseía, había tenido muchas más preocupaciones de las que en aquel momento invadían su cabeza.

No esperaba que hubieran dado con su teléfono, al igual que tampoco esperaba que, tras los numerosos años que habían pasado, se hubieran molestado en avisarle acerca del fallecimiento de la que, en aquel entonces, era su cuidadora. Una mujer elegante, con delicadas facciones y una gran melena pelirroja que siempre llevaba atada en lo alto de la cabeza. Una mujer que no había dudado en proporcionarle todos aquellos cuidados que nadie estaba dispuesto a otorgarle.

Entonces la recordó... Recordó aquel cabello rubio que hondeaba al mínimo atisbo de brisa, refinado, como si hubiera sido creado para bailar al son del viento; recordó aquellos mechones que tantas veces le habían impedido contemplar sus ojos. Esos hermosos ojos color esmeralda que relucían cada vez que la muchacha sonreía, aquellos ojos que tantas veces había visto enrojecer y de los que tantas veces había eliminado las lágrimas. Recordó su rostro, fino, delicado, que durante muchos años acostumbraba a acomodarse sobre su pecho y que durante tantas ocasiones se había escondido en su cuello. Y entonces se preguntó si también habrían logrado localizarla, si asistiría al funeral, si después de tantos años… La volvería a ver.

Ante aquella vaga esperanza, su corazón comenzó a latir desbocado en el interior de su pecho, deseoso de que pasaran las horas con rapidez y así poder saciar su apetito. Olvidó que no se hallaba solo, que la muchacha con la que había dormido aquella noche aún seguía tras él, contemplándolo con su esplendoroso cuerpo desnudo y sus almendrados ojos, expectante y confusa por el inusual comportamiento de Daniel.

Sus dedos seguían sujetando el teléfono móvil, aun cuando la llamada había sido finalizada. Y, sin tan si quiera despedirse de la fémina, abandonó aquel apartamento en el centro de la ciudad, atándose los botones de la camisa mientras bajaba apresurado las escaleras que le llevarían al exterior del edificio y eliminarían la distancia y el tiempo que le separaba de su objetivo.

En unas horas estaría en el funeral y, pese a que la pena por la muerte de la única persona que hasta entonces había sido una madre para él, le inundaba el corazón, el deseo por ver a la joven de nuevo, era mucho mayor.

Tardó mucho menos de lo esperado en deshacerse del hedor y los restos que impregnaban su cuerpo de lo acontecido la noche anterior, y tras enfundar su figura en un negro pantalón y una larga camisa del mismo color, hundió los dedos en su húmedo pelo, agitándolo. Aún tenía tiempo, pero deshacerse de la incipiente barba que cubría parte de su rostro no era uno de los principales objetivos que tenía en mente en aquel momento.

Introdujo las llaves de su piso en el bolsillo delantero de su pantalón y condujo mucho más rápido de lo recomendado hacia la dirección que le había sido dictada.

Por favor, Claire… Ve.  

LW para SS


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My ghost, where'd you go?

Mensaje por Altaïr el Dom 18 Sep - 22:11

Begin Again

Cementerio | Con Daniel

Hacía ya algunos años que las mañanas de Claire eran todas iguales. No le molestaba la rutina ni mucho menos, es más, le gustaba, era una forma de mantener el día completo y no perder tiempo o dedicar el poco que tenía a discutir con sus padres. No podía decir que se arrepentía de haber dejado el orfanato. Nunca se le ocurriría decir eso, al fin y al cabo le habían dado una familia después de haber perdido la suya. Pero a veces sentía que todo lo que tenía no era realmente para ella. Como si estuviese hecha para vivir otro tipo de vida muy diferente a la que sus padres le estaban dando.

Para ella siempre habían sido todo lujos. ¿Quieres esto, Claire? Toma dos. ¿Ya no quieres esto otro, Claire? Lo cambiaremos por algo nuevo. No era eso lo que quería. Los pocos años de su vida que pasó junto a sus padres biológicos habían sido muy distintos. Eran gente humilde, no les faltaba de nada, pero tampoco actuaban como si les sobrase. Y así se había criado ella realmente.

Apenas hacía un año que había conseguido independizarse y buscar un apartamento en la ciudad, aunque no demasiado alejado de la casa de sus padres. El hombre siempre había sido muy protector con ella, demasiado, de hecho. Nunca le había dejado salir a solas con chicos, ni llegar demasiado tarde a casa… ni siquiera cuando fue lo suficientemente mayor para hacerlo. De alguna manera para ella eso había sido lo correcto, nunca había desobedecido y se había comportado como le habían enseñado que estaba bien. Pero llegados a ese punto pensó que era hora de vivir su propia vida, aunque todavía seguía teniéndoles encima prácticamente todo el tiempo.

Esa mañana, como decía, no fue distinta a las demás. Se levantó temprano y caminó toda la mañana de un lado a otro del apartamento haciendo mil cosas a la vez, aunque seguía vestida únicamente con una camiseta larga por encima de la ropa interior. Estaba terminando de guardar ropa en el armario cuando el teléfono sonó. Soltó un bufido, suponiendo que se trataría de su padre, mas no fue así.

Se colocó el teléfono entre el hombro y la oreja de manera que pudiera mantener las manos libres mientras seguía con la ropa, y escuchó el mensaje de voz.

Su expresión cambió por completo mientras lo oía. El mensaje le comunicaba que su cuidadora en sus años de orfanato había fallecido. No había pasado tanto tiempo allí como para acordarse mucho de ella, pero sí que le llegó una imagen algo borrosa de la mujer.

Imagen que fue inmediatamente reemplazada por la de un muchacho de ojos azules. Daniel había sido mucho más que su mejor amigo en el poco tiempo que había pasado allí, a pesar de que era demasiado pequeña como para darse cuenta. Inmediatamente soltó el teléfono y buscó entre la ropa que unos segundos atrás estaba guardando. Tenía que haber algo por ahí decente que llevar al entierro. Aunque sentía mucho lo de su cuidadora, apenas se acordaba de ella, por lo que no era precisamente ese el motivo de sus prisas.

Después de escuchar por segunda vez el mensaje para aclararse sobre el lugar y la hora, y una vez estuvo lista, cogió las llaves del coche y salió del apartamento, rezándole a todos los dioses que conocía para encontrarse con Daniel allí.

LW para SS



<3:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
230

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My ghost, where'd you go?

Mensaje por Miss Hook el Lun 19 Sep - 21:40

Begin Again

Cementerio | Con Claire

Sus dedos repiqueteaban contra el volante del vehículo, al ritmo de una canción a la que ni si quiera estaba prestando atención. Sus pensamientos se centraban sola y únicamente en su destino y en ese irreprimible deseo de encontrar a la muchacha en él. A penas podía pensar con claridad o estar pendiente de la carretera, lo que generó que frenara con brusquedad ante un rojo semáforo que solo percibió cuando estuvo prácticamente bajo él.

Concéntrate, Daniel. O no llegarás vivo para verla.

El trayecto hacia el cementerio apenas constaba de un par de minutos, pero la desesperación y la impaciencia hicieron ese breve espacio de tiempo, eterno. Los suspiros que salían despedidos de los labios del joven cada vez eran más constantes y pesados, y hasta la ropa comenzaba a ser sofocante y molesta.

Hasta que, por fin, llegó a aquel silencioso y desierto lugar. Poco le costó encontrar una plaza en la que estacionar su vehículo y tras unos breves segundos, lo abandonó, adentrándose en aquel laberinto de mausoleos y criptas con los innumerables nombres de todas aquellas personas que habían fallecido durante la última década.

Le parecía increíble además de ridículo, la gran cantidad de cuerpos que bajo sus pies descansaban, algunos acompañados, otros disfrutando de una larga eternidad de soledad, pudriéndose entre cuatro tablas de madera que los insectos no tardarían en atravesar, transformando en cenizas lo que años atrás había conformado un ser.

Introdujo las manos en los bolsillos delanteros de su pantalón, evitando desviar su mirada del frente, dejándose guiar por las voces que a lo lejos escuchaba, con el fin de disuadir cualquier pensamiento que llevara a su cuerpo a estremecerse. Pues, tan solo la vaga idea de pensar que quizás, un día más próximo que lejano, podía ser él el que estuviera enterrado, originaba que su estómago se revolviera. No. No quería que lo enterraran. Y en cuanto tuviera la oportunidad se lo haría saber al responsable de aquello.

Solo le hizo falta observar a lo lejos su figura para identificarla. Era ella. Claire estaba ahí. Y de repente se olvidó de todo, se olvidó de la superficial razón por la que había abandonado a la muchacha con la que aquella noche había dormido, olvidó que había pasado demasiado tiempo y que probablemente las cosas serían diferentes. Su único objetivo en aquel momento consistía en acercarse a ella y poder contemplar su belleza una vez más.

Su corazón latía de una manera poco habitual en el interior de su pecho, nervioso, temeroso, impaciente,… Sus dedos se agitaban, ocultos por los oscuros bolsillos. Podía sentir como su boca se secaba ante la vaga idea de volver a estar junto a la muchacha.

Sus pasos eran vacilantes, algo insólito en un hombre que irradiaba prepotencia y seguridad, aunque realmente aquellos adjetivos meramente describieran una fachada que él mismo había edificado con el objetivo de no salir herido de nuevo.

Una vez sus silenciosos movimientos le llevaron hasta situarse a tan solo unos centímetros de la espalda de la joven rubia, se permitió a si mismo demorarse unos segundos más de los apropiados en aquella posición, dejándose envolver por aquel característico aroma que no la había abandonado pese al paso de los años. Dejó caer los párpados, alzando las comisuras de sus labios, conmocionado por aquella sensación que tanto había echado de menos, aquella sensación de calidez y bienestar que tan solo su cercanía le proporcionaba.

Tras tragar saliva con dificultad, intentando deshacerse del incómodo nudo que en su garganta se había instalado, se acercó aún más a la muchacha, sorprendiéndola desde atrás. Acercó sus recién humedecidos labios a la oreja contraria para así hacer aún más íntimas las palabras que contra ella susurró.

Te he echado de menos.

Abandonó la posición en la que había permanecido durante largos minutos y caminó hasta situarse a su lado. Fue entonces cuando sus manos abandonaron los bolsillos para unirse tras su espalda y sus ojos, tras dar un repaso a los acompañantes y dedicarles una pequeña sonrisa de consuelo, se desviaron hacia la rubia.

Sin ninguna clase de disimulo, recorrieron cada centímetro de su cuerpo, deteniéndose en las facciones que componían su rostro. Ese semblante perfecto, suave, elegante,…

Está aún más preciosa de lo que recordaba.

Y, antes de que cualquiera se diera cuenta de los múltiples pensamientos que surcaban su cabeza o de que se había quedado completamente pasmado por su belleza, desvió su mirada hacia sus zapatos, como si realmente tuvieran alguna clase de valor, oyendo, aunque no escuchando, las palabras que el sacerdote murmuraba en honor a la recién fallecida.

Durante unos segundos, se obligó a sí mismo a pensar en su cuidadora, en los años que había pasado a su lado, en cómo le había tratado como si fuera su hijo. Dirigiendo sus ojos hacia la tumba, musitó un inaudible Gracias, antes de volver a centrar cada parte de su ser en la fémina que aún se hallaba junto a él.


LW para SS


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My ghost, where'd you go?

Mensaje por Altaïr el Sáb 22 Oct - 0:19

Begin Again

Cementerio | Con Daniel

Tenía mil cosas en la cabeza de camino al cementerio. Intentó despejarse y pensar únicamente en el motivo por el que se dirigía allí; su cuidadora. Al menos eso le debía. Aunque no había mantenido el contacto con la mujer había sido su única familia mientras vivió allí. Sí que recordaba el día que por fin se la llevaron. La mujer se despidió de ella con un abrazo y una amplia sonrisa, y le aseguró que sería una gran mujer algún día. De momento no estaba segura de que ese día hubiera llegado.

En cuanto llegó, aparcó el coche y entró en el cementerio, intentando no prestar demasiada atención al resto de lápidas. No le gustaban aquellos sitios, pero sí le hacían reflexionar. Al fin y al cabo todos acabarían allí algún día, adornados por una fecha que le recordaría a todo el mundo cuánto tiempo habían vivido. Sacudió la cabeza y se limitó a seguir andando, olvidando todas esas cosas y deseando que aquello acabara rápido.

Fue de las primeras personas en llegar. No le costó reconocer a algunos de los que habían sido sus compañeros, e incluso a alguno de los antiguos trabajadores, a los que saludó con una triste sonrisa.

A pesar de lo que le habían enseñado durante toda su vida, Claire nunca se había considerado creyente, por lo que, aunque no dejó de escuchar las palabras del sacerdote, no acababan de tener mucho sentido para ella.

En algún momento y sin poder evitarlo volvió a pensar en Daniel, y aun estando segura de que no se había encontrado con él al saludar a los demás, echó un vistazo alrededor, buscando el rostro del chico –que no estaba segura de poder reconocer– entre los presentes, sin resultado. El chico no se había presentado, al menos todavía.

Había devuelto toda su atención a la ceremonia cuando un susurro en su oído la hizo estremecerse. Frunció los labios y se llevó una mano a la boca, intentando no sonreír por no faltar al respeto, ya que no era en absoluto su intención. No podía girarse y ponerse a hablar con él ahora, por lo que no respondió y decidió esperar a que aquello hubiera terminado.

Una de sus manos salió del bolsillo de su chaqueta y buscó la de Daniel, entrelazando los dedos con los suyos antes de volver a dirigir toda su atención al sacerdote.


LW para SS



<3:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
230

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My ghost, where'd you go?

Mensaje por Miss Hook el Miér 26 Oct - 18:41

Begin Again

Cementerio | Con Claire

El gesto realizado por la muchacha le pilló completamente desprevenido. Su cuerpo entero se irguió y, pese a que sus ojos permanecían clavados en el ataúd de la mujer fallecida, éstos se habían abierto de par en par como respuesta a su movimiento. Fueron largos los segundos que transcurrieron hasta que su mano reaccionó, cediendo y relajándose contra los delgados dedos ajenos. Segundos durante los cuales el varón se vio obligado a cerciorarse de que aquello había sucedido realmente y no era un producto que había decidido proyectar su imaginación.

La cercanía que de un momento a otro había presentado la rubia le había dejado atónito. Pues, esperaba que después de todo este tiempo se mostrara reacia, distante e incluso se negara a hablar con él. Pero, sin lugar a dudas, todas sus especulaciones y corazonadas habían sido completamente inciertas.

Por egoísta que probablemente pudiera parecer, deseaba con demasiada ansia que aquella breve misa cesase, deseaba despedirse de su cuidadora y poder centrar toda la atención en la chica. Temía que aquel gesto meramente hubiera sido provocado con el fin de consolar al chico, pues Claire era conocedora de lo mucho que había significado para él la mujer.

Debía dejar de especular, de buscar razones o explicaciones, pues si no acabaría volviéndose completamente loco. En su cabeza se arremolinaban mil y una cuestión que amenazaban con ser despedidas de entre sus labios, en el instante en el que el chico decidiera entreabrirlos para exhalar el aire.

Por suerte, fue una pequeña nube blanca la que abandonó su boca, en lugar de las innumerables cuestiones.

No sabría con certeza definir el tiempo que transcurrió desde que llegó hasta que los cuerpos allí presentes comenzaron a dispersarse, dedicándoles a los muchachos fugaces y tristes sonrisas. Había pasado la mayor parte de su infancia con muchos de los allí presentes y sabía que, en momentos como ese, las palabras sobraban. De ahí la razón de que ninguno se acercara a hablar con él, pues ni por su cabeza se pasó la remota idea de hacerlo. Había logrado mantener el contacto con alguno de ellos, pero había estado tan centrado en volver a ver a la chica, que ni si quiera había caído en la cuenta de que también los encontraría ahí.

Una vez la ceremonia cesó, Daniel abandonó el lugar que había ocupado junto a la fémina, acercándose hasta la ya formada tumba de su cuidadora. Apretó los labios con fuerza, formando una fina línea con ellos. No dijo nada, pues tampoco sabía qué debía decir. Simplemente cerró los ojos durante una fracción de segundo, durante la cual dejó que todas aquellas palabras que de nada servía murmurar retumbaran en su cabeza y, de alguna irracional forma, pudieran ser escuchadas por la fallecida.

Tras dar por finalizada aquella acción y volver a exhalar de forma mucho más profunda y pesada aire, el muchacho introdujo las manos en los bolsillos de su chaqueta, evitando de esa manera que el temblor que había decidido extenderse por sus extremidades, fuera percibido por los ojos contrarios. Se situó frente a Claire y entreabrió los labios con el objetivo de formular aquella pregunta que había decidido estancarse en su garganta. Su boca se curvó, formando una pequeña y avergonzada mueca. Frunció el ceño, imponiendo a su propio organismo que dejara de hacer el idiota y reaccionara antes de que la chica o se riera de él o decidiera huir.— Em… ¿Tienes algún plan… o…?

¿Cómo era posible que le costara tanto proponerle a la muchacha ir a tomar algo? A él. Que se había dedicado a musitar aquella pregunta casi tantas veces como las que él mismo había rechazado dicha proposición.

O espabilas, Daniel o tú y yo vamos a tener una bonita charla a la vuelta.

LW para SS


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My ghost, where'd you go?

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.