Últimos temas
» Be careful out there.
Hoy a las 11:50 por SapphireDragon

» This is hell and we can't leave
Hoy a las 7:07 por Party Poison

» I remember everything about you
Hoy a las 1:07 por Magik

» > Song of the seven seas
Hoy a las 0:52 por Sheena

» You were my lesson I had to learnt
Hoy a las 0:34 por Sheena

» What we were | Wyca
Hoy a las 0:28 por Milady

» —The mighty fall.
Hoy a las 0:19 por Neliam

» A place called home
Hoy a las 0:00 por Neliam

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 0:00 por Knocker

» ♠ You know it on the inside.
Ayer a las 23:54 por Nyadeh

» Hurricane
Ayer a las 23:49 por Nyadeh

» — Colors of the wind.
Ayer a las 23:35 por Neliam

» Hunt season
Ayer a las 22:28 por Uko

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 22:19 por Sheena

» Flügel der Freiheit!
Ayer a las 21:46 por Hiroine

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

— To build a home

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— To build a home

Mensaje por Aquiver el Lun 3 Oct - 6:11

to build a home.

Plot
Realista
Drama
1x1

I built a home
For you
For me
Until it disappeared
From me
From you
And now, it's time to leave and turn to dust

Bajo el frío aire canadiense, la familia Galloway creció entre risas y miradas escondidas de los padres de familia.
Larkin y Solstice, empezaron con aquella costumbre de mirarse distinto, aún no recuerdan desde que edad y desde que los separaron, claramente ya se fueron olvidando de todo.

Cuando los quince años tocaron la puerta, los hermanos Galloway tuvieron un acercamiento que salía de los límites de lo filial, pero sus padres presenciaron la escena que no debía de ser vista por nadie más que los involucrados.

Los separaron.

A Larkin lo enviaron a Inglaterra, de donde eran originarios sus padres y a Solstice la mantuvieron cerca, tratando de que olvidara lo que pasaba con aquel hombre con el cual compartía sangre.  Más de diez años fueron necesarios para que los toques se fueran en humo por la ventana. Ella se casó, pero no tuvo hijos y él, se mantuvo lejano de aquellos ojos azules tan parecidos a los suyos.

Es la muerte de los progenitores que los une de nuevo y...

Chispa, el fuego aún se aviva entre ellos, con sutiles miradas en el funeral, con suaves susurros prohibidos debajo del árbol familiar, es cosa de tiempo antes de que todo vuelva a ocurrir, ambos lo saben. Y aunque antes era solo un juego para ellos, las cosas están mucho más oscuras y dramáticas.

Larkin Galloway
Iwan Rheon
29 años
Catharsis.
Solstice Galloway
Kacey Rohl
29 años
Aquiver

capítulos:
III • III • IV • V






Última edición por Aquiver el Vie 7 Oct - 10:49, editado 2 veces



Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Lun 3 Oct - 7:10

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice
La brisa del otoño canadiense hacía oscilar su gabardina oscura, a juego con el traje de tres piezas color carbón que llevaba puesto. Un par de gafas oscuras cubrían sus ojos, tapando los pocos rayos ultravioleta que se colaban entre las nubes. Y él caminaba con la soberbia del diablo mismo; irradiando un aura sombría, sin respeto por nada ni nadie. El mundo estaba a sus pies y lo sabía muy bien.
Larkin atravesaba el cementerio privado con el rostro en alto, sin siquiera percatarse si pisaba alguna lápida o no. Todos estaban muertos ya. Incluso sus padres.
Ah, ese par.
¡Ese maldito par! Que le dieron la vida, y a la vez, le arrancaron tanto.

Sabía que iba tarde, se atrasó adrede. Y, ni sabiendo eso, era capaz de apresurar el paso un poco. A él lo debía esperar hasta la muerte, que él llegaba a su tiempo, no al de otros.
Detuvo su cuerpo a escasos metros de las recién cavadas tumbas. Sus labios se curvaron, apenas, en una cínica sonrisa en el momento que divisó a las únicas personas ahí paradas. Eran dos. Un hombre y una mujer. El tipo le importaba poco, pero ella.
Oh. Sabía muy bien quién era. Podría dejar de verla una vida y la identificaría donde fuese.
Solstice.

Una pena, ¿no?  —alzó la voz, quitándose las gafas con la diestra—. Uno creería que durarán para siempre… —se mofó, acercándose a la pareja.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Lun 3 Oct - 7:51

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice

Sus ojos viajaron a su mano, donde sostenía un clavel. Lo lanzó sin ningún cariño a la tumba de sus padres, ya había terminado el funeral y solo le quedaba mirar aquellos ataudes en los que descansaban sus padres; aún no los perdonaba, probablemente jamás lo haría, Solstice había tensado relaciones con ellos desde que alejaron a su hermano y luego le aconsejaron, que se casara con el hombre que ahora le pasaba una mano por la cintura.

Estaba a punto de dar media vuelta y poder respirar tranquila, al fin libre de los ojos reprobadores de sus padres, cuando una voz que aunque olvidara todos sus recuerdos, no se iría de su mente, sonó de fondo. Cerró sus ojos, sintiendo el latigazo eléctrico que corrió por su espalda, antes de posar una sonrisa rígida en su rostro de porcelana y mirarle con sus orbes azules.

—Larkin—susurró, estoica mirando a su hermano, que no veía hace más años de los que quería aceptar. Lo presentó a su esposo y viceversa, mientras rezaba por un momento de tranquilidad con su hermano. Miró a su esposo, con la evidente claridad de que se fuera a pasear a la estancia donde estarían recordando a sus padres:Solo necesito ponerme al día, sus orbes eran muy expresivos y agradeció al Dios en que no creía cuando su esposo los dejó, sin antes depositar un suave beso en sus labios levemente resecos por el frío.

Se acercó dos pasos medidos, sutiles y abrazó el cuerpo masculino de su hermano. Fueron menos de diez segundos, pero fueron los más tranquilos de toda su vida adulta, sabía que con el contrario nada era tranquilo—Duraron más de lo que era sano para nosotros —egoísta como solo Solstice podía ser, susurró con fiereza las palabras que había querido gritar—¿Qué haces aquí? ¿Viniste a ver a nuestros padres o es otra cosa? —le miró, estoica por un segundo, antes de tomar una distancia prudente de Larkin—No deberías haberme dejado tan brutalmente como lo hiciste, no sabes lo preocupada que estuve —no le estaba reprochando muy en serio, o quizás si.






Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Lun 3 Oct - 8:21

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice
Catorce años, los tenía bien contados. Catorce años sin verla, escucharla, si quiera saber algo de ella. Sus padres se negaban a darle cualquier tipo de información. De hecho, ese par de infelices no le permitían más que saber si su hermana seguía con vida. Cuántas discusiones no tuvo con ellos, gritó y amenazó por teléfono o por mails. Incluso, en Inglaterra, alguien sugirió la idea de que la repentina muerte de los Galloway había sido orquestada por él. ”¡Já! Me encantaría ser el responsable.” Esas fueron sus descaradas palabras ante tal acusación. Quizás nunca tuvo el valor, quizás, simplemente, no quería ensuciarse las manos.

Los ojos de la menor le hicieron hervir la sangre. Era toda una mujer ya. Una atractiva y deseable mujer. No esperó mucho para ampliar la sonrisa que cargaba ya en los labios. Sí, le gustaba verla. También saber que sus progenitores estaban muertos, a punto de ser soterrados bajo tierra. La noticia le llegó apenas unos días atrás, junto con el desayuno, y tomó un vuelo inmediato hacia Canadá. Aún así, no estaba ahí por ellos.

Solstice. —respondió al saludo tan impropio de la fémina propietaria de esos bellos ojos azules. Apenas y advirtió a su marido. De darle más importancia le arrancaría la yugular con los dedos ahí mismo, lo arrojaría sobre alguno de los ataúdes y se llevaría a su hermana. Porque, como se lo dijo mucho tiempo atrás, no había hombre en esta tierra, ni en otra, merecedor de ella.

No podría haberlo dicho mejor. —reconoció tras haber resoplado a modo de risa. Sus brazos rodearon el cuerpo de la mujer frente a él. Inspiró su aroma, sintió su calor. Si él era el diablo, ella era su infierno.

Una de sus oscuras cejas se arqueó al momento de escuchar la pregunta. Sonrió ladino, burlándose de la castaña con ese gesto—. He venido a verte, ahora que estos no están para joder. —hizo un ademán con la mano, señalando ls tumbas.
Achicó la vista y bufó—. Preciosa…—llevó su mano diestra hasta la mejilla ajena, acariciando su piel con el dorso de la mano. Su rostro se aproximó al ajeno y, al estar lo suficientemente cerca, sujetó sus mejillas bruscamente con la mano que antes la rozaba con delicadeza—. No me acuses de abandonarte, cuando tú no hiciste más que quedarte atrás y casarte con un bueno-para-nada. —espetó, apretando la mandíbula por unos instantes, haciendo que el músculo de la mejilla le saltara y soltándole la cara.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Lun 3 Oct - 8:49

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice

Su nombre sonaba como la misma perfección en la voz oscura de su hermano, sin embargo, sabía que aquellos ademanes fonéticos eran una de sus más grandes debilidades, por lo que trataba de no mostrar que lo eran. Solstice rió suavemente al escuchar al contrario poseedor de sus mismos ojos.

Disfrutó el abrazo, sentir los brazos de Larkin rodeando su cuerpo delgado otra vez la hacían sentir sumamente segura, mucho más que con su esposo. Su cuerpo, parecía despertar de un largo letargo, de un letargo de catorce años que la mantuvieron alejada de aquellas manos masculinas y la voz ronca.

Preciosa.

La palabra resonó en sus oídos, como la más extraña música que se movía por su cerebro y la sensación se aumentó al sentir las caricias suaves de su hermano en su rostro, eso era un indicio que ella conocía muy bien. Antes de que su mente pudiera reaccionar, sintió la fuerza bruta, masculina y desmedida de su hermano en las mejillas. Solstice se mantuvo firme hasta el último segundo donde soltaba un suave quejido que correspondía con las palabras que salían de los labios de su hermano.

La mujer se acaricio la mejilla y sintiendo el inicio de la rabia emerger—¿Tú crees que no peleé con ellos por saber donde estabas? —susurró, guardando la compostura. Se había vuelto una mujer mucho más sigilosa a la hora de hacer las cosas—¡¿Crees que quise casarme?! —su tono de voz iba creciendo un poco más, pero ni siquiera una lágrima se asomó por sus ojos—No te atrevas a darme toda la culpa a mi, los que tienen la culpa aquí, son ellos —apuntó al ataúd ya dentro de la tierra. Miró, con rabia a su hermano, pero sabía que lo que corría por su sangre no era precisamente rabia, además, se quería vengar.

Se acercó a él, tomando su rostro entre las manos. Se fijó en que no fueran especialmente visibles y depositó un beso agresivo en los labios masculinos, la suavidad ya no era su opción. Dejó que sus labios se entrelazaran con los de su hermano, antes de morder el labio inferior contrario, con fuerza.
Se alejó con sutileza, mirando con los ojos azul intenso—No soy tu chivo expiatorio. —sentenció.






Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Lun 3 Oct - 9:29

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice
Inglaterra y Canadá le resultaban terriblemente parecidos: fríos, grises, silenciosos. Encontró las familiaridades al llegar, apenas. Adoptó el acento sin problemas, los modismos y reglas. Las que decidió acatar, al menos. Los primeros años mantuvo la esperanza que, tras graduarse, sus padres lo aceptarían de nuevo en la casa. La ciudad, aunque fuera. ¡La necesitaba tener cerca, maldita sea! Ellos no lo entendían, nunca lo hicieron. Solstice era parte de él. Él era parte de ella.

Durante el vuelo no hizo más que pensar en lo que aquel encuentro sería. Lo negaría si le preguntaran, pero lo hizo. Estaba nervioso. Por primera vez en su jodida vida, el hijo del diablo, -como le conocían en los mundos más oscuros y pecaminosos de Liverpool- estaba nervioso. El funeral era puro cuento, ni siquiera se preocupó por nada de aquel evento. Es más, ni siquiera le habían invitado. Cuando le avisaron fue porque su asistente vio las noticias, “Vancouver de luto: los Galloway, diplomáticos ingleses, fallecen en trágico accidente.” ¡Y bien merecido se lo tenían!

Algo lo desencajó de golpe al verla con tanta compostura. Lo enfureció no verla estallar ante su brusquedad. Lo asqueó—. No hiciste un carajo, hasta donde yo estoy enterado. —remarcó, manteniendo la compostura, al igual que ella.
Ah, esa es mi niña…—aseguró cuando ella subió el tono de voz. Le encantaba sacarla de sus casillas. Fuego contra fuego, eso eran. Ninguno apaciguaba al otro—. Tú tienes tanta culpa, por no haber luchado, como ellos por habernos separado. —le habían vendido la idea de que Solstice vivía mejor sin él, que era más educada y obediente. Que le iba mejor en las clases, el amor… Todo. Sin él.

Al sentir sus labios sobre los propios, le sujetó con fuerza las muñecas. A él nadie lo tocaba sin su permiso. Nadie excepto ella. Un gruñido ,expresando una mezcla polarizada de placer y enojo, escapó de su garganta—. Bruja…—siempre la había insultado de esa forma. Porque lo hechizaba, porque lo desafiaba. Clavó su mirada en la ajena. Aunque el iris de sus ojos eran azul claro, fríos como el antártico, en ese momento aquellos mares sombríos ardían, un maremoto de emociones le robaban el sosiego—. ¡Tú eres lo que yo quiera que seas! —bufó, era su turno de mover las piezas. Iba a ponerla en jaque.

Le soltó las muñecas y llevó su diestra hasta la nuca ajena, sujetando esa zona con firmeza para, así, evitar que se pudiese alejar de él. Su otra mano se colocó en la cintura de ella, aprisionándola contra su cuerpo—. Si al final resultará cierto lo que decían. Que pudiste ser feliz sin mí. Vaya decepción que terminaste siendo.—sus labios rozaron los ajenos al articular cada palabra. Luego la apartó de él, casi con disgusto.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Lun 3 Oct - 16:37

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice

Tiempo y lluvias habían pasado desde que Solstice contestaba con furia, aquel odio desmedido, aquellas palabras venenosas estaban guardadas simplemente para dos personas que ya estaban bajo tierra. Y esa furia, cuando era una cría, muchas veces había salido con Larkin, mientras que él a su vez, le respondía de esa misma forma.

—¿Y acaso tenías espías en casa? —preguntó, con rabia en su ademán fonético—¡Deja de suponer cosas que no son así! Luche, Larkin, más de lo que tu te puedes imaginar —una suave brisa le movió el cabello, mientras ella sentía sus largas mechas moverse al son de aquel viento.

Sus muñecas resentían la fuerza de su hermano, si no fuera por sus mangas largas, probablemente hubiera marcado su piel, por lo pálida que era. Estaba enojada, por eso aquel beso no era uno de te extrañe, porque ellos no eran así, sus motivaciones muchas veces eran odio puro que corría por sus venas—Una que te vuelve loco —le susurró, a centímetros de los labios masculinos. Ese insulto ya no le llegaba, ya no le dolía, rodó sus ojos con aquella frase que no dejaba nada más que ver que una idea de posesión sobre ella, una que aunque quisiera negar, se sentía aún en los cosquilleos de su cuerpo, cuando la fuerza de Larkin llegaba a ella.

Se mordió el labio con fuerza al sentir la mano masculina en su nuca. Sus propias manos viajaron a la espalda de Larkin, apretando los hombros del contrario. Escuchó, con lujo de detalles la voz de su hermano, pero las palabras eran venenosas, crueles y no, ella no estaba para soportar aquello.

Cuando su hermano se separó, ella posó las manos en su pecho y lo empujó. No una ni dos veces, si no que tres, mientras lo miraba con enojo, mezclado con fuego—No me jodas, Larkin. No me vengas con el cuento de que eres él único perjudicado aquí, porque no es así. —La rabia aumentaba y la pelinegra le empujó por última vez, viendo que en sus impulsos había terminado la espalda de Larkin cerca del tronco de un árbol—Estoy segura que estuviste con más de una mujer, probablemente con más de las que puedas recordar y aún así —sus manos ya no estaban en su pecho, si no que se movían junto a sus gestos—Aún así, ¡tienes el descaro de venir a reclamarme a mi! No me hagas reír, Larkin, aquí la persona que fue más traicionera, fuiste tú —metió sus manos en los bolsillos del abrigo, respirando agitadamente por su ataque de rabia.






Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Mar 4 Oct - 6:49

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice
Algunas personas preferirían alguien que calmase la tormenta, pero no él. Para Larkin no había nada mejor que saber que cuando él ardía Solstice lo acompañaba. Su ira, su odio… eran tan palpables que podrían incendiar el cementerio entero con una chispa que saltara sobre sus palabras.

¡¿Y qué si lo hago?! ¡¿Eh?! —espetó furioso. Sentía que los dientes le saldrían disparados de las encías de tanto apretar la mandíbula—. No luchaste lo suficiente. —ni él ni ella lo habían hecho; pero no admitiría eso, era demasiado soberbio para hacerlo.

Era una maldita bruja, lo volvía loco y lo sabía. Se lo decía con descaro, sin siquiera dudarlo. Ah. Maldita bruja suya. Su mirada, por un instante, recorrió el cuerpo ajeno. Le importó un bledo la discusión y todo el aire tan tenso que pasaba entre ellos. La libido le ganó. Estudió su figura en fracciones de segundo. Esas curvas podrían perder a cualquier hombre mortal, ¡joder! Si lo perdían a él, que lo caracterizaba su inhumanidad. Pero, no, nunca había sido su cuerpo el atributo más sensual de la castaña. Si no su maldita actitud, la forma con la que enfrentaba al mundo que él tanto odiaba.

Al tenerla cerca, tan cerca y tan a su disposición, tuvo que contenerse de desviarse de su verdadero propósito: reclamarle. Porque ella había seguido adelante. ¡La quería ver destrozada! No tan bien parada y reluciente.

Se dejó empujar, incluso acorralarse contra el árbol. Era su forma de aplaudirle de forma tácita el valor que tenía para desafiarlo. En su mundo a él no lo tocaban ni con un palo de diez metros de largo.
Empuñó las manos, ensartándose las uñas en las palmas, mientras la escuchaba. Sus ojos clavados en los ajenos—. ¡No me hables de estar con otros que tú estás casada, maldita bruja! —perdió los estribos, como siempre.

Se abalanzó sobre ella, rodeando su garganta con ambas manos, como si la fuese a estrangular. Las fosas nasales se le dilataban debido a su respiración tan fuerte y agitada—. Perra ingrata, ¡ni se te ocurra volver a acusarme de traidor! —sus dedos, tensos como si fuesen de mármol, comenzaron a ejercer presión sobre su cuello. La justa para dificultarle el paso al oxígeno, mas no restringirlo del todo—. Mi cuerpo pudo estar con muchas, pero nunca le entregué más a nadie. —reconoció con un susurro que apenas se escapó de entre sus dientes apretados.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Mar 4 Oct - 13:42

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice

La rabia corría por su sangre, le hacía tener un mohín mezquino en su rostro de porcelana pálida. Como si su rostro se fuera a romper por tal rabia que expresaba en su rostro de mujer, que había madurado, tal como su cuerpo, porque ya no era la muchachita de quince años que fue descubierta por sus padres. No. Era una mujer con todo lo que eso conllevaba.

—¡Tú tampoco! ¡Tú fuiste él que menos luchó cuando te viste con libertad completa! —esta vez se lo gritó, con rabia, con el horrible sentimiento de abandono que se perpetuó por catorce años de su vida, por ese montón de tiempo donde no tuvo más remedio que sentirse como una rechazada porque su hermano no se dignaba a buscar por ella.

Lo miraba, mientras sentía el tipo de vista que estaba recibiendo de Larkin, ella no era estúpida y mucho tiempo atrás había aprendido a conocer esas miradas de su hermano. Sin embargo, no era el momento, ni el lugar, porque la fémina no se iba a dejar corromper de la tensión que poseían. Posó su cuerpo con rigidez, enfrentando la libido de Larkin, aunque su cuerpo dijera lo contrario.

—¿Sabes con cuantos hombres estuve desde que te fuiste? —una fracción de segundo entre el odio que corría entre ellos—¡Ninguno! Hasta que me casé —la rabia era palpable en la frase y cuando vio como se acercaba Larkin, no tuvo tiempo de moverse. Las manos de su hermano le estaban cortando el aire, le dificultaba respirar, escuchaba sus insultos y su odio, mientras trataba de respirar aún con la presión en su cuello delicado de mujer.

—Traidor —susurró, ahogada por la fuerza de las manos de su hermano.  Sus ojos estaban rojizos porque la falta de aire no era cómoda para ella, lo dejo hablar, le dejo desahogar su rabia, incluso si eso significaba sentir esa falta de aire, sentir como se ahogaba. No le iba a dejar que se saliera con la suya por mucho, pero si lo suficiente para que pudiera saber que incluso así, Solstice lo aceptaba.


Sabía que tenía que librarse de Larkin porque ya era demasiado, le estaba costando pensar. Él tenía mucha fuerza, por lo que con la última entereza que la castaña tenía, le dio un rodillazo en su miembro. Cuando las manos de su hermano aflojaron, pudo soltarse no sin un esfuerzo que significó empujar nuevamente al contrario. Boqueó por aire mientras trataba de introducir lo que fuera posible a su cuerpo.

Se acercó a su hermano, aún jadeante. Se puso frente a él—Larkin —susurró—¿Tú crees que amo al que es mi esposo? —le cuestionó, con suavidad—No es así —sentenció con fuego en su mirada, pero más suave para dirigirse a su hermano, creía que sabía que era lo que le molestaba de que ella estuviera casada—No he amado a nadie, al menos desde que te fuiste. No le he entregado nada a nadie —se atrevió a dejar una caricia en el cabello rebelde de su hermano.

—Tú eres el traidor aquí, Larkin. Porque estoy segura que nadie te obligó a entrometerte con otras mujeres, probablemente lo hacías con orgullo para luego hablar de tus conquistas —negó suavemente, porque seguía enojada, pero ese enojo que era todo suavidad era la calma previa a la tormenta—Mientras que a mi se me obligó a casarme, él no es mal hombre. Al menos no me trata de ahorcar como tú hiciste —y ahí estaba, el inicio de nuevo de esa tormenta de odio—No tienes el derecho de tratarme así por tu odio irracional —expulsó entre dientes.






Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Jue 6 Oct - 7:42

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice
¿Libertad? ¡Cómo osaba hablar de eso! Y peor aún, acusarlo de conocer la libertad si ni pudo zafarse de los tormentosos pensamientos que lo hacían cuestionarse, día y noche, cómo se encontraba ella—. No te atrevas a asumir cosas así, ¡no te atrevas! —la reprendió, fastidiado, molesto como nadie podía ponerlo.

Sus ojos, como los de un animal salvaje enfocando a su presa, se hicieron más chicos, cerrando los párpados que dejaban ver solo una línea horizontal de un infierno frío, como el que Alighieri describía en su poema divino. Solo podía verla a ella, escéptico ante sus palabras, como lo era acerca de la mayoría de cosas—. Pudiste haberlo rechazado. ¡Tenías que rechazarlo! —apretó la mandíbula, haciendo rechinar sus dientes entre ellos.

El golpe lo tomó por sorpresa. O, la muy desgraciada sabía cómo valerse por sí sola. Si cualquiera de sus conocidos en Inglaterra viera esa escena dudaría que es el mismo Larkin, Daemon, que ellos conocían. De ser otra no habría dudado en atravesarles el rostro con el dorso de la mano de forma contundente. Demostrándoles que a él nadie le habla así, nadie lo toca sin su permiso, ¡mucho menos lo golpea en los bajos y sale bien parada!

No se atrevía a golpearla, no por miedo, si no porque su precioso rostro no podría ser ultrajado de un golpe. No, señor. Ella debía ser preservada cual está. Perfecta y pulcra. Toda una obra de arte.
Cerró los párpados, agachándose debido al golpe. Una de sus rodillas tocó el suelo, ensuciándose con la tierra del césped. Eso le costaría caro.

Elevó la vista y tragó saliva con dificultad. Aquellas palabras lo calmaron, junto a esa caricia tan escueta—. Júramelo. —exigió, como si estuviese en posición de hacerlo. Estoico y arrogante, siempre queriendo tener el control, incluso en la desventaja. Incorporó su cuerpo a pesar de la molestia aún presente en la parte baja de su abdomen—. Júrame que no has amado a nadie más. Solstice. —esta vez un tono imperativo apareció en sus palabras.

Resopló por la nariz una especie de risa mientras meneaba la cabeza de un lado a otro y se acariciaba el puente de la nariz con el dedo medio y pulgar de la diestra—. Eres más ingenua de lo que creía. —dijo con una sonrisa que se ampliaba, mostrando su blanca dentadura tras ese gesto—. Muchas, muchísimas. —reconoció—. Porque tengo necesidades, preciosa, necesidades que tú creaste y no estabas ahí para satisfacerlas. empuñó la mano, como si ahí tratase de agarrar toda la lujuria que guardaba, provocada por ella—. Te puedo tratar como me venga en gana. —afirmó con certeza. Sus manos, esta vez, se colocaron sobre la cintura de su hermana—. Eres mía, preciosa. No importa cuántos hayan estado entre tus piernas…—dijo eso con odio, casi asqueado—Mientras sepas que eres mía en cuerpo, alma y mente… Todo da igual.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Jue 6 Oct - 13:29

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice

—¿Así como tú asumes cosas de mi? No seas inconsecuente, joder. Ya no eres alguien que se pueda salir con la suya tan fácilmente, Larkin —el tono de su hermano era bastante parecido al de su padre cuando ella preguntaba por los ojos claros del contrario o cuando se negaba a salir con citas. Odiaba ese tono de reproche, de reprimenda, porque le coartaba la poca libertad que había tenido aquellos años.

Siempre había encontrado que los orbes de Larkin eran muy expresivos cuando no se esmeraba en controlar su intensidad. Lo veía ahora, observando ese azul tan intenso como el propio. El mar embravecido que se enfrentaba al infierno.
Lo escuchó, con esa desesperación y negó suavemente, no podía rechazarlo. Sus padres en algún momento amenazaron la seguridad de Larkin, Solstice sabía que probablemente era mentira, pero jamás se quiso arriesgar—Te amenazaron, Larkin. Por eso acepté —jadeante por la presión anterior en su cuello, emitió esas tranquilas palabras.

—Lo juro —susurró, sorprendida levemente por la actitud de Larkin, mas ella tenía en claro que no era porque la quisiera, si no porque la consideraba propiedad.

Rodó sus ojos, dejando en blanco su mirada un momento—Y tú eres más desagradable de lo que yo creía —estaba tan acostumbrada a usar el fuego contra fuego con su hermano. Incluso cuando eran unos críos adolescentes se trataban de esa forma, solo que en esos lejanos días, ambos se satisfacían las necesidades mutuamente.

Auch, le había dolido la aceptación de que hubiera tenido varias mujeres, no pensó que dolería, porque incluso sabiendo de antemano las cosas, una posibilidad remota era que fueran simples imaginaciones suyas, ahora claramente veía que no y dolía—Al menos encontraste sustitutos para mi con bastante facilidad. Eso deja mucho que desear —ocultó el dolor en su voz, porque no iba a dejar que él se enterara del daño que le estaba causando, sería darle poder, más del que ya poseía sobre su persona.

Debía de reconocer, que con aquellos gestos duros, aquellas miradas intensas y esa necesidad de su hermano, se encontraba con que tenía guardada lujuria. Lujuria que solo él le podía hacer sentir—No, no puedes. Ya no soy esa chiquilla de quince años, hermanoel uso de la palabra que los unía emergió de sus cuerdas vocales como suave terciopelo, oscuro y suave.

Sintió la presión en su cintura, verlo tan cerca le ponía nerviosa, porque ahora no era un contacto violento como el anterior, era un contacto al que su cuerpo estaba respondiendo—Yo no soy tú, hermano. Yo no entrego mi cuerpo a cualquiera —su voz había vuelto a bajar a un susurro, uno intenso.
Le posó las manos detrás del cuello, quería tener posesión de la espalda de su hermano, de rasguñar aquella piel que muchas otras veces tuvo a su disposición, a su entera y completa disposición—Lamentablemente, lo sé. Hace mucho tiempo que he sido tuya y de nadie más —su mano derecha se entrometió en cabello de su hermano, pasando sus dedos con cuidado por los mechones castaños—Deplorable que tú no hayas entendido eso por tu propia parte. Por más que lo niegues, eres mío y aunque no lo quieras aceptar, puedo hacer de tu vida un infierno de lujuria si así lo deseara —su cuerpo se había acercado a su hermano para susurrar esas palabras en el oído del contrario. Se atrevió a dejar una mordida en el lóbulo de su oreja, no se alejó, manteniendo esa cercanía entre ellos. Es más, sus caderas se pegaron a las de su hermano, mientras que Solstice le susurraba al oído con la suavidad del libido—¿No me has extrañado todo este tiempo? —.






Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Vie 7 Oct - 8:25

death
is riding in the town
Cementerio, Larkin & Solstice
Era consciente de su hipocresía e incongruencia y también le daba completamente igual. Era incómodo tener que aceptar que no podía escaparse con la suya, las cosas no salían como él quería. Ese sentimiento le causaba repulsión, recordándole el momento en que fue echado de su casa sin oportunidad a redimirse—. Pero puedo seguir saliéndome con la mía. —aseveró, altivo y arrogante como solo él podía ser.

Una de sus oscuras cejas se arqueó en un arco, su entrecejo se arrugó y los labios se le torcieron; una mueca que exigía respuestas y detalles. Por si expresión facial no era suficiente inquirió—: ¿Amenazarme? —Dirigió la vista hacia las tumbas, como si pudiera pedirle a los muertos que hablaran y le explicaran qué demonios significaba eso—. Explícate. —Era tanta su intriga que ni siquiera reparó en que pudo haber dañado la tráquea de su hermana. Aunque, a decir verdad, tampoco le interesaba. Con tanto veneno que escupía esa arpía de su boca, quizás mejor si no volvía a hablar en su vida. O quizás perdería su gracia si no lo hiciera. Quién sabe.

Por primera vez en muchísimo tiempo Larkin sonrió de forma natural y auténtica—. Perfecto. —Al diablo nadie le quita sus juguetes. Avaro y egoísta, así era el pelinegro.

Ah, la ingrata aún tenía el descaro de seguir retándolo. Tenía tantas ganas de castigar su insolencia. Mil y un formas de hacerlo se le venían a la cabeza. Para su desgracia todas terminaban muy similares: en un contundente orgasmo. Larkin habría sido el sujeto de pruebas indicado para el padre del psicoanálisis y su teoría pansexual: todo gira alrededor del sexo.
Ella no comprendía, sus palabras le daban a entender eso. Era una estúpida por pensar que alguien, una simple muñeca de carne y hueso sería capaz de reemplazarla. Se burló de ella abiertamente con una pequeña risa que apenas escapó de sus labios—. No son tus sustitutas, bruja. Nadie podría quitarte tu lugar. —reconoció en un ataque de brutal honestidad.

No estaba dispuesto a explicarle que en todos esos años había pasado con muchas sumisas, sobre todo porque era parte de su trabajo, pero ninguna de ellas era aceptada con facilidad. Todas tenían rasgos parecidos a los de Solstice, eran sus exigencias, nadie sabía el porqué. Lo tachaban de fetichista, ¡los muy hipócritas! Todos practicando BDSM y se atrevían a etiquetarlo.
Esa palabra, ese recordatorio frívolo de lo que realmente hacía enfermiza su relación cayó como un balde de agua fría. Recuerdos de sus padres llegaron a su cabeza por unos instantes; aunque no demostró que aquello le afectó—. Deja de llamarme así. —Una mezcla de súplica y orden—. No sabes nada de lo que hice o no hice. —Quizás debía explicarle todo, la forma y normas que él había establecido para “jugar” con las sumisas. O quizás debía empezar explicándole qué y quién era él. O el BDSM. O, mejor aún, ¡no explicarle un demonio! Ni que se lo mereciera.

Ah, esa sonrisa macabra y auténtica regresó a él. Ella era una constante montaña rusa que lo hacía querer besarle hasta el alma, o matarla en ese preciso instante—. No tiene nada de lamentable. —Explicó mientras una de sus manos se deslizaba por la tela que cubría la parte baja de la espalda de su hermana—. Maldita…—Susurró, al igual que ella, cuando recibió el mordisco. Lo acababa de sentenciar. Lo dejó en jaque, no tenía cómo replicar a aquello, ¡si era la condenada verdad! Y podría ser arrogante como quisiera, pero no era estúpido. Echó un vistazo rápido hacia abajo, la imagen de sus caderas juntas era candente—. Más de lo que te puedes imaginar. —Llevó su otra mano hasta el rostro de porcelana viva que tenía frente a él, acariciando su mejilla con los nudillos y dorso de la mano.

Apenas pasaron unos segundos antes de que algo lo sacara de su campo de concentración.
¿Sol…Solstice? —La voz del inepto ese al que le habían presentado como su cuñado lo hizo levantar la vista y, con la misma, fulminar al mentado ese. Un gruñido apenas audible escapó de la garganta de Larkin. Quería degollarlo. Abrirle la garganta y arrancarle la yugular con los dientes.
Dile que se largue a tu casa. Llegarás después. Te veo afuera.—Ordenó en un susurro cerca del oído de su hermana, separándose casi de inmediato y caminando hacia la salida del cementerio, llevándose las manos a los bolsillos.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Vie 7 Oct - 10:48

One way
or another
I'm gonna get you
Calles, Larkin & Solstice


La presencia de su esposo la había dejado aturdida, más aún las últimas palabras de Larkin. Solstice frunció su delicado ceño, viendo como se iba su hermano antes de darse la vuelta y enfrentarse a su esposo con la mascara perfecta de hija triste. Ni siquiera pensó en si era una idea correcta seguir la orden del castaño, pero es que no se quería resistir, por lo que en su cabeza rápida, maquinó una sola frase que con su voz de persuasión sería suficiente para convencer a su esposo, después de todo, ella sabía que él estaba casado con su persona por el simple hecho del dinero familiar.

—Lo siento cariño, te tendrás que ir sin mi. Larkin no se encuentra en un buen estado por la muerte de mis padres y es mi deber de hermana estar con él —si claro, como si su hermano o ella se sintieran mal por la muerte del par de malditos. La mujer le sonrió suavemente antes de darle un suave pero efímero beso en los labios, se alejó, con evidente calma en sus pasos, pero con los nervios a flor de piel en su cuerpo.

Se abrazó el cuerpo mientras caminaba hacía la salida del cementerio. Se encontró con que al poner el primer paso fuera del lugar, se sentía mucho más libre de lo que se había sentido en toda su vida. Permitió que una sonrisa se filtrara por su rostro pálidos, a la vez que sus ojos se cerraron un momento, un preciado y delicado momento en el cual pudo respirar un par de veces.

Abrió otra vez sus parpados, mostrando aquellos orbes azul profundo, para luego buscar por el perfil tan conocido de Larkin. Lo encontró a unos metros de distancia y se dirigió hacía allí, sintiendo el sonido de sus tacones contra el cemento.
Cuando llegó a su lado, le observó delicadamente para solo hacerle una pregunta.

—¿Así que nadie pudo ocupar mi lugar? —murmuró, con una pizca de satisfacción en la voz, antes de reír suavemente—¿Para qué estamos aquí? —cuestionó, observando con astucia a su hermano.






Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Sáb 8 Oct - 18:40

one way
or another
I'm gonna get you
Calles, Larkin & Solstice
Controlarse estaba siendo una odisea total, mucho más difícil de lo que se imaginó que podría ser. Era un hombre visceral, que respondía a sus instintos y no se ponía a pensar con detenimiento en las consecuencias. En la mayoría de los casos, claro.
Por el momento estaba dispuesto a dejar vivir a su ”cuñado”, mientras no se entrometiera en lo que no le convenía y no representara un estorbo para él y Solstice. Suficientes de esos ya habían tenido cuando fueron separados.

Al igual que al llegar no se preocupó por las tumbas que podía pisar, caminó hacia la salida del cementerio con la misma despreocupación. Aunque esta vez hubo algo que lo molestó: la mancha de tierra en su pantalón del momento cuando se arrodilló por el golpe de su hermana. La muy ingrata le había metido un rodillazo. Recordó ese preciso instante, en el que sus manos amenazaban con cortarle la respiración a la fémina. Ah, cómo le gustaba tener la vida de alguien a su disposición.
«Respirar es solo otra cosa que yo te permito hacer, Solstice.» Pensó con descaro.

Mientras esperaba a que su hermana apareciera, Larkin apoyó las caderas del Aston Martin Rapide que alquiló para poder movilizarse por las calles de su ciudad natal. Era un vehículo ostentoso y rápido, con clase. Tal como a él le gustaba ser visto. Buscó entre los bolsillos de su gabardina las las llaves y su caja de cigarrillos, junto al mechero. Encendió uno y lo puso entre sus labios, dándole una calada profunda antes de exhalar el humo. Era un asqueroso hábito que adquirió para matar la ansiedad cuando sus otros métodos de desquite no eran posibles.

Ignoró la primer pregunta de su hermana, mirándola con desdén por recordarlo. De verdad que era una bruja. Lanzó el resto de cigarro al suelo y lo machucó con el pie para apagarlo—. Para celebrar la muerte de los viejos. —respondió tranquilamente, esbozando una cínica sonrisa.





Última edición por catharsis el Sáb 8 Oct - 19:23, editado 1 vez


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Sáb 8 Oct - 19:20

One way
or another
I'm gonna get you
Calles, Larkin & Solstice

Sus ojos rodaron al fijar su vista en el automóvil de su hermano. Siempre había tenido esa costumbre de llamar la atención, pero muchas veces lo incrementaba, como ahora. La castaña le miró, antes de simplemente sonreír por la estúpida respuesta que le dio.—¿No podías llamar menos la atención, Larkin? —era una pregunta solo para molestarle, porque realmente ya estaba acostumbrada a la manía de su familia de llamar la atención con lo que fuera.

Buscó entre sus propios bolsillos la cajetilla propia. Un par de días pasaron desde que se prometió que no volvería a fumar, claramente estaba traspasando absolutamente todas sus promesas porque el encendedor no tardó en aparecer en sus dedos decorados de un suave rojo en las uñas. Encendió, dando una suave calada y observando el cigarrillo entero de su hermano en el suelo—¿Qué? ¿Ya no te puedes fumar todo un cigarrillo? —se burló suavemente de él, mientras una sonrisa sumamente sardónica se posaba en sus delineados labios.

Tentando toda su suerte, siguió fumando y mientras daba una calada profunda, se acercó a su hermano, conteniendo el humo dentro de su boca y le dio un suave beso, cosa de soltar la estela del cigarrillo en la boca masculina.
Se separó, con la sonrisa irónica en los labios y una ceja enarcada. Apagó su cigarrillo con la punta de su zapato de tacón antes de mirar los ojos que le parecían sumamente conocidos.

—¿Adonde iremos a celebrar? —preguntó, con la voz suave, invitando a que el contrario pensará lo que quisiera—Podríamos ir a la casa de los viejos. A terminar de olvidar sus horribles voces y formas de ser, además de recordar viejos tiempos le gustaba jugar con su hermano, gustaba de castigarle aunque esa fuera la única manera que se ocurría de momento.

Jugar con su libido o insinuar cosas de trasfondo, como aprendió a hacer desde pequeña.






Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Lun 10 Oct - 23:20

one way
or another
I'm gonna get you
Calles, Larkin & Solstice
Podía, sí. ¿Quería? Absolutamente no. —Claro, si uno se puede permitir los lujos, despilfarrar dinero sin problema alguno, ¿por qué deberían controlar sus impulsos y gastos? La única ventaja que para Larkin trajo el haber sido echado al Reino Unido fue que, pidiera lo que pidiera, se lo daban. A veces pedía cantidades exhorbitantes de dinero solamente para joder a sus padres; terminaba gastándoselo en alguna estupidez que al rato desecharía.

Sus ojos seguían los movimientos de su hermana, y arqueó las cejas, sorprendido por la acusación. Negó con vehemencia y esbozó una sonrisa—. Cállate, insolente. —apenas sentía que la nicotina surtía efecto él se deshacía del cigarro. No quería volverse adicto, como esos que terminan con el olor impregnado, que casi lo terminan sudando, y los dientes amarillentos. No. Él no. Simplemente usaba las propiedades ansiolíticas del tabaco, es todo. O eso se trataba de decir a sí mismo.

Ahí estaba, postrada frente a él, alimentándolo con humo y su aliento, la bruja. Su bruja. Apenas sujetó la cintura de ella cuando estaban en ese contacto, la dejó acercarse, sin permiso, sin nada. Es como si ella rompiese todo lo que él, durante tantos años, se ha esmerado en estipular para su persona.
Un gruñido gutural y ronco escapó de la garganta del hombre cuando se separaron sus labios, mirando a su hermana de una forma que podría describirse como una mezcla de libido y odio.

Su semblante apenas cambió ante la propuesta indecorosa de Solstice. Sabía a lo que se refería, pero no estaba dispuesto a dejarle más cuerda de la cual tirar. Era él quien iba a llevar las cosas de ahora en adelante. O ese era su propósito—. Métete al auto. —se limitó a decirle, abriendo la puerta del coche e introduciéndose en la parte del conductor.

Encendió el motor y pisó el acelerador, aún con el freno puesto, para que aquella bestia mecanizada rugiera, instando a la pelinegra a apurarse a entrar.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Mar 11 Oct - 3:48

One way
or another
I'm gonna get you
Calles, Larkin & Solstice

Ni siquiera se dio el lujo de contestarle, solamente volvió a rodar sus ojos, como si esa fuera la respuesta a muchos de sus problemas. A diferencia de sus padres y hermano, ella era siempre de no llamar tanto la atención, lo que no significaba que no fuera refinada a la hora de elegir sus autos o su ropa. Era una mujer elegante y lo sabía, además de sacar provecho de ello.

Obedeció con una sonrisa complacida en el rostro, mirando a su contrario con la vista cargada de significado para con él. Si su hermano quería pretender que tenía el poder para con ella, que lo creyera. Pero mucho tiempo atrás aprendió a ser una mujer que no se dejaba mandar tan fácilmente, ahora le hacia caso porque quería ver hasta donde llegaba Larkin , pero la mayoría del tiempo, si alguien le hablaba como él, Solstice lo detenía. Sin embargo, con su hermano siempre fue distinto, él siempre era la excepción a la regla.

El toque en su cintura no pasó desapercibido, por lo que cuando él ya la había dejado de ir, la mirada de la mujer costó en que se mostrara, ese azul límpido se ocultó detrás de los parpados porque su cuerpo estaba reaccionando y esa sensación no la percibía hace tiempo.

—¡Sí señor!—burlesca como adolescente, le observó mientras él hacía rugir el auto y ella se reía mientras se subía al automóvil. Cerró la puerta, mirando el cementerio sin ningún sentimiento dentro; Vacía. Cambió su objeto de interés por el conductor del auto—¿Qué pasa, hermano? ¿Por qué te enojaste ahora?—preguntó, como si el contrario estuviera en medio de una rabieta.

Su mano femenina se movió en un ademán sutil y grácil hacía la rodilla del contrario, acariciando suavemente su pierna, pero solo hasta la mitad del muslo.

—No seas tan gruñón, que te van a salir arrugas—su mano recorrió su muslo completo antes de posarla en la rodilla masculina, mientras que ella mantenía esa sonrisa burlona que mucho tiempo atrás tuvo.






Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Vie 14 Oct - 3:54

one way
or another
I'm gonna get you
Calles, Larkin & Solstice
Si creía que podía jugar con el diablo sin consecuencia alguna, llevaba muy mal las ideas en esa cabeza suya. Larkin se había hartado, ya no mostraría ningún ápice de descontrol por ella. Demasiada insolencia y provocación. Le daría su merecido; el que le debe desde hace más de diez años, y sigue acumulándose con cada minuto que pasa a su lado tentándolo de esa forma tan descarada que solo a ella se le ocurre.
Una parte de él quería, con muchísimas ganas, que su hermana fuese una sumisa como las que se ha topado toda la vida. Las que ha doblegado a orgasmos y golpizas. Pero, por otro lado, sabía muy bien que la naturaleza de Solstice era parecida a la propia: dominantes, y, no se doblegan ante nada, excepto algo que realmente los apasione. O alguien que los enamore. Cosa que ninguno de los dos había conocido hasta ese entonces. Excepto del uno y el otro, claro está.

Esperó con impaciencia a que la morena decidiera a meterse en el auto. Parecía que iba lento adrede, sabiendo que él no tenía pizca de paciencia para seguir esperándola. Se planteó la idea de arrancar el vehículo y dejarla ahí, mientras ella modelaba en la pasarela de la calle. Le habría encantado ver su reacción de hacer aquello. Desafortunadamente, no lo hizo. Tenía más ganas de tenerla para él que humillarla. Ya habría tiempo para eso último.

Observó con desdén a su hermana cuando hizo aquella pregunta—. Detesto que me provoquen y falten al respeto como tú lo has estado haciendo desde que nos vimos. —Respondió con sequedad, en el momento que puso primera velocidad y empezó a andar por la calle.
El momento en el que sintió el tacto ajeno subir por su pierna echó un vistazo a esa mano de porcelana endemoniada.

Cállate y abróchate el cinturón. —Ordenó al tiempo que una sonrisa sombría se dibujaba en sus labios. Sus claros ojos se posaron sobre la luz rojiza del semáforo y al momento que esta cambió de color aceleró a fondo. Las llantas del auto chillaron contra el asfalto, el motor rugía por cada vez que los pistones subían y bajaban a esa alta velocidad.

El trayecto a su casa iba a ser así, a alta velocidad, con riesgos de que cualquier cosa los fuera a matar, como sus padres. Sería poéticamente irónico si eso llegase a pasar. No le importaba tomar curvas a esa velocidad, ni metérsele a cualquier carro que estuviese en su camino.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Mar 18 Oct - 8:30

One way
or another
I'm gonna get you
Calles, Larkin & Solstice

Resopló con aquellos labios que hace tanto tiempo se habían usado en otras cosas con su hermano. La mujer de cabellos castaños largos, observó a su hermano con la mueca sardónica brillando en el rostro de porcelana, con un toque dantesco en aquellos ojos profundamente azules como el turquesa más límpido.

—No jodas, Larkin. Ni que fuera la primera vez que lo hago, además, si repasamos los hechos, tú eres él más irrespetuoso de ambos —le respondió, sin escatimar en ese tono de suficiencia enorme que tenía la Galloway.

Escuchó su orden y frunció el gesto. Su hermano estaba en el modo de vamos a matarnos. Por lo que ella simplemente se dignó a cerrar el cinturón antes de mirar nuevamente a su hermano, posando su mano en la rodilla masculina—Listo,  amoesa palabra compuesta de tres simples letras, salió como el mismo terciopelo suave y marcado. Solstice había tenido gente que le contaba lo que hacía su hermano y si, ella sabía sus gustos sexuales.

Ni siquiera se preocupó por la presencia de la muerte, no iban a morir ese día. Por lo que ella, siguió con aquellos toques que parecían ser entregados adrede con esa suavidad de terciopelo y esa lujuria reinante debajo del rostro lleno de ironía. Soportó calladamente el paseo de la muerte de su hermano, hasta que se detuvieron en una fachada que era más que conocida. Solstice tragó saliva, porque estaba a punto de llegar al hogar que odio tanto tiempo de su vida.

Desvió la mirada hacía Larkin, mordiendo su labio inferior, antes de alejarse de él, para abrir su cartera y sacar un labial de color rojo, lo dejo caer con intención, justo cerca de las piernas de su hermano, ella se agachó, en el lugar estrategico para molestar a su hermano. Llegó al nivel de apoyar levemente su rostro en la pierna masculina para luego alcanzar el labial y mirar con una sombra de diversión a su hermano.

Se pintó los labios y bajó del auto antes de que Larkin hiciera algo, no obstante, cuando estaba a punto de cerrar la puerta, se agachó levemente para decirle una sola cosa a su hermano:

—¿Qué pasa? ¿No me acompaña dentro, amo ?—volvió a jugar con la palabra, mientras se escapaba a la entrada de la casa.






Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Miér 26 Oct - 6:55

one way
or another
I'm gonna get you
Residencia Galloway, Larkin & Solstice
¿Yo? —Inquiere con un tono altivo e incrédulo. Si era él quien había sufrido las mayores ofensas. El desterrado, el que se enteró que su hermana estaba casada, al que ahora se le ponía aún más insolente que nunca mientras que con el idiota de su marido se le veía hasta sumisa—. Vete mucho a la mierda, Solstice. Te has esmerado en sacarme de quicio desde que llegué. Pero te va a pasar cuentas… —Advierte con mucha seguridad, espetando esas palabras embarradas de ácido; una amenaza hecha y derecha.

Estaría mintiendo si dice que esa simple palabra, proveniente de los labios de su hermana, no lo hicieron perder el control momentáneamente. Era como si ella pudiese leerlo abiertamente, como un libro sin portada. Simplemente abría en la página que quisiera y leía en voz alta hasta sus más íntimos pensamientos—. Cállate, bruja. —Quería que lo llamara así, ¡joder! Lo anhelaba. Pero no de esa forma tan satírica. Era como un insulto a su verdadero título de amo. Y nadie pasaría encima de eso, con lo mucho que había trabajado para llegar a ser quien es.

Todo aquel acto, desde que botó el labial, hasta la forma en la que se agachó y terminó de arreglar los labios lo hizo perder el norte por un breve instante. Si, en ese momento, ella hubiese pedido un beso, o cien mil euros, él se los habría dado. Los psicólogos llamaban a ese momento despersonalización; cuando te sientes lejos de ti mismo y terminas cayendo en un estado de letargo mental donde apenas actúas por voluntad propia. Aunque él estaba por ceder ante su libido y darle su merecido a su hermana. Cuánto maldecía a esa bruja por prenderlo de tal manera y ser capaz de mantener esa serenidad.

Tomó aire de forma profunda antes de salir y escucharla hablar. Bufó de mala gana, caminando hacia el interior de la casa. Cerró la puerta detrás de él y observó su antiguo hogar. Una especie de melancolía abarcó su ser, pero, sobre todo, una satisfacción de saber que ahora le pertenecía a ellos y podían hacer lo que quisieran.

Como en aquel momento, él haría lo que quisiera con la fémina a quien llamaba hermana. En un rápido movimiento cogió la melena oscura en una de sus marfiladas manos y, bruscamente, la empujó contra uno de los muros, dejándole una mejilla apoyada contra la madera fría—. Te has pasado de lista conmigo, bruja. Y, como ya dije, estoy harto de eso. —Gruñó cerca de su oído, mordiéndole el lóbulo con desmesurada fuerza.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Dom 30 Oct - 4:24

One way
or another
I'm gonna get you
Calles, Larkin & Solstice
 
—Aunque me fuera mucho a la mierdasu tono emergió profundamente ácido—Me irías a buscar, incluso si es para controlarme —le guiñó el ojo con una mezcla de elegante coquetería y una pequeña parte de una ironía brillante. Se digno simplemente a lanzar un beso hacía él al escuchar su orden, no le importaba demasiado que él la hiciera callar.

Se encontró de frente con su antigua casa y todos los recuerdos la invadieron, entregando una cachetada en su rostro. Aquella casa que había observado las caídas más bajas de los hermanos Galloway.

Entró en la casa, dejando la puerta abierta antes de dar una mirada rápida al auto de su hermano; sabía que lo que había estado haciendo era tentar al mismísimo diablo, que se enfrenta a la ira del despiadado de Larkin Galloway y aún sabiendo todo aquello, no le importaba en lo más mínimo bailar con el diablo.

Solstice estaba tan perdida en sus pensamientos que sus orbes profundamente azules se abrieron levemente, mientras que sus manos se encresparon con presteza al escuchar esos pasos detrás de ella y posteriormente el sonido de la puerta cerrándose. Sabía que desde ese momento, los juegos de ambos estaban a la par y profundamente potenciados.

Él fue mucho más rápido, por lo que la mano masculina le fue profundamente placentera, mas la sensación de la madera en su rostro y el cuerpo de su hermano detrás le dejaban en una posición vulnerable. Sin embargo, un leve gemido se escapó de sus labios al sentir la mordida de su hermano.

Ella se moría de ganas de experimentar al nuevo Larkin, pero quería que entendiera que ella no era una más, que no era una de las muchas sumisas que él tuvo, por lo que con rapidez entregó un fuerte codazo a su hermano, dando vuelta su cuerpo para quedar frente a frente.

—Tú estás harto de todo, Larkin —Solstice le observó, se acercó lo máximo a él y con intensidad, tomó a su hermano de la camisa, abriendo con una lentitud tortuosa aquellos botones.
Cuando ya estuvieron abiertos, el cabello castaño de la muchacha se movió con gracilidad mientras que ella entregaba besos en todo el pecho de Larkin, para luego bajar con cuidado hasta llegar al inicio del pantalón de su hermano, no obstante, le miró desde abajo y sonrió, divertida.

Se puso a la altura del contrario, para posar las manos en su pecho y clavar las uñas, deslizando sus manos hacia abajo, dejando la clara marca de rasguños.

—No soy como las putas con las que trataste, Larkin y deberías saberlo. —








Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por catharsis el Miér 30 Nov - 6:14

one way
or another
I'm gonna get you
Residencia Galloway, Larkin & Solstice
Él solía jactarse de ser una persona difícil de leer; pocos -por no decir que nadie- podían ingresar a la mente retorcida de aquel hombre que poseía de poco a nada de escrúpulos. Más de algún terapeuta intentó descifrar que pasaba por su cabeza. Muchos diagnósticos le fueron dados, desde personalidad narcisista hasta personalidad borderline. Poco le interesaba a él lo que aquellos pseudo-expertos tuvieran para decir, ninguno lo conocía, ninguno podía saber lo que realmente le sucedía.
Exceptuando, claramente, a la condenada de Solstice.
¡Ah!

Ella lo conocía, como si no hubiese pasado un solo día desde que los separaron, su hermana conocía lo mucho que haría por ella. Y eso no le agradaba para nada.
A diferencia de muchos, su imagen de tipo duro e insensible no era una fachada, realmente era así; por eso siempre sintió que a la única mujer que podría amar -y lo podría amar-, aún así, esto no significaba, ni por asomo, que le agradara la idea que Solstice lo pudiera leer como un libro abierto. Así que al escuchar sus palabras simplemente achicó los ojos y dejó que un bufido se escapara de sus comisuras, dándole la razón de una forma muy tácita.

Lejos de sentir nostalgia al entrar en la casa en la que creció, Larkin experimentó una ráfaga fugaz de alivio y orgullo. Sus padres le dijeron, alguna vez, hace muchos años, que nunca pisaría de nuevo esa casa. No mientras ellos estuvieran vivos. ¡Y cuánta razón tenían! Como si el mismísimo Oráculo lo hubiese dicho, sus progenitores -ahora muertos- no estarían presentes para observar como se apoderaba de nuevo de esa vivienda. Caminando por encima de las largas piezas de madera con firmeza y gracia, recordándole al espíritu de los Galloway, que a él le pertenecía todo lo que alguna vez habían hecho. Incluyendo a Solstice. Sobre todo ella le pertenecía. Y, de ahora en adelante, ningún vivo, ni muerto, ni moral, ni ley, le impediría tomarla como es debido.

El aire se le escapó por los labios, más un quejido bastante audible, cuando el golpe llegó a su cuerpo. Gruñó como una bestia enfurecida y se incorporó tan rápido como pudo, habiendo perdido el control de su hermana. La escuchó mientras intentaba recobrar el aire. Respiraba hondo, haciendo que las fosas nasales le aletearan al exhalar el aire por estas.
Y, de nuevo, la castaña tenía razón: estaba harto de todo. Más que nada, de las faltas de respeto que le propiciaba, tanto físicas como verbales.

Sus ojos claros se convirtieron en finas líneas, dejando entrever, apenas, el infierno congelado que las irises le formaban. No se inmutó ante el ardor excitante que provocaban esos rasguños en la piel de su pecho. No le daría ese gusto.

Alzó la mano diestra y estiró el brazo con agilidad. El impacto del dorso de su mano contra la mejilla de Solstice emitió un chasquido seco—.No, no lo eres. —Le concede, mientras la toma, una vez más, del cabello, ahora apoderándose de las hebras de su cabello más cercanas a la base de su cabeza, cerrando el puño con fuerza. La acerca más a él, obligándola a verlo, sin importarle el golpe que acaba de otorgarle—. Eres la más insolente de todas mis putas. —Espeta con acidez, queriendo lastimar también su orgullo. Con cierta ironía y la mano libre, acarició la mejilla recién golpeada y le da pequeñas palmadas suaves ahí mismo.

Y voy a tratarte como tal, que es lo que pides a gritos… —Anuncia con un tono lascivo, justo antes de unir sus labios a los de su hermana en un intenso y brusco beso.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Localización :
404 not found

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Aquiver el Sáb 10 Dic - 22:26

One way
or another
I'm gonna get you
Residencia Galloway, Larkin & Solstice
 
La paciencia era una virtud que los Galloway no poseían. Larkin era el que menos tenía de todo el clan y aunque Solstice esperaba ciegamente que esto hubiera cambiado para mejor, podría estar segura que había cambiado para peor. Aún así, con todo el conocimiento que portaba sobre el lobo que poseía como hermano, seguía presionando porque ella se podía defender aún así como él la atacaba. Era una relación tóxica y no solo porque fueran hermanos, si no porque eran violentos el uno con el otro, jamás se iban a aceptar que aunque se amaban, la toxicidad entre ambos era mayor.

Después de todo, eran hijos de la misma estirpe.

Observó con cautela al demonio de ojos azules límpidos, lo miró con desconfianza, porque el sonido de su hermano era uno que conocía, si bien era de dolor, sabía que tendría que pagar por lo que acababa de hacer. Porque golpe que se lanzaba, golpe que volvía nuevamente. Estaba a punto de alejarse, después de marcar el pecho masculino, cuando inevitablemente miró a los orbes lapislázuli de su hermano y vio las rendijas que tenía por ojos.

El golpe fue demasiado rápido para que Solstice lo pudiera esquivar. El dorso de la mano de su hermano resonó en su mejilla y sintió la fuerza de la cachetada mover su rostro hacía un lado. El ardor bailaba por todo su rostro y esto no disminuyó cuando el puño se apropió de sus cabellos y el dolor se dividió entre su cabeza y su mejilla.

Los ojos azules de Solstice se enfriaron como el mismo hielo, mirando con odio contenido a su hermano, con molestia y desagrado, por lo que cuando él la obligó a mirarlo y escuchar sus estupideces, no pudo evitar responder en el mismo jodido tono que poseía su hermano—Porque a mi no me pagas para darte lo que quieres, jodido enfermoinsultó, sintiendo la mano pasar por la mejilla lastimada.

Aunque él la había golpeado y aunque ella hizo lo mismo a su vez, su cuerpo reaccionaba siempre de otra manera, porque aunque lo negara mil veces, Larkin siempre iba a lograr que sus hormonas se alborotaran y que su cuerpo lo deseara.

Su boca se unió a la de su hermano y no dudo en corresponderle. La brusquedad siempre era parte, porque no conocían otra forma, los labios de Solstice bailaron junto a los de Larkin, sus manos se entrelazaron al cuello masculino, metiendo sus manos en el cabello del contrario, moviendo sus dedos por las hebras, para luego morder el labio inferior de su hermano con una lujuria que hace años no experimentaba. De verdad volvía a desear a su hermano. Con agilidad deshizo la prenda superior de su hermano, dejando caer aquella tela para develar el cuerpo pálido que mucho tiempo atrás había disfrutado.

Las manos de la castaña se movieron por toda la parte superior del pecho de su hermano y deshizo el beso, experimentando la poca movilidad que poseía por causa del puño de su hermano. Alcanzó su lóbulo y mordió suavemente antes de bajar sus manos hacía el inicio del pantalón nuevamente, solo que esta vez abrió los botones y entrometió una de sus manos en el, provocando la entrepierna de su hermano, mientras que lo miraba de soslayo.

—También puedo jugar contigo, amosusurró en su oído, mientras la mano se movía con suavidad en la entrepierna masculina.






Can't survive with the secrets we share
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1238

Localización :
Mirando la lluvia por la ventana.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — To build a home

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.