Últimos temas
» Can’t Finish What You Started.
Hoy a las 8:06 por Inmortal Blue

» Trust your heart
Hoy a las 7:49 por Sassdonyx

» Veritatem dies aperit
Hoy a las 4:31 por Incaendium

» Etherial's Dreams
Ayer a las 23:42 por jibriel

» Lost souls in revelry
Ayer a las 23:20 por Nyadeh

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 23:13 por Sheena

» 03. Dangerous woman
Ayer a las 20:49 por Nightingale

» Pizza Potluck
Ayer a las 18:46 por Aversiteespabilas

» ~We do it for her~
Ayer a las 16:44 por Aversiteespabilas

» Death is equal
Ayer a las 14:14 por Nightingale

» ♦ Out of the woods
Ayer a las 14:10 por Nightingale

» Dark arrow
Ayer a las 5:20 por Bastet

» Lethal desires
Ayer a las 3:24 por Uko

» ~ You could be loved again
Ayer a las 1:34 por SapphireDragon

» Dos detectives en apuros
Mar 12 Dic - 23:45 por Sagittarius

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

— At a glance

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— At a glance

Mensaje por Hurricane el Jue 1 Dic - 18:18

at a glance
Crackship | 1x1 | Harry Potter

Un nuevo curso arranca en la Escuela de Magia y Hechicería Hogwarts. Los alumnos de primero están nerviosos, sorprendidos por cada cosa que ven a su alrededor, esperando saber cuál será su casa durante los próximos siete años. El resto está relajado, feliz de volver a ver a sus amigos después del verano, intrigados por saber cuáles serán las novedades del curso. Parece que en Hogwarts no pasa el tiempo, cada septiembre el mismo ritual, los alumnos cambian y los profesores envejecen.

Pero con la llegada de Lord Voldemort el mundo mágico está cambiando y Hogwarts también ha sido alcanzada. A simple vista todo parece igual: Slytherins que odian a Gryffindors y viceversa, explosiones en clase de Pociones y Encantamientos, partidos de Quidditch los sábados, reuniones periódicas del Club de las Eminencias,... Pero la realidad es mucho más dura, los hijos de familias puristas se preparan para salir al exterior y ser fieles siervos del Señor Tenebroso. Por otro lado, los hijos de muggles temen por su seguridad una vez bajen del Hogwarts Express y muchos ya no regresan para continuar sus estudios. Aún así, hay una parte del mundo mágico que se niega a bajar la cabeza y no se rendirá sin luchar.

A simple vista todo parece igual, solo a simple vista.
 

Regulus Black
11-17 | Keynes & Flamme | Carrie_B
Regulus siempre ha sido un chico calmado y reflexivo al que cuesta sacar de sus casillas.  Nacido en el seno de una de las familias mágicas más antiguas de Inglaterra, aprendió desde niño el inmenso valor del apellido Black, el cual siempre ha portado con orgullo. Sabe que la sangre que corre por sus venas le hace superior a muchos de sus compañeros, de modo que siempre parece tener un aire altivo y desdeñoso que no le ha acarreado muchos amigos fuera de Slytherin.

Formal, educado y silencioso, prefiere observar antes que abrir la boca y liarse a decir estupideces que no van a ninguna parte. Pese a tener fama de ser un chico clasista y taciturno, es realmente agradable con las personas que le caen bien y a las que considera sus amigas, aunque con aquellos que se le cruzan no duda en sacar a relucir los peores aspectos de su personalidad.

Al ser el hermano más pequeño, vivió gran parte de su infancia a la sombra de un hermano tan talentoso como rebelde, lo que terminó de afinar su natural inclinación por el orden y las normas. Donde Sirius no llegaba lo hacía Regulus, con su saber estar y su total obediencia, rasgos que aún mantiene en la actualidad.  Perfeccionista hasta el extremo, siempre se esfuerza por hacer las cosas del mejor modo posible y no se permite ni un único fallo.

En general se le puede considerar una persona bastante justa y cabal en sus decisiones, aunque es cierto que aplica un doble rasero cuando el trato dispensado es hacia los considerados impuros.

Está sumamente interesado en las Artes Oscuras, y en todo aquello que las rodea. Le seduce enormemente la idea de obtener un poder ilimitado, y ante todo el hecho de que esto permita al fin que los magos y el resto de criaturas con verdadera sangre mágica en las venas ocupen el lugar que les corresponde. Por eso, hace años que sigue minuciosamente los progresos del Señor Tenebroso. Cree firmemente en la idea de justicia mágica que predica, y tiene muy claro que en un futuro él también pasará a formar parte de sus filas, como en su día lo hizo su prima Bellatrix. Considera que es su obligación, y que ello ayudará a borrar la mancha que dejó su hermano después de huir de casa como un proscrito.

HISTORIA

Regulus es el menor de los dos hijos de Orion y Walburga Black.  Desde siempre, creció a la sombra de un hermano que parecía superarlo en todo inicialmente, aunque eso no fue ningún impedimento para que mantuviesen una buena relación. Regulus adoptó su rol secundario sin rechistar y trató por todos los medios de destacar desde su rincón, ganándose lo que su madre definiría como “la dignidad de ser un Black”.

A una edad aún temprana y cuando las diferencias entre Sirius y la familia ya empezaban a ser más que evidentes, comenzó a transformarse en el ojo derecho de sus padres por el simple hecho de compartir las creencias familiares. Así, las esperanzas que en un inicio habían sido puestas en el primogénito de los Black pasaron a recaer directamente sobre sus hombros, simbolizadas por conversaciones a media voz entre su madre y su tía u ocultas en la mirada de orgullo que le dirigió su padre durante las vacaciones de primer año, cuando fue seleccionado —tal y como habían vaticinado todos ellos— para la casa Slytherin.

Ahora, únicamente le queda completar su “futuro dorado” tatuándose las intenciones en el antebrazo izquierdo, y ya lo habrá conseguido. Para ellos, ya será perfecto. Ése es su deber.
Emmeline Vance
11-17 | miller & deutch | Hurricane
Emmeline nació en el seno de una familia de sangre pura en el centro de Londres. Hija única, sus padres Tristan, jefe del Departamento de Colaboración Mágica Internacional, y Lisette, medimaga en San Mungo, nunca se posicionaron a favor o en contra de lo que parecía ser un tema polémico: la pureza de la sangre. Intentaron mantenerse al margen de manera neutral debido a sus trabajos y siempre le enseñaron a su hija que lo importante era ganarse un lugar por méritos propios, inculcándole que si quería destacar en algo tenía que ganárselo ella misma.

Llegó a Hogwarts con esos valores, dispuesta a descubrir más sobre el mundo mágico y con ganas de aprender. El Sombrero Seleccionador no dudó ni un momento: Ravenclaw. Poco a poco se convirtió en una de las chicas más listas de su generación y no solo por poseer una gran inteligencia sino porqué cada día se esforzaba para conseguirlo. Muchos la etiquetaban de rata de biblioteca ya que se levantaba pronto para estudiar y después de clase era la primera de llegar a la sala de estudios para llevar todos sus deberes al día.

Pero no todo era estudiar, una de las mayores pasiones de Vance era el Quidditch. Fiel seguidora de los Avispas de Wimbourne, siempre escuchaba por la radio sus partidos y consultaba en el Periódico Profético los resultado del campeonato. Compartía esta afición con su madre, con quién ha podido disfrutar de algún partido en directo. Además de verlo y escucharlo, Emmeline probó suerte durante su segundo año para entrar en el equipo y aunque la rechazaron, en su cuarto año logró un puesto como cazadora. Más de una vez se planteó abandonar el equipo ya que los entrenamientos le quitaban parte de su tiempo de estudio pero también eran una via de escape a los problemas que se avecinaban.

Nunca destacó por ser la persona más extrovertida y sociable de su casa, más bien tranquila, organizada y responsable, pero era abierta e intentaba conservar sus amistades. No le interesaba tener un gran número de amigos sino pocos y buenos así que solía ser cordial y amable con la gente, evitando que no se sintieran ignorados. Pero esta inglesa, aunque no lo parezca, también tenía carácter y solía sacarlo siempre que alguien se metía con ella o toca algo que le importaba. No se consideraba una defensora de los débiles, ni mucho menos, procuraba evitar los problemas a toda costa. Nunca se posicionaba respecto a los problemas ajenos pero no toleraba las injusticias de ningún tipo.

Decidió no meterse de lleno y seguir con las enseñanzas de su familia, manteniéndose al margen del debate sobre la sangre que tantas veces parecía ser el tema principal en los pasillos del colegio. Aún así, Emmeline tenía muy claro quienes eran los buenos y quienes los malos y no podía evitar decantarse por uno de los bandos. Y a pesar de saber que eso podía descarriarla en su perfecto currículum académico, la joven tenía claro que luchar por una buena causa era mucho mejor que todos los Extraordinario del mundo.
Cronología

Chapter 01. First Collision

© by Farah.


Última edición por Hurricane el Vie 21 Abr - 23:57, editado 1 vez



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Sáb 17 Dic - 13:53

I. First Collision
Tras unas vacaciones de verano aún más complicadas que las últimas, por fin había llegado el ansiado primero de Septiembre. Y para Regulus eso significaba que, de nuevo, quedaría otro largo año hasta sufrir la siguiente discusión familiar, lo cual era todo un alivio. Sirius no se dignaría a volver al Número 12 de Grimmauld Place hasta que no fuese estrictamente necesario, y eso no ocurriría antes de las vacaciones de verano del próximo año. Se acabaron los portazos, los gritos, las amenazas de madre y las miradas reprobadoras de padre. Hasta Kreacher parecía la mar de contento cuando les había servido las salchichas del desayuno...

Pasó otra hoja de su gastado ejemplar de "La nobleza de la naturaleza: una genealogía mágica" mientras el tren traqueteaba por los raíles de la campiña inglesa. A su lado, Wilkes y Rosier se disputaban su sexta partida de ajedrez mágico.

—Esto es una mierda. Wilkes no sabe jugar —se quejó el rubio, apoyándose contra el respaldo del asiento y chasqueando la lengua—. Es la sexta vez que le gano y solo han pasado dos horas. Las tres primeras han tenido gracia, pero venga ya... ¿qué mérito tiene ganar a un paleto?

Snape considera que tiene mérito cuando te gana —murmuró Regulus, sin apartar los ojos del texto.

—Snape también es un paleto. —Rosier cambió de posición, antes de ladear la cabeza y alzar las cejas con malicia—. ¿Por qué no juegas tú, Black? Creo que puedo aplastarte antes de que llegue el carrito.

Suena tentador, pero creo que voy a pasar.

—Cobarde... —murmuró el slytherin entre dientes, justo antes de que unos tímidos golpes sobre la puerta lo interrumpiesen. Cuando los tres levantaron la cabeza, encontraron a un chico de Hufflepuff de segundo curso asomando por el hueco abierto. Parecía tan asustado como si acabase de toparse en el pasillo con una acromántula de ocho metros.

—Lo siento... es que el profesor Slughorn me ha dicho que tenía que entregarle esto a... —Sus ojos recorrieron el compartimento de punta a punta con inseguridad— ... Regulus Black. ¿Eres...?

—Trae —gruñó Evan, levantándose de golpe y arrancándole el rollo de pergamino de la mano. Después, lo sacó del compartimento de un empujón y le cerró la puerta justo en las narices antes de darse la vuelta y tirar de la cinta violeta que lo envolvía. Leyó rápidamente el par de líneas que contenía y finalmente arrugó la nariz con incredulidad—. ¿Qué? ¿Slughorn te invita a comer al compartimento C?

De inmediato, Wilkes se incorporó con un saltito y se colocó de puntillas al lado de Evan para poder leer.

—Ala, Regulus...

—¿Por qué te invita a ti?

Le habré caído bien —bufó, cerrando el libro de golpe y alargando la mano para arrebatarle el pedazo de pergamino.

Ya había oído hablar antes de esas invitaciones. Avery había recibido una el año anterior, pero por alguna razón desconocida Slughorn no había vuelto a convocarle a ninguna otra reunión. Al parecer, no todo el mundo era digno de permanecer en el selecto Club de su jefe de casa... Resiguió una vez más la ostentosa caligrafía plasmada en tinta negra que no parecía acompañar a la sencilla petición: "Querido Regulus, me encantaría que pasases por el compartimento C para picar algo conmigo. ¡No acepto un no por respuesta! Atentamente, Prof. H.E.F. Slughorn". Desde luego, era un honor con el que no había contado... al menos, si la compañía era tan excelente como Slughorn cacareaba en sus clases.

Nos vemos luego —se despidió, antes de recoger el libro de su asiento y dirigirse hacia la puerta.

—¡Un momento! ¿Pero es que vas a...? —El ruido de la puerta al deslizarse sobre el riel ahogó el resto de la exclamación de Rosier, pero no le importó. Ya tenía bastante con escuchar su irritante tono de voz durante todo el curso, así que si Slughorn estaba dispuesto a librarle de su molesto compañero durante el trayecto a Hogwarts, no iba a ser él quién se negase.

No le costó demasiado encontrar el compartimento C que mencionaba la carta, pero cuando entró y comprobó que todos los asientos excepto el suyo estaban ya ocupados, comprendió que llegaba tarde. Una magnífica forma de comenzar.

Si Slughorn estaba molesto por ello, desde luego no lo evidenció de ningún modo. Se hallaba sentado justo delante de una suculenta bandeja de rosbif cuyo olor se extendía hasta el pasillo, y en cuanto le vio aparecer levantó ambas manos como un niño pequeño al que le acaban de entregar un nuevo juguete.

—¡Regulus, que bien que hayas venido! Ya pensaba que tú también ibas a darme esquinazo... ¡Años y años contando con los Black y ahora resulta que los dos últimos se me escapan! —Regulus procuró no mudar la expresión, a pesar de comprender al instante lo que implicaba aquella frase. De hecho, un simple vistazo al resto de los invitados le confirmó que la procedencia de casa no era uno de los criterios de elección de Slughorn—. Pero tú has venido, claro que sí. ¿Por qué no te sientas allí, al lado de la señorita Vance? Creo que vais al mismo curso... Su padre trabaja en el Ministerio, ¿sabes? ¡Jefe del Departamento de Cooperación Mágica Internacional, ni más ni menos! Sí... —Su sonrisa de niño ilusionado se perdió durante unos segundos en viejos recuerdos, probablemente relacionados con el señor Vance—. Pasa por allí, amigo mío, sí... Hacedle sitio a Regulus.

Gracias, señor.

Avanzó entre sus compañeros sin prestarles demasiada atención hasta ocupar el asiento libre al lado de la chica castaña a la que se había referido el profesor mientras éste retomaba su conversación anterior. No llevaba puesta aún la túnica del colegio pero le sonaba de haberla visto alguna vez en clase, aunque no conseguía recordar a cuál de las tres casas restantes pertenecía.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Vie 30 Dic - 13:01

I. First Collision
Para Emmeline siempre había sido duro despedirse de sus padres el primer día de clase. Ser hija única había hecho que se uniera bastante a ellos y aprovechaban todo el verano para recuperar el tiempo perdido durante el año escolar. Abrazó a su madre con fuerza y cargó el baúl en el Expreso de Hogwarts con la ayuda de su padre.

Buscó a sus amigas entre los compartimentos. Echaría de menos a sus padres pero en Hogwarts tenía algo que en su casa nunca tendría: una habitación repleta de amigas con las que relacionarse, explicarse sus problemas y divertirse. Además, este año les permitían ir a Hogsmeade así que podrían ir a Las Tres Escobas a disfrutar de una cerveza de mantequilla las tardes se los sábados.

Unos brazos rodearon de repente a la adolescente, que se vio envuelta por una melena rizada y rubia. Odette Dawlish, su mejor amiga la había agarrado y arrastrado a un compartimento donde también estaban algunas de sus compañeras Ravenclaw.

Las risas y los gritos inundaban el compartimento de las chicas, que estaban poniéndose al día después de tres meses sin verse. Aunque la mayoría eran historias normales y corrientes, las ganas que tenían de reencontrarse hacía que todo sonara muchísimo más interesante. Parecía que solo habían pasado unos minutos cuando un Hufflepuff de segundo interrumpió la historia sobre un fallido amor de verano.

— ¿Emmeline Vance?— preguntó tímido el chico al encontrarse con tal gallinero.— El profesor Slughorn me ha pedido que te entregue esto.— El muchacho buscó su nombre entre los sobres que llevaba y le entregó el suyo con la caligrafía perfecta del profesor.

Cuando el Hufflepuff cerró la puerta los gritos resonaron muchísimo más fuerte que antes. Toda estaban hablando a la vez mientras Emmeline abría el sobre sin poder terminar de creérselo. "Querida Emmeline, me encantaría que pasases por el compartimento C para picar algo conmigo. ¡No acepto un no por respuesta! Atentamente, Prof. H.E.F. Slughorn". Releyó la tarjeta un par de veces antes de que Odette se la arrancara de las manos.

— ¡Esto es para el Club de las Eminencias Emmy! ¡No me puedo creer que te hayan invitado!— la voz de su amiga sonó entre orgullosa y sorprendida. Ella también estaba igual de sorprendida. No invitaban a cualquiera a este selecto club y mucho menos a alguien que sólo estuviera en tercero. Era cierto que era la mejor de su clase y, aunque intentaba no destacar y centrarse, era imposible que sus profesores no la felicitaran cuando hacía las cosas bien. Pero sabido era que Slughorn era alguien que se movía por interés y su padre tenía un cargo importante.

Avanzaba hacia el compartimento C después de despedirse de sus amigas y escuchar un montón de consejos poco útiles sobre cómo comportarse en una reunión como esa, aderezada con alguna anécdota incierta que habían escuchado en la Sala Común de algún alumno de sexto.

Llamó a la puerta y entró. Solo habían un par de alumnos de quinto sentados que charlaban animadamente entre ellos. Pasó la mirada de ellos hasta la mesa llena de comida para terminar en el profesor Slughorn, que se acercaba a ella para darle la bienvenida.

—¡Señorita Vance! ¡Bienvenida, bienvenida!— colocó una mano en su hombro y la arrastró hacia una silla.— Siéntese al lado de Dorcas, también es una Ravenclaw, ¿sabe?.— Le sonrió a su compañera de casa y se presentó al otro muchacho que había ahí sentado.

Poco a poco los invitados iban llegando, Sughorn les iba haciendo preguntas sobre sus familias y explicaba cuáles habían sido los talentos más destacables del Club. Cuando la reunión hacía rato que había empezado y todas las sillas estaban llenas excepto una, Regulus Black hizo su aparición estelar.

Cuando se sentó a su lado le sonrió algo tímida. Nunca había hablado con Regulus Black aunque, por supuesto, sabía quién era. Todo el mundo en Hogwarts sabía quiénes eran los Black y parecía que sus problemas familiares con Sirius, el hermano mayor, también eran algo evidente para todo el mundo. La conversación volvió a reanudarse y el compartimento se llenó de movimiento otra vez.

— Deberías probar el pastel de calabaza, está buenísimo— murmuró la castaña a su compañero de curso mientras cortaba un pedazo de la que tenía en el plato con un tenedor y oía al profesor de pociones contar una anécdota de hacía 10 años. Se removió algo incómoda en la silla. Regulus y ella eran los más jóvenes de la reunión y Slughorn prácticamente los había obligado a mantener una conversación juntos. ¿Qué podía decirle a alguien que tenía fama de callado?

3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Dom 1 Ene - 15:08

I. First Collision
Poco después de sentarse, lo que fuera que hubiese interrumpido con su llegada se reanudó. El compartimento volvió a llenarse de voces dispares que sostenían conversaciones distintas, y en medio de todo aquel gallinero incomprensible se alzaba de vez en cuando la voz jocosa de Slughorn instándoles a servirse rosbif.

—Deberías probar el pastel de calabaza, está buenísimo —murmuró entonces alguien a su lado, y al ladear la cabeza descubrió que se trataba de la chica castaña con la que Slughorn le había ordenado sentarse. Tenía sobre el plato un trozo de pastel de calabaza que parecía demasiado grande para alguien tan menudo como ella.

Gracias, pero no me gusta demasiado el dulce —respondió con educación, antes de volver a desviar la atención al resto de los asistentes.

Todos parecían mayores que él —excepto la chica del pastel de calabaza, claro— y, a juzgar por la familiaridad con la que se comportaban, aquella no era su primera comida en el compartimento C. Además, le sorprendió no ver por allí a Snape. Confiaba en que al menos él hubiese sido invitado para no sentirse como un perfecto idiota novato, pero o bien había declinado la invitación —cosa que dudaba, viendo que allí también estaba su apreciada Evans— o bien ésta no se había producido. En cualquier caso, si aquello era lo que Slughorn consideraba "compañía selecta", entonces es que su concepto de selecto estaba muy lejos del que tenía Regulus.

—... y entonces, ¡pum! Ahí estábamos, como un rayo. Fue increíble, ¡increíble! Si hubiese parpadeado dos veces me lo habría perdido. Claro que yo ya no estoy para estos trotes... Ah, Regulus, amigo mío, le estaba contando a Dorcas aquella vez que Augustus y yo (ya sabes, Augustus Comet, presidente de la Comet Trading Company, un buen amigo mío. ¡Siempre me tiene al corriente de todas las novedades de la compañía!) probamos en exclusiva el nuevo modelo de Cometa 280 antes de que saliese al mercado.

Es una de las mejores escobas de la compañía, ¿no, señor?

—Sí, sí, lo es. Una maravilla. Te habría encantado probarla. Por desgracia, creo que están empezando a dejar de fabricarlas... —Hizo una mueca triste antes de llevarse una generosa ración de rosbif a la boca. Una vez la hubo masticado y regado con una copa de lo que parecía ser vino, volvió a recuperar el entusiasmo—. Pero bueno, muchacho, ¿le has contado ya a mi querida Emmeline lo bien que se te da el Quidditch? Su padre también jugó de buscador cuando estaba en el colegio...

Regulus le echó un rápido vistazo de reojo a la chica llamada Emmeline. Aún sostenía en el aire el tenedor con el que la había visto partirse antes un trozo de pastel, y al menos estaba teniendo el detalle de parecer tan incómoda como él ante la insistencia de su profesor de Pociones. En cualquier caso, los ojillos porcinos de Slughorn seguían fijos en ellos y a Regulus no le quedó más remedio que resignarse a empezar una conversación con ella. Aunque, por lo que había visto anteriormente, incluso había tenido suerte. Si Slughorn hubiese tenido la desfachatez de sentarlo junto a Evans o a alguno de su calaña, habría sido mucho peor. Los Vance no formaban parte de las familias de magos más antiguas, pero al menos eran considerados sangre limpia...

Eres de mi curso, ¿verdad? —Sus ojos grises inspeccionaron una vez más el rostro de la chica, intentando descifrar de qué demonios le sonaba. Si era de su curso, tendrían que haber tenido alguna clase juntos, ¿no? De pronto, le vino algo a la mente—. ¿Tú no eras a la que Flitwick le dio veinte puntos el curso pasado por ser la primera en realizar correctamente el encantamiento convocador?
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Sáb 7 Ene - 18:05

I. First Collision
Levantó la vista un momento hacia Regulus cuando le habló de esa manera tan educada. Parpadeó un par de veces cuando su vista volvió a estar centrada en la tarta de calabaza que tenía en el plato. No se lo esperaba para nada. No tenía demasiado amigos fuera de Ravenclaw aunque sí que compartía clase con todas las casa y, desde luego, se había llevado más de una perla de los labios de un Slytherin. Debería recordar que no estaba bien juzgar a la gente.

Se llevó un trozo de tarta a la boca mientras oía de fondo como el profesor Slughorn les explicaba a Dorcas y a Regulus, o a todo el mundo, en realidad, su aventura con una Cometa 280. Le daba un poco de envidia, ese tipo de escobas eran extremadamente rápidas, pero ella no tenía porqué preocuparse, el año pasado su padre le había regalado la mejor escoba para jugar a Quidditch que existía: la Nimbus 1000. No había logrado entrar en el equipo pero tenía pensado presentarse a las pruebas de este año otra vez.

Volvió a pinchar un poco de tarta pero antes que pudiera llegar a su boca, Slughorn volvió a nombrarla. Sonrió algo incómoda y dejó el tenedor en el plato. Por lo visto, quería que sus dos jóvenes promesas entablaran amistad. Se aclaró la garganta y asintió ante la pregunta del chico. Parecía que no se acordaba de ella y a Emmy tampoco le importaba demasiado. Quizás otra persona podría haberse sentido ofendida pero teniendo en cuenta que la mayoría de sus conocidos la llamaban cerebrito y la consideraban una empollona, casi que prefería que no lo supiera. Abrió la boca para explicarle que compartían clase de Encantamientos pero antes de poder hacerlo él se acordó de ella. Bajó la vista al plato algo sonrojada por su comentario.

— Si, bueno, soy buena en eso.— Se encogió de hombros. En realidad a ella le había parecido un encantamiento bastante fácil pero no quería parecer una sabelotodo insufrible que se considera mejor que los demás.— A ti tampoco te costó demasiado realizarlo.— No podía decir lo mismo de Nolan Irwin, quién por poco desnuda al profesor Flitwick en su intento.

Regulus no parecía un chico tonto y seguramente estaría en ese club por algo más que por llevar el apellido Black. O eso esperaba Emmeline, ya que Slughorn le estaba haciendo señas para que continuara con la conversación con el joven Slytherin. Apartó la vista del profesor de pociones y la centró en el moreno de ojos grises.

— Te vi el año pasado en el partido contra Ravenclaw.— En realidad lo había visto en todos los partidos porqué la morena no se perdía ni un encuentro, fuera o no de su casa.— Si no hubiera sido porqué Elwyn tiene la escoba más lenta del universo os habríamos ganado por setenta puntos.— Aún no entendía como habían escogido al jugador más lento para hacer de buscador. Quizás también era porqué Marcus Elwyn se había quedado con el puesto de Emmeline en el equipo pero ella creía que era objetiva en este tema.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Miér 11 Ene - 22:01

I. First Collision
En lugar de mostrarse altiva y orgullosa, como la mayoría de gente que Regulus conocía, Vance pareció incluso avergonzada de que hubiese sacado esa anécdota a relucir.

—Si, bueno, soy buena en eso. A ti tampoco te costó demasiado realizarlo.

Me costó más que a ti.

Era obvio para ambos que la conversación no daba más de sí, pero incluso cuando ella apartó la vista para mirar a alguien que estaba a su izquierda, Regulus no dejó de observarla. Ese año habían compartido Encantamientos y Transformaciones con los Ravenclaw, así que tenía que ser de la casa de las águilas. Qué interesante...

—Te vi el año pasado en el partido contra Ravenclaw. —La confesión le pilló por sorpresa, principalmente porque aparentaba ser demasiado tímida como para mantener una charla forzada con un completo desconocido. Seguía sin ser una situación cómoda, aunque en cuanto Vance comenzó a hablar de Quidditch el ambiente tenso pareció relajarse de golpe—. Si no hubiera sido porqué Elwyn tiene la escoba más lenta del universo os habríamos ganado por setenta puntos.

Tienes que estar de broma. —Regulus no pudo reprimir una suave risita de incredulidad. Marcus Elwyn era el buscador de la casa de las águilas, y probablemente el rival más fácil con el que se había enfrentado desde que formaba parte del equipo. Ya no solo por el tema de la escoba, que por supuesto no valía más que para barrer, si no porque Elwyn cometía más fallos que aciertos a la hora de lanzarse a por la snitch—. No fue nuestro mejor partido, lo reconozco, pero Elwyn no habría atrapado la snitch ni aunque hubiese montado una Nimbus 1000. No juega bien. Es tan cuadriculado que hasta un ciego podría anticipar sus movimientos cuando está en el aire...

Además, siempre se inclinaba ligeramente hacia la izquierda cuando volaba en línea recta, y teniendo en cuenta que era diestro resultaba ridículamente fácil desviarlo de su rumbo con el empujón apropiado. Aceptó el plato de rosbif que le llegaba de su izquierda y lo agradeció con un leve gesto de cabeza, aunque en ningún momento hizo ademán de coger los cubiertos.

No te ofendas, pero... vuestro equipo tiene tantas deficiencias que, para poder optar siquiera a llegar a semifinales, el capitán debería sustituir al menos a la mitad de los jugadores —afirmó, recostándose en la silla con cierta petulancia—. Eso sin entrar en el tema de las escobas, claro.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS


Última edición por Carrie_B el Lun 27 Feb - 21:37, editado 1 vez


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Miér 18 Ene - 17:55

I. First Collision
El comentario sobre Quidditch la sorprendió. Alzó las cejas cuando habló sobre el manco de Elwyn y suspiró asintiendo con pesadez. Removió los trozos de tarta que tenía en su plato, escuchando las palabras del Slytherin sin mirarlo.

—No te ofendas, pero... vuestro equipo tiene tantas deficiencias que, para poder optar siquiera a llegar a semifinales, el capitán debería sustituir al menos a la mitad de los jugadores. Eso sin entrar en el tema de las escobas, claro.

Alzó otra vez la vista, sin saber si hablar o no. No le gustaba criticar a nadie ni mucho menos a los compañeros de su casa pero hacía tiempo que rondaban por la cabeza de Emmeline algunos comentarios sobre el equipo de Ravenclaw. Podría mentirle y defender al capitán y a sus jugadores pero ella siempre era sincera con todo el mundo. También podía quedarse callada pero, misteriosamente, sabía que podía hablar de eso con Black sin que la juzgara.

— ¿Sabes qué? Deberías controlar tu tono— le reprochó ligeramente.— Pero la verdad es que tienes razón. No entiendo como Sebastian Lynwood se ha podido cargar el equipo así en solo un año.— Negó con la cabeza. La mayoría de los jugadores de Ravenclaw se habían graduado el año en el que ella empezó segundo, por eso mismo creyó que era un buen momento para intentar entrar en el equipo. Pero Lynwood se dedicó a meter en el equipo a sus amigos y a los candidatos con las peores escobas.— ¡Y encima este año volverá a ser el capitán! A veces pienso que Flitwick lo hace aposta para que la gente se interese por el coro.— Comentó lo último en voz baja. La verdad es que se sentía bien hablando libremente sobre el equipo de Quidditch de su casa con total libertad, sin que nadie le reprochara nada. Por allí habían un par de Ravenclaws pero parecían absortos en sus propias conversaciones como para escuchar la de dos alumnos que empezaban tercero.

— Oh, sí, las escobas...— Negó otra vez la cabeza. Poco a poco se había ido emocionado y su indignación era mayor.— ¿Por qué la gente no se compra escobas con un poco de velocidad? O meten en el equipo a alumnos con escobas de verdad.— Este tema la indignaba. Y no era porqué ella tenía una gran escoba, sino porqué si sabes que vas a jugar al Quidditch en Hogwarts lo mínimo era tener una escoba en condiciones para ello.— Hay muchísima gente que tiene buenas escobas en Ravenclaw y las sabe utilizar. Espero que este año el equipo tenga en cuenta esto o mi Nimbus 1000 volverá a acumular polvo...— En ese momento se dio cuenta que quizás había hablado demasiado. No le había dicho a nadie que tenía intención de presentarse a las pruebas este año y quizás estaba desahogándose demasiado con una persona que prácticamente ni conocía.

Levantó la mirada y sus ojos se toparon con los de Slughorn, que los miraba orgulloso mientras mantenía una conversación con dos alumnos de séptimo. Solo esperaba que no la hubiera oído escuchar hablar mal del profesor Flitwick.

— Lo siento— se dirigió a Regulus algo avergonzada y con esa sensación incómoda que hacía un rato que había desaparecido.— He hablado demasiado.— Volvió a dirigir su atención a la tarta mientras intentaba pensar como salir de eso.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Sáb 21 Ene - 13:53

I. First Collision
Que Vance no se hubiese molestado por la aplastante sinceridad de su comentario le animó bastante. Nunca había sido tan bueno como Sirius en las relaciones interpersonales, y no todo el mundo  cuajaba con su carácter introvertido. No era de los que encontraban fácil sentarse al lado de un desconocido y ganárselo a base de unas cuantas bromas jocosas. Suponía que por eso la mayoría de sus compañeros lo consideraban una persona taciturna.

Sin embargo, aquello no parecía afectar a Vance, que no se estaba cortando ni un pelo. No solo se mostró de acuerdo con su afirmación, si no que además no dudó en cargar contra el capitán del equipo de Ravenclaw. Y además, mostrando bastante criterio. ¿Quién le iba a decir que la niña tímida del pastel de calabaza iba a ser una forofa del Quidditch? ¿Lo sabría Slughorn, y por eso los habría juntado premeditadamente? Le echó un breve vistazo de reojo, al mismo tiempo que Vance se encendía al hablar del tema de las escobas, y le pareció que éste le guiñaba un ojo, como si se tratase de un abuelo bonachón que acaba de regalarle un dulce a su nieto favorito.

—Hay muchísima gente que tiene buenas escobas en Ravenclaw y las sabe utilizar —afirmó entonces Vance, captando de nuevo su atención—. Espero que este año el equipo tenga en cuenta esto o mi Nimbus 1000 volverá a acumular polvo...

Nada más decir eso pareció arrepentirse de sus palabras y desvió la vista, visiblemente incómoda.

— Lo siento. He hablado demasiado.

No me lo ha parecido —le aseguró, con total sinceridad. No pretendía ser amable con ella solo para hacerle sentirse mejor. No era su estilo. A Regulus nunca le habían gustado las personas parlanchinas que hablaban y hablaban aún cuando no tenían nada que decir, pero Vance no le parecía una de ellas. Al contrario—. ¿Entonces ya te habías presentado a las pruebas de selección antes? ¿Para qué puesto?

Debía reconocerlo: Emmeline Vance había conseguido despertar su interés, y no se debía precisamente al flamante empleo de su padre en el Ministerio. El Quidditch contaba con numerosos seguidores en ambos sexos, pero el número de jugadores varones superaba ampliamente el de mujeres. De hecho, en el equipo de Slytherin jamás se había aceptado a ninguna chica, aunque tampoco es que se hubiese presentado ninguna desde que Regulus jugaba allí... Gryffindor y Hufflepuff sí que contaban con un par de cazadoras entre sus filas, pero el equipo de Ravenclaw también estaba formado íntegramente por chicos.

No conocía demasiado a Lynwood y, desde luego, tener una Nimbus 1000 no era ninguna garantía de que Vance fuese una buena jugadora —aunque esperaba que sí, porque esa escoba valía su peso en oro y sería una auténtica lástima desperdiciarla—, pero a juzgar por el equipo que había formado el año pasado sus criterios de exclusión no eran los mejores del mundo. ¿Por qué la habría rechazado realmente?
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Miér 25 Ene - 12:44

I. First Collision
— No me lo ha parecido.

Se quedó desconcertada ante eso, sin saber como reaccionar. Estaba acostumbrada a la gentileza de la gente, a que le dijeran que no se preocupara o que le sonrieran cómplices y siguieran a lo suyo. Pero desde el primer momento que Regulus Black había abierto la boca se había dado cuenta que no era así. De echo, su fama le precedía. Parecía distinto al resto del clan Black, como si no quisiera destacar. Pero Emmeline estaba descubriendo que simplemente él era así y no iba a cambiar para complacer a los demás. Lo que no sabía era si eso le gustaba o no, no tenía del todo claro si era bueno entablar amistad con alguien que no tenía filtro.

— ¿Entonces ya te habías presentado a las pruebas de selección antes? ¿Para qué puesto?

Por un momento dudó si seguir hablando de eso o no. No solía hablar mucho de esto con la gente. Evidentemente sus compañeros de Ravwnclaw sabían que se había presentado a las pruebas pero al no pasar el corte lo había dejado de lado, jugando tan solo algún partido con sus compañeros de curso en los jardines del colegio. Levantó la mirada de la tarta y lo miró a los ojos, buscando un atisbo de burla. Parecía sincero e interesado en el tema así que siguió hablando.

— Si, el año pasado. Para ser buscadora.— De haber entrado en el equipo habrían sido rivales directos. Volvió a mirar a Slughorn, que ahora parecía que ya no les prestaba atención. Como más lo pensaba más se daba cuenta que no solo sabia lo de su interés mutuo por el Quiddich sino su intento de entrar en el equipo de su casa.— Los buscadores suelen ser menudos, ágiles y con escobas veloces, por eso creí que sería buena para el puesto.— Se encogió de hombros, restándole importancia.

Lo volvería a intentar este año pero tenía bastante claro que no lo conseguiría. Le faltaba entrenamiento y práctica, nunca había formado parte de un equipo real, más allá de los partidos veraniegos con sus primos y las pachangas con sus amigos en Hogwarts, pero era muchísimo más indicada para el puesto que Marcus Elwyn y su patética escoba. Por el bien del equipo esperaba que este verano hubiera conseguido una mejor.

— Te hubiera hecho morder el polvo, Black— le dijo en tono jocoso. Emmeline no era de esas personas que alardean pero con Regulus le parecía sencillo decir algo así, bromear sobre algo sin que nadie la mirara como si tuviera tres cabezas.— Teniendo en cuenta los antecedentes, este año tendréis suerte y nuestro buscador seguirá siendo Elwyn.

Intentó no parecer decepcionada pero lo estaba. Cada vez que veía las escobas volar en el campo de Quidditch se le ponía la piel de gallina. Le encantaba ese deporte pero parecía que por el momento tendría que conformarse con los encuentros que tenían lugar en medio de los terrenos del castillo. Además, no formar parte del equipo le daba más tiempo para estudiar.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Lun 30 Ene - 17:47

I. First Collision
La ravenclaw no contestó enseguida, si no que pareció tomarse su tiempo para escoger las palabras más adecuadas. O puede que simplemente no tuviese ganas de hablar del tema y estuviese buscando la mejor forma de evadir su pregunta...

—Si, el año pasado —confesó finalmente—. Para ser buscadora. Los buscadores suelen ser menudos, ágiles y con escobas veloces, por eso creí que sería buena para el puesto.

Regulus se acarició la barbilla con uno de los nudillos. Sí, ésa era exactamente la teoría, palabra por palabra... pero eso no contaba para nada si carecías de talento para jugar. Sin ir más lejos, su jugador favorito no cumplía con dicha regla, y aún así llevaba dos temporadas redondas con el Puddlemere. Si solo con engordar varios kilos más pudiese hacerse con la mitad de la visión estratégica de juego que poseía Williams, Regulus firmaría ahora mismo.  

—Te hubiera hecho morder el polvo, Black. —Vance volvió a sonreír, más animada. Se notaba a la legua que disfrutaba mucho hablando de Quidditch, lo cual era bastante raro en una chica—. Teniendo en cuenta los antecedentes, este año tendréis suerte y nuestro buscador seguirá siendo Elwyn.

Deduzco entonces que tampoco esperas ser seleccionada este año. Es una actitud un tanto derrotista, ¿no crees? —Sonrió de medio lado, mientras sus largos y níveos dedos se cerraban en torno a la copa de cristal que tenía delante de su plato, todavía sin tocar. En cuanto la levantó de la mesa, ésta se llenó inmediatamente de zumo de calabaza, igual que ocurría con las copas del Gran Comedor durante los banquetes—. En cualquier caso, disiento de tu opinión. Te llevo una ventaja de dos años sobre el campo, por no hablar de que probablemente soy más rápido y más listo que tú. ¿Por qué ibas a conseguir hacer que mordiese el polvo?

Dio un sorbo del zumo, satisfecho. Le caían bien los ravenclaw. Eran lógicos, y siempre resultaba sencillo discutir opiniones con personas lógicas capaces de analizar las cosas desde un punto de vista objetivo. Por ejemplo, estaba convencido de que si esa misma afirmación la hubiese hecho delante de cualquiera de sus amigos de Slytherin o de su hermano, todos lo habrían tachado de presumido. Nada más lejos de la realidad. Si Vance salía elegida, tendría que aclimatarse a un equipo nuevo con un estilo de juego diferente al suyo, y eso siempre resultaba complicado. Regulus, por contra, llevaba ya un año jugando con los mismos compañeros y aprendiendo a coordinarse con ellos en las jugadas, lo que le conferiría una importante ventaja sobre la ravenclaw. En cuanto a lo de más rápido y más listo... bueno, hasta ahora tampoco le había demostrado lo contrario.

Aún así, estaba bastante intrigado por saber lo que Vance pensaba al respecto. Si tan segura estaba de que podía machacarle sobre el campo, debía tener sus razones ¿no? Y Regulus estaba deseando oírlas.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS


Última edición por Carrie_B el Lun 27 Feb - 21:42, editado 1 vez


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Dom 19 Feb - 19:18

I. First Collision
—Deduzco entonces que tampoco esperas ser seleccionada este año. Es una actitud un tanto derrotista, ¿no crees?

Se encogió ligeramente de hombros. No era propio de ella darse por vencida tan temprano, sabía que antes de emitir un juicio tenías que intentarlo pero conocía de sobras la relación que tenían Lynwood y Elwyn y, a menos que el profesor Flitwick interviniera, ella no sería la próxima cazadora de Ravenclaw. Con un poco de suerte podría optar a un puesto de suplente e ir a entrenar una vez a la semana. Eso la ayudaría a ver si podía cuadrar sus estudios con el Quidditch.

— Simplemente soy realista. Conozco los antecedentes y puedo sacar una conclusión correcta.— Se limitó a decir antes de llevarse un trozo de tarta a la boca. Quizás un Slytherin se habría apostado algo, demostrando que tendría razón. Pero ella se apartaba todo lo que podía de ese tipo de conductas. Si dijo eso fue simplemente porqué creía que era la respuesta más acertada.

— En cualquier caso, disiento de tu opinión. Te llevo una ventaja de dos años sobre el campo, por no hablar de que probablemente soy más rápido y más listo que tú. ¿Por qué ibas a conseguir hacer que mordiese el polvo?

Le ofendió un poco que se considerara más rápido y listo que ella sin haberla visto jugar. Quizás había hablado demasiado llevada por la inesperada confianza que había surgido entre ellos en ese momento y en que por primera vez podía hablar claro sobre Quidditch en Hogwarts. Pero ella le había visto jugando a él y él a ella no, por lo que tenía una ventaja sobre Regulus en ese aspecto.

— Quizás tu tengas más experiencia con tu equipo, el campo y la presión— había visto todos y cada uno de los partidos en los que el Slytherin había participado así que había podido ver por dónde flaqueaba o cuáles eran sus movimientos más comunes.— Pero te olvidas que yo te he visto jugar y tu en cambio nunca me has visto subida a una escoba.— Una gran escoba que no tenía nada que envidiarle a la suya, habría podido añadir.— Conozco tus puntos débiles cuando juegas. Por si no te habías dado cuenta soy una persona bastante observadora— le sonrió con sinceridad. Si algo hacía siempre Emmeline era fijarse en lo que había a su alrededor e intentar retenerlo por si le servía en un futuro.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Lun 20 Feb - 19:27

I. First Collision
—Quizás tu tengas más experiencia con tu equipo, el campo y la presión —concedió Vance, después de meditar su respuesta durante unos breves segundos—. Pero te olvidas que yo te he visto jugar y tu en cambio nunca me has visto subida a una escoba.

Bueno, no era un mal argumento. Al menos, no del todo. La cuestión era si eso sería suficiente como para vencer su propia experiencia. Sí, el factor sorpresa en un jugador era importante —no en vano todos los equipos del colegio procuraban mantener sus entrenamientos en secreto, para evitar fisgones indeseados—, pero si no poseía habilidades que complementasen dicho factor (en otras palabras, que en verdad sí que fuese más rápida o más lista que él), el resultado seguiría siendo el mismo.

—Conozco tus puntos débiles cuando juegas. Por si no te habías dado cuenta soy una persona bastante observadora.

Aquella afirmación lo sorprendió. ¿Que ella conocía sus puntos débiles porque era una persona bastante observadora? ¿De verdad lo había analizado hasta ese punto, habiendo trece jugadores más en el campo?

Volvió a depositar la copa de zumo sobre la mesa y entrecruzó los dedos bajo su barbilla, con una mezcla de intriga y satisfacción. Nunca antes habían hablado en clase, y desde luego hasta aquel momento él apenas se había preocupado de su existencia, así que no alcanzaba a comprender cómo había podido despertar el interés de la ravenclaw. No era el mejor jugador del colegio —el engreído de Potter ostentaba dicho honor desde que Regulus estaba en primero— ni probablemente el mejor jugador de su equipo, pero aún así al parecer Vance se había tomado las molestias de tratar de desentrañar su juego. A lo mejor había hecho lo mismo con los buscadores de las otras casas, aunque prefirió no preguntárselo directamente. Le gustaba la idea de que ella lo considerase un rival digno de ser estudiado, así que no había necesidad de tirar dicha teoría por tierra.

Ya veo —musitó, entrecerrando levemente los ojos para luego corresponder a la sonrisa que ella le había obsequiado segundos antes, inclinándose levemente en su dirección—. En otras circunstancias no me molestaría en preguntártelo para no sonar indiscreto, pero dado que es de mí mismo de quién estamos hablando... ¿qué puntos débiles consideras que tengo?

Desde luego, nunca habría pensado que la comida con Slughorn iba a acabar de ese modo... aunque debía admitir que estaba siendo más entretenida de lo esperado...
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Vie 24 Feb - 19:15

I. First Collision
—Ya veo. En otras circunstancias no me molestaría en preguntártelo para no sonar indiscreto, pero dado que es de mí mismo de quién estamos hablando... ¿qué puntos débiles consideras que tengo?

No creyó que a Regulus Black le importara sonar indiscreto pero no comentó nada al respecto. Se tomó su tiempo antes de contestar. Emmy no estaba segura de querer revelarle a él todos los errores que creía que cometía durante los partidos. Por una parte podía ser algo subjetivo pero por la otra era evidente que le ganaban terreno cuando el chico se giraba hacia la izquierda.

— No estoy segura de querer decírtelo. ¿Qué pasaría si al final entro en el equipo y juego contra ti? Toda la ventaja que podría tener desaparecería en este mismo instante.— Y si no entraba este año tenía intención de seguir intentándolo año tras año.

Agarró el tenedor otra vez y se terminó el pedazo de tarta que quedaba en su plato. Era igual de buena que la tarta que servían en el Gran Comedor. Se limpió con una servilleta que había al lado de su plato y volvió a dejarla en su sitio antes de volver a mirar a Regulus, que seguramente se estaba devanando los sesos intentando saber en que fallaba cuando jugaba.

Abrió la boca para proponerle algo pero la cerró de inmediato. No estaba segura de que el chico aceptara jugar un partido contra ella para que ambos probaran sus aptitudes encima de una escoba y que eso no se quedara en una mera conversación. Apartó un momento la vista de él, al fin y al cabo se acababan de conocer y Emmeline sabía que Regulus no era el chico más sociable del colegio. Pero aquí estaba, hablando con ella. Y aunque al principio había sido únicamente porqué Slughorn se lo había pedido, ahora parecía interesado en todo eso.

— Si al final Elwyn se queda con mi puesto tendrás que esperar un año más a saber si puedo ganarte o no.— Apartó un momento la vista, cerró los ojos un instante y volvió a abrirlos.— O podemos jugar un uno contra uno. Tu, yo y una Snitch.— Se dio cuenta que sonaba un poco como una cita así que decidió arreglarlo un poco.— Ahí verás que tengo razón.

Por una parte Emmy esperaba que le dijera que no, que él no tenía nada que demostrar. Pero por otro lado, Regulus no parecía ese tipo de personas que decían que no a un reto, independientemente de lo que pensara el resto del mundo.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Lun 27 Feb - 21:21

I. First Collision
Vance dudó unos segundos antes de contestar, y eso ya fue suficiente como para que Regulus comprendiese que no iba a conseguir sacarle ni una sola palabra. Chica lista.

— No estoy segura de querer decírtelo. ¿Qué pasaría si al final entro en el equipo y juego contra ti? Toda la ventaja que podría tener desaparecería en este mismo instante.

Y, dicho esto, volvió a coger el tenedor y se terminó el trozo de tarta que aún le quedaba en el plato. Regulus la observó saborear el pastel en silencio, mientras se preguntaba si de verdad aquella ravenclaw no se estaba haciendo sólo la interesante para sacarle conversación. No estaba muy acostumbrado a que las chicas como Vance se fijasen en él —ya no en el terreno amoroso, puesto que eso le daba francamente igual, si no en cualquier ámbito—. Por lo general, las pocas que lo hacían solían ser chicas de su propia casa cuyo interés radicaba más en su apellido que en él como persona. Rosier siempre bromeaba con que las chicas de su curso no les hacían ni caso por su culpa, porque Regulus era capaz de matarlas de aburrimiento incluso a distancia. El año pasado hasta se había inventado un hechizo absurdo que aseguraba que solo Regulus y Binns podían controlar —algo así como tedius maximus—, y se lo contaba a todo aquel que estuviese dispuesto a escucharle.

De Sirius, por contra, habían oído cosas muy distintas...

—Si al final Elwyn se queda con mi puesto tendrás que esperar un año más a saber si puedo ganarte o no. —Se había distraído tanto con sus elucubraciones internas que al principio le costó entender de qué le estaba hablando, sobre todo por la forma en la que la ravenclaw cerró los ojos de pronto, como si acabase de decir algo vergonzoso—. O podemos jugar un uno contra uno. Tu, yo y una Snitch. Ahí verás que tengo razón —se apresuró a añadir.

¿Un uno contra uno? Regulus ladeó la cabeza, pensándose la propuesta. Si Vance resultaba ser una negada en quidditch, habría ido al campo a enfrentarse a ella para nada, y no había nada que Regulus odiase más que perder el tiempo. Por otro lado, si rechazaba su oferta y al final la aceptaban en el equipo, estaría en desventaja frente a ella al no haberla visto nunca jugar.

Tú, yo y una snitch... Suena bien —aceptó, empuñando sus propios cubiertos por primera vez desde que había llegado y cortando un trozo del sonrosado rosbif. Lo untó un poco en la salsa que adornaba el plato y se lo llevó a la boca, masticándolo con cuidado. Llevaban un rato ya a bordo del tren y el estómago le estaba empezando a protestar—. Aunque, por desgracia, me temo que acabarás perdiendo igualmente.

Cortó otro pedazo más grande, empapándolo bien de salsa naranja. Slughorn siempre había tenido buen apetito y eso se apreciaba bastante en sus elecciones de menú. Aquel rosbif no tenía nada que envidiar al que preparaban los elfos en Hogwarts para Navidad.

Entonces, ¿has asistido a algún partido de la liga profesional?
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Dom 12 Mar - 22:05

I. First Collision
Se sintió aliviada cuando Regulus aceptó su uno a uno. No temía que él le dijera que no, simplemente sentía que no había malinterpretado toda la conversación. Siempre había sido muy intuitiva con todo pero por alguna razón había cosas que se le escapaban de Black. Seguramente era que siempre había oído hablar de él y, con ella, no parecía ese chico distante y callado del que todo el mundo hablaba.

— Aunque, por desgracia, me temo que acabarás perdiendo igualmente.

Con lo que sí que habían dado en el clavo era con la seguridad que tenía en sí mismo, vamos, que era un orgulloso engreído, todo un Slytherin.

— Eso ya lo veremos, no te adelantes a los acontecimientos.— Agarró la copa que tenía al lado de su plato y le dio un trago a su zumo de calabaza, escondiendo una sonrisa. ¿Quién le iba a decir antes de llegar a esta reunión que saldría de aquí con un uno contra uno contra Regulus Black? Desde luego sus amigas no se lo iban a creer pero a ella eso le daba igual, no necesitaba la aprobación de nadie para hacer lo que ella quisiera.

— Entonces, ¿has asistido a algún partido de la liga profesional?

Por un momento creyó que la conversación había acabado, que entre ellos se crearía uno de esos silencios incómodos que aparecen cuando estás hablando con alguien a quien no conoces. Pero no, él parecía cómodo hablando con ella y ella estaba cómoda hablando con él. Parecía que habían encontrado un tema que les interesaba a ambos.

— Sí, durante las vacaciones de navidad voy todos los años a ver los partidos de las Avispas de Wimbourne— siempre iba durante esa época porqué era la única vez que podía asistir durante el curso escolar.— Antes de entrar en Hogwarts íbamos a ver casi todos los partidos que jugaban en casa pero ahora me limito a escucharlos por la radio y a leer los resúmenes en el Periódico Profético.

Su madre siempre había sido seguidora de este equipo y desde que era pequeña la llevaba al estadio a ver los partidos. Ahí empezó su pasión por el quidditch y tenía la esperanza de jugar por lo menos un partido con su casa. Su madre había sido cazadora en Ravenclaw cuando estaba en quinto así que Emmy no perdía la esperanza de entrar en el equipo.

— Imagino que tu sí has ido a algún partido de la liga profesional— viniendo de la familia que venía Emmeline estaba segura que Regulus tenía acceso al palco y seguramente habría conocido a más de un jugador.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Sáb 18 Mar - 23:20

I. First Collision
—Sí, durante las vacaciones de navidad voy todos los años a ver los partidos de las Avispas de Wimbourne —afirmó ella—. Antes de entrar en Hogwarts íbamos a ver casi todos los partidos que jugaban en casa pero ahora me limito a escucharlos por la radio y a leer los resúmenes en el Periódico Profético.

Así que tenía delante a toda una Aguijón... Aquello le habría encantado a Sirius, que se consideraba acérrimo seguidor de las Flechas. Aunque a la hora de la verdad, prefería andar por ahí ojeando revistas muggles antes que seguir de verdad los partidos. Pura coherencia, como siempre. Frunció ligeramente el ceño mientras Vance elucubraba sobre el número de veces que había asistido a un partido de la liga en directo. Si había algo de Sirius que molestaba soberanamente a Regulus era su capacidad de colarse sin permiso en su cabeza incluso cuando no estaba delante. Seguro que Sirius no se molestaba en acordarse de él cuando hablaba de quidditch con Potter y compañía. Déjalo ya, pareces un crío.

He asistido a algunos —admitió, volviendo a centrarse en la conversación—, la mayoría de ellos de los Halcones de Falmouth. Su estilo de juego no me convence, pero es el equipo favorito de Avery y casi siempre vamos con su padre, así que no tengo demasiada elección. A mi familia no le entusiasma el quidditch.

Había procurado utilizar el tono más neutro posible, para asegurarse de que Vance no optase por hacerle demasiadas preguntas al respecto. No es que lo odiasen —de hecho, Orion se había mostrado bastante orgulloso cuando Regulus había conseguido entrar en el equipo de Slytherin el año pasado—, pero tenían otros intereses. La única vez que había asistido al estadio con ellos había sido por su noveno cumpleaños, cuando el Puddlemere United había llegado a la final de la liga inglesa contra las Arpías de Holyhead. Padre se había pasado medio partido charlando con Abraxas Malfoy, y el otro medio sermoneando a Sirius por haber intentado colar pis de duende en la bebida de Lucius Malfoy. Después de aquello padre no había vuelto a proponer asistir a un partido, y Sirius tampoco había insistido.

Se imaginó cómo sería poder ver jugar en directo al Puddlemere todas las navidades, tal y como hacía Vance, en lugar de tener que escuchar la retransmisión por el canal de deportes mágicos y beberse los reportajes del Profeta. Seguro que podría aprender un montón de técnicas nuevas que poner en práctica en los partidos...

Si te gustan las Avispas, imagino que conocerás a Ludo Bagman. —Las pocas chicas que Regulus conocía y que se interesaban levemente por el Quidditch estaban locas por Bagman. Había dejado de ser reserva ese mismo año y acaparaba la mayoría de las portadas de las revistas mágicas, en unas por su técnica de juego y en otras por ser uno de los jugadores más jóvenes y atractivos de la liga inglesa—. Iba al mismo curso que mi prima Narcissa en Hogwarts. Entró como reserva nada más acabar el colegio, pero parece que lo está haciendo bastante bien. Si sigue así, creo que será cuestión de tiempo que entre a formar parte de la selección nacional...

La selección nacional. Lo que daría por poder jugar allí algún día, aunque únicamente fuese como reserva. Pero, por mucho que le doliese en el fondo, Regulus tenía claro que el quidditch era simplemente una afición; como su madre le había recordado en numerosas ocasiones, no se podía vivir de ello eternamente. Además, él tenía otros planes, y eran totalmente incompatibles. Al menos, siempre le quedaría poder ver los partidos por su cuenta, una vez fuese adulto y pudiese aparecerse y desaparecerse a placer.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Vie 5 Mayo - 17:49

I. First Collision
—He asistido a algunos, la mayoría de ellos de los Halcones de Falmouth. Su estilo de juego no me convence, pero es el equipo favorito de Avery y casi siempre vamos con su padre, así que no tengo demasiada elección. A mi familia no le entusiasma el quidditch.

Le sorprendió que la familia Black no fuera a ver más partidos de quidditch. Por lo que ella tenía entendido, las familias mágicas más poderosas aprovechaban cualquier evento social para mostrar a los demás hasta donde podían llegar. Y Emmeline estaba segura que en las tribunas de los campos se cerraba más de un negocio. Al menos sabía que algunos de los asuntos del Ministerio se trataban allí, como bien le había dicho su padre en diferentes ocasiones.

Decidió no comentar nada al respecto ni tampoco exponer su opinión sobre lo que le parecía Avery y su equipo favorito. Estaba de acuerdo con lo que acababa de comentar Regulus, su estilo de juego dejaba mucho que desear, seguramente debido a su entrenador, en unos años se había cargado todo lo que habían conseguido los Halcones a lo largo de 10 años.

—Si te gustan las Avispas, imagino que conocerás a Ludo Bagman. Iba al mismo curso que mi prima Narcissa en Hogwarts. Entró como reserva nada más acabar el colegio, pero parece que lo está haciendo bastante bien. Si sigue así, creo que será cuestión de tiempo que entre a formar parte de la selección nacional...

¡Por supuesto que conocía a Ludo Bagman! ¡Que guapo era! Pero eso no pensaba decírselo a Regulus si no quería que toda la credibilidad que había conseguido en esa charla sobre quidditch se fuera al garete. Evidentemente, la belleza de Bagman era lo primero que llamaba la atención pero era su juego por lo que Emmy estaba fascinada con él.

— Tiene una competencia muy dura, hay jugadores que llevan años en el equipo no le va a ser tan fácil quitarles el sitio pero cuando juega lo da todo y estoy segura que en un par de temporadas será el capitán y el guía del equipo. Y estoy contigo respecto a la selección nacional pero creo que no será algo que ocurra pronto.— Estaba claro que Bagman era bueno pero la selección nacional eran palabras mayores para alguien que era un reserva.

Había estado tan enfocada en la conversación que el tiempo le había pasado volando y el resto de comensales empezaban a despedirse de sus amigos, listos para volver a sus compartimentos para ponerse los uniformes del colegio.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Dom 14 Mayo - 14:54

I. First Collision
Tal y como Regulus había supuesto, el rostro de Vance se iluminó al escuchar el nombre de Ludo Bagman.

—Tiene una competencia muy dura —aseguró la ravenclaw, con bastante convicción—, hay jugadores que llevan años en el equipo no le va a ser tan fácil quitarles el sitio pero cuando juega lo da todo y estoy segura que en un par de temporadas será el capitán y el guía del equipo. Y estoy contigo respecto a la selección nacional pero creo que no será algo que ocurra pronto.

Regulus despegó los labios para comentar que, con una carrera tan meteórica como la que llevaba por delante Bagman, quizás sucedía antes de lo que todos esperaban... pero la voz alegre y paternal de Slughorn lo interrumpió de lleno.

—Caray, ¿habéis visto la hora que es? Por las barbas de Merlín... ¡el tiempo ha pasado volando! —rió, moviendo arriba y abajo su enorme barriga. De reojo, Regulus consiguió echar un vistazo al reloj de oro que el profesor sostenía entre sus dedos regordetes. Ciertamente, debía darle la razón a su jefe de casa: ¿de verdad habían pasado ya casi dos horas desde que había entrado al compartimento?—. Bueno, bueno, daos prisa en id enseguida a por las túnicas. No me gustaría que el resto de profesores os castigase por mi culpa, ¿eh?

Dado que no tenía intención de despedirse de casi ninguno de los asistentes, Regulus se limitó a esperar a que el compartimento comenzase a descongestionarse. Recogió con calma el libro que había dejado al lado de su asiento nada más llegar y, solo cuando Vance se incorporó por fin para marcharse, dejando libre el acceso hacia la puerta, el slytherin hizo lo propio.

Gracias por su invitación, señor. Ha sido una comida espléndida.

—Tú siempre tan educado, Regulus. Pero sí, ha estado muy bien, ¿verdad? —dijo, esta vez dirigiéndose a ambos dos—. En fin, espero veros a los dos en la próxima. Tengo unos asuntillos entre más pero después... ¡permaneced atentos a mi lechuza! Y ahora vamos, vamos.

Después de que la puerta se cerrase tras ellos, los dos se quedaron solos frente a frente en el corredor. La mayoría de los alumnos ya llevaban puestas sus túnicas del colegio, y una leve sacudida bajo sus pies les indicó que, de hecho, el tren ya había comenzado a aminorar la marcha.

Tras unos incómodos segundos, Regulus se decidió finalmente a tender su mano a la ravenclaw, aunque en cuanto ella se la hubo estrechado se escuchó un grito proveniente del fondo que los sobresaltó a ambos.

—¡Eh, Black! ¡Deja de darte importancia y mueve el culo! Le he dicho a Mulciber que puede utilizar tu túnica de pañuelo si no te das prisa...

Típico de Rosier.

Ahora voy —dijo, soltando la mano de Emmeline y hundiéndola seguidamente en su bolsillo—. Ha sido un placer, Vance.

Y, dicho eso, se alejó por el pasillo en dirección a donde asomaba la cabeza del rubio, que aún se entretuvo en dedicarle un corte de mangas a la chica justo antes de desaparecer por la puerta.
3º Curso | Expresso de Hogwarts | 1 de Septiembre
© RED FOR SS


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Lun 22 Mayo - 18:14

II. Memory Potion
El tiempo pasaba volando y, sin darse cuenta, habían empezado un nuevo curso. Llevaban un par de semanas en Hogwarts y los deberes empezaban a hacer acto de presencia en su vida. Pero Hogwarts era algo más que clases y deberes: había quidditch. Y este había sido el año de Emmeline. Sebastian Lynwood y Marcus Elwyn por fin se habían graduado lo que significaba que Ravenclaw tenía un nuevo capitán y el puesto de buscador vacío. Y después de dos años intentándolo por fin había entrado en el equipo.

— ¡Enhorabuena Emmeline!— le felicitó uno de sus compañeros mientras entraba en clase de pociones junto a sus dos amigas.— Pero no tenéis nada que hacer. ¡El equipo de Gryffindor es imbatible!

— ¡Eso ya lo veremos! Uno de vuestros mejores jugadores se ha graduado y nuestro peor jugador también— por fin podía expresar con sinceridad lo que pensaba de Marcus Elwyn.

— ¡Un poco de atención, queridos alumnos!— el profesor Slughorn entró en clase con un par de libros bajo el brazo. Emmeline se sentó en su sitio y dejó sus cosas a su lado.— Hoy vamos a preparar poción de la Memoria. Esta poción realizada con plumas de Jobberknoll os puede ser muy útil en el futuro...— rió y negó con la cabeza, como si acabara de recordar una anécdota de lo más divertida.— Escoged una pareja para trabajar y abrid el libro por la página 17. Tenéis todo el material que necesitas en el armario del fondo de la clase. — El ruido de gente hablando, sillas siendo arrastradas y calderos repiqueteando llenó la clase.— Señorita Vance,— Emmy levantó la cabeza y dejó de hablar con su compañera— ¿por qué no trabaja con el señor Black? Estoy seguro que juntos van a hacer un gran trabajo.

Emmeline se limitó a asentir, cogió su libro y se sentó al lado de Regulus. Slughorn tenía predilección por ellos dos y, por lo que parecía, no solo tenía intención de emparejarlos en el Club de las Eminencias sino que pretendía que formaran equipo en clase.

La relación entre ellos dos era cordial desde aquel primer encuentro en el Hogwarts Express. Siempre mantenían pequeñas charlas sin importancia durante las reuniones del Club y se saludaban por los pasillos pero la chispa que había surgido entre ellos ese 1 de septiembre se había esfumado al llegar a Hogwarts. Las amistades de ambos y sus casa les habían apartado sin darse cuenta. Tampoco habían jugado ese partido que se prometieron.

— Al fin nos podremos enfrentar en el campo de quidditch.—
Comentó mientras encendía el fuego con su varita y colocaba el caldero encima. No lo había dicho como un reproche ni lo estaba acusando de fallar a su palabra. Al fin y al cabo ella tampoco lo había buscado para jugar ese partido. Todo se había vuelto demasiado raro al llegar a Hogwarts. En ese compartimento todo parecía más sencillo. ¿Charlar como amigos? Por supuesto. ¿Jugar un uno contra uno? Lo más normal del mundo. Pero la realidad era que sus vidas eran más diferentes de lo que parecía.

4º Curso | Clase de pociones | Principios de Septiembre
© RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Sáb 27 Mayo - 16:43

II. MEMORY POTION
—Bah. No lo he hecho porque no he querido. Habría podido hacerlo si quisiera, y ella habría dicho que sí sin dudarlo. Pero es que ahora tengo otras prioridades.

—¿Otras prioridades? —preguntó Wilkes, parpadeando, mientras los tres ocupaban tres asientos libres en la primera fila—. ¿Entonces no vas a ir al baile de Navidad?

—¿A quién le importa el condenado baile de Navidad? Como si pudiese pasar algo interesante aquí dentro... —Rosier se apartó los rizos rubios de la cara con gesto de desdén—. Tú tampoco vas a quedarte, ¿no, Black?

Regulus negó con la cabeza, sacando su ejemplar de Pociones de la bandolera de piel que acababa de dejar junto a su silla.

Narcissa celebra su compromiso con Lucius Malfoy, así que tengo que volver a casa —explicó simplemente, justo antes de que el profesor Slughorn hiciese su aparición.

—¡Un poco de atención, queridos alumnos! Hoy vamos a preparar poción de la Memoria.

Poco a poco, los murmullos comenzaron a apagarse conforme los alumnos tomaban asiento frente a los calderos. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que no había calderos suficientes para todos.

—Escoged una pareja para trabajar y abrid el libro por la página 17. Tenéis todo el material que necesitais en el armario del fondo de la clase.

—Sería más útil preparar algo para olvidar esta mierda de clase —gruñó Rosier en voz baja, desperezándose. Después echó un breve vistazo a Wilkes, que se encontraba leyendo la receta de la poción con gesto no demasiado convencido—. Black, tú te pones conmigo. Ya puedes ir a recolectar las colas de rata y todo el resto de tonterías.

Sin embargo, antes de que Regulus pudiese replicar, la voz alegre de Slughorn volvió a resonar en la mazmorra.

—Señorita Vance, ¿por qué no trabaja con el señor Black? Estoy seguro que juntos van a hacer un gran trabajo —sugirió tras guiñarle un ojo a la revenclaw, quién se limitó a asentir obedientemente y comenzó a recoger sus cosas.

Mala suerte —le musitó a Rosier en voz baja, antes de que el slytherin se viese obligado a dejar libre su asiento para la ravenclaw. Por una vez agradecía la descaradísima intervención de su jefe de casa, porque al menos Vance sí que parecía dispuesta a trabajar sin chuparle la paciencia.

La dejó instalarse tranquilamente mientras revisaba la lista de ingredientes que mencionaba el libro: plumas de jobberknoll, raíces de ortiga, bilis de armadillo, melaza de glumbumble, estiércol plateado de mooncalf y hojas de salvia. No parecía una poción especialmente complicada...

—Al fin nos podremos enfrentar en el campo de quidditch.

Eso he oído —asintió, esbozando una sonrisa ladina y colocando su balanza de latón encima de la mesa. Calibró los pesos adecuados y se incorporó para ir a buscar los ingredientes—. Enhorabuena. Aunque ahora tendrás que buscar una nueva excusa para cuando os ganemos de nuevo. Me temo que la de Elwyn y Lynwood se ha quedado obsoleta...

No habían mantenido una gran relación hasta el momento —de hecho, los pocos ratos que compartían juntos se limitaban a las reuniones de Slughorn—, pero a pesar de ello Regulus se sentía tan cómodo con ella que hasta se permitía bromear de vez en cuando. Vance era una de esas extrañas personas con las que hablar resultaba casi tan sencillo como respirar, incluso cuando todo lo que pareciesen tener en común fuese la pasión por el Quidditch. Y se alegraba de verdad porque hubiese conseguido al fin entrar en el equipo.
4º Curso | Clase de Pociones | Principios de Septiembre
© RED FOR SS


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Dom 2 Jul - 20:13

II. Memory Potion
—Eso he oído. Enhorabuena. Aunque ahora tendrás que buscar una nueva excusa para cuando os ganemos de nuevo. Me temo que la de Elwyn y Lynwood se ha quedado obsoleta...

¿Excusa? Se estaba levantando para ir al armario a coger los materiales y se paró de golpe, levantando ligeramente las cejas y algo indignada. Él sabía que eso no era una excusa, que esos dos eran unos inútiles encima de una escoba.

Me sorprende, Regulus, que creas Elwyn y Lynwood eran una excusa. ¡Eran la razón principal! Y todo Hogwarts lo sabía.— Emmy no entendía como con lo competitivos que eran a veces los Ravenclaw, Flitwick no los hubiera echado a patadas del equipo.— Pero me gusta verte confiado, hay que creer en uno mismo, ¿no?— le sonrió y se encaminó hacia el armario.

Delante del armario había un par de Hufflepuffs que cuchicheaban mientras terminaran de coger sus ingredientes para la poción. Una de ellas se giró y le dio un golpe a su compañera, que se calló al instante cuando vio que Emmeline estaba detrás de ellas. Emmy se limitó a fruncir el ceño y cogió las plumas de jobberknoll, las raíces de ortiga y la bilis de armadillo. Se lo pasó a Regulus y cargó con los ingredientes que faltaban.

Cuando se giró, más de una mirada estaba puesta en ellos dos. Ignoró todas esas miradas pero estaba claro que la gente empezaba a preguntarse que clase de amistad tenían la Ravenclaw y el Slytherin, a simple vista tan diferentes uno del otro. dejó los ingredientes encima de la mesa y encendió el fuego con su varita, colocando el caldero encima.

Agarró su libro de pociones y empezó a leer la elaboración: "Cortar raíces de ortiga en porciones de 5 cm". Agarró el cuchillo y empezó a cortar poniendo toda su atención en ello. Cuando Emmeline se concentraba en algo se olvidaba de todo lo demás.

— Hay que añadiendo al caldero la bilis de armadillo, remover tres veces en el sentido contrario de las agujas del reloj y dejarlo hasta que llegue a su punto de ebullición.— Le dijo a Regulus mirándolo de reojo. Le costaba delegar cuando se trataba de algún asunto académico y cuando hacía algún trabajo con alguien más solía hacerlo todo sola por miedo a que su pareja lo fastidiara. Pero por alguna extraña razón estaba segura que Black lo haría todo bien.
4º Curso | Clase de pociones | Principios de Septiembre
© RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Mar 18 Jul - 18:52

II. MEMORY POTION
Acababa de ponerse en pie cuando vio que Vance hacía lo propio, bastante indignada por su pequeña broma privada.

—Me sorprende, Regulus, que creas Elwyn y Lynwood eran una excusa —se quejó la ravenclaw, componiendo su gesto más digno—. ¡Eran la razón principal! Y todo Hogwarts lo sabía. Pero me gusta verte confiado, hay que creer en uno mismo, ¿no?

Regulus emitió una risita gutural antes de seguirla hacia el fondo del aula, donde varios alumnos ya se amontonaban frente al armario de los ingredientes. Dejó que fuese ella la que trastease entre los incontables tarros de tripas de sapo, colas de rata, espinas de snargaluff y bazos de murciélago, y se limitó a recoger los tarros que la chica le iba pasando. No se molestó en prestar atención a las dos hufflepuffs que cotilleaban a tan solo unos pocos pasos de ellos, sin quitarles la vista de encima: no le sonaban de nada y, en cualquier caso, el hecho de que una de ellas acabase de coger un tarro de pus de bubotubérculo en lugar de la bilis de armadillo que requería la receta ya era lo suficientemente ilustrativo. Sobre todo porque todos los ingredientes del armario estaban debidamente etiquetados. Patético.

Tampoco le importó demasiado que varios compañeros más se dedicasen a lanzarles miradas recelosas mientras ambos volvían a la mesa que compartían juntos. Estaba acostumbrado a ignorar a la mayoría de gente que se paseaba por ahí creyendo que el simple hecho de poseer una varita ya los convertía en magos de pleno derecho. Y, por desgracia, en Hogwarts abundaban más de lo que a Regulus le gustaría admitir.

Tras tomar asiento junto a Vance, depositó los tarros de ingredientes encima de la mesa, en riguroso orden de uso, y tras calibrar la balanza con los gramos exigidos en la receta y restar el peso del frasco de cristal, fue añadiendo poco a poco la bilis de armadillo hasta obtener la cantidad precisa. A su izquierda, Vance se afanaba en cortar las duras raíces de ortiga con su cuchillo de plata.

—Hay que ir añadiendo al caldero la bilis de armadillo, remover tres veces en el sentido contrario de las agujas del reloj y dejarlo hasta que llegue a su punto de ebullición —recitó la chica, mirándolo de reojo.

Regulus sonrió de medio lado, incorporando la bilis lentamente al agua que burbujeaba en el interior del caldero.

No hace falta que te preocupes tanto, Vance. Sé leer, a diferencia de algunos de los presentes —aseguró con desenfado, sumergiendo el cazo y haciendo girar el líquido amarillento tres veces en el sentido contrario a las agujas del reloj. Retiró cuidadosamente la espuma verdosa que se amontonaba en la superficie y, poco después, el vapor que emitía el caldero pasó a ser de la tonalidad que describía el libro. Ahora sólo debería llegar a ebullición, como Vance bien había señalado, y en cuanto adquiriese el brillo nacarado sería el momento de añadir las raíces cortadas y el estiércol diluido en agua lustral. Cogió el siguiente tarro y comenzó a desenroscar la tapa—. Si necesitas ayuda con las raíces, dímelo. Cuando están secas son más difíciles de cortar.

El olor del estiércol de mooncalf le golpeó en la nariz nada más abrir el frasco. Por Salazar, era realmente desagradable. Arrugó el ceño en una mueca de asco, sacando una minúscula botellita de cristal de su kit de pociones y vertiendo parte de su contenido dentro del frasco de estiércol.

—Ya sé que trabajar conmigo habría sido infinitamente más agradable que juntarte con la empollona pelo-paja, pero al menos podrías disimular un poco, ¿no Black? —murmuró Rosier al pasar por detrás de su mesa con todos sus ingredientes, lo suficientemente alto como para que Emmeline pudiese oírlo. Cuando Regulus levantó la vista, el slytherin le dirigió una enorme sonrisita lobuna antes de pasar hacia su asiento—. Eso te pasa por enchufado.
4º Curso | Clase de Pociones | Principios de Septiembre
© RED FOR SS


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Hurricane el Lun 23 Oct - 18:02

II. Memory Potion
El chico siguió sus instrucciones tal como ella le dijo. Bueno, de echo eran las instrucciones que venían en el libro y el Slytherin no tardó demasiado en recordárselo.

— No hace falta que te preocupes tanto, Vance. Sé leer, a diferencia de algunos de los presentes— comentó sin dejar de seguir la elaboración de la poción. Emmy se limitó a sonreír relajada. Aunque normalmente sus compañeros a la hora de trabajar eran Ravenclaws tan aplicados como ella, no siempre era fácil, la mayoría de veces había alguien que quería llevar la batuta y la cosa terminaba en una batalla de egos. Y aunque había charlado con Regulus en el Club de las Eminencias, no era lo mismo pasar un rato distendido durante una fiesta que elaborar correctamente una poción.

— Si necesitas ayuda con las raíces, dímelo. Cuando están secas son más difíciles de cortar.— Dejó durante un instante de cortar las raíces y frunció ligeramente el ceño. ¿Es que no la creía capaz de cortar unas raíces un poco secas? Eso la indignó un poco pero intentó ver la otra parte de la frase, Emmeline prefirió no meterse en una batalla sobre lo que las mujeres podían hacer o no y simplemente ver el comentario como un ofrecimiento de ayuda.

— Gracias, pero puedo yo sola— intentó que la frase no fuera forzada. Levantó la cabeza y le sonrió, para quitarle tensión al asunto. Pero su sonrisa se convirtió en una desagradable mueca cuando Regulus abrió el bote de estiércol de mooncalf. Puag, que ascazo.

— Ya sé que trabajar conmigo habría sido infinitamente más agradable que juntarte con la empollona pelo-paja, pero al menos podrías disimular un poco, ¿no Black?— Rosier soltó ese comentario cuando pasó por detrás de la mesa en la que el Slytherin y la Ravenclaw estaban trabajando. Levantó un momento la mirada para ver como Rosier se alejaba murmurándole a Regulus que era un enchufado.

Había ignorado las miraditas de algunos de sus compañeros cuando Slughorn los había juntado pero Emmeline no podía negar que ese comentario le había dolido más de lo que quería pretender. Evidentemente, sabia que tenía fama de empollona y era algo que no le ofendía lo más mínimo, era suficientemente inteligente como para saber que eso era bueno para ello. Era la sorna con la que el Slytherin había echo ese comentario. Vance quería soltar el cuchillo, girarse y contestarle al tonto de Rosier pero sabía que no valdría la pena. En lugar de eso se limitó a suspirar y a seguir con su trabajo.

— Ojalá le explote la poción en la cara justo cuando termine de meter el estiércol de mooncalf— murmuró. Emmy solo necesitaba su varita para lograrlo pero nunca haría uso de sus poderes para algo así. A veces se preguntaba cómo podía caber tanto odio en los Slytherin y cómo eran capaces de transmitirlo al resto.— No entiendo como puedes ser amigo de esos, tu no eres...— pero su voz se fue apagando. Regulus Black no había sido así con ella por alguna extraña razón pero Emmeline conocía la fama de su familia y de la gente que le rodeaba. Quizás había sido cordial con ella solo para tener a Slughorn de su lado. Al fin y al cabo no podían considerarse amigos.

Eso la dejó un poco confundida. ¿Se estaba Regulus acercando a ella para conseguir algún fin? No la necesitaba para hacerse con el favor del jefe de Slytherin, estaba claro que la familia Black era una de las familias predilectas del Club de las Eminencias. Entonces, ¿qué quería? Tanto darle vueltas a algo que no tenía sentido hizo que se olvidara por un momento de lo que estaba haciendo.

—¡Por Merlín! — murmuró cuando el cuchillo se le escapó un poco y terminó haciéndose un corte en el dedo. No parecía muy grave pero la sangre empezó a brotar por él.— Me he despistado un poco— no quería que pareciera que no podía cortar las raíces. Porque ella podía hacerlo sola.

4º Curso | Clase de pociones | Principios de Septiembre
©️ RED FOR SS



«In a crowd of thousands»
I'd found you again.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Carrie_B el Sáb 4 Nov - 15:29

II. MEMORY POTION
Emmeline le dirigió una mirada furibunda antes de continuar con su trabajo, aunque Rosier ni siquiera se dio cuenta. Estaba demasiado centrado en extender todos los botes de cristal frente a Wilkes, que seguía pasando páginas con bastante apuro.

—Ojalá le explote la poción en la cara justo cuando termine de meter el estiércol de mooncalf —murmuró la ravenclaw después de unos pocos minutos, de forma que solo Regulus pudiese escucharlo. El slytherin sonrió levemente, vertiendo parte del estiércol (que olía considerablemente mejor después de aplicar el neutralizante de belladona) sobre la balanza de plata. Sí, podría ser una estampa bastante gratificante, si no fuese porque ellos estaban justamente al lado y seguro que acabarían salpicados. Y, ante la perspectiva de castigar a Rosier o mantener intacta su túnica nueva, prefería claramente lo segundo—. No entiendo como puedes ser amigo de esos, tu no eres...

Clank
. La balanza quedó en equilibrio justo cuando Emmeline dejaba la frase sin acabar, y Regulus volcó su contenido en el interior del caldero, que emitió un sonoro chisporroteo y cambió al siguiente estadio que describía el libro: rojo sangre. Solo entonces se permitió mirar de nuevo a su compañera, que emitió un leve quejido al cortarse con el cuchillo. Un pequeño hilo de sangre comenzó a brotar de la herida, escurriendo a lo largo del fino dedo de la ravenclaw.

—Me he despistado un poco —murmuró, avergonzada, observándose el corte.

Regulus no dijo nada. Tras asegurarse de que la poción burbujeaba a la temperatura correcta, extrajo la varita del bolsillo de su túnica y apuntó con ella al dedo de la muchacha.

Episkey —musitó, antes de que ésta emitiese un leve resplandor y la herida se cerrase de inmediato, dejando únicamente el fino rastro de sangre como prueba de su existencia. Al ver que Emmeline lo miraba, Regulus volvió a guardarse la varita y se encogió de hombros—. Se lo he visto usar a Pomfrey muchas veces después de los partidos.

No era un hechizo difícil de utilizar, si se practicaba un poco. Observó de soslayo las raíces ya casi cortadas que la ravenclaw tenía sobre la mesa y se planteó finalizar él el trabajo, aunque por la forma en la que Emmeline sujetaba aún el cuchillo supuso que seguramente no estaría de acuerdo. Se hablaba mucho de la vanidad y el orgullo de los slytherin, pero los ravenclaw no se quedaban atrás...

Por eso, aunque hasta pasados diez minutos no tenía mucho más que hacer salvo vigilar los fuegos, prefirió dejárselo a ella. Un trabajo en pareja implicaba también eso, ¿no?

No está tan mal si ignoras el 95% de las cosas que dice. Yo lo hago a menudo —reconoció, en referencia a Rosier y al comentario que había hecho Emmeline sobre él. Después se inclinó sobre el libro, repasando cada una de las líneas de la receta con el dedo índice—. Y, por cierto... ¿qué es lo que se supone que no soy?
4º Curso | Clase de Pociones | Principios de Septiembre
©️ RED FOR SS


The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
437

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — At a glance

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.