Últimos temas
» Etherial's Dreams
Hoy a las 16:07 por Ladie

» ♠ Never find another.
Hoy a las 15:27 por Hellcat

» ♠ Don't let me go.
Hoy a las 15:08 por Hellcat

» Death is equal
Hoy a las 14:14 por Nightingale

» 38. Fire from the tongues of liars
Hoy a las 13:52 por Nightingale

» 37. Suspect
Hoy a las 13:51 por Nightingale

» 36. Invasion
Hoy a las 13:50 por Nightingale

» Time flows like a river.
Hoy a las 11:24 por Heartrender

» Confieso que...
Hoy a las 11:03 por Heartrender

» ~ You could be loved again
Ayer a las 23:06 por SapphireDragon

» Pirate's song
Ayer a las 22:34 por Ghawazee

» I'm free to be the greatest
Ayer a las 21:56 por Magik

» —Evento: Trama Halloween. Highway to hell.
Ayer a las 21:13 por Winter Wiccan

» ☼ Baptized in fire
Ayer a las 21:08 por Carrie_B

» Misión I: La granja.
Ayer a las 21:05 por Winter Wiccan

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

My dearest, Marie Antoinette

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

My dearest, Marie Antoinette

Mensaje por Fréolices el Lun 20 Mar - 2:44

My dearest, Marie Antoinette
Mayo de 1789, París. La primavera ha bendecido a los célebres jardines de Versalles. La monarquía francesa goza de sus privilegios, ignorante de que tiene los días contados. La Reina sigue con su vida de lujos y excentricidades, acompañada de su amiga y confidente Yolande de Polastron, Madame de Polignac. Un mensaje sin sobre ni remitente cita a la Reina en la taberna Palais Royal aquella misma noche.
Yolande de Polastron
Duquesa y Condesa de Polignac | Tatiana Matre | Fréolices
Marie Antoinette
Reina de Francia | Roxane le Texier | L’ASSASYMPHONIE
Crackship | Rol Libre | L'ASSASYMPHONIE FRÉOLICES
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My dearest, Marie Antoinette

Mensaje por Fréolices el Lun 20 Mar - 2:48

My dearest, Marie Antoinette
Chapter one: the message
Los cálidos rayos de sol se bañaban en las fuentes de los jardines de Versalles, llenando el agua con unos destellos dorados que pudiese haber hecho que algún insensato con pocas luces terminase empapado de la cabeza a los pies habiendo pensado que había hallado oro. Los árboles ofrecían las frutas grandes y jugosas que uno debía degustar con máximo cuidado si no quería que sus prendas acabasen manchadas para siempre de dulce néctar. Las flores nunca habían estado tan hermosas, lo llenaban todo de alegría, atrayendo con su encanto a las curiosas mariposas. Sí, el Jardín de Versalles era la copia más precisa del mismo Edén.

Madame de Polignac paseaba junto a la Reina por petición de esta última. Tras ellas, a unos cinco pasos de distancia, caminaba la joven Olympe empujando la silla del Delfín.

-El médico dice que ha mejorado muchísimo desde la última vez que lo examinó, que si sigue así podrá hasta cabalgar eventualmente- con una ligera inclinación de cabeza, saludó a dos miembros de la corte que habían salido a aprovechar aquel magnífico día, aquel acto tuvo la respuesta esperada.

Dejó algo entre las manos de la Reina, un pequeño trozo de papel doblado dos veces. En él, una dirección: “Palais Royal”. Se acercó más a la monarca, deshaciéndose del espacio que había entre ambas, pues hasta el mismo aire podría ser un espía dispuesto a atentar contra la seguridad de la Reina Marie Antoinette.

-Dice que estará en París durante esta noche, luego se irá-susurró- Estos rosales nunca han estado tan hermosos, ¿no creéis? Las lilas son mis favoritas-pasaron de largo un jardinero que, con habilidosas manos y un talento casi innato con las tijeras, daba forma a los arbustos. -¿Estáis segura de esto? ¿No será peligroso?

Yolande estaba preocupada, le habían llegado rumores de que el Tercer Estado había comenzado a movilizar el pueblo francés. Aquellos incultos podrían ser inferiores a ellos, pero eran la mayoría y contaban con una fuerza física extraordinaria. Sería de necios no tener miedo. Temía por su querida Marie Antoinette, si los rumores eran ciertos, París habría dejado de ser una ciudad segura.




Yolande de Polstron
Dato - Dato - Dato - Dato
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My dearest, Marie Antoinette

Mensaje por L'Assasymphonie el Mar 21 Mar - 0:43

My dearest, Marie Antoinette

Chapter one: the message
La primavera había llegado a Versalles, y sus jardines se habían teñido con sus brillantes colores. La reina, por supuesto, había salido a disfrutar de la belleza del paisaje, así como del aroma de las flores y la hierba que impregnaba el aire. Había pedido a su fiel amiga Yolande que la acompañara, así como a Olympe, que iba con Luis José.

Cuando Yolande habló, mencionando la salud del niño, se giró para mirarlo. Pese a las palabras de su amiga, ella no veía ninguna mejora evidente. Apartó la mirada enseguida. No era capaz de soportar ver a su hijo así, no era capaz de soportar el dolor que aquello le provocaba.

A decir verdad, siempre había hecho todo lo posible por olvidar el sufrimiento, entregándose a las fiestas y el derroche, en lugar de a sus responsabilidades como reina. Sabía que la gente la odiaba por ello, pero también sabía que la habían odiado desde el primer día. Para los franceses no era más que L'autre-chienne, y para los austriacos era la reina de Francia. Desde la muerte de su madre, solo su hermano José la unía a su país de nacimiento. Sólo en la Corte tenía amigos, pero sus enemigos en Versalles superaban con creces a sus personas de confianza.

Yolande dejó en sus manos un papel, que no tardó en desdoblar. Las palabras escritas fueron ligeramente decepcionantes. Nada de palabras de amor, ningún gesto de cariño. Tan solo un lugar. Leyó varias veces aquellas dos palabras, deteniéndose en la caligrafía del hombre que las había escrito, como si en ellas pudiera encontrar el consuelo que las palabras no le podían proporcionar.


Palais Royal... ― murmuró, antes de girarse hacia su amiga. ―Pero eso está en medio de la ciudad. ―Aquel susurro era casi un gemido, un grito silencioso de terror. Pero... era seguro. Más seguro que un palacio donde las paredes tenían oídos, al menos.

Incluso el hecho de ver a Axel aquella misma noche le dejaba un nudo en el estómago, los ojos húmedos y rabia, mucha rabia. El mundo estaba en su contra y solo podría ver al hombre que amaba aquella noche. Solo una noche... ¿por qué solo una noche? ¿Por qué huía, abandonándola una vez más? ¿Por qué no podían estar juntos más tiempo? Luis no estaba interesado en ella ya, y desde la muerte de su última hija todo se había enfriado aún más. Pasaba las noches sola, entregándose a los placeres fugaces del juego y el vino porque... ¿qué más podía hacer?

Así es, recuérdame que le de una propina al jardinero ― contestó, alzando la voz. Sabía que el interesado estaba escuchando y, si había escuchado algo, aquello compraría su silencio. ― En absoluto ― susurró, un vez más. Yolande era su confidente, la única a la que podía contar sus temores. ― Pero es la única forma. ― añadió, tratando de convencerse.

Si alguien la descubría, estaba perdida. No había ningún motivo por el cual la reina pudiera estar en París, menos aún por la noche, pero tampoco había forma alguna de que Axel entrara en Versalles, no con todos aquellos rumores contra ella. Su marido era un idiota, pero incluso los idiotas podían sospechar si sus consejeros le animaban a ello. Y lo hacían, en especial aquel Necker, aquel irritante Necker que absorbía a su marido, llenándole la cabeza de ideas sobre ahorro y sobriedad, con las correspondientes críticas a los "gastos de la reina".

Era humillante que un simple ministro criticara sus acciones y también era humillante que Luis se atreviera a seguirle la corriente sugiriéndole que dejara de gastar dinero. Pero si se descubría que había estado con Axel... No quería pensar en qué pasaría en aquella situación.

¿Pero qué más podía hacer? Dejarse morir de aburrimiento en Versalles, esa era su única opción. Y, desde luego, no pensaba permitir que ocurriera. Era demasiado joven como para permitirse aquello, y era la reina, la reina de un país que la odiaba y la insultaba, de un país que la había separado de su familia para siempre, dándole un marido que no quería amarla, de un país que no dejaba de crear rumores sobre ella, de un país que usaba su nombre para estafar.

¿Por qué sacrificar su felicidad, o lo que le quedaba de ésta, con aquel puñado de ingratos?






Marie Antoinette
Con Yolande - Versalles - 1789



By Snicket ♥

Tu Vas Me Détruire:


By Mozart♥
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My dearest, Marie Antoinette

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.