Últimos temas
Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Ice soldiers.

Página 3 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Miér 4 Ene - 23:59

Recuerdo del primer mensaje :


ICE SOLDIERS
Tras los nervios, las presiones, los miedos y la adrenalina de un Gran Premio, es complicado controlar los sentimientos. Meses y meses de esfuerzo para culminar una tarea que ahora ha tocado a su fin. Cada patinador volverá a su hogar para prepararse de cara a la siguiente temporada, y luego volverá dando lo mejor de sí mismo.

Al bajar del podio como campeón mundial de patinaje artístico, a Yuri aún le queda enfrentarse con una realidad que poco o nada tiene que ver con el hielo. Periodistas, preguntas incómodas, fotografías con personas a las que jamás volverá a ver y felicitaciones que realmente no estaba buscando. Solo una única cosa es de verdadera trascendencia: los ojos marrones que le perforan desde la distancia.
OTABEK ALTIN
18 | patinador kazajo | amidamaru
YURI PLISETSKY
15 |patinador ruso | novocaine

CS | YURI!!! ON ICE | 1 X 1




pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Sáb 29 Abr - 17:14

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Aquel mes había pasado como un flash por delante de los ojos de Yuri. El ruso había entrenado muy duro para los europeos pero aun así, y de manera totalmente inexplicable teniendo en cuenta su calificación del Grand Prix, Giacometti había logrado superarle por menos de un punto y llevarse el oro a casa. Eso lo había dejado a él con una medalla de plata y mucha, mucha frustración. Por eso ahora entrenaba mucho más duro que antes, si cabía. Pensaba volver a ganar el oro en los mundiales. Era lo único que importaba.

Además, ahora tenía la motivación extra de ver cómo Otabek se preparaba también durante para los cuatro continentes. Eso no les dejaba demasiado tiempo como para hacer cosas juntos fuera de la pista, pero al menos tenían la suerte de poder verse absolutamente todos los días gracias a ello. El kazajo, a pesar de que seguía con el mismo programa que en el Grand Prix, lo había cambiado y mejorado mucho. Yuri sabía que le iría bien, y que incluso conseguiría una medalla. Se la merecía. Además, nada le gustaría más que verlo quedar por encima de Leroy y pagarle el robo del bronce en Barcelona.

Aquel era el último día antes de que Otabek partiera. A pesar de que no era una persona que reflejase en exceso sus sentimientos, Yuri era perfectamente capaz de ver que estaba un poco más nervioso de lo normal. Algo totalmente natural, dadas las circunstancias. Era su debut con aquel entrenador, su oportunidad de demostrar que todavía podía ganar y que en la temporada siguiente se los comería a todos.

Era tarde por la tarde, y en el pabellón ya no quedaba nadie. Él había estado unas cuantas horas entrenando en la sala de ballet con Lilia, y ahora se había puesto los patines para practicar unos cuantos saltos antes de irse a casa. Sin embargo, no se sorprendió demasiado cuando escuchó el sonido de unos patines deslizarse sobre el hielo. Otabek debía continuar allí, aprovechando al máximo el poco tiempo que le quedara. A pesar de que en un primer momento pensó en no molestarle, al final entró en el recinto y se acercó a la valla que separaba el hielo de la pista. Aún no le había deseado suerte.

No te cansas nunca, ¿eh? —. Dijo, para llama su atención, cuando vio que paraba.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Sáb 29 Abr - 18:36

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Apenas había pasado un mes desde que se trasladara a vivir a Rusia y desde que empezara a entrenar con todos aquellos patinadores. La verdad es que la pista solía estar bastante llena y animada, teniendo en cuenta que cada patinador debía de tener su debido tiempo sobre el hielo. Además, ese año había dos patinadores imprevisto, él mismo y Katsuki, que se había trasladado también junto a Nikiforov al volver éste al hielo en esa temporada.

En ese poco tiempo, algunos patinadores ya habían tenido que enfrentarse a las competiciones de la nuevo temporada, al menos los europeos. Otabek había visto la actuación de Yuri en su apartamento, junto a Mijail, que insistía en observar las actuaciones del resto de patinadores, buscando los rivales y analizando debilidades. La verdad es que se había vuelto cercano a aquel hombre; lo admiraba y agradecía que lo hubiera elegido a él para ser su aprendiz.

La verdad es que no podía negar que sus programas, tanto el libre como el corto, habían mejorado gracias a los cambios de Mijail. Tenía mucha imaginación y en cuanto vio como era capaz de trabajar Otabek en sus entrenamientos, lo adecuó todo a él. Los entrenamientos eran mucho más duros, pero Otabek tenía suficiente aguante para llevarlos. Sin embargo, estaba más cómodo practicando solo que bajo decenas de miradas, así que siempre solía quedarse en la pista más tarde que los demás, totalmente metido en la coreografía y saltos.

De la última persona que se había despedido había sido Mila, a quien realmente conoció cuando comenzó allí. Le había dado su teléfono de móvil, sin entender Otabek demasiado por qué, pero no quería ser descortés con una nueva compañera. No le dio demasiada importancia y se metió por un buen rato en su entrenamiento. Ni siquiera se dio cuenta de que quedaba nadie, mucho menos de que seria Yuri. Su voz le llegó después de terminar un salto y se detuvo en continuar la coreografía cuando lo vio en la valla, hablándole. El kazajo patinó levemente para acercarse hasta donde estaba el ruso.

No puedo permitirme parar.— Dijo, con una leve sonrisa mientras cogía la toalla que había dejado a un lado, secándose el rostro y volviendo a echarse el cabello desordenado hacia atrás. — ¿Y tu? Creía que estaba solo.— La verdad es que ambos no habían tenido demasiado tiempo para estar juntos, primero con los entrenamientos de Yuri por los Europeos, después por los de Otabek para el Cuatro Continentes.

¿Sigues preocupado por la calificación?— Preguntó, apoyándose en la valla, a su lado, aún sobre el hielo. Sabía que había regresado molesto por esa diferencia que lo había dejado segundo. Conocía bien esa frustración.
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Sáb 29 Abr - 19:18

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yuri observó cómo Otabek se secaba el sudor casi sin parpadear. La verdad era que, con el pelo deshecho y la ropa de deporte, estaba más atractivo de lo que debería. O a lo mejor el problema estaba solo dentro de su cabeza. A lo largo de aquel mes, se había descubierto a sí mismo en varias ocasiones observando furtivamente al otro y disfrutando de ello. Era un hecho que le daba un poco de vergüenza, por no decir directamente que le mortificaba, así que al final recurrió a la sabia decisión de ignorarlo y hacer como que no sucedía.

Ya veo —. Respondió, con todo distraído —. A lo mejor deberías descansar un poco. El programa ya te sale genial, y no deberías estar agotado para cuando tengas que hacerlo delante de unos jueces —. Le recomendó, cogiendo la toalla que él había dejado en la valla. Sin pensárselo mucho, decidió hacerle el favor de aprovechar que él sí que llevaba puestos los protectores y devolverla a su sitio junto a su bolsa de deporte. Casi por casualidad, y en un flash de su mirada, se dio cuenta de que sobre la chaqueta del equipo de Kazajistán había un papel. Curioso, ladeó la cabeza para ver lo que ponía.

Un número de teléfono. Yuri frunció el ceño y se quedó parado durante unos segundos. Aquellos números le resultaban familiares. Estaba seguro de que era de Mila. A pesar de que no eran íntimos, Yuri había hablado unas cuantas veces con ella por teléfono y redes sociales. Entrenaban juntos, y la pelirroja le había acabado contando todas sus desavenencias e intimidades amorosas. Eso convertía a dos personas en amigas, ¿no?

El detalle le hizo dejar la toalla en su sitio con más brusquedad de la que debería. Vale, era una tontería. A lo mejor Mila solo había querido ser agradable con Otabek, por ser nuevo allí. No tenía nada de lo que preocuparse... ¿No? Es más, ¿por qué debería tener algo de lo que preocuparse? Otabek y él no eran nada. Aun así, no pudo contener a su propia lengua cuando se lanzó a preguntar:

¿Te ha dado Mila su número? —. Sorprendentemente, y teniendo en cuenta lo picado que estaba, consiguió que su voz no sonara demasiado acusadora. Aunque, en el fondo, se había podido notar un poco de aspereza en su tono. Sin mirarle todavía, se quitó los protectores y se metió también en la pista de hielo. Dos personas no se molestaban patinando cada una por su lado en una pista tan grande y, francamente, no quería irse de allí sin respuestas.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Sáb 29 Abr - 19:38

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Otabek rió levemente ante la preocupación del rubio y asintió ligeramente. Mijail le había dicho algo parecido, pero aún así el kazajo quería practicar un poco a su aire, sin nadie observando. Asintió un poco, terminando de secarse el sudor y dejando de nuevo la toalla en la valla.

Mañana me voy, descansaré entonces.— Aceptó él. Después de todo tenía que coger un vuelo hacia Corea del Sur, donde se celebraría la competición ese año. Era un vuelo largo, así que tenía la posibilidad de dormir en el avión, y aún le quedaban un par de días más para competir realmente. Sabía lo importante que era el cansancio, asi que lo tendría en cuenta. Estaría fuera más o menos una semana; echaría de menos Rusia, aunque no su frío. Observó como Yuri cogía su toalla para dejarla junto a su bolsa de deporte y sonrió levemente. Se acercó un poco a la puerta de acceso y cogió una botella de agua que había dejado cerca, para poder acceder a ella.

Se tomó su tiempo para beber agua y refrescarse, calmando su corazón por el entrenamiento. Estaba realmente bien allí, su mente estaba ligeramente nerviosa por saber si todos aquellos cambios y esfuerzos merecerían la pena en aquella primera competición, sin embargo, la voz de Yuri le hizo volver a la realidad, observando como se metía en la pista sin siquiera mirarlo. — ¿Uhm?— Murmuró, mientras bebía agua, sin entender del todo por qué lo decía. Cuando giró su mirada hacia los banquillos, se acordó de que la mujer había dejado allí el papel con su número apuntado. Ni siquiera se acordaba. Después volvió su mirada al ruso y dejó la botella de nuevo en su sitio.

Sí, antes de irse esta tarde.— Le contestó, sincero, sin imaginarse en qué podría estar pensado Yuri o en qué pensaba Mila al dárselo.— Me ha dicho que quería hablar más conmigo.— Comentó, recordando la conversación, aunque finalmente se encogió de hombros de forma leve, sin darle demasiada importancia al asunto. Sin embargo, había algo que le picaba de todo aquello, y había sido el tono de voz áspero de Yuri. ¿Es que aquello le molestaba? No pudo evitar sonreír por un segundo para sí mismo. Si no fuera porque sabía la realidad, juraría que el ruso actuaba como alguien celoso.

Otabek tomó impulso para volver a la pista, patinando cerca de Yuri, observándolo. — ¿No te gusta que lo haya aceptado?— Le preguntó, acercándose a él en un momento que patinaba más lento, casi parándose. No podía decir que no había conseguido despertar su curiosidad.
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Dom 30 Abr - 22:48

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yuri dio una vuelta completa a la pista a toda velocidad, aunque luego redujo un poco su ritmo para volver a uno más natural. Sí, estaba molesto. Y no, no quería reconocerlo. Seguramente porque hacerlo implicaría demasiadas cosas que todavía no estaba dispuesto a aceptar. Por eso mismo, intentó relajarse y no ser demasiado evidente en su molestia. Mila era su amiga. Otabek era su amigo. ¿Por qué no podían ser amigos entre ellos? Aunque Mila tuviera otras intenciones con el patinador, ¿a él qué más le daba?

Uhm —. Fue todo lo que comentó cuando le explicó que se lo había dado aquella misma tarde. Por un momento, sintió hasta cierta empatía con Mila. ¿Quién no querría saber un poco más de Otabek, hablar con él todo el tiempo que hiciera falta? El chico era enigmático durante las competiciones, aunque en las distancias cortas era una de las personas más agradables que había conocido nunca. Seguro que su compañera también se había dado cuenta de eso, y le gustaba. ¿A quién no le gustaría?

Sin embargo, Yuri no era especialmente famoso por saber cómo copar con su frustración. Más bien al contrario, aquellas cosas se le daban terriblemente mal. Eso quería decir que, aunque hizo su mejor esfuerzo por ocultar su desconfianza, le salió terriblemente mal. Su ceño estaba ligeramente fruncido, como si estuviera tan sumido en sus propios pensamientos que ni siquiera se daba cuenta de la realidad.

Tan solo volvió a prestar atención a lo que le rodeaba cuando sintió a Otabek patinando junto a él. Sus palabras le hicieron sentir una vergüenza mortificadora, siendo evidente que se había dado cuenta de todo. Tuvieron que pasar unos segundos hasta que tomara un poco de aire y se tranquilizara. A veces tenía la sensación de ser un niño al lado del kazajo, y lo peor de todo era que él se daba cuenta.

¿Qué? —. Dijo al final, negando ligeramente con la cabeza —. No, claro que no es eso —. Su tono seguía siendo un poco seco —. Sois compañeros de pista, es normal que quiera ser tu amiga —. Razonó, más intentando convencerse a sí mismo que al otro.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Dom 30 Abr - 23:10

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Otabek se metió en la pista, patinando distraídamente mientras observaba al ruso. Parecía metido en sus pensamientos, molesto por algo, y su voz le dejaba ver que realmente era así. Yuri era a veces un libro abierto con sus sentimientos; se reflejaban en su rostro de forma muy clara, y desde que había empezado a conocerlo, se le hacía más evidente aún. Otabek nunca lo había visto como un crío, es más, le parecía más maduro que la mayoría de chico y chicas de quince años, pero en esos momentos se le hacía tierna su evidencia. Su negativa, después de su pregunta, le hizo sonreír de forma divertida, para sí mismo. No quería que aquello le molestara más. Ambos sabían que estaba molesto y que Otabek lo sabía.

Entiendo.— Aceptó el kazajo, sin querer meterse en un hielo realmente resquebradizo como era esa conversación. Se quedaría con aquella sensación que sentía tan dulce; el ver a esa persona celosa por hacer nuevas amistades. Quería decirle que aunque hiciera más amigos, él siempre sería el primero y más importante. Claramente, parecía que ninguno había pillado del todo las intenciones de la patinadora, que estaba realmente interesada por el kazajo, pero era un interés distinto a la amistad. Otabek era algo lento en esos temas, no los veía directamente, así que era normal que no se hubiera dado cuenta de las indirectas de Mila.

Se acercó a Yuri de forma lenta, frenándose frente a él. Allí, le tendió una de sus manos enguantadas, con una leve sonrisa.— Ven.— Le instó a tomar su mano, patinando levemente junto a él cuando la tomó, preguntándose si se llevarían bien sobre el hielo.— ¿Has patinado alguna vez con alguien?— Preguntó, de repente. Quizás el ruso ya tenía experiencia en aquello, pero esperaba que esa intimidad que le ofrecía calmara su molestia.— Alguna vez practiqué con una compañera en Canadá. Su compañero estaba enfermo y me pidió ayuda.— Le confesó él. Había encontrado esos movimientos muy bellos y el movimiento de ambos cuerpos, compenetrados, era íntimo y cercano. Quería mostrarle ese sentimiento al ruso, así que no dudó en practicar con Yuri algunos pasos y piruetas.

En un momento determinado, cogió a Yuri de la cintura para alzarlo de la pista, volviéndolo a dejar sobre ella instantes después, entre movimientos suaves y determinados. El joven apenas pesaba, se sentía grácil bajo sus manos y su tacto; incluso aquel ínfimo roce hacia que su corazón latiese un poco más rápido. Eres idiota, Otabek Altin, se decía a sí mismo
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 1 Mayo - 0:45

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yuri se quedó observando extrañado cómo Otabek le tendía la mano. Primero miró su palma enguantada, luego a su rostro, y luego de nuevo a la mano. Al final, decidió que no tenía nada que perder y, aunque había estado un poco molesto, patinó hasta donde estaba el otro joven para poder tomarle. Se sintió un poco extraño al principio coger de la mano a Otabek, aunque luego su pregunta lo dejó todavía un poco más perplejo.

Pues... No —. Respondió sinceramente, ahora con un tono confuso. Por supuesto, Mila y Georgi habían intentando patinar con él en el pasado, aunque había sido solo por las bromas. En serio, no lo había hecho nunca, y le sorprendió que Otabek sí —. Pero si tú sabes lo que estás haciendo, yo te sigo —. Aceptó finalmente, no queriendo desaprovechar aquella oportunidad de tener un momento de cercanía con el kazajo. A pesar de que tenía serias dudas, finalmente puso la mano libre en el hombro del otro y dejó que fuera él quien liderara los movimientos de ambos.

Normalmente, a Yuri no le gustaba la idea de dejarle toda la iniciativa ni el control a otra persona. Era demasiado confiado e incluso orgulloso para ello. Sin embargo, con Otabek se sentía diferente. Sabía perfectamente que podía confiar en él y en su criterio, de modo que no encontró complicado dejarse llevar hacia un lado y otro de la pista.

Aunque al principio sus movimientos eran un poco patosos a causa de la inexperiencia, Yuri aprendió rápido. Al poco tiempo era perfectamente capaz de seguir el ritmo del otro, imitando sus movimientos casi como si fuera un espejo. Sin embargo, la forma de desenvolverse de ambos era muy diferente, por mucho que los dos estuvieran haciendo exactamente lo mismo. La forma de moverse de Otabek era más masculina y contundente, seguramente porque era el que tenía el control. La de Yuri era un poco más grácil, aunque también enérgica. No era un trapo sin vida en manos del otro, si no que también tenía cierta iniciativa a la hora de bailar.

Las manos de Otabek se sentían insoportablemente bien sobre su cuerpo. Le hacían sentir seguro e incluso un poco acalorado. Le gustaba aquella sensación, a decir verdad. Estaba comenzando a acostumbrarse a ella cuando sintió las manos del otro en su cintura y fue levantado del suelo. De sus labios salió un pequeño quejido sorprendido, pero supo reaccionar rápido y al final puso ambas manos sobre los hombros del otro para poder mantenerse en el aire haciendo también algo de fuerza, sin dejarle todo su peso a los brazos del kazajo. Para ser la primera vez que intentaba una pirueta por parejas, no había salido nada mal, a pesar de ser totalmente inesperada.

Cuando volvió a ser dejado en el suelo, se dio cuenta de que el hecho de tener sus manos sobre los hombros ajenos había hecho que estuvieran cerca. Muy cerca, tal vez demasiado. La sola idea le lanzó un escalofrío por la espalda, haciendo que su corazón comenzara a latir un poco más fuerte. Inevitablemente, sintió cómo dejaban de patinar tan rápido para moverse de manera mucho más lenta sobre la pista, sin cambiar la posición. Haz algo, idiota. Se recriminó a sí mismo, pensando que tal vez aquello comenzaría a ser incómodo, al menos para el kazajo... Porque a él le encantaba.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Lun 1 Mayo - 1:37

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Al principio, ambos patinadores tardaron un poco en hacerse al contrario, a verse como solo un ente sobre el hielo, que se movía al son del otro. Pero finalmente después de unos minutos lo habían conseguido. Otabek era quien lideraba aquello porque estaba ejecutando un trozo de la práctica que recordaba de aquella vez. Sólo había sido un favor a una compañera de pista, porque participaba en ese tipo de competiciones por parejas y su compañero se había enfermado. Y aunque estaría recuperado para la competición, ella necesitaba practicar su parte con alguien. No supo demasiado bien porque le pidió el favor a él y no a otro patinador algo más extrovertido, pero decidió ayudar si podía. Y de ahí le venía aquella leve experiencia, que agradecía en la actualidad tener.

Se sentía completamente relajado en aquella especie de baile con Yuri; esperaba que estuviera teniendo el mismo efecto para él. No quería que hubiera nada malo entre ellos antes de su marcha hacia Corea. Otabek no pudo evitar sonreír divertido y en cierta parte embelesado por la reacción del rubio cuando lo alzó levemente sobre él, agarrando su cintura, sorprendiéndole. Por supuesto no iba a dejarle caer; tenía la suficiente fuerza como para sostenerlo durante un rato en esa posición, pero el ruso se agarró a sus hombros, intentando que Otabek no soportara mucha carga. Eso no importaba al kazajo, pero la sensación de sus manos sobre sus hombros, sobre aquella tela de su camiseta de entrenamiento que resultaba tan fina, le hizo estremecer ligeramente.

Quizás después de todo aquello no había sido tan buena idea. No había pensado en lo que sería tener a Yuri tan cerca de sí mismo, agarrarle, tocarle. Incluso cuando bajó a Yuri de aquella pequeña pirueta, sus manos siguieron adheridas a su cintura, y el ritmo de los movimientos fue bajando poco a poco de velocidad, hasta moverse lo mínimo para poder seguir deslizándose sobre el hielo, juntos. Sus cuerpos estaban más juntos de lo normal, así también podía decirlo de sus rostros. La mirada oscura del kazajo se centró en la clara del ruso y se maldijo a sí mismo.

No podía controlarse, por mucho que así lo deseara.


Una de sus manos subió de su cintura hasta su rostro, acariciando ligeramente su mejilla, junto a algunos de sus cabellos rubios. Hubiera deseado sentir su piel sin aquellos guantes en sus manos. Sin apenas darse cuenta su frente estaba apoyada en la contraria y su corazón latiendo frenético dentro de su pecho. En el silencio de la pista, Otabek solo podía escuchar ese molesto latido, poniéndolo cada vez más nervioso. Sus labios se acercaban inexorables a los contrarios; si en ese momento se hubiera llevado una torta lo hubiera visto hasta comprensible. Sin embargo, no fue eso lo que interrumpió aquel momento.
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 1 Mayo - 13:08

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Decir que su corazón no estaba latiendo al límite de sus fuerzas, habría sido una mentira. Yuri estaba acostumbrado a ponerse nervioso durante entrenamientos importantes o antes de competiciones, pero nunca en aquel tipo de situaciones privadas. Sin embargo, era bastante complicado mantener la calma cuando el rostro de Otabek estaba básicamente a unos centímetros del suyo.

Finalmente, se atrevió a alzar la mirada hacia los ojos del otro, y le sorprendió bastante ver que estaba tranquilo. Pensaba encontrarse tal vez con una expresión incómoda, o con una mirada de soslayo. Sin embargo, sus ojos prácticamente se comieron a los suyos con una mirada profunda que parecía estar escrutándole por dentro. Yuri nunca se había sentido tan débil delante de nadie, ni mucho menos esperó disfrutar de esa sensación. El ruso debía reconocer que, en las distancias cortas, Otabek era incluso más atractivo que de normal. Su mandíbula era dura, su nariz pequeña y grácil, y su mirada, tan oscura y penetrante... Era demasiado. Simplemente demasiado.

Además, no podía evitar pensar una y otra vez en lo mucho que quemaban sus manos sobre su cintura. Yuri pensaba que estaba en el límite de sus capacidades, pero el kazajo se empeñó en demostrarle que aún podía ir un poco más allá. La caricia sobre su rostro le pilló desprevenido, aunque instintivamente cerró los ojos durante un segundo para disfrutar de ella. Ojalá no hubiera llevado aquel maldito guante que le impedía disfrutar del tacto de su piel.

Por su parte, Yuri quitó una de sus manos del hombro de Otabek para llevarla a su nuca, acariciando allí suavemente los cortísimos cabellos de su corte de pelo. El tacto era agradable, a lo mejor más suave de lo que cabría esperar. Y de pronto sus frentes estaban la una pegada a la otra. Yuri juraría que le temblaban las piernas en ese momento. No había besado nunca a nadie, y los latidos de su propio corazón estaban ensordeciendo sus oídos.

Yuri alzó un poco la cabeza para poder llegar a salvar la altura de Otabek y avanzó un poco. Ya casi podía sentir su aliento sobre el suyo, y sus labios habían estado a escasos milímetros de rozarse. Sin embargo, el ruido ensordecedor de la puerta de metal abriéndose de golpe lo espantó e hizo que se separara brusca e instintivamente del otro. La voz irritante de Viktor llegó a sus oídos, haciendo que quisiera quitarse un patín y tirárselo a la cara. No podía ser. Simplemente no podía ser que aquel idiota hubiese estropeado el momento.

¿Habéis visto los protectores de Yuuri? —. Preguntó el ruso, colándose entre las gradas y rebuscando por todos lados. El rostro de Yuri había tomado un rojo brillante, entre la vergüenza, el bochorno y la rabia —. ¡Y yo qué sé! —. Le gritó con pocas ceremonias, como normalmente solía dirigirse al hombre —. ¿Es que no podíais esperar a mañana? ¡Sois patinadores, debéis tener como quince pares de protectores en casa! —. Casi le gruñó, haciéndole gestos poco educados.

Como siempre, Viktor pareció tomarse su enfado a broma y rio un poco, hasta que se agachó entre dos bancos y sacó unos protectores azulados del suelo —. ¡Aquí están! —. Gritó triunfal, ignorándole —. ¿No es un poco tarde para estar aquí? Deberíais iros a casa a descansar. Y por cierto, ¡suerte para el cuatro continentes, Otabek, la necesitarás para enfrentarte a Yuuri! —. Y aquella estúpida frase fue la despedida de Viktor, que salió del recinto tan ridículamente como había entrado. Ojalá lo atropellase algo.

Y sí, la tensión cuando se quedó solo otra vez por Otabek casi se podría haber cortado con una cuchilla de sus patines, así que decidió que no sería bueno alargarla demasiado —. Creo que me iré a casa también —. Informó, todavía con el rostro colorado y mirando al hielo para intentar mirarle a él —. Suerte para el viaje, espero que vuelvas con una medalla y que patees el culo de esos dos idiotas —. Fue lo único que dijo. Sin embargo, al final se reunió de valor y patinó hasta el otro para apoyar una mano en su hombro y darle un beso en la mejilla, a modo de despedida y de buen gesto.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Lun 1 Mayo - 14:04

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
No podía negar que sentía un ligero temor porque el ruso tomara consciencia de lo que estaba intentando hacer y lo echara bruscamente hacia atrás. Eso significaría una importante brecha en su relación, porque se estaba exponiendo totalmente con lo que sentía. Estaba siendo estúpido e imprudente, pero por algún motivo, no había podido retener a su cuerpo en aquella acción. Había sentido que era el momento correcto; un lugar donde estaban solos y se sentían cómodos, antes de que el kazajo tuviera que marcharse para su competición.

Otabek sintió como su corazón daba un pequeño vuelco al sentir como una de las manos de Yuri se colocaba en su nuca, acariciándolo ligeramente. ¿Es qué estaba animándolo a aquello? ¿O simplemente se estaba volviendo loco interpretando cosas? La negativa que el moreno esperaba no llegó y cada vez, podía sentir sus labios más cercanos a los contrarios, su aliento sobre el suyo robándole el oxígeno era una sensación maravillosa. Sin embargo, un fuerte ruido los sacó de su ensoñación, transportándolos de nuevo a la realidad. A pesar que Otabek sujetaba firmemente la cintura de Yuri, él se escapó de su lado de forma brusca en escasos segundos, para no ser vistos por quien sea que hubiera entrado en el recinto. La voz de Victor le llegó de lejos, pero el kazajo no fue capaz de contestar nada. Se había quedado clavado en el hielo, con su mirada desviada y su rostro sonrojado, algo extraño de ver en su seria faceta. Después de todo el valor que había reunido, de parecer que aquello podía ser.. todo se había estropeado.

La voz de Yuri dejaba entrever que estaba realmente enfadado y molesto con Nikiforov por haber entrado. Mientras, muchas ideas daban vueltas en la cabeza de Otabek, sin ser capaz de escoger una buena. No sabía como enfrentar a Yuri en ese momento sin verse totalmente expuesto. Cuando el ruso se dirigió a él, Otabek lo miró, alzando una de sus manos a modo de despedida. Ni siquiera quería contestarle a aquello que había dicho sobre el Cuatro Continentes. Y se marchó, así sin más, como había entrado, dejando un ambiente tenso y difícil de tratar entre ambos patinadores. Otabek miró por un momento a Yuri cuando dijo aquella frase y asintió ligeramente.

Entiendo.— Fue lo único que pudo decir. Alguien en su interior se estaba riendo de él por tener esperanzas en todo aquello. Otabek se obligó a sonreír levemente ante sus ánimos para la competición que le sobrevenía en unos días.— Gracias, Yura.— Dijo en voz baja el kazajo, utilizando ese apodo que ambos utilizaban únicamente para el otro. Otabek tan solo esperaba verlo desaparecer por la pista, sin embargo, no esperó aquel leve beso en su mejilla, antes de marcharse. El corazón del kazajo latía rápido y no pudo evitar tocar con sus dedos la zona que los labios de Yuri habían besado. Suspiró levemente, resignado y esperó a que el ruso se fuera de allí, despidiéndolo con una de sus manos.

Después salió de la pista, sentándose en uno de los bancos, sintiéndose realmente frustrado. Una semana lo separaba de volver a verlo y una competición no ayudaba demasiado. No sabía como tratarlo después; si debía ignorarlo, sincerarse, volver a intentarlo de nuevo.. Otabek se sentía realmente confundido, y volver a sentirse así después de un par de años lo hacia sentir realmente frágil.
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 1 Mayo - 15:27

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yuri salió rápido del recinto, tal solo con los protectores puestos. Ni siquiera se había permitido el lujo de quitarse los patines dentro de la pista, pues eso solo haría que las cosas se hicieran más y más incómodas. Cuando llegó al vestuario, se dejó caer sobre un banco y se tapó la cara los manos, gruñendo fuertemente de frustración. Había estado cerca, muy cerca de conseguir lo que quería. Ni siquiera sabía cómo se había dado la situación, lo único que era capaz de recordar era que había estado patinando junto con Otabek y que luego, de pronto, las cosas habían escalado demasiado rápido. Habían estado a punto de besarse. ¿Por qué? Ni lo sabía. Simplemente había surgido y él había sido demasiado débil como para negarse.

¿De verdad acababa de reconocer que estaba enamorado de Otabek? Tal vez enamorado era una palabra demasiado fuerte, pero estaba claro que había atracción. Mucha. Demasiada. Y lo peor de todo es que el kazajo también había caído rendido a ella. Sin embargo, no todo era tan bonito como parecía. A lo mejor todo había sido una confusión. A lo mejor Otabek no quería exactamente lo mismo que él. Yuri no era estúpido: el otro tenía diecinueve años. A lo mejor solo quería... Bueno, algo físico. O tal vez no quería nada y simplemente se había dejado llevar por una situación tan bizarra que ni siquiera podía explicar. A lo mejor él mismo estaba dándole demasiadas vueltas a todo. A lo mejor aquel beso solo había pasado en su cabeza. ¿Y si su intención no había sido nunca besarle? Demasiados a lo mejor e y si para los que no tenía respuesta alguna.

Lo único que sabía con certeza es que tenía un estúpido crush de instituto con el que hasta ese momento había sido su mejor amigo. Y eso era peligroso. Tan peligroso como que podría tirar al traste su relación en menos de dos minutos. Y a Yuri le había costado demasiado hacer un amigo de verdad como para arriesgarse a perderlo solo porque pensase que se había enamorado de él. ¿Y él que iba a saber? Ni siquiera había cumplido dieciséis. Tan solo era un crío. Un crío enamoradizo que había caído por el primer macarra de buen corazón que se había presentado ante él con una moto. Enhorabuena, Yuri pensó para sí mismo la has cagado pero bien. Estúpido.

Furioso, se puso sus deportivas, su chaqueta, y abandonó aquel edificio. No iba a ser sencillo volver al hielo al día siguiente y recordarlo todo una y otra vez.

***

Tal y como había previsto, aquellos días fueron una mierda. Al menos la pista estaba más tranquila sin Viktor y Katsudon, pero la ausencia de Otabek le quemaba. El día anterior había sido el programa corto, y al kazajo le había ido genial.

Tenía oportunidades para ganar el oro, así que aquella tarde, antes del programa libre, le mandó un mensaje infundiéndole ánimos. Se trataba de una fotografía suya con su gata. En su mano, una pequeña bandera de Kazajistán hecha de papel.

Cuando llegó el momento, enchufó su ordenador y se pasó la tarde entera viendo las actuaciones. Seung Gil había mejorado mucho desde el Grand Prix, y De la Iglesia también. Katsuki estuvo brillante, aunque Yuri juraría que no tanto como en su final del Barcelona, donde batió el récord mundial.

Pero fue el turno de Otabek el que le dejó totalmente sin respiración. Sí, era el mismo programa que ya conocía, pero estaba totalmente cambiado. Sus movimientos eran más enérgicos si cabían, como si dominara el hielo y al público con cada paso. Sus saltos también fueron brutales, y el ruso juraría que superarían en puntuación técnica a los cuatro cuádruples del idiota de JJ. Cuando anunciaron su altísima puntuación, Yuri no pudo evitar un pequeño grito de júbilo, que dejó a Yakov y Lilia un poco desconcertados.

"Enhorabuena, Beka" le escribió, una media hora después, cuando sabía que podría leerlo. Por un momento, deseó haber estado allí y celebrar su aplastante victoria con él. Por fin había demostrado todo su potencial.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Lun 1 Mayo - 15:57

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Otabek apenas había conseguido dormir aquella noche. Se había pegado horas dando vueltas en la cama, recordando aquel momento en el que casi había besado a Yuri, rememorando las sensaciones y los sentimientos. Realmente se estaba enamorando de aquel chico, se estaba volviendo imprescindible para él. Su presencia, sus sonrisas, su voz. Y no quería perder todo aquello. La frustación lo acompañó durante el vuelo y la primera estancia en Corea. Finalmente, acabó cansado de comerse la cabeza e intentó relajarse de decenas de maneras para que eso no influyese en su actuación.

Su programa corto había salido realmente bien, había conseguido una buena puntuación y todo quedaba para decidirse con el programa libre. Otabek no salió con el resto de patinadores aquella noche, ni habló demasiado con ellos, simplemente dio sus felicitaciones y se despidió, pasando la noche repasando su programa con Mijail. Parecía preocupado por él, pero Otabek confiaba en saber dejar de lado sus emociones inestables para poder hacer bien su trabajo. La mañana siguiente se le hizo realmente corta y rápida; pasó horas entrenando sin apenas darse cuenta del paso del tiempo. El cansancio que el entrenamiento le proporcionaba calmaba su mente, así que llegó tranquilo a su programa libre. Antes de acudir a la pista para meterse dentro de su traje, escuchó la vibración de su móvil y no pudo evitar sonreír como un idiota ante la imagen que Yuri le mandaba, animándolo con aquella pequeña banderita de su país.

Realmente lo estaba viendo. No podía decepcionarlo, después de todo había hecho una promesa con él en Barcelona. Debía de estar en el podio junto a él en el próximo Grand Prix Final, y debía comenzar a esforzarse desde el principio. Otabek suspiró levemente y cuando estuvo cambiado a su traje de los programas libres, le mandó una foto a su amigo, indicándole que estaba preparado, dándole las gracias por sus ánimos. Aquello realmente había terminado por tranquilizar su corazón; Yuri seguía apoyándole fuese como fuese, a pesar de lo que había ocurrido. Y con el corazón lleno de determinación, Otabek Altin saltó a la pista y con sus movimientos llenos de energía y motivación, conquistó al público. Sus saltos eran fuertes y sus movimientos aunque seguían sin ser como el resto de los patinadores, lo identificaban y daban una sensación de fiereza y fuerza sobre la pista.

Otabek ni siquiera se había parado a pensar en cuanta puntuación tendría, sólo patinó con su corazón y su determinación, encontrándose después con una puntuación más alta de lo que esperaba. Incluso cuando Mijal lo abrazó en el kiss&cry, Otabek seguía fascinado mirando la pantalla. Había ganado el oro. Su propia imagen y los momentos en el podio, con el himno de su país de fondo, hicieron que aquello pareciera completamente surrealista; casi como un sueño. Era consciente de que solo era el principio, pero había iniciado la temporada con una fuerte zancada en el hielo. Horas después, cuando sus entrevistas terminaron y fue capaz de cambiarse e iniciar su camino al hotel, contestó el mensaje de Yuri.

"Gracias, Yura. Creo que Victor está algo molesto." Comentó en su mensaje, con una ligera sonrisa en su rostro. Katsuki había quedado segundo, después de todo no era una mala posición. Al día siguiente tomarían el vuelo de regreso a Rusia y aunque agradecía el apoyo de Yuri, seguía siendo difícil en su mente volver a encontrarse con él en persona. Tenía toda una noche para imaginar cómo hablar con él, aunque no veía un camino claro.
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 1 Mayo - 16:25

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Al día siguiente de la competición, Yuri había querido ir a recibir a Otabek al aeropuerto. Sin embargo, el vuelo en el que volvía junto con Viktor y Katsuki regresaba pasada la media noche, lo cual se tradujo en una prohibición absoluta por parte de Yakov y de Lilia. Yuri discutió un poco con ellos, pero no consiguió absolutamente nada. Al final no le quedó más remedio que aceptar que lo vería hasta la mañana siguiente, cuando reapareciera en la pista como un campeón.

De manera poco sorprendente, el joven no fue capaz de conciliar el sueño aquella noche. A pesar de que habían hablado por el móvil todos los días desde que se fuera, aquella iba a ser la primera vez en la que se vieran después de... Lo que fuera que pasara entre ellos hacía una semana. Yuri sabía perfectamente que sería un poco incómodo. No lo iba a negar, había fantaseado con la idea de recibirlo con el beso que aquel día se les había negado a los dos. Sin embargo, pronto desechó la idea. Ni siquiera sabía si Otabek quería eso. Probablemente no. Aunque dependiendo de cómo se comportara... ¿Tal vez podría planteárselo? No, no. Solo estaba siendo un idiota iluso. Hacía días que ya había acordado consigo mismo que entre él y Otabek no había nada más que amistad, y que debía continuar siendo así. Nada de cagarla, Plisetsky. Se dijo a sí mismo una y otra vez, como una oración, hasta que cayó dormido pasada la madrugada.

A la mañana siguiente se presentó muy pronto en la pista. Cómo no, había bastante revuelo y expectación. Después de todo, el oro y la plata de los cuatro continentes estaban a punto de llegar. Ellos no eran rusos, pero entrenaban con su equipo y sus entrenadores sí que lo eran. Aquello también contaba como una pequeña victoria para el equipo, aunque el mérito fuera todo de los patinadores que se habían lanzado a la pista.

Un poco nervioso, practicó sus saltos bajo la atenta mirada de Yakov. Aquel año iba a añadirles todavía más dificultad levantando los brazos y haciendo combinaciones imposibles, así que no tenía tiempo que perder, aunque su mente estuviera en otro sitio. Cuando escuchó la puerta de metal abrirse, paró todo lo que estaba haciendo y alzó la cabeza. Una sonrisa inconsciente apareció en sus labios al ver a Otabek entrar junto con Mijaíl. Iba a correr a recibirle, pero se quedó helado al ver que alguien se le había adelantado.

Mila se había puessto los protectores en un abrir y cerrar de ojos y había salido corriendo de la pista... ¿Para besar a Otabek? Yuri tuvo que aguantar su mandíbula para que no se le cayera al suelo al ver los labios de la pelirroja estamparse contra la mejilla del kazajo, justamente la misma que él había besado para despedirle. Definitivamente, toda su vida era un chiste. ¿Cómo narices se le había ocurrido pensar que Otabek tenía el más mínimo interés en él? Era evidente que, por las confianzas que se traían, él y Mila habían estado hablando mucho sin que él lo supiera.

Su humor ya estaba roto para el resto del día, eso sin lugar a dudas. Por un momento pensó en seguir con lo suyo e ignorar a Otabek. Sin embargo, sabía perfectamente que no podía hacer eso. El chico no tenía la culpa de que él fuera un iluso. De esa manera, al final se puso también los protectores y se animó a acercarse a él, a pesar de que Mila todavía pululaba a su alrededor intentando entablar una animada conversación con él.

Beka —. Le saludó, con una pequeña sonrisa que se notaba un tanto forzada —. Enhorabuena por tu oro. Te lo merecías más que nadie —. Dijo, con total sinceridad, mientras se animaba a acercarse a él y darle un abrazo. Sin embargo, en aquella ocasión no se arriesgó a que sus rostros pudieran quedarse tan cerca, y escogió en su lugar apoyar la barbilla sobre su hombro durante unos segundos, antes de separarse —. ¿No estás cansado? Nikiforov y Katsuki creo que se han tomado el día libre para... Lo que sea que hagan —. Por mucho que intentara forzar una conversación, estaba claro que sus ánimos estaban por los suelos. ¿Por qué era tan evidente con sus pensamientos?

Lo que hizo que su mal humor acabara por coronarse fue ver cómo Mila se cogía con toda confianza al brazo de Otabek y añadía —. Pero él es incansable, ¿a que sí? —. Dijo, antes de añadir —. Por cosas como esa es un campeón —. El cumplido salió de los labios de la rusa con naturalidad, acompañado por una sonrisa que podría haber cegado a cualquiera. Claro, ¿quién no caería rendido ante los encantos de Mila? Yuri no estaba en absoluto interesado en mujeres, pero hasta él se daba cuenta de que era, posiblemente, la chica más atractiva que conocía. Seguro que Otabek pensaba exactamente lo mismo.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Lun 1 Mayo - 17:17

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Otabek estaba nervioso cuando tomó camino junto a su entrenador para acudir de nuevo a la pista de entrenamiento rusa. Victor y Yuuri no los habian acompañado porque se habian tomado el día libre asi que entraron solos al establecimiento. Otabek intentaba distraerse hablando con Mijail, sin embargo cuando entraron y dirigió su mirada a su frente, se encontró de repente con el peso de un cuerpo sobre él, y unos labios que se estamparon en una de sus mejillas. Otabek se sorprendió de sobremanera y parpadeó un par de veces, sin saber que pasaba.

Era Mila. Se había lanzado descaradamente a besar su mejilla, felicitándole después por su primer puesto en la competicion. Otabek le dio las gracias con una leve sonrisa, algo incómodo por aquello, frotándose la mejilla con una de sus manos para retirar el pintalabios de Mila de su piel. No podía evitar pensar que ese no era el beso que habría querido recibir. Después observó como Yuri se acercaba a él y le sonrió levemente, pero su sonrisa se esfumó cuando vio la sonrisa forzada del rubio y sus acciones.

- Gracias.- Susurró mientras aceptaba aquel abrazo, que sentía a todas luces frío y distante. Realmente la habia cagado, ¿no era asi? Era lo que la actitud de Yuri le estaba mostrando. Solo quería un amigo y para nada estaba interesado en sentir algo como lo que Otabek sentía por él. Eso hundió drásticamente su humor y su sonrisa se convirtió en algo más triste.- No, estoy bien. Quería venir.- Quería verte, decía una voz en su interior. Pero había entendido completamente que no tenía que expresar aquello.

Las acciones de Mila lo confundían demasiado, sus halagos eran demasiado para él, algo que no sabía como lidiar. Que se agarrara de su brazo de aquella manera, con esa confianza no le gustó demasiado, sobretodo porque Otabek no era de esa espontaneidad con personas con las que apenas conocía. Con cuidado, retiró el brazo de Mila del suyo y se apartó un poco.

- Lo siento, voy a meterme ya a la pista.- Se disculpó sin realmente sentirlo y caminó alejándose de los dos rusos. De la primera porque no quería más contacto con ella, del segundo plrque no soportaba verlo asi de distante con él. Otabek dejó su mochila de deporte en uno de los bancos, sacando los patines para colocárselos y una vez estuvo listo se quitó la sudadera para quedar con una camiseta ceñida negra de manga corta y meterse al hielo. Quizás había sido mala idea acudir aquel día a las prácticas.
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 1 Mayo - 17:43

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yuri sentía de nuevo la tensión más gruesa que nunca. La voz de Mila le crispaba bastante, más que nada porque le recordaba que era un perdedor. Un perdedor por por el cariño de Otabek, suponía. Aunque en realidad, no era culpa suya. El kazajo no había estado interesado en él en ningún momento, de modo que tampoco había tenido demasiadas oportunidades para mostrarle lo que sentía. Por el contrario, Mila parecía tener pista libre para despegar con él. El simple pensamiento le provocaba retortijones en el estómago, algo a lo que no estaba acostumbrado. No le gustaba perder, y mucho menos algo tan importante como Otabek.

¿Cómo sería capaz de mantener el tipo de ahora en adelante? Ni idea. Quería seguir siendo amigo de Otabek porque le quería, pero sabía que no iba a ser fácil, no mientras tuviera aquella atracción romántica hacia él. La verdad era que no recordaba haberse sentido más idiota en toda su vida. Él, que siempre se sentía confiado y seguro de sí mismo, tenía la impresión de ser un cachorro abandonado en esos momentos. Y era realmente molesto.

El tono de Otabek al dirigirse a él lo dejó helado por unos segundos. No sabía si era triste, molesto, indiferente, o las tres a la vez. ¿Se habría dado cuenta de todo lo que había pasado? ¿Se había excedido abrazándole después de lo que pasó la última vez que se vieron? Yuri tenía la impresión de que cada cosa que hacía, la hacía mal. No importaba qué fuera. No iba cara al aire cuando se trataba de Otabek. Y podía encajar más o menos la idea de no atraerle en absoluto, pero no la de perder su amistad. Eso sí que no.

Iba a decir algo un poco más calmado para facilitar la situación entre los tres cuando vio que Otabek se separaba de Mila y se marchaba, dejándolos a los dos allí plantados. ¿Se habría enfadado con él? ¿Habría cortado el rollo entre los dos? El simple pensamiento de haber fastidiado un momento íntimo entre Otabek y Mila lo mortificó. A lo mejor quería ser recibido como un héroe por ella, llevarse un beso o lo que fuera. Pero claro, con él delante, y aún encima invadiendo su espacio personal de esa manera...

De pronto no quería estar allí. No quería ver qué pasaba entre la rusa y el kazajo durante el entrenamiento, así que se acercó a un banco y se quitó los patines, a pesar de que Yakov le riñó por ello. No había acabado su entrenamiento sobre el hielo, pero daba igual. Volvería por la tarde cuando no hubiera ninguna distracción que le frustrara de aquella manera.

Justo cuando guardaba sus patines, vio cómo Otabek se quitaba la sudadera y se adentraba en la pista. A pesar de lo ofuscado que estaba, no se le pasó el detalle de aquella camiseta de algodón oscuro ciñéndose a su cuerpo. Perfecto, Yuri. Te has enamorado de un tío que está mil puntos fuera de tu liga. Gran jugada, Plisetsky. Gran jugada. Se recriminó duramente a sí mismo mientras cogía su bolsa y se iba a la sala de ballet. Cegado por la rabia como estaba, no se dio cuenta de que se había dejado su chaqueta del equipo ruso allí tirada, no muy lejos de la de Otabek.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Lun 1 Mayo - 21:13

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Otabek sentía su corazón pesado, herido. No había esperado, en las incansables horas que había pasado pensando en como estarían los dos al volver a verse, que Yuri lo tratara de forma fría y distante. Forzando sus sonrisas o apartando su rostro del contrario. Le dolía mucho. Podría simplemente haber seguido tratándolo como siempre, como si nada hubiera pasado y el kazajo se hubiera tragado sus sentimientos y guardado bajo llave. En ningún momento contaba con el factor que era Mila, que aunque no le caía mal y la veía como una gran patinadora femenina, no entendía que tipo de amistad quería con él.

Cuando Otabek se metió al hielo, quiso olvidarse de todo y patinó como si la vida le fuera en ello, como si estuviera de nuevo en una competición, atendiendo únicamente a la voz de Mijail que le indicaba errores o cosas que mejorar. De vez en cuando le pedía que hiciera alguna cosa nueva, para ver como quedaba, y si le satisfacía, la introducía en el programa. Era un buen entrenador y se había adaptado bastante bien a la otra parte del hielo después de haberse retirado tan bruscamente. Sin embargo cuando miraba las actuaciones y los entrenamientos podía ver claramente cuando ansiaba ponerse unos patines y volver al hielo. También era una persona que intentaba acercarse a la vida personal de Otabek, y él lo agradecía, pero no podía contarle aquellas preocupaciones a ese hombre. Simplemente no podía.

Sólo se quedó patinando por horas, más de las que esperaba. Después de la hora de comer se quedó solo en la pista y solo se despidió de Mijail, puesto que solo prestó atención a su voz. Cuando se vio solo, salió de la pista con el corazón acelerado después de tanto ejercicio y se sentó en un banco, al lado de su bolsa de deporte. Mientras se quitaba los patines para ponerse sus zapatos normales, dispuesto a marcharse a casa y darse una larga ducha, observó algo extraño a su lado. Una sudadera blanca y roja descansaba allí, olvidada junto a sus cosas. No le hizo falta mucho para darse cuenta que era de Yuri. La tomó entre sus manos, sintiendo el tacto de la tela, mirándola con cierta tristeza.

¿Y si sólo estaba en sus manos arreglar aquello? Era el mayor de los dos, se suponía que debía ser el coherente. Si Yuri solo quería una amistad con él, se encargaría de dársela de forma incondicional. Una vez cambió sus zapatos, se secó un poco el sudor y se refrescó, se dirigió hacia la sala de ballet, donde suponía que Yuri habría escapado, puesto que no parecía dispuesto a practicar con él ese día. Con su propia sudadera colgando de la mochila y la del ruso en la mano, encontró la puerta de ballet y en silencio, se quedó observando un momento los gráciles y elegantes movimientos de Yuri. Era imposible no quedarse mirando como se movía, con que facilidad y belleza lo hacia.

Señor Altin, ¿necesita algo?— La brusca voz de Lilia lo hizo reaccionar, al parecer igual que Yuri, que no había notado su presencia.— Venía a devolverle esto a Yuri, lo ha dejado fuera antes.— Mencionó, alzando su chaqueta, cómo mostrando el objeto del delito. Lilia dio por concluida la clase poco después y Otabek le entregó la chaqueta al ruso cuando este se acercó a él.— Yuri.— Le llamó él, intentando que no se marchara de su lado.

¿Quieres cenar conmigo? — Le propuso, con una leve sonrisa que intentaba ser amable, a pesar de todo lo que ocultaba.— Puedo pedir una pizza y comer algo mal hoy, después de todo he ganado, ¿no?— Dijo, intentando sonar divertido pero negó con la cabeza, no tenía sentido comportarse así si él no quería ir con él. No tenía por qué darle excusas.— No tienes por qué venir si no quieres.— Le dijo, intentando ser comprensivo. Si se sentía incómodo con él, podía evitarlo. Él estaría ahí para cuando quisiera volver a verlo como un amigo.
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 1 Mayo - 22:02

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yuri se dedicó en cuerpo y alma a aquel entrenamiento de ballet. Lilia le recriminó varias veces que estaba tenso y que sus movimientos eran los de un elefante con una pierna rota. Sin embargo, su mente no estaba demasiado predispuesta a ordenarle a su cuerpo que fuera sutil y grácil. Demasiada rabia y tensión acumulada dentro como para bailar como ella quería. Aun así, sabía que lo estaba haciendo bien porque los ojos de la mujer se lo chivaban. Era muy dura, sí, pero solo lo hacía para animarlo a superarse a sí mismo. En el fondo, siempre había cariño y admiración en sus ojos cuando escrutaba sus pasos.

Siguió y siguió repitiendo la misma coreografía durante lo que parecieron horas. Los giros, los saltos y los estiramientos. Todo estaba calculado al milímetro para encajar en su nuevo programa, que ya estaba practicando aunque todavía tuviera por delante los mundiales de la temporada anterior. Uno nunca podía parar, ¿no? Luego, sin embargo, Lilia le hizo improvisar movimientos, y ahí fue donde descargó toda la adrenalina, llevando su cuerpo al límite en movimientos casi frenéticos pero al mismo tiempo elegantes. Estaba tan metido en su tarea y en el ritmo de la música que ni siquiera supo prever que alguien le estaba observando.

Fue la voz de Lilia la que le sacó de su ensoñación e hizo que parara, con la respiración entrecortada. Se sorprendió de ver que Otabek. Primero porque jamás lo había visto acercarse a la sala de ballet y, segundo, porque se había tomado la molestia de buscarle solo para devolverle su chaqueta. Bueno, el gesto era bastante tierno, debía reconocerlo.

Obedeciendo a Lilia, que dio el entrenamiento por concluido, se acercó al chico y le sonrió tímidamente, esta vez de verdad. Tantas horas de llevar al límite su cuerpo habían hecho que se sintiera un poco mejor. Seguía un tanto frustrado, pero al menos había aclarado suficientemente su mente como para saber que no podía cargar a Otabek con el peso de sus propiso errores.

Oh —. Dijo, tomando con cuidado la chaqueta de sus manos —. Ni siquiera me di cuenta de que no la tenía —. Comentó —. Muchas gracias por cogerla.

Yuri dejó la chaqueta sobre su bolsa de deporte al tiempo que la abría para coger su toalla y secarse el sudor de la frente y de los brazos. A lo mejor se había pasado un poco, pero Lilia no lo había parado, así que suponía que estaba dentro de los límites. Iba a quejarse un poco de aquel entrenamiento para romper el silencio entre ellos cuando Otabek se le adelantó con aquella propuesta. Yuri volvió a colocarse frente a él, asintiendo al instante con la cabeza.

Claro —. Dijo rápidamente, aunque luego temió haber sonado demasiado desesperado. Le sorprendió que el kazajo quisiera celebrar su victoria con él antes que con Mila, pero no pensaba hacerle el favor de mencionar aquello. Si Otabek lo había decidido así, era perfecto —. No, me encantaría —. Añadió, ante la inusual coletilla por parte del otro. ¿Por qué no iba a querer ir? ¿A lo mejor había sido demasiado duro o soez con él cuando había entrado en la pista? De pronto, se sintió mal. Lo había sido, definitivamente —. Comeré mal contigo, bajo la condición de que no se lo chives a Yakov y Lilia. Yo no he ganado nada y me matarían —. Intentó bromear, pasándose la toalla por el pelo para secarlo un poco también, despeinándolo por el camino.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Lun 1 Mayo - 22:25

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yuri parecía más relajado que la última vez que lo había visto y eso le agradó. No quería que estuviera de mal humor por su culpa, aunque ya no podía cambiar lo que había hecho. O había intentado hacer. Otabek no era del tipo de personas que se sentían inseguros sobre sí mismos; se había forjado una fuerte personalidad desde que era pequeño, con todo aquello de su incapacidad para el ballet. Seguía sus metas con determinación y nada lo hacía sentir inseguro.

Pero con Yuri era distinto, se sentía totalmente como si cada palabra o acción que fuera a hacer fuera a resultar de mala manera para su relación. Por eso se vio obligado a añadir aquello, para que el ruso no se sintiera obligado a acompañarlo si no estaba cómodo con él. Últimamente sentía su cabeza llena de aquel chico, de pensamientos negativos y desilusiones, y estaba cansado. Pero no podía hacer nada por evitarlo. Finalmente, cuando Yuri aceptó, una sonrisa más natural y animada afloró a los labios de Otabek y alzó sus manos, como si aquello fuera un alto el fuego. Negó con su cabeza, en parte divertido.

No diré nada.— Aseguró. Estaba seguro de que aquellas dos personas que entrenaban a Yuri, Yakov y Lilia, serían buenas personas, pero no dejaban de imponerle un gran respeto.— No quiero que me vean como una mala influencia.— Comentó. En cierta manera parecían como sus padres, y no quería que los padres de su mejor amigo lo vieran como algo malo para el desarrollo de su hijo. Pensar en que sólo podrían ser mejores amigos le hizo daño, pero espantó esos malos sentimientos tan rápido como pudo, enfocándose en otros.— Esta sala se parece en la que practicabamos de pequeños.— Comentó, ahora que se fijaba mejor. Aunque juraría que aquel campamento había sido en otro lugar, quizás una academia de ballet y no en aquel establecimiento.— Aún tienes la misma mirada de soldado.— Murmuró, en cierta parte nostálgico, viéndose de pequeño intentando que su pierna se estirase lo suficiente o llegase a según que sitio. Era realmente malo en eso.

Otabek suspiró levemente y se tomó unos momentos para ponerse la sudadera encima de la camiseta; el calor del entrenamiento comenzaba a abandonarlo y no podía permitirse un resfriado. Una vez estuvo listo, le hizo un gesto a Yuri. —Te espero fuera, tengo que sacar la moto del garaje.— Le comentó, queriendo dejarle tiempo para que se abrigara del todo y avisara a Lilia de los planes que habían hecho. Después podría llevarlo igualmente en moto a la casa de la mujer, para que esta no se preocupara. Con un gesto, el kazajo se despidió y salió del establecimiento para acudir andando al garaje donde guardaba la moto, apenas a una calle de distancia. Mientras tomaba la moto y conducía de vuelta a la pista, pensó que lo había hecho mal. No había dejado escapar palabras o acciones que denotaran sus sentimientos. Estaba por ver si podía hacer en aquella especie de cita en su casa.

Aparcó delante del local y esperó por Yuri, mientras miraba al cielo que, aunque seguía azul, ya se tornaba en naranja, viendo como su aliento subía lento hacia arriba. No iba a ser nada fácil para Otabek.
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Lun 1 Mayo - 22:52

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yuri podía notar a Otabek un poco raro. Ahora que hacía memoria, se sentía un poco culpable por lo que había hecho antes. Por un momento, se sintió tentado a pedirle perdón por haber sido así, pero luego se dio cuenta de que eso podría llevar a muchas preguntas incómodas a las cuales no tenía la más mínima intención de contestar. ¿Con qué cara le habría dicho: Ah, sí. Y disculpa lo de antes. Estoy mortalmente celoso de Mila porque ella puede estar contigo y yo no. Pero no te preocupes, ya se me ha pasado? Demasiado estúpido y demasiado vergonzoso como para ni siquiera arriesgarse.

No van a pensar que un campeón es una mala influencia —. Intentó animarle, con una sonrisa un poco más amplia —. Como mucho intentarían ordenar también tu dieta, nada más —. Distraídamente, dejó de nuevo la toalla dentro de la bolsa y sacó su botella de agua para beber. Por suerte, no tenía todavía el líquido en la boca, porque las palabras de Otabek le habrían hecho escupirla.

Sí, haber olvidado su primer encuentro con él era una mierda. Aunque confiaba que comprendiera que él tenía tres años menos y que, por tanto, su memoria de aquel momento era más corta. Ojalá tuviera en su mente al pequeño Otabek, sería una imagen de lo más adorable, estaba seguro. Sin embargo, fue su afirmación de después la que le dejó congelado. Sus mejillas volvieron a tomar un ligero rubor, y bajó por unos segundos la mirada. Otabek era el único que pensaba en él de aquella manera. Normalmente, la gente se pensaba que era alguien frágil solo por tener una estética más femenina. Pero eso era una estupidez, y daba gracias a que él hubiera visto a través de aquella pantalla.

No soy el único que tiene actitud de luchador aquí —. Respondió, sin pensárselo un segundo, aunque su voz fue un poco más baja y más íntima. Tras acabar de hablar, se atrevió a mirarle de nuevo. Admiraba tantísimo a Otabek... Definitivamente, no podía dejar que sus estúpidos sentimientos se interpusieran entre ellos. Necesitaba al kazajo en su vida, aunque solo fuera como amigo. Le inspiraba demasiado, y era esencial.

Claro, me cambio y bajo en cinco minutos —. Le prometió. Cuando se quedó solo, respiró tranquilo. Estaba claro que Otabek se había dado cuenta de que estaba raro, ¿pero habría visto más allá? El simple pensamiento le mortificaba, pero también le confundía. Si Otabek sabía que sentía algo por él... Realmente le estaba haciendo un favor al tratarlo de aquella manera. No pensaba desaprovechar la oportunidad así que, mientras se vestía, resolvió que intentaría estar con él como siempre. Nada de enfados, y tampoco nada de estupideces.

Cuando estuvo listo, salió al exterior y se dirigió a la moto que le esperaba en la puerta. Tomó el casco que le quedaba libre y se montó detrás del kazajo, agarrándose a su cintura para no caer.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Lun 1 Mayo - 23:16

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Otabek no pudo evitar reír levemente ante lo que decía su compañero. Bueno, todavía no soy campeón de nada, pensó para sí mismo. Sólo había sido una competición, aún le quedaba toda la temporada por delante, y por supuesto, tendría que rivalizar con él, que en su primer año de senior había conseguido llevarse el oro en el Grand Prix. No sabía si esa muralla podría derribarla. La imagen de tener a Yakov o a Lilia encima de él controlando su dieta le hizo gracia; a pesar de que Otabek no comía mal, no se restringía a la hora de comer alguna vez en semana algo de comida basura, o incluso cuando no tenía ganas de cocinar. Consideraba que, con todo el ejercicio que hacia, esas calorías eran quemadas enseguida. ¿Por qué no un poco de rebeldía en su menú? Aunque aún no había hablado de eso con su nuevo entrenador, no sabía que pensaría Mijail de todo aquello.

Sabía de sobra que Yuri no recordaba haberlo conocido en aquel campamento de entrenamiento de Yakov, pero no le importaba. Eran dos niños, era normal. Sin embargo, la imagen de aquel pequeño Yuri lo había inspirado a buscar otra salida, para Otabek era difícil de olvidar. Quizás alguna vez se lo reprochara en broma en algún momento donde gustaban de picarse, pero nunca lo haría en serio. Cuando dejó al ruso preparándose para salir y estuvo listo en la puerta con la moto para salir de allí, se quedó algo ensimismado en sus pensamientos. Estaba todo bastante claro en su cabeza, lo que debía hacer, lo que no, lo que debía callar y lo que debía decir. Otra cosa era la práctica. Decidió que no podía pensar demasiado en eso; tenía que comportarse de forma natural, no quería que Yuri viera su comportamiento extraño por ningún motivo, porque, ¿qué podría contestarle? No quiero que veas que me gustas, así que solo intento ser tu amigo. Menuda pillada.

Volvió a la realidad a tiempo para verlo salir del local, y le tendió el casco restante, esperando a que se lo pusiera y se agarrara para arrancar la moto y comenzar su camino. Las manos de Yuri sobre su cintura le hicieron respirar hondo, intentando de alguna manera, no sentirlas, o al menos no prestarle atención a la sensación que le transmitía. Tardaron poco en llegar al apartamento del kazajo, quizás más que nada porque condujo rápido aunque de forma segura. Otabek no había llevado demasiado abrigo y se estaba congelando; estaba seguro de que nunca se acostumbraría al clima de Rusia. O quizás lo hiciera cuando tuviera que marcharse, cosa que no sabía cuando haría. Si Mijail estaba contento con él y viceversa, aquella relación podía durar mucho tiempo. Y esperaba que fuera así; estaba viendo verdaderos resultados junto a él.

Cuando llegaron, Otabek aparcó la moto y subieron al apartamento, y en cuanto pudo, el kazajo encendió la calefacción. —Creo que nunca me voy a acostumbrar a este maldito frío.— Se quejó, frotándose ligeramente los brazos. Estaba seguro que eso provocaría cierta gracia en el ruso, que vivía en ese país desde siempre y tenía que estar más que acostumbrado. Dejó su maleta a un lado y se estiró levemente, como un niño pequeño después de despertar de una siesta.— ¿Qué te gustaría pedir?— Le preguntó a Yuri, que ya se acomodaba en el sofá. Rebuscó entre los papeles que había dejado en la mesa esa misma mañana por una pizzería y encontró uno, propaganda gratuita que habrían dejado en su buzón. Se sentó junto al ruso para ver que tipo de pizzas había y qué bebidas pedirían, al igual que con los platos complementarios como alitas de pollo o patatas. Otabek eligió una pizza de cuatro quesos y una coca cola, dejándole la elección de lo complementario al ruso.

No tardó mucho en llamar y hacer el pedido, asegurándole que no tardarían más de diez o quince minutos. Después se levantó y cogió la cartera de su mochila, contando el dinero necesario para lo que habían pedido, dejándolo después sobre la mesa.— ¿Te importa que me de una ducha en lo que viene la comida?— Había sudado mucho y se sentía pesado y sucio, esperaba que el agua pudiera llevarse parte de su cansancio y preocupaciones.—Si llegan antes de que yo salga paga con esto, ¿de acuerdo?— Le pidió el kazajo, sin querer que él pagara, a pesar de que era una celebración de su victoria, ya que lo había invitado a él.

Al meterse en la ducha, esperaba que el ruso no se sintiera incómodo, había estado otras veces allí, podía sentirse libre de coger lo que quisiera de su nevera o de encender la televisión y pasar el rato. Lo único de lo que no se dio cuenta, con las prisas, era de que no había cogido ropa para cambiarse.
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Miér 3 Mayo - 0:00

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yuri se agarró con fuerza a Otabek cuando comenzó a conducir más rápido. Confiaba ciegamente en él y no le daba ningún miedo ir de paquete en su moto, pero la sensación de velocidad le provocaba un vuelto en el estómago que se traducía con un poco más de fuerza en sus brazos. El aire frío en su cara casi que le cortaba, haciendo que quisiera llegar rápido a la calidez de su apartamento. Por suerte, no tardaron mucho en alcanzar su destino.

Cuando entraron, observó con cierto aire divertido cómo Otabek corría a encender la calefacción antes que nada —. Lo harás —. Le aseguró, quitándose la sudadera y dejando su bolsa en un rincón de la sala de estar, donde no se viera ni molestara mucho. Luego, se dirigió al sofá y se dejó caer en sus mullidos cojines. La verdad era que, ahora que llevaba un buen rato en reposo, se sentía terriblemente agotado. A lo mejor sí que se había pasado un poco con el ejercicio —. Uhm... Creo que me gustan casi todas —. Comentó, observando la carta —. Cuatro quesos está bien y... ¡Oh, alitas! —. Pidió finalmente, cerrando aquel menú.

Dejó que fuera el kazajo quien llamara y quien pidiera lo que habían acordado. Mientras tanto, él se quitó los zapatos para poder subir los pies al sofá y no mancharlo. Cuando le pidió que pagara con su dinero, estuvo a punto de quejarse. Sin embargo, al final prefirió callarse y aceptar obedientemente aquella invitación. Ya tendría tiempo de devolvérsela él más adelante. Total, tenían tiempo de sobra —. Está bien —. Pasó sin más —. Y no, claro. Dúchate si quieres. Abriré yo si vienen —. Le aseguró, mientras se sacaba el móvil del bolsillo para entretenerse con algo mientras estuviera solo.

Sin embargo, al caer en la cuenta de que él lo único que había hecho era secarse el sudor y darse un agua por el torso en los vestuarios, se acercó de nuevo a su bolsa y se echó un poco más de desodorante. Por suerte, su pelo no estaba demasiado terrible después del ejercicio, pues lo había llevado recogido. Al menos la camiseta era una limpia. Suponía que podría aguantar así hasta que llegase a su casa y se pudiera dar una ducha de verdad.

Luego se sentó de nuevo y se puso a mirar sus redes sociales. Instagram fue lo mismo de siempre. Twitter, igual. Aun así, se esmeró por concentrarse en aquello y no pensar mucho en el hecho de que estaba de nuevo solo con Otabek. Por mucho que se hubiese convencido a sí mismo de muchas cosas... Tenerlo tan cerca le resultaba una tortura terrible. ¿Se acostumbraría en algún momento?
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Miér 3 Mayo - 0:35

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
No sabía si había transmitido la sensación de querer escapar hacia unos momentos atrás, pero no se podía quitar esa impresión de encima. A decir verdad, había querido alejarse de Yuri por unos momentos, para aclarar mejor su mente. Para intentar relajarse bajo el agua caliente, e intentar quitarse el cansancio y el frío. Quizás después de todo aquello estuviera más relajado. Y se tomó su tiempo en el baño, enjabonándose y disfrutando del calor en sus cansados músculos.

Sin embargo, cuando salió de la ducha, que se encontraba en el segundo piso, como su habitación, se dio cuenta de que no había cogido ropa limpia. Tampoco le importó, puesto que al estar su habitación al lado, podía vestirse en un momento y bajar, sin embargo, escuchó desde arriba que su móvil comenzaba a sonar, con una melodía distintiva para su familia. ¿Cómo podía haberlo olvidado? La noche anterior no había podido contactar con sus padres, así que estaba en espera de que estos pudieran llamarles. Tenía ganas de hablar con ellos, de escuchar a su pequeña hermana, así que casi sin pensarlo se anudó de forma fuerte la toalla a la cintura y sin nada más encima, bajó las escaleras hasta donde se encontraba Yuri. Y su móvil, en la mesa frente a él.

Lo siento, es de casa.— Le dijo, a modo de disculpas, por las prisas, por las pintas que llevaba. No le importaba mostrarse así delante del ruso, aunque no lo hubiera hecho delante de otra persona. Es porque tenía confianza con él. Y después de todo eran amigos, ¿no? ¿Qué más daba que Yuri le viera semidesnudo? Con su cabello desordenado y mojado, al igual que su piel, y una de sus fuertes manos aún sujetando el nudo que había hecho en su cintura, todavía para asegurarse más. No había qué imaginar; los músculos de su espalda y su torso se veían claramente, definidos, así como su trasero afianzado por la toalla.

Pero como siempre, Otabek no se dio cuenta de nada y atendió la llamada con una sonrisa que se volvió más alegre e ilusionada cuando escuchó la voz al otro lado.— Hola mamá.— Saludó, esta vez no en ruso, sino en su idioma natal, sonando quizás raro para el ruso a su lado. Otabek decidió seguir la conversación en su habitación, para cambiarse en parte también. Sus padres le felicitaron por el oro que había conseguido, juraría que su madre lloraba un poco, a pesar de que no quería que él se diera cuenta. Aiman también le felicitó y le dijo que desde hacia unas semanas estaba acudiendo a clases de ballet y de patinaje. Eso era posiblemente, lo que levantó el día y el humor de Otabek. Estaba orgulloso de su pequeña hermanita y estaba deseando poder ir a verla y ver sus progresos.

Una vez colgó, terminó de secarse el pelo y vestirse con unos simples pantalones de gimnasia y una camiseta de manga larga, bajando después al piso de abajo. Se encontró con que la comida ya había llegado y ni siquiera se había dado cuenta.— Ayer no pudimos contactar y me han llamado hoy.— Le comunicó al rubio, ya que tampoco le había dado demasiadas explicaciones al coger su móvil y marcharse. El kazajo se acercó a la cocina y cogió un par de vasos y platos por si querían utilizarlos, sentándose después junto a Yuri.—¿Estás bien?— Preguntó, sintiéndolo, de alguna manera, algo extraño. Después de la ducha y de la conversación con sus padres se había olvidado un poco de lo de aquella tarde, pero lo agradecía, quería actuar de manera más natural frente al ruso. Así que encendió la televisión y zapeó hasta encontrar alguna buena película para ver mientras comían.
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Miér 3 Mayo - 15:27

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yuri todavía pasaba fotos y fotos de Instagram cuando el móvil que había sobre la mesa enfrente de él comenzó a sonar. El ruso alzó una ceja un tanto sorprendido, pero entendió que Otabek no iba a cogerlo y que aquello no era asunto suyo, así que simplemente lo dejó pasar sin darle mayor importancia. Cuando volviera, seguramente le avisaría de que alguien había requerido su atención y ya está.

Sin embargo, no se dio cuenta de que el otro que había ido a coger el teléfono hasta que no fue demasiado tarde. De pronto, el cuerpo de Otabek se alzaba ante él de la manera más comprometida posible. Yuri no se podía creer que el kazajo de verdad hubiera acudido a la sala de estar simplemente con una toalla encima, pero no se iba a quejar. Sentía la boca repentinamente seca, por no mencionar que sus mejillas habían pasado de mármol a tomate en menos de un segundo. Sabía que su rostro estaba rojo hasta más no poder porque el calor bajo su piel era casi insoportable. Juraría que el corazón también le latía un poco más rápido que antes, y que la boca se le había secado.

No podía ser. Simplemente no podía ser que el destino se riera de él de aquella manera tan cruel. Había intentando muy fuerte dejar de pensar en Otabek de aquella manera. Sin embargo, poco o nada podía hacer si él se había empeñado en pasearse por delante de su cara prácticamente desnudo. Con la ropa puesta ya se podía intuir bajo la tela un cuerpo fuerte y apetecible, pero aquello... Aquello simplemente estaba fuera de cualquier modo de descripción. Ni siquiera tenía palabras para comenzar a relatar lo mucho que le gustaba aquella espalda fuerte, o aquellos brazos tan bien formados. Eso por no hablar del tono moreno de su piel, que invitaba a cualquier cosa menos a la castidad. Ojalá pudiera tan solo adelantar un poco sus manos y... ¡Ya basta! Se dijo a sí mismo, demasiado molesto.

Por suerte, Otabek estaba de espaldas a él y demasiado distraído como para darse cuenta de su comprometida situación. Si no, no habría podido explicar de ningún modo cómo había sido capaz de descomponerse en menos de un segundo. Aquello era tan embarazoso...

Yuri apartó la mirada hasta que el otro volvió a desaparecer hacia la habitación. No era justo. Simplemente no era justo que Otabek tuviera aquella capacidad sobrehumana para hacer que su cordura se fuera a la mierda. Tampoco era justo que no pudiera beneficiarse de ello, ni que tuviera prohibido hacer el más mínimo movimiento con él. Tan solo el pensamiento de cómo debía sentirse aquel cuerpo bajo el tacto de sus dedos era suficiente como para hacer que todo se quedara en blanco en su mente. ¿Por qué? Simplemente, ¿por qué? Maldita Mila y su buena suerte. Más le valía aprovechar aquello por él todos los días de su vida.

Solo salió de sus pensamientos cuando el timbre del apartamento sonó, consiguiendo asustarle. Todavía le costó unos segundos procesar que sería el repartidor de la cena. Antes de abrirle, cogió el dinero que había sobre la mesa y se lo tendió, sin darle la oportunidad de entrar. Con la cena en la mano, se acercó a la mesa y la dejó allí, con un largo suspiro. Luego, volvió a sentarse en el sofá para esperar a su compañero.

No estaba hecho para aquellas cosas. Además, ver el cuerpo de Otabek tan de cerca tan solo había confirmado sus sospechas de que era un maldito crío a su lado. El kazajo ya tenía forma de hombre, muy atractivo, por cierto, y a él todo el mundo le seguía diciendo que tenía cara de niño. En un solo año había crecido mucho y él mismo pensaba que estaba entrando en un cambio, pero su constitución delgada y femenina tampoco ayudaba demasiado a que la gente se convenciera de que ya no era un preadolescente. A lo mejor no podía convencerlos nunca tampoco. Además su físico daba exactamente igual porque tuviera el que tuviera, a Otabek no le iba a importar lo más mínimo.

Ese pensamiento lo deprimió un poco, pero intentó ocultarlo lo mejor que pudo cuando volvió a bajar de nuevo, ya vestido. Su mirada se había quedado un poco alicaída, al contrario de la de Otabek, que parecía haber cobrado vida con aquella llamada —. ¿Eh? ¡Claro! —. Le aseguró al instante, tratando de adoptar una postura y expresión un poco más normal —. ¿Eran tus padres? —. Preguntó, curioso, con una pequeña sonrisa.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Zoldyck el Miér 3 Mayo - 15:52

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
A pesar de aquella respuesta que el ruso le había dado, aún le parecía extraño su comportamiento. Yuri no era precisamente una persona cerrada, más bien era como un libro abierto; podías ver que le ocurría algo simplemente mirándolo a la cara. Por mucho que el kazajo buscara una respuesta, sólo se le ocurría que seguía disgustado por aquel amago de beso que le intentó dar antes de marcharse. Sin embargo, no le cuadraba, ya que el ruso había cooperado con aquello y parecía realmente molesto con que aquello se cortase. ¿Pero entonces por qué todo aquello?

Otabek quiso quitarse esos malos pensamientos de encima.  Tampoco podía pedirle disculpas por haberle intentado besar para mejorar las cosas, porque tendría que explicarle por qué lo había hecho, o en cualquier caso, mentirle. Y no quería mentirle a Yuri, y menos con sus propios sentimientos. Era un asunto difícil que no sabía como solucionar, quizás el mismo tiempo se lo llevara con el paso de los días. El kazajo asintió cuando le preguntó si eran sus padres.

Ayer no pudimos hablar, querían felicitarme.— Le contestó, con una ligera sonrisa en sus labios. Había esperado esa llamada con más ganas que de costumbre, sin saber por qué. Cogió un trozo de su pizza, soplando ligeramente sobre ella para después morderla, aunque ardía igual. Fue algo cómico verlo comer de esa manera, y no pudo evitar reír levemente cuando pudo tragar aquel mordisco del infierno. Pareció relajar un poco el ambiente de todas maneras. Cuando estaba bebiendo algo de coca cola para calmar el calor, Otabek sintió como su móvil vibraba en la mesa y lo cogió; esperaba las fotos que su hermana había prometido enviarle.

También he hablado con Aiman, ¿y sabes qué? — Le dijo, con una mirada un tanto orgullosa e ilusionada.— Se ha apuntado a patinaje y a ballet, espero que no tenga la misma falta de elasticidad que yo.— Comentó divertido, acercándose un poco al ruso para enseñarle y ver con él las fotos que Aiman había mandado. En ellas se veía a la pequeña con sus patines puestos intentando amoldarse al hielo y en otra aula haciendo distintas poses y movimientos de ballet. Para Otabek era un momento muy importante; estaba viendo a su hermana crecer y seguir sus pasos. Y se alegraba de poder compartirlo junto a Yuri en primicia.

También era difícil tener que verlo desde lejos, pero no podía hacer otra cosa, y aunque eso lo pusiera ligeramente triste y nostálgico, tenía más problemas y sentimientos negativos encima de los que desearía.  
CON YURIO, Pista de entrenamiento






friendship goals:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2234

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Novocaine el Miér 3 Mayo - 23:28

BLOW A KISS IN GOODBYE
and come back as a champion
Yui cogió un trozo de pizza y se lo llevó a la boca mientras miraba a Otabek. Todavía le quedaba un poco de adrenalina en el cuerpo por todo lo que había pasado antes, pero ya estaba un poco más relajado. A lo mejor porque el otro se había vestido, o porque simplemente ahora tenía algo con lo que distraerse y dejar de pensar en tonterías.

¿Aún no te habían felicitado? —. Preguntó, con una pequeña sonrisa amable. Él también sabía qué era no tener a la única persona de su familia cerca. A veces, cuando tenía éxito, deseaba que su abuelo estuviera a su lado para poder abrazarle y sentir su cariño. Sin embargo, eso era imposible cuando vivían tan lejos. Suponía que ahora el kazajo se sentía exactamente igual, y eso le daba cierta pena. A pesar de que no habían hablado mucho de ello, Yuri sabía de sobra que para él su familia era muy importante, empezando por su hermana y continuando, como era lógico, por sus padres —. Deben estar muy contentos contigo —. Comentó, con un pequeño deje de orgullo en la voz. En realidad, poco le había halagado por su victoria, especialmente por el pequeño percance que habían tenido en la pista. Se sentía un poco mal por ello, a decir verdad. Tal vez luego le compensaría un poco.

Sin embargo, no dijo nada más cuando Otabek le enseñó su movil. Instintivamente, se acercó a él para poder ver por encima de su hombro qué era lo que le quería enseñar. La ya conocida cara de su hermana apareció en la pantalla, haciéndole sonreír. Así que al final sí que se había animado.

¿Ves? —. No pudo contenerse —. Te dije que estaba deseando seguir tus pasos —. Comentó, en alusión a aquella primera noche juntos en Barcelona —. Yo no me preocuparía por eso. Si no se le da bien el ballet, te tiene a ti para que le enseñes tu fórmula supersecreta. No por nada su hermano es un druida del patinaje —. Bromeó, fingiendo que le hechizaba con sus dedos. Yuri no estaba acostumbrado a sentirse tan cómodo con nadie como para hacer aquel tipo de comentarios, pero estaba claro que Otabek era su única excepción.

Después de aquello, siguió comiendo distraídamente mientras observaba las fotos. De nuevo, no pudo evitar fijarse en todos los detalles que habían a Otabek y a su hermana ser dos gotas de agua. Era realmente tierno ver al kazajo tan unido y tan orgulloso de aquella niña que tanto se parecía a él, aunque en formato femenino.

No me has contado nada de Gangneung, ¿cómo fue? —. Preguntó al final, con cierta timidez, tratando de pasar por alto que antes prácticamente había ignorado su victoria. Sin darse cuenta, se había quedado sentado demasiado cerca del otro, con las piernas cruzadas sobe el sofá. Con las dos manos, cogía la punta inferior de la pizza e iba comiéndosela a pequeños mordiscos, sin apartar la mirada del otro.
CON OTABEK, PISTA DE ENTRENAMIENTO


   


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ice soldiers.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.