Últimos temas
» ♠ You left me in the dark
Hoy a las 15:01 por Nightingale

» ♠ War of hearts.
Hoy a las 13:34 por Hellcat

» ~We do it for her~
Hoy a las 12:51 por Aversiteespabilas

» Volantis: the first colony of Valyria
Hoy a las 12:45 por Carrie_B

» Trust your heart
Hoy a las 11:34 por Aversiteespabilas

» ♠ Water will quench fire.
Hoy a las 9:23 por Storm Queen

» Wait for it.
Hoy a las 4:53 por Sagittarius

» Sometimes you get the best light from a burning bridge.
Hoy a las 3:49 por Sagittarius

» Quidditch in the game
Hoy a las 2:45 por Sagittarius

» ~ You're my first so many things
Hoy a las 2:29 por Novocaine

» Confieso que...
Hoy a las 0:49 por Nevani

» Pedido de afiliaciones Élite y Hermana
Ayer a las 23:05 por Magik

» Hora de cierre [Zeus] +18
Ayer a las 22:03 por Ladie

» Showtime
Ayer a las 21:52 por Winter Wiccan

» × The Old Gods and the New.
Ayer a las 21:15 por Kerouac

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

I can't get you outta my mind. [+18]

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por Miss Hook el Jue 3 Nov - 22:32

I CAN'T GET YOU OUTTA MY MIND.
DANNY KAVANAGH
32
CAPTAINHOLMES
ERIC MILLER
35
MISS HOOK
A penas había comenzado el colegio cuando, arrastrado por todo aquello que sus progenitores le habían enseñado, el pequeño Eric Miller conocía casi los mismos trucos que aquellos magos famosos que se dedicaban a pavonearse tras años y años de sudor y múltiples intentos fallidos.

Por otro lado, y pese a carecer de aquel apoyo familiar que tanto le había facilitado el aprendizaje a Eric, se hallaba el joven muchacho Danny Kavanagh, cuya vida transcurrida en la calle le había otorgado mucho de los dones que hacían de sus trucos y su magia algo completamente único y diferente.

Lo que ambos chicos desconocían por aquel entonces es que acabarían transformando aquel ingenioso hobby en su trabajo. Aunque, ajenos a la verdadera responsabilidad que conllevaba ser un mago, los pequeños grupos en los que ambos se habían adentrado hacían uso de la magia para beneficio propio, convirtiéndose de aquella manera en dos de las bandas más buscadas de toda América.

El primer encuentro entre Eric y Danny ocurrió en esa redada policial en la que se vieron obligados a colaborar, con el fin de proteger la integridad de cada uno de los miembros del grupo. Y estúpido sería negar que no fue un encuentro agraciado para ninguno de los dos, quiénes tomándose mucho más enserio de lo apropiado la rivalidad entre ambas bandas, decidieron enemistarse mucho antes de llegar a conocerse.

Aunque fueron breves, los numerosos encuentros que precedieron a aquella ansiada huida, no difirieron del primero. Habían decidido odiarse, aunque la verdadera razón por la que lo hacían se escondía bajo los sentimientos que entre ambos habían comenzado a florecer. Eric, quien deseaba mantener su fama de mujeriego, se había obligado a negar lo que sentía, a negarle cualquier posibilidad de cambiar el curso de aquella enemistad. Danny, aunque no negaba aquella extraña sensación que dominaba su cuerpo cada vez que se hallaba junto al contrario, tampoco se había dedicado a confesarla en voz alta y mucho menos, ante él.

La última vez que los varones se habían visto obligados a entablar una conversación, dicha conversación había acabado transformada en un momento de pasión. Sin embargo y, a pesar de que realmente no sintiera las palabras que de entre sus aún entumecidos labios se escaparon, Eric se dedicó a recordarle una y otra vez al contrario que aquel beso no había significado nada y que debía olvidarlo.

Tras aquella desagradable despedida, sus caminos se volvieron a separar.

Lo que ambos ignoraban era que, el destino volvería a unirlos. A los dos solos.

Y que aquel trágico final, meramente conformaba el inicio. El inicio de algo que ninguno de los dos podía controlar.


PLOT

1x1


CaptainHolmes


Última edición por Miss Hook el Mar 8 Nov - 19:05, editado 1 vez


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por CaptainHolmes el Vie 4 Nov - 17:28

FIRE MEETS GASOLINE






CON ERIC - EN LONDRES
En un abrir y cerrar de ojos, todas las vías de escape que tuvo en su momento quedaron reducidas a una. A lo que él llamaba trabajo terminó por ser tan beneficioso para su persona como perjudicial, pues gracias a ello se había convertido en uno de los sujetos más perseguido de los Estados Unidos. Eso sí, con un buen fajo de billetes en el bolsillo. ¿Qué se le iba a hacer? Se consideraba muy bueno en lo suyo, y aquello debía aprovecharlo aun siendo conocedor de que su cabeza tenía un precio. No renunciaría de sus habilidades bajo ningún concepto.

Danny estimó necesario cruzar el charco en pos de instalarse en Inglaterra, Londres para ser más exactos, y continuar allí la tarea que había empezado y que no estaba dispuesto a abandonar, no todavía.

Tanto clubes clandestinos como frecuentadas discotecas recibían cada semana la visita de Danny, aquel que se servía del despiste de la muchedumbre para conseguir lo que quería. Ya fuera dinero en efectivo, joyas, u objetos de gran valor, terminaban bajo su posesión si así se lo proponía. Otras tantas veces alardeaba de la magia que presuntamente gozaba, poniéndola en manifiesto mediante actuaciones con ánimo de lucro; al final siempre lograba hacerse con cantidades considerables de dinero y absolutamente nadie le ponía como principal sospechoso. La máscara de inocencia con la que a menudo se ataviaba, evitaba cualquier contratiempo de semejante índole.

La noche del 15 de Diciembre, el varón se aventuró en la mezcla de humo y luces parpadeantes que una nueva sala de fiestas abarcaba. Era inmensa y esperaba beneficiarse de ello más de lo habitual debido al gran cúmulo de personas aglomerada en aquel lugar. Así pues sin demorarse un segundo más, se puso manos a la obra obteniendo con suma destreza algunos objetos ya en los primeros minutos. Sin embargo, no esperó que su siguiente víctima, la cuál se hallaba de espaldas hacia él, sería Eric; de saberlo se hubiera pensado dos veces colar su mano en el bolsillo trasero del pantalón ajeno con el único propósito de atrapar la cartera, el móvil o fuera lo que fuera que guardase en mencionado sitio.
CaptainHolmes


Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por Miss Hook el Vie 4 Nov - 22:02

FIRE MEETS GASOLINE






CON DANNY - EN LONDRES
A penas sentía las extremidades, pues poco a poco su movilidad se había visto reducida, como consecuencia del incesante alcohol que bajaba por su garganta. Ni si quiera el ardiente quemazón que el amarillo líquido generaba en su organismo había logrado detener el movimiento de su mano. Uno de sus brazos descansaba sobre la barra de aquella discoteca en la que, por un motivo desconocido había acabado, mientras que el otro sujetaba el vidrio que de manera automática se acercaba una y otra vez hacia su cavidad bucal.

Parecía casi surrealista que tan solo un par de horas atrás hubiera estado al otro lado de aquel profundo charco. Su negativa a seguir colaborando en lo que, sin lugar a dudas, se estaba convirtiendo en una red de fraude temeraria, había provocado que tan solo fueran minutos lo que tardaron en amenazarle para que les abandonara. No se arrepentía de la decisión que había tomado, pues el dejar de lado aquello que tanto le gustaba, la magia, no entraba dentro de sus planes. Y, además, el poder dejar a su mente descansar en paz sin ninguna clase de remordimiento, suponía más de una ventaja para el mago.

No sabría describir qué fue lo que le llevó hasta Londres, por lo que terminó por catalogar aquella repentina decisión como el comienzo de algo nuevo. Una vida nueva, con una identidad nueva, en un lugar nuevo. En Inglaterra nadie conocía su rostro, por lo que nadie le buscaría. Nadie sería conocedor de aquella extensa lista de delitos por los que era buscado en EEUU. Aquello, le proporcionaba una segunda oportunidad, una oportunidad de empezar desde cero. Y pensaba hacer un buen uso de ella.

A pesar de que sus sentidos se presentaran atenuados, conocía más que de sobra todos esos trucos que él mismo había realizado, esos accidentales impactos que se llevaban consigo más de una pertenencia, esos acercamientos silenciosos que con un ágil movimiento te despojaban de cualquier clase de objeto que escondido en tus bolsillos se hallara.

De ahí la razón de que, la cercanía del hombre a su espalda no pasara desapercibida ante él. La oscuridad proporcionada por las tenues luces de colores que iluminaban la discoteca podrían ocultarle, aunque no lo suficiente.

Eric llevó muy lentamente el vaso que segundos atrás había estado sujetando hasta la barra, haciendo uso de la mano recién liberada para envolver la muñeca que junto a su pantalón se hallaba. Privándole al muchacho de realizar cualquier otra actividad e ignorando al completo de quién se trataba, el mago giró con rapidez sobre sus propios talones, aferrando sus manos a la camiseta de su nueva víctima, impactando el cuerpo ajeno contra la barra, inmovilizándolo con una de sus rodillas entre las piernas contrarias.

Sus ojos se abrieron de par en par y sus dedos amainaron la sujeción, en el instante en el que la escasa nitidez que le había sido proporcionada por las luces al otro lado de la barra le permitieron reconocer el rostro del chico.

¿Da… Danny? —Preguntó, completamente atónito, pues mentiría si dijera que esperaba verle en aquel lugar. De hecho, él mismo había creído que el último encuentro que ambos habían tenido sería sin duda el definitivo, aquel que separara sus caminos. El alcohol comenzaba a hacer mella en el varón, cuyo corazón comenzó a latir con una rapidez poco propia de él. El aire salía de entre sus labios de manera entrecortada. Sus dilatadas pupilas se negaron a abandonar los claros ojos de Danny. La condición en la que se hallaba no era la apropiada para un nuevo encuentro, pues apenas era consciente de sus actos y temía todas y cada una de las reacciones que su cuerpo pudiera decidir realizar sin su racional consentimiento. Temía volver a recaer en eso de lo que había intentado huir. Habían pasado meses, meses durante los cuales se había obligado a creer que el chico no significaba nada para él, que solo formaba parte de uno de sus múltiples impulsos. Y, en aquel momento, fue consciente de cuan equivocado había estado.— ¿Qué cojones haces aquí?  
CaptainHolmes


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por CaptainHolmes el Sáb 5 Nov - 19:48

FIRE MEETS GASOLINE






CON ERIC - EN LONDRES
¡Casi lo tenía! Pero... No todo podría estar saliéndole según lo planeado. Siempre, en algún momento tenía que superar alguna circunstancia y, por lo visto, esa era una de ellas.

Raro era que Danny, escurridizo cuál anguila, no encontrase la forma de salir indemne de situaciones como las que estaban acaeciendo, pero al parecer no era su día de suerte. Por lo menos, en el instante que una de las manos ajenas rodeó su propia muñeca, el muchacho trató de sacar partido de semejante acción mediante el robo de su reloj mas, de nuevo, resultó fallido el propósito.

Todo pasó a la velocidad del relámpago, pues más temprano que tarde sintió su espalda colisionar violentamente contra el borde de la barra, al tiempo que apreciaba a la perfección las extremidades del contrario pellizcando con patente intensidad la prenda que le cubría el torso. Gracias al recorrido de uno de los tantos focos blancos que colgaban del techo, logró reconocer el rostro del que tenía delante y que, para más inri, le tenía inmovilizado. «¡Venga ya! ¿Otra vez?» Pese a los pensamientos negativos que la otra persona desencadenó en su mente, no podía negar que cierto sentimiento de alivio calmó la incertidumbre que el haberse tratado de un completo desconocido habría originado sin ningún problema. Al fin y al cabo podría ser peor... ¿no? Por supuesto, no lo iba a admitir en voz alta. En cambio, decidió manifestar el carácter que en su día ya le mostró a Eric.

—No, ¿qué cojones haces tú aquí? —Meses residiendo en Londres y aún no se había topado con él, lo que le llevaba a sacar dos conclusiones; o bien la amplitud de la ciudad procuró que no se encontraran, o por otra parte, Eric llegó hacía más bien poco. Por alguna razón que desconocía -o tal vez no- desvió la mirada de la opuesta tras largos segundos, minutos tal vez, contemplando sus orbes y palpando la tensión que se impuso entre ellos, la cuál se mostraba reacia a desaparecer. —Cielo santo, ¿ahora te has abandonado al alcohol? —Preguntó basándose en el olor que la otra figura desprendía producto de algunas copas de más, y también en los movimientos oscilantes que presentaba. Danny posó las manos en el pecho ajeno y ejerció la presión suficiente como para establecer algo más de distancia entre ambos. Tampoco quería ser muy brusco, pues conocedor era que de añadir más fuerza de la precisa en la acción sería capaz de tumbar al otro. Descarado como él solo, sujetó el recipiente que en su momento Eric tenía en sus manos, y consumió el líquido ambarino restante. —Te habría quitado de encima de un buen golpe pero... estás en unas condiciones lamentables, que lo sepas.
CaptainHolmes


Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por Miss Hook el Sáb 5 Nov - 21:41

FIRE MEETS GASOLINE






CON DANNY - EN LONDRES
Sin lugar a dudas, aquellas no eran las condiciones que él mismo hubiera deseado poseer en un nuevo encuentro con el chico. Pero, ¿acaso podía hacer algo al respecto? Desde que lo había conocido, había descubierto que el destino nunca jugaba a su favor. Y mucho menos, lo hacía aquella noche.

Eric parpadeó varias veces, pues el empujón propiciado por el menor, que le llevó a separarse y alejar sus manos de donde minutos antes habían permanecido, también provocó que su inestable y aturdido cuerpo se tambaleara. No podía estar pasándole aquello. No a él.

Deseaba seguir bebiendo, beber hasta la inconsciencia con el fin de no recordar aquel bochornoso momento. Aun así, y pese al excesivo alcohol que danzaba por sus venas, su orgullo seguía siendo mayor que cualquier otra de sus cualidades. Y fue ese mismo el que habló cuando el chico entreabrió los labios con el fin de responderle.

¿Desde cuándo te importa lo que hago o dejo de hacer, Kavanagh? —Sus ojos llameaban, o eso era al menos lo que se había obligado a creer, pues una pequeña corazonada le advertía que la imagen que creía estar dando no era la misma que resplandecía ante los ojos ajenos. El chico apretó con fuerza los dientes, generando que su mandíbula quedara mucho más marcada que de costumbre.

Tras acercarse a la barra una vez más, dejó que sus antebrazos descansaran sobre ella, acercando inconsciente y peligrosamente su cuerpo al del varón. Alzó la mano en dirección al camarero, indicándole que le sirviera otra de las muchas copas que llevaba bebiendo a lo largo de la noche. Mientras el joven chico situado al otro lado de la barra preparaba su comanda, Eric se permitió el lujo de girar su rostro hacia Danny. Sus ojos analizaron de una manera mucho más lenta de la deseada sus facciones, mientras su lengua se dedicaba a deshacerse de la sequedad de sus labios. ¿Por qué tenía que ser aquella noche? ¿Por qué tenía que verle tan jodidamente guapo justo aquella noche? Una vez más, tragó saliva, forzándose a sí mismo a apartar la mirada antes de que el contrario pudiera leer a través de ella lo que estaba pensando.

Con el único propósito de mantener su habitual carácter poco acorde al momento, volvió a dirigirse hacia el moreno, arrastrando las palabras, fruto del alcohol ingerido.

¿Por qué no te vas por donde has venido, Danny? Y me dejas de una puta vez en paz. —Suspiró de una forma realmente exagerada, desviando esta vez su mirada hacia el nuevo vaso cargado del ardiente líquido que le había sido servido. Sus dedos envolvieron el vidrio tal y como minutos atrás habían rodeado la muñeca ajena, acariciando de manera inconsciente la irregular cobertura, como si se tratara de ella, como si aún su mano se hallara pegada a la contraria.— No puede ser que estés en todas partes, joder. —Refunfuñó, prácticamente entre dientes, volviendo a alzar el vaso hacia sus labios, dejando caer la mayor parte del líquido en su cavidad bucal, antes de depositarlo una vez más en la tabla.   
CaptainHolmes


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por CaptainHolmes el Dom 6 Nov - 2:02

FIRE MEETS GASOLINE






CON ERIC - EN LONDRES
Una vez el contrario tomó la decisión de cambiar su posición, la mirada del menor quiso a su vez seguir el recorrido que los pies ajenos trazaban en pos de colocar la figura correspondiente a su lado. No sabía decir exactamente por qué, pero Danny tenía la ligera impresión de que lo que empezó siendo un contratiempo, acabaría por evolucionar a una divertida experiencia, o al menos entretenida. Si algo tenía claro era que las condiciones que el otro presentaba iba a generar alguna que otra mofa por su parte.

Danny giró sobre sus propios talones con objeto de encarar la barra, aprovechando así para pedir una consumición. Fue entonces cuando de soslayo e inconscientemente su mirada buscó el rostro del mayor que, por suerte, no le estaba mirando, no en ese mismo instante.

«Desde que te he visto en semejantes condiciones, capullo.»
Un carraspeo sustituyó a aquello que destacó entre el resto de pensamientos. Ambos se vieron en la obligación de aliarse con la finalidad de huir de las autoridades en el periodo de tiempo que englobaba unos tres meses y quizá no lo conocía mucho, pero no estimaba imprescindible ponerse en la piel de un detective profesional para ser consciente de que algo no iba del todo bien. O por lo menos esa era la sensación que tenía, igual se equivocaba.

—¿Porque nadie me dice qué hacer, tal vez? —Prensó con suavidad los labios en un gesto dubitativo, fingiendo sopesar lo puesto en manifiesto. —¿Te he molestado? ¿He hecho huir a alguna tía que intentaras llevarte a la cama esta noche? Oh, lo siento... —El tinte dramático que tiñó las últimas palabras expuestas era casi palpable; obviamente se trataba de pura actuación. No obstante, algo más salió despedido de su boca, ¿era algún tipo de reproche con respecto a lo anterior? A lo largo de segundos se sintió frustrado consigo mismo, ya que creía ser desconocedor del origen de tal sentimiento.

Los labios de Danny se aproximaban al borde de la bebida solicitada cuando, irremediablemente, su ceño acogió un pliegue colmado de curiosidad, una curiosidad más intranquila de lo normal. —Hey, ¿no crees que estás bebiendo demasiado esta noche? —Hizo el intento de sonar despreocupado e incluso dispuesto a recibir una respuesta, claro que no le concedió oportunidad alguna en ese momento. Estaba convencido que de consumir otra gota más de alcohol, acabaría en el hospital. ¿Estaba exagerando? Tal vez sí, pero sería mejor prevenir. —Sí, ya basta por hoy. Esto es mío. —Tan pronto como extendió la diestra, la copa de whisky que sostenía el contrario terminó entre sus dedos. Carácter extraño que emanó en él de un minuto a otro, el cuál tenía como base cierta preocupación alusiva al estado que dominaba a Eric. Por algún motivo cada vez le gustaba menos la idea de imaginarle derrumbado en el suelo apenas con la capacidad de conservar su alma.
CaptainHolmes


Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por Miss Hook el Dom 6 Nov - 2:46

FIRE MEETS GASOLINE






CON DANNY - EN LONDRES
El menor estaba realizando demasiadas preguntas, preguntas que retumbaban una y otra vez en su cabeza, a la cual, cada vez le resultaba más complicado dejar escapar una palabra coherente. Aun así, no cesó los intentos, por muy inútiles y fallidos que fueran.

Quería responderle que si, que había espantado a una de las mujeres con las que pensaba pasar aquella noche. Pero, ni si quiera se veía capacitado para mentirle. ¿Qué coño te está pasando, Miller? Estaba enfadado, consigo mismo, por aquella debilidad que su cuerpo sentía no por el alcohol sino por la presencia del varón situado junto a él. ¿Desde cuándo sentía esa vulnerabilidad hacia un hombre? Él. Tan caracterizado por poder poseer a la mujer más deseada del planeta. Y sin embargo, era incapaz de alejar aquella perfecta sonrisa y aquellos claros ojos de su cabeza. Le odiaba, le odiaba por el simple hecho de ser incapaz de odiarle.

Eric apretó con fuerza los labios, formando una fina y delgada línea con ellos. Con el ceño fruncido, sus dedos se aferraron con una mayor fuerza al vaso que aún permanecía pegado a la madera. Quería responderle, quería soltarle algún comentario que le hiriera lo suficiente como para que desapareciera de su vista. Decidió formar con la mano libre un puño, escondiendo de esa manera el ligero temblor que había decidido extenderse por ella.

¿Por qué no te dedicas a meter tu puta nariz en cualquier parte que se encuentre… Al menos a cien kilómetros de mi? —Las palabras salían a trompicones de entre sus labios. Apenas podía mantener sus párpados completamente abiertos y, la manera en la que sus comisuras se habían alzado, dejaban de manifiesto la grave afección generada por el alcohol. Una vez más, su brazo se alzó, con el objetivo de repetir aquel mecánico movimiento que llevaba realizando durante toda la noche. Sin embargo, este se vio interrumpido cuando Danny decidió arrebatarle la consumición de entre los dedos, vaciando él el contenido del vaso.

Fue entonces cuando Eric estalló. No se encontraba lo suficientemente lúcido como para controlar sus movimientos, de ahí que estos fueran dominados por los mismos sentimientos que reinaban y dirigían su organismo. Sus extremidades abandonaron, tambaleantes, la posición que habían mantenido junto a la barra, dando un par de pasos hasta situarse frente al muchacho. Sus adormecidas manos volvieron a envolver, formando dos apretados puños, la camiseta ajena.

Creo que no me has entendido suficientemente bien, pedazo de imbécil. —Gruñó entre dientes, clavando sus claros orbes en los contrarios. El aire salía de manera lenta de entre sus labios, completamente contrario a su corazón, el cual latía desbocado en el interior de su pecho. Su mirada oscilaba entre la ajena y su boca. Esa boca tan suave que, por alguna inexplicable razón, tanto había anhelado durante los últimos meses. Piensa con claridad, Eric. Piensa con claridad, joder. Pero no lo estaba haciendo, no podía hacerlo. En lugar de responder tal y como su parte racional lo habría hecho, impactando con fuerza uno de sus puños contra el jodidamente guapo rostro del varón, se dejó llevar por lo que realmente deseaba hacer en aquel momento. Sus manos, carentes de excesiva fuerza, atrajeron hacia si al moreno. Y tan solo fue cuestión de un breve espacio de tiempo lo que tardó Eric en presionar su boca contra la del chico, sus ojos se cerraron con fuerza, mientras sus labios saboreaban el que sin duda resultaba ser un gusto mejorado y completamente distinto a los anteriormente probados. Le encantaba, era incapaz de describir el por qué, pero lo hacía. Le encantaba el olor que desprendía aquel muchacho, le encantaba la forma en la que su boca se movía contra la suya, como si ambas formaran parte de un puzzle, destinadas a permanecer unidas. Y esa, era otra de las muchas razones por las que le odiaba.

En su fuero interno se sentía completamente avergonzado y patético, pero los sentimientos hacia Danny, en aquel momento, primaban sobre cualquier otro.  
CaptainHolmes


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por CaptainHolmes el Lun 7 Nov - 23:11

FIRE MEETS GASOLINE






CON ERIC - EN LONDRES
¿Esperaba aquella primera reacción? A decir verdad sí. Lo que le extrañó fue que no le lanzó un puñetazo en el instante; conociendo el temperamento que destacaba en su personalidad habría sido lo más probable.

A pesar del carácter violento que presentó Eric, el cuál pareció llegar a su auge, la figura de Danny continuaba distendida ante las circunstancias, al igual que su rostro, que manifestaba una expresión desenfadada en contraste con la situación que estaba aconteciendo. Acto seguido, ocultó la copa que le había arrebatado detrás de su propia espalda en pos de hacerle la recuperación de la susodicha más difícil en el caso de que se lo propusiera.

Sin embargo, la tranquilidad que invadía en el interior de Danny empezaba a ser sustituida de forma incontrolable por una sensación de tensión desencadenada a partir del silencio que se impuso entre ambos luego de que el contrario diera por finalizado su turno de palabra. También en su fuero interno era muy consciente de que cierto sentimiento de atracción renacía en él, sobre todo al estudiar la mirada que recorría cada plano de su rostro sin perder detalle y al palpar la obvia cercanía. Al final él acabó imitando la acción, terminando ésta en la zona inferior de su cara allí donde se permitió unos segundos más de la cuenta en observar sus labios. Lo haría, lo haría solo por fastidiar y quizás también por gusto, pero el estado de Eric no le invitaba mucho a ello.

—Sí te he entendido, pero n...
—Pretendió resquebrajar la carencia de conversación mediante la continuación de la mencionada, mas las últimas palabras quedaron atrapadas en su boca en cuanto ésta fue asaltada por los labios del mayor. Su ceño se frunció de inmediato a causa de semejante gesto por parte del contrario, pues tenía entendido que lo de la primera vez fue un error que jamás tuvo que haber sucedido. Pero, aun sabiendo que aquello era seguramente producto del alcohol, no pudo evitar saciar aquel deseo encubierto que le empujó a corresponder al beso. Agregando un ápice de vehemencia y disfrutando de dicha decisión tomada, un pequeño gruñido de frustración desgarró la garganta de Danny, ya que más tarde, a regañadientes, tuvo que alejarse unos centímetros. Ahora no sabía diferenciar entre lo que estaba bien y lo que estaba mal, pero lo que más le preocupaba en ese momento era lo que pensaría Eric de estar en sus trece. Seguramente estuviera avergonzado y por algún extraño motivo, a Danny le importaba.

—Joder, como ha cambiado el cuento... —Susurró para sí, convencido de que la música del lugar camuflaba a la perfección los anteriores vocablos. —Y yo creo que necesitas dormir... mucho, o bien un café. —Aconsejó valiéndose de un tono un tanto divertido el cuál tenía el propósito de eclipsar la incomodidad del momento. —Apenas puedes mantenerte en pie y pensar con claridad, ¿acaso puedes recordar donde queda tu casa? —Llamar a un taxi en ese caso era la opción más viable pero, de lo contrario, tendrían un problemilla y algo que improvisar.
CaptainHolmes


Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por Miss Hook el Mar 8 Nov - 19:10

FIRE MEETS GASOLINE






CON DANNY - EN LONDRES
El arrepentimiento que había manifestado sentir la última vez era tan real como el que estaba sintiendo mientras devoraba con quizás, demasiada ansia, los labios del muchacho. Y en ese mismo instante, en el que sus pulmones pidieron a gritos el aire que había dejado de introducirse en su boca y se vio obligado a abandonar aquel adictivo sabor, sentía de todo menos arrepentimiento. Sin embargo, ¿qué debía decir? ¿Que ni el propio Eric tenía demasiado claro que era lo que sentía hacia el varón? ¿Que ni si quiera él era capaz de expresar el por qué de aquel desconocido sentimiento? Era un cobarde, lo tenía mucho más que asumido, pero aún no se encontraba lo suficientemente seguro como para verbalizar el torbellino de emociones que en interior estaba teniendo lugar.

Trascurrieron varios segundos, durante los cuales el mayor permaneció en la misma posición que había adoptado antes de abalanzarse sobre la boca del contrario. Sus manos seguían agarrotadas en torno a su camiseta y su mirada había vuelto a recaer sobre los orbes contrarios.

En aquel momento todo daba vueltas, la discoteca, la barra del bar junto al que se hallaban, incluso a Danny comenzaron a desdibujársele partes del cuerpo ante los ojos del moreno. Pero, aquella sensación de completa embriaguez, había llegado al extremo de ocasionar diversión en el chico. Sus mejillas adquirieron un suave tono rosado y cada vez resultaba más complicado contemplar sus ojos a través de los caídos párpados. Las comisuras de sus labios se alzaron formando una amplia sonrisa.

Dio un paso hacia detrás, aunque tan rápido como su cuerpo se tambaleó, corroboró que lo más conveniente sería mantenerse en el lugar, evitando cualquier movimiento que pudiera llevarle hasta el suelo.

Hacía varios minutos que el nivel de irracionalidad había sobrepasado el límite, llevando al mago a decir todo aquello que pensaba, sin ninguna clase de reparo. En dejar escapar de entre sus labios las múltiples palabras que se agolpaban en su cabeza, ignorando al completo que se haberse hallado sobrio, él sería el único conocedor de ellas.

Podía oír a la perfección las sugerencias que habían sido propuestas por Danny, pero a penas las escuchaba y si lo hacía, el efecto que generaban en él probablemente había sido el contrario al deseado.

Me acuerdo perfectamente de dónde está mi casa, listo. —Respondió, enfatizando cada lenta palabra que soltaba, ratificando que las había dicho de un modo correcto, proporcionándole a su tono de voz un ligero matiz jovial. Una vez más, sus labios volvieron a fruncirse, formando una fina línea, segundos más tarde de que su lengua se dedicara a deshacer la sequedad que por ellos se había extendido. Eric dio un inestable paso hacia el menor, eliminando la distancia que separaba ambas figuras. Su rostro imitó el mismo movimiento que el de sus piernas, provocando que mientras sus párpados cedían, su nariz descansara sobre la contraria.— Pero no quiero irme si no vienes conmigo… —Musitó, de una forma prácticamente inaudible, de no ser porque la cercanía que había establecido entre ambos le impedía decir nada que no llegara de una forma u otra a los oídos del muchacho.

De nuevo, su respiración se tornó lenta y pesada. Y de nuevo, la principal causa de ello no era el alcohol, sino la escasa distancia existente entre ellos. Ya está, al fin podría decir que había perdido completamente los papeles. Aunque, lo realmente increíble era que lo único que estaba haciendo resultaba ser todo aquello que de haber estado sobrio y, pese a obligarse a reprimirlo, habría deseado hacer.  
CaptainHolmes


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por CaptainHolmes el Mar 8 Nov - 20:15

FIRE MEETS GASOLINE






CON ERIC - EN LONDRES
—Ah, ¿sí? —Sin contar con la capacidad de remediarlo, la sorpresa en compañía de un atisbo de incredulidad quedaron evidenciados a través del tono empleado. Siendo honesto, en su interior todavía había un lugar para la duda con respecto a tal afirmación, pues de ser él quién estuviera bajo los efectos del alcohol, no se acordaría ni de su nombre. De hecho, ya lo comprobó en más de una ocasión años atrás. Sin embargo, si decía recordar el paradero de su domicilio, tendría que darle un voto de confianza.

Justo en cuanto se dispuso a averiguar la información necesaria en pos de conocer la dirección en cuestión, la nueva cercanía impuesta permitió que parte de ambos rostros establecieran un contacto diferente al anterior, pero no con menos efecto. Fue entonces cuando, por voluntad propia, encaminó la mirada hacia sus labios, viéndose tentado a perderse en ellos de nuevo. Sin embargo, tanto las palabras que le fueron otorgadas a continuación como la continua oscilación de Eric le hicieron despertar del hechizo que le llamaba a besarle otra vez, empujándole a la realidad. Precisó de unos minutos inmerso en sus pensamientos hasta que halló una respuesta acorde a las circunstancias.

—Corrijo: No puedes irte si no voy contigo. —Ingenuo él -o aparentando serlo más bien-, hizo alusión a sus condiciones a la hora de salir de allí; dudaba que Eric pudiera hacerlo por su propio pie y tampoco le costaba un esfuerzo inmensurable acompañarle donde fuese. No iba a negar que en otra situación el mayor tendría que haber insistido mucho más hasta que Danny cediera, sobre todo por la satisfacción de éste último.

Sin más demora y dejándose guiar por el torrente de determinación que le invadió, Danny dirigió sus manos a la cintura de Eric con el propósito de debilitar un poco el balanceo que la bebida ocasionó en él, aunque también lo hizo para darse el gusto, para qué mentir.

—Vamos, salgamos de aquí. Ya es suficiente por esta noche. —Acto seguido pasó la diestra de Eric por sus hombros, mientras que los dedos de su propia zurda se afianzarían con más intensidad en su cintura con objeto de añadir más seguridad a la sujeción. Minutos transcurrieron hasta que por fin todo el barullo quedó atrás, y una calle vacía y bañada en la humedad característica de Londres les dio la bienvenida. —Tendremos que caminar un poco hasta encontrar un taxi... Prohibido dormirse, eh. —Alzó ambas cejas en tanto su mirada permanecía estática en el rostro opuesto, pretendiendo descifrar algún tipo de reacción mediante cualquier expresión que se manifestara. Con los ojos enfocando aquello que se extendía ante las dos figuras, emprendió el paseo. —Necesito que me digas la dirección... En el caso de que te acuerdes y no me hayas mentido, claro.
CaptainHolmes


Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por Miss Hook el Mar 8 Nov - 21:46

FIRE MEETS GASOLINE






CON DANNY - EN LONDRES
Entreabrió los labios, con el propósito de replicar a la corrección que había realizado el menor de los magos. Pero dichas palabras quedaron detenidas en el interior de su garganta, pues lo único que lograba salir con claridad de él era su lenta y entrecortada respiración. Sus orbes se habían quedado embobados, contemplando los labios del varón. Sentía demasiado pesada la mirada como para apartarla de ese lugar, aunque tampoco había puesto demasiadas ganas y esfuerzo en realizar dicha acción.

Sin darle la opción a Danny de apartarse o a su cabeza de reflexionar acerca de su inminente acción para evitarla, Eric se tomó la libertad de presionar nuevamente su boca contra la ajena. Esta última vez de una manera mucho más fugaz, aunque incluso en aquel casto movimiento podía quedar impreso el deseo que seguía latiendo con fuerza en su pecho.

Pese a que el varón ya se había encargado de acomodar su figura, pasando uno de sus brazos sobre los hombros contrarios, él mismo se permitió modificar aquel movimiento haciéndolo mucho más cercano y cariñoso, algo completamente impropio de alguien que arrastraba la misma fama que él. Con lentitud, el mayor descendió su brazo por la ancha espalda ajena, envolviéndola. La cercanía que le estaba proporcionando la figura del chico le servía también de soporte, para hacer de sus vacilantes pasos, algo más rígido y afianzado.

No fue hasta que dejaron a sus espaldas el alboroto que conformaba la poco iluminada discoteca, que se dio cuenta de hasta qué extremo deseaba evadir aquel molesto sonido, dejándose rodear por la tranquilidad y el silencio que la noche le proporcionaba. Sus orbes contemplaron de soslayo al mago recorriendo ese perfecto perfil que se moría por cubrir con sus labios, observando la inminente barba que adornaba su rostro, concediéndole un toque mucho más atractivo.

A pesar de que el alcohol aún no había decidido abandonar su cuerpo, así como tampoco dejarle catalogar las acciones como correctas o incorrectas, la quietud que se extendía en torno a ellos le permitía pensar con un poco más de claridad y, de ese modo, responderle de una manera más parecida a la correspondiente al Eric sobrio que al ebrio.

Aunque no manifestó la molestia que le estaba ocasionando la gélida noche, aprovechó esa excusa para acercar a Danny aún más hacia él. Caminar a su lado resultaba ser mucho más fácil de lo que esperaba pues, o sus piernas habían dejado de flaquear o la sujeción establecida por el contrario había logrado enderezarlas, evitando que se desviaran.

No… No necesitamos taxi. —Expuso, intentando recordar a su vez dónde se hallaba el piso que había alquilado ahora que tenía pensado residir en Londres. Cada vez que intentaba buscar entre sus recuerdos la dirección, una espesa nube blanca le impedía realizar dicho cometido. Refunfuñó para si mismo, molesto ante la inutilidad que estaba presentando. Por lo cual, optó por la segunda opción, intentar rememorar cuáles habían sido las calles por las que había cruzado para llegar hasta el local.— Está a tan solo unas manzanas.

No estaba completamente convencido de sus palabras, pero aun así no permitió que en el tono de voz quedara excesivamente presente el claro atisbo de duda que en su organismo se hallaba.

Y deja de tratarme como si fuera imbécil. Que haya bebido un poquito de alcohol no quiere decir que me haya vuelto gilipollas. —La manera en la que arrastraba alguna de las palabras al hablar, probablemente, daba poca credibilidad a su intento de brusquedad. Y, por estúpido que pudiese parecer, le costaba demasiado mantenerse serio, endurecer y enfriar su semblante.

De no ser porque estaba más que seguro que aquel constante cambio de actitud era mera manifestación de las consumiciones ingeridas, no hubiera dudado en catalogar su comportamiento como alguna clase de trastorno de personalidad.

Seguía sin parecerle normal la manera en la que toda su figura se veía afectada y alterada por la presencia de Danny, y mucho menos tras los meses que habían trascurrido desde entonces.  
CaptainHolmes


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por CaptainHolmes el Jue 10 Nov - 1:54

FIRE MEETS GASOLINE






CON ERIC - EN LONDRES
El veloz movimiento que su ceja ejecutó, la cuál presentó de repente una evidente elevación, resultó ser un gesto más elocuente que todo lo que pudiera decir actualmente. Pero, ¡cómo no! no se demoró mucho en abrir su nuevo turno de palabra, ratificando la franqueza que dominaba a la perfección.

—No, a ver... No te has vuelto gilipollas. Gilipollas ya naciste, no confundamos las cosas. —Aclaró hablando desde su punto de vista, curvando a continuación sus labios en una diminuta sonrisa, cuya índole tenía la finalidad de suavizar en cierto modo la tosquedad de sus palabras en el remoto caso de que hubiera sido excesiva. Aquella sonrisa que en un principio lució fugaz, dejó algunos vestigios atrás vistiendo el rostro de Danny como si de una máscara bobalicona se tratase. Pues la verdad era que las diferentes expresiones que se imponían en la cara de su acompañante le resultaban no solo divertidas y dignas de chiste, sino que detrás de aquello había algo que le causaba cierto embelesamiento.

Eric, el tío duro que conoció meses atrás y que no se andaba con tonterías, ahora parecía tan vulnerable debido a la embriaguez, que en ocasiones incluso un atisbo de ternura florecía en el interior del menor a causa de ello. No obstante Danny apartaba sin pensarlo dos veces semejante sentimiento, ya que la realidad era otra. La realidad vendría acompañada de los primeros rayos de sol a la mañana siguiente y aquello quedaría como una anécdota o... eso creía.

La avenida comenzó a quedar detrás de sus pies en señal de que se estaban aproximando a la manzana especificada. De vez en cuando Danny le daba una mirada a Eric para asegurarse de que no se abandonaba a la somnolencia, y luego de reparar en la increíble resistencia del otro, quiso creer que al fin y al cabo no mentía del todo con respecto a su ingesta de alcohol. O, quizás, volvía a pecar de ingenuo.

—¿Estás mejor? —El silencio de nuevo se vio agrietado por vocablos salidos de la garganta de Danny, quién no consideró conveniente apartar sus manos de Eric todavía. Ya frente a la imponente puerta principal del edificio señalado, cesó la caminata y ayudó como pudo a que el mayor adquiriera el total erguimiento de su espalda. Quiso examinar parte de sus movimientos por si éstos aún sufrían la oscilación característica de la ebriedad, mas no consiguió diferenciar nada por la escasez de luz. El caso es que según Eric, él vivía en tal bloque de apartamentos pero a saber si era aquel... Danny quería pensar que sí. —¿Es aquí? A ver si vamos a cometer un allanamiento de morada... —Añadió, tiñendo la situación con algunos matices bromistas. Sin embargo, la seriedad retornó a su rostro más temprano que tarde. —¿Donde tienes las llaves?  
CaptainHolmes


Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por Miss Hook el Jue 10 Nov - 14:54

FIRE MEETS GASOLINE






CON DANNY - EN LONDRES
No se molestó en responder a su ofensivo comentario, pues probablemente su respuesta derivaría a una discusión que carecía de interés en afrontar. Se dedicó a contemplar por el rabillo del ojo al menor, utilizando una contestación no verbal a su aclaración. Pero, tan rápido como su ceño se frunció y sus labios se apretaron formando una fina línea, manifestando desagrado, todo su semblante cambió. Sus cejas retomaron su anterior y relajada posición, mientras los extremos de su boca se alzaron con la misma levedad con la que lo había hecho el contrario. De no haberse encontrado mucho menos afectado por el alcohol, probablemente le hubiera musitado a Danny, sin ninguna clase de reparo, lo guapo que le veía cada vez que sonreía. Aun así lo hizo, camuflando el verdadero significado de sus palabras bajo una frase que, quizás, podría haber dicho estando sobrio.

¿Sabes una cosa? Pareces menos imbécil cuando haces eso. —Confesó, alzando el dedo índice de la mano que en todo momento había permanecido pegada a uno de sus costados, hacia la boca del moreno, dando a entender a qué se refería sin necesidad de expresarlo en voz alta. Seguía sin comprender cómo podía estar enloqueciendo por Danny, por alguien de su mismo sexo, por ese hombre que tantas veces lograba sacarle de sus casillas y, al que en más de una ocasión, deseaba desmembrar. Y cada vez le resultaba mucho más complicado luchar contra la verdad, luchar contra eso que se había obligado a negar.

No estaba suficientemente convencido de que al día siguiente lograra acordarse de todo lo transcurrido aquella noche, pues incluso los minutos atrás se reproducían en su cabeza de manera borrosa. Y si lo hacía. Y si se acordaba… ¿También se arrepentiría? Algo dentro de él le susurraba una y otra vez que no lo haría, que quizá admitiría aquel oculto deseo que poseía hacia el chico. Aunque era demasiado pronto para sacar conclusiones, la noche aún no había acabado y tal y como se encontraba Eric, tampoco permitiría que acabara.

El mayor de los magos agradeció el silencio que tanto la noche como el contrario le proporcionaron, pues hizo uso de dicha ausencia de sonido para mantenerse en pie, para no tambalearse ni caer al suelo, aunque a medida que pasaban los segundos aquel resultaba ser un trabajo mucho más sencillo de lo especulado.

Sus pies se habían movido de manera automática, guiando a ambas figuras hacia donde el nuevo apartamento de Eric se encontraba. Ni si quiera se había percatado de hasta qué punto había pasado a ser dominado por los recuerdos, abandonando al completo la realidad, hasta que la pregunta formulada por el chico le trajo de vuelta a ella. El mayor parpadeó varias veces, intentando deshacer la tenue y oscura nube que en su mirada se había instalado, asintiendo varias veces con la cabeza. Que se encontrara mejor, no significaba que estuviera del todo bien, por lo cual, pese a obviar cierta información, no le proporcionó ninguna mentira a Danny.

En el instante en el que ambos se situaron frente a la gran puerta de madera, a la que el movimiento de sus piernas les había conducido, Eric se permitió a si mismo recorrer con la mirada no solo la entrada, sino también sus alrededores, corroborando que realmente se encontraban dónde debía y no se había equivocado de lugar.

Una vez se aseguró de que podría permanecer erguido el suficiente tiempo como para buscar las llaves de su bolsillo e introducir éstas en la cerradura, deshizo el agarre que había mantenido a lo largo del camino con el chico. Hasta que no se separó de él, no fue consciente de lo poco que deseaba hacerlo. Sus todavía, adormecidos dedos se colaron en el bolsillo trasero de su pantalón, registrándolo con el propósito de encontrar el pequeño manojo de llaves. En cuanto se hizo con ellas, se inclinó hacia la cerradura. Aquel movimiento fue lo demasiado brusco e imprudente como para generar que su cuerpo se balanceara hacia uno de los lados. Sus ojos se abrieron de golpe, mientras sus manos rastreaban el aire, buscando algo a lo que aferrarse que le impidiera la inminente caída.

Estoy bien. Tú no has visto nada. —Expuso con rapidez, utilizando de punto de apoyo la áspera pared que envolvía el edificio, dejando que el matiz amenazante que había decidido otorgarle a su tono de voz se entremezclara con el jovial. Y, por fin, tras varios minutos durante los cuales se había empeñado en que él mismo abriría la puerta porque se encontraba lo suficientemente cuerdo como para hacerlo, el sombrío portal quedó expuesto ante ellos.

Eric dejó que el aire que había permanecido retenido en sus pulmones, a causa del esfuerzo que había empleado en abrir el portal, se escapara de entre sus labios en forma de un pesado suspiro. No dudaba del disfrute del muchacho a costa de sus torpes movimientos, contemplando como la llave se escurría una y otra vez de entre sus dedos, impactando contra el suelo; o como cada vez que lograba introducirla en el pequeño agujero ésta volvía a caer, obligándole a repetir aquella ridícula acción, muchas más veces de las deseadas.

Que conste que me encuentro en perfectas condiciones como para abrir la siguiente puerta. —Aclaró, procurando que su voz y sus gestos parecieran serios, aunque fue un trabajo imposible, pues poco tardó una de sus cejas en elevarse, al mismo tiempo que lo hacía una de las comisuras de sus labios, dedicándole al contrario una ladeada y fugaz sonrisa.— Pero te dejo el honor de hacerlo. —Añadió, tendiéndole las llaves, antes de acercarse a él y prácticamente de manera inconsciente, unir su mano a la ajena. Sus dedos se hicieron paso entre los huecos que dejaban los contrarios. No le dio la más mínima importancia a aquel gesto, tirando del menor hacia las escaleras que les conducirían a ambos hacia el segundo piso.  
CaptainHolmes


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por CaptainHolmes el Vie 11 Nov - 2:42

FIRE MEETS GASOLINE






CON ERIC - EN LONDRES
Efectivamente el hecho de que Eric negara lo obvio le producía aquella diversión que se fugó de inmediato en cuanto advirtió del brusco tambaleo que casi consigue el propósito de tumbar al otro. El instinto del más joven buscó uno de los brazos del contrario en pos de sujetarle para que no terminara comiéndose el suelo pero, por suerte, la pared estaba más cerca que él mismo. La afirmación acerca de su supuesto buen estado empujaba al exterior a otra sonrisa que pugnaba por abrirse paso debido al contraste entre sus palabras y sus movimientos, mas esta vez consiguió eludirla y pudo mantener así un semblante medianamente serio y algo incrédulo.

Danny guardó silencio mientras Eric proseguía hablando en un intento de convencerle sobre de lo que era capaz y no en ese instante. Sin embargo, en el momento que se dispuso a abrir su turno de palabra, la última frase expuesta por el mayor hizo que la misma confusión le cerrara la boca. Aquello acompañado por la imagen de su sonrisa mostró la misma que casi se asoma entre sus labios minutos atrás, mas el que Danny desviara la mirada al suelo momentáneamente pudo haberla tornado invisible. Creía que su testarudez y su orgullo le llevaría a la planta en cuestión arrastrándose y sin ayuda de nadie si fuera necesario, fue por ello por lo que no optó por insistir, aunque ganas no le faltaron. Pero por lo visto no había hecho falta. Ahora las llaves quedaron atrapadas bajo sus propios dedos en tanto la diestra quedaba ocupada por una de las manos de Eric.

—¿Q-Qué? Oh, claro, el honor. —Le atrapó por sorpresa la decisión tomada y el gesto que enlazó ambas manos, tanto que en el ascenso de las escaleras la confusión todavía se manifestaba mediante el pliegue de su ceño. Juraba que los pasos efectuados por la persona opuesta no eran tan irregulares como antes, ya que de camino al apartamento señalado apenas se tropezó con los peldaños.

—Aquí, ¿verdad? —Una vez seguida todas las instrucciones que Eric le concedió, se suponía que se encontraban ante la vivienda correcta así que no tardó en introducir las llaves en la ranura correspondiente y accionar la cerradura. —Vaya, al final va a resultar que tenías razón y estaba exagerando acerca de tu embriaguez... ¿no? —La arandela que mantenía unidas al par de llaves que sujetaba rodó alrededor del dedo índice del menor para, acto seguido, salir lanzada en dirección al contrario. Si las cogía a la primera debía confirmar sus sospechas.

Sus manos accedieron a los bolsillos delanteros de su pantalón mientras que los azules ojos de Danny no perdían detalle de todo lo que su perspectiva le otorgaba. —Bueno... —Una de sus extremidades viajó a la nuca con objeto de rascar la susodicha en un acto de puerilidad incómoda, pues el maldito silencio volvía a cernirse sobre ellos. —Creo que debería irme ya... ¿De verdad que estás mejor? Y no me mientas, capullo. —Añadió sin darle tiempo a responder en el momento, apuntándole con el índice a modo de advertencia.
CaptainHolmes


Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por Miss Hook el Vie 11 Nov - 21:07

FIRE MEETS GASOLINE






CON DANNY - EN LONDRES
No fue hasta que ambos varones llegaron a la segunda planta y por consiguiente a la puerta correspondiente a la nueva vivienda de Eric, que éste se percató de que su mano permanecía unida a la contraria. Quizás debía deshacer aquel agarre, probablemente eso debería hacer, pues no sabía ni el por qué lo había realizado ni qué podía significar. Pero, pese a que debería haberlo hecho, no lo hizo. Le gustaba. Le gustaba la manera en la que la suave piel del menor rozaba la suya con el vaivén de ambas muñecas al caminar. Le gustaba la forma en la que sus delgados dedos encajaban con los propios. Fue por esa razón por la que se permitió a si mismo y de manera distraída en pos de que el chico no pudiera percibirlo, lo pasara por alto o no le diera la misma importancia que él mismo le estaba dando; que dejó que su dedo pulgar trazara pequeños y suaves círculos sobre el dorso de su mano.

Se encontraba mucho mejor, a medida que pasaban los minutos parecía que el alcohol iba desapareciendo poco a poco de su organismo, pero el mago se obligó a si mismo a pensar que todas y cada una de sus acciones no estaban siendo llevadas a cabo por orden propia, sino por la de las consumiciones. Pues así sería mucho más sencillo encontrar una explicación que de la otra manera no hallaría.

Eric asintió una sola vez con la cabeza, respondiendo a la pregunta que le había sido formulada. Y, aprovechando el silencio que entre ambos se había establecido durante los breves segundos que tardó el moreno en introducir la llave en su correspondiente cerradura y girarla, abriendo la vivienda ante ambos, el chico buscó una buena excusa que le impidiera a Danny marcharse. No quería que lo hiciera. Como bien había pensado antes, no deseaba que esa noche acabara. Y no estaba seguro de quién estaba hablando en aquel momento si su parte irracional o incluso la racional.

Ya te dije que estaba en perfecto estado. Que tu diminuta neurona te haya impedido aceptarlo, no es problema mío. —Contestó con rapidez, elevando una de sus cejas, contemplando el rostro del menor con una soncarrona sonrisa. No tenía pensado manifestar toda aquella batalla de sentimientos que estaba teniendo lugar en el interior de su pecho y su cabeza, por lo cual, procuró fingir lo mejor que pudo impasibilidad. Aunque le estaba siendo realmente complicado. En ese momento, mucho más que estando en la discoteca, necesitaba un trago. Un trago que le ayudara a aclararse y a volver a instalar en su cabeza la densa nube que le imposibilitara el pensar o acabar volviéndose loco entre dudas y explicaciones. Por lo que, no dudaría en hacerse con una cerveza en cuanto encontrara la manera de hacer entrar al menor con él en el apartamento.

Una vez más, aquel aturdimiento al que había sido llevado por culpa de sus incesantes pensamientos, le había alejado de la realidad y por consiguiente, del movimiento realizado por Danny. Sus ojos se abrieron de par en par, contemplando como las llaves se aproximaban hacia él, terminando por impactar contra el frío suelo. Una pequeña mueca surcó sus labios y, con el ceño fruncido manifestando la frustración sentida pues intuía cuales eran las conclusiones a las que estaba llegando el contrario en aquel momento, se agachó con el fin de recuperar el manojo.

En cuanto el mayor volvió a retomar su erguida posición, sus ojos viajaron hasta dar con los ajenos. Su respiración se tornó lenta y pesada, mientras buscaba la manera de acabar el incómodo silencio que de nuevo, había decidido ocupar el ambiente. Sin embargo, el varón había sido mucho más rápido que él en la realización de dicha acción.

Eric apretó los labios, formando una fina línea con ellos. Su cabeza se movió hacia arriba y hacia abajo, pero poco tardó en afianzar aún más su movimiento con ayuda de las palabras.

Tranquila, mamá. Me encuentro perfectamente y creo que seré capaz de quitarme la ropa y meterme en la cama yo solito. —Expuso, dejando que un claramente perceptible matiz irónico tiñera su tono de voz.— Gracias por… Ya sabes. —Añadió, enfriando su semblante, dejando que las facciones de su rostro endurecieran. Se le acababa el tiempo y seguía sin hallar lo que buscaba. Quizás aquello se debía a que lo mejor era dejar al chico marchar.

Tras hacer un ligero gesto con la cabeza, despidiéndose de esa manera de Danny, el chico se dispuso a adentrarse en la vivienda, aunque poco tardaron sus pasos en detenerse, cuando aún el contrario no había llegado a descender al completo las escaleras.

Hazlo, Miller… Hazlo y deja de ser tan gilipollas.

El varón se apresuró a retornar los pasos previamente realizados, caminando con agilidad hasta el inicio de los peldaños. Sus manos jugaban nerviosas con las llaves que aún sujetaban sus dedos. Carraspeó, manteniendo en todo momento el ceño fruncido, aunque se obligó a suavizar levemente las facciones que componían su rostro.

Kavanagh… —Alzó la voz, en pos de que llegara hasta la cavidad auditiva del menor de los magos, aunque aquello tampoco sería muy complicado, pues a penas los separaba un primer grupo de escaleras. — Hmmm… —Tragó saliva con dificultad, a sabiendas de que estaría pareciendo imbécil a ojos del muchacho, pues él mismo se sentía idiota. Y, cuando por fin volvió a hablar y formuló la propuesta a la que tantas formas le había dado en el interior de su cabeza, lo hizo de manera excesivamente rápida con un ligero toque de torpeza.— ¿Te gustaría tomar una última?  
CaptainHolmes


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por CaptainHolmes el Dom 20 Nov - 1:31

FIRE MEETS GASOLINE






CON ERIC - EN LONDRES
Antes de bajar siquiera un solo peldaño, aguardó a que una contestación le fuese concedida. Maldita sea, ¿desde cuando se preocupaba tanto por aquel idiota? Otro le hubiera dejado ebrio en aquel antro de luces parpadeantes y alcohol, pero el impulso de Danny fue sacarle de allí antes de que la situación empeorase. ¿Por qué? Ni él era capaz de hallar una respuesta a una pregunta tan sencilla como esa. El caso es que al final decidió darle un voto de confianza y fiarse de su palabra aun cuando una pequeña parte de él conservaba cierto recelo. Sabía cuán orgulloso era Eric y, por consiguiente, como se las gastaba a la hora de pretender convencer a alguien sobre algo.

El asentimiento que su cabeza efectuó correspondió al agradecimiento de Eric, mostrándose, gracias a ello, desinteresado. Entonces, sin más dilación, se volvió hacia las escaleras para proceder a bajarlas. A paso calmado pero sin pausa, hubo descendido ya un tramo cuando la voz del contrario llamó su atención de nuevo. Con rapidez alzó la mirada hacia el origen de las palabras que se colaban por el hueco, así como cesó la actividad de sus pies de inmediato. No sabía si aceptar era lo adecuado; no por él, sino por Eric. No obstante, algo dentro de él, algo que no terminaba de descifrar, le pedía permanecer en el edificio y acceder a la invitación del mayor.

—Mañana no tengo que ir a la oficina así que... bueno, ¿por qué no? No tengo nada que hacer. —La jocosidad volvió a invadir el ambiente en cuanto las primeras palabras de Danny salieron de su boca, pues jamás había trabajado en un lugar como tal. De hecho, se ganaba la vida robando, no había más que añadir.

Sin más demora, cambió la dirección a recorrer y pronto dejó atrás todos aquellos escalones por los que fluyó en descenso minutos atrás. Otra vez estaba frente a Eric y en cuanto el mencionado se adentró en el apartamento, Danny no tardó en seguirle. La atmósfera del lugar era acogedora en contraste con la relación de altibajos de ambos magos y estafadores.

—Vaya... veo que no te ha ido nada mal. —Musitó haciendo alusión al interior de la vivienda, la cuál estaba lejos de ser como Danny la imaginó. Nunca había que juzgar al libro por su portada, o eso decían. —Aunque basándome en antiguas vivencias, me atrevería a decir que todavía andas un poco verde a la hora de actuar en solitario. —Añadió el menor aún observando todo lo que le rodeaba mientras Eric se encargaba de preparar las bebidas. A decir verdad estaba deseando algún tipo de respuesta por su parte.
CaptainHolmes


Je suis prest.
A very small man can cast a very large shadow.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por Miss Hook el Dom 20 Nov - 20:56

FIRE MEETS GASOLINE






CON DANNY - EN LONDRES
Apenas fue consciente del suspiro de alivio que se escapó de entre sus labios tras la impensada aceptación que había realizado el menor. Una amplia sonrisa luchaba por invadir su rostro, por lo cual, sus múltiples deseos por ocultarla generaron que quedara reducida a una pequeña elevación de sus comisuras. Cada vez le resultaba más complicado esconder su persistente deseo de permanecer el mayor tiempo posible junto a Danny. Por muchos esfuerzos que empleara en parecer indiferente siempre había algo que conseguía delatarle, lo que comenzaba a ser realmente frustrante. ¿Acaso ya ni si quiera tenía voluntad sobre sus acciones? Y, a decir verdad, dudaba que aquella ineptitud tuviera algo que ver con su estado de ebriedad.

Una vez su cabeza analizó, más profundamente, las palabras que el contrario había mencionado Eric se percató de la posible calumnia que había escondida en ellas. Si era verdad que habían pasado meses separados, pero podría apostarse todo su dinero a que el moreno no trabajaba ni había trabajado nunca en esa oficina que alegaba como su ocupación.

En el instante en el que Danny comenzó a rehacer sus pasos, dirigiéndose hacia la puerta que minutos atrás había abandonado, el varón retomó la acción que anteriormente había dejado inacabada. Se adentró en aquella vivienda que ahora conformaba su hogar. Era la segunda vez que la pisaba y la primera había sido realmente escueta. De ahí la razón de que su bolsa de viaje aún se hallara aparcada en un lado del recibidor.

Semanas antes de tomar la decisión de abandonar a su gremio, había decidido alquilar un pequeño apartamento en Londres. Recordaba haber visitado la ciudad cuando apenas tenía unos años de edad. Junto a su padre había aprendido muchos de los oscuros secretos que albergaban sus calles. Probablemente ese fuera el motivo que le llevó a elegir aquel lugar en vez de cualquier otro.

Sus pasos se dirigieron hacia la cocina donde había encargado que dejaran un par de botellas antes de liberar la vivienda para la futura incorporación del chico. Tras abrir la alta nevera y sacar de ella dos cervezas que, tal y como había aprendido, abrió con ayuda del borde de la encimera, se acercó hacia donde había dejado al moreno.

Tan solo llevo unas horas de actuación en solitario y creo que, por ahora, he conseguido mucho más de lo esperado. —Confesó, ofreciéndole una de las dos cervezas. Deseaba que Danny lograra averiguar lo que tan sutilmente había dejado caer, aunque sabía que lo haría. Ni si quiera el propio Eric, caracterizado por tener todo meticulosamente planificado, hubiera imaginado que aquella noche la pasaría al lado del mago. Y, pese a resultar un plan completamente inesperado, le estaba gustando. Acercó su botella hacia la ajena, propiciándole un suave toque acompañado de un jovial ‘’Chin Chin’’, antes de llevársela a los labios y verter la mayor parte de su contenido, de una sola vez, en su cavidad bucal.— ¿Llevas mucho tiempo en Londres? —Preguntó Eric, repentinamente interesado por cómo había sido la vida del contrario tras su último encuentro. Con un ligero movimiento de cabeza le indicó al menor que le siguiera. Si había algo que le había llevado a alquilar aquel apartamento, eso había sido su amplia terraza. Tras pasar el ventanal que separaba el interior de la casa del exterior, frente a ambos varones se extendía una pequeña y baja mesa de cristal, rodeada en dos de sus lados por un mullido sofá en L. Las vistas desde aquel lugar resultaban realmente impresionantes, de ahí que nada más descansar su cuerpo sobre un lado del sofá, esperando a que Danny se sentara junto a él, dirigiera su mirada hacia la negrura interrumpida por las múltiples luces que conformaban la ciudad y quedaban reveladas ante ellos.    
CaptainHolmes


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I can't get you outta my mind. [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.