Últimos temas
» Our last war
Hoy a las 21:02 por Carrie_B

» — War.
Hoy a las 20:52 por Veintisiete

» Ice soldiers.
Hoy a las 20:48 por Zoldyck

» Viaje por Poniente (en proceso)
Hoy a las 20:44 por Javito

» ~ You could be loved again
Hoy a las 20:44 por SapphireDragon

» Le courage et la gloire
Hoy a las 20:34 por Veintisiete

» We kinda like the drama
Hoy a las 20:34 por Fenrir

» ¿Quién quiere rolear X? [Ideas]
Hoy a las 20:10 por LadyMillais

» XOXO NY.
Hoy a las 20:04 por LadyMillais

» Family hatred makes for the best alliances
Hoy a las 18:24 por Dornish sun

» The way that things have been
Hoy a las 17:46 por Hurricane

» Even nothing cannot last forever. | Petición de Rol
Hoy a las 15:45 por Nyadeh

» 3. Tear down the last gods
Hoy a las 15:43 por Nyadeh

» ➤ A drop in the ocean
Hoy a las 13:59 por Sheena

» 9. streaming service (which is not netflix) and chill
Hoy a las 13:09 por Perseus

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Scotland Tale

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Scotland Tale

Mensaje por Adarae el Vie 27 Ene - 21:16

Ken y Alex nunca han hablado, a pesar de llevar años en el mismo curso, clase y dormitorio, nunca se han dirigido más de una mirada. Mientras McCalister es de los populares, McLean parece vivir en su propia burbuja alejado del resto, una vez en primero alguien intentó burlarse de él, pero el escuálido muchacho demostró que sabía defenderse, así que lo dejaron en paz.

Ahora es su ultimo año en el internado y las cosas parecen ir igual que siempre ¿ O quizás no?
1x1 — Originales — 2017 — Escocia
Alexander McCalister
Andreja Pejić |18 | Leviosa
Kenneth McLean
Emilio Kaupert | 18 | Adarae





True strength lies in showing your own weakness
Doing role play is to be the vessel of thousands
of souls that want to tell their story

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
331

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Leviosa el Lun 30 Ene - 22:28

Alex McCalister estaba ante un espejo aprovechando una tarde de soledad en casa. Sus labios color cereza delataban que había estado jugando a maquillarse, y mientras, admiraba su pelo rubio liso, el cual había decidido dejar crecer hacía más de un año. Pero lo mejor era su atuendo: un vestido de color azulado que había cogido a escondidas del armario de su madre. Por suerte para él, la mujer era alta y robusta, con lo que su talla tras el estirón de la adolescencia no quedaba muy lejos. El vestido quedaba razonablemente bien. Sin embargo, con los pies no había tenido la misma suerte, y su talla cuarenta y tres estaba muy por encima del cuarenta de su progenitora. Se tuvo que conformar con unas sandalias propias. Una pena, llevar tacones en ese momento habría estado genial.

Pestañeó con delicadeza, cerca del espejo. Maldita sea, tenía que retocar la máscara de pestañas del ojo derecho, pues se habían caído un poco. Un toque, dos, tres... con eso bastaba. Por último, el toque final, su pequeño acto de rebeldía de su verano de los diecisiete, en forma de agujeros en las orejas, se veía recompensado con dos pendientes plateados en forma de bonitos aros. Se miró al espejo, al principio nervioso, después como hipnotizado. Daría lo que fuera porque ese vestuario no estuviese proscrito para él... poder lucirlo por la calle y dejar boquiabiertos a los chicos del internado... ¡sólo quedaban dos días para regresar a aquel lugar! La idea no gustaba a Alex, y eso que allí pasaba por ser uno de los chicos "populares". Sin embargo, nadie sabía que toda su popularidad no era más que una fachada que ocultaba miles de inseguridades personales.

La principal, el miedo a que alguien le pillase de aquella guisa. Así pues, empezó a recoger todo y a guardarlo con un escrupuloso cuidado. Ya era un experto en aquellos menesteres y, tan sólo diez minutos después, no había una sola prueba de su rato como chica. Se encomendó entonces a la tarea de empezar a preparar su maleta para el primer trimestre. Estaría fuera de casa desde primeros de septiembre hasta vísperas de nochebuena... lo que significaba decir adiós a sus ratos de privacidad transformada, al juego de los SIMs y a la compañía de Dorothee y Iona, sus mejores amigas, con quienes pasaba horas hablando de chicos, famosos o no, cine, libros, ropa, moda y planes de futuro.

Los chicos. Era la principal causa por la que le gustaba volver. Quizá la única, al margen de las clases de Historia del profesor Humfrey, que eran las únicas que realmente disfrutaba. En un internado exclusivo para integrantes del sexo masculino, Alex parecía estar a veces fuera de lugar... o al menos, así había sido en los dos primeros años. Sin embargo, cuando la pubertad avanzó para todos, estuvo claro cuáles eran sus preferencias y, mejor aún, que no era ni mucho menos el único en tenerlas. Dorothee y Iona le envidiaban. Ellas iban a un internado femenino, pero su interés por las mujeres era nulo. En cambio, él tenía la enorme suerte de estar rodeado de chicos muy guapos y de un gran éxito a la hora de llevarse a alguno de su lado. El último había sido Leonard, capitán del equipo de fútbol. Se lo marcó como un reto personal al inicio del curso anterior y lo logró. Sin embargo, tras seis meses de relación, lo dejaron en el mes de julio. Su amor adolescente no sobrevivió a la distancia.

Dos días después del inicio del curso ya había que hacer un trabajo. El profesor de Matemáticas les había mandado que demostrasen unas fórmulas de trigonometría. Aquella no era, ni de lejos, la especialidad de Alex. Se metió al baño algo nervioso a calmarse con algo prohibido allí, pero que muchos hacían a escondidas: un cigarrillo. Cuando se lo fumó, se echó desodorante y salió, en dirección a la sala de ordenadores. Quizá encontrase algo de "ayuda extra" en Internet. Fue allí donde lo vio: Kenneth McLean, un chico callado de su curso que pasaba prácticamente desapercibido... hasta aquel momento.

Sus ojos, su rostro, su cuerpo... "guau", pensó Alex, preguntándose cómo no había podido reparar en semejante belleza esos años. Quizá, porque McLean no estaba en el grupo de chicos en los que se solía fijar... que si el capitán del equipo de fútbol, que si el pianista solista de la orquesta de la academia, que si el profesor de prácticas de gimnasia... todo parecía tan tópico, que parecía escrito por el típico guionista de una sitcom norteamericana. —¿Liado con el trabajo de mates? —preguntó al echar un rápido vistazo a la pantalla del ordenador que ocupaba su compañero —Vaya rollo que nos hayan mandado esto nada más empezar ¿verdad? —era su forma de empezar a desplegar su encanto: la naturalidad.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Adarae el Lun 30 Ene - 22:59


Dos días de curso, aún le quedaban aproximadamente otros doscientos cincuenta para acabar con aquello y ser libre. Suspiró frente al ordenador. Había sido muy claro con sus padres, si sacaba todo sobresaliente tendría su propio apartamento en Edimburgo y no tendría que rendirles cuentas de lo que estudiaba. Le darían una asignación mensual y podría vivir su vida. Solo un año más.

Por ahora su plan de pasar desapercibido iba viento en popa, nadie lo veía, nadie le hablaba y nadie se metía en sus asuntos. Ken podría haber tenido amigos en el internado, pero es que no le interesaban.

Se giró al oír la voz a sus espaldas, aunque no necesitaba hacerlo para reconocer a Alexander McCalister. Se quitó las gafas que usaba para el pc y lo miró, muy serio.

- En realidad estoy adelantando, McCalister, terminé el trabajo hace una hora-. Se permitió sonreír con algo de petulancia -. ¿Donde te has dejado a Leo? - miró a su alrededor simulando buscar al otro chico. Sabia que habían roto, pero obtenía algo de placer oscuro metiéndose con el rubio. Siempre se había planteado como sería colarse entre sus sabanas una noche y hacerle todas esas cosas que había imaginado durante años, pero era demasiado trabajo para tan baja recompensa.

Se levantó sin esperar a que le contestase, eran más o menos igual de altos y lo miró a los ojos sonriendo de forma enigmática - ¿Sabes algo que me gustaría hacer antes de irme de este antro? - desplazó su mirada a los labios del otro chico - besarte. Lastima que fumes, nunca he soportado el sabor del tabaco- Terminó de decir marchándose y rozando su mano al pasar, como por descuido.

Sabía que estaba jugando con fuego, pero todo el mundo necesita un hobby, incluso el perfecto Kenneth McLean.





True strength lies in showing your own weakness
Doing role play is to be the vessel of thousands
of souls that want to tell their story

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
331

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Leviosa el Vie 3 Feb - 13:31

De todas las respuestas y actitudes que podría haber esperado de Kenneth, aquello fue lo último que Alex hubiese podido imaginar. O mejor dicho: jamás habría imaginado encontrarse ante esas palabras, llenas de picardía y de atrevimiento, de un chico con el que apenas había cruzado un "hola" por los pasillos —a veces ni eso— desde que iban juntos a primero. Pero, yendo por partes, la alusión al trabajo no le sorprendió. Ken McLean solía ser de los más aventajados de la clase.

Después, llegó la primera "sorpresa", en forma de pregunta sobre Leo. ¿A qué venía el preguntarle sobre su ex? Era obvio que McLean debía saber que ya no estaban juntos. Su relación era ahora meramente cordial, y en aquellos dos días de inicio del curso se sentaban cada uno en una punta de la clase. Nada que ver con el año anterior, donde Leonard Keller y él eran uña y carne. —Ni lo sé, ni me importa realmente —se limitó a responder Alex —él tiene ahora su vida y yo la mía, así de simple —añadió, dando por zanjado el tema con naturalidad.

Acto seguido a su respuesta, llegó la bomba de relojería. ¿Estaría burlándose de él? ¿Sería una especie de prueba a superar a modo de reto por una apuesta o juego? ¿O estaría hablando en serio? La alusión al tabaco le sorprendió ¿de veras se fijaba en las escasas veces que se relajaba fumando? —a lo sumo, tres o cuatro cigarrillos por semana— ¿sería verdad que McLean era de los que también miraban a otros tíos y que le gustaba? No se habría fijado nunca en él, no era su tipo de chico, ni frecuentaban los mismos lugares, pero ahora se estaba dando cuenta de que estaba ante un auténtico bombón que... que lo había dejado sin palabras mientras todas esas preguntas se agolpaban en su mente.

Y ningún chico había logrado jamás ese efecto en él. Jamás.

¿Estás bien? —¿por qué preguntaba aquello? ¿por qué no le salía algún comentario lascivo o ingenioso? por vez primera, se sentía patético ante un chico —Esto... quiero decir... no sé si he oído lo que... bueno, sí lo sé... pero ¡bah! déjalo... —¿qué diantres le estaba pasando —será mejor que me vaya —¿en serio? sí, el mismísimo Alex McCalister se estaba incorporando para marcharse de allí, descolocado porque un tío bueno le había dicho que deseaba besarle. Y mientras andaba, se sentía ridículo y muy niño... tal vez se arrepentiría, pero debía pensar cómo encajar todo aquello. Al salir al pasillo, se quedó quieto, sin saber si Ken lo seguiría o, si por el contrario, se habría quedado en su sitio. Quiso fumarse otro cigarro, tenía el aseo delante. En su lugar, cogió el paquete de tabaco de su bolsillo y lo aplastó con la mano... no podía sacarse de la cabeza lo que había dicho McLean.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Adarae el Dom 5 Feb - 19:47


Miró la incertidumbre de Alex desde la distancia, a salvo de sus ojos y una risita se escapó de sus labios. Joder, que bien sentaba aquello.

Ken no era alguien malvado, ni dado a torturar a sus semejantes, más bien era como Suiza, neutral. Le gustaba ir a su aire, pasar desapercibido, ser uno más entre la masa.

Ese verano había cambiado, ahora era más alto y bajo su uniforme de una talla más se escondía un cuerpo al que todavía se estaba acostumbrando. No era musculoso, era de esas personas que tienen un buen metabolismo y son fibrados de forma natural. Además de que le gustaba dedicar una hora al día a escuchar música y hacer algo de deporte para quitarse un poco de agobio de tanto estudiar.

Cuando le vio aplastar el tabaco, algo se removió en su estomago cortando la hilaridad de raíz. ¿Había tomado en serio su comentario? ¿Le importaba lo que a él le gustase o no? A ver, había notado las miradas del rubio, no es que fuese la persona más sutil del universo, pero era Alex McCalister, podía tener al tío que quisiese (incluso a algunos heteros), no tenia sentido que se fijase en él para algo más que un revolcón rápido. Estuvo tentado de acercarse, pero en el ultimo momento siguió su camino, seguro que no era más que una estúpida coincidencia. Borró aquello de su mente y se fue a la piscina del internado, llevaba siete años sin meterse en mierdas de "pareja" y no iba a empezar a hacerlo ahora cuando estaba tan cerca de su objetivo. No entendía a la gente, ni sus reacciones, no eran lógicos, por eso prefería mantenerse alejados de ellos.

La hora que pasó nadando despejó las nubes y dudas de su animo. Volvió a la habitación para dejar la bolsa con los libros, había ido directamente al vestuario tras la biblioteca. Por lo menos el trabajo lo había podido enviar a través de la plataforma que el instituto tenia para ello. Agradecía enormemente que la antigua institución se hubiese modernizado en aquellas cosas.

Dejó las cosas en su cuarto y vio que aún le quedaba un rato antes de ir a cenar, así que se sentó en su cama a revisar su móvil. Solía tenerlo en silencio y apenas le hacía caso, lo llevaba más por insistencia de su madre que por otra cosa. Estaba en ello cuando aparecieron el resto de sus compañeros, hablando y riendo entre ellos, levantó la vista un momento para responder al saludo de uno de ellos, no era muy sociable, pero siempre había sido una persona educada.

En ese momento se dio cuenta de que McCalister lo miraba, le dedicó una leve inclinación de cabeza y siguió a lo suyo. Quizás debería tomarse un momento para hablar con Alexander antes de que las cosas se complicasen.





True strength lies in showing your own weakness
Doing role play is to be the vessel of thousands
of souls that want to tell their story

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
331

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Leviosa el Vie 10 Feb - 12:44

A duras penas, Alex logró terminar su trabajo de trigonometría después de buscar y rebuscar por la web algo que entendiese medianamente para poder razonar sus respuestas ante el Señor Stewart, el profesor de matemáticas. Odiaba esa jodida costumbre suya de que no bastase con resolver un problema o entregar un trabajo concreto, sino que, además, luego se dedicaba a preguntar a toda la clase. "McCalister ¿cómo ha llegado a esa conclusión?", era la pregunta que más aborrecía.

Al menos, los senos, los cosenos y las tangentes lograron mantenerlo distraído un par de horas, justo antes de pasar un rato junto a Kevin y Jim, dos amigos bisexuales que eran pareja desde hacía dos años. Eran los mejores amigos de Alex en aquel colegio, o al menos podría decirse así. Jim era el perfecto "gay loca", aunque también había tenido novia en su adolescencia temprana. Kevin, por el contrario, tenía el aspecto de camionero escocés fornido y pelirrojo, heredado a buen seguro de su padre, un hombre con el que Alex había tenido inconfesables fantasías sexuales. Kevin había dejado a su chica ante los encantos de Jim. Y a juzgar por ese culito respingón delicioso y sus ojos verdes profundos, pero sobre todo, por dos años de amor real, la jugada le había salido bien.

Cenaron juntos en el salón y después volvieron a las habitaciones. Allí, Alex se reencontró con la mirada de McLean. No dijo nada, pues ¿qué iba a decir? Su cama estaba en la estancia siguiente, y allí se dirigió. Al acostarse en ella y quitarse los zapatos, no pudo evitar imaginarse a Ken sobre él, comiéndoselo a besos. La idea le excitó, pero la borró de su mente enseguida... todo era tan extraño. Normalmente, cuando se fijaba en un tío, él llevaba la iniciativa, él los hacía mosquearse, él se divertía... y no al revés. Como su compañero de estancia, Andy, un chico hetero que, sin embargo, se había bajado los pantalones ante él un par de veces para que Alex le mostrase que un hombre la chupa mejor que cualquier mujer. No obstante, Andy tenía novia en Kilmarnock. Había que respetar esas cosas.

Ante la ausencia de su compañero, la idea de ir al cuarto de Kevin y Jim estaba descartada. Esos dos habían estado ya suficiente tiempo separados en verano y no había que ser un lince para averiguar lo que estarían haciendo. La mejor opción era coger un libro y empezar a leerlo. Se decantó por uno corto, "Crónica de una muerte anunciada", que le había regalado su madre, una apasionada de la literatura de García Márquez. Le gustó comprobar como, tras apenas diez páginas, estaba atrapado en la lectura. Nada, ni nadie, podría sacarle de ese rato de paz y de no pensar en nada...

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Adarae el Jue 9 Mar - 12:37




Había terminado de revisar el móvil, así que lo dejo a un lado para coger el ebook y seguir con el libro que estaba leyendo, pero antes de que pudiese hacerlo Rob, su compañero de cuarto y Andy entraron en la habitación con obvias intenciones de hablar con él.

Los miró con curiosidad esperando sus palabras que no tardaron en llegar, atropelladas y envueltas en excusas. Le pidieron que cambiase habitación con Andy, pasando a dormir junto a Alex.

Mantuvo la cara sería y los miró con detenimiento.

Me da igual — dijo encogiendose de hombros. Los dos chicos se lo agradecieron y fueron a la habitación continúa a hablar con el rubio. Ken aún tenía casi toda su ropa en las maletas, así que apenas tardó media hora en tener todo listo para su traslado. Lo último que cogió fue la manta de patchwork que le había hecho su hermana pequeña.

Rob y Andy le ayudaron a trasladar sus cosas y entre los tres apenas si tardaron unos minutos en hacer el cambio.

McCalister también había echado una mano y cuando los otros dos se fueron Ken terminó de ordenar sus pertenencias bajo la silenciosa mirada del rubio.

Cuando terminó sacó el pijama, dejándolo sobre la cama y se sentó mirando a su nuevo compañero a los ojos.

Interesante giro — sonrió alzando levemente una ceja — bueno, Alex, sólo tengo una pregunta — hizo una pausa acercándose al borde del colchón — ¿En tu cama o en la mía?






True strength lies in showing your own weakness
Doing role play is to be the vessel of thousands
of souls that want to tell their story

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
331

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Leviosa el Dom 26 Mar - 17:54

Lo que parecía un tranquilo rato de lectura para Alex, acabó con un giro harto inesperado de los acontecimientos, cuando vio a Ken McLean llegar con sus cosas y, sin mediar saludo, soltó aquella pregunta tan directa y descarada. Lo miró perplejo. No parecía, ni por asomo, aquel muchacho cortado y callado al que apenas había dirigido la palabra en aquellos años anteriores. Ahora, al contrario, aparecía ahí ante él, sonriente, seguro de sí mismo y llevando la batuta de la situación.

"Maldito Andy...", pensó Alex, pues el cambio había tenido lugar sin previo aviso. Dejó el libro sobre la mesita de noche y se puso de pie —Bienvenido a la habitación —dijo escueto, mirándolo de arriba a abajo, desde luego, era un buen ejemplar... demasiado bueno, de hecho. Alex no entró al quite. —Esa es tu cama, ahí podrás dejar tus cosas y bueno, el escritorio no es que lo usásemos mucho Andy y yo. Así que podrás utilizarlo si lo necesitas... si quieres entrar en mi cama, antes tendrás que pasar alguna prueba. No todos son merecedores de mis encantos —dijo con una sonrisa ladina.

Dicho aquello, volvió a sentarse antes de que su nuevo compañero respondiese. Aquello le podría permitir tomar unos segundos para retomar el control y valorar que el tío que tanto le ponía fuese a compartir cuarto con él. Nunca había pasado eso. Sus ex o rollos siempre habían dormido en otros sitios. Si la cosa iba bien con Ken, adoraría aquella circunstancia. Pero si se torcía, podía tornarse super violento todo, en cuanto a tensión e incomodidad. Al parecer, el recién llegado no se había cortado en mandarle indirectas directas. No podía ser tan malo que otro tío bueno del colegio anduviese por su misma acera, al menos aparentemente.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Adarae el Mar 4 Abr - 10:59



Aquello estaba resultando mucho más divertido de lo esperado. Le dio las buenas noches a Alex y se metió en la cama durmiéndose al instante.

La semana pasó inmersa en la rutina. Dejó las insinuaciones de lado y se dedicó a conocer un poco más al rubio. Dejar que se calmase, que bajase las barreras y abandonase el estado de DEFCON 2 para volver al 4 o 5. Entonces atacaría, sin que se lo esperase.

Ken estaba sorprendido de esa vena relativamente "cruel" que había descubierto ese verano y que parecía que solo activaban ciertas personas muy definidas. Alex era una de ellas. Tras pensarlo se dio cuenta de que había aparecido asociada a su recién descubierto "poder". Siempre había sido guapo, pero hasta ese verano no había empezado a atraer las miradas de deseo y eso lo tenía bastante fascinado. No terminaba de tener claro si le gustaban también las chicas, o si había algún tío aparte de su compañero que se la pusiese dura. Hasta hace pocos meses había sido un mero espectador en este juego del que aún solo conocía las reglas básicas.

Pero quería aprender y quería que McCalister se lo enseñase todo. Por eso había trazado aquel plan. Desconcertarle para llamar su atención, si se mostraba a sus pies como el resto del colegio el rubio apenas le dedicaría un par de miradas, pero así ... así su nombre se le quedaría grabado a fuego en el cerebro. Las dudas de Andy sobre quien la chupaba mejor y el consiguiente cambio de cuarto solo habían sido una afortunada consecuencia.

Era viernes y algunos de los chicos se marchaban a casa a pasar el fin de semana con sus padres. Terminaron las clases y aprovechó que Alex se había quedado para hablar con el profesor de matemáticas para esperarlo a la salida.

No hagas planes para esta noche — le dijo con una sonrisa, justo esa que era mitad sensual y mitad burlona, aquella que solo guardaba para él—. Ahora tengo que ir a hacer los deberes y entrenar, pero te veo después de la cena. Por favor no llegues tarde, odio esperar.

No esperó su respuesta, simplemente se fue por el pasillo dejando al rubio como siempre, sin saber muy bien que acababa de ocurrir.

Eran apenas las dos de la tarde, hasta las ocho quedaban seis horas en las que el otro chico se iría cociendo a fuego lento en su propia impaciencia y curiosidad.






True strength lies in showing your own weakness
Doing role play is to be the vessel of thousands
of souls that want to tell their story

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
331

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Leviosa el Dom 9 Abr - 12:52

A Alex le duró poco la sensación de llevar el mando, si es que podría decirse así, en su situación con Ken. De pronto, éste empezó a actuar como siempre había sido: callado, distante, correcto. Aquello hizo que se sintiese un tanto desconcertado y empezase a dar vueltas a las palabras que le dijo el día en que su nuevo objetivo se plantó en su habitación. Sin embargo, trató de que no se notase y de pasar los días lo más centrado posible en las clases, los deberes y sus lecturas.

Ya era viernes cuando, tras las clases, se quedó a hablar con el profesor de matemáticas. Siempre le había parecido un madurito interesante y más de una vez había fantaseado con hacerle una buena mamada en el despacho para subir nota, o lo que se terciase. Pero aquel día no estaba para ilusiones de adolescente. La trigonometría se le atragantaba un poco y no le venía mal un poco de explicación extra. Al salir de allí fue donde vio a Ken. Y su mundo volvió a precipitarse, en forma de sentirse a merced de sus palabras y de su voluntad. Alex se sentía derrotado, era imposible, debía admitir que aquel muchacho llevaba la iniciativa absoluta. No le dejó ni responder. Iba a abrir la boca cuando ya lo vio alejarse por el pasillo. "Maldito seas, tú y tu culo perfecto", pensó mientras lo miraba hasta que se perdió por la primera esquina.

El resto del día se le hizo eterno. Mientras Ken entrenaba, Alex estaba sin saber qué hacer. Intentó leer, pero no se centraba. Adelantó un poco los ejercicios de lengua inglesa y de historia, pero sin mucho atino. Decidió que sería mejor salir a dar un paseo, más aún cuando llevaba ya muchos días sin hacer ejercicio físico más allá de las clases de gimnasia. El aire libre le vino bien. Un rato después, se duchó y se marchó al salón a cenar. Estuvo hablando con Andy, pero el comentario jocoso de su ex compañero sobre si ya lo había hecho con Ken no le ayudó precisamente con sus nervios. Al fin, tras la cena, se dirigió a su habitación.

Al abrir la puerta, allí estaba, altivo, sexy, arrebatador... el maldito Ken y su "bienvenido a las pruebas" que dijo nada más entrar. El muy capullo le había dado la vuelta a todo. Por una vez, Alex McCallister era un pez en las redes de otro hombre... el cazador convertido en presa. Se mordió un poco el labio inferior pensando en si eso era producto de una amplia experiencia nunca confesada con otros tíos y cuánto podría disfrutar de ello. Se dio cuenta de que no conocía a aquel tipo que tenía delante, aunque se muriera de ganas de ponerse de rodillas ya ante él, rendido antes de comerle la polla. Pestañeó antes de reaccionar —¿Y en qué consisten esas pruebas? —preguntó, de vuelta al mundo real.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Adarae el Sáb 29 Abr - 3:24



Tú lo dijiste, ¿recuerdas? — se había cambiado, solo llevaba el pantalón del pijama e iba descalzo. Cerró la puerta y se apoyó en ella—. "si quieres entrar en mi cama, antes tendrás que pasar alguna prueba. No todos son merecedores de mis encantos"— bajó la cabeza mirando al suelo y entonces volvió a levantar la mirada con aquella sonrisa de gato que juega con su cena pintada en los labios —. Ya que no te has dignado a decirme cuales son esas pruebas, he pensado ponértelo fácil y he creado las mías.

Avanzó hacia el moreno hasta quedar muy cerca de él. Eran mas o menos de la misma altura, pero Ken estaba un poco más fuerte, se notaba que hacia ejercicio de forma regular, mientras que Alex simplemente tenia una constitución delgada. Sacó algo de su bolsillo y se lo metió a McCalister entre los labios.— Ten, un caramelo, espere que te guste el limón—. Alzó una ceja divertido — En Japón se dice que el primer beso sabe a limón, pues ese es el sabor de lo limpio y lo puro — sujetó su cuello y acarició su mejilla con el pulgar— disfruta su sabor, Alexander, pues será lo único puro que pruebes esta noche.— Añadió con voz sensual acercándose aún mas, hasta que sus labios casi se rozaban.— Un beso, esa será la primera— Terminó de decir acortando la poca distancia que quedaba entre ellos y empezando a besarle. Al principio solo fueron los labios, pero entonces Ken tiró levemente del pelo del otro chico haciendo que este soltase una exclamación de sorpresa, momento que aprovechó para colar la lengua en su boca. Cuando sus pulmones gritaban por falta de aire Ken se separó y apoyándose en la puerta lo miró felino.— Bueno, McCalister ¿He pasado la prueba?






True strength lies in showing your own weakness
Doing role play is to be the vessel of thousands
of souls that want to tell their story

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
331

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Leviosa el Dom 14 Mayo - 12:50

Sonrió con picardía en cuanto Ken parafraseó sus propias palabras de días antes. No respondió, pero tampoco es que hicieran falta palabras para que se notase su cierta satisfacción. Aquella sonrisa, unida a su mirada, lo decía todo. Recibió el caramelo en su boca de manos de su compañero de habitación y lo saboreó lentamente mientras lo escuchaba ¿por qué tenía que sonar tan jodidamente sensual y atrayente? Sólo con eso y se sentía derretir por dentro. Rara vez se había sentido así, pero Alex sabía mantener la compostura en momentos así.

También era raro dejarse llevar, pero le gustó. Sentir los labios de Ken junto a los suyos y luego sus lenguas unidas en un beso precioso fue algo mágico para él. Exclamó levemente en un suspiro sorprendido cuando sintió la mano del chico en su pelo —el cual se estaba dejando crecer conscientemente para tener una melena como la de sus sueños inconfesables—, y se encontró, por fin, con un atisbo de esa realidad anhelada en la que él se dejaba llevar por los mimos de un hombre —con sus anteriores ligues era casi siempre al revés— Fueron, en definitiva, unos segundos mágicos. Se relamió y sonrió después de que se separasen.

Has pasado la prueba, pero yo aún no me he saciado de tus labios —dijo sugerente, cogiendo la mano de Ken y llevándolo a su cama. Ahora, volvía a cambiar las tornas, siendo él quien tomaba la iniciativa, acercándose a los labios de aquel chaval que le tenía tan embelesado, sin pararse a esperar respuesta. Sentados sobre la cama, sus bocas se unieron de nuevo, y Alex sacó de dentro toda su destreza en un nuevo beso que le inundó de deseo de que los relojes se parasen en aquel mismo momento —¿Mejor así, Ken? —preguntó después de esos instantes de pasión, esperando, entonces sí, la respuesta de aquel chaval que le empezaba a hacer latir su corazón acelerado con cada mirada como aquella.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Adarae el Mar 6 Jun - 20:16



Cogió al rubio por el pelo, tirando de él con suavidad para tener acceso a su garganta, se dejaba guiar por el instinto, pues nunca había sentido interes por el porno o cosas por el estilo. Había estado leyendo por internet y se hubiese considerado asexual si no fuese por aquello. Aunque bien pensando ¿si es solo una persona quien despierta tus instintos se te puede considerar ALO? No lo sabía y ahora mismo no era algo que le interesase. Solo quería recorrer aquella garganta, aquel mentón, el cuello, los hombros... sentir su caricia sobre los labios. Era agradable.

No quiero más, McCallister. No busco novio ni una relación — susurró sin despegar sus labios de la piel nivea — solo esto, a veces, cuando lo deseemos. Estoy demasiado liado con las clases como para meterme en dramas —. Sus manos curiosas arañaban la espalda de Alex con cuidado, dejando pequeñas marcas no duraderas — ¿Estas de acuerdo?

Esperaba que lo estuviese, pues en ese momento no podia ofrecerle más que aquello.

Quiero conocerte, Alex. Más alla de la mascara de chulito comemierdas que muestras delante de todos. Quiero ver al verdadero tú — Dijó mirandolo a los ojos y luego lo besó con todas sus ganas, enredando sus lenguas en una danza que tenia poco de inocente.






True strength lies in showing your own weakness
Doing role play is to be the vessel of thousands
of souls that want to tell their story

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
331

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Leviosa el Vie 23 Jun - 13:26

Las palabras de Ken McLean se clavaron en su interior, mas no para provocarle dolor ni nada parecido. Sino incertidumbre y cierto miedo que se esforzó en no exteriorizar. Nadie, en cierto modo, había visto a "su verdadero yo" que afirmaba su nuevo compañero de habitación, porque ni siquiera el propio Alex lo conocía. ¿Cómo explicar que a veces preferiría imaginarse, ser, sentir como cualquiera de sus amigas? No, no había forma de explicar eso, así que decidió tirar por la tangente y ser racional, en lo posible.

Siendo práctico, Ken le ponía, y mucho. Darse el gusto de besarle no requería ser su novio ni nada parecido. Además, acababan de empezar a conocerse —Agradezco tu franqueza, y estoy de acuerdo con tu planteamiento, Ken —sí, debía admitir que una parte de él deseaba más, pero ya sabía algo de relaciones como para aceptar que la otra persona debía sentirse cómoda y no abrumada. Ya no tenían trece o catorce años, después de todo. —Nos conocemos de hace poco, sigamos conociéndonos así... lo que tenga que venir vendrá —añadió a modo de reflexión —sin dramas —zanjó.

Así que quieres conocer a mi verdadero yo... —sonrió de medio lado, con cierta picardía —bueno... ese sentimiento es mutuo. Yo también quiero ver cuánto de pasional puedes llegar a ser bajo tu fachada tranquila. No en vano, nunca imaginé que besarías así —le guiñó un ojo con cierta clase, reconociendo lo que disfrutaba con él, y cogió su mano en un gesto de cercanía más amistoso que sexual.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scotland Tale

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.