Últimos temas
» ➤ Justice will prevail
Hoy a las 0:15 por Sonder

» 31. You've got that young blood
Ayer a las 22:43 por Sonder

» 32. Drivin me wild
Ayer a las 22:15 por Sonder

» ~ You could be loved again
Ayer a las 20:50 por SapphireDragon

» 05. I woke up on the wrong side of reality
Ayer a las 17:08 por Sonder

» 06. Caught in a bad dream
Ayer a las 16:18 por Sonder

» 1. The three presents
Ayer a las 14:02 por Nightingale

» Death is equal
Ayer a las 13:52 por Nightingale

» Petición de acciones Admin
Ayer a las 12:35 por Hellcat

» Cold~
Ayer a las 7:30 por Nekoi

» Do androids dream of electric sheep?
Ayer a las 0:35 por Magik

»  ⇝ Name one hero who was happy (you can't)
Ayer a las 0:27 por Sgt. Pepper

» › Casus belli ‹
Ayer a las 0:06 por Natsukashii

» > A call to arms
Ayer a las 0:03 por Sheena

» > Without you this world is not enough
Lun 19 Feb - 23:29 por Sheena

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

~ Accept who you are

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Lun 23 Ene - 0:45

Recuerdo del primer mensaje :


Accept who you are

Phichit Chulanont

20 años
Tailandés
Patinador profesional
Sheena

Hiroto Ghenciu

22 años
Indonesio
Ex-patinador/Ayudante
SapphireDragon
No es fácil llegar a ser una figura reconocida en ciertos ámbitos. Sobre todo, en el patinaje artístico. Hay que sacrificar un gran número de cosas, dedicarse en cuerpo y alma, dejarse la piel en la pista de hielo entrenando hasta que cada salto, cada giro y cada paso son perfectos. Equilibrio, concentración… y sobretodo, un don es lo que hay que tener para poder llegar a lo más alto, para poder triunfar.

Pero a veces, los accidentes suceden y esa vida que has escogido, en la que tienes un futuro asegurado y del que sabes que vas a disfrutar, se desvanece por completo frente a ti. Sin más, sin posibilidad alguna de volver atrás y evitarlo. Un joven indonesio sufre esa mala suerte. Un accidente y la operación que conlleva le terminan por marcar. No puede volver a competir, no puede forzar su cuerpo para continuar llevando los patines. Aquello convierte al ya de por sí tímido Hiroto, en un muchacho mucho más retraído y cerrado en sí mismo. No obstante, su amor por el patinaje le impide alejarse de ese mundo y se convierte en el ayudante del entrenador del nuevo representante del país en las grandes competiciones.

En un extremo completamente opuesto, está el bien conocido tailandés Phichit Chulanont. Uno de los patinadores más conocidos por todo el mundo, recién cumplida la veintena, y con una habilidad innata para expresarse sobre la pista. Extrovertido, amigable, divertido… Y con la suerte de haber podido competir en Canadá, consiguiendo hacerse con el bronce.

En esa reunión tras la final, puede que un chico tímido que aparenta menos edad de la que realmente tiene y con grandes dificultades para relacionarse con nuevas personas conozca al chico que es el alma de la fiesta; puede que comiencen a hablar y vean que tienen más cosas en común de las que podría imaginarse cualquiera. Y puede… que descubran más cosas de sí mismos ahora que se conocen que estando con otras personas o en soledad.
1×1 • CS • Yuri!!! On Ice




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Sáb 16 Sep - 23:36


PHONE CALLS & MESSAGES

¿De verdad te ha gustado? ¡Genial! O sea, lo esperaba porque es un peliculón, pero me alegra que me lo confirmes.

Un emoticono sonriente fue lo que acompañó a esta sincera afirmación por parte del patinador tailandés. No había cosa que más contento le pusiera que compartir lo que le gustaba con sus seres cercanos y que éstos lo disfrutaran también. Y sí, incluía a Hiroto en esa categoría porque, aunque se conocieran desde hacía relativamente poco, que ambos estuvieran dentro del mundo del patinaje y compartieran la misma pasión conllevaba que tuvieran mucho ganado y mucho camino recorrido. Él era la primera persona con la que le ocurría esto, fuera de sus compañeros de profesión. Y era una sensación realmente agradable.

Espero que cuando veas mis próximos programas, lo hagas con otros ojos.

Así era. Salvo Yuuri, al que también le había puesto la película y explicado mil veces en qué se inspiraba para crear sus coreografías, nadie más conocía en profundidad lo que había detrás de ellas. No que fueran incapaces de apreciarlas, porque si no estaría fallando en transmitírselo a su público, pero esto se trataba de algo diferente. Se trataba de la parte de sí mismo que ponía en ellas, de los sentimientos que quería expresar a través de esa música que tanto le motivaba. Que Hiroto pudiera atisbar al menos una pequeña parte de todo eso, le hacía sentir una inexplicable satisfacción.

No sé si te lo he dicho, pero hay una segunda parte. Si quieres, me gustaría verla contigo en otra ocasión. ¡Aunque sería mucho mejor si pudiéramos hacerlo estando en el mismo sitio!

Esa idea ni siquiera sabía de dónde había salido, pero sus dedos habían sido mucho más rápidos que cualquier reparo a la hora de escribirlo y enviarlo por el chat. Lo cierto es que le haría ilusión si pudieran reunirse otra vez; aunque seguramente ocurriría pronto, ambos estarían ocupados trabajando. La primera competición de la temporada nueva tendría lugar en tan solo unos meses; meses durante los cuales él se dedicaría a entrenar muy duro para perfeccionar su nuevo programa y Hiroto haría lo mismo dando su apoyo a los profesionales de su equipo. El patinaje artístico requería muchas horas de sacrificio, sí, pero Phichit contaba con la tranquilidad de que los dos lo comprendían.

Para su disgusto, tenía que despegarse del ordenador. En poco menos de una hora había quedado en cenar con sus padres y no quería hacerles esperar, ya que bastante tiempo pasaba lejos de ellos durante el año. Por eso, le escribió un último mensaje al indonesio para despedirse definitivamente por ese día:

Bueno, tengo que irme ya. Voy a cenar con mis padres dentro de no mucho. Ha sido genial comentar la peli contigo, Hiroto. ¡Nos vemos pronto!
En su habitación— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Dom 24 Sep - 13:54

The truth of who am I

Un pequeño suspiro brotó de los labios del indonesio. Caminaba por los desiertos pasillos del enorme polideportivo, con paso lento y distraído, con la mirada algo perdida, y sosteniendo un par de patines en su mano izquierda. Parecía mentira cómo pasaba el tiempo. Hacía tres o cuatro meses aún estaban de vacaciones, en los últimos días, a punto de comenzar con los nuevos entrenamientos y diseños de la programación para la siguiente competición. Sin embargo, en esos instantes, al día siguiente, iba a comenzar dicha competición. Durante todo ese tiempo, el pequeño contacto que había surgido entre Hiroto y Phichit continuó creciendo. Todos los días se escribían y comentaban las cosas más nimias: lo que habían comido, qué habían estado haciendo, si habían visto algo interesante cuando habían salido a dar una vuelta. También aprovecharon para conocerse mucho más. El veinteañero de grandes ojos azules nunca se había sentido tan a gusto abriéndose y dejándose conocer como con el tailandés y eso lograba que su humor hubiera mejorado… Aunque a veces, inevitablemente, recordando, volvía a retraerse sobre sí mismo.

Ahora se encontraban en Copenhague, Dinamarca desde hacía un par de días. El vuelo había sido largo y tedioso, con escala en Estambul. Debido al jet lag, Hiroto no era capaz de adaptarse a los horarios europeos y le era imposible echarse a dormir cuando ya eran las once de la noche. Su compañero de habitación, había caído rendido nada más terminar de cenar y puesto que no quería molestarle al tener la luz encendida, había decidido marcharse de la habitación y dar una vuelta por el complejo deportivo donde todo iba a tener lugar y que se encontraba justo al lado.

Por alguna razón que no lograba a comprender, se había atrevido a tomar los patines de repuesto. No recordaba cuándo fue la última vez que se atrevió a ponerse unos… Estaba tratando de hacer memoria mientras se los ataba cuidadosamente antes de dirigirse a la amplia pista de hielo y sentir como la cuchilla se deslizaba suavemente sobre la superficie. Por un momento no se separó de la cerca. Dudaba de lo que estaba haciendo, pero… Ya que estaba ahí, ¿por qué no? Sacudió la cabeza, tratando de disipar así cualquier duda, antes de comenzar a moverse por la pista lentamente y sin sujetarse.


Pista de patinaje ♦️ Por la noche ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Lun 25 Sep - 12:39


THE TRUTH OF WHO I AM

La nueva temporada había comenzado y, en su caso, había traído consigo cambios significativos. El más acusado era la ausencia de su mejor amigo y compañero, Yuuri. Sabía que, tras su fracaso el último año, había vuelto a casa con la intención de reflexionar seriamente sobre su futuro. Phichit no quiso agobiarle preguntándole nada y le dejó su espacio, después de todo era una importante decisión que debía tomar por sí mismo. Lo que no esperaba, ni él ni nadie, era que formase equipo nada menos que con la estrella más importante de la escena actual, Viktor Nikiforov. Al parecer éste había decidido probar suerte como entrenador y para ello eligió a Yuuri. Phichit estaba ansioso por conocer de boca de su amigo cómo había llegado a suceder aquello y confirmar cuáles de los muchos rumores que corrían por las redes sociales eran ciertos, pero todavía no le había dado tiempo de hablar con él tranquilamente.

Si bien la consecuencia más inmediata de este cambio era que ahora Celestino podía dedicar todo su tiempo exclusivamente a él, y deportivamente lo agradecía, al tailandés le costó un poco adaptarse a la nueva rutina de entrenamientos. Por no hablar de que estar en Detroit sin Yuuri no era lo mismo; se sentía un poco solo y echaba de menos las largas charlas que solían mantener por las noches, ayudarse mutuamente a corregir y mejorar sus ejercicios, salir con Celestino a tomar algo y ver cómo acababa emborrachándose y diciendo tonterías… El entrenador era también un buen amigo suyo, pero no era como Yuuri.

No obstante, Phichit esperaba que le estuviera yendo bien con Viktor. No podía esperar para ver con qué programa le sorprendía: sería la primera vez que no supiera de antemano la coreografía que iba a presentar. Por eso, se aplicó a fondo, aprovechando al máximo sus entrenamientos.

Así, llegó al primer encuentro rebosante de confianza. Se celebraba en Copenhague, Dinamarca, y Phichit había llegado allí un par de días antes del inicio después de un vuelo de varias horas. Tras descansar un poco en su habitación del hotel, salió a dar una vuelta por la ciudad, pues le gustaba aprovechar la oportunidad de viajar por todo el mundo para conocer otros lugares. En la zona más céntrica y turística se encontró con otros compañeros que habían decidido hacer lo mismo y pasó un buen rato tomando algo con ellos. Cuando finalmente se despidieron ya era tarde y, a pesar del largo viaje en avión, aún tenía demasiada energía y muy poco sueño. Por eso decidió dar un paseo hasta el palacio de deportes donde se celebraría el encuentro. Solía hacerlo antes de cada competición, para familiarizarse con las instalaciones: era una especie de tradición que llevaba a cabo desde su primera participación en el escenario internacional.

Como esperaba, estaba vacío. O eso creía, hasta que vislumbró a una figura menuda y pequeña sentada en la primera fila, atándose los patines. Estaba lejos, así que no podía ver bien de quien se trataba, pero era raro que a esas horas de la noche alguien se pusiera a entrenar. Se acercó un poco, solo para comprobar, cuando la persona misteriosa atravesó la pista deslizándose grácilmente, que se trataba nada más y nada menos que de Hiroto. El indonesio nunca había mencionado, en sus frecuentes conversaciones durante esos meses, que supiera patinar del modo en que lo estaba haciendo. Era de esperar que tuviera conocimientos básicos, claro, pero esa forma de moverse… Phichit estaba seguro de ello con solo verlo: era como la de un profesional.
En Copenhague— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Sáb 21 Oct - 20:34

THE TRUTH OF WHO I AM

Escuchaba el rasgar de las cuchillas contra el sólido hielo de la pista, suave y familiar; esa sensación que dejaba cada deslizamiento que sus pies realizaban. Parecía que de momento todo iba bien: sus piernas aguantaban, no se resentía y el dolor aún no había hecho aparición. Quizás no lo hiciese. Trataba de no hacerse muchas ilusiones pero… tan solo un comienzo como aquel le hacía sentirse como cuando empezó en las competiciones. Como si el accidente nunca hubiera tenido lugar y las palabras de los médicos acerca de su acabada carrera no hubiesen sido nunca pronunciadas.

A pesar de esas ganas de probarse, de demostrarse a sí mismo que quizás podría volver a ser quien una vez fue, sabía de sobre que debía ser precavido. Mejor era no tentar a la suerte. Por esa misma razón, se aseguró de que calentaba adecuadamente cada fibra de cada músculo de su cuerpo. Era consciente de que su físico ya no era el de antes pero… Parecía que tampoco había empeorado tanto como pensaba.

Fueron diez minutos los que pasó deslizándose a lo largo y ancho de la pista, con la lentitud y la elegancia que solía caracterizar a los patinadores artísticos, perdido en recuerdos de su adolescencia. Se detuvo entonces en un extremo, apoyándose en la baranda y observando con cierta inseguridad el hielo que frente a él se extendía. Ahora debía comprobar si podía realizar alguna secuencia de pasos combinado con algún salto o giro, comenzando por los más sencillos.

No tenía música que lo acompañase, pero no la necesitaba. Su melodía favorita siempre estaba en su cabeza y podía reproducirla segundo a segundo sin equivocarse. Esa sería la pieza que trataría de seguir. Tomó una gran bocanada de aire, respirando hondo con los ojos cerrados durante varios segundos. Cuando logró que su pulso se mantuviese constante, los volvió a abrir y comenzó a avanzar.

Su menudo cuerpo se inclinó ligeramente hacia delante, mientras los pasos que daba eran más largos y seguros. Hizo algún grácil cambio de dirección, patinó de espaldas e hizo un pequeño giro sobre sí mismo. Ningún resquicio de dolor. Bien… Ahora probaré un double loop, se dijo a sí mismo. No fue mucho lo que tardó en adaptar y preparar su cuerpo para ello. Entonces lo hizo. Tomó el impulso necesario para quedar suspendido en el aire, mientras comenzaba a girar sobre sí mismo.

Pero entonces lo notó. Un aguijonazo de dolor atravesó su rodilla izquierda y se extendió por toda su extremidad inferior. Aquello lo desconcentró por completo, de forma que cayó al duro hielo sin estar preparado para el aterrizaje. El impacto solo agravó esa horrible sensación, y le hizo proferir un quejido ahogado.

Así se quedó tendido, medio tendido bocabajo en la pista sin moverse un milímetro. ¿Por qué? ¿Por qué le tenía que haber pasado eso a él…? Echaba tantísimo de menos poder llevar a cabo él mismo las coreografías que preparaban, sentir cada movimiento encagar con la música que interpretaba… Aquello había sido toda su vida. Apretó la mandíbula con fuerza antes de incorporarse hasta quedar sentado y apenas un segundo después, comenzó a golpear con los puños, lleno de frustración y sueños rotos, la superficie sobre la que se encontraba, mientras las lágrimas brotaban de sus grandes ojos azules y corrían por sus mejillas sin control alguno.

Pista de patinaje ♦️ Por la noche ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Sáb 21 Oct - 23:16


THE TRUTH OF WHO I AM

El tailandés estaba anonadado. Tanto, que ni siquiera fue capaz de descender las gradas para ver un poco más de cerca, pese a que le gustaría hacerlo. Observaba los gráciles movimientos de Hiroto como si viera a una persona diferente. Y así era, en cierta medida. Desconocía por completo que fuera tan habilidoso. Cierto era que no eran precisamente íntimos, pero los dos pertenecían al mismo mundo. Estaba seguro de que había alguna razón por la que se lo había ocultado. No podía existir otra explicación.

Hiroto… ¿qué es lo que escondes? se preguntó, aferrado a la barandilla de la parte superior del estadio. Ni siquiera era consciente de la hora que era. Simplemente, no podía despegar los ojos del indonesio. Mucho menos cuando, tras unos quince minutos, comenzó a hacer movimientos más complejos: pasos y giros que solo conocería un profesional. Parecía, además, moverse al son de una música que solo escuchaba él. Estaba totalmente absorto, en su propio mundo, inconsciente de que alguien le observaba. ¿Cómo era posible que Hiroto tuviera tanto talento y fuera un simple asistente? ¿Por qué se dedicaba a entrenar a otros cuando, con su juventud y su habilidad, podría estar compitiendo perfectamente junto a él en las pistas más importantes del mundo?

Por suerte o por desgracia, Phichit no tardó mucho en obtener la respuesta. En el momento en que el joven intentó el salto más difícil de los que llevaba hasta el momento, cayó sobre el hielo con un fuerte golpe que le dejó paralizado, tendido en la pista. Debía haberse hecho daño, porque no se movía ni hacía siquiera ademán de levantarse. El cuerpo de Phichit reaccionó por sí solo: echó a correr escaleras abajo, sin importarle tener que confesar que llevaba allí un buen rato. Ahora mismo solo quería ayudarle. Pero tuvo que detenerse un momento, impactado, antes de entrar al hielo. Porque Hiroto había golpeado éste con ambos puños, en un gesto que desprendía rabia y frustración. Y si se fijaba bien, sus mejillas estaban empapadas de lágrimas.

Fue más de lo que el tailandés pudo soportar. Abrió la puerta de un golpe y, desplazándose con torpeza por la resbaladiza superficie a causa de la ausencia de patines, logró alcanzarle y arrodillarse a su lado, notando cómo el frío traspasaba la ropa. No podía importarle menos. En ese momento solo veía al joven desconsolado en que se había convertido Hiroto.

- ¡Hiroto! ¿Estás bien? ¿Te has hecho mucho daño? ¿Necesitas que te lleve al hospital? ¿Qué te ocurre?

Muchas preguntas seguidas, como siempre. Aunque en esta ocasión, ni se percató de ello. Solo quería quitarse de encima la preocupación que le atenazaba, entender qué acababa de suceder en esa pista de hielo y, sobre todo, saber que su amigo estaba bien.
En Copenhague— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Miér 1 Nov - 0:34

THE TRUTH OF WHO I AM

Sintió el dolor nacer en sus puños y tomar un camino ascendente por sus manos, muñecas y brazos. Pero no le importó. De hecho, golpeó el hielo unas cuantas veces más. Esa sensación hacía que todo fuese mucho más real; le permitía recordar que esa era su vida, su realidad, y no un mal sueño del que pudiese despertar en cualquier momento. Se mordió con fuerza el labio inferior, notando cómo le temblaba de rabia e impotencia mientras las lágrimas continuaban corriendo por sus mejillas.

¿Por qué…? Deseaba no haberlo intentado esa noche. Deseaba no haberse probado a sí mismo. Antes tenía una minúscula esperanza de poder regresar, pues el dolor de la lesión que solía molestarle incluso después de la operación y rehabilitación, parecía haber remitido meses antes; había creído que en algún momento, si esperaba lo suficiente, lograría regresar. Pero ya había comprobado que habían sido esperanzas vanas e inexistentes. No podría. El veredicto de los médicos era rotundo y su recuperación era tan normal como la de otro cualquiera. No había obrado ningún milagro ni nada semejante para devolverle su mayor pasión.

Cuando se quiso dar cuenta, sus manos se encontraban magulladas y su cuerpo entero temblaba por el frío ambiente. Pero no solo eso… Escuchó el torpe deslizamiento de unos pies por la pista y, unos segundos después, una figura se arrodillaba a su lado. Una voz que reconocía después de tantos meses le llamó y formuló demasiadas preguntas en un lapso de tiempo muy corto. Pero Hiroto no comprendió ninguna de ellas de primeras. Alzó sus grandes ojos azules, brillantes y enrojecidos por las lágrimas, encontrándose de esa forma con la tostada piel de Phichit. Sin embargo, la expresión divertida y despreocupaba que solía lucir no iluminaba su rostro; estaba sustituida por una evidente preocupación.

Y entonces lo comprendió. Le había visto… Había visto todo lo sucedido. Aquello hizo que un acto reflejo se alejase con torpeza, aunque no llegando muy lejos. La rodilla seguía doliéndole demasiado y no podía levantarse. Avergonzado por la situación, se apresuró a mirar hacia otro lado, queriendo ocultar su rostro de la mirada ajena. No quiero preocuparle… Ni quiero darle pena.

No pasa nada… Estoy bien. No te preocupes —musitó tras haberse aclarado la garganta que notaba completamente seca. Quería sonar seguro, pero algo le decía que, precisamente eso, era lo último que había conseguido—. No he calculado bien para el giro… Nada más —añadió llevándose la mano a la rodilla dolorida, masajeándola suavemente. Sin embargo, en cuanto hizo una leve presión, una mueca de dolor se dibujó en sus labios, aunque sin llegar a proferir sonido alguno—. ¿Qu-Qué haces aquí, Phichit…?

La pregunta tenía dos claras intenciones: la primera de ellas, obligar a ambos a dirigir su atención a cualquier otro tema, queriendo evitar que la pregunta más obvia fuese formulada; y la segunda… porque de verdad quería saberlo… Nunca le había confesado cómo llegó al mundo del patinaje artístico, precisamente para evitar una mirada de pena y un tratamiento especial como el que muchos le dispensaban al saber la verdad. No quería eso con Phichit.

Pista de patinaje ♦️ Por la noche ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Lun 6 Nov - 23:14


THE TRUTH OF WHO I AM

Era evidente que Hiroto se encontraba bastante peor de lo que pretendía aparentar. Se le notaba por el gesto de dolor que trataba de reprimir, por el esfuerzo que hacía para que su voz sonase normal, no temblorosa, y la mueca que se le escapó cuando intentó mover la pierna sobre la que había caído. Por no hablar de las lágrimas secas que permanecían en sus mejillas, causantes de sus ojos enrojecidos. Todo esto lo notó Phichit con un simple vistazo, por lo que no pudo más que hacer caso omiso de lo que le decía el indonesio.

- De eso nada, tú no estás bien – sentenció, en un tono serio que pocas veces utilizaba y que Hiroto nunca le había visto usar hasta entonces – Si apenas puedes moverte… una mala caída, por tonta que parezca, puede tener consecuencias graves. Voy a llevarte al hospital – decidió; tal vez era cierto que se estaba precipitando pero prefería excederse a tener que lamentarse más adelante – ¿Crees que puedes levantarte? - preguntó, pasándole un brazo sobre los hombros en una clara intención de ayudarle a hacerlo.

Sin embargo, Hiroto no se movió. Ni siquiera hizo un intento de ponerse en pie, con o sin su ayuda. Se quedó donde estaba, como abstraído, como perdido en su propio mundo. Phichit no tenía ni idea de lo que le pasaba por la cabeza y eso, unido a la reciente revelación de su talento para el patinaje, estaba logrando ponerle nervioso. Algo que sucedía con muy poca frecuencia, a pesar de su forma de ser tan acelerada. Estaba realmente preocupado. El joven le había preguntado qué hacía allí a esas horas… y él ¿por qué patinaba a las tantas de la madrugada, cuando nadie podía verle?

- ¿Hiroto? – murmuró el tailandés, tratando de encontrar la mirada que sus ojos le rehuían – Sé que debe de dolerte, pero tienes que poner un poco de tu parte. No me vas a hacer llevarte en brazos ¿verdad? – preguntó, en un infructuoso intento de aligerar un poco el ambiente – Quiero decir, seguramente podría, pero…

No fue capaz de seguir. El gesto de amargura en el rostro del joven, sus ojos brillantes por las lágrimas… necesitaba entender qué estaba pasando. Aquello parecía ser mucho más que un simple accidente. El ambiente era frío, quizá no solo por el hielo sobre el que se encontraban. El pantalón mojado se le pegaba a la piel, provocándole un escalofrío que ignoró por completo. Ahora mismo tenía una cosa más importante de la que preocuparse.

- Por favor, Hiroto – le pidió, una última vez – Al menos salgamos de la pista ¿está bien?
En Copenhague— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Sáb 11 Nov - 18:15

THE TRUTH OF WHO I AM

Sentimientos encontrados crecían en su interior a cada segundo que transcurría, a cada palabra que salía de los labios del tailandés, arrodillado junto a él y deshecho completamente en una sincera preocupación por él. El dolor de la completa pérdida de esperanza era demasiado grande, aprisionaba su pecho cruelmente y provocaba esa sensación de incapacidad de respirar; pero no solamente estaba esa desesperación mostrada en lágrimas y puñetazos contra la pista de hielo. A ello se le sumaba el hecho de que no quería preocupar a Phichit, para lo que debía dejar todo a un lado y fingir que solo era un poco de dolor y nada más. Sin embargo... Si de verdad había estado ahí todo el tiempo, lo habría presenciado cada paso y gesto que había hecho, por tanto, podría saber perfectamente que no había sido simplemente un fallo en la caída, sino que había algo más...

Soltó un suspiro completamente desesperado. Sus ojos, esos que había desviado hacía nada del rostro ajeno, volvieron a él. Era consciente de que se habría percatado de sus manos magulladas y de su rostro lloroso. Phichit era de todo menos tonto. Se alarmó nada más escuchar la palabra hospital y tragó saliva, antes de conseguir hablar de nuevo.

- ¡No! -exclamó en respuesta-. No quiero ir al hospital... Se me pasará, de verdad. Tengo... Tengo la medicación en mi habitación -era consciente de que con eso ya dejaba entrever parte de la verdad que no le había contado hasta entonces.

Su mirada entonces regresó a algún punto lejano, perdida completamente más allá del patinador. Le oía pero no llegaba a entender lo que le estaba diciendo a continuación, no lograba escucharle. Ni siquiera era capaz de sentir el frío que provocaba el temblor en cada centímetro de su cuerpo o su brazo siendo colocado alrededor de los hombros de Phichit. Tan solo el dolor irradiarse desde su rodilla al resto de su pierna. Se mordió con fuerza el labio inferior, pues a pesar de que el frío hielo debería mitigarlo, en esa ocasión solo lograba agravarlo.

- Solo fuera de la pista... -musitó tras varios minutos completamente mudo. Seguía sin haber prestado atención a nada de lo anterior, ni siquiera a esa broma cuya intención había sido aligerar el pesado ambiente.

Finalmente, tras decir eso, puso de su parte. Movió la pierna sana lentamente, tratando de mantener inmóvil la otra, pero fue inevitable que en más de una ocasión en el proceso de incorporarse, oleadas de dolor más potentes le recorriesen. Se mordió el labio con fuerza nuevamente, mientras se deslizaban con cierta torpeza hasta la portezuela del recinto de la pista de hielo. El cuerpo de Hiroto cayó de golpe sobre uno de los asientos, aunque el tailandés procurase dejarle con cuidado. Unos segundos después se inclinó hacia delante, desatando los cordones de sus patines con frustración y quitándoselos sin cuidado alguno, tirándolos como si quisiera alejarlos de sí cuanto más mejor.

- No puedo... No puedo volver a patinar. ¡No puedo! -exclamó con desesperación, con las lágrimas volviendo a brotar de sus grandes ojos zafiro y escondiendo el rostro entre sus manos.

Pista de patinaje ♦️ Por la noche ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Dom 26 Nov - 23:03


THE TRUTH OF WHO I AM

Pocas veces Phichit había estado tan confuso en su vida. La incertidumbre por no saber lo que le pasaba a Hiroto iba creciendo conforme pasaban los minutos y él continuaba sumido en la ignorancia, pero hizo todo lo posible por no hacerle caso. Lo que su amigo necesitaba ahora era un hombro donde apoyarse (literal y figuradamente), no un interrogatorio. Así que, por difícil que fuera prestarle ayuda sin saber de qué se trataba todo aquello, se obligó a dejar las preguntas para más tarde y esforzarse.

Al fin lograron salir de la pista de hielo. No fue fácil, porque Hiroto caminaba con mucha dificultad, y no había que ser ningún genio para darse cuenta de que le dolía mucho. Finalmente se dejó caer de cualquier manera en el primer asiento que encontró; Phichit hizo lo propio. Todavía no tenía muy claro que fuera una buena idea no ir al hospital, pero parecía que Hiroto aborrecía la idea y no quería crearle más ansiedad de la que ya tenía. Había dicho algo sobre una medicación. Entonces… ¿no se trataba solo de una mala caída? ¿Sería acaso una antigua lesión? El tailandés ataba cabos con la poca información de la que disponía mientras, a su lado, el indonesio se quitaba los patines y los dejaba tirados de cualquier manera, aún con la mueca de dolor presente en sus facciones. Sin embargo, Phichit ya no estaba tan seguro de que se tratara solo del dolor físico, a juzgar por su reacción.

No puedo... No puedo volver a patinar. ¡No puedo!

Algo en el tono desgarrador de su voz hizo que se le revolviera el estómago. Quizá la desesperación que impregnaba sus palabras, quizá las lágrimas que habían regresado a sus ojos claros, quizá que se mostrara tan vulnerable frente a él. En todo caso, no podía permanecer impasible ante ello; era obvio que Hiroto estaba sufriendo mucho. Y lo único que se le ocurrió en ese momento, fue levantarse de su asiento y arrodillarse frente a él, colocando una mano sobre su hombro para que, gracias a ese contacto, fuera capaz de salir del pequeño mundo en el que parecía haberse perdido. Para recordarle que él seguía ahí, presente, a su lado. Pareció funcionar, porque Hiroto, despacio, alzó la cabeza y le miró. Seguía respirando entrecortadamente y demasiado deprisa, pero daba muestras de haber vuelto a la realidad. De inmediato, Phichit se sintió más aliviado. Tanto, que se permitió hasta formular una ligera sonrisa, con intención también de darle ánimos. Asimismo, se atrevió a apoyar su mano libre sobre la pierna de Hiroto, la que le dolía, con mucha suavidad, acariciando de arriba abajo la zona de la rodilla y el muslo.

- ¿Cómo estás? ¿Te duele mucho? – preguntó, sin hacer ninguna referencia a lo que había presenciado, intentando mostrarse fuerte y aparentar normalidad – Menudo susto me has dado…
En Copenhague— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Miér 29 Nov - 0:00

THE TRUTH OF WHO I AM

El hielo y los patines habían sido su vida desde que tenía uso de razón. Todos los días después de clase, tanto en el colegio como en el instituto, había acudido rigurosamente a la pista de patinaje más cercana para practicar. Allí todos le conocían, sabían de su talento… Incluso alguno llegó a asegurar que, si lograba tener más confianza en sí mismo, lograría llegar lejos. Y no se equivocaron, pues fue reclutado poco después para formar parte del equipo nacional que representaría a Indonesia. Sin embargo, apenas tuvo tiempo de probar esa sensación de realizar un elaborado número frente a tantas personas: Tan solo de tres temporadas pudo disfrutar, antes de que todo sucediese.

Lo lógico después de haber sufrido tal infortunio, haber sido operado y que le dijesen que nunca más podría patinar, hubiera sido alejarse para siempre del mundo del patinaje artístico, ¿no? No vería a todos y cada uno de los concursantes de otros países alcanzar su sueño. Ese que compartieron todos una vez. No se torturaría pensado en lo que ya no podía tener. Pero había llegado a la conclusión de que le dolería muchísimo más alejarse de ese mundo que seguir en él a pesar de no poder participar activamente, tan solo siendo un ayudante.

Las lágrimas se negaban a detenerse. Continuaban brotando sin descanso de sus ojos, por mucho que intentase calmarse u ocultarse. La rabia, la desesperación y sus sueños rotos estaban en cada una de esas pequeñas gotas que resbalaban por sus mejillas hasta su barbilla y terminaban cayendo. Estaba tan harto y se sentía tan impotente e inútil…

Entonces lo notó. Una cálida mano posada sobre su hombro, en un gesto tranquilizador y gentil. Se había olvidado por completo que no estaba solo… Lentamente, con la respiración completamente acelerada como si estuviese sufriendo un ataque de pánico, se atrevió a alzar su llorosa mirada de sus manos. Arrodillado frente a él, con una expresión de genuina preocupación, estaba Phichit. Sus ojos oscuros no reflejaban esa energía y alegría de siempre, sino que se mostraban completamente serios y lo analizaban cuidadosamente. Cuando sus miradas se encontraron, vio el esbozo de una sonrisa en la comisura de sus labios, mientras colocaba la mano libre sobre su pierna herida.

Ya con el primer contacto, cerró uno de sus ojos y apretó la mandíbula. El dolor era demasiado intenso… Hasta el punto que con un roce tan mínimo le dolía. Roto. Estoy completamente roto. Como un muñeco. Tragó saliva con dificultad, mientras los segundos pasaban y las caricias en su pierna perdían el cariz doloroso y parecían volverse algo más agradable. Phichit estaba logrando que dejase de dolerle, aunque no sabía cómo…

— ¿Cómo estás? ¿Te duele mucho? Menudo susto me has dado… —le escuchó decirle en un susurro tranquilo, interesándose por él… Pero sin llegar a acribillarle a preguntas como cuando se había deslizado hasta él en la pista.

Me ha visto… Ha visto todo, ¿verdad? No quería que conociese esta parte de mi, lo más débil de todo, pensó con tristeza, incapaz de continuar sosteniéndole la mirada y mordiéndose el labio inferior. ¿Qué podía decirle? No quería mentirle… Y si era así, solo podía contestar con sinceridad.

Un poco… —musitó con la voz queda y rasposa. Tuvo que carraspear para podérsela aclarar—. L-Lo siento… No quería… No quería asustarte Phichit. Y gracias por ayudarme —logró decir con debilidad, con la mirada clavada en esa mano que lograba apartar cualquier tipo de dolor de forma transitoria—. Siento no habértelo contado… Siento no haberte contado que una vez fui como tú, Phichit. Pero ya no lo soy más… ni volveré a serlo. Al fin me ha quedado completamente confirmado con lo recién sucedido… —admitió tragando saliva.

Pista de patinaje ♦️ Por la noche ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Miér 29 Nov - 13:39


THE TRUTH OF WHO I AM

Ya parecía que todas las piezas iban encajando en su lugar. Los fragmentos de información que Hiroto iba revelando entre sollozos e hipidos se entretejían para formar una historia, una de corte amargo de la cual, por desgracia, él era el protagonista. No tenía sentido preguntarse por qué no se lo había contado: además de lo reservado que era por naturaleza, estaba claro que aún no lo había superado. Hasta que no lo hiciera, no estaría preparado para hablar de ello. Y menos con el primero que pasara por delante; después de todo, solo hacía unos meses que se conocían. Cierto era que a Phichit le hubiera gustado que confiara en él lo suficiente para poder decírselo, pero no le iba a juzgar ni se iba a enfadar por eso. Todos tenían sus secretos y tenían derecho a guardarlos.

- No te preocupes por eso – le tranquilizó, continuando con el masaje en su pierna ya que no le había pedido que se detuviera – Ha sido por la impresión del momento, nada más. Tampoco esperaba encontrarme a nadie aquí a estas alturas de la noche, mucho menos a ti.

Hiroto ya parecía respirar con mayor normalidad, aunque aún tenía aspecto atormentado. Era obvio que no quería que le viese así, pero ahora todo tenía sentido para Phichit. Las preguntas empezaban a tener respuesta. Y probablemente, lo que preocupaba a su amigo era que no quería que le mirara con lástima. Bien, no tendría que preocuparse por eso. Para él, Hiroto era Hiroto. Con o sin pasado traumático. Era el chico que había conocido en la fiesta y con el que había pasado meses hablando, con el que se había reído, tomado fotos y visto películas juntos. Lo que hubiera antes de eso no lo cambiaría.

- Cuando dices que éramos iguales… te refieres a que fuiste profesional ¿verdad? – quiso confirmar, no fuera a hacerse una idea errónea después de todo – Siento no haberme dado cuenta, tendría que haberlo sabido. Tenemos casi la misma edad y yo suelo estar al tanto de los patinadores de otros países… perdona por no caer en la cuenta antes – lo que menos quería era que encima Hiroto se sintiera ofendido porque no le había reconocido - ¿Qué… qué te pasó? Si quieres, puedes contármelo.

No parecía que Hiroto se fuera a querer mover por el momento y, dado que no le dejaba llevarle al médico, parecía que estarían allí un buen rato más. Phichit se ofreció a escuchar su historia, no sabía si querría recordarla para él pero quería que, al menos, supiera que podía confiar en él para guardar su secreto. Que quería saber quién era, con sus cosas buenas y malas, alegres y tristes. Que quería conocerle de verdad.
En Copenhague— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Vie 8 Dic - 20:53

THE TRUTH OF WHO I AM

Si bien necesitó algo de tiempo mientras que el agobio y la desesperanza de una realidad que le había sido dicha unos años atrás incluso y que le habían golpeado cruelmente en la pista de hielo con aquella dolorosa caída, comenzaban a difuminarse levemente permitiendo de esa forma que su agitada respiración, los hipidos, así como las lágrimas fuesen cesando poco a poco. Jugó un papel importante el hecho de que el tailandés no hiciese preguntas reiteradas, como haría en cualquier otra situación.; también lo hizo ese pequeño masaje que le estaba dando, que parecía  lograr que el dolor fuese remitiendo lentamente, aunque no del todo.

Cuidadosamente, Hiroto se pasó el puño de su jersey gris por sus grandes ojos azules, a fin de secar los rastros de lágrimas que habían ido descendiendo por sus mejillas de forma incontenible momentos antes. Incluso se llegó a pasar la mano por el cabello gris brillante, revolviéndolo con cierto nerviosismo. Volvía a sentirse tan... expuesto. No le gustaba. Nunca le había gustado... Y el accidente se había ocupado de que fuese mucho más celoso para evitar sentirse así. Dejó escapar un suspiro mientras sentía aún el dolor de comprender algo que se había negado a aceptar durante todo ese tiempo irradiarse por todo su pecho.

Aún continuaba con la mirada baja, sintiéndose incapaz de mirar a Phichit. Temía de verdad que él también le mirase de esa forma, la misma en que sus médicos, sus amigos de la infancia y sus compañeros de equipo. Incluso sus padres al principio. Su hermana pequeña, en cambio, siempre le había mirado con gesto de culpabilidad, pues se sentía responsable de lo sucedido. Pero en esencia, esas miradas transmitían pena. Él no quería darla, ni que nadie la sintiese.

— Cuando dices que éramos iguales... te refieres a que fuiste profesional, ¿verdad?  —preguntó entonces Phichit en voz baja, como temiendo decirlo pero necesitando una corroboración directa de lo que había deducido era correcto.

El indonesio cerró los ojos con fuerza, apretando de igual forma la mandíbula. Había sido medianamente consciente de que todo lo que había dicho era suficiente como para hacerle comprender por qué sabía patinar y la forma en la que lo hacía.

— ¿Qué... qué te pasó? Si quieres, puedes contármelo —la vacilación estaba implícita en el tono de su voz. Era normal que preguntase... Y quizás iba siendo hora de que se lo contase. A fin de cuentas, eran amigos, habían estado hablando prácticamente todos los días desde que se conocieron y le acababa de ver.

Tomó una bocanada de aire antes de volver a abrir los ojos y buscar la mirada ajena con cierto temor, buscando las fuerzas para comenzar a relatar la historia.

Fue... Fue hace ya tres años y medio —musitó con la voz tomada y algo temblorosa. Carraspeó suavemente para aclarársela antes de continuar hablando, bajo la mirada atenta de su amigo—. No fue por extralimitarme durante los entrenamientos, ni tampoco por una mala caída. De hecho fue durante uno de los descansos entre temporadas. Había regresado a casa para pasar mis vacaciones con la familia. Se acercaba el cumpleaños de mi padre e íbamos  mi hermana y yo de vuelta a casa tras una tarde de compras —hizo una pequeña pausa, frotándose la nariz nuevamente con la manga del jersey—. En un cruce con el semáforo verde para los viandantes, un motorista no empezó a frenar hasta demasiado tarde... Ni tampoco trató de variar el rumbo de la moto, porque el paso de peatones estaba completamente lleno. Iba directo a mi hermana y yo no nos daba tiempo a apartarnos, así que... me puse en medio. No quería que le diese a ella... —musitó mordiéndose el labio inferior—. No fue un accidente aparatoso... De hecho, gran parte de la fuerza había sido perdida mientras frenaba, aunque lo hubiera hecho tarde. Pero la fuerza que quedaba... me golpeó en las piernas, afectando principalmente a la rodilla. Después de aquello me operaron de urgencia. Pero los tendones estaban demasiado dañados, y algunos de los huesos también. Podría volver a caminar, pero no hacer muchos más esfuerzos, por mucho que hiciese la rehabilitación...

Su voz fue perdiendo fuerza hasta que el susurro con el que estaba hablando se extinguió completamente, dejando que el silencio se viese interrumpido única y exclusivamente por el zumbido de las luces que iluminaban la pista de hielo y sus respiraciones. Una pequeña mueca se esbozó en sus labios.

No me arrepiento en absoluto de haberme puesto en medio. Prefiero haber perdido mi sueño a haber dejado que mi hermana sufriese el accidente —añadió con un suspiro. Siempre lo pensaba. Tomaría siempre la misma decisión aunque en todas ellas tuviera que sufrir por no poder volver a patinar.

Pista de patinaje ♦️ Por la noche ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Jue 21 Dic - 23:21


THE TRUTH OF WHO I AM

A Phichit se le había quedado la boca seca de la impresión. Incluso su mano se había detenido, temblorosa, sobre la rodilla de Hiroto. Era consciente de que algunas personas tenían sus tragedias, más grandes que las del resto, pero no era lo mismo saberlo que conocer de primera mano a alguien que cargaba con ese estigma. Pues ahora se daba cuenta de lo que suponía aquello para Hiroto: el final de su sueño. Era capaz de entenderlo casi a la perfección, al ponerse en su lugar. Si algo así le llegara a ocurrir, si tuviera que dejar el patinaje por un golpe fortuito de mala suerte… sería como si le quitasen una parte de sí mismo. Él debía haberse sentido así y aún arrastraba las secuelas de ello, tanto físicas como psicológicas. Comprendía ahora muchas cosas, entre ellas por qué evitaba tanto hablar de sí mismo o lo introvertido que era el general.

Y aun así, pensó que el indonesio tenía mucho coraje. No sabía si él tendría la fuerza de voluntad para continuar metido de lleno en el mundo al que ya no pertenecía del todo, para ver desde segunda fila como otros hacían realidad lo que a él se le había negado. El patinaje debía ser verdaderamente todo para él si era capaz de hacerlo, de ayudar a otros a cumplir el sueño que él no pudo. Seguro que había sido muy duro. En ese momento, a pesar de que se había prometido no hacerlo fuera lo que fuese lo que tenía que contarle, Phichit vio a Hiroto con otros ojos. No de lástima, o de pena, sino de admiración. Admiraba lo valiente que era, admiraba su entrega para con los demás en lugar de alejarse de aquello que amaba. Por no hablar del sacrificio que había hecho por su hermana. Él no sabía cuáles serían las consecuencias: podía haberse quedado paralítico, o podía haber muerto directamente. Sin embargo, había puesto la vida de ella por encima de la suya. Estaba seguro de que no muchas personas serían capaces de eso.

- Tu hermana tiene mucha suerte de tenerte – fue lo primero que le salió decir, puesto que un “lo siento” o algo parecido carecía totalmente de sentido para él – Ya entiendo por qué estáis tan unidos. Lo que hiciste fue extraordinario, Hiroto. Me alegro de que lo veas así, de que no te arrepientas. Yo… no puedo hacerme una idea de lo tremendo que tuvo que ser para ti, pero me pareces una persona muy fuerte. Si esto no pudo contigo en su momento, no lo hará ahora. Un mal recuerdo no va a echar por tierra todo tu esfuerzo ¿verdad?

Esperaba no estar sobrepasándose en su intento de animarle. Tampoco sabía cómo habían sido las cosas para él tras el accidente: las reacciones de su familia, su despedida de los compañeros de equipo, el momento de enfrentar qué quería hacer con su vida tras ver truncadas sus ambiciones. Solo sabía que Hiroto estaba ahora mismo reviviendo todo lo malo de esos momentos y quería, de alguna manera, que se enfocase en lo positivo que había salido de aquella situación. En esa fortaleza que estaba seguro que no se daba cuenta que tenía.
En Copenhague— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Sáb 23 Dic - 2:25

THE TRUTH OF WHO I AM
La verdad ya había sido dicha. Esa era su historia. Probablemente no era la que Phichit se había esperado cuando había comprendido lo de su lesión. Quizás se imaginaba más una historia propia de patinadores profesionales como excederse en los entrenamientos, cargando más los músculos y los tendones de una pierna que de otra y que finalmente le hubiera pasado factura. Pero eso ya daba igual… Había sido por un maldito accidente de moto, por una persona que no había sido cuidadosa conduciendo.

Al terminar de relatarla, había sido incapaz de seguir sosteniendo la mirada a esos ojos oscuros que reflejaban una amplia mezcla de sentimientos. No quería averiguar si entre ellos se encontraba el de pena, la verdad. Así que fijó la mirada en esa mano de piel tostada que ahora reposaba suavemente en su rodilla, completamente inmóvil. Los círculos que había trazado durante esas caricias habían logrado mitigar en gran medida el horrible dolor que había sentido unos cuantos minutos antes. La verdad, sentir aún la calidez de su mano resultaba reconfortante… y eso que, desde el accidente, había odiado que alguien tocase su rodilla operada.

El silencio se alargaba por momentos y Hiroto comenzó a ponerse irremediablemente nervioso. Tragó saliva y se mordió con fuerza el labio, atreviéndose a mirar de reojo al tailandés que parecía sumido en sus pensamientos. No se atrevía a decir nada, entre otras razones porque no sabía qué añadir después de haberle contado eso. Por ello, decidió permanecer en silencio el tiempo que hiciese falta… Así podría recuperarse un poco más de la caída.

—Lo que hiciste fue extraordinario, Hiroto —no fue lo primero que comenzó a decirle, pero sí lo que más le llamó la atención e hizo que sus tristes ojos azules se abriesen de par en par y se fijasen en él—. Yo… no puedo hacerme una idea de lo tremendo que tuvo que ser para ti, pero me pareces una persona muy fuerte —¿Fuerte? ¿Por qué? Alguien fuerte no habría cambiado tanto… ni habría llorado tantísimo como lo hice yo cuando nadie me veía, pensó con cierta tristeza y amargura. Phichit no le había llegado a conocer antes de todo aquello, él mismo lo había admitido (aunque tampoco le culpaba, apenas había empezado en el patinaje artístico profesional)—. Un mal recuerdo no va a echar por tierra todo tu esfuerzo ¿verdad?

La verdad era que se había esforzado muchísimo para continuar allí, ignorando el dolor de ver sus sueños frustrados volviéndose realidad para otros hasta que se encontraba solo. Aunque con el paso de los años se había vuelto, poco a poco, más sencillo.

Mis padres siempre me dijeron que buscase otra cosa que hacer… Pero esto era y es mi vida. E incluso después de todo quería que siguiese siéndolo, aunque fuese de otra manera —musitó tragando saliva al recordar esas conversaciones—. No quiero renunciar a ello… Aunque hay veces que es difícil y siento que quizás debería hacerlo —su voz continuaba siendo un susurro. Medio minuto transcurrió antes de darse cuenta de que, después de todo lo que había hecho por él —socorrerle en la pista, ayudarle a salir, mitigar el dolor y escucharle—, no había profesado una sola palabra de agradecimiento. Se aclaró la garganta con un suave carraspeo—Phichit, yo… qu-quisiera darte las gracias por todo… N-no sé qué habría hecho si no llegas a estar aquí.
Pista de patinaje ♦️ Por la noche ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Sáb 23 Dic - 20:36


THE TRUTH OF WHO I AM

Le alivió ver que Hiroto no se tomaba a mal sus palabras y que, además, se encontraba un poco más calmado. Aunque estuviera dispuesto a contárselo, igualmente tenía que ser difícil hablar de ello en voz alta, relatar su propio drama personal. Pese al delicado momento, Phichit se alegraba de que lo hubiera hecho, de que confiase en él lo suficiente para abrirse de esa manera y contárselo. Podía haberse inventado cualquier excusa, o directamente decir que no quería hablar de ello, y lo hubiese respetado de todas formas. Pero había decidido que merecía saberlo y eso era de gran valor para él.

- No debes hacerlo si no quieres – opinó con ligereza, como si fuera lo más obvio del mundo – No puedo ponerme por completo en tu lugar, pero creo que te dolería mucho más alejarte de aquello que amas que estar aquí, aunque en ocasiones se haga cuesta arriba. Al menos, si no hay nada más que quieras hacer. Quizá llegue el día en que encuentres otra cosa que te haga feliz, quién sabe. Pero hasta entonces, no debes renunciar.

Hablaba sin mucho conocimiento de causa y lo sabía. Sin embargo, el mismo Hiroto lo afirmaba: quería seguir con el patinaje, de cualquier forma, de la única en que podía. Era suficiente razón para no rendirse, y eso era lo que había hecho durante tres años: seguir adelante, sin lamentarse por lo que ya no podría ser, poniendo sus conocimientos al servicio de otros. Seguramente no podía evitar verse a sí mismo en esos jóvenes que entrenaba, pensar que él mismo podría haber sido uno de ellos de no ser por ese maldito accidente, pero continuaba alentándolos para ganar, dejando de lado sus dificultades. Era más que digno de respeto, y por eso Phichit lo respetaba profundamente.

Se dio cuenta repentinamente de que había dejado la mano inmóvil apoyada sobre la rodilla de Hiroto al notar que estaba demasiado fría. Se regañó mentalmente por tomarse esas confianzas sin permiso y la retiró, metiéndola en el bolsillo. La verdad era que hacía bastante frío allí dentro, con todas las luces apagadas y solo ellos dos allí. La única iluminación provenía de las farolas del exterior, cuyo brillo amarillento llegaba débil hasta la primera línea de las gradas, donde los dos se encontraban sentados. Ya iba siendo hora de que regresaran, él tenía que competir al día siguiente y Hiroto necesitaba una cama en la que descansar; no creía que le hiciera ningún bien seguir sentado en ese incómodo asiento de plástico. Por tales razones se levantó, quedando frente al menudo muchacho, que parecía haberse encogido tras su caída. Sin embargo, Phichit sabía ahora que había mucha fuerza de voluntad allí dentro.

- Deberíamos volver – propuso, tendiéndole la mano para ayudarle a levantarse. Si no quería ir al médico no le forzaría, pero en ese caso tenía claro que le ayudaría a volver al hotel aunque tardasen una hora en caminar hasta allí – Es tarde y tú necesitas descansar. Además, no creo que el frío te venga muy bien – Hiroto pareció sopesarlo unos momentos antes de ser convencido y levantarse con dificultad, dejando caer parte de su peso sobre él. El tailandés pasó una mano sobre sus hombros para que no tuviera que hacer tanto esfuerzo al caminar - ¿Listo? Vamos allá.

Poco a poco, se dirigieron hacia la salida del pabellón. Hiroto no había dicho nada tras reiterar su agradecimiento pero Phichit tampoco consideraba que lo mereciera. Era lo mínimo que podía hacer.

- No tienes que darlas, Hiroto. Es verdad, fue una suerte que estuviera aquí, pero… ¿qué otra cosa iba a hacer si no? ¡Somos amigos!

Porque lo eran ¿verdad? Tras los meses de charlas diarias, las conversaciones por skype y, sobre todo, lo que acababan de compartir, a Phichit no se le ocurría pensar ya en él como un mero conocido.
En Copenhague— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Mar 26 Dic - 23:10

THE TRUTH OF WHO I AM
El miedo que había sentido desde que había decidido contarle la verdad sobre sí mismo, su historia con el patinaje, al tailandés había ido menguando a cada segundo que transcurría. Y, de hecho, cayó completamente en el olvido cuando apoyó lo que estaba haciendo, cuando coincidió completamente en que no debía renunciar a ello. Era la primera persona que sabía de su situación que le decía algo semejante de primeras. Sus padres habían tratado convencerle de que recondujese su vida hacia otro ámbito, en un intento de ahorrarle el sufrimiento que pudiera sentir al ver al resto de patinadores logrando sus sueños. Su hermana, aunque había insistido menos, tocó de forma más sutil el tema para después terminar apoyándole decidiese lo que decidiese.

Pero ahí, frente a él, un Phichit arrodillado con una expresión algo preocupada y que encajaba muy poco con su persona, le estaba apoyando desde un principio. Sin sentir pena de él… De hecho, no lograba identificar el brillo que iluminaba en esos momentos sus ojos oscuros. Por supuesto que no era pena… ¿Entonces el qué? Hiroto no era capaz de comprender que era admiración y respeto, entre otras razones porque no veía que hubiese nada que admirar en él.

A pesar de la situación y el estado en el que le había visto, estaba agradecido de que Phichit se encontrase con él. De haber estado completamente, quizás se hubiera hundido más en la miseria y la autocompasión. Dejó escapar un suspiro en lo que cerraba los ojos y sentía el frío entumecer sus manos y dejar fríos sus pies descalzos, únicamente protegidos por los calcetines. Fue entonces cuando sintió la mano ajena deslizarse para apartarse finalmente de su malherida rodilla y se percató de que el tailandés no había dejado de masajearla hasta hacía un par de minutos. Por esa misma razón, un sonrojo ascendió hasta las pálidas mejillas de Hiroto, poniéndose también nervioso. Miró de reojo al chico mientras pensaba en que aquel masaje le había ayudado y… no le había molestado ni incomodado, sino todo lo contrario: le gustaba.

Perdido en sus pensamientos, tardó un poco en procesar que el moreno se encontraba ya de pie y ofreciéndole una mano, alegando preocupado lo tarde que era y que debía descansar lejos del frío. Su mirada se deslizó del rostro ajeno a su mano y tardó aún unos segundos en aceptarla con una tímida sonrisa. Ya de pie y apoyado en el otro muchacho, sujetando los patines con su mano libre, echaron a caminar por el largo pasillo hacia la salida del lugar.

Amigos… —repitió de forma inconsciente cuando Phichit negó la necesidad de un agradecimiento por todo lo que estaba haciendo, dando precisamente, como razón que eran amigos. Porque sí, lo eran. Él también le consideraba su amigo y saber que era mutuo… Logró iluminar el semblante tan devastado que había estado luciendo desde el incidente con una sincera e ilusionada sonrisa—. Sí, sí que somos amigos. Pero aun así, te estoy muy agradecido… Y siento mucho estar dándote tantos problemas a estas horas, sobretodo empezando mañana la competición. Deberías estar descansando para la primera ronda. Aunque sé que la pasarás sin problema alguno. —dijo completamente convencido en lo que se dirigían directamente al hotel que se encontraba a penas a unos minutos de distancia y donde se alojaban todos los equipos participantes de la competición.

En el camino, Phichit volvió a quitarle importancia a todo ello. Él era así, ¿verdad? Lograron finalmente llegar hasta el ascensor y entrar en él una vez sus puertas se abrieron.

Yo estoy en la quinta planta.. —musitó cuando su acompañante se volvió hacia él para preguntarle. No le vio pulsar ningún otro botón aparte del número cinco. Parecía que le iba a acompañar hasta la mismísima puerta de su dormitorio por mucho que le insistiese.
Pista de patinaje ♦️ Por la noche ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Miér 27 Dic - 23:05


THE TRUTH OF WHO I AM

- No hay nada por lo que tengas que disculparte – aseguró, dejando atrás el recinto donde al día siguiente tendría lugar la presentación de su programa corto – Los amigos no dan problemas y menos cuando necesitan apoyo – al menos, así era como él lo veía.

Estaba realmente contento de que Hiroto hubiera confirmado aquello, pese a toda esa situación. Saber que el indonesio le veía de la misma manera que él lo hacía le aliviaba en parte, porque siempre temía ser demasiado invasivo o directo. Había aprendido que era una persona tímida y retraída (ahora conocía la razón) y no quería que se acabara echando atrás por encontrarle molesto. Todo indicaba que sus temores eran infundados y eso le hacía sentir bien, como si hubiera logrado una pequeña victoria personal. Y en cuanto a victorias…

- Claro que sí, ¡confía en mí! He practicado mucho el nuevo programa de este año, vas a quedar impresionado – le prometió, con la emoción patente en su voz, aunque un poco temblorosa por el frío – Tengo intención de quedar entre los cinco primeros – le confesó, bajando el tono, aunque no había nadie en los alrededores que pudiera escucharles.

Ya estaban a punto de llegar al hotel donde se alojaban todos los participantes en la competición, sus respectivos entrenadores y equipos técnicos. Fue un alivio cruzar las puertas del edificio y entrar al calor acogedor del hall principal. Hiroto también debió experimentar sus efectos, porque su gesto parecía más calmado ahora. Debido a la avanzada hora, todos los pasillos estaban a oscuras y en silencio. Las luces se iban encendiendo de manera automática a medida que avanzaban. Llegaron frente al ascensor, en el cual Hiroto le informó de que su planta era la número cinco, así que, sin más, pulsó ese número en el panel. Por más que ya estuvieran en el hotel, no se quedaría tranquilo hasta que no le dejara en su habitación.

Tardaron menos de un minuto en llegar. Una breve campanada les indicó que estaban en el piso adecuado segundos antes de que las puertas se abrieran, invitándolos a salir. Phichit esperó pacientemente a que Hiroto abriera la puerta, deslizando la tarjeta magnética sobre la cerradura. Una vez dentro del cuarto, le soltó por fin, dejando que llegara solo a la cama, donde se dejó caer con evidente alivio. Ya no tenía nada que hacer allí, aunque si por él fuera se quedaría más para asegurarse de que estaba completamente bien. Pero lo que había dicho era cierto: se había hecho muy tarde y ambos necesitaban descansar. Además, tal vez quisiera estar a solas. Por eso, formó una sonrisa como preludio a la despedida:

- Bueno, entonces… me voy. Mañana va a ser un día largo. Espero que puedas venir a las sesiones, pero si necesitas quedarte descansando, no seas terco y hazlo. Seguro que el entrenador lo entiende – dicho lo cual, se dio media vuelta para salir, deteniéndose solo un momento en el rellano para volver a mirar en el interior – Buenas noches, Hiroto.
En Copenhague— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Miér 3 Ene - 2:55

THE TRUTH OF WHO I AM
A pesar del dolor de su rodilla —del que cada vez era más consciente a cada movimiento que hacían—, su preocupación no estaba en él o en su estado físico, sino en el hecho de que Phichit debería estar durmiendo desde hacía un buen rato en su cama, descansando y reponiendo fuerzas. Pero ahora tenía que cargar con él hasta el hotel. No le gustaba demasiado aquello, pero el tailandés reiteró que no se preocupase. Sonrió débilmente entonces, por algo que le estaba diciendo.

— Claro que sí, ¡confía en mí! He practicado mucho el nuevo programa de este año, vas a quedar impresionado —soltó con la alegría y energía que caracterizaban al muchacho.

Confío en ti, Phichit —musitó el indonesio como única respuesta, sin perder esa pequeña sonrisa, mientras salía finalmente del edificio y se dirigían al hotel. Aquellas palabras no iban solo referido a la competición, aunque así pudiera parecerlo. También querían expresar esa confianza que habían construido hablando prácticamente todos los días desde que se concieron en aquella fiesta de final de temporada. Porque eran amigos. Ambos lo sentían así.

Poco después, ya en el ascensor del hotel y el quinto piso elegido como destino, un pequeño silencio se hizo entre ellos. No era incómodo… o al menos así no era como lo sentía Hiroto. Miró de reojo en varias ocasiones al menor y tragó saliva ruborizándose levemente. En esos momentos no podía evitar sentirse avergonzado e idiota por todo lo sucedido en la pista, por haberse mostrado tan débil y roto… Pero se alegraba de que hubiera sido él quien había estado a su lado en ese momento. Al igual que también se sentía aliviado de haberle contado esa parte de sí mismo. Sentía que con Phichit no tenía nada que ocultar, que no sería juzgado o le mirarían con una expresión negativa.

El sonidito del ascensor logró que volviese en sí y retomara la marcha junto al moreno. Caminaron con lentitud hasta la habitación, frente a la que se pararon unos segundos para que sacase la llave y la deslizase en la cerradura electrónica. Con la luz superior encendida, avanzaron hasta la cama sobre la que se dejó caer con un pequeño suspiro. Se llevó la mano algo fría a su rodilla maltrecha, acariciándola en suaves círculos despacio. Ahora se tomaría la medicación. Espero que haga efecto pronto y calme este dichoso dolor…

—Bueno, entonces… me voy. Mañana va a ser un día largo. Espero que puedas venir a las sesiones, pero si necesitas quedarte descansando, no seas terco y hazlo —le escuchó decir repentinamente. Cuando sus miradas azul y castaña se encontraron, supo que era momento de despedirse.

Asintió lentamente, formando esa nueva sonrisa en los labios. Una que reflejaba un sincero agradecimiento así como disculpa por todo. Le observó alejarse de vuelta a la puerta y sintió una pinchazo en el pecho. Ojalá… ojalá pudieran quedarse más rato juntos, despiertos, hablando. Por algún motivo, no deseaba que se fuese. Y si lo hacía, le encantaría poder darle un abrazo. Pero su forma de ser, tan absurdamente tímida a pesar de la confianza que habían desarrollado, no se lo permitía.

Estoy seguro de que estaré perfectamente mañana para ir a las sesiones. No me lo perdería por nada… —le aseguró asintiendo con la cabeza, ladeándola ligeramente—. Buenas noches, Phichit. Gracias de nuevo y duerme bien. Descansa mucho para mañana —se despidió finalmente, apreciando la última sonrisa que le dirigió el contrario antes de salir definitivamente y cerrar la puerta tras de sí, quedándose finalmente solo.
Pista de patinaje ♦️ Por la noche ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Jue 18 Ene - 16:18


THE TRUTH OF WHO I AM

Phichit se marchó a su cuarto todavía preocupado por Hiroto. ¿Estaría bien? ¿Podría descansar como era debido? Seguro que no necesitaba una niñera para pasar la noche (precisamente por eso entendía que tenía que marcharse) pero no por ello dejaba de darle vueltas. También por eso había dudado en la puerta unos momentos. Querría haberle ofrecido algo más, algún tipo de apoyo, quería poder hacer… algo. Algo para borrar su expresión de dolor, los rastros de tristeza en su mirada.

Sin embargo, sabía que nada de eso estaba en su mano, por desgracia. Se hubiera conformado quizá con ofrecerle un abrazo, con transmitirle de esa manera que no tenía que sufrir a solas, pero en el último momento no había sido capaz. Y eso también lo atribulaba. ¿Por qué se había reprimido? En el fondo sospechaba la respuesta… y es que Hiroto le gustaba. Le gustaba en sentido amplio: como amigo, como compañero de profesión, como alguien con quien podía pasarlo bien, o hablar de cualquier cosa; como alguien por quien daría su tiempo cuando le necesitara, como esa noche, ya que no dudaba de que él haría lo mismo. Quizá como algo más. No tenía prisa en descubrirlo: pasaría lo que tuviera que pasar y no sería él quien forzase sus propios sentimientos. Nada bueno podía ocurrir si hacía eso.

De esta forma llegó a su cuarto, momento en que se dio cuenta de lo tardísimo que era. Normal que Hiroto hubiera hecho tanto hincapié en ello, aunque le había parecido lo menos importante en la situación anterior. Ahora era consciente de las pocas horas de sueño que le quedaban y esperaba que eso no le pasara factura en la competición del día siguiente. De todos modos, había merecido la pena. Su amigo le necesitaba y eso era lo principal. No obstante, no perdió el tiempo en cambiarse de ropa y meterse en la cama. Tenía que reponer fuerzas para estar al cien por cien a la hora de patinar.

El día siguiente y los consecutivos pasaron volando. Realmente las competiciones duraban tres o cuatro jornadas, pero eran tan intensas que siempre parecían más, pese a lo rápido que transcurrían. Phichit obtuvo un buen tiempo en su ejecución del programa corto, aunque esperaba hacerlo mejor. No lo atribuyó al cansancio, dado que no quería buscar excusas para lo que no había podido lograr con su propio esfuerzo. Celestino le regañó un poco pero eso no le desanimó. Se repondría en el programa libre y acabaría entre los cinco primeros, tal como se había propuesto.

Durante ese tiempo, no vio a Hiroto. Cuando tenía unos momentos libres le buscaba con la mirada entre los demás participantes, pero nunca dio con él. ¿Estaría allí o se habría quedado descansando en el hotel? A punto estuvo de escribirle varias veces, aunque al final siempre se echaba atrás. Tenía la impresión de que, tras lo que había pasado, necesitaba un tiempo a solas. Intentaba darle su espacio, por difícil que fuera para él no tener ninguna comunicación con su amigo. Además, necesitaba estar concentrado en la competición. Realmente quería ganar. Ya habría tiempo para hablar cuando terminase.
En Copenhague— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Jue 1 Feb - 23:48

THE TRUTH OF WHO I AM
Resultó extraño. Se había acostumbrado a la soledad, a pasar horas en su habitación haciendo cualquier cosa –leyendo, viendo una película o una serie, pensando en nuevas ideas que aportar para el programa del siguiente campeonato al que su equipo fuese…–, y sin embargo, acababa de cerrarse la puerta de su habitación suavemente y la sensación que la marcha de Phichit le provocó no la había sentido antes. Por algún extraño motivo, deseaba muchísimo que se hubiera quedado un rato más con él... Aunque debía de admitir que en el estado en que se encontraba, tan desanimado y más callado de lo normal, no era precisamente una buena compañía.

Además, tal como había señalado antes, la competición empezaba al día siguiente a una hora considerablemente temprana. Si se hubiese quedado con él… no habría descansado apenas y de seguro que afectaría a su rendimiento.

Se tumbó en la cama, aún con la ropa de deporte puesta, mirando fijamente el techo con sus grandes ojos azul zafiro, los cuales le escocían considerablemente por las lágrimas de frustración que había derramado un rato atrás. Hacía tiempo que no le revelaba a nadie la historia de su accidente ni que en un inicio apuntó alto para ser un patinador profesional. Todo lo que esperaba ver en el tailandés –que mostrase pena, se sintiese incómodo o se  viese incapaz de encontrar algunas palabras o gestos adecuados para un momento tan difícil– no lo llegó a percibir. En cambio, admiración, apoyo y aprecio era lo que había podido leer en esos ojos oscuros y vivaces… También en dolor porque su sueño se hubiese roto en pedazos años atrás y, ante todo, le comprendía. Phichit le comprendía ya que compartía su misma pasión: el patinaje artístico.

Ahí tirado sobre la cama sin moverse, Hiroto permaneció perdido en sus pensamientos durante unos quince minutos, antes de que los párpados comenzasen a pesarle. Fue entonces cuando, con algo torpeza debido al cansancio y el dolor de su rodilla, logró ir hasta el armario para encontrar el pijama y cambiarse de ropa. De ahí pasó por el baño para encontrar la medicación y tomársela… El dolor, aunque había remitido un poco, seguía presente de manera bastante intensa. Resopló nada más tragarse la pastilla de golpe con un poco de agua y ya entonces se fue directo a la cama, con paso muy lento y una mueca de dolor dibujada en los labios de forma continua.

Arropado por las suaves y blancas sábanas de su cama, tocó el interruptor junto a la cama para apagar todas las luces y quedarse en completa penumbra. Aunque en algún momento se planteó que esa noche no podría pegar ojo… no tardó más que unos pocos minutos en sucumbir al sueño y al cansancio que se había acumulado en su menudo cuerpo.

——————

La bronca que recibió durante el desayuno del entrenador no se quedó corta. Hiroto nunca había sido hábil mintiendo ni ocultando cosas, razón por la que, cuando le preguntaron acerca de esa molesta cojera que sufría, no pudo más que contarles la verdad. Una verdad que preocupó y enfadó a partes iguales al hombre de mediana edad.

Lo… Lo siento… —repitió en varias ocasiones, con la mirada baja y sintiéndose como un niño pequeño que ha hecho una trastada.

Sin embargo, después de disculparse unas pocas veces, el entrenador dejó claro que no estaba enfadado, sino que era preocupación por él… Y el indonesio lo agradecía de corazón, a la par que se sentía mal por haber sido la causa de ese sentimiento ajeno. Eso sí, a pesar de haber quedado en buenos términos, recibió una orden directa del cabeza del equipo de quedarse en reposo en la habitación durante esa primera jornada y, según viese cómo se encontraba a la mañana siguiente, decidiría si esa situación se repetía.

Por desgracia, así sucedió. El joven veinteañero cumplió con lo que le habían mandado esos dos primeros días, durante los que presenció las actuaciones de todos los equipos con sus correspondientes puntuaciones a través de la pantalla de la televisión. Cuando llegó el turno del equipo tailandés ambos días, Hiroto se emocionaba en sobremanera, acercándose lo más posible a la televisión sentándose en los pies de ésta, ignorando el dolor. Cada movimiento, cada giro, cambio de dirección y salto que su amigo realizaba al son de la melodía que tiempo atrás le había presentado eran fluidos y perfectos. Encajaban a la perfección y parecía contar una bella historia.

Por alguna extraña razón, a pesar de todo el talento que había demostrado sobre la pista de hielo, la puntuación no fue tan alta como habría cabido esperar. Aunque quizás Hiroto no se había percatado de esos pequeños detalles que los jueces habían tenido en cuenta a la hora de juzgar ya que tenía al muchacho en un pedestal. Era un gran atleta, de hecho, siempre (incluso antes de conocerse) le había admirado y contemplado junto a otros patinadores como el ruso Viktor Nikiforov.

Ojalá pudiera decirle lo preciosa que ha sido la coreografía pero… Espera, ni que le hubieran puesto un candado en la puerta para impedir que saliese. Sin pensarlo mucho más y queriendo verle después de dos días enteros, Hiroto tomó la tarjeta-llave de la habitación tras ponerse un abrigo.

Lento pero seguro, el indonesio recorrió la poca distancia que separaba las instalaciones deportivas donde estaba teniendo lugar el campeonato y el hotel. Se coló por los pasillos de los vestuarios, esperando encontrarle de alguna forma allí. Comenzó a recorrer el corredor de principio a fin, tratando de identificar su oscuro cabello y tostada piel. Y aunque le costó un poco, finalmente dio con él.

¡Phichit! —le llamó en lo que apretaba el paso, ignorando el dolor que aquello implicaba, para tratar de alcanzarle.
Instalaciones deportivas ♦️ Por la tarde ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Sheena el Sáb 3 Feb - 12:09


THE TRUTH OF WHO I AM

Todo era bullicio en las entrañas del estadio donde se celebraba el campeonato. Las actuaciones del día habían terminado, pero los pasillos eran aún un hervidero de deportistas, entrenadores, técnicos y personal diverso. El público estaría todavía desalojando el recinto, se imaginó Phichit, de pie en uno de los corredores, con una cantimplora de agua en la mano. Debía reunirse con Celestino para repasar los resultados de su coreografía, pero primero tenía que pasar por el hotel, ducharse…

Su línea de pensamiento se vio interrumpida por una voz que pronunciaba su nombre. Buscó entre el gentío a la persona que le llamaba, tratando de identificarla, y tardó unos minutos en encontrarla. ¡Pero si era Hiroto! No esperaba verle hasta el fin del campeonato, como pronto. Tampoco habían tenido contacto de ningún tipo durante esos días. Imaginaba que se habría quedado en el hotel, descansando. Igualmente, se alegraba mucho de verle.

- ¡Hiroto! – le respondió cuando al fin llegó hasta él - ¿Qué haces aquí? ¿Estás bien para trabajar? – no podía evitar preocuparse, se había fijado en la pequeña cojera que arrastraba al caminar – Espera, vamos a otro sitio – sugirió, puesto que el revuelo a su alrededor no era lo más ideal para mantener una conversación.

Así, tal cual, le tomó del brazo y se pusieron en marcha. Tras alejarse un poco de la zona de acceso a los vestuarios, donde más gente había, Phichit estudió a su amigo con cuidado. No parecía molesto por la falta de mensajes esos días; también supuso que si estaba rondando por allí se encontraba lo bastante bien para ello. Decidió que no haría ninguna alusión a su lesión si él no lo mencionaba. Con una sonrisa velada por el cansancio, se apoyó en la pared, apartándose el flequillo ligeramente húmedo de la frente.

- Lo siento, no tengo mucho tiempo… ni lo he tenido estos días. Todo ha sido entrenar y pulir detalles, ya sabes cómo funciona esto. Por cierto, he visto las coreografías de tu equipo, ¡son geniales! Seguro que es gracias a alguna de tus ideas brillantes – no lo decía por cumplir ni por hacerle la pelota; no sabía cuánto había influido Hiroto en la confección del programa indonesio pero lo había encontrado muy profesional y muy bonito – Mañana es el último día… - murmuró, aunque el otro ya lo sabía. La verdad, estaba algo preocupado por sus resultados. Su posición no era mala, pero estaba un poco en la cuerda floja. Todo dependería de lo que hiciera al día siguiente… y de lo que hicieran los demás. Pero sabía que Hiroto no podía apoyarle: cuando se trataba de la alta competición, se encontraban en equipos rivales. Era muy consciente de eso. Y aun así… cuánto le gustaría poderle ver en las gradas, animándole en su presentación.
En Copenhague— Por la noche — Con Hiroto
✲ PSYCHONAUT


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
732

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por SapphireDragon el Dom 11 Feb - 9:26

THE TRUTH OF WHO I AM
La primera vez que gritó su nombre, su voz se perdió entre el ruido del gentío que iba y venía por el concurrido pasillo. Y por mucho que apretaba el paso, el tener que esquivar a numerosas personas no le permitía alcanzar al tailandés. De hecho, le daba la impresión que cada vez se encontraba más lejos. Solo quiero hablar con él un momento… Por favor. Por favor, que me escuche

Hiroto tomó aire y gritó una segunda vez el nombre del patinador de tostada piel y oscuros ojos. Milagrosamente y como si su súplica hubiera sido escuchada por alguien, Phichit se detuvo y se volvió, mirando a todas partes hasta que sus miradas se encontraron. Simplemente coincidir le hizo sonreír a la par que se sonrojaba levemente. Ahora que se había parado, el indonesio no tardó en alcanzarle y nada más detenerse frente a él, notó el dolor de la rodilla resentida. Mañana iba a ser un verdadero sufrimiento… Y si el entrenador le veía probablemente se metería en un lío. Pero a decir verdad, no le importaba lo más mínimo eso.

Las preguntas que se esperaba fueron exactamente las que el contrario formuló. No era difícil adivinarlas… A fin de cuentas, era el único aparte de su equipo que sabía la verdad de lo sucedido esa noche.

Sí, tranquilo… —contestó tomando una bocanada de aire. No quería robarle mucho tiempo. Ya la noche previa al inicio de la competición había permanecido demasiado rato con él… No quería que se repitiese. Serían solo cinco minutos. Aunque el ruido que les envolvía les iba dificultar el hablar—. Yo… quer---

Su frase quedó a medias cuando notó la mano de Phichit tomando su antebrazo y tirando suavemente de él, sin soltarle en ningún momento mientras lograban llegar a una zona menos concurrida, donde podían escucharse perfectamente. Cuando se detuvieron, inconscientemente se apoyó en la pared más cercana, logrando distribuir el peso de su cuerpo en la pierna buena y la propia superficie. Incluso en reposo y sin peso, debía admitir que le dolía bastante.

Soltó un pequeño suspiro, antes de alzar sus grandes ojos azules hacia el rostro del contrario. Esa mirada oscura estaba evaluando su estado físico. Inevitablemente, volvió a ruborizarse, con más intensidad que la primera vez. Finalmente, el patinador se apoyó en la pared como él había hecho, mientras se apartaba el flequillo y comenzaba a hablar. Mientras Hiroto le escuchaba, no pudo evitar tomarse unos segundos para apreciar la indumentaria tan elaborada y tan acorde con la música y la coreografía que habían realizado.

S-sí, sí. Lo sé. No te preocupes, de verdad… Entiendo que los días de competición son un caos. A mi me pasó igual los dos años que competí —aquel comentario sobre su época de patinador salió solo de sus labios, de forma casual y despreocupada, sin un atisbo de dolor. Era un hecho, algo que había experimentado y recordaba. Probablemente, frente a otra persona o unos meses antes, mencionar eso le habría supuesto un amargo sabor de boca y perder el ánimo que sentía. Pero no fue así en esos instantes—. Y gracias… La verdad es que se han esforzado muchísimo este año para ser originales. Yo tampoco he hecho mucho… Sí que he dado alguna idea pero… —En esos instantes, el indonesio estaba siendo verdaderamente modesto. Si era cierto que el entrenador sabía más de construir coreografías y hacerlas hermosas, él había aprendido bastante rápido y había aportado numerosas ideas. Si bien algunas no eran exactamente las que se plasmaban en los movimientos, habían ayudado a legar a ellas—. Lo sé… El más duro de todos… —comentó asintiendo con la cabeza.

Por la expresión en el rostro ajeno, Hiroto pudo imaginarse qué era lo que estaba pensando Pichit. De hecho, eso daba pie a lo que había ido a decirle. A fin de cuentas, era la principal razón por la que había ido allí.

He venido a verte porque… porque quería decirte lo maravilloso que me ha parecido el programa que has presentado esta competición, Phichit —se obligó a decirlo todo de carrerilla o probablemente no lo llegaría a decir por lo vergonzoso que era—. Es… perfecto como cada movimiento encaja con la música y cómo logras transmitir tanto con ellos. También es cierto que gracias a la película que vimos, lo comprendo muchísimo mejor —admitió esbozando una minúscula sonrisa, aún con el rubor tiñendo sus mejillas—. Pu-Puede que estemos en equipos distintos pero…  si pudiera elegir a alguien para quedar entre los primeros puestos sin incluir a mi país, serías tú sin duda alguna. Y te apoyaré aunque no… no pueda estar ahí, ¿va-vale?

La inocente y tímida mirada azulada del veinteañero terminó por desviarse del rostro ajeno al suelo. Esperaba no haberle importunado o molestado con tanta sinceridad…
Instalaciones deportivas ♦️ Por la tarde ♦️ Con Phichit
✲ PSYCHONAUT


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Accept who you are

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.