Últimos temas
» Cambios de botón, url, etc
Hoy a las 2:30 por Invitado

» ➹ This is no longer an era of swords and spears
Hoy a las 1:43 por Sheena

» Death is equal
Hoy a las 1:17 por Arson

» Akō jiken
Hoy a las 1:03 por Sheena

» Concurso de relatos Halloween.
Ayer a las 21:58 por Hellcat

» Confieso que...
Ayer a las 21:15 por Epoch

» 38. Fire from the tongues of liars
Ayer a las 20:38 por Sonder

» Sugerencia para Halloween.
Ayer a las 20:35 por Mrs. Sarcasm

» Son of the Sea
Ayer a las 20:32 por Mrs. Sarcasm

» 37. Suspect
Ayer a las 20:04 por Nightingale

» Pedido de afiliaciones Normales
Ayer a las 19:16 por Invitado

» I AM ELIZA
Ayer a las 19:08 por Hermosodehuerta

» La Sexta Era
Ayer a las 19:01 por Ladie

» 36. Invasion
Ayer a las 17:58 por Nightingale

» ♠ Love a good fight.
Ayer a las 17:52 por Ladie

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

You can't take the sky from me

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You can't take the sky from me

Mensaje por Fiammah el Dom 11 Sep - 11:10


You can't take the sky from me
Plot | 1x1 | Sci-Fi
Años antes de que estallara la gran Guerra Civil de 2517, Jayne y Léon nacieron en Kavu. Un planeta bajo el control absoluto de la Alianza, que era la fuerza gobernante del sistema, resultante de la unión de Estados Unidos y China, para mantener el poder y el control de todos los planetas que formaban su territorio.

Los dos chicos se hicieron grandes amigos desde una temprana edad. Eran como hermanos, aunque también eran muy distintos el uno del otro. Mientras que Léon era un chico más formal e idealista, Jayne llegaba a pecar de derrotista, ya desde joven su rebeldía lo metió en muchos líos. Pero siempre tenía ahí a su amigo, para ayudarle a superarlos.

Con el tiempo, esa diferencia entre ambos se hizo cada vez mayor. La guerra estalló y Jayne no participó en ella, pero se posicionaba ideológicamente con los guerrilleros y la resistencia que luchaba contra el gobierno de la Alianza. Posiblemente por eso, cuando Léon decidió convertirse en policía, se sintió tan traicionado. ¿Cómo podían seguir como si nada después de aquello? Jayne había trabajado como mercenario desde los veinte años y ahora el trabajo de su amigo consistiría en encarcelarle a él y a todos los que volaban libres como él.
Perdieron el contacto.

Por su parte, Léon también acabó desencantado del sistema de la Alianza. Por desacuerdos morales, tiempo después, decidió dejar el cuerpo de policía y comenzó a trabajar como caza recompensas. Asegurándose de que seguía haciendo del mundo un lugar mejor, pero a su manera.
Esta información nunca llegó a oídos de Jayne, pero a pesar de los distintos planetas conquistados por el hombre, el mundo sigue siendo un pañuelo. ¿Qué pasará cuando se encuentren de nuevo?

Personajes
Léon Thatch | Keanu Reeves | 37 | Space Cawboy
Jayne Cobb | Adam Badlwin | 35 | Fiammah


Cronología




We're already Dead

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
442

Localización :
Granada - Sp

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't take the sky from me

Mensaje por Space Cowboy el Mar 13 Sep - 17:01

- Aproximándose a Planeta F-79 - comunicó la guía de vuelo - Entrada a la atmósfera en una hora-  se trataba de una voz metálica, sin género evidente ni expresión o emoción.  Era tan artificial como él parlante por donde hablaba, el oxígeno que respiraba y el tablero de navegación cuyas pantallas y teclas titilaban como si un árbol de navidad se tratara.  Léon no hizo caso a ninguna de aquellas distracciones, estaba distraído en las letras de una novela; perdido en una cruenta batalla entre dos navíos de la antigua Tierra en medio de una tormenta: piratas los unos, soldados ingleses los otros.  Mientras tonadas épicas ambientaban la escena y la cabina en la que se encontraba.  Entonces, cuando nuestro joven e inexperto héroe logró escabullirse entre los temibles enemigos, corrió por el barco hasta llegar a sus calabozos, solo para encontrarse con los ojos azules de su amada, una sacudida lo sacó de su trance, las pantallas se habían teñido de rojo y marcaban con gran énfasis los desperfectos de su nave.  Pronto su nave tocaría tierra, pero debía esforzarse para no estrellarse.  Debió sudar bastante para hacerlo, pero al final lo logró. La nave yacía en un páramo desierto y helado.

A penas salió de su nave, cerró sus ojos, estiró sus extremidades y respiró hondo, absorbiendo el aroma a pino, aire fresco y nieve en sus narices, inmediatamente después se puso a caminar, no sin antes darle una mirada de agradecimiento a su pequeña "Sailfish".  Se trataba de una nave pequeña, eficiente y extremadamente veloz, sí las Firefly eran las naves perfectas para los traficantes, la suya le iba como anillo al dedo para alguien de su profesión.  Tenía unas cuantas armas, como para escaparse de Reavers y evitar que sus presas lo hagan.  El mayor problema, era que no había demasiado espacio y un viaje largo entumecían las piernas.  Aquel había sido un viaje demasiado largo.

Se encontraba en un pequeño planeta, alejado de su sistema estelar y del alcance de la Alianza, una zona perfecta para que el hampa y criminales de todo tipo se oculten, formen alianzas y organicen golpes.  Tenía la idea de pescar algo en ese pequeño lugar, algún desprevenido que había molestado demasiado al sistema y que le ayudara a pagar el mantenimiento de la "Sailfish", su arsenal y otras necesidades.  

Caminó por un buen rato, notando que los aromas de bosque y naturaleza iban disminuyendo para dar lugar a olores más fuertes y más humanos: humos de distintos tipos, comida barata mal cocinada e incluso el aceite de las naves de su población.  Todo lo guió hacia un pequeño pueblo, muy concurrido por gente que se metía en sus asuntos o le miraban de la manera en que una bestia mira a su presa.  Hermoso lugar.

Sus pasos le llevaron a un pequeño bar de mala muerte. Un guitarrista tocaba canciones alegres y simples en una esquina para un publico que poco caso le hacía. Léon se dirigió hacia una mesa en un rincón oscuro, un lugar estratégico que le daría una buena visión de todo el lugar y cerca de una ventana (en caso de que tuviera que escapar). - Un vaso de agua - comentó amablemente a una moza que se le acercó - Mejor whisky. Una botella, por favor. - Odiaba beber alcohol mientras trabajaba, pues nublaba la vista y confundía la mente, pero considerando el lugar, el agua podría ser hasta venenosa.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't take the sky from me

Mensaje por Fiammah el Miér 14 Sep - 11:49

So, you're not a traitor anymore
El frío no sacaba la mejor faceta de Jayne, casi nada lo hacía a decir verdad, pero el frío de ponía de especial mal humor. Él se había criado en un planeta cálido, en su mayor parte desértico, y aquel insufrible viento parecía querer cortarle la cara.
Se movía lentamente entre la nieve, de manera algo torpe por la cantidad de capas de ropa que se había puesto encima: camisetas, jerseys, sudaderas, su ya de por si grande abrigo, guantes, más guantes y el colorido gorro que su madre había hecho para él y le había enviado tan solo unos días atrás. Por supuesto, también iba armado bajo aquel despropósito de vestuario, pero si alguien le atacara en ese momento tardaría tanto en sacar sus armas que le daría tiempo a morir un par de veces. Por causas naturales incluso.

No estaba allí por gusto, eso era evidente, tampoco por trabajo. Digamos que alguien robó algo al gobierno sin permiso de su capitán y aparentemente sin necesidad. Era necesario, era más que necesario, pero Mal no lo vio de la misma manera. De alguna manera habían conseguido grabar el rostro de Jayne mientras lo hacía y ahora estaba en busca y captura. No tenían nombre, ni dato alguno, solo su cara, pero el capitán de Serenity quiso darle un escarmiento dejandole tirado en aquel planeta perdido de la mano de Dios hasta que le dejara de resultar graciosa la idea. El hombre estaba seguro de que como mínimo serían unos días.

¿Solución? Evidente.
Jayne buscó la taberna con más mala pinta de todo el lugar, tampoco había mucho donde elegir, pero en cuanto entro en ella comenzó a beber como si le pagaran por hacerlo. A medida que iba tomando copas y más copas y quitándose más prendas, hasta que recuperó el tamaño de un hombre normal y no de una bola de aire gigante. Estaba borracho, eso era evidente para cualquiera que le mirara, excepto para si mismo. Fue dando tumbos de un grupo de amigos a otro, según le iban echando, hasta que terminó excluido a una de las mesas más apartadas del bar, donde para su sorpresa se topó con Léon.
Aquel hombre había sido su mejor amigo durante tanto tiempo que el dolor de traición aun seguía en Jayne como el primer día. Se sentó frente a él con una sonrisa difícil de descifrar.
- Y tú ¿qué haces aquí? ¿Vienes a detenernos por exceso de diversión? - se rió de su propia broma a pesar de que no tenía gracia alguna. - ¡Aquí no nos gustan los polis! - aseguró sin tener idea de lo que le gustaba y lo que no a la gente de aquel lugar.
JAYNE con LÉON




We're already Dead

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
442

Localización :
Granada - Sp

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't take the sky from me

Mensaje por Space Cowboy el Dom 18 Sep - 1:52

El caza-recompensas solo había bebido unos tragos de su bebida cuando vio a atravesar el umbral de la entrada a un sujeto de interés.  No se trataba  de un criminal con renombre y una recompensa enorme por su interés, ni siquiera de un mafioso intocable o un policía corrupto que podría ponerle obstáculos en su labor. Aquello era algo muy malo para su labor y su salud.  Era terrible.  

Se había entremezclado entre la gente con algarabía y sin vergüenza alguna, bebiendo y conversando, como si del dueño de ese antro se tratase o (al menos) un cliente regular.  Sin embargo, sabía que aquello estaba muy lejos de ser verdad y solo se trataba de la actitud desvergonzada del hombre.  Es que lo conocía y lo conocía muy bien.  Habían vivido muchas cosas y aún lo recordaba a la perfección. "Jayne Cobb" murmuró para si mismo con una sonrisa nerviosa mientras lo seguía con la mirada mientras el mercenario vaciaba copas y botellas casi sin inmutarse.  

Lo cierto, es que hubo un tiempo, en que Jayne había sido su mejor amigo, un hermano.  Hubo un tiempo en que él se le habría tirado encima, gritándole amistosos insultos y menos halagos, hasta lo habría incitado a seguir bebiendo para observar sus locuras y lo habría seguido, pero ese tiempo ya no existía.  Tatch se recostó en su asiento tratando de que no lo encontrara porque sabía que le traería problemas. De todas formas, el encuentro era inevitable y (obviamente) fue Cobb quien lo encaró.

Léon respiró profundo y fingió la mejor sonrisa que pudo, antes de reincorporarse en la silla. - Jayne tanto tiempo - respondió tratando de hacer como si nada malo había pasado entre ellos. - Oye, no quiero problemas. Me retiré de la fuerza - dijo mirando a su alrededor, apretando la "Glock" que tenía bajo su regazo. Con su mano libre le acercó la botella de whisky para que bebiera - Así que te llegó el gorro de tu madre - comentó - oh cierto, escuché que Mattie se encontraba mejor - deseaba cambiar el tema, distraerlo hasta que se durmiera de la borrachera. No quería problemas, no con él.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't take the sky from me

Mensaje por Fiammah el Dom 18 Sep - 20:19

So, you're not a traitor anymore
Todo el entorno del mercenario se tambaleaba, sugestionado como estaba por los efectos de alcohol. Quizá por eso apretaba su mano fuertemente, sujetando el borde de la mesa en la que estaba, tratando de establecer un punto de apoyo sobre algo que pudiera anclar la sala y detener los vaivenes. O puede que solamente la apretara con tanta fuerza por la presencia del traidor.
No era tarea fácil distinguir las emociones con claridad en aquel estado.

Lo que era seguro es que todos sus sentidos estaban ligeramente obnubilados, funcionado torpemente o con cierto retraso. Pudo enfocar la boca del policía, movía los labios, como si hablara, pero hasta pasado un segundo la frase no llegó a sus oídos.
¡Menudo idiota estaba hecho! Después de traicionarle de aquella manera, después de unirse a las fuerzas del orden del gobierno que él tanto detestaba, tenía la cara dura de saludarle de aquella manera, ¡como si nada! Jayne estaba seguro de que en ese momento le había insultado, pero lo cierto es que no llegó a emitir sonido alguno, el grito solo se oyó en sus propios pensamientos.
Con cierto esfuerzo, logró acompasar las siguientes palabras de Léon a los movimientos de su boca, pero en esta ocasión también tardó en reaccionar. Le observó largamente, con la mirada fija en sus ojos. Pudo ver cómo le ofrecía una botella, aunque no supo qué era lo que esta contenía, estaba concentrado en lo que había dicho. Había dejado de ser poli.

Su amigo de la infancia siguió hablando y en ese momento Jayne no tenía ni pajolera idea de quién era Mattie, ni le importaba lo más mínimo. No lograba ubicar una cara que acompañara a ese nombre entre sus recuerdos recientes ni pasados, pero si tenía la imagen del gorro de su madre bien clara en la mente. Sentía una de las trenzas laterales de la prenda caer por su hombro, y no pudo evitar sonreír como si aquello le hiciera mucha gracia, antes de volver a ponerse serio y seguir observando al hombre frente a él. Con los pensamientos dispersos por la bebida, volvió a localizar con esfuerzo aquello que le había parecido importante. Había dejado de ser poli.

La desconfianza natural del mercenario había quedado ahogada por más whiskey y vodka del que podía recordar haber ingerido. En cualquier otro momento aquel encuentro habría terminado con una pelea, al menos si de Jayne dependía el desenlace, pero en el estado de embriaguez en el que se encontraba todo parecía mucho menos importante que en el mundo de los sobrios. Incluso la traición.

- ¡Lo has dejado! – repitió tras un rato, como si hubiera estado procesando la noticia durante todo ese tiempo, riendo y tomando la botella que le había tendido su amigo para alzarla y brindar consigo mismo antes de dar un trago. - ¡Lo ha dejado! – gritó nuevamente, dirigiéndose a toda la gente del local, como si fuera la noticia más importante del mundo para todos.

La felicidad del momento no duraría para siempre, la realidad más factible sería que al día siguiente Jayne no recordara aquella confesión o, que si lo hacía, el perdón instantáneo no le pareciera tan buena opción como en aquel momento, pero para el hombre que estaba al borde del desmayo por los excesos el rencor era algo demasiado complicado de entender o sentir.
Se levantó de su asiento para colocarse junto a Léon y le dio un abrazo palmeando su hombro con un solo brazo, pues en el otro sujetaba la botella.
Ya sabía yo que no me traicionarías. ¡Cómo en los viejos tiempos! Ahora nos cubrimos las espaldas. Tengo una nave, amigo mío, y en cuanto vuelva a por mí tú vendrás conmigo – se hacía ligeramente complicado entender lo que el hombre decía, no lograba vocalizar del todo, pareciera que estaba a punto de quedarse dormido.
JAYNE con LÉON




off :
¡Hola!
Te comento… Se que la escena ha sido corta, pero con la borrachera que lleva encima creo que poco más se puede hacer a menos que te saque a bailar xDD
¿Te parece bien si en tu post dices que Jayne se queda inconsciente o algo así? Podríamos hacer que te llegara el mensaje de que le tienes que pillar a él y al estar así te lo llevas a un hostal o algo. O que aun no sabes que él será tu próximo trabajo y te lo llevas para que no se quede durmiendo la mona en el suelo del bar… xDDD O lo que se te ocurra. Más que nada para rolear esta parte del descubrimiento de que no es poli en condiciones, con el sobrio. Bueno, de resaca.


We're already Dead

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
442

Localización :
Granada - Sp

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't take the sky from me

Mensaje por Space Cowboy el Mar 27 Sep - 2:05

Sonrió con dudas al recibir el abrazo de su antiguo amigo. La situación se había relajado un poco pero no se sintió lo suficientemente seguro como para guardar su arma, tan solo pudo aferrarse a ella, soltar el gatillo y apartar el cañón de su arma de la figura del mercenario, al menos un poco, manteniéndola oculta de la vista. Léon sabía que, así como podía perdonarlo de un momento a otro, Jayne era capaz de empezar un tiroteo al menor imprevisto, en especial con tanto alcohol en su sistema. – Seguro amigo. – respondió lo más amable que podía ser, es qué no podía negar de que aún le guardaba algo de rencor por tratarlo de traidor. - ¿Dónde se encuentra tu nave, ahora? Te puedo llevar – comentó dispuesto a dejarlo en ella y sacarlo de ese planeta. Con suerte no se acordaría de su encuentro o, en el peor de los casos, cuando despertara de su borrachera, él estaría tan lejos que jamás lo encontraría. Ese encuentro era terrible para su trabajo y para su salud.

Sin embargo, ese encuentro no fue demasiado largo pues de un momento a otro se encontró con Jayne recostado sobre la mesa, inconsciente y en una posición bastante incómoda – Perfecto – gruñó el caza-recompensas, sabiendo que no estaría seguro en ese lugar, allí cualquiera podría robarle hasta sus ropas y dejarlo en la nieve. Estaba solo y, al parecer, él era su único aliado en ese condenado planeta helado. Al menos hasta que sus nuevos compañeros aparecieran…si es que lo hacían.

Negar que consideró dejarlo a su suerte sería de necio, pero (a pesar de todo) Thatch seguía siendo un hombre leal y de buena fe por lo que decidió cargar con su viejo amigo. Tampoco podía irse del lugar, no le quedaba demasiado dinero ni provisiones para emprender otro viaje.

En esa misma cantina, el ex policía alquiló una habitación. Era pequeña, incomoda y sucia, pero al menos tenía una cama donde poner al borracho y una mesa donde poner sus armas. Allí sentado en un rincón, con sus armas a mano, esperó la llamada de un nuevo trabajo. Miraba vigilante la ventana y la puerta de su habitación, cuidadoso de que nadie se atreviera a atacarlo por sorpresa.



AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't take the sky from me

Mensaje por Fiammah el Sáb 1 Oct - 10:22

So, you're not a traitor anymore
La noche pasó entre borrones de colores para el mercenario. Jayne dormía inquieto, acosado por los extraños sueños que el alcohol le provocaba y moviéndose sin cesar sobre una cama a la que no había llegado por su propio pie.
En su cabeza todo daba vueltas, incluso con los ojos cerrados, sentía nauseas y a cada momento le daban sudores fríos que destemplaban la temperatura de su cuerpo, haciéndole pasar del frio al calor en cuestión de pocos minutos.
Todo ese malestar físico fue aminorando con el paso de las horas, hasta que todas las molestias desaparecieron excepto las de su cabeza. Cuando abrió los ojos la escasa luz que entraba en la diminuta habitación le provocó un agudo dolor en la sien. Buenos días resaca.

Sentía la boca pastosa y seca, incluso le raspaba la garganta y ni que decir que el sabor de su lengua era asqueroso por las largas horas de sueño y los efectos de la bebida. Podía escuchar ruidos que habitualmente habría ignorado, pero que esa mañana le hacían desear liarse a escopetazos con todo el que no se mantuviera en silencio absoluto.
Cuando bajó la mirada del techo hasta el resto de la extraña habitación, pudo ver la figura de un hombre sentado junto a una mesa llena de ¿armas?

Jayne se puso en pié al instante, tratando de ignorar el profundo dolor de cabeza por los movimientos bruscos, y se puso en guardia, a pesar de que no iba armado. Tardó un par de segundos en reconocer a Léon y otro segundo más en recordar la conversación de la noche anterior. Ya no era policía, a menos que Jayne hubiera soñado esa parte.
No le importaba, estaba demasiado cansado como para pensar en todo aquello, por mucho que ayer le hubiera perdonado las cosas no eran tan sencillas, había sido poli y por tanto su amistad con él estaba fuera de lugar. Era un traidor.

- ¿Qué es todo eso? ¿Has quedado con la mafia? – preguntó haciendo referencia a todas las armas que había sobre la mesa.  Solo en ese momento se dio cuenta de que no llevaba las suyas encima - ¿Dónde están mis cosas? ¿Me has detenido? – pronunció la última palabra con tono jocoso, queriendo burlarse de su posible autoridad, pero se notaba ligeramente alarmado. Las posesiones más preciadas de Jayne eran sus armas y si Léon se las había quitado por algún motivo, estarían en problemas.
JAYNE con LÉON




We're already Dead

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
442

Localización :
Granada - Sp

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't take the sky from me

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.