Últimos temas
» ~ You're my first so many things
Hoy a las 0:42 por MissJarlaxle

» Pedido de afiliaciones Élite y Hermana
Hoy a las 0:36 por Invitado

» 1. Watch your back.
Hoy a las 0:09 por Dice Master

» Never surrender
Ayer a las 23:57 por Magik

» Justice, Vengeance, Fury, Fire and Blood.
Ayer a las 23:38 por Little Ball of Psycho

» ♠ You left me in the dark
Ayer a las 23:33 por Sonder

» I AM ELIZA
Ayer a las 22:36 por Sassdonyx

» ~We do it for her~
Ayer a las 21:45 por Sassdonyx

» The moment when all the smiles died.
Ayer a las 21:01 por Carrie_B

» — Caged.
Ayer a las 19:07 por Schadenfreude

» Girls like girls like boys do
Ayer a las 18:35 por Schadenfreude

» ♠ War of hearts.
Ayer a las 13:34 por Hellcat

» Volantis: the first colony of Valyria
Ayer a las 12:45 por Carrie_B

» Trust your heart
Ayer a las 11:34 por Aversiteespabilas

» ♠ Water will quench fire.
Ayer a las 9:23 por Storm Queen

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

× Strength lies in similarities

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

× Strength lies in similarities

Mensaje por Kerouac el Mar 6 Sep - 19:16

not in differences
1x1 • realista • con mozart
zachery colton
19, estudiante, by mozart.
¿Quién iba a pensar que la universidad haría que dos alumnos se comportasen como en el instituto? Tanto para Zachery como para Miles la nota lo es todo, sabiendo que así no sólo optan a distintas becas sino a un futuro mejor. La competitividad llenó las aulas de Ingeniería Matemática desde que los dos mencionados se postularon como los mejores estudiantes de la clase.

Ambos han comenzado un juego de niños que cada vez se torna más serio; no sólo quieren las mejores notas sino ser los primeros en contestar las preguntas de los profesores, entregar las tareas con todo tipo de detalles y, así, salir de la universidad siendo alguien. No es una rivalidad que incluya insultos ni ataques directos, pero sí miradas que podrían matar y algún que otro gesto que indica el querer quedar por encima del contrario.

Pero la universidad no les ve como rivales, y siendo los dos chicos más listos de su generación, a pesar de estar sólo en el primer año, han decidido mandarles a unas jornadas científicas, una competición estatal con un gran premio como recompensa. Sin embargo, no van como rivales sino como compañeros y representantes de su universidad. La que podía ser perfectamente la peor pesadilla de cada uno ha comenzado –incluso tienen que compartir cuarto durante los cuatro días que allí estarán–, y se preguntan si serán capaces de dejar a un lado sus diferencias para convertirlas en semejanzas.
MILES LANE
19, estudiante, by kerouac.






We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Wolfgang el Miér 7 Sep - 14:54

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Domingo por la noche, un viaje de aproximadamente seis horas desde Nueva York hasta California y la terrible sensación de mareo que sólo una jaqueca puede conferir. Todo en conjunto es, probablemente, el peor recibimiento que Stanford pudiera otorgarle a un alumno de Yale recién llegado. Sin embargo, pese al cansancio y al dolor, Zach no permitió que su entusiasmo fuese acribillado del todo. Es decir, ¿qué más podía pedir? Después del esfuerzo y la determinación por acudir a las competencias estatales de matemáticas, había conseguido asegurar su puesto y alimentar las esperanzas de añadir un premio más a su repisa de reconocimientos que en su alcoba aguardaba con la misma emoción que sus padres profesaron al despedirse de él por la mañana, antes de tomar el vuelo.

Mentiría si dijera que no se encontraba nervioso, ya que la mayoría de las universidades había mandado a sus mejores estudiantes para no sólo dotarles de una bien merecida recompensa por su desempeño e intelecto, sino también para ganar mucho más prestigio a nivel institucional. Incluso le hubiera gustado decir que el viaje y los sucesos inoportunos en el aeropuerto serían a largas cuentas lo peor de su travesía y participación en la competencia, pero lo cierto es que ninguno de esos baches es comparable con el fastidio que supone no ser el único estudiante enviado por Yale. Miles Lane, sin duda, encabeza la lista de inconveniencias dentro de todo ésto. No obstante, en aquellos exhaustos momentos, lejos de preocuparse por él, lo único que deseaba era llegar a la habitación número 2045 que, según el profesorado, le habían designado.

Apenas divisó el rótulo sobre la puerta correcta, Zach se precipitó a abrirla y adentrarse en la habitación. El lugar resultó bastante ameno: combinaba con el estilo cálido de California, dotando las sábanas de la litera con colores vivos. Había una pequeña ventana en el fondo del lugar, cuya vista se expandía hacia los verdosos jardines del instituto. Zach abandonó su maleta a un lado del escritorio, yendo a probar cuán suave era la cama de arriba. Una vez convencido de que no importaba cuál de los dos pisos eligiera, pues suponía que estaría solo durante aquella breve jornada, se dirigió hacia el baño para tomar una ducha caliente antes de dedicarse a repasar un rato sus notas y eventualmente entregarse a los brazos de Morfeo.

Genial, el agua estaba lo suficientemente templada.

Con Miles en Stanford.
mozart





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Kerouac el Jue 8 Sep - 18:25

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Poco le faltaba para ir dando saltos desde la estación de taxis hasta el hotel. Lejos de lo bien que estaba visitar una nueva ciudad como era California, uno de sus sueños estaba a punto de hacerse realidad: participar en una competición estatal de matemáticas y ciencias semejantes. El problema es que tenía que hacer equipo con su peor enemigo, y lo cierto es que le hacía poca gracia compartir el precio con él si llegaban a ganar. Pero esos pensamientos eran ahora algo menor, y se habían esfumado de su cabeza según el avión se acercaba a Stanford.

Una vez en el ascensor del hotel, giró varias veces entre sus dedos la tarjeta del dormitorio. 2045. Algo le decía que aquello iba a ser mucho mejor que el campus de Yale; ojalá su dormitorio se asemejase al de aquel hotel. Recorrió el pasillo hasta la puerta indicado y tras abrir observó todo con algo de emoción. No viajaba demasiado, y cuando lo hacía acudía más a apartamentos que a hoteles; aquel no era el mejor del país, pero le emocionaba.

Sus ojos recorrieron la estancia, hasta pararse en una maleta. Frunció el ceño y volvió al pasillo, observando los números. Dos. Cero. Cuatro. Cinco. No se había confundido, y si lo hubiese hecho la puerta no se habría abierto a la primera. —Hum... —masculló tras cerrar la puerta y dejar sus cosas en la pequeña entrada que daba acceso al dormitorio. Agudizó el oído. No le cabía la menor duda de que aquello era agua. Asomó la cabeza por el baño y fueron aquellas gafas negras que reposaban sobre el lavabo las que le confirmaron la presencia no sólo de alguien más, sino de Zachery. ¿Les habían asignado la misma habitación o había sido un error de organización?

Entrecerró de nuevo la puerta y cogiendo su maleta se acercó hasta la litera, sentándose en la de debajo. En su mente se dijo que aquello era totalmente normal, pues los organizadores del evento poco sabían de su rivalidad y por lo tanto no iban a gastarse el dinero en dos dormitorios sólo por capricho suyo. ¿Pero cómo iba a aguantar las noches en el mismo dormitorio que Zachery, cuando apenas se soportarían en la competición?

Cuando el agua se detuvo se puso en pie de nuevo y por mantenerse ocupado, empezó a sacar la ropa de su maleta y a colocarla en dos de los cuatro cajones que había en una cómoda. Simulaba actuar con normalidad, cuando sus manos temblaban y sus nervios estaban apunto de estallar. Odiaría más la reacción del pelinegro que la situación en sí.

Con zachery en Stanford.
mozart







We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Wolfgang el Miér 14 Sep - 9:28

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Estaba tarareando la banda sonora de Kingdom Hearts con una pasión impresionante bajo el rocío del aspersor. Cuando estaba nervioso, Zach solía distraerse con esos pequeños detalles que en la vida cotidiana le tranquilizaban. Ya fueran vídeo juegos, investigación autodidacta, bocetos de robótica que jamás podía concluir, tanto por verse inmiscuido en un libro o en una serie japonesa animada.

¿Ahora? Ahora no tenía nada de eso, así que debía conformarse con una buena ducha y el eco de sus recuerdos musicales. A decir verdad, había esperado tanto tiempo para participar en un evento de aquella magnitud, que resultaba inevitable no sentirse ligeramente ansioso. Sin duda serían unos días bastante ajetreados.

Terminó de ducharse y cerró el grifo, secándose vagamente antes de colocar la toalla alrededor de su cintura. Tras recoger su ropa sucia salió hacia la habitación. No obstante, la imagen que inmediatamente lo recibió le supo a... No. No. No. No. NO.

¿Qué estás haciendo aquí?

Dijo de golpe, obviando cualquier improperio porque intentaba, dentro de lo que cabe, evitar las groserías. No eran la mejor herencia que su padre le pudo haber dejado, por lo que no deseaba adquirir ciertos hábitos. Su ceño se había fruncido magistralmente, y sólo el sonido de la puerta cerrándose detrás de sí, llenó el repentino silencio. Zach le escrutó durante algunos segundos que se le hicieron eternos. De pronto viró a su alrededor, percatándose de la maleta ajena descansando a un lado de su archienemigo.

¿No te enseñaron a leer números en casa? —dijo—. Deja de doblar toda esa ropa y devuélvela a su sitio. Esta no es tu habitación.

No se movió un centímetro, como si dando un paso más estuviera entrando en terreno tóxico, contaminado.

Con Miles en Stanford.
mozart





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Kerouac el Jue 15 Sep - 0:57

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Sacaba una prenda, comprobaba que estaba bien doblada y la introducía en el cajón, con esmero y cuidado; tardaba siempre los mismos segundos en hacerlo. Parecía un robot antes que una persona. Sentía los latidos del corazón en su cráneo, cada vez más nervioso. Y entonces le sintió, le escuchó.

Se giró para encararle, pero en cuanto lo hizo volvió a girar para darle la espalda. No estaba acomplejado con su propio cuerpo y tampoco tenía problemas en mirar otros aparte del suyo –aunque cada uno fuese diferente, todos acababan siendo iguales–, pero le incomodaba la desnudez innecesaria, sobre todo viniendo de Zachery. —Podrías taparte, al menos —dijo con educación, pues pocas veces perdía las formas nada más que cuando se cabreaba de verdad.

Créeme, yo también me pregunto qué haces tú aquí —sacó de uno de sus bolsillos la tarjeta con la que había abierto la puerta, aquella que le dieron en recepción, y se acercó a él para mostrársela, con el rostro echado hacia un lado para mirar a la pared, no al pelinegro—. ¿Ves? Dos mil cuarenta y cinco. Intuiría entonces que tú estás en el sitio equivocado, pero la lógica me dice que nos han asignado el mismo cuarto. Es normal, estando condenados a ser compañeros, y todo eso.

Porque para él aquello era una condena y no le importaba reconocerlo. Se guardó la tarjeta y volvió a sus quehaceres, guardando los últimos pares de calcetines que había llevado en el segundo cajón que había ocupado. —Lo siento, Zachery, pero supongo que tendremos que vernos y aguantarnos más de lo que pensábamos. —. Y odiaba aquello. Convivir con un enemigo era lo peor que podía existir. Incluso rezaba, no literalmente, para que no acabasen peleándose en plena competición cuando deberían estar ayudándose y apoyándose.
Con zachery en Stanford.
mozart







We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Wolfgang el Miér 28 Sep - 14:07

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
No le agradó en absoluto el tono condescendiente que estaba utilizando, y mucho menos vio con buenos ojos que no respondiera, de buenas a primeras, a su pregunta. Su ceño se arrugó todavía más –de ser posible–, y ni siquiera la suave brisa que entró por la ventana fue suficiente para mermar su cólera. Siempre con esa actitud tan diplomática, pensó, cómo me irrita. Y quizá no era el mejor momento para ponerse a pensar en ello, pero resultaba inevitable al verlo actuar como si nada de lo que estuviese pasando fuera cosa del otro mundo, como si Miles fuera mejor que él y enfrentara la situación de una forma mucho más madura.

A Zachery siempre le desagradó su porte jactancioso y pulcro. Es decir, él era inteligente, pero no soportaba a quienes se las daban de sabelotodo –o simplemente no soportaba que alguien más lo retara, acostumbrado a ser siempre el mejor–.

Tuvo que entornar los ojos para leer con exactitud los números que su archienemigo le estaba mostrando y, si su deficiente vista no lo engañaba, Miles estaba en lo cierto. No obstante, su orgullo, pese a los comentarios resignados y distantes del castaño, no le permitió ceder tan fácilmente.— Tiene que haber un maldito error aquí —tras haberlo estado evitando, una grosería emanó por fin de sus labios. Como si de una ráfaga se tratase, Zach se dirigió de inmediato hacia la puerta y la abrió, cruzando el umbral para asomarse a contemplar los números que el rótulo rezaba: 2045.

¿¡Es en serio!? —bramó desde el pasillo, no tardando en ingresar nuevamente a la habitación seguido de un estruendoso azote de puerta. Ni siquiera se permitió tomar un respiro; de inmediato las imágenes de los días venideros se estrellaron contra su rostro. Si no eran capaces de soportarse durante las horas que tenían de clase, ¿cómo serían capaces de hacerlo durante todos aquellos días, las veinticuatro horas? Zach se relamió los labios y se acercó a él, exigente, buscando su mirada para que le encarara.

Hey —llamó—, no sé tú, pero yo no pienso tener que soportar tu compañía por más de dos horas, como máximo, así que tendrás que ir ahora mismo con quienquiera que te haya dado esa tarjeta porque es evidente que se le ha ido la olla e hizo muy, muy mal su trabajo. Sé firme y regresa para recoger todas tus... cosas.

Exigió.
Con Miles en Stanford.
mozart





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Kerouac el Jue 29 Sep - 23:54

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Miles había terminado de colocar toda su ropa, pero seguía encarando la cómoda. Incluso aquella madera algo vieja era más interesante que un Zachery cabreado y en paños menores. Cuando escuchó sus pasos alejarse por la moqueta hacia la puerta cerró una mano en un puño y se lo llevó a la boca, apretando con fuerza hasta que la zona se enrojeció. Al escucharle volver retornó a la postura de antes, dejando escapar un suspiro.

Aquella cercanía le incomodó tanto que para dejar que ésta desapareciese se vio en la obligación de ladear el rostro y alzar la vista, encarándose con los oscuros ojos del moreno. Se recolocó las gafas  y cuando terminó de hablar se quedó boquiabierto. Tardó varios segundos en reaccionar, soltando una sonora carcajada.

¿Crees que yo me voy a ir? ¿En serio? Si tan pocas ganas tienes de verme, vete tú —se tiró en la litera inferior, la que se había apropiado para él, y soltó un pequeño gruñido antes de cruzar los brazos sobre el pecho—. Además, porque les digamos que nos odiamos no nos van a cambiar de dormitorio. Nos dirán que dejemos de ser como críos. Así que aplícate el cuento y deja de lloriquear.

Él era el primero en “lloriquear” por aquello, pero prefería culpar de todo a Zachery. Una vez habló, volvió a gruñir y giró sobre sí mismo, dándole la espalda al moreno y encarándose a la pared. Tenía ganas de golpear ésta con el puño cerrado, pero jamás había usado la violencia y probablemente se machacase la mano o, por el contrario, fuese un golpe tan flojo que haría el ridículo. —Además, tiene solución fácil —parecía hablar con la pared—: coordinamos los horarios para que cuando uno llegue, el otro esté fuera o dormido. Así nos veremos y nos aguantaremos lo suficiente para sobrevivir esta semana. Qué asco —masculló aquello último a los pocos segundos de callar.
Con zachery en Stanford.
mozart







We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Wolfgang el Dom 2 Oct - 11:25

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Sabía que no sería fácil, sabía que mantener la esperanza de una respuesta sin crítica ni oposición era como pedirle peras al olmo, y sin embargo, a pesar de saberlo, se encontró molestándose por reafirmar sus presentimientos. Era consiente de que no estaba actuando como el hombre más maduro del planeta, tampoco como el más sensato, pero había cosas que simplemente no estaba dispuesto aceptar, mucho menos viniendo de la persona que, justo en esos momentos, se jactaba de su 'sabiduría' y se acostaba en la parte inferior de la litera, dándole la espalda.

Le pesaba, no obstante, reconocer que tenía razón, que sus súplicas no serían escuchadas simplemente por tratarse de un capricho estudiantil. Pero éso era algo que no reconocería en voz alta. Aun así, no estaba dispuesto a perder, a quedar como el único ser irrazonable dentro de la habitación. Contuvo la respiración, observando nada más que su espalda y llegando a advertir el hostil murmullo que vino a continuación. Tragó grueso y en un intento por encontrar alguna réplica mucho más inteligente, escaneó su habitación...

No encontró ningún argumento lo suficientemente convincente, así que sin decir palabra alguna, se metió nuevamente en el baño, azotando detrás de sí la puerta. Al cabo de unos minutos, salió vestido y se dispuso a buscar una pluma y un cuadernillo entre los bien acomodados útiles de su mochila. Los sacó de inmediato apenas los encontró, entonces subió por la escalerilla hasta la cama de arriba, haciendo el suficiente movimiento como para impedirle seguir dormido (si es que lo estaba). Zach se sentó con las piernas cruzadas y carraspeó, comenzando a recitar.

Tendrás que despertar a las 4 a.m. en punto para salir de la habitación en cuanto el reloj marque las 5, hora en la que comúnmente despierto. Saldré en un aproximado de dos horas a tomar el desayuno, por lo que no deberás estar en la cafetería mientras tanto. Todavía debemos preguntar en qué horario tendremos que asistir a las conferencias, y en qué horario tendremos permitido concentrarnos en la biblioteca para estudiar. —hizo una pausa para anotar todo lo que hasta entonces había dicho. Mientras tanto pensaba en las horas vespertinas, cuya disponibilidad no estaba del todo seguro todavía— ¿A qué hora piensas ir a comer? Así podré venir a descansar un poco sin tener que verte la cara.
Con Miles en Stanford.
mozart





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Kerouac el Dom 2 Oct - 21:46

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Escuchó al otro alejarse, sus pasos resonando cada vez menos por la moqueta, y cuando escuchó la puerta del baño suspiró e incluso sollozó. Sus labios temblaron y sus ojos se humedecieron, pero nada más. Sin cambiar de postura, como agazapado en el colchón contra la pared, se pellizcó el interior de uno de sus brazos hasta que escuchó la puerta abrirse de nuevo. No, no era un sueño. Tampoco una pesadilla.

Chasqueó la lengua cuando la litera comenzó a moverse con tal violencia, y sintió ganas de gritarle improperios que nunca había dicho en voz alta. Se giró y quedó boca arriba, manos bajo la nuca y piernas cruzadas una sobre otra. Observó las tablas que le separaban del colchón de Zachery, que evitaban que muriese aplastado por la noche. También podía notar, de forma muy sutil, el contorno del susodicho, hundiendo muy ligeramente tanto el colchón como las tablas. Qué fácil sería meter los pies entre las baldas para molestarle, o bien un palo para no sólo molestarle sino herirle. Negó con el rostro. Él no era así.

¿Qué? ¿¡Por qué tengo que levantarme yo tan pronto!? En ese caso me esperaré y cuando tú te vayas me despertaré yo. Si no quieres verme, no miras a la litera y punto. Además, no voy a dejar que tú controles mi vida fuera de la competición —por un instante quería pedirle perdón y disfrutar de aquella experiencia como buenos compañeros de clase, pero era superior a sus fuerzas; odiaría más que Zachery fuese superior a él siendo amigos que siendo “enemigos”—. ¿Sabes qué? No pienso hacerte caso. Haré simplemente que no existes, como hemos hecho hasta ahora. Respetaré, no sé, tus duchas y los momentos en los que entres al baño, pero nada más. Por mí puedes asfixiarte mientras cenas que para mí, fuera de la competición y las conferencias, no existes.

Se dio la vuelta con violencia, sabiendo que así la litera se movería, y esta vez observó la habitación ante sí. Era lo suficientemente grande como para que ambos se moviesen por ella sin rozarse. —Si hubiese sabido que iríamos juntos en lugar de competir, y que compartiríamos habitación, me hubiese quedado en mi casa —refunfuñó casi contra la almohada. Era increíble cómo una rivalidad tan tonta le iba a amargar un viaje, una experiencia por la que muchos matarían.
Con zachery en Stanford.
mozart







We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Wolfgang el Vie 14 Oct - 10:22

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Por supuesto que Miles no iba a quedarse callado, lo tenía bastante claro desde el momento en que escuchó su respiración agitarse antes de que abriera la boca. No esperaba otra cosa, de todos modos, puesto que una interacción entre ambos que no contara con al menos un grito era lo más semejante a una utopía. Zach quiso ser quien esta vez jugara el papel del más maduro, del más razonable. Le dejó bramar cuanto quisiera, exhibiendo a un enemigo hundido en su propia rabieta.

La cantidad de premios que poseía solía variar en materias y maratones, pero inclusive podía jactarse de ser uno de los pocos en lograr derribar la muralla de entereza que suponía ser Miles Lane. ¡Nota sobre saliente! Reconocimiento más alto. Medalla de oro. El premio Nob... Bueno, sin exagerar.

— Por primera vez dices algo razonable —concordó, mas únicamente para emitir su debido contraataque—, en tu casa estarías mejor. Incluso Buswell hubiese sido una mejor opción, a pesar de que es más lento que un procesador del 95. Al menos él es agradable y no presume de lo que carece. Ya podrías estar renunciando y largándote de aquí —masculló—. No es como si te necesitase, no es como si no pudiera ganar sin ti.

Dejó su libreta a un lado, sintiendo que, de cualquier manera, seguiría las indicaciones escritas en ella. Así Miles tendría que acoplarse y acceder aunque fuese de manera indirecta. A Zachery le encantaba la disciplina y mantener un control en su horario que le permitiera realizar todas las actividades del día; esta ocasión no tenía por qué ser la excepción. Se mantuvo en silencio el tiempo suficiente para que pareciese que por fin había cedido al sueño. No se movió un centímetro hasta que, al cabo de un rato, masticó entre dientes.

Dios, eres tan infantil. ¿Asfixiarme con la cena? Qué ridículo... Por comentarios como ése no le gustas a las chicas.
Con Miles en Stanford.
mozart





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Kerouac el Sáb 15 Oct - 22:28

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Él tampoco necesitaba a Zachery para ganar, pero allí estaban. Tragó saliva y cerró los puños con más fuerza –más tarde sentiría una molestia durante varias horas allí donde sus uñas se habían clavado– mientras cerraba los ojos. Tenía que calmarse y no provocar una rabieta aún mayor. —Pues mañana pediré que nos separen, si tan feliz te hace —acabó susurrando, aunque sabía que aquello estaba prohibido. Dos alumnos sólo podían representar a la misma universidad juntos, no separados. Se quitó las gafas, percibiendo los objetos más lejanos como manchas de color, y se tumbó de lado, casi enterrando el rostro en la almohada.

Disfrutó del silencio, disfrutó de aquel momento que, intuyó, poco se daría durante los días venideros. Y Zachery rompió la magia. El silencio que siguió a su comentario, junto con la incomidad, podía casi mascarse. Sus labios quedaron entreabiertos y sus ojos se humedecieron. No le interesaba mucho el amor, de hecho le gustaba esperar sentado a que alguna chica se interesase por él (menudo chiste), pero aquello le dolió. ¿Y si llevaba razón? Era lo que más temía desde que le conoció, que de entre toda la sarta de estupideces que el moreno decía, algo fuese verdad. Tal vez aquel era el lote gordo, la verdad irremediable.

Se enderezó, quedando sentado. Se volvió a colocar las gafas antes de salir del escondite que le proporcionaba la litera baja, y subió dos escalones, para poder ver bien el rostro del moreno. Sus ojos ya no estaban húmedos, pero sí rojos de rabia.
Y por comentarios como el tuyo no tienes amigos. Si te crees que así alguien te apreciará alguna vez, lo llevas claro, Colton —sólo llamaba a la gente por los apellidos cuando estaba cabreado, aunque casi nadie sabía aquello; él no era un gurú de la amistad y su lista era cortísima. En otras palabras, no era razonable que se lo echase en cara, pero necesitaba atacarle con algo—. ¿Vas a estar así los cuatro días? Porque si la competición va a ser de insultarnos y echarnos cosas en cara, tienes las de perder —otra pequeña mentira; le gustaba creer que era mejor que Zachery cuando eran iguales, o quizá Zachery mejor que él, pues hasta él sabía que el susodicho era más atractivo que él—. Eres un imbécil, de verdad. Mañana me iré a un motel.

Se había rendido. No sacarían nada en claro insultándole el uno al otro. Llamaría a sus padres para que le enviasen un poco más de dinero y se iría a un motel cercano. Ni siquiera compartiría hotel con él. Cuanto más lejos, mejor. Le echó una última mirada antes de bajar los dos escalones y sentarse frente al escritorio que había en el dormitorio. Sacó el portátil de su mochila y comenzó a buscar moteles o pensiones cercanas. Su familia era pudiente, pero quizá no les hacía mucha gracia pedirles mucho dinero para cuatro días, así que se conformaría con una pensión barata. Se conformaría con que Zach no estuviese en ella.
Con zachery en Stanford.
mozart







We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Wolfgang el Jue 20 Oct - 9:58

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Por un segundo se sintió aliviado al escuchar que Miles pediría que les separen, pero la sensación de distensión se esfumó tan rápido como llegó. Sabía que era improbable que accedieran a separarlos debido a «simples» diferencias de opinión; no dejaba de ser infantil y muy poco profesional. Por otra parte, al pensar en las consecuencias de una petición de esa índole, llegó a la conclusión de que no sería en absoluto benéfico para su posible triunfo. Si los profesores se enteraban de sus discrepancias, no sería el verdadero problema, el verdadero problema era si los otros competidores se enteraban de ello. Era claro que cuando se trata de trabajo en equipo, lo más importante es, de hecho, trabajar en equipo. La muralla china no la construyó una sola persona.

Se sorprendió, sin embargo, de encontrarse repentinamente con el rostro ajeno de frente. No se lo esperaba y el constante parpadeo de sus ojos le delató. Logró distinguir en la facción ajena una desencanto que le dejó un sabor agridulce. ¿Acaso estaba... llorando? ¿De rabia, de dolor? Nunca le había visto con esa expresión en el rostro, ni siquiera aquella vez que lo humilló frente a sus compañeros cuando evidenció que una de sus respuestas era errónea. Y no solo la frustración en sus ojos le hizo sentir un pinchazo de culpa, fueron también sus palabras y la acción que sobrevino. Desde su posición pudo ver cómo Miles se acomodaba en el escritorio y buscaba páginas de moteles cercanos.

Durante todo ese tiempo, Zachery no replicó. Sencillamente no encontraba las palabras. Moteles, jodidos moteles. Esa era otra de las razones por las que lo detestaba. Mientras él se esforzaba por mantener su promedio y conservar la beca, Miles tenía la capacidad monetaria para culminar la carrera sin un bache en su camino. Y además poseía esa inteligencia codiciable... Bufó. Si el otro le escuchaba o no, no le importaba. Bien por él si tomaba la decisión de retirarse. Zach no contaba ni con los ánimos ni el dinero para largarse de allí. Pero, en el transcurso de los minutos en los que el sonido de los clics era el único que predominaba, su resentimiento fue disminuyendo. No podía dejar de evocar la expresión en sus ojos, ni el tono herido de su voz.

Ser elegido para participar en un evento como aquellos no era sencillo, y ninguna descomunal candiad de dinero podía comprar semejante honor. Sabía, pese a todo, que Miles había luchado tanto como él para llegar a donde estaban, de modo que era consciente de lo desagradable y decepcionante que era entregarse a la apatía en una circunstancia que, supuestamente, debían disfrutar como ninguna otra. ¿Cómo podría vivir la experiencia arrumbado en un motel, alejado de la atmósfera estudiantil?

Hastiado consigo mismo, rodó los ojos y suspiró, bajándose de la litera casi de un salto. Una vez que se hubo acercado, bajó la tapa del portátil ajeno, cerrándolo para impedir que siguiera buscando. No le miró a los ojos, los tenía enfocados en la ventana— Son cuatro días, no soy ningún primitivo. Tengo la capacidad emocional y cognitiva para soportarte, supongo —metió las manos en sus bolsillos y se dirigió a recoger su propio portátil—. Además —el orgullo le hacía sonar como un robot recién programado—, no pienso perder, y si te vas, esos idiotas van a enterarse. No quiero problemas innecesarios.

Desmontó su lugar de trabajo centímetros aparte de donde Lane se hallaba. Tomó asiento y encendió su computadora— Por cierto, sí tengo amigos... —susurró dolido— idiota.
Con Miles en Stanford.
mozart





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Kerouac el Dom 23 Oct - 19:19

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Al principio tecleaba con tanta fuerza que su único propósito parecía ser el de atravesar las teclas y perforar el escritorio. Cuando encontró una página decente se abstrajo del mundo, se olvidó de Zachery, y comenzó a comparar precios y distancias. Aquello le daba ganas de llorar, en realidad. ¿Por qué tenía que irse él, porque tenía que ser el amargado de los dos, por qué no podía disfrutar de aquello? Su vida era una sucesión de decisiones así, pero era injusto que a esa edad tuviese que seguir haciéndolas. Si ambos –porque él se culpaba a sí mismo, pero nunca más que a Zachery– fuesen menos orgullosos, si ambos entendiesen que la vida iba más allá de los números, tal vez fuesen buenos amigos. Tenían gustos semejantes, y podrían debatir durante horas sin sentirse incómodos o ignorantes. Pero el destino había decidido que vivir así era muy fácil.

Tardó en reaccionar, y cuando quiso golpear la muñeca del moreno para que soltase su portátil, ya se había metido la mano en el bolsillo y su portátil quedó cerrado del todo. Hizo un mohín antes de mirarle. Sí, tal vez él también podría soportarle. Ya que tenía que hacerlo por obligación, podría mirar aquello como una prueba para saber si era capaz de aguantarle.

Los usuarios del foro de debate online no cuentan como amigos, Zachery —su voz sonaba más relajada que nunca e incluso tenía una musicalidad que muchos relacionarían con la alegría. Pero aún quedaba un largo camino por recorrer para que estuviese feliz. Estaba seguro de que antes de la cena ya tendrían otra discusión, o tal vez después –una luz encendida, un portátil iluminando la oscuridad mientras el contrario quería dormir, y un largo etcétera–. Se puso en pie y buscó su cartera, revisando cuánto dinero tenía suelto—. Voy al bar a comprarme unos cuantos snacks, ¿quieres algo?

Eso hacían los compañeros, ¿no? Bien podía haber cogido el dinero y haberse marchado sin preguntarle nada. Tras escucharle se dirigió a la puerta, pero antes de cerrar del todo asomó la cabeza de nuevo. —Por cierto, me alegro de que te hayas dado cuenta de que sin mí no ganarías —era una broma, de verdad que lo era, a pesar de que su tono de voz era dudoso. Si no pensaba perder y a la vez no quería que se marchase, era porque sabía aquello, ¿verdad? Aunque fuese en su subconsciente.
Con zachery en Stanford.
mozart







We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Wolfgang el Jue 17 Nov - 10:53

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Muy gracioso, pensó cuando mencionó a sus amigos virtuales. Hey, podían estar detrás de una pantalla, pero al menos eran seres humanos (no bots) que lo consideraban agradable, ¿no? Eso debía contar demasiado. Además, no era su culpa que solo estuviera rodeado de payasos sin un mínimo de sentido común y sin una personalidad decente, propia de alguien cultivado. Bueno, Miles lo era, pero también era un petulante insufrible.

De pronto el cuadro de utópica empatía se rompió con el último comentario de su compañero. Sus nervios de nueva cuenta se crisparon, y la tensión se reflejó en el camino sinuoso que se fue formando en medio de sus cejas. Tal y como previamente había dicho: gilipollas petulante— Como sea, Lane, piérdete un rato. No quiero nada. —rechazó su oferta por orgullo, como si con eso pudiera ocultar lo obvio. Era evidente que sabía sus posibilidades de perder en caso de dejarlo ir. No era estúpido, de modo que su señalamiento fue únicamente para meterse con él.

Zach fingió buscar algo en YouTube para que lo dejara en paz y se fuera, pero la verdad es que solo navegó sin prestar atención. Una vez que se hubo sentido solo, se dejó caer en el respaldo de la silla y soltó un suspiro. Iba a necesitar una paciencia de oro. Al final pegó un salto y salió también a explorar el campus.

Camino a la cafetería no se esperó toparse con una chica que de inmediato comenzó a flirtear con él. Cabe destacar que, por más alardes que soltara al respecto, a Zach jamás terminaría por gustarle una chica. Los gajes de seguir en el heteronormativo clóset. Para quitársela de encima necesitó de arte. Sin embargo, pese a sus intentos no lo logró. Peor fue el momento en que el supuesto novio de la chica le empezó a echar bronca, y él sencillamente no supo cómo librarse del problema. Las peleas no eran lo suyo, pero allí se encontraba, inmiscuido en una que le dejó el labio partido, tirado en medio de un pasillo— Por... —se llevó el dorso de la mano al labio, manchándose de sangre— Esto no está pasando...
Con Miles en Stanford.
mozart





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Kerouac el Sáb 26 Nov - 17:42

I. Your part of town .•
against mine, first bombs.
Rodó los ojos, más para sí mismo que para Zachery. Si hubiese mantenido la boca cerrada –si supiese hacer bromas–, aquello no habría ocurrido. Tal vez Zach le hubiese respondido con algún alimento y entre ambos hubiese nacido una difícil pero buena amistad. «Sigue soñando», pensó mientras abandonaba el hotel para dirigirse al campus de la universidad en la que tendría lugar la competición, para ir a la cafetería de éste.

Llegó a la cafetería minutos más tarde, minutos que se le hicieron horas por el simple hecho de que se perdió. No supo cómo, pero finalmente pudo localizar la cafetería. Cuando estaba apunto de cruzar la puerta, un tumulto cercano le llamó la atención. Su curiosidad le hizo soltar el picaporte de la puerta del bar y acercarse al sitio, lentamente. Los puños, al contrario de lo que hace Hollywood, no suenan, pero Miles fue capaz de escuchar la carne de un puño contra la carne de un rostro. Contrajo el suyo en una mueca de dolor mientras aceleraba el paso. No convenía meterse mucho, se repetía, o acabaría siendo él quien recibiese los golpes.

Se refugió entre los últimos que habían formado aquel corro y bajó la vista. Ahogó un suspiro de sorpresa cuando vio a Zachery en el suelo, con la boca y la barbilla cubiertas de sangre. No se imaginaba a Zach como alguien a quien le gustasen las peleas, aunque por su aspecto, parecía que iba perdiendo. Otro golpe del contrario le confirmó que su compañero de clase estaba perdiendo. Miró a ambos lados. Muchos reían, otros grababan, otros simplemente veían el espectáculo como quien ve una película.

Miles se fue abriendo paso entre la gente, lentamente. —¡Espera! —gritó al ver al mayor prepararse para atestarle otro golpe. Sintió todas las miradas fijas en él. Balbuceó palabras sin sentido antes de dar dos pasos más, colocándose entre Zachery y el matón—. Esto no es lo que parece... él no... él ya tiene... tiene pareja. Es mi hermana, cinturón marrón en karate.

Un silencio agobiante precedió las risas del contrario. —Piérdete, maricón. Seguro que es tu novio y no sabes cómo decirlo. Me aburres. —. Miles se achantó ante el puño del mayor, pero sus segundas carcajadas le confimaron que sólo estaba jugando con él, que en efecto le estaba aburriendo y prefería marcharse antes que malgastar en él sus puños. Tragó saliva y cuando se dio la vuelta miró a Zach. Le agarró de su camiseta y tiró de ésta hacia arriba para que se levantase, como si no pudiese tocar su piel. Por lo menos le estaba ayudando. Y es que sin compañero de equipo, no tenía nada que hacer allí. En el fondo, lo reconocía.

Miles no parecía por la labor de hablar. Aquel insulto había hecho mella en su cráneo, grabándose en su memoria. Nunca se había planteado su sexualidad, aunque no había tenido novias y siempre sentía curiosidad por el cuerpo masculino; suponía entonces que sí era maricón. Sí, tal vez lo era cuando por su cabeza había pasado el pensamiento de hacerse pasar por su novio antes de que su hermana imaginaria acudiese a su memoria, cuando ante un Zachery recién salido de la ducha, horas atrás, se había dado la vuelta; ¿pudor, o simplemente evitaba otras cosas? Definitivamente aquel no era el lugar ni el tiempo para tener una crisis existencial.
Supongo que cambiamos la visita a la cafetería por una visita a la enfermería —acabó por decir, en voz baja y sin mirar al contrario a los ojos.
Con zachery en Stanford.
mozart







We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: × Strength lies in similarities

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.