Últimos temas
» Cambios de botón, url, etc
Hoy a las 2:30 por Invitado

» ➹ This is no longer an era of swords and spears
Hoy a las 1:43 por Sheena

» Death is equal
Hoy a las 1:17 por Arson

» Akō jiken
Hoy a las 1:03 por Sheena

» Concurso de relatos Halloween.
Ayer a las 21:58 por Hellcat

» Confieso que...
Ayer a las 21:15 por Epoch

» 38. Fire from the tongues of liars
Ayer a las 20:38 por Sonder

» Sugerencia para Halloween.
Ayer a las 20:35 por Mrs. Sarcasm

» Son of the Sea
Ayer a las 20:32 por Mrs. Sarcasm

» 37. Suspect
Ayer a las 20:04 por Nightingale

» Pedido de afiliaciones Normales
Ayer a las 19:16 por Invitado

» I AM ELIZA
Ayer a las 19:08 por Hermosodehuerta

» La Sexta Era
Ayer a las 19:01 por Ladie

» 36. Invasion
Ayer a las 17:58 por Nightingale

» ♠ Love a good fight.
Ayer a las 17:52 por Ladie

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Do you need any reason to fight?

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Do you need any reason to fight?

Mensaje por CaptainHolmes el Dom 2 Oct - 22:12

Do you need any reason to fight?
Byron Blackburn
23 | Hechicero | deanmonwoutpie
Erik Dawson
23 | Hechicero | CaptainHolmes
Desde el origen de los tiempos, los aquelarres surgidos a lo largo de los siglos se han visto obligados a enfrentarse con otros con el único propósito de obtener más poder. En cambio, en los años actuales el patrón ha cambiado por suerte para unos y por desgracia para otros tantos.

Los dos únicos aquelarres en pie, Scorpio y Sagittarius, han optado por fusionarse en uno en pos de reunir el poder de todos los componentes, pasando a llamarse el Gran Aquelarre. Su misión: Supervisar la actividad sobrenatural con el propósito de que nadie ose elevarse sobre ellos dado que se consideran el colectivo más poderoso y, en parte, seguro. No obstante, ciertas irregularidades destacan en algunos miembros. Byron Blackburn acostumbrado a ser uno de los hechiceros con más poder del aquelarre Scorpio, comienza a tener desde el primer encuentro una notoria rivalidad con un componente de Sagittarius, Erik Dawson. Éste cuenta con una mayor potencia en lo que a hechicería respecta, potencia que Byron cree desaprovechada puesto que Erik no estima necesario usarlas con objeto de implantar miedo, mientras que para Byron las cosas se resuelven mejor mediante el caos.

La frustración y la envidia nubla el raciocinio de Byron, hasta el punto de abordar a Erik inesperadamente en compañía de alguno de los suyos, mandándolo a un mundo fantasma donde su poder jamás volvería a eclipsar al del hechicero Blackburn.

Sin embargo, un giro de los acontecimientos forzará a Byron no solo a sacar a Erik de la otra dimensión, sino también a formar equipo con él cuando el Gran Aquelarre así lo requiera.
1x1 | Plot | Sobrenatural



Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Do you need any reason to fight?

Mensaje por deanmonwoutpie el Vie 14 Oct - 19:51

Lost my sanity?
Who the fuck is sanity

Lejos de aceptar el acuerdo de sus superiores y tener que aguantar a diferentes y desconocidos hechiceros incorporarse a su clan, Byron planeó detenidamente un movimiento que por lo menos conseguiría que la estancia en aquel nuevo aquelarre fuera placentera a su favor. No se podía describir con palabras cuanta impotencia le creaba el hecho de que los poderes de Erik, su nuevo rival-compañero y aquel que superó su fuerza desde el primer día tras su llegada, fueran superiores a los suyos y más aún, no podía soportar la furia que se instauraba en su ser en vista de cuán desaprovechados estaban. Por más que le provocara, por más que le incitara a una batalla entre los dos con el fin de demostrarle que podía igualarle, no conseguía los frutos que él ansiaba. Sabía que Erik en cada uno de sus encuentros no daba el máximo de sí, y aún por encima, no tenía espíritu de lucha con él. ¿Porque ahora era su "aliado" y no su enemigo? No, simplemente porque no tenía la sangre fría de batirse en duelo así porque sí. Sus únicos ataques hacia el muchacho eran en pos de defenderse o de defender aquello a lo que Byron atacaba con tal de explotar una ira que tenía que estar latente dentro de él.

Harto de aquella situación, Byron en conjunto con un par de hechiceros de su mismo nivel, o quizás un tanto inferiores, le tendieron una trampa a Erik que le conduciría a una eternidad en un Mundo Prisión creado expresamente para él. En éste su presencia sería oculta, por lo que ninguno de los "jefes" podría detectarlo. Era el fin de una batalla insaciable y con un sabor agridulce.

O eso creía.

Pasados cincuenta años después de la unión de Scorpio y Sagittarius, y el mismo tiempo desde que Erik desapareció, el Gran Aquelarre se tenía que enfrentar a otro Clan que parecía querer hacerles sombra e invadir lo que tanto tiempo les había costado asegurarse. Por desgracia para Byron, uno de sus cómplices en la emboscada hacia Dawson se fue de la lengua y dejó al descubierto la puerta de entrada al Mundo Prisión con toda la información que aquello suponía. Ahora, con tal de no ser expulsado del aquelarre, a Byron se le había encargado la obligación de traer de vuelta a Erik el cual, según el viejo 'líder', era esencial para la batalla que se aproximaba.

Poca o ninguna gracia le hacía aquello. Pero bien mirado, se abría una nueva oportunidad para demostrarle al mayor que en todo este tiempo sus poderes no se habían quedado estancados. Es más, tras su desaparición, Bryon había conseguido afianzarse el puesto del contrario en el ránking de poderes que tenía cada uno en el aquelarre.

Más pronto que tarde, apareció en aquel lugar en compañía de los mismos que le ayudaron a enviarlo allí. Sin embargo, éstos, cohibidos por las órdenes de Byron, y quién sabe si por temor a la reacción de Erik tras tanto tiempo, se quedaron atrás en el momento en que divisaron a su objetivo.

Ha pasado tiempo... Erik. —Con severidad e incluso un ápice de formalidad por pura obligación, Byron se aproximó a él con la esperanza de que, tras aquella mala pasada que le habían hecho, Erik se lanzaría directo a intentar matarlo. —Supongo que no habrás olvidado el rostro de aquel que te dejó en este lugar atrapado... en medio de la soledad, ¿me equivoco? —Dijo, con el fin de motivar una deseosa venganza.


MUNDO PRISIÓN | 50a post-unión. | CON ERIK
© RED FOR SS




‘He was like a storm appearing suddenly out of a clear blue sky
and then disappeared just as quickly.
Cherry Blossom
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
99

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Do you need any reason to fight?

Mensaje por CaptainHolmes el Jue 27 Oct - 18:37

Lost my sanity?
Who the fuck is sanity

Desde la unión de Sagittarius y Scorpio, los componentes de ambas colectividades presentaron una evidente incompatibilidad, algo que el líder trató de suavizar en pos de asegurar un futuro estable dentro del aquelarre. Sin embargo, aquello siempre estuvo lejos de ser logrado.

La parte pacífica cobijada detrás de uno de los brujos más poderosos del Gran Aquelarre, Erik, un día le jugó una mala pasada como era de esperar. Blackburn siempre estaba al acecho con el único propósito de ponerle a prueba, quizás de empujarle al ridículo con una soñada victoria contra Dawson, pero irremediablemente Erik salía airoso de semejantes desafíos. Él no usaba sus poderes a la ligera, y lo demostró en varias ocasiones. Tan solo se servía de una minúscula porción de su magia para defenderse, viendo innecesario herir al contrario para ello.  

Un día como otro cualquiera todo lo concerniente a su vida experimentó un giro de ciento ochenta grados cuando, víctima de una trampa elaborada por Byron y los suyos, se encontró envuelto en una vorágine mágica de la que se vio incapaz salir hasta verse rodeado de un mundo arrasado por la soledad.

«¡Maldito cobarde!»

Jamás durante toda su existencia había perdido tanto la paciencia como lo hizo los primeros años de su estancia en aquel mundo fantasma, en aquella prisión hecha exclusivamente para su persona. Sin embargo mirando el lado bueno si es que lo hubiera, los siguientes años, después de comprobar mil y una vez que no había salida alguna ni siquiera mediante portales mágicos, le sirvieron para ahorrar y acumular poder. Por otra parte, el rencor que le pudo guardar a Byron los primeros días, ahora brillaba por su ausencia por algún motivo que hasta él mismo desconocía. Tal vez ni siquiera lo merecía. Todo lo que sentía en cuanto el rostro del hechicero que le envió a aquel lugar se proyectaba en su mente, era indiferencia.

A lo mejor pecaba de ingenuo, pero tenía la esperanza de que algún día, por muy remoto que fuese, alguien hallaría su paradero. Hasta que ocurrió, como si el destino hubiera querido concederle el capricho.

Amanecía cuando un peculiar barullo le sacó del ensimismamiento. Sus noches últimamente se fundamentaban en hallar una vía de escape mediante el pensamiento y la meditación, perdiéndose entre las páginas del primer libro que encontraba. Sin pararse a pensarlo dos veces, el joven se dispuso a salir de la casa donde consideró conveniente instalarse y, por suerte o por desgracia, la primera cara que vio fue la de Byron. No le hacía especial ilusión que su rostro fuese el primero que contemplaba después de medio siglo, pero por otra parte, una sensación de alivio se instauró en su interior. Si estaban allí, sería por algo. Y dudaba mucho que el hechicero Blackburn se tomara la molestia de visitarle, y menos aún tras cincuenta años. Algo tenía claro, y es que no se dejaría exasperar por el contrario por mucho empeño que mostrara.

—No, no me he olvidado en absoluto. —Aclaró impasible, echando un vistazo al grupo que Byron trajo consigo. Nada había cambiado. —Y por lo visto veo que todavía necesitas secuaces para que te salven el culo, ¿no es así? —No pretendía sonar resentido ni nada por el estilo, pero a esas alturas era lo menos que podía manifestar. Sin embargo, no tardó en retractarse. —Sé lo que quieres... —Ya había sido antaño receptor de palabrería similar, así que conocía -o eso creía- el propósito oculto. Determinados y lentos fueron los pasos que le llevaron a aproximarse a la otra figura, quedando por consiguiente a escasos metros. —...pero mucho me temo vas a tener que trabajártelo más para conseguirlo, Blackburn. ¿Qué estás haciendo aquí?
MUNDO PRISIÓN | 50a post-unión. | CON BYRON
© RED FOR SS


Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Do you need any reason to fight?

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.