Últimos temas
» Sometimes you get the best light from a burning bridge.
Hoy a las 5:51 por Sagittarius

» Watashi wa anata to koi ni ochite shimatta
Hoy a las 4:12 por Liemind

» Petición de acciones Admin
Hoy a las 3:45 por Liemind

» Petición de Subforos.
Hoy a las 2:42 por Nevani

» The Mercenary Brotherhood
Hoy a las 2:17 por Sagittarius

» The Past of the magic
Hoy a las 1:43 por Sagittarius

» 5. You can't take the skies from me
Hoy a las 0:24 por Mrs. Bones

» First Floor - Group III - Fontaine Futuristics
Ayer a las 23:48 por Magik

» ~ Blind Heart
Ayer a las 23:45 por Sheena

» ~ You could be loved again
Ayer a las 23:20 por SapphireDragon

» Akō jiken
Ayer a las 22:20 por Sheena

» 15. Rush
Ayer a las 22:04 por Sonder

» You were my lesson I had to learnt
Ayer a las 21:27 por Sheena

» Evento 1: Falling Star.
Ayer a las 21:18 por Mrs. Scotty

» We kinda like the drama
Ayer a las 21:12 por Fenrir

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Lady and the wolf

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lady and the wolf

Mensaje por Kalel el Miér 15 Mar - 21:42

Lady and the wolf
Crackship | 1x1 | Ambientado en la saga  Harry Potter

Eric y Ezahra se conocieron en Hogwarts. Tuvieron sus más y sus menos pero se gustaron desde el principio. Pasaron mucho tiempo juntos compartiendo risas, intereses, horas de estudio y acercamientos de otro tipo. Acabaron saliendo pero la fama de granuja y mujeriego de Eric espantó a Ezahra. Lo dejaron en repetidas ocasiones, aunque siempre volvían a unirse como si llevasen dentro imanes de gran potencia. Cuando ambos se graduaron, Eric intentó impresionarla mostrándose como una persona llena de sentimientos. Dejó claro cuánto la quería. Formó su propio negocio demostrándole que no era ese chaval sin futuro que iba a arruinar su sueño de ser profesora en Hogwarts. Volvieron a salir y poco después se casaron con la bendición de los padres de Ezahra, que no tuvieron problema en que se juntase con alguien cuyo linaje tenía parte de muggle.

Con el tiempo Ezahara se quedó embarazada y él pareció el hombre más feliz del mundo. Sin embargo, Eric empezó a comportarse de forma extraña y ella creyó que tenía una amante. Lo acusó y tuvieron una gran pelea, Eric se fue de casa y desapareció sin decir una sola palabra ni dejar rastro. Más de dos años después, sin explicación aparente, se presenta ante su casa para conocer a su hija y hacer mejor las cosas esta vez.

ERIC MILLER
28 años |  Chris Mason Brown | Sangre Mestiza | Dueño de tienda  | User: Gintonic
Es inteligente aunque bastante cabezón, lo que unas veces es algo bueno y otras totalmente malo, pues cuando aun cuando sabe que puede no tener razón, se emperra en ello hasta demostrarlo. Le cuesta pedir disculpas pero termina por hacerlo dependiendo de la persona, tardando más o menos en ellos.

Aunque siempre fue un joven carismático, de los que hacía amigos allá donde iba y a quienes pocas mujeres se le resistieron, con el tiempo llegó a calmarse un poco. al menos en lo que se refería a las relaciones, aprendiendo de sus errores y luchando por aquello que deseaba o, más bien, por la persona a quien llegó a querer más que a su propia vida.

El destino quiso que no perdiera del todo su esencia, pero del Eric que era antes queda muy poco. Ahora es más desconfiado y taimado, habla menos y sonríe lo justo, aunque no recuerda la última vez que lo hizo.
historia
De padre mago y madre muggle, Eric llegó al mundo hace ya veintiocho años. Sería el primer vástago de los Miller, pero no el último. Sus primeros años pasaron demasiado rápido para unos padres que más pronto que tarde recibirían también en su familia a la pequeña Violet. En aspecto fueron niños muy distintos y a pesar de la diferencia también de género, no había duda que eran hermanos, pasando bastante tiempo juntos cuando eran niños.
Todo sería completamente normal si no fuera porque cuando tenía cerca de seis años, se enfadó tanto por culpa de unos dibujos animados en la televisión que hizo estallar la fuente de energía. Esa fue la primera de las manifestaciones mágicas de un niño de familia muggle. A esa le siguieron otras tantas hasta que, con once años le llegó la carta de Hogwarts a casa.

Fue seleccionado para Ravenclaw y allí la conoció a ella, aunque sabiendo de los orígenes de la misma y observando las circunstancias que la rodeaban no llegó a tener la confianza para acercarse y manifestarle sus intenciones para salir juntos hasta que no fueron algo más adultos. Más bien, adolescentes. Claro que por entonces ya tenía Eric el comportamiento del típico adolescente que, mago o no, acaba metiéndolo en problemas de faldas.
Tenían una relación que parecía ir hacia lo formal, pero Eric no la supo mantener y no tardaría mucho en arrepentirse. Sin embargo, poco después de cumplir su mayoría de edad mágica y recién terminados sus estudios en Hogwarts, tuvo más cosas de las que preocuparse. La prematura muerte de sus padres no sólo supuso un mazazo emocional, sino que lo hizo poner más los pies en la tierra y enserió su carácter. Se hizo, como cabía esperar, cargo de la tutela, cuidados y estudios de su hermana menor.

Trabajó donde pudo, ahorró dinero y no sin esfuerzo, consiguió poner una tienda de golosinas en Hogsmade. Esto no sólo le reportó beneficios económicos, sino personales. Con ello demostraba ser ya más que un adulto y también sentó la cabeza a un nivel íntimo, por lo que pudo recuperar a Ezhara y, aunque eran jóvenes, la noticia de su paternidad tiempo después, lo colmó de alegría. Pero ojalá hubiera podido disfrutarlo.

Cuando una noche cerró la tienda demasiado tarde como para ser seguro en plena luna llena, volvía a casa cuando fue atacado por un hombre lobo y por consecuente, con su mordedura él acarrearía la maldición de por vida. Quiso aguantar y aunque se comportaba de manera extraña, su desmejoría al acercarse la siguiente luna llena era evidente y ante el peligro que podía causar a su familia, decidió poner tierra de por medio.

Cada transformación la sufría encadenándose horas antes, acostumbrándose al dolor y evitando así dañar a nadie o provocar que otros sufrieran aquél castigo. Con el paso de los años no se terminó de acostumbrar, pero sí se consideró suficientemente fuerte como para empezar a acercarse de nuevo por la zona a ver si la veía y, finalmente, si ella lo admitía cerca quizá pudiera controlar a su bestia inferior lo suficiente como para ver crecer a su hija. Si ella se lo permitía, como esperaba que le permitiese intentar, una vez más, recuperarla a ella.
EZAHRA LAGER
28 años |  MARGOT ROBBIE |  SANGRE PURA | PROF. ESTUDIOS MUGGLES | USER: KALEL
El aspecto dulce y delicado de Ezahra no corresponde a su fortaleza interior. Su sonrisa llena de alegría para los desconocidos hace a muchos caer en la falsa impresión de que no hay mucho bajo su fachada. Pero es inteligente. Su carácter es fuerte y no le gusta sentirse utilizada ni controlada por nadie. Suele dejar claro lo que quiere y siente con pasmosa facilidad. Por lo general, se enfrenta a los conflictos con bastante calma, al menos en apariencia. Sin embargo, aquellos temas que la tocan realmente pueden hacer que se comporte de forma impulsiva e inesperada incluso para sí misma.

Un aspecto de peso en su forma de ser y pensar es el carácter justiciero que tiene, y el hecho de que pese a tener eso que algunos llamarían la sangre completamente pura nunca ha despreciado a nadie por su origen o condición de la misma forma en que jamás dejaría que alguien se metiera con su hija por este motivo.
historia
Ezahra se crió en una gran casa en Västerås, a solo 100km de Estocolmo (la capital sueca), y lo hizo principalmente entre muggles. Sus padres, Aslög y Enok, habían contraído matrimonio solo unos meses antes estando ya ella en su segundo trimestre de embarazo.
Ambos se conocieron mediante una tercera persona, el señor Perkins. Perkins era amigo de ambas familias y le pidió a Enok que le diera cobijo en casa a su ahijada Aslög por motivos que nunca han sido claros para Ezahra. Nunca hablan sobre ello, solo sobre cómo se enamoraron aunque al principio se llevaban mal y ambos estaban deseando que aquella estancia juntos fuera lo más corta posible. Las cosas cambiaron sin que ellos mismos se percatasen. Ezahra sigue pensando que había algo oscuro de lo que su madre huía. Eso los unió. Pero a día de hoy sigue sin insistir en las preguntas que siendo adolescente la atormentaban, y para las cuales sus padres nunca dieron respuesta.

Ezahra fue educada en casa. Tiene un hermano mayor fruto de una relación anterior de su padre, que enviudó cuando el niño era apenas un bebé. Rumple tiene tres años más que Ezahara y siempre han tratado el hecho de ser sólo medio hermanos con naturalidad. Aslög fue una madre para él, cuidándolo como si fuera propio. Ella y Enok fueron unos buenos padres para ambos. Siempre se han preocupado por el bienestar de sus hijos. Pese a ser de sangre “pura” no son nada puristas. Como a su hermano, la educaron siempre en el respeto a los demás, hablándole sobre las cosas increíbles que los muggles habían conseguido sin tener magia, y despertando en ella una curiosidad que la llevaría a investigar más y más. El puesto en el ministerio de su padre en la Sede de los Desmemorizadores tiene mucho que ver con ello. Su madre trabaja en San Mungo como Médico encargada de accidentes provocados por artefactos, por lo que siempre le ha recordado que debe tener cuidado con todo lo que pasa por sus manos.

Desde niña Ezahra vio a Kelix, uno de los elfos domésticos de su familia, como un gran amigo y apoyo. A día de hoy él vive con ella y su fidelidad es insobornable.

Los Lager recibían pocas visitas por lo que Ezahra se relacionó más con niños muggle hasta la edad en que inició su primer curso en la escuela de Hogwarts. Poco antes de eso su familia se había mudado a la afueras de Londres. Durante los años en Hogwarts conoció a Eric Miller, con quien tuvo una serie de tiras y afloja. Pasaron mucho tiempo juntos en todos los sentidos. Acabaron saliendo pero la fama de granuja y mujeriego de él espantó a Ezahra. Lo dejaron en repetidas ocasiones, aunque siempre volvían a unirse como si llevasen dentro imanes de gran potencia. Cuando ambos se graduaron, Eric intentó impresionarla mostrándose como una persona sensible y llena de sentimientos. Dejó claro cuánto la quería. Formó su propio negocio demostrándole que no era ese chaval sin futuro que iba a arruinar su sueño de ser profesora. Ezahra empezó a confiar en él y verlo con otros ojos. Empezaron a salir. Poco después se casaron con la bendición de los padres de Ezahra, que no tuvieron problema en que se juntase con alguien cuyo linaje tenía parte de muggle. Sin embargo, Rumple no pensó lo mismo. Sus pensamientos cada vez más cerrados y cercanos a las ideas del abuelo paterno, August, hicieron mella en él, por lo que su mentalidad purista no fue compatible con la forma de ver las cosas de Ezhara y dejaron de hablarse durante años.

Mientras, Ezhara había empezado a trabajar como ayudante de profesora (becaria) en Hogwarts y también asistía a su padre en el ministerio para aprender más sobre los muggles y cómo tratar con ellos. Ezhara supo que estaba embaraza y Eric pareció ser el hombre más feliz del mundo ante la noticia. Se habían comprado su propia casa y estaban decorando el cuarto del bebé. Sin embargo Eric empezó a comportarse de forma extraña y ella creyó que tenía una amante. Tras plantearle sus dudas y tener una gran pelea, Eric se fue de casa y desapareció sin decir una sola palabra ni dejar rastro. Al principio ella creyó que podría haberle pasado algo y estuvo muy preocupada, pero poco después supo que estaba vivo. Y parecía estar bien. No volvió a casa a por sus cosas, ni siquiera se despidió o le dio una explicación.

Ezhara decidió criar sola a su hija, de cuyo nacimiento no podría arrepentirse jamás ni siquiera aunque no había estado en sus planes ser madre “soltera”. La llamó Eve aunque le gustaba el nombre de Erika, pero eso habría sido demasiado doloroso. Poco después de dar a luz, y con solo 26 años, Ezhara empezó a dar clases en Hogwarts como  una de las profesoras más jóvenes de la plantilla. Su área, Estudios Muggles, la tenía clara desde que era niña y miraba a su alrededor preguntándose: ¿Quién era esa gente que usaba su fuerza y limpiaba con sus propias manos?

Tantos cambios en poco tiempo no fueron fáciles, por lo que Violet, su mejor amiga (y hermana de Eric) se mudó a la casa contigua, ambas conectadas por un pasillo en la segunda planta. La ayuda con la pequeña Eve, además de trabajar también en Hogwarts.

Otros datos:
▲ Ezahara Y Rumple se llevaban genial de niños, sin embargo empezaron a llevarse mal cuando crecieron, ya que él mantiene una actitud muy cerrada y elitista respecto a los demás. Es purista, como el abuelo de ambos. Pero en el funeral de August Ezahra recuperó el contacto con su hermano. Rumple volvió a su vida. Aunque siguen peleándose de vez en cuando, es un buen tío para Eve.
▲ Ezahra es animaga. Su forma animal es la de una jaguar de penetrante mirada. Su padre es animago, por lo que quiso enseñar desde muy joven a Ezhara esta increíble habilidad aún sabiendo que es peligrosa si no se domina. Por este motivo, y viendo que su forma no era precisamente la de un adorable labrador, James fue muy cuidadoso y el primero en hacerse responsable de algún posible daño que ella causara a otros, lo cual fue fácil gracias a su empleo en el ministerio. El entrenamiento desde temprana edad hizo que siendo alumna de tercero, cuando empieza a enseñarse, ella ya llevase bien la transformación. Sin embargo ha sido recientemente cuando ha acabado por dominarla.
Su patronus es también un leopardo.
▲Kelix no ha sido liberado pues para él la idea es insultante. Ezahara se lo propuso con el permiso de sus padres a los 12 años y él se negó. Siguen hablando de ello de vez en cuando pero él sigue prefiriendo servirla a ella y a los suyos.
Ezahara no tiene muchos parientes. Su madre Aslög dice que sus hermanos y padres murieron en un incendio.
▲ Fue miembro de Gryffindor y buscadora desde tercer curso.
▲ Eve heredó los genes de su abuela Aslög y es metamorfomaga, Ezhara lo descubrió un día cuando Eve tenía un año, de pronto el color de sus ojos empezó a cambiar. Desde entonces la pequeña cambia pequeñas partes de sí, como el color de su pelo, sin darse cuenta.
Cronología

Capítulo I Uncover
Capítulo II Título
Capítulo III Título
© by Farah


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥️ ♥️ ♥️

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lady and the wolf

Mensaje por Gintonic el Vie 17 Mar - 15:23

I. UNCOVER
ZONA RESIDENCIAL | NOCHE | KALEL

Había dejado las cuevas hacía mucho y, aún así, sentía como si fueran el mejor refugio para alguien como yo. No porque tuviera miedo de otros, sino porque tenía miedo de mí mismo. Miedo de hacerles daño a los inocentes y, sobre todo, miedo de hacerle daño alguno a Violet, Ezhara o a esa pequeña que sólo conocía por foto. Quería verla, olerla, tocarla y sentir su risa si le hacía cosquillas. Quería hacer todo y hasta hacía poco, no me creía capaz. Sin embargo, no podía hacerlo sin más, así que poco a poco había vuelto a la civilización. La que había sido mi tienda me sirvió de casa y refugio en cuanto caía la noche, salvo esas en las que la luna lucía tan completa que yo dejaba de ser yo mismo para transformarme en un monstruo, una bestia sin apenas raciocinio que no podía estar cerca de nada que no quisiera morir. Y Ezhara... jamás me perdonaría cualquier tipo de rasguño que pudiera causarle a cualquiera de las dos. Pero tampoco podía decírselo y que me echara para siempre, lejos de ellas. Lejos como yo me había ido hacía años.

Por una vez o, más bien, por segunda vez en mi vida, quería comenzar a hacer las cosas bien. De verdad que quería. Mandarle una lechuza ya no tenía sentido después de tanto tiempo, presentarme en casa a través de la chimenea menos aún y aunque hubiera merecido la pena sólo por verlas, sólo habría provocado sentimientos negativos por su parte. Y la entendería, como sería lógico. Pero quería buscarme la oportunidad y aunque debería ser de día, de noche mi aspecto físico sería menos evidente. Más ojeroso, más hambriento en la mirada, más fibra componiendo cada uno de mis músculos. Aunque no era siempre peligroso, nadie sería capaz de poner una mano en el fuego por un hombre lobo. Literalmente estaba acechando el que había sido nuestro hogar. Con el paquete especial de "hazte un licántropo" venía la única mejoría, lo único bueno que podía sacarle a aquello que consistía en la mejoría de mis sentidos. A estas horas, ya lo tenía memorizado, siempre salía a dar un paseo, aunque nunca con la pequeña. Le salí al paso cuando estuvo a unos cuantos pasos de la casa y procurando que ninguna farola me diese de forma directa. -Ez...- murmuré.



© by Farah.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lady and the wolf

Mensaje por Kalel el Sáb 18 Mar - 17:53

I. UNCOVER
ZONA RESIDENCIAL | NOCHE | KALEL

El curso aún no había empezado así que tenía bastantes horas libres para estar por casa. Eve iba a clase con otros niños muggles cuando era un poco más pequeña pero habíamos tenido un par de incidentes desde que descubrimos su naturaleza de metamorfomaga. Me hacía ilusión que compartiera con mi madre una característica tan especial y tan bonita pero era muy pequeña para controlarla y eso haría difícil que pudiera relacionarse como yo lo hice con niños muggles como yo lo hice en su momento, haciéndome pasar por una más. Por suerte, con la ayuda de Violet, incluso un par de padres que habían huido espantados lograron ser desmemorizados a tiempo y aquello no supuso un problema en sus vidas ni en la nuestra. Habíamos encontrado recientemente una especie de jardín de infancia pequeño y “especial”, al que acudían niños como Eve pero también pequeños muggles con hermanos o familiares mágicos por lo que si a ella le daba por cambiar el color de su pelo, por ejemplo, nadie se extrañaba más allá de las risas por lo adorable que estaba con el pelo rosa por ejemplo.

Aproveché el día y el hecho de tener el temario casi listo para llevarla al parque, y de compras. Aún me parecía increíble lo rápido que crecía. Algunos de sus zapatitos estaban empezando a quedarle pequeños. Por la tarde salí a correr dejándola con Kellix, que se encargaba de ella estupendamente y ambos parecían disfrutar esos ratos. Apenas me había alejado un par de calles de la casa cuando algo salió en mi camino. Iba concentrada en mi ritmo, por lo que tardé un segundo en distinguir la figura. Me quedé quieta y callada al verle, lanzándole esa mirada que no se puede evitar. El reproche estaba impregnado en ella. Parecía un alma en pena, y no pude evitar preguntarme si después de lo que me había hecho algo había ido mal y venía encima a pedir ayuda. —¿Qué haces aquí?—es más, cómo sabía donde vivíamos. Violet me lo habría dicho si se hubiera puesto en contacto con ella.



© by Farah.


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥️ ♥️ ♥️

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lady and the wolf

Mensaje por Gintonic el Sáb 18 Mar - 18:04

]
I. UNCOVER
ZONA RESIDENCIAL | NOCHE | KALEL

En cuanto pude verla más de cerca, compensó el hecho de que ella me estuviese mirando como si fuera lo último que hubiera deseado. No se lo iba a reprochar, aunque me hubiera gustado otra reacción. Me pregunté cuantas cosas estarían pasando por su cabeza en ese momento y no pude evitar pensar, también, en cuanto me odiaría. Por los motivos cualquieras que ella pensara que había sido, daba igual, aunque mucho me temía que no habría pensado en una desaparición forzosa o el recibimiento sería otro. ¿Habría llegado a verme cuando empecé a frecuentar el pueblo nuevamente? ¿Me habría visto entrar en la tienda? Al fin y al cabo era mía, así que no entraba en propiedad ajena. Pero era lo que más me daba igual en ese momento, porque había logrado mi propósito de verla. -Sólo quería verte...- verla, tocarla, acariciarla, mil cosas que no podía ni me dejaría hacer. -Veros- dije más firme. Conocer a mi hija y no viéndola sólo como algo en la distancia o intuyendo sus formas. Quería compartir tiempo con ambas dos, pero yo era el primero en saber que, si algún día llegaba, aún faltaría. Debía volver a ganarme a Ez y era un reto más difícil que nunca.

Me humedecí los labios. Dolía, porque aún los tenía agrietados del frío y de lo que la maldición hacía en mí, consumiéndome cada día. Unas veces más fuerte que otras, según la fase lunar en la que nos encontráramos, pero sería siempre una mierda: no había palabra que lo pudiera describir mejor. -He... vuelto- claro, no es que no fuera evidente después de ¿Qué? ¿Dos años? -No te olvidé, en ningún momento- sólo, habría que añadir, cuando yo no era yo mismo, sino una bestia. Di un par de pasos hacia ella, pero sin alejarme mucho de la oscuridad, no queriendo que viese mi desmejoría. O mi cambio, más bien, porque la posible grasa muscular se había convertido en fibra. Pero las ojeras estaban ahí, las veía siempre reflejadas en cada superficie. Era la maldición, sí, pero también su falta.



© by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lady and the wolf

Mensaje por Kalel el Sáb 18 Mar - 18:22

I. UNCOVER
ZONA RESIDENCIAL | NOCHE | KALEL

Viendo la escena desde fuera él me daría pena, parecía solo una sombra de quien solía ser. Hablaba en susurros, casi vacilante, como si no pudiera decir dos frases seguidas sin que le doliera. Pero lo cierto es que al mirarle solo podía pensar en todo el daño que me había hecho, en la agonía al descubrir que me había dejado sola. Que nos había dejado a las dos. Se suponía que íbamos a hacer aquello juntos, tener un bebé y criarlo y ser felices juntos. ¿Si no era lo quería porque fingió que estaba tan feliz cuando supo que estaba embarazada? En lugar de avisar, me había dejado creer que todo iba a ser bueno para luego abandonarme y defraudarme a todos los niveles, aniquilando cada promesa de amor y fidelidad que me hubiera hecho. Ya no quería recordarlas, pero no habían sido pocas.

Fruncí el ceño, porque me dolía y enfurecía que ahora viniera para “vernos”. Se suponía que no podía negarle el derecho a ver a su hija, pero ni siquiera se había molestado en venir a verla al hospital cuando nació y nunca después de ese día. Podía recordar con detalle excesivo, enfermizo, las cosas que pasaron antes de que se fuera. Había repasado los hechos en mi cabeza una y mil veces. Busqué para saber si había hecho algo mal, qué había fallado en nuestra relación para que se pusiera raro y finalmente me dejara. Pero ya hacía mucho que había dejado atrás la fase en la que me echaba la culpa, porque no la había. Estaba embarazada y quizás alguna vez no le hablé bien o fui impaciente cuando pedí algo… pero nada de eso justificaba lo que hizo.

¿Que has vuelto? ¿Y qué quieres, una fiesta de celebración, unos aplausos?—ladré al fin, tras retroceder un paso. Al menos era de noche y no podría ver que los ojos empezaban a brillarme, pensé. Pensé mal. Decía que no me había olvidado, y sonaba como los cornudos cuando vuelven con el rabo entre las piernas. Fruncí el ceño y quise  continuar caminando, no me merecía esto. ¿Por qué ahora? — Apareces como si nada después de todo este tiempo. Te fuiste sin más y me dejaste. No te dignaste ni a venir a conocerla a ella. ¿No te da vergüenza?

Cuántas veces había pensado en Eve, en cómo explicarle porque su padre no estaba... El dolor era por las dos, porque aún era pequeña y ni siquiera había aprendido a decir papá, pero después sería peor.



© by Farah.


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥️ ♥️ ♥️

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lady and the wolf

Mensaje por Gintonic el Miér 5 Abr - 13:41

I. UNCOVER
ZONA RESIDENCIAL | NOCHE | KALEL

La solución más fácil al conflicto sería levantarme la camiseta. Apartar a un lado la chaqueta puramente muggle y levantar la otra prenda que cubría la enorme y fea cicatriz que me acompañaría de por vida. recordándome quién era ahora. Qué era. Pero, sin duda alguna, era la peor de las ideas. No sólo le desvelaría que era un monstruo, sino que parecería que quería aferrarme a su lástima como recurso para el perdón. En el mejor de los casos, porque en el peor la imagen era la de una Ezhara huyendo, lejos, por miedo a que les hiciera daño. Plenamente consciente de que tarde o temprano tendría que decirlo, no sería por el momento. -No Ezhara, no quiero ninguna fiesta- a saber en qué momento podría volver a disfrutar de una. Pero tampoco las pedía, vaya, sólo quería toda la normalidad que mi condición me permitiese. Me mordí el labio inferior sin darme cuenta que lo hacía con más fuerza de la que había tenido antaño y sólo me percaté cuando sentí el sabor de la sangre en mis papilas gustativas. -No me fui sin más- manifesté, con el ceño más fruncido que nunca. Seguro que antes no habría puesto un gesto tan duro de forma tan rápida, pero también era cierto que ya nunca más sería el de antes. Como si fuera una advertencia sobre mí mismo, sentí un cosquilleo en la cicatriz, del que no estaría seguro si todo serían imaginaciones mías.

Que creyera que me había ido porque sí, porque no la quería, o porque no deseaba la vida de hombre casado con familia, dolía. Y estaba casi seguro que esas habían sido las opciones que mi todavía mujer había barajado. La idea de que hubiera conocido a otro, de sangre pura, alguien digno sin lacras ni maldiciones, me hacía hervir la sangre. Pero no existía tal cosa, porque Violet me lo hubiera comunicado, ¿no? Que otro tío estuviera viviendo la vida que a mí me correspondía. Estaba siendo egoísta, porque ella se merecía todo lo bueno que pudiera pasarlo, Eve y ella lo merecían. Y, sin embargo, allí estaba. -Me da vergüenza, mucho, también tristeza. No... no espero que me creas y ahora no te lo puedo contar, pero no podía ir, no podía...- no me fiaba de mis actuales características como para haberlo hecho entonces cuando no sabía por donde podría saltar. -Déjame que intente arreglarlo- hacía mucho, había sido capaz de arreglar las cosas, pero claro estaba que antes sólo habían sido cosas de juventud y problemas de faldas. Como gesto nervioso, casi involuntario, entrelacé mis manos y bajé la mirada un instante para ver cómo movía los dedos entre sí. Volví a buscar la suya. -Por favor- no tenía tampoco derecho ni a pedirlo.



© by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lady and the wolf

Mensaje por Kalel el Lun 10 Abr - 14:39

I. UNCOVER
ZONA RESIDENCIAL | NOCHE | KALEL

Se le veía abatido, como si se arrepintiese, pero yo no estaba dispuesta a darle una oportunidad conmigo. Me había dejado cuando más le necesitaba, sin una despedida, sin una explicación. Estaba claro que todo este tiempo podría haber gastado al menos un rato en una carta, para preguntar al menos como estaba ella. Pero no. Llegaba ahora, a saber por qué, y no sabía que esperaba. La impotencia, la ira, pero sobre todo el dolor me estaba desbordando. pero no quería que me viera mal, bastante había pasado como para darle el gusto de que viera que aún seguía hecha pedazos por su culpa. No quise creer a quienes me decían que no debía casarme con él, pero casi todas las cosas que me habían dicho se habían cumplido.Y odiaba que alguien como mi abuelo tuviera razón.

Cuando dijo que no fue sin más quise tirarle algo a la cabeza, pero no llevaba mi bolso ni tenía nada a mano. Que frunciera el ceño y me hablase así me ponía aún más y más nerviosa. —¿Cómo que no? ¡Tendrás cara! Desapareciste de la faz de la Tierra.
Parecía muy seguro de que había una razón, peor no podía contármelo. ¡Venga ya! ¡Se había ido con otra! U otras. Seguramente la presión del compromiso y de la hija que íbamos a tener le vino grande. Suspiré sonoramente. No quería ni preguntarle cómo había sabido que vivíamos aquí. Suplicante, volvió a mirarme a los ojos y me pidió una oportunidad. —No te has portado bien, pero la niña merece crecer con un padre si es que te comprometes. Pero en cuanto a mí puedes olvidarte.—dije, y cada palabra me estaba doliendo. Pero tenía que dejárselo claro. Que no hubiera encontrado a otra persona que me llenara no significaba que fuera estúpida, no volvería a tropezar en la misma piedra. ya no podía confiar en él. Aparté los ojos de él. — ¿Sabes dónde vivimos? Puedes venir a conocerla.
No me atrevía a decirle un día, porque no quería oír algo como “el martes tengo cosas que hacer”. Que pusiera pegas, encima, acabaría por destrozarme así que no di pie a ello. Que propusiera él un día.



© by Farah.


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥️ ♥️ ♥️

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lady and the wolf

Mensaje por Gintonic el Sáb 15 Abr - 16:42

I. UNCOVER
ZONA RESIDENCIAL | NOCHE | KALEL

Fruncí los labios y tensé toda mi musculatura. Lo segundo era prácticamente involuntario, me sucedía de continuo. A veces, era un ruido que me alertaba, otras veces tan sólo un recuerdo y, la gran mayoría, porque era simplemente parte de mí. Había pasado el tiempo, habían pasado años y tampoco podía controlar aquello. Si me paraba a pensarlo, no podía controlar nada de lo que era mi vida y en parte, también mi condena. Si de algún modo las tenía a ellas, al menos tendría algo bueno, algo de equilibrio. Hasta que la cagara. una contestación de mi nuevo ímpetu, un mal gesto, el desaparecer la noche antes a la luna llena para no aparecer hasta dos días después. Todo ello me mataba cada día y si no había acabado con todo, era porque me quedaba un pequeño rayo de esperanza. Aún cuando sabía que todos estarían mejor sin mí. Y, aunque le había fallado, una vez le juré a Ez que daría todo por ello, que estaría con ella, en la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte nos separase... y yo no sería capaz de alejarme de ella aunque los papeles estuvieran cambiados. Pero no era el caso.

-No, no me porté bien- el origen no había sido culpa mía, pero quizá podría haber afrontado todo de otra manera. Sin embargo, era algo que ya no importaba. Ezhara acababa de sentenciar que, al menos, podría conocer a nuestra hija, estar a su lado, ser partícipe de su vida y crecimiento. A través de Violet y para que todo fuese menos duro, sólo quería saber si ellas estaban bien porque mantenía la esperanza de que, en algún momento, conocería más detalles de su corta vida, como su primera palabra o su primera demostración de magia, si es que ya la había tenido. Aunque podía ser squib, lo que al menos a mí no me importaría y a Ezhara, aún cuando provenía de donde provenía, la conocía suficiente para asegurar que tampoco. -¿De verdad puedo?- abrí algo más los ojos para buscar los suyos, buscando en ellos que no fuera algo por comentar, que de verdad tenía su visto bueno para ello. Aunque había sentenciado lo nuestro. -¿Puedo ahora?- pregunté dando un pequeño paso hacia ella. No era el horario más apropiado, pero no podía evitar la anticipación de mis movimientos cuando las implicaba a ellas.



© by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

I. UNCOVER

Mensaje por Kalel el Dom 23 Abr - 12:51

I. UNCOVER
ZONA RESIDENCIAL | NOCHE | KALEL

Todo aquello estaba doliéndome muy dentro, y seguramente sería más sencillo decirle que siguiera su camino, que se olvidara de quienes había dejado atrás hacía ya más de dos años. Pero no podía hacerle eso a Eve. Ella aún era muy pequeña y quizás, si Eric se comportaba, podría volver a su vida como si nada. No tendría que llegar el día en que fuera mayor y preguntase dónde estaba su padre, quién había sido y por qué nunca había estado presente. Quizás podía arreglar al menos eso. Desgraciadamente yo sí me acordaba de todo el daño que me había hecho que desapareciera de nuestras vidas sin llegar a conocer a su hija y sin dar una explicación. Jamás podría olvidarlo.

No dije nada cuando reconoció que no se había portado bien, un eufemismo en comparación con los hechos reales. Porque “no portarse bien” es lo que hacen los niños que desobedecen, trastadas sin envergadura ni peligro. Pero lamentarme ahora mismo no cambiaría nada. Le ofrecí venir a vernos dando por sentado que conocía la dirección de mi casa y así era.Me parecía algo inquietante, y no podía evitar preguntarme si habría estado un tiempo rondando la zona y preguntándose cuando hablarme. Asentí una sola vez, despacio, cuando preguntó si lo decía en serio, si le “daba permiso”, para conocer a la pequeña. Los ojos buscaron los suyos sin mi consentimiento cuando preguntó al fin si podía ser ahora mismo. Era… más que precipitado pero no tenía nada que hacer ahora mismo y ella seguiría despierta a esta hora. Tardé un buen rato, pero al final dije: —Vamos.

Caminé delante, con la incómoda extrañeza de estar cerca de él después de tanto tiempo. No era un extraño, pero la sensación era como de la tener que pasar mucho rato con uno en un ascensor que subía demasiados pisos. No hablé por el camino, la charla trivial y desenfadada estaba descartada. Abrí la puerta con llave, al estilo muggle. — Kellix, ya estoy aquí—le avisé, aunque él tenía buen oído y ya lo sabría.

Entré seguida de Eric hasta el salón, donde Eve tenía su espacio en una especie de cuna-parque grande, con una alfombra mullida en el suelo y sus juguetes. Kellix estaba a su lado, pero se desmaterializó y llegó a nuestro lado. — Señora…
 ¿Puedes ir a preparar la cena?—dije sin más, no podía responder ahora a las preguntas que sus enormes ojos verdes me hacían. Por supuesto, reconocía a Eric. Me acerqué a Eve y antes de abrir su rincón de juegos ella ya caminaba hacia la puerta. —Mammma.—me enseñaba su peluche favorito, un osito verde. Solo cuando la cogí en brazos pareció reparar en que había otra persona conmigo y le miró con curiosidad.



© by Farah.


I DON'T KNOW HOW TO LOVE YOU BUT I WANT TO ♥️ ♥️ ♥️

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
75

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lady and the wolf

Mensaje por Gintonic el Lun 1 Mayo - 19:49

I. UNCOVER
ZONA RESIDENCIAL | NOCHE | KALEL

Hacía unos minutos apenas que me había presentado ante ella sin avisar, con un aspecto que no era el acostumbrado y, lo que venía siendo lo más importante, lo había hecho después de estar más de dos años fuera de casa. Después de haberme ido sin previo aviso, aunque durante días había arrastrado la decisión hasta delimitar que era imposible e inseguro quedarme al lado de mi mujer embarazada teniendo en cuenta que era un completo peligro. Ahora, le pedía ver a la niña, cuando sabía que ella era algo aparte, algo que me tendría que trabajar más en caso de decidirme a hacerlo finalmente. Pero la necesitaba en mi vida joder, la necesitaba y ella ahora me miraba con algo que no sabía si era odio, desprecio o ambas cosas. Me humedecí los labios una y otra vez esperando su respuesta. Comprendería la negativa, por mucho que me fastidiase pero, aún así, mejor hacerlo en esa fase del ciclo lunar para poder disfrutar el momento en que conocería a mi hija, si es que finalmente accedía. Para mi sorpresa lo hizo justo después que nuestras miradas hicieran contacto. Hubiera sonreído si tuviera fuerzas y ánimos para ello, si hubiera visto un pequeño rastro en sus gestos que me llevara a pensar que aún sentía algo bueno por mí.

Asentí y, en total silencio, nos encaminamos a la casa, sólo acompañándonos el sonido de los pequeños insectos nocturnos. Aunque me mantuve como a un metro de ella, no fueron pocas las veces que quise alzar el brazo y rozarla, aunque sólo fuera un poco, con la yema de mis dedos. Más sensible que antes, tendría que ser una experiencia espectacular. Una que, en concreto, no sabía si llegaría a vivirla de nuevo. Kellix estaba de la misma manera que lo había visto la última vez, pero no dediqué más de un par de segundos sobre él antes de darme cuenta de hacia dónde iba la mirada de Ezhara. Mis ojos se abrieron todo lo que pude para impregnarme de aquella primera visión de nuestra hija, a quien vi aún mejor cuando ella tomó entre sus brazos. Las lágrimas se deslizaron por mis mejillas en cuanto la pequeña determinó su atención hacia mí. La suerte era que ella no pudiera comprender aún qué era lo que podía pasarme y, de pronto, ZAS, su pelo era rosa y no rubio. Parpadeé varias veces, sabía por qué le pasaba y no sólo confirmaba que era bruja, sino también metamorfa. -Es preciosa- dije finalmente, tras deshacerme del nudo en mi garganta. Sin moverme por no querer hacerle daño a nadie pero envolviéndome de todos los olores de aquello que podría haber sido el hogar de una familia unida y no lo que yo había hecho.



© by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lady and the wolf

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.