Últimos temas
Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

♠ Love a good fight.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

♠ Love a good fight.

Mensaje por Hellcat el Jue 12 Ene - 23:00

Love a good fight
Hay veces donde la vida y muerte toca más allá de una sola vida. Hay veces que un solo hombre puede marcar la diferencia más allá de su propia familia, de la hija y la esposa que lo lloraron en el cementerio. Lee era entonces un adolescente saliendo de un montón de problemas gracias al boxeo, un chico más que aprendió a canalizar su ira y convertirlo en algo de lo que sentirse orgulloso gracias a un solo hombre: El padre de Willow.

Parece que ha pasado una vida desde entonces. Al menos ha pasado mucho tiempo entre ellos, suficientes para que hayan cambiado y madurado. Una mujer con miedo a abrirse al mundo, una niña a la que aún le pesa ver a su padre morir en un ring. Un hombre que lleva peleando toda la vida, que ya no siente los nudillos ensangrentados y que entregará hasta su último aliento porque las heridas lo han consumido.

Volverse a encontrar será pura casualidad. La niña es ahora una mujer y el joven es ahora mucho más oscuro, también mucho más fuerte. Es posible que esta vez sus caminos se unan más que por la figura del padre que ambos veneran.
Cronología

1. Wake up little lee.
2. Coffee & Cookies. 
Willow Green


Tatiana Maslany
31 Años
Profesora de Aikido
Ladie
Leland 'Lee' Agathom


benedict Cumberbatch
36 Años
Boxeador
Hellcat
Realista — 1x1 — Drama/Romance — +18




Última edición por Hellcat el Miér 8 Mar - 12:21, editado 3 veces



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Ladie el Sáb 14 Ene - 0:47

Wake up, little Lee
Emoción. Era todo lo que se respiraba en el ambiente cerrado y denso de aquel ring. Incluso con aquella música estridente que intentaba corromper los gritos de los aficionados, o los anuncios colgados aquí y allá con sus invitaciones al consumo masivo de cerveza, comida, o merchandaising del enfrentamiento. Emoción, y adrenalina. Aún quedaban exactamente trece minutos para el sonado enfrentamiento y aquella vibración se extendía en el aire. Cerré los ojos para respirar hondo, no podía luchar contra aquel ambiente, no quería hacerlo. Su esencia se me metía debajo de la piel, olía a sudor y a cerveza, al plástico nuevo de las instalaciones limpiadas a consciencia para la ocasión. Tenía regusto de infancia y, joder… me hacía sentirme viva. Conocía bien esa sensación, no podía sacudírmela; allí dentro estaba viva.

Una vocecilla en mi cabeza seguía recordándome que no debería estar allí, pero tendía a bajar la voz cuando las fotos profesionales de Leland aparecían en pantalla, su nombre de luchador, su peso, sus victorias y medallas. No había nada nuevo, me sabía su jodida carrera de memoria, pero hacía años que no tenía agallas de verle en directo. Era demasiado personal, casi íntimo. Tal vez por eso se me había instalado una sensación dura de nervios en el fondo del estómago, un deseo primitivo de que ganara, y el temor a que no lo hiciera. Me apretó más fuerte cuando un presentador saltó al ring, alzando los brazos para levantar un griterío de la grada.

-¡Señores y señoritas! Exclamó, con un marcado retintín en la voz, inclinándose hacia una de las azafatas. Había dos, altas como farolas y montadas en unos zapatos que sólo podía calificar como andamios; tacones de aguja infernales. Tenían las piernas eternamente largas, bronceadas, y tonificadas, barbies humanas de tetas operadas, una morena y otra pelirroja, para complacer a todos los gustos del extenso público masculino. Odiaba a esas mujeres florero, y sin embargo yo también reí, arrastrada por el ambiente de la masa. ¿Estáis preparados para el combate más esperado de la temporada? ¡Que entren!

Coreé, como todos. Mi voz se quedaba oculta entre la marabunta, ni siquiera podía escucharme a mí misma, pero eso formaba parte del encanto. ”Vamos Leland.” Pensé, estrangulando mi cinturón de la suerte, como si mi sentido de la superstición (absolutamente heredado de mi padre) pudiera alcanzarle. No debería estar allí, pero… oh, dios, ¡como me gustaba estarlo!. Cuando mi jefe me regaló las entradas ni siquiera podía creerlo… ¿¡que idiota tiraría semejante entrada a la basura?! Me las dio, ambas, para que invitara a alguien, y yo había traído mi bolso y mi soledad conmigo hasta casi la primera fila; llevaba años sin compartir el boxeo con nadie, y no estaba planeando que cambiarlo.

Los focos empezaron a desplazar su luz, irradiando el ring. Parpadeé, incapaz de contener una sonrisa emocionada. Los combatientes iban a salir.

Sábado | 21:47 | Enero
Hellcat



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
265

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Hellcat el Sáb 14 Ene - 2:00

Wake up, little Lee
El móvil impactó con fuerza contra el interior de su bolsa, suerte que las toallas y la ropa amortiguaron el golpe, con rabia. Ni siquiera había terminado su frase –como tantas otras inacabadas- cuando Amanda había decidido colgarle. Otro fin de semana más en el que no le dejaría ver a su hija, la excusa esta vez era repetida: Irene tiene un cumpleaños mañana. Con tan solo seis años su pequeña comenzaba a tener más vida social que él mismo, y eso que era un boxeador de fama con varias medallas y trofeos a su espalda. Ni siquiera sus caros abogados podían asegurarle que Amanda le permitiese estar con Irene, al parecer dedicarte a un deporte violento traía consigo ciertos prejuicios que estaban siempre a favor de Amanda. No era violento, era un buen deportista y, por encima de todo, jamás le pondría una mano encima a su hija. Tampoco se la había puesto jamás a su ex mujer, aunque ahora pensaba que quizás no habría sido mala idea. A veces, cuando la rabia consumía hasta el último latido de su corazón.

Lee, vamos chico tienes que aplastar a ese tío —Lo apremió su entrenador asomando la cabeza en los vestuarios. El moreno se limitó a asentir, cerrar el batín negro con su nombre en dorado a la espalda y salir tras los pasos de su entrenador. El estadio estaba lleno aquella noche. Gritos y vitoreos por todas partes, risas y el júbilo de un público que ensordecía al boxeador. Su mente debía estar en aquel combate, pero no lo estaba. Su oponente era joven –casi todos eran más joven que él últimamente- y deseaba derribar a la leyenda, enérgico y rápido. Lee había visto un par de vídeos de alguno de sus encuentros, sabía que no sería fácil, pero contaba con su experiencia y arrogancia. A muchos aún les temblaban las rodillas en cuanto ponía un pie sobre el ring.

Cual autómata enardeció al público con los brazos alzados, se quitó su batín y, con la ayuda de su entrenador, se colocó los guantes negros y el protector de dientes. Estaba listo para que el presentador diera su entrada final al ring. Lee pasó entre las cuerdas y dio un par de saltitos en el rincón escuchando los últimos consejos de su entrenador. O debía estar escuchándolo, no lo hizo. Solo podía pensar en su enfado con Amanda. Saludó a su oponente chocando los puños con él y se desearon suerte mutuamente antes de que la campana sonase y las azafatas se pasearan por el ring indicando el primer round.

Dos golpes que entraron directos a su flanco izquierdo, un buen gancho de derecha a su mandíbula y varios golpes más que se quedaron en sus antebrazos. El baile duró muy poco en el centro del ring. Lee terminó contra las cuerdas cubriéndose el torso y los costados con ambos brazos. Lejanamente escuchaba los gritos de su entrenador, los gritos del público. La campana indicó aquel final, donde, al menos, Lee se había mantenido en pie los tres minutos. Tras la bronca su entrenador las cosas no fueron mejor en el segundo round. Logró encajar él mismo varios golpes pero hacia el final del segundo minuto volvía a estar machacado por su oponente. De nuevo la campana lo salvó.

Resoplando se dejó caer en el taburete del rincón y se pasó el brazo por la ceja tratando de aclarar su vista de la sangre que le caía de la ceja. Si no lograba centrarse iba a perder.
Sábado | 21:47 | Enero
Hellcat



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Ladie el Dom 15 Ene - 18:59

Wake up, little Lee
Cuando Leland saltó al ring no quedó un solo alma impasible. No era el cuerpo largo, la elegancia de sus movimientos rotundos, él… sencillamente siempre había tenido algo que le robaba el aire a toda la audiencia. Sus fans gritaron, desgañitando su nombre, alabanzas o sencillamente sonidos de júbilo, y grité con ellos. Y a medida que avanzó el combate también fui perdiendo la voz. No de gritar, sino de pena. Dolía mirar…  ¿Qué le pasaba? Sí, tal vez Lee no tuviera la edad del muchacho, ni esa rapidez sibilina para escurrir sus golpes, pero era robusto, firme, ¡tenía una técnica brillante, por Dios! ¿¡Cómo podían estar dándole una paliza?!

- ¡Por la derecha, Lee, por la derecha!

Por más que agitara la mano era imposible que me viera, ni siquiera que me escuchase entre aquella marea humana que se dividía entre la decepción y la rabia de ver a su ídolo en las más bajas. Yo, sin embargo, no sentía ni lo uno ni lo otro; sentía impotencia. Entre tantas cabezas no era más que otra del montón, un clavo en una caja de clavos. De súbito volvía a ser una niña que no es nada, ni nadie, atrapada en la marea Me levanté de la silla, trotándo pasillo abajo para salir de allí. No podía verle perder, no a Leland. Mi cinturón de la suerte seguía enrollado en mi muñeca, el paso apretado consiguió que, laxo, se desenrollara y terminara por desfallecer en el suelo. Chasqueé la lengua, el ceño fruncido, y me acuclillé rápidamente a por él. El sonido severo del final del segundo asalto arrastró un eco de bufidos frustrados, los aficionados se abrieron hacia los lados, en busca de sus bebidas o para comentar algo. Claro como el día el pasillo se despejó, una línea recta que apuntaba hacia el ring, hacia Lee. Un impulso cuasi suicida. Contemplé su vació al ponerme en pie, despacio.

Que corto era el pasillo. Mira que siempre había tenido las piernas cortas, un metro sesenta y tres de mujer no da para mucho más, pero lo recorrí en una exhalación.  

Señorita. Alguien me interpeló, severo,  por la derecha. Lo ignoré. Oiga, señorita, no puede entrar ahí.

Atrapé entre tres dedos la mano pesada que cayó con aplomo sobre mi hombro. Algo en mi actitud lo detuvo, tal vez la indiferencia con la que me sacudí su manaza de encima.

– Usted no lo entiende, tengo que entrar ahí.

Le he dicho que…

Lo enganché por el codo con una mano, la otra dirigiendo una llave rápida y calculada a su muñeca. Mi metabolismo transformaba el aire en fuerza, potencia muscular de un cuerpo pequeñito y compacto. Cargando el peso a la cadera fue sencillo obligarle a rotar, sus opciones eran dejar fluir el movimiento o luxarse el codo, así que terminó hincando una rodilla en el suelo, gimoteando. A nuestro alrededor se impuso el silencio, por supuesto ninguno de los presentes me creía capaz de una hazaña tal como tardar dos segundos en poner de rodillas a un hombre que me doblaba el peso y el tamaño.  

Me escurrí entre el equipo de Lee, ahora que nadie se atrevía a detenerme. Todos los bellos de mi cuerpo se erizaron al subir al ring. Ni siquiera estaba en el centro y podía sentir la fuerza que manaba de allí, el corner de Lee era rabia contenida, animos frustrados, y justo al contrario un león más joven ya se veía dueño y señor de la manada.  

- ¿Tú quien eres, como demonios has llegado aqu…

- ¿Quiere hacerle un favor? Señalé a Lee con un puño cerrado. La cinta aleteó con el movimiento. – Cállese y déjeme hablar con él. Sonreí, tan pedante como segura de mí misma antes de plantarme delante de Lee. ”¿Qué estás haciendo, Willow? Esto es una locura… “Dijo mi consciencia. Y parecía una locura cuando me vi reflejada en esos irises azules… ¿me reconocería, acaso? ¿Qué pensaba decirle; “hola Leland, soy yo, ¿te acuerdas? Deja de hacer el imbécil y pelea como te enseñó mi padre de una puñetera vez.”? No había forma de escapar al peso de los años, la grieta que nos separaba estaba ahí, entre ambos, inexpugnable. Podía saborearla en la punta de la boca cuando las primeras palabras se insinuaban a mi lengua, intentando nacer. Inevitablemente se precipitaban por ella, y no era capaz de rescatarlas.

¡Seguridad, como coño habéis dejado que se cuele una groupie?!

Si las miradas mataran habría asesinado de soslayo al entrenador de Leland. O hablaba ahora, o callaba para siempre. Ahora o nunca.

- ¿A qué estás jugando, chico? Un ramalazo de mi padre se extendió desde la tumba para conquistar mis cuerdas vocales. Cuando me di cuenta le había dado una bofetada a Lee con los dedos de la diestra, corta y firme, más sonora que dolorosa. - ¿Eso es lo mejor que puedes hacer? ¿O es que estás ciego? Tal vez es eso, porque no estabas prestando atención a lo que pasaba ahí atrás mientras un niñato te pateaba el culo. Apoyé una mano en su hombro, nervudo. Exudaba calor, resbaladizo de sudor y salpicones de sangre, básicamente la suya. –  Presiónale por la derecha. Tiene un buen gancho pero siempre empieza por la izquierda, es bueno pero le falta confianza. En cuanto empieces a darle candela perderá fuelle y… ¡eh!

Unas manos como panes me agarraron por los hombros, con la clara intención de arrancarme fuera del ring.


Sábado | 21:59 | Enero
Hellcat



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
265

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Hellcat el Mar 17 Ene - 13:08

Wake up, little Lee
Sentía el latido acelerado de su corazón en los oídos, un pitido lejano causa de algún golpe, el sudor frío corriendo por su espalda y la sangre espesa cayendo sobre su ojo. Una esponja húmeda sobre la herida lo hizo gruñir, cortaría la sangre pero dolía. Su nariz no parecía tener un mejor estado, aunque no la sentía rota por el momento. Se la había partido años atrás, sabía hasta donde los pequeños huesos de su tabique reconstruido podían soportar. En algún punto la voz de su entrenador se desdibujó. Quería prestarle atención, quería centrarse en aquel combate pero la conversación con su ex mujer aun estaba demasiado fresca. La voz de Amanda encendiendo la rabia del boxeador por encima de la pericia. No boxeaba, solo peleaba como un niñato en el patio del colegio.

Entonces lo sintió. Un pinchazo agudo, no tan contundente como un puñetazo, pero escocía y dejó la piel de su mejilla ardiendo. Al fin sus ojos azules se fijaron en la mujer que tenía delante, menuda e imponente a la vez. Su entrenador hecho una furia por el bofetón que acababa de propinarle una completa desconocida. O no tanto. Fue el timbre de su voz o quizás sus palabras, el color de sus ojos le recordaron vagamente a alguien que había olvidado. Recuerdos de sus inicios, de su juventud antes de terminar atrapado en una carrera y un matrimonio que jamás encajó al 100% con él.

Suéltala —Pidió el boxeador con aplomo. Un deje protector en el fondo, como si temiera que hicieran daño al recuerdo de su padre siendo demasiado bruscos con ella. Era ella, debía ser ella.

Su entrenador le dedicó una mirada confusa y permitió que los de seguridad dejasen a la castaña donde estaba. Lee se limitó a negar con la cabeza y agachar la mirada unos segundos. Su tiempo de descanso se agotaba— Eres su irritante hija ¿verdad? —Preguntó. Casi era una afirmación, sin embargo no estaba molesto con ella. Solo le había dicho la verdad, estaba peleando de pena. Ese no era el boxeador que su padre había entrenado y, de repente, sintió que no podía perder aquel combate. No delante de ella al menos.

Tu padre me habría pegado un puñetazo por combatir así —Mencionó irguiéndose en aquel taburete. Su actitud era diferente, sus ojos parecían más confiados y sus músculos más preparados. El Lee ausente que había entrado en el ring y cuya rabia vibraba bajo su piel se estaba disipando— Pásame el agua, voy a ganar esto —Con los guantes eran complicadas las tareas más fáciles como darle un trago a su botella. Y estaba convencido de salir ahí, para satisfacción de su entrenador que volvía a sonreír.
Sábado | 21:47 | Enero
Hellcat



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Ladie el Mar 24 Ene - 19:34

Wake up, little Lee
Cara a cara los años no pasaban en balde. Es extraño, en realidad. Conocía al hombre, había visto su rostro en revistas, en la televisión, lo había contemplado desde el asiento en la grada más de una vez, pero conocerlo y enfrentarse a él no era lo mismo. La última vez que había estado tan cerca de él, con aquella libertad para hablarle, yo tenía catorce años y un estúpido amor adolescente que me hacía temblar de los pies a la cabeza cada vez que ese par de ojos azules se posaban en mí. No era ese muchacho largirucho con la sombra de una barba escasa y los ojos joviales, ante mi estaba el rostro de un hombre. Había cicatrices nuevas que no conocía cruzándole los poros, años convertidos en arruguitas alrededor de los párpados, y sobre todo, experiencia en el poso negro de sus pupilas. Ese Leland era un hombre. Joder, tal vez no debería haberle abofeteado.

"Di algo." El pensamiento ya cruzaba mi mente agónico. "Di algo, Leland."Los segundos de su silencio deshacían los nudos de mi propia seguridad, y los hilos temblaban sueltos a la merced de aquel ring. Así que hice acopio de mi valor para apuntalar los muros de pasado que Leland hacía temblar. Tenía que darme cuenta de que yo tampoco era la adolescente que él había dejado atrás.

- Ya lo has oído. Me reafirmé, sacudiéndome esa manaza de encima con un golpe de hombro. El desdén de aquella pequeña victoria se disolvió en mi mirada a volver mi atención de nuevo hacia Leland. Sonreí, con una sonrisa heredada de mi padre, todo hoyuelos. - Y tu su irritante aprendiz.

Asentí, robándole la frase para hacerla mía. Su entrenador me pasó el agua, que acepté con una sonrisa. Como todos los entrenadores al final sólo le importaba una cosa, que su chico ganara al final del combate, no importaba cuan excéntricos fueran los medios que necesitara para conseguirlo. Y si tenía que dejar que una groupie abofeteara a Leland y dijera cosas que estaba lejos de entender, lo haría, porque funcionaba. Le limpié la sangre de la cara con una delicadeza que sólo se aprende siendo hija de un entrenador, y terminé el ritual con una palmada en el hombro.

- A por ellos, muchacho.

Dolió un poco al salir por mi garganta, una frase vieja y manida, una frase de mi padre.
Sábado | 21:59 | Enero
Hellcat



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
265

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Hellcat el Jue 9 Feb - 19:34

Wake up, little Lee
Reencuentro inesperado en los segundos de descuento de su pequeño descanso. Parecía acabado, derrotado. La trayectoria de los últimos años mancillada por un mal día, por un contrincante joven y petulante. Incapaz de pensar, incapaz de moverse con la claridad esperada de un campeón. Seguro que resultaba ser irritante para su entrenador, irritante para el recuerdo que Willow guardaba de él. La recordaba menuda, infantil y esquiva. Un sonrojo sobre sus mejillas y un desafío en sus labios, entonces no había tenido tiempo para ella. Solo para recordarle que era molesta, para en el fondo tratar de dar mejores golpes. Él era joven, ella era joven. Los adolescentes solo quieren reconocimiento, quieren lucirse y quieren un foco sobre la cabeza. Todo era diferente entonces, ahora eran adultos y Lee tenía todos esos focos, sin embargo, mientras el agua fría humedecía sus cuerdas vocales de nuevo, supo que quería ganar ese combate por la niña irritante. Recordarle quien mandaba, de quién su padre se había sentido orgulloso.

Te recuerdo más irritante a ti que a mi —Masculló cerrando ambos ojos. El dolor cruzó sus facciones unas décimas de segundo, lo que tardó Willow en limpiar sus heridas y en terminar aquella “puesta a punto” para volver al combate. Preparado para volver al baile, y ganar, Lee se puso en pie de un salto chocando sus guantes, saltando de un pie a otro con renovada vitalidad y fortaleza. Su mente fija en los consejos de su antiguo entrenador y no en las ácidas palabras de su ex esposa. No iba a perder aquel combate porque Amanda fuese una arpía, y era un eufemismo muy suave llamarlo solo arpía.

Enana —El viejo apelativo, ahora más cariñoso que antes, abandonó sus labios casi sin darse cuenta— No te vayas muy lejos, hay que celebrar mi victoria —Porque estaba completamente seguro de que iba a conseguirla.

La campana volvió a sonar. Los contrincantes volvieron al centro del ring y, esta vez, las cosas cambiaron mucho. El Lee que todo el mundo conocía de verdad había comenzado a pelear. Rápido, ágil y con golpes contundentes. La experiencia habló por si sola cuando encajó varias series de puñetazos en el cuerpo de su oponente. Le machacó el riñón derecho, tal y como Willow había sugerido, y en cuanto lo tuvo contra las cuerdas todos supieron que el combate estaba a punto de terminar. Izquierda, izquierda, izquierda, derecha, derecha y cuando el chico abrió su defensa para intentar defenderse Lee le soltó un gancho ascendente a la mandíbula. Se desplomó, de golpe. Las gradas lo aclamaron con el estruendo de una gran victoria, otra más, y Lee alzó ambos brazos participando del júbilo reinante. Había ganado y sus ojos buscaron rápidamente a Willow en su esquina del ring.
Sábado | 21:47 | Enero
Hellcat



Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Ladie el Sáb 18 Feb - 20:10

Wake up, little Lee
Si no conociera la chuleria natural que rezumaba aquel ganador con dotes de imbécil me habría sentido ofendida, pero en vez de soltar un sonoro ‘’¿Perdona?’’ crucé los brazos sobre el pecho, chasqueando la lengua en un gesto altanero, con la barbilla bien alta para compensar los centímetros de estatura que me separaban de sus ojos. Bajo la atenta y escéptica mirada de su entrenador me alejé de él, hacia las cuerdas, relegada a aquel lugar del escenario al que pertenecía, fuera del ring, cuando el término enana me atravesó los oídos. Los rizos crespos de mi melena me azotaron la espalda cuando me giré de súbito.

Enfrentarme al cariño oculto en esa nostalgia que nos unía me cogió por sorpresa, literalmente, me desarmó. Un gancho de derecha en la mandíbula habría sido más indulgente que ese golpe de pasado directo al pecho, una sola palabra, cinco letras y me convertía en esa niñita indefensa de lo que llevaba una vida intentando huir.

- Más te vale, listillo.

Mierda, ¿había estado a punto de tartamudear? Me mordí los labios, bajando del ring de un salto e ignorando esa sensación de ser, literalmente, pequeña otra vez. No me impresionaba su grandeza profesional, sus méritos o todos los premios que había acumulado, pero que me tratase así… quería volver a protegerme en la multitud pero era demasiado tarde. Desde el espacio privilegiado del equipo de Lee contemple el desenlace breve y brutal del combate.

Gritos, euforia, la gente enloquecía al ver el espectáculo que estaban esperando. Lee, en toda su grandeza, la pericia de la experiencia en su cuerpo delgado, fibroso y lleno de moretones imponiéndose a ese brío juvenil que había amenazado con destronar al campeón local. Cada puñetazo levantaba una ovación, y las maldiciones cortas de aquellos que habían apostado contra Lee. Eran más de lo que cabía esperar, seguramente en el descanso alguno habría decidido cambiarse de bando, y ahora se estaba arrepintiendo. El árbitro cantó el final con su cuenta atrás, y el diez se ahogó en ese grito de emoción y victoria que viajó por las gradas como una ola hasta la arena. Cuando aterrizó contra el ring se convirtió en tsunami, coreado y festejado por todos. Miré a Leeland desde abajo con una sonrisa ladeada, empujando hacia arriba sólo una de mis mejillas, y negando con la cabeza.

- Cabrón con talento…

Reí antes de inclinar la cabeza y reconocerle la victoria en silencio. Cuando la alegría se te refleja en los ojos no necesitas gritar. El entrenador saltó al ring poseído por el espíritu exacerbado que solo los entrenadores tenían cuando sus chicos ganaban, la cara dulce de la moneda que los convertía en un demonio cuando perdían. Su equipo saltó arriba, le empujaban o le daban golpes amistosos, reclamando un pedazo de la atención del campeón. Poco a poco la marea de gente consiguió apartarme de él, aunque intente buscar su mirada entre las cabezas y brazos. Demasiado bajita para aquella multitud, no conseguí aferrarme al azul de sus ojos demasiado tiempo. ‘’Quédate’’ Dijo una vocecita dentro de mi cabeza, pero no tardó en flaquear. Siempre había sido así, ¿no? Lee acaparaba la atención de todo el mundo, los focos y los premios, y yo me quedaba en ese discreto segundo plano. Pasaban los años pero todo seguía igual. El sentimiento se quedó haciendo equilibrios en la punta de mis talones hasta que la distancia pesó más que el pasado. Una sonrisa triste se posó en mi boca.. Di un paso atrás, y después otro, y a cada cual sentía que mi sitio estaba allí, a salvo, lejos de los focos.

Mientras la victoria se apoderaba de Lee yo seguí ese camino hacia atrás, paso a paso por el pasillo. Ya habían empezado a desalojar el recinto así que me uní a la riada de fans. Las puertas de acceso vomitaban a la marea viva que vitoreaba a su campeón, saboreando el sabor eufórico de la victoria. Deambulé, alejándome de las masas pegadita a la pared, buscando el acceso de un pasillo secundario, menos transitado, por el que salir discretamente.
Sábado | 21:59 | Enero
Hellcat



The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
265

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Hellcat el Miér 8 Mar - 12:15

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks. ´

La había buscado. Por supuesto que la había buscado. Entre la multitud al ganar el combate y más tarde. Hacía años que no la veía, hacía años que no se sentía tan cerca de lo que un día fue. Ella simplemente desapareció. Lee debía admitir que no pillaba los entresijos de su decisión, debía admitir que le habría gustado compartir la pizza y las cervezas de celebración que vinieron después. Parte de su éxito había sido gracias a ella, le había inspirado a centrar sus ideas como su padre lo hizo antes que ella.

Por encima del combate simplemente quería saber qué tal estaba, qué había hecho en todos esos años. Saber si estaba bien. Durante sus años en el gimnasio de su padre se había convencido de que solo era una cría molesta, sin embargo, él solo fue un niño ligeramente problemático con mucho ego. En el fondo siempre había habido un aire de protector empedernido que derivaba de la lealtad hacia su padre. Si ahora el entrenador no estaba ¿Quién cuidaba de ella? Es decir, Lee estaba seguro de que Willow sería capaz de cuidarse sola, pero aún así sintió que se lo debía a su padre.

Por desgracia encontrarla no fue sencillo, más bien imposible. Una semana entera transcurrió, la mitad de sus moratones del combate ya se habían disuelto a excepción del labio partido, y la decepción pronto le alcanzó. Incluso llegó a pensar que Willow solo estuviese en la ciudad de paso, era una posibilidad. El lunes desistió y el martes simplemente abandonó el gimnasio, en el que había estado confinado desde la siete de la mañana, con bolsa de deporte en mano para tomar un café en el Starbucks y volver a casa. No es que tuviese mucho más que hacer en el día: Comer, ver una peli y, probablemente, volver al gimnasio de nuevo por la tarde. Probablemente podría alargar el entrenamiento con una hamburguesa y cervezas con los chicos. Nada demasiado extremo que hiciese enfadar a su entrenador o llamase la atención de los periodistas. Un campeón siempre era un campeón.

Y lo fue mientras esperaba en la cola a pedir su café con leche y vainilla. Un chiquillo de no más de doce años le reconoció a pesar de las gafas de sol y, tímidamente, hasta se acercó a pedirle un autógrafo en una de las servilletas del establecimiento que había cogido. Fue al quitarse las gafas de sol cuando la vio. Sentada sola en una mesa, y no se pudo creer su suerte. Por supuesto firmó la servilleta del crío, le revolvió el pelo y le soltó la típica frase inspiracional antes de recoger su café y dirigirse a la mesa de Willow.

Ni siquiera pidió permiso antes de dejarse caer en la silla frente a ella.— Comenzaba a pensar que te estabas escondiendo de mi ¿Qué pasa? Ahora te dan miedo los boxeadores —Preguntó soltando la bolsa de deporte a sus pies y las gafas sobre la mesa.





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Ladie el Vie 17 Mar - 19:23

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks. ´

La rutina había conseguido dilapidar la sensación de estar equivocandome que albergaba cuando salí del estadio.  Costó lo suyo, no puedo negarlo. Se había pegado a mi sombra como un chicle a la suela de los zapatos, persiguiéndome. En cualquier momento, sin que me diera cuenta, mi cerebro me sorprendía volviendo al rostro pletórico de su victoria. Lo recordaba como el muchacho enérgico y perdido que había conocido, la imagen de un espejo en el que se reflejaba un hombre de éxito. Había cumplido sus sueños. ”Al menos uno de los dos lo ha conseguido”. No era un gran consuelo, pero era lo que tenía.

Así que volví lentamente a mi discreta vida. Mañanas tranquilas, a solas con mi gata, entrenamientos constantes, las clases de tarde en el Dojo. Un día detrás de otro, quedó atrás la sensación enérgica del ring y la adrenalina, todo se encauzaba a la serenidad de mi vida. Siete días y ya estaba olvidado.

Aquella mañana había reservado un rato libre para uno de mis placeres el culpable, el café. Sabía lo nocivo que podía ser con el cuerpo, que no era precisamente la estamina que mi cuerpo pedía para seguir funcionando hasta las ocho de la tarde en un Dojo, enseñando a niños como patear culos sin dar un sólo puñetazo. Seguía siendo mi pequeño vicio, ese que no podía negarme. Era agradable, ¿quien se negaba un capricho en un día semejante? Con un sol de justicia alumbrando la calle, que barría a intervalos una brisa fresca. Arrastraba lejos del corazón gris de la ciudad el olor a humo de los coches, todo el calor que se levantaba desde el asfalto para darle un aire distinto a aquel lugar. Un paseo agradable hasta el starbuck más cercano, esos vaqueros que aunque son cómodos te hacen un buen culo, un café americano negro y amargo para darle gusto a ese libro que llevaba semanas abandonado en la mesita de noche.

Así que allí me apoltroné, en el sillón más usado y mullido que podía esconderse en la esquina de una cafetería, ventanal a la espalda y una silla vacía delante en la que poner los pies si me apetecía levantarlos en algún momento.

El libro saltó con vida propia en mis rodillas, acto reflejo al sentir como algo caía a plomo demasiado cerca de mis pies. Alcé el rostro buscando el orígen (¿un trozo del techo aunado a la mala suerte, un camarero torpe, quizás?) y me encontré de bruces con un rostro que esperaba sólo ver en carteles y pantallas. Leeland.

-¿Leeland? Parpadeé para disipar la confusión de mi mente, pero no se iba. Sentía la caricia sutil del libro resbalandome por el muslo, sin embargo, estupefacta como estaba, no reaccioné a tiempo para cazarlo. De hecho, quedó abandonado allá donde aterrizó. - ¿Miedo los boxeadores?  Ja… Eso, guapa. Yérguete, intenta recuperar la maldita compostura, y ni se te ocurra toser el café. ¿Esconderme de él? No… ¿huir? Tal vez. -Podría tumbarte en el suelo antes de que empiece el combate. ¿Q-qué haces aquí?






The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
265

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Hellcat el Sáb 8 Abr - 17:21

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks. ´

El sonido sordo del libro al impactar contra el suelo puso banda sonora a su estupefacción, la de ambos a decir verdad. Cuando la buscaba no la encontraba, y al rendirse aparecía ante sus ojos. Casualidad o destino, si Lee fuese profesante de alguna religión daría gracias a alguna deidad. Solo el universo era cómplice del fortuito encuentro en su cabeza, bajo los rizos oscuros y desordenados que escondían su frente. Con menos sangre en la cara y mejor afeitado, la sonrisa no tardó en aparecer.

Diligente se agachó a recuperar el libro caído y lo colocó sobre la mesa sin siquiera reparar en su título, estaba más pendiente de su acompañante. Había tantas cosas que quería preguntarle, habían cambiando tantas cosas entre ellos desde la última vez que la vio. La de verdad, no aquel pequeño encuentro en su último combate.

Ni que hubieras visto un fantasma —La reprendió dando un sorbo a su café. Dulce y caliente, lo que su estómago necesitaba después de una dura mañana. Tendría que haberse decantado también por el muffin de chocolate, pero había optado cuidar un poco más sus abdominales y no hacer enfadar a su entrenador. No era una dieta demasiado estricta, más proteínas e hidratos de carbono, pero cuando se salía de los límites terminaba quemándolo en seguida. Entrenaba demasiadas horas al día para que nada se asentase de forma indefinida en su cuerpo.

Lee alzó ambas cejas, repetidas veces.— Cuando quieras me gustaría ver eso —Un reto. Había oído los comentarios sobre ella tras el combate, sabía que los había asustado hasta cierto punto y sabía que no había sido con un puñetazo. No era boxeo, no parecía haber seguido los pasos de su padre pero, claramente, tampoco había abandonado del todo aquel tipo de vida. Estaba en forma, más allá de una mujer coqueta. Leeland sabía reconocer lo que era vanidad y lo que era puro músculo por necesidad, la base de la repetición.

Tomarme un café —Respondió como si fuese evidente, un nuevo trago a su bebida para dejarlo aún más claro.— Te he estado buscando, no te quedaste —No había reproches, solo curiosidad. Y más preguntas de las que podía poner en orden.





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Ladie el Lun 10 Abr - 11:50

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks.  Si fuera un hombre más bajito, cualquiera tendría serias dificultades para distinguirle entre la multitud. Limpio, casi prístino, sin un ápice de barba ni mucho menos la mirada de borrosa frustración que vestía en aquel ring, parecía un hombre muy distinto. Claro que no todos los hombres medían 1.83 cm de carne nervuda y pura fibra, por mucho que la disimulara con aquella ropa de aspecto básico y cómodo algodón. Casi podía ver a través del tejido como los músculos de su bícep ondulaban al estirarse, todos los tendones en su calculada armonía de relajación y contención para recoger lo que mis manos, torpes, habían perdido.

- No lo verías venir, créeme.

Al menos la bravuconería seguía siendo un medio de escape ante su presencia. Eso sí, con mejores resultados. Otrora aquellas jugarretas no me salían tan bien, usualmente se reía en mi cara o de mis intentos de parecer superior a él. Es lo que pasa cuando una niñita bajita y poco femenina intenta poner en su sitio a un jovial y triunfador Leeland, que su ego te la devuelve, hagas lo que hagas. Y allí estaba otra vez, la primera en la frente. Nunca había sido sutil pero estaba claro que la vida le había convertido en un hombre que va directo al grano. Me mordí el labio inferior, un gesto inconsciente de mi cerebro intentando buscar excusas. En cuanto me di cuenta lo solté, húmedo y brillante de saliva.

- Bueno… ¿Por dónde mierda empezaba? “Sí, Leeland, me cagué en los pantalones y preferí dejar nuestra relación tal y como estaba; en punto muerto”. Al menos no parecía ofendido. - No me pareció el momento oportuno. Estabas allí arriba, con tu equipo, la gente celebrando tu victoria a gritos… El estadio se volvió loco, joder. Por la comisura de mi boca se escapó una carcajada, el recuerdo era abrumador, bullía el eco de la adrenalina en mis venas. - Fue increíble verte en directo cuando empezaste a remontar pero cuando terminó. Una ligera pausa, un sorbo de café con sabor a reflexión, a tiempo. - Sentí que, bueno, yo… no pertenecía a ese sitio. Tampoco estuvo bien lo que hice, ya lo sé, no debería haber tumbado a ese gorila pero pensé que necesitabas un empujón. Pensé en… en lo que hubiera hecho papá. Alejé la pena con un parpadeo, encogiéndome de hombres. - Y funcionó. Felicidades por la victoria.






The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
265

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Hellcat el Miér 12 Abr - 14:17

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks. ´

El tiempo había pasado para ambos, los cambios más evidentes eran físicos pero también psíquicos. Cierto que Lee seguía teniendo parte de aquella prepotencia, de aquella rebeldía del crío que había sido pero su temple era mucho más calmado. Apaciguado por el peso de las decisiones de su vida, por un matrimonio marchito y la paternidad. Había matices del que Willow un día conoció, pero no era el mismo. Ahora, no temía mostrarse abiertamente protector con ella. El sentimiento de deuda para con su padre corriendo por sus venas sin obstáculos o miramientos. Se lo debía, al menos eso.

Eso suena a un reto, mi gimnasio siempre tendrá las puertas abiertas para ti. Puedes dejarte caer cuando quieras y lo comprobaremos. —Un matiz de inseguridad, nota discordante al final de su bravuconería. No quería hacerle daño, su ego gritaba que podía con ella pero su sentido común comenzaba a estar seguro de que no sería tan fácil. A lo mejor era su egocéntrico culo el que terminaba besando la lona. Sonaba divertido, sonaba a viejos amigos descubriéndose de nuevo y le gustaba. Definitivamente se alegraba de haberla encontrado, fuera de paso o permanente.

Trago tras trago a su café, los ojos claros fijos en ella y la conversación abriéndose espacio. Tocando cuerdas delicadas, nudos bien apretados que se resistían a ser soltados.— Oh, venga ya —Protestó echando la cabeza hacia atrás en un arrebato frustrado.— Remonté gracias a ti, mereces darte un poco de crédito por mi victoria —Sin su empujón quizás habría terminado comiéndose la lona. Sus marcas no estaban tan mal, tenía muchas posibilidades de volver a ganar incluso si hubiese perdido aquel combate, pero mejor que nada era seguir invicto aquel año. Las apuestas subían como la espuma del mar a su favor, la gente bullía en las gradas y en sus casas esperando el próximo combate. Habría sido un duro revés perder solo por estar distraído.

Bah, no te preocupes —Esta vez sonrió, lamentaba no haberla visto en acción.— Me lo contaron durante la celebración, me habría encantado ver a una pulga como tú en acción —Añadió divertido, contagiado por la sensación de que algo bueno estaba volviendo a su vida.





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Ladie el Miér 19 Abr - 1:55

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks.  
    Gimnasio. Es una palabra breve y natural en la boca de ambos y, sin embargo, a mí se me tornaba amarga en la lengua. Desde aquella noche concreta no había recuperado ese sabor, la nostalgia se daba la mano a una pena negra. Seguía allí, agazapada entre mis costillas, tan enterrada en los huesos que formaba parte de mi. No me había atrevido a volver a subir a un ring para pelear desde entonces. Su centro de gravedad tenía algo agobiante, una suerte de vértigo que no era capaz de superar. Necesitaba los pies desnudos sobre la superficie crujiente de un tatami, conectar con la tierra y respirar para conseguir que los músculos fluyeran. En el suelo frío, iluminado, todos mis músculos se congelaban.

    -  ¿Tienes el tuyo propio, eh? Había seguido su carrera pero no sus adquisiciones personales. Era peligroso acercarse a los fantasmas. - ¿Está aquí, en la ciudad?

    Tenía admitir que a veces era complicado. De hecho, conocía perfectamente lo de su divorcio. De arriba a abajo le examiné. No parecía mal, ni siquiera triste. Por las comisuras de la boca seguía teniendo ese aire de divina superioridad que le hacía atractivo, un excedente de seguridad en sí mismo que le hacía magnético. ¿Lo estaría pasando mal? Parecía bastante entero, pero conocía ciertas dotes actorales. Preguntarle si estaba bien parecía casi morboso… pero algo dentro me lo pedía. Me tragué las ganas mezcladas con saliva.

    - No lo hice por la victoria… Mi boca se empeñó en contener ese hilo de voz, un susurro bajo. Dios, Willow… ¿vergüenzas a estas altura de la vida? Ya no era una niña para esconderme detrás de la fanfarronería, y sin ella esto era lo que quedaba. En lo que me había convertido. La historia se había ido comiendo trocitos de mi seguridad, como el sedimento, en mi alma se había depositado la esencia de una mujer serena y reservada. Incluso con Lee, y eso que con él era difícil. - Era lo que tenía que hacer.

Encogerme de hombros fue lo único lógico que encontré, antes de refugiar mis sentimientos en el fondo negro de mi taza de café. Triste escudo para todos aquellos recuerdos, flotándo a la luz, pero seguía siendo lo único que tenía. Utilizar el libro de pantalla habría sido ridículo en demasía.

    - Yo no lo llamaría acción precisamente. Prefiero no hacerlo, o abusar de ello… no es justo. Y podrían retirarme licencia y títulos si se interpone una denuncia, así que no, gracias… los necesito para seguir viviendo. Regalarle una sonrisa era algo que sí podía hacer. - Esto… disculpa, Lee. Esta situación es un poco… extraña. Jamás pensé que nos encontraríamos así en la cafetería de la esquina, después de tantos años… me alegro de verte. Así, me refiero, cara a cara. Mmm, sí. Podría empezar con algo de sutileza. Incluso cuando yo tenía mucho más que contar. - Cuéntame, ¿qué fue de tu vida?

   






The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
265

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Hellcat el Jue 4 Mayo - 19:19

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks. ´

Un chico y una chica, con una figura paternal en común y sin ningún tipo de enlace sanguíneo entre ellos. Un chico y una chica, simples conocidos de un ayer que ahora se reencontraban en una cafetería. Podría ser el principio de un gran libro, de esos llenos de metáforas sobre la vida y las relaciones que, por supuesto, Lee jamás leería. Lo suyo era el misterio y los asesinatos, el terror. Si bien hacía mucho tiempo que no se sentaba simplemente a leer. La caja tonta era más rápida y requería mucho menos de su atención cuando llegaba cansado a casa.

El boxeador alzó una mano agitándola a ambos lados.— Más o menos. —Aclaró con palabras. Larga pausa para darle un trago a su café antes de proseguir.— El local lo tenía alquilado mi entrenador, de un día para otro el dueño le dio un ultimátum: O compras o vas a la calle. —Lee hizo una mueca al recordar a aquel imbécil, podría haberle partido la nariz de un golpe.— Así que me ofrecí a poner la mitad del dinero, ahora es mío y de mi entrenador. —Explicó con una leve sonrisa final. Ciertamente estaba orgulloso de aquella adquisición, aunque le había costado una gran discusión con su, por aquel entonces, esposa. Malgasto de dinero había dicho ella. Él lo había visto como una gran inversión en algo que realmente amaba.

Está a un par de manzanas de aquí.

Era raro como la conversación parecía estar desarrollándose con relativa facilidad entre ellos, después de tanto tiempo había infinidad de preguntas que ambos quería hacerse y que, por prudencia, Lee estaba procurando no hacer. Comedido, sin intención de avasallarla con preguntas demasiado personales. Había pasado mucho tiempo y, en realidad, nunca fueron grandes amigos. Tampoco desconocidos, era complicado clasificarlo en algo.

Yo también me alegro. —Confesó con una sonrisa suave. Nuevo trago de café y esta vez se retrepó en su asiento, acomodándose mucho más.— Veamos… estuve casado con una mala bruja, llevamos divorciados año y medio, y tengo una hija de seis años. Lo único bueno que ha salido de ese matrimonio, la verdad. —Resopló. Era evidente la frustración que ensombrecía sus ojos cada vez que hablaba de su ex-mujer.— Y sigo boxeando ¿Qué hay de ti? ¿A qué te dedicas? —Preguntó con curiosidad. Su vida había estado más o menos en la prensa, la de ella no.





Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Ladie el Lun 15 Mayo - 1:57

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks.  

   Como pesaba el tiempo. Sentía su aplacable presencia en todos los huesos mientras escuchaba a Leeland hablar, contándome los teje manejes de aquellos años. Me percaté, de una forma casi estúpida, de cómo le había cambiado la voz. Ridículo, de hecho, porque le había escuchado hablar en entrevistas, o los gruñidos en medio de los puñetazos de competiciones. Pero no era lo mismo esos fragmentos esparcidos en la distancia que la imagen de mi recuerdo. El hombre que tenía delante mucho no se parecía en nada

   - Tienes tu propio gimnasio… Repetí, como una idiota, estirando la última palabra dando la sensación de que fuera algo lógico pero difícil de entender. Para más inri estaba cerca de aquella calle, había estado allí toda la vida, flotando cerca y al mismo tiempo, lejos. ¿Cómo había podido ser?  Me sentí estúpida, sin tener la más mínima idea de qué diablos decir. Él tenía una vida fantástica, un gimnasio, una carrera, premios, victorias, y yo… tenía más bien poco que contar. Y, aún así, me sentía cómoda en su presencia. - Wow, quiero decir, eso es increíble.

   Me alentó su sonrisa, natural, floreciendo en las conocidas comisuras. Daba igual los años que pasaran, seguía teniendo una sonrisa embelesadora.

   - Oh, vaya. No sé si decirte que lo siento por tu divorcio o felicidades por la cría.

   Fue extraño saberlo. Tenía una hija, había creado una vida en algún punto de su existencia. Quise pedirle una foto, ver cómo era un hijo de Leeland, si tendría sus ojos, su sonrisa, o esa incesante necesidad de imponerse al mundo. Y su ex mujer, eso sí que suponía todo un misterio. ¿Quién sería, como era, por qué se habían separado? ¿Se acabó el amor? Mi café se quedó olvidado, igual que el libro, acumulando entre sus páginas el escaso polvo que flotaba entre nosotros. Se mecía en el aire, visible únicamente cuando atravesaban los haces de luz de la ventana a mi espalda.

   -¿Yo? Me temo que voy a decepcionarte. Encogí los hombros, el pelo me cosquilleó en el cuello.Comparada con su vida no había hecho mucho,o al menos nada remarcable. Mi vida era así, sin más, sencilla, No había grandes historias, ni motivaciones ocultas, poco a poco construí una vida cálida, una manta de vivencias y circunstancias que me complacía. Inamovible, estática. Tenía un bonito apartamento de solterona, un trabajo reconfortante, pocos amigos, menos amores, buenos libros y ríos de vino para las noches dentro de la bañera. Sí, no era gran cosa, e iba a ser absolutamente decepcionante. - Soy profesora de Aikido en un Dojo. No es gran cosa, nada serio. Quiero decir, que es un trabajo serio, por supuesto, pero no doy clases a adultos. No normalmente, sobre todo doy clases a niños pequeños y escolares. Revoloteando entre sus larguísimas pestañas negras apareció un brillo familiar, ese aire afilado de la curiosidad inadecuada. Las mejillas se me llenaron de un calor palpitante, amenazando con sonrojarse de timidez. - Me han concedido algunos títulos y premios pero no es lo mío. Lo de aceptar premios, no el aikido. El aikido me encanta. Mi entrenador solía insistir en que me presentara en competición pero nunca he querido involucrarme en ese mundillo.  

   El ritmo errático de mi verborrea fue perdiendo su tempo al terminar. Explicaciones habrían estado de más. Cada uno estábamos en exactamente en el lado opuesto de la balanza, por el mismo motivo. Mi padre, o su muerte, nos había puesto en un camino distinto. Curioso, o puede que no, pero así había sido. Leeland era un luchador de éxito, con una carrera brillante, y yo una discreta profesora de Aikido con un pánico endémico a las emociones intensas.

   - Tuve un novio varios años. Parecía un buen derrotero para continuar la conversación, de todas formas Leeland había empezado con las explicaciones personales. - Un chico majo pero no funcionó. Fue más culpa mía que suya así que en mi caso podría decirse que la zorra soy yo. Sin hijos. Soltera y entera, como quien dice. Las palabras fueron interrumpidas por una breve risa tensa. Era patético. - Pero tengo una gata.

   Y eso lo fue aún más. Tierra, trágame.  

 






The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
265

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Hellcat el Sáb 17 Jun - 20:11

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks. ´

Músculos finos, disimulados bajo la sudadera abierta y la camiseta de algodón. Con los rizos revueltos y unos simples vaqueros nadie apostaría por él. A menudo, la gente pensaba en los boxeadores como grandes e imponentes. Las películas habían dado una talla que no era real, un peso que solo encajaba con una parte y ni siquiera la que más dinero movía. El medio-pesado, boxeadores que no pasaban los 79 kilos y no bajaban de los 76. Estricta dieta para todos aquellos con tan limitada oscilación en su peso. Todos estaban muy lejos de la realidad, rápido, flexible y, sobre todo, con la experiencia para saber cuándo aguantar y cuando terminar un combate. Con una simple taza de café y la expresión relajada solo parecía un hombre más, atlético pero simple.

Le gustaba lo simple. Le gustaba poder disfrutar solo de un café con una vieja amiga –si es que podía llamarla solo amiga- y una charla. Su vida no siempre le permitía tanto tiempo recreativo, y con los problemas que había tenido últimamente con Amanda las conversaciones relajadas eran prácticamente la ambrosia de los dioses. Willow suponía un cambio, uno que le agradaba más de lo que se atrevería a comentar en voz alta. La niña convertida en una mujer con una historia que contar, una que Lee quería oír.

Puedes felicitarme por el divorcio y por mi hija. —Respondió poniendo los ojos en blanco. Mencionar su matrimonio fallido y a su ex mujer siempre dejaba un sabor amargo en su garganta que nada tenía que ver con aquel café extra azucarado. Se sacó el móvil del bolsillo, desbloqueó la pantalla y no tardó mucho en encontrar una imagen en su galería de él mismo con su hija en brazos. Ella reía y, por descontado, Lee mostraba una sonrisa de oreja a oreja que gritaba orgullo y felicidad.— Se llama Irene. —Dijo volvió el móvil hacia ella. Irene se parecía a su padre, rizos oscuros y ojos claros.

Con el transcurso de la conversación Lee se limitó a negar, dudaba que pudiese decepcionarlo de alguna forma. Sus cejas se alzaron un par de veces al oírla hablar, entre trago y trago de su café, le sonrió ampliamente al oír la noticia de sus varios premios. Debía admitirse que no había esperado algo como el Aikido, pero de alguna manera sintió que le pegaba. Hija de su padre, siempre una gran luchadora.— Niños, debes llevar la vocación de tu padre en los huesos. —Comentó el boxeador.— Oh vamos, él se lo pierde. —Añadió guiñándole un ojo.

Y más le valía no llamarla nunca zorra a la cara si quería conservar la nariz y la mandíbula. Algo que no compartió en voz alta pero que tomó como seguro nada más oírla.— No suena tan mal, aún somos jóvenes. Si no fuera por mi hija te puedo asegurar que estaría muy arrepentido de haberme casado. —Comentó encogiéndose de hombros con un suspiro cansado.






Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Ladie el Lun 19 Jun - 21:05

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks.  
     No debería haberme reído, no debería haberlo hecho tan alto pero la realidad es que no pude tragarme la carcajada cuando soltó aquello sobre la felicitación por su divorcio. ¿Con que tipo de mujer había terminado Leeland para querer que lo felicitaran por separarse de ella? Recordaba sus affaires, muchachitas espigadas y guapas de esas que se volvían locas por los deportistas con futuro, cazafortunas en pañales que normalmente servían para el desahogo de los hervores adolescentes, y poco más.

     — Lo siento, lo siento mucho. Si te disculpas con una sonrisa en la boca lo normal es que no tenga mucho efecto, intenté apagarla con un sorbo de café, pero cuando retiré la taza seguía allí puesta. Dejé la taza en la mesita que daba sombra a mis pies, apoyando las manos en la rodilla para inclinarme hacia la pantalla. Me quedé sin habla, parpadeando como una idiota al ver el reflejo infantil de un rostro en la pantalla. — Es guapísima Lee. Dios, se parece muchísimo a ti.

     En el rostro regordete de una carita infantil se habían instaurado unos rasgos que se me hacían tremendamente familiares. Tenía sus ojos felinos, colmados de aquel azul helado que poseía Leeland. Le colgaba una cabellera espesa llena de rizos oscuros, se tragaban toda la luz de la fotografía con un brillo sedoso, al lado de su padre se la veía pequeña, bonita e infantil. Ver una foto de la niña la hacía más real. Sabía que tenía familia, pero verla no era lo mismo que saberlo. Sentí que había hecho muy poco en mi vida en comparación, sí, Leeland podía ser un par de años mayor que yo, pero sólo era eso, un par de años. El recuerdo fugaz de mi padre me cruzó la mente mirando a aquella criatura, que por azares del destino compartía una característica conmigo. Pensé que mi padre habría sido feliz de ver a Leeland con una chiquilla, siendo un padre responsable.

     — Vocación, paciencia… puedes llamarlo como más te guste. — No pude evitar bromear, sacudiendo la cabeza. — No puedo quejarme. Me gusta trabajar con niños, son flexibles y aprenden muy rápido. Se desmadran, por supuesto, es lo que tiene meter a un grupo de quince niños en un Dojo y enseñarles a hacerse llaves los unos a los otros, pero que te voy a contar a ti que tienes una en casa. Al final siempre es… gratificante.

     La conversación fluida, su mirada atenta, el ambiente agradable y cálido de la cafetería o probablemente todo lo anterior junto consiguió deshacer la tensión que tenía dentro. Fui dejando la vergüenza a un lado y encontrándome más cómoda. Tal vez el término correcto sería decir que estaba reencontrándome con el nexo que habíamos compartido en aquel pasado remoto y difuso.

     — No digas eso. Las experiencias siempre valen la pena, ¿no? Las que acaban bien y las que acaban mal, es la vida. Sólo intenta que no termine contigo. —La sonrisa se volvió agridulce al darme cuenta de que estaba citando a mi padre otra vez. Sacudí la mano en el aire al segundo, intentando restarle importancia a lo que acababa de soltar por la boca.— No me eches cuenta, de verdad. Hablo como una vieja. ¿Sabes? Mi madre estaría encantada de verte. Siempre que sales en las noticias se acuerda de ti y le dice a todo el mundo que ella te conocía. Desconectó del mundillo cuando… bueno, cuando mi padre murió. Pero te recuerda con mucho cariño. Y si le cuentas que tienes una cría terminarás de volverla loca. Está loca por tener nietos, creo que le dolió más que a mí cuando terminé con mi ex.
 
     A una hora en la que el sol hubiera estado más alto o más bajo, al parpadear podría haber confundido aquella luz con un capricho del sol sobre el cristal del escaparate. Pero parpadeé, y por el rabillo del ojo sentí el fogonazo blanco de una luz encenderse y apagarse en cuestión de segundos. Fruncí el ceño, girando sobre el hombro para mirar por encima de él a la calle, dándole la espalda a Leeland. Al otro lado de la calle, agazapado detrás de un coche acechaba un hombre armado con una cámara de fotos. No era un fan curioso y maleducado, el equipamiento era de una calidad más que notable desde la distancia.

     — Lee... creo que nos están haciendo fotos.






The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
265

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Hellcat el Sáb 22 Jul - 20:16

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks. ´

Al menos puedo hacerla reír pensó el boxeador con alivio. Su relación -aunque precaria- no se había congelado hasta el punto de no poder volver a oír ese sonido. Cierto que había una oscura nube que, probablemente, supondría una espina antes o después: su padre. Alguien que ambos añoraban, alguien que los había unido y después desaparecido. Vendrían días en los que tendrían que llorar su pérdida, en los que recordarían con añoranza días pasados pero, por suerte, aquella cafetería no vería esos días por el momento. Solo la alegría del reencuentro y la puesta a punto de una posible renovada amistad. Detalles de los años perdidos y posturas en los hombros de ambos clientes.

Gracias, gracias —Respondió con el orgullo típico de padre inflando su pecho. Volvió a guardar el móvil y dio un trago a su café después de añadir:

Y por el cumplido también.

No había nada que pudiese estropear aquel cálido encuentro. Tan simple, tan natural como café e historietas. A Lee realmente le fascinaba saber cómo de lejos había llegado Willow, cuanta dedicación y pasión ponía en sus explicaciones sobre sus niños. Parecía feliz y, eso, alegró al boxeador. Un suspiro, cargado y algo resentido.— Ojala la tuviese en casa, la veo poco. —Confesó apartando la mirada. Perdido, tratando de no delatar los músculos más irascible de su rostro. Mandíbula tensa durante unos segundos, los labios fruncidos y, de nuevo, otro suspiro más cargado. Su relación con su ex mujer siempre resultaba una espina, una daga hincada hasta el puñal en su costado. Volvió a beber, trató de no hundirse en lo poco que le dejaban ver a Irene y en la cantidad de tiempo y dinero que invertía en abogados.

Su pequeño arrebato duró poco, en seguida fue sustituido por la sorpresa. No esperaba que su madre se acordase de él, o tuviese alguna intención de verlo de nuevo. Lee había pasado muchas horas en compañía de la familia pero, tras lo ocurrido en el ring, simplemente pensó que querrían estar muy lejos de todo aquello. Él incluido. — ¿También vive en la ciudad? —Preguntó valorando la posibilidad de visitarla. Después de tantos años podía ser incómodo, o tan natural como estaba resultando hablar con Willow.

Natural que se hizo añicos con el flash de una cámara. Lee inmediatamente miró a través de las ventanas y puso los ojos en blanco, gruñó y terminó su café de un solo trago.— Joder. —Masculló entre dientes.— Es posible que algún blog de mierda hable de una mujer misteriosa próximamente. —Se pasó una mano por la frente y trató de actual con calma. Sabía que esos buitres solo eran peor si demostraba estar molesto, sacarían una gran historia si se levantaba y salía corriendo de allí.— No suelo tener la atención como las grandes estrellas de Hollywood pero... puedo intentar que me de las fotos pero... —Lo haría por ella, por supuesto a pesar de las consecuencias para él mismo.— No mires, solo lo alentarás a hacer más fotos e inventar más historias.






Thanks Classic Oswald<3
OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
5939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Ladie el Vie 11 Ago - 20:43

2. Coffee & cookies.
Martes — 11:25 — Enero — Starbucks.  
      No pude evitar sonreír y fruncir el ceño al mismo tiempo al darme cuenta de que, efectivamente, acababa de soltarle un piropo cuando intentaba alabar a su hija. No es que Leeland no fuera guapo, su tex se componía de la más extraña armonía entre rasgos que no deberían congeniar bien, y, sin embargo, lo hacían. Rostro largo, salpicado por esos pómulos altos que podían cortar como el papel, labios finos, perfilados, con la constante tristeza de unas comisuras que apuntaban al suelo. No debería ser guapo y sin embargo lo era, a pesar de todas las veces que le habían roto la cara a hostias, literalmente.

      —Diría por educación que no te recordaba tan subidito, pero eso sería mentir.

      Mantuve la sonrisa, en un intento de conservar aquella pompa de reencuentro y confesiones que se había apoderado del café. Parecía la única forma de luchar contra el desaliento que se impuso en sus facciones, burbujeando desde el fondo de su pecho para salir en forma de suspiro. Allí estaba una pieza que no había sido desvelada, una que ya podía imaginarme, pero habría esperado no tener que encontrar. No todo son maravillas en el paraíso, y me entristeció saber que la situación con su ex mujer había llegado a tal extremo.

      Entre mis manos, el cartón del vaso de café había perdido temperatura. La conversación se imponía a la necesidad básica de ingerir cafeína para seguir devorando párrafo tras párrafo de mi sempiterna soledad. Tenía que remontarme mucho tiempo atrás para recordar la última vez que había disfrutado de un momento así, no por el reencuentro, sino la sencillez de disfrutar café y tiempo libre con otra persona. Mi mundo y mis gustos no me habían acercado precisamente a los círculos femeninos de mi alrededor, y me pasaba tres cuartas partes de mi tiempo interactuando con personitas que no pasaban de los diez años. Hacer amigos suponía todo un reto para el que, mayormente, no tenía ganas o tiempo. Que los derroteros de la conversación tiraran hacia mi madre era un cambio de aires, aunque no sé si para mejor.

      —Sip, sigue aquí. En el mismo apartamento en el que me crie, de hecho. Mentarlo traía recuerdos, el color desvaído del techo que había terminado por amarillearse con los años. Mamá siempre estuvo orgullosa de haber dejado el tabaco cuando decidieron tener hijos, pero cuando mi padre falto se entregó a la calma encapsulada en caladas de humo. —Se pasó media vida amenazando con comprarse una casa en el campo y al final nunca pudo irse, pero es feliz en la ciudad. O eso me gusta pensar.

      Todo el ambiente se fue al traste con la intrusión paparazzi. Lee se enervó visiblemente, los ojos rodando en el interior de las cuencas, castigando el vaso con el vacío y a su estómago con la impaciencia de consumir el líquido demasiado caliente. Por encima del sillón la imagen del paparazzi era difusa, gorra calada hasta las cejas, roja de colores oscuros, supongo que porque los consideraría discretos. Por lo menos todo lo discreto que se podía ser con una puñetera cámara encima. Apreté el vaso de café entre los dedos pero la presión se acabó cuando escuché a Leeland y un arrebol me arrasó las mejillas.

      —L-lo siento. No quiero causarte problemas Lee. En la cafetería se hizo el frío de la incomodidad. Me quedé con las piernas rígidas, muy quieta, como si la cámara fuera un tiranosaurio rex y cualquier movimiento por mi parte fuera a activar el obturador. ¿Iba a salir en una revista? ¿Internet? ¿¡La televisión deportiva?! — Em… dios. No se que hacer. La sinceridad parecía de pronto la mejor opción. —Nunca me había hecho fotos un paparazzi.





The crow and the wolf:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
265

Localización :
España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Love a good fight.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.