Últimos temas
» Etherial's Dreams
Hoy a las 16:07 por Ladie

» ♠ Never find another.
Hoy a las 15:27 por Hellcat

» ♠ Don't let me go.
Hoy a las 15:08 por Hellcat

» Death is equal
Hoy a las 14:14 por Nightingale

» 38. Fire from the tongues of liars
Hoy a las 13:52 por Nightingale

» 37. Suspect
Hoy a las 13:51 por Nightingale

» 36. Invasion
Hoy a las 13:50 por Nightingale

» Time flows like a river.
Hoy a las 11:24 por Heartrender

» Confieso que...
Hoy a las 11:03 por Heartrender

» ~ You could be loved again
Ayer a las 23:06 por SapphireDragon

» Pirate's song
Ayer a las 22:34 por Ghawazee

» I'm free to be the greatest
Ayer a las 21:56 por Magik

» —Evento: Trama Halloween. Highway to hell.
Ayer a las 21:13 por Winter Wiccan

» ☼ Baptized in fire
Ayer a las 21:08 por Carrie_B

» Misión I: La granja.
Ayer a las 21:05 por Winter Wiccan

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Ice soldiers.

Página 1 de 8. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Miér 4 Ene - 23:59


ICE SOLDIERS
Tras los nervios, las presiones, los miedos y la adrenalina de un Gran Premio, es complicado controlar los sentimientos. Meses y meses de esfuerzo para culminar una tarea que ahora ha tocado a su fin. Cada patinador volverá a su hogar para prepararse de cara a la siguiente temporada, y luego volverá dando lo mejor de sí mismo.

Al bajar del podio como campeón mundial de patinaje artístico, a Yuri aún le queda enfrentarse con una realidad que poco o nada tiene que ver con el hielo. Periodistas, preguntas incómodas, fotografías con personas a las que jamás volverá a ver y felicitaciones que realmente no estaba buscando. Solo una única cosa es de verdadera trascendencia: los ojos marrones que le perforan desde la distancia.
OTABEK ALTIN
18 | patinador kazajo | amidamaru
YURI PLISETSKY
15 |patinador ruso | novocaine

CS | YURI!!! ON ICE | 1 X 1




pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Jue 5 Ene - 14:15

You are so far from me
And I feel so lonely
Otabek siempre se había caracterizado por ser un chico más bien callado, sin demasiada relación con los demás patinadores. Él sólo practicaba y patinaba con todo su corazón y esfuerzo, no le hacían falta más relaciones ni cosas que nublaran su corazón. Sin embargo, desde que se reencontrara con el joven Plisetsky en Barcelona, ahora prestaba atención a otras cosas. Se quedaba a sus actuaciones, lo animaba e incluso quedaban o hablaban vía móvil. De pequeño recordaba haberlo odiado, por sus gráciles movimientos, por su belleza y su fuerza. Pero ya había crecido, ya no era un niño que envidiaba lo que no tenía, sino que había encontrado otra forma de cumplir su sueño. De llegar hasta donde habían llegado todos los demás.

Y ahora no veía a Yuri como un enemigo, sino como un amigo. Y se daba cuenta que en poco tiempo, todo había cambiado. Se había abierto más a alguien como Yuri, e incluso sentía extrañas cosas a su lado. Sentía que quería protegerlo, animarlo a cumplir sus sueños, a estar a su lado, pero a la vez sentía que el rubio estaba demasiado lejos de él. A pesar de todo lo que se había esforzado en el Grand Prix Final, ni siquiera había entrado en el podio y el joven ruso había quedado primero en su debut. Realmente se encontraba ante un diamante en bruto, que le deslumbraba. Le había felicitado después del podio y realmente se sentía feliz por su amigo.

Después de aquella actuación, de todas las entrevistas que sólo consiguieron angustiarlo, igual que a los demás patinadores imaginaba, acudieron al hotel. Allí Otabek se cambió y se vistió con un traje negro, dispuesto a acudir al banquete de celebración. Nunca solía ir, porque no encontraba entretenido quedarse solo en medio de aquella gran sala, sin embargo, decidió acudir por aquel joven que ocupaba su mente. La sala estaba abarrotada de gente y Otabek cogió una copa de champán mientras esperaba. Sentía como si con aquella victoria Yuri se fuera a alejar aún más de él, y eso atenazaba su pecho con una ligera sensación de soledad. Como si la soledad que ocupaba su vida antes de ser su amigo pudiera volver.---
CON YURIO, BANQUETE


   




friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Vie 6 Ene - 15:18

You are so far from me
And I feel so lonely
Yuri se sintió liberado cuando por fin pudo abandonar el enorme estadio en el que se había librado el Grand Prix. El fresco aire de Barcelona sobre su rostro le hizo volver a la realidad, lejos de todos los periodistas, patinadores y fans que se habían esmerado en agobiarle durante la última hora. Ahora estaba él solo con sus pensamientos, y podía prestar atención a lo que verdaderamente sentía tras todo aquel torbellino.

Estaba contento, por supuesto. Acababa de ganar el oro en su debut como senior. Había llegado a lo más alto de su carrera con tan solo quince años. Ya contaba como leyenda del patinaje, y su nombre se relacionaría con el éxito durante muchos, muchos años. Sin embargo, no podía evitar sentir una extraña sensación de vacío. Como si faltara algo. Como si todo lo que tenía no fuera suficiente.

Yakov y Lilia le habían prometido celebrarlo personalmente cuando volvieran a Rusia, pero Yuri no estaba del todo seguro que fueran ellos con quienes quería celebrarlo. Eran su familia, por supuesto. Pero no lo eran... Todo. Viktor y el tazón de cerdo también le habían felicitado. Incluso el idiota de Nikiforov le había alzado por los aires delante de las cámaras. Pero seguía sin ser bastante. Nada lo era. No cuando la única enhorabuena que habría importado de verdad no había podido siquiera acceder a su persona por culpa de la marabunta de personas a su alrededor.

Le habría gustado intercambiar con Otabek más que una mirada todavía cristalina justo después de que acabara su actuación. Katsudon había podido gozar todo el rato de la presencia de Viktor cuando tan solo había ganado la plata. No era justo. Tampoco era que estuviera comparando su amistad con la extraña relación que se llevaban aquellos dos babosos, por supuesto que no.

Cuando llegó al hotel, el joven campeón se metió directamente en la ducha con agua ardiendo, hasta que su piel se enrojeció tanto que tuvo que salir. Al menos la humedad había conseguido calmarle un poco y hacer que se le despejara la mente. Acto seguido, se puso el traje negro con camisa blanca que había preparado para la ocasión y se dirigió al salón donde tendría lugar la fiesta de los patinadores. La cantidad de gente que había volvió a atosigarle al instante. Por suerte, tan solo le pararon dos personas a hacerse un selfie antes de que llegara dentro.

En la sala, se puso a buscar con la mirada a Viktor y Katsuki. Eran los únicos con los que podría pasar el rato tranquilamente... Hasta que sus ojos se posaron casualmente en la figura oscura que estaba a un lado de la habitación con una copa de champán en la mano. ¿Altin? Tuvo que parpadear un par de veces para aceptar que era él. Jamás lo había visto en aquella fiesta, y eso que llevaba unos tres años acudiendo. Los junior también tenían derecho a algo de diversión.

Olvidando al cerdo y su fiel compañero, se acercó a él y se colocó prácticamente hombro con hombro junto al chico. El traje que portaba como si hubiera nacido con él era sorprendentemente elegante para alguien que parecía dormir con su chaqueta de cuero.

Tu programa era hipnótico, merecías el bronce más que Leroy —. Fue lo único que dijo a modo de saludo, con su habitual tono más bien impersonal. Para él, incluso merecía la plata más que el llorón de Katsuki, pero era opinión no era del todo objetiva.
CON OTABEK, BANQUETE


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Dom 8 Ene - 21:33

You are so far from me
And I feel so lonely
Otabek apenas había podido acercarse a su amigo después de que terminara la competición y el podio. Casi inmediatamente después la prensa acorraló a cada uno de los patinadores, preguntándoles sobre sus metas, sus opiniones sobre la competición, sobre los otros patinadores, sobre que pensaban hacer. Eso solía agobiarlos demasiado porque parecía que no se salía de una para entrar en otra. Y para cuando los periodistas los dejaban libres, se marchaban y él ni siquiera pudo felicitar al ruso por su victoria y su debut tan deslumbrante. En parte por eso también había decidido acudir a la celebración posterior. Sin embargo, no esperaba ser encontrado primero.

Otabek se perdía en sus pensamientos, cuando notó un ligero roce en su hombro, una presencia a su lado y al mirar, comprobó que era el rubio. Sus palabras le hicieron sonreír levemente. La verdad es que él también lo pensaba. Leroy había fallado en sus saltos, había hecho algo muy simple, quizás por la presión a la que se sentía sometido al estar en el Grand Prix, pero finalmente había conseguido algunos puntos más que él, dejándolo fuera del podio. Pero Otabek no era la clase de patinador que hablaba mal de otros, simplemente porque no era su personalidad. Sólo lo tomaba como un tipo de fuerza que lo impulsaría a esforzarse más y a resaltar entre los demás la próxima vez.

Tu opinión no es muy objetiva. Leroy no te cae muy bien, ¿verdad?— Le dijo, a sabiendas de que cuando los dos estaban demasiado cerca, saltaban chispas. Bebió un leve sorbo de su copa, sintiendo aquellas molestas burbujas en su garganta. No era muy dado a beber tampoco, al menos no esa clase de bebida. — Lo siento, no pude acercarme a ti antes con todos los periodistas.— Se disculpó él, puesto que para cuando había terminado de hablar con todos y respondido sus preguntas, el rubio ya se había marchado. Otabek alzó una de sus manos y la posó sobre la cabeza del ruso, revolviendo su cabello ligeramente, de forma cariñosa.

Me alegro de que ganaras el oro, Yuri. Felicidades.— Su voz y sus palabras podían sonar simples, pero era algo realmente significativo. No se hubiera alegrado si hubiera sido de otra manera. Yuri lo merecía, se había esforzado incluso más que los demás, y merecía aquella recompensa.— Estuviste perfecto.— Le dijo, mostrándole una sonrisa cercana, como cuando se pasaban horas hablando, solo los dos, contándose cosas sobre sus vidas o sus aspiraciones. Ciertamente, Otabek solo podía ser así con el joven rubio; sin saber muy bien el motivo, encontraba tranquilidad y diversión a su lado sin tener que sentirse presionado u obligado.

¿No vas a acercarte a Nikiforov y Katsuki? Apuesto a que están deseando darte un gran abrazo.— El tono de las palabras podía ser tomado como cierta broma, ya que sabía que a Yuri no le agradaban del todo esas muestras de afecto en público, menos si venían de parte de esa pareja tan peculiar.
CON YURIO, BANQUETE


 




friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Dom 8 Ene - 23:18

You are so far from me
And I feel so lonely
Yuri se giró un poco hacia Otabek para quedar cara a cara con él. Al mismo tiempo, extendió una de sus manos hacia la bandeja que uno de los camareros portaba cuando pasó por su lado. Tenía quince años, ergo lo único que podía permitirse beber era un refresco gaseoso. Normalmente, las Coca-Colas y demás le estaban terminantemente prohibidas por Yakov y Lilia debido a sus altos niveles de azúcar. Aun así, pensaba que aquella noche era única y que se lo merecía.

Ante las palabras de otro chico, el joven ruso arrugó la nariz en un claro gesto de desaprobación. Nada de lo que el otro dijera le iba a hacer cambiar de opinión, mucho menos si era por mera educación o modestia.

¡Claro que no lo es! —. Respondió al instante, haciendo ver claramente su desacuerdo —. Su programa corto fue un verdadero desastre, ni siquiera debió haber puntuado en saltos. Y aunque al final salvase el programa libre gracias a añadirle dificultad técnica, siguió sin estar a la altura —. Yuri le dio un corto sorbo a su refresco antes de ladear la cabeza y continuar en un tono un poco más calmado e indulgente —. Sin embargo, tú no cometiste ni un solo fallo. Tus programas fueron limpios y la dificultad daba para llegar al podio.

Tras aquello, bajó la mirada un momento al suelo y luego volvió a alzarla para encontrarse de nuevo con los oscuros ojos del otro. Por unos segundos, se permitió el placer de aguantarle la mirada para poder bucear en ellos. En el fondo, sabía que él mismo estaba un poco molesto con el desarrollo de los acontecimientos. Tenía que estarlo, ¿no? Otabek era su amigo.

No te preocupes —. Dijo al fin, quitándole hierro al asunto con un gesto de su mano. Obviamente, no iba a admitir en voz alta que le habría encantado haber podido darle un abrazo después de colgarse la medalla —. Los periodistas estaban muy pesados, no me dejaron en paz por una hora...Y supongo que a ti tampoco —. Después de aquello, se calló unos breves segundos antes de atreverse a añadir —. Pero me alegra que hayas venido a la fiesta. Temía no volver a verte antes de marcharnos...

Yuri interrumpió sus palabras rápidamente cuando Otabek le puso la mano en la cabeza. Normalmente, no dejaba que absolutamente nadie tocase y mucho menos enmarañase su pelo. Sin embargo, a él se lo permitió.

Gracias, pero me gustaría que el año que viene pudiéramos subir los dos juntos al podio —. Aquella confesión sonó casi como un susurro. Hasta entonces, no le había importado en absoluto quién ganara o perdiera siempre y cuando estuviera por detrás de él. Sin embargo, Otabek... A él le deseaba lo mejor. Quería que llegase tan alto como se merecía, y que su talento se viera reconocido en las competiciones.

Un poco azorado por sus propias palabras, se mordió el labio inferior y bebió nuevamente de su vaso, tratando que hacer que el momento fuera un poco menos incómodo para sus propios estándares. Hablar abiertamente de aquel tipo de cosas no era su estilo. Era el de Nikiforov y Katsuki, más bien. Y hablando de ellos...

¿Qué? Oh, no. No pienso estar ahí para presenciar otro año más cómo el cerdo hace pole dance semidesnudo. Ya tengo un trauma infantil por ello, intento hacer borrón y cuenta nueva. —. "Además, prefiero tu compañía a la de ellos" añadió mentalmente.
CON OTABEK, BANQUETE


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Jue 19 Ene - 22:26

You are so far from me
And I feel so lonely
La reacción de Yuri ciertamente le causó algo de gracia, pero se mantuvo observándolo y escuchándolo mientras hablaba, con una ligera sonrisa en su rostro. Tenía razón en todo lo que decía, y aún así no le quedaba más que asumir que no había sido suficiente para superar aquella desastrosa actuación de Leroy. No comprendía como alguien con un ego tan alto y que se jactaba de sus anteriores victorias podía haber caído tan fácil ante la presión del Gran Prix.

Tienes razón, no te lo niego.— Le comentó, apoyando todo lo que decía porque tenía toda la razón del mundo. Quizás le irritaba que él no se alterara de la misma manera que él, cuando a él le afectaba de manera más directa. Pero no era algo típico de él enfadarse de esa manera. Como ya había pensado, eso le instaba a luchar con más fuerza.

Son bastante molestos cuando acabamos de quitarnos esta gran presión, ¿no crees?— Le confesó con un leve suspiro. Después de toda la presión y el esfuerzo que habían realizado para llegar hasta la última competición, lo que menos querían escuchar era que harían para la próxima temporada o cuales eran sus metas. A Otabek al menos era algo que lo agobiaba, y aún así era algo normal de pasar después de cada competición. Algo tenían que tener para escribir sus artículos. Una sonrisa más amable se fijó en el rostro del kazajo después de escuchar aquello y negó con la cabeza.

No me habría ido sin verte, Yuri.— Admitió. Por eso es que estaba en esa fiesta, sentía que debía verlo por última vez, que debía felicitarle y pasar con él aquella última noche. Después de todo eran amigos, Otabek sentía que el ruso se sentía tan poco atado con los demás como le ocurría a él. Sólo era algo distinto con aquel rubio que le sacaba tres años. Después de felicitarle y permitirle aquel pequeño contacto, las palabras, casi susurros del ruso, hicieron que en su corazón se instalase una calidez y una fuerza que antes no había sentido. Su sonrisa se volvió más íntima.

A mi también. ¿Quieres hacer una promesa?— Le propuso después de una ligera pausa, medio divertido, mientras volvía su mirada hacia él. Si hacían una promesa definitivamente no podía romperla y se esforzaría mucho más sólo porque ese era el deseo de ambos. Otabek no pudo evitar soltar una leve risotada al aire, algo que era raro de ver en él. Pero la relación que veía entre aquel trío era divertida. Yuri se quejaba de la pareja pero podía intuir que les tenía cierto cariño, sin embargo no era una persona demasiado expresiva, como lo era él. Otabek se agachó un poco para llegar al oído del ruso, que era más bajo que él, puesto que habían subido la música y las voces empezaba a escucharse más altas.

¿Entonces quieres salir? Podemos ir a la terraza o coger la moto y dar una vuelta por Barcelona.— Le ofreció él. Había llegado montado en ella y la había dejado en la entrada, aunque él ya había probado a montarse aquella vez cuando lo ayudó a escapar de unas fans. Si era verdad que quizás no era demasiado ortodoxo siendo él el ganador, muchos querrían felicitarle, pero la verdad era que Yuri era la única persona con la que quería estar y por la que había acudido allí. La decisión era del ruso.
CON YURIO, BANQUETE


 




friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Sáb 21 Ene - 13:57

You are so far from me
And I feel so lonely
Yuri miró fijamente a Otabek cuando le confesó que no se habría marchado sin volver a verle. A pesar de que era algo bastante lógico, teniendo en cuenta que eran amigos, el miedo de que en el fondo no fuera tan importante para el kazajo seguía estando ahí. Qué podía decir, él era la primera amistad de verdad que hacía desde que se adentrara en el mundo del patinaje. Le había dejado entrar en su vida sin pensar demasiado en las consecuencias negativas que eso pudiera tener y, por supuesto, le asustaba que pudiera hacerle daño al no cumplir sus expectativas.

Por eso mismo, las calmantes palabras del otro hicieron que se relajara un poco. Le habría gustado sonreír complacido, pero eso ya habría sido demasiado expresivo para el ruso. Se conformaría con mirarle con los ojos más abiertos de lo habitual para luego apartarlos de nuevo, tratando de que no se notara demasiado la pequeña batalla interna que acababa de librar él solo.

Bien —. Fue todo lo que dijo al respecto, sin alzar demasiado la voz. En todo aquello, no se había dado cuenta de que la música había subido más de la cuenta. Por eso mismo, se sobresaltó un poco al ver a Otabek tan cerca de él para hablarle. Su primer instinto fue dar un paso atrás, pero finalmente logró luchar contra él y quedarse clavado en el sitio. No era para tanto. Tan solo se había acercado un poco. Nada más. Aun así, fue bastante complicado ignorar el hecho de que su garganta se había secado abruptamente. Eso logró hacer que se enfadara un poco consigo mismo. ¿Es que acaso era un crío?

Tratando de ignorar la tonterías que cruzaron como un rayo su mente, se las apañó para sonreír de manera natural. No fue una sonrisa amplia ni mucho menos expresiva. Simplemente fue una pequeña curva en sus labios demostrando cuán de acuerdo estaba con hacer aquella promesa. La temporada siguiente iba a ser divertida, y no solo porque el engreído de Viktor hubiese decidido volver. Yuri ahora más que nunca quería probarse a sí mismo y también a Otabek contra él. Sabía que los dos eran lo suficientemente buenos para ello. Sangre joven y preparada contra la vasta experiencia del otro. ¿Quién ganaría?

Hagamos una promesa —. Convino rápidamente, asintiendo con la cabeza, bastante seguro de lo que acababa de decir. Iba a tener que darlo todo de ahora en adelante, no solo para no decepcionarse a sí mismo, si no para no hacerlo también ante su nuevo amigo. Le demostraría de lo que era capaz. Se lo demostrarían el uno al otro —. Ni se te ocurra romperla —. Fue cuanto añadió, más a modo de recordatorio que de amenaza.

Ante su proposición, y por primera vez, aquellas sonrisas que hasta ese momento no habían sido más que espejismos, consiguieron hacerse amplias hasta mostrar fugazmente sus dientes. ¿Acababa de oír lo que acababa de oír? ¿De verdad Otabek estaba dispuesto a sacarle de aquel infierno repleto de miradas de soslayo y de susurros incómodos a sus espaldas? No tenía que pensarse demasiado la respuesta. Era un sí rotundo.

Sin reflexionar demasiado en lo que estaba haciendo, cogió al otro joven por la muñeca y tiró un poco de él para que comenzara a caminar hasta la salida. Bajo la palma de su mano, únicamente podía notar la manga de la elegante chaqueta que el otro había elegido para la ocasión —. Cualquier sitio me parece mucho mejor que este. Además, me encantaría ver Barcelona de noche —. Aquella fue la única excusa no vergonzosa que se le ocurrió para aceptar su propuesta.
CON OTABEK, BANQUETE


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Jue 9 Feb - 20:17

You are so far from me
And I feel so lonely
Al ruso pareció gustarle la idea de que hicieran una promesa. Una promesa que los uniera para seguir luchando en la siguiente temporada, por un par de puestos en el podio. Era una forma de hacer más sólida esa amistad en la distancia y de intentar superarse a sí mismos.  Otabek no pudo más que sonreír levemente para sí mismo cuando Yuri puntualizó que no podía romper aquella promesa.— No se me ocurriría.— Puntualizó él, de forma confidente. Esperaba no decepcionar a aquel chico, a su amigo. ¿Cómo había nacido aquella amistad? Aunque tenían algunas cosas en común en su personalidad, eran bastante diferentes.

La idea de Otabek de marcharse por ahí con su moto había sido pensada debido al disgusto que Yuri parecía mostrar al tener que quedarse cerca de la pareja de oro durante toda la noche. No creía que fuera aceptar su proposición de verdad, pero se sintió shockeado cuando vio su sonrisa, tan amplia y natural, tan feliz. Sintió su corazón acelerarse ligeramente. Yuri no mostraba ese tipo de sonrisas muy a menudo; atesoraría esa imagen en su mente. Tan absorto se quedó con esa imagen de su amigo en la cabeza, que se sorprendió cuando Yuri tomó su muñeca y lo arrastró fuera de allí.

Cuando se repuso de la sorpresa, bebió el par de tragos que aún le quedaban en la copa y la dejó sobre la bandeja de un camarero antes de llegar a la salida. Por suerte nadie los vio marcharse, o si los vieron, no se lo impidieron. Era el ganador, en teoría, después de tanto esfuerzo, Yuri podía hacer lo que quisiera. Que le dieran a los reporteros y a las felicitaciones, también merecía algo de diversión después de pasar tanto. Abandonaron el local donde se celebraba la fiesta y el ruso aún agarraba su muñeca, apenas haciendo contacto con su piel. Según bajaban las escaleras, el rubio parecía ir directo hacia su moto, la cual ya parecía reconocer, sin darse cuenta del resto de obstáculos.

Otabek, tomó la mano de Yuri que agarraba su manga, tirando de él hacia atrás, aunque chocara con su pecho, puesto que el ruso apenas había visto que iban a chocar de frente con un grupo de gente que pasaba justo en frente de ellos. Hubieran caído todos si hubiera dejado que se chocase. Otabek agarró el hombro del rubio cuando chocó contra su pecho, quedando más cerca de lo normal y su mano aún aferraba la contraria. Sentía el tacto de la mano fría del ruso como algo agradable, pero sabía que no podía durar para siempre.

Deberías de tener más cuidado, Yuri.— Le aconsejó él, en tono amable. La próxima vez si que podía meterse una buena. Después de unos momentos que quiso sentir como eternos, lo dejó marchar y se acercó a la moto, ahora ya con el camino libre. Sacó las llaves y arrancó el motor, colocándose un casco y tendiéndole otro a su amigo.— ¿Dónde quieres ir?— Preguntó el kazajo, ya que el tenía bastante poca idea de la ciudad, quizás el rubio se encontrase en las mismas, en cuyo caso siempre podían vagabundear por ahí con la moto hasta encontrar un buen lugar.
CON YURIO, BANQUETE






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Sáb 11 Feb - 15:40

You are so far from me
And I feel so lonely
Yuri no era capaz de ver más allá de sus propias narices. Tenía suerte de estar de espaldas a Otabek, porque sus mejillas habían tomado un ligero tono rosado en el mismo momento en el que habían comenzado a andar. El ruso solía pecar ser irreflexivo, de modo que no le habría sorprendido demasiado que el otro se retractara de su propia proposición y decidiera quedarse en el banquete. Sin embargo, no lo hizo. Por algún motivo que no era capaz de entender, prefería marcharse con él a solas que quedarse socializando con el resto de patinadores. Y eso le ponía incómodamente nervioso.

Además, no podía ignorar el tacto de la piel del otro chico bajo sus dedos. Vale, sí. Era realmente estúpido. Únicamente le había cogido la muñeca, no era nada inapropiado ni mucho menos extraño. Aun así, le gustaba. Le gustaba más de lo que debería gustarle un tacto tan simple y mundano.

Precisamente por ir demasiado absorto en sus propios pensamientos, no vio venir al grupo de gente que tenía justo delante en el pasillo. Tampoco fue capaz de prever lo que iba a suceder después. De pronto, la mano que había permanecido como un peso muerto bajo la suya, cogió sus dedos y tiró de él. Producto de la confusión, no pudo hacer nada por resistirse cuando vio su cara dar contra el pecho de Otabek.

Mierda. Pensó para sí mismo, dándose cuenta de una vez por todas de lo que estaba sucediendo a su alrededor. El rubor que antes no había sido más que un pequeño halo sobre su piel, ahora se intensificó hasta tomar un embarazoso tono rojo que agradecía no ser capaz de ver. Idiota. Se recriminó a sí mismo. No es para tanto. Insistió dentro de su cabeza. Solo ha sido un accidente. Sepárate de él de una vez, no hagas esto más embarazoso de lo que ya es. Sin embargo, su cuerpo no respondió a sus llamadas. Simplemente se quedó quieto contra el pecho del otro, en unos eternos segundos que parecieron no acabar nunca. No te comportes como un maldito adolescente. Eres más que esto. Otabek se va a dar cuenta de que eres un crío.

Al final, para su propio bochorno, tuvo que ser el otro el que se moviera —. Lo siento, no me di cuenta —. A partir de ese momento, bajó la cabeza y lo siguió de cerca, rezando por que sus propios mechones de cabello pudieran taparle la cara el tiempo suficiente como para relajarse. Por suerte, no tardaron mucho en salir al exterior y el frío de la calle azotó sus mejillas hasta hacerles perder todo el calor que habían acumulado.

De nuevo con un poco más de confianza, alzó la cabeza y cogió el casco que el otro le ofrecía para ponérselo. La verdad era que le encantaba la idea de montar en moto. No lo había hecho nunca hasta que le conoció, a pesar de que había sido uno de los muchos sueños de su adolescencia. En realidad, no había hecho muchas cosas más a parte de patinar y de hacer ballet. Por una vez quería vivir una experiencia propia, y la idea de que fuera con Otabek le agradaba.

Viktor y Katsudon mencionaron un mercado navideño —. Comentó, mientras se subía a la moto a espaldas del otro chico. Sin pensárselo mucho, se cogió a su cintura lo suficiente como para asegurarse, pero sin ejercer más presión de la necesaria —. Y Yakov y Lilia dijeron ayer que la Sagrada Familia es más bonita de noche. También hablaron de las Ramblas o algo así para pasear... Aunque yo no he estado en ninguno de esos sitios aún así que... —. A pesar de que el chico no podía verle, se encogió de hombros —. Creo que cualquier cosa será divertida.
CON OTABEK, BANQUETE


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Dom 19 Feb - 21:50

You are so far from me
And I feel so lonely
A Otabek le gustó tener al rubio tan cerca, sentir su calidez, y se maldijo a sí mismo. Esos gustos en su país nunca estarían bien vistos, pero no podía evitar sentirlo cuando el sentimiento aparecía. Y cuando aparecía en un chico de quince años, tres años menor que él, era todavía peor. Más aún si la personalidad era la de Yuri. De todos modos, sólo podía sonreír resignado ante lo que el ruso despertaba dentro de él.

Está bien, no tienes que disculparte.— Le dijo, amable, dejándolo marchar porque pensó que para él eso sería vergonzoso e incómodo, aunque hubiera querido quedarse abrazado a él por más tiempo. Después se dirigieron hacia la moto y él mismo se colocó el casco, cediéndole otro a Yuri y buscando las llaves en el bolsillo de su chaqueta. Entre tanto, el ruso ya se había subido detrás suyo y notaba sus finas manos agarrándose a su cintura. Otabek respiró profundamente, escuchando las palabras del rubio.

Creo que ese mercado no está lejos de donde estuvimos antes de la competición, no será difícil encontrarlo.— Le comentó. Antes de la competición habían ido a tomar algo a una cafetería y poco después se habían encontrado con Victor y Yuuri, así que suponía que no estaba demasiado lejos. La cuestión era preguntar o seguir a la masa de gente que iba también hacia allí. Arrancó, escuchando el sonido del motor y tranquilizándose con el rugido tan característico de su moto.

Pero de lo demás no tengo ni idea, habrá que preguntar.— Dijo, en una voz más alta, para escucharse por encima del motor. Otabek sólo había estado en otros países para las competiciones pero no solía hacer turismo, aún más en una ciudad donde no conocía el idioma y no tenía garantizado que allá donde fueran, pudieran comunicarse al menos inglés. La moto recorría a una buena velocidad las calles de Barcelona, otorgándoles cierta brisa fría que tranquilizaba sus cuerpos y los relajaba. Las luces de la ciudad, en plena Navidad, eran preciosas y hechizantes con el fondo de la noche oscura de fondo. Cuando Otabek localizó el mercado, aparcó cerca y puso la seguridad a la moto, guardando después los cascos y arreglándose el cabello que se había despeinado ligeramente por el casco y el viento.

Vamos, creo que dan mucha comida a probar.— Le dijo, con una sonrisa, instándole a ir con él. La verdad es que tenía algo de hambre, y probar comida de otro país, siempre estaba bien. Por lo que veía según avanzaba, veían muchas figuritas de cerámica de las que no entendía su uso, pero también tenían puestos de comida, artesanía, etc. Se preguntaba si a Yuri le gustaría algo, quizás estaría bien regalarle algo por su victoria. Así, decidió observar al rubio por si se veía emocionado con algo. ¿Estaría bien un recuerdo entre los dos, no?
CON YURIO, BANQUETE






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 20 Feb - 16:19

You are so far from me
And I feel so lonely
Cuando Otabek arrancó la moto, Yuri se cogió con un poco más de fuerza a su chaqueta, sin ni siquiera darse cuenta de ello. No le daba ningún miedo la velocidad, y confiaba lo suficiente en su nuevo amigo como para creer que podían tener un accidente. Sin embargo, la adrenalina hizo que el joven se dejara de movimientos comedidos y moderados para pasar a actuar de la forma en la que realmente era: algo brusco y poco prudente. Sus dedos se crisparon alrededor de la suave tela hasta que sintió cómo comenzaban a tomar algo de carne debajo de la ropa. Solo ahí fue cuando se contuvo de nuevo.

Después de eso, el ruso cerró los ojos y se dedicó a disfrutar de la brisa en su rostro. A pesar de que no iban a una velocidad alarmante, se sentía totalmente libre subido en la parte trasera de la moto de Otabek. El otro le hacía sentir de aquella manera, y no entendía demasiado bien por qué. En el fondo, el kazajo también era patinador. No era exactamente un elemento transgresor en su vida. Su aparición no era un acontecimiento que no hubiese podido esperar, ni tampoco algo que hubiese dado la vuelta a su existencia de forma drástica. Más bien se trataba una pieza nueva en su maquinaria, la cual por algún motivo la hacía moverse con un poco más de agilidad.

¿Comida? —. Preguntó al instante, alzando un poco la voz para que pudiera escucharle bien —. Me muero de hambre —. Deberías haber comido algo en el banquete, se reprochó al instante. A lo mejor Otabek había sido un poco más inteligente que él y sí que se había llevado algo a la boca.

Dicho aquello, apoyó la barbilla en el hombro del otro chico para que su voz llegase con más facilidad a su oído. No sin un pequeño esfuerzo a causa de la diferencia de altura incluso estando sentados. Por suerte contaba con bastante elasticidad y estirarse un poco más de la cuenta no era del todo un problema.

Tal vez nos ofrecen... ¿Turrón o algo así? —. Una suave risa se escapó de sus labios —. Porque te dejarán comer azúcar en ocasiones especiales, ¿no? —. Cuestionó en tono jocoso. A pesar de que aquello estaba destinado a ser una pequeña broma, tampoco sería de extrañar que en efecto fuese así. Muchos entrenadores controlaban la comida de sus deportistas de manera radical.

Cuando aparcó, se bajó grácilmente de la moto y se quitó el casco para luego tendérselo a Otabek y que lo guardara donde estimara conveniente. Su cabello había quedado un poco revuelto, pero no le dio la menor importancia. Acto seguido, de unió a él en su camino hacia el gran mercadillo. Nada más verlo, le pareció extremadamente acogedor y navideño. Era bonito a su manera, a pesar de que él no solía darle importancia a aquellas cosas tan nimias.

Sin poderlo evitar, sus ojos rodaron por todas las paradas, tratando de descifrar para qué servirían la inmensa mayoría de cosas. Desde luego, Barcelona y sus costumbres eran drásticamente diferentes a las de su ciudad natal. Eso debería haberlo intimidado un poco, pero en su lugar lo que hizo fue despertar su curiosidad.

Otabek —. Lo llamó al final, sin poderlo evitar —. ¿Tienes una mínima idea de para qué pueden servir tantas figuras de cerámic... ¿¡Eso son manzanas de caramelo!? —. Se interrumpió a sí mismo al verlas. Hacía desde su infancia que no probaba una, cuando su abuelo se las compraba para merendar después de los entrenamientos... En aquellos tiempos en los que todavía vivía con él en Moscú. Después, sus sucesivos entrenadores habían eliminado todo aquello de su dieta.
CON OTABEK, BANQUETE


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Lun 27 Feb - 14:58

You are so far from me
And I feel so lonely
Otabek sonrió divertido al escuchar del ruso que tenía hambre; la verdad es que no habían estado el suficiente tiempo en el banquete como para realmente haber conseguido algo de comer. Por su parte, el kazajo también tenía hambre, pero bueno, podían ver si había alguna muestra de comida o gastarse algo de dinero en comida, después de todo era una celebración. Aunque fuera una privada, entre los dos. Otabek paró en un semáforo y sintió el rostro de Yuri apoyado en su hombro, comentándole si podrían comer azúcar.

Después de tanto esfuerzo que menos.— Opinó él. La vida de un patinador era de sacrificios, por lo que durante toda la temporada apenas podían comer algo que modificaran o dañaran su cuerpo. — Aunque tus entrenadores desde luego no pondrían buena cara.— Dijo, riendo levemente, visualizando los rostros serios y con el ceño fruncido tanto de la mujer como del hombre que entrenaban al ruso. Sin embargo, Otabek era de los que pensaban que podían tener algún exceso en sus vidas, después de todo durante los entrenamientos se mataban a ejercitar su cuerpo, por lo que quemaban cualquier cosa que consumieran. Lo único que no probaba era el alcohol, el tabaco o las drogas, cosa que muchos habían consumido debido a los nervios y las inseguridades. Una vez con la moto aparcada y todo guardado, ambos se dirigieron al mercadillo, observando todo lo que tenían cerca. El moreno volvió su mirada hacia Yuri cuando escuchó su nombre y se acercó a él para escucharle mejor. Miraba un mercadillo con cientos de figuritas de diferentes personajes.

En Kazajistan había muchas religiones, y aunque él no seguía ninguna, como era obvio había escuchado sobre la religión católica. Pudo distinguir ángeles, figuritas vestidas de romano, un niño.. quizás era alguna costumbre para representar alguna escena del catolicismo. Otabek estaba por responderle, pero el ruso cambió de tema drasticamente y el moreno dirigió su mirada hacia donde estaba mirando el rubio. Otabek no pudo evitar soltar una risa al aire y le sonrió amigable.

Vamos a por una, no se lo diré a nadie.— Le comentó, poniendo un dedo sobre sus labios, indicándole silencio. Después se acercó hasta el hombre que las vendía y compró un par antes de que el ruso pudiera quejarse de que gastara su dinero, y se la tendió, probando la suya también. No le gustaban en exceso las cosas dulces, pero de vez en cuando no estaba de más probar algo así. Otabek era más de comida salada, aunque en su país no había demasiada comida basura, había descubierto todo eso viajando por el mundo con las distintas competiciones. Mientras caminaban, viendo distintos puestos y luces, Otabek giró su mirada hacia el rubio, pensativo.

Yuri.— Lo llamó, para que se enfocará en él.— ¿Te gustaría intercambiar números? Después de todo tengo que volver a Kazajistán en unos días y me gustaría mantener el contacto.— Le dijo, con una ligera sonrisa. Habían forjado su amistad en pocos días antes de la gran competición y con todo el lío apenas habían tenido tiempo de intercambiar números de teléfono. No quería dejar de hablar con él por la distancia entre sus países.
CON YURIO, BANQUETE






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 27 Feb - 18:55

You are so far from me
And I feel so lonely
Yuri siguió bastante emocionado al otro chico en su camino hacia las manzanas de caramelo. Tan solo de pensar en la fruta y el dulce juntos, se le hizo la boca agua. Estaba deseando poder coger una y llevársela, y ya estaba buscando su cartera en el bolsillo de su chaqueta cuando Otabek se le adelantó al pagar —. ¡Eh! —. Se quejó, frunciendo el ceño no muy convencido ante lo que acababa de suceder. Aun así, no dudó en coger su manzana —. No tenías por qué hacer eso —. Le regañó, mirándole de reojo —. Debería haberte invitado yo para agradecerte que me sacaras del banquete.

Sin embargo, no alegó nada más con respecto a ese tema y simplemente le dio un primer bocado al dulce. Tan sumamente irresistible como lo recordaba. Esperaba que ninguna de sus fans locas lo estuviera siguiendo en ese momento, pues una foto en aquel instante podía generarle una buena bronca de Lilia.

Estaba disfrutando en relativo silencio de su bien merecido premio cuando escuchó su nombre de boca del kazajo. Automáticamente, giró un poco la cabeza y se le quedó mirando todavía con la manzana en la boca, a la espera de lo que le tuviera que decir. Por unos segundos, se quedó un poco estupefacto. Sí, que dos amigos intercambiaran sus números de teléfono era una cosa bastante normal. Aun así, algo dio un vuelco dentro de él cuando Otabek le propuso hacer lo propio.

Eso significaba que no estaba cansado de él, y que tenía intenciones de seguir en contacto. La idea de que tuvieran que separarse tan pronto no le hacía ninguna ilusión, pero era un hecho inevitable que iba a tener que empezar a asimilar. ¿Cuándo volvería a verle? Era sí que era una muy buena pregunta. Lo más cercano eran los mundiales de marzo, y para eso aún quedaban tres meses. El simple pensamiento le angustió.

Claro —. Respondió tras unos segundos asimilación. Tras aquello, aguantó la manzana con una mano, sacó su teléfono del pantalón y lo desbloqueó antes de tendérselo a Otabek —. Apúntame tu número.

Durante unos segundos, simplemente se mordió el labio inferior, con un gesto un tanto duditativo. Acababa de conocer al otro patinador hacía unos pocos días, y ya tenía que comenzar a asimilar el hecho de que pronto se separarían. Hasta ahí la buena suerte del joven ruso.

¿Cuánto tiempo más vas a estar en Barcelona? —. Cuestionó, en voz un poco más baja de la normal. Para tratar de destensarse un poco, volvió a darle un bocado a su manzana de caramelo.
CON OTABEK, BANQUETE


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Lun 27 Feb - 21:07

You are so far from me
And I feel so lonely
Otabek sabía de sobra que el rubio se quejaría, pero movió su cabeza para negarle y le sonrió un poco. Además, sea lo que sea lo que dijera, igualmente cogió su manzana y eso le hizo bastante gracia, pero simplemente le sonrió más divertido de lo normal.—Tomalo como un regalo por la victoria.— Comentó, por poner algo como excusa. La verdad es que simplemente quería consentirlo esa noche, pasar tiempo con él sin preocuparse por los demás. Si tenía que hincharlo a dulces o cumplir sus caprichos lo haría, y asumiría la culpa que Yakov o Lilia quisieran echarle, vía skype, lo más seguro.

Las palabras del kazajo parecieron sorprender a Yuri y eso lo hizo ladear un poco la cabeza, sin entender. ¿Era raro que le pidiera un modo de volver a contactar con él? Por un momento pensó que no le gustaría, que quizás era algo demasiado directo, pero respiró profundamente cuando finalmente aceptó. Le dio su móvil y el moreno lo tomó, con cuidado de no mancharlo por la pringue del caramelo en sus dedos, apuntando su nombre y su número. —Listo. Puedes hablarme cuando quieras.— Le dijo, devolviéndole su número de teléfono. Sería una tarea que tenía que llevar a cabo el rubio, porque era el único que tenía el número del contrario, y eso en parte, le resultó al kazajo una buena prueba. Probaría si Yuri realmente quería hablar con él. La posterior pregunta de Yuri hizo que su mirada se centrase en él, quizás algo más triste de lo normal, sin perder su seria compostura.

No lo sé. Eso lo lleva mi entrenador.— Comentó. Otabek solía tener bastante poco que ver en idas y venidas, puesto que le importaba poco estar de más en un país extranjero o tardar poco en volver a casa. Al menos hasta esos momentos. Otabek mordió la manzana y se tomó su tiempo para volver a contestarle. —Además, la entrada a mi país está bastante regulada, quizás tarde unos días en poder marcharme.— Le confesó. Su país estaba situado al norte de paises bastante conflictivos, tenían relaciones con ellos y nunca estaban del todo seguros. Tenían que controlar la gente que entraba y salía del país para controlar el terrorismo y salvaguardar a sus gentes. Pero aún así, Otabek nunca se sentía seguro.

¿Y tu? ¿Tardarás en volver a Rusia?— Preguntó de vuelta.— Ahora que Nikiforov vuelve a la competición imagino que será todo muy movido.— Opinó, pensativo. Si Victor volvía a Rusia, seguramente Katsuki lo seguiría y eso haría una pista de entrenamiento bastante animada. Aunque imaginaba que no sería así para el rubio que tenía al lado.
CON YURIO, BANQUETE






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 27 Feb - 22:16

You are so far from me
And I feel so lonely
Yuri alzó una ceja ante la falta de respuesta por parte de Otabek. No era culpa suya, pero el hecho de no saber qué iba a pasar le ponía un poco nervioso. Él tampoco tenía mucha capacidad de decisión con respecto a lo que Yakov y Lilia hacían con él, pero al menos le comunicaban las cosas con un poco de antelación para saber qué era lo que tenía que hacer. Si no todo sería más desastre de lo que ya era de por sí.

Al final, no pudo contener un pequeño suspiro. Por unos momentos, olvidó la manzana de caramelo y centró toda su atención en el otro chico, entornando un poco los ojos y mirándolo con más fijeza de la cuenta. Parecía ser que decía la verdad. No tenía ningún motivo para mentirle tampoco... Y al menos había dicho que tardaría un poco en irse. Tendría que conformarse con saber que no se iría al día siguiente sin avisar.

Yo... —. Por unos momentos prensó los labios —. Yakov y Lilia han dicho que quieren quedarse aquí al menos un par de días más. No sé qué rollo sentimental-nostálgico se llevan entre ellos pero tampoco me importa. Viktor y Katsuki están de acuerdo, a lo mejor se toman esto como una luna de miel o vete tú a saber —. Yuri se encogió de hombros sin darle demasiada importancia al asunto —. Luego tal vez me vaya de vacaciones un par de semanas a Hasetsu con ellos. Yakov nos deja descansar un poco antes de volver a los europeos el mes que viene. Así que... Bueno, supongo que al menos me quedaré en esta ciudad un poco más.

Tras decir todo aquello, prensó los labios y desvió nuevamente la mirada. La verdad era que todo el mundo tenía algo que hacer en España menos él. Esperaba al menos poder contar con Otabek un par de días más, o no le quedaría más remedio que pegarse a alguna de las dos parejas anteriores... Cosa que no le entusiasmaba en absoluto. Yakov y Lilia eran un par de viejas glorias con gustos demasiado sofisticados para su edad. Y Viktor y Yuuri... Dudaba que pudiera hablar mucho con ellos entre arrumaco y arrumaco. De verdad que le provocaban urticarias.

Te diré cómo de movido es cuando a Yakov le dé su primer infarto —. Intentó bromear finalmente, tratando de despejar su mente de todas aquellas cosas.
CON OTABEK, BANQUETE


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Mar 7 Mar - 23:13

You are so far from me
And I feel so lonely
Otabek escuchó las palabras del ruso con atención. Al parecer todos tenían mejores planes con sus respectivas parejas que en solitario, y el rubio no parecía querer unirse a ninguna de las dos parejas. Era comprensible, no era agradable estar en medio de dos enamorados o en medio de recuerdos y momentos que no tenían nada que ver contigo. Más aún si teníamos en cuenta que Yuri era bastante reacio a ese tipo de sentimientos, o al menos así lo había demostrado con la reciente pareja de patinadores.

No te veo con muchas ganas.— Mencionó el moreno. Al menos parecía disfrutar de Japón y eso le alegraba, al menos pasaría sus vacaciones de forma relajada y visitando ese país. Al menos eso había escuchado de él y de sus impresiones cuando había estado allí para retar a Katsuki. Otabek dirigió su mirada hacia el rubio y sonrió quedamente para él mismo, por un momento.—Podemos ir a algún otro lugar antes de que nos marchemos.— Le ofreció, no porque no estuviera solo, que tampoco le gustaba la idea, sino porque se moría por pasar todo el tiempo posible con él, todo el que tuviera, porque después solo podrían mensajearse o verse en las competiciones. La distancia era grande entre los dos, entre sus dos países. ¿Se olvidaría de él por la distancia? Le resultaba cruel preguntarle eso, así que prefirió guardarlo para su fuero interno. Cuando Yuri bromeó sobre su entrenador y lo que podía causarle todo el cambio que conllevaba mover a Rusia a Nikiforov y Katsuki, Otabek dejó que una leve risa saliera de entre sus labios hasta perderse en el aire.

Pobre Yakov.— Comentó el moreno, negando ligeramente con su cabeza. Ese hombre solía alterarse mucho por todo, aunque no dudaba de su capacidad como entrenador, pero siempre había pensado que debería de ser más tranquilo. Sobretodo porque a esa edad, cualquier exceso podía dañarle de verdad. Los dos patinadores siguieron andando, hasta que se pudieron ver un banco algo apartado del bullicio de la gente y se sentaron allí a descansar y comer tranquilamente sus manzanas de caramelo. No era algo fácil y rápido de comer, desde luego. Allí, Otabek miró por un momento el cielo entre los edificios, viendo algunas estrellas.

¿Sabes? Tengo ganas de volver a Almaty, estoy seguro de que mi hermana estará enfadada por los resultados del Grand Prix.— Bromeó él. Pero sí, se imaginaba a su hermana con la msima actitud que había tenido el rubio para con él. Se quejaría de que su actuación había estado mejor y que no deberían de haberlo dejado fuera por alguien como JJ. Aunque finalmente terminaría por reñirle por lo que le faltaba o lo que no había hecho y él acabaría por atacarla a cosquillas. Reír y jugar con su hermana era una de las cosas que más echaba de menos.— Creo que os llevariaís bien.— Le dijo, con una leve sonrisa, mirándolo directamente. Su hermana era más pequeña que Yuri, pero eso no condicionaba nada. Yuri tenía muchas veces una conducta algo infantil y estaba seguro de que ese tipo de cosas lo haría llevarse a matar con su hermana a veces y estupendamente después, como le pasaba a él.
CON YURIO, BANQUETE






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Miér 8 Mar - 23:08

You are so far from me
And I feel so lonely
Al acabar de quejarse, Yuri volvió a centrar toda su atención en la manzana de caramelo. Nunca tenía suficientes insultos ni reproches hacia Yakov, Lilia, Viktor y el cerdo, pero mejor callarse por el momento. Tampoco quería causar una mala impresión en su nuevo amigo, más cuando el otro parecía mucho más estoico ante las adversidades de la vida. Él, aunque le costase reconocerlo, todavía pecaba de infantil sobre todo cuando se trataba de su irascibilidad.

No me entusiasma demasiado —. Confirmó, encogiéndose de hombros sin darle la mayor importancia —. Pero es lo que tengo. Supongo que al final me acabaré acostumbrando a... Ellos —. Paladeó aquella palabra con un tanto de retintín. A Yakov, Lilia y Viktor ya estaba más que acostumbrado. Los había estado viendo durante todos los días de su vida durante demasiado tiempo. Lo que ya no le parecía tan normal eran los nuevos niveles a los que habían llevado sus relaciones. A él particularmente no le parecían nada atractivas ni mucho menos deseables —. Me encantaría ir a algún lugar contigo. Como ya te he dicho, no he tenido demasiado tiempo de inspeccionar la ciudad así que...

Aunque intentó que la proposición sonara algo impersonal, acabó imprimiéndole más entusiasmo del necesario. A pesar de que intentó atribuir aquella repentina excitación al hecho de que pasar tiempo con Otabek le salvaría de aquellos pesados, en el fondo sabía de sobra que lo que realmente estaba requiriendo era la presencia del otro chico a su lado, sin importar realmente nada más.

Cuando se sentaron en el banco, Yuri apoyó el codo sobre el respaldo para poder girar su cuerpo hacia Otabek y quedar cara a cara con él. De alguna manera, el otro se las había apañado para lucir totalmente casual y desenfadado con un traje de chaqueta puesto, lo cual lo hacía más atractivo de lo que debería parecer a sus ojos.

¿Tienes una hermana? —. Preguntó rápidamente. No era ningún misterio que el kazajo era posiblemente el patinador más reservado con su vida privada, de modo que se sintió realmente afortunado al recibir aquella información tan personal —. ¿Y eso... Por qué? —. Preguntó con curiosidad, aunque también con un poco de cautela —. ¿Cuántos años tiene? ¿Cómo es?
CON OTABEK, BANQUETE


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Sáb 18 Mar - 22:30

You are so far from me
And I feel so lonely
Quizás es porque es muy joven, pensó Otabek para sí mismo, al escuchar que tendría que acostumbrarse a ellos. En cierta parte, Yuri todavía le causaba la impresión de los niños pequeños que tienen asco de las chicas o de cualquier contacto con ellas. No le gustaba lo amoroso, aunque podía comprender que el exceso de Nikiforov y Katsuki pudiera resultarle molesto, o el hecho de llevarse la sorpresa de ver a sus dos entrenadores juntos. Sin embargo, imaginaba que eso cambiaría cuando encontrara a alguien que sólo lo mirase a él y a quien él también pudiera mirar. Ese pensamiento lo dejó distraído, pensando en que ese día seguramente sería duro para él mismo.

Le devolvió a la realidad su respuesta para quedar en esos días antes de que Otabek se marchara, su entusiasmo le hizo sonreír ligeramente. —Investigaré algún buen lugar al que ir.— Comentó él, animado, para así no ir a ciegas como habían hecho aquella noche, escapando de un lugar en el que ninguno de los dos gustaba de estar. Cuando se sentaron en el banco, Otabek se desbrochó la chaqueta con la mano libre que le quedaba, puesto que la otra sujetaba la manzana de caramelo, dejando así expuesta la camisa blanca que llevaba debajo, dejando que entrara más aire en su cuerpo. A pesar de que era Diciembre, él era una persona calurosa, así que intentaba ponerle remedio.

Cuando Otabek mencionó a su hermana y escuchó esa pregunta, cayó en la cuenta en que realmente no le había contado nada, así que simplemente asintió, con una leve sonrisa.— Se llama Aiman, tiene once años.— Le comentó, pero paró un momento para sacar su móvil del bolsillo interior de la chaqueta donde lo había guardado y rebuscó en su galería, encontrando una foto de ambos antes de que partiera hacia Barcelona antes del Grand Prix, hacia ya algunas semanas. Se la mostró; ambos se veían felices. Eran parecidos físicamente, aunque su hermana era bastante escandalosa en comparación con la tranquilidad y seriedad innata de Otabek. El kazajo se quedó pensativo cuando le hizo aquellas preguntas, mientras, decidió comer un poco más de aquel producto para no echarlo a perder.

Los dos sois bastante cabezotas y orgullosos. Creo que sería ese tipo de relación de estar todo el día peleando.— Comentó, riendo levemente. Pero detrás de ese tipo de relación siempre había un cariño implicito, que estaba seguro que su hermana tendría por el ruso. Otabek sonrió de forma nostálgica mientras miraba a Yuri, pensando en su hermana.— Desde que tiene uso de razón se ha ineteresado por el patinaje y comenta todas mis actuaciones, incluso se atreve a darme consejos.— Aunque no sabía si Aiman tenía deseos de convertirse en patinadora, dominaba bastante bien las partes técnicas y los conceptos, creía que ella podría ser buena en ese tipo de deporte. Quizás de esa manera consiguieran verse más seguido, aunque fuera como competidores en la pista de hielo.

En ocasiones me recuerdas a ella.— Le confesó. Estaba seguro que le diría algo similar sobre su actuación en aquella última competición. Que merecía estar en el podio porque su actuación había sido impecable, y miles de quejas en cuanto a Leroy. En ocasiones, su hermana era su mejor fuerza para seguir adelante; así había sido cuando ella había nacido y nadie daba nada por él como patinador, por su falta de elasticidad y belleza en sus movimientos. Quería ser un héroe para esa pequeña que acababa de entrar en su vida. Sin embargo, en esos momentos, tenía otra persona a su lado a la que no quería decepcionar. Y esa persona estaba sentada a su lado, ¿no era eso, en cierta manera, gracioso?
CON YURIO, BANQUETE






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 20 Mar - 23:31

You are so far from me
And I feel so lonely
Yuri se asomó ávidamente al móvil en cuanto le enseñó la fotografía. Por algún motivo, la curiosidad de saber algo sobre la vida de Otabek, por mínimo que fuera, le traía de cabeza. Qué podía decir: se sentía terriblemente afortunado de estar compartiendo ese tipo de cosas con el kazajo. ¿Por qué lo había escogido a él, teniendo decenas de patinadores mucho más maduros y probablemente amables? No tenía la menor idea, pero no se iba a quejar.

La imagen le hizo sonreír al instante. Aiman y Otabek se parecían como dos gotas de agua y al mismo tiempo eran totalmente contrarios. Las formas de sus caras eran iguales, incluso juraría que el tono de sus pieles era prácticamente idéntico, así como el de sus ojos y sus cabellos. Sin embargo, había algo en sus expresiones que los hacía muy diferentes. A lo mejor era porque Aiman lucía una sonrisa tan grande que podría iluminar una habitación a oscuras, mientras que la de Otabek era tímida y a penas perceptible, aunque la felicidad podía apreciarse en su mirada.

Vaya... —. Se le escapó, sin ni siquiera darse cuenta —. Si no fuera más pequeña, podríais parecer gemelos —. Pensó en voz alta. Por unos instantes, el ruso se mordió el labio inferior. ¿Cómo sería eso de tener una familia que te quisiera tanto? Él tenía a su abuelo y lo adoraba pero, aun así, siempre le quedaría la duda de saber cómo era formar parte de una familia. Una familia de verdad. En ese aspecto, Otabek era muy afortunado.

¡Eh! —. Se quejó Yuri al instante. Aunque, en el fondo, sabía perfectamente que el otro tenía razón —. Solo soy un poco cabezota —. Mintió descaradamente, haciéndose un poco hacia delante en el banco para poder mirar a Otabek directamente a los ojos. Al principio había pretendido ser intimidante, pero al final más bien le salió un pequeño puchero que se quedó en lo infantil más que ninguna otra cosa. Tras ello, volvió a su sitio y se quedó pensativo —. Y si sabe tanto de patinaje... ¿Por qué no lo intenta? Eres su hermano, seguro que podrías inspirarla y enseñarle muchas cosas. Seríais como los Crispino —. Bromeó.

A pesar de que no lo había dicho explícitamente, Yuri se tomaba la comparación con su hermana como un cumplido. Otabek hablaba de ella con un profundo cariño, y por un instante se preguntó si en algún momento él conseguiría lo mismo. Solo se conocían desde hacía un par de días, pero comenzaba a tener la impresión de que quería impresionar al otro chico a toda costa. Quería llamar su atención y que se fijase en él. Que lo tomase en consideración y no ser más que otro de los muchos patinadores contra los que competía. Quería hacer mella en él. Ser importante.
CON OTABEK, BANQUETE


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Lun 27 Mar - 22:49

You are so far from me
And I feel so lonely
Yuri parecía realmente curioso por aquellos aspectos de su vida, y ahora que caía, realmente Otabek no había hablado mucho de su vida con el ruso, con nadie en general. Era discreto y reservado para sus cosas, aunque poco a poco sentía como esas reticencias se iban disipando junto al ruso. Observó como miraba la fotografía, fijándose en su sonrisa y quedándose concentrado en ésta. Sonreía poco, pero sus sonrisas siempre eran sinceras y Otabek había encontrado cierto gusto en conservar cada una de ellas en su memoria. Su comentario sobre su parecido le hizo sonreír levemente.

¿Lo crees? Aunque somos muy distintos en personalidad.— Confesó el kazajo, aunque era algo que fácilmente podía apreciarse también en la fotografía, si sabías leer un poco el ambiente. Aiman era muy espontánea y extrovertida, mientras que su hermano mayor era introvertido y con un aura más misteriosa y seria. Sin embargo, Otabek lograba contagiarse un poco del ánimo de su hermana cuando estaba junto a ella. Cuando Yuri se quejó de como había comparado a su hermana y a él por su cabezonería, encontró muy divertido como se quejaba y mentía sobre ello. Ambos sabían que era muy cabezota, y eso le hacía llegar a sus metas, aunque fuera a base de enfadarse.

Los comentarios del ruso hicieron que Otabek riera levemente, imaginándose una relación con su hermana como era la de los Crispino, viéndola demasiado cómica y algo incompatible con la personalidad de ambos.

Aiman me pegaría un golpe en cuanto se sintiera tan acosada. Sara tiene mucha paciencia.— Admitió el kazajo, al menos por lo que había visto de ellos entre bastidores y sobre la pista, porque poco los conocía o prestaba atención a los rumores. Otabek  apoyó su espalda en el banco y suspiró levemente, echando sus cabellos hacia atrás con sus dedos. Su mirada se posó después en el joven que tenía al lado.—Pero la verdad es que no me ha contado nunca que quisiera participar activamente en el patinaje.— Confesó. Por mucho que lo apoyara y pareciera una experta en aspectos técnicos, nunca había mostrado ese deseo por ser patinadora, o quizás nunca se lo había contado, guardándolo para sí misma. ¿Que podía ser lo que la frenara?

Aunque siempre se ve muy ilusionada viendo las competiciones.— Comentó, reflexivo, mientras alzaba su mirada hacia las estrellas, levemente opacadas por algunas nubes.

¿Te gustaría verla competir? Puede ser una dura rival.— Comentó el kazajo, divertido y con una sonrisa en sus labios. No dudaba que su hermana pondría las cosas difíciles.
CON YURIO, BANQUETE






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Mar 28 Mar - 22:34

You are so far from me
And I feel so lonely
Que vuestras personalidades sean tan diferentes solo lo hace más divertido, ¿no crees? —. Comentó —. No podéis ser iguales en todo. Además, siempre es bueno que las personas a las que quieres sean distintas a ti. O al menos, eso es lo que dice Lilia —. Añadió sin más. Él no solía darle mucha importancia a aquellos consejos tan metafísicos. De hecho, normalmente pasaba de ellos de forma descarada. Sin embargo, en aquella ocasión no pudo evitar recordar las palabras de la mujer.

Con cada cosa que Otabek decía acerca de su hermana, incrementaban las ganas de Yuri por conocerla. A lo mejor era tan parecidos que chocaban y no se llevaban nunca bien, aunque la sensación que tenía era precisamente la contraria: que se gustarían bastante el uno al otro. Además, seguro que Aiman podría contarle alguna cosilla de su hermano que él se callaba. La verdad es que nunca saciaba su sed de saber un poco más, por indiscreto que pudiera sonar.

Por un momento, se quedó embobado mirando cómo apoyaba la espalda en el banco y se apartaba el pelo de la cara. ¿Era normal que alguien le pareciera tan atractivo incluso haciendo la cosa más estúpida y mundana del mundo? Cállate, idiota. Se dijo a sí mismo al instante, cuando se dio cuenta en la tontería que estaba pensando. No podía joder aquello por ser un chiquillo idiota sin ningún tipo de experiencia en amistades, mucho menos en otro tipo de relaciones.

A lo mejor no se atreve a decírtelo —. Comentó al instante, ligeramente distraído —. Eres uno de los mejores patinadores del mundo, a lo mejor tiene miedo de intentarlo y no estar a tu altura. Seguramente seas un referente para ella y no quiera decepcionarte —. Era el proceso lógico de los acontecimientos, ¿no? Él patinaba simplemente porque quería y porque era algo que amaba. Nunca nadie le había inspirado tantísimo, aunque entendía perfectamente el miedo de poder pasarse la vida a la sombra de otra persona. Era lo que le pasaba a él con Viktor, aunque no lo reconociera.

Claro que me gustaría verla competir —. Respondió sin necesidad de pensárselo —. Si es como tú revolucionará la competición femenina. Además —. Añadió, con una pizca de pillería en la mirada —. Tu hermana no competiría contra mí, así que no me preocupa que pueda ser mejor. Debería inquietarme más por ti, no pienso dejar que me aplastes —. Tras aquello, le sacó la lengua y acto seguido le dio el último bocado a su manzana de caramelo, de la cual no quedaba casi nada ya.
CON OTABEK, BANQUETE


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Sáb 8 Abr - 13:34

You are so far from me
And I feel so lonely
Supongo que tiene razón.— Si ambos hermanos fueran completamente iguales sería algo aburrido, aunque sinceramente querría igual a Aiman de una manera o de otra. Ambos hermanos eran polos opuestos, uno tiraba del otro y viceversa. Aportaban cosas distintas a la vida del otro y eso era perfecto. Por un momento, Otabek se quedó mirando al joven ruso atentamente, percatándose por primera vez de que lo que decía era posiblemente lo que podía estar pasando. A pesar de que Otabek sabía de sus capacidades, de que era uno de los mejores patinadores y apodado como héroe por su país, nunca había pensado que esa reputación pudiera estar frenando las aspiraciones de su hermana.

Tienes mucha razón. ¿Cómo no he podido verlo antes?— Preguntó en voz alta, aunque era más para sí mismo que para Yuri. El kazajo se quedó pensativo por unos momentos, tomando una decisión después.— Tengo que hablar con ella cuando vuelva a casa.— Decidió, comunicándolo en voz alta para que el ruso supiera que le había servido de ayuda aquella conversación; que iba a tomar cartas en aquel asunto. Si tan referente era para su hermana, deseaba serlo para bien, no para mal. No quería que tuviera miedo a decepcionarle porque seguramente Aiman nunca podría hacer eso. Cuando Yuri le contestó a aquello de ver a su hermana como rival, Otabek le sonrió de forma divertida.

No puede competir contigo, pero los medios irán a por ella. ¿No te preocupa ser eclipsado?— Bromeó el kazajo, aunque solía hacerlo poco, le parecía fácil hacerlo junto al rubio. Era uno de sus primeros amigos, debía de reconocer que su caracter serio no era fácil de llevar, la mayoría de las personas pensaban que siempre estaba enfadado o que era difícil acceder a él. Pero Yuri siempre había llamado su atención, desde aquel campamento de entrenamiento de Yakov, donde vió aquella mirada de soldado, hasta ver su evolución con los años y su crecimiento desde que entrara en la categoría senior. Era él el que estaba eclipsándolos a todos; incluido a él. Y aunque se alegraba, se sentía lejos de él, del podio donde había conseguido llegar.

A pesar de todos sus pensamientos, que coincidían inquietantemente con las palabras de Yuri, Otabek rió levemente y terminó su manzana de caramelo también, levantándose para tirar el palo vacío a una papelera cercana.— No pienso ser aplastado.— Le dijo, de forma seria y decidida pero con una sonrisa en su rostro mientras le tendía una mano para ayudarle a levantarse de aquel banco, en parte también para firmar aquella especie de promesa. — ¿Seguimos el paseo en moto?— Ofreció él. Pensaba en algún lugar alto donde poder ver todas las luces navideñas de la ciudad, pero aún tendrían que buscar.
CON YURIO, BANQUETE






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Sáb 8 Abr - 15:08

I DON'T LIKE SURPRISES
except for this one
Yuri todavía estaba en la cama cuando su teléfono móvil vibró. Levaba despierto al menos cuarenta minutos, pero era domingo. Se merecía aquel maravilloso descanso. De la cocina de Lilia provenía un delicioso olor a bacon que le estaba invitando a levantarse, pero el calor de las mantas eran tan perfecto...

Al final, sin embargo, no le quedó más remedio que girarse con un gruñido hacia la mesilla de noche para coger el teléfono. La pantalla bloqueada le anunciaba que Otabek le había mandado una foto hacía un par de minutos, cosa que le sorprendió bastante. Había hablado mucho con el kazajo por redes sociales desde que sus caminos se habían separado, pero aquella era la primera vez que le mandaba una fotografía. ¿Tal vez había vuelto a entrenar? ¿Se habría comprado alguna cosa que querría enseñarle?

Cuando tecleó el código y vio la imagen, se incorporó de golpe en la cama, víctima de la sorpresa. Aquello era una broma... ¿Verdad? Se trataba de Otabek en la puerta de la catedral de San Isaac pero eso... Eso era imposible, ¿no? ¿Sería una foto antigua? ¿Estaba intentando quedarse con él? El ruso hizo zoom a la cara del patinador para escrutarla de cerca, esperando encontrar alguna señal que le indicara que el kazajo estaba más joven. Sin embargo, no era así. En aquella imagen estaba exactamente igual que dos meses atrás en el Grand Prix.

Todavía sin dar crédito a lo que estaba viendo, tecleó: «estás intentando quedarte conmigo», acompañado de un emoji con los ojos en blanco. Sin embargo, algo le decía que no era así. Pero, ¿por qué no le habría avisado con antelación Otabek de su visita? Es más, ¿qué sería eso tan importante que Otabek tenía que hacer en San Petersburgo tan solo unas semanas después de haber vuelto a Almaty?

Esperando por una respuesta, se levantó de la cama y comenzó a buscar ropa limpia por dentro de su armario, asumiendo que no iba a tardar demasiado en salir de casa.
CON OTABEK, SAN PETERSBURGO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Sáb 8 Abr - 15:49

I don't like surprises
Except for this one
Hacia relativamente poco que Otabek había vuelto a Almaty; había recibido una gran celebración por parte de la ciudad, pero para él lo más importante había sido estar con su familia: sus padres y su pequeña hermana. Aiman se había mostrado muy ilusionada al saber que su hermano había hecho un amigo en aquella temporada, y aún más de saber que había sido ni más ni menos que el que resultara campeón. Aunque por supuesto también había recibido casi el mismo discurso por parte de Aiman que el que recibiera de Yuri; JJ no merecía ese puesto en el podio, había sucumbido a los nervios y la había fastidiado en muchas partes. Él lo había hecho mucho mejor, esa era la opinión de su hermana y él sólo pudo sonreír levemente, sin poder dejar de ver las similitudes entre las dos personas.

Pasó allí dos meses, acostumbrándose de nuevo a su hogar; aunque encontraba una nueva disyuntiva. Había recibido la oferta de un entrenador para llevar su tutela, porque visto lo visto el entrenador de Otabek no había ayudado mucho a su éxito en la temporada pasada. No podía discutirselo, él también lo pensaba e igualmente lo hacia la prensa. Estuvo pensándolo durante mucho tiempo, hasta que no tuvo más remedio que pedir opinión a sus padres, puesto que ese cambio de entrenador lo llevaría a vivir fuera de Almaty de nuevo.

Concretamente le obligaría a mudarse a San Petersburgo. Otabek instantáneamente pensó en Yuri, pero él amaba su país y a su familia, quería encontrar una opción que no lo alejara demasiado. Sin embargo, tenía que pensar en su futuro. Su familia le alentó a marcharse de nuevo, aunque Aiman se mostró bastante triste, intentando ocultarlo bajo máscaras de fortaleza. Una noche, la apartó y le dijo que siempre volvería, aunque estuviera largos tiempos fuera. También aprovechó para alentarla a comenzar a patinar. Kazajistán también necesitaba una heroína y él siempre iba a apoyarla. A pesar de que Aiman no aceptó que quería entrenar o sus motivos de por qué no lo hacía, pareció más animada ante sus palabras, y eso llenó el corazón del kazajo antes de tener que volver a marcharse. Sabía que, quizás, a la primera persona que tenía que avisar sería a Yuri, pero prefería darle una sorpresa, aunque ninguno de los dos eran mucho de esas cosas.

Cuando llegó a Rusia, tardó un par de días en establecerse en su apartamento y en ordenar todas sus cosas, hasta que por fin pudo salir por la ciudad. Lo primero que hizo fue sacarse una foto frente a un lugar famoso de la ciudad y mandársela a Yuri. Otabek no pudo evitar reírse solo ante la respuesta del rubio y tecleó de nuevo, en medio de aquel frío atronador. Tendría que acostumbrarse a eso. — Necesito un guía en esta ciudad, ¿te apuntas? Te invito a comer.— Escribió él, consciente de que el joven pensaría que solo estaba de paso. Se moría de ganas por ver su cara al saber que estaban viviendo en la misma ciudad.
CON YURIO, San Petersburgo






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2273

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Sáb 8 Abr - 16:19

I DON'T LIKE SURPRISES
except for this one
A Yuri le quedaba una zapatilla por ponerse cuando volvió a escuchar la vibración de su móvil. En un movimiento relámpago, lo cogió y le quedó mirando la respuesta. Sin poderlo evitar, un escalofrío le recorrió la espalda. ¿Emoción? Posiblemente. Seguía teniendo mil preguntas en la cabeza, pero para qué hacerlas por una pantalla si podía esperar para cuando tuviera al kazajo cara a cara.

En cuanto se acabó de calzar, se puso su abrigo y salió corriendo de la habitación. Escuchó a Lilia gritarle algo desde la cocina, pero él la ignoró de la mejor manera que pudo y anunció que se marchaba, que tenía algo muy importante que atender. Sin esperar respuesta por parte de ella —que seguramente sería negativa—, abrió la puerta y salió al escandaloso frío de aquella ciudad en febrero.

Mientras esperaba al siguiente metro, sacó su móvil de nuevo y respondió «espera ahí, estoy en diez minutos». Por suerte, el transporte no tardó nada en llegar y el logró colarse dentro, con sitio donde sentarse y todo. Mientras veía pasar las paradas, se preguntó de nuevo qué narices estaba haciendo Otabek allí, con el Cuatro Continentes a la vuelta de la esquina. Lo normal sería que estuviera entrenando y puliendo su anterior programa, por mucho que ya hubiera comenzado a idear uno nuevo para la siguiente temporada. Además, en un mes los dos tendrían que enfrentarse a los Mundiales antes del final de la temporada. ¿Se habría vuelto loco?

Nada más llegar a su estación, Yuri salió como una bala del metro y salió de nuevo a la superficie. Nuevamente, las bajas temperaturas le azotaron en la cara y se tuvo que esconder mejor detrás de su clara bufanda. Sus pasos fueron rápidos mientras se acercaba a la mítica catedral que, a pesar de todo, tenía unos cuantos turistas esparcidos por su base. La gente estaba realmente pirada.

Aún le costó unos segundos distinguir la negra figura que era Otabek, más teniendo en cuenta que, como él, estaba irreconocible gracias a la ropa de abrigo.

¡Otabek! —. Lo llamó cuando aún estaba un poco lejos, mientras que aceleraba sus pasos al acercarse a él. Cuando se encontraba prácticamente encima, corrió un poco hasta alcanzar su posición —. ¿Qué haces aquí? —. Cuestionó con la voz cargada de curiosidad, poniendo las manos en sus hombros como si no se lo creyera —. ¿Por qué no me has avisado? ¿Cuánto tiempo vas a estar?
CON OTABEK, SAN PETERSBURGO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1428

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 8. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.