Últimos temas
» 03. Dangerous woman
Hoy a las 17:12 por Nightingale

» ~We do it for her~
Hoy a las 16:44 por Aversiteespabilas

» Trust your heart
Hoy a las 14:20 por Aversiteespabilas

» Death is equal
Hoy a las 14:14 por Nightingale

» ♦ Out of the woods
Hoy a las 14:10 por Nightingale

» Dark arrow
Hoy a las 5:20 por Bastet

» Lethal desires
Hoy a las 3:24 por Uko

» ~ You could be loved again
Hoy a las 1:34 por SapphireDragon

» Dos detectives en apuros
Ayer a las 23:45 por Sagittarius

» ❃ Kiss Kiss Bang Bang
Ayer a las 23:19 por Sagittarius

» ¡Paco, Viajero Espacial!
Ayer a las 19:40 por Aversiteespabilas

» Wild Jurassic
Ayer a las 19:19 por Veintisiete

» The sun shines at midnight.
Ayer a las 15:35 por Sonder

» 02. They call the Rising Sun
Ayer a las 14:22 por Nightingale

» 04. Bad moon rising
Ayer a las 14:15 por Nightingale

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

➤ A drop in the ocean

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Mar 21 Feb - 23:59

A drop in the ocean
CS | 1x1 | Free!
Soplaban vientos de cambio con el inicio del nuevo curso. La etapa de preparatoria se abría ante los alumnos de primero recién ingresados en el instituto Iwatobi. Aquellos días eran los propios del principio del año escolar: adaptarse al horario, conocer a los profesores, aprenderse las aulas… y por supuesto, escoger los clubes, una parte muy importante de la vida escolar para todo adolescente que se precie, el lugar donde pasarían más tiempo además de las clases y donde forjarían importantes vínculos con sus compañeros.

Para Nagisa era relativamente fácil. Gracias a su carismática personalidad no tenía problemas en hacer amigos y, además, en Iwatobi le esperaban ya sus conocidos de la primaria: Haruka y Makoto. Estaba entusiasmado por el reencuentro y por todas las cosas que iban a hacer juntos durante su último periodo de estudios. Este entusiasmo solo creció cuando el club de natación comenzó a tomar forma. Y, cómo no, se tomó muy en serio la tarea de encontrar al cuarto miembro necesario para convertirlo en una realidad.

Rei Ryūgazaki era de esos alumnos modélicos, prácticamente bueno en todo, tanto estudios como actividades deportivas. Sin embargo, fallaba un poco a la hora de relacionarse con los demás. Eso no le había impedido, de todos modos, destacar en el club de atletismo, al que se unió sin pensarlo dos veces nada más se abrió el periodo de ingreso. Rei lo tenía muy claro: era un tipo con los pies en la tierra. Lo opuesto al carácter soñador de Nagisa, de quien intentaba librarse como podía, convencido de que no se le había perdido nada en el fondo de una piscina. Pero tal vez este tira y afloja les acabe demostrando que no son tan diferentes como piensan y, sin darse cuenta, ambos terminen abriendo la puerta a algo que no entraba para nada dentro de sus planes.

Personajes
Nagisa Hazuki | 16 | SapphireDragon
Rei Ryūgazaki | 16 | Sheena




Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Jue 23 Feb - 21:03

1. Please!
El tren iba como de costumbre: Repleto de gente, con el murmullo generalizado de las charlas que se mantenían. Nagisa apenas se podía mantener en pie, estaba aún demasiado adormilado. ¿Por qué? La verdad era que se había pasado gran parte de la noche en vela, intentando encontrar nuevas estrategias con las que atraer a nuevas personas al club de natación. Si no conseguían encontrar a un cuarto integrante para el equipo, no podrían presentarse a las competiciones de natación. ¡Y no estaba dispuesto a ello!

Se habían esforzado mucho la última semana y media para poner a punto la piscina. Makoto, Haruka, Gou y él mismo se habían puesto las pilas. Ya no solo a la hora de limpiar la piscina que llevaba años sin ser utilizada y ser cuidada adecuadamente, sino a la hora de captar esos nuevos miembros. Llaveros, carteles, presentaciones en las distintas clases de todos los cursos… Sin embargo, todos los esfuerzos parecían ser en vano. No había aparecido nadie que quisiera completar el grupo… Todos ya estaban en otros clubes y no les interesaba lo más mínimo la natación. Cierto era también que no era muy buen momento para comenzar a entrenar: el tiempo aún era muy frío y meterse en el agua.

Soltó un largo suspiro mientras apoyaba sin preocupación alguna la mejilla contra el cristal que tenía justo enfrente. Dejó que su mirada se perdiera en el paisaje que pasaba frente a él. No pasaron ni dos segundos que se percató entonces de una esbelta figura corriendo a lo lejos. Entrecerró un poco los ojos, intentando distinguir quién era aquella persona. De hecho estaba seguro de que le conocía. ¡Era Ryugazaki!

Se quedó completamente maravillado por la velocidad de su trote y por el porte que presentaba mientras corría. Mientras lo contemplaba, una loca idea le cruzó por la mente y supo que tenía que ponerla en marcha de inmediato, sin perder un segundo más.

Y así lo hizo. Una vez llegó al instituto, se apoyó en una de las paredes del pasillo y esperó paciente, jugueteando con sus manos, hasta que vio aparecer al chico de gafas rojas. Sin pensárselo y sin importarle lo que pareciese, Nagisa le abordó con una enorme sonrisa.

¡Rei-chaaaan! –le llamó con énfasis colocándose a su lado–. Te he visto hace un rato correr de camino hacia aquí. ¿Sabes? Tengo una propuesta que hacerte –directo al grano, como siempre.





Última edición por SapphireDragon el Sáb 11 Mar - 0:03, editado 1 vez


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Mar 7 Mar - 18:40

1. Please!
El día había empezado como cualquier otro. Después de madrugar sin demasiado esfuerzo, tomar un desayuno ligero y echarse su mochila a la espalda, tomó el mismo tren de todos los días camino al instituto. Y como siempre, se bajó unas cuantas paradas antes para hacer el último tramo del recorrido corriendo. No solo era saludable empezar el día con un poco de ejercicio sino que además, como aficionado al atletismo que era, disfrutaba con ello. Le ayudaba a mejorar su resistencia y a mantenerse en forma. Había empezado esa rutina pocos días después del inicio de las clases y la cumplía a rajatabla.

En honor a la verdad, no podía estar más satisfecho. Se había adaptado bien al ambiente en su nuevo centro escolar. En el fondo, era lo mismo de siempre: tomar apuntes, saber cómo tratar con cada profesor, cómo enfocar su asignatura, y sobre todo estudiar. Estudiar mucho. Llevaban pocas semanas de clase y ya iba quedando claro para el resto de alumnos de su curso que cuando llegasen los exámenes destacaría entre los primeros puestos. Sus respuestas siempre eran correctas, sus notas estaban perfectamente organizadas, su tarea era impecable, cuando salía a la pizarra siempre resolvía todo a la primera… Bueno, no podía culparles por considerarle un cerebrito. Sí, le gustaba aprender. Y todavía sacaba tiempo para las actividades del club. En eso era igual que cualquier otro estudiante de preparatoria. Siguiendo su afición de siempre, se inscribió en el de atletismo. Quería seguir practicando el salto con pértiga, una disciplina sin duda perfecta para él. Ah, había algo tan bello en la manera en que el cuerpo se curvaba para evadir el contacto con la barra horizontal, en esa forma de arquearse para caer con total elegancia sobre la colchoneta…

Ese día prometía ser exactamente igual a los demás: las clases de la mañana, el descanso para el almuerzo, las clases de la tarde y los entrenamientos. Llegó con el tiempo justo para darse una ducha antes de la primera asignatura, tras lo cual abandonó las instalaciones deportivas para dirigirse al aula. Pero antes de cruzar la puerta, fue irrumpido por una voz chillona que le reclamaba por su nombre. ¿Cómo que –chan? ¿Qué confianzas eran esas? Ah, claro. Que el propietario de ese agudo timbre fuera Nagisa Hazuki lo explicaba todo. No le conocía mucho, aunque estaban en la misma clase, pero una cosa sí podía decir de él: era increíble cómo podía contener tanta energía en poco más de metro y medio de estatura. Manteniendo su gesto serio de siempre, se colocó las gafas con un suspiro, dispuesto a lidiar con algo posiblemente problemático.

- Es “Rei” a secas, no Rei-chan - le corrigió lo que a él le parecía más que evidente - ¿Propuesta? ¿Qué clase de propuesta? – preguntó por educación, aunque estaba seguro de que lo que tuviera que decirle no sería de su interés.





Última edición por Sheena el Dom 25 Jun - 23:47, editado 1 vez


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Sáb 11 Mar - 0:03

1. Please!
Hacía relativamente poco que el curso había empezado. Quizás llevaban un mes o así de clase ya, cuando la idea del club de natación surgió. En ese tiempo, había podido comprobar en el día a día lo inteligente que era Rei. Fuera la pregunta que fuese la que se formulase en el aula, él tenía la respuesta correcta siempre. Más de una vez, le habían dicho al propio Nagisa que debería tomar ejemplo del él y convertirse en un estudiante más aplicado.

Muchos, en una situación como aquella, hubieran envidiado y odiado a Rei por ser tan absolutamente perfecto en lo que a estudios se refería. Pero el rubio tan solo se limitaba a sonreír y a admirarle como el que más. Y, desde esa misma mañana en el tren de camino a la escuela, le admiraba aún más.

Sin embargo, todo ello no quitaba lo cortante que podía llegar a ser a veces con las personas que trataban de acercarse a él de una manera tan amistosa como lo había hecho Nagisa.

El joven de dieciséis años hinchó los mofletes graciosamente al escuchar la corrección. Sí, quizás se había tomado demasiadas confianzas, pero era su forma de ser y a la gente no le importaba en absoluto. Aunque claro, siempre estaban las excepciones. Durante una milésima de segundo, se permitió el lujo de poner los ojos en blanco, para después suspirar pesadamente, antes de recuperar la encantadora sonrisa de siempre. Iba a conseguir lo que se proponía costase lo que costase y fuera como fuese.

¿Sabes? Hace poco me di cuenta de una cosa –comenzó a decir como quien no quería la cosa. Sí, pretendía soltar eso antes de acosarle con su propuesta–.Tenemos algo muy importante en común tú y yo: ¡nuestros dos nombres son realmente nombre de chicas! A mi eso me parece que crea un vínculo muy especial –aseguró completamente convencido de lo que decía–. E igual que mis amigos de mi antiguo equipo de natación: Makoto-chan y Haru-chan… Por cierto, te he visto correr esta mañana desde el metro, ¿lo haces todas las mañanas antes de venir a clase? Yo no podría con lo dormido que estoy a esas horas, la verdad. Me tropezaría hasta con un guijarro de lo atontado que voy. ¡Ay! Según tengo entendido estás en el equipo de atletismo, ¿verdad?

La verborrea de Nagisa era por una parte algo así como una táctica; mientras que por la otra era un acto completamente inconsciente e intrínseco en la personalidad del muchacho.

Bueno, quizás te gustaría probar otros clubes de la escuela… No sé, como el de natación por ejemplo. Estoy seguro de que se te daría de maravilla. Serías como un pez en el agua –aseguró sin realmente saber cómo era Rei dentro de una piscina, aunque solo viendo su rutina de correr todas las mañanas, estaba seguro que sería también un gran nadador.






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Dom 26 Mar - 18:58

1. Please!
En cuanto el muchacho de corta estatura comenzó con su perorata, se arrepintió de haberle dado pie a ello. Solo pretendía ser educado y al parecer con eso se había ganado una charla de las que lograban ponerle la cabeza como un bombo a los dos minutos. Santa paciencia…

Esperó con calma a que Nagisa terminase de hablar, sin mostrar en su rostro ningún gesto que indicara que lo que le estaba contando no le interesaba en absoluto. Eso sería terriblemente grosero, aunque en honor a la verdad el chico hablaba tan deprisa que hasta le costaba seguirle. Saltaba de un tema a otro sin orden ni concierto. ¿Cuál era el propósito de todo eso?

- ¿En serio? – arqueó una ceja ante su tonta ocurrencia. Desde cuándo la coincidencia en un detalle tan nimio como sus nombres de pila era suficiente para establecer un vínculo. Vaya ideas tenía – Bueno, es una casualidad. Una bastante improbable, en términos de estadística, pero sigue siendo casualidad – resolvió, sin querer darle mayor importancia a esa absurda idea. Al igual que tampoco le parecía que tuviera que responder a la obviedad sobre su rutina mañanera. Si decía que le había visto (y él mismo se había percatado de que le observaba, más de una vez) no tenía nada que confirmar. Pero todavía le quedaban preguntas por responder. Caray, aquello se estaba convirtiendo en un verdadero interrogatorio – En efecto, me gusta correr, por eso estoy en el club de atletismo. Aunque mi disciplina es el salto con pértiga – informó, no sin cierto orgullo.

Ah, como lo sabía. Todo aquello debía tener un propósito oculto y Nagisa no era muy sutil a la hora de relevarlo. De hecho era lo menos sutil del universo. ¿Tanta pantomima para preguntarle si quería unirse a otro club? Bastaba con darle un folleto y preguntárselo directamente. En todo caso, no necesitaba pensar mucho la respuesta.

- ¿Natación? No, gracias. El ser humano nació para caminar por tierra firme, por eso tenemos dos piernas, no alas para volar o aletas para bucear – alegó, como si fuera un profesor explicando la lección – No hay nada de hermoso en un cuerpo tratando de abrirse paso en un medio que no es el suyo natural – aseguró, muy convencido – Tengo intención de permanecer con los pies en el suelo, por el momento – pareció que Nagisa no se daba por enterado, así que tuvo que dejárselo en claro – Mi respuesta es no, lo siento. No estoy interesado.





Última edición por Sheena el Dom 25 Jun - 23:45, editado 1 vez


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Mar 11 Abr - 16:57

1. Please!
Probablemente, nadie en todo el Instituto Iwatobi era tan distinto como lo eran entre sí Nagisa y Rei.

Aunque de la misma edad, uno era la viva imagen de la alegría y el carpe diem, del desorden y la despreocupación absoluta, de lo parlanchín y las payasadas; mientras que el otro representaba la seriedad y la planificación, la preocupación y el estudio, el silencio y la concentración absoluta.

La mayoría de personas que los veían hablando en esos instantes en el pasillo se sorprendían, pues hasta el momento, las únicas palabras que se habían dirigido eran corteses saludos y poco más. Ni siquiera el más revoltoso de los dos se había atrevido a pedirle al más listo de la clase ayuda en los estudios, o una simple explicación acerca de algo que no entendía (y eso que lo necesitaba).

Nagisa puso los ojos en blanco, aunque sin perder la sonrisa, cuando el contrario le contestó finalmente. Casualidad y estadística. Era un chico de ciencia, que confiaba en lo matemático, en los datos que tenía a su disposición… Pero el nadador no lo creía así. No creía que fuese una simple coincidencia… Igual que no creía que justo en su antiguo equipo de natación hubiera sucedido lo mismo.

¡Bah! Yo creo que eso ha sido cosa del destino… Estamos predestinados a ser amigos, ¿no lo ves? –replicó mientras se llevaba ambos brazos tras la cabeza, completamente convencido de lo que decía.

La confirmación sobre su plaza en el club de atletismo llegó. No era algo nuevo para Nagisa, todos en la clase sabían aquello. Y por esa misma razón, antes de haber comenzado aquella repentina conversación cuyo único propósito era convencerle para que entrase en el club de natación, el muchacho sabía que iba a ser algo complicado… Por no decir casi imposible. Mas eso no parecía suponerle un problema. Si algo caracterizaba a Nagisa era su cabezonería… Y si se proponía conseguir algo, lo intentaba por todos los medios.

Vaya… Salto con pértiga. Lo he visto alguna vez por la televisión, en las Olimpiadas. Siempre he pensado que es una disciplina bastante complicada… Bueno, quizás solo para mi –comentó dejando escapar una risita.
Como había esperado de antemano, la negación inicial no se hizo esperar. Y por supuesto, la acompañó con una respuesta peculiar, única que solo podía formularla él. Nagisa alzó ambas cejas sorprendido por ella y permitió que terminase de hablar antes de lanzarse a replicarle sin más que un segundo de diferencia.

Pues yo pienso justo lo contrario, ¿sabes? ¿Por qué ir siempre sobreseguro? ¿Y la emoción? Además, es como conquistar un nuevo sitio. Dominas tanto la tierra como el agua –dijo antes de que sus labios se curvasen en un gracioso puchero–. Oh, venga, Rei-chan. No seas así… Si lo que de verdad te preocupa es que sea un deporte poco hermoso, debes ver a Haru-chan nadar un día… No te llevará mucho rato, lo prometo. Y te lo pediré hasta que aceptes, que lo sepas.

Le puso cara de niño bueno, esperando al menos conseguir eso. Vamos, se daría más que satisfecho.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Sáb 15 Abr - 10:09

1. Please!
¿El destino? Casi le dieron ganas de echarse a reír. ¿Cómo podía creer en una cosa tan tonta? Ya no eran niños ingenuos sino estudiantes de preparatoria, preparándose para dar el salto a la vida adulta. Aunque en el caso de Nagisa, no estaba de más dudarlo. En realidad el muchacho no le caía mal, por lo poco que le conocía. Lo que le ponía un poco nervioso era que parecía negarse a crecer y, en tanto que estaba de acuerdo en que tenían que aprovechar su juventud, también era consciente de que ya tenían una edad para ir pensando en el futuro.

- No existe tal cosa como el destino – afirmó, muy seguro de sí mismo – Eso que tú llamas destino lo conforman las decisiones que nosotros tomamos. Y yo he decidido que no quiero nadar – resumió de forma sencilla para dar por finalizado el tema.

Por suerte para él, Nagisa no tuvo oportunidad de replicar porque el profesor entró en la clase en ese momento y comenzó la lección, sumiéndose el aula en un silencio absoluto. Eso le concedió a Rei un descanso momentáneo, aunque no pudo concentrarse en la explicación todo lo que debería, al contrario de lo que era habitual en él. Las últimas palabras del muchacho rubio aún resonaban en su cabeza como una advertencia, casi como una amenaza (o así le parecía a él). Te lo pediré hasta que aceptes, que lo sepas. No le cabía ninguna duda de que era perfectamente capaz de ello. Claro que podría aguantarlo estoicamente y con indiferencia hasta que acabara el periodo de reclutamiento para los clubes pero aún quedaba casi un mes para eso. Solo de pensarlo, se sentía agotado. Necesitaba pensar en otra estrategia.

Un momento ¿y si le daba lo que quería? Había dicho que se conformaba con que fuera a ver uno de los entrenamientos. Dudaba de que se fuera a contentar solo con eso pero si accedía al menos no podría decir que no había cumplido su palabra. Y existía una mínima posibilidad de que le dejase en paz. Se pasó el resto de la clase valorando la idea y al final decidió que merecía la pena intentarlo por lo que, en cuanto el profesor salió por la puerta, se giró. Daba la casualidad de que su pupitre estaba justo delante del suyo. Antes de que le diera tiempo a arrepentirse, dijo:

- He estado pensando… - desvió la mirada, colocándose las gafas – Dijiste solo un entrenamiento ¿verdad? Está bien, iré a verlo. ¡Pero no significa que vaya a unirme! – esperaba haberlo dejado claro. Conociendo a Nagisa, era capaz de hacerse ideas que no tuvieran nada que ver con la realidad y meterle en un lío. No estaba de más ser precavido.





Última edición por Sheena el Dom 25 Jun - 23:44, editado 1 vez


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Dom 16 Abr - 20:09

1. Please!
¿Pero cómo alguien podía ser tan tajante y rotundo en un asunto como aquel? Estaba más que seguro de que jamás había intentado probar otra cosa que no fuese atletismo, que estaba únicamente supeditado a un deporte donde pudiese calcular absolutamente todo lo que debía hacer. En su humilde opinión, Nagisa creía que pensar tanto a la hora de hacer una actividad física le quitaba la gracia al asunto.

De hecho, estaba abriendo la boca para replicar a Rei, para decirle eso mismo que acababa de pensar pero, por desgracia, el profesor atravesó la puerta en ese preciso instante. Haciendo una graciosa mueca, se dio media vuelta y se dejó caer en la silla frente a su pupitre.

Dejó escapar un suspiro mientras sacaba los cuadernos y el libro de texto correspondiente a la asignatura de esa hora. Tomó un bolígrafo entre sus dedos y comenzó a jugar con él, mientras la lección empezaba.

La mente de Nagisa no estaba realmente centrada en lo que el profesor les estaba explicando. Cierto era que, de vez en cuando, se dignaba a copiar algún apunte en su cuaderno, incluso leía a la par que la clase lo hacía. Pero por lo general, tenía la mirada perdida en algún punto de su alrededor, ya fuese en el interior del aula o a través de la ventana. Lo más probable es qe el joven de cabellos dorados tuviera un déficit de atención bastante importante.

No obstante, en esta ocasión, continuaba maquinando el siguiente movimiento, a fin de convencer a Rei-chan para que se uniese al club de natación. Su última jugada, al proponerle que fuese a ver un día a Haru-chan nadar, era la jugada maestra. Porque cualquiera que viera a su amigo nadar, quedaba maravillado. Sin embargo, no había llegado a contestar a aquello y le había dado un rotundo no justo antes del inicio de la clase. Y necesitaba otra estrategia, sí. O eso pensaba hasta que el timbre sonó.

Se sorprendió al escuchar la voz de su compañero de forma tan repetina. Alzó la mirada hacia él y una enorme e infantil sonrisa, triunfal en su mayoría, se dibujó en los labios del muchacho, iluminando todo su rostro.

¿¡De verdad!? ¡Genial! -dijo con énfasis y emocionado. Menos mal que al final había aceptado, porque en el trascurso de esa hora todavía no había pensado en ningún plan B-. Mañana entrenamos en la piscina del instituto, justo después de clase. Así que si quieres, te vienes ya conmigo. Te aseguro de que no te vas a arrepentir.

Le puso cara de niño bueno, esperando al menos conseguir eso. Vamos, se daría más que satisfecho.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Mar 18 Abr - 17:09

1. Please!
En cuanto vio la cara que ponía Nagisa al comunicarle su cambio de opinión, temió haberse equivocado en su estrategia. Una vocecilla en el interior de su cabeza le advertía de que se estaba metiendo en la boca del lobo y que se arrepentiría de aquello. Molesto, intentó acallarla. Tampoco era para tanto, no iba a perder nada salvo unas cuantas horas. Se dijo a sí mismo que estaba exagerando mientras guardaba los libros de esa asignatura y preparaba los de la siguiente. Nagisa seguía mirándole como si no tuviera nada mejor que hacer. ¿Es que necesitaba una confirmación o algo? Empezaba a ponerle nervioso.

- Muy bien, como quieras. Mañana al terminar las clases. No pensaba escapar de todos modos, te he dado mi palabra – dijo muy digno, no fuera a ser que su compañero se creyera que no era alguien en quien se podía confiar. La corrección ante todo.

Con ese asunto medio resuelto, no se le hizo muy largo el resto del día. Las clases pasaron como siempre y por la tarde se fue directo al club. Se cambió de ropa en los vestuarios y al salir, antes de empezar el calentamiento, no pudo evitar echar un vistazo a su alrededor. ¿Estaría Nagisa allí también hoy? No le veía pero tal vez no se había fijado bien o viniera luego. No es que quisiera que fuese, qué va… bueno, quizá sí. Así vería por sí mismo lo bueno que era en su disciplina y por qué su petición no tenía razón de ser, por qué la respuesta que le había dado era la más razonable. Pese a todo, estuvo un poco distraído durante la práctica, aunque no falló ni uno solo de sus saltos. Era fácil, tan solo tenía que realizar los cálculos necesarios y lo demás prácticamente venía solo. Algunos decían que tenía talento pero él no lo veía así. Todo era cuestión de matemáticas, de números.

El día siguiente no se diferenció mucho del anterior, aunque durante la mañana no pudo quitarse de encima la sensación de que Nagisa no despegaba los ojos de él. Estás paranoico, Rei, se dijo. ¿Por qué una cuestión tan simple y absurda le alteraba tanto? Bueno, por suerte aquella tarde todo acabaría. Tenía todas sus esperanzas puestas en aquel sencillo plan. Ya había avisado en su club de que no podría acudir a la práctica diaria. Al escuchar el timbre que anunciaba el final de las clases de esa jornada, guardó sus cosas con parsimonia y se echó la mochila al hombro. Nagisa ya le esperaba de pie junto a su pupitre, con la misma expresión de entusiasmo que el día anterior. Reprimió un suspiro antes de anunciar:

- Está bien, estoy listo. Podemos irnos.





Última edición por Sheena el Dom 25 Jun - 23:44, editado 2 veces


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Dom 23 Abr - 19:43

1. Please!
¡Tenía que avisar al resto del equipo acerca de ese logro! En cuanto acabasen las clases y se reencontrasen en los vestuarios antes del entrenamiento lo haría. Algo en su interior le decía que no iban a tener que buscar mucha más gente.

Lo habían intentado todo a la hora de promocionar el club de natación: habían arreglado la piscina por su propia mano, habían colocado pancartas y carteles por todo el Instituto, habían hecho pequeños regalos que ellos consideraban graciosos, incluso habían ensayado una presentación espectacular cuando se dieron a conocer todos los clubes de ese año para que los alumnos escogiesen. Pero nada había resultado. Tras aquello se estaban comenzando a hacer a la idea de que no podrían competir… Sin embargo, Nagisa no se iba a dar por vencido. Tenían poco tiempo y agradecía en aquellos instantes que se  le hubiera encendido la bombilla esa misma mañana en el tren al ver a su compañero.

Lo sé, lo sé. Eres un chico de palabra y muy educado. Sé que no me dejarías colgado –dijo con una radiante sonrisa en los labios antes de guiñarle el ojo.

Apenas tuvo tiempo de añadir nada más, pues el profesor de la siguiente asignatura había entrado ya en el aula y estaba pasando lista.

Como había pensado nada más escuchar el cambio de parecer de su compañero, Nagisa fue corriendo a buscar a sus compañeros de equipo Haru-chan y Makoto-chan. Les informó completamente emocionado de la noticia. Vio como sus rostros se iluminaban ligeramente, con cierta esperanza. Pero ambos le dijeron que la posibilidad de que una persona que ya se encontraba en otro club decidiera cambiarse solo por ver a Haru nadar… resultaba bastante remota. Él lo sabía y aún así…

La mañana siguiente resultó idéntica a la anterior, al menos para el joven de cabellos rubios. La única diferencia que podía haber era los ligeros nervios que sentía y lo largas que se le antojaron las clases. Necesitaba que todo se acabase ya y llevarse a Rei con él. Pequeños gestos nerviosos le ayudaron a pasar las horas, mientras imaginaba que conseguían entrar en la competición contra todo pronóstico.

Entonces el timbre de la última hora sonó. Nagisa casi se puso de pie de un salto y guardó rápidamente sus cosas en la mochila, que cargó en su hombro antes de apoyarse en el pupitre del contrario para esperarle.

¡Perfecto! ¡Pues en marcha! –exclamó sin perder la sonrisa.

Se abstuvo de tomar la muñeca ajena y tirar de él. Probablemente ese gesto no le gustase un pelo a Rei… Y prefería no espantarlo con esa efusividad y familiaridad que él se tomaba con todo el mundo y a todas horas. Le guio escaleras arriba a un buen ritmo para poder llegar a los vestuarios, donde Makoto y Haku ya se estaban cambiando.

¡Ya hemos llegaaado! –canturreó mientras descargaba sus libros sobre uno de los bancos–. Makoto-chan, Haru-chan, os presento a mi compañero de clase, Rei-chan.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Vie 26 Mayo - 20:17

1. Please!
No supo muy bien cómo tomarse el cumplido de Nagisa. ¿Lo decía en serio o se trataba de mera educación? Por un lado apenas si le conocía para afirmar aquello; por otro, era raro que alguien dijese algo así solo por cortesía. Le siguió por las escaleras escuchando por encima su parloteo apremiante mientras se preguntaba (valga la redundancia) por qué siempre se hacía tantas preguntas sobre ese chico. Sería por su peculiar personalidad, se dijo, no quedando del todo satisfecho con esa respuesta.

No tuvo tiempo para más cavilaciones porque enseguida llegaron al vestuario de la piscina. Un momento ¿por qué le hacía entrar allí? Era de mala educación, había desconocidos cambiándose… y él no era quien tenía que hacerlo. Miró a Nagisa con el ceño medio fruncido a la vez que éste le presentaba.

- Es Rei – corrigió de nuevo, esta vez ante aquellos tales Makoto y Haruka. Nagisa había dicho la verdad: todos compartían nombres femeninos. Aunque ya lo sabía, no dejaba de ser una curiosa casualidad. Y ya bastante era tener un nombre de chica para que encima le agregaran el “chan”, no gracias – Rei Ryuugazaki, primer curso, club de atletismo – se presentó él mismo formalmente haciendo una leve reverencia. No podía olvidar que ellos eran sus senpais y él era, ante todo, educado. Aunque Nagisa pareciera saltarse por completo esta formalidad… al igual que cualquier otra – Yo… esperaré fuera – dijo, intentando no parecer muy cortante. Pero ciertamente, solo estaba allí para mirar – No necesito usar el vestuario, solo vine a ver el entrenamiento – informó, por si acaso esos dos no lo tenían muy claro – Gracias por permitirme estar aquí mientras realizan sus actividades – dijo formalmente de nuevo, como correspondía a un miembro de un club ajeno y de curso inferior.

Sin más, le dirigió una significativa mirada a Nagisa, esperando que le guiara hacia la piscina. Cuanto antes empezara aquello, antes acabaría. Y se libraría de una vez por todas del dichoso asunto de la natación. Aunque, ya que estaba allí, tenía que admitir que sentía cierta curiosidad. Nagisa le había hablado hasta la saciedad de lo impresionante y maravilloso que era el tal Haruka en el agua. Rei no creía que fuera para tanto pero muy pronto saldría de dudas y sabría si era verdad o una más de sus exageraciones.




Última edición por Sheena el Dom 25 Jun - 23:42, editado 1 vez


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Lun 12 Jun - 9:18

1. Please!
Por costumbre, todo lo que salía de la alocada cabeza y de los labios de Nagisa, aunque pareciera completamente aleatorio o con la simple misión de agradar, era completamente en serio. Podía ser que el joven rubio no conociera demasiado a Rei, que no hubieran tratado mucho el uno con el otro. Sin embargo, era imposible que, estando su pupitre justo después del de él, no hubiera notado ciertas cosas. Bien sabía toda la clase que era el mejor estudiante del grupo, que era aplicado y apasionado en lo que hacía. Nagisa lo admiraba por todo ello, aunque nunca dijera nada. Los estudios no eran lo suyo, le costaba mortalmente llegar a las notas mínimas para aprobar y era consciente de que en más de una ocasión había decepcionado a sus padres por ello… Y también que era la razón de algunas discusiones en casa.

Cuando finalmente entraron por la puerta del vestuario, Makoto y Haruka y se encontraban prácticamente preparados para el entrenamiento de aquel día. Los dos chicos sabían bien de la forma de ser de Nagisa, y nunca le habían reprochado nada. De hecho, si algún día algo de su comportamiento cambiase, se preocuparían irremediablemente. Ambos se giraron hacia los recién llegados y, el primero de ellos, se acercó con una de sus amables y tranquilas sonrisas para presentarse a sí mismo y al silencioso Haru, que sencillamente hizo un gesto con la cabeza a modo de saludo, de forma educada.

Tras las presentaciones, Rei se disculpó por la intromisión en el vestuario, algo que Nagisa no logró a comprender… igual que la significativa mirada que le lanzó. Estaba tan acostumbrado a la familiaridad entre ellos que no se le había pasado por la cabeza el pensar que eso pudiera incomodar a un miembro ajeno. Sonrió inocentemente a su compañero mientras éste les dejaba finalmente solos.

Ya entonces el alegre chico se dispuso a cambiarse. Se deshizo de todas sus prendas de una sola vez, metiéndolas en su bolsa de deporte hechas una bola para después ponerse su bañador.

Estoy más que seguro de que Rei-chan se quedará tan impresionado por como nadas, Haru-chan, que deseará quedarse para aprender –afirmó con vehemencia mientras hacía girar sus gafas de bucear en uno de sus dedos graciosamente.

Aquello hizo reír a Makoto antes de que hiciera un gesto para que se pusieran en marcha y no hacer esperar ni a Rei ni a Gou, que ya estaría preparada para el entrenamiento. Los tres compañeros salieron del vestuario y guiaron al miembro del club de atletismo hasta la piscina. No era de las más grandes, pero era suficiente para poder disfrutar del deporte que tanto les gustaba.

Puedes sentarte donde quieras, Rei-chan –le dijo con amabilidad Nagisa. Se dio cuenta de que había vuelto a añadir el -chan al final de su nombre e hizo un pequeño mohín. No era algo que hiciera adrede… sino que le salía solo. Esperaba que no se lo tuviera tan en cuenta.

Finalmente, se separó de él y acudió al borde de la piscina, donde Makoto ya se había sentado, con los pies a remojo. Primero dejarían que Haru-chan empezase y después ya seguirían con su entrenamiento normal.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Dom 25 Jun - 23:41

1. Please!
Esta vez, Rei ni siquiera hizo el intento de pedir que le llamaran por su apellido. Simplemente se resignó; empezaba a entender que Nagisa hacía lo que le venía en gana sin tener en cuenta la opinión de nadie. Podía ser un poco cargante, pero como no lo hacía tampoco con maldad, terminó por ceder ante lo inevitable. Además, el chico era tan insistente que si seguía enfrentándose a él por las cosas más nimias se le acababa la energía antes de darse cuenta. Así que tan solo se sentó en una esquina, lo suficientemente apartado para evitar que le salpicara el agua pero lo bastante cerca para poder ver a los tres chicos.

Éstos aparecieron poco después, ya con sus bañadores, listos para empezar el entrenamiento. Rei evaluó discretamente su físico antes de que se metieran en el agua. Aunque el club estaba recién formado era evidente que llevaban años nadando y que todos estaban en buena forma. Con ellos se encontraba una muchacha de cabello caoba, recogido en una alta coleta, que vestía ropa deportiva y en ese momento se ocupaba de dirigir el calentamiento. Asimismo la piscina no era tan grande como las que se utilizaban en competiciones reales, pero sí lo suficientemente espaciosa para que pudieran hacer largos con comodidad.

Pasados unos diez o quince minutos terminó el calentamiento y comenzó el entrenamiento de verdad. Para ser sincero, Rei no tenía mucha idea de natación. Pero tampoco necesitaba ser ningún experto para darse cuenta de que aquellos chicos eran muy buenos en su disciplina. Le parecía recordar que Nagisa le había comentado que una vez ganaron un campeonato juvenil o algo así y ahora entendía por qué. Estaba claro que su técnica y estilo, aunque no fueran de profesionales, estaban muy pulidos. El muchacho había empezado observándolos con escepticismo, nada más para cumplir su parte del trato, y sin darse cuenta ahora lo hacía con verdadero interés. Lo cual no significaba que él mismo fuera a lanzarse a la piscina, desde luego, pero mentiría si dijera que no había quedado algo impresionado.

Sobre todo por Haruka. Lo que Nagisa decía de él no eran exageraciones y lo estaba comprobando por sí mismo. Se movía en el agua con la misma facilidad que cualquiera lo haría caminando en tierra, como si fuera su medio natural, como si en lugar de pies tuviera aletas. Esto contradecía todas las teorías de Rei y también invalidaba todos los argumentos que le había dado a su compañero. Claro que no todos podían ser como Haruka. Era obvio que había nacido con un talento especial y que lo suyo era poco común. Aun así, no podía dejar de sorprenderse. Los otros dos tampoco se quedaban atrás y resultó que cada uno destacaba en una especialidad. Entendía ahora un poco mejor por qué Nagisa estaba tan obsesionado con que el club saliera adelante. Realmente merecían una oportunidad… aunque él no fuera el más indicado para dársela.

Y antes de que se diera cuenta, el entrenamiento había finalizado. Rei se quedó solo en la piscina mientras todos los miembros del club se dirigían a las duchas. Conteniendo un suspiro, se levantó. No lo esperaba, pero tras lo que había visto se le iba a hacer más duro rechazar a Nagisa que ninguna de las veces anteriores. A pesar de que ni él mismo terminaba de creérselo.




Última edición por Sheena el Mar 27 Jun - 13:04, editado 1 vez


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Mar 27 Jun - 12:58

1. Please!
Tan pronto como Haru se metió en el agua y se hizo el primer par de largos, Nagisa y Makoto le siguieron, cada uno en un carril propio, mientras Gou se encargaba de dirigir el calentamiento rigurosamente según había programado con antelación.

Después de un largo día en clase, más disperso que concentrado porque se aburría como una ostra mientras explicaban funciones matemáticas en la pizarra, ponerse el bañador, el gorro y las gafas para después sentir como el agua le sostenía era una sensación indescriptible. Le relajaba… Aunque, ¿cómo no iba a hacerlo si lo que realmente esperaba cada día era al entrenamiento, si lo que más le gustaba era nadar en la piscina con sus amigos, tratando de mejorar?

Estaba pensando en ello, con la mirada perdida en la superficie del agua mientras la acariciaba con las manos distraídamente, razón por la que ni siquiera con las tres veces que Gou le llamó salió de su ensimismamiento… No hasta que Makoto se acercó a él y colocó una mano sobre su hombro. Soltó una risita de disculpa de forma despreocupada, lo que exasperó a la su joven entrenadora, ya que debía volver a repetir de principio a fin cuáles iban a ser los ejercicios que harían aquel día.

Cuando finalmente ya todo estaba explicado y dicho, Nagisa se permitió mirar a su compañero de clase. Rei estaba sentado con las piernas cruzadas en una esquina de la piscina, amparado por la sombra de la única sombrilla que tenían. No es que hiciera especial calor esos días aún… Escudriñó su expresión, tratando de descifrar que pensaba, que le había parecido aunque solo fuese el calentamiento que habían hecho. Pero por el momento mostraba un semblante tan serio e impertérrito como siempre. Bueno… aún tenía tiempo para maravillarse. Haru conseguiría enamorarle con su forma de nadar, tan natural y tan bonita.

El resto del entrenamiento transcurrió sin más novedades, con las típicas bromas y risas en algunos momentos. El sol estaba perdiendo ya altura en el cielo cuando la hermana menor de Rin decidió dar por finalizado el entrenamiento. Nagisa sintió entonces sus músculos fatigados y, aún así, se sentía pleno. Le encantaba esa sensación pues demostraba que se había esforzado. Se quitó el gorro y las gafas, sacudiendo seguidamente su corto cabello mojado. Antes de regresar al vestuario para darse una buena ducha y cambiarse, volvió a mirar nuevamente a Rei. Algo en su rostro había cambiado, podía apreciarlo…

Se apresuró esa vez en asearse y volver a salir, aún con el pelo húmedo y rizándose graciosamente, acudiendo junto al público que habían tenido.

Rei-chaaaaan. ¿Qué te ha parecido? ¿A que Haru-chan nada de una forma espectacular? —quizás ser directo aquella vez no era lo ideal, por lo que empezó por ahí a tantear el terreno.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Mar 27 Jun - 13:59

1. Please!
A pesar de haberse quedado el último, como no tenía que cambiarse llegó el primero a la puerta de los vestuarios. Aún estaba pensando cómo volvería a rechazar a Nagisa cuando éste apareció, con el pelo húmedo y el mismo brillo en la mirada de siempre. Parecía más seguro que nunca de su victoria y Rei se dio cuenta de que en cierto modo le dolía volver a destrozar esa ilusión, esta vez de forma definitiva. Le sentaba mal. Eso no le había pasado antes, no había tenido problemas en declinar su oferta cuantas veces fuera necesario. ¿Qué había cambiado en él? ¿Qué era diferente tan solo por haber visto a tres chicos nadando durante un rato?

- La verdad es que sí – admitió, desviando ligeramente la mirada mientras se colocaba las gafas; le era imposible negarlo – Tiene mucha habilidad, podría llegar a ser profesional – estaba seguro de que no era el primero ni el último en pensar eso, pese a sus limitados conocimientos – A los demás también se os da muy bien. Y hasta tenéis una manager – era una lástima que ese puesto estuviera ocupado, se le ocurrió de repente. De no ser así, hasta estaría dispuesto a meterse en esa locura para ayudar un poco a esos chicos tan entusiastas que solo querían sacar su club adelante. Pero eso era imposible y por desgracia, él no podía hacer nada que implicase meterse en el agua. Suspiró, obligándose a fijar sus ojos en Nagisa de nuevo. ¿Por qué su sonrisa parecía cada vez más amplia? Estaba logrando que se sintiera hasta culpable - ¿Has… pensado en invitar a alguien más? Seguro que si traes a más gente a ver los entrenamientos, quedarán hipnotizados por Nanase. Conseguirás los miembros que necesitas en un abrir y cerrar de ojos.

Fue todo lo que pudo decir; no se sentía capaz de negarse directamente. Después de haberlo visto por sí mismo… no cabía duda de que esos chicos se estaban esforzando todo lo que podían para lograr sus metas y eso no podía dejar de admirarlo. Por eso le sentaba mal no poder colaborar. Pero él también tenía su propia pasión, el atletismo. Su lugar estaba en la tierra, no en el agua. Ojala Nagisa lo entendiera.

- Escucha. Nagisa… Reconozco que a pesar de tu retierada insistencia me halaga que pensaras en mí para formar parte de vuestro club, pero…

No pudo continuar. En ese momento la chica pelirroja los llamó a todos para comentarles algo de importancia. Nagisa le pidió que esperase antes de ir a reunirse con los otros dos, que se habían quedado un poco apartados hablando entre ellos. Así lo hizo, preparando cuidadosamente las palabras que diría a continuación. ¿Por qué le resultaba un trago tan amargo? Sin embargo, un chillido emocionado de Nagisa le distrajo. Giró la cabeza en su dirección solo para ver al rubio más alborotado que de costumbre y alcanzó a escuchar las palabras “práctica conjunta.” ¿Y ahora qué narices estaba ocurriendo?




Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Lun 17 Jul - 0:01

1. Please!
Los grandes ojos granates de Nagisa se centraron en uno de sus propios mechones, que caía justo entre ellos, al notar como una gota amenazaba con precipitarse desde la punta hasta el suelo, cosa que sucedió apenas un segundo después. Tras aquello, volvió la mirada nuevamente hacia su compañero de clase, que le observaba de una forma que no lograba comprender y mucho menos describir. Pero aún así, el brillo de ilusión y seguridad seguía resplandeciendo en sus ojos.

Eso le decimos todos… Y siempre obtenemos la misma respuesta: que él no nada para batir récords ni nada semejante, nada por él mismo –le comentó encogiéndose graciosamente de hombros, alzando seguidamente una de sus manos para revolverse el cabello rubio. Cuando hizo mención de su manager, el joven se giró hacia su comparñera Gou–. ¡La mejor! Sin ella esto no podría haber funcionado… Y se está esforzando tanto como nosotros por encontrar al último integrante del equipo y así poder ir a competir. –dejó caer entonces, sutilmente, sin perder su sonrisa.

Sin embargo, ésta no pudo sino menguar ligeramente cuando Rei continuó hablando. Era imposible que su plan no hubiera surtido efecto. Podía ser que no conociese mucho a su compañero… Pero bien sabía lo perfeccionista que era, no tenía más que girarse para ver sus cuadernos o escuchar cómo se expresaba en clase cuando le cedían la palabra. Incluso había llegado a esconderse tras un árbol, muerto de curiosidad, para observar sus entrenamientos en el equipo de atletismo. Por todo ello, se veía capaz de afirmar con total seguridad que Rei Ryūgazaki era un chico que perseguía la belleza y perfección en todo lo que hacía. Esa era la verdadera razón por la que había escogido a Rei.

Ya lo intentamos en su momento, pero parece que todo el mundo le tiene alergia al agua o algo… No se quieren ni acercar a la piscina. ¡Con lo divertido que es nadar! –terminó diciendo con un gracioso puchero, similar al que pondría un niño pequeño.

Nuevamente, el joven de gafas rojas comenzó a hablar. Parecía que iba a ser una negativa finalmente. ¡Tenía que convencerlo como fuese! Estaba pensando en ello cuando la voz femenina de Gou llamó su atención. Hizo un pequeño mohín de disculpa y se apresuró a acudir junto al resto de su equipo tras pedirle que esperase unos minutos más.

La joven manager traía unas muy buenas y emocionantes noticias. Había hablado con su hermano y con el actual capitán de la Academia Samezuka… Y les habían propuesto un entrenamiento conjunto en su polideportivo. Solo con escuchar aquello, Nagisa soltó un gritito de alegría y emoción, sin importarle lo más mínimo que hubiera una única condición: que el equipo estuviera completo. Iba a conseguir en ese preciso instante y de forma definitiva que Rei se uniese a ellos…

¡Rei-chaaaaan! –le llamó sin poder contener su emoción y corriendo hasta él–. No sé qué ibas a decirme, pero ahora es completamente algo de vida o muerte. Te necesitamos. Mucho. La competencia nos ha ofrecido a ir a entrenar en su piscina, muchísimo mejor que esta… Pero tenemos que ser cuatro. Por favor. Porfaaaaaa. –hablaba de forma acelerada, casi sin respirar, poniendo un pucherito mientras casi le rogaba que les hiciera ese favor.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Dom 23 Jul - 16:38

1. Please!
Cuestión de vida o muerte.

Ya estaba otra vez Nagisa con sus exageraciones. Era algo muy particular de su personalidad, opuesta a la suya, tan taimada y correcta. No podía decir que le desagradase, si bien le daban ganas de poner los ojos en blanco cada vez que soltaba una frase de ese estilo. Sorprendentemente, su nueva petición sonaba bastante razonable. Rei pensó que sería una pena que tuvieran que desaprovechar esa oportunidad que se les presentaba solo por ser una persona menos. Y resolvió que si podía ayudarles, aunque fuera una sola vez, al menos quedaría con la conciencia tranquila por no unirse al equipo. Al menos, nadie podría decir que no hizo todo lo que estaba en su mano.

- Yo estaba… bueno, da igual – apartó la mirada, ocultando su rostro parcialmente tras la mano con la que se colocaba las gafas. No entendía por qué, pero era difícil mirar el rostro suplicante de Nagisa y seguir negándole algo que en el fondo no se costaba mucho esfuerzo – De acuerdo, estoy dispuesto a acompañaros. Pero solo por esta vez y no como miembro oficial. Que quede claro. Es… un favor. Puntual.

Repitiéndose a sí mismo que era lo único que podía hacer por Nagisa y que estaba cumpliendo con creces, soportó estoicamente la explosión de alegría de su compañero de clase. También Makoto y Haruka se acercaron a darle las gracias, aunque el último se contentó con una mirada acompañada de un leve asentimiento.

Y así, no le quedó más remedio que apuntar otra cita en su agenda para la semana siguiente. Rei era una persona comprensiva y no podía mirar para otro lado cuando le pedían ayuda. Aunque se tratara de alguien que la mayor parte del tiempo le sacaba de sus casillas, como Nagisa, y sus métodos no fueran precisamente los más ortodoxos del mundo. Tampoco era que el chico le cayese mal, para nada. Tan solo su despreocupada y vivaracha forma de ser rompía todos sus perfectos y rígidos esquemas. Eran opuestos; hasta sus disciplinas deportivas eran contrarias.

Los días pasaron más rápido de lo que esperaba y el día de la práctica externa llegó al fin. Durante esa semana Nagisa le contó una y mil veces lo increíble y maravillosa que era la piscina del otro club, lo modernas que eran las instalaciones de primer nivel de la escuela deportiva que visitarían y docenas de cosas más que ya podía casi recitar de memoria. Ojala pusiera tanto entusiasmo en sus estudios como en la natación, pensó Rei. Más de una vez estuvo tentado de decírselo, aunque luego se daba cuenta de que sería de mala educación y se armaba de paciencia para soportar las interminables charlas del muchacho.

El día en cuestión Nagisa se pegó a él desde primera hora de la mañana (más de lo habitual); así, para la hora convenida de reunirse con los otros aparecieron juntos ante la entrada del colegio. Rei saludó con la mayor formalidad a sus senpais. El ambiente era de alegría generalizada; solo esperaba no estarse metiendo en algo que no pudiera controlar más tarde. El solo pensamiento de acabar dentro  del agua le daba escalofríos.




Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Miér 2 Ago - 18:14

1. Please!
Alterado y emocionado, Nagisa se encontraba frente a su compañero de clase, con el ceño ligeramente fruncido y una mirada de determinación fijada en el rostro ajeno. Sí, era posible que hubiese exagerado al decir aquello (Bueno, posible no. Había sido una exageración), pero sabía que el presentarse frente a la competencia dependía de que Rei aceptase o no su petición. Y no iba a aceptar un No por respuesta. Ya le había rogado, ahora solo podía esperar…

No fueron más que unos pocos segundos de espera, pero tanto el rubio como Haru, Makoto y Gou estaban en tensión. Se podía ver en la mirada de todos cuan importante era aquello para ellos… Y realmente no tenían ni idea de qué harían si al final el atleta se negaba. Nagisa se mordió el labio inferior, poniéndose cada vez más nervioso… Y no ayudó para nada el hecho de que comenzase de esa forma. Sin embargo, el cambio en su rostro y su actitud fue inmediato. Un nuevo grito de alegría brotó de sus labios y sin poder contenerse, sin darse cuenta de que quizás se estaba tomando demasiadas libertades, se tiró sobre su compañero de clase para abrazarle.

¡Gracias, gracias, gracias, gracias, Rei-chaaaan! –dijo de forma repetitiva pero completamente en serio, antes de separarse de él e ir dando salto hasta el resto de sus compañeros que lo celebraban de igual forma.

La semana siguiente a aquello se le antojó verdaderamente larga, justo al contrario que a Rei. Ir a clase no le aportaba nada… De hecho, tan perdido estaba imaginando cómo sería la tarde en Samezuka, que atendía aún menos a las lecciones. En más de una ocasión, los profesores le preguntaron acerca de lo que acababa de explicar o si tenía los deberes hechos, y siempre, con su típica actitud inocentona y despreocupada, lograba hacer reír a la clase… Incluso lograba que los profesores no se cabreasen demasiado con él ni lo expulsasen a pesar de ser tan descuidado.

El día convenido, Nagisa casi no se podía estar quieto en su pupitre. Le lanzaba miradas cómplices al joven de las gafas y dejó caer varias indirectas, queriendo tantear y comprobar que no se le había olvidado en absoluto. No se separó de él tampoco… Y, para cuando se quiso dar cuenta, ya estaban todos camino de la Academia Samezuka. No paraba de dar vueltas alrededor del grupo, riendo y dando saltos, sin dejar de parlotear de cómo sería nadar en aquella piscina.

Cuando llegaron, fueron recibidos por el capitán Mikoshiba, que les agradeció su presencia y les indicó donde podían cambiarse y prepararse.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Mar 15 Ago - 21:55

1. Please!
Si en una cosa Nagisa no había exagerado, era en lo alucinante que era el complejo deportivo de la Academia Samezuka. Era de esperarse, tratándose de una escuela deportiva. Rei nunca había estado allí, aunque había oído hablar de ella, e incluso él como deportista era capaz de admirar el nivel de dichas instalaciones. No era de extrañar que Nagisa le hubiera rogado tanto para que les acompañara ni que el equipo en pleno quisiera entrenar allí con tanto ahínco. Era una muy buena oportunidad, de las que no se podían desperdiciar.

Cuando llegaron les hicieron pasar a la piscina, donde fueron recibidos por el capitán, un muchacho pelirrojo con cara de malas pulgas. Sin embargo eso solo fue al principio, ya que luego se mostró verdaderamente amable con sus invitados. En el momento en que los demás echaron a andar hacia los vestuarios, Rei se disponía a dirigirse a las gradas para observar el entrenamiento desde allí. Pero no pudo, porque fue interceptado por el propio capitán, que le preguntó si no pensaba cambiarse.

- Pues yo… es que… ¡he olvidado el bañador! – barbotó Rei. Fue la primera y única excusa creíble que se le ocurrió, aunque se sintió muy tonto. Estaba claro que él nunca hubiera tenido un descuido de tal calibre, pero como no podía decir la verdad o quedaría aún más en ridículo, tuvo que fingir aquel despiste.

Pensaba que con eso se había librado. Sin embargo, el capitán de Samezuka tenía otros planes. Casi de inmediato chasqueó los dedos, llamando al mismo tiempo a uno de sus nadadores. El que acudió fue un chico bajito y algo escuchimizado, con cabello gris, gesto complaciente y actitud servicial. Rei escuchó horrorizado cómo el capitán mandaba que le buscaran un bañador de su talla entre los de reserva y quiso salir corriendo de allí. Pero no podía hacerlo, sería tremendamente grosero, por no hablar de que quedaría en evidencia delante de todos… y lo más importante, perjudicaría a Nagisa y a los otros.

¡Nagisa! Todo ese lío era culpa suya. No le vendría mal en ese momento una de sus espontáneas ocurrencias, por lo que giró la cabeza para poder mirar a su compañero de clase, que se había detenido con los demás sin llegar a entrar en los vestuarios. Esperaba que su gesto suplicante fuera suficiente indicativo de su silenciosa petición de ayuda. Necesitaba que le echara una mano, y rápido.




Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Lun 21 Ago - 13:15

1. Please!
Los grandes y aniñados ojos del rubio iban y venían por toda la instalación mientras eran guiados hasta los vestuarios del complejo. Era taaaaaan grande el lugar… Y la piscina ni punto de comparación tenía con la de su instituto, ubicada en la azotea del edificio. Lo que daría por poder entrenar en un lugar como ese de forma diaria. Por supuesto, la forma más sencilla para conseguirlo sería cambiarse a la Academia, pero eso no había pasado su mente ni por un instante, pues él, antes que poder nadar en un lugar como aquel, prefería estar con sus amigos de siempre.

Tan ensimismado estaba Nagisa con todo lo que les rodeaba, que por un instante ni se enteró de los problemas que estaba comenzando a tener el atleta. Sintió el leve toque de Makoto en su hombro, momento en el que centró finalmente la atención en el capitán Mikoshiba y Rei-chan. Cuando escucharon finalmente su excusa para no ir con ellos a los vestuarios, Nagisa miró algo avergonzado a sus compañeros de equipo. Aunque hubiera sido una respuesta muy propia de él, habría esperado algo más inteligente por parte del chico con gafas… como que por ejemplo estaba lesionado. Pero a una mala… solo esperaba que pudiera colar.

Tristemente, no resultó. Y todos se quedaron asombrados cuando el capitán mandó llamar a uno de sus compañeros. Era bajito, como él; delgado, como él… pero en lo que se refería a forma de ser, completamente diferente. ¿La razón por la que le había pedido que fuese? Quería que encontrase un bañador para Rei. ¿En serio tenían de sobra y de todas las tallas? Eso sí que no se lo habrían esperado…

Percibió entonces la mirada horrorizada de su compañero, nada disimulada, antes de volverse hacia él y mirarle de aquella forma, como una súplica. Estuvo decidido entonces a decir que lo que realmente sucedía es que se encontraba lesionado… Pero tampoco era que hubiese ninguna señal de que lo mostrase. ¡En menudo lío se habían metido! ¿Y entonces qué? Algo nervioso, Nagisa miró a Makoto, que pareció encogerse de hombros ligeramente, con una pequeña sonrisa.

La verdad es que Rei acaba de entrar en el equipo, capitán… Y simplemente quería venir a observar. Por eso no venía con nosotros a los vestuarios ni ha traído bañador –dijo el joven de cabellos castaños y ojos verdes con toda la tranquilidad del mundo.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Dom 27 Ago - 1:22

1. Please!
La excusa de Nagisa no era mucho más creíble que la suya, pero no le importaba mientras funcionase. Aunque fuera mentira eso de que había entrado al equipo (ya le gustaría). El pelirrojo se tomó unos momentos para evaluar esta nueva información antes de decidir, finalmente, que le daba igual. Que aquello “era una piscina” y por lo tanto “lo apropiado era ir en bañador, sin importar qué.”

Así, Rei fue casi llevado a rastras por el chico bajito, cuyo entusiasmo no disminuía, hasta otro cuarto anexo donde había bañadores de diferentes modelos y tallas. Le indicó que eligiese el que más le gustara y salió cerrando la puerta tras él, dejándole allí, solo y desolado. El muchacho se planteó muy seriamente la posibilidad de atrancar la puerta y quedarse ahí hasta que todos se hubiesen ido, pero la desechó no solo porque fuera algo absurdo, sino porque él no era ningún cobarde. De momento solo era ponerse un bañador, pensó, nada del otro mundo… Eso no significaba que fuese a nadar. ¡Ni por asomo!

Diciéndose esto para tranquilizarse, escogió un bañador y se lo puso. Bastante avergonzado por presentarse así delante de tanta gente, y encima desconocida, salió del cuartito intentando aparentar normalidad. Nagisa puso cara de asombro al verle y, si no hubiera estado tan nervioso, le hubiera dirigido una mirada asesina. En su lugar, se fue derechito a sentarse al lado de Gou antes de que nadie volviera a reparar en su presencia.

Tuvo suerte. Parecía que pese a todo el capitán iba a respetar sus deseos y nadie le pidió que se tirase a la piscina cuando ellos empezaron el entrenamiento. A su lado, Gou profería sonidos de admiración a cada poco. Él mismo estaba impresionado: el nivel de aquellos nadadores era muy superior. Sus compañeros no se quedaban atrás, cierto, pero se notaba el estilo y nivel de una verdadera escuela deportiva. Hacia el final realizaron carreras entre ellos y Nagisa se enfrentó en braza al chico bajito de pelo gris.

Ya estaba mirando el reloj colocado en la pared para saber si estaba próxima la hora de regresar cuando, de pronto, alguien le llamó por su apellido. ¿¡El capitán!? Aduciendo que la práctica estaba a punto de acabar, dijo que no podía dejarle irse sin al menos darse un baño. Rei trató nuevamente de negarse por todos los medios posibles, de pedir ayuda a Nagisa otra vez, de rezar a cualquier dios para que le salvase de la humillación inminente que estaba a punto de sufrir. Pero nada de eso funcionó, sus plegarias no fueron escuchadas y, una vez se vio despojado de sus gafas, su ánimo para seguir resistiéndose lo hizo también. De repente estaba en lo alto del escalón, siendo el centro de todas las miradas y con el equipo en pleno esperando a que se tirase al agua.

Y eso hizo, aunque solo fuera por librarse de toda aquella presión. Ya no tenía escapatoria: el secreto que tan bien guardaba, la razón real para no unirse al club de natación, iba a quedar descubierta.




Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Lun 28 Ago - 13:55

1. Please!
La excusa que el capitán de Iwatobi le dio al de Samezuka para ayudar a Rei pareció no servir de absolutamente nada. Nagisa se mordió con fuerza el labio inferior, mirando a Makoto con algo de nervios. Éste se encogió de hombros. No podemos hacer nada más sin delatarnos, parecía querer decirle con esa sonrisa de disculpa.

El muchacho de cabellos dorados se quedó unos segundos parado, mirando como su compañero de clase era guiado hasta otra puerta junto a la de los vestuarios. Se sentía algo culpable por haberle metido en aquel aprieto, pero después se animó pensando que quizás  aquello le hiciera decidirse finalmente por entrar al equipo de natación con ellos. Sí, seguro que experimentándolo, ya no podría negarse… aunque hubiera lucido una expresión de horror cuando supo que iba a tener que ponerse un bañador al final, en contra de todo lo planeado.

Makoto le llamó desde la puerta de los vestuarios, sacándole de su trance, logrando que esbozase una amplia y emocionada sonrisa, mientras se apresuraba, dando saltitos, en acudir con ellos para cambiarse. Después de desnudarse y quedarse en bañador, metió sin cuidado alguno las prendas en su bolsa de deporte. Probablemente, después estaría muy arrugadas, pero la verdad era que le daba completamente igual. Ahora solo se podía centrar en que iba a poder nada en esa piscina al fin.

Ya fuera del vestuario, se comenzó a poner el gorro, aunque se vio interrumpido con la aparición de Rei ya en bañador. Como era de esperar de un atleta y corredor como él, estaba en perfecta forma, como cualquiera de ellos. Se acercó a admirarle y a picarle un poco, logrando que se sonrojase sin mucho esfuerzo.

Entonces comenzaron con la competición. Primero fue Makoto… Y después él. Se sorprendió de que justamente fuese a enfrentarse al muchacho tímido que había acompañado a Rei para que escogiese un bañador. Nagisa dio lo mejor de sí, logrando ganar su carrera a braza por poco. Todos creyeron que después de aquello, Haru sería el que siguiese, pero no fue así. Llamaron al chico de gafas. Todos se quedaron helados ante aquello y lo cierto fue que resultó darse un verdadero espectáculo en lo que intentaba escaquearse de aquello. Pero definitivamente, ninguna excusa iba a servir y, mucho menos, frente al capitán de Samezuka. Parecía que siempre lograba lo que quería.

Todos contuvieron la respiración cuando el “nuevo” miembro se subió al escalón, preparándose para salir a la señal, que no tardó en llegar. Todos quedaron asombrados con el salto que ejecutó… pero ninguno se esperó lo que llegaría justo después.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Miér 30 Ago - 23:33

1. Please!
Lo había intentado, lo juraba. De verdad que sí. Pero de donde no hay, no se puede sacar. Por eso, tras saltar al agua de la forma más elegante que pudo (imitando lo que había visto hasta entonces y en los programas de televisión), se esforzó desesperadamente por mantenerse a flote y avanzar. Vamos, lo que era básicamente nadar… pero no pudo. Segundos después, notó cómo se hundía hacia el fondo por más que movía los brazos y las piernas. El pánico le hizo tragar agua, lo que solo contribuyó a empeorar la situación.

Fueron unos segundos angustiosos hasta que acudieron en su ayuda y le sacaron de la piscina. En ese momento, se alegró de no tener sus gafas para no distinguir bien los rostros incrédulos que seguramente le escrutaban a su alrededor. Pero, con gafas o sin ellas, la humillación que sentía era la misma. No solo todos se habían enterado de que no sabía nadar, sino que encima había sido haciendo el ridículo más grande posible. Le habrían perdido todo el respeto, si es que le tenían alguno, por toda la eternidad. Quién sabía si el rumor de lo ocurrido no se esparciría por la escuela, convirtiéndole en el hazmerreír de la misma durante los tres años que le quedaban en el instituto.

Rei volvió a toser mientras dos personas, no sabía quiénes, le ayudaban a sentarse en un banco, ya lejos de la piscina. Alguien le alcanzó sus gafas y se las puso, teniendo que enfrentar a los miembros del Iwatobi. Por suerte solo estaban allí ellos y Gou; el capitán de Samezuka había vuelto al trabajo con sus nadadores. Mejor. Soltó un suspiro, esperando que alguien hiciera la pregunta obvia. Sin embargo, el silencio persistía, por lo que entendió que estaban esperando sus explicaciones.

- Está bien: no sé nadar – admitió, sin que hiciera ninguna falta ya que todos pudieron comprobarlo unos minutos atrás. Le ponía nervioso verse observado por los cuatro así que fijó su mirada únicamente en Nagisa, que era quien había empezado todo aquello – Por eso no podía unirme al club. Ya te lo dije: el ser humano debe estar en tierra, no está hecho para nadar. Mi lugar está en el equipo de atletismo. Siento que os falte gente, de verdad que sí, pero no puedo ser yo. No os serviría de nada.




Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Jue 31 Ago - 20:15

1. Please!
Mentirían si dijeran que no necesitaron Makoto, Haru y él unos segundos para procesar lo que estaba sucediendo. Tan pronto como el cuerpo de Rei se sumergió en el agua, no lo vieron salir de nuevo. De hecho, cada vez veían que se hundía más, incluso moviendo brazos y piernas. Se miraron momentáneamente, decidiendo esperar un par de segundos más por si acaso era una especie de broma… Pero finalmente el que primero reaccionó fue el rubio. Soltó una palabrota alarmado antes de tirarse al agua junto a sus dos compañeros.

Entre todos, lograron sacarle de la piscina sin demasiado esfuerzo y lo sentaron en el borde. Nagisa aún estaba dentro del agua, mirándole desde abajo bastante preocupado. Ahora comprendía las razones por las que el chico de gafas rojas le había estado poniendo pegas desde el inicio… Si hubiera empezado por ahí, quizás no hubiera insistido… O puede que sí, puede que le hubiese asegurado que eso no importaba lo más mínimo, mientras el espíritu y las ganas de aprender las tuviese. Cuando pareció recuperar ligeramente la respiración normal, Makoto y Haru le guiaron hasta el banco para que se pudiese sentar. Nagisa no tardó mucho más salir del agua… Sintiéndose terriblemente culpable de haberle puesto en aquella situación. Antes de acudir al banco, se apresuró a coger las gafas de su compañero, abrir sus patillas y ofrecérselas amablemente.

Durante los siguientes segundos, todos los miembros del equipo, incluida Gou, se quedaron callados sin tener muy claro qué decir… Hasta que Rei fue el que rompió aquel incómodo silencio, admitiendo algo que todos habían podido comprobar en vivo y en directo. Nagisa sintió los ojos ajenos devolviéndole la mirada y se mordisqueó nerviosamente el labio inferior. Aún seguía preguntándose por qué no se lo había dicho antes de todo aquello. Con un pequeño suspiro, el chico volvió a esbozar una de sus sonrisas y le dio un golpecito amistoso de los suyos en el hombro, de forma despreocupada.

Si el ser humano debe estar en tierra… ¿Por qué nosotros sentimos que no es así? Para Makoto-chan y Haru-chan, también para mi, el agua y nadar, forma parte de nosotros. Puede que no tengamos aletas como una orca, un delfín o un pingüino, pero hemos desafiado eso. ¿Y si no queremos estar en tierra? Pues aprendemos para poder estar en el agua… –hizo una pequeña pausa–. ¿Y tú, Rei-chan? ¿Quieres desafiar eso? ¡Podemos enseñarte a nadar!

Le ofreció alegremente el muchacho. De alguna manera sabía que el contrario quería formar parte de aquello, sino, no habría aceptado venir a esto tan alegremente, ¿no?






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Sheena el Dom 3 Sep - 23:57

1. Please!
Le parecía increíble que, aun después de lo que había pasado, Nagisa siguiera insistiéndole. ¿Es que no había comprobado por sí solo que el agua y él no se llevaban precisamente bien? Era un sinsentido que la propuesta continuase en pie. Ya no sabía cómo explicárselo. Aunque, en ese momento, la verdad era que ni siquiera quería pensar en ello. Solo quería desaparecer de allí o que se lo tragase la tierra. Se sentía terriblemente ridículo.

Una triste negación con la cabeza fue lo único que expresó que no quería oír nada más del tema, al menos durante un rato. Tachibana fue lo bastante perceptivo como para darse cuenta, por lo que obligó al más pequeño a sentarse junto a él en el banco. Se lo agradecía: necesitaba un respiro. Gou hizo lo propio, al tiempo que comentaba que la práctica estaba a punto de terminar. Y justo entonces, llamaron a Nanase para su última carrera. Rei, tan observador, se había fijado en que durante toda la tarde no paraba de buscar con la mirada a uno de los miembros de Samezuka, un nadador pelirrojo que, por el contrario, solo le devolvía un frío desprecio. Fue lo mismo al subirse en la peana de salida, antes de bajar la cabeza para colocarse en posición. Después, el capitán Mikoshiba dio la señal.

“Pero qué…”

Rei nunca había visto nada parecido. Estaba tan asombrado que hasta se levantó de su asiento. Ese chico nadaba de una forma tal que “extraordinario” se quedaba corto para describirla. Y no porque fuera muy bueno, que lo era, pero también los del Samezuka y sus propios compañeros. No, era algo más, algo en su forma de surcar el agua, con una facilidad asombrosa, como si aquello fuera tan normal para él como caminar. “No son cálculos, tampoco teoría” se dijo, tratando de desentrañar lo que le impresionaba tanto. Su cuerpo se movía casi como el de un pez, pero no era gracias a ninguna técnica. No, eso no era algo que se pudiera entrenar, era algo de lo que él carecía…

“Es pasión.”

Él mismo dio con la respuesta justo cuando Nanase tocaba la pared y sacaba la cabeza del agua, quedando como primer clasificado. Nagisa debía haberse dado cuenta de su cara de asombro, porque le escuchó de lejos diciendo “te lo dije, Haru-chan nada increíble.” Pero Rei apenas le prestó atención, porque aún estaba asimilando lo que acababa de ver. Jamás hubiera pensado que podía haber tanta belleza en esos movimientos, que nadar pudiera ser algo tan hermoso. Ni que se pudiera  llegar a tal nivel de precisión sin necesidad de cálculos y deducciones, tan solo dejándose llevar. Era algo que contradecía toda su forma de ver las cosas… y aun así, encajaba a la perfección con su ideal de belleza. Rei estaba muy confuso ¿cómo podía ser posible?

Apenas fue consciente de que los demás ya le llamaban para ir al vestuario a cambiarse hasta que no sintió los toquecitos en el hombro que Nagisa le propinaba. Salió de su ensimismamiento y se apresuró a seguirlos, recogiendo antes sus cosas del cuarto donde las había dejado. Aún iba dándole vueltas a todo ello incluso en el tren de vuelta a casa. Los demás debieron suponer que su silencio se debía a su intento fallido de nado y no trataron de hacerle hablar. Así de reflexivo, Rei se despidió de ellos hasta el día siguiente. Tenía mucho en qué pensar.




Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
629

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ➤ A drop in the ocean

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.