Últimos temas
» ~ Distance is no excuse if we feel the same
Hoy a las 19:00 por Sheena

» > Akō jiken
Hoy a las 18:46 por SapphireDragon

» ~ You could be loved again
Hoy a las 18:32 por Carrie_B

» ♠ A great sinner, a greater saviour
Hoy a las 17:55 por Carrie_B

» > Storms inside us
Hoy a las 17:43 por Sheena

» > Tied together with a smile
Hoy a las 17:12 por Sheena

» 36. I got rage every day on the inside
Hoy a las 17:05 por Sonder

» > Strong enough to trust in you
Hoy a las 16:44 por SapphireDragon

» What happened to our love?
Hoy a las 12:43 por Winter Wiccan

» Hunt season
Hoy a las 5:18 por Natzabel

» Ausencias y Bajadas de actividad
Hoy a las 1:25 por Nevani

» INTRODUCCIÓN
Hoy a las 0:50 por Soul Snow

» Sea green
Ayer a las 22:32 por SapphireDragon

» 1. The calm before the storm
Ayer a las 22:27 por Jester

» The killing game
Ayer a las 21:42 por Jester

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

— This war will end us all.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— This war will end us all.

Mensaje por Crabneto el Dom 23 Oct - 20:55

this war
will end us all...

plot
realista
drama
WWII
1×1
El sargento Wolff nació en una familia de clase alta y con una larga tradición militar, afines a las predicaciones de Hitler, en cuanto estalló la Segunda Guerra Mundial, tanto el cabeza de familia como el joven Bernt entraron a formar parte de las filas del ejército nazi. A pesar de haberse criado en un ambiente clasista y prácticamente tener grabado a fuego el lugar que les pertenecía a él y a los suyos, en cuanto la guerra empezó a tornarse tan cruenta, las dudas aparecieron. ¿Si eran superiores, por qué se comportaban algunos como animales despiadados? Calló durante mucho tiempo, limitándose a hacer aquello que sus superiores mandaban, hasta que fue destinado a un lugar "más pacífico", un ghetto de judíos en Cracovia.

Allí conoció a Haskel, uno de los judíos al que los altos cargos del ejército destinados a vigilar el ghetto, usaban para su entretenimiento. Otro de tantos, pero uno que caló a Bernt más de lo que esperaba. Haskel era probablemente más inteligente que todos aquellos sargentos, tenientes y oficiales que se dedicaban a humillarle, aprovechándose de su don para tocar el violín y el hecho de que no tuviera otra alternativa que cumplir con sus deseos, para que amenizara sus días y noches. El único que le trató bien, fue precisamente el sargento Wolff y eso fue algo que el judío no podría olvidar.

Dos años después, la vida en el ghetto ya era un absoluto infierno, pero nada comparado con lo que estaba por llegar. De un día a otro, entraron al ghetto a por todos los judíos, privándoles de sus pertenencias y preparándolos para llevárselos a los campos de concentración. A sabiendas de lo que les esperaría allí, el sargento Wolff no fue capaz de permitir que Haskel corriera esa suerte y fue en su búsqueda, ayudándole a permanecer escondido junto a algunos más, tantos como pudo, pese a que no fueron tantos como habría querido.

Tras el desalojo, aquellos que consiguieron librarse, huyeron sin mirar atrás. Todos excepto Haskel, demasiado malherido tras ser el "divertimento" de los soldados el día anterior. Guiado por un impulso que bien podría haberle arruinado la vida, Bernt decidió llevarle consigo, sacándole de la ciudad para llevarle lo más lejos posible, a una propiedad de su familia en la zona de las montañas.

Harto de la guerra y superado por la situación, el sargento nada tiene que ver con el hombre que llegó a creer en los ideales del nazismo, tras presenciar tanto sufrimiento ya no sabe ni siquiera de parte de quién debería ponerse. El judío, por su parte, no es capaz de decidir si debería o no confiar en un nazi, aunque este le haya tratado bien durante años, pero tampoco tiene una alternativa mejor.

Bernt Wolff
James McAvoy
32 años
Nat Xavier
Haskel Cohen
Michael Fassbender
36 años
Crabneto

capítulos:
I • II • III • IV • V






Última edición por Crabneto el Miér 14 Dic - 11:51, editado 1 vez



I find scars are far more vivid reminders than memories.

AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
449

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — This war will end us all.

Mensaje por Nat Xavier el Mar 13 Dic - 16:46

Save me
I can’t face this life alone
Propiedad Wolff, Montañas, Con Haskel.
El sargento Wolff miraba a través del cristal empañado de la ventana. Observaba el exterior, cubierto por una fina capa de nieve, y sentía el frío en los huesos. No porque dentro de la casa la temperatura fuera excesivamente baja, pero siempre había sido bastante friolero.  Entre las manos sujetaba una taza humeante de café, el cual le tentaba a dar un sorbo para calentarse un poco. Sin embargo, aquel café no era para él. Llevaba un rato sopesando la opción de entrar en la habitación que su invitado ocupaba, queriendo asegurarse de cómo se encontraba y después tenderle aquel café. Pero, por alguna razón, no acababa de tener el valor suficiente para enfrentarse a aquellos ojos tristes.

Desde que lo rescató, apenas unos días atrás, tenía la sensación de que Haskel había cambiado con él. Nunca había sido demasiado abierto, cosa que tampoco le podía reprochar dadas sus condiciones, pero… pero algo había cambiado. Tal vez la paliza que le dieron la noche antes de la huida había tenido algo que ver, eso no lo descartaba. Malditos canallas, malditos desgraciados… Y pensar que él había sido uno más de aquel grupo de bárbaros. Que, en realidad, legalmente todavía lo era. Se asqueaba de sí mismo, pero por más baños que se había dado y por más que se hubiera frotado la piel con la esponja, seguía sintiéndose sucio.

Porque el alma y la conciencia eran cosas que difícilmente podían limpiarse.

Pero no podía rendirse. Debía mantenerse fuerte por Haskel, que después de todo había decidido darle un voto de confianza e ir con él. Probablemente el pobre no tuvo muchas opciones, pero pensaba demostrarle con creces que podía confiar en él. No descansaría hasta lograr sacarle del país y ponerle verdaderamente a salvo. El judío, por más incomprensible que fuera, le había calado muy hondo. Demasiado, quizá.

Giró sobre los talones, tomando una pequeña bocanada de aire mientras se dirigía hacia la habitación de Cohen. Dio un par de suaves golpes en la puerta, esperando que estuviera dispuesto a recibirle.





together
He loved her... And she loved him.
AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
508

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — This war will end us all.

Mensaje por Crabneto el Miér 14 Dic - 13:22

Save me
I can’t face this life alone
Propiedad Wolff, Montañas, Con Bernt.
Pese a llevar en aquella casa unos días, parte de él seguía sin ser capaz de asimilar que estuviese “a salvo”. Nunca antes había agradecido que no quedase nadie con vida de su familia más cercana, de tener que preocuparse por ellos, no sería capaz de seguir adelante. Precisamente por estar solo y no tener apoyo alguno al que aferrarse, acabó en manos del sargento Wolff.

No debería fiarse de alguien que vistiera el uniforme nazi. Por mucho que viese en él algo muy distinto a lo que vislumbraba en sus camaradas, sabía que no debía fiarse. Y aun así… Ahí estaba. Se convirtió en su protegido o algo por el estilo y no comprendía siquiera por qué se estaba jugando el cuello por un simple judío. Podrían hacerle cosas peores que las que él mismo había sufrido en sus carnes por semejante traición. Quizá por eso creía que sus intenciones eran justas y no un vil juego propio de esos sádicos desgraciados.

Seguía dolorido por la paliza, pero lo único que le preocupaba era conseguir sanar sus manos. No podía evitarlo, eran toda su vida. Aunque esos malnacidos hubiesen convertido su don para la música en algo sucio, no pensaba renunciar a lo único que le mantenía cuerdo… A parte del sargento.

Se sintió un ingenuo al pensar así. Pero había algo en aquellos ojos azules… La forma en que lo miraba siempre que se cruzaban en el ghetto, con aquella mezcla de rabia contenida, lástima e incluso un deje de esperanza, le ayudó a mantenerse entero en muchas ocasiones. Ni siquiera precisó que le dijese nada, bastaba que sus miradas se encontrasen y veía sus fuerzas renovadas para aguantar un poco más a sus maltratadores.

Llevaba un rato sentado en el centro de la cama, la cual le resultaba demasiado cómoda como para desear abandonarla, intentando reparar una de las cuerdas de su viejo violín. En otros tiempos habría bastado con unos minutos, pero sus malheridas manos no dejaban de temblar y ya no sabía si era por el dolor físico o psicológico. Dio un leve respingo al escuchar los golpes en la puerta, tensándose en un acto reflejo.

Tuvo que recordarse que no iban a entrar para apalearle o humillarle, por lo que se otorgó unos segundos en los que tomó una profunda bocanada de aire y clavó su mirada en la puerta. — No debería pedir permiso para entrar a una habitación de su propia casa… Pero, adelante.






I find scars are far more vivid reminders than memories.

AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
449

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — This war will end us all.

Mensaje por Nat Xavier el Miér 14 Dic - 13:59

Save me
I can’t face this life alone
Propiedad Wolff, Montañas, Con Haskel.
Al oír la voz de Haskel le invadió una inexplicable sensación de calidez. No sabía que tenía ese hombre, pero desde que le conoció se sintió… cautivado por él. ¿Qué diría su padre, ya jubilado por edad, si supiera lo que estaba haciendo? Probablemente se avergonzaría de Bernt hasta tal punto, que le retiraría la palabra. Incluso sería capaz de entregarlo para que recibiera un merecido castigo, aunque el sargento quería pensar que su propio progenitor no sería capaz de tal cosa… Sin embargo, había visto tanta violencia y tanta falta de corazón durante prácticamente toda su vida, que no le extrañaría ni un pelo.

A pesar de eso, no se arrepentía de nada. Tal vez ya era tarde, pues atrás quedaban actos atroces que se vio obligado tanto a ejecutar como a cubrir, creyendo que hacía lo correcto. Pero, de alguna forma, sentía que a través de Cohen podría expiar sus pecados.  

Abrió la puerta y observó con ojos interrogantes al judío. Desde que le trajo a la casa procuraba medir cada acción y cada palabra, temiendo hacerle sentir mal o incómodo, pero a veces llegaba a resultar realmente agobiante. Él no estaba acostumbrado a comportarse así, ni siquiera a que alguien le importara tanto sin entender la razón exacta. ¿Lástima? ¿Compasión? Probablemente, pero había algo más. Algo que no era capaz de descifrar.

Esta habitación ahora la ocupa usted, Haskel. —Desde el primer día siempre le habló con respeto. Otros nazis se habrían reído de él por tratar así a una alimaña judía, que según ellos no merecía ningún trato cordial ni digno, pero el sargento Wolff era incapaz de verlo así. —Mientras esté aquí, me gustaría que la sintiera como suya. Y no invadiré su intimidad a menos que usted quiera.

Se inclinó para tenderle la taza de café, que todavía humeaba, por suerte. A esa corta distancia, Bernt se tomó la libertad de recorrerlo con la mirada, evaluando su estado físico. Todavía presentaba heridas que debían sanar, incluso pudo percatarse de cómo le temblaban las manos… Algo se le rompió por dentro, igual que cuando le veía tocar para aquellos canallas que solo le humillaban, igual cuando le sacó del ghetto... Debía estar destrozado psicológicamente, y esas heridas eran mucho más difíciles de sanar.

Es café, le ayudará a entrar en calor. —Se sentó en la cama, justo al borde, quedando así frente a Haskel. —¿Sabe? Yo no entiendo mucho de violines, pero si me da las directrices, podría ayudarle a arreglarlo. —Propuso, temiendo repentinamente su rechazo. Tal vez no deseaba que un sucio nazi tocara su instrumento, pero no perdía nada por intentarlo.

No supo que fue, si la rabia contenida o la empatía que sentía con aquel hombre, pero no pudo controlar el impulso que le llevó a alzar la diestra para, con extrema suavidad y cuidado, rozarle una sien justo bajo un corte, que por suerte ya no sangraba. Al percatarse de lo que estaba haciendo, apartó rápidamente la mano. Eso no había estado bien, nada bien. Probablemente ahora sí que había conseguido que el judío se sintiera incómodo.

Debería volver a curarle. No sería apropiado que las heridas se le infectaran.





together
He loved her... And she loved him.
AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
508

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — This war will end us all.

Mensaje por Crabneto el Miér 14 Dic - 20:05

Save me
I can’t face this life alone
Propiedad Wolff, Montañas, Con Bernt.
Ya casi ni recordaba lo que era sentirse aceptado por alguien, no solo eso, sino también respetado. Con el paso del tiempo, dentro del ghetto ni siquiera entre iguales eran capaces de echarse una mano. Estaban todos demasiado asustados, temiendo dar más de lo que podían, temiendo ser castigados por tender una mano a alguien.

La noche en que le salvó y se lo llevó a escondidas, evitando que sus huesos diesen de lleno en un campo de concentración, probablemente también se salvó a sí mismo. Parecía necesitar con todas sus fuerzas una excusa para huir. Y no alcanzaba a comprender la razón, cuando los suyos eran ahora los privilegiados y podían tener cuanto se les antojase, y hacer lo que quisieran sin consecuencias.

Le costaba asimilar que le hablase con tanto respeto. Hasta parecía tratarle con cuidado y cautela, temiendo ofenderle o asustarle de algún modo. Le hacía sentir… Querido.

Yo ya no tengo intimidad… —Murmuró para sí mismo. A base de ser tratado como un animal, uno equiparable a las ratas para sus captores, que se jactaban de ser las águilas que les daban caza con tal de purgar cualquier rincón, ya se sentía como tal. No se creía merecedor de semejante trato. — Pero lo tendré en cuenta… Gracias.

Estiró ambas manos en su dirección, tomando la taza de café entre estas, lo cual ayudó a mantenerlas firmes a la vez que le proporcionaba cierta sensación de calidez que no le venía nada mal. Estar tan delgado le hacía más friolero de lo que fue antaño. Observó a su acompañante con cautela a la par que curiosidad, mientras daba un corto sorbo al café. Su sugerencia le cogió tan por sorpresa que por poco se atragantó.

Apenas consiguió aclararse la garganta, cuando volvió a cogerle desprevenido al dejar aquella sutil caricia en su sien. Obraba con tanta delicadeza… Y parecía tan nervioso. No podía evitar pensar que había algo más, algo que él conocía perfectamente pero que escondió durante toda su vida, tal como le tocó esconder su condición de judío en los últimos años.

Descendió las manos, sujetando todavía la taza entre estas, y clavó sus ojos grises directamente en los ajenos. Era la primera vez que se atrevía a sostenerle la mirada sin ninguna clase de temor o preocupación por las consecuencias. — Aceptaré su ayuda, de nuevo, pero antes quisiera saber algo…

Hizo una breve pausa, relamiéndose los labios, y se armó de valor para ser sincero y recuperar algo del valor que le caracterizó antes de que su vida entera se viese rota en mil pedazos. — ¿Es la primera vez que se interesa por un hombre o la primera vez que lo hace por uno judío? —Dejó caer la pregunta sin más, ya que poco tenía que perder y prefería salir de dudas. No sería el primero que buscaba someter a un hombre, solía ser más frecuente que usaran a las mujeres, pero siempre había de todo en ambos bandos. Aunque algo le decía, quizá su ingenuidad o quizá su estúpida esperanza, que su interés en él no escondía malas intenciones. — No se ofenda, es solo que… Llevo días intentando buscar una explicación. No entiendo por qué arriesga su posición, hasta su vida, por… Un animal.




I find scars are far more vivid reminders than memories.

AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
449

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — This war will end us all.

Mensaje por Nat Xavier el Miér 14 Dic - 20:41

Save me
I can’t face this life alone
Propiedad Wolff, Montañas, Con Haskel.
Y de repente, se sintió desnudo frente a Haskel. Expuesto, como si el contrario fuera capaz de traspasar su cuerpo y ver lo que escondían tanto su mente, como su corazón. ¿Tan obvio había sido? ¿Tanto como para llegar a pensar tal cosa? En los tiempos que corrían, las relaciones homosexuales no estaban bien vistas, sino todo lo contrario. Era antinatural, algo que se debía castigar. Pero a decir verdad, para el sargento Wolff todo aquello era novedad. Nadie había despertado nunca un interés así en él, ni hombre ni mujer, y eso era lo más extraño de todo. Por supuesto que había mantenido relaciones sexuales con féminas, y satisfactorias, por lo que el deseo físico hacia el sexo opuesto era obvio, pero aquello… Aquello era mucho más que físico. Aquello le calaba tan hondo, que le daba verdadero miedo. Pero lo que de verdad le aterraba era que sabía perfectamente que ya no había vuelta atrás. Que su única opción era seguir hacia delante y no echar el freno, pues no podía renunciar a como el judío le hacía sentirse.

Quería cuidarle, protegerle. Quería curar sus heridas y acariciar su piel enrojecida por los golpes. Quería abrazarle, besarle… Santo cielo, le quería a él. No podía evitarlo; ya no podía luchar contra la obviedad que tenía frente a las narices. Se sentía perdido en un laberinto donde no hallaba la salida, sin saber si estaba actuando bien o mal. Así que tan solo dejaba que sus sentimientos le guiaran, teniendo la esperanza de no estar errando.

Bernt apartó la mirada de los ojos grises del contrario, ruborizado de pura vergüenza. Maldita sea, parecía un niño y no un hombre hecho y derecho, cuyos ideales le habían marcado la vida hasta la aparición de Haskel.

Usted no es ningún animal, no vuelva a decir eso. —Respondió con dureza, quizá demasiada. Se arrepintió al instante de haberle hablado así… Pero es que estaba demasiado tenso. —Discúlpeme…

Se puso en pie, apartándose del judío para acercarse a la ventana. Si no le miraba ni le tenía cerca, tal vez sería más fácil responder a su pregunta sin tener que mentirle.

Es la primera vez… —Suspiró— La primera vez que siento algo, en general. —Cerró los ojos, pinzándose el puente de la nariz con un par de dedos. Dios santo, ¿qué estaba haciendo? Eso no podía acabar bien se mirase por donde se mirase. —Olvídelo, por favor. No quiero que piense que tengo ningún interés oculto hacia usted, ni que espero que me devuelva la ayuda que le presto de… alguna forma. Solo quiero eso, ayudarle, y sacarle de aquí.





together
He loved her... And she loved him.
AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
508

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — This war will end us all.

Mensaje por Crabneto el Miér 14 Dic - 23:44

Save me
I can’t face this life alone
Propiedad Wolff, Montañas, Con Bernt.
En cuanto soltó aquella pregunta, se percató de que quizá había sido demasiado directo con alguien poco acostumbrado a que nadie cuestionase absolutamente ninguna de sus decisiones o actos. Temía haber metido la pata hasta el fondo y con ello, haber tirado por tierra el clima de paz que se respiraba en aquella casa y que él tanto precisaba para recuperarse. Esperaba cualquier tipo de reacción por parte del sargento, pero estaba seguro de que caería en las típicas, escandalizarse o asquearse por su insinuación. Y sin embargo, no tuvo tal reacción. ¿En algún momento dejaría de sorprenderle? Juraría que se ruborizó, pareciendo más bien avergonzado por ser descubierto.

Estaba tan sorprendido por la falta de una mala reacción por su parte, que ni siquiera le sentó mal que le hablase con tal dureza. Tampoco tenía por qué sentarle mal, cuando, pese a sus modos, estaba intentando mostrarle respeto y conseguir que él se respetase de nuevo a sí mismo. Apretó tanto los labios como los dedos entorno a la taza de café, encogiéndose ligeramente en sí mismo, pero ni de lejos cohibido por él. Es que ya ni sabía cómo tomarse un intento de subirle la moral, como tampoco sabía qué hacer ante sus cuidados y atenciones.

Sentir algo… ¿Sentía algo por él? ¿Qué podría alguien como Wolff ver en un mero judío?

Claro que… ¿Qué podría ver un judío en un soldado nazi? Esbozó el que fue el primer amago de una sincera sonrisa en años. Ladeando el rostro para poder mirarle ahora que ya no le tenía frente a él, relajando un poco su postura al destensar la espalda y dejar caer los hombros. — No debería creerle, pero… Le creo. Algo me dice que un hombre que ha arriesgado su vida por salvarme y cuida de mí cuando nadie le ve, y por tanto no tiene nada que demostrar o fingir, no puede pretender cobrarse su generosidad. Algo me dice que… Es usted más que un uniforme.

Hizo una breve pausa, aprovechando para dar otro sorbo al café y así entrar un poco más en calor. Se relamió los labios, descendiendo la mirada hasta el oscuro líquido humeante. — Pero no pienso olvidarlo. Yo no soy quién para juzgarle… Y, además, no hay nada malo en sentir algo, sea por quién sea. O esa es mi humilde opinión… Todos necesitamos aferrarnos a algo. —Volvió a esbozar aquel amago de sonrisa, al recordar la de veces que él se aferró a las miradas que le dedicaba el sargento para seguir adelante. Fue su salvavidas sin saberlo y ahora lo era a conciencia.

Carraspeó ligeramente, aclarándose la voz, y volvió a alzar la mirada hasta la figura del alemán. No pensaba ahondar en ese momento en aquel tema si él no lo deseaba, no si eso significaba estropear las cosas, pensaba respetarle tal como lo respetaba a él. — ¿Sigue en pie su ofrecimiento para ayudarme con el violín?




I find scars are far more vivid reminders than memories.

AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
449

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — This war will end us all.

Mensaje por Nat Xavier el Lun 18 Jun - 19:31

Save me
I can’t face this life alone
Propiedad Wolff, Montañas, Con Haskel.
Sentir algo, sea por quien sea, no tiene nada de malo… Las palabras de Haskel se quedaron grabadas en la mente del sargento, que sin ser realmente consciente, empezó a plantearse que quizá tuviera razón. Aquello, visto por cualquiera, era una depravación imperdonable. Su propia familia le tildaría de aberración y monstruo si llegaran a descubrir alguna vez lo que el judío despertaba en él. Pero, si de algo estaba seguro Bernt, era que nadie le había importado nunca tanto como Haskel.

No sabía de dónde nacía exactamente aquel sentimiento. Él, desde luego, no lo había buscado… Aquello debía ser cosa del destino, que había hecho que sus caminos se cruzaran. La primera vez que sus ojos se cruzaron con los del judío, su corazón se detuvo y supo que ya nada sería como antes. No con la certeza de ahora, obviamente, pero en su interior comprendió que había nacido una conexión entre los dos que no podía ignorar.

Tiene razón… Y por eso yo me aferro a usted. —Confeso. —No pretendo asustarle, ni arrastrarle al caos que es mi mundo, ya tiene bastante con sus propios demonios… Así que me conformaré con ponerle a salvo y con saber que nadie más volverá a hacerle daño. Solo entonces podré seguir con mi vida, sea del modo que sea. —Las palabras abandonaron sus labios y el sargento se percató de que jamás había sido tan sincero. Y eso, para bien o para mal, llenó su alma de paz.

Se apartó de la ventana para volver a enfrentarse al rostro de Haskel. Incluso magullado era atractivo… Bernt procuraba no quedársele mirando como un bobo para no incomodarle, pero a veces resultaba muy difícil.

Por supuesto. —Le dedicó una pequeña sonrisa, tomando asiento a su lado en el borde de la cama. —Indíqueme qué debo hacer y lo haré lo mejor que pueda.





together
He loved her... And she loved him.
AvatarCamposContacto
avatar
MOD
Mensajes :
508

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — This war will end us all.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.