Últimos temas
» Why don't we find out?
Hoy a las 2:27 por Party Poison

» 34. This place is haunted
Ayer a las 23:26 por Nightingale

» Death is equal
Ayer a las 23:16 por Nightingale

» 36. Invasion
Ayer a las 23:08 por Nightingale

» ~ You could be loved again
Ayer a las 21:13 por SapphireDragon

» Ausencias y Bajadas de actividad
Ayer a las 18:57 por Neliam

» ❝ Hellish Kingdom.
Ayer a las 18:04 por Epoch

» 35. Innocent
Ayer a las 16:31 por Sonder

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Ayer a las 16:28 por Thyra

» >> We stand for each other.
Miér 18 Oct - 19:55 por MissChief

» Burning Bridges
Miér 18 Oct - 18:43 por Shadows Takes All

» ☮ I can't save you unless you save me, too
Miér 18 Oct - 17:23 por Red

» Petición de Grupos
Miér 18 Oct - 16:26 por Nat Xavier

» Confieso que...
Miér 18 Oct - 13:55 por Mrs. Sarcasm

» We are doomed to repeat our history
Miér 18 Oct - 3:36 por Magik

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Página 13 de 17. Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14, 15, 16, 17  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Jue 12 Ene - 20:21

Recuerdo del primer mensaje :

"She is dead. Oh. I bet she isn't dead. I bet he saved her"

Sherlock ciertamente la salvó. Un viaje a Karachi. Arriesgando su vida por una mujer. Mala idea pero ¿Cuándo había tenido él alguna buena idea relacionada con La Mujer? Irene Adler es todo lo que Sherlock Holmes no debería desear y que, sin embargo, desea. Ella lo sabe. Él lo sabe. Y durante mucho tiempo trata de ignorar aquel sonido que siempre le recuerda a ella.

“People text. Even I text. Her, I mean. Woman. Bad idea. Try not to, but you know, sometimes..”

Sometimes... A veces, cae en la tentación. La primera vez aquel fin de año. La segunda no estando en sus cabales. Las demás, no tienen justificación. Los mensajes de ella son más continuos. Aquel aviso de SMS que le molesta y agrada a partes iguales. Y que siempre terminan con una invitación ignorada.

"Let's have dinner"
"I'm not hungry."
"Good."

1x1 — Crackship — Sherlock BBC — Adlock/+18
Sherlock H.
Benedict C. | Mrs. Scotty
Irene A.
Lara Pulver | Hellcat

CRONOLOGÍA
1. I Bet He Saved Her | Karachi | +18
2. Even I Text | Varios lugares
3. Breath me Back to Life | Montenegro | +18
4. To touch, to move, to inspire | Atenas
5. Beaten | Bielorrusia


Última edición por Mrs. Scotty el Sáb 27 Mayo - 16:11, editado 11 veces
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Dom 16 Abr - 15:03

— Breathe me —
back to life

Volver a estar cerca de ella, tocar su piel, era como dar el primer trago de agua fría después de un duro día de trabajo bajo el sol. Una necesidad que no has sido capaz de notar hasta que la has tenido en tus manos, hasta que has podido notar el placer de sentir el agua fría deslizándose por tu sedienta garganta. Y eso era lo que Holmes sentía en ese momento. Las yemas de sus dedos, durante el escaso tiempo que habían estado separadas del contacto con su piel, la habían añorado. Su nariz había echado de menos aquella mezcla especial entre perfume y ella que tenía memorizada en sus fosas nasales. Todo su ser olvidando al instante el daño que en un inicio había sentido al ser separado de ella de forma tan brusca, al no saber interpretar lo que ella le había pedido.

No puedo. — Respondió separándose lo suficiente para ser capaz de observarla con claridad, para poder ver su cuerpo arqueado, para tener que luchar contra la tentación de despojarla de aquella toalla que interfería con la visión de su desnuda figura. Su frente cayó sobre el hombro de La Mujer, piel erizándose al paso de sus dedos, bruma asentándose en su mente pero no del todo. Aún era capaz de darse cuenta de lo que ella decía, de notar el desliz de sus palabras, de ser consciente de que había admitido estar preocupada. Por su herida. Por él. — Estoy bien. — Murmuró dejando un beso en su cuello y cerrando los ojos. Se limitó a acariciar su muslo, su cintura por encima de la toalla, mientras disfrutaba de las caricias contrarias. Sin prisa, como si tuviesen todo el tiempo del mundo para ellos solos.
Montenegro | Tarde.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Dom 16 Abr - 16:18

— Breathe me —
back to life

Como todo lo que concernía a Sherlock era raro, diferente. Sin prisas por arrancarle la toalla, sin la premura de querer fundirse con su cuerpo. Solo dedos exploradores, suavidad en cada tacto y calidez que se abría espacio por su pecho. Mucho más que sexo, algo muy cercano a lo que la gente solía calificar como hacer el amor. Algo que en su mucha experiencia Irene no había probado, no demasiado. Había olvidado la última vez que había sido tierna, que había primado el cariño a la necesidad. Sus acciones no quería llegar a un fin determinado, solo existir.

Estás herido —Le recordó. Angustiada, levemente. Un matiz afilado en el final de sus palabras, la aguja alojada entre sus costillas. Ahora estaba bien, remendado como un muñeco viejo y a Irene le preocupaba que volviera a exponerse, que se abriese la herida, que terminase no estando bien. Sus dedos serpentearon de su espalda a su herida, bordeando la piel inflamada y desviando la mirada hacia el hilo oscuro que aún mantenía la piel unida. Los bordes enrojecidos que solo le recordaban cuan cerca había estado.

Dejó escapar un suspiro, liviano y complacido. Tuvo la tentación de bajar la pierna, de recuperar el equilibrio completo pero perder sus caricias era algo que, de momento, no podía permitirse.— Si vuelves a aparecer así en mi casa te juro que no seré tan benevolente —Aseguró tomando su mentón con dos dedos, apartándolo de su piel unos segundos. Por fin, después de tantas horas juntos, Irene se permitió confesar su miedo, su preocupación y angustia. Desde su supuesta muerte no había sentido otra cosa que pesar, un malestar al que no quiso ponerle nombre. Ahora tampoco.

Sus dedos suavizaron su agarre y terminó solo acariciando la línea de su mandíbula, afectuosa y delicada. Ojos inmensos y claros como el cielo fijos en él.
Montenegro; Cafetería | Tarde





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Dom 16 Abr - 19:53

— Breathe me —
back to life

Por mero instinto alejó su piel de la de ella en cuanto sus dedos húmedos rozaron la piel enrojecida, sensible al tacto, aún ardiente a pesar de haber pasado un par de días. Dolía, pero más que dolía ardía, sobretodo cuando el efecto de los calmantes se pasaba. Un constante ardor del que era muy consciente siempre y cuando no estuviese ocupado con otras cosas. La Mujer lo había mantenido ocupado desde que se había levantado. Con un desayuno accidentado, una negociación en la que había fingido ser su marido y un merecido baño juntos que lo había hecho arder de otras maneras. Ahora, la herida volvía a latir, con el recuerdo de que existía, con su mirada sobre ésta.  — Soy consciente. — Respondió abandonando el tono suave y volviendo a ser aquel insolente niñato que jugaba a salvar vidas siguiendo pistas que otros eran incapaz de descifrar.

Sus manos no parecían apreciar el hecho de que su cabeza volvía a estar en otro lugar, enfocada en aquello que Adler le estaba diciendo. No, sus manos preferían tener vida propia, acariciando aún su pierna, subiendo hasta más allá de donde cubría la toalla, rozando con las puntas de sus dedos aquel lugar donde ella desprendía más calor. Tentadoras incluso sin ser consciente de ello.  — ¿Qué me vas a hacer? ¿Matarme de nuevo? — Preguntó con el reto en la mirada y aquella expresión en el rostro que muchos querrían borrar de un puñetazo. Muchos lo habían intentado de hecho.

Sin embargo, se compadeció de la dominatrix. Comprendió su angustia, porque él mismo la había sentido por ella. Suspiró antes de acercarse y besar su frente en un gesto bastante out of character viviendo del Gran Detective Sherlock Holmes.  — Estaré bien. Lo prometo.  — Pero no era aquel personaje en ese momento. No era el detective, no era tampoco el pirata. Simplemente, era el hombre. Y ella Su Mujer.
Montenegro | Tarde.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Mar 18 Abr - 0:11

— Breathe me —
back to life

Dedos, como mariposas, que volaron de nuevo lejos de aquella herida. Ascendieron, despacio con el leve toque de sus uñas, por el centro de su pecho. Coronaron su esternón y solo una de ellas se ancló a su hombro, repasando su pulso con el índice. Ligeramente acelerado, suave y húmedo a la vez. La otra quedó abandonada, distraída sobre sus pectorales. Sin una mente que dirigiese sus dedos, leves arañazos y caricias suaves. El toque divertido y provocativo sobre uno de sus pezones, errática cual pajarillo perdido.

Bajó al fin la pierna y abandonó la dura madera, un suspiro acunándose en sus labios y rápidamente pegó su pecho al del detective. Ojos inmensos, cargados con mucho más que deseo o preocupación. Un mar de emociones en las que ahogarse, ambos. Sin una barca para surcar la marea, sin un flotador que los ayudase a no hundirse entre las bravas olas. Sin remedio, sin salvación iban a pique el uno en el otro. Más que calor, más que lujuria.

Hay cosas mucho peores que la muerte Sherlock. —Le recordó humedeciéndose los labios, su cercanía y la manera tan natural en la que sus cuerpos parecían encajar dentro o fuera del agua, nublando su juicio. Perdiendo su objetividad sobre su herida, sobre cualquier cosa. Tres días, tres largos días en los que consumirse. A Irene no le sonaba tan mal no salir de la cama en esos tres días, quizás tocar el piano un poco más y salir de casa. Pasear por la playa y empujar al pirata a jugar en su preciado mar.

Al toque de sus labios Irene cerró los ojos y rodeó su cuerpo con ambos brazos, quieta al fin. Nada de dos exploradores, solo su cabeza alojándose en el hueco de su cuello. Deseando que aquel instante no muriese jamás, deseando que la promesa fuera verdadera.— Más te vale, no quieres verme enfadada —Murmuró permitiéndose el lujo de quedarse entre sus brazos minutos indefinidos. Cómoda y protegida, hasta que la diestra traviesa dio un fuerte tirón de su toalla liberándolo de la tela. Realmente no se movió para mirarlo, mantuvo los ojos cerrados y la expresión inocente.
Montenegro; Cafetería | Tarde





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Mar 18 Abr - 0:46

— Breathe me —
back to life

Su cuerpo respondía a sus caricias por mucho que lo intentase ignorar. Eran suaves, delicadas pero tentadoras. Un fuego que quemaba pero lentamente, que le hacía hervir la sangre pero sin ser apenas consciente de ello. Holmes lo comparaba a la forma tradicional de cocinar caracoles. Sumergidos en agua fría, elevando lentamente el fuego, acostumbrándolos al cambio de temperatura, hasta que cuando fuesen capaces de darse cuenta que estaban cercanos a la muerte, ya era demasiado tarde. Así era como lo tentaba Adler. Sin dejarlo respirar, sin que su cuerpo lograse relajarse del todo, manteniéndolo al borde del abismo pero sin ser consciente de ello.

¿Las hay? — Preguntó curioso, disfrutando de su cuerpo en sus brazos, de lo cotidiano que le parecía aquel gesto. Imaginaba que la gente normal consideraba un abrazo tan íntimo algo natural, algo que surgía cuando recibían una buena noticia o todo lo contrario. Un abrazo era una expresión de confianza para Sherlock. Una expresión que no compartía con nadie. Las pocas veces que había abrazado a alguien era por mero teatro. Que sus brazos rodeasen los de La Mujer, no tenía actuación alguna, sino pura necesidad y comodidad. Comodidad que se vio interrumpida por la pérdida de su única protección ante la desnudez.

Sus labios se curvaron, disfrutando de la expresión de falsa inocencia de su rostro, antes de separase de ella y mirarla con una ceja alzada. — ¿O qué? — Inquirió con cierta prepotencia, sin miedo a su enfado. Seguro de sí mismo, dio varios pasos hacia atrás hasta sentarse al borde de la cama. Piernas abiertas, excitación evidente entre éstas y una expresión desafiante en su rostro. Insolente.
Montenegro | Tarde.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Mar 18 Abr - 1:18

— Breathe me —
back to life

Perdidos en su propio mundo, una mezcla de emoción, lujuria e inteligencia. Chispas y sonrisas, comodidad inusitada para ambos. Una tenue semilla que germinaba con facilidad y apenas preocupaciones. Estaban bien, estaban juntos. No importaba lo que el mundo pensase al respecto, no importaba lo que ocurriese fuera de aquellos muros. Esta vez nada los amenazaba inminentemente, esta vez las horas no los asfixiaban. Podían ser lo que quisieran: Enemigos, rivales, amigos y amantes. Una droga, una completa locura.

Las hay —Aseguró. Asentimiento como sentencia. Una infinidad de cosas que poner un punto final, dolor y sufrimiento eran torturas peores que terminar con todo. La muerte podía ser una salida fácil, sencilla y en calma. Un regalo más que un castigo. Sonrisa maliciosa goteando en sus labios, incluso sin el rojo sangre habitual derrochaban peligrosidad y sensualidad. No le hacía falta el maquillaje, o la ropa. Solo un reto, y en el mismo instante que Sherlock se separó de ella se lo dio.

Un leve gruñido escapó inicialmente, tuvo que resignarse rápidamente a perder su calor. La recompensa no se hizo esperar. No pudo evitar reír, hasta ocultó la sonrisa tras el dorso de su mano mientras lo devoraba con la mirada.— Estás jugando con fuego, querido —Le advirtió. Tan adorable, tan engreído. La felicidad, o algo que se le parecía, burbujeando bajo sus costillas. Más que mero deseo por su cuerpo desnudo y su obvia excitación.

Consciente de cada movimiento le dio la espalda y, muy despacio, se agachó a recoger la toalla perdido, la propia elevándose sobre su piel. Torneando sus muslos hasta la curva perfecta de su trasero. Una vez de pie aflojó el agarre de su propia toalla, la tela cediendo hasta dejar al descubierto prácticamente toda su espalda. Sin prisa caminó hasta el baño, por cada paso un centímetro más de piel descubierta hasta que terminó desnuda. Tan solo le guiñó un ojo por encima del hombro y desapareció en el interior del baño tan solo unos segundos, lo justo para dejar ambas toallas.

Esta vez… vas a tener que pedir lo que quieres Sherlock —Dijo acercándose a él hasta quedar de pie entre sus piernas.— ¿Qué quieres Sherlock Holmes? —Preguntó alzando su mentón con dos dedos bajo el.
Montenegro; Cafetería | Tarde





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Jue 20 Abr - 0:08

— Breathe me —
back to life

Holmes se limitó a emitir un simple 'Hmm' como única respuesta. Estaba de acuerdo en lo que decía. Al fin y al cabo, matar a alguien era la forma más fácil de acabar con su sufrimiento, una vez muerto no era él quien sufría sino los demás a su alrededor. Su familia, sus amigos. Al igual que él había sufrido cuando la había creído muerta. Al igual que Sherlock se quería convencer de que ella había sufrido cuando había leído de su muerte en el periódico. Era difícil de adivinar viniendo de La Mujer, siempre tan enigmática, convenciéndole que sentía preocupación por él pero nunca confirmándoselo enteramente. O tal vez era culpa de él y su ineptitud para las relaciones personales ¿Por qué no venía la gente por norma general con un manual de instrucciones? Sin duda, le harían la vida más fácil.

El detective la miró aún sonriente, orgulloso de haberla hecho reír con su actitud prepotente. Le gustaba comprobar que Adler disfrutaba también de aquel aspecto de él, que no le importaba que fuese arrogante a veces y otras tan inseguro como un bebe dando sus primeros pasos, un aspecto de su personalidad que no le importaba mostrar frente a ella. — Tendré que arriesgarme a quemarme. — Respondió observándola con atención. Cada gesto, cada mirada chispeante de sus ojos claros.

Dudó. Y estaba seguro que esa había sido la intención de ella. Verla alejarse en vez de hacer lo contrario. Verla meterse en el baño completamente desnuda. Tan desnuda como él, que sintió su cuerpo enfriarse casi al instante. Como si la falta de Irene en la habitación le hubiese robado completamente el calor. Por fortuna, el tiempo no se extendió demasiado y su presencia volvió a darle calor a la habitación y a su cuerpo. Esta vez, al contrario de aquella primera vez que se habían conocido, dejó que su mirada vagase por su cuerpo a la vez que la veía acercarse. Y no dudó en posar sus manos en la parte trasera de sus muslos cuando la tuvo cerca.

Ojos expresando todo lo que ya su cuerpo expresaba por si solo. Ansia, excitación. Su respuesta fue clara, segura y apremiante. — Dinner.

Montenegro | Tarde.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Vie 21 Abr - 13:27

— Breathe me —
back to life

Riesgo. Siempre engarzado en su relación, alimentando el fuego de lo que estaban construyendo. Una relación dirían algunos, semejante al amor quizás. Su amor, tan único como ellos mismos. Complicado, confuso y doloroso. Había distancia, había cariño bajo capaz de falsos pretextos y había una genuina preocupación que no se expresaba en voz alta, casi nunca.

Karachi, Montenegro. La ciudades que dejaban huella se iban acumulando, marcando el paso de los veces y el peso de sus emociones. Un rescate, una confesión. Días de sueños y alientos compartidos, melodías y acordes en teclas de marfil o sobre la piel.

Escalofrío rampante por su columna vertebral, sus manos estaban calientes o su cuerpo lo ansiaba demasiado. El contacto perdido en la bañera, la sensación de protección y comodidad que habían secado de sus pieles. Le gustaba tener que mirar hacia abajo para encontrar su mirada, no mucho pero quedaba más a su altura. Y le sonrió al escucharlo, ampliamente. Más que deseo o lujuria, complicidad.

Pasó los pulgares por la línea de su mandíbula, definiéndola entre sus hábiles dígitos. La conocía, cada ángulo vertiginoso que adoraba. Se inclinó despacio, capturando primero su labio inferior entre los propios, tomándose su tiempo para delinear el superior con la lengua. Un beso húmedo, lento y febril. El tipo de beso que despertaba un cosquilleo en su vientre, que se expandía como una enfermedad por todo su cuerpo.

Tienes que prometerme que esta vez me harás caso —Musitó trazando su cuello, sus hombros y la hendidura de su clavícula.— O pararé. —Advirtió preocupada, desviando la mirada unos segundos a su herida. Por una vez no era dominación, era mera preocupación por aquella herida que lo había llevado hasta su puerta en primera instancia.
Montenegro | Tarde





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Sáb 22 Abr - 16:03

— Breathe me —
back to life

Cierto era que había tomado la iniciativa, que había dejado que sus instintos tomasen el control de su cuerpo y que su mente estuviese libre de pensamientos negativos, de las consecuencias que podría traer volver a perderse en el placer que le prometía. Pero en cuanto las manos de ella volvieron a posarse en su piel, sintió aquella seguridad esfumarse a la vez que sus dedos delineaban su afilada mandíbula. A la vez que aquel beso lo redujo a un ser delirante que mucho le recordó a aquel Sherlock Holmes que pasaba sus días en antros de mala muerte con una aguja hundida en sus venas.

Si... — Jadeó cuando los labio de ella le dejaron respirar. Su cuerpo respondió temblando a sus caricias, piel sensible y demasiado excitada. Había dejado de acariciarla, pero no había dejado que sus manos se apartasen de su piel. Ni tampoco sus labios, que lograron encontrar los contrarios con cierta desesperación. No sabía en qué momento había perdido la cordura, en qué segundo exacto había mandado la razón a la mierda y se había dejado llevar. Había dejado de pensar tal y como ella le había pedido, como el buen chico que realmente no era. — No, no pares. — Pidió sin comprender en realidad a qué se refería. Tampoco le importaba. No cuando la tenía ahí, dispuesta y prometiéndole aquel desconocido e intenso placer que le había hecho descubrir en Karachi.

Su herida era la menor de sus preocupaciones. Por fortuna, tenía a La Mujer para preocuparse de aquello, para ser la parte pensante en aquel delirante momento del detective.
Montenegro | Tarde.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Dom 7 Mayo - 18:11

— Breathe me —
back to life

Y así de fácil volvían al delirio de lo que todos habrían creído imposible, no por ella si no por él. Tan esquivo, tan contrario al trato con los demás. A la física y la química que conocía en campos teóricos y científicos, pero no en la más pura naturaleza humana. Irene debía admitir que nunca se había sentido tan bien como al lado de Sherlock, no era solo por la victoria de sacarlo de aquel castillo de hielo, sino por verse ante un igual. Más que un juego, más que lo que habitualmente sus clientes habían buscado en ella. Podía ordenar y podía acatar órdenes, o no hacer ninguna de las dos. Solo seguir el curso de sus caricias, de sus palabras.

Túmbate —Pidió en un susurro amortiguado por su propia piel. Entre besos repartidos por su cuello, lametones hambrientos y ambas manos empujándolo por los hombros. Cuidadosa, delicada. Cada movimiento elegido con cautela, había hasta dulzura en la forma en la que sus dedos dibujaban patrones sobre su pecho. Gracilidad felina al subirse sobre la cama y su cuerpo, robando besos y atención.

Si alguna vez alguien pronunció las palabras: Clara no juegues con la comida. Irene las había olvidado por completo. Jugaba con fuego, jugaba a seguir el contorno de cada músculo y eludir allá donde, estaba segura, Sherlock ansiaba su atención. Hasta delineó su herida con dedos cuidadosos y expertos, estaba siendo delicada con él pero, aún así, adoraba demasiado oírle suplicar.

Sus labios abandonaron su cuello, bajaron un poco más hasta atrapar uno de sus pezones entre sus dientes. Tiró, nada delicada. Acercándose al límite del dolor sin sobrepasarlo, y lo soltó recompensándolo con la suavidad de su lengua y el aliento cálido de sus labios.
Montenegro | Tarde





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Dom 7 Mayo - 19:02

— Breathe me —
back to life

Holmes volvió a preguntarse cómo la gente normal soportaba aquello de forma tan habitual, cómo eran capaces de rendirse diariamente a aquella experiencia a sabiendas de las consecuencias. Mente abrumada, cuerpo ardiendo e incapaz de ser controlado, falta de oxígeno y exceso de sudoración. No era algo que el detective habría hecho de forma voluntaria anteriormente, al menos no antes de conocer a La Mujer. Sin embargo, ahora se había dejado llevar, le había exigido que continuase y no le importaba caer de cara contra las afiladas rocas al final del precipicio. La caída merecía la pena.

Se tumbó, sin ser consciente de lo que hacía, sin dejarse aplacar por el tirón doloroso que sintió en su herida nada más hacerlo. Sus rizos empapados acabaron en la almohada y su cuerpo desnudo completamente estirado sobre el edredón, su piel iluminada por la luz del atardecer. Habría apreciado el entorno y todo lo demás de ser capaz de, como normalmente hacía, ver todo y nada a la vez. Pero Irene lo tenía completamente a su merced, sofocado, jadeante y agarrando las sábanas en un intento de no moverse más de la cuenta a sabiendas de que era capaz de parar si así lo hacía.

Pero aquel bocado en su pezón fue demasiado, arqueó su cuerpo, soltando un gemido que más se pareció a un lamento. Una de sus manos voló a enredarse entre los húmedos rizos azabache y el nombre de ella se escapó de sus labios seguido de una palabra que en un futuro negaría haber pronunciado. — Please...
Montenegro | Tarde.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Dom 7 Mayo - 23:14

— Breathe me —
back to life

Y ni siquiera fue capaz de pensar en lo diligente que cumplió con sus peticiones. Incapaz de sentir o pensar más allá de la sensación que transmitía el roce de sus piernas, la palpitación ignorada latente contra su vientre y el ritmo de su corazón acelerado bajo sus labios.

Su nombre, aquella súplica marcaron el pacto entre sus cuerpos. Irene no iba a parar, no hasta separar aquel preciado intelecto de su cuerpo. Contrato sellado con saliva y hambrientos besos que siguieron el camino de su esternón, la línea de sus abdominales apenas definidos. Y más abajo. Uñas arañando cada arista de las marcadas costillas: Había perdido peso.

Una vez la propia Irene había llamado a su desnudez su traje de batalla, probablemente porque sin tela sobre la piel de almíbar entraba a matar. Sherlock Holmes no fue una excepción a la conceda. No cuando sus labios se adueñaron de él. Lo devoró. Una mano contra su cadera para mantenerlo estático contra la cama, la otra danzaba entre sus piernas con dedos hábiles que sabían dónde y cómo tocar al compás del movimiento electrizante de su cabeza. Los largos mechones, aún húmedos, acariciando sus músculos y los ojos muy abiertos.

Ver perderse en el mundo que desconocía al gran Sherlock Holmes era algo que nadie podía perderse, y una parte de ella esperaba que nadie más pudiese contemplar. Posesiva más que celosa, soberbia hasta el punto de saber que era única. Quería ser única.

Había todo un mundo de deducciones y misterios que el detective podía descubrir para ella. Había todo un mundo de emociones y sensaciones que La Mujer podía descubrir para él.
Montenegro | Tarde





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Lun 8 Mayo - 0:24

— Breathe me —
back to life

No había sido consciente de porqué le había suplicado, de qué era lo que quería o lo que necesitaba en ese momento, solo de que necesitaba algo más. Necesitaba todo y nada a la vez, dejar de sentirse aquella bruma nublar su capacidad de pensar de forma coherente, ser capaz de controlar su cuerpo, su respiración y los jadeos y demás sonidos que salían de su boca. Pero no quería que parase, quería que continuase, aunque no tenía ni idea de hacia dónde. Por fortuna, Irene parecía saberlo y Sherlock se alegró por primera vez de su extendida experiencia.

Abrió los ojos que en algún momento había cerrado cuando la sintió allí. Labios rodeándolo, la calidez envolviendo la piel sensible y ojos clavados en los suyos. La visión le hizo poner los ojos en blanco, aunque debió admitir que tal vez la culpa la tuvo también verla comenzar a moverse. Su cabeza se fue hacia atrás, garganta expuesta, boca entreabierta y ojos de nuevo cerrados con fuerza.

El detective había experimentado con muchas drogas, había sido capaz de hacer explotar la adrenalina y la dopamina en su cuerpo de muchas maneras. Pero ninguna de aquellas drogas había conseguido que el viaje hasta el momento de la explosión mereciese tanto la pena. La tensión acumulándose poco a poco en su bajo vientre, su temperatura elevándose, sus pensamientos disminuyéndose hasta que fueron reducidos a la nada, a meros impulsos primitivos, su cuerpo descontrolándose. Hasta que toda la galaxia estalló frente a sus ojos.

No fue consciente de que en algún momento había comenzado a mover su cadera a pesar de haber estado ella presionando, ni de que su mano había tironeando de su pelo quizás con demasiada fuerza, ni de que su nombre había salido de sus labios más de una vez acompañado de profanidades que un posh-boy no debía decir en voz alta. Tampoco le importaba, La Mujer lo había vuelto a conseguir. Algo que ni siquiera el mismo Holmes había logrado, había ganado a su cabeza de la forma más inesperada. Pero lo que ambos no era conscientes era de que también había ganado a su corazón.
Montenegro | Tarde.




Última edición por Mrs. Scotty el Lun 8 Mayo - 9:39, editado 1 vez
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Lun 8 Mayo - 0:47

— Breathe me —
back to life

Garganta profunda. Entrenada, acostumbrada. No era el primero, firmaría para que fuese el último. El deseado, el único. Perla entre granos de arena que arrancaba zarcillos eléctricos de toda su piel, incluso cuando su contacto era mínimo y sus dedos toscos se enredaban en su pelo como lo harían en las blancas sábanas. Sin control, sin mesura. Un leve gruñido reverberó en su garganta y labios, por defecto también contra su piel. Presión acertada de su lengua, un intento más vehemente de mantenerlo ceñido al colchón y aquella herida cerrada.

Apartó una mano, la enredó entre sus propias piernas. Al contrario que el detective, La Mujer aún tenía control suficiente para realizar dos tareas a la vez. Más diestra en aquella guerra que terminaba en sudor, placer, calor y erráticos espasmos de cada músculo de su cuerpo y el de Sherlock. Sus labios recogieron la semiente, perdida por su garganta. Se relamió, sonrió y dejó un beso en su vientre, otro un poco más arriba sobre su corazón. Acelerado, desbocado. Por ella.

Rendida, se dejó caer sobre la mitad de su cuerpo. Una pierna entre las de él y un brazo sujetándose a su torso posesivamente. La cabeza alojada sobre su hombro, cobijada por su cuello dejó cortos besos sobre su piel, recogiendo la sal con la lengua un par de veces.— ¿Sigues aquí Sherlock? —Murmuró divertida, tanto que una suave risa escapó de sus labios. Pura explosión de éxtasis y felicidad corriendo por sus venas, la mayor de las drogas y esta vez no tenían una cuenta atrás.

Podía quedarse allí, enredada a su cuerpo hasta que la fina capa de sudor se secase en su espalda y el amanecer los descubriese. Nada se lo impedía, no dejaría que nada se lo impidiese tampoco.
Montenegro | Tarde





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Mar 9 Mayo - 20:18

— Breathe me —
back to life

Como aquella noche en Karachi, el detective se quedó un buen rato disfrutando de las inusuales sensaciones que un orgasmo causaba en su cabeza. Aquel cerebro, acostumbrado a los análisis, a la sobrecarga de datos, a alejarse de las emociones, estaba abrumado con las nuevas cosas que digerir. La sensación de felicidad absoluta, cómo su cuerpo parecía estar flotando, cómo toda su piel parecía vibrar al compás de una melodía que solo él era capaz de escuchar ¿Cómo no volverse adicto a aquello? ¿Cómo no abandonar sus batallas y pasar sus días disfrutando de lo que ella le ofrecía? ¿No era acaso lo que cualquier otra persona haría?

La notó subir por su cuerpo, pero no fue hasta que no escuchó su voz, y sobretodo su risa, que no volvió a rodearla con sus brazos y pegarla más aún a él. Ni siquiera se molestó en abrir los ojos para regarle un beso en el primer sitio que pilló, que resultó ser su mandíbula, como única respuesta a parte de la sonrisa relajada que adornó su rostro.

Necesitaba descansar, no había necesitado desde antes de que el baño le relajase los músculos agotados y sobretodo antes de que La Mujer hiciese maravillas con su boca y acabase por drenar las pocas energías que había tenido. Así que no se molestó en luchar contra el sueño. Tenían 72 horas para ellos solos, para conocerse más, para descubrirse el uno al otro. El mundo podía esperar a ser salvado ¿Pero podría El Gran Sherlock Holmes dejar sus puzzles a un lado?
Montenegro | Tarde.


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Miér 10 Mayo - 16:58




To touch, to move, to inspire.
This is the true gift of dance.

Cumplidos, bailes y una copa de exquisito champan en su mano. Como de costumbre, Irene Adler brillaba con luz propia en cualquier sala, sin importar cuanta gente de la más alta sociedad ateniense se congregasen en aquel salón –adecuado para el baile y el coctel- del Royal Olympic Hotel. Por supuesto ella había sido invitada por un viejo amigo, a falta de una palabra mejor para describirlo. Mera treta para lo que de verdad importaba: el ministro de hacienda. Si alguien podía tener la influencia para borrar cierto nombre de ciertas cuentas era por supuesto ese hombre bajo el tacón de cierta Mujer. Era el fin de las piezas de dominó que habían empezado a caer después de la visita del gran Sherlock Holmes. Por supuesto, ella no se jugaba demasiado en aquella operación: Unos cuantos millones en una cuenta bajo nombre falso. Prefería no tener que perderlos si Sherlock hacía saltar la liebre y congelaban su cuenta, además cierto amigo iba a perder una cuantiosa suma y, por eso, le había prometido una bonita recompensa por aquel favor.

Sonrisa elocuente en aquellos rojos labios, reía a bromas que no tenían toda la gracia pero era su papel a representar. Un trofeo, era un trofeo dorado paseándose entre los que creían ser depredadores. Pobres ovejas a punto de perecer en las fauces de la loba. Un par de manos se habían aventurado ya a vagar, a veces probando los límites, por su espalda en algún que otro baile. Apenas una copa entera del espumoso champan había terminado en su estómago. Rápida a la hora de dar un solo trago y dejarlas olvidadas en bandejas de plata. Huir a esa última no pudo, de hecho agradeció el refrescante líquido dorado al verle. No podía ser.

Sus ojos azules oscilaron de su cómplice e aquella fechoría al detective. Elegante, hasta seductor eso debía admitírselo pero no en el momento más oportuno. Un leve asentimiento y el juego sobre la mesa. Si alguien podía entretenerlo en aquella amplia sala era ella, otro tendría que ocuparse de cierto ministro de hacienda.— Si me disculpan caballeros, iré a empolvarme la nariz. —Olvidó la copa, esta vez vacía, sobre otra bandeja y cruzó la sala. Pasos ligeros pero sin denotar prisa alguna. Mujer distraída, vaporoso vestido en cada paso y el choque accidental contra su hombro al pasar. Más que eso y ambos lo sabían, sus dedos rápidos se deslizaron hasta su muñeca dándole un ligero apretón. Un hola a su manera.— Disculpe, debería mirar donde voy. —Le dedicó una amplia sonrisa, una que por primera vez en la noche tenía algo de verdadera.

No demasiado, después de su marcha y ni un solo mensaje en aquel mes de distancia cierto resquemor corría bajo su piel. Por el momento jugaría pacíficamente, como la niña buena que no era.

Atenas - Royal Olympic Hotel - Noche




Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Jue 11 Mayo - 20:28




To touch, to move, to inspire.
This is the true gift of dance.
Que los actos sociales no eran del gusto del detective era conocido en toda Inglaterra, Gales y más allá de las fronteras británicas. Pero en aquel momento no era Sherlock Holmes quien estaba pretendiendo escuchar la charla de la ministra de educación griega, vestido con un muy elegante esmoquin y disfrutando del segundo cigarro de la noche. En aquel momento, el hombre que ocupaba los zapatos de marca del detective era Samuel Carlini, hijo de un empresario de una famosa automovilística y asiduo en La Bolsa. Italiano de nacimiento pero de madre alemana, por lo que la familia siempre había vivido en Frankfurt, de ahí su acento. Y a aquel hombre le encantaban las fiestas, le encantaba la diversión y, sobretodo, le encantaban las mujeres. Aquel hombre era todo lo que cierto detective no era. Y así cómo había logrado colarse en una fiesta a la que no le habían invitado, del brazo de dicha ministra a la que había conocido -casualmente- la noche anterior en el hotel.

Claramente, bajo la fachada de aquel clásico niño de padres adinerados, seguía encontrándose el mismo hombre que repelía todo aquel tipo de actos públicos. Y ese hombre estaba tremendamente aburrido. La gente que lo rodeaba llevaban escrito en la frente cómo eran, cuáles eran sus gustos y con quién habían o iban a ser infieles aquella noche. Demasiado fácil, incluso su objetivo -el ministro de Hacienda- ya se había delatado en el primer minuto que lo había visto. BOOORING. Pero de repente, entre tantos rostros mediocres, entre tantas miradas insustanciales, encontró una que parecía brillar con luz propia, unos ojos claros que habría reconocido incluso en mitad de la penumbra. The Woman.

Mujer que no tardó en acercarse a su lado, segundos de camino que se le hicieron eternos. Holmes fingió sorpresa, pero su rostro cambió a una sonrisa y una mirada interesada.  — No se preocupe, signorina. — De arriba a abajo la miró, toda su atención puesta en la supuesta desconocida. — Debería agradecerle que no haya mirado por donde va... Gracias a eso he descubierto el rostro más bello de esta sala. — Respondió de forma pomposa, acento más tirando a alemán que a italiano goteando en cada sílaba, respuesta que fue terminada en un guiño y una nueva sonrisa confiada.

Debía admitir que su presencia allí le había sorprendido. Meses llevaban sin hablar, desde aquella noche que se había marchado de las vacaciones idílicas en pareja que habían disfrutado en Montenegro. Sin una despedida, sin ni siquiera una nota o un mensaje de texto. Nada. Hasta ahora.

Atenas - Royal Olympic Hotel - Noche

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Jue 11 Mayo - 23:23




To touch, to move, to inspire.
This is the true gift of dance.

Dos actores en su perfecto guión, moviendo los hilos de personajes secundarios. Aquellos que ni siquiera tenían voz, títeres entre dedos hábiles como los suyos. La mano acababa de subir, póker en la mirada de cada uno. Reyes y reinas igualadas esta vez. Si Sherlock estaba allí solo significaba una cosa, si Irene estaba allí solo significaba una cosa y ambos lo sabían. Las casualidades no existían, el mundo giraba tal y como lo hacía por una razón. Las partidas seguían eternamente hasta que alguien le ponía fin, de momento Irene no quería ponerle fin a aquellos. No mientras la mirada del detective siguiese despertando un cosquilleo en su estómago que terminaba expandiéndose por todo su cuerpo. Maldito él.

Movimiento coqueto y risa musical, el dorso de su mano ocultando parte de sus dientes perlados al reírse. Pretendía ser un gesto carismático, amable. Puro inicio de una conversación entre desconocidos, la amabilidad y la cordialidad habitual en un Casanova y una mujer lista para matar. Sin embargo, había un matiz sincero y divertido. Aquella faceta de seductor tan extraña en él, tan inusual cuando estabas acostumbrada a mirar al frío detective. No se le daba mal, aunque quizás resultaba demasiado evidente. Probablemente le funcionaría con casi todas, de no ser Sherlock Holmes no habría funcionado en Irene a decir verdad.

¿Eso le funciona habitualmente? —Preguntó humedeciéndose los labios. Una ceja enarcada con el reto habitual pintado en cada ángulo de su rostro. Ojos brillantes por la expectación, ojos que clamaban un te he echado de menos entre líneas desdibujadas. No tenían derecho a añorarse, pero la bruma aburrida cotidiana lo añoraba de vez en cuando.— Te queda bien. —Musitó una vez estuvo segura de que nadie iba a percatarse de aquellas líneas. El acento, el traje y ese aire tan contrario a su yo habitual.

Atenas - Royal Olympic Hotel - Noche




Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Vie 12 Mayo - 20:34




To touch, to move, to inspire.
This is the true gift of dance.
Como polilla hacia la luz en mitad de la noche, los pasos del detective la llevaron a ella, olvidando por aquel momento a la mujer que había usado para conseguir entrar en aquella fiesta privada. Toda la sala pareció difuminarse a su alrededor, todo su foco en ella, en sus ojos, en aquel hermoso vestido flotando sobre su cuerpo, en esos labios color sangre con los que siempre negaría haber soñado. También negaría, aunque esta vez fuese consciente de que se mentía a sí mismo, que la había echado de menos. No había tenido tiempo ni para respirar, España había sido agotadora al igual que lo había sido Marruecos. Una vez había conseguido pasaporte para Grecia no había esperado que la cosa cambiase, conociendo la corrupción del país rodeado por el Egeo. Pero en aquellas noches que había logrado descansar un par de horas, sus sueños habían estado inundados de su presencia. A veces solo una imagen, su perfume o una melodía de piano, otras tantas se había despertado bañado en sudor, jadeante y con una parte de él más despierta que las demás. Era molesto, pero incontrolable.

¿A caso cree que veo a mujeres de semejante belleza tan a menudo? Es usted especial, Miss... — ¿Cómo se llamaba en aquella fiesta? Dudaba que fuese Adler, dado que estaba más que muerta ¿Sería de nuevo Norton? ¿O estaba innovando como él? Nuevo nombre, nueva personalidad e incluso nuevo peinado. Ella seguía igual, hermosa, mismas medidas que tenía tan memorizadas como los diferentes tipos de cenizas que existían en el mundo. — ¿Mejor o peor? — Preguntó con aquellos ojos brillantes llenos de diversión. Había estado aburrido hasta que la había visto y ahora no había nada en aquella fiesta que le interesase tanto como La Mujer.

Dio una calada a su cigarro antes de soltar el humo hacia un lado y coger un par de copas de champán de una de las bandejas de un camarero que pasaba por ahí. — ¿Qué te trae por aquí? ¿Placer o negocios? —Preguntó ofreciéndole una de éstas y dándole un trago corto a la suya. Odiaba el champán ¿Pero qué clase de niño de alta alcurnia sería rechazando una de aquellas flautas de cristal llenas de uno de los champán más caros del mercado?

Atenas - Royal Olympic Hotel - Noche

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Vie 12 Mayo - 20:58




To touch, to move, to inspire.
This is the true gift of dance.

El brillo menguaba en los confines de su mirada. Azul que no veía más allá de aquel traje blanco y la arrogancia en la que sus labios acariciaban aquel cigarro. Un segundo, tan solo un segundo, sintió la debilidad de sustituir el filtro de nicotina, de arrancar el humo de sus pulmones en una calada. Demasiado desconocidos en aquella fiesta, sin duda centro de atención de miradas que querrían sumergirse bajo la seda amarilla.

Estoy segura de que no. —Pura arrogancia goteando de las aristas de su sonrisa. La más hermosa, la más atractiva. No por base, si no porque Irene Adler había aprendido a sacar ventaja a sus puntos fuertes y ocultar los débiles. Había aprendido a ser deseable, atractiva incluso sin tener que alcanzar la belleza de Venus. Ella era el tipo de todos, sin importar el color de sus ojos o cabello. Simplemente gustaba a todos más allá de lo físico, magnética.— Norton. —Y sus labios acariciaron aquel apellido de forma especial, recreándose en las vocales y el recuerdo de un esposo que no la había acompañado a aquella fiesta.

Recuperó la cordura, un segundo para comprobar que los engranajes seguían rodando. Sin ella, pero lo hacían. Sonrisa acentuada y un hombro alzado, indiferente y divertida a partes iguales.— Diferente. —Respondió. Había cosas que le agradaban de ese nuevo disfraz, reflejo de lo que no era, pero estaba segura de que había cosas que añoraría de él. El frío e inteligente detective que la había cautivado, no por su mirada o porte de caballero inglés sino por su aguda inteligencia.— ¿Fumando? —Enarcó una ceja. Viejo vicio que sabía que el detective apreciaba cuando no le veían, cuando le dejaban. Esperaba que fuera el único vicio, frunció el ceño levemente. Recuerdo de un coche y de unas pastillas, preocupación.

Pistas que pronto se borraron por un brillo peligros, provocativo.— ¿Hay diferencia? —Preguntó pasando la lengua despacio por el borde de su copa antes de darle un trago.— En cambio, tu resultas de lo más transparente querido. —Negocios, solo eso podía arrastrar al detective hasta allí.

Atenas - Royal Olympic Hotel - Noche




Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Vie 12 Mayo - 21:39




To touch, to move, to inspire.
This is the true gift of dance.
Carlini era más relajado que Holmes y había tenido que fingir mucho frente a todas aquellas personas que la Ministra le había presentado. Fingir ser sociable era complicado para alguien como el detective, pero la risa divertida que le salió al escucharla no fue fingida en absoluto. — Adoro a las mujeres seguras de sí mismas. — Respondió con aquella manera tan pomposa de ser que había cautivado a más de una mujer en la fiesta. Una arrogancia que Sherlock nunca había tenido, porque nunca le había importado su aspecto físico, porque su cuerpo no era más que un vehículo para su más venerado ógano: su cerebro.

Aquel apellido le hizo volver a Montenegro. Tarde tranquila en una cafeteria, besos en público como un par de estúpidos enamorados, caricias y miradas cargadas de complicidad. Un matrimonio fingido que había parecido muy real. — Encantado... Samuel Carlini, pero me puede llamar Sam. — Un nuevo guiño descarado. — ¿Viene sola? — Preguntó ya a sabiendas de que había ojos que los observaban pero oídos que estaban demasiado lejos para escucharlos entre la charla y la música. Y aunque alguien los oyese por casualidad, solo verían a un joven galán tratando de hacer lo que todos allí quería, descubrir el misterio que ocultaba aquella mirada color zafiro.

No le dio más importancia a lo que pensase de él, dado que La Mujer bien sabía que no era más que otro de sus tantos disfraces. Arrogante por dentro y ahora también por fuera. — Me aburría y me lo ofrecieron, nunca digo que no a un chute de nicotina gratuito. — Dijo con un encogimiento de hombros. La droga era demasiado llamativa, siempre lo había sido pero el tiempo en Baker Street había estado bajo absoluta vigilancia. No era de extrañar que ahora que estaba solo y libre de hacer y deshacer a su manera, hubiese caído de vuelta en uno de sus tantos vicios. No tan destructivo al menos.

Una nueva sonrisa. No. No había diferencia ni para él ni para ella. Si algo hacían era por una razón, un motivo evidente que no tenía que ver con la mera y vulgar diversión. Aquello se lo dejaban a las personas normales y corrientes, aquellas que no vivían tan al límite como ellos lo hacían. — Solo para ti. Estoy completamente seguro que la ministra de Educación aún piensa que esta noche va a dormir acompañada. — Bromeó echándole un vistazo a la susodicha que aún seguía aburriendo a la pequeña audiencia con sus propuestas.

Atenas - Royal Olympic Hotel - Noche

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Vie 12 Mayo - 23:23




To touch, to move, to inspire.
This is the true gift of dance.

Samuel Carlini. Irene necesitó poco más para saber con, más o menos precisión, más que la mayoría sobre aquel personaje. Claramente de apellido italiano, aunque el acento denotaba su paso por Alemania. País que iba muy de la mano del ego que parecía desprender con cada paso y gesto. Un niño rico, un niño de papá y de mamá. My posh-boy, pensó Irene con deleite. Un disfraz era un reflejo, algo que gritaba al mundo cosas que habitualmente trataba de ocultar. Ocultaba que le habían enseñado modales y elegancia, no tanto ocultaba aquel ego que parecía compartir de forma más vistosa con Samuel Carlini.

El placer es todo mío. —Replicó parpadeando un par de veces, batir de largas pestañas solo por el recreo de coquetear con él ante tanto público. Parecían tan inocentes, desconocidos abriendo las puertas de las noches y una gratificante relación. Tan lejos de la realidad, parecían tan simples y eran tan sumamente complejos.— He venido con un amigo, me habría gustado venir con mi marido pero no ha podido ser —Mencionó con naturalidad. Montenegro, el sol y el calor de su cuerpo al ir de su brazo. Todo rememorado en una sola mención, todo de vuelta en el reflejo de sus ojos.

La Mujer ladeó la cabeza, no aprobaba para nada la elección de palabras del detective. Un “chute” era algo que no le dejaría, ambos lo sabían a estas alturas. Sin embargo, no dijo nada al respecto. Desconocidos, nada más y nada menos.— Hmm, no está mal si sabe comportarse yo la acompañaría encantada. —Los ojos siguiendo cada curva de la mujer para después volver a Sherlock con una sonrisa maliciosa.

Un nuevo trago y un cambio de música de fondo.— Un hombre como el señor Carlini no perdería la oportunidad de sacarme a bailar y tratar de colarse en mi cama. —Comentó enarcando una ceja. Sonrisa escondida contra el borde de su copa. Tenía que mantenerlo entretenido, desconcentrado en la medida de lo posible. Nadie dijo que no podía divertirse en el proceso.

Atenas - Royal Olympic Hotel - Noche




Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Sáb 13 Mayo - 1:14




To touch, to move, to inspire.
This is the true gift of dance.
Mi marido. Godfrey Norton, otro de sus personajes, un hombre que había ido orgulloso al lado de una de las mujeres más deseadas, que no se había molestado de verla coquetear con otro hombre, ni se había avergonzado de coquetear él mismo con ella. Otro disfraz que imaginaba Adler había leído con la misma facilidad que debía estar leyendo a Carlini. Un disfraz que solo había usado por el mero disfrute.  — Su marido no debería dejarla acudir a este tipo de fiestas sin su compañía, Sra Norton. Estos lugares están llenos de depredadores. — Respondió desviando su mirada y su rostro a su objetivo en la noche. El ministro de Hacienda había cambiado de oyente, ahora lo acompañaba otro hombre cuyo rostro desconocía y eso picó el interés del detective.

Al menos hasta que La Mujer volvió a hablar y su mirada pasó a la que era su compañía en la noche. Ojos claros que perdieron el interés de inmediato. Ni siquiera había notado que, tal vez a ojos de una persona normal, la ministra tenía un buen físico.  — Te alojas en este hotel.  — Afirmó, seguro de aquella deducción. Toda ella gritaba que no se había movido, al menos con esa ropa, de aquel hotel. Al contrario que él, que con su caro esmoquin y todo, se alojaba en una pensión barata del centro.

Sherlock la miró en silencio, un par de parpadeos y otra calada más larga a su cigarro antes de hablar, de haber sido posible habría sido posible ver las ruedas girando y girando en su cabeza.  — ¿A qué esperamos entonces?  — Preguntó extendiendo una mano hacia ella y haciendo una caricaturizada reverencia hacia ella.  — ¿Me permite este baile, signorina? — De nuevo el acento pomposo y la sonrisa de niñito engreído que antes había tenido. Ego, al menos, no le faltaba.

Atenas - Royal Olympic Hotel - Noche

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Hellcat el Sáb 13 Mayo - 2:11




To touch, to move, to inspire.
This is the true gift of dance.

No se preocupe, mi marido sabe perfectamente que soy la más peligrosa de todos. —Replicó con altanería. Mentón alzado y la verdad plasmada en sus ojos. Él único consciente de aquella realidad era Sherlock y, por supuesto, el hombre que la había llevado a aquella fiesta. De alguna forma se sintió confiada, cercana al hablar de su marido como si existiera. Aquellos días en Montenegro había sido lo más cercano a tener a alguien, a convivir con alguien. Un placer que se había negado durante toda su vida adulta, no lo echaba en falta y dudaba mucho que su personalidad individualista pudiese soportar a alguien. Sin embargo, a él le echaba de menos. La facilidad con la que, tras los primeros días, se habían amoldado. Las horas al piano, las caricias y alguna que otra carcajada. Eran diferentes, pero Irene sabía que habían sido felices.

Por supuesto Irene ni se molestó en responder, no fue una pregunta al fin y al cabo. Una suit, en las plantas más altas la esperaba para pasar la noche. Con el ministro de hacienda en un principio, ahora que Sherlock había aparecido pasarían al plan B y todo seguiría su curso con normalidad. Las fichas del dominó ya estaban cayendo y, su soberbia, le decían que ni siquiera el detective podría pararlo. Demasiado tarde esta vez. Irene, aquel que le había pedido un favor, se saldría con la suya.

Por supuesto. —No esperó que fuese tan sencillo. A medio beber dejó la copa en la primera bandeja cercana y tomó la mano de Sherlock, sus dedos se entrelazaron con los de él de forma natural y su cuerpo acogió de buen grado la cercanía al detective. De nuevo entre sus brazos, esta vez en algo tan extraño para ellos como un baile.— ¿Dónde has estado? —Preguntó bajo su oído, aprovechando la posición cercana y el amparo de la música lenta.

Atenas - Royal Olympic Hotel - Noche




Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6054

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Mrs. Scotty el Miér 17 Mayo - 13:59




To touch, to move, to inspire.
This is the true gift of dance.
Los ojos del detective brillaron con la diversión y sus labios, que tenían rodeado en ese momento al filtro del casi terminado cigarro, se torcieron en una sonrisa satisfecha. El humo salió antes que sus palabras, en forma de 'O' que quedó destruida con el resto. — Hombre inteligente su marido. — Respondió como quién no quiere la cosa, como si no fuese consciente de que estaban hablando de él mismo y que, con aquella frase, se estaba auto-halagando ¿Pero quien mejor que Sherlock Holmes para hacer aquello? Probablemente ella, tan idénticos y tan diferentes a la vez.

Su falta de respuesta fue una confirmación a sus deducciones que simplemente se limitó a almacenar en aquella cabecita suya tan bien amueblada. Para luego, porque lo que ahora le interesaba era acompañarla a la pista de baile, donde varias parejas llevaban desde el inicio de la música. A mitad de camino se deshizo del cigarro en un cenicero y lo sustituyó por la mano de La Mujer, su otra mano posándose en su cadera antes de acercarse a ella. Perfume nuevo, lo único que había cambiado en los meses separados. — España y Marruecos, he estado de paso en Italia para hacer creíble a Carlini y ayer aterricé en Atenas. — Dijo sin poder ocultar el orgullo en su voz a pesar de que susurraba. Le gustaba que le preguntase a cerca de sus idas y venidas. Un año había pasado ya desde su supuesta muerte y cada día era más complicado y peligroso, pero también más solitario. La echaba de menos a ella, pero también a John.

Bailó con la gracia de aquel que sabía y cuando la canción cambió aprovechó para deslizar su mano sobre la seda de su vestido hasta su espalda baja. — Sé que intentas distraerme. — Musitó con una sonrisa. No era idiota y era demasiado observador. No se le había pasado por alto la mirada intercambiada entre ella y aquel otro hombre que imaginaba era su 'sidekick'. Lo interesante era que no le importaba, de hecho le divertía.

Atenas - Royal Olympic Hotel - Noche

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1368

Localización :
UK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❃ The Posh-boy & The Dominatrix

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 13 de 17. Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14, 15, 16, 17  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.