Últimos temas
» ~ You could be loved again
Hoy a las 21:13 por SapphireDragon

» Ausencias y Bajadas de actividad
Hoy a las 18:57 por Neliam

» ❝ Hellish Kingdom.
Hoy a las 18:04 por Epoch

» 36. Invasion
Hoy a las 17:36 por Sonder

» 35. Innocent
Hoy a las 16:31 por Sonder

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 16:28 por Thyra

» 34. This place is haunted
Hoy a las 16:01 por Sonder

» Why don't we find out?
Hoy a las 6:50 por Party Poison

» Death is equal
Ayer a las 23:43 por Arson

» >> We stand for each other.
Ayer a las 19:55 por MissChief

» Burning Bridges
Ayer a las 18:43 por Shadows Takes All

» ☮ I can't save you unless you save me, too
Ayer a las 17:23 por Red

» Petición de Grupos
Ayer a las 16:26 por Nat Xavier

» Confieso que...
Ayer a las 13:55 por Mrs. Sarcasm

» We are doomed to repeat our history
Ayer a las 3:36 por Magik

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Let's unwrite these pages and replace them with our own words

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Let's unwrite these pages and replace them with our own words

Mensaje por YoukaiFire el Miér 1 Mar - 21:42

Let's unwrite these pages

and replace them with

our own words
Sidney | Editor x Escritor | 1 x 1 | Época actual
      El mundo de las editoriales se había convertido en uno mucho más competitivo, los editores tenían que presionar más a los escritores para que fuesen más rápidos y eficientes. Los lectores ahora querían tener sus novelas cuanto antes, sin importarles en lo que pudiese afectar a la calidad de lo escrito. Muchas novelas de gente amateur, los cuales no tenían un contenido muy original, siendo clichés o incluso con un léxico que dejaba mucho que desear triunfaban. Ya fuesen por sus romances o por las escenas de sexo, o la violencia de éstos; cada vez daba igual la cualidad de lo escrito y más lo mucho que pudiese vender.

    En el caso de Alec no le hacía mucha gracia aquella nueva imposición, echaba de menos la época que los escritores ponían todo su corazón y mente en sus manuscritos, intentando enseñar algo o reflejando un aspecto de sus corazones que de otra forma sería imposible mostrar. Por eso al ver que los escritores por vía internet eran populares decidió probar suerte con éstos, y así acabó sacando a la luz a una escritora llamada Victoria Ferrance, conocida por páginas como fanfiction, pressfiction y archivefourourown. Fue así como consiguió tener un gran ascenso y reconocimiento, pero aún le quedaba por asumir su mayor reto: Caleb.


   Siendo muy aclamado en internet por sus pequeñas historias, conocidas como "one-shots", de diferentes épocas históricas, Caleb tenía mucha popularidad en los blogs y demás páginas donde publicaba sus historias por la profundidad y belleza de sus personajes; siendo así que muy a menudo la gente le pedía, y hasta llegaba a pagar, por sus escritos. Ganaba bastantes concursos literarios. Todo eso lo hacía mientras estaba en la universidad estudiando filología inglesa, para después sacarse la de literatura universal. Sus padres siempre le apoyaban y financiaban en todos sus proyectos, aunque siempre eran estrictos.
Es un chico tímido y que muy a menudo le cuesta atrever a hacer cosas por sí mismo, eso es algo que se refleja a menudo en sus novelas; dado que le cuesta que ocurran grandes acontecimientos.

   Cuando a Alec se le asignó como su editor no sabía que sería el inicio de sus dolores de cabeza: aquella indecisión, inseguridad y demás que tendría que aprender a resolver para sacar lo mejor de él como escritor. Mientras que Caleb se sentiría intimidado ante un hombre como Alec: seguro de sí mismo, alguien que salía todos los fines de semana, una persona que sabía que iba a hacer con su vida.

Pero poco a poco, mientras el editor intente hacer relucir el diamante en bruto que Caleb es en verdad, logrará que también saque lo que esconde dentro. Junto construirán una relación que llegará más lejos que algo meramente profesional, descubriendo que ni Hartell es un capullo sin emociones que se limita a hacer su trabajo, y que Wu es más que un chico tímido que se esconde tras su ordenador.

Personajes
Caleb Wu | Conrad Ricamora | 25 años | Sheena
Alec Hartell | Jack Falahee | 27 años | YoukaiFire




I'll be a monster
When you love something, never lose it. You must keep it safe, close to your heart
To protect you
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
350

Localización :
Doriath

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's unwrite these pages and replace them with our own words

Mensaje por Sheena el Jue 2 Mar - 17:04




I'll follow your voice
Apartamento de Caleb — Por la tarde — Con Alec

Ay Caleb ¿en dónde te has metido?

Este era el pensamiento que más se repetía en la cabeza del joven Caleb Wu desde hacía unas semanas. El chico de veinticinco años llevaba una vida de lo más corriente: por las mañanas iba a la universidad y por las tardes se quedaba en casa, donde repartía su tiempo entre estudiar y escribir. Los fines de semana aprovechaba para hacer un poco de limpieza en el pequeño apartamento alquilado por sus padres; se había independizado al empezar la carrera porque su ciudad natal estaba bastante lejos de Sydney. También limpiaba el acuario de sus dos tortugas y, si hacía buen tiempo, salía con el portátil a escribir o trabajar al aire libre. Si no, se quedaba en casa haciendo exactamente lo mismo en el sofá, con una manta y una taza de chocolate. Y vuelta a empezar.

Muchos dirían que tenía una vida aburrida pero él era feliz así. No es que no tuviera amigos, qué va, pero los de siempre estaban lejos estudiando sus propias carreras y los de la universidad… se podían considerar más bien compañeros, sin más. No le importaba tomar algo con ellos después de las clases pero no pasaba de ahí, su timidez se lo impedía. En cualquier caso,  estaba bien con su tranquila rutina. Le gustaban las clases, sus notas eran buenas (tal como exigían sus padres) y disponía de calma y espacio para desarrollar toda su creatividad.

Ah sí, así había empezado todo. Siempre le gustó escribir, le fascinaba crear historias, otros mundos, personajes que se desenvolvían en ellos con sus problemas y sus sentimientos. Sus ideas fluían con facilidad a través de las palabras. No tenía muy claro a qué quería dedicarse en el futuro, a pesar de que le apasionaba escribir aún no se había parado a contemplar la posibilidad de dedicarse a ello de forma profesional. Aunque sí escogió sus estudios teniendo en mente aquello que le más le gustaba. Desde adolescente era asiduo a blogs y páginas de internet donde los escritores amateurs como él podían publicar sus relatos gratuitamente. Con el paso del tiempo, las suyas fueron haciéndose más conocidas y contaba con bastantes seguidores en ese tipo de plataformas. Esto le animó a presentarse a varios concursos literarios on-line, muchos de los cuales había ganado. Estaba contento con este éxito, no por la fama o algo parecido sino porque le hacía feliz que otros disfrutasen con sus historias.

Lo que no esperaba era llamar la atención de una firma editorial. Por instancia de uno de sus profesores se atrevió a presentarse a un concurso más serio, convocado por una compañía de cierto renombre a nivel nacional. Lo hizo porque, de todas formas, no tenía nada que perder. Puso su mejor empeño en el manuscrito que iba a enviar, nunca se había esforzado tanto en una historia. No esperaba ganar porque aquello ya eran palabras mayores… Y ocurrió. Su novela corta recibió el segundo premio. Cuando se lo comunicaron no podía creérselo ¡estaba loco de alegría! Y aun había más. No se trataba solo del premio en metálico ni del renombre por ser reconocido: la editorial quería que publicase una obra. Si funcionaba y se vendía bien, podría conseguir un contrato.

A este efecto, le habían asignado nada menos que un editor. Sí, la cosa se había vuelto seria de repente y Caleb se veía un poco desbordado. ¡Ni siquiera había terminado aún la universidad! ¿Estaría preparado para aquello? Había intercambiado correos con el tipo y hablado por teléfono un par de veces. Daba la impresión de ser bastante profesional, aunque también estricto. Ahora iban a tener su primera reunión allí, en su apartamento, y mentiría si dijera que no estaba un poco nervioso. Lo había limpiado de arriba abajo. Dos veces. Se aseguró de tener en la nevera algo de beber para ofrecer a su invitado. Y se había levantado ridículamente pronto, a pesar de que la reunión era por la tarde. Ya solo le quedaba esperar a que sonase el timbre.
Storm Queen


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
620

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.