Últimos temas
» — A dance you won't forget ↫
Hoy a las 3:09 por Alétheia

» • Accidentally in Love
Hoy a las 3:03 por Chirymo

» ♠ Kneel before me.
Hoy a las 2:59 por Storm Queen

» ♠ Your mouth is poison, your mouth is wine
Hoy a las 2:53 por Hellcat

» ♠ This hell you put me in.
Hoy a las 0:51 por Hellcat

» 53. Gray birds
Ayer a las 23:34 por Sonder

» ♦ More than us
Ayer a las 22:59 por Neliam

» 01. Please, take everything but not my Gucci's bag
Ayer a las 21:53 por Neliam

» — We are all mad here ↫
Ayer a las 20:23 por Infamous

» 52. Fellows
Ayer a las 19:51 por Sonder

» Petición de acciones Admin
Ayer a las 19:29 por Sonder

» Just don't give up.
Ayer a las 18:45 por Winter Wiccan

» Fuck family politics
Ayer a las 18:36 por Dornish sun

» Wilted and faded.
Ayer a las 18:25 por Winter Wiccan

» Almost the end
Ayer a las 18:07 por Sagittarius

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

Set fire to the rain

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Set fire to the rain

Mensaje por Kalel el Dom 13 Nov - 19:30

Recuerdo del primer mensaje :

Set fire to the rain
Plot | 1x1 | Temática realista

Leah y Caleb viven en Dublín.  Son dos personas muy distintas, pero por algún motivo comparten amigos. Él es bombero, mientras que ella sueña con ser directora publicitaria de Random Unicorns, la empresa publicitaria de gran prestigio en la que entró nada más acabar la carrera como becaria. Ha ido escalando puestos hasta convertirse en ayudante de la jefa de la prensa. Leah conoce la fama pésima de Caleb, es listillo, mujeriego, egocéntrico y egoísta. No lo soporta y mucho antes de conocerlo ya tiene claro que no le dará ni la hora. Pero en un fiesta de Halloween ambos ganan el premio a la mejor caracterización, lo cual les obliga a empezar a conversar y la atracción es evidente. Una noche de desfase y emociones  que olvidar ¿o quizás habrá más que eso?

CALEB Clark
27 años| kenneth bek | bombero | USER: GINTONIC
Caleb es hijo único. Un  pelirrojo hijo de pelirrojos, un sinvergüenza que se ha hecho a sí mismo. Tiene cuatro amigos contados que le duran desde la más tierna infancia. El resto, son conocidos con los que pasa el tiempo. Amarlo por sus ocurrencias u odiarlo por su poca gentileza para con el género femenino es casi la misma misión. Normalmente, no hay equilibrio en la balanza. Es trabajador, eso sí y quiere a sus padres del mismo modo que se quiere a él. Y es que parece que, a veces, sólo es capaz de mirar hacia su ombligo. Pero no es mala gente, de verdad, sólo tiene tiene el ego subido de un playboy.
LEAH O'CONNOR
25 años |  daria sidorchuk |  PUBLICISTA  | USER: KALEL
Leah es una persona con una carácter fuerte, que no se anda con tonterías. Odia que otras personas intenten controlarla, manipularla o decir qué debe hacer o cómo debe sentirse. Reacciona realmente mal ante situaciones así, sacando un genio que no se sabe de dónde sale.

Finge que no le importa lo que piensan los demás de ella y tiene para con los desconocidos una coraza muy fuerte que solo con amabilidad y cariño puede romperse. Puede ser de esa gente que finge que no quiere que la abracen, que no quiere parecer vulnerable. Porque es fuerte, pero tiene sus momentos. La coraza viene de vivencias no gratas, y de cómo confiar casi siempre ha significado decepción y dolor. Aunque dura y autosuficiente, es mucho más accesible y cariñosa de lo que uno puede esperarse.
Cronología

Capítulo I DICEN QUE SABE MÁS EL DIABLO...
Capítulo II EN TERRENO PERSONAL
Capítulo III MERCADO DE CARNE
© by Farah


Última edición por Kalel el Miér 1 Feb - 21:24, editado 4 veces
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
98

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Set fire to the rain

Mensaje por Young Sheldon el Miér 18 Abr - 13:21

X. Come back
Hospital | Mediodía | GINTONIC

Sinceramente, no estaba como para prestar mucha atención a los que iban vestidos de blanco y verde, por mucho que estuvieran explicándome cosas con respecto a mi estado y mi salud. Pero es que no estaban en realidad contándome lo que yo quería saber, pero estaba seguro que Leah sí me pondría al corriente y me haría entender todo de mejor manera. Por suerte, tras toda aquella retahíla de términos médicos y consejos y murmuraciones, nos dieron nuestro espacio y ella por fin pudo terminar de acercarse. Quería tenerla cerca, joder, daba igual si apenas podía moverme cuando lo último que recordaba entre nosotros era una maratón de sexo que terminó por interrumpirse de una de las peores maneras. -¿Un poco?- pregunté, forzando una pequeña y débil sonrisa, porque no me sentía con fuerzas de mucho más que aquello, por lo que habría de conformarse. Y por fin, la explicación que necesitaba llegó. Un puto accidente, uno que por lo visto casi me cuesta la vida. Nunca me había pasado y es que eran cosas que no se podían evitar, daba igual la experiencia. Me alegraba estar vivo y también comprobar que podía moverme, aunque estaba hecho una mierda. Pero, inevitablemente, mi mirada volvió a descender.

-Pero...- pero nada, porque antes de continuar hablando me vi forzándome a levantar aquella mano pinchada por las vías que me habían puesto para terminar posándola sobre su tripa. Sí, era norme. y estaba dura como mi entrepierna cuando la tenía cerca a ella, aunque justamente en ese momento no. ¿Me seguiría funcionando? Tendría que descubrirlo en algún momento, pero no entonces cuando realmente estaba disfrutando de aquello. -Pero estás enorme- lo sentía si se iba a ofender, pero es que no me salía otra cosa. -¿Cuanto tiempo...?- no hacía falta terminar la pregunta, porque Leah no era precisamente tonta, aunque la hubiera preñado alguien como yo, que podía llegar a ser un verdadero desastre causa disgustos. -¿Está bien Guisante? ¿Y tú?- quise volver a incorporarme pero nuevamente no pude, pero es que me empezaba a alterar un poco con todo el tema. -¿Mis compañeros...?- dios, si yo había sufrido un accidente lo más probable es que ellos estuvieran conmigo.


©️ by Farah.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Kalel el Jue 19 Abr - 10:19

X. Come back
Hospital | MEDIODÍA | KALEL

Todos sabíamos que su trabajo era duro, y el tener en casa a Connor que había sufrido ejerciendo la misma profesión un grave accidente cuyas consecuencias le perseguirían el resto de su vida no hacía que la cosa pudiera olvidarse. Pero supongo que la madre de Caleb siempre pensó que no tendría tan mala suerte como para que no solo su marido, sino también su niño pasaran por algo así. Así que cuando se enteró del accidente se quedó echa polvo. Claire estaba sufriendo mucho, porque además era el único hijo que tenía, y debía sentir que se repetía lo que había vivido con su marido. Y esta vez era peor porque su hijo ni siquiera despertaba. ¡Pero por fin lo había hecho! Ya podía imaginarme a la buena señora acelerando a tope para llegar cuanto antes al hospital.

El pelirrojo se veía débil, pero me fijé en que había podido mover los pies. Eso significaba muchas cosas, y creo que de no tener un padre en silla de ruedas no sería lo primero en lo que se esforzó en comprobar nada más darse cuenta de que estaba en la cama de u hospital. El alivio era relativo, pues aún tenían que hacerle muchas pruebas, ¿pero quién podría echarnos en cara el agarrarnos a ese clavo ardiente? Podía mover las piernas.

Mientras le iba contando, el pelirrojo me miraba como si confiase plenamente en que no le iba a mentir, lo cual estaba bien. Aunque en realidad no nos conociéramos tanto como deberíamos para estar a punto de tener un hijo juntos la cosa es que había cierta confianza. Pero aunque le hubiera echado de menos me sacaba de quicio igual. Lo fulminé de nuevo con la mirada cuando me dijo que estaba enorme por segunda vez. —Sí, es lo que tiene llevar dentro una persona pequeña, y todo lo necesario para que esta crezca, viva y se alimente.—no pude evitar rodar los ojos, aunque quise pensar que solo lo decía por la impresión del momento, y no porque me viera como una foca con peluca roja y la capacidad de hablar.

Me senté en la silla que estaba junto a su cama. —Estamos bien, todos estamos bien.—dijemientras ponía una mano sobre el vientre instintivamente, como si así pudiera proteger a Guisante de un ataque imaginario. Me gustaba que Caleb se hubiera acordado de sus compañeros, de ese miedo en su voz por ellos.  —Fuiste el que se llevó la peor parte, aunque tu compañero Todd también estuvo ingresado un par se semanas por haber respirado demasiado humo y un par de huesoso rotos. Y, no te lo vas a creer, ¡está saliendo en serio con la que fue su enfermera!—me había podido el cotilleo y sonreí.

Me levanté para acercarle el vaso de agua, su voz seguía sonando como si una fiera salvaje se hubiera ensañado a arañazos con su garganta. Le dejé beber con calma por la pajita mientras le ayudaba a sostener el vaso. —Has estado en coma tres meses. Así que te has perdido las clases preparto, las ecografías… en un mes salgo de cuentas.—ahí quedaba eso, toma mazazo informativo. —Tus padres están de camino.—anuncié antes de que pudiera decir nada al respecto, quizás por miedo a verle agobiarse con el tema.

by Farah.


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥ ♥

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
98

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Young Sheldon el Jue 19 Abr - 13:32

X. Come back
Hospital | Mediodía | GINTONIC

A ver, que no es que mi pretensión fuera insultarla ni mucho menos, pero aparte de que estaba hecho una mierda no entendía nada. Y ella estaba enorme, pero no significaba necesariamente que eso me disgustara. aunque fuera de gorda gorda y no aquella barriga de super preñada. Porque estaba preñada, sí, pero yo no recordaba esa tripa por lo que significaba que llevaba en coma quién sabe cuanto tiempo. Necesitaba respuestas, y ella podía dármelas. Y consiguió hacerme sonreír, pese a las pocas ganas, porque tenía que reconocer que me encantaba el carácter de la pelirroja, contestándome cuando creía necesario hacerlo y sin cortarse por estar yo jodido. Y más tranquilo me pude sentir cuando me confirmó, de buenas a primeras, que todos estaban bien. Ella, nuestro bebé y mis compañeros de trabajo. Desde luego, me había quitado un peso de encima y sólo me quedaba escuchar el resto de la historia.

-¿Todd saliendo con una tía?- pregunté incrédulo, con esa voz que tenía por el momento e incluso habiendo levantado las cejas. A ver si se había acabado el mundo y no me lo querían decir, que lo mismo me había pasado como cuando Rick Grimes se despertó en el hospital y a su alrededor todo eran zombis. Bebí un poco, agradeciendo el gesto de la pelirroja y el agua cayéndome por la garganta. Cerré los ojos para disfrutar un poco más de esa sensación, pero abriéndolos como platos casi al instante, volviendo a mirar su tripa. La había visto, joder, incluso la había tocado. Leah no me estaba troleando al asegurarme que el bebé nacería en cosa de un mes. -Siento no haber estado- por mí y por ella, porque lo de las ecografías era una puta pasada, aunque no dudaba que había estado bien acompañada por mis padres en este tiempo, incluso por mis colegas del curro.

Dios, me venían bombazos por todos lados. Y estaba agotado a muchos niveles, pero contento por las cosas que iban sabiendo. Casi la había palmado y podía no haberme llegado a despertar, así que no podía quejarme demasiado. Además... -¡CARIÑO!- juro que la voz de mi madre me perforó un tímpano como poco. Entró cual torbellino seguida de cerca por mi padre, que parecía tranquilo pero me miraba como si nunca antes lo hubiera hecho. Vino y se me abrazó, aunque se dio cuenta pronto de su entusiasmo y con la cara cubierta de lágrimas me miró desde unos centímetros de distancia. -Creímos que ya no volvías- del limbo, supongo. Sabía que la gente en coma podía pasarse años así. -Hemos cuidado muy bien de Leah y del niño- aseguró, aunque no me hacía falta que lo hiciera. Mi padre se acercó y hasta me cogió de la mano y eso ya era demasiado hasta para mí.


©️ by Farah.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Kalel el Vie 20 Abr - 15:39

X. Come back
Hospital | MEDIODÍA | KALEL

Asentí con energía, porque era preciso  poner entusiasmo para que me creyera. Su amigo el terno ligón, igual o peor que él mismo, estaba saliendo en serio con alguien. Noté que se sintió muy aliviado por saber que sus compañeros del trabajo, el bebé y yo estuviéramos bien. Aunque le di mucha información y me pregunté si no sería demasiado que asimilar. Lo miré a los ojos sorprendidada porque no soltase aluna de sus tonterías. —Tampoco es como si estuvieras de vacaciones en la playa.—le dije con una pequeña sonrisa, porque lo último que quería es que sintiera que le echaba algo en cara. ¿Qué culpa tenía él de lo que le había pasado? Me había demostrado en los meses previos que sí quería estar ahí para apoyarme en el embarazo y que con un poco de suerte sería un buen padre.

Pero no hubo tiempo para que hablásemos de nada más porque Claire irrumpió en la habitación como un torbellino y se echó sobre su hijo para estrujarlo en un abrazo. La pobre tenía los ojos y la cara llenos de lágrimas. Me enamoré de la escena y supe al momento que jamás la olvidaría a menos que algún día fuera amnésica. Puede que incluso si ya no pudiera recordar quiénes eran ellos tampoco olvidase la belleza de aquella escena que lo eclipsaba todo. Y qué poco importaba que la señora Clark gritase como una gallina en le matadero. Lo suyo era AMOR. Me sentí tonta, débil y muy sola. Ellos me trataban muy bien, pero jamás tendría una madre como esa. O eso pensé entonces.

Sonreí mientras veía que también el padre de Caleb entraba a la habitación y se acercaba a la cama. Claire aseguró que habían cuidado de mí y del niño, aunque aún seguía dentro de mí era cierto que lo cuidaban cuando me compraban ciertos complementos nutricionales, me cocinaban cosas sanas, me ayudaban a montar la cuna o aconsejaban para escoger la ropa y las cosas que necesitaría las primeras semanas.

Pero el momento podía ser aún más tierno. Connor se acercó a la cama y le dio la mano a su hijo. No era ni mucho menos tan efusivo como su mujer, pero su mujer lo decía todo y a Caleb juraría que le estaba costando horrores no llorar. Yo me eché a llorar y lo peor de todo es que lo hacía a todo volumen. —Ay, lo siento… es… es… todo tan… ME ALEGRA VEROS JUUUNTOS O... OTRA VEZ.—decía entre lágrimas, gimoteando y secándome los ojos con la manga de la camiseta. ¡MALDITAS HORMONAS TRAIDORAS! Me ponía sensible hasta viendo anuncios de compresas ¿Cómo no hacerlo con aquel reencuentro familiar? Claire se acercó para abrazarme y me pegué a ella sin dudarlo. Tuvieron que pasar algunos minutos para que ambas nos calmásemos y nos secásemos con lo que parecieron varias cajas completas de pañuelos cara, ojos y narices. —Le harán pruebas esta tarde, pero de momento lo ven bien. ¿A que sí?—murmuré sentándome otra vez en la silla. Tocaba esperar esas pruebas con impaciencia, por lo pronto se acordaba de quién era, y de quiénes éramos nosotros que es lo que en las telenovelas peligra al volver de un coma. Y si hablaba mal era por tener la voz atrofiada por no usarla, no porque le faltara alguna conexión.

by Farah.


Última edición por Kalel el Lun 23 Abr - 11:57, editado 1 vez


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥ ♥

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
98

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Young Sheldon el Dom 22 Abr - 20:54

X. Come back
Hospital | Mediodía | GINTONIC

Joder, que yo no era ningún sentimental, que tampoco significaba que estuviera falto de empatía y esas mierdas. Pero joder, empezaba a ser realmente consciente de lo que sucedía a mi alrededor, de lo que implicaba estar fuera de combate tres meses y de lo que habría significado para mis más cercanos, entre ellos mi llorosa madre. Y luego venía mi padre, buscando mi mano y aquello es que ya era heavy. ¿Se me estaría pegando la historia esa de las hormonas de la pelirroja? ¿Seguía teniendo cambios de humor o eso era sólo al principio de las preñeces? Conseguí no derramar lágrima alguna, aunque no me lo habían puesto fácil. Pero si yo había conseguido mantenerme sereno, Leah resulto ser todo lo contrario. Estalló en un llanto que parecía inconsolable, logrando que todos nos quedásemos mirándola e incluso asustados, no fuera que tuviese algo que ver con el bebé. Pero no era Guisante quien le estaba dando problemas, aunque sí que parecía haberla desequilibrado un poco. Era la falta de costumbre, de una familia, lo que la tenía así y en ese momento, más que en ninguna otra ocasión, sentí que la vida a veces podía ser una mierda con las personas equivocadas.

-Siéntate un poco, cielo. Te traeré una tisana, que ya sabes que no es malo para el pequeño ni para ti-
vi cómo mi madre le acariciaba el pelo y descubrí que tanto mi padre como yo estábamos sonriendo como estúpidos. Si no fuera por mi situación, sólo faltarían por allí un montón de leprechauns, arcoiris y hasta unicornios. -Quieren ver que me funciona todo por sí mismo, creo- o eso era lo que había entendido de entre toda la parafernalia médica que se habían montado en cuestión de minutos. -Me siento como si fuera de plastilina- una masa de plastilina rosa y naranja que hablaba al estilo Joe Cocker. Con la pelirroja aparentemente más calmada, la atención de los presentes volvió a mí. -He visto que te mueves- mi padre sonó más serio de lo que yo recordaba en mucho tiempo. Para él debió suponer un alivio comprobar que volvería a caminar, dado que eso era totalmente lo que parecía. Le mantuve la mirada, asentí y al final los dos sonreímos a la vez. -Dejémonos de ñoñadas o a Leah le va a dar un parraque otra vez- acudir al humor, pese a todo, siempre era buena idea, ¿no?


©️ by Farah.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Kalel el Mar 24 Abr - 14:05

X. Come back
Hospital | MEDIODÍA | KALEL

Me daba un poco de vergüenza haber tenido semejante arranque de llanto, pero al menos me entendían porque en aquel momento eran como un coctel hormonal con patas. Por otro lado estaban, claro, las emociones y los recuerdos que no tenían que ver con el embarazo, sino que hablaban de mi historia. De lo ocurrido, y también de todo aquello que se clavaba como dagas justamente por no haber ocurrido: todas esas escenas de familia feliz que solo había vivido como fantasías. Pero me negaba a que se me notase, y es que no quería ser una madre deprimida de esas que hacen que sus hijos crezcan sintiendo que algo está mal. Los niños deberían ser felices, y yo haría todo lo posible por hacer que el mío la fuera. Pero lo haría sin caer en falsas compensaciones, ni en malcriarlo, porque tampoco quería que al crecer fuera un gilipollas de remate. Y saber que Caleb también estaría en la vida del bebé mejoraba las cosas.

Agradecí con toda mi alma el cariño que me dedicó Claire, su abrazo y sus palabras de consuelo. —Gracias, Claire.—murmuré sentándome como ella me pidió. Cuando miré a Caleb y a su padre los pillé observándonos y parecía que la escena no podía ser más bonita. Me quedé callada después de darle algo de cuerda al pelirrojo, que tomó el revelo para contar que le harían más pruebas. Dijo que se sentía como si fuera de plastilina. La expresión me dejó perpleja, porque solo imaginarlo era desagradable y demasiado vívido. “Pero estás bien”—añadí mentalmente. En ese momento Connor dijo lo que todos habíamos pensado, que Caleb podía mover las piernas. Jugueteaba con el pañuelo que me había pasado Claire mientras veía la manera que tenían de mirarse. Para Connor debía ser muy importante que su hijo no acabase en silla de ruedas, como él. El pelirrojo intentó romper el momento de tensión y seriedad metiéndose con mis llantos. Abrí la boca y solté un ruidito de indignación. —¡No te metas conmigo!—le golpeé en el brazo sin pensar que aquella no era la clase de atenciones que se suele regalar a alguien que acaba de salir del coma. —Anda, bebe y calla.—ordené pasándole el vaso de agua otra vez.

Fui a la cafetería con Connor para traer algo de comer para Claire y para nosotros. Aguas y uno de esos bocadillos de hospital con poca sal para cada uno, como si los familiares de los pacientes tampoco tuvieran derecho a algo rico y sabroso por estar allí acompañando, por ejemplo, a alguien con el colesterol alto. y aAsí estuvimos con Caleb todo el rato. Incluso bromeamos con que él ya empezaba a tener hambre y su comida no llegaba. Intentó levantarse para ir al baño y su madre se ofreció a acompañarle pero noté que le daba un poco de vergüenza que su madre tuviera que aguantarle la coleta como cuando era un niño. —Yo le acompaño, tú come tranquila.—me ofrecí, porque con el hambre que gastaba esos días me había pimplado el bocata mientras que ellos aún iban por la mitad. Acompañé el brazo del demonio pelirrojo para que rodease mis hombros y sostenerse así. Los primeros pasos fueron más que torpes, pero llegamos al baño de la habitación y lo dejé apoyado en una pared antes de cerrar la puerta. La sitios estaba tan limpio y recogido como siempre, a fin de cuentas solo lo había usado yo en los últimos meses para no tener que ir al baño del pasillo por si no me daba tiempo.—¿Cómo va por ahí abajo? No me mees encima, que los zapatos son nuevos.—bromeé, nerviosa por verle tan débil.—¿Te sentamos y lo haces como las mujeres? ¿Cómo lo ves?—alcé un poco las cejas buscando su mirada.

by Farah.


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥ ♥

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
98

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Young Sheldon el Miér 25 Abr - 13:54

X. Come back
Hospital | Mediodía | GINTONIC

¿Pero cómo no me iba a meter con ella si me las dejaba a huevo? Precisamente, esa sola expresión le hizo dar vueltas a mi imaginación y ya tenía algo listo en la punta de la lengua, pero quizá porque estaba hecho una mierda o porque no estábamos precisamente solos, me callé que más quisiera yo que meterme con ella y en ella. Aún no sabía si me funcionaría la entrepierna, pero desde luego el cerebro lo tenía despierto. Me pregunté si en todo este tiempo habían estado viniendo, hablándome, poniéndome música o todas esas cosas que se suelen ver en las películas cuando a uno le toca estar en cama por culpa del coma. -Mira que maltratar a un convaleciente...- murmuré, quejándome y exagerando, aunque no me froté el lugar donde me dio porque de reflejos no andaba precisamente bien como para llevar la mano contraria hasta allí. Pero como en el fondo soy un buen chico, al final si que callé y me puse a beber porque igual otra cosa no, pero tenía una sed que no veas. Y hambre... no mucha hasta que ellos decidieron ponerse finos delante de mí, ¿Sería una estrategia?

Cuando por fin empezaron a entrarme las ganas de mear, mi padre y yo fuimos testigos de cómo las dos mujeres de la habitación se debatían en sobre quien debía acompañar al enfermo al baño. Esperé hasta que se decidieran, porque de todas maneras no podía ir muy lejos en mis condiciones, como era evidente. Me jodía verme a´si, para que negarlo, aunque hubiera podido ser peor. Me jodía también tener que depender de alguien y que fuera Leah, que bastante tenía con que la hubiera preñado e ir estos meses a todos esos sitios de preñadas a los que yo no la pude llevar como era mi deber. Pero era lo que había. -Un segundo- pese a la ayuda, me apoyé agotado contra la pared. -No es precisamente mearte lo que me gustaría hacerte con esto así que ssssh- pese a todo, me mantenía en mis trece con el humor, así era mucho más fácil para todos. Al final, por orgullo o lo que fuera, me apoyé en la pared con una mano para sostener el equilibrio y con la otra... pues con la otra lo que se suponía que tenía que hacer. ¡Y bingo! Mi cuerpo funcionaba, al menos en ese sentido. Me ayudó a volver cuando me lavé las manos y nunca había agradecido tanto en mi vida dejarme caer en la cama, aunque fuera una de hospital.

Por suerte, no mucho después me trajeron comida y mi cara fue un poema cuando vi aquél puré y unas frutas. Esperé que se fuera la auxiliar de turno para gruñir, aunque algo debió notarme antes de irse. -¿Cuando se supone que me iré a casa?- y lo que tenía más misterio, es dónde iba a pasar el tiempo de baja.


©️ by Farah.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

X. Come back

Mensaje por Kalel el Jue 26 Abr - 12:38

X. Come back
Hospital | MEDIODÍA | KALEL

Caleb le echaba morro y se hacía el pobrecito. Si algo estaba claro es que los meses estando como apagado o fuera de cobertura no le habían cambiado el ánimo. Apenas hacía un par de horas que estaba despierto y ya bromeaba. Pero no solo eso, sino que a solas en el baño le dijo a Leah que no era mearle encima por accidente precisamente lo que quería hacerle. Ella abrigo mucho los ojos. Esa no la había visto venir, y eso que antes de que lo hicieran por segunda vez se pasaba el día esquivando sus contantes insinuaciones como si no le atrajese. Pero las cosas habían cambiado, y es que ya no podía decirle o decirse que no le gustase su aspecto, y su forma de hacerlo. Hasta había tenido tiempo pensar en todas las cosas que echaría de menos si él no volvía del coma. —Eres un puerco.—se quejó, aunque cuando él no miraba sonrió de medio lado. Se alegraba de verlo como siempre. También se alegró de que los señores Clark no les hubieran oído, porque no eran cosas que se digan delante de los padres.

Leah lo ayudó a lavarse las manos al terminar, y a acercarse hasta la cama. La comida de Caleb no tardó en llegar. Y quedó claro por la cara de asco que puso que no estaba nada contento con el menú que le había tocado. Puré, más agua y fruta. Pero era lo que su cuerpo podría asimilar por el momento, así que le gustase o no tendría que esperar antes de comerse un buen plato de pasta, una hamburguesa o cualquier otra cosa que le apeteciera más. —Pues échale paciencia, porque pueden ser días o semanas.—no quiso pensar que fueran meses. Se le veía bien.

Y así entre unas cosas y otras llegó la tarde y se lo llevaron para hacerle las famosas. Lo trajeron de vuelta en una silla de ruedas que debía implicar muchas emociones para Connor, pero era una alegría verle levantarse al llegar a la habitación. Vinieron a visitarle algunos compañeros del trabajo y estuvo bien ver la cara de Caleb, emocionado, al abrazar a sus amigos y sus tonterías cuando se quejaba porque le hubieran traído flores “como a un muerto”. A última hora el médico pasó para echar a los visitantes con esa habilidad que se obtiene con la práctica, logrando que nadie se sintiera ofendido. Frases como “Caleb debe tomar reposo” o “han sido muchas emociones por hoy” ayudaban a allanar el camino.

Dejó que se quedase la familia, y Leah se sintió especial por que la incluyesen en el lote. Quizás pensaban que era la pareja, pero sea como fuere siempre sería la madre del hijo que tendrían juntos.
El tac ha salido bien. Parece que no hay ninguna lesión neuronal o medular. El cuerpo está entumecido pro los meses de letargo pero la terapia ayudará a que vuelvas a sentirte con más fuerzas. Iremos añadiendo alimentos sólidos y variados a medida que el esfuerzo físico se vaya viendo recompensado con la mejora de tus capacidades motoras.—le explicó sin echar más que un vistazo a esa carpeta que cogía con una de las manos.
¿Y cuándo podrán darle el alta?—el hombre miró la barriga de Leah, la urgencia debía ser evidente.
Una o dos semanas de rehabilitación intensiva con nuestros fisioterapeutas pueden ser bastante para que podamos darle el alta, claro que cada paciente evoluciona de distinta manera.—dijo dedicando una mirada a todos los presentes. Era importante que tuvieran en cuenta que no era una ciencia exacta. —Después podría ir irse y seguir trabajando en casa o visitando algún centro cerca de casa.
Los padres de Caleb hicieron algunas preguntas más antes de que el médico se marchase. —Bueno, seguro que se te dan bien los ejercicios esos.—lo consoló su madre con unas paladinas en el hombro.

by Farah.


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥ ♥

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
98

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Young Sheldon el Vie 27 Abr - 13:51

X. Come back
Hospital | Mediodía | GINTONIC

Que era un puerco, decía. ¡Pues menuda novedad! Lo que no sabía era por qué se sorprendía a esas alturas de nuestra particular historia, aunque era probable que no se lo esperaba porque hacía apenas unas horas que me había despertado de un coma de tres meses y que, al parecer, mi cerebro funcionaba bien. Sólo quedaba comprobar con el tiempo que mi cuerpo funcionara como se supone que debería. -Pues vaya asco- que a lo mejor no sabía mal lo que fueran dándome, pero no estaba acostumbrado a no valerme por mí mismo y aún así, acabé sintiéndome culpable por quejarme de algo cuando aquello dadas las circunstancias de mi padre, aunque los tres nos encargamos de normalizar la situación en su momento, incluso cuando yo no era más que un crío. De lo malo, mi estómago pareció admitir aquello y aunque en un primer momento pareció caerme mal, al final no hubo complicaciones. Y eso que tiempo después, empezaron a llegar las visitas porque la noticia había corrido como la pólvora y aunque estaba cansado, eché de menos a mi gente cuando tuvieron que irse.

Para cuando me hicieron las pruebas y esperamos los resultados lo cierto es que estaba agotado. Y frustrado, porque apenas me había movido pero estaba con una pesadez en el cuerpo tremenda. Cuando el médico habló todos lo escuchamos en silencio, incluso yo. -¿Dos semanas aquí metido?- estaba seguro que mal no me iban a tratar, pero sólo pensarlo me agobiaba. No estaba como para permanecer tanto rato siendo un buen chico de hospital. No pude evitar ponerme de morros como el chaval que aún seguía siendo en muchas ocasiones y aunque había cosas peores, consideraba estar en mi derecho de protestar. Con los brazos cruzados sobre el pecho vi cómo el médico se iba tras un par de expresiones condescendientes y miré a mi madre, luego a Leah, a mi padre y de nuevo a la pelirroja. -¿Y las cosas que debo saber del bebé? ¿Y si el parto se adelanta?- definitivamente, yo quería entrar al paritorio, así que como si tenía que ir a rastras.


©️ by Farah.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Kalel el Sáb 28 Abr - 10:54

X. Come back
Hospital | MEDIODÍA | KALEL


El alivio era lo que más pesaba en ese momento, y es que Caleb tenía fuerzas al menos para quejarse y hacer uso de esas ocurrencias tan suyas. Lo demás ya se iría viendo. Claire le pidió que no fuera tan quisquilloso, y le ordenó que comiese con ese tono tan de madre. Le prometió, también, que le haría su comida favorita cuando estuviera listo para poder disfrutarla, lo cual implicaba que todo iría bien, que es lo que se supone que la  buena señora creía que debía hacerle ver. Aún se le notaba que no se acaba de creer que en cuestión de horas su hijo volviera a estar ahí.

Leah miró a Caleb sorprendida cuando él preguntó una vez más por el bebé. Parecía preocupado por si no estaba recuperado para el parto, y por haberse perdido las clases de preparación para los padres. —Pues de momento te dejo esto.—dijo la pelirroja sacando una revista sobre cuestiones de maternidad del bolso y dejándosela sobre el pecho. Y lo del parto ya se vería, la verdad es que no había llegado a plantearse seriamente si estaría sola o no en el momento del alumbramiento, y mucho menos que él quisiera estar presente. —Ala, ya tienes con qué entretenerte.—comentó Connor con tono jocoso al ver la cara que se le puso al pelirrojo cuando empezó a hojear la revista, que tenía desde consejos básicos sobre el cuidado de bebés, dietas saludables para las futuras madres, hasta artículos sobre cómo elegir cuna y sillita o detalles exhaustivos sobre el parto.

La paciencia era lo que tendrían que buscar entre todos, porque les esperaban días complicados, pero también eran conscientes de la suerte que tenían por estar juntos. Una vez más, Leah se sintió extraña en aquella posición, como si por primera vez se sintiera parte de una familia. Se volvió a casa en la fugo con los Clark tras despedirse del demonio pelirrojo con una abrazo y murmurar junto a su oído que se portase bien. Volverían a visitarle al día siguiente, como habían hecho a diario durante tres meses.

by Farah.


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥ ♥

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
98

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Young Sheldon el Sáb 28 Abr - 19:48

XI. Sweet comfortable home
Casa Clark | Mediodía | GINTONIC

No era como si en el hospital me hubiesen tratado precisamente mal, pero desde luego lo que yo quería era salir de allí y tenía un par de motivos que, al menos yo, consideraba de peso. Por un lado, que ya estaba harto de estar encerrado en el mismo sitio, por mucho que no estuviera siempre en la habitación debido a lo intensivo de algunas terapias. Por otro, no menos importante, si me daban el alta en el hospital significaba no sólo que estaba mejorando, sino que el esfuerzo, como yo estaba acostumbrado, terminaba mereciendo la pena. Me había puesto con ganas a mejorar a mejorar, porque ya que me decían que el cuerpo me respondía como debía hacerlo, el resto era trabajo mío en colaboración con el equipo de rehabilitación. Y con el alta en las manos, aunque aún había momentos que me sentía cansado, pude salir del hospital andando, por fin tras dos semanas y despidiéndome antes de alguna que otra amistad que había trabado porque mi carisma era indiscutible incluso en las peores circunstancias. Vino sólo mi padre a buscarme porque había llegado un momento que dejar a Leah a solas no era una posibilidad.

La furgoneta, no sólo adaptada para cuando él iba de pasajero sino también para cuando le tocaba conducir, se llenó pronto de la música que tanto nos gustaba a ambos y que mezclaba el más puro folkie de nuestra tierra con los ritmos y riffs  contundentes del rock. Fue contándome que ya habían ido a buscar parte de mis cosas para la temporada que me pasaría en la casa que me había visto crecer y a falta de una habitación extra, al menos el sofá del salón se convertiría en cama por las noches y que yo recordara, era más que cómodo para ser un dos en uno. tendría que pasarme por el piso en algún momento, pero por lo pronto disfrutaría de la comida de mi madre y del overbooking que habría de pronto en esa casa. -¡Llegamos!- ahora, también, podía alzar la voz sin que en su lugar saliera un graznido sustituyendo las palabras. -¡CARIÑO!- joder, mi madre sí que no había perdido potencia. -Estábamos esperando que llegárais- vino, me abrazó y me besuqueó entero antes siquiera de poder reaccionar. -Vamos a ir Dublín a comprar unas cosas en el centro, pero si necesitáis cualquier cosa me llamas, ¿a que sí?- en esas apareció Leah a su paso lento de super embarazada. -Celebraremos tu vuelta con una cena maravillosa, ya lo verás- tras más millones de besos, al final, nos dejaron a solas.


©️ by Farah.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

XI. SWEET COMFORTABLE HOME

Mensaje por Kalel el Vie 4 Mayo - 12:43

XI. SWEET COMFORTABLE HOME
Hospital | MEDIODÍA | KALEL

Al final habían sido dos semanas, intensas para todos pero por fin le daban el alta al pelirrojo. La recuperación iba viento en popa, y por lo que me contaban su cuerpo estaba siguiendo los pasos adecuados para volver a ser el de antes. Su esfuerzo costaba, pero eso al pelirrojo no parecía molestarle. Más bien agonizaría si le hiciesen quedarse en cama. Como los Clark parecían creer que yo era algo así como una bomba a punto de estallar no querían dejarme sola. Yo también lleva lo mío, y es que solo quedaban unas semanas. Puede que dos, puede que tres, para que el bebé naciera. Los meses viviendo con los Caleb se habían hecho muy cómodos, y costaba hacerme a la idea de que tendría que mudarme y volver a la soledad. Bueno, estaría el pequeño.

Connor fue a buscar a su hijo al hospital mientras que yo me queda en casa con Claire. Ella hacía como que todo era sutil, pero iba dando paseos cuando me veía muy callada para saber si estaba bien. Su infinita paciencia y preocupación me hacían sonreír cuando ella no miraba. Ojalá hubiera tenido una madre así de cría. Me puse a recoger mejor el salón para que todo estuviera listo, sin trastos de por medio para cuando Caleb llegase. Se quedaría en el sofá que se convertía en cama para no tener que subir escaleras, además yo estaba en el que antes era suyo. Había un despacho, pero ninguna cama a la vista. Cuando llegaron el pelirrojo anunció su presencia a todo volumen, y algo me dijo que era una manía que tenía desde niño porque no era la primera vez que lo hacía. Su madre fue la primera en recibirle con esa emoción incontenida que me parecía tan adorable. ¡Empezó a darle besos como si quisiera desgartarlo! Casi no vi nada de la escena porque estaba en el baño y a estas alturas caminaba tan despacio que me sacaba de quicio. Me sentía como un elefante por momentos. Los Clark se despidieron no sin que el cariño que desprendía la madre me hiciera sonreír. Si hasta a mí me dio un beso en la mejilla antes de irse. Les dijimos que sí varias veces a eso de que les llamásemos si necesitábamos algo, se iban a hacer la compra semanal a la capital.

Bueno ¿qué?, no vas a saludarme—le dije al pelirrojo en cuanto se cerró la puerta de casa. Me senté en el sofá. Estaría bien poder mandonearle ahora que todo me pesaba tanto, pero él tampoco estaba como para bailarse unos tangos, así que me perdía la típica experiencia de embarazada airada con el mundo que puede quejarse de todo sin que se enfaden con ella. —Quién iba a decirme que hasta se te echaría un poco de menos.—solo un poco, que conste en acta. Me senté en el sofá que luego sería su cama. No pude evitar recordar lo que habíamos hecho sobre aquel pobre sofá.

by Farah.


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥ ♥

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
98

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Young Sheldon el Sáb 5 Mayo - 20:32

XI. Sweet comfortable home
Casa Clark | Mediodía | GINTONIC

A veces se me olvidaba lo besucona y efusiva que había sido siempre mi madre. Mi padre era el tranquilo pero mordaz, mi madre la efusiva y yo el culo inquieto. Con el tiempo, había dejado de tratarme como un crío cuando me veía, pero entendía que en situaciones como la que todos habíamos tenido que vivir, la mujer sintiera que debía compensarlo de algún modo. pensar en la comida que nombraba hizo que me rugiera el estómago, cosa lógica teniendo en cuenta la comida que me habían estado dando en el hospital, pese al chocolate y alguna que otra cosa que mi madre colaba para mí. -Sí mamá, llamaremos si pasa aaaalgo- alargué la primera sílaba de manera exagerada, quizá porque, en el fondo, yo no había dejado de ser un niño por completo. Me gané una mirada de ojos entrecerrados mientras mi padre salía de casa rápidamente para evitar reírse y casi casi pude sentir la colleja de mi madre, pero al final no llegó.

-¿Y tú a mí?- alcé una ceja y con tranquilidad, fui acercándome también al sofá, mi próxima cama durante al menos dos semanas más, por aquello de que de todos modos iba a estar de baja y estar en las afueras del tumulto me vendría mejor para terminar de hacer la terapia de recuperación. Tras la sorpresa de verla enorme al despertarme, me había acostumbrado a esa super tripa que alojaba a nuestro hijo dentro y joder, ¿cómo podía sentarle tan bien? Seguro que ella estaba hasta el mismísimo, sólo había que verla caminar, pero a mí... bueno, pues parecía ser que Leah me ponía como pocas veces me había pasado. -Te lo advertí, pelirroja, a todos les pasa- en realidad no tanto. Se suponía que era carismático, pero una jodida víctima de las feminazis. Por suerte, Leah había tenido la suerte de conocerme un poco más y así, no nos habíamos terminado matando precisamente. Palmeé su muslo y movida por la inercia y la costumbre, mi mano terminó en su tripa, trazando círculos distraídamente alrededor de aquél botón en el que se había transformado su ombligo.


©️ by Farah.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

XI. SWEET COMFORTABLE HOME

Mensaje por Kalel el Jue 17 Mayo - 15:59

XI. SWEET COMFORTABLE HOME
Hospital | MEDIODÍA | KALEL

Caleb seguía teniendo el mismo morro de siempre. Y sus padres eran tan amorosos que me gustaría que me adoptasen, aunque ya estaba crecidita y aquello no era posible. Le pregunté al pelirrojo si no pensaba saludarme apropiadamente, pero ya desde el sofá porque estaba cansada. Estaba cansada casi todo el tiempo. Y había leído un artículo muy preocupante que afirmaba que algunos estudios médicos han sido capaces de demostrar que el cerebro de una mujer embarazada puede encoger, durante la gestación, hasta un 3% ¡eso explicaba que se me olvidasen más cosas estos días! Al menos tenía el consuelo de que sería algo temporal.

Se me ocurrió la brillante idea de dejarme ablandar por su llegada y decirle que le había echado un poco de menos. El muy capullo no tuvo otra cosa que decirle que ya me había avisado que a todas nos pasaba. ¿Perdona? Le lancé una mirada asesina. Se lo tenía muy creído. Sí es verdad que al principio no lo soportaba ni en pintura y había visto que noe ra tan malo, pero es que tendí una boca-buzón que no podía con ella. Ajeno a mis pensamientos él ya se había repuesto de la mirada fulminante y palmeó mi muslo como si nada. Bajé la vista a tiempo para verle acariaciarme la tripa. Me dejé hacer entrecerrando los ojos como un gato. Me gustaba que hicieran aquello si es que había confianza con la persona, de lo contrario me irritaba que solo por estar embarazada la gente se acercase a tocar sin previo aviso y sin pedir permiso, como si las barrigas fueran un bien común y colectivo desligado de la personas que iban a cuestas con ellas.

Aún tenía los ojos cerrados cuando dije:—¿Sabes lo que puedes hacer?—me levanté la camiseta para dejar que tuviera contacto directo con la piel.— Te dejo pegar la oreja y decirle algo si me haces un masaje de pies.—ahora sí que lo miré. Le eché tanto morro como él. Tenía los tobillos hinchados y me dolían los pies si caminaba diez minutos, aunque en las clases preparto había visto que en realidad el embarazo me estaba sentando de lujo en comparación a otras futuras madres. Las había que parecían a punto de pedir una cesárea anticipada o que fueran a desplomarse sin previo aviso. Y luego estábamos las que lo íbamos llevando lo mejor posible, aunque nada fuera perfecto. Y menos en mi caso; viviendo en casa ajena y sin un plan lo bastante concreto.

by Farah.


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥ ♥

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
98

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Young Sheldon el Sáb 19 Mayo - 21:44

XI. Sweet comfortable home
Casa Clark | Mediodía | GINTONIC

Me había ganado a pulso la mirada que me echó. ¿Pero sabéis qué? Me encantaban esas reacciones de su parte. Molestarla era un pasatiempo la mar de entretenido porque qué coño, se ponía muy guapa hinchando los carrillos y dejando ver cómo sus ojos se oscurecían más cuando se mosqueaba. Pero como nada duraba eternamente y mucho menos sus mosqueos, aproveché que la vida nos había dado una nueva oportunidad a todos con mi recuperación para no dejar de ser el Caleb de siempre, el que se ganaba miradas fulminantes y collejas. Pero el mismo Caleb que se podía pasar un buen rato con aquella enorme tripa, donde se refugiaba mi hijo. Nuestro hijo. Sé que había veces y las habría siempre, en que a ella no le gustaría mucho tener una unión por siempre conmigo, pero estaba poniendo de mi parte. Joder, la pelirroja me gustaba y el niño pues se había hecho querer sólo con existir. -¿Qué?- pregunté con curiosidad, disfrutando del tacto que la piel tan tersa de su vientre me ofrecía. ¿Me estaba poniendo aquello cachondo? Probablemente, así que igual sí que tenía un problema con el tema sexual. La respuesta que obtuve me hizo alzar una ceja y mirala, viendo en sus ojos que iba en serio.

Detuve mis caricias, ladeé una mueca mientras pensaba en las posibilidades de todo aquello y al final asentí con un leve gesto de la cabeza. -Bueno, anda, sólo por ser tú- aunque ciertamente, no era como si le hiciera un masaje de pies al polvo de turno. Sin embargo, Leah era Leah. Me puse en pie, separándome de ella y abandoné la sala para buscar en el armario algún tipo de crema que me ayudase con la labor, porque el masaje en sí mismo podría no ser suficiente. Volví con una pomada balsámica y recuperé mi sitio en el sofá, salvo porque en esa ocasión la insté a colocar sus pies en mi regazo y como si llevara haciéndolo toda la vida, fui tratando sus pies con cuidado, ayudándome de la pomada pero sobre todo de los movimientos, circulares con los pulgares a lo largo de la planta, más suaves en el empeine, los tobillos y cada uno de sus pequeños dedos del número treinta y siete. No sé a quién le estaba molando más el asunto. -Al final acabaré necesitando yo otro masaje- comenté de tranquis, como quien habla del agua, pero conociéndome ella lo suficiente como para saber a qué me refería por la inquietud de mi cuerpo.


©️ by Farah.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Set fire to the rain

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.