Últimos temas
» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 14:17 por Knocker

» 36. Invasion
Hoy a las 14:09 por Nightingale

» 35. Innocent
Hoy a las 14:02 por Nightingale

» 34. This place is haunted
Hoy a las 13:56 por Nightingale

» Why don't we find out?
Hoy a las 6:50 por Party Poison

» ~ You could be loved again
Hoy a las 0:52 por SapphireDragon

» Death is equal
Ayer a las 23:43 por Arson

» >> We stand for each other.
Ayer a las 19:55 por MissChief

» Burning Bridges
Ayer a las 18:43 por Shadows Takes All

» ☮ I can't save you unless you save me, too
Ayer a las 17:23 por Red

» Petición de Grupos
Ayer a las 16:26 por Nat Xavier

» Confieso que...
Ayer a las 13:55 por Mrs. Sarcasm

» We are doomed to repeat our history
Ayer a las 3:36 por Magik

» > Song of the seven seas
Ayer a las 0:00 por Sheena

» Petición de acciones Admin
Mar 17 Oct - 19:39 por Carrie_B

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

You & I, and all the things that can go wrong

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Ladie el Lun 31 Oct - 13:39

You & I, and all the things that can go wrong
Original Plot - 1x1 - Original - Actual
Se conocen desde siempre, Adam y Caty, Caty y Adam. Con los años son dos nombres que se han convertido en uno sólo, inseparable por los lazos de una amistad leal y sincera. De la misma ciudad, el mismo barrio y la misma edad, muchachos empezando sus andanzas por el mundo con un saco lleno de ilusiones y sueños, cuando ninguno de los dos ha tenido una vida fácil. Pero se tienen el uno al otro. Pero... ¿y si eso cambiara? ¿Y si Caty lleva años enamorada, reprimida, conteniendose a sí misma para no desequilibrar la balanza? ¿Que podría pasarle a su amistad idílica si uno de los dos se saliera de su papel?

Puede que haya llegado el momento de descubrir el desenlace, deshacer el enredo de los sentimientos adolescentes y ver a donde les lleva la vida.
Adam Hope Robbins
19 Años | Dylan O'Brien | Kerouac
Adam es un joven bastante sencillo, con gustos comunes, que no destaca en nada más que, cuando acudía al instituto, en Literatura. Por otra parte no le gusta llamar la atención, teniendo así toques de timidez, y lo pasa mal a la hora de entablar nuevos contactos y amistades. Por esta misma razón valora como nadie las que ya tiene, y lo que en realidad teme es perderlas como perdió a su padre a los seis años en un accidente de tren. No es algo que lleve a su espalda como una carga ni está deprimido por ello, pero a veces aún le pasa y tiene días en los que es mejor no mencionárselo o dejar caer algo relacionado sobre su padre o la situación de su madre, pluriempleada para sacarle adelante durante tantos años. No es por lo tanto un joven depresivo, pero es un tema que le afecta bastante.

Actualmente cursa Filología Clásica en la universidad y está en busca de un trabajo para que su madre pueda tener una vida más tranquila. Su vida es sencilla y en ella tienen más importancia las amistades y los líos amorosos –aunque tiene y ha tenido muy pocos, todo sea dicho– que los estudios o incluso el trabajo.
Catarina Vericci
19 Años | Natalie Dyer | Ladie
Natural de Estados Unidos y descendiente de inmigrantes italianos, es a simple vista una chica de tantas que buscan su sitio en la vida. No tiene claras muchas cosas claras, pero sabe dos cosas; que quiere ser ilustradora y que esta enamorada de su mejor amigo.

No es algo que haya buscado, ni mucho menos que quisiera. Es extraño darte cuenta de que sientes eso por tu mejor amigo... un día no es más que ese idiota con el que compartes la mitad de tu tiempo, que ha estado ahí toda la vida, y al siguiente te sorprendes a ti misma distraída con esa porción de piel blanca del abdomen que asoma por debajo de su camisa cuando se despereza. Piel que no deberías estar mirando, que no deberías querer ver. Es complicado, pero Caty está acostumbrada a las cosas complicadas. Tampoco ha tenido una vida fácil, en su casa siempre habían sido la perfecta familia americana. Sus padres son dueños de un restaurante Italiano, un local de barrio, pequeño y familiar, con dos hijos preciosos, Tomas, el mayor, y Caty, la familia perfecta de clase media. O solían serlo, hasta que Tomas entró en una mala fase con su adolescencia. Alcohol, drogas, amigos poco deseables... se consolidó como el centro del caos y los problemas, desplazando a Caty a un segundo plano en casa. Cuando los líos con Tomas acababan, a sus padres no les quedaban energías para atenderla, así que ha crecido a la sombra de su problemático hermano. Discreta, silenciosa y profundamente, se ha dedicado toda su vida a dar lo mejor de si y la menor cantidad de problemas posibles. Independiente a la fuerza, cariñosa y paciente. Increíblemente creativa, aprendió a interpretar el mundo a través de lápiz y papel.

Se ha refugiado siempre en Adam. Siempre ha pensado que para él, ella es su primera opción. Se conocieron de pequeños, en el colegio, y se hicieron inseparables. Es su confidente, su tabla de salvación, lo sabe todo de él, y él de ella... o casi todo. Al cumplir los 15 empezó a percatarse de que el sentimiento de amistad que sentía por Adam estaba evolucionando a algo muy distinto. Lo ignoró mucho tiempo, se centró en sus clases de dibujo, y después en los exámenes, y después en la selectividad. Fue encontrando una meta detrás de otra en la que volcarse, medios para ignorar a su propio corazón con el consuelo de que "ya se le pasaría, es una fase". Empezó a salir con otro chico en el ultimo año de instituto para demostrarse que aquello no era más que una tonteria. James, un pelirrojo en su primer año en la facultad, un chico mayor, guapo y con moto por el que todas las chicas se derretían. Era una relación extraña, tal vez porque ese encanto que sentía se debía mucho más a que compartía con James más inquietudes artísticas que sentimientos. La ayudó mucho a preparar los exámenes que le granjearon una beca en la mejor Facultad de Bellas Artes de la ciudad. Pero después de un año y medio de relación, pasada la euforia, las hormonas y ese lapso especial de la vida en el que estas empezando a dejar atrás su adolescencia, Caty empezó a ser honesta consigo misma. Sus sentimientos por Adam seguían allí, palpables, convirtiendo lo que debería ser una relación despreocupada en una angustiosa cadena. Besaba a James y pensaba en Adam, con el corazón dividido y atrapada en esa sensación miserable.

A día de hoy está soltera, pero es más consciente que nunca de a donde apuntan sus sentimientos. Hace apenas un mes y poco que dejó a James y ha decidido enfocarse en sus estudios, que no podría cursar sin la beca, intentando no pensar que demonios hacer con lo que siente.

CAPITULOS AQUI
© RED FOR SS



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
274

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Ladie el Mar 1 Nov - 1:33

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Sentía el retumbar constante de la música en el fondo del pecho, y aún no habíamos entrado en el pub. Había una cola larga de gente luciendo trajes de lo más pintorescos, uno detrás de otro, toneladas de pintura barata desperdiciada en caras eufóricas. Y allí en medio estaba allí, con mi vestido de flores que me hacía destacar en la multitud de trajes. Estábamos en medio de un batiburrillo de chicos de nuestra edad, un salpicón de mis bohemios compañeros de la clase de arte y algunas chicas de la facultad de Filología, que habíamos coincidido porque por separado no teníamos mejor plan para la noche de Halloween.


¿Sabes? Murmuré, acercándome a Adam. Tenía que agarrarme a su hombro para que se agachase un poco y mi susurro no se perdiera en el murmullo jovial y ligeramente ebrio aunque la noche sólo acababa de empezar. Aún estámos a tiempo de volver a casa.


A decir verdad, no tenía ganas de estar allí. Me gustaba salir a media tarde y tomarme algo cuando salíamos de clase, aprovechar los últimos retazos del calor otoñal que empezaba a deshacerse en los primeros fríos del invierno. Pronto no podríamos hacerlo, mis compañeros no me arrastrarían allí a la salida de las clases de tarde y podría volver a casa mientras atardecía, dejar la mochila y correr hacia la casa de Adam, que siempre estaba vacía por las horas de trabajo que tenía su madre. Habría preferido mil veces estar en casa, parapetados tras un montón de cojines y rodeados de tantas chucherías que nos daría un subidón de azúcar si nos la comíamos todas, viendo películas de miedo. Hacía mucho que habíamos dejado atrás el salir disfrazados a pedir caramelos de puerta en puerta, de una forma nostálgica lo echaba de menos, aunque hacerlo ahora me hiciera sentir ridícula. Lo que no quería era estar atrapada entre un montón de gente bamboleándose y sudorosa, aunque si tenía que pasar la noche allí la cerveza ayudaría.


Adam había insistido tanto que no había encontrado la forma de decirle que no. Parecía preocupado, como si necesitara sacarme de casa y darme botellines hasta que aquella pena ficticia que me atribuía se desvaneciera. ¿Cómo iba a explicarle de forma que lo entendiera que no sentía pena alguna por haber terminado con James? Era demasiado complicado como para hablarlo, así que había terminado por rendirme y decirle que iría con él, y sus amigos, e invitaría más gente porque claro, mientras más mejor. Así que allí estábamos, a la puerta de un pub lleno de gente buscando en la fiesta de terror por excelencia una excusa para beber y disfrazarse hasta caer redondos. Miré de reojo a una de las compañeras de Adam, rubia y guapa, que le miraba de reojo de vez en cuando.


¡Vamos, Adam! Ya vamos a entrar.


Le lancé una mirada asesina de soslayo.


- Podemos buscar clásicos de Halloween y ponernos hasta el culo de palomitas. Por cierto, ¿de que se supone que vas disfrazado?


Hecho para Ladie



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
274

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Kerouac el Sáb 19 Nov - 19:25

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Adam era un chico sencillo, sí, pero también le gustaba la fiesta. Una sala oscura con música que te embotaba el cerebro le hacía olvidar lo que casi diariamente solía ser una carga para él. A día de hoy seguía vivo el recuerdo de su padre y ni siquiera él mismo sabía cuándo iba a atacarle; tenía la seguridad de que si ocurría, Cat iría a por él estuviese donde estuviese. Así que en parte tenía bastantes ganas de entrar en aquella fiesta, pero también de meter en ella a su mejor amiga. Sería la única forma de que olvidase a James, aunque fuese durante unas horas.

Por insistencia de sus amigos de la facultad se había acabado disfrazando. Aun así, no le apetecía gastarse dinero en un buen traje, luego se atavió con un pantalón negro, una camisa blanca y una pajarita y se maquilló la cara blanca. En su mano izquierda llevaba unos colmillos falsos que se colocaría para las fotos.

Frunció el ceño al escuchar a Cat decirle aquello, y negó con la cabeza varias veces. —¿Qué pasa? ¿No quieres estar aquí? Va a ser muy divertido, ya verás... —. Fue Sheyla quien le cortó al indicarle que se diese prisa, que ya era su turno para entrar. Una sonrisa acudió a sus labios para animar a Catarina, pero se dio cuenta de que seguía impasible, en su sitio, con aquella frase.
Para empezar, voy de Drácula, una versión joven y preciosa de Drácula —comentó divertido con falso egocentrismo, sacando pecho y adoptando una pose altanera. Se echó a reír antes de volver a colocarse normal, con un suspiro—. No quieres estar aquí, ¿verdad? Estoy seguro de que James no estará dentro, no vendrá a sitios tan cutres... si eso es lo que te preocupa, quiero decir.

¡Vamos, Adam! —volvió a reclamarle Sheyla, gritando ahora desde la puerta, mientras aceptaban su entrada y le colocaban un sello en el dorso de la mano.

El susodicho se relamió los labios y miró a la puerta y a Cat varias veces. Había muchas ocasiones para salir de fiesta, muchas más para descubrir por qué Sheyla era la única que se interesaba por su entrada en la discoteca, para descubrir también si él sentiría algo por ella de forma inconsciente, pero no para consolar a Cat a solas, como mandaba la tradición. —¡Ahora entramos! —gritó de vuelta a la cabellera rubia que no tardó en ser tragada por la oscuridad de la discoteca. Rodeó los hombros de la casi italiana y se salió de la cola, notando cómo la música se hacía cada vez más lejana—. Está bien, vamos a mi casa, mamá tiene guardia de noche. Pero como ahí dentro estuviesen el hombre y la mujer de nuestras vidas, jamás te lo perdonaré —bromeó mientras alzaba la mano del brazo libre para llamar la atención de algún taxi. No era ligón, para qué engañarse, pero si se le presentaba la oportunidad de tener algo con alguien que le agradaba, no la desperdiciaba.
Hecho para Ladie








Bring on the beach!

We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Ladie el Jue 24 Nov - 13:13

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Me tragué las ganas de poner los ojos en blanco. Divertido… nuestros términos de lo que era divertido habían evolucionado mucho. Solíamos encontrar divertido tirar bolas de papel arrugado y mojado en agua jabonosa contra el capó de los coches, sobre todo los que quedaban relegados a la zona más oscura del aparcamiento del instituto. Allí donde los baños de la tercera planta, perpetuamente estropeados, tenían una ventana con el ángulo perfecto. Mientras más lejos o más insoportable fuera el propietario del coche, más puntos nos regalábamos si hacíamos diana. Una chiquillada de doceañeros con mucha tontería, pero eso había sido divertido en su época. Una fiesta no sería más una fiesta, igual a otras tantas. No era… especial.

- Oh, sí… Drácula. Asentí, enarcando una ceja como una cuna de sarcasmo. Era el Drácula más cutre de toda la fiesta, pero eso sólo conseguía hacerle más encantador a mis ojos. Le di un golpe en aquel pecho palomo que sacaba con tanto orgullo, haciéndome reír. Que tonto era a veces.- Preciosísimo. ¿Y dónde está la sangre, Drácula? ¿O es que todavía no has mordido ningún cuello esta noche? Mi risa se extinguió tan pronto como el nombre de James aterrizó en la conversación. Resoplé, angustiada, echando una mirada al suelo para que Adam no viera la exasperación en mis pupilas azules. ¿James, otra vez James?

- N-no es eso, de verdad… Mascullé, retorciéndome la falda del vestido entre dos dedos. Chasqueé la lengua, intentando esquivar el tema por todos los medios. Adam tenía buena intención, lo sabía, pero a veces ¡parecía que era él el que estaba obsesionado con James! Y yo sólo quería enterrarlo en el cajón oscuro de las cosas que no debería haber hecho nunca.- ¿Tenemos que hablar de eso aquí?

Me quedé expectante, rogando en mi fuero interno que nos marcháramos de allí. Cada vez que sus ojos volvían a la puerta del local y se posaban en Sheyla sentía un pellizco dentro, quería ignorarlo, como hacía con esa vocecilla interior, alarmantemente molesta. ”No te hagas ilusiones, se irá con ella” repetía, sibilina e incansable. Era el instinto protector, ponerle un chubasquero al corazón antes de que caiga el vendaval frío de las desilusiones y me calara hasta lo más hondo. Adam habló, y sentí como se me acumulaban dentro las nubes de tormenta. Y, sin embargo, el calor de su brazo sobre mis hombros al darme la vuelta las barrió de un plumazo, plantándome un sol entre las costillas. El calor de aquella pequeña victoria me recorrió todo el cuerpo con regocijo increíble.

- ¡Eres el mejor! Exclamé, sin poder disimular mi euforia. Con la naturalidad de los que llevan toda la vida haciéndolo, le eché un brazo a la cintura, agarrándome a su ropa con mis pequeños dedos de artista. Le di un golpe de cadera, haciendo que los dos trastabillaramos como idiotas en nuestro camino hacia el taxi, que se había detenido en la esquina con la siguiente calle, al cobijo de un semáforo en rojo. -Por supuesto que me perdonarás, soy tu mejor amiga, ¿recuerdas? Única e irremplazable, mucho mejor que el amor de tu vida.

Salté dentro del vehículo, en la parte trasera, concretamente a la izquierda, que siempre había sido mi sitio por derecho. El del pupitre que compartíamos en el colegio, mi lado de la cama cuando habíamos compartido colchón en la infancia y no siendo tan niños también, mi espacio en el viejo sofá de su casa donde devorábamos película tras película, espolvoreadas con incontables kilos de palomitas. Siempre terminaban picándome los labios, resecos y salados, pero con una sonrisa. Dejé que el diera la dirección, cobijándome contra el cálido asiento tapizado. Le miré, cuando Adam estaba eclipsaba cualquier otra cosa, incluso la bonita vista nocturna de la ciudad al otro lado de la ventanilla.

- ¿Qué vamos a ver? ¿Pesadilla antes de navidad? ¿O quieres poner pelis de terror?

Hecho para Ladie



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
274

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Kerouac el Sáb 26 Nov - 17:26

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

El moreno seguía sin confiar en la palabra de la italiana cuando le decía que James no era el problema de su estado de ánimo. Adam confiaba en que mentía. Sabía que había querido a James, por mucho que no fuese al nivel de ser para ella el hombre de su vida, y no se creía que estuviese totalmente recuperada de ese episodio de su vida. Pero, por respeto a Cat, sacaba el tema en poquísimas ocasiones. Así que intentaría no sacar el tema de nuevo aquella noche.

Oh, vamos, no exageres —rió mientras su cuerpo trastabillaba hacia el lateral al que les empujó Cat, haciendo uso de todo su equilibrio para no caerse—. Y créeme, no eres más importante que la mujer de mi vida... ¡porque tú lo eres! —gritó mientras rodeaba el taxi para ir al sitio derecho, llevándose además la manos al pecho, al lado izquierdo, para palparse el corazón mientras lo decía. Se metió en el taxi aún riéndose, sabiendo que había verdad en sus palabras. En teoría los amigos eran para toda la vida, sobre todo si, ya ambos en la universidad, aún se hablaban y tenían contacto entre ellos.

Le dio su dirección al taxista y entonces se relajó en el asiento, suspirando y guardándose los colmillos falsos en uno de los bolsillos. También se deshizo de la pajarita, mientras meditaba el plan de la noche. —Hum, podemos ver algunas de miedo de verdad. Ya sabes, de las antiguas, las de ahora son una tontería... aunque no sabes cuánto disfruto de sus saltos —sacó la lengua, bromista—. En realidad podemos ver ambas. Tenemos toda la noche.

Encogió un hombro y entonces se recostó sobre el hombro de Cat. Lo bueno de su amistad era aquello, que tenían la confianza suficiente para que él pudiese recostarse sobre ella y no quedase extraño o incómodo. Aún quedaba un buen trecho para llegar a su casa, pues aquella fiesta era en la zona de la universidad. —¿Qué te apetece desayunar mañana? ¿Y comer? —. La comida era otro de los temas que Adam siempre sacaba, y era una máquina devorando alimentos; no hacía excesivo ejercicio, luego estaba agradecido de que su metabolismo no acumulase en su cuerpo todo lo que comía.
Hecho para Ladie








Bring on the beach!

We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Ladie el Jue 1 Dic - 19:51

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Estuve a punto de atragantarme con mi propia saliva cuando Adam, como un loco, soltó eso. Me quedé paralizada junto a la puerta abierta del taxi, sólo un segundo para coger aire y darle tiempo a mi corazón para recuperarse de semejante sobresalto. Con los pulmones cargados de aire frío, entré en el coche y me hundí, no sólo en el asiento, sino en mis sentimientos encontrados.  Le sonreí a Adam, una sonrisa tan natural como ficticia, el recurso con el que me cubría los miedos cada vez que hablábamos de amor, o me decía que encontraba guapa una chica. Una máscara perfecta a base de practicarla, sin grietas, ocultando el único secreto que tenía para Adam. Dios… ¿cómo había podido estar tan ciega a mi propio corazón?

Sentía pinchazos, intermitentes, justo debajo de las costillas, allí donde una férrea parte de mi luchaba contra la emoción que me habían provocado sus palabras. La mujer de su vida… quería serlo de una forma en la que jamás sería concebida, y lo peor era eso, el peso de la certeza. Cadenas colgando de mis clavículas, pesos atornillados al esternón, cada parte de mi conteniendo un amor que me sobrepasaba. No me encogí cuando sentí su mejilla sobre mi hombro, al contrario, todo mi cuerpo empezó a relajarse con la oleada de tibio placer. Eran esos gestos los que me gustaban de Adam, íntimos, sosegados, dulces como la miel. Perder aquello me daba el miedo suficiente como para tragarme la emoción de haberme sentido, por un ápice, en posesión de un título que no me pertenecía.

- Bien, bien, eso me gusta… pero si alguno de los dos se queda dormido, el otro tiene derecho y potestad de hacer con él lo que quiera. Mi sonrisa en ese instante, mirándole de soslayo, prometía travesuras. La última vez habíamos jugado a aquel juego con dos bolígrafos sobre la mesa había tardado tres días en borrarme todos los dibujos y las frases tontas de la piel, y aún tenía que cobrarme mi venganza. - ¿Te apetece ver “El Resplandor”? Apoyé la mejilla en su pelo oscuro, arrastrada por ese imán que Adam se había tragado, dejando el que yo tenía en el pecho desparejo. - O algún clásico, tengo cuerpo de clásicos esta noche, sí. Y no te pases, que yo no me asusto tanto.

Mi tono se endureció, con ese amago de mi pulgar que pugnó por atrapar su lengua contra los nudillos del índice, pero a pesar de todo no podía ocultar que no era más que una broma. Guardé silencio, invadida por el olor de su ropa, y su pelo, que empezaba a filtrarse hacía mí. Los centímetros, escasos, no podía disiparlo en el aire, y cada vez que lo respiraba era como darle un chupitazo a esa sensación, cálida y única, de sentirse como en casa. A veces, incluso, mejor que en casa.

- Mmm, ¿comida? Fruncí el ceño y los labios a la vez. Ni siquiera había pensado en comida real… ¿Quién hacía eso en Halloween? Cuando eras muy pequeño el 31 de Octubre era el día por antonomasia de las chucherías, golosinas, chocolatinas ,y otras tantas cosas terminadas en “as” que no deberían comerse en las cantidades en las que se recolectaban de puerta en puerta. Y cuando eras demasiado mayor para los vicios infantiles, estaban los vicios adultos, por supuesto. Alcohol, fiesta, música… la gente no pensaba en la cena. Ni en la comida del día siguiente. Por eso no pude evitar echarme a reír, apretándome contra él en el asiento trasero. - Pues podemos pedir unas pizzas, por lo que por la mañana quedarían algunos trozos fríos para desayunar… y mañana, cuando se acaben, podemos pedir más.



Hecho para Ladie



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
274

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Kerouac el Miér 7 Dic - 12:47

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Dejó escapar un pequeño gruñido bromista cuando dijo que si alguno se quedaba dormido el contrario sería libre de hacer lo que quisiera, pero no se quejaría. La última vez ambos habían acabado como un cuadro, y por otra parte, tampoco sería la primera vez que lo hiciesen. Al fin y al cabo su amistad era tan buena que podían pintarse de arriba abajo y acabar tan bien como si hubiesen ido al cine a pasar la tarde. También discutían, claro, pero Adam olvidaba esos recuerdos porque en el fondo era lo mejor para ambos.

Me parece bien, así podemos reírnos del maquillaje que usaban. Qué ilusa era la gente antes, asustándose por eso... —bufó divertido por la nariz antes de removerse con mucho cuidado en su hombro al notar la mejilla de Cat sobre él. No le incomodaba, al contrario—. Pizza será, entonces. Y toneladas de helado, por favor. —. Dibujó en sus labios una sonrisa infantil al mencionar el helado. Era un buen sustituto de los dulces que recogían cuando eran pequeños, y aunque ya comenzaba a hacer frío, su cuerpo nunca le decía que no al helado.

Se incorporó poco a poco según el taxi iba reduciendo la velocidad y al sentarse rebuscó en su cartera para sacar el dinero y pagar el viaje. Le agradeció éste al conductor y una vez en la calle esperó a que saliese Cat para dirigirse a casa. Era una casa individual, pero al estilo inglés, más alta que ancha y con un pequeño patio trasero. No era pequeña, tampoco inmensa; simplemente lo que su madre pudo pagar cuando la familia de su padre se quedó con la casa en la que antaño vivían que él mismo había pagado. Seguía odiando a esa parte de su familia, pero no lo manifestaba mucho.

Voy a quitarme esto y ponerme cómodo. Además, parezco un camarero muerto, más que Drácula —se echó a reír mientras se miraba en el espejo de la entrada, pasándose un dedo por el maquillaje reseco. En el pasillo había un pequeño armario en el que había ropa vieja tanto de él como de su madre para que su mejor amiga también se pusiese cómoda si quería. Su madre lo entendía, y de hecho valoraba mucho su amistad, de ahí que nunca pusiese pegas a sus noches juntos.

Adam se dirigió a su dormitorio tras lavarse la cara y se puso un pantalón de chándal ancho y una camiseta blanca, básica. Antes de bajar de nuevo al salón cogió una manta para cubrir a ambos y salió al encuentro de Cat. —¿Qué pizza vas a querer? ¿Y helado? —preguntó mientras rebuscaba en la agenda de su teléfono el número de la pizzería más cercana. Adam estaba seguro de que ya les conocían por todas las veces que llamaban—. Ve poniendo la película si quieres, por cierto —señaló el ordenador y la televisión. Muchos se extrañaban cuando dejaba que su amiga cogiese su ordenador como si fuese suyo, pero no escondía nada y se fiaba de ella. Sí, siempre había bromas sobre porno, pero Adam había pasado hacía mucho tiempo su etapa de chico hormonado.
Hecho para Ladie








Bring on the beach!

We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Ladie el Miér 11 Ene - 14:40

FDR: Antes que nada quería ofrecerte mis más sinceras disculpas por el retraso. He tenido un mes horrible, publiqué una bajada de actividad incluso. Encontré trabajo y curro + las festividades + echarse novio… mi tiempo libre se vio reducido a cero, pero la cosa está ya más normalizada y vuelvo a tener tiempo para rolear como a mí me gusta ^^


Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

A medida que hablaba mi ceño empezó a fruncirse, dibujando esa maldita arruga que me hacía parecerme a mi padre. La odiaba profundamente, esa merca genética indeleble que decía: eres hija de tu padre, y te delataba, y que eres absolutamente incapaz de evitar.

- ¿Estás metiéndote con ”El Resplandor”? Porque si vas a ir por ahí te sugiero que cierres la boca antes de tirarle piedras a un clásico.

Mi tono destilaba una satírica advertencia, “puedo divertirme mucho con tus tonterías, pero no me toques mis clásicos o te arranco la cabeza”. Sí, vale, nunca conseguía estar enfadada con Adam más de veinticuatro horas, era mi cruz. No soportaba ese abismo que interpone la rabia entre dos personas, saber que al estar enfadados estábamos separados de una forma mucho más poderosa que la física. No éramos más que mejores amigos, y cuando dejábamos de serlo el corazón se me desgarraba. Había llegado un punto, peligroso, en el que no entendía la vida sin Adam allí, arrebujado debajo de mi mejilla, eternamente mi mejor amigo. Sólo mi mejor amigo.

- Pero tiene que ser de galletas oreo. Susurré, bajito, en un tono dulce que no dejaba espacio a réplica, una flecha ardiendo, lanzada directamente para derretir cualquier intención de poner sobre la mesa otra cosa que no fuera mi sabor favorito.

Bajé del taxi sin decir ni mu, aunque le lancé una mirada de reojo al ver como su billetera escupía billetes. Hacía mucho tiempo que habíamos tenido esa conversación, y las monedas habían dejado de tener importancia entre nosotros. Hoy por ti, mañana por mí, era la regla de oro. Yo pagaría la próxima, y nuestro equilibrio seguiría adelante. Entrar en casa de Adam era como entrar en mi segundo hogar. Cada rincón tenía un recuerdo escondido, ese cuadro que llevaba ahí colgado dieciocho años, la manta que esperaba en el sofá a que alguien la abrazase para quitarle el frío, la valla del patio que habían roto jugando aquel verano en un agraciado día de sol. La casa de Adam era, en parte, un trocito de mi vida.

- Los camareros muertos también están muy cotizados en Halloween. Me burlé al cruzar bajo la jamba de la puerta, con su silenciosa bienvenida. Todo oscuro, la ausencia de la madre de Adam palpitaba por las esquinas. Hubo una época en la que ni siquiera me lo planteaba, pero era consciente de que, en su mutismo, Adam la echaba de menos, y nunca lo decía en voz alta para no hacerla sentirse mal. - Te queda bien, de todas formas. Mascullé a media voz, esperando que lo cubriera el eco de sus pasos por la escalera. - Lo de camarero muerto, y tal…

En el camino hacia el salón me desprendí de los zapatos, con sus pequeños taconcitos que repiqueteaban al caminar. Sin ellos podía sentir el tacto frío del parqué a través de los calcetines, pero siempre había caminado descalza. Dejé la chaqueta en la percha azul del armarito, una a la que nadie había puesto nombre pero siempre estaba esperando a sostener mi ropa. En su lugar me pasé por la cabeza un jersey ancho de su madre, una prenda harto calentita. ”Oh, sí, adiós al glamour.” Fue el pensamiento que me devolvió mi reflejo. Una calentita chica con un jersey que luchaba contra las bolitas de pelusa, con las flores de la falda asomando por el bajo y una carrera en las medias de la que ni siquiera era consciente. Miré a esa chica, natural y desastrada, entendiendo porque Adam no se fijaba en ella.

- ¿La pizza? La voz de Adam me arrancó de pronto del hilo de mis pensamientos. - Si vamos a ver un clásico tiene que ser un clásico, cuatro quesos, ¿no?

Al acoger mi liviano peso el cojín del sofá apenas se hundió, con un susurro. Todo lo contrario al suave ronroneo que emitió el motor del portátil cuando apreté el botoncito de encendido. El uso constante había terminado por desgastar las teclas, y en algún momento nos pareció gracioso dibujarlas con un bolígrafo permanente. Algunas, y Adam lo odiaba, estaban melladas por el filo de mis uñas, eternamente manchadas de pintura. Ignoré las carpetas de Adam, empujando el cursor directamente a la de películas, donde guardábamos una colección de títulos indispensables.

- No tenemos que ver ”El Resplandor” si no quieres… En la carpeta de miedo las opciones eran variopintas. Desde películas serie B que daban más risa que otra cosa hasta peliculones de miedo de los que nos dejaban apretujados en el sofá, y me obligaban a esconder la cara en su hombro para no tener que mirar. -Sé que hemos huido de la fiesta pero… ¿una cerveza? O una copa, si te apetece. Sigue siendo Halloween.



Hecho para Ladie



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
274

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Kerouac el Sáb 28 Ene - 19:21

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Cat sabía que Adam tenía buen gusto en películas, y de hecho no le importaba ver cualquier cosa que ella le dijese, pero también disfrutaba metiéndose con cualquier película, le hubiese gustado o no. Decidió dejar pasar el tema, pues tenían mucha noche por delante como para volver a bromear sobre películas.

Oh, qué sorpresa —contrarrestó con diversión cuando mencionó la pizza cuatro quesos—. Y claro que quiero ver El resplandor, sabes que me encanta. Además, elige tú, no tengo problema en ver lo que sea. Voy a por esas cervezas mientras les llamo —comunicó, marcando el número de teléfono de memoria y esperando a que le atendiesen. Mientras tanto, sacó dos botellines de la nevera y tras abrirlos los llevó hasta la mesa. Tenía también botellas de vodka, whisky, ginebra y multitud de licores, pero prefería dejarlos para después de cenar, con el helado.

Para no ser interrumpido por el ruido fue a pedir las pizzas a la cocina, dando vueltas por ésta mientras pedía una de cuatro quesos y otra mediterránea, al estilo europeo. Iba a ser una noche larga y Adam devoraba comida. No era un gran fanático del ejercicio, pero por suerte su cuerpo no acumulaba lo que comía en su estómago o sus costados.

Pues ya está —comunicó antes de tirarse en el sofá junto a ella. Lo hizo de forma distinta a ella, como si no le importase su propio mobiliario, y suspiró al dejarse caer contra ella, hombro con hombro. Sí que le importaba, pero el sofá ya estaba acostumbrado a esos saltos, igual que a las peleas de cojines que a veces tenía con Cat—. Supongo que no tardarán mucho, ya sabes que somos los clientes vips, pero iré poniendo la película.

En realidad lo único que hizo tras levantarse fue conectar el televisor al ordenador mediante el cable HDMI para poder ver la película en grande, pues aún no sabía cuál había elegido Cat, si realmente había sido El resplandor o se había dejado seducir por otra. —Sabes que aún no te has librado de la charla de mejor amigo pesado, ¿verdad? —preguntó en voz baja, como si así el tema fuese a ser menos molesto para ella. Pero lo único que ocurría era que se preocupaba por ella. No habían hablado en profundidad de ello, y la paciencia de Adam no aguantaría mucho más.
Hecho para Ladie








Bring on the beach!

We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Ladie el Miér 1 Feb - 15:12

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Sin espejos delante que reflectasen mi propia inseguridad, o esos sentimientos dulces (que sin embargo tenían un regusto amargo cuando te los tragabas empujándolos a un fondo oscuro de tu ser), me dejé llevar por la emoción. Aplaudí en el aire a la pizza, a la cerveza, a la película, pero sobre todo, a la sencilla alegría de estar recluida en un salón en penumbra con mi mejor amigo.

- ¡Que esté muy fría!

Exclamé con un brinco en el sofá, plantándome sobre los cojines de rodillas, un gesto cuasi infantil del que nunca me había deshecho, y menos en aquel lugar, donde siempre me sentía libre de ser exactamente quién era. Articulé un silencioso gracias al escuchar el cristal del culo de la botella sobre la mesa, con su gemela al lado. Habíamos dejado de usar posavasos mucho tiempo atrás, cuando la madera había terminado por hincharse y secarse por decimo quinta vez y su madre se había dado por vencida. Allí siempre nos dejaban beber cerveza con tranquilidad, y hacer más ruido que en mi casa, por eso terminábamos siempre allí. Sin embargo no empecé a beber, a pesar de que la sed estaba bailando con mi lengua. Prefería esperar a Adam para el primer sorbo.

- ¿Chin-chin? Lo animé al verle entrar, agarrando el botellín por el cuello. Dios, estaba helado, justo como a mí me gustaba la cerveza. El sofá emitió un sonoro crujido, pero no era una queja. Sonaba más… a bienvenida, como un perro viejo que apenas pega cuatro ladridos cuando su amo entra. Pero los da, porque se alegra de que esté. Estaba tan acostumbrado a nuestras formas que la espalda de Adam se había quedado eternamente marcada en sus muelles, con el surco de sus huesos en el centro, un molde perfecto de algodón y alambre. Yo adquirí mi postura de costumbre, sentada con las piernas dobladas por delante y los talones clavados en el sofá. Me incliné sobre las rodillas, se apretaron contra mis pechos mientras mis dedos deslizaban el cursor por la pantalla. El resplandor era un clásico pero tenía ganas de ser traviesa, de que Adam se asustara un poco. Era Halloween, tenía que haber cerveza y tenía que pasar miedo. La flechita blanca derrapó por la lista, pasando de largo el título de Kubrick para aterrizar en The Witch. El primer frame se adueñó del televisor, pero allí se quedó, estático, con su símbolo del play en palpitando en el centro.

- Adam… Suspiré pesadamente, el aliento tibio empañó la superficie de la botella. No le miré, de hecho, desvié ojos hacia la alfombra para no tener que enfrentarme a sus ojos azules. Le dí un sorbo más al botellín, esperando que me diera fuerzas. - ¿De verdad tenemos que seguir hablando de eso?
Hecho para Ladie




The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
274

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Kerouac el Sáb 4 Feb - 21:46

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Complació a Cat chocando ambas botellas, divertido, como si estuviesen celebrando un acontecimiento importante con cava en lugar de estar dando paso a una noche de lo más informal con cervezas, pizza y helado. No escondió su sorpresa cuando Caty eligió The Witch, aunque sabía que era una elección tan o más buena que la de El resplandor. Sin embargo, la película no duró mucho, y sabía que era por sus palabras. Sus ojos se quedaron fijos en el rostro ahora ladeado de Cat.

No ahora. Pero la noche es larga, Cat, y sabes que saldrá el tema... si no es ahora, es cuando esté más contento —no borracho del todo, de hecho, la cerveza apenas le hacía efecto—. No quiero presionarte, ya lo sabes... pero cuanto más alarguemos el tema, peor será para ti. Más te costará decir las cosas o, peor aún, más confundidos estarán tus sentimientos. Pero déjalo, ya lo hablaremos. Pon la película. —. Se enderezó un poco en el sofá y rodeó los hombros de la morena con su brazo libre, acariciando su hombro para reconfortarla y asegurarla de que estaba con el Adam de siempre.

El joven no tardó en dejarse embaucar por la en realidad triste historia de aquella familia desterrada del lugar al que pertenecían. Además, la fotografía invitaba a contemplar boquiabierto la pantalla incluso habiendo visto la película antes, por la forma en que usaba el espacio y el bosque. Tal era su ensimismamiento que dejó escapar un pequeño grito y botó sobre el sofá cuando escuchó el timbre. De no haber tapado la boquilla del botellín con el pulgar la cerveza se habría derramado por todo el salón. —¡Joder, no me acordaba de que tenían que traer la pizza! —gritó como si estuviese cabreado con el repartidor antes de ponerse en pie y correr a la entrada.

Cogió de un mueble un poco de dinero que su madre guardaba allí para ocasiones como aquella y pagó la pizza, diciéndole al repartidor que se quedase con el poco dinero de las vueltas. No era rico y no les sobraba el dinero, pero el hambre y las ganas de seguir con aquella noche eran superiores. Se tiró de nuevo en el sofá y le pasó una de las cajas a Cat, dejando la otra sobre su regazo cuando estiró las piernas para apoyar los pies en la mesa. La abrió, imitando el sonido de babas al recibir el olor. —Vamos a acabar siendo unas bolas, lo sabes, ¿verdad? —picó su costado con un codo, riendo, antes de coger un trozo de la pizza que había terminado sobre el regazo de Cat.
Hecho para Ladie








Bring on the beach!

We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Ladie el Jue 2 Mar - 20:28

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Al principio, mientras Adam hablaba, le miraba a los ojos. Una pista podía esconderse en ese azul nacarado que le rodeaba las pupilas, pero cuando las palabras “confundir tus sentimientos” surgieron de él, el cobertor del sofá ganó un repentino interés. No tenían muchos y los iban rotando a medida que se ensuciaban, así que con los años todos habían adquirido un tono desgastado que los hacía parecer similares, como si siempre estuviera puesto el mismo. Al contrario de lo que cualquiera pudiera pensar de un cobertor usado, no daba sensación de ser viejo, raído, o necesitar uno nuevo. En su lugar te daba la bienvenida a casa como esas viejas cosas que llevan ahí todo el tiempo, se fundía en el hogar hasta ser tan importante como los cimientos. Sin esos cobertores gastados nos ería la casa de Adam, y sin esas ganas de tocar las narices, él no sería él.

Confundir mis sentimientos… tozudo idiota… mis sentimientos eran precisamente lo que estaban más claro. Negarlos era sólo parte de mi misión como mejor amiga. Y siguiendo con mi papel magistral dejé que me arrastrase al consuelo de su abrazo, acurrucuándome un segundo contra su calor, disfrutando en secreto aquella intimidad única que nuestros cuerpos habían construido a lo largo de los años. Pero como todo lo que concernía a Adam, era frugal, breve, así que me obligué a enderezarme y darle al play. Su hombro no era lugar para que una mejor amiga se echara unos segundos, lo suficiente para sentirse mejor, nada más. Y lo sufrí en secreto, bajando la amargura por el esófago con un nuevo trago de cerveza.

El botón de play, pulsado al fin, parpadeó un par de veces más, como si tomara carrerilla, antes de deciridirse a arrancar. Witch era una película tan extraña como inmersiva, y a pesar de todo no conseguí hundirme en su sensación fría y extraña, no alcanzaba el terror, pero instalaba en las entrañas una sensación de extrañeza, con sus susurros extraños y la magia velada terminaba por erizarte el vello de los brazos.


- ¡Ah!

Grité como acto reflejo cuando sentí a Adam encogerse al otro lado del sofá, con un segundo de retraso mi cuerpo lo imitó. Le miré, con mi botellín ya vacío en la mano y automáticamente empecé a reírme. ¡Que cara! Los ojos muy abiertos, todos los dientes expuestos a la luz tenue de la habitación como un puñado de perlas. Aunque me doblé sobre el vientre intentando sofocar las carcajadas no pude parar, escuchando la voz del extrañado repartidor de pizza que escuchaba mi algarabía desde la puerta, y ya habría escuchado las maldiciones de Adam antes. Menudos dos estábamos hechos…

- Tranquilo, yo ya asumí hace tiempo que moriré como una oronda abuela solitaria que vivía para dibujar y dibuja para alimentar a sus doscientos gatos. Una ilustradora de éxito desde el grasiento anonimato. Saqué la lengua, abrí la caja de pizza y disfruté del primer bocado de queso aceitoso que ya empezaba a enfriarse. Sabores suaves y textura gomosa, así me gustaban las pizzas. - Dios, está jodidamente buena… Le miré desde mi acurrucada posición en el sofá. - Y tú, ¿cómo piensas morir?
Hecho para Ladie



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
274

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Kerouac el Sáb 11 Mar - 19:50

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Rodó los ojos ante aquella visión de futuro de Cat. Jamás engordaría tanto y jamás tendría tantos gatos. Tal vez cien, pero no doscientos; los otros cien serían para él. En realidad ambos eran medianamente afortunados en el amor, el problema estaba en que no solían gustar una vez la gente les conocía bien. ¿Quién prefería quedarse en casa comiendo pizza y viendo películas que ya habían visto mil veces en lugar de ir de fiesta e intentar divertirse de forma distinta?

Al menos tus dibujos te darán dinero. Mis estudios sobre literatura y filología, no —se echó a reír entre bocados de pizza, que ayudaba a tragar con sorbos de cerveza. Una vez se terminó el de queso, cogió un trozo de la mediterránea—. Pues creo que igual. Aunque en lugar de gatos, tendré perros... y en lugar de dibujar, escribiré cosas infumables. Eso sí, intentaré no estar gordo. Quiero morir de forma heroica, no por colesterol. Aunque a este paso... —alzó tanto el trozo de pizza como la cerveza antes de echarse a reír.

Continuó comiendo y bebiendo, comentando la película de vez en cuando. Se estiró en el sofá cuando terminó de cenar, dejando un par de trozos de ambas pizzas. —Mira, otra forma original y buena de morir sería como ese niño. O que me mate ella —bromeó haciendo referencia a la belleza de la protagonista—. ¿Alguna vez has experimentado con mujeres? ¿O has encontrado a alguna tan atractiva como para, al menos, pensar en ello? —giró el rostro hacia ella, curioso. Era de las pocas cosas que en sus muchos años de amistad apenas habían hablado. Por supuesto, no la juzgaría. Adam era la persona más tolerante que existía, al menos en lo que concernía a su círculo de familiares y amigos.
Hecho para Ladie








Bring on the beach!

We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Ladie el Jue 23 Mar - 13:54

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV


- Oye! Refunfuñé, y a cada palabra farfullada saltaban migas de pizza a la colcha del sofá. Es el efecto de intentar hablar mientras deboras los bordes de pizza, anchos y esponjosos, que has dejado fríos para el final. Me incorporé ligeramente sobre los hombros, lanzándole una mirada de reproche a través de la penumbra que reinaba en el salón. - No digas eso, Adam, tienes que ser más positivo. Podrías ser… no sé, un gran profesor. O investigador docente, podrías crear tu propio idioma, como hizo Tolkien…

Sonreí, no deberían divertirme mis propias bromas pero era la mejor forma que tenía de transmitirle a Adam algo de ánimo. No era el único de su carrera que seguía lamentándose de terminar como hermanitas de la caridad o perfectos empleados para grandes marcas de comida rápida, pero todos estaban allí, con ilusión, con esfuerzo, y tenía que ser por algo. La vida del artista tampoco era fácil, pero, oye… es lo que tienen nunca haber sido normales del todo. No podíamos conformarnos con unas oposiciones, o estudiar empresariales y vivir detrás de la pantalla de un ordenador toda la vida. Estiré el brazo cuando alzó el botellín, haciendo sonar el cristal de la botella, un tintineo dorado de diversión y espuma antes de llevarmelo a la boca. Mientras bebía empecé a contar, pero los números se disolvían en mi cerebro… ¿cuántos botellines me había bebido ya? Estaban esperándome debajo del sofá, alienados como huecos soldaditos de vidrio, pero no tenía ganas de contarlos. ¿Qué más daba, de todas forma?

Beber también me daba hambre. Sin pensar estiraba el brazo hacia los restos de pizza que Adam iba desechando, de los dos yo era el husillo, allá donde terminaba las sobras. No me importaba que estuviera fría y el queso chicloso, disfrutaba igual del aceite sobre la lengua.

- ¿Muerte por kiki?, en serio? Me reí, lamiéndome un bigote de espuma. Contemplé a la bruja desde el sofá, con las rodillas pegadas al pecho. Conocía las formas de una mujer, eran similares a las mías, aunque por supuesto yo no tenía ese culo firme que la bruja lucía como si tal cosa. ”Será de corretear por el campo en bolas…” Pensé, con cierta amargura, escrutinándo cada una de sus curvas en la pantalla. - Nunca me he acostado con una, si es lo que estás preguntando. Besé a Katie Millers en el instituto, pero fue por una apuesta estúpida, ya lo sabes… Me encogí de hombros, girándome hacia Adam. - Puedo admitir que una mujer es guapa, o sexy, pero no me excita sexualmente. Hablar de eso con un hombre debería darme vergüenza, pudor, al menos. Pero… no era un hombre, era Adam. Demasiados años juntos, la confianza daba asco. No le había dado nunca grandes detalles sobre mi (limitada) vida sexual, y yo no le preguntaba por la suya, ignorar que la tuviera no la anulaba pero ayudaba un poco a que olvidase que podía acostarse con otras chicas si le apetecía. Que podría amarlas, si surgía, y yo no tenía derecho a decir absolutamente nada. - ¿Por qué lo preguntas? ¿Estás descartando la homosexualidad como causa de mi ruptura?
Hecho para Ladie



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
274

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Kerouac el Jue 13 Abr - 16:56

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Estaba empezando su cuarta cerveza cuando se vio obligado a separarla de sus labios y tragar con rapidez lo que tenía en la boca para no ahogarse por las risas que su respuesta le provocó. —Me has pillado. Soy el nuevo Sherlock, voy a ir descartando cosas hasta dar con la respuesta —se golpeó una sien con un dedo, sonriendo—. Elemental, querida Watson. En realidad era curiosidad —reconoció encogiendo los hombros y con la vista fija en la pantalla, donde la película se acercaba a su fin; era, por supuesto, una curiosidad inocente, pues no era de esos hombres a los que el lesbianismo les parecía erótico—. Quiero decir, nunca hablamos de esto. ¡Que no es que tengamos que hacerlo, entiéndeme! Pero si alguna vez tienes una aventura fuera de lo normal... es decir, que no sea con alguno de tus rollos, me gustaría saberlo. Simplemente eso.

Por supuesto, intuía que Cat esperaba un mínimo de reciprocidad, así que... —Yo también te lo contaría si pasara algo, claro. Pero mi vida amorosa y sexual lleva meses muerta. Creo que cuando vuelva a pasar se me habrá olvidado cómo hacerlo —rodó los ojos con diversión y sin soltar la cerveza, observó el final de la película.

Dejó los créditos pasar, pues de hecho ahora había girado la cabeza para escuchar las respuestas de su amiga. En cierto modo sabía que la amistad tenía límites, incluso con Cat. Si él tuviese alguna vez alguna experiencia homosexual, probablemente la morena no se enterase nunca. Ya le costaba reconocer cuándo llegaba a más con una chica y cuándo no, ¿cómo iba a contarle algo así? Y entonces empezó a preguntarse si también se callaban otras cosas. Si Cat se callaba otras cosas. Pero aquella idea era estúpida. La amistad era más fuerte que la atracción, así que lo que acababa de pensar era una locura.
Hecho para Ladie








Bring on the beach!

We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Ladie el Miér 19 Abr - 12:47

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV


Su risa me hizo sonreír de soslayo, contemplándo en silencio los detalles que metamorfoseaban su rostro cuando se descojonaba así. Pequeñas arruguitas enmarcaban sus ojos, en contraste con las mejillas tensas y la mandíbula batiente que evitaba mirar en pos de eludir ese burbujeo de espuma cerca de sus comisuras. Aunque me cruzara de brazos para desaprobar sus métodos (más que cuestionables, a decir verdad) no podía enmascarar como disfrutaba de verle así, relajado, divertido. Un instante sólo para nosotros, que había estado amenazado por luces estroboscópicas y música reguetonera de tres al cuarto.

-  ¿Aventura fuera de lo normal? Empiezo a temer que me tienes por una libertina de tres al cuarto, Adam. Yo no soy como tus amiguitas. Le lancé la pulla, con un provocador gesto de mi ceja derecha, alzándose despectiva. - No tengo rollos, Adam, ya lo sabes. Te lo cuento todo, y desde que terminé con James los hombres se han convertido en algo… indiferente. Me he quedado muerta por dentro.

Bromeé. Estaba muerta por dentro, efectivamente. Muerta por que se diera cuenta algún día de cómo se me agitaba el corazón en el pecho cada vez que me abrazaba, o nuestros ojos se encontraban en la complicidad construída a base de años. Se me escapó una carcajada, repantigandome en el sofá. Le planté los pies desnudos encima del muslo.

- Eso no se olvida, Adam. Espeté alegremente. Aunque… ¿y si era verdad? Había sido virgen tanto tiempo que me daba vergüenza. Antes Adam eclipsaba cualquier muchacho, no me interesaba, y después de James había vuelto a ser lo mismo. James, con todo su exotismo pelirrojo, los tatuajes, había sido el primer y único hombre que había conocido físicamente hablando. Mis experiencias sexuales se limitaban a su boca, sus manos y su pene. Nada más. Me sentí muy insegura, de pronto. -  No se olvida, ¿verdad?

Dividida, siempre estaba dividida. James siempre había sido bueno, amable y respetuoso. Me quiso, todo lo que se puede querer a alguien que nunca va al mismo paso que tú. Resultaba embriagador, al principio, era fresco, nuevo, un chico guapo y mayor que despertaba la envidia de todas mis compañeras. Me montaba en su moto y podía sentir que iba a comerme el mundo… al principio. Con los meses esa sensación se convirtió en la certeza de ser un paquete detrás del motorista, la efervescencia de un romance fugaz e intenso se deshizo, y sólo tenía ganas de volver al coche de Adam, que siempre tenía alguna lata de bebida energética calentándose en el salpicadero, y las alfombrillas sucias de panchitos. James fue una tontería, un capricho necesario para ampliar horizontes y darme cuenta de que, efectivamente, ya tenía lo único que necesitaba… aunque no fuera precisamente de la forma que yo quesiera.
Hecho para Ladie



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
274

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Kerouac el Mar 30 Mayo - 22:50

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Terminó encogiendo los hombros; ¿cómo saberlo, si él se encontraba en la misma situación que ella? No, en realidad él llevaba más tiempo sin hacerlo, porque Adam suponía que con James habían pasado cosas. No era de los que pensaba que todo giraba en torno al sexo, luego tampoco el sorprendería que no hubiesen hecho nada... pero James no le pareció de esos.

¿Qué más da? En el fondo... mira, creo que nos preocupamos mucho para algo que luego dura tan poco. Si se olvida, se aprende otra vez y punto. Y si no, que cada uno practique con sus manos —bromeó con la misma naturalidad de siempre, y entonces se estiró al ordenador para poner otra película, esta vez una de los años 60, Suspense. Era una de sus favoritas, por lo que ni siquiera tuvo que mirar a la pantalla para tararear la tenebrosa canción que abría la película. Una vez acabó, siguió hablando, sin apartar la vista de Cat.

¿Por qué no tienes un rollo, y lo compruebas? Quiero decir, no eres una de mis amiguitas, ya lo sé... pero tira una cana al aire, vamos. ¡No pierdes nada! Y dudo que los hombres sean algo indiferente para ti. Te atraen todavía, y te gustaría estar con alguno, pero aún no lo reconoces. No sé por qué, quizá por no darle ese placer a James... pero, eh, que le jodan —alzó su cerveza para que Cat hiciese un brindis con él y luego le dio un buen trago, sin importarle que hubiese perdido el frío—. Y antes de que digas nada, no, no pienso hacerlo mismo yo. Sabes que me encariño muy rápido con la gente y no quiero pasar por el mal trago de confesárselo y que luego me diga que fue cosa de una sola noche.
Hecho para Ladie








Bring on the beach!

We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Ladie el Jue 27 Jul - 14:03

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV


      Miré a Adam con una ceja arqueada, una silueta negra sobre mi ojo en la penumbra del salón. Sin poder hacer nada por evitarlo me eché a reír, con tantas ganas que temía que me saliera espuma de cerveza por la nariz. ¿Cuántos botellines me había bebido? Sin contar con la copa que alguien me había traído en la fila de espera de la discoteca en la que nunca habíamos llegado a entrar. Ignorando la agradable sensación de cosquilleo que me recorría las sienes me estiré para agarrar otra cerveza.

      Me repantigué en el sofá, amorrada al botellín y con los pies fríos. Por alguna parte del salón se colaba una corriente de aire del exterior, podía ser una ventana que no estaba bien cerrada o el hilillo que entraba por debajo de la puerta, era agradable, me daba escalofríos. Sonreí al ver el título que elegía Adam, otro clásico. Así era como se pasaban las mejores noches de Halloween, cerveza, amigos y clásicos. Pensaba que la nueva película supondría un descanso en toda aquella charla de “búscate un novio, sé feliz”, pero Adam era incansable. Refunfuñé, poniendo los ojos en blanco.

      —Adam… —Suspiré, pero con las palabras de Adame el suspiro se me atragantó a medias y tosí.— Si yo he superado a James tu deberías hacer lo mismo. Hago y haré con mi vida lo que me apetezca, no me acuesto con nadie porque no me apetece, no porque esté pensando que diablos pensará James. James puede irse al infierno si siente celos sin ningún derecho. La próxima vez que esté con un hombre, y sonará estúpido pero me da igual… tiene que ser con uno al que ame. No quiero… Al mirarle sentí una punzada inocente e infantil de dolor. Quería estar con él, quería sentir sus labios sobre mi piel y el calor de su corazón arroparme por las noches. Quería su espíritu sincero, sus bromas, la mirada clara y límpida de sus ojos cuando estaba recién levantado. Quería lo imposible. no quiero más errores.
Hecho para Ladie



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
274

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Kerouac el Mar 26 Sep - 21:20

Caty Averacci
19 Años
31 Octubre
Fiesta de Halloween
We are young
Con Keoruac

Capítulos: IIIIIIIVV

Adam hizo un mohín con los labios, sin creerse del todo las palabras de Cat. ¿Por qué, entonces, no quería ir a la fiesta? ¿Por qué prefería aquel plan? Sí, era lo que todos los años habían hecho, pero en la fiesta no habrían hablado de James. Es más, quizás hubiese conocido a alguien en la fiesta que la hubiese hecho olvidarle del todo. Así que le devolvió la mirada, sin saber lo que escondía la de ella, y esbozó una suave sonrisa.

Está bien, no volveré a sacar el tema, pero se os veía muy enamorados y me preocupas, ¿vale? Era sólo eso. No creo que estés guardándote cosas, no creo que me ocultes información, pero tenía que asegurarme de que estabas bien. Ahora sigue bebiendo, que a este paso no vas a poder ni ir a la cama por tu propio pie.

Soltó una carcajada y le dio un sorbo a su cerveza, habiendo perdido también la cuenta. La dejó sobre la mesa para reacomodarse sobre el sofá, esta vez rodeando los hombros de Cat con un brazo. —Bueno, una última cosa... no lo consideres error. Quiero decir, sí, es un error porque mira cómo habéis acabado, pero piensa en ello como una experiencia más. Con ella has aprendido a evitar tíos como James. —. Besó su frente y luego apoyó su cabeza en la de ella, atenta a sus palabras pero con los ojos en la pantalla.
Hecho para Ladie








Bring on the beach!

We are Assassins:
The frayed ends of sanity:
Time rots everything. Even us:
Miscellaneus:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You & I, and all the things that can go wrong

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.