Últimos temas
» ♫ Pirate's life is the best life
Hoy a las 8:19 por Storm Queen

» Petición cambio de nick
Hoy a las 8:07 por Storm Queen

» The moment when all the smiles died.
Hoy a las 5:38 por Lichtgestalt

» I. Merry Christmas! | TRAMA GRUPAL | BRYMPTON HOUSE
Hoy a las 2:07 por Lichtgestalt

» bloodlines
Hoy a las 1:59 por Nocte

» Dados de la suerte
Hoy a las 1:08 por Dice Master

» Music inflames temperament
Hoy a las 1:02 por Nocte

» Let's Rock, baby! [Tres y Wica] [Tardis+Thyra]
Hoy a las 1:01 por Thyra

» — Colors of the wind.
Hoy a las 0:48 por Neliam

» ¡No apagues la llama!
Hoy a las 0:30 por Neliam

» ❖ Burning Desire.
Hoy a las 0:17 por Nocte

»  ▬ Que sea cierto el jamás.
Ayer a las 23:23 por Efímera

»  ▬ Invisible a los ojos.
Ayer a las 23:22 por Nightingale

» Ice soldiers.
Ayer a las 23:17 por Novocaine

» III. El ocaso de los dioses
Ayer a las 23:13 por Nyadeh

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

I'ts Human Nature.

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Mar 28 Mar - 0:25

It's Human Nature
Crackship | 1x1 | X-Men

Resumen de Plot. Hombre, mosquito, elefante. El mayor de los mamíferos, el menor de los peces, la más rapaz de las aves. Especies dispares y de similitudes nimias, prácticamente inexistentes. Unos asesinan brutalmente con tal de alimentarse y sobrevivir. Otros succionan cálida sangre de otras especias cual sediento vampiro. Todos ellos, de una forma u otra, están diseñados para perpetuar el ciclo de la vida. Sin embargo, eso no es lo único que los asemeja, no. Todas y cada una de las especies que habitan la Tierra se han visto obligados a evolucionar a través de los milenios. Algunos lo llaman Selección Natural o indefinible y arbitrario progreso. Otros, menos abiertos, definen la evolución de las especies como una aberración de la naturaleza. El hombre es hombre por poseer unas características tan simples como la capacidad de andar de forma erguida y poseer un dedo pulgar. Homo Sapiens (Sapiens), especie humana catalogada como el último escalafón de la evolución desde hace más de ciento treinta mil años. O eso creen algunos.

Sin embargo, un oculto secreto habitaba las afueras de Nueva York durante la segunda mitad de la década de los ochenta del siglo XX. La centenaria residencia de una familia adinerada empezaba a albergar en su interior al siguiente escalafón de la evolución del hombre. Los mutantes. Seres con capacidades particulares y espectaculares que se veían obligados a ocultarse entre las sombras para no ser catalogados como bichos raros peligrosos. Lo cierto es que eran peligrosos. Buenos o malos. Pero peligrosos. Hacía tan solo unos pocos años que En Sabah Nur (también conocido como Apocalipsis), un antiguo y titánico mutante, había estado apunto de convertirse en una viva deidad gracias a sus apoteósicos poderes y a su reducido, aunque brillante, ejercito: los cuatro Jinetes del Apocalipsis. El profesor Charles Xavier, un sabio y poderoso telépata había ganado con su brigada de los llamados X-Men. Aunque estos fueran principalmente niños adolescentes cuyos poderes estaban tan solo floreciendo, habían demostrado lo suficientemente poderosos como para derrocar al mal resucitado y encarnado.

La Mansion X (o Instituto Xavier para Jóvenes Talentos) abría oficialmente sus puertas unos años más tarde con el objetivo de educar y amaestrar a aquellos jóvenes mutantes cuyas peculiares capacidades debían florecer de forma controlada, para darle un buen uso. E indirectamente, dirigir a estos por el sendero de la rectitud moral, algo completamente imposible teniendo en cuenta la ambición del hombre desde el inicio de los tiempos. El Profesor X y el resto de sus profesores lo tendrían muy difícil. Seamos sinceros, se habían propuesto unos objetivos, como poco, utópicos.

Enoc
27 | Jumper | Jake Hold | TARDIS_IN_BLUE
Hijo bastardo (como todos) de Azazel (y por tanto, de los Neyaphem), aunque con aspecto humano y no demoníaco salvo por unos colmillos prominentes y afilados y unas orejas puntiagudas. Tiene la capacidad para teletransportarse a lugares en los que ya haya estado, siempre y cuando no se encuentren a una distancia excesiva. De la misma forma, puede teleportarse acompañado de otras personas, siempre y cuando esté en contacto con estas.
Warren Kenneth Worthington III
25 | Arc(Ángel) | Ben Hardy | Poseidon
Nacido en el seno de una familia neoyorquina acomodada (y supuesto descendente de los Cheyarafim), descubrió a los diez años que le empezaban a florecer en los omoplatos unas blancas alas. Su padre, resignado y cruel, trató de mutilar a su propio hijo con tal de que no fuera un bicho raro. A pesar de aquello, al estar en edad de crecimiento y desarrollo, unas alas aun más robustas remplazaron lo que quedaban de las otras (cortos muñones). Al igual que su padre, Ángel creía que era un esperpento ser antinatural. Se odiaba por ello. Un día, sin embargo, poco después de descubrir que tenía la capaz de volar batiendo las alas, salvó a una familia del incendio. Desde entonces se esforzaría por ser un superheroe.

No fue otro sino el profesor Xavier el que lo introdujo poco a poco en el mundo de los mutantes y los X-Men. Se convirtió en uno de los primeros "alumnos" originales de la escuela que no se abriría hasta una década más tarde. Tras el ataque de Rondador Nocturno, perdió parte de su poder. Apocalipsis se aprovechó de ello y lo hizo sucumbir al lado oscuro, otorgándole unas alas metálicas.

Tras haber luchado fielmente en el bando de los antagonistas, bajo el mandato que le otorgaba el pseudónimo Muerte, volvió a ser reclutado por Xavier para convertirse en reclutador y tutor para su academia, además del instructor de la clase de lucha. Sin embargo, no todo sería tan sencillo. Tendría que lidiar cada día con los demonios de su pasado, así como las miradas de superioridad que le regalarían sus antiguos compañeros de X-Factor (Quicksilver, Cíclope, Fénix, Tormenta y Bestia).
Cronología

Chapter 01. NEW HOPE.
Chapter 02. COUNTLESS DECISIONS DEFINE OUR DESTINY.
© by Farah.


Última edición por Poseidon el Vie 7 Abr - 1:38, editado 2 veces



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Mar 28 Mar - 15:34

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

Por mucho que no quisiera, era casi imposible no mirar hacia atrás y ver el cambio que había tenido lugar en aquellos años, tras el atentado de Apocalipsis al mundo que se conocía.
Los mutantes habían salido a la luz de una manera brutal y dolorosa. Habían salido a la luz, mostrando así que no tenían que vivir en la sombra, tal y como Enoc, y cientos de miles más, hacían a diario.
Aquellos actos habían desarrollado unas consecuencias que iban a cambiarlo absolutamente todo. En especial para un mutante que había vivido siempre a la sombra, escondido de los "qué dirán", de cómo iba a tratarle y a juzgarle.


Por suerte para él, un rumor de cierta escuela se había extendido como la pólvora por la ciudad de Nueva York.  Una escuela que muchos mutantes llamaban ya hogar. Más que una escuela, una oportunidad de ser alguien en el mundo. De ser reconocido y no ocultarse de nuevo.

Sin nada más al hombro que una raída bolsa con sus cuatro prendas, un sombrero sobre su cabello pajizo y un cigarro entre los labios, Enoc caminó cientos de kilómetros, aunque para ser sinceros más que caminar lo que hacía era saltar en la distancia, lo cual le ahorraba mucha faena, aunque le consumía por dentro y le cansaba más de lo esperado.

¿Qué iba a hacer allí? ¿Le aceptarían como alumno? Al fin y al cabo hacía mucho tiempo que había dejado de ser un estudiante, quizá la escuela no era el lugar apropiado para él, pero deseaba con fuerza ver aquel lugar. Conocer más gente como él con la esperanza de no ser un bicho raro.
Llevaba más de tres semanas de viaje cuando por fin la mansión  Xavier se alzó tras las verdes colinas. Enoc se detuvo unos segundos ahí, contemplando aquella majestuosa obra de arquitectura, con sus exuberantes jardines y el brillo de la oportunidad que le brindaba flotando en el aire.

Con una sonrisa de oreja a oreja, Enoc caminó los últimos metros hasta la puerta de la entrada, donde podía leerse un cartel que rezaba "Instituto Xavier para Jóvenes Talentos".  Los jardines estaban llenos de jóvenes que estudiaban o desarrollaban sus poderes ahí, a la vista de todo el mundo. Se detuvo unos momentos ahí, contemplando a un joven que parecía disparar a unas dianas con un rayo que salía directamente de sus ojos. Era asombroso que allí pudieran mostrarse con tanta libertad que no pudo evitar soltar una carcajada de alivio.
[***]

El profesor Charles Xavier fue más considerado y generoso de lo que esperaba. Se mostró encantado de tener a alguien más allí, aunque claramente, no como él esperaba. Su edad y su formación no le permitían quedarse como alumno, pero Xavier le ofreció una habitación y la posibilidad de que, con el tiempo,  llegase a ofrecer clases a los otros alumnos, cuando aprendiera a controlar totalmente sus poderes. Por el momento una habitación en el ala oeste y total acceso a la mansión era lo mejor que podía tener. Y no iba a quejarse, desde luego.

Xavier le acompañó hasta su nuevo dormitorio, enseñándole y explicándole como funcionaban las cosas en la mansión, quienes eran los profesores y las asignaturas que impartían. Aquel hombre era una buena causa que abría las puertas de su casa a jóvenes desamparados que necesitaban algo a lo que aferrarse. Una buena causa, un ideal por el que luchar. No hizo falta más de un par de horas hablando con él para darse cuenta de que Charles Xavier representaba todo lo que ellos buscaban.

© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Mar 28 Mar - 18:29

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

El amanecer había bañado cada una de las piedras que erigían aquella especial mansión con tonalidades vivas y cálidas, pues el sol se sobreponía a la humanidad, con poderes o sin ellos. La ciudad de Nueva York se encontraba a merced de los rayos de sol que se extendían a través del firmamento, sin ningún nubarrón le atreviera a obstruirle el paso. Sin embargo, no fue el brillo del exterior que despertó al rubio, no. Un prominente portazo inundó por completo su amplio, aunque desordenado dormitorio. Una cenicienta cabellera tiraba de su musculoso y pesado brazo con tal de despertarlo, algo que no parecía agradarlo (así lo demostraban sus incesantes gruñidos). Uno de los bramidos del rubio se tornó, de golpe, en un agudo chillido, seguido por un espasmódico ajetreo. −¡Ororo! −gritó gravemente el instructor, levantándose de golpe y sobándose el brazo, dónde Tormenta acababa de aplicar una pequeña descarga eléctrica−. Ya deberías estar acostumbrado. Cada martes igual −espetó ella, victoriosa. Cada lunes por la noche, Ángel se adentraba en los suburbios de la noche para participar en peleas ilegales. Tenía dinero suficiente como para trabajar toda su vida, sin embargo, luchaba por vicio, por la adrenalina−. ¿Cuánto ganaste anoche? −preguntó la mejor amiga del mutante alado, sentándose tranquilamente en la cama aun hecha de este. Se había acostado vestido (aunque sin camiseta) y sin abrir la cama−. Lo suficiente como para emborracharme hasta caer inconsciente.

Ororo empujó al rubio hasta la ducha y salió de su habitación para dejar que se lavara los restos de manchas de sangre (la mayoría ajena), así como para despejarse de una pesada y abrumadora resaca producto de los infinitos chupitos de tequila y vodka consumidos entre un total de cuatro peleas. De esas, había ganado un total de tres, todas menos la última. Había caído rendido ante la ingesta de alcohol. Warren arrastraba consigo los estragos de haberse convertido durante un par de días en "Muerte". Físicamente, aun era portador de unas enormes y letales alas de acero, utilizaba un uniforme de combate similar al que le había diseñado y creado el mismísimo Apocalipsis y aun cubrían su rostro varias líneas de color azul oscuro. No le crecía pelo en las sienes (y, en general, en los laterales de la cabeza), ni en la nuca. Sin embargo, su rubio cabello seguía creciendo en la parte superior de la cabeza, el cual lucía de diversas formas normalmente alternativas. En las últimas semanas, teniendo más de cinco centímetros de pelo, había decidido hacerse varias cortas trenzas. Normalmente trataba de disimular aquellos síntomas físicos que habían surgido debido a modificación genética. Bestia, sin embargo, le había asegurado que aquellas características podían desaparecer con el tiempo. O tal vez no.

Sin embargo, muchos otros síntomas marcaban la realidad tangible del mutante, aunque no fuera capaz de reconocerlo. Después de que todos lo dieran por muerto, menos Tormenta, que lo había salvado, fue re-reclutado por Xavier para que volviera a formar parte de su equipo de mutantes y su equipo docente. Desde entonces, Ángel se sentía en un continuo estado de paranoia, creyendo en todo momento que el resto de sus compañeros le reprochaban sus anteriores actos. Aun habiendo creado el equipo X-Factor con Tormenta, Bestia, Cíclope, Fénix y Quicksilver (con la colaboración del Rondador Nocturno), sentía incesantes miradas de desprecio y recelo, sobretodo por parte de Cíclope y Bestia. Además, él mismo vivía una lucha interna y constante por haber aceptado luchar en el bando del mal y haber estado apunto de sumir el mundo entero en una definitiva sumisión. Se martirizaba por el hecho de que su apariencia seguía igual. Se preguntaba si tal vez no había vuelto a su estado original porque en realidad así es como era él, como la "Muerte".

Salió de la ducha y se vistió con su uniforme de Jinete de la Muerte (traje levemente modificado por Bestia, para sacarle un mayor partido), se marcó los tatuajes de la cara y se estiró las trenzas a conciencia. Normalmente vestía un oscuro mono de licra para impartir sus clases, pero aquel día había planeado hacer algo diferente. Aquel día quería proponer un nuevo proyecto a sus alumnos. Se puso unas gafas de sol para ocultarse de la brillante luz del exterior de su habitación y al cerrar la puerta encontró un post-it que decía:

«X quiere que te encargues del "nuevo".
Pd: me han dicho que es mono.
XOXO, O.»


Soltando ininteligibles gruñidos, Warren se dirigió al ala oeste de la Mansión X en busca de la habitación del nuevo. Había escuchado hablar de él la tarde anterior, pero no había prestado atención pues había estado soñando en su noche de puñetazos y bebida alcohólica. Golpeó varias veces la puerta del dormitorio con los nudillos y abrió levemente la puerta. −¿Hola?

© by Farah.


Última edición por Poseidon el Jue 30 Mar - 21:25, editado 1 vez



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Mar 28 Mar - 20:28

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

Enoc se encerró en aquel cuarto una vez el profesor Xavier se ausentó para dar una clase.
A lo largo de su vida había residido en cientos de lugares, pero ninguno se sentía tan reconfortante como aquella habitación. Una cama, un armario y un escritorio con una estantería era lo único que había, pero por extraño que pareciera, se sentía cómodo ahí. Dejó la bolsa de ropa sobre la mesa y lo primero que hizo fue abrir la ventana para que el ambiente respirase. El cuarto de baño estaba equipado con los utilitarios básicos, lo cual era un alivio puesto que no tendría que compartir baño con nadie, ni hacer colas al fondo del pasillo para lavarse los dientes.

Rebuscó en sus bolsillos hasta dar con la cajetilla de cigarros y se prendió uno entre los labios, asomándose a la ventana y contemplando el panorama.
Sonrió unos segundos, exhalando una larga calada de humo y repasando con sus ojos las siluetas del jardín. Aprovechó ese momento para ladearse y desenroscar la larga extensión que sobresalía de su columna, convirtiéndose en una larga cola de punta de flecha. Siempre la llevaba escondida alrededor del abdomen, bajo la camiseta, pero en aquel lugar ya no tenía que esconder absolutamente nada.

Se giró en redondo cuando alguien llamó a la puerta y asomó la cabeza. Con el cigarro entre los labios y una expresión de confusión, Enoc alzó las cejas ante aquella cabellera rubia. -Hola... - se apoyó contra la ventana, ladeando un segundo la cabeza y rascándose la sien con la cola, buscando recordar de qué conocía ese rostro. Le resultaba vagamente familiar pero no acertaba a descubrir de donde lo conocía.  -Bonitos tatuajes... -señaló con la barbilla aquellas marcas que cubrían su rostro con un  eléctrico azul. Eran de lo más variopintos y parecían esconder un significado oculto. Caminó hacia él con las manos en los bolsillos y le abrió la puerta del todo para que entrase, quedándose paralizado al ver la majestuosidad de las alas de metal de su espalda.

El sol que entraba por la ventana se reflejaba en aquel pulido metal, creando figuras de luz que danzaban por la habitación. Parpadeó varias veces, deslumbrado por aquella imagen y se echó hacia atrás. -Vaya... Qué pasada... - Enoc no estaba acostumbrado a contactar con otros mutantes, de hecho apenas había conocido uno o dos a lo largo de su vida. El encuentro con el profesor Xavier le había dejado alucinado, sobre todo por el hecho de que contestaba preguntas antes de que las formulase siquiera. Pero aquellas alas eran de lo más sorprendentes. Sin embargo había algo extraño. Algo que le ponía los vellos de la nuca de punta. Una sensación de miedo en la boca del estómago. Algo que le hizo dar un paso hacia atrás, carente de expicación. Extendió una mano, pese a esa amarga sensación. -Soy Enoc.. ¿Tú?
© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Mar 28 Mar - 23:50

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

Los largos pasillos de la mansión se encontraban decorados con grandes ventanales, permitiendo que toda la casa se hallara envuelta en un intenso haz de luz que molestaba directamente los claros ojos del mutante alado, aun llevando puestas las gafas de sol. Su exoesqueleto artificial era pesado y robusto, pero estaba ya demasiado acostumbrado a llevarlo, por lo que caminaba con una aparente y sorprendente ligereza. Al caminar cabizbajo por los pasadizos, se sumía en su propia zozobra, tratando de liberarse de un ligero dolor de cabeza que lo martirizaba. Necesitaba concentrarse para la clase que tendría que impartir en unos minutos a un grupo de adolescentes insoportables y hormonados.

Desde su vuelta a la mansión, se había labrado una frágil y vacilante reputación de severo (e incluso borde) profesor. No se comportaba como un villano, ni mucho menos, pues ayudaba y apoyaba a sus alumnos tanto como podía. Sin embargo, los adiestraba de forma disciplinada y severa, algo que a él le hubiera venido de perlas. A pesar de haberse educado en uno de los mejores -y caros- colegios privados de Nueva York, había sido siempre un niño consentido y pijo, a pesar de su condición de mutante que había creado un cisma entre él y su padre. Lo odiaba. Por suerte, era ya huérfano. Odiaba a sus padres y a toda su familia por haberlo estigmatizado. Por su culpa se había sentido como un antinatural bicho raro. Había dejado que su padre lo mutilara a la edad de once años, pensando que aquello serviría para ser una persona normal. No había sido así. Muchos de sus alumnos se sentían de la misma forma a diario y él intentaba convencerles de que sus martirios eran completamente infundados. Eso ocurría fuera de las aulas: en los pasillos, en los dormitorios... Sin embargo, dentro de clase era un tiburón porque quería que aquellos niños fueran los mejores y los más capacitados para enfrentarse a cualquier peligro o adversidad.

Ángel era uno de los principales reclutadores del instituto, eso hacía que tuviera que dar la cara delante de los mutantes y sus familiares. Él era el pilar básico que sujetaba el puente de unión entre la escuela, las familias y su entorno, por lo que se enfrentaba a menudo a situaciones delicadas y vertiginosas. Adoraba a todos sus alumnos, pero solía odiar a sus familias. Ellos les cortaban las alas a sus hijos y los estigmatizaban de la misma forma que le había ocurrido a él. Aunque no de forma tan drástica. Por eso, se veía siempre obligado a tratar a las personas de forma falsa y más delicada de lo que en realidad le gustaría. Los martes, sin embargo, se estaba convirtiendo en costumbre que fuera realmente difícil de tragar. Sus alumnos lo estaban aprendiendo, y por lo tanto, trataban de no llevarle tanto la contraria.

Al abrir la puerta, observó al tipo que recientemente moraba la habitación. Como Ororo había prometido, era mono. Era más que mono. Su cabello pelirrojo era de lo menos común, al igual que los tatuajes que vestía el nuevo inquilino de la mansión a la altura de las manos y muñecas, consiguiendo llamar la atención de Warren. El rubio ni se lo había planteado, pero en aquel momento sabía que iba a tratarlo con rudeza y con amargura. Su propia deducción, sin embargo, se tambaleó al descubrir el inesperado y amable comportamiento ajeno. Había halagado sus tatuajes, cosa que, en cierto modo, le había agradado. Se fijó en la forma en la que quedó embobado mirando sus extensas y afiladas alas, así como los destellos de luces de colores que estas producían debido a la reverberación de la luz solar. Se lamió los labios prometiéndose que trataría bien a aquel tipo. Una promesa que no tardaría en romper.

Aquel amago desagradó de sobremanera a Warren, que frunció levemente los labios. Se obligó a suspirar con tal de mantener la calma e hizo el esfuerzo de quitarse las gafas de sol y colocárselas sobre la cabeza, para mirar al nuevo a los ojos. - Yo soy Warren, pero la mayoría me llama Ángel. Algunos otros, Muerte - dijo adentrándose tranquilamente en el dormitorio tras cerrar la puerta y obviando la mano que le había tendido el nuevo. Warren desconfiaba de su sombra, y más si su sombra era mutante. No tocaba a nadie si no era necesario o si no era para ganar dinero. No sabía si Enoc, por ejemplo, lucía algún poder psíquico desencadenado por el sentido del tacto-. Soy profesor de lucha del instituto, reclutador de nuevos mutantes y tutor de admisión y graduación. Eso significa que nadie accede o abandona el instituto sin mi consentimiento, a no ser que el profesor Xavier lo decida por su cuenta -explicó como si se lo supiera de carrerilla y caminó hacia las ventanas para encargarse de que estuvieran bien abiertas, para ventilar la habitación-. Normas básicas: respetar a todos y cada uno de los habitantes de la Mansión X independientemente de su edad, habilidad y estatus; hacer siempre caso de los superiores, ya sean profesores o científicos; se permite el libre uso de los poderes, siempre y cuando no se utilicen para dañar a otras personas o recursos materiales del centro. Se prohibe fumar dentro de la casa -espetó con desgana, quitándole al pelirrojo el cigarrillo de las manos-. Aunque como este es tu dormitorio, haremos una excepción. Pero no fumes en los pasillos -dijo dándole una fuerte calada al cigarrillo antes de arrojarlo por una de las ventanas ajenas-. Y por último, a pesar de que tenemos mayor tolerancia en general que cualquier escuela ordinaria, se permiten relaciones de índole sexual o sentimental, pero no te aconsejo que te tires a ninguna alumna menor de edad -dijo recordando algún caso anterior de estupro.

-Como eres nuevo, me toca cargarte en mi chepa durante unas semanas -prosiguió explicando, como si lo tuviera grabado a fuego en la memoria-. Voy a tener que hacerte un cuestionario oral y práctico para conocer levemente tu historia, tus habilidades y el control que tienes sobre ellas -dijo apoyándose en la ventana, mirando al pelirrojo-. Ya tendremos tiempo para ello. Por ahora me acompañarás en mis clases, así podrás ver como funcionan más o menos las cosas, aunque te recomiendo que no me tomes como ejemplo a seguir. En diez minutos tengo clase con un grupo de alumnos adolescentes, así que ve mentalizándose. ¿Alguna pregunta? -preguntó una vez hubo concluido su tedioso discurso. La clase que llevaría a cabo sería poco práctica y no tendría que estar muy pendiente de los alumnos, así que pretendía utilizar aquella hora para hacerle el cuestionario básico al nuevo.
© by Farah.


Última edición por Poseidon el Jue 30 Mar - 21:25, editado 1 vez



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Miér 29 Mar - 15:29

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X


-No encuentro mucho la similitud entre un ángel y la muerte pero... lo que tu digas.. - se encogió de hombro, conteniendo una debilucha sonrisa y girándose para seguir de cerca los pasos de esa criatura que se paseaba por su reciente adquirido dormitorio. Había pasado de largo de estrecharle la mano, pero a decir verdad poco le importaba ese gesto. Tampoco estaba acostumbrado a que la gente fuera amable, así que más bien lo que le hubiera sorprendido era que se la hubiera estrechado.

Contempló aquel cuerpo, aquellas alas que, aunque plegadas a su espalda, ocupaban gran parte del espacio del lugar. La habitación resplandecía con un brillo casi antinatural. Sonrió unos segundos, cruzándose de brazos y apoyándose sobre la puerta que cerró con cuidado. -¿Profesor? - enarcó una ceja, sorprendido. Era muy joven para ser profesor, aunque había que partir de la base de que aquel era un colegio diferente. Otras reglas y una realidad muy distinta a la que la mayoría vivían. Ahí la edad era tan solo un número, algo sin importancia. Donde se medía más la capacidad de uno mismo, su talento y las ganas de trabajar con los alumnos. Frunció el entrecejo unos segundos ante aquellas palabras. -Entonces... ¿No puedo salir de la escuela e ir a la ciudad si me apetece? - Warren siguió dictando las normas como quien se aprende una lección de historia de carrerilla para un examen. Enoc no tenía problema con las normas, siempre había sido alguien tranquilo y a quien no le gustaba causar problemas, así que aprenderlas y seguirlas no le iba a suponer ningún problema.

Salvo el hecho de que le quitase el cigarrillo que estaba degustando. Iba a quejarse cuando le dio una calada y lo tiró por la ventana. Las palabras llegaban tan rápido por parte de Warren que parpadeó unos segundos, asimilándolo todo. -Eh... no pienso tirarme a ninguna alumna... no me...-  negó con la cabeza, rascándose la nuca y revolviéndose el pelo. -No tienes de qué preocuparte.. - sonrió nerviosamente por primera vez desde que había llegado a la mansión. Aquel chico sin duda le intimidaba. No por las alas, no por su actitud... pero por algo. Algo que no sabía definir.

-Creo que de mi historia lo único que puedo contarte es que he estado vagando de aquí para allá. No hay nada interesante... - se encogió de hombros y se plantó al lado de la otra ventana, apoyándose contra ella de nuevo contemplando al chico. Le gustaba la frescura y el viento que sentía desde ahí. -En cuanto a mis habilidades...- se concentró por unos segundos en las espaldas del chico y, dejando una leve voluta de humo rojizo tras de sí, se teleportó a escasos metros de donde se encontraba. -No es tan impresionante como unas alas de metal.. Ni tiene una gran historia detrás... - Enoc se consideraba, aparte de mutante, alguien completamente normal. No tenía una historia, no tenía nada que contar a nadie. Disfrutaba de su habilidad, la trabajaba y buscaba mejorarla, pero no había nada más.

-Te acompañaré a la clase, aunque no hay mucho más que contar en realidad... Pero pregunta lo que quieras...- se volteó hacia la puerta, consciente de que tenía que dar una clase y no quería hacerle llegar tarde. -¿Vamos...?


© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Miér 29 Mar - 20:45

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

-Paradójico, ¿verdad? - dijo en forma de un tranquilo bufido, mientras se acariciaba la desnuda y pelada nuca. Aquello le decía mucho sobre el nuevo. Warren no se consideraba para nada una celebridad, pero era innegable que la mayor parte del mundo mutante consciente conocía su villano alter ego. Todos los que habitaban aquella mansión, al menos, eran conocedores de Muerte como faceta. Estaba ya acostumbrado, así que trataba de no preocuparse por aquello. No estaba orgulloso pero al fin y al cabo tenía que convivir con Warren, Ángel, Arcángel y Muerte como partes indisolubles de su compleja y esquizofrénica personalidad.

Miró al chico. Escuchaba sus respuestas y lo atribuía a una persona normal, con pocas características remarcables. Parecía bastante nuevo en todo aquel mundo de caos, locura e incesantes batallas contra el mal. No sabía dónde se había metido. Warren, en parte, lo compadecía. Apoyado en el marco de la abierta ventana, se cruzó de brazos-. Puedes salir e ir dónde quieras. Esto no es una cárcel. Me refería, sobretodo, a nivel académico y... uhm... de habitabilidad -explicó, tratando de ser lo más conciso que pudo, tratando de que se entendiera mejor que la primera vez.

-No me preocupa tu vida sexual. Como ya te he dicho, este lugar está libre de estigmatizaciones y menosprecios, aunque por supuesto hay ciertas cosas básicas que se escapan del control del equipo docente. Los padres no suelen estar contentos cuando sus niñas se encaman con adultos y menos si son sus profesores -explicó tratando de quitarle peso al asunto que, por supuesto, no le importaba en absoluto-. Además, como ya sabrás, aquí todos tienen "talentos" excepcionales que podrían castrarte de por vida. Yo iría con cuidado de con quien y en que agujero te metes -concluyó, tratando de fingir una extraña carcajada.

Dirigió la mirada hacia la ventana para ver el luminoso y cálido exterior, en el que se encontraría unos minutos más tarde. Sería un martirio estar allí, bajo el sol, con la leve resaca que aun martilleaba sus sienes con dureza. sin embargo, estaba deseando llevar aquella clase. No haría mucho él, pero quería motivar a sus alumnos y sus creatividades. Volvió a mirar a Enoc justo antes de que desapareciera en un negro y volátil crac. Aquel sonido resultó ser tan familiar que no solo se le pusieron los punta, sino que además, un intenso escalofrío hizo que se retorciera de firma casi imperceptible. Aquel sonido, años atrás, había sido el culpable de que se le quebraran las alas y se detoriaran, imposibilitando en gran medida su utilización. Años atrás había sido capturado y obligado a batirse en duelo contra otros mutantes (irónicamente, años más tarde lo haría por placer y dinero). Uno de aquellos combates, pues, se había enfrentado a un teleportador, Rondador Nocturno. Tras perder las alas, se había sumido en una depresión de vodka barato y autodestrucción hasta que Apocalipsis lo transformó en Muerte, una metamorfosis que arrastraría durante años.

-Ya tendremos tiempo para preguntas luego -dijo Ángel, caminando decididamente hacia la puerta tras haber abandonado su instante de estupor. Salió de la habitación y empezó a caminar por el pasillo tras asegurar de que el pelirrojo le seguía los pasos-. Normalmente imparto mis clases en una gran y espaciosa aula situada en el piso menos uno de la mansión. Es un salón dotado de la más avanzada de tecnología que permite la simulación de combates en múltiples situaciones y el uso de adversarios robóticos -fue explicando a medida que bajaba por la escalera principal de la mansión-. Hoy sin embargo, he citado a mis alumnos en los jardines traseros, donde podremos disfrutar de este maravilloso día -prosiguió, con cierto deje de ironía. Se volvió a colocar las gafas para que no le molestara el sol una vez hubieron salido al exterior. Por los pasillos, algunos alumnos e incluso algún profesor lo habían mirado pues vestía su traje de Muerte. Él había hecho caso omiso a todas y cada una de las miradas, concentrándose en su destino, el exterior. Al lado de la puerta, en el suelo, había una caja llena de bocetos, cuadernos en blanco y bolígrafos que había dejado expresamente la noche anterior-. Toma -dijo dándole la caja para que la cargara él-. Estas últimas semanas hemos estado practicando la lucha cuerpo a cuerpo, sin poderes. -Un grupo no muy numeroso de adolescente se vislumbraba en una cercana explanada del jardín trasero. Lo estaban aguardando-. Hoy la mayor parte de la clase será diferente -prosiguió explicando, como si diera por sentado que Enoc lo estaba escuchando y que le interesaba todo aquello. Le daba igual-. ¿Te he dicho ya que no me tomes como referente, ¿verdad? -dijo deteniéndose momentáneamente para mirar al nuevo a los ojos-. Y ni se te ocurra interrumpir ni contradecir nada de lo que diga o haga, ¿entendido? -amenazó antes de volver  proseguir sus pasos.

-Buenos días, niños -dijo con una potente voz al haber llegado al grupo de alumnos que lo aguardaban. Estos no tardaron en colocarse velozmente en un perfecto circulo y sentarse en el suelo con las piernas cruzadas, dejando un hueco en la circunferencia a su alado profesor. De nuevo, Warren se obligó a no prestar atención a las expectantes miradas de sus alumnos, pues nunca lo habían visto vestido de aquella guisa tan peculiar-. Antes de empezar la clase quiero presentaros a Erick. Estará una temporada con nosotros, así que comportaos como mutantes decentes y no le hagáis la vida muy imposible. Marlene, te estoy viendo. No babees, no es otra pirueta que puedas llevarte a la boca. -La chica morena a la que se había referido presentaba ahora unas mejillas que se difuminaban de un intenso rojo hasta la punta de sus orejas.
© by Farah.


Última edición por Poseidon el Jue 30 Mar - 21:24, editado 1 vez



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Jue 30 Mar - 13:08

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X


Aclarar el tema de salir del recinto le quitó un peso de encima. Estaba acostumbrado a salir con total libertad, de caminar horas y horas y no volver tal vez en unos días. No quería perder eso estando allí, así que agradeció que Warren se lo explicase mejor.
Enoc no estaba muy acostumbrado a las normas, aunque sabía cumplirlas. No iba a tener ningún problema allí y del mismo modo esperaba no causarlos. Todos habían sido muy amables acogiéndole ahí y lo único que quería demostrarles era lo agradecido que estaba.

El tema de su vida sexual hizo que desviase la mirada hacia otro lado, incómodo. Otro tema en el cual no tenía mucha experiencia. Tener una cola sobresaliendo de la columna no ayudaba mucho a relacionarse con gente normal y el círculo de mutantes que conocía era, cuanto menos, ínfimo. Así que volvió a hacer hincapié en que eso no sería ningún problema. No estaba pensando en colarse en las habitaciones de sus compañeros precisamente. -No he venido aquí a meterme en la cama o en el agujero de nadie...- siguió al joven por el pasillo, contemplando con curiosidad las paredes, los cuadros colgados que se fundían adecuadamente con aquel revestimiento de madera. Los jóvenes se cruzaban con ellos, dedicándoles miradas de curiosidad y de... ¿Miedo?
¿Porqué deberían tenerle miedo? Era un desconocido pero...
Sin embargo al cabo de varios segundos se percató de que el miedo instalado en las miradas no era por él, sino por el mutante que tenía delante y al cual seguía los pasos. ¿Cómo era posible que alguien tuviera miedo de semejante criatura? Es cierto que imponía con el traje y los tatuajes del rostro, y que despertaba en Enoc una inseguridad extraña, pero lejos de eso, miedo era algo que se le antojaba casi ridículo.

Agarró la caja que le puso sobre los brazos y asintió a cada una de sus palabras, sumergiéndose en aquellos enormes jardines que eran como un paisaje idílico. El sol bañaba las verdes llanuras y recortaba la silueta de los bosques que bordeaban la mansión. Era un terreno amplio para explorar y Enoc se moría de ganas de correr hacia los árboles y perderse en aquel laberinto de fresco aroma. -Entonces...¿Realmente se entrena a los chicos para pelear? Pensaba que esto era más bien una escuela de aprendizaje.... Quiero decir, el tema de los mutantes era integrarlos en la sociedad... no que peleasen para.. dios sabe qué.. -se detuvo de frente cuando Warren se giró. Pese a que era unos centímetros más bajo que él, aquellas alas y la actitud que desprendía hacían que Enoc se sintiera muy pequeño bajo aquella intensa mirada.  Tragó saliva y asintió por unos segundos. -Nada de tomarte como referente ni de interrumpir... Oido cocina... - sonrió de medio lado y se quedó a un margen del grupo mientras él hablaba.

Lo presentó ante su grupo de estudiantes como Erick, cosa que sabía que había hecho para ponerle a prueba, esperando que le contradijera, pero a decir verdad, poco le importaba. Dudaba que nadie, a excepción de Marlene, se acordarse de él en la mansión. Aquello estaba lleno de mutantes y uno más o uno menos no marcaba la diferencia. Observó la caja que portaba en sus brazos, llena de cuadernos y se preguntó para qué serviría aquello en una clase de peleas de cuerpo a cuerpo. Sin embargo él no tenía ni idea de como funcionaban las cosas allí, así que quizá fuera de lo más normal. Estaba ansioso por ver como eran las cosas ahí y qué podía aprender de ellos. Pese a la edad que tenía, Enoc tenía muy pocos conocimientos sobre ciertas cuestiones de la vida y aquello suponía un drástico cambio que esperaba que fuera para bien.



© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Jue 30 Mar - 18:03

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

Warren trataba siempre de no inmiscuirse en los temas privados de la gente, ya fueran alumnos o profesores y, por tanto, le importaba muy poco las relaciones sexuales de estos, aunque si se entretenía compartiendo infundados chismes con Ororo. Incluso solían apostar el tiempo que podrían durar las relaciones de los alumnos. Por lo tanto, no le importaba lo más mínimo si el nuevo se acostaba con alguna alumna, siempre y cuando fuera consentido. Sería una situación sumamente compleja, peligrosa y ponzoñosa. Por eso había y tratado de advertirlo: Enoc era un joven muy apuesto y atractivo, y el profesor estaba seguro de que Marlene, aunque bajo aviso, trataría de seducirle. Esperaba que pudiera resistirse.

-Aquí los chicos aprenden a dominar sus poderes, el origen de estos y muchas otras patochadas que quedan muy bien en el currículum. Y si, les enseñamos a pelear, a atacar y a defenderse. -En aquel momento, a Ángel le quedaba claro que Enoc era novicio en aquel mundo mutante. No parecía saber que no todo era una lucha política contra la raza humana mundana y ordinaria por y para la normalización de su especie. También era muy importante las múltiples batallas y guerras que se llevaban a cabo entre "heroes" y "villanos" mutantes-. Te recomiendo que aprendas a luchar si no sabes. No vivimos en un mundo de rositas, precisamente. Tal vez pueda ayudarte con eso.

A Warren no le importaba si el nuevo lo interrumpía en clase. No era tan severo, pero quería empezar la clase de una manera poco ortodoxa que no mucha gente entendería y, mucho menos, aprobaría. No había tratado de provocarlo ni mucho menos. No se acordaba de que se llamara Enoc, dando por supuesto que era Erick. Había fallado. No le importaba. Carraspeó al dar la clase por comenzada-. John y Kristie, arriba -ordenó estando en una posición erguida y, de esta forma, encontrándose en una posición superior a la de sus alumnos. Un chico de 14 años, rubio y escueto se levantó al mismo tiempo que una alumna pelirroja de quince años. John era el último alumno llegado a la escuela y tenía habilidades camaleónicas, siendo capaz camuflarse perfectamente en cualquier lugar. Ella, siendo una veterana ya en la escuela, tenía poderes arácnidos, pudiendo aferrarse a cualquier superficie vertical o horizontal.

-En la última clase os tocaba enfrentaros cuerpo a cuerpo, pero te negaste, John. ¿Por qué? -preguntó de forma inquisitiva. El chico no respondió, tan solo se limitó en esconder la mirada y agachar la cabeza como si de una avestruz se tratara y buscara desesperadamente ocultar su cabeza bajo tierra-. ¿Por qué es una mujer? -preguntó alzando las cejas, al mismo tiempo que colocaba las manos detrás de la espalda. El alumno, por su parte, respondió con una avergonzada mueca en forma de asentimiento. - Kristie, pégale un puñetazo en la cara. -La rubia miró perpleja a su profesor, creyendo que no había entendido bien. Ángel la miró de forma inexpresiva, firme. Kristie volvió a dirigir la mirada a su asustado compañero y, tras unos instantes de zozobra, le atizó un puñetazo a la altura de la mejilla. Marlene trató de contener un chillido de sorpresa. El chico parecía no haberse inmutado demasiado, por lo que el golpe no había sido lo suficientemente fuerte. Kristie no era nueva como John. Ella llevaba años luchando bajo el mando de su severo profesor de lucha, conocía las artes, las mejores defensas y como derribar al más grande fe los hombres.

-No quiero que ganéis. Ganar en un combate es lo de menos -dijo empezando a caminar lentamente al rededor de la circunferencia formada por sus sentados alumnos, que servían de corrillo a los dos de en medio. El sol golpeaba majestuosamente el metálico traje del instructor, provocando pequeños destellos que cambiaban de posición cuando Ángel se movía. Kristie obedeció sin rechistar la mirada del rubio y volvió a atizar a su compañero, esta vez más fuerte-. No me importa si morís en una lucha. Lo importante es luchar -prosiguió dictando a sus alumnos, que lo observaban de forma firme e inexpresiva-. La mayor de las deshonras es perder y morir sin haber luchado. Dejar que un enemigo pueda con vosotros sin hacer nada es lo último que espero de vosotros.

Un tercer y último puñetazo de la chica derribó a John, que había quedado alargado en el suelo, con un corte en el labio inferior que goteaba jugosa sangre. Ángel rompió el círculo para entrometerse en él y agacharse al lado de su derribado alumno-. Lucha. Siempre. Da igual si tu oponente es una mujer, un hombre o un dios. Da igual si no crees capaz de ganar. No le des nunca a tu enemigo una victoria fácil. De lo contrario no solo te arrepentirás de haber perdido, sino también de no haber hecho nada por evitarlo.

El profesor ayudó a John a levantarse y tras haber ordenado a los dos menores que volvieran a sentarse, salió del círculo y cogió de la caja unos bocetos que fue repartiendo mientras hablaba-. Vamos a trabajar en un proyecto muevo que implica un esfuerzo de autoconocimiento y autoevaluación -repartió un boceto a cada uno de ellos y, para finalizar, a Enoc-. Tú también. Todos tendréis que conocer bien vuestros poderes, habilidades y debilidades. A partir de ello, ¡vais a diseñar vuestro propio traje de combate! -exclamó, permitiendo que los alumnos soltaran varios aullidos de emoción.

© by Farah.


Última edición por Poseidon el Jue 30 Mar - 21:24, editado 1 vez



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Jue 30 Mar - 20:41

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X


La clase no fue para nada lo que esperaba Enoc. Aquello se convirtió en un espectáculo desagradable que hizo apartase la mirada, molesto. Aquello era doloroso, y lo que era peor, humillante para John. Ese tipo de violencia no era buena para nadie. Eran niños y los estaban educando para una batalla que no se sabía si iba a ocurrir de verdad.

En aquel momento Warren les ofreció una lección que se grabaría para siempre en su mente. Una lección cruel, real y dura. Como la vida misma.
"No me importa si morís en una lucha. Lo importante es luchar"

¿A eso se reducía todo?¿A la lucha?¿A la pelea?¿A forzar a todas las personas, niños incluidos, a pelear?
Torció el gesto unos segundos y apartó la mirada, aún con la caja entre las manos. Contemplar a John tirado en el suelo con un hilo de sangre saliendo de su labio partido no era una buena lección, por mucho que se insistiera en lo contrario.

Enoc no era partidario de la lucha, nunca en su vida había peleado y no quería empezar a hacerlo ahora a su edad. No le negaría a Warren las clases de defensa por cortesía, pero no era algo de lo que quisiera vanagloriarse. Y menos cuando era algo que había estado tan presente en su vida. El hecho de que tuviera una larga cola sobresaliendo de su columna y unas puntiagudas orejas no ayudaba mucho con los niños del orfanato. Y menos en el instituto, donde cada día era un martirio. Una época que creía haber olvidado para siempre. Y ahí, en el suelo, John le había revivido absolutamente todos y cada uno de los amargos recuerdos que tanto le había costado borrar.

Cogió el cuaderno que Warren le tendía y se sentó entre medio de dos alumnos. Diseñar un traje que aprovechase sus habilidades y ocultara sus debilidades. Primero que todo, no sabía dibujar. Lo mejor que había hecho era un palo con una redonda para simular una persona. Lo segundo era que no estaba completamente seguro de sus habilidades. Sabía que podía teleportarse a cierta distancia, pero no se había parado a probar nunca la distancia máxima, o cuantas teleportaciones seguidas podía realizar.
Y por último...¿Un traje para él...?
Alzó la vista con la idea de buscar algún referente, pero sus ojos se fueron a posar en el único referente que tenía al alcance de la vista. El traje de Warren se ajustaba a su cuerpo, cubriendo las partes débiles y reforzandolas, amoldándose a la musculatura del mutante como una segunda piel de metal brillante. No era un traje exagerado (y por suerte no llevaba capa) sino funcional y adecuado y parecía fusionarse perfectamente con las majestuosas alas que sobresalían de manera natural de su cuerpo.

Bajó la vista a la hoja en blanco e hizo bailar el lápiz entre sus dedos mientras buscaba en su mente algo que se ajustase a lo que Warren pedía. Sin embargo, por mucho que rebuscase, era incapaz de verse a sí mismo con un traje de batalla. No podía quitarse de su cabeza la imagen de John tirado en el suelo, golpeado sin remordimientos por Kristie.

-Hola... ¿Erick? ¿Puedo sentarme? -levantó la mirada unos segundos y utilizó la punta de flecha de la cola a modo de visera para reconocer la figura femenina que le había hablado. Marlene, la "cazadora de piruletas" o similar, señaló un hueco junto a él. -Eh... claro. Sí... claro que sí... - se movió un par de palmos para hacerle hueco y volvió a centrar su atención al papel.  


© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Jue 30 Mar - 21:21

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

Warren no se consideraba una persona cruel. Sabía acaba de provocar una situación cruel y fría. Había parecido un desagradable sargento a quien no le importaba los oficiales bajo su mando. Él lo veía de una forma totalmente diferente: a su distorsionado y resacoso punto de vista, lo había hecho por el bien de sus alumnos en general y de John en particular. Parecía buen chico. Por supuesto no dejaría aquello de aquella forma, tendría una charla con él. Lo ayudaría a adaptarse a aquel nuevo entorno en el que se encontraba. Era parte de su trabajo como reclutador. Él mismo lo había ido a buscar a su casa y había convencido a su madre viuda que lo dejara estudiar en el Instituto de Xavier. Ella le había hecho prometer que cuidaría de John y tenía pensado hacerlo. Warren se obligó a creerse que había ordenado que lo humillaran por su bien.

-Bien, chicos. No quiero de dibujéis a lo loco. Esto no es una clase de pintura ni nada de eso. En el cuaderno que os he entregado tenéis diversos ejemplos de trajes reglamentarios. Repito: no quiero que os pongáis a dibujar. Quiero que penséis, meditéis y escribáis ideas para vuestro traje -fue explicando observando de reojo como Enoc trataba de empezar a dibujar de forma totalmente estrepitosa. Se colocó las gafas y bufó-. Como sabéis, no suelo llevar mucho este traje, por lo que está oxidado. Con este traje soy Muerte, porque este traje me convierte en Muerte. Porque un traje de combate no solo es una armadura, sino una identidad. Eso quiero que inventéis. Una identidad -explicó captando la atención de sus alumnos-. Si, Carter, podéis poneros apodos "molones"... Tenéis dos semanas para plantear un prototipo que podréis diseñar con mi ayuda, con la ayuda de otros profesores y, sobre todo con McCoy. Él es el experto, así que todos tendréis que ir a verle. Marlene, haznos un favor a todos y piensa un traje un poco modesto. Nadie quiere verte aun más el ombligo -dijo frunciendo los labios, pero no fue ella quien captó su mirada-. Yo si quiero -aseguró Carter-. Haremos una cosa: si el traje de Marlene enseña el ombligo, también lo hará el tuyo, ¿vale? -propuso divertido, convirtiendo al alumnado en un mar de risas y aullidos.

-Pensad que vuestro traje tiene que suplir vuestras debilidades e incrementar vuestras habilidades -explicó agachándose distraídamente y quitándole el lápiz a uno de sus alumnos para tachar de su cuaderno una idea que había escrito-. Nada de capas. Las capas son el peor invento de la historia: se enganchan en sitios. A diferencia de lo que se cree, reduce la velocidad de vuelo y distrae la vista. Como vea una sola capa, el suspenso será tan rotundo que dejaréis de ser mutantes del susto -dijo de forma tranquila y para nada fría, volviendo a caminar en círculos alrededor de sus alumnos-. ¿Qué estaba diciendo? Ah, si... Este traje que llevo, por ejemplo, es resistente a múltiples ataques sobrenaturales, pues yo no tengo ninguna clase de poder defensivo. Las alas metalizadas, a pesar de que formen parte de mi cuerpo, son parte de la identidad que este traje me otorga y lanzan dagas voladoras, por lo tanto este traje me aporta ataque, defensa y aerodinámica. Ah, claro, y unos tatuajes en la cara de lo más "molones", verdad que si, ¿Carter? -dijo riendo.

Dejó que sus alumnos dieran rienda suelta a su imaginación y desvió la mirada a Enoc y a su larga cola. Puso los ojos en blanco cuando Marlene se le hubo acercado-. Elliot, ¿puedes venir? -dijo refiriéndose al pelirrojo, cuyo nombre real y falso había olvidado. Marlene había tardado menos de lo que él pensaba en acercarse al nuevo. Se separó un poco del grupo de alumnos concentrados y entretenidos, esperando a que el mayor se acercara-. No tienes que hacerlo ahora. Te presentaré a Bestia, el jefe de investigaciones científicas y tecnológicas del Instituto -dijo tratando de sonar lo más ameno posible. Escondió los labios y, de la misma forma que lo había hecho antes en su habitación, se quitó las gafas y se las colocó sobre la cabeza-. Te he pedido que no me interrumpieras y lo has hecho a pesar de haberte obligado a presenciar una escena un poco... subida de tono. Te lo agradezco -dijo apuntando a John con la mirada, que estaba entretenido en su cuaderno. Kristie le estaba explicando algo que lo hacía reír-. No todos los profesores son así, por eso te he pedido también que no me tomes como ejemplo... -explicó, sin saber por qué, pues no le importaba lo que los demás pensaran de él. Lo que si le importaba era la reputación del centro-. Me apuesto una botella de vodka a que acaban liándose.

Miró a sus alumnos desde su posición y alzó la voz lo suficiente para que todos le prestaran atención-. Ah, por cierto, vuestro proyecto radica en el diseño de un prototipo, solo los tres mejores tendrán la posibilidad de crear y poseer el traje como tal -explicó tratando de motivar a sus alumnos-. Tres jueces decidiremos cuales son los tres mejores: Bestia, yo y... él -dijo apuntando a Enoc, sonriendo levemente de lado-. Si acepta, claro.

© by Farah.



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Jue 30 Mar - 21:53

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X


Por mucho que pensase, las ideas eran incapaces de nacer de su mente. En aquel momento sus pensamientos se centraban en algo más importante. El chico que se había llevado tal paliza, sentado a varios metros de él quien ahora compartía sonrisas con Kristie. Sonrisas que no parecían esconder odio o rencor, sino un sentimiento más profundo y agradable.
Sonrió de medio lado unos segundos y volvió a la idea del traje, mucho más tranquilo que hace unos segundos. Sin embargo, Warren prosiguió con la explicación. Una explicación que cobraba mucho sentido palabra a palabra. Aunque por mucho que hablase, no encontraba el motivo por el cual Warren, un ángel a primera vista, se hacía llamar Muerte. Por lo que había oido sus habilidades no consistían en sembrar peste, muerte y destrucción bajo su paso (aunque las dagas voladoras bien podrían rebanar a alguien) así que todo eso no hizo más que incrementar su curiosidad.

La pobre Marlene parecía ser el blanco perfecto de muchos comentarios, sobre todo en lo que a temas sexuales se referían. Y entendía porqué. De gustarle las mujeres, Enoc no habría apartado la vista. Era guapa, ese tipo de belleza juvenil y natural que no necesita excesos de maquillaje para atraer a los chicos. Sin embargo, por mucho que reconociera que era guapa, no era el tipo de persona que llamaba la atención de Enoc. Tampoco es que fuera a ir pregonándolo a los cuatro vientos, pero no pensaba responder a las provocaciones de la joven.

De nuevo repasó con la mirada el traje que tanto parecía exhibir Warren, rebuscando en los recovecos de su mente ideas para un diseño que se ajustase a sus necesidades. Nada de capas, como él mismo había pensado. Eso le arrancó una sonrisa que ocultó bajando la cabeza. Nada de capas. Eso estaba claro.
La voz del chico pasó demasiado cerca, de nuevo errando con el nombre, pero supuso que se refería a él puesto que sus ojos azules se habían clavado en la mirada de Enoc. Se puso en pie de un salto y siguió los pasos del ángel, alejándose un poco del grupo.

Las palabras del joven lo sorprendieron en gran medida, pues parecía otra persona totalmente diferente cuando daba clase. Como si ese traje y esas alas metalizadas lo convirtieran realmente en otra persona. En otra entidad, como mismamente había dicho. Negó con la cabeza, seriamente, aún con el cuaderno bajo el brazo. -No soy quien para juzgar lo que ha pasado en la clase... Supongo que cada uno tiene un método para llegar a un punto... para que una lección se aprenda... Al fin y al cabo la manera de aprender algo es que de algún modo se quede grabado... ¿No? - encogió sus hombros bajo un jersey cuatro tallas más grandes y volvió la vista al corro de alumnos. Desde luego, él no sabría como explicar a sus alumnos (en el caso de que llegase a tener algunos) algo tan complejo como lo que había explicado él. Ni sabría hacer que el mensaje calase como lo había hecho. -No creo que seas un mal ejemplo a seguir para ellos. No se han quejado y parece que te tienen aprecio... Eso dice mucho a tu favor, lo creas o no... - sonrió volviendo a mirar esa extraña pareja que hacían John y Kristie y dejó escapar una sonrisa por el comentario. -Hormonas adolescentes.... - se rascó la nuca con la punta de la cola, agradecido de no tener que llevarla escondida y poder estirarla y moverla con total libertad.

El ofrecimiento que Warren le propuso a continuación le dejó más que sorprendido. Su mirada pasó repetidas veces del ángel de la muerte al corro de alumnos y nuevamente al chico alado. -¿Yo? Si acabo de llegar y... no tengo idea de qué ha de poseer un buen traje... - susurró nervioso de repente. Claramente era algo para lo que, en ese momento, no se sentía preparado. Era como echarle a los leones. Unos leones mutantes que podían freírte con su aliento. -Lo intentaré... aunque nunca se me ha dado bien escoger la ropa.. creo que salta a la vista... - contuvo una sonrisa y se volvió de nuevo hacia el rubio, dando por un momento la espalda a los chicos. -¿Puedo preguntarte algo? Llevo un rato dándole vueltas.... Supongo que es algo personal pero... ¿Por qué muerte? No concibo una idea más alejada de la muerte cuando te veo las alas...- desvió la mirada al cuaderno en blanco. Quizá si era una pregunta demasiado personal.


© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Jue 30 Mar - 22:20

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

Enoc parecía un buen chico. Demasiado tal vez. La retorcida y trastornada mente de Ángel le impedía llegar a confiar en él: ¿y si era el secuaz de un temible villano que tenía la misión de infiltrarse en la mansión aparentando ser desconocedor de aquel temible mundo? Ángel, en muchos momentos de su extravagante vida se daba cuenta que sus temores y sus suposiciones eran fruto de una temible paranoia de la cual tenía que hacerse cargo de inmediato. Se dio cuenta de  tal vez debía tratar al nuevo de mejor forma. Tal vez podría esforzarse por sonar amigable en lugar de amenazador. Tal vez, incluso, podría mirarlo a los ojos sin presentir rencor, como solía pasar con Cíclope. Sin embargo, tarde o temprano, acabaría enterándose de lo sucedido años atrás y Warren estaba seguro de que el chico no sería tan comprensivo con aquello como parecía serlo con respecto a la clase.

No pudo evitar dibujar una débil y sincera sonrisa al escuchar los comentarios del pelirrojo, mientras le dedicaba a sus alumnos una nostálgica sonrisa, aunque no tardó en volver a colocarse las gafas, esperando que nadie lo hubiera visto-. Créeme, aprende mucho y muy rápido. Son adolescentes y sino te impones, pasa de ti. Gracias de verdad por comprenderlo -dijo mirando a los ojos del pelirrojo, viendo en su reflejo su propio rostro. A través de sus cristalinos globos oculares podía ver el reflejo de una persona que no parecía muy contenta de ser como era. Warren estaba siempre quejándose y esforzándose de olvidar sus tormentos, en lugar de aceptarlos y pasar página. Suspiró pesadamente bajando momentáneamente la mirada. Al mirar a sus alumnos descubrió, como de costumbre, a Carter embobado mirando el efectivo escote de Marlene. Sin apenas moverse, el profesor puso los ojos en blanco mientras movía una de sus majestuosas alas, de la cual salió una daga a una velocidad extrema y que se clavaba en el vivo y húmedo césped que se encontraba entre las piernas del chico-. Carter, deja de babear -ordenó volviendo a mirar a Enoc, concretamente, a sus labios-. Más que aprecio diría respeto.

El rubio no pudo evitar reír al escuchar al mayor hablar sobre sus dificultades con la moda. Le lanzó una mirada asesina a Marlene, que había hecho el ademán de comentar algo sumamente previsible. Cerró la boca de golpe-. E... ¿Evan? Eva, McCoy es la persona más hábil con la tecnología que conozco y yo soy experto en cualquier rama de artes marciales ya sea a pelo, con armas o con poderes. Tú eres novel, y por eso tu opinión y tu criterio puede resultar más que interesante e innovador -dijo sonriendo ampliamente. Aquella sonrisa fue tan inesperada por el propio usuario que sintió un repentino dolor en las mejillas, obligándolo a volver a mostrar una seria expresión. Además, acababa de darse cuenta de que no estaba seguro de cual era el nombre del nuevo. Se sentía avergonzado. Iba a preguntarle por su nombre una vez se hubieron apartado, de nuevo, de los alumnos, pero cerró la boca cabizbajo al escuchar la pregunta tan sabiamente formulada por el mayor.

No. Era imposible. Jamás se libraría de aquel lastre. No mientras tuviera aquellas maravillosas y mortíferas alas y mientras tuviera la cara tan bella marcada con aquella tinta inexistente, todo fruto de una alteración genética. Era tontería tratar de mentir al nuevo, al fin y al cabo, acabaría enterándose. Warren pensó que, tal vez, la mejor idea era contárselo. Contárselo él mismo en lugar de que se lo contara cualquier otra persona-. Tendrás que invitarme a una copa para que te lo cuente -dijo sonriendo levemente de lado-. O también podrías preguntárselo a Marlene. Estoy seguro de que estará encantada de explicártelo con pelos y señales.
© by Farah.



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Jue 30 Mar - 23:29

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X


Enoc sonrió levemente, sin apartar la mirada del corro de chicos. Era agradable verlos así, tranquilamente, colaborando los unos con los otros. -Todos hemos pasado por la época de ser adolescentes, para bien o para mal... Y eso nos ayuda a saber cómo tratar con ellos...- volvió a buscar la mirada del ángel, pero de nuevo parecía haberse refugiado tras esas gafas blindadas. Casi parecía que formaban parte del traje. Un antifaz tras el que ocultaba su mirada, evitando que la gente penetrase más allá de lo que él quería. -No tienes que darme las gracias por nada...-volvió a encogerse de nuevo. -Entiendo lo del respeto... sobre todo si te muestras tan amenazante como para tirarles dagas cerca de sus.. uhm... partes más íntimas. Pero realmente te aprecian... Quiero decir.. ¿Has visto cómo te miran? Yo miraba con respeto a la Madre Superiora del orfanato pero no se parece a cómo te miran ellos.... Sí, te has ganado su respeto, pero también se sienten cercanos a ti... Confian en ti y se sienten cómodos y protegidos contigo cerca... - si algo bueno tenía Enoc es que sabía ver a las personas. Estar siempre callado pero con los ojos bien abiertos le ayudaba a aprender y descifrar el lenguaje corporal. Era capaz de observar detalles que pasaban desadvertidos ante los demás. Y eso le gustaba.

-Aceptaré esa responsabilidad, aunque me tendrás que explicar bien cuales son las necesidades básicas que ha de tener un traje... Pero me pasaré a ver a Bestia... seguro que él me puede echar un cable con eso, además el profesor Xavier me ha recomendado también que pase a conocerle...- por un momento el pelirrojo trató de ver más allá de las gafas. Sobrepasar esa barrera reflectante y adivinar en que estaba pensando Warren. Pero tan solo hacía unas pocas horas que lo conocía y era demasiado pronto como para saber qué clase de persona era. Pero de todos modos le caía bien. Rudo y quizá algo intimidante a veces, pero parecía una buena persona. O al menos eso quería pensar.

Alzó las cejas ante la respuesta, sorprendido de que se lo hubiera tomado bien. Sabía que era algo importante y que la identidad que los mutantes escogían era algo personal. Pero realmente sentía mucha curiosidad. El porqué los alumnos le miraban por los pasillos con ese miedo en el fondo de la mirada. Sin duda era por algo malo, pero quería saberlo. No parecía una mala persona y le tenía intrigado. -Entonces... ¿La escuela tiene bar...? -preguntó alzando una ceja y dejando que la comisura de sus labios se curvase hacia arriba en una ligera sonrisa. -Es algo personal... ni siquiera debería haber preguntado pero... Prefiero que seas tú quien me cuente algo de ti... -zarandeó el cuaderno unos segundos, como si aquella frase careciera de importancia alguna y revisó las hojas que había comentado que tenían información de los diferentes trajes reglamentarios de los profesores. -Entonces... ¿qué tal esa copa cuando acabes de impartir clases?

© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Vie 31 Mar - 1:17

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

La adolescencia. El peor misterio de la humanidad. ¿Por qué existían mutantes? ¿Por qué algunos lo eran y otros no? ¿Cómo había muerto Marilyn Monroe? Aquellas carecían de importante ante la imponente cuestión de la adolescencia, ese etapa en la que una persona no era ni niño ni adulto, ni maduro ni inconsciente, ni hecho ni por hacer. La mayoría de las personas tenían pesadillas con su pasada o presente adolescencia. Los traumas que una persona puede sufrir en una adolescencia son incomparables con los sufridos en cualquiera de las otras etapas del ciclo vital. Warren, por su parte, prefería con diferencia la adolescencia que la edad adulta. La primera etapa de su segunda década con vida había sido una pesadilla, un infierno, pero tras haber conseguido identificarse a si mismo como mutante y como posible “héroe” todo había sido diferente. Charles Xavier le había dado la oportunidad de ser la persona que quería ser, dominar sus poderes, ayudar a las personas y, sobretodo, a otros mutantes. Todo cambió, sin embargo, cuando llegó a la edad adulta y se vio arrastrado en una espiral de ambición y dioses antiguos sedientos de poder. En cierto modo se podría decir que Warren, años mas tarde de haberse convertido en Muerte, estaba viviendo una segunda adolescencia, mucho más terrible que la primera. Sin embargo, las palabras que acababa de decirle el pelirrojo parecían haberle hecho olvidar cualquier sentimiento negativo. ¿De verdad sus alumnos lo apreciaban? Nunca se lo había planteado. Había instruido alguno de esos niños durante años. Era duro con ellos, pero porque quería que sobrevivieran a cualquier cosa que la vida les echara en cara. Temía que alguno de ellos sufriera su misma suerte, porque entonces se sentiría fracasado como docente y responsable de su integridad física. En aquel momento de su vida, aquellos niños era lo único que lo levantaba por las mañanas (por supuesto, sin contar los calambres de Tormenta). No respondió, simplemente se limitó a volver a sonreír, de forma dulce y sincera, no hacia el pelirrojo, sino hacia sus amables y tan admiradas palabras.

Al escuchar que se había criado en un orfanato, temía que aquello hubiera sido algo duro y difícil. A Warren, al fin y al cabo, nunca le había faltado nada material o económico gracias al seno de su familia. Al ser ya huérfano, contaba con una renta millonaria, con múltiples propiedades y empresas que a él poco le importaban. Pero lo tenía. Tenía la vida resuelta. Le preguntaría por su vida en el orfanato cuando tomaran aquella tan ansiada copa. ¿Tenía un problema con el alcohol? - Tranquilo, no será difícil. Se te ve una persona resuelta y capaz. Me gustaría que hicieras también el proyecto para ayudarte a ti mismo a saber de lo que eres capaz y a conocer tu poder, tus habilidades y tus debilidades. Es algo muy importante. Pero tú no eres alumno, por lo que eres libre de hacerlo. Con mi ayuda y la de Bestia no será difícil, y tal vez podamos hacerte el traje de verdad. Además, conozco a alguien que tiene tu mismo poder y una cola igual que la tuya -dijo pensando en Rondador Nocturno, al igual que cada vez que veía la cola del pelirrojo. No culpaba al mutante de piel azul porque era una buena persona y porque él no había tenido la culpa de romperle las alas. Sin embargo, no podía evitar verlo o pensar en él sin querer beberse una botella de alcohol.

Se dio cuenta de que realmente le apetecía tomarse una copa con aquel tipo. Un nuevo amigo podría hacerle bien. Le presentaría a Ororo, su mejor amiga. Estaba seguro de que se llevarían bien. Es más, a Warren le daba la impresión de que Enoc se podía llevar bien con cualquiera-. Bueno, hay un bar al lado de la sala de profesores, pero a ratos suele estar muy transcurrido. Yo suelo salir alguna noche por algunos pubs de la ciudad con buena música y un ambiente mas o menos inofensivo. Y si me da pereza, recuerdo que tengo un minibar en mi dormitorio -dijo soltando una casi imperceptible carcajada. Se separó un instante del nuevo para prestar atención al grupo de alumnos-. ¿Qué? Si, claro, si vuestros poderes son defensivos o pasivos podéis hacer que vuestro traje tenga algún tipo de habilidad de ataque, pero… Hombre, eso sería muy complicado, Carter, no sois Iron Man. Si, John, le puedes pedir ayuda a Jean. Es una genial idea, tiene bastante conocimiento de física y te podría ayudar mucho. Pensad que los materiales son muy importantes también -recordó a sus alumnos, mientras enseñaba a uno de ellos como estaban articuladas sus alas, para hacerse una idea. Volvió con el pelirrojo y sonrió levemente-. Si no te apetece salir muy lejos podemos bajar al lago. Por la noche suele haber poco movimiento por fuera y hay que aprovechar el buen tiempo, ¿no?
© by Farah.



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Dom 2 Abr - 23:24

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X


Enoc asintió con firmeza e ilusión cuando Warren comentó que él también podría hacer el proyecto, como un alumno más. Eso, y las palabras del ángel, hicieron que se sintiera cómodo en ese lugar. Parte del grupo, un mutante más con el que tratar, no un bicho raro al que despreciar. Y valoraba mucho aquello. Le habían recibido con los brazos abiertos y en cuestión de horas habían conseguido que aquel lugar y sus alumnos se hicieran importantes en la vida del chico. -Gracias por la oportunidad. Intentaré hacerlo lo mejor.. y establecer un buen criterio. No me gustaría que se quedasen sin llevar a cabo su traje... - dedicó una leve sonrisa, aunque la información de que conocía a alguien como él le pilló completamente por sorpresa. -Tendré que conocerle entonces... ¿Es normal encontrarse con gente que padezca la misma mutación? Quiero decir... hay tantos tipos y... no sé siquiera si funciona de manera hereditaria o es algo al azar. - sopesó unos segundos los tipos de mutación que había conocido hasta ahora, que no eran muchos, y se centró unos instantes en tratar de clasificarlos en su cabeza. Pero volvió la atención al chico al cabo de unos segundos.

-Eso del bar suena bien aunque... me apunto a lo de bajar al lago. Suena bien y... me gusta el espacio al aire libre de aquí...- también quería, por supuesto, conocer cada rincón y recoveco de la mansión, aunque tenía tiempo para eso, ahora prefería explorar los terrenos, aprovechando el buen tiempo tal y como había dicho el rubio.

Dejó que por un momento él volviera a centrarse en la clase y Enoc aprovechó para echar un vistazo más dedicado al cuaderno, los apuntes de otros prototipos de trajes y pensar intensamente en qué debilidades quería ocultar y cuales potenciar. Necesitaba movilidad, ya que le gustaba mucho moverse y la teleportación era algo que, conforme había ido descubriendo, le confería cierto tipo de flexibilidad, así como la cola que le ayudaba con muchos movimientos. Además estaba completamente seguro de que le ayudaría mucho en las lecciones de lucha que Warren le enseñaría. Pero todo sería probarlo y estudiarlo con más cabeza. Aquel no se le hacía el momento ni el lugar para ponerse a pensar en un traje que le favoreciera en todos los sentidos. Su cabeza estaba todavía dando botes de alegría y estaba demasiado entusiasmado como para centrarse en una sola cosa.

Repasó la silueta metalizada de Warren, que se paseaba entre sus alumnos, dando consejos e incluso bromeando con ellos. Ver esa escena se le antojaba calmada y agradable. Por mucho que él dijera que solo era respeto, había más, por parte de ambos, tanto de los alumnos hacia el profesor como al contrario. Era una simbiosis natural que funcionaba a la perfección.

El rato pasó con la calma y la tranquilidad y Enoc volvió a integrarse en el grupo, más centrado en escuchar los nombres de los jóvenes y quedarse con su cara y su tipo de mutación que en diseñar el prototipo del traje. Cuando la clase finalizó el chico se puso en pie y se sacudió las manchas de hierba que se le habían quedado en el pantalón. Guardando el bloc bajo el brazo se acercó a Warren con tranquilidad. -¿Tienes más clase ahora? Supongo que debe haber diversos grupos para dividirlos... ¿No? - contempló unos segundos el grupo de chavales que se alejaban por la explanada, unos más cerca de otros, alguna asegurándose de mandar un saludo acompañado de un guiño de ojos hacia el pelirrojo. -¿Qué criterio se sigue para dividirlos? ¿La edad? ¿La mutación?.
© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Lun 3 Abr - 0:31

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

Warren estaba seguro de que el pelirrojo haría una buena labor: no lo había elegido por descarte. Como ya había dicho, McCoy era un experto científico, capaz de crear cualquier tipo de tecnología que pudiera servir a sus alumnos para crear sus trajes. Ángel, por su parte, era experto en cualquier tipo de lucha, así como cualquier tipo de capacidad. Entendía las habilidades de sus alumnos, las fomentaba, incluso había ayudado a más de uno a descubrir nuevas capacidades gracias a algunas viejas. Había descubierto, a los pocos días de su llegada, que John no solo tenía la capacidad de camuflarse en cualquier entorno, sino que también era capaz de descubrir con la vista a cualquier otra persona oculta. Lo había descubierto antes que el propio chico. Por su parte, Enoc era un chico novel en aquel mundo que no contaba con la experiencia de Bestia y Ángel y aquello podía aportar, sin duda, unas visiones diferentes a los proyectos. Warren creía que el nuevo sería capaz de ver y descubrir cosas que los otros dos no podrían por el hechos de estar acostumbrados a vivir en aquel mundo. Enoc se fijaría en cosas que ellos, seguramente, pasarían por alto. Tras haberlo meditado unos segundos, el rubio se dio cuenta de que aquella elección había sido cada vez más buena, por lo que se sintió orgulloso, regalándole una ladina sonrisa al aire. Enoc vivía en una nube tan llena de preguntas y confusiones que Ángel tuvo que evitar reír, porque sabía que el otro se pensaría que se estaba burlando de él. Siempre parecía que se burlaba de la gente. Normalmente lo hacía-. Es normal y no lo es. Hay gente que tiene poderes similares, sobretodo aquellos más típicos, como la telepatía o la telequinesia. Hay algunos que tienen tan solo un poder, hay otros que tienen cinco. Puede haber dos personas que tengan poderes similares porque tienen un sistema genético compartido y puede que otros dos tengan el mismo poder y que no tengan ninguna relación. Lo sé, es todo muy complicado.

Aquella mansión era, además, un paraje natural de más de tres kilómetros cuadrados ideal para el desarrollo de las capacidades de los alumnos y profesores. Warren, cuya mayor dedicación actual eran los chavales, se sentía orgulloso por poder dar clases en aquel lugar. Por desgracia, aquel instituto para jóvenes talentos era demasiado bueno. Todo era demasiado bueno para Warren. Allí todos eran felices y todos disfrutaban de aprender y de relacionarse con semejantes. Más allá de las lindes de la enorme parcela, tristemente, seguía existiendo el mundo. Un mundo oscuro y deprimente que, a pesar de haber sido instruidos, podía causar mucho dolor y mucho mal aquellos niños inocentes. Por eso Ángel se mostraba tan severo y burlón con sus alumnos. Porque no podía permitir que aquel lugar fuera tan perfecto para ellos. Al salir de la perfección, todos se darían de narices contra la pared. Él quería protegerlos de aquella pared. Y lo hacía.

Se levantó tras haber estado unos minutos agachado, tratando de ayudar a una de sus alumnas con una loca idea y dio la clase por concluida-. Kristie y John. Vais a volver a luchar en la próxima clase, ¿vale? -dijo sonriendo-. Esta vez una lucha de verdad -dijo mirando directamente al chico, que asintió decidido. Realmente esperaba que John se esforzara en combatir a Kristie, aunque sabía a ciencia cierta que ella lo derrotaría fácilmente pues era bastante más hábil y contaba con una mayor experiencia. Observó como Enoc se le acercaba-. Si, tengo clase con los pequeños. Tratamos de no hacer distinción entre las mutaciones, sería muy violento -explicaba empezando a caminar hacia la mansión-. Normalmente los juntamos por edad -explicó expandiendo sus alas. Los alumnos más pequeños del colegio eran unos terremotos peligrosos y dispersos, así que no podía llegar tarde o podían montar un buen estropicio-. Busca a Bestia, te podrá explicar mejor que yo las cosas científicas que tanta curiosidad te dan. Y si te aburres busca Tormenta, es bastante maja -dijo empezando a alzarse en vuelo, de forma lenta, para poder despedirse-. Pasaré a buscarte a las diez a tu habitación. Hasta luego.

Warren llegó a la mansión cuando el sol ya se había escondido. Había impartido dos clases más había tenido que volar hasta el sur de Nueva York para hablar con los padres de un posible nuevo alumno, de tan solo seis añitos. Tenía la capacidad de controlar la tecnología con la mente. Ángel había sentido en él un gran poder y un gran talento que debía ser condensado. El chico, por su parte, parecía bastante cohibido y asustado. Tenía que convencer a sus padres, que lo habían tratado a patadas por haber intentado reclutar a su hijo. Por supuesto, lo único que ellos querían era que su hijo fuera normal y que asistiera a una escuela ordinaria como el resto de niños. Sería un caso difícil. Llegó molido y se retiró el mono oscuro de licra que solía llevar. Se dio una fría y larga ducha para desestresarse cuando se dio cuenta que había quedado con el nuevo. Salió escopeteado de su propio baño personal en busca de un reloj. Las diez y media-. Mierda -gruñó para sus adentros. Lo peor de todo era que no sabía que ponerse. Cuando tenía las alas de plumas tenía la capacidad de contraerlas para poder vestir cualquier cosa incluso sin que estas se vieran. Sin embargo, las metálicas se resistían más y no podía ponerse ropa normal. Tenía el traje de combate o el mono de licra, los cuales le permitían poder ir con el torso cubierto. Sin embargo, si no llevaba una cosa u la otra, tenía que ir a pecho descubierto. Decidió ponerse rápidamente unos vaqueros ajustados y unas botas y salió de su dormitorio con una caja de madera bajo el brazo. Recorrió el segundo piso de la mansión hasta

Golpeó la puerta del nuevo con los nudillos tal y como lo había hecho aquella misma mañana-. ¿Enoc? -preguntó frunciendo los labios. Aquel mismo mediodía había pedido a Ororo que le recordara el nombre del pelirrojo, pues sabía que se había olvidado de él. Al no recibir respuesta alguna suspiró pesadamente y bajó las escaleras para dirigirse al exterior. Desplegó las alas metálicas que reflectaban la luz de la enorme luna llena que se mostraba sobre su cabeza y aterrizó a la orilla del vasto lago que, al igual que sus mutantes extremidades, mostraba el reflejo de la inmenso satélite natural de la Tierra. No hacía frío, sin embargo, el viento azotaba suavemente el pecho desnudo del rubio, cosa que apenas le molestaba. Su organismo estaba diseñado para poder soportar cualquier temperatura, así como cualquier efecto climático. Abrió el estuche de madera que había traído con él y sacó una lujosa botella de vino tinto que abrió con el abridor a juego que había en él. Sacó una de las dos copas de cristal y se sirvió unos dedos de vino-. Por otra persona a la que has defraudado -brindó depresivamente alzando a la copa al aire, hablando a la nada, antes de beberse el líquido de golpe.
© by Farah.



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Lun 3 Abr - 16:18

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X


Tuvo mucho tiempo para pensar tras despedirse de Warren. Tras un último vistazo a sus brillantes alas, Enoc recorrió con tranquilidad aquellos maravillosos jardines, con calma y disfrutando de ese sencillo momento. Allí nadie giraba la cabeza para mirarle con desprecio o le rehuía, sino más bien al contrario.
Algunos se acercaron a él, contentos de ver una cara nueva, entusiasmados por tener a uno nuevo entre ellos. Pero no se quedó mucho rato con ellos. Regresó a la mansión en busca del laboratorio, donde se encontró con McCoy, o Bestia, como se hacia llamar más comúnmente entre los alumnos. Al principio se quedó asombrado en la puerta, contemplando aquel cuerpo cubierto de un pelo de un azul de lo más eléctrico. Lo curioso era el buen aspecto que ofrecía con una bata de laboratorio y unas gafas que resbalaban sobre su nariz.

Entre la compañía de Bestia y Tormenta, el día se pasó más deprisa de lo que esperaba. En su caso comprendía porqué ambos habían escogido esos apodos como nombres de batalla.  Él se asimilaba mucho a una bestia, además de que poseía una fuerza que dejó asombrado al muchacho y ella era capaz de controlar los fenómenos atmosféricos. Uno de los poderes más increíbles que había visto, a decir verdad.
Compartió un buen rato con ella, escuchando nuevas técnicas de dar clase y luego comió junto a ella en la cafetería de la mansión, aunque tras eso, Ororo tuvo que dar varias clases.

Por la tarde se dedicó a explorar más a fondo la mansión, centrándose en el piso primer piso, más dedicado a la vida diaria de la escuela. En el ala Sur se encontraban los comedores, la cocina y una sala de reunión que como pudo comprobar, era utilizada por el profesorado para ponerse al día entre ellos. En el ala Norte estaba la biblioteca, un lugar que sorprendió gratamente a Enoc por sus dimensiones y el contenido, así como un salón también bastante grande, funcional para que los estudiantes lo usaran en sus horas libres. Como ya conocía bien, el estudio de Charles también en encontraba en aquella zona, así como un laboratorio al cual no quiso acercarse.

Poco antes de la hora acordada subió al segundo piso, donde se encontraban los dormitorios de los alumnos y volvió a su cuarto, sacando de su bolsa las cuatro prendas que llevaba y colgándolas en el armario, repasando mentalmente aquel día.
Era increíble lo mucho que podía cambiar todo, en tan solo unas horas. Aquella mañana había despertado echo un ovillo junto a un árbol. Sin embargo esa noche iba a dormir en una cama, en un nuevo hogar, con gente nueva, amigos a los que esperaba llegar a conocer más a fondo.
Se sentó en la ventana, con las piernas colgando por fuera y un cigarrillo entre los labios, contemplando como la oscuridad devoraba las últimas siluetas que quedaban en los terrenos. Por desgracia no vislumbró la silueta de las angelicales alas, aunque a decir verdad iba a verlo dentro de poco.
El tiempo pasó, consumiendo el cigarro hasta convertirlo en lo que se convertía todo, cenizas que se llevaba el viento.
Cuando quiso darse cuenta, la hora acordada había pasado y nadie había tocado a su puerta. Aquello le dejó un mal sabor de boca que se esfumó con la siguiente calada. Pero tampoco se lo tomó a mal. Warren habría tenido un día duro y tras tantas clases seguramente se habría olvidado.

Sonrió de medio lado en la oscuridad y se puso de pie sobre el alfeizar, saltando a la nada, asegurándose de teleportarse segundos antes de tocar el suelo. Sus pies tocaron el suelo suavemente, fuera de peligro y echó a caminar descalzo por el césped, recorriendo los terrenos hasta que, pasados unos largos minutos, escuchó un fuerte aleteo cerca de su cabeza. Alzó la mirada, contemplando la majestuosa figura de Warren que aterrizaba junto al lago. En silencio se acercó a él con las manos en los bolsillos, escuchando su triste brindis. No sabía si se refería a él, pero quizá las cosas se habían liado de alguna manera y ambos no se habían entendido en cuanto a quedar esa noche. -Perdona... ¿Llego tarde? Me he despistado con la hora y he salido a caminar un rato... -señaló un hueco a su lado. -¿Te importa si te hago compañía?
© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Lun 3 Abr - 17:08

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

El casi imperceptible sonido del leve movimiento del agua del lago ayudó a que el mutante alado disfrutara del grueso trago de vino que había injerido con necesidad. El vino tinto era de una reserva antigua, extremadamente caro y valioso. Al rubio le daba igual beber un alcohol barato y poco saludable o un exquisito reserva, pero tenía que reconocer que aquel vino le daba mil vueltas a cualquier mejunje típico de sus borracheras de los lunes. Lo degustó momentáneamente en el paladar antes tragar y soltó un placentero bufido, producto del placer que sus glándulas gustativas habían enviado a su cerebro en forma de impulsos eléctricos. Warren envidiaba algunos poderes ajenos, tales como el de Ororo. Para él, Ororo era una diosa, un ser superior con unas habilidades propias de ensueño. Sin embargo él tan solo poseía unas enormes y molestas alas que no podía disimular bajo ningún coste. Al menos, las alas blancas que antes solía lucir podía manejarlas a su pleno gozo. Incluso era capaz de comprimirlas para poder llevar cualquier tipo de ropa. Cuando era niño y no podía mostrar sus habilidades, vestía el uniforme de una carísima escuela privada, convirtiéndose en la mofa de sus compañeros por tener un extraño bulto en su espalda. Lo llamaban chepudo y jorobado, algo que lo martirizaba y lo entristecía. Sin embargo, en aquel momento, era incapaz de contraer sus alas metalizadas y esconderlas. Por eso tenía que llevar el pecho al descubierto.

No obstante, no todo era negativo. Sin traje o mono, ir con el torso al aire libre no resultaba tan difícil para Warren, una persona cuya adolescencia se había visto rodeada de lujos y despilfarros, convirtiéndose en un pijo playboy, capaz de conquistar a cualquier persona que tuviera delante. Por otra parte, su organismo era muy especial y distinto al de cualquier otro animal, humano o mutante. Su metabolismo era muy rápido en ciertos sentidos, eliminando casi cualquier tipo de materia grasa y convirtiéndolo en materia muscular. Comiera lo que comiera tendría siempre unos pectorales compactos y unos abdominales envidiables. Eso, junto a su especial esqueleto hacía que tuviera una fuerza, velocidad, agilidad, flexibilidad y resistencia dignas de elogio. Por si fuera poco, también contaba con una coordinación física, unos reflejos raudos y un equilibrio que lo permitían estar alerta en todo momento. Salvo en aquel preciso instante. El pelirrojo, que acababa de hablarle a su lado, lo pilló desprevenido. Warren se levantó durante un instante y se lamió los labios mirando al mayor, tragando saliva.

-¿Qué? -preguntó confuso, frunciendo el entrecejo-. ¡No, Enid! He sido yo el que ha llegado tarde. Lo siento -se disculpó, torciendo los labios levemente y señalando un trozo de césped junto dónde él había estado sentado apenas minutos atrás-. Por favor -dijo tratando de sonreír. Volvió a tomar asiento y cogió ambas copas, llenándolas de vino hasta la mitad. Le dio una al nuevo y le dedicó una suave sonrisa-. A ver que te parece -Warren se encontraba estupefacto y maravillado por la psique y la personalidad del pelirrojo. ¿Cómo podía ser tan noble y calmado? Se había intentado disculpar por llegar tarde cuando había sido el otro el causante de la confusión de ambos. El ángel no estaba acostumbrado a tanta amabilidad. Normalmente lidiaba con dioses todopoderosos, padres amargados y adolescentes engreídos-. ¿Qué tal el día?
© by Farah.



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Lun 3 Abr - 22:16

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X


Aquella vez, en la intimidad que proporcionaba la noche y el hecho de no estar rodeados de un grupo de adolescentes,  Enoc soltó una carcajada sonora que inundó la explanada, hasta perderse en la lejanía. -Creo que, de todos los nombres por los que hoy me has llamado, Enid es el que más me gusta...- sonrió de medio lado aceptando la copa llena que el joven le ofreció y tomó asiento junto a él, degustando el suave cosquilleo de la hierba en las plantas de sus pies.

-Lo dejamos en que hemos llegado tarde los dos... ¿Ha sido un día ajetreado.? -llevo la copa de cristal a sus labios, degustando aquella fuerte bebida a la que no estaba nada acostumbrado. De hecho Enoc era esa clase de personas a las que se le podía dar vino de hace varias décadas o el comprado en el mercado de la esquina y no sabría distinguirlos. Pero aquel le gustó. O tal vez era la situación. -Supongo que las clases deben resultar pesadas al final del día... Y yo me he perdido explorando este sitio... Casi ni recordaba la hora..-sonrió mirándole de reojo, como una media disculpa. Realmente no sabia quien había llegado fuera de hora, pero poco le importaba. Al final estaban ahí, ambos con una historia que contar para esa velada.

-El día ha ido bien... He conocido a Hank. Parece un buen tipo aunque impresiona bastante los primeros segundos...- tomó otro sorbo, con la vista fijada en el lago y en las suaves ondas creadas por la brisa  que distorsionaban la perfecta imagen de la luna llena. Sin duda aquel era un lugar extraño, dotado de una energía extraña que parecía querer envolver a todos con una calidez familiar. -Me ha enseñado el laboratorio y varios proyectos que esta llevando a cabo...-le contó también que había pasado buena mañana con el,hablando sobre el prototipo de los trajes y de como Hank le había contado que el fue quien diseño los primeros trajes.

Enoc no recordaba un tiempo cercano en el que hubiera hablado tanto ni tan animadamente con alguien. Le parecía increíble la sencillez con la que era capaz de hablar con Warren cuando siempre había tenido grandes problemas para interactuar con el resto de la gente. Quizá era por su infancia en el orfanato y por el trato recibido. Había desarrollado un ligero miedo a la gente, aunque siempre buscaba ver lo mejor de los demás. La mejor cara. La mejor opción. Con él cerca era mas sencillo.

-También he conocido a Ororo... -una sonrisa se extendió por su rostro al recordar a la muchacha de piel oscura. -Ha sido muy agradable. Se ha sentado a comer conmigo y hemos hablado un largo rato... Lo cual me lleva a lo de esta mañana... - se giró hacia el chico, sentándose con las piernas cruzadas pero directamente hacia el, jugueteando con la copa ya vacía entre sus dedos. -Entiendo porqué Hank tiene Bestia como apodo... Porqué Ororo es Tormenta... -decir que había quedado fascinado ante los poderes de la joven era no decir nada. Se había quedado anonadado, contemplándola varios minutos hasta volver a la realidad. -Pero sigo sin entender porqué tu te haces llamar Muerte... -negó con la cabeza y repasó el borde de la copa con un dedo, creando un débil pero dulce murmullo. -No concibo una imagen mas alejada de la muerte.. No es que no crea que no puedes ser letal... y menos después de ver el lanzamiento de esa daga voladora tan cerca de la entrepierna de ese chico... -torció el labio unos segundos y se paso una mano por los cabellos, creando surcos hacia atrás con los dedos. -Pero no soy capaz de encontrar un motivo que tenga una buena base...
© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Lun 3 Abr - 23:33

Poseidon escribió:
New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

Lo había vuelto a hacer. Aun habiéndole preguntando a Ororo el verdadero nombre del mayor, había vuelto a fallar estrepitosamente. ¿A caso Enid era nombre de chico? Se llevó las manos a la cara, cubriéndola con ellas de forma exagerada cont al de esconder tras ellas su enorme sentimiento de culpa y vergüenza. Aquello sobrepasaba lo imperdonable. No pudo evitar soltar una extraña y suave carcajada obligándose a suspirar para devorar aquel bochorno en el que se había metido. Las cinco primeras veces en las que se había equivocado de nombre no le había importado. Aquella vez, sin duda, se sentía de lo más miserable y vergonzoso-. Lo siento. De verdad. No me odies, ¿vale? Podría decirte que conozco a más de trescientos mutantes y a la mayoría de sus familias y, aun así, seguiría sin tener excusa. Así que te ruego que me recuerdes tu verdadero nombre y prometo que no volveré a olvidarlo. En caso de que vuelva a hacerlo inventaré un apodo con el que llamarte. Creo que ya no me sé más nombres con E, así que… -dijo riendo levemente entre dientes.

- Ha sido un día ajetreado, pero no más de lo normal -aseguró encogiéndose de hombros y terminando de beber su segunda copa. Se relamió los labios y pensó en aquel día. Había impartido cuatro clases y había comido durante la tercera pues se le había colapsado el tiempo entre una y otra. No había habido más heridos de lo normal, lo que suponía un gran alivio. Lo más difícil, sin embargo, había sido su última tarea. Ir a casa de Reed para tratar de reclutarlo para la escuela había sido tan complicado como el ochenta por ciento del resto de veces. Los padres, por supuesto, solían tener dudas, estar en contra o requerían más información para aceptar una propuesta tan importante como aquella. No obstante, los padres de Reed parecían ser mucho más negativos ante aquel tema. No querían que su hijo fuera a una escuela de raritos porque no querían que su hijo fuera un rarito. ¿Un rarito? ¡Era tecnópata! Tal vez aquel niño podría llegar a ser un pionero de la tecnología moderna. Podía llegar muy lejos aprendiendo a utilizar sus poderes en un entorno como aquel, preparado precisamente para ello. Aquel reclutamiento no había terminado. Warren sería capaz de secuestrar a Reed con tal de procurarle un futuro de provecho.

Rió al escuchar su comentario sobre bestia-. No me extraña. Conocer a alguien de color azul impresiona. Pero tranquilo, a la tercera persona con esa pigmentación, deja de resultar tan… sorprendente -bromeó riendo levemente por lo bajo. -Ororo es magnífica. Ella es mi roca. No seguiría vivo si no fuera por ella. Literalmente -dijo alzado un poco la mirada para dejarse cegar por una enorme y gorda luna que iluminaba tenuemente el firmamento sobre las cabezas de los dos chicos. Era una noche bastante agradable. Ángel debía agradecer el poder disfrutarla de aquella forma en el exterior, en lugar de su aburrida y desordenada habitación o frecuentando algún que otro pub de mala calaña (posiblemente de su propiedad). Era cierto, Tormenta le había salvado la muerte después de la batalla final contra En Sabah Nur. Psylocke había conseguido esquivar el derribo de la nave en la que habían viajado los buenos, mientras que Warren, dejado por ella, había sufrido la colisión. Hubiera muerto si tormenta no hubiera decidido buscar los supuestos restos de su supuesto cadáver tras ayudar a derrotar al dios. Le debía la vida. Aquella vez y muchas otras veces (y todos los martes, por supuesto).

Miró como el chico se colocaba de tal forma que lo mirara de forma directa. Bajó un poco la mirada al escuchar sus palabras y escondió los labios. De forma aletargada, se movió para quedar en la misma posición, pero al revés, con tal de quedar justo enfrente del pelirrojo-. Es algo muy difícil de explicar y no soy muy dicho para la oratoria, así que… -Llenó ambas copas con más vino, esta vez llegando casi al borde-. Yo lo necesito para contarlo y tú para escucharlo -dijo bebiéndose media copa de golpe-. Mi caso es bastante raro. A decir verdad, y ahora que lo pienso, no he conocido a nadie con un historial como el mío. Y créeme, que no es objeto de elogio -introdujo mirándolo directamente. Se rascó suavemente el torso a la altura del abdomen concentrándose en sus palabras-. Normalmente los mutantes adoptamos una especie de alias basándonos en nuestras habilidades, características, personalidades o cualquier otra cosa. Por ejemplo, McCoy es Bestia por… No creo que haga falta explicarlo… Y Ororo es tormenta porque tiene poder sobre los fenómenos atmosféricos. Pues yo tengo tres alias: Ángel, Arcángel y Muerte -explicó de forma tranquila y pausada para intentar no sobrecargar al pelirrojo con toda la información que venía a continuación-. La cosa es que no son simples “alias”, son diferentes alter egos, diferentes identidades. La mayor parte de mi vida fui Ángel. Tenía unas bellas alas de plumaje blanco y no tenía estos tatuajes por la cara -dijo señalándose graciosamente las marcas que lucía en el rostro-. Hace un par de años me rompieron las alas y quedaron prácticamente inutilizadas y entonces apareció un ser apodado Apocalipsis (que era el primer mutante de la historia, muy viejo y poderoso) y me implantó a nivel celular no solo las alas hechas con metal orgánico, los tatuajes y este pelo, sino también una actitud malévola. Me convirtió en Muerte para que formara parte de su grupo de Jinetes del Apocalipsis (en el que también estaba Ororo, como Peste) -explicó sin dejar de prestar atención a las expresiones de Enoc, mientras jugaba con la copa para tratar de no sobresaltarse-. Cuando Apocalipsis fue derrotado por Xavier y otros mutantes como Bestia, el profesor volvió a reclutarme. Al ya no ser un Jinete del Apocalipsis, dejé teóricamente de ser Muerte, aunque tampoco era Ángel, pues había perdido las características como tal. Como ves, sigo teniendo alas metálicas, tatuajes y todo eso. Ya no soy un villano malévolo, pero vivo con las secuelas de ello. Por lo tanto, muchos me llaman Arcángel en lugar de Ángel o Muerte -concluyó terminándose su tercera copa, mirando fijamente a Enoc en busca de alguna clase de respuesta.  
© by Farah.
[/b][/b]



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Mar 4 Abr - 11:47

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X


-Tranquilo.. sólo te has equivocado de nombre, ni que me hubieras matado... -se sonrió levemente y se acomodó en aquella posición, con las palmas de las manos estiradas en la hierba tras su espalda y ligeramente recostado hacia atrás.  La verdad es que era gracioso como Warren se hacía siempre un lío con su nombre, aunque también era verdad que de todas las maneras de las que le había llamado, Enid era el que más le gustaba, mientras Elliott le traía malos recuerdos de su infancia.

Enoc nunca consideró que tuviera cualidades especiales aparte de su mutación. Había quienes nacían para ser lideres, para ayudar o para ser mandados... Para ser artistas, músicos o vete a saber... Tantísimas cualidades a enumerar...

A lo largo de su vida había buscado su sino de manera casi incansable. Esa característica que le hiciera destacar minimamente. Pero con el tiempo descubrió que no tenia nada que valiera la pena. La vida se empeñó en hacérselo ver día a día durante veintisiete años. Tan solo era un rarito más, un mutante entre tantos, dejado de la sociedad  al que le gustaba escuchar.
Así que hizo lo que había hecho siempre. Escuchar su historia, revivirla en su mente segundo a segundo como si cada palabra narrada fuera acontecida en su propia vida. Era como si en su mente, el rastro de humo anaranjado que dejaba tras teleportarse se desdibujara y rejuntara para crear siluetas que recreaban lo que escuchaba. Como un cuento de humo que se hacia más y más real a cada palabra. No era tan solo un recuerdo, sino mas bien llegaba a sentir que estaba ahí, en ese lugar, en ese momento.

Sus ojos se quedaron pegados a la silueta de Warren que la luna bañaba tímidamente de plata. Era alguien que, pese a su juventud, estaba lleno de historias, de acontecimientos buenos y malos que hacían de él la persona que era, como bien decía. No era ya Ángel. Tampoco Muerte. Era algo más, un paso más allá.

Por un momento su mirada resbalo por el metal de las alas, cambiandolas en su cabeza por blancas y majestuosas plumas, alargadas y sedosas al tacto. Cuando quiso darse cuenta tenia uno de sus brazos extendidos, rozando con las yemas una pluma metálica. Nada mas verlo atrajo el brazo hacia sí, agradeciendo que la noche le ayudase a ocultar aquel movimiento. -No es la primera vez que oigo lo de Apocalipsis...-suspiró y llevó la copa a sus labios, tomando unos segundos de silencio para masticar sus palabras. -Pero.. fueras Muerte o no, bajo su mando... -sacudió la cabeza,  molesto consigo mismo por no saber encontrar las palabras adecuadas. -Disculpa... nunca se me ha dado bien expresarme...-su sonrisa se deformó en una extraña mueca amarga que se desvaneció pocos segundos más tarde. -¿Es por eso por lo que algunos te temen...? -sin duda el tacto no era una característica muy notable en Enoc, pero aquella pregunta no iba con mala intención, sino al contrario. -Esta mañana en los pasillos... Supongo que no es fácil cargar a cuestas con algo así... Pero no eres así.. tu nunca fuiste así... Muerte no fue una identidad malévola tuya... fue creada para que la albergaras..  -al menos así interpretaba Enoc sus palabras. -Vives con las secuelas de lo que te obligaron a hacer... pero no es justo.... - terminó su copa de vino después del rubio. Le costaba seguir el ritmo pues no estaba acostumbrado a beber. Comenzaba a notar las yemas de los dedos entumecidas, como si se le hubieran dormido, presas de esos cosquilleos que invaden la piel cuando se despierta. -Todos cargamos con nuestra cruz a las espaldas... Aunque sin duda unas son mucho más pesadas que otras... -susurró volviendo a mirar esas alas metálicas. Warren tenía que vivir con esa pesada cruz metálica para el resto de su vida. Con esas marcas surcándole el rostro.
© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Mar 4 Abr - 16:30

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

No, no lo había matado, pero al mutante alado ya le parecía bastante injusto ser incapaz de acordarse del nombre del mayor, cuando este no para de comportarse demasiado bien con el rubio sin tener siquiera ningún motivo. Se esforzó por realizar una vaga mueca y pasó sus finos dedos por el fino borde de la copa de cristal mientras clavaba su azulada mirada en ojos ojos de Enoc. Aparte de su incesante y melancólico malestar, Ángel nunca había sido una persona especialmente profunda. Años atrás no le hubiera importado olvidarse del nombre de cualquier persona, ni aunque fuera el manager de uno de sus pubs nocturnos. Aunque tampoco le importaría demasiado a sus ya veinticinco años bien desarrollados. Sin embargo, si le importaba, a esas alturas, de no acordarse de Enoc.

-La gente me teme y me desprecia por haber sido Muerte bajo las órdenes de Apocalipsis, siendo cómplice del asesinato de miles de personas alrededor del mundo -añadió dedicándole otra mirada, esta vez amarga y fría. No porque le molestaba que le hiciera preguntas, ni mucho menos, sino por el mero e inexpugnable sentimiento de culpa y remordimiento. Como debía haber supuesto, el pelirrojo debía de estar al tanto de los sucesos relacionados con Apocalipsis y con Magneto, los mayores villanos de la segunda mitad del siglo veinte y la excusa perfecta para defender los sentimientos de odio y miedo a los mutantes-. Da igual si fui malvado o si me obligaron a serlo. Lo que importa es que eso forma parte de mi. Por eso no he vuelto a mi estado habitual. -McCoy no había descubierto aun como devolverlo a su impoluto estado angelical. No sabía si volvería a cambiar-. Lo único que puedo aconsejarte es que te acostumbres a tu nuevo tú y vivas con ello -le había aconsejado su sabio y bestial amigo.

Gracias a su clara y ávida vista, Warren se había percatado del ademán ajeno de tocar las alas. Siendo las deslumbrantes blancas plumas no le hubiera importado, pero justo mientras hablaban de aquel tema, se sentía levemente tocado por los estragos de sus pecados. Esas alas mortíferas y brillantes eran los estragos-. Puedes tocarlas si quieres, aunque cuidado con cortarte -dijo en forma de un suave susurro que se disipó raudamente con la débil brisa que amenizaba la velada. Se terminó la copa y la dejó al costado de sus piernas-. Por cierto, ¿te he dicho ya que me encantan tus tatuajes? -preguntó buscando cambiar de tema.
© by Farah.
[/b][/b]



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Tardis_In_Blue el Mar 4 Abr - 17:35

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X


-La gente teme lo diferente... eso ha sido así siempre... Tu eres diferente al resto de mutantes que he conocido por ahora... Eres más poderoso, más fuerte... Supongo que es normal que te teman pero... ha pasado ya mucho tiempo desde lo de Apocalipsis... ¿No? -desvió la mirada unos segundos a la lisa superficie del lago, donde se reflejaban las puntas de las alas extendidas. -Los desastres ocurren. No creo que fuera culpa tuya. Sé que no es un consuelo oírlo, y que no hará que nada cambie. Forma parte de ti... todos tenemos un lado que no queremos mostrar....- encogió los hombros unos segundos y agarró la botella, llenando la copa de Warren que había vaciado. De repente la conversación parecía haberse tornado más triste y oscura. -Siento haber preguntado... no es un buen tema para hablar... Lo lamento.. - bajó la mirada a la copa, contemplando como se llenaba.

Había hecho mal al preguntar. Era algo demasiado personal como para que le hubiera pedido que se lo contase de esa manera. Hubiera sido diferente si fuea él quien se lo hubiera dicho, sin necesidad de preguntar.
De nuevo su vista ascendió por esas afiladas plumas, hasta sus ojos. Eran de un azul claro y ahora parecian plagados de un triste sentimiento. -Tienes...¿Tienes sensibilidad en las alas...? - alargó una mano, algo tembloroso y rozó suavemente una de las plumas más grandes. Quizá ocurriera como con su cola, un apéndice extra en su cuerpo que podía mover a su antojo y sentir como cualquier parte más de su cuerpo. Sin embargo en el caso de Warren, sus alas eran de puro metal... ¿Cómo se puede tener sensibilidad en el metal?

-Y no, no lo habías dicho... Pero gracias. La verdad es que no tienen una gran historia detrás... tan solo recuerdos que no quería que se perdieran...- encogió los hombros y cambió la posición en la que se encontraba sentado, ya que se le comenzaban a dormir las piernas. -Oye.. - torció los labios unos segundos. Se le había quedado mal cuerpo después de ver cómo se había hundido Warren. -No era mi intención... Sé que debe ser duro hablar de ello y... Me pareces un buen tipo,.. no quiero  pensar que la he cagado por preguntar...- por un momento detuvo sus dedos al borde de las alas, acariciando el frío metal y sonriendo levemente. -Me gustan... nunca había visto algo así... Es como si no pudiera apartar la mirada de ellas.
© by Farah.



Robin and Claire <3:



Water and Oil - ♥ Corvëlia ♥:


The Prince & The Inventor's Tale:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
632

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Poseidon el Mar 4 Abr - 23:16

New Hope
CHAPTER 01| Por la mañana | Mansión X

El rubio no pudo evitar dibujar una amarga mueca al escucharlo. No tenía razón, pero agradecía sus palabras-. La gente teme lo diferente, pero no es justo juzgarlos por temerme a mi cuando soy cómplice de la muerte de miles de personas. Y aunque haya pasado dos años, no sería justo que todos se olvidaran de lo que hice, porque es algo imperdonable y que no debería prescribrir -aseguró lamiéndose los labios con cierto pesar. Tormenta siempre decía que el peor enemigo de su mejor amigo era su mejor amigo. Ella, en su infinita sabiduría, repetía que Warren tenía una capacidad de tergiversar en su mente todo lo que sucedía a su alrededor, tornándolo negativo, pesimista y paranóico. Pero en aquel momento, Warren se sentía más cuerdo que hacía mucho tiempo-. No fue totalmente culpa mía, pero hubiera podido negarme, y no lo hice -aseguró tragando saliva-. De todos modos, agradezco tu comprensión. Ojalá todos pensaran como tú. Ojalá yo pensara como tú… Y no te disculpes en absoluto. Tenías curiosidad, y la curiosidad nunca es mala. Te hubieras acabado enterando de todas formas. Estoy contento de que al menos lo hayas escuchado de mi boca. -Era cierto. Se hubiera podido negar a contar nada, ser borde y antipático, dejar que cualquier otra persona le contara su versión de los hechos (posiblemente también válida), pero no quería que Enoc lo odiara. Ya lo odiaba demasiada gente. Ya se odiaba demasiado a sí mismo.

Por supuesto, las alas blancas habían sido siempre mucho más sensibles. Antes podía sentir perfectamente el viento azotar sus desplegadas alas cuando volaba a una velocidad astronómica. Siendo metálicas, sin embargo, la mayor parte de la sensibilidad se había perdido. Estaba claro, ¿no? En Sabah Nur no erró al pensar que la falta de sensibilidad era un gran paso para la dominación y la subyugación. Dispuesto a responder, se vio callado al sentir el roce de las yemas ajenas. Sintió un fuerte impulso eléctrico atravesar su médula espinal. No fue una descarga desagradable y paralizadora como las que lo despertaban cada martes, sino una placentera y extraña sensación que lo dejó paralizado a nivel emocional. Hacía años que nadie había osado a acariciarle las alas. Tal vez fue aquello lo que había hecho que sintiera el roce como si hubiera sido en su piel desnuda. No obstante, aquel no era un acero normal, sino un metal orgánico, prácticamente vivo. Era único y de difícil estudio. No podía obviar que se sentía franca y gratamente sorprendido-. Hacía mucho que nadie me las tocaba -susurró observando el cercano cuerpo ajeno admirando sus alas. Agarró la copa momentáneamente para darle, esta vez, un más corto sorbo, no por la necesidad de embriagarse, sino porque aquella experiencia le había dejado la boca seca.

Dejado su egocentrismo atrás, sintió un gran alivió al haber dejado hablar de su aborrecedor pasado, para escuchar lo mucho que significaban aquellos tatuajes para el pelirrojo. Warren, curioso, necesitaba saber más. Mucho más- ¿Puedo preguntar a qué… bueno… a qué recuerdos hacen referencia? -preguntó con cautela, mirándolo fijamente-. De verdad, no pasa nada. No has cagado nada. Y gracias por lo de “buen tipo” -dijo riendo-. No tienes porque apartar la mirada de ellas si no quieres. Si llaman tu atención, significa que ya ha valido la pena tenerlas (además de estos remolones tattoos que me decoran la jeta como si fuera yo un esclavo prehistórico) -dijo riendo, tratando de quitarle metal al asunto y para que Enoc se sintiera cómodo.
© by Farah.



INSANITY

Don't burry me. Don't lay me down. Don't say it's over.


It's Human Nature. Warroc:

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
58

Localización :
En el despacho de la profesora McGonagall.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'ts Human Nature.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.